Un paso al frente

“Me abandonaron como a un perro y ahora vivo de la caridad”

Sergio Braulio González (26 de marzo de 1980) cumplió su sueño, como tantos otros, de convertirse en militar hace ya diez años. La suerte le duró poco y en septiembre de 2006 la desgracia se cruzó en su camino. Fue durante la carrera continua, como la que realizan muchos militares por las mañanas, cuando tuvo un accidente y se le diagnosticó un esguince de rodilla y una rotura de menisco.

Una lesión como otra cualquiera

En principio todo debía ser cuestión de poco tiempo, un par de meses o tres, una lesión como otra cualquiera, grave pero normal. La situación se empieza a complicar sin que nadie sepa muy bien el motivo, lo que obliga a Sergio a operarse cuatro veces de rodilla hasta que en el año 2012 le diagnostican algodistrofia.

Algodistrofia, una rara enfermedad

La algodistrofia es una enfermedad muy dolorosa, debilitante y difícil de curar que genera un dolor tipo quedamdura o descarga. Es decir, los que soportan esta enfermedad padecen dolores similares a los que sufriría alguien que se estuviera quemando o recibiendo una descarga eléctrica. Es una enfermedad que suele aparecer después de un traumatismo, lo que le ha sucedido a Sergio Braulio, por lo que todos los militares que hacen deporte (la mayoría de los que existen en las Fuerzas Armadas, sobre todo aquellos que no tienen rangos altos) son susceptibles de sufrirla. Por desgracia nadie conoce las causas exactas de esta enfermedad.

mias 177

Estas son las piernas de Sergio

El tribunal médico militar le declara apto con un 2% de discapacidad

En este panorama, en enero del año 2013 recibe una llamada del Ejercito para comunicarle la resolución del tribunal médico militar en el que le declaran apto con limitaciones con un 2% de discapacidad y no destinable. Lo que en sí mismo es un contrasentido: ¿cómo se puede ser a la vez apto y no destinarle por su situación médica? ¿Otro truco de magia de los tribunales médicos militares para evitar pagar una pensión?

Sergio, como la mayoría de los soldados, no sabía lo que eso suponía. Son muchos los casos en los que los militares de tropa que se encuentran inmersos en este tipo de procedimientos no son informados de las fases de los mismos y de las consecuencias que de cada acto y cada decisión se derivan.

Le comunican por teléfono su baja de las Fuerzas Armadas

Dos días después le llaman para comunicarle que ya no era miembro de las Fuerzas Armadas y que no cobraría más. Le dicen que "se busque la vida". ¿Cómo puede ser que Sergio no esté capacitado para desempeñar sus funciones con solo un 2% de incapacidad? Para que cualquiera se haga a la idea de lo que esto significa, una persona normal con una cierta edad (más de treinta años) tendrá un 2% o más de incapacidad en alguna de sus extremidades y ello no es motivo para una expulsión (o no debería serlo) o para el correcto desempeño de un trabajo.

En las Fuerzas Armadas desde que existe excedente de personal debido a la ingente deuda del ministerio de Defensa (antes de la crisis faltaban 50.000 soldados y ahora, con 40.000 millones de euros dilapidados en armamento, es curioso que sobren...) es muy común que cualquier motivo suponga la expulsión de un militar temporal o que a militares que sufren enfermedades se les niegue la discapacidad que les corresponde evitando así el pago de la pensión. Esta situación resulta contradictoria con el enorme excedente de oficiales que existe (cerca del 90%) mientras se expulsan a militares que se necesitan (si el otro día Publico.es informaba sobre la expulsión de militares de complemento, que se vayan preparando los militares de tropa).

mias 169

Parte de las conclusiones del Tribunal Médico Militar

Sergio acude justicia y la Seguridad Social le otorga un 59% de discapacidad

Sergio tramita el subsidio de desempleo y tras contactar con varios abogados denuncia su situación y acude a la Seguridad Social para la valoración.

La Seguridad Social le otorga un 59% de discapacidad en noviembre del año pasado lo que encaja mejor con su manifiesta incapacidad (aunque ahora se encuentra pendiente de una nueva valoración por el agravamiento que ha sufrido). Esta diferencia entre lo que otorga el tribunal médico militar y la Seguridad Social es más que significativa, pero Sergio no puede cobrar de la Seguridad Social porque allí le dicen que "es una cuestión de ISFAS, de las clases pasivas o de los militares". Por ello, Sergio Braulio se encuentra ahora viviendo de la caridad.

Ahora Sergio se encuentra en casa de sus padres viviendo de la caridad

Cuando entró en el Ejército jamás imaginó que le podrían tratar así. "Ahora vivo en casa de mi padre porque no tengo dinero para mantener a mi familia". Sergio tiene una mujer, una niña y un niño que no comprenden nada y que a día de hoy nada tienen que llevarse a la boca salvo lo que buenamente pueden darles los padres de Sergio y la caridad de amigos y familiares. Lo peor de todo es que en la situación en la que se encuentra no tiene ninguna posibilidad de encontrar trabajo.

El daño en el sistema parasimpático le obliga a tomar medicamentos y parches de morfina para los terribles dolores que sufre. Por si fuera poco tiene que pagarse toda la medicación de su bolsillo.

mias 126

Estas son todas las medicinas que debe ingerir Sergio (y comprar)

"Me molesta hasta ponerme los pantalones porque se me tuercen los dedos del pie, ando con dos muletas axilares porque la medicación me ha hecho engordar y ahora peso 110 kilos". Sergio tiene que estar todo el día sentado salvo cuando se acuesta y toma pastillas hasta para dormir. Todo esto le ha producido una depresión ya que cualquiera puede imaginar lo que debe suponer encontrarse en esta situación y que tus propias Fuerzas Armadas te abandonen.

"No me esperaba esto tras cumplir el sueño de mi vida. Es muy duro sentirse abandonado como un perro y tener que vivir de la caridad sin que nadie me auxilie. Solo pido lo que me corresponde".

Por desgracia el caso de Sergio no es aislado

Este es el trato que las Fuerzas Armadas dan en muchos casos a sus propios militares y desde aquí vamos a luchar por que no caigan en el olvido, aunque muchos medios de comunicación les ignoren por miedo o censura.

Los militares son ciudadanos que no merecen ser tratados de esta forma y no se puede seguir obviando lo que sucede.

Change.org

Por favor, entra en change.org y apoya a Sergio Braulio.