Opinion · Un paso al frente

Así han llevado PP y PSOE al colectivo de militares temporales a los brazos de Vox

Vox congregó a 10.000 personas en el Palacio de Vistalegre (Madrid) en una evidente demostración de fuerza, máxime si tenemos en cuenta que al menos otras 3.000 personas no pudieron acceder al recinto. De ello no hace ni dos semanas.

Por desgracia, ni Vox es el único partido que compite por el voto de la extrema derecha -Cs y PP también lo hacen- ni su auge supone un caso insólito a nivel mundial, pues ya hay gobiernos o coaliciones ultranacionalistas en Estados Unidos y en una buena parte de Europa (Italia, Austria, Polonia, República Checa, Eslovaquia o Hungría).

Por ello, resulta más necesario que nunca analizar las circunstancias que llevan a un votante o a un grupo de ellos a abrazar las ideas más ultras y extremistas. Es evidente que, a nivel teórico, existen elementos claves como precariedad laboral, pobreza, desempleo, desigualdad o desafecto político e institucional. Pero resulta más claro cuando estos elementos se identifican en un caso concreto.

El caso de los militares españoles de 45 años de edad

Esta misma semana hemos sabido que el presidente de ‘45sindespidos’, el cabo Jenner, ha sido expedientado por participar en un acto de Vox. No es la primera noticia que tenemos sobre la radicalización del grupo. Poco, en el mes de septiembre de 2018, la diputada del PSOE Zaida Cantera aseveraba en el Congreso de los Diputados, en evidente estado de nervios: «No metamos en el mismo bloque a una asociación que ha surgido hace dos días y va ligada a la ultraderecha y va ligada de los fascistas [en referencia a ‘45sindespidos’]». El vídeo corrió como la pólvora por los grupos Whatsapp de los militares.

La injusticia

La asociación en cuestión, ‘45sindespidos’, representa a los militares temporales que reclaman no ser despedidos a los 45 años después de hasta 27 años de servicio. Entienden que son una anomalía dentro del funcionariado por su contratación temporal casi indefinida y que podrían realizar tareas dentro del Estado, ya fuera en cuerpos policiales o en otros puestos de la Administración. Algo que se agrava al comprobar que el propio ministerio de Defensa, quien les despide, contrata a empresas de seguridad para vigilar sus propios cuarteles o solicita la contratación de 5.000 militares más solo para el Ejército del Aire.

Por si lo anterior fuera poco, es un hecho constatado que Defensa no ha cumplido con las exigencias de formación a las que se había comprometido, algo que intentó enmendar este pasado mes de septiembre. Sin embargo, las medidas, aun en el dudoso supuesto de llevarse a la práctica y no tratarse de un nuevo embuste, llegan tarde para miles de militares.

Los responsables: PP, PSOE, asociaciones militares y medios de comunicación

¿Quiénes son los responsables? En un porcentaje mayoritario, el Partido Popular y el Partido Socialista (ambos han gobernado España desde 1982), este último el mismo de Zaida Cantera, por no haber cumplido la ley en los últimos años en cuanto a formación de los militares que cumplirían 45 años de edad (tanto PP como PSOE admitían en mayo el fracaso de la reincorporación laboral de los exmilitares) y por no haber cambiado un modelo manifiestamente injusto. Todo ello en un periodo de disparates armamentísticos que no ha pasado desapercibido a la tropa: el submarino que no flota, los carros de combate sin combustible, los helicópteros en hangares o los aviones de transporte militar defectuosos no son noticias de prensa que pasen desapercibidas para los uniformados. Para ellos son su paisaje laboral.

De hecho, que la tropa temporal sepa que va a ser despedida al tiempo que el Ministerio de Defensa piensa aumentar el presupuesto un 80% hasta llegar al 1,5% del PIB en el año 2024 (¡21.000 millones de euros al año!), no hace otra cosa que agravar la percepción de injusticia.

