Público http://blogs.publico.es/ Columnas y Blogs de Público <![CDATA[Dominio Público - Los papeles de M. Rajoy a juicio ¿hora de la verdad?]]> Juan Moreno y Ana Méndez
Abogados de la acusación popular de IU, Ecologistas y ALA

El PP, en el centro del huracán. Así se podría sintetizar la situación en que se haya el partido en el gobierno desde que hace 5 años se desveló la contabilidad b de Bárcenas e interpusimos la primera querella el contra el ex tesorero y un nutrido grupo de empresarios que durante años habrían abonado millones de euros al PP a cambio de obra pública. Ahora, y pese a la infinidad de maniobras que el PP ha promovido para obstaculizar las investigaciones judiciales, ha llegado la hora de la verdad, la de llevar por fin a juicio dos de las principales causas penales en las que el PP o sus dirigentes vienen siendo acusados.

El PP va a tener que afrontar el juicio por la destrucción y desaparición de los ordenadores de Bárcenas, causa judicial que se presenta muy cuesta arriba para los de Mariano toda vez que las pruebas que se han ido acumulando son elocuentes, incluida la destrucción física de los discos duros de los ordenadores de su extesorero y el hecho poco conocido de que uno de estos discos duros desapareció de un ordenador sin que el PP haya aportado una versión congruente y verosímil sobre lo ocurrido. Todo apunta a que solo la poco probable aplicación de la doctrina Botín, o un acuerdo con Bárcenas para que maquille su declaración en el juicio oral podrán salvar al PP de pasar a la Historia como el primer partido político condenado en causa criminal.

Relevante por todo lo que conlleva va a ser el esperado juicio de parte de esa caja B. Dineros circulando por Génova para el pago de obras en su sede, maquinaciones y contrataciones absolutamente fraudulentas, en lo que presuntamente es un grupo perfectamente organizado que actuó con total impunidad. Juicio a la vista con nuevos recursos y recusaciones que hemos planteado ante una última decisión incomprensible realizada por la magistrada “Concha” Espejel quien ha modificado el Tribunal que ya estaba formado para trufarlo con algún magistrado “sospechoso” de cierta afinidad. Justicia sí, pero imparcial.

El calvario de los populares continúa y su drama se recrudece con la ardua investigación que se está llevando a cabo en la Audiencia Nacional con esa caja B que se vuelve a investigar tras la reapertura de la instrucción y donde comienza a confirmarse -tras pruebas solicitadas por esta acusación – pagos finalistas por parte de uno de los empresarios querellados. Esto es, hay pruebas de sobornos pagados por un empresario a cambio de contratos públicos. Este delito continuado de cohecho evidencia la existencia de un sistema perfectamente organizado de entregas de dinero a cambio de influencias, favores y cuantiosas  adjudicaciones.  Un sistema de extracción de dinero público montado por el PP, para desviar el dinero de todos en beneficio de unos empresarios. Y es posible que el PP tenga que incorporar a su saco de casquería otra causa más: la supuesta ‘mordida’ para la adjudicación de un contrato en Toledo, pues la Audiencia Provincial tiene ahora en su mano el resolver sobre el entramado entre una constructora, SACYR; un pago de 200.000 euros acreditado y que huele a financiación de la campaña de la Sra. Cospedal.

A todo esto hay que añadir un ingrediente más para un annus horribilis: Francisco Correa coquetea con colaborar, ahora sí, con la justicia.

Todas estas causas, junto a las investigaciones de las tramas Púnica y Lezo, estallarán al PP en su annus horribilis. Porque todas las causas apuntan a un modus operandi similar que evidencia que en el PP anidó una estructura corrupta nacional, autonómica y local donde el partido se nutrió con un sistema de cobro de comisiones o mordidas a cambio de contratos públicos con el que se beneficiaron esas élites empresariales extractivas de dinero público. Pagos con el que se remodelaban las sedes, se financiaban campañas y hasta se pagaban los sobresueldos de sus líderes, con M. Rajoy a la cabeza.

Esto, y quizá nuevas sorpresas, hacen que este próximo año 2018 vaya a venir cargado de alto voltaje judicial del que el PP puede salir cortocircuitado.

]]>
2017-12-18 07:59:41
<![CDATA[Otras miradas - Hipersexualización de las niñas: la excitación de la inocencia]]>

Alejandra de la Fuente, coordinadora de Mujeres en Lucha

El otro día iba en el metro y me quedé atónita al escuchar a unos entrenadores de fútbol explicar que en sus equipos, de edades comprendidas entre los 4 y 5 años, había niñas que no podían estar allí porque desconcentraban a los pequeños. Al oír aquellas palabras mi mente se puso a analizar el porqué de esa suposición, el porqué de esa responsabilidad, el porqué de esa culpabilización a niñas que, como mucho, contaban cinco primaveras. No fue difícil darse cuenta; porque pese a su condición de niñas siguen siendo mujeres, y nosotras somos el mal desde aquella manzanita en el paraíso.

De ahí se puede extender a todo. Las mujeres somos culpables de la maldad de algunos hombres, de perder las guerras, de las desgracias de nuestros hijos, padres, maridos… y, cómo no, las mujeres somos culpables de que los pequeños de cuatro años se desconcentren jugando al fútbol.

A esta culpabilidad se le tiene que sumar una práctica que, aunque ya existía, de nuevo se está poniendo de moda: la hipersexualización de las niñas. Y es que en los últimos tiempos estamos asistiendo a un panorama en el que las niñas parecen ser objeto de deseo. Están apareciendo pequeñas presentadas como miniadultas sexualmente excitantes. Y en consecuencia todo en ellas empieza a encaminarse a ser vistas así: desde sus conversaciones hasta sus zapatos, sin olvidar el maquillaje o los bolsos. Todos esos clichés para atraer a los hombres. Y es que da igual que seamos de carne y hueso o de plastidecor y rotulador. Chicas de 10, 11, 12 y 13 años totalmente sexualizadas, marcando lo que no tienen y en posturas de trapecistas sólo para gustar, que es para lo que hemos sido creadas. Precisamente en estos tiempos, ya cercanos a la Navidad, estas prácticas son todavía más comunes: las pequeñas aparecen maquilladas como adultas en los catálogos, luciendo tacones y joyas.

El capitalismo tiene gran cantidad de culpa en esta nueva moda, pues está utilizando la hipersexualización de las pequeñas para vender a los adultos y a ellas mismas los productos que le interesan. Para ello mercantilizan sexualmente a las menores en un mundo en el que todavía se las utiliza como moneda de cambio.

De esta forma, las niñas asumen su condición de objetos sexuales, que les mina la autoestima desde su adolescencia y que las conduce a una batalla interna de la que es muy difícil que salgan.

Trastornos como la anorexia y la bulimia están relacionados con este tipo de prácticas, ya que las niñas que fueron sexualizadas, en su adolescencia se obsesionan por esa exagerada delgadez y ese tipo de cuerpo que el capitalismo vende como producto. Esa extrema delgadez, que coincide con el tipo de cuerpo sin desarrollar (sin caderas ni pechos) que tenían cuando eran niñas y que venden a hombres de todas las edades.

Con todo, las jóvenes y adolescentes sólo se centran en mantener el físico que les ha sido impuesto desde pequeñas y dedican todo su esfuerzo a cultivar su imagen corporal.

Si bien es evidente que todo este proceso es culpa del patriarcado y el capitalismo, que unidos son capaces de destruir a más de la mitad de la humanidad, de nuevo me remito al principio de mi artículo: las mujeres somos el mal desde aquella manzanita en el paraíso. E, incluso en este caso, en el que los hombres y las empresas se lucran arruinando la vida a niñas y mujeres, las culpas de los problemas que les generan este tipo de prácticas (no a ellos evidentemente, sino a nosotras) deben recaer en alguien, y como no podía ser de otra manera recaen de nuevo en nosotras, concretamente en las madres, que permiten a sus hijas caer “en ese pozo”.

La hipersexualización de las niñas es una nueva forma de esclavitud: nos condenan a una vida de infelicidad, una vida en la que solo valemos para servir al hombre, al patriarcado y al capitalismo, y encima, siendo nosotras las únicas culpables.

]]>
2017-12-18 07:09:42
<![CDATA[Punto de Fisión - Titanic y la lucha de clases]]> Titanic, la película de James Cameron, acaba de cumplir 20 años y sigue tan decrépita y lastimosa como el día en que se estrenó. Normalmente las películas suelen mejorar o empeorar con el tiempo, pero la historia de este trasatlántico relleno de tontos hasta los topes se ha mantenido férreamente hundida a la misma profundidad. A pesar de que los expertos vaticinaban un fracaso apoteósico -sobre todo después de que excediera su presupuesto en cien millones de dólares- en su día la crítica la puso por las nubes y el público acudió en masa a los cines, convirtiéndola en un fenómeno mundial. Probablemente muchos espectadores no sabían el final.

Hay tantas lecturas posibles a la magna catástrofe del Titanic que Cameron de la Isla se decidió por la más burda: sintetizar un naufragio en una bañera, concentrando el foco sobre la pareja de amantes más repelente que haya dado el cine. Así, al envolver una epopeya en papel de regalo y espolvorearla de azúcar, también utilizó el trasatlántico como tarta capitalista y símbolo del hojaldre social. Los ricos en cubierta, la clase media en medio, la marinería bajo la línea de flotación y los fogoneros abajo. De hecho, el barco es, con diferencia, el personaje más importante de la película, y también el más simpático; por eso, en las escenas del hundimiento nuestra compasión está con las hélices, el casco, las barcazas y las chimeneas. A Cameron se la sopla la gente ahogándose y muriéndose a cascoporro, de ahí que los filme de lejos, resbalando por cubierta como si fuesen pulgas desprendidas de un perro.

El mejor diálogo del guión lo entresacó el poeta Alvaro Muñoz Robledano como epígrafe a un poemario titulado precisamente Breve historia de la lucha de clases: “¿Pero este barco puede hundirse?” “Está hecho de hierro, señor. Le aseguro que sí puede”. Incluso el filósofo esloveno Slavoj Zizek echó su cuarto a espadas, analizando la metáfora de la lucha de clases en alta mar establecida en el romance entre los personajes de Rose y Jack. Zizek sugiere que la cinta muestra el vampirismo que los aristócratas y millonarios ejercen sobre los proletarios, de manera que Rose, una niñata pija, aburrida y pedorra, necesita de la sangre impetuosa de un joven semental para renovarse y poder hacer frente al resto de su existencia pija, aburrida y pedorra. En el final se observa claramente que hay sitio en el bote para los dos, pero ella prefiere hundir a Jack suavemente mientras el pobre no deja de gemir, una técnica de ahogamiento que mejoraría años después Susana Díaz con Pedro Sánchez.

Si la lectura de Zizek es correcta, puede decirse que el cine ñoño, flojo y ridículo de Cameron chupó la sangre de una taquilla depauperada para seguir perpetrando una filmografía ñoña, floja y ridícula. La operación, hay que reconocerlo, le salió redonda. El director está tan fascinado con la odisea del Titanic que se ha sumergido más de treinta veces en busca de los restos del naufragio. Está tan satisfecho con su obra que volvió a estrenarla con nuevos efectos digitales y tecnología 3D, pero ni aun así fue capaz de corregir el rumbo y esquivar el desastre. Probablemente Cameron, como muchos de nosotros, se puso de parte del iceberg. El barco estaría hecho de hierro sí, pero la película está hecha de mierda y todavía flota.

]]>
2017-12-18 06:19:34
<![CDATA[Tremending Topic - “Inés presidenta”, lo último de Verdad MC y otros vídeos de la semana]]>

El antes y después de un almacén tras el paso de un tornado

Las canciones más populares de 2017 en un mashup

“Cuentas”, el último vídeo de Pantomima Full

Inés Presidenta, el último vídeo de Verdad MC

Desclasificadas decenas de películas inéditas de ensayos nucleares de EEUU

La lista completa, aquí.

La genial reacción de un joven al descubrir que ha sido admitido en la Universidad de Harvard

Un increíble vídeo que muestra cómo son los rayos de una tormenta a cámara lenta

]]>
2017-12-17 19:40:07
<![CDATA[Comiendo tierra - Sensatez e insensatez en Catalunya]]>

La situación en Catalunya está, paradójicamente, sincerando las estrategias políticas de hace cuatro años, cuando nació Podemos después del 15M. La montaña rusa llega a puerto. Algo bueno debiera tener este jaleo. Falta que el resultado electoral de este jueves 21 permita convertir esa clarificación en gobierno.

Es bastante probable, de no volver a naufragar las encuestas, que no ocurra ahora. Todos los partidos, ante la incertidumbre y el “empate catastrófico”, jugarán el juego del gallina, manteniendo el rumbo y la velocidad del automóvil, y mantendrán sus posiciones maximalistas. En ese caso no habrá otra que la repetición de elecciones. Entonces, después de un resultado que volverá a ser muy parecido, será que llegue el acuerdo. Seguramente en una dirección diferente a como se solventaron las elecciones generales que dieron el gobierno a Rajoy. La España que ha cambiado ha venido para quedarse. Se toma su tiempo, pero igual que el PP pierde y pierde apoyos, el PSOE tendrá que decidir si se va hacia la Gran Coalición o se atreve con lo nuevo. Haga lo que haga, su decisión cambiará la política española.

Si Sánchez cumple su palabra y busca la alianza con Podemos para sacar a Rajoy y sus políticas, se consolidará ese nuevo bloque de gobierno, que representa a las nuevas generaciones y no asusta a las mayores. Podemos recuperará entonces el rumbo detenido por la crisis catalana. Si no lo hace, el PSOE se romperá definitivamente y Podemos igualmente tendrá clara su tarea pues habrá que volver a trabajar en la construcción de un Frente Amplio, donde estarán los socialistas honestos, que devuelva a España la democracia que está perdiendo. Y todo el episodio de la resurrección de Sánchez habrá sido una lamentable pérdida de tiempo.

El escenario de este año ha sido vertiginoso, pero los posos se están decantando: la muerte, resurrección y potencial suicidio del PSOE de Sánchez apoyando a Rajoy, sumados a la incorporación de Unió a las listas del PSC que lo inclinan a la vieja política; la separación de ERC del postpujolismo y la asunción parlamentaria del referéndum pactado; el renacimiento presidencialista del postpujolismo en la estela de la vieja Convergencia; la insignificancia de las CUP desde su coherencia; la recuperación del discurso social de los Comunes junto a Podemos, y la apuesta decidida por el referéndum pactado, en el marco electoral casi imposible de negarse a apoyar ni la independencia ni la fatwa monárquica del 155;  la agonía catalana del PP, que solo usa Catalunya para ganar votos en el electorado visigodo;  el auge de Ciutadans como culminación de la estrategia de los bancos.

Todo lo que estaba en potencia se ha hecho acto. Todo lo que estaba incubándose, unas cosas con voluntad, otras con cierta indiferencia respecto de las consecuencias, ha eclosionado. Quienes pensaban que podían ponerse de lado respecto del reto catalán, hicieron un mal análisis. Los que pensaban que podían tensar la cuerda hasta el extremo para lograr un acuerdo ventajoso con el debilitado gobierno de Rajoy, deben despedir a todos los asesores. Y los que deseaban que el tema catalán fuera el eje de la política española se han salido con la suya. Aun al precio de haber partido Catalunya en dos. Pero ¿cuándo le ha interesado al PP Catalunya?

Ciudadanos se va consolidando como el partido de los banqueros que iba a acompañar/sustituir al PP desde una derecha neoliberal y nacionalista española renovada. Su radicalidad españolista tiene que ver con una estrategia de confrontación con el PP y también con la ligereza de quien no ha tenido un lugar político a la salida del franquismo (es decir, que no ha entendido España). También de quien no ha tenido nunca que contar políticamente, como el PP, con fuerzas políticas nacionalistas vascas,catalanas, gallegas, baleares o valencianas. Arrimadas apoyando en Catalunya políticas contra las que votaron en Valencia (el trilingüismo), demuestra esta mezcla de cuñadismo frívolo y de derechas tan característico del partido de Rivera.   El adanismo de Ciudadanos puede romper muchas cosas porque regresa a una idea franquista de España compartida por el PP y asumida por el PSOE por si confrontarla le quita votos.

Esa es la bestia del fascismo que ha denunciado Podemos y que el independentismo ha querido presentar como injusta porque les estaría señalando a ellos y no al fascismo como responsable de su existencia. El fascismo es consustancial a Europa. Siempre ha estado ahí. Fue derrotado en 1945, pero siempre se recupera porque es parte del metabolismo del capitalismo. Por eso, cuando azuzas a una bestia dormida sin que la correlación de fuerzas te ayude a derrotarla actúas irresponsablemente. Si Puigdemont hubiera tensado la cuerda hasta convocar las elecciones, la jugada hubiera sido digna de estudiarse como ejemplo de Política con mayúsculas. Arriesgada, cuestionable, pero con la legitimidad que da la victoria. En cambio, lo que tenemos es a Arrimadas como una posibilidad real de gobierno en Catalunya. Se estudiará, pero como ejemplo de un error inconcebible.

Antes del momento álgido del conocido procés, aquello que Arzallus, el máximo responsable del PNV, llamaba “la Brunete mediática” andaba dando vueltas por el suelo, como una mosca sin alas. Sus ejes giraban monótonos en torno a Venezuela, el terrorismo islámico o la defensa castiza del monarca emérito o del entonces inédito. El PP andaba acorralado por sus casi mil casos de corrupción, por su responsabilidad en entregar a una Unión Europea atravesada por el neoliberalismo el bienestar de los españoles, la imputación del 100% de sus tesoreros y por la certeza que había de que al tiempo que estaban recortando servicios sociales y desahuciando, los Rato, González, Granados, Aguirre, Gallardón, Arístegui, De la Serna, Cospedal, Pastor, Barberá, Camps, Matas, Cifuentes o Rajoy estaban recibiendo sobresueldos, rompiendo discos duros de ordenares, haciendo negocios o tomando decisiones que llevaban a la guardia civil y a la policía a decir que ahí había cosas raras.

La reordenación de Catalunya tiene que venir con la reordenación de España. Por eso no puede venir de Ciudadanos y del PP apoyados por el PSOE. Eso no cambia nada, sino que fundaría una tercera Restauración que consolidaría a Felipe VI como un Rey que ha venido a frenar la democracia y el Estado social. Tampoco puede reordenarse Catalunya desde el independentismo porque no hay una mayoría social catalana que lo respalde. El cierre de la herida territorial que tiene España desde el siglo XVIII pasa por un referéndum pactado como el de Quebec o Escocia, con una Ley de claridad previa que aúne democracia y certidumbre. La solución en Catalunya la tienen, paradójicamente, los que no se dejan devorar por ninguno de los dos polos, los que pueden atraer a ERC hacia posiciones acordes con las reglas del juego, y al PSC a posiciones acordes con su ideología socialista y con la trayectoria federal del PSOE que encarnaron gente como Pasqual Maragall. Es con Catalunya en Comú Podem, con Xabi Domenech y Ada Colau, y Pablo Iglesias en el conjunto de España, donde hay una salida. Es el momento de que la gente sensata apoye a los dirigentes sensatos que pueden hacer que los insensatos pierdan importancia, y con ellos, pierda importancia la confrontación y la falta de diálogo.

]]>
2017-12-17 13:19:42
<![CDATA[Postdatas - Juntos somos más fuertes]]>  

A finales de julio de 2015, denuncié la burda maniobra política  que protagonizó el PP en la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar para impedir que la socialista Gemma Araujo, muy señalada por el ex ministro García-Margallo por sus buenas relaciones con Gibraltar, fuera investida presidenta de dicha institución comarcal.

En mitad del partido, el PP, con la ayuda del secretario general de la Mancomunidad y de un presidente en funciones de su cuerda, cambió las reglas de juego, y favoreció sus intereses al decretar que en caso de empate no sería el partido con más representación (PSOE), como establecían los estatutos, el que conseguiría la presidencia sino el partido con más votos ciudadanos (PP).

En aquellos días, el entonces vicesecretario provincial del PSOE y alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, advirtió con toda la razón que “el PP está haciendo una interpretación de las reglas de juego torticeras, sectarias y partidistas para favorecer sus intereses, incumpliendo las normas estatutarias y los acuerdos de Mancomunidad y tratando de imponer su criterio”.

Merced a un cambio estatutario previo, en el Pleno de la Mancomunidad del 29 de julio, después de dos empates a 16 entre los dos bloques, el popular Luis Ángel Fernández resultó elegido presidente en medio de una gran bronca política.

Ruiz Boix, que había logrado una clara mayoría absoluta en los comicios locales de San Roque, replicó con fuego de artillería pesada –llegó a calificar la maniobra de “golpe militar”-, debutando así de contundente como líder indiscutible del PSOE en el Campo de Gibraltar.

Pese a ese pecado original evidente, Fernández, dicho sea en honor a la verdad, está completando un mandato comarcal muy notable.

Y no sé yo si la esperada sentencia de los tribunales de Justicia dándole la razón al PSOE llegará antes de las próximas elecciones municipales. Y si llega, dudo muy mucho que los socialistas puedan recomponer la coalición de izquierdas con IU y Podemos para desbancar a Fernández. Y si lo hace, no sé si merece la pena.

Sin embargo, esta maniobra partidista, sectaria y torticera (palabras de Ruiz Boix) del PP no puede servir para justificar el intento del Ayuntamiento de San Roque por descomarcalizar los servicios de agua y basura para municipalizarlos.

Desde el punto de vista económico, la simple aplicación de la economía de escala echa por tierra el intento del equipo de gobierno socialista por justificar, a través de un informe técnico manifiestamente mejorable, una decisión legítima en términos políticos pero ruinosa a medio plazo para las arcas municipales.

En este sentido, el informe emitido el 6 de diciembre de 2016 por la interventora del Ayuntamiento de San Roque, Rosa María Pérez Ruiz, cuestiona de forma clara y contundente la viabilidad económica de una empresa municipal que gestionaría los servicios de agua y basura.

En sus conclusiones con respecto al servicio de agua, en el tercer punto, Pérez Ruiz asegura, refiriéndose al informe técnico –lo denomina Memoria-  aportado por el equipo de gobierno, que “con estos escasos datos y sin ninguna sustentación económica que pueda ser corroborada, la Memoria recoge unas previsiones de ingresos y costes que no parten de ninguna variable concreta que pueda ser estudiada o examinada”. “Es más -agrega-, no se entiende cómo si la previsión de 2016 es de resultado negativo en 423.679,42 euros, con una importante caída respecto al resultado de 2014, ¿en qué datos fiables se basa la citada Memoria para concluir que en 2017 se podría cerrar con un resultado positivo de 88.362 euros?”.

Previamente, en el apartado número dos de las conclusiones sobre este mismo servicio, la interventora municipal reprocha que en el informe no se hayan utilizado los datos de la liquidación del ejercicio de 2015. Esa misma objeción la incluye en las conclusiones sobre la recogida de residuos sólidos urbanos.

Un análisis riguroso del ejercicio de ARCGISA en San Roque en 2015 (agua y basura) arroja un déficit acumulado de más de 550.000 euros.  A esta cifra habría que añadir un sobrecoste de 462.000 euros al tener que pagar un 41% por el agua en alta que abonan los municipios que están fuera de esta empresa comarcal. Es decir, un déficit anual de más de un millón de euros.

Asimismo, la descomarcalización de agua y basura tiene mucho de aventurismo laboral. A nadie se le escapa que la solidez de una empresa, ya sea pública o privada, se mide también por el número de empleados en relación con la facturación. Pues bien, la nueva empresa municipal de San Roque contará con 108 trabajadores para una facturación anual de 6,5 millones de euros, y ARCGISA tiene en la actualidad 398 trabajadores para una facturación de 45 millones de euros. Blanco y en botella.

Aparte de que el convenio laboral de ARCGISA es más ventajoso que el que regirá en la empresa sanroqueña, los trabajadores se arriesgan a perder el paraguas de lo público, a una privatización de dichos servicios a medio plazo si se confirmara la tendencia deficitaria apuntada.

En definitiva, económica y laboralmente esta operación difícilmente cumplirá con la legalidad vigente –Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases del Régimen Local y Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local-, en tanto en cuanto a eficiencia y sostenibilidad, en tanto en cuanto a estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

Pero en el ámbito político es donde más chirría, al menos a mí. Esta decisión descomarcalizadora de San Roque, capitaneada por el PSOE, va a contramano del ADN comarcal de los socialistas, que fueron los arquitectos de la Mancomunidad y de la comarcalización de estos servicios.

Desde los tiempos de Rafael Palomino Kaiser y José Carracao, los dos presidentes con más peso político de la historia de la comarca, los socialistas campogibraltareños han sido los que más claramente han apostado por un proyecto comarcal en contra del aldeanismo que sacude periódicamente el Campo de Gibraltar.

Y la descomarcalización del agua y la basura que pretende San Roque va en contra de esa apuesta comarcal sin complejos, plena de convicción que hoy aún practican gente de la talla de Salvador de la Encina, diputado del PSOE y líder histórico y moral de los socialistas campogibraltareños, y Manuel Morón, presidente de la Autoridad Portuaria de Algeciras y un monumento al saber estar y al sentido común.

Por eso me sorprende tanto silencio en las filas socialistas, apenas roto internamente por Juan Miguel Martínez Font, líder histórico del PSOE de la Estación de San Roque, padre de ARCGISA y principal padrino político de Juan Carlos Ruiz Boix.

Desde la actual presidencia de su agrupación, Font está defendiendo con conocimiento, con mucho conocimiento, el mantenimiento de estos servicios bajo el paraguas de ARCGISA, y está dispuesto a seguir defendiéndolo hasta el final.

Por todo ello, llegado a este punto, el alcalde de San Roque debiera hacerles caso a los trabajadores, que en una reciente asamblea le reclamaron un encuentro con el presidente de la Mancomunidad, Luis Ángel Fernández, para buscar una alternativa a una descomarcalización que perjudica a todos.

Todo hace indicar que la noche del pasado miércoles se produjeron los primeros contactos para hallar una salida en este sentido.

Rectificar siempre honra y consolida a quien lo hace a tiempo.

De la misma forma, aprovechando esta coyuntura, Fernández debiera urgir a Algeciras, cuyos servicios de agua y basura están en manos privadas y municipales, respectivamente, a incorporarse a ARCGISA, con el mismo argumento de ‘Juntos somos más fuertes’ que está empleando con ahínco para que San Roque se quede en el Campo de Gibraltar.

Algo se está fraguando y después de Reyes, sobre el 15 de enero, Algeciras pudiera incorporarse a ARCGISA, que se convertiría en una las empresas más importantes de Andalucía con casi un millar de trabajadores.

Un indicador más de zona puntera, con uno de los puertos más importantes de Europa -cuya hegemonía está en peligro por el empuje del de Tánger Med-, que sigue esperando, como ocurre con Extremadura, que el tren inaugure de una vez el siglo XXI.

]]>
2017-12-17 11:50:14
<![CDATA[Strambotic - Una cesta de Navidad para regalar a ese cuñado que NO te cae tan bien]]> grosero1

La Navidad, ya lo sabemos, es un tiempo para la paz, el amor y la reconciliación… A no ser que seas Míster Scrooge y estas fechas tan señaladas te provoquen prurito y despierten en ti los sentimientos más abyectos. Si es el caso –Dios no lo quiera- siempre te queda la alternativa de enviar un “zas, en toda la boca” a ese compañero de oficina que lleva todo el año poniéndote la zancadilla y que (también es mala suerte) te ha tocado como “amigo invisible”; a ese cliente que te trae por la calle de la amargura o al cuñado graciosete con el que nadie quiere sentarse en la cena de Navidad.

Aquí tienes un selecto surtido de productos con nombres altamente inapropiados para que montes una cesta de Navidad que haría las delicias de El Grinch. Felices Fiestas.

queteden

Pacharán Que te Den por Culo

La primera, en el orto. De los creadores de Licor Hijo Puta, llega a su minibar más cercano el licor más grosero de la licorería. El Pacharán Que Te Den por Culo está específicamente creado para “regalar a tu ex”, según reza la etiqueta. También hay versión licor de hierbas y crema de chocolate, siempre con el Supermaño en la etiqueta.

gran_cerdo

Vino Gran Cerdo

La bodega riojana The Wine Love tuvo su minuto de gloria en 2011 cuando presentó, con gran éxito de crítica y público, su etiqueta Gran Cerdo (un vino dedicado a los banqueros). La etiqueta no ahorra detalles para explicar el porqué de semejante denominación de origen:

Gran Cerdo es un gran vino dedicado a los directores de banco que nos negaron préstamos aduciendo que el vino no era un bien embargable. Corpulentos, sudorosos y trajeados personajes, algún día descubriréis que las cosas más importantes de la vida no se pueden embargar. 

hijoputa

Licor Hijo Puta

Muy felices se las ingeniaba el asturiano Rubén Lavanda cuando decidió tomar la calle de en medio, romper los manuales de marketing y lanzar la célebre marca de Licor de hierbas Hijoputa. La Oficina de Marcas de la UE le denegó la denominación en 2012 por considerarla “ofensiva” y “contraria a las buenas costumbres”.

pollas en vinagre

Pollas en vinagre (con la cara de Rajoy)

¿Por qué ser ofensivo una sola vez, pudiendo serlo por partida doble? Eso pensó el artista y provocateur Miguel Ezpania, que añadió a un producto de nombre cómico, las pollas en vinagre, una etiqueta con el rostro estupefacto del próximo expresidente del Gobierno, don Mariano Rajoy. Pero la broma le costó a Espazia ser expulsado con cajas destempladas por sus compañeros del mercado de la Cebada, en Madrid.

coño2

Sangría Marca Coño

El naming soez no es privativo de España, no se crean ustedes. La Sangría Marca Coño (así: todo seguido) es una popular marisquería de Puerto Rico que luce un enorme balde en el local con la grosera denominación.

Sarasa

Aceitunas Sarasa

Si lo que pretendemos con nuestra cesta toca-pelotas es hacer outing o insinuar el gusto por los señores de un semejante en la selección no debe faltar un bote de Aceitunas Sarasa. Si bien “sarasa” es un calificativo demodé, propio de chiste de Arévalo, la marca proviene del nombre de la fundadora, la señora Carmen Sarasa, del pueblo navarro de Andosilla, según informa España Bizara.

puto

Puto

Lo mismo, pero en versión mexicana y con un producto filipino que no sabemos muy bien lo que es. Tal vez unas pelotas de arroz al vapor. Whatever… ¿no había un nombre mejor que Puto?

cojones anticristo

Cojones del Anticristo

Volvemos a España, más concretamente al Valle del Liébana, con unas pastas de té de nombre blasfemos a la par que impactante. La coartada de semejante marca la explica, una vez más, España Bizarra: para justificar la canallada cuenta que el Beato de Liébana tenía grandes diferencias teológicas con un «tal Elipando de Toledo» que al parecer era un «poco hereje», llegando su enemistad hasta tal punto de llegar a definirlo como «el cojón del anticristo»”.

chochitos

Chochitos Ricos

Si el anterior ítem de la cesta era blasfemo, éste es directamente denunciable. ¿Chochitos Ricos? En realida, la caja contiene unas pastas de mantequilla y frutas del bosque fabricadas por la empresa cántabra La Flor de Liébana.El genio de la mercadotecnia que trabaja en ella tuvo la genial idea de incluir en la parte trasera de la caja un erótico y pertubador poema que termina con la siguiente estrofa:

Chochito rico, qué rico,
atiende mi petición,
no me dejes sin probarte,
no rompas mi corazón.”

follador

Vino Follador

Técnicamente no es un insulto pero hay que reconocer que Vino Follador suena tan mal como Nissan Pajero. Con una leve diferencia: el vitivinícola al menos conoce gente, como decía el chiste.

cojonudos

Espárragos Cojonudos

Un clásico de las marcas chungas de ayer, hoy y siempre. Cuenta la leyenda que fue el mismísimo Rey Campechano el que bautizó así el producto, cuando recibió un lote de gran calidad (por el morro, claro) de unos productores navarros.

Pepero

BONUS TRACK: Pepero

Una vez más, no se trata de un insulto, pero casi. Nuestra amable lectora Lydia Olivera nos envía esta foto de unos palitos de chocolate, tomada en un comercio de productos asiáticos en Irlanda. Pepero lo serás tú.

 Inspiración de España Bizarra y fotos de Iñaki Errasti. Con información de Con Cuchillo y Tenedor, Strambotic y Old Strambotic.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

banner-strambotic-1

Y más cosas que pueden resultar ridículas:

– Crean un lubricante de marihuana que promete orgasmos de 15 minutos

– 10 rasgos inequívocos con los que podías identificar a un pijo en los 80s

– Veinte falsificaciones que no lograron engañar ni al osito de Mimosín

 

]]>
2017-12-17 09:39:58
<![CDATA[Pensamiento crítico - La utilización de las banderas para ocultar las políticas responsables de la gran crisis social]]> Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universitat Pompeu Fabra

En estos días vamos a ver en Catalunya una situación que es bastante común hoy en España: grandes sectores de las clases populares y, muy en particular, de la clase trabajadora van a votar a partidos de persuasión liberal cuyas propuestas económicas neoliberales son claramente contrarias y opuestas a sus intereses.  Uno de ellos es el partido más ultraliberal de España (muy próximo al mundo de las grandes empresas del Ibex 35) y que en algunos temas económicas está incluso más a la derecha que el Partido Popular, yendo incluso más allá que lo que hoy están diciendo algunas figuras del establishment político-mediático de la Unión Europea que, por fin, se han dado cuenta del enorme daño que tales políticas han hecho a la población de los países europeos, cuyos gobiernos las han estado aplicando. La evidencia de que tales políticas, como las reformas laborales (que han sido responsables del enorme descenso salarial y aumento de la precariedad) y de los recortes del gasto público (causa del gran deterioro de los servicios públicos, como sanidad, educación, vivienda social, servicios sociales, servicios domiciliarios, entre otros y de las transferencias, como pensiones, del Estado del Bienestar) han dañado la calidad de vida de las clases trabajadoras es abrumadora. Nada menos que el Sr. Juncker, Presidente de la Comisión Europea dijo hace unos días que “las políticas de recortes y austeridad del gasto público social ha sido quizás el mayor error europeo en la crisis” (El País, 19.11.2017).

Pues bien, el partido Ciudadanos ha sido el más neoliberal de todos los partidos liberales que existen en España (Ciudadanos, PP y PDeCAT). Para aquellos lectores que crean que estoy exagerando les aconsejo que se lean las propuestas que Ciudadanos ha hecho a nivel Estado. Y de esta lectura se deducen sus puntos esenciales.

El programa neoliberal estatal de Ciudadanos

  1. Política Fiscal. Ciudadanos propone a la vez cumplir los objetivos neoliberales de déficit de la Comisión Europea con el ritmo asfixiante que la ortodoxia económica propone al tiempo que quiere hacer una reforma fiscal de reducción impositiva (reducción en la recaudación de 2.000 millones de euros en el IRPF).
Ciudadanos propone una reducción fiscal cuando a pesar de que el verdadero problema fiscal de nuestro país no es de gastos excesivos, sino de ingresos insuficientes, Ciudadanos, como también han declarado otros partidos liberales, aboga por bajar impuestos en la próxima legislatura. En este momento la distancia de recaudación fiscal que nos separa con la Eurozona es de más de 8 puntos porcentuales del PIB. La propuesta de reforma fiscal de Ciudadanos cuesta dinero a los contribuyentes, tiene efectos regresivos y no soluciona el principal problema de nuestro sistema tributario (su débil capacidad recaudatoria). Ciudadanos realiza un trilema imposible. Propone tres objetivos de política económica que son imposibles de realizar a la vez: reducir el déficit público al ritmo al que exige Bruselas, impulsar rebajas fiscales para los contribuyentes y garantizar los servicios básicos del Estado del Bienestar. De ahí que Ciudadanos, igual que ha hecho el Partido Popular, haya optado en realidad por los dos primeros y en contra del último. En definitiva, reducir impuestos más mantener objetivos déficit es igual a recortes del Estado del Bienestar. 
  1. 2. Política laboral. Ciudadanos no establece ninguna medida para incrementar el salario mínimo de la economía (En realidad se niega a incrementar el SMI) y también se opone a empoderar a los sindicatos negándose a restablecer una negociación colectiva. También propone un contrato único en lugar de contrato indefinido y temporal como hoy existe. Con el contrato único, Ciudadanos pretende eliminar la “rigidez” que introducen los trabajadores indefinidos, pues sus “derechos” impiden que se les pueda despedir y/o que se pueda reducir su salario. Se soluciona la “dualidad”, y por tanto el problema del desempleo.
Pero la realidad muestra que la propuesta de C’s de contrato único, en lugar de revertir esta tendencia la mantiene y refuerza, convirtiendo de facto todos los contratos en temporales: aunque se les cuelgue la etiqueta de  indefinidos podrán ser rescindidos en cualquier momento con un coste mucho inferior al actual.  La apuesta de C’s –bajo la falsa excusa de que hay una parte de la población con “demasiados” derechos que impide que el mercado laboral sea flexible- es repartir “equitativamente” la precariedad, igualando a la baja las condiciones de todos los contratos y haciendo sostenible en el tiempo algo que habría que erradicar si queremos modernizar la economía española: la temporalidad y el fraude de ley asociado a la misma.
  1. Recorte de gasto público. Plantean reducir casi 4 puntos el peso del gasto en el PIB (del 43,3% al 39,4%)
Esta cifra es claramente insuficiente para dar credibilidad a cualquier “agenda social” o a la reversión de los recortes aplicados en estos años. Ciudadanos propone, en suma, consolidar los recortes ya practicados esta legislatura por el Partido Popular.
  1. Mantenimiento del Art. 135 CE. Ciudadanos promete cumplir con el artículo 135 de la constitución tal y como está actualmente (firmada en nocturnidad y alevosía por el Presidente Zapatero y por el líder de la oposición en aquel momento) que fuerza al Estado a dar prioridad a pagar los intereses a la banca sobre cualquier otra intervención. 
Mantener el art. 135 es mantener el principio jurídico neoliberal de subordinar el Estado del Bienestar a los intereses del capital financiero.

