Las nuevas generaciones, menos católicas