Opinion · Voces de la precariedad

Si Telepizza no paga el SMI ¡huelga, huelga, huelga!

Telepizza cerró el primer trimestre del 2019 con unos beneficios de 5,4 millones de euros. ¿Cuál es el “secreto” de este éxito empresarial? ¿Está realmente en la “masa”? Podríamos decir que sí, en la finísima masa salarial con la que retribuye a sus más de 26.000 trabajadores y trabajadoras.

Quienes hacemos y llevamos las pizzas a los domicilios tenemos unos salarios que se mueven entre los 175 y los 400 euros al mes. Las jornadas por las que nos contratan están entre las 35 y las 80 horas mensuales. “Pringamos” 4 o 5 días a la semana, muy habitualmente todos los fines de semana, pero la empresa solo nos quiere en tienda o repartiendo las horas pico de pedido. El cliente puede elegir a su gusto los ingredientes de la pizza y la empresa hace lo mismo con nuestra jornada. Solo por esto a Telepizza le podríamos dar el título de “campeona” de la precariedad laboral. Su logo es el equivalente ibérico de la “M” de McDonalds a nivel internacional, el símbolo de salarios de miseria y condiciones de superexplotación, que padecemos en especial la juventud trabajadora, inmigrantes y mujeres.

Pero su sed de ganancias no termina aquí. A pesar de contar a su favor con una legislación hecha a medida de las empresas por las sucesivas reformas laborales del PP y el PSOE, de un convenio de los más bajos del Estado y que se nos aplica después de que las direcciones de CCOO y UGT aceptasen en los 90 sacarnos del de Hostelería y de contratos que le permiten hacer y deshacer a su antojo nuestra jornada, vacaciones y condiciones, Telepizza no duda en saltarse con toda chulería e impunidad lo que todo este marco a su favor le dicta. Lo mismo que hacen sus franquiciadas, como QSR que es la que gestiona las tiendas de Zaragoza y Barcelona, entre otras.

Huelga trabajadores de Telepizza en Zaragoza.
Huelga trabajadores de Telepizza en Zaragoza.

Este está siendo el caso con el Real Decreto aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez por el que se subía el salario mínimo de 736 a 900 euros, que entró en vigor el pasado mes de enero. Este incremento dejó nuestros salarios por debajo del SMI, como en otras muchas empresas y convenios. Sin embargo, Telepizza como otras patronales, se niegan a aplicar esta subida de manera íntegra e inmediata. En nuestro caso no ha aplicado hasta la fecha ni un céntimo de subida. A pesar de que desde enero deberíamos estar cobrando más de 1 euro más cada hora, es decir que los que cobramos 250 pasáramos a cobrar 300. La empresa dice que nosotros ya cobramos el SMI, y haciendo uso de sus artes de trilero pretende que complementos como la nocturnidad, el desgaste de vestuario o el transporte, cuenten como parte del salario base. Una trampa que no cuela. Su objetivo es hacernos perder el tiempo en estos sucios juegos para que el tiempo pase y cientos de trabajadores no solo no cobren el SMI, sino que, en el caso de hacerlo, quede por debajo de lo que debería.

Ante este juego sucio que acaba tarde o temprano en el incumpliendo flagrante de la ley, ni la Inspección Laboral ni el ministerio y las consejerías de Trabajo están moviendo un dedo. En las pasadas campañas electorales vimos como el PSOE usaba la subida del SMI. Sin embargo, no le preocupa que ésta esté quedando en “agua de borrajas”. Y es que eso es así gracias al modelo de hiperprecariedad laboral impuesto por el mismo PSOE y el PP durante décadas. Tener un trabajo precario supone también una merma significativa de derechos democráticos y sindicales. Es mucho más difícil organizarse y si lo logras es habitual que las empresas apliquen represalias y campañas del miedo. En Telepizza lo sabemos bien. A mí mismo me echaron en 2010 por organizar en mi tienda la huelga general del 29S, precisamente contra la última reforma laboral del PSOE, la de Zapatero que abarataba hasta el ridículo el despedido improcedente. Tuvimos que emprender una larga lucha de varios meses hasta conseguir que un juez reconociera la nulidad del despido.