Ni que decir tiene que Ciudadanos, como hacen los otros partidos de la derecha liberal, presentan sus programas sin nunca aclarar las consecuencias de sus propuestas, endulzándolas con todo tipo de lenguajes seductores que siguen las últimas técnicas de marketing político. Así hablan de “libertad” de “mercados”, de “competitividad” y otros, detrás de los cuales, hay una realidad de enorme explotación que favorece a un sector minoritario de la población (los ricos y super ricos -que derivan sus ingresos de las rentas de la propiedad y gestión de la propiedad de bienes y servicios- y las clases medias ilustradas que les sirven) a costa de la gran mayoría de la población que son las clases populares y las clases trabajadoras. Y los datos así lo demuestran. Las rentas del capital como porcentaje de todas las rentas del país han aumentado espectacularmente en todos los países que estas políticas se han aplicado a costa de un descenso muy notable de las rentas derivadas del trabajo. En realidad, este hecho es el causante de la enorme crisis social que tales países, como España, están teniendo.

¿Cómo puede ser que grandes sectores de la clase trabajadora van a votarles?

La respuesta es muy fácil y las elecciones catalanas lo muestran. El “frente patriótico españolista” liderado por Ciudadanos en Cataluña ha utilizado la bandera española para ocultar sus políticas neoliberales. Por cierto, lo mismo ha estado haciendo el gobierno Puigdemont (utilizando en este caso la bandera esteleda independentista). Las banderas hoy en Cataluña y en España están ocultando a los responsables de tanto daño a las clases populares. El sano amor al país en los dos lados del Ebro está siendo movilizado por las derechas neoliberales españolas y neoliberales catalanas para ocultar sus políticas neoliberales, ocultadas bajo las banderas.

En Cataluña tenemos por un lado el frente patriótico españolista, llamado unionista, que les une, no solo el apoyo al 155 de la Constitución Española sino también el apoyo al artículo 135. Todos ellos (el PP, Ciudadanos y el PSC-PSOE) apoyaron la ley 135 (Ciudadanos no la votó pero hoy la defiende) que fuerza al estado español a dar prioridad a pagar los intereses a los bancos sobre atender a las necesidades de la población. Es el bando unionista y neoliberal. Pero en el otro bando, el independentista, llamado también secesionista –PDeCAT, ERC y CUP- está liderado por el PDeCAT, el superpatriota catalán, que se oponen al 155 pero en cambio, el PDeCAT no se opusó al 135. Es probable que la mayoría de la clase trabajadora catalana (de habla castellana) vote al primer grupo, por creerse que son los que defiende su identidad como españoles, además de catalanes. Pero tal defensa de la identidad les supondá un coste en su bienestar. La evidencia histórica es abrumadora, realidad que es incluso más clara, si este bloque “superpatriótico”, está liderado por Ciudadanos, el más ultraliberal.

Por otro lado, es probable que las clases de renta media y alta voten a los independentistas, para defender su identidad catalana que ven limitada, cuando no negada por el Estado español. Pero, la gran mayoría también verán afectada su calidad de vida por la aplicación de las políticas neoliberales que fueron impuestas (y digo impuestas pues no estaban en sus programas electorales) por el partido que ha gobernado Cataluña durante la mayoría del período democrático, Convergencia (que es de la misma familia liberal europea que Ciudadanos). Hay que recordar que Convergencia gobernó en coalición con Unió Democrática (hoy en las listas del PSC) que tampoco se opusieron al 135.

Y ahí está el problema. El tema nacional ha ocultado el tema social. Hoy las únicas fuerzas que se oponen (como se han opuesto desde principio) al neoliberalismo (incluyendo el 135), poniendo las necesidades de las clases populares, ahora y no solo en el futuro como prioridad, lo demás es la coalición Catalunya en Comú-Podem. Sé que algunos me indicaran que la CUP también lo ha hecho. Pero tal partido ha siempre antepuesto el tema nacional sobre el tema social, habiéndose convertido en un apéndice de Junts Pel Si, apoyando al sucesor de Artur Mas y lo que tal partido representa.

Una última observación. Las voces críticas en este país tienen grandes dificultades en poder ser oídas consecuencias del enorme control de los medios de información por partidos con sensibilidad neoliberal o socioliberal (en el caso de los medios públicos) o por parte de los intereses financieros (en el caso de medios privados) y este control aparece claramente en estos días de elecciones, donde el dinero juega un papel determinante en el marketing político que caracterizas a las elecciones. Ciudadanos en Cataluña se está gastando millones para seducir a la clase trabajadora. En cambio las voces y partidos que pueden mostrar con datos que como bien dice el refrán “por mucho que se vista de seda, mona se queda”, no tienen tales medios. Y es a esto que le llaman democracia. Yo le ruego al lector, que si está de acuerdo conmigo, distribuya este artículo entre las poblaciones de barrios populares en Cataluña (y en el resto de España).

]]>
2017-12-17 09:29:46
<![CDATA[La oveja negra - El Rastro del Lobo: el monstruo es como nosotros]]> Hace tiempo escuché a un guionista de cine decir que los mejores personajes para trabajar son los tiburones y los nazis, porque no tienes que explicar nada sobre ellos. Únicamente con verlos en la pantalla la gente ya sabe quiénes son y que va a pasar. Una fama injustificada en el caso de los escualos, que están al borde de la extinción por culpa de una sopa china. Así es el ser humano. La imbecilidad en muchas ocasiones está presente en los peores crímenes.

Pero la estupidez no aparece en los horrores nazis. Los suyos fueron crímenes diseñados en la mesa de un despacho, calibrados, medidos y calculados, un frío problema matemático que hay que resolver. Industriales y eficientes, como una cadena de montaje. Quizás por eso aún hoy pervivan en nuestros recuerdos colectivos y los nazis se hayan convertido en la esencia químicamente pura del mal. El cine y la literatura los ha convertido en monstruos, cómodos monstruos, que nada tienen que ver con nosotros. Pero hay que recordar que los nazis querían a sus familias, daban los buenos días a sus vecinos, veían partidos de fútbol y salían a tomar cerveza con sus amigos. Lo que verdaderamente aterra de los nazis no es tan solo lo que hicieron, sino cuantos de nosotros, de vivir en la Alemania del 36, no hubiéramos acabado con el brazo en alto, quemando libros y señalando a nuestros vecinos. ¿De donde nace esa materia viscosa que todos llevamos dentro?

El Rastro del Lobo, escrita por el maestro José Luis Muñoz y editada por Traspiés, nos cuenta la vida de Aribert Ferdinand Heim, conocido como el carnicero de Mauthausen o el doctor muerte, sus atroces experimentos en los campos de concentración donde pretendía establecer los límites del dolor físico humano y su continua huida para escapar de la justicia y de los cazadores de nazis. Hay muchas teorías sobre qué fue de Heim, se sabe que ejerció la ginecología en Alemania después de la guerra bajo un nombre falso (el doctor muerte ayudando a traer vida al mundo). Luego huyó cuando estaba a punto de ser descubierto. Egipto, Chile, Argentina, España, Alemania… Muchas son las teorías sobre dónde pasó sus últimos años y cómo fue su muerte. A día de hoy, no hay ninguna certeza. Sólo que nunca fue apresado.

La novela está construida con continuos saltos en el tiempo que van llevando al lector de los campos de concentración a El Cairo de los años 80 o la Costa Brava en el 2005. El Rastro de Lobo es la historia de Heim, pero también la de Joachim Schoöck, un policía de Stuttgart obsesionado con cazar al monstruo. De cómo los nazis pudieron escaparse por las grietas del sistema y de por qué resultaron tan útiles a algunos gobiernos. Una novela de personajes cargada de estilo que nos hace reflexionar sobre el hecho de que algunos de los mayores criminales de nuestra historia murieron en la cama.

]]>
2017-12-17 07:00:39
<![CDATA[Punto y seguido - ¿Atacará Rusia a Israel en defensa de Palestina?]]> “Contraproducente” y “desestabilizadora” son los adjetivos utilizados por Vladimir Putin al calificar la decisión de Donald Trump (sin nombrarle) de reconocer Jerusalén-Al Quds como la capital de Israel, al tiempo que invitaba a los palestinos e israelíes nuevas rondas de negociaciones por la paz. Rusia, tras marcar el curso de la guerra de Siria, asume el papel de mediador en este conflicto, aprovechando:

* El fracaso del enfoque de EEUU, su falta de honestidad al dar a Israel todo y a Palestina nada, y la caída en picado del prestigio de Washington en la zona.
* Recuperar su posición, golpeada en Oriente Próximo tras la desintegración de la URSS, e incluso mejorarla, mientras EEUU se desgasta en las interminables “guerras contra el terrorismo”.
* Las magníficas relaciones de Kremlin tanto con Israel como con Palestina, que le dan la posibilidad de jugar el papel del “justo mediador”.

La medida de Trump, por otro lado, muestra la falsedad del escándalo “Rusiagate”: los que han colocado a Trump en la Casa Blanca y ahora amenazan a derrocarle son los intereses proisraelíes que no rusos o venezolanos. La reconciliación entre Hamas y Al Fatah en el noviembre pasado y el temor de Israel de que por fin se fundase un estado palestino también influyeron en la repentina decisión de Washington.

Rusia y Palestina

Rusia es la única potencia mundial que defiende la causa palestina y además en los términos que ellos exigen: un estado independiente, y territorialmente integral con Jerusalén Oriental como su capital.

Los palestinos valoran la amistad de Kremlin, y no sólo porque pretende mantener su causa en el plano internacional, sino también porque desde la era soviética su voto en el Consejo de Seguridad siempre sido a favor de los palestinos.

Entre 2006 y 2015, el apoyo económico de Rusia a la Autoridad Palestina ascendió a 45 millones de dólares. Además, Rusia colabora con los palestinos en proyectos educativos, sanitarios, humanitarios y el turismo. El año pasado, las universidades rusas entregaron 150 becas a los palestinos para estudios superiores. Hoy, hay varios miles de palestinos de habla ruso, en su mayoría hombres graduados en las universidades en la antigua URSS, que además regresaron con una esposa rusa, y cuyos hijos hablan el idioma de Pushkin.

Sorprende que un importante factor que une a Rusia y Palestina sea la Iglesia Ortodoxa rusa. En el 2012, Putin inauguró un gran centro cultural-religioso en Belén en el que invirtió 40 millones de dólares con la idea de animar el peregrinaje ruso, como si los palestinos necesitaran aún más dosis de religión en sus vidas. En 2014, de los 3,3 millones de peregrinos que visitaron Tierra Santa, el 22% eran ortodoxos rusos.

Rusia e Israel

Putin se convirtió en 2005 en el primer jefe de Kremlin en visitar Israel. En este país viven cerca de un millón de judíos nacidos en Rusia o la Unión Soviética. La mayoría se trasladaron a las tierras palestinas a partir del 1919 atraídos por la ideología sionista, aunque tras la fundación de Israel, muchos judíos rusos eligieron a EEUU para vivir. Es curioso que Israel regale tierras palestinas a los inmigrantes de otros países por ser judíos, mientras impide el regreso de los palestinos huidos a su propia tierra.

Putin apoyó la fundación del Museo Judío en Moscú, autorizó la reapertura de muchas sinagogas cerradas en la era soviéticas (al igual que los templos de otros credos), y ha declarado su “feroz oposición” al antisemitismo y xenofobia (¿y por qué no también al anticomunismo, antibudismo o antiislamismo?).

El presidente ruso llegó a apoyar la Operación Filo Protector de Israel 2014 contra la asediada Gaza, alegando el derecho de Israel de “proteger a sus ciudadanos”; legitimaba el castigo colectivo de un pueblo indefenso: Israel acusó a Hamas de secuestrar a tres adolescentes israelíes, y mató bajo sus bombas a 1.462 civiles adultos y 551 niños palestinos durante 41 días de terror, mientras Haaretz señalaba un secuestro de “bandera falsa”.

Israel le devolvió al favor a los rusos absteniéndose a votar una resolución de la ONU que condenaba la anexión de Crimea por Rusia.
Pero, el cariño de Putin hacia Israel no le impedirá utilizar también la coacción para conseguir un cierto equilibrio de fuerzas en la región como el despliegue de misiles S-400 tierra-aire en Siria, vender misiles S-300 a Irán, o armar Hizbolá en Siria.
Propuesta rusa de paz

Putin aboga por una solución negociada entre los palestinos y los israelíes, basada en el derecho internacional y supervisada por un cuarteto de paz formado por la ONU, la UE. Rusia y EEUU. Lo que significa reactivar el plan que elaboraron con el gobierno de Obama: la coexistencia pacífica entre dos estados, y con Jerusalén Este como la capital de Palestina y Jerusalén Oeste la de Israel.

La semana pasada, tras visitar Siria y Turquía, el presidente ruso aterrizó en Egipto, donde consiguió vender al General Al Sisi una central nuclear, el derecho a usar una base aérea, invertir en diversos proyectos por el valor de 7 mil millones de dólares, que el canal de Suez se convierta en la principal terminal rusa para la distribución de productos rusos en la región, y también que el faraón egipcio, que es amigo de Mahmud Abbas y también de Netanyahu, jugase un destacado papel en el plan ruso de paz.

Moscú, que puede ser la sede de la próxima cumbre las autoridades de Israel y Palestina, en realidad no necesita ni espera resultados de sus iniciativas. Considera el mismo proceso un importante éxito.

Las más que escasas posibilidades del triunfo de la iniciativa rusa se deben a que:

Israel, después de la destrucción de los estados árabes fuetes como Irak, Libia y Siria, un Egipto domesticado, y una Arabia Saudí que le corteja para que utilice su poderío militar contra Irán, no ve por qué debe ceder ante los palestinos. Además, cuenta con una abrumadora superioridad militar respecto a sus enemigos, y también con el respaldo de Europa y EEUU.

Los palestinos se enfrentan con dos nuevos problemas: que EEUU de Trump les ha abandonado de forma radical, y que la tensa relación entre las EEUU y Rusia les perjudica enormemente.

Las partes implicadas ven las negociaciones como un juego de suma cero.

Israel nunca ha tenido una verdadera intención de permitir un estado palestino. Puede que algún día aquellos israelíes que consideran que permanecer como un estado chovinista étnico-religioso erosiona la imagen de su país, tomen el poder, o que la misma lógica de los vasos comunicantes contribuya a que este país se convierta en un estado democrático. Mientras, para avanzar su agenda, Moscú guarda dos carta en la manga: podrá presionarle a Tel Aviv (aunque sea sólo un poquito) con su derecho al veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, o con un mayor acercamiento a Irán.

¿Atacaría Rusia a Israel?
Corría el año 1967. En el mes de mayo, la URSS alertaba al presidente Jamal Abdel Nasser de una invasión inminente de Israel a Egipto y Siria, con el respaldo de EEUU y Europa Occidental mientras consideraba que el ejército israelí era débil y por lo tanto incapaz de mantener dos frentes de guerra abiertos. Según el “Informe Brezhnev”, la imprudente reacción de Nasser al aviso, cerrando el Estrecho de Tiran al paso de los barcos israelíes, condujo a una devastadora guerra en la que un imponente ejército israelí derrotó a las caóticas tropas de Egipto, Siria, Argelia e Irak. Así las cosas, la URSS descartó un apoyo militar a sus aliados árabes y se centró en buscar un alto el fuego a través de la ONU para detener la ofensiva israelí y así salvar los gobiernos de Egipto y de Siria. Pero, la resolución del 7 de junio de 1967 aprobada por el Consejo de Seguridad que exigía a Tel Aviv el cese inmediato de la guerra y regresar a la frontera del 5 de junio de 1967 fue ignorada por Israel: ocupó el Sinaí mientras se dirigía a Damasco. Entonces Moscú rompió las relaciones diplomáticas con Tel Aviv y envió un ultimátum al presidente de EEUU Lyndon Johnson, advirtiéndole de que, si Israel no se retiraba en unas horas de Siria, le lanzaría una acción militar. Johnson mandó a su socio detener la ofensiva.

Hoy, el escenario es otro, y sólo con una Plataforma Global Contra las Guerras e Injusticias, puede parar el avance de los imperialismos locales y mundiales.

]]>
2017-12-16 14:39:44
<![CDATA[El repartidor de periódicos - Encuestas titiriteras y peligrosas]]> Desde hoy, nuestros periódicos tienen prohibido publicar más encuestas. Ley electoral. Dicha norma toma esta prevención porque, ay qué horror, parece ser que leer encuestas nos altera a los votantes, nos desdemocratiza, nos aluna. En el país que vive bajo un gobierno que dopó sus resultados electorales con clembuterol robado al erario público, se demonizan las encuestas en víspera de campaña. Como si fueran la peligrosa canción de un rapero. O una nueva modalidad de terrorismo titiritero.

No es que considere uno que el pueblo necesite encuestas más que respirar democracia. Pero esto de vetarlas en tal o cual fecha da idea de cómo nuestra legislación, nuestra vieja constitución, nos tutela como si fuéramos una masa infantiloide dispuesta a aceptar caramelos drogados a las puertas del colegio.

Presuponer que la lectura de una encuesta puede reconducir el sentido de un solo voto es absurdo. Según esa regla de tres, tampoco se podrían publicar noticias políticas en los periódicos de estos días. Todo lo que sea información –y las encuestas son información a su manera– fortalece la práctica democrática. Permite macerar sabiamente nuestra ideología hasta convertirla en voto. Pero todas estas normas nacen del tardofranquismo, de su arrogancia tutelar tan reacia a considerar al pueblo español lo suficientemente maduro como para manejar una urna. Sé que esto de las encuestas es una chorrada. Pero también parecen chorradas los primeros síntomas de las enfermedades terminales. Por eso conviene meditar el porqué de ciertas fiebres. Estudiar la razón por la que algo tan inane como las encuestas pueda ser catalogado como un juguete para tiempos prohibidos, que diría Carlos Casares. A pesar de los pesares, la vida sigue sin encuestas. Saca hoy El Mundo una información que viene a refrendar que la policía catalana espió los movimientos de políticos rivales. Es decir, que mientras Jorge Fernández Díaz y Mariano Rajoy espiaban a los líderes independentistas catalanes, Carles Puigdemont y Artur Mas hacían lo propio con las gentes del PP. La información, firmada por Fernando Lázaro, es fabulosa. Otra cosa es su interpretación. En el editorial que le dedica al asunto el diario de la bola no se desliza ni una sola alusión a las grabaciones al ex ministro del Interior con el ex director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso: “Nosotros estamos investigando cosas de Esquerra,pero son muy débiles… Esa es la verdad, ministro. Tenemos cuatro adjudicaciones al hermano de Oriol Junqueras. Yo estoy intentando convencer ahora al Grupo Planeta [La Razón] para que me haga una investigación, para que no aparezca nadie y no sea nada sospechosa, de una información que me llegó, que no sé si es verdad […], que es un enriquecimiento en el municipio de Puigcerdà del padre de Oriol Junqueras con temas de terrenos y demás”. En algún momento de aquella conversación –desvelada por este diario– Fernández Díaz responde algo que refrenda nuestra fe en el sistema judicial español: “Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión”. Pero nada de esto es recordado en el periódico de Francisco Rosell, como si no fuera preciosa la historia en que Mortadelo espía a Filemón y Filemón le pincha el teléfono a Mortadelo. Somos una democracia tan afinada y ejemplar que nos permitimos estas licencias. Lo peligroso son las encuestas. El conocimiento. La información. Por cierto, si queréis leer encuestas prohibidas solo tenéis que recurrir a la prensa internacional. No sé si os habéis enterado de que existe un invento nuevo llamado internet. Nuestra ley electoral, por supuesto, no está informada del tema. Solo una cosa antes de despedirme: votad con mucho cuidado, que la democracia quema.

 

]]>
2017-12-16 12:20:23
<![CDATA[Verdad Justicia Reparación - «Geografía humana de la represión franquista», un libro a tener muy en cuenta]]> Por José Babiano, doctor en Historia Contemporánea y director del Área de Historia, Archivo y Biblioteca de la Fundación 1º de Mayo.

Cuando el autor, Gutmaro Gómez Bravo, y sus compañeros de mesa acabaron sus intervenciones en la presentación de Geografía humana de la represión franquista. Del Golpe a la Guerra de Ocupación (1936-1941)* el pasado 13 de noviembre en Madrid, tomaron a continuación la palabra familiares de víctimas del franquismo de la guerra y la inmediata postguerra. Estos familiares habían cedido a Gómez Bravo cartas, notas y otros documentos que habían conservado ocultos durante décadas y que habían puesto a disposición del historiador durante la investigación que le ha llevado a publicar el libro que ahora comentamos. Fueron las de los familiares palabras breves y emocionadas. Palabras pronunciadas por quienes no están acostumbrados a hablar en público. Agradecieron el trabajo del autor y reivindicaron la memoria de sus familiares asesinados hace alrededor de ochenta años. Sólo por esos instantes de visibilidad de las víctimas del horror franquista y de sus familias, hubiera merecido la pena el esfuerzo empleado por Gómez Bravo en preparar un libro como Geografía humana de la represión franquista. Porque el conocimiento público de la barbarie franquista, el hecho de que las historias de sus víctimas salgan a la luz, forma parte de su reparación.
Pero, obviamente, el valor del libro va mucho más allá de estos aspectos de orden simbólico. Se trata de un ensayo que significa un gran paso adelante en los estudios, ya numerosos, de la represión franquista. Un estudio que combina a lo largo de sus 300 páginas exactas dos planos diferentes. Por un lado, las tragedias de una serie de víctimas concretas que no son sólo combatientes de distinto rango del Ejército Popular, sino también sus familiares, así como una serie de personas denunciadas por comportamientos contrarios al golpe militar. Tragedias como las que afectaron directamente a familias enteras. A veces la represión no tuvo su origen en actos considerados graves delitos por los rebeldes, sino en la circunstancia de formar parte de un colectivo designado como enemigo, como el caso de un sindicato o sociedad obrera. Que la pertenencia a una serie de colectivos resultase en sí misma punible nos remite, obviamente, a prácticas genocidas. En todo caso, en este nivel de análisis Gómez Bravo nos ilustra convincentemente de la intensidad represiva, de los niveles de daño ocasionados. Lo hace a través de esa serie de vestigios conservados por las familias a los que nos hemos referido. También recurre a numerosos expedientes reunidos en los archivos de la represión franquista que fueron agrupándose desde el mismo momento del comienzo de la guerra y que, por su número, alcanzaron volúmenes de gran escala. Y ello, conecta con el segundo nivel de análisis del libro. Un nivel de tipo macro, por así decir, que no da cuenta de la intensidad sino de la extensión de la acción de los dispositivos represivos puestos en marcha.
En efecto, en Geografía humana de la represión franquista se disecciona cada uno de los pasos que dieron lugar a un aparato militar de represión, previsto antes del golpe del 18 de julio, pero que se ajusta a una nueva estrategia tras el fracaso del mismo golpe y de la fallida toma inicial de Madrid. Una estrategia de ocupación del territorio, una vez que el adversario militar es derrotado, lo que implica la ocupación de la población que pasa a ser inmediatamente depurada tras la toma de cada localidad y la caída de cada frente.
El éxito de esta estrategia de ocupación se basa, en gran parte, en la articulación de un servicio de espionaje que pone de manifiesto dos cuestiones esenciales en la construcción del edificio represivo franquista. Por un lado, la incorporación de colaboradores civiles en un servicio de naturaleza militar, bajo cuya disciplina quedan encuadrados. Civiles, como los falangistas o los carlistas, pero también simples vecinos que ven una ocasión para vengarse de lo que creen que son ofensas pasadas o que piensan, desde una posición de privilegio, que ha llegado la hora de restaurar un orden que ya desde 1931 consideraban trastocado. Una vez que tuvo lugar la desmovilización -lo que sucedió bastante después del final de las operaciones militares-, la mayoría de estos civiles se integrarían sin solución de continuidad en la nueva policía. Una policía de origen estrictamente militar que estará operativa a lo largo de toda la dictadura.
En todo caso, la cooptación de civiles para los servicios de inteligencia de los militares sublevados y para el ejercicio de la represión ofrece pistas sobre como la dictadura, ya desde la guerra, coopta sectores sociales que le permitirán una base más amplia en la sociedad.
Por otro lado, la puesta en marcha del servicio de espionaje y, más en general, de los dispositivos represivos, ponen de manifiesto un gran nivel de coordinación territorial. Coordinación que se efectúa, no se olvide, desde el Ejército. Desde este punto de vista, puede decirse que los golpistas lograron en el ejercicio de la represión una escala de tipo industrial, tanto en lo que concierne a sus dimensiones como a la naturaleza moderna de ese ejercicio. No se olvide que un número de prisioneros como el de la España franquista, recién acabada la guerra civil, tardará mucho en ser superado en la Europa de la Segunda Guerra Mundial.
En suma, Gómez Bravo ha empleado una doble perspectiva a lo largo de su estudio. Una doble perspectiva muy fructífera desde el punto de vista de la ampliación del conocimiento de la represión franquista. Una represión que fue pergeñada antes del golpe militar del 18 de julio de 1936 y perfeccionada a lo largo del conflicto. Una represión de largo alcance, en la medida en que se prolongará durante toda la dictadura. Una represión, al fin, nucleada por el aparato militar del régimen. Por eso es de agradecer que a día de hoy contemos con un libro como esta Geografía humana de la represión franquista.

 

* Publicado por la Editorial Cátedra. Madrid, 2017.

]]>
2017-12-16 08:10:26
<![CDATA[Econonuestra - La política del PP es anticonstitucional]]> Guillermo Vázquez
Profesor de economía aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos

En contra de lo que podríamos pensar, no siempre se cumple la máxima goebbelsiana de que “si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”. Así, me temo que la demanda social que reclama el derecho a una vivienda y a un trabajo dignos como derechos fundamentales descritos en la Constitución española, no deja de ser más que un lugar común algo alejado de la realidad. Ahora, antes de dejar de leer, les pido unos minutos para poder explicar con más detenimiento esta afirmación.

En general, solemos argumentar que estos derechos se encuentran dentro de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Debido a que nuestra Carta magna determina en su Título I. De los derechos y deberes fundamentales. Artículo 10.2 que “Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”, deducimos que este reclamo social es totalmente legítimo. Sin embargo, no podemos estar más equivocados.

En primer lugar, porque la única mención relacionada que encontramos dentro de la Declaración Universal de Derechos Humanos se encuentra en su Artículo 25.1, donde se declara que “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios […]”.

En segundo lugar, porque volviendo al Artículo 10.2 de la Constitución española, lo que se determina es que sólo se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce. Evidentemente, aquí nos encontramos con el segundo problema, pues la única mención relativa a estos derechos se encuentra dentro del capitulado relativo a los Derechos y libertades. Sección 2.ª De los derechos y deberes de los ciudadanos, donde, en su Artículo 35.1 se determina que “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”.

En conclusión, ni dentro de la Declaración Universal de Derechos Humanos ni dentro del Título de la Constitución relativo a Derechos y deberes fundamentales existe un reconocimiento explícito de la famosa demanda social de una vivienda y trabajo dignos. ¿Quiere esto decir que dichas demandas carecen de sentido? ¿Debemos dar carta blanca a los decisores políticos en materia económica y social? Nada más lejos de la realidad. Las claves que dotan de legitimidad a estas demandas las encontramos dentro del Capítulo Tercero. De los principios rectores de la política social y económica.

Sin ánimo de ser exhaustivo, este Capítulo, en su Artículo 39.1 determina la necesidad de que los poderes públicos aseguren “la protección social, económica y jurídica de la familia”. De igual modo, deberán promover, según el Principio del formulario

Final del formulario

Artículo 40.1, “las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica”, y realizando, de manera especial, “una política orientada al pleno empleo”. Para concluir, en el Artículo 47 se explicita con suficiente claridad que “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”. Para este cometido, los poderes públicos “promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”.

Dicho de otro modo, la política económica y social que los decisores políticos pongan en práctica deberá tener como principios rectores todo lo anterior. Por si no quedase suficientemente claro, en el Capítulo Cuarto. De las garantías de las libertades y derechos fundamentales, dentro del Artículo 53.3, se matiza que “El reconocimiento, el respeto y la protección de los principios reconocidos en el Capítulo tercero informarán la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos”. Finalmente, en el caso de no poner en práctica políticas basadas en estos principios, “Sólo podrán ser alegados [los principios ajenos] ante la Jurisdicción ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen”.

Recapitulando, el derecho a una vivienda y a un trabajo dignos no son derechos fundamentales recogidos en la Constitución española ni en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sin embargo, la política económica y social que el gobierno ponga en práctica debe tener como principios rectores la protección social, económica y jurídica de la familia, la promoción del progreso social y económico, la búsqueda de una mejor distribución de la renta regional y personal, la búsqueda del pleno empleo y la definición de las condiciones necesarias y normas pertinentes para hacer efectivo el derecho a una vivienda digna y adecuada. Una política económica y social que no tenga como base estos principios rectores deberá ser catalogada de anticonstitucional.

A partir de lo comentado, ¿cuál es el balance de la política económica y social puesta en práctica por el partido Popular de Mariano Rajoy? ¿Se trata de una política basada en los principios rectores descritos? La respuesta en negativa.

Pero claro, la excusa fácil por parte del gobierno es la aplicación del Artículo 135. Pero este artículo, en su numeral 6, determina que “Las Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus respectivos Estatutos y dentro de los límites a que se refiere este artículo, adoptarán las disposiciones que procedan para la aplicación efectiva del principio de estabilidad en sus normas y decisiones presupuestarias”. En ese sentido, aun partiendo de la imposibilidad para modificar las directrices definidas desde Bruselas en términos de equilibrio presupuestario, queda claro que serán las Comunidades las que determinarán de qué modo alcanzan ese objetivo.

En ese sentido, el gobierno del Partido Popular lo ha tenido claro: la única vía para alcanzar el equilibrio presupuestario se concretará en una política de recortes masivos que no vendrá acompañada de una política fiscal más progresiva e incisiva con las grandes rentas. Como consecuencia, la sanidad, la educación, las pensiones y las prestaciones sociales han sufrido la política de recortes de este gobierno, incrementando, junto con la precarización del mercado laboral, las desigualdades en términos de educación y renta. El asunto es tan alarmante, que aparte de sufrir de nuevo bolsas de pobreza en España, desde hace años hemos comenzado a hablar de los trabajadores pobres. Es decir, desde hace años, ni siquiera tener un trabajo es sinónimo de un nivel mínimo de bienestar.

La reforma laboral ha dejado un mercado de trabajo totalmente desolado. Así, la elevada tasa de desempleo convive con un alarmante repunte la temporalidad y de la precarización, siendo este hecho más dramático para el caso de las mujeres y los jóvenes. El abaratamiento del despido ha sido tan drástico, que las empresas juegan a su antojo con las altas y las bajas de la seguridad social. Más allá, a la reducción generalizada de los salarios reales y al aumento de la jornada laboral mediante horas extraordinarias, en muchos casos no reconocidas, debemos unir la reducción o eliminación de alguna de la prestación por desempleo y las insultantes remuneraciones y primas recibidas por las altas esferas y los consejeros de empresa.

Lo peor de todo, es que todas estas medidas se tomaron con el objetivo de abandonar la senda deudora que presentaba la economía española. Sin embargo, el nivel de deuda pública en relación al PIB se ha incrementado en quince puntos porcentuales, llegando incluso a superar el 100%. Para que nos entendamos, produzcamos lo que produzcamos en un año, no tendremos renta suficiente para pagar todo lo que debemos.

Los únicos que parecen haber salido ganando con las políticas neoliberales de mariano Rajoy son los bancos, gracias a los desahucios y a los rescates con cargo a las cuentas públicas, las grandes fortunas que no han visto incrementar su exigencia fiscal de cara a las arcas públicas y los propios miembros del Partido Popular, que con su política de corrupción generalizada han situado a España en las portadas de toda la prensa internacional.

Queda claro que la política de recortes del Partido Popular no se ha basado en los principios rectores que define la Constitución española en su Capítulo Tercero. Que esto sea la razón para iniciar un trámite legal depende de la voluntad del resto de partidos y por supuesto del poder judicial. Pero la evidencia legal está cristalina. La política económica y social del Partido Popular es totalmente anticonstitucional.

 

]]>
2017-12-16 07:59:43
<![CDATA[Tiempo roto - 21D: zozobras pre (y post) electorales]]> Josep Maria Antentas
profesor de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

1.La importancia política de las elecciones catalanas del 21D y el fondo de polarización bajo el que transcurren coexiste con una campaña electoral que parece un epílogo a medio gas de la aceleración vivida en las jornadas de Septiembre y Octubre. Un epílogo que, en realidad, es también un preámbulo decisivo de una etapa por llegar. Tres grandes enigmas quedarán resueltos en las urnas: la fuerza absoluta y relativa de cada uno de los dos grandes bloques en pugna (el independentista y el defensor del Artículo 155); el liderazgo interno en ambos bandos; y el grado de fortaleza o debilidad, en términos de apoyos absolutos y de relevancia aritmética en el Parlament, del autopostulado tercer espacio, representado por Catalunya en Comú-Podem. Imposible, en cualquier caso, hacer ningún pronóstico, más allá de los datos que ofrecen las encuestas que, en los tiempos que corren, no sólo son un instrumento para conocer la opinión de los ciudadanos sino también para conformarla. El porvenir de la política catalana, del movimiento independentista y de la izquierda, independentista o no, dependerá de lo que suceda el 21D. Hasta entonces los retos y desafíos específicos para cada cuál no podrán precisarse con detalle. Sin embargo, el balance de lo acontecido en Septiembre y Octubre, permite ya señalar algunas cuestiones de fondo ineludibles.

2.En las elecciones se juega el mañana, pero ante unas hojas de ruta poco claras (excepto en el bando mal llamado “constitucionalista”) es probable que su resultado se dirima en gran medida en función del balance que el electorado realice del pasado reciente y de los cinco años de proceso independentista. Es decir, de la capacidad de cada una de las opciones en liza de ofrecer una narrativa y un marco interpretativo coherente de lo sucedido y del punto en que nos encontramos. La realidad es que todas las hipótesis de cambio político (concebido también como palanca para una transformación social) que galvanizaron el imaginario político de buena parte de la sociedad catalana llegan a estas elecciones en abierta crisis estratégica. Ni la mayoría estatal de cambio (Catalunya En Comú-Podem), ni la panacea de la independencia fácil (ERC y PDCAT), ni ser el garante honesto y combativo de que la ruptura con el Estado fuera hasta el final (CUP), son ahora creíbles como proyectos de realización plausible concreta y presta. Aunque funcionan como legítimas propuestas de afirmación de un espacio político-social propio y como hipótesis a largo plazo.

3.Desde 2011 y 2012 han coexistido dos grandes relatos y proposiciones de futuro en la sociedad catalana. El primero, el horizonte marcado por el 15M y sus derivadas políticas, Podem y Catalunya en Comú. El segundo, el independentismo. Ambos tuvieron éxito en articular dos proyectos de cambio definido y percibido como fácil e indoloro: una nueva mayoría en el Estado y la independencia de Catalunya, respectivamente. Pero ambas hipótesis han colapsado, al menos temporalmente, y necesitan un segundo aliento para volver a golpear con garra. Por un lado, la posibilidad de un nuevo bloque gubernamental a escala estatal, anti-austeridad y defensor de un referéndum pactado en Catalunya, desapareció por ahora del mapa. No se vislumbra a corto término, ni en su versión originaria (una mayoría entorno a Unidos Podemos), ni en su reformulación caricatural adoptada por Podemos desde verano de 2016 (una alianza entre el PSOE de Sánchez y Unidos Podemos). En este sentido la “llave” para desbloquear la situación a la que aluden los portavoces de Catalunya en Comú-Podem parece más la afirmación de una pretensión que una capacidad positiva. Si en su momento los Comunes, en vez de apostar desde la pasividad a que el independentismo se estrellara, hubieran adoptado una política activa y ofensiva en favor de una ruptura constituyente ligada con un plan de emergencia social, es probable que hoy no se encontraran tan emparedados en un debate en el que siempre han ido a contrapie. Por el otro lado, la hipótesis de la independencia tranquila, como resultado de una pausada movilización ciudadana, del ejercicio cívico del derecho a voto, de la transición de una legalidad a otra y de la desconexión progresiva respecto al Estado, fue abruptamente desmentida. El horizonte estratégico (fuera realmente el de la independencia plácida o el de la búsqueda de una negociación con el Estado mediante la movilización ciudadana), y el relato público, de PDCAT, ERC y la ANC se han descompuesto. Y, de rebote, la propia política de la CUP, sostener el proceso empujándolo a ir hasta el final, también quedó debilitada, pues ya no existe un bloque independentista mainstream con una hoja de ruta cristalina al que presionar para su cumplimiento. A la vez, las insuficiencias mostradas por el bloque independentista oficialista ponen de manifiesto los límites de la política de la CUP de jugar exclusivamente por dentro del procés y de carecer de una estrategia dirigida a (la base social de) la izquierda no independentista.

