La trama mediática

Más plañidos fraguianos

Conforme a lo previsto, los elogiadores rezagados se incorporan al lagrimeo ritual. Algunos, como Alfonso Ussía, defraudando expectativas. Su elegía en La Razón era un autoplagio de la pieza que publicó cuando el finado dejó de ser senador. Incluida, claro, la alusión a Carrillo: "A Fraga le niegan los intolerantes lo que tanto aplauden a Carrillo. Y Fraga no asesinó o mandó asesinar a nadie". Silencio valorativo.
En El Mundo, Salvador Sostres, que se apunta de monaguillo a cualquier bautizo, comunión, boda o entierro, suelta su mercancía. Enseñando la patita, claro: "Franquistas y antifranquistas fueron, por lo general, igual de totalitarios. Decir que Franco era demócrata es tan disparatado como decir que lo fue Manuel Sacristán, a pesar de que, al final, Franco trajo la democracia y Sacristán no trajo absolutamente nada". Franco trajo la democracia, quédense con eso, malvados memorialistas históricos.
Suma y sigue, el editorialista de Cope concede la absolución al extinto señalando de entre todas sus obras, la mejor. Fue un pedazo de cristiano como la copa de un pino: "Fraga tenía una forma de hacer política que no nos conviene olvidar. Lo que él llamaba "el sentido cristiano de la vida", que no ocultaba en ningún momento, le hacía concebir la política como una tensión ideal, no sólo como un juego de poder o un instrumento técnico".

Rajoy, muy frío

En ABC, como en el resto de papeles carpetovetónicos, aluvión de columnas tituladas "Don Manuel" u obviedades similares. Por su originalidad, destaca la de Martín Ferrand, que en lugar de elogiar al difunto, prefiere atizar a Rajoy por haber llorado mal en "un texto rajoyano estándar y, por ello, frío, carente de emoción y proximidad al hombre que fundó el partido que le ha llevado a La Moncloa". Al ladito, Hermann Tertscht cargaba contra los que no hemos tragado la rueda de molino laudatoria: "Lo peor es sin duda la absoluta falta de información que reflejaban todos esos mensajes de odio militante. No saben nada de Manuel Fraga Iribarne, no saben nada del franquismo, no saben nada de la transición".
Que se lo diga a una tal Genoveva, que desde La Gaceta (palabra de honor) ponía el contrapunto a tanta loa: "Fraga ha sido simplemente nefasto. Que se escandalicen las plañideras y los gaiteros, pero es que es imposible otro adjetivo a quien liderando la derecha la encaminó a una derrota permanente".