Opinion · Un paso al frente

Europa es #YemenGenocidioSilenciado

Son muchas las veces en las que el peso de las palabras que escribo en este blog puede parecer excesivo. Lo comprendo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, cuando pienso en lo que realmente sucede la conclusión a la que llego es que mis palabras han terminado por ser demasiado tibias e, incluso, inocentes en comparación a la crudeza de la realidad y las fotografías que nos la muestran.

Así pues, repetiré parte de mis palabras de mi anterior entrada en que titulaba «La repugnante bajeza moral de nuestros gobernantes»Me avergüenzo de la venta de armas y de cualquier negocio con países tan sucios y manchados de sangre como estos. Me avergüenzo de tener un gobierno y unos reyes que sean tan amigos y tan cómplices de sátrapas y asesinos cuando lo que tenían que hacer es exigir responsabilidades y un juicio a muchos de ellos en los tribunales internacionales. Me avergüenza que Felipe VI pretenda volver a visitarles, que Juan Carlos I vaya a sus campeonatos de Fórmula 1 (y más cositas que ha hecho y hace), que Pedro Morenés se haya hecho rico vendiendo bombas de racimo que matan a inocentes… y que nosotros traguemos con todo esto y con mucho más. Me avergüenza mucho.

Si comparo las palabras con las fotografías y ellas son una minúscula parte de los más de 6.000 muertos en Yemen, los dos millones de muertos entre Irak y Afganistán (hay cifras que hablan de muchos más), el drama de los casi dos millones de refugiados que malviven en campamentos como si nos encontrásemos en una guerra mundial… y los Holocaustos que se producen a nuestro alrededor con nuestra complicidad y cooperación, me terminan por parecer terriblemente vacías.

Periodistas, políticos, gobernantes, empresarios, reyes… Pasen y vean el Holocausto con sus propios ojos. Me duele especialmente el comportamiento de los periodistas, aquellas personas que se supone tienen un código ético que deberían cumplir y una labor fundamental en una democracia pero que parece que su precio cada día es más bajo.

Estas imágenes son el castigo a su silencio, su permisividad, su inacción y sus salarios. Este es su Holocausto, nuestro Holocausto. Esta es la democracia y los derechos humanos de Europa, esta es la libertad de prensa y la libertad de expresión que tanto reclamamos al resto del mundo. Esto es Europa. Esto somos nosotros…

 

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas «Código rojo» (2015) y «Un paso al frente» (2014).

Puedes seguirme en Facebook y Twitter.

«Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión» («A golpe de letra» por Sergio Sancor). ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!

captura10