4.La posibilidad de volver a hacer plausible un horizonte de cambio político democrático depende de dos dinámicas distintas pero en parte interrelacionadas: la habilidad del independentismo para redefinirse y reorientarse hacia un giro “constituyente” y “anti-austeridad” y la capacidad de la izquierda, independentista y no independentista, de jugar un rol importante en el nuevo escenario, provocando un desplazamiento del centro de gravedad de la política catalana. Aunque los balances colectivos brillan de momento por su ausencia, los retos están ahí. Por el flanco independentista dos viejas cuestiones son ahora ineludibles: ampliar su influencia en Catalunya y trabar alianzas en el resto del Estado español. Ello sólo puede hacerse mediante dos procesos combinados que implicarían enterrar el paradigma fundacional del movimiento de “primero la independencia y luego todo lo demás”, reformular sus objetivos estratégicos, y desplazar al PDCAT (y a la nueva lista de Junts x Catalunya de Puigdemont) del centro del gobierno de la Generalitat: ligar la agenda independentista a las políticas contra la austeridad y defender un proceso constituyente compatible con un destino independentista y uno confederal. Catalunya En Comú-Podem, por su parte, tiene la imperiosa necesidad de recuperar su pulsión constituyente y rupturista, tener una agenda catalana no subordinada a vicisitudes estatales, y convertirse en una fuerza con arraigo social y cultura activista, lo que supondría desandar gran parte de lo andado en la voraz senda de rápida y fulgurante institucionalización que los Comunes han recorrido en su corta existencia.

5.Las reformulaciones estratégicas de hondo calado casan mal con el inmediatismo de la política electoral y con las ilusiones y anhelos de una transformación política y social inmediata, y forzoso es reconocer que no parece que ni el independentismo en su pluralidad ni los Comunes vayan en la dirección aquí planteada. Pero, asumido o no, encima de la mesa centellea un desafío claro para todos: esquivar el triple peligro de encerrarse en una propuesta ilusoria de cambio imaginario, de atrincherarse en un enfoque meramente resistencialista o de acomodarse al estrechísimo marco institucional de lo posible. Culminar con éxito este triple regate abriría la puerta a trazar un camino y una estrategia rupturista ofensiva-defensiva, corto-largo placista, unilateral-bilateral, nacional-social, democratizadora, constituyente y anti-austeridad. ¿Difícil? Sin duda alguna. Pero en la historia de los movimientos populares es frecuente que lo arduo sea también lo necesario.

]]>
2017-12-15 12:10:29
<![CDATA[Tierra de nadie - La banca no iba a perder siempre]]> Antes de que Simón Pérez y Silvia Charro popularizaran las hipotecas a tipo fijo con guión de Hunter S. Thompson, hubo un tiempo en el que bancos y cajas –cuando aún existían- proponían a su clientes créditos referenciados al IRPH, más conocido como Índice de Referencia medio para Préstamos Hipotecarios a más de tres años para adquisición de vivienda libre, un clásico entre los hipotecados. Entre medio millón y un millón de clientes fueron convencidos de que el citado índice tenía una ventaja sobre el euríbor: era más estable. Y vaya sí lo era. Su estabilidad soportaba deflagraciones atómicas, hasta el punto de que siempre ha estado por encima del euríbor y no se conoce un solo caso en la historia en el que un préstamo ligado al IRPH más su correspondiente diferencial haya sido más ventajoso que el más oneroso de los vinculados al otro índice.

Tras los varapalos que habían supuestos los fallos contra las cláusulas suelo y las hipotecas multidivisa, habíamos empezado a sospechar que no era cierto aquello de que la banca siempre gana que se nos inculcaba desde pequeños jugando a las siete y media. La sentencia del Supremo que avala los préstamos vinculados al IRPH y niega que sean abusivos o poco transparentes recupera ese mito de nuestro infancia o, al menos, nos recuerda que la banca no iba a perder siempre.

El Alto Tribunal entiende que al ser el IRPH un índice legal no es cuestionable su transparencia, aunque sean las propias entidades financieras las que facilitan al Banco de España los datos para su cálculo, en los que incluyen los intereses que aplican más sus propias comisiones. El sistema es tan transparente que el Banco de España no hace públicos dichos datos. Y rechaza que represente una cláusula abusiva en la medida en que no se negocia individualmente sino que se está incorporada a una pluralidad de contratos.

Todo se entiende mejor si imaginamos que los bancos son fruterías y en vez de vender dinero despachan naranjas. A lo largo de veinte o treinta años, las mismas naranjas se venden a un precio a un cliente y a otro precio superior al siguiente con la promesa -que nunca se ha cumplido ni se cumplirá- de que en algún momento el sobreprecio de ahora podría compensarse en el futuro. Nadie puede quejarse porque los diferentes precios figuran en un cartel y no hace falta ser muy listo para saber lo que vale una naranja.

Esto último tiene su importancia ya que, según se explica en el fallo, cualquier consumidor medio “normalmente informado y razonablemente atento y perspicaz” ha de conocer que los bancos utilizan diferentes tipos de cálculo para establecer el interés de un préstamo y que, como en el viejo anuncio de Colón (el detergente), lo lógico es buscar, comparar y si se encuentra algo mejor, suscribirlo. Lo que no se dice es que en muchos casos la concesión del crédito responde a otro axioma eterno: el de son lentejas.

Finalmente, y con bastante recochineo, los magistrados del Supremo rechazan en el caso concreto que analizaban que el crédito de Kutxabank fuera más caro que otro referenciado al euríbor por el hecho de que se pactó en 2006 a 35 años y quién sabe si en los 24 años restantes nos sorprende a todos y resulta ser una ganga. En resumidas cuentas, en un cuarto de siglo las ranas pueden criar pelo y no es un timo vender títulos de peluquero de batracios como profesión de futuro.

Dos magistrados han emitido votos particulares discrepantes al entender que el IPH no es transparente y proponiendo que sea sustituido por el euríbor. Para la banca habría sido un mal menor porque la sentencia en primera instancia de la Audiencia de Álava entendía que siendo nula la cláusula debía ser eliminada del contrato, por lo que al préstamo no debería serle de aplicación ningún tipo de interés. Y claro, hasta un millón de créditos sin interés era algo más que una pesadilla para nuestro atribulado sistema financiero.

Así que, salvo que la justicia europea diga lo contrario, quienes compraron las naranjas más caras deben acostumbrarse al sabor de su zumo. Los nuevos clientes ya saben que hay más frutas en el mercado y que siempre les quedarán las manzanas que sugieren Simón Pérez y Silvia Charro. Hacen una sidra estupenda pero se sube un poco.

]]>
2017-12-15 10:49:35
<![CDATA[El desconcierto - Iceta habla, Sánchez calla, Susana vigila]]> Iceta sugiere el indulto para los presos políticos catalanes, Sánchez no sabe, no contesta y Susana Díaz vigila presta a cortar por lo sano, en caso de que estas palabras no se las llevara el viento electoral. Si el PSOE va de carcelero de Rajoy, carece de sentido que ahora proponga indultar a quien ayer encarceló; si el PSC considera hoy que el 155 que aprobó ayer es una equivocación política, debería recuperar para la dirección a Nuria Parlón, que dimitió de la ejecutiva socialista justo cuando Ferraz ayudó a la Moncloa a esposar a Oriol Junqueras y sus  siete consejeros. Está bien promover una política de reconciliación que busque cerrar heridas, mejor sería no crearlas con la daga inmovilista del Gobierno del PP. Pero la interrogante es: ¿qué credibilidad tiene la sugerencia de Iceta con el silencio elocuente de Sánchez impuesto por la centinela de Occidente?

Tres mapas político contrapuestos explican estas tres actitudes del PSOE. Iceta quiere ganar votos en Cataluña, Sánchez no quiere perderlos en Madrid y Susana se cuida mucho ante la perspectiva de que la solidaridad interterritorial, de la que bien se beneficia Andalucia, pueda verse afectada por cualquier reajuste derivado de la crisis catalana. Esa pluralidad de España, de la que bien hablaba Sánchez antes de otoño, hoy completamente olvidada, se ve ahora mismo bien reflejada en el interior del Partido Socialista, aunque de un modo muy asimétrico. Dicho de otro modo, la actual correlación de fuerzas socialistas en el seno del PSOE es manifiestamente desproporcionada en favor de la casta Susana. Hoy por hoy, el nacionalsocialismo andaluz, pese a sentarse en el banquillo de los acusados por el escándalo de los Eres, marca el paso del PSOE.

Para desgracia de España y sobre todo de las fuerzas progresistas, no es la primera vez que esto ocurre en la historia de nuestro país. Sin ir más lejos, una buena parte de la responsabilidad del hundimiento de la II República provino de aquel socialismo, donde lo que decía Prieto por la mañana era negado por Largo Caballero por la tarde o por Besteiro por la noche. De un modo mucho más cutre, sin ropajes ideológicos, vuelve a suceder exactamente lo mismo, o seguramente mucho peor. Porque durante la anterior experiencia democrática, sus líderes se enfrentaban acerca de cómo sumarse a un gobierno de izquierdas, basado en el Frente Popular, mientras que en esta ocasión se enfrentan sobre cómo subirse al caballo de la derecha. El clientelismo electoral en sus respectivos territorios hace que hoy el PSOE sea una trinidad nada santa.

Ni Zapatero, que reconvirtió el PSOE en uno de los tres partidos del Ibex-35, ni Rubalcaba, que lo reconfiguró como uno de los tres partidos dinásticos, tuvieron los problemas que actualmente encuentran Sánchez, Iceta y Susana Díaz. Todos juntos, tirios y troyanos, marcharon bien juntos por la senda financiera y la corte borbónica. La cuestión, como apuntaba uno de los teóricos del susanismo, Pepote de la Borbolla, estriba en que ” con las cosas del comer no se juega” y, por lo tanto, el terruño electoral de cada cual prima a la hora de elaborar una política territorial. Por ello la España plural que dicen o decían defender, no puede ser interpretada desde la misma forma en Andalucía, Madrid o Cataluña. De ahí que las promesas de Sánchez, tras ser repuesto por los militantes en Ferraz, hayan durado tan sólo las 90 noches del verano de 2017.

Es lo que explica que no haya habido, ni hay, ni habrá moción de censura contra un gobierno venal e incompetente que sirve a los grandes intereses privados, en claro perjuicio de la inmensa mayoría de los intereses públicos. Pese a que hoy existen motivos más que sobrados, los votos necesarios y la urgente necesidad de expulsar de la Moncloa a este grupo de altos funcionarios del Estado que atentan contra el Estado español, la oposición no va a encontrar ningún apoyo en la actual dirección del socialismo español. Aunque quisieran, no es más que una hipótesis harto improbable, ni siquiera podrían intentarlo ahora. Volverían a defenestrar a Pedro Sánchez con más ímpetu aún si cabe. El defenestrado lo sabe bastante bien y actúa en consecuencia.

La involución en curso, pues, carece de freno alguno salvo el que decida el propio Rajoy. España afronta una triple crisis– moral,  socioeconómica y territorial– sin ninguna alternativa de gobierno progresista. Es responsabilidad del PSOE que este desgobierno del PP salga de rositas de la corrupción, del estancamiento social y económico, la desigualdad social y la  grave quiebra estatal, cierto es también que la presente correlación de fuerzas parlamentarias lo facilita.  Esta muy amarga experiencia de Iceta, amagar con una crítica implícita al 155 de Rajoy, señala las limitaciones de un PSC desprotegido por el PSOE y sometido a intensa vigilancia por la federación andaluza. Con ese corsé socialista, el claro proyecto involutivo de la derecha, basado en una amplia mayoría popular, tiene todo el futuro por delante.

]]>
2017-12-15 08:20:42
<![CDATA[kⒶosTICa - Noruega consuma y apaga la radio FM]]> No corren buenos tiempos para la Frecuencia Modulada (FM). Noruega pasará a la historia por haber sido el primer país en desconectar todas las emisoras de FM. Se trata de una orden ministerial que obliga a quien quiera disfrutar de las ondas a hacerlo a través de la alternativa del DAB (Digital Audio Broadcasting), más concretamente, de su versión mejorada DAB+. Se trata del equivalente a la Televisión Digital Terrestre (TDT). Sin embargo, alguna emisoras se resisten a acatar la orden, como es el caso de del Metro Group de Oslo.

La posibilidad del apagón total de la radio FM se ha consumado cuando Noruega ha conseguido tener conectadas digitalmente hasta la última de sus más remotas regiones. Ninguna localidad se escapa de esta conexión, ni siquiera el archipiélago de Svalbard, en pleno Ártico.

A pesar de que es una medida de la que se viene hablando desde hace mucho tiempo, los opositores que se resisten al cambio son muchos. A fin de cuentas, buena parte, por ejemplo, de las radios de los coches –cerca del 50%- no están listas para hacer uso del DAB, por lo que es necesario reemplazar los equipos con el consiguiente gasto. Y es en este espacio en el que mayoritariamente se consume radio.

Entre las ventajas de DAB destaca la transmisión de una señal mucho más clara y limpia, con menos ruidos. Además, posibilita una variedad de canales más amplia, pues permite incluir seis veces más canales en una misma frecuencia. Salvando las distancias, lo mismo que prometía la TDT.

Noruega podría ser el país que abre el camino para que el resto de países europeos acometan también el apagón de sus radios FM. De hecho, algunos ya lo contemplan en sus calendarios: es el caso de Dinamarca (2019), Suiza (2024) o Alemania (2025).

En España, apagón del DAB

España, como siempre ha sucedido en la adopción de las tecnologías digitales (teniendo peor calidad y precios más caros), ni siquiera tiene una estrategia al respecto. Si a principios de los años 2000 España pareció liderar la adopción de DAB, desde 2002, prácticamente, su desarrollo está congelado.

Diría, incluso, que ha ido en retroceso, dado que si hace algo más de una década la cobertura DAB en España era del 50% -para 2006, los planes pasaban porque se hubiera alcanzado el 80% de cobertura-, ahora y tras la modificación del Plan Técnico de Radiodifusión de 2009, que reducía la obligación de emitir en digital para el 20% de la población, se ha reducido en un 30%. Prácticamente sólo se escucha en Madrid y Barcelona.

En este apagón del DAB en nuestro país, el lobby de las grandes grupos mediáticos tiene mucho que ver. Aquí, donde existen alrededor de 25 millones de personas que escuchan la radio, la práctica totalidad de las emisoras disfruta de su posición desde principios de siglo. Unas posiciones que se fijan en dos bloques consecutivos de frecuencias, entre 195 y 223 Mhz.

]]>
2017-12-15 07:30:08
<![CDATA[Aquí no se fía - Pensiones al margen de la Constitución]]> El artículo 50 de la Constitución es muy claro: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”. Subrayo lo de “adecuadas y periódicamente actualizadas” porque, con una pensión media por debajo de los mil euros mensuales y dos años seguidos de pérdidas significativas de poder adquisitivo, hoy no se cumple ni lo uno ni lo otro. Y, si las cosas siguen por el camino que van, me temo que dentro de poco los “poderes públicos” tampoco podrán garantizar nada.

Sólo en 2017, la supresión del mecanismo de actualización automática de las pensiones costará a quienes las perciben unos 1.700 millones de euros, que es la diferencia entre el coste de la subida de este año (0,25%) y el que resultaría de aplicar la tasa anual de inflación registrada en noviembre (1,7%). Dicho de otro modo: los pensionistas van a salir de 2017 más pobres de lo que entraron, debido a que los precios han aumentado hasta el momento un 1,45% más que sus ingresos. Con el agravante de que llueve sobre mojado, pues esto mismo ya ocurrió en 2016.

Es verdad que la revalorización de las pensiones conforme al IPC echaría leña al fuego del desequilibrio financiero que arrastra la Seguridad Social desde 2012 y que se ha comido casi enteros los cerca de 70.000 millones de euros que llegó a tener el Fondo de Reserva. Pero actuar sobre los gastos –que crecen según lo previsto– en vez de sobre los ingresos –que es donde estriba realmente el problema– no supone más que transferir los sacrificios a quienes tienen menos margen de maniobra para hacerlos y también están en peores condiciones para ofrecer resistencia.

La persistencia de una alta tasa de paro, la precariedad laboral, los sueldos bajos, así como las bonificaciones de las que disfrutan autónomos y empresas, impiden que el sistema recaude todo lo necesario y son los culpables de que sus cuentas  no acaben de cuadrar. Esquilmar sin el menor miramiento la hucha de las pensiones –como se ha hecho desde 2012– o que el Gobierno conceda un crédito de 10.000 millones de euros a la Seguridad Social son pan para hoy y hambre para mañana, parches que no aportan soluciones de futuro.

Esos “poderes públicos” a los que la Constitución dio el mandato de garantizar “pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas” deben plantearse ya sin demora otras políticas que no sólo les sirvan para blanquear las estadísticas, sino que contribuyan a hacer sostenible la Seguridad Social. Porque está visto que a estos efectos no vale cualquier tipo de trabajo –estable o precario– ni da igual que  la retribución sea digna o miserable. El empleo basura acarrea pensiones basura. Hoy y mañana.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.

 

]]>
2017-12-15 00:39:56
<![CDATA[Posos de anarquía - El mentecato que se arruga con Oltra]]> Cuando esta mañana he leído las palabras de José Luis Roberto, dirigente de España 2000, tratando de intimidar a Mónica Oltra, he  sentido asco. Esa repugnancia ni siquiera vienen de las propias palabras per se, sino de este personajillo de la extrema-derecha que representa lo más rancio, machista, racista y xenófobo que tenemos en España. Por este motivo, es uno de los líderes más destacados de este colectivo de descerebrad@s que a estas alturas de la vida creen que con quienes nos sentimos verdaderos demócratas todavía funcionan sus táctitas de matón de patio de colegio. Pusilánimes.

Con la imputación por el acto de acoso e intimidación que el pasado mes de octubre sufrió Oltra y su familia en su domicilio particular, este sujeto cree que la vicepresidenta del Consell pretende que se arrodille. De nuevo, pusilánime y necio. Aún no se ha dado cuenta que así se subiera él al pico más alto y Oltra descendiera a la más profunda de las simas, ésta tendría más altura moral, más honestidad y más dignidad que él. Dicho para que hasta el mismo José Luis Roberto lo entienda, él no le llega ni a la suela de los zapatos a Oltra.

¿Qué se puede esperar de un tipo como este líder de la extrema-derecha que dice con desfachatez que “preferiría que me saliera un hijo maricón a un hijo negro” o que “los gitanos rumanos no aportan nada positivo a la sociedad”? ¿De verás se cree en posición de nada quien escupe sin tapujos que hay que fomentar el “cierre definitivo de fronteras para la inmigración islámica”?

Un tipo lleno de contradicciones, que ataca a la inmigración pero que fue el impulsor de la extinta ANELA ( Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne), cuyos burdeles cuentan con la mayoría de las prostitutas de procedencia extranjera. En aquella época, supimos por el periodista Joan Cantarero y su libro Los amos de la prostitución en España, que buena parte del negocio de la prostitución guarda vínculos con la extrema-derecha. Cantarero lo sabe de buena tinta, pues estuvo infiltrado dentro de ANELA durante cuatro años.

Cantarero relataba cómo de los 300.000 euros que obtenía ANELA por los análisis clínicos de las prostitutas, el 50% se lo quedaban  Roberto y su socio. Años más tarde, Mabel Lozano confirmaba en su primer libro, El proxeneta, que “detrás de ANELA, se encuentran precisamente los proxenetas”. Tanto es así que en 2009, no dudaron en enfrentarse al Gobierno de Zapatero cuando éste aprobó el ‘Plan integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual’.

No es el único negocio de Roberto, que cuenta también en su trayectoria empresarial con compañías de seguridad, gimnasios, academias de formación de policías, vigilantes y escoltas, un bufete de abogados… Precisamente el negocio de la seguridad, plagado de gente fascistoide, se vio extraordinariamente beneficada por el Gobierno de Rajoy y su Ley de Seguridad Privada, aprobada por entonces ‘los amigos’ del PP, CiU, que hoy tanto incomodan.

En ese sentido hay que reconocer que el líder de extrema-derecha, este populista que sueña con ser Lepen y su Frente Nacional, tiene buenos contactos… lo que también evidencia la basura que arrastramos desde la Transición. Con todo, Roberto sólo es encumbrado por mentecatos y mentecatas como él, como prueba que Anders Breivik, autor de la matanza en 2011 de la isla de Utoya (Noruega), reservar unas líneas en su manifiesto para España 2000 (página 1.246) al referirse a él como “una tormenta que ha sacudido Valencia por sorpresa, ganando concejalías en tres municipios”.

Roberto grita “Rojos cabrones, no tenéis cojones” porque cuando no se tiene suficiente cerebro se cree que sólo la violencia sirva para imponerse. Cuando se percibe la derrota, se arruga aunque exhiba el puño. Ignora este individuo que a la que llama “blandita”, en referencia a Oltra, tiene más cerebro y coraje que tod@s l@s mentecato@s de España 2000 junt@s. ¿Saben por qué? Porque, además de ser una demócrata, nos tiene a much@s de su lado -compartamos o no sus ideas-, a tant@s, que ni siquiera este descerebrado y sus conexiones pueden ya intimidarnos.

]]>
2017-12-14 12:19:41
<![CDATA[Espejos extraños - La desimaginación de lo social]]>

Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

Lo social es el conjunto de dimensiones de la vida colectiva que no pueden reducirse a la existencia y la experiencia particular de los individuos que componen una determinada sociedad. Esta definición no es neutral. Define lo social por la negativa, lo que permite atribuirle una infinidad de atributos que varían de época a época. Es, por otra parte, una definición eurocéntrica porque presupone una distinción categorial entre lo social y el individuo, una distinción que, lejos de ser universal o inmemorial, es específica de la filosofía y de la cultura occidentales, donde solo se volvió dominante con el racionalismo, el individualismo y el antropocentrismo renacentista del siglo XV, que tuvieron en Descartes a su teórico más brillante. Tanto es así que la máxima expresión de esta filosofía –cogito, ergo sum, “pienso, luego existo”– no tiene traducción adecuada en muchas lenguas y culturas no eurocéntricas. Para muchas de estas culturas la existencia de un ser individual es tan problemática como absurda. Es el caso de las filosofías del África austral y de su concepto fundamental, ubuntu, que puede traducirse por “yo soy porque tú eres”, o sea, yo no existo sino es en mi relación con otros. Los africanos no necesitaron esperar a Heidegger para concebir el ser como ser-con (Mitsein).

Muy esquemáticamente, podemos distinguir en la cultura eurocéntrica que sirvió de base al capitalismo moderno dos interpretaciones extremas de lo social. Por un lado, la interpretación reaccionaria, que confiere total primacía al individuo y lo concibe como un ser amenazado por lo social. Los individuos, lejos de ser iguales, son por naturaleza diferentes y esas diferencias determinan jerarquías que lo social debe respetar y ratificar. Entre esas diferencias, hay dos fundamentales: las diferencias de raza y las diferencias de sexo.

En el otro extremo está la interpretación solidarista, que confiere primacía a lo social y lo concibe como el conjunto de reglas de sociabilidad que neutralizan las desigualdades entre los individuos. Entre estos dos extremos fueron muchas las interpretaciones intermedias, en particular las interpretaciones liberales (en plural), que vieron en lo social la garantía de la igualdad de los individuos como punto de partida, y las interpretaciones socialistas (también en plural), que vieron en lo social la garantía de la igualdad de los individuos como punto de llegada.

Entre estas dos interpretaciones fueron posibles varias combinaciones. Con las revoluciones francesa y americana las dos últimas interpretaciones pasaron a ser las únicas legítimas en el plano ideológico. Con base en ellas se inició la lucha contra la esclavitud y la discriminación contra las mujeres. Sin embargo, al contrario de lo que se supone, la interpretación reaccionaria de la desigualdad natural-social entre los individuos siempre se mantuvo como corriente subterránea. Hasta hoy. Y es intrigante que sea así tras dos siglos de luchas contra la desigualdad y la discriminación. ¿Ha habido progresos? Y, si los ha habido, ¿por qué los retrocesos ocurren recurrente y aparentemente con tanta facilidad? ¿Estamos hoy en una fase de retroceso histórico en la que la interpretación socialista se deshace en el aire y la interpretación liberal parece peligrosamente amenazada por la interpretación reaccionaria?

Las respuestas a estas preguntas dependen de la consideración de varios factores. Me limitaré a uno de ellos y, por tanto, asumo desde el principio que mi respuesta es incompleta. Lo que el pensamiento liberal designó por sociedad moderna democrática y el pensamiento marxista por sociedad moderna capitalista fue, de hecho, una sociedad cuyo modelo de desarrollo económico exigía dos tipos de explotación de la fuerza de trabajo: la explotación de seres humanos teóricamente iguales a sus explotadores y la explotación de seres humanos inferiores o subhumanos. De aquí se derivan dos tipos de devaluación del trabajo, una devaluación controlada en tanto que está regulada por el principio de igualdad, y por ello basada en derechos supuestamente universales, y una devaluación más intensa considerada “natural”, ejercida sobre seres ontológicamente degradados, seres racializados y seres sexualizados, básicamente, negros y mujeres. El capitalismo no inventó ni el colonialismo (racismo, esclavitud, trabajo forzado) ni el patriarcado (discriminación sexual), sino que los resignificó como formas de trabajo superdevaluado o incluso no pagado y sistemáticamente robado. Sin esta superdevaluación del trabajo de poblaciones tenidas por inferiores no sería posible la explotación rentable de la fuerza de trabajo asalariado en la que tanto liberales como marxistas se concentraron, o sea, el capitalismo no se podría mantener y expandir de forma sostenida.

Pero, si así fue, ¿no habrá sido solamente en los albores del capitalismo? En mi criterio, no, y solo el dominio del pensamiento liberal y del pensamiento marxista nos impidió ver que desde el siglo XV, por lo menos, hasta hoy, vivimos en sociedades capitalistas, colonialistas y patriarcales. Obviamente que a lo largo de los siglos hubo luchas y movimientos sociales que eliminaron algunas de las formas más salvajes de devaluación humana, pero solo el dominio de aquellas dos formas de pensamiento moderno fue capaz de crear la ilusión de que la eliminación de esa devaluación sería progresiva y hasta terminaría un día, incluso a pesar de no acabar el capitalismo. Infausto engaño. Lo que sucedió fue la sustitución real o simplemente jurídica de algunos instrumentos de devaluación por otros, o el desplazamiento del ejercicio de la devaluación de un campo social a otro o de una región del mundo a otra. No tener esto en cuenta hizo que confundiésemos el fin del colonialismo histórico (de ocupación territorial por un país extranjero) con el fin total del colonialismo, cuando de hecho el colonialismo continuó bajo otras formas: neocolonialismo, colonialismo interno, imperialismo, racismo, xenofobia, odio antiinmigrante y antirrefugiados y, para espanto de muchos, la propia esclavitud, como reconoce hoy la ONU. De la misma forma que la discriminación contra las mujeres dejó de manifestarse en el sufragio electoral y en los derechos sociales, pero continuó en forma de salario desigual por el mismo trabajo, acoso sexual y violencia, desde la ejercida dentro del núcleo familiar a las violaciones en grupo y el feminicidio. Esta ceguera analítica nos impidió dar relevancia a la composición etnocultural de la fuerza de trabajo desde el inicio, por ejemplo, a las diferencias entre trabajadores ingleses e irlandeses, o entre trabajadores de Castilla y de Andalucía.

¿Por qué razón este argumento es más fácilmente aceptado hoy que hace dos décadas? A mi entender, esto se debe al hecho de que la actual fase del capitalismo exige en la actualidad, tal vez más que nunca, la superdevaluación de la fuerza de trabajo y el sometimiento de vastas poblaciones a la condición de poblaciones descartables, poblaciones a las que se puede robar el trabajo y obligar al trabajo forzado o “análogo” al trabajo esclavo; poblaciones eliminadas por guerras donde solo mueren civiles inocentes, abandonadas a su “suerte” en caso de fenómenos climáticos extremos o encarceladas, como ocurre a buena parte de la población joven negra en Estados Unidos. Estos hechos se deben a la conjugación de dos factores de época y, por tanto, de larga duración: las revoluciones electrónicas y digitales y el dominio global del capital financiero, el sector del capitalismo más antisocial por crear riqueza artificial con escasísimo recurso a la fuerza de trabajo.

La superdevaluación de la fuerza de trabajo y el carácter descartable de vastas poblaciones están siendo hoy ideológicamente respaldadas por la reemergencia del pensamiento reaccionario de la desigualdad natural-social entre los individuos, que se mantuvo siempre como corriente subterránea de la modernidad occidental. Y reemerge bajo formas tan diferentes que fácilmente se disfrazan de desvíos coyunturales o idiosincrasias sin significado. Aflora en el crecimiento de la extrema derecha europea y brasileña y del supremacismo blanco en Estados Unidos. Aflora en la chocante virulencia clasista, racista, sexista y homofóbica de organizaciones brasileñas de extrema derecha, algunas de ellas financiadas por agencias públicas y privadas norteamericanas. Brota en la generalización de la precariedad del trabajo asalariado y de la transformación de los derechos de los trabajadores en privilegios ilegítimos. Aflora en sentencias judiciales que invocan la Biblia para justificar la inferioridad de las mujeres. Surge en el aumento del trabajo esclavo. Y emerge, espántese, en la relegitimación del colonialismo histórico, un fenómeno que por su aparente novedad merece una referencia especial.

No me refiero a políticos como el presidente Nicolás Sarkozy, que en 2007 disertó en Dakar sobre las ventajas del colonialismo para los pueblos africanos, cuya tragedia es no haber entrado hasta hoy en la historia. Me refiero a la justificación científica del colonialismo histórico y a su invocación como solución  para los “Estados fallidos” de nuestro tiempo. Me refiero al artículo de Bruce Gilley, profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Estatal de Portland, publicado en 2017 en la respetada revista Third World Quarterly dedicada a los problemas poscoloniales. El artículo, titulado “The Case for Colonialism”, defiende el papel histórico del colonialismo y aboga por que se vuelva a recurrir al mismo a fin de resolver problemas que los “Estados fallidos” de nuestro tiempo no pueden resolver. Específicamente, propone tres soluciones: “Recomendar modos de gobernanza colonial; recolonizar algunas áreas; crear nuevas colonias de raíz”. La polémica que el artículo suscitó fue tan grande que el autor acabó retirándolo (se eliminó de la versión electrónica de la revista, pero puede leerse en la versión impresa). Mi sospecha es que el artículo, lejos de ser solo una prueba de las deficiencias del sistema de evaluación “anónima” de artículos científicos, es un síntoma de la época, y la polémica que generó no quedará ahí.

Lo que designo como desimaginación de lo social es la imaginación antisocial de lo social. Según ella, en una sociedad de desigualdad natural-social entre los individuos, la responsabilidad colectiva por los males de la sociedad no existe. Lo que hay es la culpa individual de los que no quieren o no pueden competir por aquello que la sociedad nunca ofrece y solo concede a quien lo merece. Los que fracasan, en lugar de apoyarse en la sociedad, deben apoyarse en las religiones que predican por ahí la teología de la prosperidad y el consuelo para quien no prospera. La educación, en vez de crear la ilusión de la responsabilidad ciudadana y de la solidaridad social, debe enseñar a los jóvenes a ser competitivos y saber que están en una guerra de todos contra todos.

Si no queremos esto, es bueno que tengamos clara la noción del enemigo contra el cual debemos luchar con todas las fuerzas democráticas, y sin complacencia.

]]>
2017-12-14 07:59:55
<![CDATA[Un poco de ciencia, por favor - John Bardeen, el único científico que ha obtenido dos Premios Nobel de física]]> Ignacio Mártil
Catedrático de Electrónica de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Sociedad Española de Física

Durante los meses de noviembre y diciembre de 1947, hace ahora 70 años, en los Bell Labs, laboratorios de investigación de una compañía privada (A. T. & T., el gigante de las telecomunicaciones de EEUU en aquellos años) se dio a conocer uno de los dispositivos que más ha cambiado nuestra vida cotidiana: el transistor. Ese invento se lo debemos a tres científicos, uno de los cuales fue John Bardeen (1908-1991) – los otros dos fueron Wiliam B. Shockley (1910-1989) y Walter H. Brattain (1902-1987) −. En este artículo describiré el papel que jugó Bardeen en la invención del transistor, así como sus principales contribuciones a otras ramas de la física [1].

Además de su participación decisiva en la invención del transistor, le debemos también –esta vez, junto con Leon N. Cooper (1930- ) y John R. Schrieffer (1931- )− la explicación teórica de la superconductividad, un fenómeno que trajo de cabeza a la comunidad científica durante décadas. Por ambos hechos recibió el Premio Nobel de física en 1956 y 1972, respectivamente. Ha habido otros científicos que obtuvieron dos Premios Nobel [2], pero Bardeen ha sido el único en obtenerlo las dos veces en física. En este sentido, puede considerarse a John Bardeen un verdadero genio. Ahora bien, ¿a quien consideramos un genio científico? ¿qué nombres de científicos vienen a la cabeza? ¿se encuentra entre ellos el nombre de John Bardeen? más aún ¿alguna vez se ha oído en algún programa de radio o televisión ese nombre?.

Ninguna de las características que se invocan habitualmente al pensar en una figura catalogada de genio, como por ejemplo Albert Einstein (fuerte personalidad, gran carisma, gusto por el reconocimiento del público, etc.), formaron parte de la personalidad de Bardeen. Al contrario, Bardeen era un hombre con unas características personales muy modestas. Fue un gran trabajador, con unas dotes excepcionales para la física y las matemáticas y aunque trabajó como profesor durante casi 40 años en la Universidad de Illinois, sus vecinos lo recordaron casi exclusivamente por organizar comidas al aire libre donde cocinaba para sus amigos, muchos de los cuales desconocían sus logros en la universidad. No alardeaba  de su trabajo ni hablaba de él fuera de su reducido núcleo profesional y familiar, por lo que los medios de comunicación generalistas y en consecuencia el público no especializado desconocían por completo la importancia y trascendencia de su trabajo.

 John Bardeen. Imagen: John Bardeen, Biography.com

1. Los comienzos de una carrera académica brillante

John Bardeen nació el 23 de mayo de 1908 en Madison (Wisconsin), en el seno de una familia amante del esfuerzo y el trabajo. Su trayectoria universitaria se inició en la Universidad de Wisconsin-Madison, donde estudió ingeniería eléctrica entre 1923 y 1928. Continuó en esta universidad los siguientes dos años, en calidad de asistente de investigación graduado en ingeniería eléctrica, trabajando en problemas matemáticos de geofísica y de radiación de antenas.

Durante el período comprendido entre 1930 y 1933, Bardeen trabajó en los laboratorios de investigación de la compañía petrolífera Gulf Research, desarrollando métodos para interpretar las señales generadas por sondas magnéticas y gravimétricas, tratando de resolver problemas vinculados a las prospecciones petrolíferas. No obstante, sus intereses estaban más cerca de las ciencias puras que de la parte aplicada de las mismas, razón por la cual abandonó la Gulf en 1933 para graduarse en física matemática en la Universidad de Princeton, donde obtuvo el doctorado en 1936.

Entre 1935 y 1938 disfrutó de una beca de investigación en la Universidad de Harvard, donde trabajó con dos futuros premios Nobel en física John Hasbrouck van Vleck (1899-1980, Premio Nobel en 1977) y Percy Williams Bridgman (1882-1961, Premio Nobel en 1946).

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial trabajó como físico civil en el Laboratorio Naval de Artillería (Washington, D.C.), en temas relacionados con la guerra antisubmarina.


2. El primer premio Nobel: la invención del transistor

Tras finalizar la Guerra en 1945, Bardeen se fue a trabajar a los Bell Telephone Laboratories, donde realizó trabajos de investigación en semiconductores, interesándose especialmente en los procesos de conducción de la corriente eléctrica en estos materiales, que en aquellos tiempos eran novedosos y bastante desconocidos. Durante los últimos meses del año 1947, desarrolló el transistor junto a su compañero Walter Brattain, un dispositivo que puso en marcha una verdadera revolución en la electrónica. La contribución esencial de Bardeen al éxito de la invención se concreta en que fue capaz de entender los problemas que planteaba la superficie del semiconductor que servía de soporte de la estructura para el correcto funcionamiento del dispositivo. Bardeen formuló en mayo de 1947, de manera clara, la acción limitadora de los denominadas estados electrónicos de superficie sobre la conducción de los portadores de carga en el dispositivo, lo que abrió el camino decisivo para buscar vías que minimizaran su efecto.

La historia del descubrimiento del transistor es intrincada y los egos personales y rivalidades profesionales de algunos de los miembros del grupo, en especial del líder, Shockley, salieron a relucir en este tiempo; esa historia se puede seguir con gran detalle en este excelente vídeo:

El transistor se utiliza para controlar y regular una corriente muy grande mediante una muy pequeña. Se puede establecer una analogía de su principio de operación con el funcionamiento de una pala excavadora: mediante una pequeña fuerza, que es la que realiza el operario desde su cabina de control, se pueden mover pesos enormes. Esta operación es la que realiza un transistor con corrientes eléctricas: toda la acción del dispositivo está basada en el control que ejerce una corriente pequeña (la que circula por un terminal denominado base) sobre una corriente grande (la que circula por otro terminal, el colector). Este control permite realizar infinidad de operaciones esenciales en dispositivos y circuitos electrónicos, que son la base del funcionamiento de ordenadores, televisores, teléfonos fijos y móviles, radares, etc. La figura muestra el símbolo que se utiliza en electrónica pare representar el dispositivo:

Todo el esfuerzo realizado en aquellos años por el equipo de los Bell Labs fue reconocido algunos años después, al recibir los tres el Premio Nobel de física de 1956. Se cuenta que cuando el rey Gustavo VI Adolfo de Suecia estaba entregando los premios Nobel, preguntó a Bardeen por su familia, a lo que este respondió que sólo había venido a la entrega del premio con uno de los tres hijos que tenía, porque los otros dos estaban estudiando en la Universidad de Harvard y no quería que interrumpieran sus estudios por algo así. El rey se quedó asombrado ante la respuesta y le dijo a Bardeen que, si alguna vez se volvían a ver, le obligaría a traer a toda su familia para conocerlos, cosa que el aludido prometió firmemente, promesa que tuvo que cumplir 16 años después, como veremos.  El siguiente vídeo muestra los momentos clave de la ceremonia de entrega de los premios:


3. El segundo premio Nobel: la teoría BCS de la superconductividad

Bardeen dejó los Bell Labs en 1951, año en que fue contratado por la Universidad de Illinois. Su trabajo en el departamento de física proporcionó unos resultados espléndidos, ya que fue uno de los científicos que consiguió desarrollar una teoría que logró explicar el complejo fenómeno conocido con el nombre de superconductividad, que de manera muy simplificada consiste en que cuando ciertos metales se enfrían a temperaturas extremadamente bajas, conducen la corriente eléctrica sin resistencia de ningún tipo, ya que en el estado superconductor la resistencia eléctrica se anula completamente, fluyendo la corriente sin ningún efecto disipativo.

