Diario Público http://blogs.publico.es/ Columnas y Blogs del Diario Público Otras miradas - Una aclaración con respecto al populismo http://blogs.publico.es/otrasmiradas/4501/una-aclaracion-con-respecto-al-populismo/ Slavoj Zizek

Una entrevista que concedí hace poco, publicada primero en México y luego otra vez en la prensa latinoamericana y española, habría dado lugar a una idea por completo equivocada acerca de mi posición con respecto a la reciente tendencia populista de la política radical de izquierdas.

Si bien es cierto que la revolución Bolivariana en Venezuela puede ser objeto de muchas críticas, algunas de ellas merecidas, no deberíamos olvidar que también ha sido víctima de una campaña contra-revolucionaria muy bien orquestada; en especial de una larga guerra económica.

No se trata de una táctica novedosa. Unos años atrás, durante los tempranos setenta, el entonces asesor de seguridad estadounidense Henry Kissinger aconsejó a la CIA sobre la mejor manera de desestabilizar el gobierno democrático del presidente Salvador Allende en Chile. Tras una reunión con Kissinger y el presidente Nixon el 15 de septiembre de 1970, el entonces director de la CIA Richard Helms escribió en sus notas la instrucción sucinta recibida de éstos: “¡Hagan que la economía chilena grite de dolor!”. Altos representantes del gobierno estadounidense han reconocido que el mismo procedimiento está siendo aplicado en Venezuela.

Hace apenas un par de años, el antiguo Secretario de Estado de los Estados Unidos, Lawrence Eagleburger, declaró ante el canal de noticias Fox que la relación entre el presidente Hugo Chávez y el pueblo venezolano “funcionará solamente si la población de Venezuela continúa percibiendo en su gobierno alguna capacidad para mejorar sus estándares de vida. Si en algún momento la economía comienza a ir mal, la popularidad de Chávez comenzaría a decrecer. Estas son las armas que tenemos contra él, y que deberíamos estar usando. Es decir, las herramientas económicas para hacer que la economía venezolana empeore, de manera que la influencia del chavismo en el país y la región se vaya a pique… Todo lo que podamos hacer para que la economía venezolana se encuentre en una situación difícil está bien hecho; pero hay que hacerlo de manera tal que no entremos en una confrontación directa contra Venezuela, si podemos evitarlo”.

Lo menos que se podría decir acerca de afirmaciones como esta es que dan credibilidad al argumento según el cual las dificultades económicas que enfrenta el gobierno bolivariano no son simplemente el resultado de su ineptitud en materia de política económica.

Este es el punto clave, políticamente hablando, que los liberales no pueden digerir: con toda claridad, no estamos tratando aquí con fuerzas de mercado ciegas o con reacciones naturales. Digamos por ejemplo, con los dueños de las tiendas y supermercados intentando obtener ganancias mayores mediante el acaparamiento, u ofreciendo sus productos en mercados más favorables. Antes bien, se trata de estrategias bien planificadas y muy sofisticadas. Si ello es así, ¿no se justifica entonces que el gobierno use la fuerza legítima –una suerte de terror, diríase – como medida defensiva? Por ejemplo, que la policía haga redadas en bodegas secretas, o detenga a los acaparadores y coordinadores de la guerra económica que causa escasez. Y cuando el 9 de marzo de este año el presidente Obama expidió una orden ejecutiva declarando a Venezuela una “amenaza contra la seguridad nacional” de los Estados Unidos, ¿no dio luz verde a quienes buscan “abreviar” el período del presidente Maduro, o llevar a cabo un golpe de estado? En un tono algo más moderado, más “civilizado”, es lo mismo que está ocurriendo con Grecia.

Nos enfrentamos hoy a la enorme presión de lo que deberíamos llamar sin vergüenza alguna “propaganda enemiga”. Según Alain Badiou, “el objetivo de la propaganda enemiga no es aniquilar a la fuerza adversaria existente (función que de manera usual le compete a la policía) sino, antes bien, aniquilar una posibilidad aún no realizada, ni siquiera percibida, en la situación actual”. Dicho de otra manera, están intentando asesinar la esperanza. El mensaje que este tipo de propaganda intenta propagar es la convicción resignada de acuerdo con la cual si éste no es el mejor de los mundos posibles por lo menos es el menos malo, así que cualquier intento de cambio radical tan sólo haría que las cosas fuesen mucho peores.

Es por ello que todas las formas de resistencia, desde Syriza en Grecia a Podemos en España, pasando por los “populismos” latinoamericanos, deben contar con nuestro más firme apoyo. Ello no quiere decir abstenernos de la más férrea crítica interna cuando ello sea del caso, pero debe tratarse estrictamente de una crítica interna, una crítica entre aliados. Como diría Mao Tse Tung, este tipo de crítica es propia de las “contradicciones al interior del pueblo” y no contradicciones entre el pueblo y sus enemigos.

La reacción del establecimiento europeo a la victoria de Syriza en Grecia está dando lugar, de manera gradual, a un ideal muy bien resumido en el título de una columna escrita por Gideon Rachman en el Financial Times en diciembre del 2014: “El eslabón más débil de Europa son los votantes”. Así que en un mundo ideal, Europa debería deshacerse de su “eslabón más débil” y dejar que los expertos asuman el poder para imponer de manera directa la política económica. Si acaso deban persistir las elecciones, su función sería tan sólo la de confirmar el consenso de los expertos.

La perspectiva de un resultado electoral “equivocado” provoca el pánico entre los miembros del establecimiento: tan pronto como esa posibilidad se asoma en el horizonte, nos pintan una imagen apocalíptica de caos social, pobreza y violencia. Y como resulta usual en tales casos, la prosopopeya ideológica hace su agosto: los mercados comienzan a hablar como si fuesen personas, expresando su “preocupación” acerca de lo que podría suceder si las elecciones no tienen como resultado un gobierno con mandato suficiente para continuar con los programas de austeridad fiscal y reforma estructural.

Recientemente, los medios alemanes caracterizaron al ministro de finanzas griego Yanis Varoufakis como un sicótico que vive en un mundo diferente al resto de nosotros. ¿Pero es él en verdad tan radical? Lo que les produce pánico no es tanto el radicalismo de Varoufakis sino su modestia pragmática y razonable. Por ello no es sorpresa que algunos sectores radicales de Syriza ya lo estén acusando de haber capitulado ante la Unión Europea.  Pero si se observan con cuidado las propuestas de Varoufakis, resulta imposible pasar por alto que se trata de medidas que cuarenta años atrás habrían hecho parte de cualquier agenda social-demócrata. De hecho, el programa del gobierno sueco o el chileno en los sesenta y setenta era mucho más radical.  Es un signo de la pobreza de nuestro tiempo el que hoy en día haya que pertenecer a la izquierda radical para abogar por medidas similares. Es un síntoma de la época oscurantista en que vivimos, pero también una oportunidad para que la izquierda pueda ocupar el lugar que en décadas anteriores ha venido ocupando la izquierda pacata y timorata de centro.

¿Qué sucedería si un gobierno como el de Syriza o la inspiración de Podemos fracasan? En ese caso sí sería cierto afirmar que las consecuencias serán catastróficas no solo para Grecia o España, sino para toda Europa: pues esa eventual derrota daría aún más peso a la opinión pesimista según la cual el trabajo paciente de las reformas está condenado a fracasar, y que el reformismo, antes que la revolución, constituye hoy la más inalcanzable de todas las utopías. En últimas, ello confirmaría que nos aproximamos a una era de lucha mucho más radical y violenta.

Traducido por Óscar Guardiola Rivera

]]>
Opinión 2015-04-27 07:01:30
Econonuestra - EKO: sacar los colores a la economía http://blogs.publico.es/econonuestra/2015/04/27/eko-sacar-los-colores-a-la-economia/ Daniel Herrero
Estudiante del máster de Economía Internacional y Desarrollo de la UCM y miembro de EKO

Hace tiempo, demasiado, que es complicado encontrar en los medios de comunicación de masas explicaciones que sean más o menos satisfactorias sobre lo que ocurre en la economía. Si bien es cierto que se pueden evidenciar matices entre lo que se dice en los diferentes grupos empresariales a la hora de tratar ciertos temas (lo que se conoce como línea editorial), hay fuertes barreras y límites que no se sobrepasan. Pienso que hay dos razones fundamentales que explican esto:

En primer lugar, los grandes medios de comunicación son empresas privadas y, por tanto, con relaciones e intereses corporativos muy concretos. De tal manera, existe un claro conflicto de intereses a la hora de presentar la realidad de una manera y no de otra.

La segunda razón se encuentra en la propia academia. En la entrevista que Jordi Évole hacía a Varoufakis el domingo 19 de abril, éste comentó que la economía no es una ciencia, como mucho es una ideología con ecuaciones. Bien, hoy las facultades de economía son algo así: doctrina maquillada con modelos de equilibrio y ecuaciones cuya capacidad explicativa de lo que efectivamente ocurre es, por lo menos, dudosa.

La universidad está colonizada por el enfoque neoclásico y las principales publicaciones académicas (esas que dan prestigio y méritos curriculares a sus autores) tienen una clara inclinación a publicar, únicamente, artículos que siguen esta línea. Lo mismo ocurre con proyectos de investigación o becas.

Dada una universidad en la que hay una alarmante falta de debate y una dinámica en la que la propia Academia ejerce presión sobre quienes se posicionan de forma crítica a los postulados del enfoque neoclásico, se puede entender, entonces, que la formación que recibe un economista está fuertemente sesgada. Cuando estas personas intervienen en los medios (más allá de que puedan defender intereses corporativos de las organizaciones para las que trabajen), es lógico que sus razonamientos vayan en la línea que lo hace la teoría económica hegemónica instalada en las facultades.

En este contexto, un pequeño grupo de personas dio un paso adelante, decidiendo embarcarse en un proyecto que hacía mucha falta: tratar de elaborar un programa de televisión que hablase de economía y que lo hiciese de una forma clara, accesible y crítica. Hacían falta debates que nos permitiesen entender lo que estaba ocurriendo a nuestro alrededor y que fuesen más allá del “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y los fallos de mercado; en los que se discuta de economía y ecología, de banca pública, desigualdad de género o de la crisis.

Y así es como surge EKO: Nuestra Economía, un proyecto sin ánimo de lucro y con muchas ganas de crecer y llegar a mucha gente. Aspirando a ser un espacio para tratar temas y decir cosas que no se pueden escuchar en los grandes medios de comunicación. Organizados en torno a econoNuestra (asociación de economía crítica), TMEX (medio de comunicación online creado por los trabajadores despedidos de Telemadrid) y Publico.es, se han emitido siete programas y se ha realizado una entrevista al economista Thomas Piketty. Todos los programas emitidos hasta la fecha se pueden ver pinchando en el siguiente enlace: http://especiales.publico.es/publico-tv/eko.

Tras esta breve andadura, hemos decido presentarnos en sociedad, en un evento que tendrá lugar el próximo miércoles 29 de abril a las 19 horas: EKO: SACAR LOS COLORES A LA ECONOMÍA. Contaremos con la presencia de Iván H. Ayala (presentador del programa) y de Alberto San Juan para conducir el acto, además de la asistencia de todo el equipo del programa. Gracias a la colaboración de Ecooo dispondremos de un local en la calle Escuadra número 11, en el barrio madrileño de Lavapiés.

Os esperamos a todos, a los que ya nos seguís y a los que estáis interesados en conocer el proyecto. Y es que, puesto que la economía no es como te la pintan, EKO ha nacido para sacarle los colores. Ven a conocernos.

]]>
EconoNuestra 2015-04-27 07:00:22
Punto de Fisión - Nepal es que ya era así http://blogs.publico.es/davidtorres/2015/04/27/nepal-es-que-ya-era-asi/ Hay una despiadada ley cósmica según la cual las grandes catástrofes casi siempre se ceban con los países más pobres. Es como aquella viñeta brutal de El Roto en que se veía una chabola descojonada, con tres gallinas patas arriba y unas cuerdas de tender la ropa, y donde un monigote humano aseguraba: “No, señor. Aquí no ha habido ningún terremoto. Esto es que ya era así”.

En Haití, después de que un seísmo dejara la isla temblando, encima los supervivientes tuvieron que aguantar esta ocurrencia de Salvador Sostres. Si ya la han leído, y de paso han terminado de vomitar, coincidirán conmigo en que, por desgracia, se trata de un pensamiento muy común (por llamarlo de alguna manera) ése de que es mejor que las desgracias les ocurran a los que ya están acostumbrados a ellas. En lo que a mí respecta, creo que ese pensamiento, aparte de repugnante, incurre en una paradoja radical, la de que nunca deberían aparearse juntas las palabras “mejor” y “desgracia”. En especial cuando hablamos de miles de víctimas. Ni siquiera cuando se habla de Sostres.

Evidentemente, ese mismo terremoto en Japón o en Chile no hubiese causado tantos daños, lo cual contradice palmariamente la tesis de que los desgraciados están mejor preparados para las desgracias. En Nepal un seísmo de casi ocho grados en la escala Richter ha devastado medio país y los periódicos occidentales, para evitar confusiones, dividen ordenadamente a los más de dos mil muertos en tres categorías principales: nepalíes en general, compatriotas de vacaciones y montañeros al pie del Everest. Estas dos últimas categorías son, obviamente, las más frecuentadas por el lector occidental ante la imposibilidad metafísica de acceder a la primera. Aunque nunca haya subido a nada más alto que una silla, un lector europeo o estadounidense va a buscar primero la noticia de los alpinistas sepultados en una avalancha, los diecisiete muertos subrayados entre los dos millares. Desde la distancia, es mucho más fácil sentirse identificado con un escalador, sea del país que sea, que con un pobre que come dos puñados de arroz al día.

Esta costumbre de dividir a los muertos entre propios y ajenos, turistas y autóctonos, pobres y ricos, no la ha inventado el periodismo sino que más bien viene inscrita en los genes de la tribu. Es el mismo principio de familiaridad que manda imprimiar un titular a toda página para un atentado islamista en París al tiempo que arrincona otro atentado islamista en Kabul con cien víctimas más al fondo de la sección de internacional, casi en la página de meteorología. Los muertos son todos muertos pero, como diría Orwell, unos son más muertos que otros. La conclusión, claro está, es que los nepalíes, lo mismo que los afganos o los keniatas, estaban ya casi muertos y lo único que hizo el terremoto o el atentado fue empujarlos hasta su lugar natural. Sí, señor, aquí ha habido un terremoto, pero esto es que ya era así.

 

]]>
David Torres 2015-04-27 06:28:10
Rosas y Espinas - Ciudadanos http://blogs.publico.es/rosa-espinas/2015/04/26/ciudadanos/ riveraHa nacido una estrella y ha apagado un poco a otra. Ciudadanos es la receta perfecta que un país cobarde de cambio necesita para compensar el auge de Podemos, lo que no quiere decir que la valentía sea una fórmula política más noble que el miedo per se. Pero Podemos nace de un movimiento social y Ciudadanos de una plataforma anticatalanista (por simplificar, o no), Podemos es una ecología y Ciudadanos es otra economía, Podemos es la eutanasia al viejo sistema y Ciudadanos un tratamiento paliativo para prolongarle la vida, Podemos es la indignación y Ciudadanos es un enfadito.

pabloEl pueblo español grita mucho pero pelea poco, y en eso Ciudadanos tiene mucha más ventaja que Podemos a pesar de que parte de un lugar menos destacado en la pool. En una ya antiquísima entrevista (hace como un eterno año), Pablo Iglesias confesó que sus compañeros le habían sugerido cortarse la coleta si quería llegar a presidente. España, nacionalcatólica, le tiene más miedo a una coleta que a un ladrón bien vestido, a un piercing que a una soga. El español mayoritario, aventuro, prefiere leer una cuenta de resultados y no un poema. Y es tan conservador que en vez de elegir a Franco para asustar a los niños que no se van a la cama, escoge a Hugo Chávez como metáfora del hombre del saco, cuando Venezuela está tan lejos.

Mis amigos y mis enemigos coinciden en una cosa: Podemos les da miedo y Ciudadanos están muy preparaos. Podemos es utopía y Ciudadanos oportunidad. No se dan cuenta de que las utopías nacieron porque a veces todas las oportunidades son malas, y ahí es donde Ciudadanos ya le ha ganado la partida a Podemos con solo dar las cartas.

Ciudadanos no se crea para subvertir el sistema, que es lo que hay que hacer, sino para maquillarlo, que es lo que le gusta al español, siempre tan coqueto. Me decía anoche una compañerita mía muy derechona que está bien lo que dice Albert Rivera de subirle el IVA al pan y bajárselo a los Jaguar de Ana Mato, porque la gente compra de todo y así se compensa. Ya estoy viendo las colas de gente para comprarse un Jaguar en cuanto Rivera sea presidente. Con lo que se ahorren del IVA, después irán en Jaguar a comprar el pan. Como programa político me parece interesante. Y una vuelta más de tuerca en nuestro acendrado inmovilismo.

La II República fracasó porque no hubo huevos a cumplir la promesa electoral de una reforma agraria. Al pueblo le ha oprimido tanto siempre el miedo al poderoso que ha acabado cogiéndole cierto cariño a la feroz oligarquía, y en eso surge Ciudadanos, partido abierto y esponjoso, moldeable, con principios inamovibles tan marxianos que si no gustan pueden cambiarse. Y así, por tanto, pueden ser simultáneamente adaptables a un gobierno del PP y a otro del PSOE, cosa que tranquiliza mucho al Ibex 35, a Merkel y a la iglesia, que son nuestros tres poderes fácticos una vez medio civilizada la guardia civil.

Pues amarga la verdad quería echarla de la boca, o sea.

]]>
Aníbal Malvar 2015-04-26 10:36:57
Tremending Topic - “Ejemplos de pleonasmos en español: -Subir arriba -Entrar adentro -Vacaciones de la Familia Real” http://blogs.publico.es/tremending-topic/2015/04/26/ejemplos-de-pleonasmos-en-espanol-subir-arriba-entrar-adentro-vacaciones-de-la-familia-real/ Los mejores tuits de Proscojoncio

]]>
Opinión 2015-04-26 08:07:30
Dominio Público - El trabajo garantizado y la Constitución http://blogs.publico.es/dominiopublico/13209/el-trabajo-garantizado-y-la-constitucion/ Héctor Illueca Ballester
Doctor en Derecho e Inspector de Trabajo y Seguridad Social

El trabajo garantizado no es sólo una propuesta económica provista de una importante base científica, sino también un instrumento reconocido internacionalmente para combatir y erradicar el desempleo ocasionado por la crisis del capitalismo. Una vez analizado el marco institucional que haría posible su implantación en España, conviene abordar el fundamento constitucional que sustenta la adopción de esta política pública. Nuestra reflexión debe partir del artículo 35.1 de la Constitución Española (CE), cuyo tenor literal no deja lugar a dudas: todos los españoles tienen “derecho al trabajo”. Nótese que el legislador evita deliberadamente el recurso a fórmulas ambiguas o indeterminadas, considerando el trabajo como un derecho de los ciudadanos que puede ser invocado ante los poderes públicos, con los matices que posteriormente comentaremos. Por decirlo claramente y sin ambages: al reconocer de modo expreso el “derecho al trabajo”, nuestra Carta Magna trasciende el ámbito de lo meramente programático y define una obligación correlativa del Estado encaminada a la efectiva satisfacción del derecho, que no puede ser obviada por los poderes públicos.

Así se desprende, por lo demás, de la estratégica ubicación del precepto en la Sección segunda del Capítulo segundo, Título I, de la Constitución, que otorga un nivel de protección básico a los derechos allí contemplados. De acuerdo con el artículo 53.1 CE, estas facultades o prerrogativas vinculan a los poderes públicos y sus leyes de desarrollo deben respetar su contenido esencial, lo cual se garantiza a través del recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. Por otra parte, el derecho al trabajo reconocido en el artículo 35.1 CE debe complementarse con la declaración contenida en el artículo 40.1 del mismo texto legal, que, de forma también inequívoca, impone a los poderes públicos la obligación de realizar “una política orientada al pleno empleo”. Recordemos que, de acuerdo con el artículo 53.3 CE, este importante mandato informará “la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos”, lo que permite afirmar su valor como criterio interpretativo tanto de la Constitución como del resto del ordenamiento jurídico.

Partiendo de esta base, el Tribunal Constitucional ha efectuado una cuidadosa labor de interpretación sobre el contenido y alcance del precepto comentado. En conexión con el artículo 40.1 CE, implica un mandato claro y terminante para los poderes públicos, que devienen obligados a crear y promover las condiciones necesarias para dotarlo de contenido. El Alto Tribunal lo ha expresado con singular acierto en su Sentencia de 8 de julio de 1981, donde señala que la dimensión colectiva del derecho al trabajo supone “un mandato a los poderes públicos para que lleven a cabo una política de pleno empleo, pues en otro caso el ejercicio del derecho al trabajo por una parte de la población lleva consigo la negación de ese mismo derecho para otra parte de la ciudadanía”. O, por expresar la idea con otras palabras, el derecho al trabajo posee un amplio contenido normativo que exige una intervención estatal orientada hacia el pleno empleo, como medio que permite dotar de virtualidad jurídica al derecho consagrado en el artículo 35.1 CE, especialmente en el caso de todas aquellas personas que, pudiendo y queriendo trabajar, se ven imposibilitadas para obtener un empleo.

Pues bien, a la vista de estos datos, cabe razonablemente concluir que la política de trabajo garantizado encontraría amparo y justificación en los artículos 35.1 y 40.1 CE, puesto que contribuye a alcanzar el objetivo constitucionalmente atribuido a la política de empleo: proporcionar una oportunidad de trabajo a los trabajadores en paro. Es más, en su apoyo podría también argüirse el artículo 9.2 CE, que acoge una idea de enorme importancia para la cuestión que nos preocupa: corresponde a los poderes públicos “remover los obstáculos” a la auténtica y sustancial igualdad y promover la participación de todos en la vida productiva del país. Siendo el desempleo un impedimento grave para el libre desarrollo de la personalidad y un motivo muy frecuente de exclusión social, es posible convenir que la idea de garantizar un puesto de trabajo a las personas desempleadas que así lo deseen entronca directamente con la letra y el espíritu de la norma constitucional.

En nuestra opinión, esta posibilidad no contradice lo dispuesto en el artículo 38 CE, que proclama “la libertad de empresa, en el marco de una economía de mercado”. Recordemos que la finalidad del trabajo garantizado no es sustituir el empleo proporcionado por el sector privado, sino complementarlo, ofreciendo un puesto de trabajo a todas aquellas personas que no han obtenido un empleo a pesar de que desean y se encuentran en disposición de trabajar. Por este motivo, el trabajo garantizado se limita a satisfacer aquellas necesidades económicas y sociales que el mercado no considera rentables y que, por tanto, no está interesado en proporcionar, como el cuidado del medio ambiente, la restauración de infraestructuras públicas o la mejora de los servicios sociales. La reserva de empleo público garantizado se reduce durante la fase de expansión económica y aumenta en los períodos de recesión, complementando la demanda de trabajo procedente del sector privado, pero sin llegar a perjudicarla.

En todo caso, conviene tener presente que el reconocimiento constitucional de la libertad de empresa resulta atemperado por el acusado sentido social que nuestra Constitución otorga a sus principios y derechos. Recordemos que los poderes públicos garantizan y protegen el ejercicio de la libre empresa, “de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación” (artículo 38 CE, in fine); y que “toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general” (artículo 128.1 CE). La misma expresión “Estado social y democrático de Derecho” (artículo 1.1 CE), que sirve de pórtico a la Ley Fundamental, es tributaria de las corrientes intervencionistas que desplazaron al liberalismo ortodoxo tras la II Guerra Mundial. En este contexto, el trabajo garantizado constituye un instrumento para combatir el desempleo y posibilitar la incorporación de todos a la vida productiva, enlazando con las previsiones constitucionales más directamente encaminadas a preservar y construir el Estado social, sin menoscabo de otros derechos que también gozan de protección constitucional, como es el caso de la libertad de empresa.

Cuestión distinta, pero en absoluto contrapuesta a la anterior, es que la consagración del Estado como empleador de última instancia convertiría el derecho al trabajo en un auténtico derecho subjetivo susceptible de encuadrarse entre las libertades públicas que nuestra Constitución sitúa en la cúspide del ordenamiento jurídico. La apertura de un proceso constituyente en España, que parece cada día más cercana, abriría la puerta a la ampliación del todavía limitado elenco de derechos sociales fundamentales, otorgando el máximo rango normativo a demandas democráticas como el derecho a la vivienda, el derecho a la salud y, por qué no, el derecho al trabajo, que sería inmediatamente exigible por su titular e indisponible para los poderes públicos. Este reconocimiento permitiría superar la tradicional distinción, más ideológica que jurídica, entre los derechos civiles y políticos, investidos de eficacia normativa general, y los siempre postergados derechos sociales, a los que se asigna un valor meramente programático. O dicho más claramente, permitiría abordar la elaboración de un nuevo contrato social que traiga a primer plano las expectativas e intereses de la mayoría de la sociedad, elevando los derechos sociales al mismo plano jerárquico que las demás libertades públicas.

]]>
Opinión 2015-04-26 08:01:06
¡Eureka! - Bucea en las profundidades del Caribe desde tu piscina http://blogs.publico.es/eureka/2015/04/26/bucea-en-las-profundidades-el-caribe-desde-tu-piscina/ nautilus

Por Christian González

La próxima tecnología que está llamando a las puertas promete romper las barreras de la realidad. Gracias a ella podremos no sólo jugar a videojuegos en completa inmersión en la acción (visual y sonora), sino viajar por el mundo sin movernos del sofá o vivir experiencias hasta ahora inimaginables. Es la realidad virtual, y no sólo vivirá del ocio. Campos como la educación, la investigación o los tratamientos médicos se beneficiarán de ella. Los fabricantes y están tomando posiciones en la línea de salida. Por si alguien tenía dudas, Facebook compró hace un año Oculus VR, la empresa creadora de las gafas Oculus Rift por unos 2.000 millones de dólares, asegurándose un buen puesto de partida en la carrera.

Pero en un escenario nuevo, los pequeños también tienen sus ventajas, y una empresa española –Remotte– se ha puesto manos a la obra con su particular apuesta: Nautilus VR, una máscara de realidad virtual sumergible preparada para practicar esnórquel (buceo de superficie) que permite una experiencia única y que podrá hacer sentir a cualquiera que está buceando en las profundidades del Caribe o entre tiburones, desde su propia piscina. Juan Barambones, CEO de Remotte, responde a las preguntas de Eureka.

Juan Barambones, CEO de Remotte

Juan Barambones, CEO de Remotte

 

¿Qué es Nautilus VR? ¿Cómo funciona?

Básicamente es un dispositivo HMD (Head Motion Display): una máscara para hacer realidad virtual que se compone de un sencillo sistema de lentes, con la diferencia de que incorpora un sistema de respiración que cubre toda la cara, y una carcasa para introducir un teléfono inteligente desde el que se proyecta la simulación.

Pretendemos crear la sensación en el usuario de que está bajo el mar mientras está sumergido. En una simulación de realidad virtual normal estás sentado en el sillón de tu casa. Aunque el dispositivo te permita una buena inmersión en la acción, realmente no tienes otras sensaciones que te hagan creer que realmente estás allí. En el caso de Nautilus VR, vas a estar viendo contenidos acuáticos pero tú también estarás dentro del agua. La sensación de trasladarte a otro lugar es mucho más real.

En el ocio puede tener un uso muy interesante pero hay mucho más. Está el entrenamiento de buceadores, el tratamiento de fobias, la educación… Incluso en tareas de rehabilitación: hay gente que debe estar muchas horas en el agua por motivos médicos y de este modo se le puede hacer más llevadero. También creemos que puede ser atractivo para la gente mayor: aficionados al buceo que ya no pueden realizar inmersiones profundas por cuestión de su edad. La sensación no es 100% real, pero es la más próxima que hay.

¿En qué fase se encuentra?

Hemos construido ya el primer prototipo funcional y ahora estamos volcados en pequeñas mejoras. La idea es comenzar el proceso de fabricación en septiembre. Siguiendo este plan podría comenzar a producirse el año que viene, pero antes hay que hacer diferentes test y pruebas. Además seguimos buscando financiación. Estamos buscando algún partner o inversor que nos ayude. Si esto no resultara, estamos pensando en buscar financiación en plataformas de crowdfunding.

¿Cómo surgió la idea?

Fue un poco por casualidad. El año pasado yo estaba trabajando en temas de realidad virtual en EEUU, cuando uno de los socios de Remotte vino a verme por vacaciones. Él venia de bucear y se le ocurrió que en las primeras fases del aprendizaje del buceo, que se hacen en una piscina, vendría muy bien un dispositivo como este.