Más responsables: las asociaciones militares se han mostrado incapaces de solucionar el problema, especialmente la Asociación Unificada de Militares (AUME), que lleva años facturando para el gabinete jurídico de un abogado, Mariano Casado -realmente uno de los líderes de la asociación- en lugar de cumplir con sus responsabilidades asociativas. El despido de militares temporales de 45 años de edad no es un evento nuevo ni que no haya podido ser prevenido, pues es conocido desde hace más de diez años.

En este contexto, en el que ni siquiera las asociaciones militares son de fiar, un numeroso grupo de militares temporales cercanos a los 45 años decidieron organizarse en un colectivo (‘45sindespidos’) que Zaida Cantera definió como “una asociación que ha surgido hace dos días”.

En medio del caos asociativo, esta ‘acumulación’ de militares no ha recibido prácticamente ninguna atención de los medios de comunicación. Por ejemplo, ‘El País’ parece trabajar en exclusiva para AUME (Jorge Bravo y Mariano Casado) a pesar de no ser la asociación más numerosa en términos globales ni tan siquiera por escalas. Y el resto de medios, de forma general, parecen no saber ni querer saber lo que se cuece en las Fuerzas Armadas. Esta disfunción entre el foco mediático y la realidad asociativa termina por crear el descrédito mediático. Los militares temporales que temen por su despido a los 45 años de edad no perciben los medios de comunicación como una posible solución a sus problemas.

Queda claro, pues, que el sistema de forma global (partidos políticos, asociaciones militares y medios de comunicación) ha fallado y no ha permitido que este colectivo obtuviera la justicia que entendía necesaria. Porque, ¿se acercaría a la extrema derecha este colectivo si su problema hubiera sido solucionado? Seguramente ni existiría, pero una clave nos la da su presidente, el cabo Jenner, que tan pronto acude a un acto de Vox, como firma el manifiesto antifranquista o se presenta disfrazado de ‘Braveheart’ en la manifestación de conmemoración a los agentes policiales que cometieron brutalidad policial el pasado 1 de octubre de 2017. No parece guiarse por unas claras convicciones políticas, sino más bien por la desesperación.

La traición final: el Gobierno del PSOE

Más madera: el cambio de gobierno en España con la llegada de los socialistas al poder generó otra traición más. El PSOE había solicitado en la oposición la paralización del despido de militares temporales de 45 años, pero al poco de llegar al poder no solo no lo llevaron a cabo, sino que incluso dejaron de responder al teléfono.

La llegada de la esperanza: la extrema derecha

Y en estas aparece Hogar Social Madrid, Vox o Ciudadanos y lo hacen con dinero por delante, con apoyo (Ciudadanos ha pagado manifestaciones policiales en Barcelona). De hecho, Ciudadanos y Vox controlan o lo intentan desde hace tiempo el sindicato policial ‘Jusapol’. Por ello, el líder de ‘45sindespidos’ no ve ninguna contradicción en arrojarse a los brazos de Hogar Social Madrid o Vox, quienes todavía no les han traicionado y están más que dispuestos a darles la visibilidad y el apoyo que necesiten. Lo hacen, especialmente, porque el PSOE les ha traicionado y ya ni responde al teléfono.

Es sólo un colectivo, no pequeño, pero sólo uno; el problema es que si la sensación de traición, desafecto y desesperación se esparce a muchos más colectivos, la extrema derecha tendrá muy sencillo gobernar este país. Y no será como las ocasiones en las que han gobernados junto a una amalgama de ‘familias’ de diferentes intereses llamada Partido Popular, será en solitario.

Conclusión: un país más justo o la extrema derecha

Podríamos contentarnos con afirmar que el colectivo de militares ‘45sindespidos’ son unos fascistas y la culpa es suya y solo suya. Eso sería lo fácil, eso es lo que hizo Zaida, pero no es del todo correcto. Ni mucho menos. Se hace necesario ser bastante más honestos y profundos para atajar la extrema derecha, de lo contrario lo que conseguiremos será justamente todo lo contrario: alimentarla.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de ‘El libro negro del Ejército español’.