Opinion · Verdad Justicia Reparación

La Marcha Parda a Madrid-2019 versus la Marcha de la Dignidad-2014

Por Acacio Puig, miembro de La Comuna.

El 11 de febrero, fotos, cifras y polémicas varias en torno al resultado de la Marcha Parda a Madrid del domingo 10 de febrero.
Fotos de familia, desavenencias fotográficas entre los partidos participantes, soflamas brutales de los nuevos jóvenes líderes inflamados de patrioterismo…y cuidadosa elección de Albert Rivera al posar junto a notables como Vargas Llosa y le petit Manuel Valls.

Las consignas las esperadas, los ¡vivas!, extensibles a las fuerzas del orden (policías varias y guardia civil), el objetivo común el “echar al traidor y okupa… y convocar de inmediato nuevas elecciones generales”.
Y mucha ¡España-España!
En cuanto a participación, los medios de la derecha dan por cierta la cifra de 200.000 participantes que acordaron los convocantes y transmitieron a sus voceros (hace apenas una hora, en COPE se consideraba ridícula la de 45.000 proporcionada por la Delegación de Gobierno).

Para quienes participamos en 2014 en la Marcha de la Dignidad, que también Concluyó en Colón-Madrid (pero que a diferencia de esta fue muy hostigada por antidisturbios, con saldo de 40 detenidos y ejemplar expresión de dignidad a cargo del Coro de la Solfónika) la irritación de la derecha ante las cifras dadas oficialmente, no puede por menos que provocar nuestra hilaridad.

En nuestro caso, la Dirección de Gobierno dio inicialmente 50.000 participantes, cifra que durante la noche redujo a 35.000. Aquello sí que fue una falsificación controlada e impuesta por el gobierno Rajoy del PP.
Pero como es lógico en “su” lógica, las apreciaciones de los medios de la derecha consideraron incluso aquella cifra exagerada.

Las cifras de las Direcciones de Gobierno solo son fiables para la derecha, cuando hablan de “la dirección de SU gobierno”…
Pero Nosotr@s, la izquierda social, somos de los que aún no hemos “localizado” a nuestro Gobierno, desde luego.

Sin embargo, basta con comparar medios materiales empleados en una y otra convocatoria y resultados fotográficos, para aproximarse a la verdad.

La convocatoria de la derechona no ha escatimado en la contratación de buses, ofrecidos gratuitamente, en régimen de barra libre “hasta que se acabe el presupuesto”. Concentración geográficamente próxima a los distritos electorales por excelencia de su gente… de modo que acertaba Casado cuando felicitaba a quienes “bajaron de sus balcones” (la consigna también nos suena a los manifestantes de izquierda…y es que la imaginación conservadora tiene muy poco vuelo).

La convocatoria de 2014 contó esencialmente con las columnas que marcharon a pie desde diversos puntos del país, con algún bus que aproximó hasta Somosierra a participantes procedentes de muy lejanas regiones del norte y contó con los efectivos de pueblo madrileño (trabajador@s, asalariados de todas las clases).

Y desde luego que la participación en 2014 fue enormemente mayor que la que el pasado 10 de febrero ha vertebrado la “nueva cruzada de la Reconquista”…
¿Fuimos entonces unos 300.000 los movilizados en 2014 o quizá incluso unos 400.000? ¡Da mucha risa!.

Y sin embargo, la convergencia de PP, Vox, C’s y los de siempre (España 2000, FE, FE-JONS…) con su acto de “afirmación nazional”, configuran la amenaza de un “cuatrienio negro” con ecos del que marcó durante los años 33-34 la vida política de la Segunda República bajo batuta de la CEDA, origen de involuciones, represión y conspiraciones golpistas.

De modo que atención a próximos acontecimientos (desde los juicios farsa a los independentistas catalanes, a la próxima huelga feminista de marzo y la evolución de las mareas de pensionistas, sanidad y otras) y desde luego atención a las próximas convocatorias electorales de mayo.

Ellos, los señoritos de “la Reconquista” usan un muy tosco “trazo grueso”.
Las diferentes familias de izquierda y centro-izquierda quizá estemos extremando el trazo fino… exagerando la finezza, que dicen en Italia.
De modo que ¡ojo! Que aún estamos a tiempo.