¿Qué ha sido lo más complicado?

Lo más complejo ha sido lograr un diseño que sin mucho volumen permita que quepan todos los componentes necesarios, más el móvil que lleva dentro. Diseñar todo ese sistema junto con la parte de respiración, que funciona como un esnórquel, ha sido lo más complejo.

¿Cuántas personas componen el equipo?

Somos 8 personas en total, desde programadores, hasta gente del mundo de la empresa. A tiempo completo trabajamos dos y el resto se dedican a tiempo parcial. También tenemos una sede en California (EEUU).

¿Cómo ven el futuro de la realidad virtual?

Pensamos que va a ser la siguiente gran revolución, tras el teléfono móvil. Ahora hay muchas empresas invirtiendo gran cantidad de recursos en hacer cosas nuevas en este campo. Aquí en España aún no se está tomando muy en serio y al final nos pasará lo de siempre, que llegarán desde EEUU y serán ellos quién se lleven el gato al agua. Me tempo que al final este será otro aspecto en el que iremos un poco a remolque.

Todo el mundo habla de lo que la realidad virtual aportará en el ámbito del ocio, los videojuegos, etc. Pero habrá muchas cosas: ya se está experimentando con aplicaciones que van desde educación hasta la arquitectura, todo tipo de simulaciones, o el campo de la salud, la industria o los servicios.

¿Es difícil innovar en España?

Sí, aquí es muy compilado. Conozco más gente que está tratando de sacar proyectos de realidad virtual y tiene que salir fuera porque aquí es muy difícil. Encontrar apoyo y financiación en cosas tan innovadoras es muy difícil, por desgracia. ¿Cuál es el problema? Yo creo que una mezcla de todo: de cómo actúan las administraciones, las empresas… La cultura innovadora en España, que no es que sea la mejor… Al final todo eso se traslada a todos los campos. Y luego las leyes, que en lugar de ayudar lo que hacen es desincentivar a los inversores. Al final las empresas con buenos proyectos acaban consiguiendo dinero para llevarlos a cabo, pero en el extranjero.

¿Qué hace falta para que surja un Google o un Facebook en España?

Cada vez estoy más convencido que lo importante es apostar por la educación en la edad temprana. Debería contemplarse en la educación de los niños a partir de los siete y ocho años que haya planes para que puedan aprender a programar o a usar herramientas tecnológicas desde muy pequeños. Los niños son los que realmente pueden hacer que el día de mañana podamos sacar empresas punteras en España.

¿En qué otros proyectos están trabajando?

Nosotros empezamos con Google Glass, un proyecto que desgraciadamente Google tiene un poco parado. También hemos realizado una plataforma de gestión de contenidos con Beacons (balizas localizadoras de corto alcance).

Ahora estamos muy centrados en todo lo que es realidad virtual. No sólo en hardware, sino también en la creación de contenidos. Queremos ser la referencia de contenidos de realidad virtual sobre el mar: videos ‘360 grados’ bajo el agua y otro tipo de contenidos en esa línea. Creemos que se pueden hacer muchas cosas por hacer ahí.

Nuestros próximos pasos serán terminar el desarrollo del Nautilus comenzar con todo el proceso de fabricación. Nuestra idea es tenerlo listo para el verano de 2016.

]]>
Opinión 2015-04-26 08:00:20
Corazón de Olivetti - Mafias, pero ¿qué mafias? http://blogs.publico.es/juanjosetellez/2015/04/26/mafias-pero-que-mafias/ Primero incendiamos sus países y luego intentamos evitar que huyan de las llamas. Los próceres que pretendieron cambiar el mapa político del norte de África ahora confunden a los inmigrantes con los que cumplen todas las condiciones posibles para, en un mundo justo, alcanzar el estatuto del refugiado o del asilo político. Mientras el mediterráneo se llena de cadáveres, la Unión Europea esgrime el mantra de las mafias como sigue utilizando el supuesto efecto llamada para impedir la regularización de once millones de personas sin papeles que siguen moviéndose por la Unión Europea y que no generan derechos pero tampoco deberes.

Cierto que hay mafias que se dedican al tráfico de personas en las costas de Libia o de Siria. Menos mal que existen, cabría decir si la alternativa es sencillamente que se sienten a esperar a que un enmascarado les decapite, un presidente enloquecido les bombardee o una retahíla de naciones voraces les colonicen. La guerra civil generada en Siria a partir del intento de tumbar al tirano Bachir El Asad lo único que ha logrado es fundar el llamado Estado Islámico que ejerce el terror como único fundamento de su yihad. Y, eso sí, ha provocado más de 200.000 muertes desde 2011, de entre las cuales se estima que 63. 072 son víctimas civiles.  Por no hablar de tres millones de desplazados que no encuentran refugio en ningún sitio. ¿Qué hacemos con ellos? ¿Los acogemos en el próspero Iraq, otro éxito de nuestra diplomacia bélica? ¿O en la antigua Libia del coronel Gadaffi, hoy fragmentada y en pie de guerra perpetuo?

“Si yo viviera en un país como estos…”

El pánico de la población que huye de semejante polvorín ha propiciado la aparición de organizaciones capaces de adquirir y fletar grandes paquebotes, bajo pautas de seguridad ridículas, que envían hacia el mar, que es el morir, a cientos de fugitivos que huyen del fuego para caer en las brasas. María Dolores de Cospedal, secretaria general del Partido Popular, mostraba su empatía esta semana respecto a la inmigración clandestina, en un tono parecido al que utilizó Felipe González cuando era presidente del Gobierno y acababa de promulgar la primera ley de Extranjería, la de 1985: «Si yo viviera en un país como estos y tuviera un hijo seguramente sería de las mujeres que me meterían en un barco», mostraba su compasión en Los Desayunos de TVE la presidenta de Castilla La Mancha.

Sin embargo, añadía que “hay que tomar medidas y la mejor es ayudar a estos países a que los inmigrantes no tengan que emigrar, que se arrojen al abismo porque no tienen nada que perder». ¿Eso lo dice la segunda de Rajoy en la calle Génova, cuando su partido ha reducido exponencialmente la ayuda a la cooperación española hasta cantidades ínfimas, so pretexto de la crisis y al socaire de un populismo demagógico y suicida?

Hay que acabar con las mafias. Incluso bombardear sus barcos antes de que zarpen, corea la Unión Europea y a Rafael Hernando, portavoz del Partido Popular en el Congreso español de los Diputados, no le parece mal. Les contradice Gabriele del Grande, fundador de la bitácora Fortress Europe –Fortaleza Europa–, creada en 2006 como un observatorio de inmigración. El autor de los libros “Mamadou va a morir” y “Quemar la frontera” considera que la solución de los bombardeos es mala: “La última propuesta de ir a bombardear los barcos de traficantes a Libia es algo imposible y muy poco lógico, porque los traficantes van a comprar un barco de pescadores sólo el día antes de salir. Es sólo una política para enviar un mensaje a los electores, para decir “vamos a hacer algo, no se preocupen”, pero en realidad no hacen nada. La única respuesta es militar, de más tragedias, de más deportaciones, expulsiones, pero respecto al problema real de asegurar el derecho a la movilidad no hacen nada”, ha declarado a La Tercera.

Matteo Renzi, el premier italiano, sigue centrando su atención en las mafias, “los esclavistas del siglo XXI”, como les denuncia. Claro que con el propósito de acabar con los verdugos, la civilizada Europea puede terminar acabando también con las víctimas.

Pasadores del Estrecho.-

En cualquier caso, ¿son esas mismas mafias las que actúan en el Estrecho de Gibraltar? Las ONGs –Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, Caminando Fronteras o Médicos Sin Fronteras– y cualquier observador sensato aseguran que no. Que por mucho que se empeñen los voceros oficiales no hay una organización criminal detrás de los saltos a las Verjas de Ceuta y Melilla, aunque sí existen organizaciones que han facilitado su llegada a Marruecos desde estados fallidos y países en situación de emergencia social, desde Asia al Africa central, con focos terribles como la dictadura de Gambia o las franquicias yihadistas de Mali o de Nigeria.

En el norte de Marruecos, donde las autoridades emprendieron durante los últimos meses concienzudas e indiscriminadas redadas de subsaharianos, suelen ser los propios migrantes los que se organizan para cruzar. Existen, eso sí, pasadores o facilitadores que gestionan el cruce del mar en embarcaciones más seguras que los toys, los botes neumáticos que los espaldas mojadas adquieren en un bazar a bajo precio. En muchos casos, se trataba y se trata de antiguos pescadores a los que se les terminó llamando “tiburones”, que disponían de una patera y la alquilaban a buen precio. O que terminaron adquiriendo gomas hinchables con motores que alcanzaban gran velocidad pero no tanto como las ribs (rigids inflatables boats), que utilizaban los capos del hachís y de otras sustancias menos vegetales.

A comienzos de los 90, por ejemplo, el magistrado algecireño Manuel Gutiérrez Luna, titular entonces del juzgado de instrucción número 3 de los de Algeciras, investigó sin suerte a una organización de pasadores que actuaban en complicidad con agentes del Cuerpo Nacional de Policía para facilitar el paso y el sello policial en los pasaportes de la época. También se han desarticulado, en España, organizaciones dedicadas a la trata de mujeres –especialmente nigerianas hipnotizadas por el miedo más que por el animismo– en pos del sueño europeo que termina en la pesadilla de la prostitución. La delincuencia de cuello blanco –desde prebostes gubernamentales a agencias de viajes—ha controlado la usura que permitió a muchos suramericanos llegar a España. Sin embargo, el caso de la inmigración desde territorio marroquí es diferentes. Las organizaciones criminales tan sólo intervinieron de forma activa cuando los narcos trataron de despistar a los controles del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), con embarques masivos de personas que actuaban como pantalla humana para que las autoridades no detectasen las travesías de la droga.

Inmigrantes a la carta.-

En Mauritania y Senegal, también se habló en su día de que la mafia controlaba a los cayucos que zarpaban hacia las Islas Canarias, precisamente a partir de que los sensores electrónicos blindasen el litoral del Estrecho. En aquel caso, el FRONTEX acabó con aquellas peligrosas travesías comprando a diestro y siniestro, desde gobernantes proclives en dejarse querer por inversiones europeas, coreanas o chinas, hasta los propios candidatos a la inmigración que encontraron un cierto modo de vida en la cooperación internacional. El papel de España entonces fue fundamental y todavía cuelgan fotos de la entonces vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega en los talleres de Thiaroye Sur Mar, a dos pasos de Dákar. Pero eran otros tiempos. Comprábamos a los gobiernos en lugar de destruirlos. Ninguna de las dos soluciones parece óptima.

Tanto en el Magreb como en las costas de Siria y de Libia se han llegado a utilizar a algunos inmigrantes como patrones de la embarcación, a cambio de tripularlas. El verdadero mafioso se queda en tierra y no arriesga su vida ni su libertad en caso de que les sorprenda la muerte o la policía. La mayoría de los candidatos a la inmigración clandestina que se ponen en manos de pasadores o mafiosos llevan en sus bolsillos todo el papeleo de los consulados europeos en donde antes han intentado inútilmente obtener un permiso que regularizara su proyecto migratorio.

Los sirios que huyen de su país en llamas disponen de más dinero en efectivo del que cuentan los africanos que escapan de una crisis secular. Por lo tanto, los primeros pueden pagar por salvar la piel o por perderla en el mar el doble que los segundos: 1,200 dólares en el primer caso, 600 en el segundo. La diferencia en el precio del pasaje, aunque no sea un trasatlántico, estriba en que pueden obtener un mejor lugar a bordo e incluso a veces se les facilita un chaleco salvavidas. El resto es carne de bodega donde se les hacina como candidatos a la muerte en caso de naufragio.

Desde 1988, cuando se avistó en Tarifa el primer cadáver de un inmigrante clandestino, se han documentado más de 20.000 muertes, pero la realidad puede multiplicar por diez la cifra de ese enorme cementerio marino en que se ha convertido el mediterráneo. En los primeros cuatro meses de 2015, ya se han registrado 1.500 muertos, la mitad del número total de víctimas del 11-S, una cota superada por todos los náufragos de la globalización muertos en 2014 y que a juicio de ACNUR suman 3419.

Del Mare Nostrum a la Tritón.-

Las cifras provocan escalofríos. Ciento setenta mil inmigrantes llegaron a Italia, desde Libia, en 2014. Este año, según las organizaciones internacionales, pueden llegar a ser 200.000. ¿Qué mafia puede controlar semejante contingente, a no ser que esté detrás de todo ese tráfico humano buena parte de las autoridades o de los diferentes grupos militares con mando en plaza? Se sabe que existen energúmenos que no dudan en propinar violentas palizas a los viajeros antes y durante la travesía. Pero, ¿quién les paga? Ya conocemos la identidad de algunos de ellos, como el traficante tunecino Mohammed Al Malek, tunecino, y su asistente sirio, Mahmud Bikhit, detenidos en Catania por tripular el barco-chatarra cuyo hundimiento mató casi a un millar de personas. En este caso, la investigación también alcanzó al responsable de las cuentas de la organización, Nahome Kerebel Gutama, detenido en Palermo como tesorero de la organización. Había nacido en Eritrea, como buena parte de los otros quince detenidos en la redada que siguió al siniestro. ¿Podemos pensar que un puñado de jóvenes procedentes de ese desdichado país del cuerno de Africa de cuya tiranía huye a diario una muchedumbre puede organizar por su cuenta y riesgo el tráfico masivo de otros inmigrantes desde donde zarpara aquel buque fantasma?

Ahora han muerto 900 en un solo barco, del que sólo sobrevivieron 28. La semana anterior, fueron 400. Pero en el último septiembre, se ahogaron 800 en una sola semana y un barco se hundió con 250 inmigrantes frente a Trípoli. La Unión Europea –con el Reino Unido a la cabeza—no piensa en auxiliar tanto a dichas personas como evitar que alcancen la orilla norte, so pretexto de contener el auge de los partidos xenófobos, racistas, fascistas o euroescépticos. Esto es, para evitar que alcancen el Gobierno, los partidos democráticos anticipan lo que debiera ser la política de la extrema derecha.

Tras la tragedia de Lampedusa –¿recuerdan aquellos 360 muertos, las palabras del Papa en la isla de Orlando furioso?–, el Gobierno italiano puso en marcha la Operación Mare Nostrum, que costaba alrededor de nueve millones de euros al mes y que permitía controlar todo el canal entre Sicilia y Libia. Meses más tarde, al comprobar que la Unión Europea le dejaba sola, el Gobierno italiano decidió cancelar la misión. La Unión Europea puso entonces en marcha la Operación Tritón, cuyo ámbito quedaba reducido al de sus aguas jurisdiccionales con un ridículo presupuesto de tres millones de euros al mes. Ahora, el ruido que provocan las muertes masivas ha logrado que la cifra se triplique de nuevo, aunque nadie sabría decir a ciencia exacta cuál será el perímetro de vigilancia que las flotas europeas desplieguen y qué ocurrirá con los inmigrantes que logren salvar sus vidas. ¿Sufrirán esas devoluciones en caliente que el Gobierno español pretende legalizar a pesar de que sabe que nos son legales? ¿O se les aplicará el protocolo de asilo y refugio, tal y como establecen las convenciones internacionales que la democrática Europa ha suscrito? Probablemente, la atención comunitaria vuelva a decaer hasta que una nueva mortandad nos alerte de que no se pueden poner puertas al monte. Y que hay millones de muertos vivientes que, por un motivo o por otro, mantienen la fea costumbre de querer salvarse.

]]>
Juan José Téllez 2015-04-26 08:00:09
Salud mental en tiempos difíciles - El estrés, hoy: los depredadores están dentro de nuestro grupo http://blogs.publico.es/joseba-achotegui/2015/04/25/el-estres-hoy-los-depredadores-estan-dentro-de-nuestro-grupo/ La selección natural, el mecanismo fundamental de la evolución,  nos ha preparado para salir airosos del  estrés agudo (el ataque de un depredador, de un león por ejemplo), pero  no nos ha preparado para el estrés crónico propio de  vivir en sociedades muy complejas como las actuales en las que se dan fuertes tensiones y desigualdades.  Y  el estrés hoy en nuestras sociedades lo están provocando cada vez más los depredadores que existen dentro de nuestro propio grupo: los  “tiburones financieros”, los propietarios de los “fondos buitre”,  los brokers del negocio de la guerra, …..que con su codicia sin ningún límite para acumular recursos generan un enorme estrés y sufrimiento a gran parte de la población, obligándoles a vivir  en la precariedad y el miedo. Además, por increíble que parezca,  muchos de estos depredadores compiten alocadamente entre ellos por acumular cada vez más recursos   y se sienten profundamente heridos en su narcisismo cuando observan que alguien obtiene más rapiña que ell0s 

Y se ha de tener en cuenta que todo este estrés y sufrimiento tiene lugar  en un mundo en el que poseemos ya un nivel tecnológico  muy avanzado  que nos podría permitir vivir dignamente a todos  los humanos.  Fuera de nuestro grupo, aunque siguen existiendo peligros (infecciones, agresiones de animales salvajes, desastres naturales…) en general estos riesgos se hallan cada vez mejor controlados. El  principal mal está pues hoy dentro de nosotros, el mal lo tenemos dentro de casa

Conocemos muy bien desde las ciencias de la salud que el estrés es el mayor factor de riesgo para la enfermedad en los seres humanos. Sólo hay que descontar:

  1. La predisposición genética: que es débil en la mayoría de las enfermedades. Incluso en el propio cáncer, hay varias barreras de control a superar, antes de que se inicie la enfermedad.
  2. Las agresiones del medio: infecciones, lesiones por accidentes, …que además muchas veces podrían ser evitadas si se actúa adecuadamente

Así pues descontados estos dos aspectos,  predisposición genética y agresiones ambientales, lo que conduce a la  enfermedad proviene del estrés, que tal como señalamos, hoy es  fundamentalmente de tipo social. Casi todas las enfermedades más relevantes: diabetes, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiocirculatorias, y por supuesto, los trastornos mentales….tienen al estrés psicosocial detrás como factor muy relevante,

Hemos vivido durante la evolución en pequeños grupos de cazadores-recolectores, en un modelo social comunitario.   Hoy nos hallamos en una nueva etapa de nuestra evolución como humanos. Una etapa que nos puede conducir a un nivel de bienestar y libertad muy valiosos,  pero si no logramos superar la situación actual y dominar a estos depredadores que nos agreden desde dentro de nuestro propio grupo,  el futuro nos puede resultar muy difícil   

]]>
Joseba Achotegui 2015-04-25 22:07:22
El socialismo es republicano - Rato y las facturas de Rita http://blogs.publico.es/ana-barba/2015/04/24/rato-y-las-facturas-de-rita-2/ Ha sido una semana extraña, marcada por la caída libre del PP, protagonizada por Rato el corrupto, Rita la despilfarradora y los asesores de café, Trillo y Martínez Pujalte. La gente ha podido mostrar a gusto su descontento en la puerta del corrupto, en la asamblea de accionistas de Bankia y hasta en un mitin de la Espe. Soraya, dando zarpazos como un gato panza arriba, ha recurrido al manido “y tu más”, en un intento de desviar la atención hacia el EREgate, que trae a Susana de cabeza. Mientras, Mariano ha grabado un discursito triunfalista desde su despacho, manipulando a su favor los datos de la EPA. Entre todo ese marasmo y podredumbre, Rivera hace su tour mediático, con su discurso tan aparentemente centrado y sensato, aunque en el fondo esté plagado de esas ideas neoliberales que mucha gente conoce y teme. Lo peor es que, frente a las noticias de corrupción y saqueo que ocupan casi todos los noticiarios, Ciudadanos resultará a algunos una tabla de salvación. Cada vez está más clara la apuesta del sistema. Mariano ya no puede decir eso de “nosotros o el caos”, porque ellos nos han traído el caos, son el mismo caos.

Para quienes vemos en el partido naranja una apuesta del sistema para conseguir una segunda transición, solo hay una solución, ya lo he dicho antes de ahora: esto solo se arregla si las personas corrientes nos implicamos en política, si elegimos a alcaldes y concejales que estén dispuestos a mandar obedeciendo. Igual para los gobiernos autonómicos. Y en noviembre, deberemos elegir un Parlamento de gente honrada al servicio de la ciudadanía y de los intereses de la mayoría, no de unas oligarquías y de la banca, como ocurre ahora.

Falta solo un mes para las elecciones municipales y el ambiente empieza a estar alterado; los vientos de cambio soplan con fuerza, aunque hay dudas e incógnitas. Va a ser la primera vez para muchas candidaturas ciudadanas, nos enfrentamos a un sistema muy asentado y muy corrupto. Me pregunto si, entre todas las personas que formamos parte de esto vamos a ser capaces de dar ese primer paso hacia un nuevo modelo social y político. Me pregunto qué podrán hacer los alcaldes honrados que, sin duda llegarán a muchos ayuntamientos tras el 24 de mayo. No creo que quede gran cosa con la que empezar a trabajar para la ciudadanía. Encontrarán telarañas y facturas sin pagar. Serán verdaderos héroes, que no dormirán en hoteles de lujo, ni comerán ostras. Serán gestores honrados que no tendrán tarjetas negras ni venderán su voto a los lobbies haciendo creer que solo tomaban café. Habrá que hacer auditorías de las cuentas municipales, destapar fraudes y corruptelas. Temo que serán tareas ingentes. Espero que se puedan crear Oficinas de Buen Gobierno en muchos municipios, foros ciudadanos de control y participación en la gestión municipal. Parafraseando a M. L. King: “He soñado que un día las personas podremos decidir sobre nuestro destino”, y se me ponen mariposas en el estómago.

 

]]>
Ana Barba 2015-04-24 21:21:49
Actualidad Gastronómica - Casa Mia Italia: como en casa, como en Italia http://actualidadgastronomica.es/casa-mia-italia-como-en-casa-como-en-italia/  

Tortellone in masa verde relleno de gambas y salmón / JC Morales

Tortellone in masa verde relleno de gambas y salmón / JC Morales

Restaurantes italianos hay muchísimos, no sólo en España sino en prácticamente todos los lugares del mundo. En cualquier país al que viajes, por muy exótico que resulte, es complicado no encontrarte con un oriental sacando fotos o con una pizzería para sacarte de un apuro. Ahora bien, la pasta deja mucho que desear en la mayor parte de restaurantes italianos. No es el caso de Casa Mia Italia, en Alicante, un lugar auténtico donde puedes disfrutar de la ‘vera cucina italiana’.

Andrea es el artífice de esta ‘pequeña Italia alicantina’. Junto a su esposa Bárbara (que no sale de la cocina), él es el propietario, camarero, cocinero y hasta ‘la carta’ de esta pequeña trattoria, en la que desde que entras te sientes como en casa y como en Italia al mismo tiempo.

Antes de llegar al comedor, te puedes encontrar a los hijos de Andrea y Bárbara al lado de la barra, viendo la tele o haciendo los deberes. Cuando pasas a la sala, hay siete meses, con manteles de cuadro, en un ambiente familiar y casero.

Andrea te acomoda y te explica cómo funciona todo en su casa. ‘Yo soy la carta’, comienza para sacarte una sonrisa. Cada día hacen cuatro o cinco platos de pasta (todo fresco). Tortellone in masa verde relleno de requesón, gambas y salmón; tagliatella con requesón y tomate; raviolo verde relleno de requesón y gorgonzola con aceite de trufa blanca y nueces ralladas…

Raviolo verde relleno de requesón con aceite de trufa blanca y nuez rallada / JC Morales

Raviolo verde relleno de requesón con aceite de trufa blanca y nuez rallada / JC Morales

Mientras preparan los platos, te da a probar varios entrantes, entre ellos un queso parmigiano con vinagre de Módena para chuparse los dedos (Andrea, natural de Módena, presume de que el vinagre es de su familia).

Cuando Andrea te cuenta los ingredientes de cada plato      que te sirve, el resto de comensales de otras mesas participan en la conversación, como si los conocieras de toda la vida, y resaltan aún más las excelencias de lo que vas a degustar. Y aciertan, porque cada uno de los platos tiene algo especial que te lleva a viajar con la mente a la ‘Bella Italia’.

Y si la pasta es realmente deliciosa, los postres no se quedan cortos. Como no podía ser de otra manera, todo casero, como una Pannacotta con fresa y vinagre balsámico (y un ingrediente secreto que le da un color amarillento), una tarta de requesón y nutella, salami de chocolate (simplemente espectacular) o un tiramisú de limón mejor incluso que el tema del maestro Sabina del mismo nombre.

Pannacotta con fresa y vinagre balsámico / JC Morales

Pannacotta con fresa y vinagre balsámico / JC Morales

Eso sí, no esperes comer pizza en Casa Mia Italia… salvo que te enrolles a hablar con Andrea y le encargues una para cenar al día siguiente (como las que hace a sus hijos). Sorprendentes pizzas con espárragos verdes y panceta, o con salchicha, que te dejen totalmente satisfecho y con ganas de regresar algún día.

Por si fuera poco, el precio es muy asequible para los tiempos que corren: 20 euros por persona, incluido vino, postres y el IVA.

 

]]>
Juan Vereda 2015-04-24 20:14:26
Pensamiento crítico - ¿Por qué, todavía hoy, las derechas continúan ganando en España y Catalunya? http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2015/04/24/por-que-todavia-hoy-las-derechas-continuan-ganando-en-espana-y-catalunya/ Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Según la última encuesta del CIS, el Partido Popular volvería a ganar las elecciones legislativas en España en caso de que estas se realizaran ahora. Es una situación única en la Eurozona, donde un partido gobernante que haya impuesto a la población gobernada las políticas de austeridad, de recortes del gasto público social, de reducción de beneficios sociales y laborales, y de reformas laborales orientadas a reducir los salarios, raramente sale reelegido de nuevo. En España, sin embargo, un partido en el gobierno que ha batido el récord en la aplicación de estas medidas saldría de nuevo como primer partido elegido por la población. Y ello a pesar de que la situación social se ha deteriorado enormemente durante sus años de gobierno. El desempleo durante su mandato ha crecido en casi dos millones, la pobreza infantil alcanza ya un 30% de niños españoles, y el nivel de corrupción empapa a dicho partido hasta la médula, comenzando por el Presidente del gobierno y del partido, que ha enviado mensajes de alivio, simpatía y apoyo al muy corrupto ex tesorero del partido. Y, sin embargo, continuaría siendo el partido más votado en España. ¿Cómo es ello posible? Se me dirá que ha perdido muchos votos, lo cual es cierto. Pero lo que es sorprendente es que todavía hoy estaría entre los partidos más votados.

Pero la situación es también muy semejante en Catalunya. La coalición gobernante CiU ha sido de las que ha aplicado con mayor dureza las políticas de recortes y reformas que han afectado negativamente el bienestar de la población, apoyando frecuentemente en las Cortes españolas las mismas leyes que generan tales políticas. Pocos gobiernos en la Eurozona han seguido políticas de mayor dureza. Y, como en el caso del PP, CiU, y muy en especial CDC, ha estado sumergida en un gran número de casos de corrupción (desde el caso Pujol al caso Millet). ¿Cómo es posible que en Catalunya, tal partido, según las encuestas más recientes, pudiera ganar las elecciones autonómicas en Catalunya?

La respuesta es clara: el control de la bandera

La respuesta a ambas situaciones es fácil de ver. Y se basa en varios hechos, uno de ellos de especial importancia. Ambos partidos utilizan la bandera, agitándola para movilizar a la población, estableciendo alianzas amplias y transversales que abarcan amplios sectores de la población. A nivel del Estado, el Partido Popular se presenta como el gran defensor de la patria, España, frente a aquellos que quieren dividirla y debilitarla. Son los defensores de la nación española (frente a rojos y separatistas), continuadores de las derechas que controlaban el Estado dictatorial y que continúan ejerciendo una enorme influencia sobre el Estado español y sobre los mayores medios de información y persuasión del país. El PP es su partido, percibido como el más patriótico defensor de una visión de España uninacional, radial, dirigida por un establishment radicado en la capital del Reino. La defensa de esta España (basada en la cruz y en la espada) está identificada con el PP. No debe olvidarse que la alcaldesa de Madrid, perteneciente al PP, quiere poner una placa en homenaje a Carrero Blanco, el segundo de a bordo del General Franco.

