¿Rosa Díez, filoetarra?

Primer aviso a Santa Rosa Díez desde La Razón: “Las últimas iniciativas de la líder de UPyD coinciden con la estrategia de Amaiur de llevar el debate sobre ETA y sus grupos afines al Congreso. Esto muestra una falta de sentido de Estado incomprensible”, advertía en un microeditorial el diario azulón. La aludida tuvo que pasar del magenta al amarillo al leer el titular: “Rosa Díez le hace el juego a Bildu y Amaiur”. De ahí a que la tilden de filoetarra hay diez minutos.

Pero que no se preocupe la vividora política, que se nota que los tiempos están de cambio. La malvada izquierda abertzale, sin ir más lejos, se ha hecho filopepera, según barrunta El Mundo, que se descolgaba ayer con este titularón: “Batasuna ya jalea a Jorge Fernández”. En justa correspondencia, la gaviota vuela ya a abrazarse con la serpiente. Lo sabe de buena tinta el editorialista pedrojotiano: “El Gobierno está virando en relación con ETA e intenta hacerlo de forma tal que nadie se dé cuenta. Pero el cambio es tan llamativo como indisimulable”.

Tan indisimulable, que Federico Jiménez Losantos ha identificado en las huestes de Don Mariano a quien bautiza como “El Eguiguren del PP”. A partir de ahí, todo es cuestión de una sencilla regla de tres: “Si [Iñaki] Oyarzabal hace de Eguiguren es porque Rajoy quiere hacer de ZP; y que deje sin renovar un TC de mayoría socialista para rematar el trabajo sucio de la negociación. Al refrán: si Díez critica, malo; si la ETA aplaude, peor”. No se le escapa una al de Teruel.

Gara también aplaude

Pisando por donde pisa el buey, es decir, su líder carismático, el editorialista de Libertad Digital se echa las manos a la cabeza: “El diario proetarra Gara ha inaugurado un tiempo insólito, en el que los propagandistas del terrorismo aprueban el discurso de un ministro del Interior de España”. A modo de traducción, el titular: “El Gobierno debe aclarar su programa sobre ETA”.

En ABC, silencio sepulcral sobre el asunto hasta que llegue el motorista con la consigna. A la espera, el recién fichado Iñaki Ezkerra enseña la patita escribiendo sobre el indultado Montes Neira: “¿Se preguntará por qué para él no hubo una oportunidad de ser taxista en Dublín; por qué los etarras salen catedráticos del trullo y él alfarero; por qué sus huelgas de hambre no se televisaban o si todo habría sido distinto de llamarse Mikel Mendía?”. Churras y merinas.