Opinion · Ahora que no nos oye nadie

Las 10 banderas de ‘Público’

1.- Público es un medio comprometido con los más débiles; que denuncia injusticias y abusos con una finalidad constructiva y que entiende su función de servicio público como una aspiración a cambiar realidades injustas y desiguales para construir una sociedad mejor. Narramos la realidad de los colectivos más vulnerables, desde menores a ancianos en situaciones de especial fragilidad o de potencial abuso, pasando por víctimas de violencia machista, migrantes y otros grupos que aún sufren algún tipo de discriminación, como el colectivo LGBTI. Queremos visibilizar las desigualdades para aspirar a la igualdad.

2.- Un medio que reivindica el papel de la mujer como axial, que denuncia las estructuras patriarcales, que visibiliza la vulnerabilidad de las víctimas de violencia de género y reclama máxima protección para ellas, y que defiende la aplicación de perspectiva de género en todos los ámbitos, especialmente en el judicial. Un medio que busca la igualdad entre el hombre y la mujer, y que por tanto, se declara abiertamente feminista, sobre todo en lo transversal —la mujer es central para tres de las áreas fundamentales de Público: emergencia social (violencia machista), colectivos vulnerables y desigualdad—. En este sentido, nuestros objetivos internos son:

– Lograr el equilibrio de género y la inclusión de toda la diversidad de mujeres: migrantes, racializadas, trans, etc. en las informaciones.
– Asegurarnos de que la mujer queda representada en nuestras informaciones al margen de estereotipos.
– Estabilizar la presencia femenina y masculina en portada.
– Armonizar el número de expertos y expertas que enriquecen nuestros contenidos.
– Conseguir la paridad entre los opinadores.

En definitiva, queremos garantizar que la voz de todas las mujeres está recogida en cada uno de los contenidos de Público.

3.- Un medio que vigila y recoge la vulneración de derechos fundamentales de las personas, desde el derecho a un trabajo y vivienda dignos a la libertad religiosa, sexual, de expresión y de pensamiento o a la propia integridad frente a cualquier tipo de violencia, particularmente ante los intentos de agresión de la ultraderecha.

4.- Un medio comprometido con una concepción de la Memoria Histórica que pasa por la necesidad de reconocer los derechos de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la posterior dictadura franquista, en la necesidad de que se abran todas las fosas comunes en las que aún yacen los restos de represaliados, en la retirada de los nombres de los responsables de estas atrocidades de las calles, las plazas y los monumentos de nuestro país, y en la obligación moral como sociedad de que se establezcan medidas que garanticen a las víctimas de los delitos más graves su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación. Porque la justicia, por definición, nunca puede llegar demasiado tarde.

5.- Un medio notario de las situaciones de emergencia social, sobre todo de aquellas relacionadas con la pobreza energética y los desahucios. Somos muy conscientes de la situación de especial indefensión y vulnerabilidad de los migrantes. Reconocemos su derecho a la búsqueda de una mejor vida sin dejar de ser personas de pleno derecho. Denunciamos las degradantes condiciones de los CIE y las crecientes agresiones y manifestaciones de odio basadas en informaciones falsas y xenófobas contra estos colectivos que ponen en peligro la convivencia en nuestra sociedad y la estabilidad de nuestra democracia.

6.- Un medio que considera la política como un instrumento clave y útil para cambiar dichas realidades y que, precisamente por eso, es especialmente vigilante con políticos, partidos, instituciones y con los abusos de poder, así como con el destino que se da al dinero público. En este ámbito, las prioridades de la vigilancia de Público son:

– Educación.
– Sanidad.
– Monarquía.
– Partidos clásicos, nuevos partidos y actividad parlamentaria.
– Poder judicial.
– Movimientos sociales.
– Jerarquías eclesiásticas.

7.- Un medio en el que la investigación ocupa un papel central, con un equipo específico cuyo objetivo es arrojar luz sobre las zonas más oscuras de nuestro sistema democrático.

8.- Un medio preocupado y atento a las consecuencias derivadas de los cambios de hábitos de vida de las sociedades modernas y a sus efectos en la educación, en el consumo, en la cultura, en la salud, en las ciudades, en el urbanismo y en la movilidad, en el medio ambiente y en el entorno rural, en la demografía, en los fenómenos migratorios y en la convivencia. Estamos muy atentos a todos estos fenómenos afectados por los innegables efectos del cambio climático, que acaban modelando la política energética en la lucha por los recursos naturales, la política internacional y la seguridad de los ciudadanos en todo el mundo.

9.- Un medio defensor de los derechos de los animales y de una legislación que persiga y castigue cualquier situación de maltrato animal, entendiendo el respeto por ellos como una forma de abordar la vida, que denuncia el sufrimiento en toda su amplitud y exige empatía a los poderes públicos ante situaciones de indefensión.

10.- Un medio que promueve el derecho al disfrute de la cultura en todas sus expresiones; que entiende las manifestaciones artísticas también como instrumento político y como vehículo de enriquecimiento para cualquier sociedad a través de la diversidad y de la denuncia, aparte de considerarlas en términos informativos como un espejo de la evolución social. Público, además, está especialmente comprometido con la libertad artística y la libertad de expresión, y defiende una especial protección del humor y la sátira.