Pero algo parecido ocurre en Catalunya. El gobierno Mas es el que lidera el movimiento nacionalista catalanista frente al nacionalismo españolista. De esta manera, el nacionalismo catalanista y el nacionalismo españolista se necesitan el uno al otro y se complementan. Uno no existiría sin el otro. Es lógico, por lo tanto, que no vean ninguna necesidad de diálogo, pues la situación política no les podría ir mejor. En ambos lados del Ebro los nacionalismos están hoy liderados por las derechas conservadoras y neoliberales. El nacionalismo centralista aparece en defensa de la patria, de la unidad de España y de los valores patrios, que ahora requiere sacrificios (orden, religión, obediencia). Nada menos que el Presidente del Banco de España pidió apoyo a las políticas de austeridad por razones patrióticas. (“Apartarse del camino que lleva a situaciones imposibles e insostenibles no es austeridad sino sentido común y, en un sentido muy real, patriotismo”, en la apertura del XXII Encuentro del Sector Financiero, 8 abril 2015). El nacionalismo periférico es la defensa de Catalunya frente a la supuesta explotación por parte de España. La fórmula patriótica, a ambos lados del Ebro, es casi perfecta y funciona muy bien para cada uno de ellos. En La Vanguardia, el periódico conservador liberal que apoya al gobierno Mas, presentó al economista más ultraliberal (activamente promocionado por los medios de información y persuasión) que tiene Catalunya –que apoya, además de la independencia, la privatización de las pensiones y ha apoyado las reformas laborales encaminadas a facilitar el despido- como “un gran patriota catalán”.

El error de las izquierdas: centrarse en lo social sin resolver lo nacional

A esta situación han contribuido, al menos hasta hace poco, las izquierdas. Las izquierdas consideran que el tema nacional era y es un tema de derechas. En realidad, el supuesto internacionalismo de las izquierdas ve una incompatibilidad entre el nacionalismo y socialismo. Según esta visión, las izquierdas tienen que centrarse en el tema social, dejando el tema nacional para las derechas. Y ahí está el enorme error. No parecen darse cuenta que si la dicotomía se presenta así en estos términos, nación-patria (derechas) versus bienestar social (izquierdas), las izquierdas siempre perderán.

Lo que las izquierdas no tendrían nunca que haber hecho fue abandonar su visión de España, pues fueron siempre las izquierdas las que defendieron, en Catalunya, la identidad catalana y su carácter nacional, y en España, su diversidad y pluralidad nacional. Las derechas hicieron muy poco cuando tal defensa de la patria y la nación fue más necesaria. Las derechas siempre antepusieron sus intereses de clase a los de nación. Hay que recordar que las derechas impusieron un enorme retraso a los dos lados del Ebro. Las derechas, aunque se definan como los “patriotas”, son las que continuamente han dañado, con sus políticas, el bienestar de las clases populares, que constituyen la mayoría de la ciudadanía. Las izquierdas deberían haber denunciado a las derechas por su hipocresía y falta de patriotismo, dejando de distanciarse de conceptos y narrativas que equivocadamente definieron como de derechas. ¿Cómo pueden dejar que el Ejército se presente como la institución que simboliza el amor a la patria, cuando impuso una dictadura que causó un gran retraso a España? Y son ahora el PP y CiU los que apoyan con mayor ahínco el Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE, que disminuiría todavía más la soberanía de España y Catalunya. Definir a José Mª Aznar y a Esperanza Aguirre como patriotas es tergiversar en extremo el significado de amor a la patria. ¿Quién es patriota en este país?

Algo parecido ocurre en Catalunya. La gran suerte de la derecha catalana es que, además de haberse apropiado de la bandera, el gobierno español nunca aceptará que se resuelva el problema nacional. Y de ahí la hostilidad de la derecha catalana a Podemos y a IU, que han admitido la plurinacionalidad y el derecho de autodeterminación, pues si el Estado cambiara y admitiera su plurinacionalidad, las derechas catalanas perderían poder. La solución debería ser que las izquierdas españolas lideraran la redefinición de España hacia un Estado plurinacional que reconociera el derecho a la autodeterminación, y que las izquierdas catalanas reavivaran la tradición del PSUC que casó el tema nacional (que nunca abandonó) con el tema social. Pero me temo que esto no ocurrirá.

]]>
Vicenç Navarro 2015-04-24 16:28:12
Fundación 1 de Mayo - Europa en su laberinto http://blogs.publico.es/uno-mayo/2015/04/24/europa-en-su-laberinto/ Ramón Górriz Vitalla. Secretario de Acción Sindical de CCOO
Ramón Baeza San Juan. Director de la Fundación 1º de Mayo

 

Entre los pasados días 17 y 20 de Abril se celebraron en Washington las llamadas “Reuniones de Primavera” de las Instituciones Financieras Internacionales (FMI y Banco Mundial) a las que se añadió la reunión de los ministros de finanzas del G-20. Llama la atención que los comunicados finales de estos encuentros parecieran tener la voluntad de restar importancia a los síntomas claros de ralentización de las economías de los países emergentes y en desarrollo o de la fragilidad de los signos de recuperación en la Unión Europea. Sorprendentemente, se obviaron las propias previsiones económicas publicadas por el FMI sólo unos días antes de las cumbres.

No faltó en el comunicado del comité ministerial del FMI (IMFC) la eterna exhortación a las reformas laborales como prerrequisito para el crecimiento económico. Solo que, en esta ocasión, la referencia adquirió un carácter que se nos antoja entre cínico y sarcástico: once días antes de las reuniones de Washington los servicios de investigación del propio FMI habían publicado un informe reconociendo la falta de evidencia empírica que vincule las reformas de los mercados de trabajo con un mayor crecimiento económico. Por el contrario, otro informe reciente, también del FMI, concluye que las reformas laborales acometidas en los últimos años han incrementado notablemente la desigualdad. De ambos ni una mención, por su puesto.

No obstante eludiremos aspectos que se repiten desde hace décadas en estas cumbres para centrarnos en uno de los temas que concitaron más atención en las reuniones de las IFI: Grecia. Con mayor o menor vehemencia y diplomacia los líderes mundiales coincidieron en exigir a ese país el cumplimiento de sus compromisos (pago de la deuda y reformas), abandonando cualquier veleidad de revisión relevante de las condiciones impuestas por sus acreedores. Sorprende la potencial capacidad de desestabilización otorgada a un país cuyo PIB apenas supone el 0’35% de la economía mundial a no ser que no estemos hablando estrictamente de economía sino de ejemplaridad.

El prestigioso Instituto de Política Macroeconómica (IMK) acaba de publicar el informe “Grecia: solidaridad y ajuste en tiempos de crisis”. Utilizando un importante arsenal de datos fiscales, este trabajo aborda el impacto de la crisis y de las políticas para combatirla sobre los ingresos, la desigualdad y la pobreza en Grecia entre los años 2008 y 2012. Nos permitimos citar algunas partes de su resumen ejecutivo donde se afirma: “Los datos muestran que la pauperización ha golpeado a amplios segmentos de la sociedad (…) que numerosas macrovariables e indicadores sociales son el resultado de un deficiente enfoque de la gestión de la crisis y de una inflexibilidad ideológica unida a intereses políticos, haciendo la salida de la crisis más dolorosa y complicada. Las conclusiones de este análisis deben evaluarse a la luz de la severa depresión económica causada por las políticas de la Troika”.

 El movimiento sindical europeo, ha puesto de manifiesto, reiteradas veces, que hacer frente a la situación de emergencia que vive Grecia, exige políticas de solidaridad y cooperación, y no, las políticas de la Troika, que han contribuido al hundimiento económico y social de un Estado de la Unión Europea. “Grecia tras las elecciones: no es una amenaza, es una oportunidad. Los miles de millones de euros que ha recibido Grecia se han empleado básicamente para estabilizar al sector financiero. Y al mismo tiempo se ha llevado al país a una profunda recesión a causa de los brutales recortes del gasto público que no han impedido que Grecia sea el país más endeudado de la UE. El resultado es una crisis social y humanitaria que no tiene precedentes en Europa. Un tercio de la población vive en condiciones de pobreza (…) Muchas personas carecen de ingresos para cubrir sus gastos de alimentación, electricidad, calefacción y vivienda. Una elevada parte de la población se ha quedado sin seguro médico y sólo puede acudir al sistema sanitario para situaciones de urgencia. El resultado de las elecciones constituye una impugnación generalizada a una política fracasada. Nada de lo que se hecho tiene ninguna relación con la necesidad de resolver los problemas de Grecia. No se ha resuelto ninguno de los problemas estructurales del país y, en cambio, se han creado muchos nuevos.

 Las políticas de ajuste sólo han contribuido a agravar los males originales de la economía causando, además, importantes destrozos sociales. Parece ocioso pretender explicar las razones que impulsan al actual gobierno de Atenas a cambiar las imposiciones que han conducido a su país a una tal debacle.

Más difícil de justificar es la ausencia de autocrítica por parte de unas autoridades europeas -cooperadoras necesarias de los anteriores gobiernos helenos en la generación de la crisis- que, en su gestión, se han comportado como potencias coloniales –en palabras del anterior líder de la Confederación Europea de Sindicatos, el británico John Moncks.

En las actuales negociaciones el Eurogrupo está tratando a Grecia más con la arrogancia del acreedor que con la complicidad del socio que comparte un proyecto común. Las “instituciones de Bruselas” consideran que la práctica imposibilidad de obtener financiación en los mercados deja al gobierno heleno en una posición de tal debilidad que le impide, en la práctica, casi cualquier margen de maniobra. En suma, que Tsipras es poco más que un boxeador knockeado que tiene que elegir entre tirar la toalla o acabar tendido en la lona.

Este enfoque es de un peligroso simplismo. En primer lugar porque Grecia es más fuerte de lo que aparenta: posee la enorme capacidad del que tiene ya muy poco que perder y no se reconoce en sus socios. Eso la transforma en un interlocutor temible y en este contexto hay que entender su acercamiento a Rusia. El gobierno griego tiene una legitimidad democrática de la que carece la Troika, el Eurogrupo y la propia UE. Si la Unión pretende tratar de igual a igual, en términos democráticos, a un Estado miembro lo primero que debería haber hecho sería haber avanzado más en una unión política, proyecto maniatado por los mismos que ahora se conforman con jugar el papel de “cobradores del frack”. Además, el ejecutivo de Atenas parece de momento tener poca contestación interna: tanto el PASOK como Nueva Democracia encuentran muchas dificultades para oponerse a las iniciativas gubernamentales. En otras palabras ¿tienen las autoridades europeas interlocutor alternativo al actual en Grecia?

En sentido contrario, la posición europea es más frágil de lo que en principio pudiera parecer, dejando al margen el mero papel de acreedor. Las amenazas –en no pocas ocasiones groseramente disfrazadas de sugerencias- de expulsar a Grecia de la moneda única no parecen sencillas. Recurriendo a fuentes alemanas (informe “Grexit? Beware of slippery slopes”, publicado en febrero por la antena en Berlín de la Fundación Jacques Delors) concluimos que existen dificultades para que un Estado miembro abandone la moneda única y la total imposibilidad legal de que sea expulsado. Es más “una salida ordenada de Grecia del Euro parece imposible y conduciría a una tremenda incertidumbre financiera, política y legal”.

Más allá de su relación con Grecia, la forma en la que se ha gestionado la crisis ha erosionado profundamente los consensos básicos sobre los que se ha cimentado el proyecto europeo. El primero de ellos, una tácita comunidad compartida que se ha sustituido por un enfrentamiento entre países, basado en tópicos y prejuicios del pasado (“nazis vs. lacys”) de cuyas peligrosas consecuencias todavía no somos plenamente conscientes. El segundo, la ruptura de un modelo social. Hace pocas semanas el alemán, socialista y presidente del Parlamento Europeo -Martin Schulz- lo denunciaba gráficamente cuando relataba que sus padres habían vivido una vida de sacrificios desde la certeza de que su esfuerzo permitiría a sus hijos vivir mejor que ellos y, que por el contrario, ahora se demandaba a los europeos sacrificios con la seguridad de legar a las futuras generaciones una situación peor. A su juicio, ningún proyecto político se puede construir sobre esas bases. Y, finalmente, la presunción de una eficacia económica que la crisis se ha llevado por delante. Todo ello aliñado con un deterioro de la calidad de la democracia que pocos se atreven a contestar. No es un conflicto entre naciones, sino entre la mayoría de la sociedad y las élites económicas y financieras.

Es imposible que se consolide el proyecto europeo sobre el principio de “el que paga, manda” o utilizando a los griegos como cabezas de turco para demostrar que nadie puede salirse del guión –por más legitimidad democrática que tenga- sin que penda la espada de Damocles de ser expulsados extra muros. Es inconcebible que Grecia esté encontrando más comprensión en organizaciones como la OCDE que sus propios socios de la UE. Y es insultante que líderes como Mariano Rajoy se permitan recordar al ejecutivo heleno que los pactos han de cumplirse.

Las próximas semanas serán decisivas para encontrar una solución al conflicto abierto. Un punto de encuentro podría construirse en torno al interesante informe de la OIT     (Organización Intencional del Trabajo) “Trabajos productivos para Grecia” que pone el acento en el medio-largo plazo y comparte las responsabilidades futuras entre la UE y Grecia, alejándose de la lógica deudor/acreedor. Sería conveniente que todas las partes asumieran que este proceso sólo puede concluir ganando todos o perdiendo todos. Pero las fuerzas progresistas no pueden olvidar que, sobre todo, en Grecia se está echando un pulso a las políticas de austeridad cuyos efectos devastadores todos conocemos. El sindicalismo europeo parece haberlo comprendido perfectamente.

]]>
uno-mayo 2015-04-24 11:21:42
El repartidor de periódicos - A Tertsch se le ahogan los “turistas” del Mediterráneo http://blogs.publico.es/repartidor/2015/04/24/a-tertsch-se-le-ahogan-los-turistas-del-mediterraneo/ La starlett mediática del Tony 2, Hermann Tertsch, ha descubierto que algunos de los ahogados del Mediterráneo vienen poco menos que de vacaciones. Lo contaba este miércoles en las piadosas páginas del ABC (La isla y los balseros). No quiero adjetivar al presunto periodista por estas palabras: “En las terribles bodegas de esos barcos se juntan fugitivos de la guerra siria con emigrantes de Bangladesh y el África negra. Pero no son los pobres sino los que pueden pagar”. Quizá sea que las tremendas imágenes difundidas esta semana en TV con los tratantes de carne golpeando con una vara las espaldas de los balseros morosos no han sido emitidas por Telemadrid y Hermann se ha despistado. “Devolverlos a las costas solo sube el precio de volver a intentarlo”. Y, cristianamente, añade: “Intervenir militarmente en Libia es otra opción […]. Hay que estar dispuesto a mancharse las manos en Libia y traerse cadáveres propios y, para los delicados estómagos europeos, eso es algo aun más difícil de digerir que mil muertos ahogados a la semana”. Que venga dios y lo lea.

abc.200Trillo salva la honorabilidad de Rato

La baraka de Rodrigo Rato es innegable. En plena vorágine de su escándalo de lavativas suizas y otras grandezas, aparece Federico Trillo y a tomar vientos. Hoy mismo El Mundo dedica al ex vice solo una columna en página perdida anunciando que el juez del caso Bankia no le retirará el pasaporte, y El País amanece sin novedad en el frente sobre el caso. Se acabó el circo. Editorializan nuestras dos grandes cabeceras de celulosa con el asunto Trillo (embajador de España en la pérfida Albión) y Vicente Martínez Pujalte (diputado popular), que cobraron respectivamente 354.560 y 75.000 euros por asesorar, dicen ellos, a la constructora que después resultó adjudicataria de los parques eólicos de Castilla y León, cuna del despegue de José María Aznar hacia el Parnaso de los grandes estadistas. “El pagador de Trillo y Pujalte ha intentado corroborar la versión de los diputados cobradores: el asesoramiento era verbal, no se les pedía nada por escrito, bastaba con verse en hoteles de vez en cuando. Pero la coartada pretendida para justificar los pagos a ambos políticos no tiene un pase. El ex diputado Federico Trillo, actual embajador en Reino Unido, está obligado a explicar en qué consistió la asesoría que le valía un sueldo de 9.000 euros mensuales, lo mismo que el diputado Pujalte, retribuido con 5.000 euros cada mes. Y el Partido Popular debería tomar medidas, porque la realidad es que ya no puede endosar más escándalos”, editorializa El País bajo un telegramático La coartada no vale. Y El Mundo tampoco intenta detener el disparo con mano blanda, como otrora acostumbraba ante cualquier escandalera popular: “Las expectativas del PP se hunden hasta extremos inéditos en las arenas movedizas de la corrupción y la formación se comporta como si hubiese dejado de creer en sí misma, conmocionada por la altura de los protagonistas, desnortada e incapaz de reaccionar, atada de pies y manos con el pasado por la renuncia contumaz a renovar su liderazgo y su modelo de partido, y a la vez descoordinada y distanciada del Ejecutivo, que también aparece ante la opinión pública como débil y dividido. En ese contexto de desaliento, las imágenes de la vicepresidenta bailando por sevillanas han podido ser inoportunas […]”. Ítem más: “No hay constancia de que Trillo y Martínez Pujalte tengan la más mínima experiencia en el sector de las energías renovables o en la reestructuración de empresas como para percibir tan espléndidos honorarios sólo por transmitir sus consejos. No es creíble”. Albert Rivera, y no Soraya, es el que se está soltando verdaderamente por sevillanas. Qué campaña le está montando el PP de Rajoy. Esto sí que es posar desnudo, y no aquel cartel inaugural de los Ciutadans, hoy Ciudadanos, de Rivera.

Rato, el sobrexpuesto

El enfado de ABC por cómo se ha sobrexpuesto mediáticamente al mejor gestor económico (sobre todo en lo doméstico suyo) de la democracia, lleva al columnista Jaime González a delirios vengativos contra los otros, contra quien sea, porque para los hooligans del PP “los otros” somos todos aquello que no son ellos. Nosotros somos el camarote de los hermanos de Karl Marx. Escribía este miércoles en su columna Con flores a María: “No había preferentistas en la puerta del Tribunal Supremo […] en el momento en que la ex consejera de Presidencia de Andalucía, Mar Moreno, llegaba a declarar ante el magistrado que instruye el caso de los ERE”. Quizá sea porque los ERE no tienen nada que ver con las preferentes, amigo Jaime. Lo que extraña es que la columna no se haya titulado Y tú más. Se inventa además el periodista el concepto de “cándido golfo”, que es una cariñosa manera de tratar a “nuestros chorizos”, pues son de cantimpalo: “Como los del PP, amén de golfos por sentencia mediática, son de una candidez insuperable, atizan el fuego para que los bajos instintos del pueblo alcancen su máximo grado de combustión durante un Rato largo”. Olvida el columnista que en la intimidad se comportan mucho mejor los cándidos golfos del PP: “Luis, sé fuerte”.
En el mismo periódico, David Gistau, siempre elocuente, es de los que no se cortan a la hora de apuntar quien es el culpable de haber metido a Don Rodrigo en la ratonera catódica: “El ministro de Hacienda desata una operación de evidentes repercusiones mediáticas”. También acusa al siempre sonriente interfecto aludido de usar “su propia policía, puenteando a Anticorrupción” [no contempla que quizá fueron los mismos inspectores los que tomaron tal decisión porque Anticorrupción pueda estar corrupta]. Cristóbal Montoro tiene los días contados. Como el otro Don Rodrigo, también Rato cabalga después de muerto, aunque sea a lomos de rocinantes y no de Babieca.
Y en la misma página Ignacio Camacho [La repera, se titula el texto] insulta al prefinado con fineza quevedesca: “El ministro más antipático del Gobierno […] siempre es el de Hacienda por naturaleza y en este gabinete Montoro lo es además por vocación”. Además de hurgamandera, apaleada, que se dice. A las orejas de Montoro no les va a sentar nada bien tanto tirón.

La razon PodemosMarhuenda, el tapado de Podemos

Era martes y La Razón dedicaba su portada a las afirmaciones de la oposición venezolana, de tournée por estos lares, respecto a las vinculaciones de Podemos con Nicolás Maduro, que como todo el mundo sabe es el demonio con acento de telenovela. La saga continuaba el miércoles: “La Razón ha detallado las estrechísimas vinculaciones de la Fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), germen político de Podemos, con el régimen bolivariano. Entre otros servicios prestados, CEPS orquestó la radicalización del discurso de Nicolás Maduro contra la oposición democrática en Venezuela a finales de 2014, que derivó en una brutal persecución y en el encarcelamiento de muchos de sus integrantes”, nos resumía en su página 5.
En la información de la página 14, tras la editorializada invectiva, se añade un ínfimo y descolorido matiz: “Tanto CEPS como Podemos niegan cualquier relación orgánica entre ellos”. Siendo La Razón el máximo órgano propagandístico de las huestes del malvado Pablo Iglesias, no se entiende que no concedan el mismo trato de favor a las tropas del arcangélico Mariano Rajoy, recordando que presos políticos del régimen español como Luis Bárcenas, Francisco Granados y Jaume Matas “en un momento u otro” formaron parte del PP, como se dice de Iglesias, Errejón, Monedero, Bescansa y Alegre respecto a CEPS. Aunque todos sabemos que Francisco Marhuenda es un tapado de Podemos, debería disimularlo un poco más si no desea que la gleba ignara pueda sospechar que La Razón no es un periódico objetivo.
abc garzonJueces de toda laya en ABC

El diario nacional-monárquico nos descubría este martes que podemos fiarnos del sustituto de Pablo Ruz con el cinco a la espalda de la Audiencia Nacional. José de la Mata, el hombre que tomará las riendas de las investigaciones Gürtel, Bárcenas, Pujol y Neymar jr., Ruiz-Mateos, el genocidio saharaui y los coletazos de Pescanova “nació en Cádiz, ciudad donde forma parte de una cofradía de Semana Santa (en la que ha salido de costalero)”. Imposible que Bieito Rubido no se fíe de hombre de tan espirituosos méritos profesionales. Con el ojo encima de este Gobierno, un poco salpicado en alguno de dichos casos, quizá  De la Mata vaya a necesitar más sus habilidades como costalero que como juez. O sea, justicia divina.
El martes fue el día mundial de los jueces para el ABC. Su apertura a toda sábana con la primicia de que Baltasar Garzón se fue a cazar con algunos de los imputados en la operación PúnicaFrancisco Granados y David Morjaliza— cuando aun no existía la Púnica, en 2002. El editorial El fango de Garzón y sus compañeros de caza es una oda a la presunción de inocencia cinegética: “[Garzón], el icono de la izquierda [???] podrá explicar qué hacía en 2003 en una cacería con la plana mayor de la red”. ¿Quizás cazar con unos políticos del PP cuyo expediente fraterno-daltoniano aun estaba limpio?
El País se pone patriótico

Dándole a Nicolás Maduro como acostumbra, El País nos editorializó este jueves con una soflama patriótica en defensa de la honorabilidad de nuestros queridos Felipe González y José María Aznar. En La deriva de Maduro señala el diario de Prisa que “Los insultos vertidos contra FG, como contra el ex presidente José María Aznar, son inaceptables”. Quizá no estaría de más que este diario recordara a sus lectores que Aznar fue el primer mandatario mundial que avaló el carmonazo, golpe de Estado fallido que intentó derrocar a Chávez en 2002 y que dejó unos muertecitos por las calles y plazas. Lo de apoyar a pro-golpistas extranjeros no se olvida fácilmente en ningún país. Y lo de FG viene por extensión. También en Venezuela, quizá, consideran que PP y PSOE son la misma cosa. Se lo ha soplado Pablo Iglesias, nuestro Lenin doméstico, a cambio de un pastizal. Ya nos lo contará la semana que viene La Razón. Seguro.

]]>
Aníbal Malvar 2015-04-24 10:57:36
El Churro Ilustrado - Rajoy ahorra en chaquetas. Para que luego critiquéis… http://blogs.publico.es/el-churro-ilustrado/2015/04/24/rajoy-ahorra-en-chaquetas-para-que-luego-critiqueis/ HARCACRISIS

]]>
elchurroilustrado 2015-04-24 10:49:44
Las carga el diablo - José Manuel López http://blogs.publico.es/juan-tortosa/2015/04/24/jose-manuel-lopez/ unnamed (1) José Manuel LópezTorear en Madrid no es ninguna broma. En las Ventas, mientras haya toros, es donde se doctora uno. Y en la política… el máster se saca en Madrid. El centro de todas las conspiraciones, de todas las especulaciones, todas las traiciones, el kilómetro cero de los navajazos y los duelos a primera sangre, una auténtica balsa de pirañas dispuestas a dejarte hecho un guiñapo apenas te despistes un segundo. Así es Madrid y en ese Madrid es donde se ha metido “a torear”, como candidato a la Comunidad por Podemos José Manuel López, con su traje de ciudadano de a pie, sus templadas maneras y una cosa clara por encima de cualquier otra: esto tiene que dejar de ser así.

Madrid fue durante muchos años el campo de pruebas donde se llevaron a cabo las experiencias piloto neoliberales más descaradas, que luego aplicaría el pp en muchas autonomías más y Rajoy en el gobierno de la nación. Lo han dejado todo hecho unos zorros en la Comunidad. El uno (Gallardón) por faraón, la otra (Aguirre) por soberbia, descarada y depredadora… y los dos, como mínimo, por incompetentes, al haber estado rodeados de (presuntos) delincuentes, algunos en la cárcel y otros muchos empurados por chorizos, y no haberse dado cuenta nunca de nada, según dicen: Gürtel, sobres, Bankia, Púnica, escándalos a cual más gordo, como si sus protagonistas hubieran estado compitiendo entre ellos a ver quién se lo llevaba más calentito y conseguía además, de paso, la medalla de oro a la desfachatez y la sinvergonzonería.

Y en medio de todo esto va y se mete, con un par, ese “incauto” y hasta hace poco desconocido ciudadano de Manoteras de 49 años llamado José Manuel López Rodrigo. Y se pone a denunciar, sin levantar la voz, la injusticia, la desigualdad, la intolerancia… A promover una lucha a la que ya, en realidad, venía dedicando su vida desde mucho tiempo antes.

Dos de las cosas que más complican la convivencia entre los seres humanos son la desigualdad y la intolerancia. Parece obvio que no es de recibo que unos cuantos desaprensivos amasen millones en Suiza mientras miles de ciudadanos están perdiendo su vivienda, no pueden pagar su luz, o ni siquiera pueden comer. Esa desigualdad es directamente delictiva, y admite poco debate. La otra pared contra la que nos estrellamos sin remisión en este país, a la hora de relacionarnos los unos con los otros es la intolerancia, sobre todo la religiosa. En la práctica, no funciona el pluralismo a pesar del artículo 16 de la Constitución, lo que se traduce en abuso de poder de la religión hegemónica y desprecio fáctico por las demás confesiones, tan intolerantes las unas como las otras, dicho sea de paso.

Pues bien, a luchar tanto contra la desigualdad como contra la intolerancia ha dedicado José Manuel López la mayor parte de su vida. Ocho años al frente de la dirección de Análisis y Proyectos en Cáritas y otros tantos al frente de la Fundación Pluralismo y Convivencia, dependiente del ministerio de Justicia, lo dotan de autoridad moral más que sobrada para que nos tomemos en serio las cosas que dice.

Y José Manuel dice que hay que poner en marcha ya un plan de rescate ciudadano que siente las bases de una salida urgente de la crisis, que hay que cambiar el modelo productivo, que hay que levantar las alfombras porque Madrid ha invertido miles de millones en actuaciones que no eran necesarias y quiere saber qué ha pasado con ese dinero; que hay que tener un funcionamiento mucho más transparente del que existe en estos momentos; que hay que asegurar los bienes comunes y el bienestar, algo que no se ha producido; que no puede ser que Madrid sea un paraíso fiscal dentro del Estado español, que hay que conocer los nombres y apellidos de todos los amnistiados fiscales…

Dice José Manuel López todas estas cosas, y muchas más, y ofrece las soluciones que entiende son posibles llevar a cabo basándose en sus anteriores experiencias como gestor. Ha dedicado su vida a luchar contra la injusticia y eso es lo que le ha llevado ahora a aceptar la propuesta de Podemos para encabezar la candidatura a presidir la Comunidad de Madrid. Nada menos que Madrid.

Haber sido un desconocido hasta ahora le exige un esfuerzo añadido y lo sabe. Pero si en algún momento era la hora de los ciudadanos normales, ese momento es ahora. Y José Manuel es un ciudadano normal. A día de hoy, asegura que volverá a su casa y a sus ocupaciones de siempre apenas deje hecho en política lo que se propone hacer y cuyo resumen sería plantar batalla sin cuartel a la desigualdad y la intolerancia. Apenas te sientes en el sillón, querido José Manuel, aplicaremos la lupa sobre ti y te someteremos al tercer grado. Es lo que tienen las balsas de pirañas. No te dejaremos pasar ni una, pero lo primero es lo primero, y lo primero es echar a éstos. Vamos a ello. A torear.

J.T.