Esta teoría la concibieron en 1957 tres científicos: el propio Bardeen, Leon N. Cooper y John R. Schrieffer y se conoce desde entonces como teoría BCS, por las iniciales de sus apellidos. La teoría BCS, basada en principios de mecánica cuántica, fue todo un triunfo para la física teórica, al poder explicar satisfactoriamente la superconductividad, que había sido descubierto en 1911 por el científico holandés Heike Kamerlingh Onnes (1853-1926, Premio Nobel de física de 1913), pero que en el intento de entenderla y explicarla habían fracasado varios de los mejores físicos teóricos del mundo, entre los que se encuentran nombre tan célebres como A. Einstein, N. Bohr, R. Feynman o W. Heisenberg. Publicaron su teoría en la revista Physical Review el día 1 de diciembre de 1957, hace ahora 61 años. Este es el resumen de su artículo, tal y como puede leerse en la primera página del texto:

Resumen del artículo Phys. Rev. 108, 1175 (1957), donde Bardeen, Cooper y Schrieffer explicaron la Teoría BCS de la superconductividad. Imagen: Physical Review Journals Archive En términos muy simplificados, la teoría BCS establece que a muy bajas temperaturas, la interacción entre los electrones y los átomos que conforman la estructura cristalina de ciertos metales hace que los electrones se emparejen unos con otros, dando lugar a lo que se conocen como pares de Cooper. Como resultado, su movimiento se vuelve ordenado, a diferencia del movimiento aleatorio a temperaturas normales, y la resistencia eléctrica desaparece, —en términos más técnicos, se dice que a esas temperaturas, su movimiento está “fuertemente correlacionado”—. Bajo estas condiciones de temperatura, ambas electrones del par se comportan como si se atrajeran, pese a tener ambos carga de igual signo, debido a que interaccionan entre sí a través de la red cristalina formada por los iones positivos del metal. Los pares de Cooper solo se forman a bajas temperaturas; al añadirles energía, es decir, al calentarlos, se rompen y el material vuelve a presentar un estado normal no superconductor. La siguiente figura muestra un esquema explicativo del funcionamiento de los pares de Cooper, en la que se basa la teoría BCS:

Ilustración esquemática del funcionamiento de los pares de Cooper. Izquierda: a temperaturas por encima de la temperatura crítica (que suele ser de muy pocos grados Kelvin), los átomos de una red metálica están ordenados en sus posiciones de equilibrio. Derecha: por debajo de la temperatura crítica, el paso de un electrón distorsiona la red, creando una zona local de carga positiva que atrae a un segundo electrón, formándose el par de Cooper. Fuente de la figura: elaboración propia, adaptada de este texto. La explicación detallada de la teoría BCS queda fuera del alcance y objetivos de este artículo, pero el lector interesado la puede encontrar en este artículo. Aunque la teoría BCS tiene numerosas lagunas, ya que no puede explicar los denominados superconductores de alta temperatura crítica, se considera un verdadero éxito de la física teórica. Por esta teoría, los tres recibieron el Premio Nobel de física de 1972. En la ceremonia de entrega de este segundo premio, Bardeen llevó a todos sus hijos para que conocieran al rey, cumpliendo la promesa realizada 16 años antes [3].

Los premiados con el Nobel de física de 1972 por la teoría BCS. Iquierda, J. Bardeen, Centro, L. N. Cooper. Derecha: J. R. Schrieffer. Imagen: Nobel Prize.org

4. Epílogo

Bardeen murió de un ataque al corazón en Boston, Massachusetts, el 30 de enero de 1991. El impacto que la obra de Bardeen ha tenido en nuestra vida cotidiana lo reflejó muy bien el editorial que el diario Chicago Tribune le dedicó el 3 de febrero de 1991, pocos días después de su muerte:

“Cerca del final de esta década, cuando se comiencen a enumerar los nombres de las personas que tuvieron gran influencia en el siglo XX, el nombre de John Bardeen, que falleció la semana pasada, tendrá que estar cerca, o tal vez incluso en la parte superior de la lista…El Sr. Bardeen compartió dos Premios Nobel y ganó numerosos otros honores. Pero qué mayor honor puede haber cuando cada uno de nosotros puede mirar a nuestro alrededor y en todas partes ver los recordatorios de un hombre cuyo genio ha hecho nuestras vidas más largas, más sanas y mejores“.

Hagan el siguiente ejercicio: piensen en un día cualquiera de su vida cotidiana, piensen en la cantidad de aparatos que utilizan en una jornada laboral: despertador, teléfono móvil, vehículos de todo tipo, ordenadores, televisores, receptores de radio, etc. En todos ellos hay transistores, en todos ellos está la huella de John Bardeen.

________
[1] Recientemente publiqué una versión reducida de esta biografía en OpenMind.

[2] Marie Curie (1867-1934) ganó el de Física en 1903 y el de Química en 1911, Linus Carl Pauling (1901-1994) el de Química en 1954 y el de la Paz en 1962 y Frederick Sanger (1918-2013) el de Química en 1958 y en 1980.

[3] Para conocer más detalles de la personalidad de John Bardeen, recomiendo la lectura del excelente texto que Laura Morrón dedicó su la vida y su obra, publicado en su blog “Los mundos de Brana

]]>
2017-12-14 07:10:37
<![CDATA[A contracorriente - Cuando el judiciario es lo opuesto a la justicia]]> Lula ya tiene fecha para el juicio en segunda instancia, el 24 de enero, es entonces cuando pretenderán que le sea imposible ser candidato a la presidencia de Brasil. Se han batido todos los récords para agilizar la condena, sobre todo conforme se han dado cuenta que cada mes, cada semana, cada día, Lula se vuelve más fuerte, gana más apoyo mientras recorre el largo territorio de Brasil con su caravana.

Hay, pues, que condenarlo lo antes posible. Puede que le eleven la pena de 9 años y medio a 15 o a 20. Para hacer coincidir con los medios, que han vuelto a propagar en sus editoriales, que lo único que pueden hacer es encarcelar a Lula.  Él va a incendiar el  país, con su odiosa comparación entre lo que ha hecho cuando ha presidido el país, y lo que hacen ellos.

Rápido, mas rápido, antes que Lula vaya al norte del país, a la Amazonia, que ellos quieren entregar sin dudar a los gringos. Antes de que vaya al sur, bastión de la derecha, a conquistar el apoyo popular. Antes de que con su Caravana Lula desarticule lo que hasta hace nada era el reinado de la derecha.

Pero las cosas no son tan fáciles. Si no hay unanimidad en la decisión en la instancia misma puede haber recurso al Supremo Tribunal Federal. Y, sobre todo, será la prueba de como se puede hacer todo con las bayonetas y las condenas, salvo sentarse sobre ellas, mientras el pueblo está en las calles. Ya se verá quién tiene mas fuerza. Lula está muy tranquilo, como siempre dice, ha probado su inocencia, ahora los chacales tienen que probar su culpa.

 

]]>
2017-12-14 07:10:08
<![CDATA[Bulocracia - La borrasca Ana y otros fenómenos]]> Lo de ponerle nombre de persona a los fenómenos meteorológicos potencialmente temibles para nosotros es nuevo. Lo relacionamos más con otros lugares distantes del planeta, como el Caribe o el Pacífico, donde terroríficas tormentas tropicales, huracanes o ciclones han recibido nombres como Emilia, Gil, Rosa o Tobías.

Pero ahora que nos ha visitado nuestra primera inclemencia con nombre propio parece que nos interesa más el tema. Y eso que ésta no ha sido una tormenta tropical o un huracán, ha sido algo mucho más nuestro, una borrasca, la borrasca Ana, que nos ha dejado en algunas zonas más agua en dos días que en los últimos dos meses, y que crea un precedente. Porque desde ahora nuestras borrascas tendrán nombre, y después de Ana llegará Bruno, y tras Bruno vendrá Carmen. Alternando nombres de mujer y de hombre. Así lo han decidido las agencias meteorológicas de España, Francia y Portugal para que “la población esté más concienciada”, siguiendo el ejemplo de Gran Bretaña, que empezó a bautizar sus borrascas hace dos años.

Con esta nueva medida, se confirma también que las borrascas son más poderosas que los anticiclones, porque cada una va a tener nombre, mientras que un anticiclón parece condenado a ser siempre el de las Azores.

Alberto, Blas o Ernesto

No es fácil entender que a un fenómeno meteorológico previsiblemente devastador se le llame Teddy o Nora. Pero sobre los nombres de estas cosas también hay mucha confusión, mitos y bulos. Por ejemplo, no se les pone siempre nombre de mujer. Sin ir más lejos, ahí están las inclemencias Alberto, Blas o Ernesto para dar fe de ello. Pero fue así desde finales del siglo XIX hasta 1978. Desde ese año se decidió alternar nombres masculinos y femeninos por orden alfabético según se fueran produciendo los fenómenos.

Tampoco es cierto que la Iglesia pusiera el nombre a las tormentas tropicales en los tiempos en que sus temibles consecuencias eran casi imprevisibles, aunque sí es verdad que durante años a tormentas y huracanes se les daba el nombre del santo del día en que irrumpían. No antes, como ahora. Por eso el huracán del 26 de julio de 1825, que azotó Puerto Rico, recibió el nombre de Ana, como nuestra primera borrasca con nombre.

No se inventan al azar los nombres de estas inclemencias. Están predefinidos. La Organización Meteorológica Mundial (OMM), de las Naciones Unidas, elabora unas listas con nombres femeninos y masculinos en distintas lenguas ordenados alfabéticamente. Hay seis listados de nombres que se usan desde 1979 y así cada seis años la lista se reutiliza. Aunque cada país puede confeccionar sus propias listas, como hace el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, que da nombre a las tormentas tropicales del Atlántico Norte y que, en la práctica, decide tambiém los nombres de los fenómenos propios de cada zona del planeta junto con la OMM.

Una vez establecido el nombre en el idioma que más se ajuste a la zona de la inclemencia, no debe traducirse a ninguna otra lengua para evitar confusiones. Por eso hay tormentas o huracanes con el mismo nombre en diferentes idiomas. Mery y María son huracanes distintos. Que se les den nombres así de sencillos es solo para que sean fácilmente identificables por todos, algo que no se lograría con un nombre técnico.

Sí es cierto el mito que dice que cuando uno de estos fenómenos meteorológicos es especialmente devastador se retira su nombre de las listas durante al menos diez años o para siempre, y se sustituye por otro del mismo género que empiece por la misma letra, a solicitud del país donde acontezca. Así ocurrió, por ejemplo, con Carol, Hilda o Katrina, pero no con Gordon porque desde Haití no se pidió.

Torpes, pero no tanto

Ana, nuestra primera borrasca con nombre, ha calado también en las redes sociales, como no podía ser de otra manera.

Dan fe de ello en el diario La Rioja, que ha servido de soporte para el montaje de un entusiasta del Paint, como vemos en las imágenes. Así que desde este medio han salido al paso de “la borracha Ana”: “Lo reconocemos. Habéis estado graciosos. No le habíamos dado demasiada importancia pero nos ha llegado ya por varios grupos de Whatsapp, así que hemos decidido aclararlo. Que somos torpes, pero no tanto”.

]]>
2017-12-14 07:00:49
<![CDATA[La verdad es siempre revolucionaria - La dignidad de las mujeres prostituidas]]> El programa de la coalición En Común que se presenta en las elecciones autonómicas de Cataluña el 21 de diciembre contiene unos puntos que pretenden la regulación de la prostitución. Se pronuncian por “reconocer los derechos de las personas trabajadoras del sexo, para garantizar el derecho a una vida digna de las personas que ejercen la prostitución y permitirles tener derecho a baja laboral o seguro por desempleo”.

Con toda seguridad ninguno de los políticos que encabezan esa candidatura, o que la avalan con su apoyo, ha tenido que prostituirse para poder comer. Tampoco creo que hayan admitido o inducido a nadie de su familia, amistades, relaciones amorosas a escoger semejante “trabajo” cuando no encontraron empleo en la profesión que estudiaron o desempeñaron anteriormente. Por tanto, pienso que este planteamiento está basado en las fantasías que difundieron durante un tiempo, en el siglo pasado, ciertos escritores, cineastas, ideólogos, de los hombres de la burguesía, totalmente ajenos a la realidad de las víctimas de la prostitución. Porque no quiero creer que los defensores de ese programa se muevan por la recompensa económica que la mafia de la prostitución pueda concederles para que legislen la impunidad de los traficantes, proxenetas, chulos, madames, y toda la red de negocios que se lucra de la explotación del más de medio millón de mujeres que trafican esas redes, a lo largo y lo ancho de España, para situarlas en los clubs de carretera, las casas de masaje, los pisos de alquiler y las calles y las carreteras de nuestro país.

No quiero creer que la alcaldesa de Barcelona, la ilustre señora Ada Colau perciba ningún beneficio por su impulso a la regularización, como la llaman, de la explotación de las mujeres prostituidas. Como tampoco Xavier Doménech, cabeza de lista de la candidatura, Josep Nuet que también participa o Pablo Iglesias que la apoya.

Por ello, desearía que atendieran las reflexiones que desde el Partido Feminista, en coincidencia con la mayoría del Movimiento Feminista e Izquierda Unida,  llevamos treinta años haciendo solicitando la abolición de la prostitución, ya que aún abrigo la esperanza de que las analicen y modifiquen su postura.

Lo más perverso de la defensa de la legalización es que dice hacerse desde el “derecho” de las mujeres a escoger libremente ese “trabajo”. No solamente la ONU se pronunció hace años contra la definición de trabajo para la prostitución, alegando que carece de la dignidad propia de una actividad laboral, sino que con esta justificación se pervierte el noble concepto de libertad. Únicamente la malvada actuación del capitalismo que considera a las personas como mercancías y la profunda represión de que el Patriarcado hace víctimas a las mujeres  y las niñas –y también hombres y niños- introduce en la sociedad el perverso discurso de que la prostitución puede ser libre y consentida por las víctimas. La libertad exige la posibilidad de escoger entre diferentes opciones, y las prostitutas no tienen opción. Las que intentan liberarse de la explotación son apaleadas, heridas, secuestradas y tantas veces asesinadas, como ha sucedido con la última víctima en el Raval, hace dos días. La libertad implica también tener opciones para no ser prostituida y alegar ese noble derecho en un mundo en el que el paro, el trabajo precario y la pobreza avanzan sin límites, es simplemente una burla.

Hace tiempo que las feministas consagramos el grito de que “NINGUNA MUJER NACE PARA PUTA”  con el que reclamamos la abolición de la prostitución, la persecución eficaz de las mafias de la prostitución, la penalización de los clientes prostituidores y la protección social, laboral y educacional de las víctimas. Porque ninguna mujer escoge libremente ser sometida a los caprichos sexuales de 20 a 40 hombres cada día para poder mantenerse, y tantas veces a otras personas de la familia que dependen de su protección.

Porque señores y señoras de la coalición En Común, no existe ninguna dignidad en estar desnuda todo el día frente a hombres desconocidos, soportando decenas de penetraciones vaginales, manoseos sin límite, la utilización de su cuerpo como objeto, para la satisfacción placentera de los llamados clientes, tantas veces desconsiderados y hasta brutales. No señora Colau, no señor Doménech, no existe ninguna dignidad en darse de alta de la seguridad social con el ítem laboral de prostituta, aunque le llamen “trabajadora del sexo”. Porque el sexo NO se trabaja. El sexo se disfruta, se entrega por amor, por simpatía, en busca de placer, siempre voluntaria y gratuitamente, en condiciones de igualdad entre los participantes. De otro modo ni es sexo, ni es trabajo, ni es placer, es simplemente explotación. Y la máxima, porque es la utilización de todo el ser humano, que se contiene en el propio cuerpo, como la esclavitud.

Quizá ustedes querrían legalizar la esclavitud para que a los esclavos se “les garantizara el derecho a una vida digna”, pero eso hoy no se le ocurre a nadie. A partir de la abolición de la esclavitud todo el mundo sabe que es más digno pedir limosna en la calle que ser esclavizado. Y de la misma forma, una mujer que mendiga mantiene su integridad corporal, psíquica y mental, que la prostituta pierde.

Ya sabemos que Cataluña, y especialmente Barcelona, además del macro prostíbulo de Figueras en Gerona, se ha convertido en el paraíso de la prostitución. A los innumerables lupanares en las carreteras, en las ciudades y en los pueblos, hay que añadir los pisos de Barcelona que se han habilitado para prostituir mujeres. En las Ramblas, ese bouvelard famoso, que fue único y excelente, los chulos, las celestinas, los intermediarios, abordan a los hombres y les señalan los pisos donde pueden divertirse un rato. Con el propósito de regular esa actividad, la alcaldesa Colau intentó aprobar una ordenanza municipal y gracias a la protesta del Movimiento Democrático de la Mujer y de algunas de las alcaldesas de Esquerra Unida del cinturón industrial de Barcelona se paralizó el proyecto.

Ya conocemos la comprensión y la tolerancia que muestra la señora Ada Colau con la industria de la prostitución y la pornografía. Es la primera ciudad en España que tiene el dudoso honor de haber montado una Escuela de Prostitución donde se enseña a las advenedizas las diversas formas en que deberán dejarse violar por un poco de dinero. En las calles de Barcelona, en los sitios más céntricos, como la Plaza Cataluña, se filman escenas de porno duro. Una mujer completamente desnuda, se arrastra a cuatro patas, atada con correas, que sostienen dos hombres con una capucha de verdugo mientras enarbolan un látigo con el que de vez en cuando azotan a la desgraciada. Los turistas se arremolinan ante tan insólito espectáculo y lo fotografían y lo filman. Así lo vi yo.

Cuando desde el Partido Feminista escribimos una carta a la alcaldesa pidiéndole explicaciones sobre semejante actividad en las calles de la ciudad que gobierna, respondió con una misiva, en el conciliador y almibarado estilo que suele utilizar, diciendo que no se había enterado y que comprendía nuestra alarma puesto que los menores podían asistir a tal espectáculo. Pero ni mencionó que intentaría averiguar quien o quienes realizaban  semejante actividad, y mucho menos nos prometió que una vez enterada pondría los medios para que no se repitiera. En este caso no le preocupaba garantizarle a la mujer humillada y maltratada “el derecho a una vida digna”

Pero ya vemos que no se ha abandonado el propósito de legalizar esta clase de actividades infames. No sé si porque la convicción de los y las redentoras de las prostitutas es tan firme y tan profunda o porque la recompensa de las mafias es cada vez mayor. O porque se espera el voto de los millones de prostituidores que hacen cola en los puticlubs, en las casas de masaje y en la carretera de Castelldefels, para utilizar a una mujer, pobre, triste, asustada y vulnerable, tantas veces traficada desde América o África, en satisfacer una sexualidad enferma que se contenta con abusar de un ser que se le entrega indefenso. Esa mafia de la prostitución, que desde hace 25 años está intentando lograr su legalización, para lo que constituyó la asociación ANELA, llamada eufemísticamente Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne, que gracias a la tolerancia y la ignorancia –no quiero creer que a la corrupción y la prevaricación- funciona en nuestro país legalmente como una asociación civil más.

Al parecer En Común pretende que Cataluña imite a Alemania y Holanda que han legalizado la prostitución hace años y que han convertido varias de sus ciudades en lupanares, exhibiendo a las mujeres en las ventanas de los burdeles. Nadie que tenga la más elemental sensibilidad ante este denigratorio trato a las mujeres puede defender que semejante tráfico sea legalizado en ninguna comunidad de nuestro país. Ni aunque las víctimas declaren que lo hacen con su consentimiento, porque no se puede prestar consentimiento para la propia esclavitud, para la más grave humillación, para la pérdida de toda dignidad humana. Desde la Declaración de Derechos Humanos de la ONU, proclamada el 10 de diciembre de 1948, ningún ser humano puede ser sometido a trato humillante, ofensivo ni degradante, y eso es precisamente lo que soportan las mujeres prostituidas.

No, señores y señoras de la candidatura de En Común, legalizar la prostitución no significa “garantizar a las víctimas el derecho a una vida digna”, sino todo lo contrario”. Significa entregar indefensas a las mujeres y a las niñas a las redes del proxenetismo, a las que se les garantiza la impunidad, para satisfacer la salacidad sin límites de los prostituidores.

El Común de esa candidatura es al parecer el común denominador de los prostituidores, los proxenetas y los chulos.

]]>
2017-12-13 08:09:58
<![CDATA[Rosas y Espinas - Sijena y cultura política]]> El país del exitoso Bertín Osborne en prime-time, el país que considera cultura matar un toro, el país en el que un diario deportivo deduplica las ventas del otro diario generalista, país con un presidente democrático que por ignorancia alaba a un almirante franquista que bombardeó y asesinó a hombres, mujeres y niños en desarmada desbandada guerracivilista, casi el país europeo con más recortes en educación, país con un líder de la oposición que hace soriano a Antonio Machado y pone a la historia antifonaria de nuestro socialismo recio y noble mirando hacia Cuenca… País.

Pues este país acaba de enfrentarse con la policía por las piezas de un museo. Para que digan luego que somos unos patanes. Hay muchos analistas y politólogos muy sabios que sostienen que el PP gana votos cada vez que ataca a Catalunya. Yo no estoy de acuerdo. Y el asunto de Sijena me refrenda. El PP gana votos cada vez que ataca a la cultura, como en esta ocasión. Los perderá en Catalunya, los votos, pero muchos riñones de España están gritando ‘a por ellos’, con la guardia civil frente a un museo, custodiando obras de arte en lugar de jorditos y oriolcitos. No me digáis que no es muy dadaísta. A mí, culturamente hablando, me pone muy cachondo.

Cuando la cultura enfrenta a los españoles, siempre es por asuntos extraculturales. De ahí, quizá, la explicación a que seamos tan burros. Mezclamos tanto la cultura con la política, la cultura con las fronteras, la cultura con las siglas, que al final reducimos la cultura a una ecuación diabólica entre política, frontera y siglas. Con lo cual diluimos la cultura en las más corrosivas excrecencias del sentimiento y la geografía.

Cuando éramos pequeños, estudiábamos la diferencia entre geografía física (marcada por cordilleras, ríos, mares, la naturaleza…) y geografía política (que si te paras a pensarla está toda dibujada con rotuladores de guerra).

Supongo que la geografía física es cultura que viene de la naturaleza y la geografía política es solo un capricho infantil: ¿para qué pintar rayas de colores en la tierra?

Lo triste de lo que está pasando con los bienes o males de Sijena es que no se pelea por unos bienes o males culturales. Las piezas son lo de menos. La herencia histórica es lo de menos. Se pelea por una cabezonería recíproca que nada tiene que ver con la cultura, sino con todo lo contrario. Ni siquiera es incultura. Es acultura. Es la negación mutua de la posibilidad de diálogo, de razonamiento. En eso los catalanes no me podréis negar que también sois muy españoles, muy toreros y muy gitanos.

En el café de Chinitas
dijo a Paquiro un Frascuelo:
“Soy más valiente que tú
más gitano y mas torero.”

Nos peleamos por la cultura no por la cultura, sino porque queremos pelearnos. Y yo creo que esa es la tragedia de este país. Nadie salió a la calle cuando el floreciente cine español –cultura– fue masacrado por el gobierno del PP tras la gala de los Goya del ‘no a la guerra’. Nadie se alteró porque el centenario de Cervantes fuera más celebrado en Gran Bretaña que en España. Y celebrar un aniversario no es mandar al consejero de cultura a decir unas estúpidas palabras sobre una tumba ignota. Es promover educación sobre Cervantes, películas sobre Cervantes, libros sobre Cervantes, comics sobre Cervantes… Y no me refiero solo a literatura, artes y otras veleidosas mariconadas. Si los españoles hubiéramos estudiado en el colegio la Guerra Civil, el franquismo y las historias de España y Catalunya, yo estoy seguro de que esto de la secesión y tal lo habríamos solucionado ya con un par de hostias/caricias mutuas y blandas. Pero, de momento, estamos muy ocupados en partirnos los dientes por las muy culturales piececillas irremplazables de Sijena. Que todos conocemos y valoramos con enorme precisión. Cultura política. Qué oxímoron.

]]>
2017-12-13 05:49:42
<![CDATA[El ciudadano autosuficiente - Diez cosas que harás por primera vez en 2018]]>

Bueno, o tal vez el año siguiente, o el que sigue al siguiente. Pero, si Dios te da salud, terminarás por hacerlas, por la cuenta que nos trae a todos (a tí, a los demás y al planeta en el que vivimos)

Devolver el casco
Llevarás una bolsa con botellas, frascos y envases variados a la tienda y te darán por todo ello unos cuantos euros (por ejemplo, dos euros por unidad). De esta forma, evitamos de un plumazo la gran acumulación de residuos en contenedores y cubos callejeros. Y ya no tendrás que llevar los envases al contenedor amarillo.

Producir tu propia energía eléctrica
Sí, es posible, a pesar del impuesto al sol y otros palos en las ruedas del autoconsumo. Solo necesitas uno o dos paneles fotovoltaicos no muy grandes y algunos aparatos para regular y medir la energía producida y consumida. Si vives en un edificio con más vecinos, que es lo más común, tendrás más dificultades pero también es posible.

Ir a tus obligaciones en un vehículo eléctrico compartido
En 2018, saldrás a la calle, pulsarás distraídamente un botón en tu smartphone, localizarás el vehículo disponible más cercano, que estará a unos metros de distancia, abrirás la puerta, conducirás a tu destino (o ni siquiera eso, si el coche es autónomo), aparcarás y te olvidarás de que existen coches en el mundo… hasta que vuelvas a necesitar uno.

Leer con atención las etiquetas ecológicas
Ya no tendrás que fiarte de lo que te diga el vendedor o alquilador de tu futura casa. Lo primero que harás es examinar la etiqueta energética de la vivienda y luego indagar sobre sus sistemas de iluminación, climatización, agua caliente, etc., lo que implicará leer unas cuantas etiquetas energéticas más.

Pagar solamente por la basura que produces
Y no por el tamaño de tu casa, como se suele establecer ahora el pago de la tasa de residuos urbanos. Hay varios sistemas en marcha (contenedores con llave, recogida puerta a puerta). Olvídate del actual sistema de “dispara y olvida” o “tira la bolsa y desaparece”. Cuanto menos basura produzcas, menos pagarás.

Decir adiós a la comida basura
No es nada difícil, solo necesitas unos buenos libros de recetas y un mercado cercano para abastecerte de productos frescos y de temporada. Dirás adiós a la comida llena de aditivos, aceite de palma y saborizantes y entrarás en una nueva dimensión de placer gastronómico, mucho más sano y seguramente más barato que la opción de comida ultraprocesada. Dos cosas más que harás en 2018, sí o sí: decir adiós al azúcar a todas horas y probar el vegetarianismo.

Contratar electricidad verde
Es verdad que la energía eléctrica que llega a nuestras casas procede de una piscina común donde se mezcla la de todos los orígenes –nuclear, carbón, gas y renovables. Pero al contratar electricidad 100% renovable certificada impulsas la producción sostenible de energía y que las compañías fabricantes abandonen más rápidamente las opciones fósiles y nuclear.

Caminar y usar la bicicleta
Sí 2018 será el año en que moverás las piernas para desplazarte de un sitio a otro, un medio de transporte inventado hace millones de años y lleno de ventajas. Para caminar no necesitas más que unos buenos zapatos, y para lo otro necesitas una bicicleta, nueva o de segunda mano, eléctrica si en tu lugar de residencia hay demasiadas cuestas.

Cultivar un jardín, o unas pocas macetas en una terraza
En 2018 harás por fin algo que llevas tiempo postergando: hacerte agricultor. No necesitas hectáreas de terreno, una sola maceta es suficiente. Instala y cuida unas cuantas plantas en tu balcón, terraza o alféizar de ventana. Mejorarás el paisaje de tu calle y alegrarás la vida a tus vecinos, además de la tuya.

Pagar el impuesto a la huella ecológica
No todo iban a ser buenas noticias, macetas y buena comida. El impuesto a la huella ecológica se acerca inexorablemente. Ya pagamos varios impuestos en la misma dirección (por ejemplo el de matriculación para coches grandes, o el impuesto a la gasolina, o la sobretasa al sobreconsumo de agua, etc.). Pero esto será diferente, será un impuesto al estilo de vida derrochador. Pero no te preocupes, sólo una minoría lleva un estilo de vida así, los demás vamos tirando solamente.

]]>
2017-12-12 10:00:25
<![CDATA[Ecologismo de emergencia - Ley del Suelo: ¿se puede hacer peor?]]> Alejandro Sánchez Pérez

“Cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar”, dice la famosa Ley de Murphy, y es lo que parece ser el destino de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid. Y mira que la Ley del Suelo de 2001 era mala. Heredera de la Ley del “todo urbanizable” de Aznar de 1998, ha permitido que la burbuja inmobiliaria se cebara en la Comunidad de Madrid como ninguna, destrozando el paisaje de nuestra región, fragmentando nuestros ecosistemas y permitiendo la depredación máxima de un recurso tan escaso como el suelo. La Ley 9/2001 aprobada bajo el mandato de Ruiz Gallardón sufrió del orden de 15 modificaciones durante los mandatos de Aguirre y González hasta dejarla irreconocible y tan llena de agujeros que de entrada parecería que cualquier cosa que nos trajeran a la Asamblea de Madrid sería mejor. No contábamos con Cristina Cifuentes. Porque más que con la Ley de Murphy, este proyecto tiene que ver con las ansias liberalizadoras del Partido Popular de Madrid. Tras su máscara amable y de persona preocupada por las cuestiones sociales, Cristina Cifuentes no deja lugar a dudas con este proyecto de que pertenece al ala más neoliberal de su partido.

El proyecto de Ley del Urbanismo y Suelo de la Comunidad de Madrid, que así se llama el engendro, es sin lugar a dudas mucho peor que su antecesor y da una vuelta de tuerca peligrosísima a la liberalización del suelo en Madrid. No sólo no contempla la ordenación territorial global del territorio de la Comunidad Autónoma, la protección general del paisaje y los ecosistemas en tan grave riesgo de desaparición y fragmentación en nuestra región. No sólo no prioriza un urbanismo socialmente responsable, democrático y participativo frente a los intereses de los operadores y propietarios privados. No sólo no orienta el modelo urbanizador hacia la concentración y la densidad de edificación frente a la dispersión y ocupación discriminada del suelo. Por el contrario reduce los controles urbanísticos, la participación ciudadana y la transparencia a los mínimos imprescindibles mandados por las leyes estatales, facilita la desprotección del patrimonio cultural y natural, se olvida del cambio climático como condicionante del planeamiento, otorga más poder que nunca a las entidades “colaboradoras” privadas dándoles funciones de inspección y control de la legalidad, mantiene los CID que se inventaron para dar cobijo al proyecto Eurovegas, permite todo tipo de excepciones de uso para poder urbanizar en suelo rústico, incluidos usos industriales y reduce las superficies dotacionales a mínimos históricos (30 metros por cada 100 construidos, solo 10 en el caso de municipios de menos de 5.000 habitantes…).

Pero lo peor sin duda es la amnistía urbanística a cientos de construcciones y urbanizaciones ilegales y fuera de ordenación. En Madrid hay miles de construcciones ilegales, y no se trata solo de poblados chabolistas como la Cañada Real o Las Sabinas. Hay auténticas urbanizaciones “fuera de ordenación” como eufemísticamente las llaman, que fueron construidas en terrenos rústicos con un precio del suelo ridículo y sin pagar impuestos, pero que al cabo de los años reclaman todo tipo de servicios municipales, hasta el punto de que en casos extremos incluso se les llega a cobrar el IBI. El proyecto de ley prevé que puedan legalizarse las que”cuenten con acceso rodado, suministro de energía eléctrica, abastecimiento de agua y un sistema colector de aguas residuales” aunque este último se puede obviar “bien por no suponer ventaja alguna para el medio ambiente o porque su instalación implique un coste excesivo”. Es decir, se podrán legalizar casi todas las urbanizaciones hoy consideradas ilegales, incluso aquellas cuyo sistema de aguas residuales son pozos negros o fosas sépticas sin ningún tratamiento, un absoluto sinsentido en pleno siglo XXI.

Sin duda la Comunidad de Madrid necesita una nueva Ley del Suelo que impida los desmanes cometidos durante decenas de años y desacople el urbanismo de la financiación de los Ayuntamientos, raíz de tanta corrupción. Madrid necesita una ordenación territorial que proteja el paisaje natural y fomente el desarrollo rural frente a la especulación y la dispersión urbanística, basada en la salvaguarda del interés general y de las generaciones futuras. Pero el proyecto que Cifuentes ha presentado y que Ciudadanos ha apoyado tan alegremente, rechazando las enmiendas del PSOE y Podemos, no es la Ley que se esperaba. Este es un proyecto nacido sin diálogo político, ni consenso con la sociedad ni con los ayuntamientos a los que en teoría sirve. Un proyecto sin participación pública, que solo persigue dar facilidades a los propietarios de suelo. Por eso es necesario que ayuntamientos, partidos, sindicatos, asociaciones y entidades de todo tipo se unan frente a este proyecto que la coalición PP-Ciudadanos pretende aprobar a toda prisa. Hay que reclamar a Cifuentes el diálogo social que ha negado hasta la fecha. Porque es difícil hacerlo peor.

 

Alejandro Sánchez es coportavoz de EQUO Madrid y diputado en la Asamblea de Madrid por el Grupo Parlamentario Podemos

]]>
2017-12-12 09:10:44
<![CDATA[Voces del mediterráneo - Trump reconoce a Jerusalén como capital del apartheid, el colonialismo y la ocupación militar]]> Antonio Basallote, Diego Checa, Lucía López y Jorge Ramos
Autores del libro ‘Existir es Resistir. Pasado y Presente de Palestina-Israel’ (Comares, Granada, 2017)

La decisión de la administración Trump de que se traslade la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén supone un cambio radical en la política exterior del país en la región y el reconocimiento norteamericano de la ciudad como la capital del Estado de Israel; es decir, como capital del apartheid, del colonialismo y de la ocupación militar.

Estados Unidos ha sido un mediador controvertido por su estrecha relación -al menos desde 1967- con Israel. En esa mediación, la solución de los dos Estados era un elemento fundamental para tratar de satisfacer tanto al sionismo israelí como a gran parte del movimiento nacional palestino, tal y como quedó de manifiesto durante el proceso de Oslo. Esta solución contemplaba el establecimiento de la capitalidad del Estado de Israel y del futuro Estado palestino en una Jerusalén dividida, siguiendo las líneas divisorias marcadas por la guerra de 1948. Asimismo, parecía suponer el fin de la ocupación militar y la colonización de la parte Oriental, puesta en marcha por Israel tras la ocupación militar de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este en 1967.

Con la declaración de Trump el proceso de Oslo está muerto (si es que aún le quedaba algo de vida). Ese plan, que beneficiaba a la parte ocupante y colonizadora, ya no tiene viabilidad. EEUU ha decidido reconocer unilateralmente lo que el derecho internacional no permitía, legitimando así unas políticas de colonización, discriminación y apartheid que violan sistemáticamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y los principios de los Derechos Humanos. Trump ha decidido que no hay norma ni derecho que valga, excepto el suyo y el de sus aliados.

Hay por otra parte, algunas razones de índole interna para esta decisión. El sionismo cristiano, abanderado por sectores evangelistas estadounidenses de los que forman parte millones de personas, es tradicionalmente fiel al voto republicano y predica la necesidad de unir a la comunidad judía en Israel como requisito imprescindible para segunda venida de Cristo. Ya en 1818, otro presidente estadounidense, John Adams, había mostrado su apoyo a una “nación independiente en Judea”. Sin embargo, nadie había llegado tan lejos como Trump para ganarse el apoyo de este grupo.

Tampoco hay que desdeñar los esfuerzos del gobierno de Netanyahu persuadiendo a la administración Trump de la sintonía entre los intereses estadounidenses y las políticas expansionistas israelíes. A todo ello debemos también sumar el errático rumbo de la política exterior de Trump, que puede estar esperando a que se materialicen algunas concesiones israelíes para impulsar un acuerdo final sobre la cuestión palestina y que los petrodólares saudíes convenzan a la población palestina de que Abu Dis (localidad periférica de Jerusalén Este) sería una buena solución alternativa para la capitalidad del Estado palestino.

