Tres por semana

Guiones de lecho

Series de pésimo gusto como Escenas de matrimonio han revitalizado el tan mediático debate del apetito sexual, que nosotros retomamos aquí de una forma mucho más cachonda.

La escena típica-tópica arranca cuando él quiere mambo y ella no. A continuación, las tres respuestas posibles:

Opción A/ "Me duele la cabeza". Típica de beatas y/o mujeres sin imaginación, a las que no sólo les aburre su pareja sino el hecho mismo de inventarse una respuesta propia. Si aún no has pronunciado esta frase, no lo hagas nunca: contribuirás a derribar uno de los estereotipos más llanos del imaginario mundial.

Opción B/ "No me apetece follar contigo". Las más inteligentes eliminan el contigo y se ahorran un montón de problemas, como las típicas preguntas de ¿qué quieres decir, que con otro sí?, ¿y con quién?, ¿por algo lo habrás dicho, no?, etcétera.

Opción C/ "Hagámoslo a mi modo". Y compóntelas como puedas.

Escena típica-tópica 2: Ella no quiere follar pero él no se da por vencido. Aquí, también, varias posibilidades:

Opción A/ Él adopta una pose melodramática de folletín rosa que, en realidad, puede encubrir una gran manipulación. Sus frases típicas serán Ya no me quieres; Sólo estás conmigo por... [generalmente, ni ellos mismos encontrarán la palabra]; Esto es horrible; etcétera.

Opción B/ Él empieza a hacer gracias hasta que te relajas. Es la táctica más inteligente y, por lo mismo, la menos practicada. Generalmente logra dar la vuelta a la tortilla porque siempre es mejor follar con un simpático que con un merluzo.

Opción C/ Se la casca. Y compóntelas como puedas.

Bien, ahora las preguntas: ¿Te consideras simpático o merluzo?, ¿has vivido alguna de estas situaciones con tu pareja? Esperamos vuestras aportaciones con lascivia.

-------------------------------------------

Nota a pie de página: Por supuesto, todas los diálogos aquí reunidos son producto de la más absurda fantasía y su parecido con la realidad es mera coin [jajajajajaja], coinci [jijijijiji], coinciden [jejejejejejejeje]