Opinión · Fundación 1 Mayo

Arriba los salarios!!!

Ramón Górriz Vitalla | Secretario Confederal de Acción Sindical de CCOO

 

España es uno de los países de la OCDE donde el empresario paga menos, por tanto gana más, por unidad de producto producida. En los últimos cuatro años, los costes laborales unitarios industriales se han reducido el 7,4%, mientras que en la zona euro solo han sido del 2,9%. Sin embargo, los precios de exportación españoles no bajaron. Por tanto, queda meridianamente claro que los costes laborales no pueden utilizarse, como causantes de los problemas de competitividad de la economía española.

En España, la retribución del trabajo a lo largo de la crisis ha sufrido una profunda devaluación salarial: los recortes salariales han sido tanto en el sector público como en el privado.

El excedente empresarial ha aumentado a lo largo de toda la crisis, efecto de la destrucción de empleo y del recorte de salarios propiciado por la Reforma Laboral.

La Reforma Laboral, ha debilitado la negociación colectiva, ha incrementado el poder empresarial y ha devaluado los salarios, en concreto, las élites económicas y políticas, autoras intelectuales de la Reforma, han aprovechado la grave crisis económica  para intentar arrancar los derechos de los trabajadores y reducir su condiciones de trabajo.

Muchas empresas han empleado la mejora del excedente para amortizar deuda, debido al coste de la financiación y a las dificultades para renovar o conseguir crédito, cuestión que deja al descubierto el mal funcionamiento del sistema financiero español.

El crecimiento económico debe apoyarse necesariamente en la demanda interna. Esto exige recuperar el consumo privado, el gasto de los hogares. Para que esto ocurra , el crédito debería fluir a las familias para incrementar su gasto, pero este sigue contrayéndose a un ritmo elevado; y los salarios reales y las prestaciones públicas deberían recuperar el poder adquisitivo.

La mayoría de las personas, viven de los salarios y de las prestaciones públicas, por tanto son  determinantes en la evolución de la demanda interna y de las variaciones del PIB.

El débil cambio de ciclo de la economía española abre una nueva situación para la fijación de los incrementos salariales.

El agotamiento del sector exterior al crecimiento del PIB y una demanda interna aún muy insuficiente, la recuperación débil de la actividad económica, la precarización del empleo, el amplio margen de costes laborales generado en los últimos cuatro años, en un contexto de baja inflación , hacen necesario el aumento de los salarios en términos reales, para que se conviertan en la palanca principal de un crecimiento económico sostenible.

El estancamiento dado a conocer de la economía europea, aumenta las posibilidades de caer en un nuevo proceso de deflación y de la tercera recesión, alertando sobre las previsiones de crecimiento de la economía española que si se confirman, no cabe ninguna duda que afectaran negativamente al crecimiento económico.

Para impulsar la recuperación y tratar de evitar caer en la deflación y en una nueva recesión, la recuperación de los salarios y del Salario Mínimo Interprofesional es la mejor receta.

En este contexto económico, CCOO, en el sector público apuesta por la recuperación de los derechos económicos y sociales, recortados de manera injusta en estos años de la crisis y en la recuperación del poder adquisitivo perdido en estos años.

Consolidar la mejora del poder adquisitivo (salarios, pensiones, prestaciones,..), que los salarios participen de las mejoras de la productividad que se esta generando, asegurar la recuperación de la demanda, son elementos que nos alejan de los peligros de la deflación y de una nueva recesión, y objetivos principales para CCOO, en todo el proceso de la Negociación Colectiva.