]]>
Juan Tortosa 2015-04-24 10:07:21
Strambotic - Si Bankia es nuestra, ¡estoy en mi casa! http://blogs.publico.es/strambotic/2015/04/prepahrate-bankia/ dos

Crónica de la ocupación de una sucursal y la puesta en marcha de la campaña prePAHrate Bankia

Soberbia entidad donde las haya. Te pones a diseñar una organización bancaria impresentable y ni de lejos te sale tan redonda como Bankia, antigua Caja Madrid por si alguien sufre de amnesia. Ni un villano de película. Nuestro entrañable osito es capaz de competir en ruindades con Lex Luthor, Darth Vader y todos los malos de la saga Superman. A la vez. No es exageración. Voy a contaros cómo ese banco que pagamos todos sigue emperrado en cubrirse de gloria y por qué me encerré en una sucursal junto a compañeras de diferentes Plataformas de Afectados por la Hipoteca y del movimiento por la vivienda.

No teníamos mejor plan para pasar el día. De verdad. Es muy difícil resistirse a sus encantos. Son tantos los laureles, de Rato a las preferentes, de su negativa a negociar alquileres sociales a los desmanes mafiosos de Blesa. que hay estar muy sordo para no sentir su llamada. Hace tiempo que yo, y otras muchas personas dispuestas a bregar, le tenemos ganas. ¡Cómo para no! Por eso, celebré la decisión de la última PAH Estatal: una campaña de presión coordinada en diferentes ciudades para obligarles a negociar alquileres sociales, recuperaciones y, claro, desahucios. Queremos que la venta de hipotecas titulizadas no sea un obstáculo para llegar a acuerdos y una línea permanente de comunicación con la entidad, recoge el manifiesto preparado para la ocasión. Toda una declaración de amor.

bankiamujer

Una cita, un teléfono, siquiera un nombre, baby

No estuve en la preparación lo que hubiera debido pero tenía muy claro dónde sí iba a estar el miércoles 22 de abril, en la sucursal de la calle Mayor 16, a escasos metros de la Puerta del Sol: en el arranque de la campaña PrePAHrate Bankia y #TiemblaBankia. Porque la entidad que hoy preside un esquivo, a ratos casi invisible, Goirigolzarri, hace cómo que no tiene nada que decir, ni hacer, al respecto del dolor y la desesperación de miles de persona:. No me grites que no te veo. Como si la película no fuera, ni hubiera ido nunca, con ella.
Nos encerramos para ayudar a Bankia, a sus directivos y accionistas a recobrar la memoria. No queremos que desarrollen una demencia prematura, somos gente enrollada.

¿Quién con un mínimo de honestidad, siquiera intelectual, puede justificar olvidos tan culpables? Nos quieren meretrices y que paguemos la cama y el servicio. ¿Cómo se llama la película?

TIEMBLA6
Una sucursal de las nuevas, transparente

Ocupar una sucursal no es tomar la Bastilla pero tiene su intríngulis. Hay que coordinar acciones, difusión y evitar que la policía nos esté esperando a la puerta. Luego, una vez traspasado el umbral del recinto bancario, hay que mantenerse dentro, conseguir una entrevista con el director y parlamentar con las fuerzas del orden; que en no tardando mucho se personarán en el lugar.

La sucursal elegida para la ocasión fue una de las nuevas. ¡Da un gustito ver en qué se gasta Bankia el dinero del rescate! Oficinas con grandes cristaleras, para que todo parezca a la luz. Escaparates. Quien pegue la nariz al ventanal va a vernos entre rulos, ropas tendidas y paños de mesa. ¿Qué habrá sido de los que allí quedaron, del ganchillo esperando a la flamenca? Como en nuestro propio hogar. Porque si Bankia es nuestra, sus casas también.

tiemblabankia
¡Eres una casquivana…luego, no digas!

La sucursal tiene dos espacios separados por un corredor ancho y sendas puertas automáticas, con botón. Elegimos el más cercano a la salida, el del escaparate a la calle Mayor. Entramos dispuestos a quedarnos. Éramos unos sesenta. De haber sido seiscientos… ‘la carretera nacional ya sería nuestra’. Al poco de vernos en tropel, los trabajadores bancarios dejaron sus puestos y nos dejaron a cargo del espacio. ¡Qué momento! Se te ocurren tantas tropelías, pero te contienes. A lo sumo, echas un par de carreras con las sillas móviles para entretener el tiempo. Gritas. Cantas. Si alguien pone un tema musical, bailas. Porque bailar es sano y reírse es una forma de liberar la tensión. Haces ruido porque quieres que te escuchen.

En esos momentos, acciones similares se estaban realizando en otras ciudades del país; al tiempo se ponía en marcha otra campaña a medida del Banco Santander.

con-rulos

La primera demanda

Queremos que nos reciba el director, vamos a entregarle los expedientes de seis casos concretos y a exigir una interlocución general”, es el mensaje de entrada. Sí, exigimos, porque hasta la fecha Bankia se niega a negociar individual o colectivamente salidas que permitan a miles de familias una oportunidad de respirar. Cortando el aire, podía ser el título del film. Como los policías de Nueva York se lo cortaron a Eric Garner mientras balbuceaba: ‘No puedo respirar. No puedo respirar’. Hasta el aliento final.

Bankia está condenando a la exclusión y a la ilegalidad a una legión de personas, de adultos, de niños. Desahucia, niega daciones en pago; se queda con los pisos a precio de ganga; trata de hacer caja a diestra y siniestra, cómo si no hubiera mostrado ya afán suficiente. Una organización con gestores que siempre apuestan por la limpieza y el deber, no puede negociar con ‘fueras de la ley’, “Por eso, explican, no hablamos de recuperaciones”; porque las gentes que sin otra opción ocupan una casa propiedad del osito verde son delincuentes. Palabra de un libre de pecado, ¿quién lo duda?

uipbankia

Al otro lado del cristal

Llegó la policía. Sin ellos seríamos un pan sin sal. Primero cuatro agentes. Las formas educadas, comprensivas. Trataron de hacer de puente con una dirección que, parapetada tras la puerta automática de cristal, nos observaba entre la sorna y el temblor. Dos compañeras parlamentaron con los agentes y otras dos consiguieron ver al director. Pa’na. Cogió la documentación pero no entregó copia sellada de la recepción, costó poco imaginar los papeles en la papelera. Mareó la perdiz y a nuestro objetivo. Lo de conseguir un nombre, una conversación y fijar una cita con un interlocutor avalado para negociar, seguía en el aire. ¡Hay que ver cómo nos pasamos, qué misión tan descabellada!

bankianegro
#PrePAHrateBankia y #TiemblaBankia toman las redes

Pasaron las horas. Hicimos tres asambleas. Tuiteamos, mejor dicho, tuitearon, como si les fuera la vida en ello. Las redes multiplicaron los hastag #PrePAHrateBankia y #TiemblaBankia. Las centralitas telefónicas de la entidad ensordecieron ante cientos de llamadas.

Te sigo esperando

Primero, nos dijeron que a las 14:00 debíamos irnos, sino el dispuesto director nos denunciaría en comisaría y vendrían nuestros amigos de la UIP. Acordamos quedarnos, el horario de apertura para esa oficina es hasta la seis de la tarde.
Nos turnábamos dentro y fuera, donde repartíamos panfletos informando de la acción y la campaña. Transeúntes y turistas se asomaban al escaparate, preguntaban, muchos nos dieron ánimos… y alguno se atrevió a entrar. Una pareja de holandeses nos mostró su solidaridad:
“En Holanda tampoco está bien la cosa, pero no es como aquí, en Grecia, o en Italia. Mucho ánimo y mucha suerte”. Y un trío de españoles, varones, de unos cincuenta, se paró 30 segundos para decirnos que “nos sentimos tan avergonzados por pasar de largo…” Sepan desde aquí que les seguimos esperando, como los atléticos el gol que no llegó. Tarde de partido.

C360_2015-04-22-15-29-27-595

Sé que tú sí vendrás

Luego, nos dieron un siguiente plazo… Reiteramos el No: “Sin una conversación, presencial o telefónica, con un responsable de la oficina de recuperaciones de la entidad (lugar que una leyenda urbana asegura existe pero nadie sabe dónde; al menos, el director de la sucursal, quijotesco él, prefiere no acordarse) y una cita oficial, no nos vamos”. Entretanto, y aunque fuera como segundo plato, estaríamos encantados de tener ese otro encuentro con nuestros acompañantes de tantas batallas, los antidisturbios. La ausencia de sus abrazos, siempre amorosos, nos deja incompletos.

No llegó el reloj a marcar las seis de la tarde cuando cerraron la oficina al público. Dentro quedábamos unas veinticinco personas, esperando. Si no conseguíamos esa maldita cita, tendrían que sacarnos. Las fuerzas del orden amenazaron con detenciones que luego rebajaron a identificaciones, santo y seña. Fuera, en la calle, se agolpaban decenas de compañeros y curiosos. Habían venido más medios y las distintas acciones coordinadas estaban teniendo repercusión, por lo menos en las redes sociales y en las calles de las sucursales ’tomadas’.

La marca de la casa

La calle Mayor, muy comercial y turística, no es el mejor sitio para pasarse de rosca cargando contra activistas de la vivienda en campaña electoral de facto; con Rato sólo preso de portadas y titulares. La operación sería todo lo limpia que se pudiera, parecían decirse los uniformados unos a otros. Vinieron más. Nos pusimos en plan resistencia pasiva y nos sacaron aplicando diferente violencia, driblando la alta intensidad. A un compañero más oscuro le apretaron más fuerte, dejaron la marca de la casa; a mí, que soy una señorita, o señora, me trataron con más delicadeza; siempre duele. Desde el otro lado del ventanal, nos hacían fotos con cámaras y móviles hasta que los agentes del orden velaron las vistas con dos paneles publicitarios de Bankia, patrocinador oficial del evento. Algunas contuvimos el aire. No se portan igual cuando no hay testigos, u objetivos. No fue el caso. En el tramo final, un agente me insistió: “No me obligue a cogerla y arrastrarla hasta la calle”. “Va a ser que sí. Te pagan por esto, le respondí, por guardar el orden y la ley, cumple, sácame en volandas, sin ti no hay abuso de poder que valga. ¿Qué otra cosa quieres que te diga?

AsUmDGK0hhuQZC7Ueq33fap1PU7x94yYxnxfBCimknXb

En lucha por el alquiler social

Terminaron de desalojarnos y poco más. Qué tienen nuestros nombres y dnis…Con todas fuera, los antidisturbios mantuvieron un cinturón de seguridad para que el director de la sucursal y compañía marcharan sanos y salvos, no fuera la turba, o sea nosotras, a arrugarles los trajes tan bien planchados.

Si os sobra el sarcasmo, podemos cambiarlo por unas cuantas historias con nombres y apellidos, relatos de expulsados y luchadores, estafados y criminales, noches frías, miedos y pesadillas; de no tener un euro, de llantos rotos; de lágrimas calladas; de nudos en las tripas y opresión en el pecho. De gestas y miserias humanas. Sobre esto versa esta historia. Sobre el abuso que una entidad bancaria, con un expediente de echarse a temblar, acomete día a día, la nula empatía de quienes la gestionan y la sostienen, la negativa criminal a asumir lo que es su responsabilidad. ¡Qué ganas de seguir siendo el malo de la película! ¡Qué entrega al papel!

Nos fuimos con las manos vacías, pero ni mucho menos damos la lucha por perdida.

 

No toleramos ni un desahucio más

Ser tolerante acostumbra a considerarse una virtud, muy progresista. ¿Debemos pues dejar que Bankia siga mostrándonos sin pudor sus vergüenzas…? Tamaña obscenidad excede más de un nivel tolerancia.

Bankia, esa entidad encomiable que pagamos entre todos, hace como que no pestañea. Al negarse a la negociación, nos obligan a seguir. Las PAHs, asambleas de barrios y otros grupos del movimiento por la vivienda volveremos. Tenemos un objetivo.

Esta crónica ha sido posible gracias a las compañeras de PAH Centro, PAH Vallekas, PAH Latina, #RecuperandoBarrio, Grupo de Apoyo mutuo de Ciudad Lineal, Stop Desahucios Móstoles y la Asamblea de Vivienda de Madrid, Oficina de Vivienda, entre otras.

El texto sólo representa a quien lo firma: Pepa Ramos, periodista y alguna otra cosa que no sabe precisar

]]>
Pepa Ramos 2015-04-24 09:14:28
Aquí no se fía - Rajoy, esa máquina de destruir empleo http://blogs.publico.es/aqui-no-se-fia/2015/04/24/rajoy-esa-maquina-de-destruir-empleo/ Por mucho que el Gobierno intente hacernos ver lo contrario, su balance en materia de empleo sigue siendo catastrófico. Los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), conocida ayer, son concluyentes. A finales de marzo había en España 17.458.800 ocupados, frente a los 18.153.000 existentes al comienzo de la legislatura. Eso significa que, desde la llegada de Mariano Rajoy al poder en diciembre de 2011, han desaparecido 694.200 puestos de trabajo.  

Ya ni siquiera puede aducirse que la tendencia del mercado laboral ha cambiado, porque en el primer trimestre de 2015 se volvió a perder empleo. Durante ese periodo, nada menos que 114.500 personas se incorporaron al paro, que si no creció más fue gracias al retroceso experimentado por la población activa. Un retroceso que tiene mucho que ver con la falta de expectativas de encontrar trabajo estable y digno, cada vez más extendida entre los ciudadanos.

Porque con Rajoy no sólo se han evaporado casi 700.000 empleos netos, sino que ha habido un empeoramiento claro de la calidad de la contratación. Hoy hay 1.082.200 trabajadores a jornada completa menos y 384.000 a tiempo parcial más que hace tres años. Lo cual, dicho sea de paso, no es una elección, sino una imposición del mercado, como prueba el hecho de que haya aumentado el número de personas que buscan un empleo mejor.

Si el balance general de la legislatura es malo, en el colectivo concreto de los jóvenes resulta todavía peor. La última EPA de 2011 contabilizaba 5.505.600 ocupados con una edad comprendida entre los 20 y los 34 años. Sin embargo, en la del primer trimestre de 2015 sólo aparecían 4.487.000; es decir, un millón largo menos. El subempleo, además, es moneda corriente, pues hay 715.300 titulados superiores con un trabajo que requiere menor cualificación de la que ellos tienen.

Los efectos devastadores de las políticas aplicadas por el PP se han dejado sentir tanto en el sector privado como en el público. Y con mayor intensidad en este último caso, si hacemos la comparación en términos porcentuales. Desde que Rajoy llegó a la Moncloa, han perdido su empleo 420.200 asalariados del sector privado (un 2,8%) y 278.000 del público (un 8,5%), siempre según la información que suministra el Instituto Nacional de Estadística a través de la EPA. 

Para los que desearían dejar al Estado en los huesos, probablemente no sea suficiente. Pero esas cifras demuestran que las cosas les han ido mal con el PP a los trabajadores de todas partes. Por no hablar de la devaluación salarial y de los esfuerzos adicionales que se han visto obligados a asumir –por exigencia de los empresarios– quienes tienen empleo y no han querido correr el riesgo de verse de patitas en la calle.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.

]]>
Vicente Clavero 2015-04-24 09:08:13
Un paso al frente - ¿Es la tropa chusma? http://blogs.publico.es/un-paso-al-frente/2015/04/23/es-la-tropa-chusma/ Hay una jerarquía racial en las Fuerzas Armadas

Cuando los oficiales de la antigua escala media (los que procedían de la escala de suboficiales) se integraban en la nueva escala unificada de oficiales se decía que se blanqueaban ya que en el Ejército a los oficiales de la antigua escala superior se les conoce como blancos, a los oficiales de la antigua escala media como mestizos y a los suboficiales como negros. Aunque parezca increíble, a día de hoy existe una denominación/clasificación racial para las escalas. Tal es la frecuencia y la aceptación de dicha clasificación que cuando un oficial de la antigua escala superior se mostraba muy altivo rápidamente se le calificaba como blanquito.

En esta jerarquía racial, ¿dónde se encuentra la tropa? Pues bien, si en la academia de oficiales se recalcaba con denuedo que los suboficiales (los negros) eran el enemigo y que no había que dejarles ni a sol ni a sombra porque te la podían jugar o bien podían intentar escaquearse, a la tropa se la solía califica de chusma. La tropa, según esta teoría, estaba compuesta por una serie de rufianes y desechos de la sociedad que entraban en el Ejército porque no tenían ningún otro lugar donde caerse muertos. Por ello, con la tropa valía (y vale) todo.

Por un lado, todos los latigazos que se les dieran estaban bien vistos. Un oficial que supiera cómo manejarles, que les atizara en el lomo sin compasión era un buen oficial. Un oficial que compadrease con ellos, tenía un defecto, tropeaba. A mi personalmente, me llegaron a bajar las calificaciones por tropear, lo que no es ni más ni menos que ir a tomar café con tus compañeros de trabajo fuesen estos los que fuesen. Recuerdo un capitán que solía desayunar siempre con otros capitanes, hasta que ascendió a comandante y dejó de desayunar con los capitanes para hacerlo con los comandantes.

La tropa es chusma y por eso no se necesitan a los mejores

Por otro lado, como la tropa es chusma también se le puede dar ciertas licencias y permitir vicios o defectos que jamás se le permitirían a un suboficial y menos aún a un oficial (y ya no digo nada si este es blanquito). A la tropa lo primero que se le repite es que no ha entrado al Ejército para pensar (de hecho hace unos años se bajó el coeficiente intelectual para ingresar como soldado) y, por supuesto, ni hablar de cambiar esto o aquello (si no te gusta te vas al mercadona, no haber entrado si no te gustaba o ya sabías lo que había).

En esta situación es normal que hubiese soldados que al dirigirse a mi me dijesen “te apoyo, pero solo soy un simple soldado“. Es mayoría el caso de los soldados que se sienten frustrados por ser solo soldados.

Las condiciones laborales son pésimas, los soldados ven como a muchos compañeros que se han jugado la vida los expulsan sin pensión ni ningún tipo de contraprestación. De repente, después de veinte o veinticinco años de servicio, después de sudar y sangrar, de arriesgar la vida, de sufrir divorcios, de no ver crecer a los hijos o abandonar a sus familias cada dos por tres, se encuentran en la cola del paro con una mano delante y otra detrás, y sin más formación que la de ser soldado. Eso por no hablar de la forma en que se acosa a los que solicitan la conciliación familiar, tienen hijos o exigen sus derechos.

La tropa entra en un bucle de frustración

Todo esto forma un bucle del que es muy difícil salir, es lo que se conoce como círculo vicioso. El soldado no encuentra incentivo alguno para realizar sus tareas, sabe que es prescindible, que su propio Ejército le va a abandonar en cuanto tenga una lesión como si fuera un juguete roto (vergonzoso lo que sucede con los tribunales médicos y los porcentajes de minusvalías), que no le van a pagar lo que le corresponde, que no tiene posibilidades de ascender ni de mejorar. Es indudable que en estas condiciones de precariedad laboral (por la temporalidad, el sueldo, etc.) y de total carencia de derechos el soldado pierda por completo la ilusión, aun cuando en la mayoría de los casos se trata de personas que un día soñaron con ser militares.

Esta pérdida de ilusión lo que hace es que el soldado se dedique a hacer lo justo para cumplir e, incluso, comienza poco a poco a escaquearse de todo aquello que puede porque lo que siente es que le están explotando y, encima, la sensación que tiene es que trabaja para que sus jefes (oficiales) se ganen un ascenso o una medalla.

Esto genera que la tropa responda al patrón de chusma que al oficial le habían contado en la Academia y se refuerza su opinión de la tropa, lo que hace que la trate con poco respeto. A su vez, este trato alimenta a los soldados a hacer lo mínimo, a darse de baja, a hacer lo justo por cumplir, etc.

Todo esto supone más presión en los soldados que siguen aguantando y haciendo su trabajo porque ven que otros no lo hacen, lo que les fuerza a terminar arrastrados por la desmotivación o enfrentados a sus propios compañeros al sentir que hacen el doble de trabajo porque estos se dan la baja o no cumplen. Incluso muchos terminan juzgando a otros compañeros o recriminándoles por estar o no de baja, a veces con razón pero otras muchas sin ella.

Esta situación es más evidente en el contraste entre soldados recién salidos de la academia y aquellos veteranos que ya han sufrido lo suficiente como para sentirse desengañados y saber lo que les espera.

Por increíble que parezca este bucle no supone problema alguno para los altos mandos debido a que genera que los soldados sean más manejables, ya que se encuentran enfrentados entre ellos, y así es mucho más fácil despedirles, acosarles o humillarles. Al final, cuanto menos se le pague a la tropa, mayor temporalidad tenga y menos unida y organizada esté, más fácil será para los altos mandos seguir teniendo sus privilegios (clubes y residencias militares, campos de golf, viajes a Europa, etc.). Unos soldados profesionalizados, unidos, organizados y motivados supondrían un serio problema para los privilegios, corrupciones y abusos de la cúpula militar.

En esta calamitosa situación, la lógica a lo que invita es a cambiar el modelo para invertir la tendencia

Empecemos a considerar a los soldados lo que son (el elemento fundamental de cualquier Ejército), paguémosles como merecen, dotémosles de las condiciones necesarias para que sientan sus expectativas cumplidas y respetemos sus derechos laborales o su necesaria conciliación familiar. Ello nos llevará a exigir a los soldados formación, valores y esfuerzo porque ya no serán chusma, sino soldados a los que se les paga una cantidad considerable de dinero. Ellos comprenderán que por lo que les pagan les pueden exigir, sabrán que si les expulsan es de forma justa y no porque ya son trapos que nada más pueden aportar… (Casi muero por darlo todo por un país que luego te da una patada en las naricesLa Razón)

image_content_2952219_20150421021627

Son un valor que tenemos y lejos de querer sustituirles por reservistas (propuesta electoral del PP) lo que hay que hacer es sacarles el mayor partido posible y después asegurarles un futuro en la administración pública cuando su edad y/o su salud no les permita seguir dando su vida. En ese momento habrán ofrecido sus mejores años y sería justo que no se les abandonasen ni terminasen desilusionados después de convertir en pesadilla el sueño de su vida.

Merece la pena intentar cambiar un modelo que se sabe hace siglos que no funciona, por mucho que sea rentable para los altos mandos. La realidad es que no lo es para la mayoría de los militares y no lo es para el conjunto de la sociedad que paga la factura.

]]>
Luis Gonzalo Segura 2015-04-23 23:31:29
Posos de anarquía - La España servil y miope en la OTAN http://blogs.publico.es/david-bollero/2015/04/23/la-espana-servil-y-miope-en-la-otan/ Carlos del Castillo nos cuenta hoy cómo la OTAN ha reactivado España como un enclave estratégico para lanzar intervenciones militares. No sólo eso, en realidad y tras la visita que el pasado mes de marzo realizó a Madrid el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, nuestro país se ha convertido en quien liderará en 2016 la recién inaugurada Fuerza de Respuesta Rápida, que pasa de unos 13.000 efectivos a 30.000, alumbradas al calor de la crisis con Ucrania.

Volvemos a los orígenes de la Alianza Atlántica en 1949, basado exclusivamente en la amenaza que entonces consideraban que, en plena Guerra Fría, representaba la Unión Soviética. Sin embargo, el panorama internacional ha cambiado radicalmente y en esa metamorfosis, por su situación geoestratégica, España tiene mucho que aportar a la OTAN.

Se multiplican las voces críticas en Defensa y en el seno de la propia OTAN que han acusado a la Alianza de ceguera, incluso, en el mismo conflicto de Ucrania. Mientras se ponía todo el foco en el este, se descuidaba el sur, esto es, África que ha pasado siempre por ser la gran ignorada estratégica de EEUU con contadas excepciones, como evidencia la connivencia con Marruecos para que siga ocupando ilegalmente el Sáhara Occidental, lo que le abre la puerta a Washington al Magreb.

¿Y España, qué pinta en esto? Parece evidente que desde un punto de vista geográfico, es el mejor enclave para situar recursos logísticos para abordar África… y de paso, ganar algo de peso internacional que hemos perdido. Desde un punto de vista militar, España había sido la quinta potencia europea; ahora somos la octava, superados por Polonia, Países Bajos y Turquía, algo que les importa mucho a los de arriba. Un retroceso que ni siquiera ha podido ser frenado por el hecho de que hayamos aumentado nuestro gasto militar más de un 35% entre 1986 y 2012. En esos años, conseguimos pasar de estar un 36% por debajo de la media europea a superarla en 2004.

La pregunta aquí es ¿para qué tanto gasto en Defensa? Y, sobre todo, ¿en Defensa? En realidad, la OTAN ha actuado en los últimos tiempos más ofensiva que defensivamente. Sus últimas actuaciones en África han generado mayor inestabilidad e, indirectamente, el crecimiento explosivo del yihadismo que ahora explota en Occidente. A ello se suma, además y tal y como apuntaba en mi última entrada, el éxodo de refugiados, ante lo cual Bruselas parece preocuparse más por que no lleguen a las costas europeas que por sus propias vidas. De todo ello, España es cómplice y, quizás, debería preguntarse si debe seguir en esa línea que, además, nos pone una diana ante enemigos externos.

Así que, ¿para qué tanto gasto en defensa? En realidad, para servir a los intereses de EEUU, que en lo que África se refiere, ahora mismo, anda más preocupado por que el yihadismo no se extienda, no ya tanto al otro lado del Charco como de una manera abierta a las monarquías del Golfo, lo que desembocaría en una crisis energética mundial de dimensión incalculable, empoderando entonces a ‘archienemigos de Occidente’ como Venezuela o Rusia.

El Gobierno de España es servil, miope y con un complejo de inferioridad que suple con ‘titulitis’ aguda. Lo hemos visto con el millón de euros que García Margallo gastó en su campaña para conseguir estar en el Consejo de Seguridad de la ONU y, de nuevo, ¿para qué? Para que, por ejemplo, en las reuniones que estos días están teniendo lugar para analizar el conflicto del Sáhara y el papel de la MINURSO, que sigue sin velar por el respeto a los Derechos Humanos, España vuelva a eludir su responsabilidad histórica.

Con los nuevos enclaves de la OTAN sucederá algo parecido. Seremos meras marionetas al servicio de EEUU, que para eso es la que aporta los dos tercios de la financiación de la Alianza. El Sahel puede convertirse en el próximo Afganistán con ese cóctel explosivo de terrorismo, inmigración irregular, tráfico de drogas, armas y personas y, especialmente, por esa desfachatez de Occidente de dejar a un lado su responsabilidad en la generación de todo eso, bien a través del pasado colonialismo, del neocolonialismo o, directamente, por las incursiones militares que EEUU y la OTAN han llevado a cabo maquillándolas de causas democráticas cuando en realidad buscaban recursos naturales.

La respuesta de la Alianza para eso es su objetivo de Fuerzas OTAN 2020 y su defensa inteligente (smart defense) que vende como unos ejércitos modernos y especializados por países que operen conjuntamente ante posibles amenazas. La realidad es que no son pocos los ministros de Defensa que abrazan esa defensa inteligente para repartir gastos o, incluso, para hacerse con un pellizco presupuestario o, directamente, con capacidades militares que no tienen ahora. Y mientras, EEUU, reforzándose para su asalto africano. En toda Defensa Inteligente tiene que haber bobos; España actúa como tal. Falta saber en qué grado de necedad realmente estamos incurriendo.

]]>
David Bollero 2015-04-23 11:42:08
Tomar Partido - El Mediterráneo queda muy lejos de Bruselas http://blogs.publico.es/tomar-partido/2015/04/23/el-mediterraneo-queda-muy-lejos-de-bruselas/ El pasado lunes en la Comisión de Economía y Presupuestos del Parlamento Europeo guardamos un minuto de silencio por las recientes muertes de las personas migrantes en el Mediterráneo. Al terminar, las y los representantes de nuestro grupo parlamentario (Izquierda Unitaria Europea GUE/NGL) solicitamos un receso de 10 minutos en la comisión para poder participar en la concentración que diferentes asociaciones pro Derechos Humanos y de migrantes habían convocado a las puertas de la Eurocámara. Solicitud que fue rechazada porque, según nos respondieron desde la mesa, ya habíamos manifestado nuestras condolencias con esos 60 segundos de silencio. Una actitud esta de las instituciones europeas y sus principales partidos que contrasta obscenamente con la sobreactuación que suele acompañar a otros desastres y tragedias.

