La trama mediática

No sin mis chuches

Nuevo grito de guerra en Carpetovetonia: ¡Que no nos toquen los bollos! Es la respuesta a la última medida bolchevique-sanitaria del desalmado Gobierno, que quiere privar a las criaturas de las saludables chuches. La Gaceta por ahí no pasa: "Ahora, contra el bollo", titulaba en primera junto a la fotografía de una orgía de grasas hidrogenadas bañadas en azúcar glass. A su lado, este manifiesto pro-obesidad infantil: "Nos quieren salvar. Zapatero y Trini nos quieren salvar. Eso sí: a todos, menos a los fetos. Pero si los fetos llegan a niños, ni un refresco, que tiene azúcar, ni un bollito, que tiene colesterol".

También El Mundo ha puesto el grito en el cielo por la futura prohibición, pero lo ha hecho con mayor despiegue de decibelios por otra que amenaza con adelgazar sus ingresos. "Zapatero prohibirá todos los anuncios de prostitución", denunciaba en primera página. Y como la medida se completará, según anunciaron sus proponentes, con otras que sirvan para erradicar la explotación sexual, el editorialista echaba a volar su calenturienta imaginación: "¿Grilletes, flagelación, la bañera? ¿En qué tipo de tortura están pensando sus señorías socialistas?"

Al quite, unas páginas más allá, Salvador Sostres daba con la piedra filosofal: "En el fondo, a la izquierda, la libertad le estorba". No lo decía ni por las chuches ni por los anuncios de contactos, sino por Miguel Ángel Moratinos, tan colaborador con el castrismo, que se ha traído a un grupo de disidentes con el régimen: "Al señor ministro le molesta la libertad en Cuba, y por eso considera que es una 'liberación' que la dictadura comunista de los siniestros hermanos Castro mande al exilio a personas cuyo único delito es el de la discrepancia política". Eran más últiles para la demagogia en las prisiones de la isla.

Los catalanes, orgullosos españoles

Una pregunta a bocajarro: ¿Se han medido el orgullo español? Háganlo y comprueben si están en la media nacional, un 85 por ciento, según el CIS, aunque a La Razón le parecía más destacable el dato en un lugar muy concreto de la península. "Los catalanes, orgullosos de ser españoles. Así opina un 65,7%", titulaba en primera página... ¡sobre una fotografía donde aparecían Joan Herrera, Josep Montilla, Joan Puigcercós y Artur Mas!

Y para terminar, una frase lapidaria de Federico Jiménez Losantos en El Mundo: "Tan oscuro es el presente que sólo los ciegos tienen futuro". Vayan empezando el comentario de texto.