La trama mediática

ETA copia al 15-M

¿Se acuerdan de cuando los 'indignados' eran una creación de la ETA y sus secuaces? Pues ya no. Ahora es exactamente al revés. Son los llamados perroflautas los que dan lecciones a los de la serpiente. Palabra de La Razón, que titula en primera: "ETA imitará a los indignados para presionar y excarcelar a sus presos". Y añade: "La banda quiere que Batasuna realice acampadas y visitas a domicilios de políticos e instituciones". En el interior, José Antonio Vera se autoconfirma: "La denominada izquierda abertzale se ha puesto manos a la obra y no ha encontrado mejor manera de hacerlo que copiando la sistemática del movimiento quince-eme. O sea, con concentraciones, acampadas, visitas a domicilios de políticos, etcétera". Alguien debería analizar la tinta de esa rotativa.

Si no les convence esa alucinación, pueden optar por la de la analistísima Edurne Uriarte en ABC. Ella solita ha descubierto -tachán- que el 15-M es un plagio. Vean de qué: "He aquí que le ha salido a ella misma [a la izquierda] un Tea Party nacional, el movimiento Indignados, muy semejante en sus métodos a aquel movimiento. En común con el Tea Party, los Indignados son radicales, populistas y antipolíticos. Aquellos, desde la derecha; éstos, desde la izquierda".

Tertsch, feliz

Y ahora que ya saben eso, pueden compartir la alegría de Hermann Tertsch, que saca el pañuelo y proclama "Adiós a la mugre del miedo". El motivo de su felicidad, que Russian Red se ha apuntado a su bando: "Las cantantes tiernas se declaran de derechas y los comunistas deciden en Extremadura que están hartos de la secta. Cada vez han de incorporar más nombres a sus listados malditos de fascistas a los que intentar desprestigiar o causar daño de la forma que sea".

En El Mundo, Luis María Anson glosa a un hombre "sencillo y cordial" con "una mano de hierro y la otra de seda". ¿Quién es? Emilio Botín. Deberíamos tener la casa empapelada de pósters suyos, según el académico: "Es un español del que los españoles deberían sentirse orgullosos por haberse convertido en un triunfador a escala mundial en un ámbito, el de las finanzas, en el que siempre hemos interpretado papeles secundarios".

Como postre, dos titulares sin comentarios. "Rubalcaba no paga traidores y fulmina a Blanco de su campaña". Lo han adivinado, en La Gaceta. Y en Libertad Digital, verán qué sorpresa: "11-M, seguimos queriendo saber".