Hace apenas dos meses todas las actividades europarlamentarias se paralizaron y su extensa plantilla y representantes fuimos convocados a manifestar pública e institucionalmente nuestro rechazo y condolencias ante la brutal matanza perpetrada contra el semanario satírico Charlie Hebdo. La gravedad del acontecimiento así lo requería. Sin embargo, no justifica un receso de 10 minutos la muerte de cerca de 1.000 personas frente a las costas europeas, macabro chorro de agua fría a un mar convertido en fosa común por el goteo incesante de muertes. Cuando hay condolencias de primera y segunda clase, lo que se nos está diciendo es que también hay muertos de primera y de segunda.

Algunas de las personas que perdieron la vida en el trágico accidente de Germanwings también eran emigrantes. En este caso, europeos. Pero nadie, ni medios ni instituciones, les trataron como tales. Eran simple y llanamente personas que habían perdido la vida. Sin embargo, que ahora solo nos refiramos a este millar de muertes por su condición de “emigrantes” y que su tragedia merezca menos tiempo y condolencias europarlamentarias no responde simplemente a una cuestión geográfica, del color de su piel ni tan siquiera de su capacidad económica. Lo que señalan estos pésames oficiales de segunda categoría no es otra cosa que la implicación indirecta de la propia Unión Europea y de sus políticas en estos y tantos otros naufragios y muertes en el Mediterráneo.

En octubre de 2013 la vergonzosa (no)gestión y posterior hundimiento mortal de un barco a la deriva cargado de solicitantes de asilo frente a las costas de Lampedusa mostró al mundo la responsabilidad de la política migratoria europea y la falta de voluntad política de las autoridades comunitarias a la hora de salvar la vida de aquellas personas que buscaban en Europa un refugio ante las persecuciones y riesgos que sufrían en sus países de origen. Personas que apelaban a esos mismos valores con los que la Unión Europea llena comunicados oficiales y pomposas ceremonias. Desde entonces se han sucedido las reuniones extraordinarias de ministros, las promesas oficiales y el anuncio de sucesivas operaciones destinadas a mejorar el control de fronteras.

Pero Eurosur, Tritón, Poseidón o la propia agencia Frontex no son más que eso: dispositivos de control y vigilancia cuyo último fin es evitar que inmigrantes irregulares alcancen las costas europeas. Valga como ejemplo un informe publicado por Frontex en 2008, disponible en la web de la Comisión Europea, en el que se defendía que las fronteras comunitarias permaneciesen abiertas para el comercio y la circulación de las personas, pero cerradas para las actividades criminales. Nada que objetar si no fuese porque, renglón seguido, se incluía, entre esas actividades criminales, a la “inmigración ilegal”. Así de claro: cuando no se circula por los canales regulares que la propia UE dificulta y cierra a millones de personas, recurrir a otras vías para tratar de llegar a Europa conlleva, según Frontex y la Comisión Europea que la auspicia, perder la condición de persona y adquirir automáticamente la de criminal e ilegal.

Pero nada de esto nos dirán estos días, empezando por la reunión extraordinaria que celebran hoy mismo jefes de Estado y de Gobierno y ministros de Exteriores de los 28 para lanzar medidas urgentes contra las cientos de muertes recientes que, sin embargo, no merecen recesos de 10 minutos en el preciado tiempo europarlamentario. Hoy escucharemos que hacen falta más medidas de rescate y salvamento que complementen la vigilancia de fronteras (algo necesario, claro, pero insuficiente), que los únicos culpables de esta tragedia son las mafias que trafican con personas y que la solución pasa por más cooperación internacional con los países de origen. Pues no. O más bien sí, pero no solo.

En este y en tantos otros ámbitos, la UE tiene un problema fundamental de  incoherencia de políticas públicas. Por un lado dice defender los Derechos Humanos, la democracia y la cooperación al desarrollo en sus relaciones con los países del sur, pero mientras tanto practica una política exterior militar, migratoria o comercial que genera violaciones de esos mismos Derechos Humanos, pobreza y desigualdad en esos países. Esas son las causas que generan emigración. Más allá de que existan conflictos armados en sus países, la mayoría de las personas que cruzan el Mediterráneo deberían ser considerados refugiados económicos, en muchos casos precisamente como consecuencia de la política exterior europea. Por eso la responsabilidad de la UE es central. Sin embargo, no solo no la asume, sino que se limita a llenar el Mediterráneo con patrulleras, vallas con concertinas y CIEs. La Europa fortaleza apenas nos deja ver la supuesta Europa social y de bienestar que se esconde detrás.

Mantener relaciones comerciales justas con los países de origen de estos migrantes, condonar deudas externas ilegítimas y cesar las injerencias, tanto militares como diplomáticas o económicas, que la UE sigue ejerciendo, cual escenario neocolonial, es la única política migratoria justa y efectiva que puede plantear Europa si realmente quiere responder a las causas estructurales de estos flujos migratorios desesperados que arriesgan su vida por encontrar un futuro mejor. Todo lo demás son solo parches para salir del paso. Como siempre, es y será cuestión de voluntad política.

]]>
Miguel Urbán 2015-04-23 11:14:44
El ciudadano autosuficiente - Un coche revolucionario http://blogs.publico.es/ciudadano-autosuficiente/2015/04/23/un-coche-revolucionario/ cochelectrico

 

Jesús Alonso

Nadie puede negar los orígenes totalitarios del coche de motor de explosión en propiedad. Tanto Hitler como Mussolini promovieron la idea de coches populares que todo el mundo pudiera comprar (el Wolkswagen y el Balilla, respectivamente) y Henry Ford, inventor del exitoso Ford Modelo T, era ultraconservador. Esto tiene una explicación, el coche es el mejor instrumento de control mental de las masas después de la hipoteca. El Sistema sabe que un país donde casi todo el mundo tiene un coche es un país seguro. El coche puede sustituir con ventaja a la familia y a la religión en su papel de corsé social, de dique contra la anarquía y la expresión de los bajos instintos humanos.

Un coche convencional requiere una atención constante para aparcarlo, repararlo y alimentarlo de gasolina, lo que deja poco tiempo para rumiar ideas peligrosas en la cabeza. Además, el Estado mantiene un vínculo de control férreo con todos y cada uno de los coches que circulan por el país, llamado precio de la gasolina. El precio de la gasolina reduce la política a un grado que todo el mundo puede entender: bajar la gasolina es bueno, subir la gasolina es malo. La culpa de la subida del precio de la gasolina la tiene … (rellenar con el chivo expiatorio que proceda).

Por esta razón, las políticas conservadoras apoyan el coche convencional sobre todas las cosas. En España se acaba de aprobar el plan PIVE nº 8, con más de 200 millones de euros. El PIVE ha recibido casi 2.000 millones en pocos años. Todo es poco para apoyar el coche de gasolina, el verdadero puntal de la sociedad.

Ese mismo día se aprobó el Movele para 2015, dotado con siete milloncejos de euros. ¿El Movele? Claro, nadie lo conoce. El Movele es el plan de apoyo al vehículo eléctrico. Es una herencia de anteriores gobiernos que se continúa con discreción: total, se venden poco más de mil coches eléctricos contra un millón de coches convencionales. No hay peligro. Y es que el coche eléctrico es una  amenaza, es un elemento claramente antisistema. Esto merece una explicación. ¿Por qué abrir la puerta al coche eléctrico es tan peligroso para el Sistema Dominante?

El coche eléctrico va en el mismo paquete que las energías renovables. Y las energías renovables las puede producir cualquiera en su propia casa, lo que es completamente anarquista (vean si no el famoso decreto a-punto-de-salir que penaliza el autoconsumo, es decir, poner paneles solares en el tejado de nuestras casas).

El coche eléctrico aparca donde le da la gana, no tiene las restricciones al respecto del coche convencional. Tampoco necesita reparaciones constantes, como no las necesita un frigorífico o una lavadora. Y no necesita conectarse al sistema petrolero mundial mediante la gasolinera más próxima: puede encontrar combustible en cualquier parte, y ese “combustible” puede ser incluso fabricado por el mismo usuario.

Así que ya lo sabes: si te vas a comprar un coche, mércate un eléctrico. El coche eléctrico ha sido convertido, por obra y gracia del sistema financiero-fósil dominante, en un elemento progresista, buenista, feminista, izquierdista, alternativo y hasta simpático.

]]>
Fundación Vida Sostenible 2015-04-23 11:00:49
La realidad y el deseo - El día del libro como forma de resistencia http://blogs.publico.es/luis-garcia-montero/1589/el-dia-del-libro-como-forma-de-resistencia/ Celebramos hoy con solemnidad oficial el día del libro. Premios, discursos, crónicas, ritos y felicitaciones caen sobre la vida cotidiana, sobre la tristeza de la vida cotidiana. No son buenos tiempos para el mundo del libro. La vocación de los libreros supone un verdadero ámbito de resistencia.

Las nuevas costumbres tienden a las relaciones despersonalizadas. Cuando uno se detiene en la carretera para echar gasolina, lo normal es tratar con una máquina, entregarse al autoservicio sin que nadie comente el frío o el calor de la mañana. Resolver un problema con el banco o con cualquier compañía es entregarse a un desesperado laberinto de teclas, mensajes grabados, indicaciones sonoras y esperas, peldaños fríos que con mucha suerte pueden conducirnos hasta alguien con nombre. Somos la multitud anónima que se mueve sobre una gran superficie. La vida nos educa en la soledad. Vivir bajo estas costumbres ayuda poco a convivir.

Los libreros ocupan en mi memoria un lugar importante en la experiencia de convivir. La lectura es un ejercicio que busca nuestra mirada individual para pedirle que habite un espacio público. La palabra publicada nos invita a ponernos en el lugar del otro, en los argumentos y las imaginaciones del otro. Lo más significativo es que ese proceso de conversación con lo ajeno nos devuelve el rostro más personal, nos permite descubrirnos a nosotros mismos. Leer supone vivir y convivir.

El librero que nos conoce forma parte de este vivir y de esta convivencia. Entrar en una librería amiga es una forma de revivir, de encontrar un lugar de resistencia en las costumbres de la soledad. Alguien nos saluda por nuestro nombre, pregunta por las últimas lecturas, da y escucha opiniones, comparte recuerdos, murmura secretos y aconseja un título que acaba de aparecer. Los viajes comienzan camino de una estación o un aeropuerto. Los muelles y los andenes forman parte del viaje. La lectura comienza camino de una librería. Las palabras de la librera suelen tener luz de estación.

Las dificultades de las librerías esconden problemas más graves que la coyuntura económica. La gente tiene menos dinero para comprar libros, pero también vive bajo otras costumbres. La solemnidad de las fiestas oficiales que coronan la cultura tiene los pies de barro en una sociedad que dinamita la educación. Es difícil que haya lugar para las librerías si los planes de estudios confunden la formación de las personas con la producción de mano de obra barata y de individuos fáciles de manipular.

Se habla mucho de la nueva era tecnológica. Pero no conviene olvidar que los campos tecnológicos pueden cultivarse, vivirse y convivirse de muchas maneras. La celebración, por ejemplo, de la novedad técnica no tiene por qué convertirse en una excusa para santificar el analfabetismo, como si leer a Cervantes fuese ya un episodio superado. Tampoco estamos obligados a asumir los códigos de la telebasura, el imperio de los instintos bajos y de las opiniones sin meditación.

La cultura en la sociedad neoliberal ha dejado de significar educación, se ha alejado de sus lazos con la conciencia libre y las imaginaciones éticas, para hundirse en el fango de los entretenimientos zafios. En el mundo del nuevo analfabetismo, la libertad se confunde con el derecho a no tener argumentos, a no pensar lo que se dice, a sospechar del que se atreve a pensar, a confundir la verdad y la naturalidad con el encanallamiento. El mundo nuevo del neoliberalismo nos educa incluso en el derecho a no tener derechos.

Se justifica la piratería bajo el argumento manipulado de que el acceso a la cultura debe ser libre y gratuito. Resulta curioso que el acceso libre y gratuito a la cultura no tenga que ver hoy con el contrato pedagógico como raíz social, ni con la educación pública como valor imprescindible para la sociedad, ni con la inversión en bibliotecas o en teatros. No, lo que se lleva en la lógica nueva del liberalismo económico es la desregulación, el vivir sin derechos laborales, el decirle a la joven cantante, o a la joven directora de cine, o a los escritores, o a los libreros, que no tendrán la oportunidad de vivir de su trabajo.

Celebrar el día del libro significa un rito social. Pero puede suponer también una apuesta por la resistencia cultural. Las librerías hablan de soledades gustosas, de ilusiones compartidas, de vivir y convivir con argumentos, imaginación, opiniones, derechos, reservas íntimas y palabras publicadas.

Día del libro: sólo la emancipación modesta y orgullosa de la vida cotidiana sostiene los buenos sueños en las plazas públicas.

]]>
Luis García Montero 2015-04-23 09:08:14
Marco Incomparable - El chorizo parrillero http://blogs.publico.es/sandra-bulos/2015/04/23/el-chorizo-parrillero/ Desde que Kim Kardashian decidió que el culo iba a desbancar al pecho como principal objeto de deseo masculino, abundan todo tipo de supuestos métodos para conseguir un glúteo “más grande, firme y hermoso” en 60 días y sin cirugía. Lo veo casi a diario en Twitter. Sí, sigo a gente muy rara.

También hay quien prefiere potenciar la clásica delantera y busca “remedios naturales para aumentar los senos” como por ejemplo engordar (aquí hay que reconocer que se lo han currado) comer soja y pan o hacer… (atención) ejercicios de pectoral.

La última celebrity que se ha apuntado a esta moda ha resultado ser la hermana pequeña de Kim Kardashian, Kylie Jenner, aunque ella ha optado por aumentar otra parte de su cuerpo sin cirugía: los labios.

Una marca de San Francisco comercializa una manzana artificial que sirve para atrapar los labios en ella y, al succionar, supuestamente agrandar la boca. Según My Candy Lipz, este trasto es el responsable de que Kylie haya pasado de tener unos labios normales a tenerlos gruesos.

Ella no lo ha confirmado pero tampoco lo ha desmentido. Así que ya tenemos en Instagram, Twitter y Facebook a montones de jovencitos haciendo el memo con vasos de chupitos (muy inteligente usar cristal chicps), botellas de plástico y todo tipo de chorradas que adolescentes aburridos metidas en su cuarto están dispuestos a hacer para imitar el fatídico remedio casero que ya ha llevado a más de uno a urgencias con cara de Carmen de Mairena.

Debo de ser una antigua neopuritana porque hay algo en toda esta exageración artificial de culos, pechos y bocas a lo chorizo parrillero que me resulta más propio de muñecas hinchables que de un canon de belleza lógico. Este gusto por lo deforme, ¿no tiene un punto casi circense?

 

]]>
Sandra Bulos 2015-04-23 08:00:24
El 4º Poder en Red - La situación político-mediática de Galicia a debate (II): Alternativas atlánticas… En lo político http://blogs.publico.es/el-cuarto-poder-en-red/2015/04/22/la-situacion-politico-mediatica-de-galicia-a-debate-ii-alternativas-atlanticas-en-lo-politico/ Millán Fernández
Politólogo, consultor y analista político (@millanfernandez)

Este post es la segunda entrega de una serie dedicada al análisis político y mediático de Galicia

Las Mareas[1].están recobrando fuerza con la rebelión municipalista [2] que se ha forjado en todo el Estado. En el caso de Galicia, las Mareas avanzan como reproducción endógena y no-mimética de procesos y ensayos de Unidad Popular, como Barcelona en Comú, de la activista Ada Colau, o Ahora Madrid. A riesgo de ser percibidos como algo caóticos entre parte del electorado, estos movimientos han generado altas expectativas de cara al 24 de mayo.

El punto de unión de estos procesos reside en el deseo de recuperar unas instituciones secuestradas por clanes mafiosos, encorsetadas en el ciclo endiablado de la deuda, y con un techo de gasto que no permite desarrollar políticas activas de rescate ciudadano desde lo local. Las Mareas llegan para aglutinar distintas sensibilidades políticas en torno a un proyecto democratizador que habrá que reactivar con los ojos puestos en criterios de gobernanza para el siglo XXI: desarrollo sostenible, urbanismo racional, descentralización, bien común, transparencia y participación, etc..

Dentro de este contexto, dos procesos destacan sobremanera en Galicia: la Marea Atlántica en A Coruña y Compostela Aberta en Santiago. Sin, por ello, restar importancia al resto de los procesos que han emergido en cerca de 60 municipios gallegos. Estos movimientos se basan en fórmulas de participación desde abajo y son apoyados por Podemos, Anova, Esquerda Unida, Equo y otras organizaciones más pequeñas.

Estas fuerzas políticas aspiran a unir a la izquierda gallega, dotándola de un nuevo impulso que sepa ir más allá de Alternativa Galega de Esquerda y de los rescoldos de carácter implosivo del BNG, que apostó por permanecer al margen. Aun siendo una fuerza importante, el BNG no ha sabido leer el momentum marcado por la emergencia social, y actúa como un transatlántico al que le cuesta virar para acompasar y mantener la ilusión que otrora generó. Su fuerte y disciplinada organización -extendida por todo el territorio durante más de 30 años- le permitirá resistir, aunque con dificultades en las capitales, a excepción de Pontevedra.

Resulta paradójico, además, que algunos de los cuadros más formados del BNG tengan ahora un papel destacado en el experimento, como el histórico líder Xosé Manuel Beiras o el co-portavoz de Anova y alcalde de Teo, Martiño Noriega, firme candidato a liderar el consistorio compostelano tras una situación esperpéntica con tres alcaldes en una legislatura y diez de trece concejales del PP imputados.

Como regidor del pequeño municipio de Teo -limítrofe al de Santiago-, Noriega atesora experiencia de gestión, y destaca por haber implementado políticas participativas y des-privatizadoras. Frente a la esperpéntica situación que ha vivido Santiago, con tres alcaldes en una legislatura y diez de trece concejales del PP imputados, Noriega se mantuvo explícita y activamente ajeno a la corrupción que inundó los gobiernos locales, concellos y diputaciones.

Esta aldea gala sirvió de reserva cultural durante estos años en los que las autoridades, más ocupadas en tapar sus vergüenzas que en servir al pueblo, dejaron de lado el sector público. El escenario santiagués resulta propicio para exponer y aplicar su alternativa de cambio, después de que la ciudad haya vivido estos últimos años bajo una situación de excepcionalidad institucional, mordaza cultural y agotamiento del proyecto de la neo-derecha post-fraguiana, alternancia tardía después de décadas de dominio socialista. El proyecto del PSdeG en la capital tampoco cuenta con un liderazgo capaz de generar grandes adhesiones ni las simpatías como las que gozó en otros tiempos, especialmente de la mano del histórico Xerardo Estévez.

En contraposición, la candidatura de Martiño Noriega -más allá de su experiencia, juventud y transversalidad- goza de cierto halo epopéyico, ya que fue en Cacheiras (Teo) donde los falangistas asesinaron al último alcalde galleguista y republicano, Ánxel Casal [3]. Como ya sucedió en 1931, las elecciones municipales de mayo podrían tener un marcado carácter epocal si triunfan en suficientes municipios de todo el estado las alternativas de unidad popular y anti-troika, anticipando a unas Elecciones Generales que bien podrían tener aire pre-constituyente si el bipartidismo fracasa.

Por otra parte, la candidatura coruñesa, con distinta formulación desde su génesis, está liderada por Xulio Ferreiro, quien ha renunciado a su puesto de magistrado suplente en la Audiencia Provincial de Lugo para terminar con varias décadas de dominio local por una misma oligarquía representada por el pacovazquismo[4] y el Partido Popular en la última legislatura. Código ético estricto, lucha contra la corrupción, política social y descentralización del poder local como ejes principales de un discurso compartido que resitúe a las instituciones en parámetros de servicio y base popular.

Al igual que otros territorios del Estado, Galicia vive momentos de efervescencia, y tiene argumentos de sobra para no quedar al margen de los tiempos a los que nos empuja la historia. Muchas veces, desde Madrid, los medios no reflejan lo que ocurre en el laboratorio gallego, que ya fue pionero en las Elecciones Autonómicas de 2012 al poner sobre la mesa la necesidad de acuerdos amplios entre diferentes fuerzas políticas para combatir desde las instituciones la “trampa austeritarista” y dar voz a los movimientos sociales y la sociedad civil, deshauciada y despojada de sus naturales atribuciones, como contrapeso a los excesos de un poder más sordo, ciego y envalentonado que nunca.

 

[1] “La Marea Atlántica llega a la costa”, Virginia Uzal

[2]“La rebelión municipalista se abre paso”, Gerardo Pisarello.

 

[3] En la novela Agosto do 36 de Xosé Fernández Ferreiro, se recrea con especial crudeza la tormenta de sangre de la Guerra Civil española en Galicia.

[4] Hace referencia a la larga singladura política de Francisco Vázquez, ex regidor de A Coruña por el PSOE, y ex Embajador de España ante la Santa Sede.

]]>
Opinión 2015-04-22 20:07:33
Bocacalle - Rumboso ocio del rey emérito de un país en crisis http://blogs.publico.es/felix-poblacion/2276/rumboso-ocio-del-rey-emerito-de-un-pais-en-crisis/ Todo el mundo oficial y cortesano se hizo lenguas del primer discurso que como rey de España pronunció Felipe VI ante las cámaras de TVE la pasada Nochebuena. Parecía que la sobriedad y la crítica de la corrupción -siempre que no fuera la más próxima a su apellido- formaban parte del andamiaje retórico del nuevo soberano. No estuvo mal como primera andadura empática para tejer simpatías con la escucha. Ahora nos enteramos, sin embargo, de que ese programa no reza con su padre, que como monarca emérito no ha tenido ningún reparo en abusar de sus ocios viajeros gracias a los casi 200.000 euros que recibe de todos nosotros. En menos de un año, desde su abdicación en junio, Juan Carlos de Borbón, rey de España durante casi cuarenta años por la gracia de Franco, ha recorrido más de medio centenar de miles de kilómetros, en su mayoría por el mero placer de gozar de los mares del Caribe, los partidos de la Premier, la carreras de Fórmula 1 o sus amistades en Oriente Próximo. No diré yo que un soberano emérito no pueda hacer lo que guste con la generosa y ostentosa jubilación que todos sus conciudadanos le abonamos, pero tal como anda de apretada la mayoría de la población y según huele a podrido en el reino del que fue Jefe del Estado y hasta en las inmediaciones de su familia, no parece lo más idóneo –ni ética ni estéticamente- que su placer viajero y demás gozosos afanes orientales y caribeños sean tan desaforados ni sostenidos. A menos que al rey emérito esos detalles se la refanfiflen, como demostró en Bostwana.

]]>
Félix Población 2015-04-22 16:35:03
A contracorriente - Galeano, García Linera y el pensamiento crítico latinoamericano http://blogs.publico.es/emir-sader/2015/04/22/galeano-garcia-linera-y-el-pensamiento-critico-latinoamericano-2/ Las dos Asambleas Generales de CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales), cuando yo era el director del consejo, fueron cerradas respectivamente por Álvaro García Linera (en Cochabamba, en 2009) y por Eduardo Galeano (en Ciudad de México, en 2012). Estas fueron formas contundentes de hacer llegar a los expertos en ciencias sociales del continente las expresiones más altas del pensamiento crítico latinoamericano contemporáneo.

Uno, Álvaro García Linera, profesor universitario, militante político, preso y torturado por ello, gran intelectual revolucionario, que combina un alto nivel de elaboración teórica con la práctica política. Se ha constituido dentro del importante panorama intelectual latinoamericano. El otro, Eduardo Galeano, del cual conocemos la insuperable capacidad de captar la realidad en sus expresiones más cotidianas, al lado de los grandes y crueles fenómenos globales a partir de su visión humanista y solidaria. Era el mejor escritor latinoamericano contemporáneo.

Los dos se corresponden, de distinta manera, con lo que se llama intelligentsia – intelectuales críticos, que abordan los temas más relevantes en lenguaje accesible, defendiendo a los más oprimidos, humillados, ofendidos. Una categoría – intelectual de la esfera pública – que está en proceso de extinción.

La vida académica condiciona a la práctica, de forma que estos intelectuales tienden a ser absorbidos por demandas burocráticas, a escribir conforme a los cánones de las instituciones de fomento, a adherirse a especializaciones cada vez más grandes. Y, como consecuencia de todo ello, a despolitizarse, a distanciarse de los grandes problemas contemporáneos de nuestras sociedades.

Nunca como hoy América Latina ha tenido la necesidad de intelectuales que pongan su capacidad de reflexión y de formulación de propuestas alternativas, al servicio del enfrentamiento de los grandes desafíos que se presentan en nuestras sociedades. Pero – hay que decirlo – pocas veces, aun más en períodos históricos tan transcendentales como este, la intelectualidad latinoamericana estuvo tan ausente en la participación activa de los procesos políticos y de las elaboraciones teóricas vinculadas a los grandes desafíos que enfrentamos. Hay muchas excepciones, pero que no se corresponden a todo el potencial del pensamiento crítico de nuestras universidades, de nuestros centros de estudio, y de las distintas formas de práctica intelectual.

Sin ese aporte, que favorece la rearticulación entre la teoría y la práctica, la reflexión intelectual se mantendrá intranscendente, mientras que la práctica política sentirá la falta de la capacidad de creación estratégica. La cual necesita un poder de elaboración teórica que capte los grandes problemas que enfrentamos, y ayude a formular las alternativas para superarlos.

Es cierto que entidades que antes convocaban a la intelectualidad a esa participación, que creaban espacios para ello, que se pronunciaban alrededor de los grandes problemas políticos de nuestro continente, ahora se muestran copadas por prácticas burocráticas, despolitizadas, ausentes de la esfera pública, en el plano político e intelectual. Pero, aun así, es posible que los intelectuales se movilicen e intervengan mucho más de lo que han hecho hasta ahora.

]]>
Emir Sader 2015-04-22 14:49:27
Tierra de nadie - La conspiración de la nuca http://blogs.publico.es/escudier/2015/04/la-conspiracion-de-la-nuca/ Como no podía ser de otra manera en el reino de los complots, la gran incógnita que sobrevuela ahora el ‘caso Rato’ no es si el exvicepresidente cometió delitos de blanqueo de capitales o de alzamiento de bienes, que eso ya se da de suyo, sino si tras su detención exprés ha habido una conspiración, otra más, aunque en este caso no exista acuerdo sobre sus urdidores. Primero se pensó que quien había mecido la mano en la nuca de Rato era el propio Gobierno, ya fuera para demostrar que era implacable contra la corrupción o para desactivar a tiempo una bomba cuyo estallido era incontrolable. Posteriormente, se ha extendido justamente la idea contraria: hay una conjura, sí, pero para devolver a Rajoy por manso al Registro de Santa Pola.

Pensar que hemos asistido a un folletín producido en los estudios de la Moncloa para convertir al presidente en Mister Proper parece disparatado, aunque, si así fuera, sólo cabría desear al estratega una pronta recuperación en alguna clínica psiquiátrica. Imaginar al PP combatiendo sin desmayo a los corruptos, especialmente a los que han abrevado en sus establos, es más propio de una película de ciencia ficción, y habría requerido un paisaje lunar y que Rato hubiese irrumpido en escena embutido en una escafandra con gravedad cero.

De hecho, la percepción general de la calle es que Alí Babá tenía varias cuevas y que el Gobierno y su partido regentan una de ellas en régimen de franquicia de la que algún día podría salir hasta Rajoy con la nuca protegida para no darse un coscorrón con las estalactitas.

La segunda opción es mucho más sugerente por lo que tiene de magnicidio. Un grupo de ‘golpistas’ en el interior del PP estaría determinado a acabar con la vida política de Rajoy, aunque ello implicara el hundimiento del partido en el próximas municipales y autonómicas. Así, tras el presumible desastre electoral, el gallego se vería obligado a convocar un congreso extraordinario en el que se le agradecerían los servicios prestados y se elegiría un nuevo líder para concurrir a las generales a final de año. En resumen, un disparate aún mayor.

Queda, no obstante, una tercera vía inexplorada, que también es tradición en estos lares: el realty de la detención de Rato ha combinado alguna venganza personal con una colosal chapuza, sin que nadie se haya parado a pensar en las consecuencias. Actualmente, es la hipótesis más probable.

Nuevamente, se ha perdido de vista lo esencial. Y es que sólo con la vergüenza extraviada o intacta por falta de uso puede continuar como ministro el padre de una amnistía fiscal cuya última consecuencia ha sido extender la impunidad y desplegar una alfombra roja a lo más granado de nuestras clases delictivas, de las que en tiempos recibíamos incluso lecciones de moralidad.

En contra de lo que dice Montoro, lo de Rato no es la trapacería de un particular sino el exponente de una indecencia institucionalizada que, de haber sido por el prenda de Hacienda, ya estaría legalizada o prescrita, tal era su intención inicial. La “repera patatera”, a la que aludía este martes el director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, en referencia al contenido de los expedientes de los 715 contribuyentes investigados tras la amnistía, es exclusivamente la calderilla del atraco.