Lo que está claro es que la decisión de Trump reconoce la política de hechos consumados de Israel en Jerusalén, algo que nunca había ocurrido antes. Si bien el Plan de Partición de la ONU de 1947 contemplaba ya la internacionalización de la ciudad, esta nunca llegó a producirse. La razón principal fue la limpieza étnica de la Nakba -que también se dio en barrios occidentales jerosolimitanos como Baqa’a, Katamon o Talbiya- y a la guerra de 1948, que dividió la ciudad en dos zonas: la occidental, controlada por las fuerzas sionistas-israelíes y la oriental, bajo dominio (trans)jordano. En 1967, Jerusalén Este fue conquistada por el ejército israelí, ocupada militarmente y anexionada al Estado de Israel en flagrante violación del derecho internacional. Con la llegada de las tropas israelíes a la Ciudad Vieja de Jerusalén, Israel consideró que las 135 casas y los edificios de ocho siglos de historia del barrio magrebí debían ser arrasados para dejar más espacio al Muro de las Lamentaciones, una acción que supuso la expulsión de unas 700 personas. Estos jerosolimitanos desahuciados (de Palestina y de la Historia) solo eran una pequeña parte de los 300.000 palestinos que, según el Departamento de Estado de los EEUU fueron expulsados o desplazados en junio de 1967, durante la Naksa palestina.

Desde entonces y hasta la actualidad, Israel ha practicado unas políticas de colonización, expulsión y discriminación de la población palestina autóctona de la ciudad, que organismos de las Naciones Unidas han calificado como políticas de apartheid. Así, por ejemplo, la colonización de Jerusalén Este ha instalado a 200.000 colonos israelíes sobre 15 asentamientos ilegales en el territorio ocupado, contraviniendo el Derecho Internacional Humanitario. Con la decisión de Trump, el fundamentalismo sionista que alimenta el movimiento colono israelí en Jerusalén recibe un espaldarazo y puede animarle a romper el status quo vigente en la Explanada de las Mezquitas. Hoy no son pocos los grupos radicales religiosos y de ultraderecha dirigidos por colonos -como “los Fieles del Monte del Templo”, “El Monte del Templo” o el “Instituto del Templo”- que insisten en acabar con esta disposición e instan constantemente a la construcción de lo que sería “el tercer templo” sobre la Cúpula de la Roca y la Mezquita al-Aqsa, lugares que han tratado de ser destruidos en varias ocasiones por grupos fundamentalistas sionistas desde la década de 1980.

Este proceso de colonización se ha desarrollado en paralelo a la expulsión de población palestina de Jerusalén, donde no solamente se ha impedido el retorno a la población palestina refugiada, sino que también se ha revocado el derecho a residir a unas 14.000 personas (por no poder demostrar que el “centro de su vida” está allí, por ser acusados de desleales a Israel o por residir más de 7 años en el extranjero) y se ha imposibilitado el registro del nacimiento de 10.000 niñas y niños en la ciudad desde 1967. Otras 100.000 personas perdieron el acceso a Jerusalén debido a la construcción del Muro de Apartheid, considerado ilegal en 2004 por el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya, que instó a la comunidad internacional a que colaborase en su desmantelamiento.

Las políticas israelíes también discriminan a la población palestina de Jerusalén Este con respecto a la población judía israelí. Dos datos pueden servir para ilustrar esta discriminación: mientras que el 90% del presupuesto municipal se destina a los barrios de mayoría judía, los barrios de mayoría palestina de Jerusalén Este solamente reciben un 10% de ese presupuesto; de la totalidad de permisos de construcción emitidos por las autoridades municipales solamente el 7% se conceden a miembros de la comunidad palestina. Además, millones de personas palestinas no pueden pisar Jerusalén excepto si consiguen un permiso especial israelí; aunque vivan a pocos kilómetros, y simplemente por ser palestinas.

La decisión de Trump ha encontrado una oposición unánime de la comunidad internacional, a excepción de Israel. Esta oposición también incluye a un sector importante de la comunidad judía internacional (desde la corriente reformista estadounidense hasta la ultraortodoxa antisionista) y la resistencia de una población palestina que ha sobrevivido a más de 100 años de colonialismo y 50 de ocupación militar y que no ha cesado en la lucha por afirmar sus derechos como seres humanos y como pueblo. A lo largo de Cisjordania, en Gaza, en Jerusalén Este y en la propia Israel, las resistencias se materializan en la lucha contra el Muro, contra la expansión de las colonias, contra la limitación sus libertades y contra la discriminación. Unas resistencias que impulsa la población palestina, pero en las que también participan grupos judíos e israelíes antisionistas y activistas de todo el mundo. En este último caso, sobre todo, a través del movimiento BDS, que crece cada semana y que paulatinamente es considerado por más personas como la mayor esperanza internacional para que Israel cumpla con el derecho internacional y los Derechos Humanos de la población palestina. En definitiva, el resultado de esta decisión de la administración estadounidense tendrá mucho que ver con la resistencia popular palestina, que ya el pasado verano mostró su fortaleza mediante una campaña de desobediencia civil en la propia Jerusalén.

]]>
2017-12-12 09:10:41
<![CDATA[Menos mal que no se oye lo que pienso - Nuestro fango: hambruna, pobreza y subdesarrollo: A propósito de burros, elixires y ambición (1/3)]]> Juan Antonio Palacios Castaño
Colaboran: Grupo LARCS [i] (Laboratorio Abierto de Reflexión Científica y Social) www.proyectolarcs.com Canal Telegram del blog: https:/t.me/Saludypensamiento

Sabes Tadeusz, me caes muy bien, dijo de forma inesperada,
pero tú no sabes lo que es tener hambre de verdad, ¿a qué no?
– Depende de lo que se entienda por hambre.
– Hambre de verdad es mirar a un hombre como un simple objeto comestible.
Yo he tenido hambre de verdad, ¿entiendes?”
(Tadeusz Borowski[ii])

Foto del autor, frontera Etiopía / Sudán del Sur, 04/11/2017
Foto del autor, frontera Etiopía / Sudán del Sur
Venir de Somalia, Etiopía o Sudán del Sur y no desear hablar o querer huir de conversaciones sobre lo vivido, es todo uno.

No porque no se tenga qué decir, sino por no saber cómo decirlo, por qué hablarlo y, sobre todo, por la ausencia total de respuestas, máxime cuando quien habla ya ha vivido con anterioridad en el terreno equivalentes sensaciones, vivencias y daños.

Es complicado, salvo que se trate de relatar un viaje temático, hacer pornografía de la miseria o establecer el “qué pena nos dan”, con llamada al narcisismo y al relato de guerrero humanitario del que ha llegado del lugar.

Al final, siempre sale el “¿pero, tú que haces allí? ¿A qué vas?”. Y, al margen de contestaciones estándar e inventos de realidad, uno, en el fondo, se lo pregunta de verdad y enmudece. Porque hay cosas que se hacen, hay lugares a los que se acude y, realmente, no se sabe, al volver, por qué uno se fue y, sobre todo, qué es lo que ha pasado durante ese tiempo.

Sólo una respuesta, tal vez la única: África es el único continente en el que el hambre ha aumentado en los últimos 25 años[iii].

Se ha escrito mucho sobre el hambre, la guerra y la miseria. Y el imaginario ha corrido de un lado a otro, llenando todos los espacios posibles de la ficción durante mucho tiempo. Pero de todo ello, lo que no es agotable cuando se ha estado, es el corazón del horror y de las tinieblas, ese ‘no lugar’ en el que uno duda de la validez del ser humano en el universo.

Esta serie de tres artículos hablan del hambre real, vivida y reflexionada, de contradicciones y desmontaje de tópicos.

1.


Porque el hambre realmente no es un resultante de la pobreza, sino un producto de la riqueza[iv].

No voy a hablar de cómo es posible que, en un mundo ocupado por 7.300 millones de personas que es capaz de producir alimentos para 12.000 millones, tengan que morir más de 25.000 personas al día, algunas estadísticas hablan de 100.000 diarias, por causas relacionadas con el hambre[v].

En contraste, hay 800 millones de personas que padecen obesidad, sorprendentemente la misma cantidad que pasa hambre[vi][vii]. Algo que da qué pensar.

Tampoco entraré en el hecho histórico, no resaltado suficientemente en la literatura disponible, del comienzo de la denominada Era de la Alimentación Posible: ese momento de humanidad, hace 40 años, en que, por primera vez en la historia, y de forma mantenida hasta ahora, el planeta comenzó a ser capaz de alimentar a todos sus habitantes[viii][ix].

Si, así es. Es absolutamente falso que la población mundial sea demasiado grande para ser alimentada adecuadamente.

Hoy en día hay el 40% más de cereales disponibles por persona que en los años60, lo que permite tener una disponibilidad individual de 2.700 kilocalorías, cantidad superior a la mínima requerida diaria de 2.200 Kcal[x]. Y esto incluso considerando sólo los países en desarrollo en la actualidad, que alcanzan las 2.475 Kcal, frente a las 1.950 Kcal de los años 60[xi].

La Revolución Verde, con todas sus contradicciones y críticas, acabó con las milenarias hambrunas de la India. Veinte años después del inicio del plan, producía más arroz por habitante que en el año 1966, a pesar de haber incrementado la población en más de 100 millones.

Por cierto, parece ser que la citada Revolución Verde fue lanzada como reacción del gobierno indio, encabezado en ese momento por Indira Gandhi, frente a la supuesta ayuda humanitaria condicionada por los EEUU ante la hambruna de 1967. Nada es gratuito en este ámbito.

La sequía de 1967 provocó una hambruna amplia en el nordeste de la India.

El gobierno indio solicitó ayuda alimentaria a los EEUU. Tras una importante demora, finalmente el presidente americano Lyndon Johnson envío el cargamento de cereal vinculado a la adhesión de la India a su política bélica en Vietnam.

Como reacción, la presidenta Indira Gandhi puso en marcha una intensa política de apoyo a la agricultura a cuyo frente puso al agrónomo Swaminathan, con apoyo de otro agrónomo, Norman Borlaug, exigiéndole al primero, como él mismo comentó, obtener en 5 años un stock de cereales de 10 millones de toneladas, la misma cantidad que “había tenido que mendigar a los americanos”[xii].

Entonces, ¿por qué no se hace en África y en el resto del Mundo?

2.


Porque la solución y, si se quiere, la salida del camino del hambre no es sanitaria. Es de otro orden. Es fácil escaparse con la señalización del orden económico, social y político imperante como responsable de todo ello, algo complicado de cambiar y cuya alternativa no somos capaces de imaginar aquí y ahora. Pero existen otros caminos menos transitados que nos impelen más en lo próximo.

Es el carácter inhumano y antiético de muchas empresas, especuladores y, por ende, ¿también de los consumidores de sus productos los que favorecen, agudizan o crean el hambre en el mundo?

*Producción de Ejiaochino en la provincia de Shandong
*Producción de Ejiaochino en la provincia de Shandong
Y para muestra hablemos del caso de los burros en África como metáfora de un sinsentido más amplio que subyace en el fondo de todo esto.

Si algo llama la atención en países del Cuerno y Este de África, como Etiopía, Somalia, Sudán o Eritrea, por situar de forma concreta su localización, es la presencia de burros como compañeros indispensables en las labores en el campo y, también, en la ciudad[xiii],[xiv].

El burro fue domesticado por primera vez en África hace 5.000 años y han sido la base de la subsistencia del pueblo africano desde entonces[xv].

Por si no lo saben, estos animales están en riesgo de desaparecer, con el consiguiente impacto en las economías de subsistencia.

Y todo ello por la demanda china de gelatina de burro[xvi].

Ejiao listo para su venta en el mercado chino
Ejiao listo para su venta en el mercado chino
Desde el año 2004, la industria china está elaborando, de forma masiva, una medicina ancestral, ya usada desde hace más de 2.500 años llamada ‘ejiao’[xvii]. Inicialmente empleada para la anemia y sin constatación científica de su efectividad, actualmente está integrada en cremas faciales, dulces y licores, así como otros productos supuestamente medicinales. Parece ser que, como otros productos milagro en expansión en nuestro medio, sirve para todo: prevenir el cáncer, resolver el insomnio, mejorar el aspecto e incluso incrementar la libido.

Vamos, el ‘ungüento peluca’ de nuestro medio. Todo un elixir mágico con una demanda creciente en la nueva sociedad china que moviliza medios económicos gigantescos. No en vano, su coste puede alcanzar o superar los 3.300 € por cada 250 gr.[xviii] Todo ello anunciado en series de tv, aeropuertos y todo tipo de medios de comunicación. Un éxito de su nuevo mercado[xix].

Es tal el negocio que mueve, que las empresas que lo producen y comercializan, como Deej[xx], además de cotizar en bolsa, muestran su poderío construyendo centros de visitantes, salones, exposiciones, hoteles temáticos, como resultante de la duplicación de sus ingresos en los últimos años a través de la venta de productos que precisan para su elaboración un mínimo de 5.000 toneladas de gelatina al año[xxi].

Todo ello está trastocando y hundiendo la economía rural del mundo en desarrollo, con la consiguiente pérdida de seguridad alimentaria. Para satisfacer la producción de ejaio actual son necesarias las pieles de 4 millones de burros cada año, que lógicamente deben ser sacrificados. Sólo en China, la población de burros está estimada en 11 millones, habiéndose reducido a 6 millones esto últimos años. Por tanto, la industria floreciente e imparable de ejiao depende de las importaciones[xxii].

Como resultado, la piel de burro ha cotizado al alza. En Kenia, el precio de los burros se ha triplicado, pero no por su valor activo como recurso de carga y transporte, sino por su valor muerto[xxiii].

Y eso en un continente, África, plagado de empresas chinas empleadas en la construcción de grandes obras públicas. Hay que moverse por todo el territorio para ver maquinaria pesada y trabajadores chinos que la manejan o trabajan a pie de obra[xxiv],[xxv].

Ante todo ello, algunos países africanos han reaccionado con prontitud, prohibiendo las exportaciones de pieles de burro y cerrando mataderos específicos financiados por empresas chinas.

Cientos de pieles de burro secándose al sol en Baringo, Kenia.
Cientos de pieles de burro secándose al sol en Baringo, Kenia.
Hoy en día, el comercio que abastece a las fábricas chinas de ejiao es notoria y reconocidamente ilegal, por lo que el robo de burros es una práctica creciente. Se han denunciado en países como Kenia y no se dispone de datos oficiales de otros. Mientras tanto, los campesinos etíopes, eritreos y sudaneses están preocupados, muy preocupados. Todos ellos relatan historias próximas sobre robos y matanzas nocturnas de animales[xxvi].

Se han denunciado instalaciones irregulares de mataderos de burros en África, Asia y Sudamérica.

Porque ¿quién va negarse a cobrar las ganancias de un año, con la sustracción de 3 pollinos con su desollamiento rápido, en un país donde gran parte de la población vive con menos de 1,90$ por persona y día, es decir, en la pobreza extrema.

En definitiva, el capitalismo en todo su esplendor, no muy diferente a lo que sucede con otras empresas occidentales que directa o indirectamente operan en el territorio africano y en otros países desarrollados, llamémosles multinacionales, y que son parte de nuestro entramado de consumo diario.

3.


No vamos a elucubrar ni recurrir a las múltiples denuncias sobre la conducta de estas empresas en los países en desarrollo planteadas en la red, como son:
  • Nestlé, que ha sido denunciada en Pakistán por comunidades rurales que afirman que embotella y vende agua subterránea de alto valor en la zona dada la proximidad de poblaciones que no pueden permitirse agua potable[xxvii].
  • Kraft, que ha sido acusada de comprar carne de vacuno a proveedores brasileños involucrados en la tala de árboles en la selva amazónica para que pastara el ganado[xxviii].
  • Coca-Cola, ha tenido que enfrentar denuncias de trabajo infantil en su cadena de suministro en Filipinas, entre otras[xxix].
Nos vamos a centrar en el impacto de las 10 grandes marcas que poseen productos de consumo habituales para nosotros y, por sí mismas, tendrían todo el potencial para crear (no digo contribuir sino, por sí mismas, con capacidad de crear) un sistema alimentario justo.

Todas ellas han sido evaluadas dentro de la campaña de Oxfam ‘Tras la marca’[xxx], con el objetivo de fomentar un mejor desempeño social y medioambiental en relación a su cadena de suministro: Associated British Foods(ABF), Coca-Cola, Danone, General Mills, Kellogg’s, Mars, Mondelēz International (antes conocidacomo Kraft Foods), Nestlé, PepsiCo y Unilever.

Porque muchos de los ingredientes que emplean son cultivados en los lugares más desfavorecidos y pobres del planeta con “inseguridad alimentaria”. Y no tienen un producto solamente sino, cada una, cientos de ellos.

Son bastante conocidas. Búsquelas en Internet y se asombrará. Por ejemplo, tal vez no le suene Uniliver:

Uniliver es una compañía británica-holandesa que cotiza en la bolsa de Londres, Ámsterdam y en el listado secundario de Nueva York, (Wall Street.) Sus marcas[xxxi] son: Rexona, Calvé, Maizena, Tulipán, Pond’s, Ligeresa, Mimosín, Flora, Signal, Tomotei, Frigo, Knorr, Axe, Ben and Jerry’s, Lipton, Cif, Skip, Hellmann’s, Dove, Tresemmé, Williams y FoodSolutions, copropietaria de marcas como CarteD’or[xxxii]. Ahora, ¿ya le resulta conocida?

Ninguna de estas 10 empresas aprobó la evaluación de respeto a los derechos humanos y al medioambiente, según el citado Informe. Sacaron “Muy Deficiente” (un 1 sobre 10), Associated British Foods(ABF), Kellogg’s, General Mills, Mondelēz International, Mars y Danone. Y resultado “Deficiente” (un 2 sobre 10) Coca Cola y Pepsico.

A lo que añadir el intervencionismo de otras multinacionales con su funcionamiento como oligopolio de grandes intereses corporativos en estos países, lo que se ha denominado “cártel del agro business”, algo no muy conocido por los ciudadanos occidentales, pero con relación directa en los ingredientes que consumen.

En este grupo selecto estarían:

  • Glencore[xxxiii], empresa anglo-suiza, que cotiza en la bolsa de Londres, de Hong Kong, con sede principal en Suiza y “registrada” en la isla de Jersey, un paraíso fiscal);
  • ADM [Archer Daniels Midland Company][xxxiv], empresa agraria que cotiza en la bolsa de Nueva York;
  • Syngenta[xxxv], empresa suiza de biotecnología y agricultura que cotiza en bolsa en Nueva York y Suiza;
  • Monsanto[xxxvi], empresa norteamericana de biotecnología agrícola que cotiza en Nueva York / Wall Street;
  • Yara[xxxvii], empresa noruega especializada en fertilizantes, productos agrícolas y agentes de protección del medioambiente que cotiza en la bolsa de Oslo;
  • Cargill[xxxviii], empresa norteamericana de compraventa, procesado y distribución de productos agrícolas, cultivo y venta de piensos para ganado y abastecimiento de ingredientes para la industria farmacéutica. No cotiza en bolsa [¡?].
Podríamos seguir, pero parece claro que la economía global de libre mercado ha llegado a ser una amenaza para la sostenibilidad del planeta, para la supervivencia de gran parte de la Humanidad, especialmente para la más empobrecida y, por extensión, para las demás especies de la Naturaleza. Todo ello, no como un efecto colateral secundario de sus torpes movimientos, sino como algo sistemáticamente planteado desde una visión del mundo y de la vida en confrontación, con conceptos a superar, como son la competitividad y la eficiencia de mercado.

El planeta puede salir adelante únicamente alimentando a todos sus seres, a todos, porque son los que hacen el Mundo. Alimentar a otros seres humanos y al resto de las especies nos garantiza nuestra propia seguridad alimentaria. Esta es la base real de la sustentabilidad.

Hay que superar la visión del mundo basada en el temor a la escasez, los monocultivos, los monopolios y la apropiación del otro con su desposesión de medios. Como alternativa, una visión demostrada basada en la abundancia y la donación generosa, la biodiversidad y la descentralización, así como el respeto y la dignidad para todos los seres[xxxix].

Tenemos que escaparnos mentalmente de ese discurso-trampa basado en teorías económicas obsoletas y destructoras que no dejan margen a otras especies y otros pueblos. Hay que salir del discurso de globalización económica, que no es sino una guerra contra la naturaleza y contra los más pobres de los nuestros. De momento, porque luego será contra nosotros.

Cuando en organismos internacionales hablamos de esto, algo que sale de forma inevitable en todas las reuniones, es el discurso-argumento en contra de planteamientos de solución alternativa, que plantea la necesidad de un sistema basado en normas (la globalización como norma necesaria del comercio) y en árbitros (Wall Street como ente supremo del modelo neoliberal). Pero ahí están los resultados: aquellos componentes que tienen los valores más altos para nosotros (naturaleza, cultura y futuro, entre otros), han sido vilipendiados y destrozados.

Seamos claros de una vez, las supuestas normas de la globalización están colisionando y desplazando normas nucleares como la justicia, la sostenibilidad, la compasión y la generosidad.

Frente al totalitarismo de Mercado y su supuesta democracia vinculada, hay que desarrollar la propuesta de una democracia de la tierra y sus ciudadanos porque, como decía Gandhi, “La tierra tiene bastante para las necesidades de todos, pero no para la avaricia de algunos“.

¿Alguien quiere prescindir de todo eso?

Si su respuesta está en la línea de todo esto, tal vez deberíamos cambiar el discurso y, de comienzo (porque esto sería sólo el inicio), plantearnos algunas soluciones frente a empresas insolidarias y sus productos asociados.

En el siguiente capítulo (‘Nuestro fango: hambruna, pobreza y subdesarrollo. A propósito de dominios, traficantes y guerra’) abordaremos la relación de la guerra, la violencia las relaciones de dominio y el tráfico de personas con el hambre y la pobreza, y nuestra implicación en ello.


NOTAS
[i]Integrantes del Grupo LARCS: María José Vílchez Lara, María C. Vázquez Torres, Elena García Sánchez, Raúl Sánchez Fernández, Juan José Portolés Radiu, María Luisa Álvarez Méndez, Emilio Silva Barrera y Juan Antonio Palacios Castaño, entre otros.
[ii]Borowski, T. (2004) “Nuestro hogar es Auschwitz. Alba editores, Madrid, 2004
[iii]Thonis, L. (2011) “Ocho falsos tópicos sobre el hambre en el mundo” Blog Libros peligrosos. Marzo, 2008. Consultado con fecha 01/12/17. En http://librospeligrosos.blogspot.com.es/2011/03/ocho-falsos-topicos-sobre-el-hambre-en.html
[iv]Vicente, A. (2016) “Martín Caparrós: La razón principal del hambre es la riqueza”. Internacional. Publico.es. 30/06/16. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.publico.es/internacional/razon-principal-del-hambre-riqueza.html
[v]Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. (2012). “Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo: Alcance causas y prevención”. Estudio realizado para el congreso internacional Savefood! en Interpack 2011 / Düsseldorf, Alemania. Rome 2012. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.fao.org/docrep/016/i2697s/i2697s.pdf
[vi]Carlin, J. (2004) “Ocho razones por las que hay hambre en el mundo”. El País semanal.05/12/04. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttps://elpais.com/diario/2004/12/05/eps/1102231614_850215.html
[vii] Gardner, G. and Halweil, B. (2000) “Overfed and Underfed: The Global Epidemic of Malnutrition” Jane A. Peterson, Editor. Worldwatch paper 150. Worldwatch Institute. March 2000. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttp://www.worldwatch.org/system/files/EWP150.pdf
[viii] Caparrós, M. (2017) “El hambre, un problema ajeno”. Desigualdad y pobreza. FAM. El diario.es. 15/10/17. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.eldiario.es/desalambre/Hambre-problema-ajeno_0_696780458.html
[ix] Hidalgo, S. (2011) “Hay comida suficiente para terminar con la hambruna. Relator especial de Naciones Unidas para el derecho a la alimentación”. Internacional. Publico.es. 03/04/11. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.publico.es/internacional/hay-comida-suficiente-terminar-hambruna.html
[x]Brunel, S.(1999) “La faim en neuf question-clés”. Table ronde 22/10/99: Faim et ravitaillement. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.ac-orleans-tours.fr/rdv-histoire/archives/1999/9questions-cles.htm
[xi]FAO (2002) “Perspectivas a largo plazo. El panorama de la agricultura” en Agricultura mundial: hacia los años 2015/2030. Informe resumido. FAO 2002. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.fao.org/tempref/docrep/fao/004/y3557S/y3557s00.pdf
[xii]Sorman, Guy (2002). El genio de la India. Editorial Kairos, 2002
[xiii]Moehlman, P.D., Yohannes, H., Teclai, R. &Kebede, F. (2008). “Equus africanus. African Wild Ass”. The IUCN Red List of Threatened Species 2015. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttp://www.iucnredlist.org/pdflink.45170994
[xiv] Don E. Wilson & Dee Ann M. Reeder, ed. (2005). “Equus asinus». Mammal Species of the World. A Taxonomic and Geographic Reference” (3rd edición). Johns Hopkins University Press.
[xv]Albano Beja-Pereira, Phillip R. England, Nuno Ferrand, Steve Jordan, Amel O. Bakhiet, Mohammed A. Abdalla, Marjan Mashkour, Jordi Jordana, Pierre Taberlet, Gordon Luikart. “African Origins of the Domestic Donkey”. Science 18/06/04. Consultado con fecha 01/12/17. En http://science.sciencemag.org/content/304/5678/1781
[xvi] “La última víctima de la especulación en China: el mercado de burros se abre a los futuros”. 31/03/17. El economista.es. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/8260846/03/17/La-ultima-victima-de-la-especulacion-en-China-el-mercado-de-burros-se-abre-a-los-futuros.html
[xvii] “E Jiao”. TCM Wiki. Traditional Chinese Medicine. 2016. Consultado con fecha 01/12/17. En https://tcmwiki.com/wiki/e-jiao
[xviii]Millan Valencia, A. (2017) “Ejiao, la exótica gelatina medicinal china que pone en peligro a los burros como especie”. BBC Mundo. 23/03/17. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.bbc.com/mundo/noticias-39342798
[xix]Daxue Consulting (2016). “Market Research for Shandong Dong-E E-Jiao in China. Overview of Shandong Dong-E E-Jiao in China”. 26/02/16. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttp://daxueconsulting.com/market-research-for-shandong-dong-e-e-jiao-in-china/
[xx]http://www.dongeejiao.com/
[xxi] Vidal Liy, M. (2016) “China importa millones de burros para usarlos en la medicina tradicional”. Internacional. El Pais. 07/10/16. Consultado con fecha 01/12/17. En https://elpais.com/economia/2016/10/06/actualidad/1475775231_389146.html
[xxii] De Greef, K. (2017). “The Chinese ‘miracle’ elixir that threatens donkeys around the world”. Working in development
Development 2030. The Guardian. 31/10/17. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttps://www.theguardian.com/global-development/2017/oct/31/the-chinese-miracle-elixir-that-threatens-donkeys-around-the-world
[xxiii]“Kenia abre el primer matadero de burros de África para abastecer a China”, Efe Nairobi. 19/02/14. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.heraldo.es/noticias/sociedad/2014/02/19/kenia_abre_primer_matadero_burros_africa_para_abastecer_china_271828_310.html
[xxiv]Barillá, T. (2017). “El colonialismo sostenible de China en África”. Africa. 19/09/17. Consultado con fecha 01/12/17. En https://elsaltodiario.com/africa/soft-power-colonialismo-sostenible-de-china-en-africa
[xxv]Xiaotao, P. (2007). “China, una potencia neocolonial en África”. Yazhou Shibao Zaixian. Traducido y publicado en Oozebap.org. Consultado con fecha 01/12/17. Enhttps://www.oozebap.org/text/china-africa.htm
[xxvi] Baker, M. (2017) “Under the skin: The emerging trade in donkey skins and its implications for donkey welfare and livelihoods”. The Donkey Sanctuary. January 2017. Consultado con fecha 01/12/17. En https://www.thedonkeysanctuary.org.uk/sites/sanctuary/files/under_the_skin_report.pdf 
[xxvii] “Nestlé, criticada por utilizar los acuíferos de Pakistán para un agua embotellada demasiado cara para este país”. Mercado financiero. Europa press. 27/04/2005. Consultado con fecha 01/12/17. En http://www.europapress.es/economia/macroeconomia-00338/noticia-rsc-nestle-criticada-utilizar-acuiferos-pakistan-agua-embotellada-demasiado-cara-pais-20050427172611.html
[xxviii]This, R. (2009) “Greenpeace vincula deforestación y cambio climático con las grandes empresas”. Blog Ciencia, Tecnologia y Medio Ambiente. 01/06/09. Consultado con fecha 01/12/17. En https://teknociencia.wordpress.com/2009/06/01/greenpeace-vincula-deforestacion-y-cambio-climatico-con-las-grandes-empresas/
[xxix] “Algunos hechos pocos conocidos de Coca-Cola. Coca Cola es denunciada, como sinónimo de muerte”. 2012. Guernika explica. Consultado con fecha 01/12/17. En https://storify.com/GuernikaExplica/algunos-hechos-pocos-conocidos-de-coca-cola
[xxx]Oxfam (2013). “Tras la marca: El papel de las 10 grandes empresas de alimentación y bebidas en el sistema alimentario”. 166 Informe Oxfam. Crece: Alimentos, vida, planeta, 26/02/13. Consultado con fecha 01/12/17. En https://www.oxfamintermon.org/sites/default/files/documentos/files/informe-tras-la-marca-intermon-oxfam-260213-es.pdf
[xxxi]https://www.unilever.es/brands/
[xxxii] “Multinacionales de alimentos, políticas internacionales y su incidencia en África”. Dossier Central. Umoya 75. Primavera 2014. Consultado con fecha 01/12/17. En http://umoya.info/umoyaweb/dossier75web.pdf
[xxxiii]http://www.glencore.com/
[xxxiv]https://www.adm.com/
[xxxv]https://www.syngenta.com/
[xxxvi]https://monsanto.com/
[xxxvii]http://yara.com/
[xxxviii]https://www.cargill.com/
[xxxix] Shiva, Vandana (2000) “Poverty & Globalisation”. BBC Reith Lectures 2000. Respect for the Earth. The Nehru Museum, Delhi India. 27/04/2000. Consultado con fecha 01/12/17. En https://ratical.org/co-globalize/lecture5.html

]]>
2017-12-12 08:00:59
<![CDATA[Balagán - Trump enseña sus cartas sobre Jerusalén]]> Donald Trump ha descubierto su juego con respecto a israelíes y palestinos.

El pasado miércoles reconoció a Jerusalén como capital de Israel, una decisión que se aparta de las que tomaron todos sus antecesores en la Casa Blanca.

Es también una decisión unilateral que viola el derecho internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el conflicto árabe-israelí.

Demuestra además que Estados Unidos nunca se ha mostrado realmente interesado en resolver el conflicto, aunque haya dicho lo contrario.

La influencia de Israel en Estados Unidos es tan grande y tan obvia que nadie la puede ignorar, y menos aún los palestinos.

Los tres hombres designados por Trump para resolver el conflicto, su yerno Jared Kushner, su enviado especial Jason Greenblatt y su embajador en Tel Aviv, David Friedman, son más sionistas que Netanyahu y mantienen estrechos vínculos con las colonias judías, que la comunidad internacional considera ilegales desde el principio.

Con esa plantilla no es posible avanzar en el camino de la paz. Lo saben los palestinos, los israelíes y los estadounidenses.

Todo lo relativo a la mediación americana es un juego de mal gusto que no conduce a ninguna parte que no sea la consolidación de la ocupación.

Inmediatamente después de que Trump declarara la capitalidad de Jerusalén el miércoles, al día siguiente Israel anunció la próxima construcción de 14.000 viviendas en toda Jerusalén, la mitad de ellas en el sector ocupado de la ciudad santa.

Las negociaciones de paz están bloqueadas y van a continuar bloqueadas porque es lo que le interesa a Israel.

Para avanzar en el proceso de paz se debe renunciar a las negociaciones y obligar a las partes a aplicar las resoluciones internacionales. Esta sería la única manera de buscar la paz, pues lo demás es facilitar que Israel siga expandiendo la ocupación.

]]>
2017-12-11 09:29:55
<![CDATA[Jaulas Vacías - Cordero lechal]]> Hace ya más de 15 años, durante unas navidades, decidí dejar de comer cordero.

Recuerdo que, como a muchas personas les está sucediendo ahora, me enfrenté a un terrible dilema. Por primera vez veía lo que había en el horno como un animal que quería vivir y no como un pedazo de carne que echarme a la boca.

Ese fue el primer paso para abandonar todo producto procedente de la explotación animal. Hoy me he vuelto a encontrar a varios corderos recién nacidos y he recordado porqué sigo aquí trabajando por ellos.

Cada día somos más las personas que optamos por una dieta basada en proteínas vegetales. Nuestras decisiones pueden marcar la diferencia para los animales.

]]>
2017-12-09 19:20:24
<![CDATA[Solución Salina - La Insurgencia: terroristas al pie de la letra]]>  

La sentencia que condena a dos años y un día de cárcel a doce raperos por el contenido de sus letras recuerda al terrorífico guion de una película distópica. Por ejemplo, en Minority Report, dirigida por Steven Spielberg y basada en un relato corto de Philip K. Dick, la policía de Washington se vale de tres mutantes que tienen la capacidad de ver el futuro para arrestar y sentar en el banquillo a los asesinos antes de que cometan un crimen.

Treinta y siete años antes de que John Anderton, el capitán de la policía PreCrimen interpretado por Tom Cruise, se viese obligado a poner pies en polvorosa (los mutantes predicen que matará a alguien y él decide huir antes de que lo trinquen, pero tampoco es plan destriparles ahora el filme), la Audiencia Nacional ha tenido una visión: las rimas de una crew de hip hop podrían inducir a sus oyentes a cometer un atentado.

El condicional prevalece sobre el presente, encarnado en unas letras que loan a los Grapo: la palabra es un arma cargada de pasado. Versos que deberían ser juzgados, en todo caso, por la crítica literaria, pero no por un tribunal encargado de los delitos relacionados con el crimen organizado. ¿Es terrorismo tratar de “expandir la cultura revolucionaria y elevar el nivel de conciencia de las masas trabajadoras”, como proclaman los condenados? ¿Un colectivo de raperos conforma una banda criminal organizada? El Estado se nos está yendo de las manos…

Claro que la pericia precognitiva de los miembros de la Audiencia Nacional dista mucho de la cinematográfica habilidad de los precogs (nombre técnico de los mutantes), por lo que su película no se encasilla tanto en el cine futurista o distópico, como en el género paranormal. Las magistradas han visionado un “riesgo abstracto” que se cierne sobre la población española, explica Alejandro Torrús. O sea, están convencidas de que en el futuro los fans de La Insurgencia, como se hacen llamar los raperos, podrían tomar las armas contra Botín y Amancio, es un decir.

Digo yo que deben estar muy convencidas porque los han condenado a dos años y un día de cárcel, 4.800 euros de multa y nueve años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por un delito de enaltecimiento del terrorismo. Si también tuviesen la capacidad de vislumbrar el pasado, tendrían que acusar a decenas de bandas musicales que cantaron contra el Estado, las fuerzas de seguridad, la banca o los oligarcas, aunque no podrían condenarlas porque el futuro (o sea, nuestro pasado) ha demostrado que sus letras pudieron incomodar, pero no fueron letales.

Salvando las distancias, todos escuchamos Matar hippies en las Cíes, aunque lo único que ha corrido peligro desde entonces ha sido el archipiélago vigués, amenazado por las hordas de turistas. “Les corto los brazos / les arranco las piernas / les saco las uñas / les muerdo las orejas”. Ni Julián Hernández quería cargarse a los melenudos (“Son unos hippies, los voy a matar”, cantaba a comienzos de los ochenta, desgañitado, Germán Coppini), ni a nosotros se nos pasó por la cabeza tomarnos la justicia por nuestra mano.

Dos años y un día en la cárcel. Botín y Amancio pueden respirar tranquilos al pie de la letra.

Estoy en Twitter y Facebook

]]>
2017-12-08 11:39:55
<![CDATA[Tomar Partido - Libertad para las dirigentes del HDP. Contra la deriva autoritaria de Erdogan]]> Estos días se inician los juicios contra los copresidentes del HDP (Partido Democrático de los Pueblos)  Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdağ.  En el caso de Demirtas habrán pasado 399 días de arresto, desde que el pasado 4 de noviembre de 2016 fue detenido y encausado con más de 30 cargos, entre los que destacan cargos criminales, como consecuencia de la aplicación de la ley antiterrorista. Son los mismos cargos que les aplican de manera sistemática a todas las personas detenidas desde el golpe de estado fallido en verano de 2016. Sin embargo, el proceso de involución democrático y recorte de derechos y libertades se lleva fraguando desde mucho antes.

No hay que olvidar que estas detenciones no hubieran sido posibles sin antes anular la inmunidad a 138 diputadas y diputados, de los cuales 101 representan a las dos principales formaciones de la oposición, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y el Partido Republicano del Pueblo (CHP), de centroizquierda. El 8 de junio del 2016, Erdoğan aprobó las enmiendas a la constitución que abrieron la puerta para someter a juicio a los legisladores de la oposición. Más de un mes antes del intento de Golpe de Estado en Turquía.

Las detenciones arbitrarias no son un fenómeno aislado sino que se inscriben en un proceso de autoritarismo, represión y regresión democrática que lleva varios años produciéndose en Turquía bajo la dirección de Recep Tayyip Erdoğan. Sirva como ejemplo, la situación que vivimos el pasado mes de septiembre cuando una delegación de PODEMOS y En Marea estuvimos en Turquía y Kurdistán, de cara a reunirnos con organizaciones políticas, sindicales, sociales, ONGs, feministas, académicas y de periodistas con la intención estrechar lazos, pero también de conocer de primera mano la situación política del país después del referéndum constitucional de abril de este año.

