Verdad Justicia Reparación

La Humanidad que soñamos

Por Jesús Rodríguez Barrio, miembro de La Comuna.

Entonces los genocidas, los grandes violadores de los derechos humanos, los grandes asesinos de la humanidad habrán recibido un golpe histórico y ya no será posible pensar solamente en el castigo de ellos sino en la prevención del genocidio.

Estas palabras de Carlos Slepoy Prada, nuestro inolvidable Carli, pertenecen al alegato que pronunció el 29/10/1998, ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, defendiendo la competencia española para juzqar los crímenes de la dictadura argentina bajo el principio de justicia universal.

El 14/04/2010, invocando este mismo principio, se presentó en Argentina una querella solicitando "el ejercicio de la jurisdicción argentina respecto a crímenes, que ofenden y lesionan a la humanidad, que permanecen impunes en España". Esta querella, de la que Carli fue uno de los promotores junto a Darío Rivas e Inés García Holgado, dio lugar a la causa 4591/2010 (Querella Argentina) abierta en el Juzgado Criminal y Correccional Federal nº1 de Buenos Aires por la juez María Servini de Cubría. Y en el año 2012 se constituyó en España una red de apoyo a la Querella Argentina, integrada por organizaciones memorialistas, sindicales, sociales y políticas (entre ellas, La Comuna) para impulsar el apoyo a la querella. Esta red cristalizó en la Coordinadora CEAQUA, que desde entonces coordina las acciones judiciales de las víctimas del franquismo dentro y fuera de nuestro país, y de la que Carli y nuestro compañero Chato Galante, recientemente fallecido, fueron incansables militantes desde su creación.

El 18/09/2013, la juez Servini emitió orden de detención internacional contra varios miembros de las fuerzas represivas de la dictadura franquista (entre ellos, el torturador Billy El Niño) a los efectos de practicar declaración indagatoria como imputados en delitos de torturas. Por primera vez, desde el golpe de estado del 18 de julio de 1936, un tribunal imputaba a unos servidores del franquismo por crímenes de lesa humanidad. El auto que motivó esta resolución contenía una sólida argumentación jurídica, basada en los tratados y convenios internacionales y en la jurisprudencia establecida por los tribunales internacionales sobre derechos humanos, incluido el Tribunal Internacional de Nüremberg que sentó las bases de la jurisdicción universal por crímenes de genocidio y lesa humanidad.

La resolución se fundamentaba, igualmente, en las sólidas evidencias que demostraban que la justicia y los poderes del Estado Español estaban bloqueando sistemáticamente la investigación de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura franquista, un sistema basado en la injusticia y el crimen que practicó el exterminio y la persecución sistemática contra un grupo entero de la población por motivos políticos y sociales. Una persecución que se extendió, bajo distintas formas, desde el primero hasta el último día de aquella dictadura sangrienta.

El 31/10/2014 la juez Servini emitió orden de detención internacional, también bajo la acusación de crímenes de lesa humanidad, contra una serie de responsables de la dictadura franquista, entre ellos había un ginecólogo, imputado por el robo de bebés, y también jueces, policías y ministros de la dictadura franquista. Uno de estos era Rodolfo Martín Villa, imputado como responsable de los asesinatos cometidos por las fuerzas policiales el día 3 de marzo de 1976 en Vitoria.
Las extradiciones solicitadas por la justicia argentina fueron denegadas en ambos casos. En el caso de los torturadores (Billy El Niño) fue la Audiencia Nacional, mediante una resolución emitida el 30/04/2014, y en el caso de los ministros (Rodolfo Martín Villa) fue el propio gobierno español quien denegó la extradición en marzo de 2015. Pero la Querella Argentina sigue viva y la juez Servini tiene previsto venir a España este año para tomar declaración a Martín Villa, el responsable político, no solo de los crímenes de Vitoria sino también de los que tuvieron lugar en la Semana Negra de 1977 en Madrid y en los Sanfermines de 1978 en Pamplona. Las víctimas de La Transición piden justicia y nosotros no olvidamos.

La lucha por la justicia es imparable y la denegación de las extradiciones no significó el final de las exigencias de justicia por parte de las víctimas del franquismo. Desde entonces, invocando el principio de "extraditar o juzgar", las víctimas del franquismo hemos iniciado diversas querellas judiciales ante la justicia española. Por un lado los gobiernos municipales y autonómicos han iniciado acciones judiciales en representación de sus ciudadanos que fueron víctimas del franquismo. Y, al mismo tiempo, las víctimas de torturas hemos presentado decenas de querellas individuales contra varios torturadores franquistas, entre ellos González Pacheco (Billy El Niño).

Las instituciones y organismos internacionales siguen exigiendo a España que cumpla la legislación y los tratados internacionales sobre derechos humanos suscritos por el Estado Español. Desde el año 2014, los Relatores de las Naciones Unidas Pablo de Greif y Fabián Salvioli han visitado España en diversas ocasiones y han emitido informes muy críticos con respecto al trato que han recibido y siguen recibiendo las víctimas de desapariciones forzosas y otros crímenes de lesa humanidad bajo la dictadura franquista. Los informes han exigido el cumplimiento de los derechos de verdad, justicia y reparación y el establecimiento de garantías de no repetición. Y, de forma particular, han insistido en el enorme déficit que representa la denegación del acceso a la justicia para las víctimas del franquismo que se fundamenta de forma especial en la aplicación de la Ley de Amnistía de 1977, sistemáticamente utilizada como una ley de punto final para garantizar la impunidad de los crímenes del franquismo. Y también las instituciones del Parlamento Europeo se han manifestado de forma repetida para apoyar el acceso efectivo a la justicia de las víctimas del franquismo, derecho que hasta ahora se les ha negado en España.

La justicia española, en sus diversas instancias, ha rechazado hasta el momento todas las querellas presentadas por los crímenes del franquismo, pero la lucha por la justicia no conoce fronteras y una vez más recurriremos a las instituciones internacionales de derechos humanos. Varias de las querellas por torturas, que han sido denegadas por la justicia española, llegarán próximamente al Comité Internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

No nos rendiremos nunca. El mejor homenaje que podemos hacer a Darío, Ascensión, Carli, Chato, y todos los luchadores que nos han dejado, es seguir luchando en defensa de la justicia, la verdad y la memoria. Aquí, en España, en Argentina y en el mundo entero. Estamos esperando que haya jueces con dignidad, que se comprometan con la justicia. La justicia de verdad, que es y será siempre la justicia universal.

Luchamos por el presente, porque las víctimas del pasado nunca recibieron justicia y siguen siendo las víctimas de hoy. Pero también, y por encima de todo, luchamos por un mundo mejor para el futuro. Para conseguir, como decía Carli en su inolvidable alegato, que los genocidas se sientan acorralados…….. que se respire mejor en el mundo……y que los derechos humanos no sean los derechos de la humanidad que tenemos en estos momentos, tan vulnerada en sus derechos, tan sometida a estos crímenes, sino los derechos de la humanidad que soñamos.