Tal es el desahogo, que ni Montoro se ve en la necesidad de dejar el cargo ni Rajoy en la de dar explicaciones sobre ese patio de Monipodio que el día menos pensado acabará eligiéndole presidente de la comunidad de vecinos. Rajoy ha estado en el centro de la Gürtel, de los sobresueldos de Bárcenas y de la contabilidad B del PP, y es el responsable directo de la designación de Rato como presidente de Cajamadrid, esa magistral operación que ya nos ha costado 24.000 millones de euros. Su habilidad para relacionarse con facinerosos es admirable. Invariablemente, de todo ello se ha enterado por la prensa, algo bastante inverosímil siendo como es lector del Marca.

La capacidad de sorpresa está agotada en un país que parece de goma y que asiste inerme a la constatación del saqueo y de la impudicia de unos malhechores disfrazados de políticos que han hecho de la democracia un Monopoly en el que siempre terminan forrándose. Lo grave no es que el Gobierno se oponga a facilitar la lista de unos cientos de presuntos delincuentes; lo realmente grave es que diga que se lo impide la ley, y que hasta lleve razón. Esa es la democracia que tenemos.

]]>
Juan Carlos Escudier 2015-04-22 12:22:08
El mundo es un volcán - Cuestión de doble rasero: maldita Venezuela, bendito Egipto http://blogs.publico.es/elmundo-es-un-volcan/2015/04/22/cuestion-de-doble-rasero-maldita-venezuela-bendito-egipto/ La próxima semana, el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, será recibido en España con todos los honores. A finales de enero, el rey Felipe VI se entrevistó con él en Addis Abbeba con ocasión de la cumbre de la Unión Africana, y a mediados de abril el ministro de Industria, José Manuel Soria, le transmitió en El Cairo el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy al proceso de transición política y la solidaridad en su lucha contra el terrorismo. Ni una palabra sobre el hecho de que Al Sisi derribó con un golpe de Estado a un presidente elegido democráticamente, ilegalizó a su partido y persiguió con saña a sus miembros.

De forma casi simultánea, el Congreso de los Diputados, con respaldo unánime de populares y socialistas, aprobaba una proposición no de ley en la que se pedía la liberación inmediata de los opositores venezolanos “arbitrariamente encarcelados”, con referencia expresa a Leopoldo López, Antonio Ledezma y Daniel Ceballos. La resolución iba en línea con la del Parlamento Europeo de marzo, que contó con el rechazo entre otros de los diputados de Podemos. La formación de Pablo Iglesias justificó su actitud en que “la manera de solventar los conflictos es el diálogo” y no las sanciones a las que el texto podía abrir paso. El secretario de organización, Sergio Pascual, aclaró por su parte que esos encarcelamientos son “condenables y execrables”.

La reacción del presidente venezolano, Nicolás Maduro, que sabe muy bien lo que se hace pero que no se caracteriza por su continencia verbal, ha sido contundente: acusar al Gobierno español y al propio Mariano Rajoy de terrorismo y de promover un golpe de Estado para derribarle. A su vez, el Parlamento de Caracas declaraba persona non grata al ex presidente socialista Felipe González, en el punto de mira del régimen bolivariano por su decisión de colaborar en la defensa de Ledezma y López. A renglón seguido, España decidía llamar a consultas a su embajador en Caracas. Está servida la crisis más grave en las relaciones bilaterales que se recuerda, que deja en una minucia el famoso ¿Por qué no te callas? del rey Juan Carlos a Chávez. Y lo peor puede que esté aún por llegar.

Vaya por delante que no pretendo ni demonizar al régimen egipcio ni deificar al venezolano, sino dejar en evidencia una escandalosa muestra de doble rasero, como las innumerables que marcan la política internacional de Occidente. Cosa distinta sería si los políticos españoles fueran tan celosos de la defensa de los derechos humanos que tuviesen tras de sí un glorioso y noble historial que incluyera la condena institucional a Estados Unidos por la cárcel de la vergüenza de Guantánamo, a Arabia Saudí por la discriminación de las mujeres o la represión de cualquier signo de disidencia, a China por batir el récord mundial de ejecuciones o a Israel por acogotar al pueblo palestino y, de vez en cuando, machacar Gaza al precio de miles de vidas, en su mayoría civiles inocentes. Pero no es el caso, ni nadie espera que lo sea. Pragmatismo manda.

Puede que Nicolás Maduro sea una mala copia de Hugo Chávez, que su estilo (que no su sustancia) parezca desde la añeja Europa de la sutileza diplomática un tanto impropio de un jefe de Estado, que su idea de la democracia y del respeto de la pluralidad, de la independencia de la justicia, de la libertad de prensa y de los derechos humanos no sea la homologada en Estados Unidos y a este lado de charco, incluso puede que tenga su parte de culpa en el aumento de la inseguridad y en el despeñadero económico por el que se precipita su país. Y es más que probable que se haya pasado tres pueblos a la hora de meter entre rejas a Ledezma y López, incluso en su reacción a las bofetadas de los Parlamentos europeo y español.

Quizás haya algo o bastante de cierto en ello, pero hay también cosas imposibles de negar: que el chavismo se mantiene en el poder gracias a la voluntad popular libremente expresada en las urnas, sin que las eventuales irregularidades hayan desvirtuado los resultados; que los venezolanos (como los bolivianos o los ecuatorianos) tienen todo el derecho a poner en práctica su propia forma alternativa de democracia; que tampoco la practicada en España es como para lanzar cohetes, a la vista del estado de la corrupción que ha propiciado; que Chávez y Maduro han reducido drásticamente una desigualdad que ofende al sentido de la decencia y han sacado de la pobreza a millones de desheredados; que las dificultades económicas son en gran medida consecuencia de la drástica reducción del precio del monocultivo energético; y que en los disturbios de febrero de 2014 origen de la detención de opositores, la violencia no fue monopolio del poder, sino que también fue ejercida por los enemigos del mismo.

En el caso de Egipto, siempre clave para la estabilidad de Oriente Próximo, podría argüirse que un país de la dimensión económica y política del nuestro no puede permitirse el lujo de ponerse digno con otro de tanta importancia estratégica y en el que muchas empresas españolas tienen considerables intereses. Por desgracia, la diplomacia se rige por el pragmatismo, no por los principios. Si hubiera que atenerse a éstos sería muy difícil hacer negocios fuera y desarrollar una política exterior viable. Pero es justamente desde esa perspectiva desde la que resulta menos justificable la actitud del Gobierno de Rajoy, respaldada en este caso por la oposición socialista y con el protagonismo respetable pero un tanto sorprendente de Felipe González.

Si el pragmatismo puede explicar el hecho de mirar a otro lado para no ver la esencia podrida del régimen egipcio, aún resulta más difícil de entender que no se aplique el mismo criterio en el caso de Venezuela, donde el déficit democrático es mucho menor, en tanto que la penetración de las grandes empresas española es mayor. Conjugar principios e intereses suele ser complicado, pero en este caso la disonancia es brutal.

Frente a la crisis abierta con Venezuela, resulta oportuno recordar que el mariscal Al Sisi, al que se va a recibir en España con los brazos abiertos y la alfombra roja , accedió al poder tras un golpe de Estado que derribó a un Gobierno de los Hermanos Musulmanes democráticamente elegido. Su legitimación en las urnas tras quitarse el uniforme, homologada por Occidente, elude el hecho de que estuvo ausente del proceso electoral la fuerza mayoritaria, derrocada, ilegalizada y perseguida sin cuartel por las fuerzas de seguridad y por unos tribunales al servicio del nuevo poder.

Ayer mismo, la oleada de detenciones, juicios, condenas a muerte o a largas penas de prisión contra miembros de la Hermandad tuvo su expresión más simbólica hasta la fecha con la sentencia a 20 años dictada por un tribunal de El Cairo contra el ex presidente Mohamed Mursi. Aunque fue absuelto de asesinato premeditado, se le halló culpable de incitación a la violencia y de tortura con ocasión de los enfrentamientos frente al palacio presidencial de finales de 2012. Huelga decir que las mismas acusaciones podrían lanzarse contra Al Sisi y sus partidarios por su responsabilidad en los centenares de muertos por la violencia ejercida contra la Hermandad tras el golpe de Estado. Aunque, claro está, para eso haría falta, no ya cambiar los jueces –que han mostrado una camaleónica capacidad para adaptarse al nuevo escenario- sino que quienes hoy están en la cárcel recuperasen el poder. De la represión no se han librado ni muchos de los dirigentes de la revuelta popular que, con la bandera de la democracia enarbolada, estuvo en el origen de la caída del régimen corrupto y personalista de Hosni Mubarak que, en la práctica, ha restaurado Al Sisi, defraudando así todas las esperanzas suscitadas por una primavera árabe que no tardó en convertirse de nuevo en invierno, incluso más crudo y turbulento que en el pasado.

El presidente golpista representa un régimen cuya consolidación, tal y como están las cosas en Oriente Próximo, interesa sobremanera a Estados Unidos, Israel, Arabia Saudí y puede que hasta la Unión Europea y España. Con Libia, Yemen, Siria e Irak en llamas, con el Estado Islámico convertido en una amenaza existencial, con la negociación sobre el programa nuclear iraní sin cerrarse, con el conflicto palestino-israelí enquistado, con tantos y tantos expedientes sin resolver, sería una catástrofe que el caos se extendiese a Egipto, el país sobre el que ha pivotado tradicionalmente la estabilidad de la región.

Como el pragmatismo manda, y como a fin de cuentas España no es sino una pequeña o mediana potencia sin gran peso en la escena internacional, no se trata de que, desde Madrid, se reclame al Parlamento de Estrasburgo o al de Madrid que promuevan una resolución que exija la liberación de Mursi y los miles de dirigentes y militantes de los Hermanos Musulmanes y de la revuelta de Tahrir; tampoco de pedir a Felipe González o a José María Aznar que, al igual que han hecho en el caso de Venezuela, promuevan o se sumen a una iniciativa de ex jefes de Estado que denuncie la “grave alteración democrática y constitucional” en Egipto.

El objetivo es más modesto: tan solo se trata de instarles a tener un poco de vergüenza ajena, a que disimulen su cinismo, a que no muestren de forma tan grosera la forma desequilibrada en que utilizan su vara de medir. Porque también es cuestión de dimensiones: sin por ello justificar algunas medidas y actitudes del régimen chavista, cualquiera que no sea un sectario tendrá que convenir en que media una distancia abismal con los modos dictatoriales y antidemocráticos con los que se ejerce el poder, no ya tan solo en Egipto, sino en otros países amigos de la región como Arabia Saudí o Israel, en este último caso contra el enemigo externo (¿) palestino.

¿O acaso tendremos que pensar que el auténtico motivo de este vergonzoso doble rasero y de la ofensiva contra el régimen chavista no es la defensa de los opositores detenidos –que ojalá sean liberados pronto-, sino la oportunidad que brinda este asunto, en el año de todas las elecciones, de atacar a Podemos, el enemigo que representa una amenaza existencial para el bipartidismo?

]]>
Luis Matías López 2015-04-22 12:00:12
kⒶosTICa - ¿Somos anónimos en el mundo open data? http://blogs.publico.es/kaostica/2015/04/21/anonimizacion/ La protección de los datos personales cada vez se sitúa como una de las principales preocupaciones de los usuarios en Internet. Bien es cierto que la sociedad actual vive esa bipolaridad entre el celo por la privacidad y la barra libre de información personal que se vierte en las redes sociales como Facebook o Instagram.

Sin embargo, la verdad es que la privacidad importa, como demuestran los datos que ha facilitado hoy el director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), José Luis Rodríguez Álvarez, durante la celebración en Madrid de su 7ª Sesión Anual Abierta. Tal y como ha expuesto el director, tras la sentencia favorable al derecho al olvido en Internet, ya no es sólo que en el último año la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional haya desestimado 54 de los 72 recursos que interpuso Google (más otros cuatro desestimados parcialmente), sino que el propio motor de búsqueda ha optado por desistir nada menos que 136 recursos.

En este contexto de datos y riqueza de información, aparece una nueva derivada que puede complicar el asunto: los denominados open data, es decir, esa ingente cantidad de información pública cuya reutilización se está fomentando desde organismos como la propia Unión Europa con directivas como la 2013/37/UE. Al respecto, Rodríguez Álvarez está convencido que el auge de los open data “beneficiará el desarrollo de la Sociedad de la Información y del crecimiento económico” pero, al mismo tiempo, advierte de que “pueden crecer los riesgos para la protección de datos personales si no se toman las medidas oportunas”.

La propia AEPD está ya elaborando una guía sobre los datos personales en este contexto de reutilización para simplificar el seguimiento de unas directrices que garanticen la protección de los datos personales. Una guía, además, que aspira a ser lo más consensuada posible y que, “cuando esté redactada, se someterá a debate público para enriquecerla antes de concluir la versión definitiva”, indica el director de la AEPD.

PososAnarquía_Interrogacion¿Significa esto que el extraordinario potencial que traen consigo los open data podría irse al traste por no ser compatible con la LOPD? En realidad no, hasta el punto de que es posible conseguir que ni siquiera se les aplique esta ley de protección de datos personales. Eso sí, según establece la Directiva 2013/37/UE, además del respeto por los datos personales, éstos no deben ser reutilizados de un modo incompatible con las finalidades para los que fueron recogidos.

Una de las claves para minimizar al máximo los riesgos de vulneración de los datos personales en esta reutilización de la información pasa por la anonimización de ésta. Tal y como explica María José Blanco, secretaria general de la AEPD, la anonimización supone conseguir la “ruptura de la cadena identificación-información, buscando que ésta sea irreversible o que para revertirla se requiera tanto esfuerzo que no merezca la pena”. Esa eliminación de datos identificadores sería la que le eximiría de la aplicación de la LOPD.

Un proceso, por otro lado, que no resulta tan sencillo como pudiera parecer en un principio y que va más allá de la preanonimización, que incluiría el inventario de las variables de información, la eliminación de identificadores y de la otras variables o, al menos, su reducción. Tras ese paso y mediante técnicas de encriptación, aleatorización o generalización, entre otras, sería cuando se procedería a la anonimización en sí misma, que puede reforzarse con otras herramientas complementarias y refuerzo de las medidas de seguridad (la pseudoanonimización).

 

El peligro de la reidentificación

Dados los últimos avances en computación y procesamiento masivo de datos, lo que comúnmente se conoce como big data, ya no basta con anonimizar un dato específico y pensar que con eso será imposible revertir el proceso. Hoy en día y con la cantidad de información disponible en la red, incluso si también ésta se encuentra anonimizada, se podrían cruzar diversas fuentes de datos (blogs, redes sociales, buscadores, medios de comunicación, fuentes abiertas, geolocalización…) y proceder a una reidentificación de un individuo.

La Opinión 5/2014 sobre técnicas de anonimización, elaborada por el Grupo de Trabajo del artículo 29 de la Comisión Europea, destaca algunas de estas técnicas de reidentificación, entre las que sobresalen el ‘singling out’, con la que es posible identificar a un individuo en un repositorio de información a partir de un dato específico como su código postal o se fecha de nacimiento; el ‘linkability’ o, es decir, el cruzado de datos procedentes de diferentes fuentes de información; y el ‘inference’, por la que através de la información que rodea a un individuo es posible deducir con bastante acierto un dato específico de su identidad, como es su ciudad de residencia si todos sus contactos próximos tienen una ubicación concreta en común.

Por este motivo, cuando se arranca un proceso de reutilización de información y se opta por la alternativa de la anonimización, es preciso tener en consideración toda una serie de factores, entre los que Blanco subraya qué otros datos están disponibles para el público o para los reutilizadores y qué probabilidad real existe de proceder a la reidentificación, ya sea persiguiendo fines comerciales, coercitivos (recobro), uso de información de personajes públicos o, incluso, fines malintencionados como el acoso o la intimidación.

“Se trata de un proceso vivo, que en absoluto es estático”, explica Blanco, “es muy dinámico dada la cantidad de actores que entran en juego, por lo que el riesgo de reidentificación puede variar a lo largo del tiempo”; es decir, que lo que hoy parece que goza de una anonimización irreversible puede mañana dejar de hacerlo si no se han tomado las debidas precauciones.

En este sentido, según explica la secretaria general de la AEPD, es importante que quien procesa a la anonimización de la información sea el organismo que autoriza la reutilización, que a fin de cuentas es quien mejor conoce el dato. Este organismo es, además, no sólo quien mejor puede evaluar los riesgos de reidentificación, sino también quien puede aplicar procedimientos de anonimización desconocidos para el reutilizador.

A pesar de todas estas medidas de precaución y dado que la anonimización totalmente irreversible para siempre parece muy complicada de conseguir, Jesús Rubí, adjunto al director de la AEPD, explica que se han puesto en marcha una serie de garantías jurídicas como es la prohibición de reidentificar, así como de utilizar datos personales para la adopción de decisiones sobre los afectados. En esta misma línea, entre esas garantías jurídicas también destaca el ofrecimiento a los interesados de medios para alertar sobre la reidentificación y, por supuesto, la imposición de medidas coercitivas (suspender o poner fin a la accesibilidad a los datos, sanciones económicas…) a quien viole esa protección de los datos personales.

 

]]>
David Bollero 2015-04-21 14:07:28
Contraparte - La centralidad es la ruptura http://blogs.publico.es/contraparte/2015/04/21/la-centralidad-es-la-ruptura/ .

Emmanuel Rodríguez ()

.

 

Las Memorias de un estadista son siempre más interesantes por lo que callan y por sus medias verdades que por aquello que quieren hacer pasar como las claves de su tiempo. Ayer Pablo Iglesias publicaba en este medio un artículo crucial acerca de la evolución de Podemos y seguramente sobre el ciclo político que atraviesa al país. Comenzaba con un largo comentario sobre el libro, todavía reciente, de Rodríguez Zapatero: El Dilema, un análisis en primerísima persona de su caída como presidente del gobierno. Quizás azuzado por la lectura del fracaso del último gobierno “progresista”, el secretario general de Podemos daba un vuelco a lo que ha sido la tónica más bien anodina de la formación en los últimos meses.

El título del artículo lo decía casi todo, como si no no mereciera más que un breve párrafo aclaratorio: “La centralidad no es el centro”. Con ello reivindicaba la necesidad de recuperar la “irreverencia” de los primeros tiempos, de insistir en señalar a los culpables de la crisis –“base de todo proyecto político de irrupción plebeya”–  y de devolver el protagonismo a la “cuestión social” frente al expolio de lo público-común. Su propósito: no confundir el “centro ideológico”, esa posición políticamente inane que se ha situado históricamente entre la izquierda y la derecha, con la oportunidad política que ha abierto la crisis del régimen. Podemos sólo puede apelar a una mayoría social precisamente porque está dispuesto a ir más allá de la regeneración y el recambio de élites.

Para quien quiera una interpretación más clara de lo que sólo se deja leer entre líneas, en estas semanas se juega el debate estratégico en Podemos. Hasta ahora, este ha sido clausurado en pro de una hipótesis que hoy se desemorona, la de llegar al gobierno en un único ciclo electoral por medio de un discurso calculadamente moderado capaz de seducir a amplios sectores sociales (una crítica aquí). Por eso la discusión política no debía ir más allá de la denuncia de la corrupción y el desgaste de los viejos partidos. Y por eso también la ruptura, el descaro, la reivindicación de un proyecto constituyente fueron progresivamente sustituidos por imágenes más propias del marketing electoral que de un proyecto político innovador.

Diseñada hasta el detalle por el número dos del partido, Iñigo Errejón, la hipótesis populista se sostuvo mientras la encuestas daban resultados al alza y ha empezado perder fuerza tan rápido como estos han comenzado a darlos a la baja. Enfrentado al fracaso de una estrategia que nunca dejó de tener una factura demasiado académica, Pablo ha decidido virar y con razón. Al fin y al cabo, antes que politólogo, Pablo quiere ser político.

La cuestión es que para este retorno al Podemos que conocimos en las europeas vuelva a entusiasmar, a ser creíble hasta el punto de remontar hacia una posición de “mayoría” con todo en contra (los medios, Ciudadanos, los poderes de siempre), se requiere de algo más que de un cambio en el discurso. En cierto modo, el error de Podemos, y en general de todas las culturas activistas que han tratado de intervenir sobre la coyuntura que ha abierto el 15M, ha sido el de remitirse a un imagen social tan abstracta como la “ciudadanía” o, en una versión todavía más simple, la “gente”. Congruentemente, la tabula rasa de diferencias sociales se ha asimilado con una “norma” inspirada en lo que los círculos activistas tienen más a mano: las clases medias. Sobra decir que entre estas y el “centro ideológico” apenas cabe una hoja de papel, normalmente con forma de papeleta electoral.

Un proyecto de mayorías supone, por contra, pensar –y todavía más difícil articular– alianzas entre segmentos sociales heterogéneos y poco conectados. Implica facilitar la organización de un “pueblo” que apenas se conoce y que está formado mucho más por los retazos de esa gigantesca minoría silenciosa y abstencionista que forman los residuos de la antigua clase obrera y las nuevas figuras del trabajo precario, que por las jóvenes élites profesionales, universitarias y culturales, por desplazadas y marginadas que éstas se sientan. Curiosamente la composición social de los mil círculos que componen la base de Podemos resultó ser una prefiguración de las potencias de esta alianza.

De forma congruente, la posibilidad de construir esta opción de ruptura, que se constituya como alternativa al régimen del ’78, nos remite una y otra vez a la necesidad de construir una organización amplia y democrática que llegue hasta el último rincón social y que gracias a ello sea capaz de ofensiva. Lo decía recientemente Víctor Alonso Rocafort, el “error Vista Alegre” debe ser reversible. El jacobinismo y el centralismo de Podemos se ha levantado sobre demasiados cadáveres: el despilfarro de un esfuerzo y un potencial de inteligencia colectiva preciosos por miedo al desbordamiento interno y en aras de un blitzkrieg (una guerra relampago) que se ha demostrado imposible. O en otras palabras, la recuperación de Podemos pasa por su refundación: una suerte de ingeniería inversa de Vista Alegre que permita una amplia descentralización y democratización interna, al tiempo que se da paso a una modalidad organizativa fundada en el protagonismo de los círculos y de direcciones colegiadas, plurales y complejas.

Ayer fue un día esperanzador, además del artículo de Pablo, Toni Negri, el viejo militante del operaísmo (obrerismo) y la autonomía italianos culminó su gira ibérica en Madrid. Negri es uno de los mejores maestros, al menos si uno quiere acercarse a aquella época, la de los setenta, la penúltima en la que fue posible cambiarlo todo. En sus conferencias en Zaragoza, Madrid y Barcelona insistía en una vieja máxima de la autonomía: la estrategia no compete al partido, sino al movimiento. Por este entendía no los “movimientos sociales”, con sus culturas militantes y sus límites a veces insorteables, sino (parafraseando a Marx) al “movimiento de lo real” que conforman las luchas, las resistencias y las aspiraciones que en toda sociedad expresan potencia, deseo, posibilidad constituyente. El 15M ha procurado, en este terreno, tanto la oportunidad como las líneas estratégicas que debieran servir de guía a Podemos. Si esta formación quiere seguir siendo una opción política viable deberá atender a un ciclo político en el que sólo le corresponde su momento táctico. O dicho de otro modo, la organización de las tareas concretas que permitan a los elementos de ruptura hoy presentes en la sociedad encontrar un modelo organizativo y político eficaz.

 

]]>
observatorio-metropolitano 2015-04-21 10:56:41
Puntadas sin hilo - Papá, ¿por qué somos del PP? http://blogs.publico.es/arturo-gonzalez/2015/04/21/papa-por-que-somos-del-pp/ Todos los niños dicen que sus padres ya no lo son y se ríen de mí. Dicen que los del Partido son unos golfos que se han quedado con mucho dinero que no era de ellos y muchos están en la cárcel y eso que aún no están todos. A mí me da mucha vergüenza no saber qué contestarles. Ahora la tienen tomada con un señor llamado Rato y se cachondean cuando les digo, como me dijiste tú, que ese señor ya no es del Partido y que lo están investigando por asuntos suyos particulares. El otro día me colgaron un monigote en la espalda con una gaviota de papel y un muñeco que se parecía al Presidente del Gobierno. Dicen también que en las elecciones nos vamos a da una ostia de campeonato.

Papá, ¿por qué no nos cambiamos de partido? Ahora hay uno que es casi como el nuestro, pero sin escándalos y sin que le detengan a alguien todos los días. Los padres de varios de mis amigos ya se han hecho de ese partido que es como el PP disfrazado. Aunque a mí el que me gusta es uno que lleva coleta, pero dicen que es un rojo y nos quiere quitar todo. Hay otro que el padre es del PSOE, que antes era de fiar y defendía casi lo mismo que nosotros, pero ahora tienen un jefe nuevo que dice que es de izquierdas y que no nos va a apoyar en nada. Un traidor. Lo que yo no entiendo es por qué lo hemos hecho tan mal. Dicen que Rajoy, que cuando se ríe se parece a un dibujo antiguo que se llamaba Popeye y comía espinacas, ha hecho que muchos españoles sean pobres y no tengan trabajo y en cambio hay otros que son muy ricos, mucho más que nosotros, y eso tampoco es justo, me parece a mí.

Papá, supongo que tú no estarás en peligro de que te metan en la cárcel. Se lo he preguntado a mamá y me ha contestado no sé qué de una amnistía fiscal, que no sé qué es, y que a lo mejor lo descubren y tu nombre sale en la tele, y sería horrible lo que me dirían los otros niños.

Yo no sé por qué la gente quiere robar tanto. Y hay mucho follón con la sanidad y la educación. Y con la policía, que por lo visto no se les puede grabar. Papá, ¿por qué no nos damos de baja y no nos hacemos de ningún partido y no votamos a nadie? Así no tendríamos la culpa de nada. Piénsatelo. Yo a cambio renuncio a que me compres el nuevo Galaxy 6, que sale el próximo mes. Papá, eres un carca y un antiguo. Si ni siquiera quieres cambiar la Constitución, que es una necesidad. Yo no quiero ser más del PP y no sé por qué lo seguimos siendo. ¿No será que lo llevamos en los genes y en el fondo somos unos fachas y no nos preocupa nada la desventura de los demás? El profesor que más me gusta dice que el mayor mérito del ser humano consiste en no encerrarse en sí mismo y admitir que puede estar equivocado, es decir, no ser un fanático. O te borras o me compras el Galaxy. Elige.

_______________________

Gota de las COSAS QUE NO TIENEN ARREGLO:
1. La inmigración desde África.
2. El capitalismo.
3. El aumento de la violencia juvenil.
4. La demostración de la existencia o inexistencia de Dios.
5. La corrupción.
6. La desaparición de toda guerra.
7. El calentamiento de La tierra.
8. La libertad soñada.
9. La unión de la izquierda.

______________________________

]]>
Arturo González 2015-04-21 10:56:05
El ojo y la lupa - Oliver Twist en Colombia http://blogs.publico.es/luis-matias-lopez/2015/04/21/oliver-twist-en-colombia/ Son muy raros los libros capaces de conmover sin recurrir a la sensiblería. Uno de ellos es, sin duda, Memoria por correspondencia, de la pintora colombiana Emma Reyes, fallecida en Burdeos en 2003 a los 84 años.

¿Pintora o escritora? Las dos cosas. Una buena pintora, aunque no muy conocida, parte de cuya obra puede contemplarse en la Fundación Arte Vivo Otero Herrera de Málaga. Pero también una extraordinaria escritora, sin obra publicada en vida, tal vez porque lo que tenía que contar, y que le fluyó de las entrañas como un vómito, le parecía a ella misma excesivo.

Este documento excepcional, narrado con la ingenuidad de una niña –primero- y de una adolescente –después- reúne en sus escasas 170 páginas 23 cartas escritas por Reyes entre 1969 y 1997 a su compatriota, historiador e íntimo amigo Germán Arciniegas, en las que describe las penosas condiciones en las que transcurrió su infancia. Hay ecos evidentes de Oliver Twist y de Las cenizas de Ángela pero, con permiso incluso de Dickens, transmite al lector una superior sensación de autenticidad. Es más, precisamente porque no pretende ser literaria, la autora alcanza la excelencia literaria, la única capaz de tocar la fibra más sensible del lector.

Arciniegas mostró las cartas a García Márquez, quien animó a Reyes a seguir escribiendo, pero ella no autorizó la publicación de Memoria por correspondencia hasta después de su muerte, con el mandato de que los derechos de autor se entregasen a una fundación colombiana que se encarga de acoger y educar a niños desamparados.

