La trama mediática

Garzón y la conspiración

En sus puestos, el pelotón de linchamiento carga contra la toga desertora. Pero no se confundan: se trata de una zurra pedagógica con arreglo a los santos principios constitucionales. "La imagen de Baltasar Garzón, el magistrado mediático por excelencia, sentado en el banquillo de los acusados del Tribunal Supremo es un buen ejemplo de la existencia de una justicia igual para todos", dice, conteniendo seguramente la risa, el editorialista de La Razón. "Todos iguales ante la Justicia", machaca José Antonio Vera en el mismo ejemplar cuya portada grita: "El juicio a Camps cuesta diez veces más que la multa que pide la Fiscalía". Y por eso no hay que juzgarlo. Caray con la igualdad.
De chiste a chiste, el del editorialista de El Mundo tiene su gracia. Dice que el reo del pelo plateado se ha ganado a pulso el banquillo y remata: "Esta sencilla verdad ha sido escamoteada por algunos partidos de izquierda, un sector marginal de la judicatura y varios grupos de comunicación, que recurren a una fantástica teoría de la conspiración para explicar por qué Garzón tiene tres procesos pendientes". ¡El papel pedrojotiano denunciando una teoría de la conspiración! Esa es buena.
El escriba de Libertad Digital echa también las muelas contra esos presuntos neo-conspiranoicos: "Lo más bochornoso ha sido el numerito circense que han montado los simpatizantes de Garzón a las puertas del Tribunal, con Gaspar Llamazares y Pilar Bardem a la cabeza. Muestran que el respeto de los afines a Garzón por el Estado de Derecho aun es menor que la del acusado".

Fans de Los Pecos

Vertiendo bilis de mayor octanaje, Carlos Dávila farfulla en La Gaceta contra lo que bautiza "La catervita garzonera". Le dan más que miedo, dice con su moderación habitual: "Pánico da caer en manos de estos personajes de la izquierda radical y judicial. Tan sectarios como su patrocinado, pueden utilizar procedimientos abominables como Garzón para enterarse de lo que un letrado habla con su cliente".
Pese a lo ponzoñoso de esas descargas, el concurso de descalificativos de los pro-Don Baltasar se lo lleva contra pronóstico el melífluo columnero de ABC, Jaime González: "Me recuerdan al club de fans de Los Pecos, que rozaba el delirio cuando Pedro y Javier se arrancaban con aquello de 'Háblame de ti, de tu ansiedad...', con esa voz impostada que era como si padecieran de estreñimiento crónico".