Opinión · Voces de la precariedad

Aena, nosotras no nos resignamos a una vida de precariedad

Desde hace tiempo vemos cómo la situación en nuestro aeropuerto se deteriora año a año. Este hecho objetivo se ha acelerado desde la privatización del gestor, Aena, que ha introducido un factor añadido de voracidad empresarial a la hora de licitar los expedientes de contratación (handling, limpieza, mantenimiento, seguridad…), al tiempo que ha relajado su papel de gestor y árbitro aeroportuario en el cumplimiento de las obligaciones de seguridad operacional, formación, habilitaciones, salud laboral, tiempos de trabajo y descanso, etc… dentro del recinto aeroportuario.

Este papel le tocaría ahora a AESA, cuya presencia es inexistente, y que no ha hecho más que sustituir las normas de operación anteriores por otras más relajadas y menos exigentes.

Todo esto se traduce en que el aeropuerto se ha convertido en el paradigma del ensayo de medidas de desregularización laboral y de introducción de PRECARIEDAD. En resumen, en la descomposición de nuestras condiciones de trabajo, en una exagerada y no justificada temporalidad, en la continua rotación de plantillas con cada cambio de expediente, en la partición de empresas para el simple fin de introducir rebajas en convenios ya existentes o en modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, el bajo nivel de sindicación debido a la desconfianza de quienes son cómplices de esta situación y a la represión antisindical, amparada por la propia Aena, y a la carencia  de marcos laborales de referencia claros, con el añadido de que quienes trabajamos nos vemos sometidos a reglamentaciones externas (safety & security) que no conocemos, nos son ajenas, y pueden suponer expedientes o despidos, e inhabilitaciones.

A ello hay que añadir que las sucesivas reformas han dejado el código laboral en papel mojado. Conocemos perfectamente la postura que adoptan jueces e inspectores, siempre prestos a escaquear el bulto. Podemos decir que existe, de facto, una total indefensión frente a los abusos empresariales.

NOSOTRAS, las personas que trabajamos en el aeropuerto, conscientes de que no tenemos vida personal debido a la desregulación de horarios y jornadas, de nuestra temporalidad, del abuso en la celebración de contratos a tiempo parcial, de que nos jugamos la vida con el aumento de los accidentes de trabajo, del aumento de nuestras cargas de trabajo al haber desaparecido en términos reales miles de puestos de trabajo a pesar del récord en las operaciones.

Aena-precariedad

NOSOTRAS, las personas que trabajamos en el aeropuerto, conscientes de esta realidad, no nos resignamos a hacer una simple constatación de lo que pasa, y decidimos ser agentes activos y plantarle cara.

Y por ello NOSOTRAS, desde los valores comunes del apoyo mutuo y la solidaridad, trabajaremos juntas desde CGT-Aena para generar un discurso global que explique y conduzca la conflictividad  de nuestro aeropuerto, y a la vez le dé una respuesta coherente y viable.

Para que retome su condición de servicio público de interés general, para recuperar las condiciones que merecemos y que hemos perdido en estos años. Para que no haya trabajadores de primera, segunda y tercera clase; para acabar con los accidentes de trabajo y se cree de una vez un comité de coordinación en materia de salud laboral en el aeropuerto, y que éste sea obligatorio para todas las empresas; para que los trabajadores no se deban pagar su propia formación o acreditaciones; para recuperar un poder adquisitivo que nos permita vivir dignamente con unas jornadas prefijadas que no sean de extenuación; para que a cada incorporación en las plantillas le llegue nuestro discurso.

Para recuperar nuestra vida en condiciones dignas.

Para ello es imprescindible generar una capacidad real de movilización conjunta y solidaria que sea nuestra palanca en cada conflicto, en el entendimiento de que todas las problemáticas tienen una raíz común, y todas somos participes de la misma, con independencia de la empresa en la que trabajemos.

Aena, NOSOTRAS NO NOS RESIGNAMOS A UNA VIDA DE PRECARIEDAD.

Por Alonso Muñoz

CGT Aena, Aeropuerto de Madrid-Barajas

Sigue a No+Precariedad en FacebookTwitter YouTube.