Ébola: recortes, chapuzas e improvisación

07 Oct 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Jesús Jaén
Activista de la Marea Blanca en el Hospital Universitario de La Princesa de Madrid

Una compañera nuestra se ha infectado con el virus del ébola. Cuando el Gobierno trajo a Miguel Pajares fuimos muchos los profesionales, colectivos y sindicatos de la sanidad que denunciamos a esta Administración. Advertimos las improvisaciones, irregularidades del Ministerio de Sanidad y el Gobierno de Madrid.

No somos adivinos. Sencillamente trabajamos en hospitales y centros sanitarios que están siendo desmantelados, recortados y privatizados, a consecuencia de una política que pretende convertir nuestra sanidad en un negocio de especuladores, fondos buitres y empresas privadas.

Lo que ha sucedido ahora es indignante. El Gobierno de Ignacio González aprobó un plan hace dos años para privatizar y desmantelar un tercio de la sanidad madrileña. No pudo con todo pero entre sus “logros” está el desmantelamiento del Hospital Carlos III. El único hospital en Madrid dedicado a combatir enfermedades como el ébola y otras que se denominan como tropicales o infecciosas.  Sus profesionales y sus servicios han estado a la cabeza del tratamiento y de la investigación. De repente muchos pasaron al Hospital de La Paz y otros fueron despedidos.

Cuando a principios de agosto trajeron al primer infectado se reabrieron plantas del Carlos III de una forma chapucera. Se pretendió preparar a los profesionales con simulacros improvisados como muy bien denunciaron algunos profesionales y sindicatos. El propio Consejero de Sanidad admitió que no conocía bien las normas y los controles que se debían llevar a cabo.

Y al llegar a este punto uno se pregunta ¿pero qué están haciendo estos inútiles y aprovechados tecnócratas con nuestra sanidad? ¿No sabéis que estáis jugando con la vida y la salud de millones de personas?

Lo que ahora más nos interesa son dos cosas: la primera que nuestra compañera se recupere y pueda seguir haciendo una vida normal; y en segundo lugar, que este caso no signifique el inicio de una cadena que se sabe donde empieza pero no donde acaba.

Y dicho esto, no se deberían ir de rositas los responsables. Ellos, no nos han traído el ébola, pero nos han dejado cada vez con menos defensas. Nos están destruyendo la sanidad pública y universal que era una de las mejores del mundo. Hoy ha sido el ébola, ayer eran los enfermos de hepatitis C a los que no se les suministra el Sovaldi, también conocimos la falta de apoyo que tienen los enfermos de la ELA, y así sucesivamente.

La Ministra Ana Mato, el presidente Ignacio González y el nuevo consejero de sanidad Javier Rodríguez deben dimitir ya. Por ser los principales responsables de los recortes sanitarios. No se van a ir solos. Hay que echarlos. Una vez más la Marea Blanca saldrá a las calles y a las puertas de los hospitales. Nos van a oír.


comments powered by Disqus