Teníamos una reunión con el vicepresidente del Partido Republicano del Pueblo (CHP), principal partido de la oposición turca y miembro de la internacional socialista, que al poco de comenzar la reunión en el local del CHP, la cara de nuestro interlocutor cambió, fruncía el ceño y compartía sensiblemente nervioso unas palabras con el traductor, acto después nos comunicaban que la reunión tenía que concluir. Nuestro interlocutor se había enterado en directo por los medios de comunicación que se abría una investigación judicial contra él por unos Tweets sobre unos ataques con drones en el Kurdistán turco. El propio dirigente del CHP señalaba que el modus operandi en su caso estaba siendo muy similar al proceso que terminó con las detenciones hacía más de un año de Demirtas y Yüksekdag

El populismo autoritario de Erdogan ha remodelado el escenario político turco desde la victoria en el 2002 del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) utilizando primero un discurso de “democracia pluralista” que mezclaba reivindicaciones populares con la exaltación de su figura como representante de la nación ante la burocracia militar. Y desde el comienzo de esta década con una deriva autoritaria y militarista con una reconfiguración de su política exterior marcada por un acercamiento a Arabia Saudí y Rusia, por la reactivación de la guerra contra el PKK, los constantes ataques a la libertad de información y los derechos fundamentales, así como por la modificación del bloque de poder con la expulsión de los “Gulenistas” y la incorporación de los ultranacionalistas del Partido de Acción Nacionalista de extrema derecha.

La lógica de la guerra, dentro y fuera de Turquía, ha sido clave para convertir el estado de emergencia en la norma, estableciendo un nuevo paradigma de la “normalidad” basado en la violencia. El AKP superó la crisis más grave de su historia, provocada por las elecciones de junio de 2015, por medio de la guerra. De esta forma, la guerra se ha convertido en la palanca fundamental para el fomento del régimen, un régimen de partido dirigido por un hombre fuerte y dominado por la lógica extrema “amigo / enemigo”.

Las instituciones y gobiernos de la Unión Europea no pueden seguir mirando hacia otro lado o, peor, siendo cómplices de las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y del Derecho Internacional por parte del Estado turco. También hay que denunciar alto y claro la complicidad del gobierno español. Como ejemplo las detenciones el pasado verano de los escritores y periodistas, Dogan Akhanli y Hamza Yalçin, teniendo que intervenir incluso la diplomacia alemana para que dejaran en libertad a uno de sus conciudadanos.

En los últimos tiempos, la relación entre la UE y Turquía se está convirtiendo en una recurrente arma propagandística tanto para Erdogan como para los mandatarios europeos, pero que no ha modificado un ápice la relación de socio preferencial de la UE. Los casos más sonados fueron las prohibiciones de los mítines del régimen turco a favor del SÍ por parte de los gobiernos holandés y alemán, durante la campaña del referéndum del pasado abril. Una prohibición que tenía poco que ver con la preocupación por la democracia en Turquía sino más bien constituían maniobras prelectorales en un contexto creciente de islamofobia por la presión de la pujanza electoral de la extrema derecha. Podemos decir que las instituciones internacionales, sobre todo la Unión Europea, le han fallado al pueblo turco y en especial al pueblo kurdo por no solo por no parar la deriva autoritaria de Erdoğan sino muchas veces por auspiciarla.

No podía terminar este artículo sin mostrar mi solidaridad internacional con el pueblo kurdo, y principalmente con Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdağ que siguen injustamente encarcelados y son juzgados estos días. Pedimos la inmediata puesta en libertad, no sólo de los co-presidentes del HDP, sino del resto de diputados y diputadas, concejales, profesores, periodistas, escritores o académicos que han sido detenidos arbitrariamente.

]]>
2017-12-07 13:30:25
<![CDATA[Malas hierbas - Reforma constitucional: Un medioambiente sano como derecho fundamental]]> Cada vez está más extendida la idea de que la Constitución española de 1978 necesita resetearse. En muchos aspectos ha quedado obsoleta, y es lógico, porque va hacia los cuarenta años de vida y España ha cambiado tanto en este tiempo que va siendo urgente un nuevo proceso constituyente.  Una de las cuestiones en las que más ha avanzado en estos años  la sociedad española ha sido en el desarrollo de una amplia conciencia ambiental; y ello requiere ser reconocido e introducido en la Constitución con toda la prioridad que merece.  La reclamación prioritaria que debemos hacer en este ámbito se concreta en que el derecho al medio ambiente sea reconocido como un derecho fundamental en ese nuevo marco constitucional.

Nuestro país, víctima evidente del cambio climático, sufre las consecuencias de una acelerada degradación ambiental. Hemos sufrido un verano con intensas olas de calor, grandes incendios forestales en octubre, aumento de las temperaturas, y ahora estamos inmersos en una intensa sequía. Esta es la realidad que determina nuestro medio ambiente hoy. Si en el año 78 todo parecía poder sacrificarse en el altar del entonces sagrado concepto de “progreso”, hoy  han quedado en evidencia las consecuencias de un desarrollo cuyos impulsores han obviado el entorno que nos sustenta.

La burbuja inmobiliaria que sufrimos en los primeros años del siglo XXI dejó atrás un rosario de autopistas sin coches, trenes AVE sin pasajeros y aeropuertos sin aviones. Todavía hoy estamos pagando esta política irresponsable, y pagando un alto coste en dinero público en el rescate, por ejemplo, de las ruinosas radiales construidas en ese periodo.

El medio ambiente no estaba ausente de la Constitución del 78 pero en esto, como en tantas otras cuestiones, el incumplimiento ha sido flagrante. En su artículo 45 la actual Constitución reconoce que “todos [los españoles] tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado”. Es evidente cómo se incumple este artículo todos los días: basta ver, por ejemplo,  los datos de contaminación atmosférica en las ciudades españolas, para darnos cuenta de hasta qué punto se nos niega ese derecho constitucional.

En su segundo punto el artículo 45 nos recuerda que  “los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales…”. Si de algo estamos seguros los ecologistas en España, es que los poderes públicos han omitido de forma continuada, salvo honrosas excepciones, su mandato de velar por el adecuado uso de los recursos naturales. Cualquier interés ha sido puesto por delante para justificar auténticos saqueos de nuestros recursos naturales. A modo de ejemplo podemos citar cómo ha quedado litoral español, laminado por un urbanismo voraz y depredador que no ha dejado prácticamente una esquina de nuestras costas sin urbanizar.

El tercer punto del artículo 45 se refiere a las “sanciones para quienes violen lo dispuesto en los puntos anteriores”; y sin embargo, lo más trágico de los crímenes ambientales es que quedan impunes: recordemos las grandes tragedias del Prestige o de la mina de Aznalcóllar, y como los tribunales dejaron escapar a los culpables sin penas relevantes. En España se ha tratado peor a los defensores del medioambiente, que  los que lo destruyen.

Estoy seguro que  el reconocimiento del derecho del medioambiente como un derecho fundamental puede dar el impulso que necesitamos para que definitivamente se asuma por los poderes públicos y también que esa “necesaria solidaridad colectiva” sea real, y no se quede en papel mojado. La reforma de la Constitución es urgente, tanto como la lucha contra el cambio climático, por eso se necesita un reconocimiento mayor de una adecuada protección del medioambiente, el de todas y todos.

]]>
2017-12-05 13:10:23
<![CDATA[Ahora que no nos oye nadie - Puteros con T de trata]]>

Hay un tipejo al que dicen Torbe (se llama Ignacio Allende) que ha tenido la osadía (cree él) de responder al valiente vídeo de @TowandaRebels, que pone el foco en el putero (#HolaPutero); esto es, que pone el foco en él mismo, como jalea orgulloso: el que paga por tener sexo y que es el responsable primero, entre otras acciones miserables, de fomentar el brutal delito de trata de mujeres para convertirlas en esclavas sexuales. Les recuerdo: en España, según datos del Gobierno, se mueven alrededor de este negocio unos cinco millones de euros al día y fueron identificadas, en 2016, 14.000 víctimas de trata. “Identificadas”, porque seguramente, las no identificadas superan con mucho esa cifra. 

El tipejo en cuestión está acusado de los delitos de blanqueo, trata (claro) y (anti)pornografía, de ésa que pone a los que son como él, me dicen; de ésa que pone a las manadas que jalean a seres como este sujeto y que, probablemente, sufren los mismos complejos encubiertos. Conozco a varios en todos los ámbitos. Sí, todos los ámbitos. 

El tipejo se jacta de haberse hecho amigo de Francisco Granados en la cárcel, donde pasó varios meses antes de pagar una fianza de 100.000 euros. Porque el tipejo debe de tener dinero, claro, la (presunta) trata y la pornografía de manadas dan dinero; mucho. A costa del sufrimiento y la vida (o la no-vida) de mujeres y niñas.

Pese a estar a la espera de juicio, hemos descubierto que el tipejo se permite grabar vídeos con contenidos viscosos y vomitivos como el protagonista de este post (a nuestro pesar); contenidos que serían delito en otros países, pero que en España (claro) no lo son; entre otras cosas, porque nuestros/as responsables políticos se niegan a desgastarse siquiera legislando con asuntos como la prostitución.

Con todo, en Público nos hemos decidido a denunciar la existencia de este vídeo de náusea para intentar que el fiscal del caso del tipejo y el o la juez que lo tenga enfrente lo tengan presente y vean cómo se las gasta el sujeto: no sólo delinco (presuntamente), sino que me jacto de mi misoginia y mi desprecio por las mujeres; por todas ellas, pero sobre todo, por las que sufren una tortura inimaginable como esclavas sexuales.

Aquí les dejo, acusaciones, fiscales y jueces, algo de la escoria que este sujeto ha vomitado en Youtube. Es repugnante de ver, pero a los periodistas nos toca denunciar y en eso estamos. Ténganlo en cuenta ustedes, los juristas implicados, y los/as políticos cobardes de pensamiento partidista que se niegan a poner fin con leyes a tanta crueldad y apología de la misma. Pueden dormir tranquilos, diputados/as; los puteros lo hacen gracias a ustedes y escupen sus miserables cositas con esta alegría: 

 

  • “He estado con tías que no sólo se lo han pasado de puta madre, sino que luego he quedado con ellas sin pagar”
  • “Estas locas [@TowandaRebels] no entienden el concepto. Vamos a decir ahora que todos los puteros violan”
  • “Niñatas, que sois dos niñatas. Que esto de las putas es más antiguo que la zapatilla”
  • “Es una cosa que se va a seguir haciendo, es una batalla perdida. Esto no lo va a frenar nadie”
  • “Si leéis un poco libros de psicología y antropología, os daréis cuenta que los hombres somos polinizadores, como las abejitas y nos gusta estar de una a otra”
  • “Creéis que vais a erradicar la prostitución. Estáis chifladas y, sobre todo, con estas mentiras y estas tonterías”
  • “Son ellas [las prostitutas], las primeras que quieren ganar dinero. No son esclavas; muchas están ahí para ganar dinero”
  • “Agujeros varios, es lo que yo veo, claro. Decís lo obvio. Si tú me ofreces esto, pues yo lo tomo”
  • “Las feministas están perdiendo el norte, el juicio… y el tiempo. Voy a seguir yendo de putas”
  • “Las tradiciones, como los toros, pues son muy difíciles de erradicar”

]]>
2017-12-04 21:30:48
<![CDATA[Mundo Rural s.XXI - ¿Estamos en un proceso de Le Pen-izacion de ciertos sectores del medio rural en España?]]> Fernando Fernández

Consejo Editorial.

Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas

 Este artículo fue publicado de manera integra en el N.º 30 de la Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas. El título ha sido modificado con el consentimiento del autor http://www.soberaniaalimentaria.info/numeros-publicados/61-numero-30/476-portada-30 

Hace casi un año y medio, un dirigente agrario me reconocía la preocupación existente en su organización por el hecho de que sus bases cada vez reaccionaban de forma más conservadora ante los problemas, y por la dificultad de introducir posiciones y debates más amplios.

Convertir los sentimientos de abandono, frustración e incomprensión en movilización política, es algo relativamente fácil, justo y legítimo. Sin embargo, cuando se adereza con la cuestión identitaria sin espacio para el debate y se identifican enemigos absolutos sin tener en cuenta que quizás podrían introducir elementos a considerar, empezamos a tener un problema. Observo desde entonces una deriva política preocupante en ciertos sectores sociales del mundo rural, que, sintiéndose menospreciados o atacados, reaccionan encerrándose cada vez más en sus principios, y evolucionan hacia posiciones que nada tienen que ver con la defensa del mundo rural. Seguí con atención la convocatoria y extensión en redes sociales de la manifestación del pasado 30 de septiembre en Córdoba y estoy siguiendo la próxima manifestación masiva que se está preparando para el 3 de marzo con el mismo lema. “En Defensa del Mundo Rural y sus Tradiciones”.

Cada vez más frecuentemente, asisto con estupor, a conversaciones de bar, en los mercados, o en el vermut de la fiesta, cargadas de comentarios que, sin más, pasan de defender la caza o la necesidad de controlar la fauna salvaje, al ataque feroz a las organizaciones ecologistas, y de ahí, también sin más, a la defensa, cómo no, de España y sus tradiciones. Me preocupa ver banderas españolas preconstitucionales en manifestaciones por el agua, y me preocupa cuando algunas personas representantes de las organizaciones convocantes transigen con que aparezca la foto del “caudillo” y luego no se desmarcan. Cuando en algunos chats o grupos de comunicación, siempre sobre los mismos temas, se ven comentarios directamente fascistas o racistas, me pregunto, ¿dónde está todo el esfuerzo impulsado en las últimas décadas – no años, décadas – en defensa de la soberanía alimentaria y de un mundo rural vivo?. ¿Dónde está el esfuerzo por hacer entender que el futuro del medio rural depende de manera fundamental en la capacidad de apertura y solidaridad?.

La estrategia reaccionaria y de autodefensa se desarrolla en varios pasos: 1. Sentimiento de abandono y menosprecio de los valores y la forma de vida rural – cuestión con la que estoy de acuerdo –  2. Se identifican, de forma simplista, valores rurales con ciertas actividades como la caza, la pesca, o la tauromaquia, que se elevan a la categoría de identitarias, olvidando que hoy el mundo rural no es un espacio aislado del resto de la sociedad y que hay personas a las que les gustan estas actividades y otras a las que no. 3. Se reducen problemas complejos, como el futuro de los regadíos y las políticas de aguas, el control de la fauna salvaje, los incendios forestales o las condiciones de trabajo de los temporeros agrícolas, sobre los que toda la sociedad tenemos derecho a opinar, a una cuestión donde las necesidades de la población rural o agraria se contraponen a las de la urbana. 4. Se identifica a un colectivo o grupo como enemigo. La sociedad urbana – los partidos urbanos que no entienden – o de forma más grave, a las organizaciones ecologistas, o a las propias personas ecologistas.

Con este caldo de cultivo, debemos tener en cuenta que, como explica la moderna sociología política, no es el electorado el que elige a sus representantes, sino que son más bien los partidos políticos quienes deciden cuáles son sus grupos meta. Para ellos se trata de analizar en torno a qué cuestiones se unen las mayorías ciudadanas, elegir bien los temas aglutinadores y sumar una coalición social y políticamente compatible que sea capaz de alcanzar mayorías[1].  Sin embargo, la relación entre temas aglutinadores y el voto a favor de una determinada opción política no es automática, sino que influye también el nivel de politización o conciencia de los grupos, y esto se puede o se debe favorecer desde un actor externo. Por ello, me hago varias preguntar para tratar de comprender lo que observo:

1. ¿Conviene comparar con lo que está sucediendo en otros países como Francia, Reino Unido, Alemania, o Austria?.

No puedo dejar de preocuparme por el advenimiento de partidos de ultraderecha o fascistas en toda Europa. Todos estos partidos se han construido sobre elementos comunes, pero también sobre grupos de electores similares. Observo con preocupación cómo en general en todos ellos el electorado rural y agrario conforma una de sus bases. El ejemplo más evidente lo encontramos en el caso de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de 2017. Allí el sector agrario y ganadero distribuyó su voto; un 60% a favor del Frente Nacional de Le Pen, otro porcentaje de en torno a un 30% votó por Fillón y Macron y un porcentaje pequeño votó por la Francia Insumisa. Pero, además, es preocupante que donde encontró Le Pen su granero de votos rural fue en el pequeño y mediano campesinado, en las personas jubiladas del régimen agraria y entre el sector obrero del campo. Curiosamente, las personas vinculadas a la agroindustria o a la agricultura a gran escala optaron por el voto liberal que representaba Macron.

2. ¿Dónde está el voto más reaccionario en España y por qué no ha surgido todavía un partido de ultraderecha?

En los últimos meses se han publicado numerosos artículos que plantean esta pregunta. Las explicaciones son compartidas, aunque se pone el énfasis en unas u otras cuestiones; entre las razones evidentes está la propia herencia, larga y cercana, de la dictadura franquista. Otra es que la propia configuración del Partido Popular (PP) y su origen en Alianza Popular, integró a personalidades importantes y fuertes del régimen fascista que arrastraron al electorado más conservador. La tercera de las razones tiene que ver con el hecho de que la ultraderecha española no se ha “modernizado”, ni tan siquiera en la estética como hizo la alemana y mucho menos en las formas. Por último, las diversas facciones de la ultraderecha española están permanentemente a la gresca entre ellas.

3. ¿Tiene el Partido Popular algo que ver en este proceso al que asistimos en el mundo rural español?

Situando entre el 0 y el 10 todo el rango ideológico, en el que el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, todos los análisis de la base social y electoral del PP les sitúan en un rango ideológico que va desde el 6 al 10. Sin embargo, el precipitado proceso de ruptura del Régimen del 78 y la quiebra del bipartidismo que de facto ha existido durante los últimos 40 años, puede haber acelerado movimientos que todavía hoy no alcanzamos a saber dónde acabarán.  Por una parte el surgimiento de Ciudadanos como fuerza en el espectro conservador-liberal le ha restado en torno al 10% de los votos justo en la parte más liberal 6 – 7. Por otra parte, y pensando en clave electoral, el PP sabe que si quiere volver a ser un partido hegemónico tiene que tratar de recuperar parte de esos votos y desde luego afianzarse en los extremos situados más a la derecha. Tras el fracaso de VOX, podemos considerar que el Partido Popular ha elegido la vía más fácil, rápida y rentable, y para ello, y se apoyan allí donde las estadísticas les dan mayor fuerza: por desgracia en el medio rural.

No es una estrategia torpe, para nada. Los analistas del Partido Popular saben que 25.000 votos en las 25 provincias más rurales suponen la diferencia entre tener 30 diputados más o menos que el PSOE y Unidos Podemos, repartidos entre ellos. Afianzar los elementos culturales e identitarios es lo más práctico. El PP ha disfrutado de la casi total hegemonía electoral en el mundo rural hasta las últimas elecciones municipales en las cuales, y a pesar de que siguieron saliendo vencedores, el voto se dispersó en un grado nunca conocido desde las primeras elecciones municipales de la democracia en el año 1979.

4. ¿Está haciendo alguien este trabajo de aglutinación?

Yo me arriesgaría a decir que sí. Este conjunto de temas identitarios que se erigen en la “esencia de la ruralidad “, han ido tomando forma desde hace apenas medio año. El 12 de Julio de 2017 se constituyó la “Alianza Rural Española” formado por 150 organizaciones y liderada por ASAJA, la Real Federación de Asociaciones de Caza de España o la Asociación Internacional de la Tauromaquia. Desde entonces, se han celebrado nada menos que 6 asambleas.

En su documento fundacional se plantean entre otros temas, La importancia de estar unidos en un frente común ante los múltiples agravios que se padecen de forma endémica y por diferentes organizaciones amparadas bajo la denominación de ecologistas, que pretenden en sus acciones la aniquilación de las tradiciones y supervivencia de las gentes que viven en el mundo rural” Entre las organizaciones integrantes destacan dos partidos políticos “Acción Nacional Ibérica. ANATUR” y “Tradición y Futuro”.  Lo que me resulta relevante es que en el año justo que llevamos de legislatura, el Partido Popular, ha presentado hasta 8 iniciativas distintas relacionadas todas con las propuestas de esta Alianza.

Retos del movimiento por un mundo rural vivo

Dicho todo esto, no me gustaría terminar el artículo sin pensar en las responsabilidades que existen en otros ámbitos sociales y políticos para que estas visiones del mundo rural triunfen y sobre todo, en los retos que tendríamos que asumir por nuestra parte.

Para empezar por algo que en principio no es negativo, pero que está jugando a la contra. El avance del movimiento animalista es un hecho innegable que merecería un análisis profundo. Han tenido la virtud de plantear cuestiones éticas que el antropocentrismo dominante no nos había permitido analizar hasta la fecha. El movimiento animalista puede resultar un aliado social importante en muchos temas como, por ejemplo, la crítica del modelo de ganadería industrial, o la conservación de la biodiversidad. Sin embargo, vincular sin más el animalismo con el ecologismo, desde mi punto de vista es un error que ha  hecho que ciertos mensajes salgan del movimiento animalista como si fueran del conjunto del movimiento ambientalista. Es evidente que ciertos ámbitos radicalizados del animalismo pueden ser ofensivos y agresivos, y los escarceos de las organizaciones ecologistas con estos sectores buscando impacto mediático les acaba situando en el mismo lugar sin matices, lo que ha provocado reacciones de autodefensa del propio sector agropecuario sin que se hayan producido muchos esfuerzos por ninguna de las partes para comprender las posturas.

Pero donde me quiero fijar es en otros dos espacios. Por una parte, en la responsabilidad histórica de los partidos políticos de izquierdas, que no han comprendido el mundo rural y que han considerado históricamente que el sector primario era atrasado y que estaba llamado a desaparecer. Nunca han entendido el potencial de transformación de la economía campesina y comunitaria, ni del modelo social y familiar de producción y no han hecho mucho esfuerzo por tratar de profundizar en ello. Tampoco han comprendido los valores que sustentan las sociedades rurales y que serían necesarios para un nuevo modelo de desarrollo. En cierta forma, por simple incomprensión, dejaron el terreno rural a la derecha clásica. En los últimos años las banderas de la soberanía alimentaria y de la defensa de un mundo rural vivo han prendido en sus planteamientos, pero quizás haya llegado un poco tarde, y en todo caso, ahora falta defenderlos y extenderlos como alternativa.

Por otra parte, ¿cuál es la responsabilidad de las organizaciones agrarias y movimientos sociales que desde hace ya 20 años hemos ido sembrando la idea de la soberanía alimentaria, articulando diferentes plataformas y redes por un mundo rural vivo? Sabemos que somos cientos de grupos más o menos numerosos y miles de experiencias.  Nos reconocemos como alternativa de futuro para el mundo rural, para el sector agropecuario, para el medio ambiente y para alcanzar un mundo sin hambre. Tenemos propuestas de profundidad y calado, y sin embargo, no sé hasta qué punto hemos dado pasos para tratar de ganar terreno en los límites de nuestra comodidad ideológica, o para debatir con los sectores que defienden otro modelo, o incluso para arriesgarnos a plantear y defender las propuestas en un plano más institucional. En el fondo estamos dejando de ejercer nuestra responsabilidad como actor social y político y nuestra debilidad acaba por dar espacio a estos otros movimientos y sectores que dicen defender al mundo rural.

 

[1]             Cedreé Hugreé – Ettienne Perissat y Alexis Spire. “Las Clases sociales en Europa” Extracto publicado en la Revista Le Monde Diplomatique. Junio 2017

 

]]>
2017-12-03 22:00:46
<![CDATA[Aquí no hay playa - Las recomendaciones de Cifuentes]]> “Disculpen, les recomendamos que no roben y no sean corruptos pero como vean, sólo si les viene bien”. “Les recomiendo que ejecuten el presupuesto aprobado, no vaya a ser que se quede dinero sin gastar y no atendamos las necesidades de los madrileños, pero ya les digo que solo si les apetece”. “Les recomiendo que no viertan esos residuos tóxicos al río, siempre que cuadre con sus planes, no quisiera yo molestarles”. “Me gustaría recomendarles que paguen impuestos pero es una medida de carácter voluntario”. “Desde el Gobierno recomendamos que no acosen ni violenten a las mujeres, ustedes deciden si lo hacen o no”. “Nos gustaría que no conduzca si ha bebido alcohol aunque no se lo tome con algo obligatorio, es una recomendación, al fin y al cabo ¿quién soy yo para decirle lo que puede y no puede beber?. ¿Se lo imaginan?

Durante años, el Partido Popular gobernó el Ayuntamiento de Madrid sin tomar medidas efectivas contra la contaminación que sufrimos los madrileños y madrileñas. Hubo anuncios, se diseñaron planes y estrategias, se hicieron declaraciones rimbombantes pero no se puso en marcha ni una sola medida que mitigara los dramáticos efectos que tienen los gases contaminantes sobre el medio ambiente y la salud de los vecinos y vecinas de la capital. Ni siquiera las denuncias de la Unión Europea por el incumplimiento de diversas directivas relativas a la calidad del aire lograron que los gobiernos del PP hicieran nada. ¿En qué estaban pensando? ¿Acaso no les preocupaba salud de la gente y de nuestro medio ambiente? ¿Basaron su inacción en un cálculo electoralista para no implementar medidas que, en un primer momento, podrían ser impopulares? 

La llegada al Gobierno, en 2015, de Ahora Madrid, con Manuela Carmena a la cabeza e Inés Sabanés como responsable del Medioambiente y Movilidad, supuso un cambio de rumbo en esta materia. En primer lugar se comenzaron a aplicar algunas de las medidas diseñadas –y nunca ejecutadas- por gobiernos anteriores para, más tarde, incluirlas en un plan integral de calidad del aire y cambio climático. El ya famoso Plan A (porque no hay Plan B). Mejora de las mediciones, información detallada, restricciones en el tráfico, fomento del transporte público, renovación de la flota, apuesta por las energías renovables y esfuerzos por reducir el consumo energético, colaboración con otras administraciones… son algunas de las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento. Actuaciones que ya se realizan en numerosas capitales europeas y que, sin embargo, no han estado exentas de polémica en nuestra ciudad (y país). Los mismos que no movieron un ápice para salvaguardar la salud de la gente y no invirtieron ni un euro para afrontar el serio problema de contaminación de nuestra ciudad, esos mismos, pusieron el grito en el cielo cuando, al fin, un gobierno madrileño fue lo suficientemente responsable como para intentar revertir la situación.

¿Y en la Comunidad de Madrid? ¿Qué ha ocurrido en relación a la contaminación y las políticas públicas dirigidas a combatirla? Cualquiera podría pensar que con la llegada de Cifuentes en 2015, que se presentaba como la regeneración, y el pacto Ciudadanos, autoproclamados adalides de la nueva política, la cosa cambiaría pero desgraciadamente no ha sido así.  En el acuerdo que firmaron y que permite que el partido de la Púnica, la Gürtel y Lezo siga en el Gobierno, no había ningún punto que les haya obligado a tomar medidas.

Hemos tenido que esperar más de dos años, para que el gobierno de Cristina Cifuentes, se mueva y apruebe un protocolo de contaminación. Dos años de inmovilismo con la complicidad de Ciudadanos. Bueno, inmovilismo del todo no. Mientras el gobierno de Manuela Carmena ha sido responsable y ha puesto en marcha el anteriormente citado Plan A -un plan innovador, pionero y transformador- la Comunidad de Madrid se ha dedicado a poner palos en las ruedas, a despreciar los esfuerzos del ayuntamiento por aliviar la situación y cuidar la salud de los madrileños y madrileñas, a amenazar con llevar a los tribunales -el mismísimo señor David Pérez, que parece no satisfecho por ser conocido por su homofobia y su misoginia-, tildar de “cochófobos” por las medidas adoptadas…

El problema es que cuando, ¡por fin!, Cifuentes mueve ficha, en lugar de hacerlo asumiendo la demora, aprendiendo de quienes llevan tiempo demostrando su compromiso y responsabilidad, garantizando el acceso a la información y fomentando la colaboración entre los ayuntamientos, ha hecho todo lo contrario. La Presidenta no ha tenido a bien facilitar la información, más allá de un powerpoint y una nota de prensa, a los ayuntamientos, y ha tenido la desvergüenza de salir atacando al Ayuntamiento de Madrid, acusándolo de “improvisar”. Pero, ¿qué es realmente lo que ha aprobado el gobierno de Cifuentes?

Respecto a los niveles de contaminación con los cuales activar los protocolos, la Comunidad de Madrid mantiene los mismos niveles que aprobó el Ayuntamiento de Madrid. Esos mismos niveles que, durante meses, se dedicaron a criticar, despreciar y tachar de inadecuados. Y respecto a los escenarios que establece el protocolo autonómico: ausencia de restricciones y medidas de sensibilización, tímidas medidas de reducción de velocidad en vías principales, medidas de carácter voluntario poco útiles para la reducción de NO2, recomendaciones al sector privado…

En resumen, la autoridad competente en materia de movilidad sostenible, de uso de calderas de carbón y del Consorcio Regional de Transportes todo lo que hace ante una situación de emergencia sanitaria, todo lo que propone son: recomendaciones. Simples y llanas recomendaciones. Ni una mísera medida de obligado cumplimiento. Bueno, para ser totalmente sincero he de reconocer que hay una obligación: los ayuntamientos de más de 75.000 habitantes deben hacer, precisamente, lo que la Comunidad no hace, un plan de lucha contra la contaminación. Eso sí, no creáis que la Comunidad aporta recursos materiales o humanos para su elaboración.

Dadas sus competencias para hacer frente a la contaminación podría desarrollar leyes que obliguen a las empresas privadas que elaboren planes de movilidad, podría facilitar el billete único intermodal o reforzar el servicio público (como hace para el BlackFriday), podría prohibir las calderas de carbón… pero todo lo que hace son recomendaciones.

¿Acaso no nos merecemos, a nivel autonómico, un gobierno responsable que vele por la salud de la gente? ¿No tenemos derecho a unos gobernantes que se tomen con la seriedad que merece la contaminación y cómo combatirla? Si Cifuentes y su equipo no recapacita parece que habrá que esperar a 2019.

]]>
2017-11-22 18:10:48
<![CDATA[Crónicas insumisas - Europa y defensa militar]]> Pere Ortega, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

En Bruselas, el pasado 13 de noviembre, los cancilleres de política exterior de la UE decidieron recuperar la vieja demanda de una defensa europea autónoma de Estados Unidos, es decir, de la OTAN. Vieja, porque ya lo intentaron en el pasado sin éxito y ahora vuelven a intentarlo. Una propuesta, por otro lado, no demasiado autónoma, pues decidieron continuar coordinados a la OTAN. Pero el hecho, es que se puso en marcha una Cooperación Estructurada Permanente en Defensa (PESCO), impulsada por Alemania, Francia, Italia y España, y a la que sorpresivamente se han sumado hasta 23 países de la UE, creando un Fondo Europeo de Defensa con un presupuesto de 600 millones hasta 2020 y de 1.500 millones a partir de 2021. Este nuevo organismo de defensa arroja incertidumbre sobre su futuro, pues si la OTAN, con 28 países, no siempre ha sido fácil de poner de acuerdo en los importantes conflictos de los últimos años, Afganistán, Irak, Libia, produciéndose crisis internas entre sus miembros. En Irak, Francia y Alemania se opusieron a participar; en Afganistán jugo un papel secundario de reconstrucción del país, por desavenencias en cómo participar en ese conflicto; y en Libia ocurrió algo similar. Ahora la nueva PESCO con 23 países adheridos, muchos de ellos del centro y este de Europa, fieles aliados de EEUU y la OTAN, no será fácil convencerlos de que se emancipen de la OTAN.

Esta PESCO nace en unos momentos en que la geopolítica mundial esta cambiando profundamente y hoy los desafíos a que debe hacer frente la comunidad internacional son muy diferentes a cómo lo fueron tras la derrota de la URSS en 1991. Desde entonces, el capitalismo y la globalización neoliberal se ha impuesto en todo el planeta, con pocas y no demasiado satisfactorias excepciones. En este nuevo escenario, Europa ha dejado de ser el centro de interés para el capitalismo global que se ha desplazado a nuevos espacios. El principal de éstos en el sudeste asiático. En aquella región, se ha desarrollado un crecimiento económico espectacular, protagonizado por los denominados tigres, Vietnam, Singapur, Corea del Sur, Indonesia, pero en especial China e India, que entre todos, suman más de tres mil millones de habitantes y un crecimiento arrollador, que los ha convertido en objeto de deseo de las transnacionales y corporaciones del gran capital mundial. Entonces, resulta compresible, que Estados Unidos, primera potencia mundial en lo económico, político y militar, centre su atención en aquella región y vaya abandonando paulatinamente Europa, para centrar sus esfuerzos geoestratégicos en aquella zona. Así, EEUU, ha ido afianzando las diversas bases militares ya existentes entre sus múltiples países aliados, abriendo nuevas y desplazando su potente maquinaría militar hacia aquella región. Sobre todo, rodeando a China, potencia a quién más teme, pues bien sabe que, con los actuales índices de crecimiento, en pocos años la superará en PIB y se pondrá a la par en gasto militar convirtiéndose en su gran rival.

El otro gran escenario de disputa geoestratégico se sitúa en el Ártico. El cambio climático y el consiguiente calentamiento del planeta están propiciando el deshielo de la zona ártica. Lo cual abrirá el paso transoceánico al transporte marítimo de materias primas y mercaderías por el hemisferio norte desde Asia a Europa y de Rusia a América, ahorrando miles de kilómetros de transporte y toneladas de combustible. Además y no menos importante, el deshielo permitirá la extracción de hidrocarburos y minerales valiosos hasta ahora inexpugnables en los fondos marinos árticos. Entonces, no cabe la menor duda que el Ártico se convertirá en una región dónde las potencias se enfrentarán por su control. De hecho, en el norte de Europa, Rusia, Dinamarca, Noruega y EEUU ya se enfrentan por su control.
El tercer escenario geopolítico donde las cosas no anuncian en mejorar, o incluso pueden empeorar, es en Oriente Medio. Ahí la incertidumbre es total. Los enfrentamientos que se producen entre las potencias regionales, Arabia Saudí, Irán, Israel y Turquía, más la implicación de EEUU y Rusia en su apoyo a unos u otros, pueden, no sólo ser la continuación de los conflictos actuales, sino desembocar en nuevos: obsérvese hoy Líbano donde podría, ojalá no ocurra, empezar un conflicto armado con la implicación de Irán y Arabia Saudí. Además, existe el problema de los grupos armados yihadistas que tras la pérdida de los territorios controlados por Daesh en Irak y Siria, se diseminarán por otros territorios. Grupos que ya actúan por otras zonas del Norte de África y el Sahel.

Ante esta nueva situación de la geopolítica mundial y el menor interés mostrado por EEUU hacia Europa, al que añadir la salida del Reino Unido de la UE, es dónde hay que ubicar la creación de la PESCO. Un nuevo organismo militar que nace para impulsar y coordinar unas fuerzas armadas europeas. Una PESCO, que nace llena de incógnitas respecto a su socio, la OTAN, pues vuelve el viejo dilema: defensa europea con o sin EEUU, es decir, con la OTAN; o peor, tendremos dos organismos multilaterales de defensa. Una defensa que ya se sabe para que sirve, para imponer la paz mediante la intimidación de las armas.

]]>
2017-11-21 09:59:30
<![CDATA[Ciudad Popular - Fin de un ciclo para Catalunya y también para España]]> La confrontación bloque independentista versus bloque estatal  no lleva a ninguna parte excepto para excitar las emociones sociales de unos y otros y la incapacidad política de entender al otro. Creo que sería conveniente que cada bloque analice sus errores  y excesos y también intentar entender las razones de los otros. En el caso del independentismo me parece indispensable replantear no solo su estrategia también su propia naturaleza. ¿El bloque independentista es la mejor manera de progresar en Catalunya? Por lo visto no hay ni una mayoría social ni una fuerza política suficientes para avanzar hacia la independencia y menos aún a corto plazo. Se necesita ampliar un conjunto de actores políticos y sociales en Catalunya y también aliados en España. La consulta o referéndum y el diálogo con el otro en lugar de la represión como la actual puede ampliar considerablemente la mayoría catalanista (independentista y no independentista) y los sectores progresistas y de izquierdas. Sería lógico que asi fuera ante las inminentes elecciones catalanas.

Pero si miramos un poco más lejos hay que plantearnos una cuestión más ambiciosa. Pensar a la vez Catalunya y España. No se ha tenido en cuenta que en Catalunya hay una parte importante de la sociedad no quiere la independencia. Y es probable que algunos independentistas de hoy, indignados por el trato recibido estos últimos tiempos,  pueden orientarse si se les propone un acomodo en un Estado plurinacional.  Por lo tanto hay que establecer lazos entre ambos catalanes, los unos de siempre y los otros de Candel, los que viven y trabajan en Catalunya. Para ello no basta con la cuestión nacional como identidad y autogobierno, También hace falta un proyecto social y económico que movilice a las clases populares. Hay que tener en cuenta que el gobierno del PP y de los Ciudadanos y una parte de la dirigencia socialista coinciden en un proyecto de recentralización política, Estado más autoritario y políticas económicas que tienden a dualizar la sociedad. Lo cual afecta tanto a los catalanes como al conjunto de los españoles como podremos confirmar cuando haya recesión el próximo año. El independentismo catalán hasta hoy no ha podido o no ha tenido en cuenta lo suficiente a los catalanes sin tradición catalanista o de familias originarias del resto España de  y menos aún al resto de españoles que además han sido influenciados y a veces manipulados por la reacción españolista. En el siglo XIX vendimos productos materiales. En el siglo XX vendimos ideas sociales y políticas democráticas. Hoy se trata de superar el modelo de 1978, no solo en el marco político y jurídico y en la organización territorial, también en las políticas sociales y económicas que nos afectan a todos. Pero nos hemos encerrado en “nostra Catalunya”, gran error. El  gobierno español por su parte convierte la diferencia, legítima, en supuesto privilegio y los problemas y los déficits  del Estado, democráticos y sociales,  los transferirá a todos los catalanes, sean o no, independentistas.

