La trama mediática

Menos mal que queda Cospedal

Tras el entusiasmo inicial, Catalunya va al congelador. Será, tal vez, porque el triomfant Mas le ha puesto proa a la gaviota. Menudo disgusto para el editorialista de La Razón: "CiU no puede rechazar a las primeras de cambio un posible pacto con los populares porque el electorado catalán lanzó un mensaje muy claro -un giro a la derecha responsable e integradora- que hay que tener muy en cuenta". Menos mal que nos queda Cospedal, se enjuga las lágrimas José Antonio Vera, juglar oficioso de la pepeidad: "María Dolores de Cospedal es una mujer valiente. Ayer lo demostró una vez más al anunciar en Toledo su programa económico para Castilla-La Mancha, arropada nada menos que por Mariano Rajoy, Rodrigo Rato y Cristóbal Montoro". ¿Nada menos o nada más?

Y el presidente, de tourné. Como si no lo tuviera calado la perspicaz Edurne Edurne Uriarte, que en ABC teorizaba sobre la ausencia con gramçatica manifiestamente mejorable: "El presidente a la fuga tenía como objetivo evitar cualquier presencia de Zapatero asociada con la debacle socialista en Cataluña. Y minimizar así los efectos de la catástrofe electoral en su liderazgo". Sí, seguro que fue por eso.

Aprovechando -literalmente, además- el viaje, el editorialista de La Gaceta, o sea, Carlos Dávila sin firma, cantaba una de Juanito Valderrama: "Cada vez son más los jóvenes españoles que viajan a Argentina en busca de un futuro que ya han desesperado de encontrar en su país. Toda una reedición de aquel emigrante de maleta atada con cuerdas, una imagen hace tiempo desterrada pero que el zapaterismo ha logrado resucitar".

Ojalá sólo roben y maten

Se nota la nostalgia en el apunte, y también, en este caso con toque macabro, en la demasía que se guisa en Libertad Digital José Antonio Martínez-Abarca. Cúbranse: "Ya nos conformaríamos ahora con un Gobierno o un Estado (con el PSOE siempre es la misma cosa) que sólo robara y matara". Y por si no se había entendido el chiste negro, terminaba así: "¿Por qué no se limitarán a robar y matar, de nuevo?" De mayor quiere ser como Sostres.

Y Ramón Pérez-Maura, amanuense menudo del ABC, también. A la caza de méritos, pide matarile para el fundador de Wikileaks por enredar donde no debe: "Hubo un tiempo -tampoco hace tanto- en que cuando un extranjero robaba a un país información confidencial que podía poner en peligro la vida de sus tropas o de cualquiera de sus nacionales se le juzgaba y se le condenaba a muerte".