Sin esta organización es muy fácil para las empresas incumplir la letra de nuestros contratos, de los convenios colectivos o incluso del marco legal, como es el caso del Real Decreto de subida del SMI. Esto lo sabemos bien en Telepizza, y por ello, a pesar de las dificultades, venimos avanzando en organizarnos, recuperando comités de empresa como los de Barcelona o Madrid -que estaban inactivos o en manos de “delegados” que eran un apéndice de recursos humanos- para garantizar nuestros derechos por medio de la única vía en la que podemos confiar: la movilización. Es por ello que el pasado 31 de mayo salimos a la huelga en Zaragoza, parando más del 60% de la plantilla. Una huelga histórica, ya que fue la primera desde la fundación de la empresa de 1987. ¿Sirvió de algo? Y tanto. La empresa ha aceptado en los hechos que está pagando por debajo del SMI anunciando una subida salarial de 50 céntimos por hora, la mayor de la historia (entre 2000 y 2016 solamente subió 18 céntimos), y, lo más importante, este conflicto está permitiendo fortalecer la organización de las y los trabajadores y extenderla a otras partes del Estado.

A pesar de este primer triunfo parcial 50 céntimos sigue dejándonos por debajo del SMI. Por ello este sábado 29 de junio volveremos a parar, en una segunda jornada de huelga en Zaragoza. Una huelga que además será conjunta con los riders de Glovo y Uber Eats. Ese mismo día se realizarán concentraciones de apoyo en las tiendas de Princesa en Madrid y Urquinaona en Barcelona. Y en las próximas semanas la huelga se extenderá a la capital catalana.
Hasta el momento estas huelgas y movilizaciones las estamos convocando desde las secciones sindicales de UGT y CGT, con el apoyo de un gran número de sindicatos alternativos, colectivos sociales y otras trabajadoras y trabajadores en lucha como los riders, Amazon o las Kellys. CCOO ha manifestado que comparte nuestras reivindicaciones pero no apoya la huelga, algo que lamentamos. Su secretario general anunció recientemente que están preparando denuncias contra las empresas que no aplican el SMI. Nos parece una buena iniciativa, pero conseguir fallos favorables sin una gran movilización detrás es una tarea mucho más difícil. Y además, sin fortalecer la organización y capacidad de lucha, las empresas pueden quitar con la mano derecha lo que una buena sentencia te de con la izquierda. Es por eso que reiteramos nuestro llamamiento a las direcciones de CCOO y UGT a que pongan todos los medios a su disposición para ayudar a organizar y desarrollar un plan de lucha estatal por la efectiva aplicación de la subida del SMI en todas las empresas y sectores que se lo están incumpliendo.

En estos días estamos recibiendo muchísimas muestras de solidaridad en las redes. Nos escriben trabajadores y trabajadoras que se sienten reflejados en lo que nos pasa, que quieren ayudarnos, ingresar dinero en la caja de resistencia, venir a las concentraciones… Son muestras de apoyo fundamentales para poder encarar esta lucha contra la multinacional ibérica de la precariedad. Pero además creemos que todo este movimiento debería ser la base para una lucha coordinada entre todos los sectores precarios, una gran “revuelta de los y las precarias” contra el despotismo patronal y el modelo impuesto tras décadas de neoliberalismo.

Nuestros llamamientos a apoyar nuestra lucha los hacemos desde esta visión. Peleas como la nuestra, la de riders, Kellys y otros sectores similares, deben ser los primeros jalones para revertir décadas de retroceso que han golpeado al conjunto de la clase trabajadora, dividiéndonos en precarios y no precarios para atacarnos por separado mejor. Es hora de cambiar la correlación de fuerzas, y esto no será posible esperando pasivamente resoluciones judiciales o con nuevos “pactos por arriba” con el PSOE. El camino, como muestra la historia del movimiento obrero, pasa por la organización y movilización en nuestros centros de trabajo y en la confluencia con el resto de sectores sociales en lucha. ¡Manos a la masa!

Asier Ubico

Presidente del Comité de Empresa QSR (Telepizza) Zaragoza

Sigue a las cuentas de los trabajadores y trabajadoras de Telepizza CGT en su blog; Telepizzaexplota , Twitter  y en Instagram: telepizza_cgt

Sigue a No+Precariedad en FacebookTwitterYouTube y en nuestro canal de Telegram.