Ella misma fue una de esas niñas. En sus cartas relata primero sin artificios, con un lenguaje cuya eficacia deriva de la espontaneidad y la falta de pretensiones, su experiencia con cuatro y cinco años, sometida junto a su hermana a la voluntad de una mujer con la que no se sabe si tenía algún parentesco, y que desaparecía de la mañana a la noche dejándolas encerradas en una habitación sin ventanas y cerrada a cal y canto, con el mínimo alimento para que no muriesen de hambre.

La señorita María no les muestra cariño, pero tampoco las maltrata en sentido estricto, al menos no de forma habitual. Se ocupa de ellas por razones que no se detallan –la misma Emma las ignora-, pero permite que se críen como animales, les oculta su origen y las mantiene ajenas incluso al sentido de las palabras papá y mamá. Su desapego hacia las niñas culmina con un abandono y con el posterior ingreso en un convento de clausura en que la futura pintora y escritora permanece, sin pisar nunca la calle, hasta que se escapa a los 19 años. Las monjas ni siquiera le enseñaron a leer y escribir.

En el convento se acoge a unas 150 niñas de diversas edades y cuya situación concreta en ese micromundo depende en gran medida de su origen, porque no es lo mismo una niña de la calle (como ella y su hermana) que la hija ilegítima de un político que no escatima las donaciones. Esas diferencias son incluso más marcadas entre las monjas: las de origen humilde están al servicio de las de buena familia, se supone que porque éstas últimas son importantes benefactoras de la institución y hacen valer ese privilegio. Tres de las religiosas, escribe Emma, “representaban la aristocracia y el resto éramos la chusma”. Allí comprendió que “la humanidad se divide en clases sociales y el poder sólo lo pueden tener los de las clases privilegiadas”.

Emma y su hermana son explotadas como esclavas, tratadas con desprecio, alimentadas con cicatería y discriminadas porque no pueden demostrar si están o no bautizadas. Durante más de 12 horas al día barren, friegan, lavan ropa ajena y bordan mantelerías y ropa de cama para la alta burguesía bogotana. Los menores deslices, sobre todo los derivados de su ignorancia de cuestiones religiosas, son castigados con severidad.

Por supuesto, había monjas malas, regulares y buenas; bondadosas y crueles. Pero todas ellas marcadas por lo antinatural de su voluntaria reclusión. Por su parte, Emma sufre pero, aún sometida por un poder casi siempre arbitrario que controla cada aspecto de su vida, también tiene sus buenos momentos. Sin comprender del todo, casi sin saber en qué consiste, Dios es fuente de consuelo para ella, aunque también de desconcierto. Pondré un ejemplo de esta peculiar educación religiosa que, además, puede ayudar a entender cómo el lenguaje –que reproduce el habla infantil y su insuficiente vocabulario – es una de las claves de la fascinación que causa la lectura de Memoria por correspondencia:

“Nos contó la historia de un niño que se llamaba Jesús, la mamá de ese niño también se llamaba María [como una religiosa a la que Emma adoraba], eran muy pobres y habían viajado en burro ( …) Ese niño tenía tres papás, uno que vivía con su mamá, que se llamaba José y que era carpintero; el otro papá era viejo con barbas y vivía en el cielo entre las nubes y ese papá sí era muy rico. La monja nos dijo que él era el dueño de todo el mundo (…) El tercer papá se llamaba Espíritu Santo y no era un hombre, sino una paloma que volaba todo el tiempo. Pero como la mamá vivía solo con el papá pobre, no tenían ni casa en qué vivir y cuando nació el niño Jesús tuvo que ir a nacer a la casa de un burro y una vaca”.

No es de extrañar que, para poder ver a Dios más de cerca, su hermana y ella trepasen a un árbol del que tuvo que bajarlas “un hombre vestido de militar”. “La vieja que llamaban madre superiora nos pegó en la cabeza y las piernas, pero cuando les dijimos que habíamos subido para ver si veíamos al niño Jesús en el cielo todas se pusieron a reír y se lanzaron sobre nosotras y nos llenaron de besos”.

Memoria por correspondencia se convirtió en un gran éxito cuando se publicó en Colombia en 2012, y merece correr la misma suerte en España. Es el relato conmovedor unos hechos ocurridos en Colombia en la década de los veinte del pasado siglo y la primera parte de la de los treinta; una excepcional muestra de novela de la realidad. Si Dickens la hubiera podido quizá no le habría merecido la pena escribir Oliver Twist.

El libro deja en el lector una inconcreta desazón y un par de preguntas: ¿cómo es posible que su autora no se convirtiese en una escritora profesional? Y, ¿qué fue de su vida desde que huyó del convento? La primera quedará básicamente sin respuesta; la segunda se contesta en parte en el prólogo de Leila Guerriero y en los apéndices de Germán Arciniegas (que la compara con Flora Tristán) y del periodista colombiano Diego Garzón. Este último recoge una declaración reveladora de Emma Reyes sobre su arte: “Mi pintura son gritos sin corrientes de aire. Mis monstruos salen de la mano y son hombres y dioses o animales en mitad de todo. Luis Caballero dice que yo no pinto mis cuadros: que los escribo”. Pintora y escritora al mismo tiempo.

]]>
Luis Matías López 2015-04-21 08:01:08
Otra economía - Crecimiento y desempleo. Más falacias http://blogs.publico.es/fernando-luengo/2015/04/21/crecimiento-y-desempleo-mas-falacias/ Fernando Luengo
Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, miembro de econoNuestra, del círculo Energía, Ecología y Economía y del Consejo Ciudadano de Podemos en la Comunidad de Madrid. Página web: https://fernandoluengo.wordpress.com/

“El secreto del empleo reside en el crecimiento”. No discutiré esta afirmación, lugar común de muchos economistas, si bien estoy convencido de que puede debe ser discutida. Me centraré ahora en una variante de esa misma afirmación: “El crecimiento económico crea suficiente empleo”.

Supongamos que, en efecto, existe una asociación –que, ¡atención!, no es lo mismo que una causalidad-  entre crecimiento y empleo, pero ¿es suficiente como para reducir la tasa de desempleo? Para aclararnos, tengamos en cuenta que este indicador recoge a las personas que pierden su puesto de trabajo y están inscritos en las oficinas de ocupación y todos aquellos que ofrecen su capacidad de trabajo, por ejemplo, los jóvenes que cada año entran en el “mercado laboral”.

Parece lógico sostener que uno de los objetivos centrales de cualquier política económica debe consistir en aliviar los niveles de desempleo; también se trata -sobre todo se trata, diría yo- de que los puestos de trabajo creados y los que se mantengan sean decentes, pero no me meteré ahora en este decisivo asunto.

En los dos gráficos siguientes encontramos asociadas las dos variables que importan desde esta perspectiva, el crecimiento del producto interior bruto (PIB) y la tasa de desempleo. El primero de ellos está construido para el grupo de países que conformaba la Unión Europea antes de las últimas ampliaciones (la UE15) (1994-2007), mientras que el segundo describe, para ambas variables, la evolución seguida por la economía española (1986-2007).

En ambos casos, a diferencia de lo que cabría esperar con los moldes del pensamiento convencional, la relación existente entre el avance del PIB y la tasa de desempleo es débil o inexistente.

Resulta evidente que, tanto en el caso de la UE15 como en el de nuestra economía, el crecimiento no ha resuelto la agenda ocupacional. En otras palabras, a lo largo del periodo que se analiza, el empleo generado no ha sido suficiente para reducir de manera sustancial y sostenible las tasas de desempleo. En contextos expansivos, éstas se han mantenido relativamente elevadas, más en España que en la UE15.

graf1

 

graf2

Fuente: Eurostat

Tomar nota de esta desconexión debería ser suficiente para revisar las “bondades” del crecimiento como llave que abre todas las puertas; revisión que debería apuntar necesariamente a los contenidos y a la calidad de las estrategias económicas aplicadas en las últimas décadas, y a las que se supone que sostendrán la salida de la crisis.

Pues no, la economía de la corriente dominante, apoyándose en esta discordancia, exige más audacia y contundencia en las reformas laborales. Ahí está la vieja y rancia derecha, la de toda la vida, pero también encontramos la muy mediática y lustrosa marca lectoral de Ciudadanos.

Se nos cuenta –sí, es un cuento- que el obstáculo que impide la creación de más empleo, de empleo suficiente, está en los salarios, demasiado elevados para los empresarios. Sería necesaria una nueva vuelta de tuerca en la desregulación de las relaciones laborales, para que las empresas, con el estímulo de la reducción de los costes laborales, contraten a más trabajadores.

Más de lo mismo, poco importa que en estos últimos años hayan convivido la caída de los salarios, la masiva destrucción de puestos de trabajo y el rápido aumento del desempleo. Y mucho menos que la aplicación de estas recetas haya agravado y prolongado la crisis, con el resultado de que ahora tenemos más inequidad, más injusticia, más confiscación… más poder para los poderosos.

]]>
Fernando Luengo 2015-04-21 08:00:30
La revuelta de las neuronas - El discurso macabro de la inmigración http://blogs.publico.es/jorge-moruno/2015/04/20/el-discurso-macabro-de-la-inmigracion/ Hay algo macabro en el discurso oficial de la tragedia en Lampedusa, cuando se decide focalizar y lampedusacentrar el problema, ahí donde no se cuestiona el origen del problema. Uno escucha al Ministro del Interior, o pone el telediario y todo gira siempre en torno a las mafias. Las mafias son ese ente abstracto que ciertamente opera, y que por descontado su condición moral es repugnante, pero cuando se destaca constantemente ese aspecto se esquiva el bulto porque explica nada de lo que ocurre. “Hay que poner más controles, hay que parar a las mafias”, vacías o no, estas consignas dicen mucho, precisamente por lo que no hablan. Las mafias que trafican con personas y estafan aprovechándose de la desesperación, actúan con la lógica del mercado: hay un nicho de mercado llamado desesperación, y unas condiciones favorables en las que negociar esa demanda para proponer una oferta. Precios carísimos, inseguridad, total falta de garantías, riesgo de vida.

Pero la razón no es que una gentuza decida hacer negocio con la gente a ese nivel, la razón  hay que buscarla en cuestiones un poco más profundas pero que nunca se quiere sacar a la superficie, como por ejemplo, ¿De dónde surge la desesperación que provoca que esa gente se arriesgue la vida y pague a las mafias para llegar a Europa? Ahí entramos en otro terreno un poco más enfangado que no conviene remover demasiado, es el terreno de los conflictos armados, de la venta de armas, la cuestión  del control de los recursos o la tierra, de los gobiernos títeres y  el monopolio de la riqueza, o la falta de democracia que es totalmente funcional al negocio privado, de las multinacionales principalmente. El 80% de las personas que intentaron entrar irregularmente en Europa en 2014 buscaban refugio, ¿De qué? de guerras como la de Iraq o Siria. Los que denuncian el “efecto llamada” son los mismos que se desentienden, e incluso provocan el “efecto expulsión” de una gente, que lo último que quiere en su vida es dejar atrás a su tierra, a los suyos, y jugarse la vida para venir a una tierra inhóspita.

]]>
Jorge Moruno Danzi 2015-04-20 17:49:18
Punto y seguido - Los 16 demonios en los detalles del acuerdo nuclear entre Irán y EEUU http://blogs.publico.es/puntoyseguido/2664/los-16-demonios-en-los-detalles-del-acuerdo-nuclear-entre-iran-y-eeuu/ La firma del preacuerdo entre EEUU e Irán, por el que el último imperio universal ha conseguido que el que fuera el primero se comprometiese a no fabricar armas nucleares a cambio de aliviar las sanciones que sufren sus ciudadanos, es un gran triunfo de la diplomacia y de las fuerzas de la paz mundial que han impedido que otras decenas de miles de seres humanos sean sacrificadas por los intereses del pequeño y gran capital, en una región donde ya no cabe más dolor.

Las cláusulas impuestas a Irán

Las polémicas levantadas por las diferencias entre las versiones publicadas por Irán y EEUU del preacuerdo, no hacen peligrar el pacto —conseguido verbalmente hace varios años—, y simplemente  están dirigidas a conseguir dos objetivos principales: consumo interno, y presionar al adversario para sacarle más ventajas antes del 30 de junio, fecha prevista para la firma del acuerdo final. El discurso escéptico del “líder supremo” de Irán, el ayatolá Jamenei, por ejemplo, pretende ante todo atenuar la euforia de los ciudadanos que vinculan el acuerdo con el levantamiento de las sanciones y a éste con la prosperidad prometida —ignorando que  los problemas estructurales de la economía neoliberal del país que además padece gravemente la enfermedad holandesa, no tienen nada que ver con las sanciones—; mostrar la desconfianza y vulnerabilidad de Irán frente a las potencias mundiales tramposas —con lo sucedido en Irak de trasfondo—, y también aligerar su responsabilidad personal ante posibles resultados negativos del contrato, por ser quien que ha aprobado cada uno de sus cláusulas.

En el otro lado está un Barak Obama satisfecho y seguro que oculta los secretos menos confesables de sus razones en hacer las paces  con la bestia negra de EEUU:

. Estaba forzado a elegir el mal menor entre tres opciones: reducir la capacidad nuclear de Irán, aceptar un Irán con la bomba, o enfrentarse con el ejército más grande de Oriente Próximo que podría convertir al menos a Irak y a Afganistán en un gran pantano para sus tropas y poner patas arriba toda la región.

. Poder entrar en la historia de su país por ser el presidente que consiguió impedir un Irán nuclear sin disparar una sola bala, y con el añadido mérito de contar con China y Rusia dentro del grupo 5+1 contra Teherán. Es su único logro en la política exterior, teniendo en cuenta que las medallas que llevaba por  haber matado supuestamente a Bin Laden se devaluaron enseguida: el terrorismo atribuido al magnate saudí, con sus distintas maracas, no para de crecer.

. Reducir sus fuerzas en esta región y concentrarlas alrededor de China y Rusia, sus verdaderos competidores. Sorprendió que Irán no utilizara sus buenas relaciones con dichos países para mejorar las condiciones del acuerdo. ¿Es una casualidad que las negociaciones coincidieran con la bajada de la tensión en Ucrania?

. Responder a las presiones de las compañías occidentales, ansiosas por entrar en el potente mercado iraní.

. Impedir que Irán entrara en la esfera de influencia chino-rusa, y convertirle, aun sin ser un aliado, en un contrapeso a dichas potencias en la región.

La gran aportación de Barak Obama a la política de su país ha sido mostrar que se puede seguir siendo imperialista sin desatar grandes guerras bélicas, ha conseguido paralizar la planta nuclear de Fardu, instalada a 40 o 90 metros de profundidad, cosa que ningún bombardero podría conseguir.

Un acuerdo y dos versiones

Se desconoce el contenido del preacuerdo firmado a puerta cerrada y la suerte que corrieron las líneas rojas proclamadas por ambas partes. Las palabras de John Kerry, afirmando que las sanciones serán aliviadas a lo largo de varios años, han puesto en un serio aprieto al gobierno iraní, que le acusó de mentir acerca de los detalles del texto pactado. Quizás están dosificando la información para evitar que a más de uno le dé un infarto cardiaco, aunque la lectura de los mismos textos publicados muestra dos hechos destacados: que ninguno podía sacar más ventajas al otro, y que el equipo iraní había realizado grandes concesiones como dejar de utilizar dos terceras partes de sus centrifugadoras, permitir la inspección de sus instalaciones militares, o abandonar su independencia en la política exterior. Un tweet publicado en el diario conservador Hejrat daba las gracias a los negociadores porque “con la fuerza de energía permitida para las centrales nucleares ya podemos “extraer zumo de zanahoria y de melón”. Otros proponían el cierre de las instalaciones ya inútiles, porque  su mantenimiento costaría otro ojo de la cara a los iraníes.

 

Documento publicado por EEUU Documento publicado por Irán
 De las sanciones impuestas en relación a 4 asuntos –el nuclear, los misiles balísticos, los derechos humanos y el terrorismo-, solo se levantarán las primeras. No lo menciona
El preacuerdo sirve de indicador de “parámetros” y de “base” del acuerdo definitivo. El documento no es jurídicamente vinculante y es solo una guía conceptual para la redacción del pacto final.
Irán se compromete a que las instalaciones de Fardu dejarán de enriquecer el uranio durante los próximos 15 años, y estarán bajo la vigilancia de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). No lo menciona
Irán disminuirá sus centrifugadoras de 19.000 actuales a 6140, de las cuales solo 5600 y durante solo 10 serán utilizadas para el enriquecimiento de uranio a nivel de 3,67%. Durante 10 años, unas 5000 centrifugadoras de Natanz seguirán funcionando.
Las centrifugadoras avanzadas se desmantelarán Irán podrá seguir investigando con las maquinas avanzadas.
Irán disminuirá la reserva actual de 10 mil kilos de uranio enriquecido del 67,3% a 300 kilos, y mantendrá este nivel durante 15 años. No lo menciona
Irán no construirá, durante los próximos 15 años, ninguna instalación nueva para el enriquecimiento de uranio, y las instalaciones de Arak serán remodeladas para producir isotopo  y para investigaciones científicas. No lo menciona
Con este acuerdo, Irán necesitará al menos 10 años para fabricar una bomba, y después seguirá respetando el protocolo Adicional de AIEA. No lo menciona
La AIEA tendrá acceso a todas las instalaciones nucleares de Irán, y durante los próximos 25 años controlara sus minas de uranio. No lo menciona
Irán se compromete,  de forma indefinida, a renunciar a la investigación o el desarrollo del uranio enriquecido. No lo menciona
No lo menciona Se aumentará el nivel de cooperación nuclear internacional con Irán, incluido en el ámbito de  construcción de centrales nucleares, reactores de investigación, etc.
Las sanciones serán suspendidas provisionalmente, y una vez que el informe de la AIEA muestre el cumplimiento integral del acuerdo por parte de Irán. En caso contrario, se restablecerán las sanciones. Tras el acuerdo final,  todas las sanciones impuestas por la ONU, la UE y por EEUU serán suspendidas de forma inmediata, y todos  renunciarán a aplicar nuevas sanciones  por el programa nuclear. En caso de infracción por cualquiera de las partes, se ha previsto fórmulas para solucionar los desacuerdos.
Se mantendrán las resoluciones del Consejo de Seguridad (CS) respecto al traslado de la tecnología sensible a Irán, y una nueva resolución conservará importantes  limitaciones y controles sobre las armas convencionales y misiles balísticas de Irán. El acuerdo final será reflejado en una resolución del CS, y suspenderá las anteriores contra Irán. Después de cumplir las etapas preparativas, en una fecha determinada, todas las sanciones serán eliminadas  de forma automática.
Para los próximos 25 años Irán seguirá siendo miembro del TNP Irán cumplirá de forma provisional el protocolo TNP una vez que sea aprobado por el parlamento.
Las restricciones  para enriquecer el uranio durarán 15 años. Dichas restricciones tienen una duración de 10 años.
Irán acepta inspecciones sorpresas de sus instalaciones nucleares y  militares relacionadas en todo el país. No mencionado.(Este apartado excede incluso de las cláusulas del TNP que no contempla  dichas inspecciones).

El texto muestra una profunda desconfianza y una incomprensible discrepancia sobre las materias objeto del levantamiento de las sanciones, y la fecha de hacerlo, lo que imposibilitará su cumplimiento.

Se equivocan los que piensan que esto es  “el inicio de una gran amistad” entre los dos países, y podrá cambiar el equilibrio de fuerzas en la región, pues las sanciones, afirma EEUU, no serán eliminadas, sino y en el mejor de los casos suspendidas por fases y durante varios años, y se seguirá con la política de intimidación, manteniendo la espada de Damocles colgada sobre la cabeza del pueblo y del gobierno de Irán si no se portan como se les manda.

Irán seguirá cercado por las bases de la OTAN por los cuatro costados, rodeado de infiernos creados por las guerras que devoran la región y que  desgastan su potencia;  involucrándole en los conflictos existentes y los que están por caer forma parte del plan para la Reconfiguración de un Oriente Próximo al servicio del Nuevo Siglo de EEUU.

Aun así, la alternativa a no firmar aquel documento hubiera sido, simplemente, una declaración de guerra bélica.

Y un  par  de observaciones:

1.  Que el Mossad y las 16 Agencias de inteligencia de EEUU ya en 2003 habían informado a sus gobiernos la inexistencia de un programa nuclear iraní de uso militar. Las presiones sobre este país responden a la Doctrina de Doble Contención (Dual Containment Policy) que propone contener a dos potencias regionales, Irak e Irán, a beneficio de la hegemonía de Israel: la batalla desatada por las élites político-financieras de EEUU y la Unión Europea contra las inexistentes armas de destrucción masiva de Irak y de Irán, que han destrozado la vida de millones de personas, ni siquiera buscaban mejorar los intereses de sus propios ciudadanos. Tras la destrucción total de Irak como Estado, Irán ha sido objetivo de “guerras no bélicas” –económicas, políticas, y ciberataques a sus instalaciones militares y nucleares- con el fin de impedir su progreso a todos los niveles y convertirlos en el “tercer Mundo” para dominarlo. De hecho, las sanciones que afectan a la compra de armas no se levantarán, y será congelado el contrato que Irán firmó con Rusia en 2014 para construir otras ocho centrales nucleares.

2. El acuerdo no significa un cambio esencial en la geopolítica de la región: mantener a Bashar Al Assad como presidente de algunas ciudades de una Siria destruida, o animarle en combatir contra el Estado Islámico en Irak son caramelos envenenados para Irán, que otorgan a un conflicto imperialista por los recursos de la región el tinte de guerra persa/árabe y chiita/sunnita. ¡Lo que disfruta el gobierno de Netanyahu viéndoles cómo se matan entre sí, mientras abre Champaign por este acuerdo! Pues, las quejas del líder israelí del texto firmado —que paraliza de forma irrevocable el desarrollo nuclear iraní, desmantela su programa nuclear, y hace de Israel el principal beneficiario del mismo— tienen otros motivos: Que el cierre del “expediente nuclear iraní”, no solo puede abrir el  “expediente de los asentamientos ilegales” israelíes que imposibilitan la fundación del Estado palestino, sino que también daría pie a plantear “un Oriente Próximo libre de armas nucleares”, colocándole a Israel y sus decenas de cabezas nucleares ilegales en el punto de mira.

***

A pesar de que los posibles mejoras en la caja de la República islámica no conllevarán reformas políticos, la economía iraní podrá empezar a respirar algo: serán liberados los 34 mil millones de dólares que le deben China e India por la compra del petróleo, entre el cobro de otras deudas. La galopante inflación del 40%,  el desempleo, las desigualdades sociales, acentuada con la bajada de la producción y de los precios del petróleo, podrán ser mitigados.

Estamos ante una nueva ronda del juego de “Risk”,  en el que lo  importante no es la victoria final sino tener perspectiva para ganar partido a partido. Aquí, la psicología política tiene un papel primordial: los jugadores saben por qué un mal acuerdo vale mil veces más que una “buena” guerra.

]]>
Nazanín Armanian 2015-04-20 17:08:11
El bloc del Coscu - EL PP Y EL FRAUDE FISCAL. DEL VICIO, VIRTUD http://www.joancoscubiela.cat/2015/04/el-pp-y-el-fraude-fiscal-del-vicio.html
El Partido Popular ante la evidencia del tsunami de casos de corrupción que se les viene encima, ha decidido poner en marcha una estrategia tan vieja como la humanidad, hacer de vicio virtud.

Por eso, ahora se nos presenta ante la ciudadanía como el principal defensor de la transparencia, la persecución del fraude fiscal y la lucha contra la corrupción.

Lo ha hecho con el caso Rato, con una hiperactuación que deja al descubierto su poca credibilidad y autoridad en esta materia.

La connivencia del poder político con la evasión y el fraude fiscal no es nueva ni exclusiva de nuestro país. De hecho es uno de los grandes retos de la Unión Europea. O se acaba con las diferentes modalidades de erosión del sistema fiscal, que en una economía globalizada son abismales, o la erosión del sistema fiscal acaba con el Estado Social Europeo.

Pero en España esa connivencia del poder político con las diferentes formas de elusión, fraude, evasión fiscal es mayor y corre pareja a la “comprensión” de la sociedad con estos comportamientos.

La manera en que el PP está presentando sus iniciativas apuntan a que todo puede quedar en papel mojado.

En el terreno de la transparencia se anuncia una Reforma de la Ley General Tributaria que permita al Gobierno hacer públicos los datos de los morosos tributarios por importe de más de un millón de euros y de los condenados por sentencia firme por fraude fiscal.

Más allá del debate sobre los límites a partir de los cuales se debe dar publicidad a la morosidad fiscal y a los fraudes, el problema principal reside en que el Gobierno ha anunciado que la primera publicación de datos deberá hacerse antes del final del último trimestre dl 2015. Es decir, cuando ya se haya celebrado todo el ciclo electoral.

Este último movimiento del record Guinness de los trileros políticos, el Ministro Montoro, no debe sorprendernos, el Gobierno Rajoy no ha hecho nada durante esta legislatura para reformar el artículo 95 de la Ley General Tributaria y facilitar información de morosos y defraudadores. Y no será porque no se le haya exigido. O porque no haya tenido oportunidades, por ejemplo cuando aprobó la amnistía fiscal a la que se han acogido Bárcenas, Pujol o Rato, entre otros.

Entre las prioridades reformistas de Rajoy no ha estado nunca la transparencia fiscal, por eso ha esperado hasta el final de la legislatura para presentar este proyecto de Ley, que muy probablemente no tendrá ni tiempo para ser aprobado. Como también puede suceder con el Proyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Pero en esta política de falta de transparencia fiscal y de poca convicción en la lucha contra la evasión y el fraude fiscal, el PP no ha estado solo. El PSOE ha hecho lo mismo en sus 7 años de Gobierno, demostrando que si en algún ámbito la indistinción política ha sido la divisa del bipartidismo, este es el terreno de la política fiscal.

PSOE y PP han compartido con CIU los ejes básicos de la política fiscal de este país. No deberemos olvidar que la Ley General Tributaria que, según el Gobierno le impide facilitar los datos de morosos y defraudadores es de diciembre del 2003, con Aznar en el Gobierno. Pero durante el Gobierno Zapatero se ha mantenido en sus propios términos.

Si la apuesta del PP por la transparencia fiscal fuera sincera, que no lo es, lo podría demostrar, presentando una Proposición de Ley de reforma del artículo 95 de la Ley General Tributaria, que se podría tramitar por urgencia.

Cuando al PP le ha interesado ha utilizado este método parlamentario. Por ejemplo para acabar con la Justicia Universal o para reformar el Código Penal e introducir los acuerdos entre PP y PSOE en la lucha anti-yihadista.

Si no lo hace así, no es porque no se pueda, es sencillamente, porque su apuesta por la transparencia fiscal es falsa. Una vez más está fingiendo y engañando a la ciudadanía. 

]]>
Joan Coscubiela i Conesa 2015-04-20 13:56:46
Palabra de artivista - La rebeldía como negocio http://blogs.publico.es/shangaylily/2015/04/20/la-rebeldia-como-negocio/ lampedusa-620x348Leyendo sobre la extraña hospitalización de mi adorada Joni Mitchell y los mensajes que sus fans le dejan en una página que su equipo ha creado en internet a tal fin: WeLoveYou,Joni!, me he dado cuenta de que el tema central en esos mensajes es la visceral defensa de la adicción a la nicotina que sufre la artista y que ellos/ella venden como rebeldía.

Me he acordado de mi madre y de otras muchas mujeres de una generación que sufrió la prohibición del tabaco a las mujeres. “Sólo las putas fuman”, se decía entonces. Fumar era una prerrogativa varonil. Y como rebeldía empezaron unas pocas, que enseguida eran casi todas, a fumar para desafiar al sistema al que estaban enriqueciendo. Entonces empezaron los problemas de la industria tabacalera, se destaparon las funestas consecuencias de fumar. Y la industria tabaquera hizo lo que el capitalismo ha venido haciendo hasta nuestros días: usar un defecto como una gran virtud. Se empezó publicitar y reforzar la noción de que fumar era rebelarse contra el sistema, aunque fuese el mismo sistema el que te estaba diciendote eso para ganar poder y dinero con ello. Fumar pasó a ser incluso una declaración feminista (del mismo absurdo modo en que hoy se intenta hacer pasar por feminista y rebelde encerrarse en el burka o el chador impuesto por el patriarcado, convertir la prostitución que reduce a la mujer y al hombre a meros objetos de consumo a merced de los amos patriarcales en un modelo feminista, u operarse la cara y las tetas para encajar en el modelo patriarcal hegemónico).