El catalanismo político fue un factor importante para iniciar los procesos democráticos a lo largo de los años 70 del siglo pasado. Lo personificó la Asamblea de Catalunya. Y también las Comisiones obreras; el movimiento ciudadano, el de la enseñanza y el universitario; la asamblea de intelectuales, la renovación cultural y artística y la nova cancó; la Unió de Pagesos (campesinos); la Iglesia de base; los colegios profesionales y los gremios y asociaciones de comerciantes; etc. Catalanya no fue el único pueblo de España que conquistó la precaria y limitada democratización pero si que destacó por su movilización pacífica y ampliamente interclasista.  Hoy Catalunya y el conjunto de España nos necesitamos  para impulsar un nuevo ciclo de redemocratización del Estado español. La sociedad española, y la catalana obviamente, son mucho más democráticas que el Estado. El catalanismo ha hecho salir a la superficie a los déficits democráticos del Estado español. Hubo una regresión continuada del desarrollo constitucional, como la ley de partidos,  la “ley mordaza”, la reforma laboral, la modificación nocturna que constitucionalizó el  % y el uso jurídico reduccionista de las autonomías. Especialmente la catalana cuyo Estatuto fue cercenado por el Tribunal Constitucional, manipulado por el Gobierno del PP, obsesionado por el anticatalanismo, político, jurídico y mediático.

La reacción catalana que explotó en 2012 era el momento de dialogar y buscar pactos pero el gobierno del PP se negó en redondo. La respuesta de Rajoy ha sido siempre Niet, com Molotov, “a mí me parece bien tal como están las cosas… y me basta con aplicar las leyes”.

Demasiados abogados del Estado y similares en los gobiernos españoles. Hubiera sido posible mejorar las relaciones con Catalunya sin demasiadas dificultades: lengua y educación, déficit fiscal y cumplimiento de inversiones en infraestructura y un cierto reconocimiento nacional que ya se expresa en la misma Constitución. A lo largo de estos 5 largos años hasta hoy el Estado español ha estado al acecho para atajar el independentismo: Monarquía, Gobierno,  Cortes, partidos “constitucionalistas”, Judicatura, Fuerzas Armadas, Alta Administración,  gran parte de barones regionales  y también los grandes medios de comunicación. Han promovido cruzadas anticatalanas discretas pero irritantes, humillantes incluso. Entre todos consiguieron que una sociedad indignada y menospreciada y el nacionalismo se agarró al “independentismo”, un mito movilizador. Antes del  2010 no alcanzaba al 20 % y en el 2017 estaba a rozar el 50%. Pero los catalanes, sean independentistas y los que no lo son, necesitan primero que todo un marco democrático en España. Lo necesitan los catalanes y el conjunto de los españoles. España necesita Catalunya no tanto o no solo  por su fuerza económica, también por la vocación democrática del catalanismo.  Y Catalunya, sin apoyos sociales y culturales en España, no tendrá fuerza suficiente para pactar con el Estado. Y para ello debe poder contar con fuerzas políticas que entiendan las aspiraciones catalanas, pues ahora solo puede contar con Podemos.

A mi modesto parecer, el procés catalán no ha sido ni lo suficiente abierto,  poco realista  y  en su etapa final ha sido muy confuso, precipitado y  poco transparente. Se saltó de la consulta fallida a la declaración de la independencia con calendario marcado, un año y medio.  Una mayoría parlamentaria muy escasa se arrogó el monopolio de la independencia sin contar con la otra mitad, o seguramente más.  Se ignoró el Estado español dando por supuesto  que iba a ser un Tancredo indiferente ante una decisión fundamental  no solo para el gobierno sino el conjunto de los aparatos del Estado y las corporaciones económicas incluídas las catalanas. El gobierno español se limitó a usar la Judicatura como brigada político-social y las campañas mediáticas para contrarrestar el proceso independentista. No se tuvo en cuenta la reacción contraria de la sociedad española y emergió el patriotismo en muchos casos muy visceral. En Catalunya una minoría,  importante y con apoyos del Estado, apareció como una fuerza contraria al referéndum y al independentismo. Aparecieron fracturas sociales y familiares.  Otro déficit del catalanismo fue el no incorporar un proyecto político de democracia avanzada, con programas económicos y sociales que movilizaran a sectores populares y clases trabajadores como se hizo en la resistencia antifranquista (o con los Consejos de Resistencia de Italia y de Francia en la segunda guerra mundial o en los programas del Labour Party). No hay que olvidar que en gran parte de esta  población no son originarios o descendientes de familias inmigrantes españolas. La Generalitat, o sea el gobierno y el parlamento, en vez de definir una estrategia política gradual y realista hizo surfismo sobre la ola de la movilización popular sin otro objetivo que la “independencia”, como si fuera el fruto del árbol que bastaba agarrarlo. Se olvidó de la reacción del Estado, de las fuerzas en presencia, de la falta de alianzas fuertes en España y en Europa y de las complejidades de nuestras sociedades  y su relaciones con el Estado.  No olviden que esta cosa tan abstracta como es el Estado  también  actúa con múltiples instrumentos  concretos, en parte benéficos, en muchos casos ofrecen seguridad pero también usan la violencia que ellos mismos definen lo que es legítimo y legal.

El final de este ciclo fue el máximo de la confusión. La dialéctica Estado-Generalitat llegó a la cima de la espiral de errores. Ya expusimos como cada parte en vez de aprovecharse de los errores del otro respondieron con otro error. La sentencia del TC (Tribunal Constitucional), un error inmenso, fue aprobado con entusiasmo por el conjunto del Estado. La reacción cívica digna expresó sus aspiraciones y esperanzas que se concretaron en un término complejo, la independencia, que podía ser movilizador pero no objetivo político a corto plazo. La Generalitat con mayoria nacionalista asumió la bandera independentista en lugar de priorizar la consulta legal a la ciudadanía. El Gobierno en vez de abrir el díalogo provocó sistemáticamente a la Generalitat mediante amenazas y querellas mediante la Judicatura y especialmente con el TC y las presiones financieras que condujo a una intervención de facto del gobierno catalán. El proceso independentista se aceleró después de la consulta no legal (2014), fue la expresión tranquila de la población independentista. El Parlamento catalán elaboró dos leyes: del referéndum y de la transitoriedad. Para declarar la independencia prescindiendo de la fuerza formal y material del Estado. Se fijó la fecha, uno de octubre 2017, con la esperanza de abrir el díalogo previo con el Gobierno del Estado. Éste no abrió vias de díalogo y empujó al gobierno catalán al borde del precipicio, declaración unilateral de independencia. La sociedad catalana alzó la cabeza y más de dos millones de ciudadanos se movilizaron para votar un referéndum que tenía un valor simbólico y político pero sin efectos jurídicos y de reconocimiento ni del Estado ni de la Unión Europea. Fue un gran éxito popular, un acto colectivo de dignidad, de resistencia y de pacifismo. A pesar de la presión mediática y amenazadora del Gobierno y de la Judicatura la organización del referéndum funcionó perfectamente a pesar de las fuerzas policiales. El 1 de octubre la ciudadanía ganó al Estado pero la política luego fracasó.

La victoria de la ciudadanía dejaba a la Generalitat un enorme capital  político. A ello se añadió la imagen mundial de la brutal represión policial sobre una población de familias pacíficas sin otra actividad que votar como expresión de sus aspiraciones de reconocimiento. El gobierno español perdió un plus considerable de legitimidad incluso en el ámbito europeo e internacional. Era el momento de convocar elecciones legales y plantear con más fuerza el díalogo con el Estado español. El gobierno español no quería ganar un contencioso político quería matar el catalanismo político. Y acentuar la recentralización del Estado y en esta confusión aplicar políticas autoritarias y antisociales. No hubo el mínimo díalogo directo entre los gobiernos y el gobierno catalán se sintió humillado El capital acumulado en un día se dilapidó otro día. La declaración uniltateral de independencia, pocos días después, se hizo a medias y con dudas y se proclamó casi clandestinamente la república catalana que no tuvo más unas horas de vida,  ni tan solo fue legalizada por el Parlament catalán. El gobierno español obtuvo una victoria pírrica. Ha reforzado su hegemonía en la derecha, no en Catalunya, tampoco lo necesita. El catalanismo se mantiene fuerte en la sociedad y el independentismo tiene un pósito sólido pero no mayoritario y reaparecerá en momentos más propicios. Ahora todos, unos y otros han gastado muchas fuerzas y han perdido muchas oportunidades. Pero, más viejos y más gastados, deberán renovarse y encontrar nuevas vías de reconocimiento de los unos con los otros para construir dialogos y pactos. Para ello hace falta que en Catalunya se reconstruyan lazos entre independentistas y no independentistas pero es probable que vaya emergiendo una fuerza ciudadana favorable a una mejor relación con el Estado español que supere la  dicotomía Sí contra No.  Es impredecible el resulto electoral pero es posible que la dicotomía más democracia contra regresión democrática emerja como un conflicto que va mucho más lejos y más viable que el del Estado versus independentismo. Tambíen es imprescindible que Catalunya consiga y haga reconocimientos, díalogos y lazos entre los pueblos que conviven en el Estado español. La política es demasiado importante para dejarlo únicamente  en manos de los políticos profesionales.

]]>
2017-11-14 21:09:47
<![CDATA[Malditos Domingos - La M.O.D.A. interpreta ‘Campo Amarillo’]]> La banda burgalesa La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.), interpreta en exclusiva para Malditos Domingos Campo Amarillo, tema extraído de su último disco; Salvavida (de las balas perdidas), que presentaron en septiembre de este año y que ha tenido tal acogida que les ha llevado a colgar meses antes el cartel de sold out en las tres fechas en las que la banda ofrecerá su show en la mítica sala La Riviera de Madrid. El septeto burgalés se consolida con este tercer LP como una de las bandas con más potencial de todo el panorama nacional, éxito conseguido de manera independiente a base de sudor, carretera y sobretodo honestidad.

Esta es la voz que grita que la patria no es otro lugar que en el que uno crece, que suena a quejido y llanto de realidades que queman cuando arde el campo. Esta es la voz que se enmudecerá sólo cuando le arranquen las cuerdas vocales. 
 
Voz que se agarra a sus valores incluso cuando hierven, ideales hechos de trigo que prenden. Pero él sigue, persiste, persigue. Su voz es algo más que un eco, es un llanto. Su voz es algo más que un grito, es un canto.
 
Un canto que cruje, que desgarra, que surge de la idea desesperada de cambiar el mundo a través de un pentagrama. El sol sigue quemando, pero su lucha merece soportar el incendio. Su piel empieza a coleccionar cicatrices. Pero él sigue, persiste, persigue.
 
Porque ahí está la voz que grita que la patria no es otro lugar que en el que uno crece, que los bolsillos están para guardar recuerdos y no billetes, ahí está la voz que le canta al campo amarillo.
 
Y en el horizonte oceánico que tiene el campo, se escucha el eco titánico de Machado, viajando en el tiempo y gritando que “aquel amor de fuego era por ti y contigo”.
 
Campo que ardes, campo que lloras, aquí hay una voz que te canta, aquí hay un grito que te lucha. 
 
¿La oyes? ¿La sientes?
Loreto Sesma
]]>
2017-11-12 08:10:08
<![CDATA[La soledad del corredor de fondo - Octubre cien años después. Un nuevo comienzo para el comunismo]]> El contexto en el que triunfa la Revolución de Octubre es el de la crisis de la primera globalización de finales del siglo XIX. Dicha crisis es sancionada con el nacimiento de los imperialismos que se dirimen en la primera guerra mundial. El coste para el capitalismo de este periodo es la Revolución socialista en Rusia y el Crack económico del 29, crisis que da lugar a la aparición del fascismo y la posterior segunda guerra mundial.

Para los bolcheviques, la reconstrucción de un proyecto socialista en aquel contexto requería de formas y sujetos nuevos, situando esa nueva referencia ahí donde antes se había negado todo potencial de cambio, es decir, en el desarticulado campesinado de la periferia.

El valor político de los bolcheviques sitúa a la periferia semicolonial como el “eslabón débil”, que aparece como el “nudo” fundamental para el cambio a escala mundial, para lo cual, ya en el marco de la Revolución de febrero de 1917, los comunistas rusos desarrollan el concepto clave de su pensamiento: la alianza obrero-campesina y el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos coloniales.

Solo así podemos comprender políticamente el significado histórico mundial de la revolución que estalla en Oriente, en un país atrasado como Rusia, y la aparición de una nueva generación de revolucionarios que rompen con la socialdemocracia impulsando un nuevo movimiento político a escala mundial -el comunismo-, centrado en la compresión del papel que juega el campesinado y el significado de la cuestión colonial como cuestión nacional.

Sin esta aportación es imposible entender todo lo que vino después, desde Gramsci y la cuestión meridional, Mao y la revolución en países semifeudales, el Che y la Revolución cubana, a la irrupción del nuevo proletariado urbano de la Europa contemporánea.

La experiencia política de la Revolución Socialista de Octubre de 1917 y su elaboración teórica nos previenen, en el contexto actual, del mecanicismo aún latente en la izquierda contemporánea, la cual sigue ligando cambio a excepcionalidad, crisis económica a crisis política terminal y transformación ligado a la lenta e interminable sucesión de etapas y acumulación de fuerzas siempre electoral y siempre hegemonizada por las clases medias.

Tras un intenso ciclo de movilizaciones, la crisis de la segunda globalización ha traído en este siglo XXI los nuevos fascismos que avanzan en Europa, la reconstrucción de proyectos reaccionarios en España, Gran Bretaña y EE UU y la respuesta proimperialista de sectores importantes de las capas medias en América Latina, tal y como vemos con Macri, Temer y la oposición venezolana.

Para pensar en el comunismo hoy, tenemos que entender que la transmisión de las relaciones de explotación contemporáneas sugieren un patrón geográfico o espacial que tiene como eje el concepto de periferia, cuya dimensión social del nuevo asalariado urbano resultante del proceso de transformación del trabajo en el marco de la globalización, trae como resultado la aparición de la figura de los trabajadores pobres, sector mayoritario entre la juventud de nuestro país.

Pensar en el comunismo contemporáneo pasa por la comprensión del valor central de lo considerado hasta ahora como marginal, del “proletariado sin conciencia” que habita en las periferias urbanas del sistema mundo y de nuestro país. En esa plebe precaria de la periferia urbana se encuentra la clave desde la que reclamar un nuevo comienzo para el comunismo.

]]>
2017-11-07 09:00:20
<![CDATA[Un paso al frente - Cospedal, no me amordaza tu denuncia]]> La actual ministra de Defensa me ha denunciado. Sí, Doña María Dolores de Cospedal, la de los martillos, los discos duros formateados, el partido político imputado, la sede embargada o Castilla-La Mancha como unos zorros. La que según Ignacio González tiene un marido, López del Hierro, que trinca “de 27.000 sitios”. Esa misma.

Pretende Cospedal, con la misma intención con la que caían los martillos sobre los discos duros o se formateaban una y otra y otra vez, que he calumniado al anterior ministro de Defensa, Pedro Morenés, a su cúpula militar, al Ministerio, al juzgado territorial militar, a la Fiscalía militar y a los componentes de la CITAAM (Comisión que investiga los accidentes aéreos). Y esto es más que posible en su mente franquista en la que anhela los Tribunales de Orden Público, pero en la cruda realidad no solo es imposible (debe existir manifiesto desprecio a la verdad), sino que además puede volverse contra los supuestamente agraviados e, incluso, contra ella misma. Al tiempo.

La base de su denuncia es una entrada publicada en este blog y titulada “Los homicidios de Pedro Morenés y su cúpula militar” en la que afirmo que todos los anteriores “deberían ser juzgados por homicidio múltiple” porque “tienen las manos manchadas de sangre”. Los hechos son los siguientes: en febrero de 2014 un helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate cayó al mar falleciendo cuatro de los cinco tripulantes, y un año y medio después, en octubre de 2015, otro helicóptero de esta misma unidad terminó bajo el océano con los tres tripulantes. Por si fuera poco, el superviviente del primer accidente falleció en el segundo.

Obviamente, hoy más que ayer, me ratifico hasta en la más miserable coma de lo escrito y así se lo voy a expresar al juez este martes. Ocurre, como en muchas otras ocasiones, que esto va más allá de lo escrito en marzo de este año, sino que tiene un trasfondo. Una doble intención. Esta misma semana acabo de publicar ‘El libro negro del Ejército español’, un ensayo con más de 1.600 referencias que deja completamente desnuda a la cúpula militar y al Ministerio de Defensa, y demuestra una serie de patrones absolutamente innegables. Y ese era el objetivo, que el autor de ese libro, yo, estuviera imputado por calumnias para restar credibilidad y ello pudiera ser usado entre bastidores para impedir que muchos medios de comunicación se hicieran eco de lo que se desvela. Pero, como he comentado antes, a lo mejor la denuncia se vuelve contra la denunciante y los agraviados, porque las evidencias, relatadas con más profundidad en el libro, son absolutamente objetivas. Vamos con ellas.

En primer lugar, los helicópteros eran “chatarra” con más de cuarenta años y no deberían haber estado operativos cuando sucedieron los accidentes, algo que se hace mucho más acusado en el caso del segundo accidente. Hay tres testimonios que sustentan esta afirmación: 1) Joan Company Cross, piloto militar, afirmó que: “No han muerto seis más de milagro. Están todos hechos un cristo, nadie quiere volar en ellos […]. Estos helicópteros llevan 40 años sometidos al ambiente salino, no deberían volar […]. Estoy dispuesto a que esto me cueste mi carrera militar, no puedo callarme. Yo mismo podría morir en uno dentro de seis meses”; 2) Sebastián Ruiz, padre de uno de los pilotos fallecidos que ha investigado exhaustivamente los accidentes y que aseveró que los militares estaban volando en “chatarras” y que el mantenimiento no era el adecuado; y 3) todas las fuentes consultadas por ‘El Mundo’, “militares no oficiales y de los servicios civiles de salvamento, corroboran que […] son aparatos obsoletos que deberían haber sido jubilados hace muchos años y que […] siguen volando porque pertenecen al Ejército […]. En la aviación civil, mucho más restrictiva, sería «impensable»”.

En segundo lugar, se silenció al superviviente del primer accidente, el sargento Ojeda (según testificó su propio padre), comportamiento que, más allá de su calificación, fue indudablemente determinante para que aconteciera el segundo accidente con tres víctimas mortales e, incluso, para que estuvieran a punto de perecer otros seis militares más un año después.

En tercer lugar, la funesta gestión del Ministerio de Defensa ha sido determinante en las deficientes condiciones de mantenimiento del material militar, ya que hemos despilfarrado miles de millones de euros que podrían haber salvado muchas vidas. Los ejemplos serían interminables: el material almacenado por no tener combustible, personal u otras cuestiones suma más de 3.500 millones de euros; el submarino que no flota se lleva más 2.500 millones de euros; el avión A400M del que hemos descartado la mitad de las unidades por las graves carencias del mismo se lleva otros tantos miles de millones de euros… Y, repito, la lista es interminable. Que esta evidente negligencia en la gestión ha sido una causa directa en la quiebra del ministerio de Defensa (endeudado hasta 2030) y en el descenso del gasto en mantenimiento hasta poner en peligro la operatividad no solo lo mantengo yo, sino que en su momento Irene Lozano o Bernardo Navazo así lo sostuvieron. Y, desde luego, es evidente que si el dinero invertido en carros de combate para los que no tenemos combustible hubiera sido dedicado a adquirir nuevos helicópteros hoy tendríamos siete militares más en nuestras Fuerzas Armadas.

En cuarto lugar, la negligencia es todavía mayor, pues en julio de 2016 había tres helicópteros NH-90 almacenados porque se habían adquirido para el Ejército de Tierra en lugar del Ejército del Aire y el primero no tenía personal ni equipo para ellos. Es decir, la gestión es tan nefasta que ni cayéndose helicópteros o falleciendo militares se prioriza adecuadamente. El incidente denunciado por el teniente Company en el que casi fallecieron seis militares se podría haber evitado con los helicópteros que se pudrían en un hangar en Albacete al igual que se podría haber evitado la muerte de los siete militares si este pedido se hubiera priorizado para el SAR.

En quinto lugar, “la Agencia Europea de Salvamento Aéreo (EASA) decidió prohibir […] los vuelos de los helicópteros Airbus EC225 Súper Puma tras producirse un accidente con 13 muertos en el Mar del Norte y detectarse que pudo estar causado por un defecto mecánico”. Les bastó un accidente para cancelar todos los vuelos, algo que de haber ordenado Pedro Morenés y su cúpula militar hubiera salvado la vida de tres militares.

En sexto lugar, la situación es tan obscena que hasta Ciudadanos solicitó transparencia en la investigación de los accidentes aéreos del Servicio Aéreo de Rescate el pasado mes de abril: “Lo que no puede ser es que sin haber descartado todas las posibilidades y haber analizado todas las pruebas se determine que el accidente fue fruto de un fallo humano”.

En séptimo y último lugar, las deficiencias de mantenimiento son tan graves y tan evidentes que hasta la juez Patricia Moncada alertó al ministerio de Defensa del riesgo que corrían los F-5. Y, qué duda cabe, tener el macabro récord de Eurofighter estrellados (4) y militares muertos en ellos (3) no invita a pensar que solo se trate de los F-5.

Por tanto, no solo me ratifico en todo lo publicado sino que solicitaré que todo lo denunciado tanto aquí como en ‘El libro negro del Ejército español’ (seguro que será el siguiente en sufrir la cólera de la ministra) sea investigado. Y, más allá de otras muchas consideraciones, me parece absolutamente aberrante y lamentable, máxime a tenor de lo relatado, que dos años después del fallecimiento de los militares en los helicópteros el único investigado sea el que exige responsabilidades.

Desgraciadamente, no se puede esperar mucho más de un país en el que el partido más votado, el PP, es el mismo que vota en contra de la protección de los denunciantes de corrupción en la Unión Europea. Ya saben eso de “¡a por ellos!”, ¿no? Pues aquí vienen.

]]>
2017-11-06 14:00:24
<![CDATA[El 4º Poder en Red - Alteración de la política en la era digital]]> José Fernando Juan
Profesor en el Colegio HH. Amoros (Carabanchel, Madrid)

Con anterioridad he hablado de tres alteraciones en la era digital: relacionestiempo espacio. Todas en la misma línea y con una cierta coherencia. Pero al hilo de estos días he procurado no dejar pasar las circunstancias para reflexionar algo sobre la relación entre política y redes sociales. La política en la era digital también se ve claramente alterada. Hablar de alteración significa pasar a otra situación diversa. Qué duda cabe entonces de que existe la alteración política en la era digital.

  1. La construcción de relatos. Aquí tenéis un buen artículo con los elementos básicos, de los cuáles destacaría la vuelta al mito, la construcción de identidades al margen de la razón, compartidos por una comunidad fuerte que se compromete activamente en él. Quien construye el relato se convierte en el líder, en fuente de pensamiento para otros. Es recibido acríticamente y aplaudido fervientemente.
  2. La capacidad de presión. La política en la era digital no se hace al margen de los elementos de presión, que aceleran los tiempos y quieren resultados inmediatos. Esta presión es pública, mientras que el arte de la buena política tiene mucho de privado, de contacto discreto, de diálogo y discusión con puertas cerradas. La política, tal y como la conocemos ahora mismo, no está diseñada para ser sometida a la opinión continua de miles de personas, que a la postre sólo piensan en una cosa y no se dan cuenta de la complejidad de la situación global e ignoran, a su vez, muchos flecos.
  3. De la exposición al posicionamiento. Las redes sociales convierten a los ciudadanos en agentes políticos de primer orden, que actúan en masa aunque escriban o suscriban en solitario. Cada red social es un auténtico campo de batalla ideológico. Porque el ciudadano también siente la presión de su propia exposición y está paulatinamente más obligado a justificar su opinión o parecer. Lo cual, como he dicho muchas otras veces, lejos de convertirlo en un agente dialogante lo transforma en una persona progresivamente más encerrada en sus planteamientos.
  4. El valor de la gente joven. Toda política ha buscado ganarse a los más jóvenes. Porque en el fondo sabe de lo mucho que cuesta cambiar de opinión y ser flexible ideológicamente. Aunque no hablen directamente con ellos o para ellos, los tienen siempre presentes. Si bien antes, esta tarea ideologizadora se dejaba más a la familia, ahora las redes sociales ejercen un ámbito de influencia mucho mayor. No pocas políticas hoy desearían rebajar la edad del voto, conscientes de la entrega en bloque de los jóvenes a ciertas causas con las que se identifican más.
  5. La emoción frente a la razón, la imagen frente a la palabra. La política está emparentada con la razón y la palabra, con la capacidad de llegar a acuerdos. Pero la irrupción descontrolada (o directamente controlada e intencionada) de la emoción y de la imagen en el discurso político se perciben como impedimentos para la serenidad y la prudencia. Son las fuentes desde las que hoy se genera una mayor presión colectiva, dirigida hacia políticos, que en el fondo son quienes toman decisiones.
  6. La gestión de la participación. Nos encontramos, en el contexto digital, con una sed voraz de protagonismo y de participación ciudadana. A nadie se le escapa hoy que es una de las vetas más frágiles del sistema democrático. ¿Están los ciudadanos hoy dispuestos, o preparados, para elegir a sus representantes y quedarse al margen de las decisiones que toman? ¿No se percibe hoy como una cesión excesiva, que puede ser contrarrestada fuertemente en las redes sociales? ¿Esta es realmente una forma democrática realmente activa y participativa? ¿Hasta qué punto las opiniones, que sabemos que no siempre son igualmente respetables, son sólo expresión de la manipulación a la que el ciudadano está sometido?
  7. ¿Cuáles son las tribunas actuales en las que hablan los políticos? ¿No tenéis la sensación de que la estrategia se dirige al titular, en lugar de centrarse en la argumentación, siempre más tediosa y sacrificada? ¿Se han convertido las redes sociales en púlpitos, en los que los políticos están obligados a participar, sin conocer bien las reglas que las construyen, y en las que muchos ciudadanos también participan buscando ser escuchados? La apertura y amplitud de las redes sociales está siendo potenciada, además, por los medios de comunicación tradicionales, que hacen continua referencia a mensajes publicados en ellas por los líderes políticos o sacan listas de “los mejores memes” de tal o cual momento. En el fondo, existe una complicidad y relación entre ellas. Pero no vendría mal recordar que hacer política no es tuitear, ni hacer oposición es reaccionar a un mensaje en este espacio público.
  8. Los nuevos políticos. La nueva política la harán los nuevos políticos, nacidos en una generación distinta, acostumbrados a sus círculos y entornos en los que van cobrando significación, visibilidad y fuerza. La política no cambiará sin nuevos políticos, pero estos ya están apareciendo, y generan reacciones muy polarizadas, entre simpatías y antipatías declaradas. Lo suyo es directamente la comunicación, ésta es su primera competencia. Hablan no sólo a los de su propio partido sino que buscan la reacción general, a la que otros se resisten. Sus argumentos, no pocas veces, están centrados en las personas como reacción y contraataque a las decisiones de otros. Pero las propuestas se hacen esperar, porque no cabe su desarrollo en la buena intención del eslogan.
  9. La política siempre será compleja. Sólo hace falta mirar la segunda mitad del siglo anterior, del que ya tenemos buena perspectiva. Comprobar entonces que el mundo es mucho más complejo de lo que las buenas intenciones y declaraciones simples son capaces de comprender. Por supuesto, caben los deseos y los ideales, y nunca deberíamos renunciar a ellos. Pero hacer política es algo lento, costoso y difícil. Las cosas no cambian de la noche a la mañana, porque las personas no cambian de la noche a la mañana. Exige tiempos lentos, pasos cuidadosos, en lugar de declaraciones alarmistas o saltos en el vacío. Las redes sociales, sin embargo, exigen (muchas veces) lo ideal, lo mejor, lo excelente sin atender a los flecos, a la finitud, a lo humano. En 140 caracteres no caben matices, ni tampoco en 280. En la exposición pública la tentación siempre es responder a la masa hablando desde “el cargo”, en lugar de entablar relaciones personales y dar voz a nuestra humanidad.
Texto publicado por primera vez en Entreparéntesis.org

]]>
2017-11-03 07:00:46
<![CDATA[Al piano - Los Balcanes de España]]>

Allende Marina

En el mundo de las relaciones internacionales, cada vez que se habla de Bosnia & Herzegovina, se suele decir que es el “Frankenstein europeo”, una metáfora de un país creado a partir de pedazos de cadáveres diseccionados incapaces de solucionar la cuestión nacionalista. Este fenómeno se conoce como balcanización, siendo éste la desmembración de un país en comunidades o territorios enfrentados.

¿Pero qué tiene que ver Bosnia & Herzegovina con la actual crisis territorial que vive España con Cataluña? Aunque España no sea totalmente equiparable con el país balcánico, tienen ciertos paralelismos y su historia guarda lecciones de las cuales podemos aprender.

En primer lugar, la Constitución bosnia nació a partir de los Acuerdos de Dayton en 1995. Los Acuerdos pusieron final a una guerra sangrienta, donde los líderes políticos de distintas formaciones y sensibilidades tuvieron altura de miras para construir una transición en una paz duradera y una democracia funcional. Una solución que para aquel tiempo era apropiada, pero que tras 22 años, queda invalidada. La Constitución del 78, discutida en el Parador de Gredos por siete hombres pertenecientes a cinco partidos políticos diferentes, tuvo el mismo efecto: la Carta Magna tuvo cierta legitimidad pero que, a día de hoy, hace aguas. Se puede afirmar que ambas Constituciones fueron producto de una transición pactada para esos tiempos.

En la Constitución de Bosnia & Herzegovina, como en la de España, se hace el reconocimiento de un país de naciones, afirmando la existencia de distintas nacionalidades o identidades religiosas-culturales, entre las que se encuentran los serbobosnios, los bosníacos (bosnios musulmanes) y los bosniocroatas. La Constitución Española contempla cuatro naciones históricas: la vasca, la gallega, la catalana y la andaluza. Los estatutos de autonomía de estas comunidades permiten asumir más competencias a los gobiernos regionales que a las del resto.

En momentos de crisis, los nacionalismos hacen brotar las banderas empuñadas por las clases dirigentes, con el último objetivo de tapar la corrupción. Detrás del ondeo de los símbolos de tela, no hay que olvidar que Bosnia es el país más pobre de Europa[1] o que el 27,9% de la población española está en riesgo de pobreza y/o exclusión social[2]. Los discursos nacionalistas son peligrosos en tanto en cuanto son excluyentes – como en Francia con Marine Le Pen -. Un vistazo rápido a la historia nos lo confirma así.

Con este tipo de relatos se parchean los problemas reales para la democracia: la corrupción y la capacidad de diálogo. En los últimos días y, por desgracia, han pasado casi desapercibidas las noticias de que la Audiencia Nacional confirma que Rato se sentará en el banquillo por Bankia o que Cristina Cifuentes oculta las actas del Canal de Isabel II. En este mismo sentido, Bosnia y Herzegovina sigue ganando puestos en país corrupto – actualmente en el puesto 83 (siendo el puesto 1 el país menos corrupto)[3] – mientras que España se coloca en el puesto 60. Todo un orgullo.

En el año 2014, y dada la penosa situación económica y política de Bosnia, estalló una revolución ciudadana llamada El movimiento de los Plenums, población indignada con la corrupción, la élite política y, en definitiva, el sistema político, definido por su Constitución. Tres años antes, en las plazas de toda España floreció el 15M, por los mismos motivos.

En el año 2016, Milorad Dodik, Primer Ministro de la Republika Srpska (una de las dos regiones del país) declaraba su intención de promover un referéndum de independencia para el año 2018. En la actualidad, Dodik ha dejado en standby el referéndum. No hubo declaración unilateral de independencia y no existe una mesa de diálogo para entablar conversaciones sobre las condiciones de la crisis territorial y otras materias con el Estado central.

El 9 de noviembre de 2014 se dio cita a lo que se llamó el proceso participativo sobre el futuro político de Cataluña, en el que el entonces presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, planteó como alternativa legal, ante la imposibilidad de obtener del Gobierno central el permiso necesario para celebrar un referéndum de autodeterminación en Cataluña y tras el recurso del Gobierno ante el Tribunal Constitucional, una consulta sobre el futuro político catalán. ​La pregunta era: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado? En caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?” El proceso fue suspendido. Tres años más tarde, nos encontramos en la insólita situación en la que el Gobierno del PP bloquea el diálogo, se encarcela a dos activistas, Puigdemont declara la independencia de Cataluña y el Partido Popular – partido condenado por enriquecimiento ilícito – aplica el artículo 155 con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos. Vivimos una situación kafkiana donde los corruptos de CiU son defensores de la libertad y los corruptos del PP lo son de la Constitución. Tenemos un país estancado por la reforma constitucional anhelada; una reforma tan necesaria para con los derechos de toda la ciudadanía.

Este escenario ha demostrado la incapacidad política de la clase dirigente de España al no estar a la altura de la ciudadanía:

No sabemos cómo se desarrollarán los acontecimientos en Bosnia & Herzegovina, pero en España todavía estamos a tiempo de reconectar Catalunya y afianzar los derechos sociales de todos. ¿Cómo? Mediante un referéndum pactado y con garantías. La encuesta publicada hoy por Sigma Dos refleja que un 75,6% de la población catalana quieren votar en un referéndum legal y pactado. A la pregunta de ¿Es partidario de que Cataluña se independice de España? El 58,3% de la población catalana contestó no mientras que un 80,4% del conjunto de la población española opinó lo mismo.

Desde el principio, hemos defendido esta posición y nos han machacado, pero somos la posición del sentido común y así lo dice la gente.

Sabemos que con diálogo, fraternidad y solidaridad, lograremos el estado plurinacional que necesitamos y que queremos, encontrando la reforma constitucional garante del referéndum pactado, al igual que Bosnia y Herzegovina.

Contaba Eduardo Galeano:

«Cuando era niño, mi abuela me contó la fábula de los ciegos y el elefante. Estaban los tres ciegos ante el elefante. Uno de ellos le palpó el rabo y dijo: “Es una cuerda.” Otro ciego acarició una pata del elefante y opinó: “Es una columna.” Y el tercer ciego apoyó la mano en el cuerpo del elefante y adivinó: “Es una pared.” Así estamos: ciegos de nosotros, ciegos del mundo. Desde que nacemos, nos entrenan para no ver más que pedacitos. La cultura dominante, cultura del desvínculo, rompe la historia pasada como rompe la realidad presente, y prohíbe armar el rompecabezas.

¿Armamos el rompecabezas?

[1] Según Eurostat.

[2] Según el último informe de la Red Europea contra la Pobreza.

[3] Según el Índice de Percepción de la Corrupción, elaborado por Transparencia Internacional.

]]>
2017-10-31 13:50:20
<![CDATA[Contraparte - ¿Madrid Nuevo Norte o de nuevo la Operación Chamartín? (II)]]> Diseccionando un pésimo acuerdo para la ciudad

.

Rodrigo Calvo López (@_kodrito)

.

Ayer analizábamos la secuencia de acontecimientos entre la desestimación por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid del Plan Parcial de la Operación Chamartín (en su versión de Ana Botella), la esperanzadora presentación pública de la propuesta municipal bautizada como Madrid Puerta Norte  y la gran decepción sufrida por el acuerdo a tres bandas (Ayuntamiento, Adif-Fomento y DCN) hecho público durante el pasado verano. Analizábamos también su significación política y las reacciones al mismo. En esta segunda parte del artículo analizamos más en detalle el contenido del acuerdo y sus implicaciones urbanas, sociales y económicas.

Pese a la aún limitada información disponible (las cinco páginas del acuerdo en sí y unas infografías pretendidamente apócrifas), en el acuerdo de julio de 2017 se fijan los números básicos de la operación, lo que nos permite compararlo con los diferentes proyectos que no llegaron a buen término desde el PGOU de 1997, centrándonos especialmente en la comparación con la propuesta municipal Madrid Puerta Norte de 2016.

 

Aumento de la edificabilidad: Madrid Nuevo Norte se parece más a Distrito Castellana Norte que a Madrid Puerta Norte

Lo primero que llama la atención es el aumento de la edificabilidad total de la operación con respecto a Madrid Puerta Norte (pasa de 1.750.197 a 2.830.000 metros cuadrados), lo que la acerca a la edificabilidad que marca el plan ‘DCN’ de 2015 (3.270.053 m2c). El aumento se produce tanto en uso terciario de oficinas (de 699.666 a 1.730.000 m2c) como en residencial (en este uso se traduciría en pasar de 4.600 viviendas a unas 11.000).

En términos de índices de edificabilidad (esto es, el cociente entre la edificabilidad y la superficie total), hay que señalar que pasamos del 1,0 m2/m2 de Madrid Puerta Norte a un estimado 1,4 m2/m2 de Madrid Nuevo Norte. Si desglosamos por sub-ámbitos, los coeficientes oscilan entre los 0,95 m2/m2 de los ámbitos Fuencarral Malmea y Fuencarral Tres Olivos a los increíbles 3,1 m2/m2 del Centro de Negocios Chamartín. Este es un índice extremadamente alto, sobre todo teniendo en cuenta que buena parte de la superficie no es apta para edificar al mantener las vías del tren bajo una losa de hormigón que impediría cimentar edificios.

Para hacernos una idea del volumen del que estamos hablando, la edificabilidad que se planea para el Centro de Negocios Chamartín equivale a más de 26 de las vecinas torres del Real Madrid.

