Un paso al frente

La guerra es jodidamente triste porque inunda las calles de cadáveres

La guerra no es triste, porque levanta las almas... porque nos enseña q fuera d la Bandera, nada, ni aún la vida, importa. Gracias Rafa (sic). Así tuvo la ocurrencia de felicitar a Rafa Nadal el Ejército de Tierra en Twitter. Serán muchos los que, para intentar justificar lo acontecido, afirmen que la felicitación es obra de un botarate, un memo de esos que se encuentran en cualquier lugar. Haríamos mal en creer que este es un ejemplar aislado.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 20.45.04

La cita no fue elegida al azar, no se trataba de un mono disparando sin sentido, aunque el resultado final así lo sugiera. La idea era clara, pues el extracto pertenecía a un artículo de Camilo José Cela publicado en el diario ultraderechista El Alcázar, cuyo destinatario no era otro que Millán Astray, el fundador de la Legión. Millán Astray ha terminado por pasar a la posteridad por su lamentable pero revelador espectáculo en el que increpó a Miguel de Unamuno. Millán Astray es aquel de vivas a la muerte y muerte a los intelectuales, un salvaje de manual; Miguel de Unamuno fue quien apeló a la inteligencia. Cada bando eligió lo que más propio creía, lo que más a mano encontró. Obvio.

No deja de ser curioso que ochenta años después, el Ejército de Tierra se manifieste con la misma terminología necrófila y fascista. No es obra de la casualidad. En los últimos tiempos han sido numerosas las manifestaciones ultraconservadoras de altos mandos militares: teniente coronel Ayuso, general Pontijas, exJEME Alejandre, teniente general Mena, general Chicharro, coronel Alamán, exJEMA González, Asociación de Militares Españoles (AME)... Sin ir más lejos, la página del propio Ejército de Tierra tiene bloqueado el acceso al diputado Alberto Garzón (Unidos Podemos) en otro bochornoso e inconcebible dislate en cualquier país de Europa: una cuenta oficial de un Ejército impidiendo el acceso de un diputado de su propio país...

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 21.03.58

Como decía, la obra de arte no es propia de un memo, no de uno solo, sino de un sistema y unas estructuras franquistas que se exhiben con tanto vigor como hace ochenta años. O más. Hace pocos meses, el ministerio de Defensa programó una charla del historiador filofascista Stanley G. Payne en la que se elogiaba la figura de Francisco Franco, al que se consideraba como salvador de la democracia. Nada más y nada menos. La conferencia se producía en uno de los recintos más distinguidos de las Fuerzas Armadas (CESEDEN, Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional) y la afluencia de orgullosos militares, la mayoría oficiales, fue masiva. También hubo celosos esbirros que requisaban teléfonos móviles e impedían la entrada en la sala de periodistas. Como en las dictaduras más rancias, no hubo escándalo ni por lo uno ni por lo otro, solo algún que otro titular.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 21.10.32

Por tanto, es evidente que este desliz, por llamarlo de alguna forma, solo es un episodio más de una realidad que muchos se niegan (de forma interesada y/o intencionada) a ver: las estructuras franquistas gozan de una espléndida salud tanto en nuestra sociedad como en nuestras Fuerzas Armadas.

Más allá de las connotaciones fascistas del asunto o de que el mismo haya terminado en los periódicos de medio mundo (por ejemplo, El Comercio en Perú) convirtiéndonos en la mamarrachada del momento, lo terrible en este caso es convertir en trivial y jocosa la guerra. Sobre todo, en un momento en el que más de 65 millones de ciudadanos se encuentran desplazados de sus hogares y vagan por el mundo desesperados.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 21.20.43No parece que ello sea un gran problema para Pedro Morenés, cuyos bolsillos están llenos de billetes ensangrentados con la muerte de incontables personas en medio mundo, ni para nuestros políticos o nuestros reyes. Tal vez esta indiferencia se debe, tal y como confesaba el propio rey Juan Carlos en una entrevista a un medio francés, a lo simpático que le resultaba Francisco Franco ("Hablábamos, reíamos, nos contábamos cosas"). Estoy seguro que Franco le contaba a Juan Carlos y a Felipe unas historias muy chistosas. Como una que se produjo en Badajoz.

Captura de pantalla 2016-08-15 a las 21.28.26

Festejaban juntos este recuerdo, entre otros muchos, porque supongo que Franco le narró a nuestro rey emérito alguna vez la gran hazaña del general Yagüe. Un acontecimiento histórico para enorgullecerse y exaltar el sentimiento patriótico, aunque en estos días cumpla ochenta años envuelto en un infame silencio. Yagüe entró en Badajoz y cometió una matanza que incluso provocó que uno de los cuatro corresponsales de guerra terminase en un psiquiátrico. Mataron, violaron, cortaron cabezas, castraron, inundaron las calles de cadáveres putrefactos, practicaron la necrofilia y encerraron en la plaza de toros a miles de personas que fueron ejecutadas con puntualidad militar. No se conocen las cifras exactas, pero se estima que fueron unas cuatro mil almas levantadas... Puede ser que, algún otro día, también se rieran de Juan, el padre de Juan Carlos, que cruzó la frontera para unirse a los nacionales y disfrutar de la alegría de una guerra. Una persona no puede ser enteramente feliz sin paladear semejante escenario...

Ahora que reflexiono, la guerra no es triste porque los que la fomentan tienen cuentas en Panamá, la guerra no es triste porque la noche posterior a cada atentado hay personalidades descorchando botellas de champán al saber que al día siguiente subirán las acciones de la industria de las armas, la guerra no es triste porque los vencedores expolian, torturan y asesinan a su antojo...

Para los que la sufren, la guerra es mucho más que jodidamente triste y ya no les respetan ni en TwitterLa guerra es jodidamente triste porque inunda las calles de cadáveres... porque nos enseña que fuera del dinero y del poder, nada, ni aún la vida, importa.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad, sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. "Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión" ("A golpe de letra" por Sergio Sancor).

También te puede interesar la novela Un paso al frente (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10