Opinion · Verdad Justicia Reparación

Construyendo democracia: Europa contra la impunidad del franquismo

Carlos Slepoy y Jacinto Lara Bonilla
abogados de la Querella argentina

El pasado mes de septiembre una numerosa delegación de la Coordinadora Estatal de apoyo a la querella argentina contra los crímenes del franquismo (CEAQUA) fue invitada a unas jornadas organizadas en el Parlamento Europeo por, EH-Bildu; IU- Izquierda Plural y Podemos (GUE/NGL); ICV y Primavera europea (Greens/european Free Aliance) y PNV (ALDE), denominadas: “Con Impunidad no hay democracia. Juzgar los crímenes de la dictadura franquista”.

El hecho de que sea ésta la tercera vez durante 2015 que una delegación de organizaciones de víctimas del franquismo visita el Parlamento Europeo y que, además, ya estén programados otros encuentros para el 2016, evidencia un profundo interés y compromiso por parte de un número creciente de eurodiputados españoles y de otras nacionalidades en reparar la anomalía que supone la tan prolongada desmemoria europea sobre el holocausto español, preludio del genocidio nazi.

El objetivo de estas visitas es lograr que las instituciones europeas, y más específicamente el Parlamento Europeo, se pronuncien en contra de la impunidad de los crímenes del franquismo y requieran a las autoridades españolas, a todos sus niveles, para que remuevan los obstáculos que impiden la reparación de las víctimas, el reconocimiento pleno de sus derechos, la investigación judicial y la condena a los responsables. Y, asimismo, que las exhorten a prestar colaboración con la denominada Querella argentina.

Recientemente, el 13 de marzo de 2015, el Consejo de Ministros de España denegó la tramitación de 20 extradiciones de responsables del franquismo imputados por un auto dictado por la jueza argentina el 30 de octubre de 2014. Esta decisión del gobierno español motivó que apenas dos semanas después, el 27 de marzo, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos difundiese una declaración conjunta de cuatro de los principales órganos integrantes de su Consejo de Derecho Humanos: Grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas o involuntarias; Relator especial sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; Relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias y Relator especial sobre verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. La declaración se centra en la denuncia de la impunidad del franquismo, en el desamparo en que se encuentran las víctimas y en la obligación del Estado español de extraditar o juzgar en su propio territorio.

Esta nueva toma de posición se añade a múltiples declaraciones e informes denunciando la impunidad, instando a que se derogue la Ley de Amnistía de 15 de octubre de 1977, o a  que se considere que carece de relevancia para impedir la investigación de los crímenes del franquismo, así como a que se remueva todo obstáculo que impida el reconocimiento de todos y cada uno de los derechos que asisten a las víctimas, entre ellos, como elemento troncal, el de acceso a la justicia.

El 4 de julio de 2006,  siendo Presidente del Parlamento Europeo el socialista español Josep Borrell, aproximadamente el 60% de sus miembros (436 eurodiputados socialistas, liberales, verdes, de izquierda, soberanistas, euroescépticos) condenaron la dictadura franquista. El actual presidente del Parlamento Europeo, el también socialista Martín Schultz, equiparó entonces el yugo de Franco en España  al de Hitler en Alemania.

Es necesario y perentorio que a la condena genérica del franquismo, con efectos importantes pero meramente simbólicos, se sume la adopción de pronunciamientos contundentes y eficaces que contribuyan a poner término a la inconcebible impunidad que protege a los criminales franquistas.

Es lo que exigimos igualmente a los partidos políticos españoles: que en sus programas y en su actuación se comprometan en esta tarea. Lo pueden hacer de múltiples maneras: impulsando en el Parlamento español una ley que derogue la Ley de Amnistía, o que disponga que la misma no ampara crímenes contra la humanidad; en los parlamentos autonómicos declarando su adhesión a la Querella Argentina y aprobando declaraciones de condena a la impunidad del franquismo; en los ayuntamientos de cada pueblo y ciudad impulsando acciones judiciales en amparo de las vecinas y los vecinos víctimas del franquismo, y así un largo etcétera.

Si así ocurre, la impunidad del franquismo tendrá los días contados.

No habrá mejor homenaje que la justicia para la enorme cantidad de víctimas del franquismo, ni mejor comienzo para la democracia que es preciso construir.

 

[WEB DE LAS JORNADAS CON IMÁGENES, VIDEOS, ETC.]