 

 

Nueva delimitación del ámbito: más pastel para DCN-BBVA

 

Sin embargo, tan importante como la edificabilidad total es analizar a quién le corresponden los aprovechamientos urbanísticos que se incorporan respecto a Madrid Puerta Norte. Se pasa de 1.744.549 m2 a una superficie que no se precisa en el acuerdo pero que rondará los 2.100.000 m2.

La gran mayoría de terrenos que vuelven a incorporarse al ámbito de la operación, y por lo tanto a generar aprovechamiento urbanístico, son propiedad de Adif, por lo que el beneficiario directo es DCN -formada por el BBVA y la constructora San José, que reflotó en bolsa un día antes de que se anunciase el acuerdo-. Esta alianza estratégica de empresas adquirió en 1993 los derechos sobre este territorio tras un cuestionable concurso público que, por cierto, no ha sido auditado. Tanto los terrenos que se retoman para la losa con la que pretenden las vías al sur de la M-30 como el “regalo” de una franja edificable que forma el nuevo ámbito Fuencarral Las Tablas, nos llevan a que los suelos de Adif-DCN generan aprovechamientos que pasan de 643.516 m2 en 2016 a cerca de 950.000 m2 en el nuevo acuerdo. En términos de edificabilidad la ganancia es mucho mayor, ya que los ámbitos con mayoría de suelo de Adif-DCN son premiados con unos coeficientes de edificabilidad mayores que el resto (2,04 m2/m2 en Fuencarral Las Tablas y hasta 3,1 m2/m2 en el Centro de Negocios Chamartín).

Hay que tener en cuenta que las playas de vías son incapaces de albergar construcciones aunque se cubran con una losa y se establezca un complejo inmobiliario (un uso y propiedad diferenciados entre suelo y subsuelo), ya que sobre esta superficie artificial no pueden cimentarse construcciones, salvo instalaciones ligeras.

Por lo tanto, la realidad es que a los terrenos ferroviarios no se les atribuye un aprovechamiento urbanístico por la necesidad de actuar sobre esos terrenos, sino que se actúa sobre ellos por la necesidad (de DCN y de Adif) de atribuirles un aprovechamiento urbanístico. Más adelante volveremos sobre otro papel fundamental que jugará la gran losa de hormigón para que (les) cuadren (a algunos/as) los números de la operación.

 

División en cinco ámbitos: mitos y realidades

 

Se mantiene la división en ámbitos urbanísticamente independientes que ya se inició en Madrid Puerta Norte, añadiéndose a los cuatro ya señalados en 2016 un quinto ámbito al oeste de Las Tablas. El objetivo al trocear la operación en ámbitos independientes era doble: permitía, por un lado, dosificar el desarrollo de la operación según la demanda real de los usos previstos. Por otro lado, diseñar unos ámbitos de mayoría (y por lo tanto gestión) pública al sur de la M-30.

Sin embargo, hay diferencias sustanciales entre los ámbitos de Madrid Puerta Norte y los de Madrid Nuevo Norte. Para empezar DCN (a través de sus derechos sobre los terrenos de Adif, no olvidemos que no son realmente los propietarios del suelo) no tenía la mayoría en ninguno de los cuatro ámbitos. La mayoría pública en el Centro Terciario de Negocios permitía su gestión pública. El ahora llamado Distrito de Negocios vuelve a tener mayoría de DCN tras incorporar las playas de vías que se excluyeron entonces. Además, el nuevo ámbito de Fuencarral Las Tablas está totalmente controlado por DCN. El sistema de gestión de los ámbitos será privado (mediante juntas de compensación con mayoría privada). Fuencarral Malmea y Fuencarral Tres Olivos mantienen su configuración, con una propiedad fragmentada.

Por lo tanto el troceamiento ya no impide el control por parte de DCN de algunos de los ámbitos, entre ellos el más importante de todos en términos de edificabilidad: el Centro de Negocios, que aglutinaría más de la mitad de la edificabilidad lucrativa de la Operación Chamartín (1.500.000 m2c de un total de 2.830.000 m2c).

 

La movilidad bien, gracias

 

La movilidad es quizá la gran ausente del texto del acuerdo. Siendo una cuestión clave para la viabilidad de la operación, únicamente se hace una referencia escasa y genérica a que “se articularán los sistemas y modelos de transporte adecuados para garantizar una movilidad sostenible en relación a los usos y edificabilidades previstos” (punto 8).

Se remiten a futuros estudios técnicos para determinar esos sistemas y modelos, pero se cuidan de limitar los posibles costes imputables a los promotores, fijando como máximos los establecidos en el Convenio de 2015; con la sangrante salvedad de que los costes de remodelación del Nudo Norte y el Nudo de Fuencarral (214 millones de euros estimados en 2015) son asumidos en su totalidad por el Ayuntamiento (punto 4 del acuerdo), no así los costes de la ampliación del Metro, que son asumidos (aun con el tope de 138 millones de euros establecido en 2015) por DCN para alivio de la Comunidad de Madrid (punto 17). Se prevé también el traslado de las Cocheras de EMT (punto 9), que analizaremos más adelante.

A la espera de estudios en profundidad, es de esperar que el desarrollo de la Operación Chamartín en los términos previstos en el acuerdo generaría muchísimos problemas de movilidad en todo el norte de la ciudad, por la ya excesiva concentración de oficinas y sedes empresariales (4 Torres, sede de Telefónica, nueva sede del BBVA) en el eje Castellana-Alcobendas-San Sebastián de los Reyes, que haría colapsar aún más la M-40, la A-1 y la M-607, así como las infraestructuras de transporte público.

El informe presentado por el Ayuntamiento en la sesión monográfica sobre movilidad que celebró la mesa social en 2015 concluía que la Operación Chamartín (en su versión de la época de Ana Botella) era insostenible en cuanto a sus afecciones sobre la movilidad de Madrid, y fue uno de los motivos que se esgrimieron para desestimar el Plan Parcial en el Pleno de mayo de 2016. Ahora se retoma la operación en términos muy similares.

 

El déficit dotacional de los barrios existentes no se va a resolver

 

Si en 2016 se vislumbraba la posibilidad de que la obtención de 259.350 m2 de suelo dotacional contribuyese a mejorar la calidad de vida de los barrios ya existentes, dado que los nuevos habitantes de la zona serían muchos menos (4.587 nuevas viviendas en Madrid Puerta Norte), ahora con entre el doble y el triple de viviendas y población prevista (11.000 viviendas en Madrid Nuevo Norte), apenas se cubrirían las necesidades de la nueva población con los 259.500 m2 previstos. Se pasaría de 56,53 a 23,59 m2s dotacionales por vivienda entre los proyectos de 2016 y 2017.

Especialmente dramática será la situación en los ámbitos al sur de la M-30, al reducirse las previsiones de cesiones dotacionales de 15 m2 de suelo por cada 100 m2construidos a sólo 5 m2s/100 m2c para los usos no residenciales, utilizando una posibilidad que introdujo una de las numerosas modificaciones de Esperanza Aguirre a la Ley del Suelo regional, que presupone que las personas que van a trabajar a determinado área no necesitan dotaciones. Además, en el Centro de Negocios Chamartín una parte de esa superficie dotacional podrá ir sobre la losa de hormigón, con unos usos muy limitados.

Las consecuencias de esta reducción de los estándares dotacionales (a la que se une la prevista destrucción de la zona deportiva de la EMT, en lugar de abrirla al público como reivindican las asociaciones vecinales) se dejarán sentir especialmente en la Colonia de San Cristóbal y en el barrio de Begoña. En los barrios más al norte tampoco se verá paliado el déficit ya que aunque se mantengan los 15 m2s/100 m2c de cesiones el aumento del número de viviendas previstas absorbería las nuevas dotaciones.

Parece por lo tanto muy dudoso que se puedan satisfacer las reivindicaciones de los barrios colindantes y cumplir el objetivo que manifestaba el Concejal Delegado del Área de Desarrollo Urbano, José Manuel Calvo, en un artículo a los pocos días de la presentación del acuerdo: “Un proyecto que amplíe las zonas verdes, los equipamientos y los servicios, no solo para los futuros habitantes sino para los que ya viven en Begoña o Fuencarral y sufren a diario la falta de dotaciones.”

 

Zonas verdes sobre losa de hormigón: una cara artimaña para que cuadren los números

 

En torno a la mitad de las zonas verdes de la operación se situarían sobre la losa de hormigón que cubriría las vías al sur de la M-30 (214.500 m2s de un total de 424.500 m2s). Dado que la cubrición de vías resulta extremadamente cara (252 millones de euros estimados en 2015) y sin embargo la calidad y funcionalidad de las zonas verdes y equipamientos situados sobre ella serían muy limitadas (difícilmente se desarrollarán árboles de gran porte y sólo podrán ubicarse instalaciones ligeras), cabe preguntarse por qué se contempla entonces la cubrición.

La cubrición no es una mejora para la ciudad sino una artimaña urbanística que cumple dos objetivos a la vez: por un lado justifica la inclusión de los terrenos de Adif-DCN en la operación y les atribuye un aprovechamiento urbanístico, como hemos explicado más arriba; por otro lado es necesaria la losa para poder alojar encima los suelos de cesión (zonas verdes y parte de los equipamientos) para que ‘quepa’ la brutal edificabilidad del Centro de Negocios en el resto del ámbito, en suelos donde puedan cimentarse los rascacielos.

En el proyecto de 2016 la superficie de zonas verdes era menor (274.251 m2s) pero de mejor calidad, al situarse en su práctica totalidad sobre terreno natural, y su localización favorecía a los barrios preexistentes con un gran parque lineal en los ámbitos de Fuencarral en torno a la arteria del Canal de Isabel II.

 

La vivienda pública como escasa compensación

 

Las 4.100 viviendas públicas que se anunciaron en la nota de prensa municipal del 27 de julio (pese a que no se recogen en el texto del acuerdo de ese mismo día), se obtienen de sumar la totalidad de las 2.200 viviendas protegidas y 1.900 de las libres, que se cederían todas ellas al Ayuntamiento en concepto de cesión del 10% del aprovechamiento que debe cumplirse por ley en todos los desarrollos urbanísticos. Estas viviendas se distribuyen entre los diferentes ámbitos con usos residenciales, y se supone que a medida que se fueran entregando los terrenos urbanizados al Ayuntamiento, éste los transferiría a la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) para que promoviera viviendas públicas en alquiler.

A los suelos obtenidos habría que añadir los que se entregarían por las aportaciones de suelo municipal a la operación (recordemos que la EMT aporta 153.415 m2 concentrados en el ámbito Centro de Negocios Chamartín y el Ayuntamiento aporta 166.043 m2 en su mayor parte en el ámbito Fuencarral Malmea), de los que no se dice nada en el acuerdo y se deduce que se entregarían en parcelas terciarias de oficinas o se monetizarían, no siendo buena solución ninguna de las dos opciones, ya que el Ayuntamiento no necesita suelo terciario ni dinero, sino suelo para construir viviendas públicas y dotaciones. Una estimación grosso modo indicaría que por esos suelos que aporta el municipio, podrían corresponderle aproximadamente otras 6.000 del total de viviendas, que nin embargo no se contemplan.

Estos suelos para la construcción de viviendas municipales estarían sometidos a un desarrollo escalonado en el tiempo al estar repartidos en cuatro de los cinco ámbitos, por lo que el número total de viviendas no se desarrollaría a corto o medio plazo. Además, a pesar de la intenciones declaradas por el Ayuntamiento de entregarlos a la EMVS, sería perfectamente posible que una corporación de distinto signo enajenase las parcelas residenciales patrimoniales, sobre todo las calificadas como vivienda libre, de mayor valor de mercado.

En todo caso, hay que recordar que la mayoría del suelo es público (de distintas administraciones y organismos) por lo que no parece tampoco una hazaña revolucionaria el que una pequeña parte de la edificabilidad lucrativa total se destine a vivienda pública; de hecho es una zanahoria bastante birriosa para compensar semejante palo.

 

Cocheras de EMT: poco pan para hoy, hambre para toda la eternidad

 

La previsión de desmantelamiento total de las instalaciones de la EMT de Fuencarral, tanto las cocheras y talleres como la histórica zona deportiva de la empresa pública, es probablemente uno de los aspectos más negativos del nuevo proyecto. Hay que recordar que en la propuesta municipal de 2016 se conservaba en torno a la mitad de la superficie de las actuales cocheras y talleres y la totalidad de la zona deportiva, que se destinaría al servicio general a los barrios colindantes, como se viene reivindicando desde hace años.

Esta inclusión no se debe a motivos de interés general para la ciudad. Al contrario, para el sistema de transporte público madrileño sería una verdadera catástrofe perder para siempre una ubicación tan privilegiada para las instalaciones de la EMT. Según Ahora Movilidad, el desplazamiento de las Cocheras a una ubicación más lejana (no está claro que se vayan a encontrar terrenos con el tamaño suficiente y las conexiones necesarias) podría encarecer los costes operativos de la EMT entre 3 y 9 millones de euros anuales, principalmente por los mayores desplazamientos en vacío hasta las cabeceras de las líneas.

Para los empleados de la Empresa, cambiar de un centro de trabajo al que acceden con comodidad en transporte público a unas nuevas cocheras más lejanas y mucho peor comunicadas supondrá multiplicar sus tiempos de desplazamiento al trabajo y tener que utilizar masivamente vehículos de la empresa para desplazar al personal. Actualmente trabajan en el complejo de Fuencarral en torno a 2.000 trabajadores de EMT. Las afecciones a la movilidad del traslado de las Cocheras serían también negativas, teniendo que movilizar cientos de autobuses vacíos a primera hora de la mañana por las ya muy saturadas vías de acceso al norte de la ciudad (M-40, M-607, A-1, etc).

La única motivación posible desde el punto de vista municipal sería la de “hacer caja” con los terrenos, aunque a los posibles beneficios económicos de la operación para la EMT habría que descontar los costes de la adquisición de nuevos terrenos, la construcción de unas nuevas instalaciones, y unos costes de explotación fijos “para siempre” más elevados. Por otra parte, la situación saneada de las cuentas municipales, que no olvidemos está amortizando deuda de manera anticipada a un ritmo imparable, hace aún menos entendible esta decisión.

Entonces, si la Ciudad y por lo tanto el Ayuntamiento no ganan nada al incluir los terrenos de EMT en la Operación Chamartín, ¿por qué se incluyen? Sencillamente es un daño colateral de la necesidad de encontrar ‘suelo firme’ sobre el que cimentar los rascacielos que materialicen la desorbitada edificabilidad del Centro de Negocios Chamartín, generada por el aprovechamiento atribuido a los terrenos de Adif, entre ellos las playas de vías que se cubren pero no pueden sustentar edificaciones. Los 153.415 m2 que ocupan las instalaciones de la EMT son la pieza de suelo apto para edificar más grande de todo el ámbito del Centro de Negocios. La anexión a la operación de los 70.600 m2 del APE.05.27 “Colonia Campamento” (un ámbito independiente en el PGOU, situado delante del costado occidental de la Estación de Chamartín) se explica por el mismo motivo.

 

El desvío y traslado del Canal de Isabel II

 

El acuerdo retoma otra obra faraónica e innecesaria:el desvío de una arteria principal del Canal de Isabel II y el traslado del Depósito del Olivar, felizmente desestimados en el proyecto Madrid Puerta Norte con una argumentación llena de sentido común: “una vez comprobada la significativa desproporción entre el coste urbano de la intervención inicialmente prevista, se propone la permanencia e integración total o parcial de los siguientes servicios y elementos urbanos: La arteria de abastecimiento de agua del Canal YII y el depósito del Olivar. Lo que ahora se propone es integrar esas instalaciones eliminando el coste de reposición (…) que ascendía a 80 millones de euros.”

Ahora milagrosamente ya no resulta desproporcionado el coste, lo que además de suponer un despilfarro significa la pérdida de una oportunidad magnífica de obtener un gran parque en torno al eje de la arteria del CYII como proponen las asociaciones vecinales, aprovechando la titularidad pública de los terrenos y su localización cercana a los barrios ya consolidados pero deficitarios en zonas verdes como el Casco Histórico de Fuencarral, los Poblados A y B de Fuencarral, Tres Olivos o Virgen de Begoña, hasta aprovechar la franja de protección de la tubería para convertir en bulevar la actual calle de Mauricio Legendre frente a las Cocheras de la EMT.

En las infografías que se conocen de Madrid Nuevo Norte, la única zona verde de cierta entidad sería la situada sobre la losa de hormigón al sur de la M-30, desapareciendo ese gran parque lineal en los ámbitos de Fuencarral que sí contemplaba Madrid Puerta Norte.

 

Adiós al uso industrial en el polígono de Malmea: la reindustrialización, esa antigualla

 

Uno de los aspectos positivos de la propuesta municipal de 2016 era el mantenimiento y ampliación del uso industrial en el polígono de Malmea, lo que suponía un elemento de variedad urbana y de actividad más ligada a la economía productiva, frente a la tendencia a la especialización del norte de la ciudad en oficinas de grandes empresas (principalmente financieras) y viviendas para rentas medias-altas. Si bien es cierto que en el documento de 2016 se mantenía cierta ambigüedad sobre la posibilidad de permitir la transformación del polígono a usos terciarios comerciales, en el nuevo acuerdo de 2017 ya desaparece por completo esa apuesta por la reindustrialización y se entrega el norte de la ciudad sin remilgos al capital puramente financiero. El nuevo ámbito Fuencarral-Malmea contempla únicamente el uso residencial y terciario, excluyendo el industrial, al que se daría un periodo transitorio para su desmantelamiento.

 

El origen de la cosa y la prometida auditoría

 

Como rezaba un argumentario de Ahora Madrid en plena campaña electoral de 2015, “Ahora Madrid propone paralizar la operación, auditar la concesión a DUCH…” Esto no era ninguna excentricidad propia del fervor inconsciente de una candidatura que no se esperaba llegar a gobernar: todo apunta a que, si se desvelasen las condiciones originales de la concesión de 1993 y sus innumerables modificaciones, ampliaciones, prórrogas y subrogaciones, y se analizase el grado de cumplimiento de todas las cláusulas y la legalidad de los sucesivos acuerdos, muy posiblemente se llegaría a la conclusión de que los derechos de DCN sobre los terrenos de Adif son nulos.

Lamentablemente a día de hoy no se ha realizado auditoría alguna desde el Ayuntamiento, en contraste con otras herencias recibidas que sí se están auditando y sobre las que se está arrojando luz (Calle 30, por ejemplo). La reclamación de esta auditoría mantiene su plena vigencia, ya que los derechos del BBVA y la Constructora San José son el nudo gordiano de la Operación Chamartín.

Se pueden (y se deben) dar batallas parciales que vayan reduciendo la brutalidad de la operación, el impacto de la misma o que se consigan algunas mejoras para los barrios del entorno, pero mientras siga vigente esa concesión va a ser complicado que se desarrolle una operación que esté pensada para que el suelo público revierta en el bien público y no en el beneficio privado.

 

Conclusión y perspectivas

 

La batalla en los próximos meses va a ser dura y el resultado no está escrito de antemano. Como decíamos ayer, la Operación Chamartín lleva casi un cuarto de siglo planeando sobre nuestras cabezas, y no debería resultar difícil conseguir que, si no somos capaces de imponer la actuación que necesitaría la ciudad, por lo menos impedir que se consuma el disparate actualmente planteado.

La victoria pasa por establecer alianzas entre el movimiento vecinal de los barrios directamente afectados, el movimiento ecologista y las plataformas en defensa del derecho a la ciudad, los movimientos incipientes contra la gentrificación y la turistización, el movimiento de vivienda, los trabajadores de la EMT y buena parte de las bases de Ahora Madrid y las organizaciones que la componen, que ni comparten ni entienden el giro del Ayuntamiento sobre una cuestión que llegó a ser una de las banderas electorales, como se escenificó con la firma del Pacto contra la Especulación.

Los objetivos de esta amplia coalición deberían ser en primer lugar que se de por muerto el acuerdo de julio de 2017 y no llegue a aprobarse la Modificación Puntual del PGOU; en segundo término volver al punto de partida del documento de 2016 Madrid Puerta Norte y pelear por múltiples batallas parciales (reducción drástica de la edificabilidad, más y mejores equipamientos y zonas verdes para los barrios existentes, mantener las instalaciones de la EMT y del CYII y abrir la zona deportiva de la EMT para los barrios, mantener los usos industriales en Malmea, preservar los valores patrimoniales y ambientales que aún persisten, etc); y, en último término, lograr la rescisión o la caducidad de la concesión a DCN de los derechos sobre los terrenos de Adif, y la expulsión definitiva del BBVA y la Constructora San José de la operación.

Sólo de esta forma se podrá garantizar un desarrollo para la zona norte de Madrid libre de servidumbres inmobiliario-financieras y sin otra guía que el interés general de la ciudad.

]]>
2017-10-26 14:20:30
<![CDATA[Salud mental en tiempos difíciles - El procés: psicología de masas en el siglo XXI]]> Es un clásico en psicología el planteamiento de que los grupos, las masas, tienen un funcionamiento mucho más primitivo e irracional  que el que tienen las personas una a una, individualmente,  que se considera que tienden a comportarse de modo más lógico y  analítico.

 Pues bien, esta diferenciación está saltando por los aires en la sociedad actual en la que la distancia entre el individuo y el grupo, es cada vez menor, cada vez hay menos intimidad.   A través del whatsap, de las redes sociales, de la permanente recepción de “información” desde nuestros grupos de referencia, cada vez estamos más inmersos en el grupo. Esto lo hemos vivido en Catalunya de modo intensísimo estas últimas semanas

 Y si al fin tenemos un momento para estar con nosotros mismos  y poder pensar por nuestra cuenta y riesgo, la característica de invasividad que tienen las redes sociales nos impide realmente saber qué sentimos o qué pensamos acerca de la realidad, en este caso, “el procés” .  Vivimos en un contexto en el que hay una  interrupción sistemática y continua de  la cadena del pensamiento, el curso del pensamiento, algo fundamental para realizar  mínimamente bien cualquier análisis, cualquier valoración de la realidad, máxime si es una realidad compleja, como en este caso.  Todo esto recuerda a los funcionamientos sectarios,  estructurados para quebrar toda resistencia a la crítica del individuo, para controlar su mente, lograr que no salga de la burbuja.  Y pobre del disidente¡

Además, en la sociedad del siglo XXI se nos ha adoctrinado machaconamente en la idea de que la emoción y la intuición son las mejores guías de nuestra conducta y que la razón es una antigualla, algo pasado de moda, que ya hoy no se lleva, y que requiere además esfuerzo.  Y en relación al “procés” no es extraño oír a personas que te dicen que todo este tema  les produce una gran emoción, “les pone” y que si así se encuentran muy a gusto no  tienen por qué plantearse nada más.  Están viviendo a tope esta “experiencia”. Su guía es la emoción, lo demás, es secundario

No es fácil para nadie pensar  en medio de este aluvión de presiones emocionales, en un contexto con frecuencia de informaciones sesgadas, postervadades cuando no directamente mentiras, vídeos trucados,  intoxicaciones, e informaciones convertidas en realitiy shows. Todo ello en el  marco de un  modelo social narcisista , en el que el lenguaje  se basa en hablar de humillaciones, afrentas, ultrajes, orgullo….

De todos modos, como era de esperar, este tsunami de emociones también ha comportado que muchas personas lo estén pasando mal, se encuentren enfadadas y tristes ante tantos conflictos personales y tanta manipulación. Y también ha habido muchas personas que han tenido que pedir ayuda psiquiátrica, incluso conozco algún caso que ha acabado en el mismísimo manicomio

]]>
2017-10-24 00:10:08
<![CDATA[Las carga el diablo - Plantar cara al PP]]> Seduce el punto rebelde de la asonada catalana, esa determinación para hacer partícipe de sus convicciones al mundo entero, esa habilidad para colocar sus mensajes, unos con más verdades que otros, esa probada eficacia a la hora de organizar movilizaciones. Pero no consiguen, y bien que lo intentan, hacer olvidar que Puigdemont y compañía son los herederos del partido del tres por ciento con un patriarca jefe, ahora desparecido en combate, cabecilla de una trama corrupta familiar cuyo hijo mayor lleva ya un tiempo durmiendo en la cárcel. La derecha corrupta catalana ha desafiado a la derecha corrupta del resto de España, robándole de paso la cartera a una izquierda nacida tras el 15M que se dispersa en sus propias peleas, y otra antigua izquierda, la socialista, que sobrevive desde hace tiempo a base de manotazos desesperados para no acabar ahogándose del todo.

La derecha corrupta catalana le ha plantado cara al PP y con ello ha conseguido algo que era obligación de la izquierda española haber demostrado. Ha puesto en evidencia la verdadera cara de Rajoy, su partido y su gobierno. Ha logrado que por fin actúen como corresponde al ADN del espíritu fundacional del Partido Popular. Los seis años de gobierno PP cierran ahora un ciclo de atropello a las libertades y a infinidad de derechos sociales y laborales para entrar, a partir de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, en una dura etapa de tintes totalitarios, ya sin disimulo alguno, en la que comienzan con Catalunya, pero que podría continuar en otras Comunidades.

Pero ni el carácter tiránico que tiene la manera elegida por el PP para aplicar el 155 permite olvidar el escandaloso desarrollo de los plenos del Parlament los días 6 y 7 de septiembre. Dos derechas corruptas se encuentran enfrentadas a cara de perro y una de ellas está arropada por la monarquía. Moncloa y Zarzuela se han embarcado en una apuesta de incierto desenlace. Podíamos haberle presentado a Europa la imagen de un país dialogante que sabe resolver civilizadamente sus discrepancias y sin embargo estamos ofreciendo la versión triste de una comunidad de vecinos cutre que Es capaz de liarse a palos por el importe de la derrama. Olvidan Rajoy y el rey que a Bruselas le da igual que seamos una monarquía o una república: lo que quieren es que no les toquemos las narices con una pelea que amenace la estabilidad del proyecto europeo.

La izquierda ha perdido la oportunidad de plantarle cara al corrupto y nacionalista PP y, mire usted por dónde, quienes se encaran a Rajoy son otros nacionalistas corruptos. Y Albert Rivera, frotándose las manos.

]]>
2017-10-23 21:29:59
<![CDATA[Diario de un altermundista - El “a por ellos” del 155]]> El conflicto catalán ha llegado a un punto que nadie se atrevía ni a pensar. El gobierno del PP culmina su mano dura acabando con el autogobierno de Cataluña de un plumazo. Mariano Rajoy, con un 8% de los votos en Cataluña será el nuevo President.

Son muchos los análisis políticos y las cábalas hechas y por hacer sobre el devenir político de Cataluña. Ni soy capaz de decir algo diferente a lo mucho dicho ni me interesa entrar en enconados debates de legitimidades democráticas. En el punto en que estamos quienes vivimos en Cataluña siento la necesidad de reflexionar sobre algo que preocupa a toda la ciudadanía, ¿va a desembocar todo esto en más violencia?

Desde el pacifismo y el área de conocimiento de la investigación por la paz, utilizamos tres niveles de violencia para identificar cuan lejos estamos de vivir en una sociedad idealmente pacífica, considerando que lo contrario a la paz es la violencia (y no la guerra).

De este modo se distinguen tres violencias. La violencia directa, que se refiere principalmente a las agresiones físicas o de carácter similar, la violencia estructural, que es aquella relacionada con ordenamientos jurídicos injustos, marcos políticos antidemocráticos, modelos económicos que generan desigualdad o cualquier elemento de carácter permanente de una sociedad que oprime a una parte de la misma; y la violencia cultural, que no es otra que los discursos que promueven o alientan las violencias anteriores.

Por lo que respecta a la violencia directa es difícil encontrar alguna agresión por parte de los llamados independentistas o soberanistas catalanes, más allá de la lamentable noticia de los 12 policías con lesiones, que la vicepresidenta Sáenz de Santamaría cifró en un inicio en más de 400; sí que ha transcendido sin embargo cierto nivel de violencia por grupos de nacionalistas españoles. Ello contrasta con la excesiva y desproporcionada violencia de la Policía Nacional y Guardia Civil en su despliegue en toda Cataluña por evitar el referéndum, más de 1.000 personas heridas y centenares de videos incriminatorios así lo corroboran.

Sobre la violencia cultural, si bien es cierto que las declaraciones provenientes de las esferas políticas han sido mayoritariamente las propias de la confrontación política, de entre las muchas declaraciones subidas de tono de cargos políticos de segunda fila y de tertulianos de uno y otro lado, la violencia más acusada la ha dado el célebre “a por ellos”, que sin lugar a dudas envalentonó a muchos de los policías que usaron la violencia en su intento por impedir el referéndum del 1-O. Este “a por ellos”, emitido hasta la saciedad por las cadenas de televisión, no solo envalentonó a los policías sino a algunos radicales nacionalistas españoles.

Al contrario, hasta ahora no he oído ningún lema que de un modo u otro anime a la violencia de los manifestantes independentistas, sino más bien al contrario, son numerosas las declaraciones de dirigentes políticos catalanes y de miembros de la sociedad civil que recuerdan sin descanso que las protestas sean pacíficas, civilizadas, en calma y sin violencia. De hecho, las movilizaciones independentistas catalanas realizadas hasta la fecha son seguidas con atención por pacifistas de tod el mundo, que con toda probabilidad utlizarán como ejemplo. Cabe mencionar que el uso de banderas, que en un principio fue claramente utilizado por los grupos independentistas y personas simpatizantes, que puede considerarse de algún modo ofensivo para una parte de la población catalana y de todo el Estado, se ha visto en cierto modo equilibrado con las banderas españolas que recientemente han aparecido en balcones de simpatizantes españolistas.

Finalmente, por lo que se refiere a la violencia estructural, no me atrevería a afirmar que exista una expoliación continua de recursos catalanes por parte del Gobierno español o un maltrato presupuestario, aunque cabría aceptar que en ocasiones parece que pueda ser así. Sin embargo, en el tira y afloja por el denominado como “derecho a decidir” la inflexibilidad del Gobierno central y el papel limitador de un Tribunal Constitucional claramente politizado, tiene como elemento que también pudiera considerarse violento desde un punto de vista estructural, la creación de la conocida como ley de transitoriedad sin el necesario debate democrático que debe caracterizar a decisiones de tal calado.

La dura, firme y contundente decisión de suspender el autogobierno catalán por el Consejo de Ministros y de colocar a Mariano Rajoy como Presidente de España y de Cataluña puede que no le ayude a conseguir (sin coerción diplomática) apoyos internacionales, ni tampoco una buena imagen en Cataluña, ni evidentemente esté generando un clima de diálogo, pero puede que responda a la oportunidad política que ha identificado un partido y un gobierno con serios problemas de imagen y credibilidad por los numerosos casos de corrupción que salpican a su partido y cargos electos.

Una oportunidad política que ha creado el “a por ellos” que espontáneamente se reprodujo en muchas de las capitales españolas de las que salían los policías rumbo a Cataluña y que muestra un sentir quizá mayoritario en España que tanto el PP como Ciudadanos pretenden capitalizar y respecto al cual el PSOE no quiere ser menos.

De todo este entuerto, que sin los picos de violencia y autoritarismo que ha tenido, no hubiera sido más que una derivada más de un largo proceso para acordar una nueva relación entre España y Cataluña para las próximas generaciones, puede que nos situemos en el “A por ellos”, en la creación de bandos, de enemigos. La irresponsabilidad política puede llevar a que no solo la sociedad catalana sino también la española se embarque en retóricas belicistas que generen esa fractura social de la que todo el mundo habla pero que yo, inmigrante en Cataluña, relativamente u ocasionalmente equidistante, aun no he visto como tal.

La vida sigue y debe seguir en Cataluña, al tiempo que se dan las las luchas políticas, a las divergencias de posicionamientos, y las diferencias ideológicas. La convivencia pacífica en el día a día debe prevalecer sobre los intereses de unos pocos, sobre los cálculos políticos, sobre las perspectivas electorales que han llevado al gobierno del PP a aplicar el célebre artículo 155. Antes o después el pueblo de Cataluña decidirá qué relación quiere tener con España, mal que les pese a muchos, y tendremos que aceptarlo, porque más allá de las banderas, las patrias y los dioses, nos queda la vida, que no voy a ser yo quien diga que no pasa volando.

]]>
2017-10-22 00:49:51
<![CDATA[El bloc del Coscu - MOLTES GRÀCIES AMICS, AMIGUES]]> Aquests dies he viscut moments díficils, especialment la mort de la meva mare, el darrer dimarts 3 d'octubre, després de ser ingresada a l'hospital el passat 20 de setembre. No fa falta que us expliqui que significa això. 

Durant aquests dies he sentit l'escalf de molts amics i amigues que m'han acompanyat en aquests moments. A molts d'ells he pogut agrair-lis personalment, però no ha estat possible fer-ho amb tothom. 

Per aixó vull aprofitar l'espai del "bloc del coscu" per agrair-vos a tots la solidaritat, l'amistat i l'acompanyament que m'heu ofert durant aquesta setmana. Uns dies que pel país han estat molt trascendentals i que per a mi han estat emocionalment molt intensos. 

Voldria compartir amb vosaltres dos dels missatges que m'han fet arribar alguns amics. 

El Ramon Plandiure, amic des de fa molts anys ha volgut compartir amb mi aquestes reflexions: 

"Abans, acomiadar difunts a Barcelona era anar a Sancho de Avila. Avui no. Potser sigui perquè els meus morts solen viure a la part alta de la ciutat. Per això, tornar a Sancho de Avila és tornar a l’autenticitat dels morts, als de sempre, els que volen marxar sense causar problemes, als que no els importen unes estances lúgubres, unes estances només aptes per acomiadar morts. Avui la difunta, la Pepa Conesa, era una difunta de les de les de tota la vida, una anciana resistent, nascuda i morta a la Barceloneta, rodejada de la seva cohort de familiars i amics, protagonista d’una cerimònia austera, sentida, pensada per a ella i per a la seva gent.

Darrere dels primers bancs, fins el final, els amics del seu fill, en Joan Coscubiela, a qui la cura i mort de la seva mare li ha proporcionat una bombolla de pau davant  tanta agressió despietada. Segurament, el darrer acte d’amor d’una mare per a un fill."

I també el que m'ha fet arribar un amic més recent, però amb el que estic compartint la intensitat de l'activitat parlamentaria aquests darrers anys, en Lluis Rabell.  Amb tota la poesia de Brassens

Súplica
(per a ser enterrat a la platja de la Barceloneta)


Com la Parca no té cap sentit de l'humor,
em trepitja els talons perquè he sembrat de flors
la seva infausta calavera.
Veient-me així encerclat d'un munt d'enterraments,
m'ha semblat assenyat afegir al testament
aquesta voluntat darrera.

Emprant com a tinter el turquesa del mar
que el tabel·lió s'afanyi per tal d'anotar
d'una escriptura entenedora
el que convindrà, doncs, que feu amb el meu cos
quan digui l'esperit: «Vailet, jo toco el dos
perquè el tres fa estona que és fora».

Quan s'enfili a l'Olimp del meu avi Joan,
ple de divinitats d'allò més tolerant
que als mortals no fan la punyeta,
emmeneu-me, si us plau, des del barri nadiu
a l'indret on la vila és un diminutiu,
val a dir a la Barceloneta.

El nínxol familiar no vol cap enrenou.
Parlant clar i català, allò és ple com un ou.
I abans que un lloc no s'alliberi,
se'm farà massa tard i no puc arribar
cridant «Pas al jovent! Coi, deixeu-me passar!»,
ficar-m'hi a empentes i improperis.

On l'arena és daurada, a la vora del blau,
excaveu-me, si no és massa demanar, un cau,
feu-me un acollidor habitatge.
Ben a prop de la Icària i del Bogatell,
envoltat de dofins, gavines i vaixells,
tindré un sumptuós veïnatge.

A l'edat en què l'onanisme recurrent
esdevé enutjós i el cor, adolescent,
s'enlaira com un enxaneta,
vaig rebre allí, cofoi, el meu bateig carnal,
buscant en un jardí poblat de flors del mal
el rostre d'una sireneta.

Neptú allí, fins i tot quan es mostra embravit,
no s'agafa pas la tempesta gaire a pit.
I si una embarcació sotsobra,
se sent bramar el capità dalt del pont:
«Sóc l'amo a bord. Mireu de salvar el rom.
Cadascú un garrafó i a córrer!».

Ma tomba no entristirà pas aquell racó.
Ans al contrari, potser esdevindrà atracció,
un nou lloc de pelegrinatge…
La gent hi desarà els seus afers de bany
i un castell de sauló no ha de parèixer estrany
als infants en aquell paratge.

Amb el degut respecte a Joan Manuel Serrat,
de la Mediterrània el trobador inspirat,
d'allí estant li retré homenatge.
I si el seu cançoner ha estat millor que el meu,
aquell túmul serà, no us en sàpiga greu,
el més mariner de la platja.

Pensareu a plantar, fóra tot un detall,
un bon pi amb el ramatge obert com un ventall,
pi para-sol de preferència,
que preservi els amics de tota insolació
quan visitin la meva pobra concessió
fent-me afectuoses reverències.

Pervenint de la costa o bé de l'interior,
a cavall de les ones i de la remor
del mestral i la tramuntana,
bressolaran el meu dolç somni de la mort
les notes més punyents, els emotius acords
del flamenc i de la sardana.

Si una turista mig nua tal com s'escau
ve a estirar-se, distreta, al llindar del meu cau
a l'hora de la migdiada,
prego perdó a Jesús si l'ombra de la creu
embolcallant el cos de l'ondina s'ajeu
en una pòstuma abraçada.

Pobres reis i banquers, pobres autoritats
sota lloses pesants de marbre entatxonats!
Mirareu amb certa recança
el simpàtic cantaire, el trinxa del Raval,
gaudint d'un etern repòs estival
que es passa la mort de vacances.

Gràcies a tots dos i a tots vosaltres