Luego hemos visto ese engaño en miles de anuncios que desde un cinismo e inmoralidad sin fronteras vende lo conservador, esclavista, burgués, mediocre, como el colmo de la rebeldía, un dedo al sistema. A mi siempre me llaman la atención los anuncios de los coches de lujo en los que vemos al carísimo producto avanzando por una carretera mientras escuchamos los mensajes que en el anuncio venden libertad, rebeldía, sal de la mediocridad, huye de las cadenas, desafía al sistema, rebélate, ríete del sistema… y, claro, lo haces endeudándote, esclavizándote, con ese mismo sistema para encajar en la imagen que te han vendido: la de un apoltronado, mediocre y aburguesado esclavo de la sociedad que sólo puede reivindicar su estatus, su identidad incluso, con productos externos, comprados, impuestos.

Eso mismo, desde el humor, pero no menos cierto, lo explica muy bien El Mundo Today con un artículo titulado Se compra un Audi para ser dueño de su propio destino, como decía el eslogan de Audi.

Eres lo que pareces, los que se ve por fuera. Lo de dentro no interesa a nadie. Ni lo que pienses. Si te vistes de un determinado modo, conduces una determinada marca, veraneas en un determinado lugar, eres de esa tribu o gremio: el de los rebeldes.

Y esa explotación de la rebeldía como esclavitud, por desgracia en ningún sector de la población ha sido más voraz que en el de las mujeres. Desde usarlas como mano de obra barata o imprescindible durante las guerras mundiales, cuando los hombres abandonaron sus puestos de trabajo para alistarse (obligatoriamente), hasta imponerles la monstruosa industria quirúrgica, farmacéutica o de la moda para dirigir su apariencia y personalidad. La mujer ha sido explotada en nombre de ese falso feminismo que predicaba ayudarlas a liberarse y las hacía cada vez más esclavas, mas sometidas a ese sistema que les decía qué fumar, qué (no) comer, qué vestir (o cómo desnudarse), qué escuchar, qué tatuajes o piercings ponerse, qué comprar… Algo que desafortunadamente heredamos los gays con ese corrupto gaypitalismo.

Y de todo estos sabe mucho Ciudadanos, UPyD, Podemos y toda la nueva promoción de partidos sistémicos. Su continua venta de una supuesta rebeldía que en realidad está reforzando, renovando al sistema al que dicen querer cambiar. Ni eso, sólo mejorar. La famosa “cara amable del capitalismo”. Esa que no existe o es una careta mucho más peligrosa que la cara real, la que vimos en Bangladesh o ahora en Lampedusa. 700 razones para no creer en el capitalismo. 700 razones para no creer en la pose fácil de supuestos “precarios” con posgrado y máster. 700 razones para repudiar la rebeldía como negocio.

]]>
shangaylily 2015-04-20 12:49:06
Crónicas insumisas - El proceso de paz en Colombia continúa http://blogs.publico.es/cronicas-insumisas/2015/04/20/el-proceso-de-paz-en-colombia-continua/ Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

El pasado 15 de abril una Columna FARC rompió el cese el fuego que ellos declararon unilateralmente en diciembre de 2014 y atacaron a miembros del Batallón Terrestre de Combate nº 110 en el departamento del Cauca. Dicho ataque ha provocado la muerte a 11 militares, herido a 20 militares y ha causado la muerte a 2 miembros de las FARC. Ha sido el ataque que más víctimas ha producido desde que se iniciaron las negociaciones para la paz.

Como consecuencia de ese ataque, el presidente colombiano Santos ha ordenado la reanudación de los bombardeos de los campamentos de las FARC, bombardeos que estaban suspendidos desde el pasado 10 de marzo a tenor que las FARC estaban cumpliendo el cese el fuego unilateral e indefinido.

Las explicaciones que ha dado Catatumbo se limitan a decir que el ataque no fue ofensivo, sino defensivo, ya que sufrían un asedio militar, y que su ataque no implicaba una violación de la tregua unilateral sino una respuesta al hostigamiento. Estas justificaciones dejan dos posibles interpretaciones, o que las FARC quieran romper con el cese el fuego unilateral que se autoimpusieron o que la unidad interna de sus miembros no es tan sólida como nos hacían creer. Evidentemente la cúpula de la Habana quiere mostrar una imagen de unidad interna y como mucho aceptara alguna justificación compatible con ello. Pero en definitiva es evidente que la cúpula no tiene un control total sobre las unidades operativas en el terreno, algo que era previsible, así como también cabe suponer que dichas divisiones serán más patentes en la recta final de las negociaciones. En el caso del IRA y en otros más, no todas las unidades aceptaron los acuerdos fruto de la negociación, pero la cúpula logó imponerse; la cuestión es si la cúpula de las FARC tendrá la capacidad de hacer cumplir sus órdenes.

Ante estos hechos las reacciones de los grupos más radicales y exaltados será pedir la rotura o paralización de las negociaciones. Los uribistas lideraran esta apuesta, de hecho ya están centrando su discurso contra el proceso de paz en el tema de la seguridad. Por otra parte entre los militares hay temores e incertidumbres sobre su futuro. Los diálogos parecen estar estancados, hace diez meses que negocian el punto de víctimas y justicia, sin que se haya llegado a resultados. El punto sobre justicia es clave en el resultado de las negociaciones, es el acuerdo que establecerá las penas o la justicia a las que se someterán los combatientes después de la desmovilización y las penas o la justicia a las que tendrán que someterse los militares.

El ataque de las FARC abre un escenario indeseado y es que las FARC rompan su tregua y continúe la mesa de negociación bajo la continuación del conflicto armado, lo que representa un paso atrás. En la práctica, eso pondría poner en crisis todo el proceso. No es lo mismo iniciar un dialogo partiendo de un pasado o una historia llena de víctimas, que dialogar reanudando la violencia después de dos años de haber iniciado las negociaciones. Los escépticos con el proceso de dialogo ante estos acontecimientos encuentran razones para reafirmarse en que dicho proceso no acabará, que alguna de las dos partes romperá con el dialogo. Este es el peor escenario posible y al que no habría que llegar. Los ciudadanos no se merecen este resultado, volver a la guerra no puede ser el resultado.

Aunque sea un golpe duro al proceso, aunque suponga una crisis en el grupo negociador, no hay que abandonar la mesa, hay que continuar negociando y hay que dar más velocidad al proceso. Lamentablemente estos actos violentos presionan a ambas partes y presionan en el calendario, hay que cerrar acuerdos sin muchas dilaciones; la opinión pública si se repiten hechos de esta índole puede ceder en sus apoyos al proceso, lo cual sería muy negativo.

En estos últimos 2-3 años la esperanza de acabar con este conflicto armado ha ido extendiéndose como una mancha de aceite, ha ido contagiándose entre las personas. La sociedad colombiana no puede permitir que hechos como éste rompan las esperanzas de un futuro en paz, no pueden permitir que aquellos que no quieren la paz se salgan con la suya.

El conato de crisis que ha supuesto estos hechos, hay que aprovecharlo en sentido positivo, hay que acelerar los diálogos, hay que desenredar los temas de fondo y hay que ofrecer acuerdos concretos y significativos.

]]>
Crónicas insumisas 2015-04-20 09:49:29
Otra vuelta de tuerka - La centralidad no es el centro http://blogs.publico.es/pablo-iglesias/1005/la-centralidad-no-es-el-centro/ Pablo Iglesias
Secretario General de Podemos

El dilema, el libro de José Luís Rodríguez Zapatero sobre sus vivencias y sus decisiones durante la crisis que ocupó sus últimos 600 días al frente del Gobierno, contiene una reflexión lúcida a la par que interesante, viniendo de quien viene. El ex presidente señala que: “…mientras la socialdemocracia no ponga encima de la mesa un modelo alternativo a los fundamentos básicos de la visión económica dominante en las últimas décadas, las políticas que expresan el significado de las ideas e ideales progresistas seguirán teniendo, como una de sus principales señas de identidad, la política de redistribución del gasto público y la preocupación por reforzar la red de derechos sociales. Si esta ambición dejase de ser la columna vertebral de un proyecto socialdemócrata le quedaría a este muy poco de su razón de ser. Es más, que el Estado de bienestar o el Estado social dejase de formar parte del corazón europeo sería una refutación histórica de la razón fundacional de la propia Unión”. El párrafo resulta particularmente valioso porque señala las dos claves fundamentales para entender las implicaciones políticas de la crisis, a saber, el agotamiento de los todavía llamados partidos socialdemócratas y la democratización de la economía como demanda central que reconfigura el escenario.

¿Qué significa el agotamiento de los partidos socialdemócratas realmente existentes?  Básicamente el contraste entre el lúcido diagnóstico de Zapatero y la política de los socialistas europeos trazada por Blair y por Schröder, de la que el propio gobierno Zapatero fue ejemplo. En su libro ZP reconoce que, desde el momento en que asumió aplicar los recortes exigidos por las instituciones europeas y por los mercados, tiró por la borda la posibilidad de que su partido volviera a ganar las elecciones. Reconoce incluso que sintió estar traicionando aquel “no nos falles” de la noche de su primera victoria electoral, que simbolizó las esperanzas que su mandato generó, en especial para muchos jóvenes. Para justificar el suicidio político de la senda pro austeridad del último tramo de su mandato, ZP apela a la ética weberiana de la responsabilidad, pero con ello reconoce la imposibilidad de aplicar un programa socialdemócrata. Y es que efectivamente, bajo las condiciones de la austerocracia, el futuro político de las formaciones socialdemócratas tradicionales no es muy halagüeño, toda vez que esta suicida interpretación de la ética weberiana les ha llevado a situarse en los asuntos económicos estratégicos junto a las formaciones conservadoras. La reforma del artículo 135 de nuestra Constitución sería un buen ejemplo de esta situación en España, del mismo modo que el gobierno de coalición Nueva Democracia-PASOK lo fue para Grecia, pero esta dinámica es habitual también en el Parlamento Europeo, donde la Gran Coalición entre socialdemócratas y populares sigue actuando como bloque, como se demostró con la elección Juncker como presidente de la Comisión Europea. En España, la entrega de la socialdemocracia a las recetas de la austeridad y su sumisión a la gobernanza financiera, fue la antesala de una crisis de nuestro sistema político que tenía precisamente en el Partido Socialista uno de sus ejes vertebradores fundamentales (mucho más que la derecha política).

En aquel contexto, la emergencia del movimiento 15M y los movimientos que le sucedieron, pusieron sobre la mesa dos claves que habrían de articular la disputa política en España y que por tanto definen la centralidad del tablero: el rechazo de unas élites políticas percibidas como corruptas y la reivindicación de los derechos sociales y la soberanía como base de la democracia. El movimiento contra los desahucios y las marchas de la dignidad precisaron la dirección política del cambio que el 15M inauguró en el plano social.  Algunos análisis tratan de explicar el 15M, los movimientos que le sucedieron (como las mareas) y la emergencia de Podemos sólo como un impulso regenerador frente a lo viejo, ignorando que la crisis del régimen político del 78 se asentaba fundamentalmente en las consecuencias de las políticas de recortes contra buena parte de la población y en el desmantelamiento de los servicios públicos. Jamás la exigencia de más democracia estuvo más vinculada a la economía y jamás la denuncia de la corrupción estuvo tan dirigida hacia los mecanismos institucionales que habían permitido a las élites enriquecerse a costa de lo público. En ese contexto, la hipótesis Podemos entendía que unas circunstancias excepcionales como aquellas, podían permitir que un discurso centrado en la defensa de la justicia social y la denuncia de las élites responsables de la injusticia, se abriera paso mediante un liderazgo mediático. Que tal discurso no pudiera funcionar sólo con los viejos ropajes identitarios de la izquierda y con los viejos liderazgos de partido, lo había demostrado el propio 15M, que pilló por sorpresa a todas las izquierdas, pero la realidad estaba ahí: una opción como Podemos se pudo abrir paso en las elecciones europeas y revolucionar después las encuestas sólo porque la crisis de régimen estaba condicionada por una crisis económica. Podemos señaló con eficacia a los culpables de la crisis, que es la base de todo proyecto político de irrupción plebeya, y articuló un relato que explicaba la crisis y que ofrecía la alternativa en clave social a la que había renunciado la socialdemocracia y que la izquierda postcomunista era incapaz de presentar como proyecto de mayorías. Aquel relato, obviamente, no podía ser independiente de las consecuencias políticas de la crisis económica. La posibilidad de lo que algunos llamaron “populismo de izquierdas” para definir a Podemos, descansaba precisamente en las dramáticas consecuencias de la gobernanza ordoliberal.

Ocupar la centralidad del tablero y establecer los términos del debate de país con un relato ineludible para el resto de actores, que se ven obligados a posicionarse al respecto, es la aspiración de cualquier opción política que pretenda ganar las elecciones. Sin embargo, esa centralidad no tiene por qué coincidir con lo que en el pasado se llamó “centro ideológico” y que sólo puede explicarse en un contexto en el que conservadores y socialdemócratas pueden diferenciar sus propuestas. Hoy, por el contrario, la centralidad está marcada por lo que señalaba ZP; un proyecto económico redistributivo frente al dogmatismo de la austeridad. Que los partidos de la socialdemocracia hayan renunciado a ocupar ese espacio político es lo que explica tanto el auge de Syriza en Grecia como de Podemos en España, pero también el de fuerzas antieuropeas y xenófobas como el Frente Nacional en Francia. Qué Podemos fuera capaz de desplazar del centro del debate el problema catalán, frente a la cuestión social, disparando todas las alarmas del catalanismo de derecha y de izquierda, prueba hasta que punto estábamos, literalmente, pateando el tablero. E incluso dimos un paso más reivindicando, nada menos que en un país plurinacional como España, la idea de patria vinculada a los derechos sociales, como agregador político-emocional. Pocos podían pensar que una apuesta tan audaz por lo nacional-popular en España pudiera funcionar. Y vaya si funcionó.

Esta nueva realidad ha provocado que en nuestro país, a pesar del saludable pluralismo partidista, los campos políticos se hayan simplificado entre los partidarios de seguir haciendo las mismas políticas económicas y los defensores de un cambio que sólo puede pasar por políticas económicas alternativas (reforma fiscal redistributiva, desprivatizaciones, etc.) y por un nuevo modelo de gobernabilidad en Europa menos dependiente de la cancillería alemana y de los poderes financieros. Qué la centralidad del tablero sigue ahí lo prueba tanto el discurso del PP centrado en la recuperación económica, como el discurso del PSOE centrado en la crítica a la austeridad (por difícil que sea de creer si atendemos a su gestión).

Sin embargo, en estos últimos meses, entre algunos sectores tanto de la izquierda clásica como de ambientes políticos más sofisticados, ha calado el mensaje ampliamente difundido en algunos medios de que la centralidad estaría determinada por la regeneración (entendida como recambio de élites) en unos términos que no inquieten a las élites económicas. Ciertos sectores de la izquierda tradicional, reacios a los riesgos de la posibilidad de victoria y, en general, desde el desprecio a un pueblo que “no es de izquierdas” como a ellos les gustaría, entienden con pesimismo que la mayoría social querría simplemente un recambio y no estaría interesada en medidas de calado que inquietaran a las élites. En tales circunstancias lo único que cabría hacer es reforzar y asentar un discurso identitario de izquierdas (y su “unidad”) que, si bien no aspiraría a ganar elecciones, sí serviría para hacer perdurar el espacio político tradicional de la izquierda postPCE, amenazado por Podemos. Sin embargo, lo que es más llamativo es que, en los últimos meses, se ha abierto paso una nueva perspectiva entre sectores políticos con simpatías hacia Podemos, que parte de un cierto complejo de inferioridad respecto al auge de Ciudadanos. Para estos sectores, pareciera que la centralidad se identificara con discursos que buscaran un trato más amable por parte de los medios de comunicación y con una imagen de respetabilidad fundamentada en no dar miedo ni a las élites económicas, ni a una mayoría social básicamente conservadora, tibia y renuente a los cambios. Esta noción de centralidad se acerca peligrosamente a la noción de “centro ideológico”. La peligrosidad de tal acercamiento no reside en ninguna valoración negativa de ese espacio ideológico “ni de izquierdas ni de derechas”, sino en la constatación de que en ese terreno Podemos tiene todas las de perder.

Es indudable que la formación de Rivera está llamada a obtener amplios apoyos electorales pero los estudios disponibles señalan que, a diferencia de lo que ocurrió en Cataluña cuando este partido obtenía votos de un PSC cada vez más cercano al catalanismo, sus nuevos votantes proceden fundamentalmente de electores que en el pasado votaron al PP. El problema de Podemos con Ciudadanos no es que este partido le reste votos, sino que, a rebufo del discurso de la recuperación del PP, pone el acento en el aspecto de la centralidad que más le conviene y donde tiene menos dificultades para competir; la regeneración, entendida como lo nuevo frente a lo viejo. Si hacer política es tratar de librar la batalla en el escenario más favorable para tus fuerzas, Ciudadanos está haciendo política bien. Que cuenten con poderosos aliados es perfectamente previsible y lógico y forma parte de las reglas del juego.

Por eso es tan importante que nosotros no olvidemos lo que nos trajo hasta aquí; un discurso de permanente visualización de las víctimas de la crisis y de reivindicación del Estado social y de las políticas redistributivas; exactamente el terreno que ha abandonado la socialdemocracia, como amargamente señalaba Zapatero. No es sólo que la centralidad, en un contexto de empobrecimiento general como consecuencia de los recortes y las privatizaciones, sigue determinada por la cuestión social, sino que ese es el único terreno en el que podemos ganar. A modo de ejemplo, la detención de Rodrigo Rato no sólo representa la podredumbre de las élites viejas sino el fracaso de las políticas económicas practicadas por el PP, por el PSOE y que hoy informan el programa económico de Ciudadanos que apenas se diferencia del programa de Rajoy. Insistir en esa explicación y asumir sin complejos que nuestro estilo irreverente funciona bien con nuestras propuestas económicas de defensa del Estado del bienestar y los derechos sociales, es llevar la disputa política al terreno que nos es favorable.

En lo que queda de año nos enfrentaremos a dificultades aún mayores de las que ya hemos soportado. Tras nuestro blitz de 2014, nuestros adversarios nos han sabido esperar hábilmente en un terreno enfangado en el que van a tratar de diezmar nuestras fuerzas para hacernos llegar lo más debilitados posibles a las elecciones generales. Ni el calendario electoral, ni el enorme margen de maniobra de un gobierno que no duda en imponer sus intereses de partido incluso sobre algunos medios privados, ni la actitud de las élites económicas, nos favorecen. Pero cometeríamos un grave error si nos dejáramos llevar a un terreno que no nos es propio.

Quizá sea esta la última vez que se presente una oportunidad para que la centralidad sea ocupada por una fuerza con una voluntad política como la nuestra, que señala la democratización de la economía como principal objetivo. Llegamos hasta aquí llamando a las cosas por su nombre; debemos seguir haciéndolo.

]]>
Pablo Iglesias Turrión 2015-04-20 08:49:15
Balagán - Lágrimas en el Consejo de Seguridad http://blogs.publico.es/balagan/2015/04/20/lagrimas-en-el-consejo-de-seguridad/ Varios miembros del Consejo de Seguridad de la ONU lloraron la semana pasada cuando se les pasó un video en el que, según se indicó, se mostraba la muerte de tres niños sirios afectados por cloro.

Se dijo que el cloro fue arrojado por el ejército sirio en un pequeño pueblo. Sin embargo, Damasco ha negado haberlo utilizado, a pesar de que el uso del cloro no está prohibido por las convenciones internacionales.

Los miembros del Consejo de Seguridad, todos ellos con una gran sensibilidad, anunciaron que los responsables del uso del cloro serán castigados.

Causa una profunda emoción ver llorar a los miembros del Consejo de Seguridad, hombres y mujeres con una larga experiencia diplomática.

Naturalmente, esos mismos miembros del Consejo de Seguridad, no han llorado en otras circunstancias.

Según la evaluación de las Naciones Unidas, desde que se inició la guerra civil en 2011 han muerto en Siria 220.000 personas, de las que una buena parte eran niños, pero los miembros del Consejo de Seguridad no han llorado por ellos, o al menos no se ha informado de sus lágrimas.

En Yemen desde el inicio de los bombardeos saudíes a finales de marzo han muerto millares de civiles, incluidos cientos de niños, pero los miembros del Consejo de Seguridad no han llorado.

En la última guerra de Gaza del verano pasado, murieron unos 490 niños palestinos, pero los miembros del Consejo de Seguridad no derramaron ninguna lágrima.

Los miembros del Consejo de Seguridad tienen unas lágrimas muy selectivas.

No lloran cuando sus países venden armas en Oriente Próximo, lo que ocurre a diario, con unos beneficios suculentos.

En el caso del Yemen, por ejemplo, esos millares de civiles han muerto por medio de bombas fabricadas en Estados Unidos, que han disparado aviones fabricados en Estados Unidos. En el caso de la guerra de Gaza puede decirse lo mismo. Pero esta banal circunstancia no ha hecho derramar ni una lágrima a los miembros del Consejo de Seguridad.

En resumen, lo menos que puede decirse de los sensibles miembros del Consejo de Seguridad es que están afectados por sentimientos selectivos que quizá son hipócritas.

]]>
Eugenio García Gascón 2015-04-20 06:28:04
Sombreros de colores - Una ley para blindar el sistema sanitario público http://blogs.publico.es/joan-carles-march-cerda/2015/04/19/una-ley-para-blindar-el-sistema-sanitario-publico/ Hace unas semanas, la Presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, durante la celebración de la designación de la Escuela Andaluza de Salud Pública como centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud, habló de una nueva ley que blinde el sistema sanitario público, lo proteja y garantice su sostenibilidad  para que “nadie pueda meter la sanidad pública en el debate” político y en un entorno “de defensa para proteger al sistema público de los embates neoliberales que se ciernen sobre él, ahora más que nunca“.

logoYOSI

En una línea de defender y consolidar derechos básicos de nueva generación, parece importante blindar el derecho a la salud de las personas. Por eso, Andalucía promoverá una Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público, con el objetivo de blindarlo contra “afanes de privatización o de inclusión de barreras para el acceso a los servicios”. Ello implica mejorar la calidad y excelencia de los servicios públicos, avanzar en la eficiencia y la sostenibilidad de los servicios públicos de salud y protección social; garantizar los derechos, prestaciones, recursos y servicios de salud y bienestar social; impulsar el desarrollo profesional; potenciar la transparencia y el acceso a la información e impulsar la investigación.

AES

Esta Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público creemos que sería bueno que se planteara a nivel de todas las Comunidades Autónomas y a nivel del Estado con el objetivo de avanzar en el desarrollo de derechos para la ciudadanía, proteger cinco grandes grupos de población (infancia, mayores, personas en situación de dependencia, personas con discapacidad y personas en riesgo de exclusión social) y avanzar en las políticas dirigidas a lograr la equidad.

 

el roto en El País

La política sanitaria pública se ha convertido en un elemento clave del estado del bienestar en los países desarrollados y las mejoras que ha aportado a la salud y calidad de vida de los ciudadanos son incuestionables. Durante las últimas décadas, estos han experimentado un incremento en el gasto sanitario. Dicho incremento ha venido dado por múltiples transformaciones demográficas, sociales, asistenciales, tecnológicas y económicas, que sitúan a los sistemas sanitarios ante nuevos retos. La mejora de la eficiencia y equidad de los sistemas sanitarios es una prioridad, e instituciones como la OCDE recomiendan revisar las fortalezas y debilidades de cada sistema sanitario e identificar donde hay margen para maximizar el valor obtenido de los recursos destinados al sector de la salud.

denuncia-Madrid-situacion-mental-publica_EDIIMA20150215_0260_13

Esta ley sería bueno que contemplara aspectos del tipo de:

  1. Financiación y cobertura universal tal como plantea la ley de salud pública
  2. Profesionales:  Se trabajaría sobre identificación de las necesidades de profesionales, el equilibrio entre la oferta y la demanda, la incorporación sistemática del conocimiento profesional y clínico, la planificación adecuada de la oferta formativa y la demanda de profesionales, el desarrollo profesional, la creación de mecanismos de acreditación de la adquisición, el mantenimiento y la mejora de competencias en conocimientos, habilidades y actitudes, entre otros temas.
  3. Prestaciones y catálogo de servicios
  4. Modelo de servicios: Definir el papel de los distintos niveles asistenciales, la integración asistencial, la responsabilidad sobre la salud pública, las formas de gestión, el papel de la atención primaria y las alianzas estratégicas.
  5. Evaluación, rendición de cuentas y transparencia: La evaluación de las políticas públicas es fundamental para la mejora de la acción de los gobiernos.
  6. Compromiso, responsabilidad, empoderamiento y participación ciudadana en su propia salud
  7. Investigación e innovación
  8. Gobernanaza

Edizzz_La-privatización-de-la-sanidad

Fomentar un PACTO POR LA SANIDAD PÚBLICA puede ayudar a garantizar plenamente una asistencia sanitaria pública, gratuita, universal, equitativa, de calidad, financiada mediante impuestos y cuya gestión se desarrolle conforme a lo establecido en la Ley General de Sanidad y demás disposiciones legislativas de desarrollo.

]]>
Joan Carles March Cerdà 2015-04-19 12:21:08
No hay derecho - Protesta y chivos expiatorios http://blogs.publico.es/no-hay-derecho/2015/04/19/protesta-y-chivos-expiatorios/ Jaume Asens
Abogado

Mientras la mayoría de la clase política española se escandaliza por las condenas de la justicia venezolana a opositores golpistas, aquí parece que pocos se rasgan las vestiduras cuando se pretende mandar tres años a prisión a quien alza demasiado la voz. ¿Cómo? ¿No se creen que eso pase? Pues lean la sentencia del Tribunal Supremo contra las ocho personas que participaron en la manifestación del 15-M ante el Parlament en junio del 2011. ¿Qué hicieron? ¿Agredieron a los diputados? ¿Les amenazaron? No. José está condenado por pintar la parte trasera de la gabardina de la exconsejera  Tura cuando entraba en el Parlament. Jordi, por “desplegar una pancarta para exhibir una leyenda”. Francisco, Angela y Ciro por “corear lemas y consignas” mientras “seguían a un diputado”. Rubén por “recriminar las políticas de recortes” y decirle “a un parlamentario que no les representaba”. Ésos son los hechos probados en la sentencia.

Con anterioridad, la Audiencia Nacional absolvió al joven de la pintada del delito contra las instituciones del Estado. No era un medio idóneo ni grave -según los jueces- para torcer la voluntad de la diputada. Entre otros motivos, porque se produjo en un momento en el que ésta “no era objeto de hostigamiento alguno” y ni tan siquiera se percató de ello hasta llegar al hemiciclo. El resto fueron absueltos con argumentos similares. Su comportamiento fue interpretado, incluso, como un ejercicio del derecho de reunión o manifestación proclamado en el artículo 21 de la Constitución. Como una suerte de escrache o piquete que pretendía llamar la atención mediática y hacer audibles voces que de otro modo permanecerían silenciadas.

Esa visión de las cosas no gustó a buena parte de la clase política catalana. Lejos de la socorrida invocación al “respeto a las decisiones judiciales”, CIU, PP, PSC y Ciutadans salieron en tromba a exigir al Parlament que recurriera el fallo. Bajo su perspectiva, era un “precedente peligroso” que pecaba de un exceso de “buenismo”. Desde rotativos como La Vanguardia, algunos incluso llegaron a insinuar que era producto de “jueciflautas” que “querían cargarse el sistema”. Otros, como El País, desde el Editorial, vieron tras la absolución un “aval a la intimidación” de una minoría. Poco importaba que los acusados no estuvieran en el lugar de los hechos o que no hubieran participado en las agresiones. La casta política y mediática exigía una condena ejemplar contra los acusados, fuera cual fuera su intervención en los hechos.

Esa sobreactuación anti-garantista resultaba un modo eficaz de ocultar las propias responsabilidades ante respuestas desproporcionadas a actos de protesta como los del 15-M.  En efecto, para los magistrados los incidentes enjuiciados guardaban cierta relación con un mal funcionamiento de quienes debían delimitar el espacio de la protesta y velar por la seguridad de los cargos electos. A pesar de la previsión de incidentes, a éstos se les obligó a acceder por sus propios medios, a pie, abriéndose camino entre una muchedumbre indignada y sin protección. Como denunciaron algunos de ellos, se cerraron todos los accesos al parque y se creó una auténtica “ratonera”. Tampoco se establecieron cordones ni otras medidas para compatibilizar los derechos de todos. El de entrar en el recinto parlamentario a emitir su voto, de unos. Y el de protestar contra los recortes que allí se iban a aprobar, de otros. Como señalaban los magistrados, el modo en “que la autoridad gubernativa había planeado el ejercicio del derecho de manifestación hizo inevitable la confrontación de los diputados con los manifestantes que ocupaban todo el espacio disponible para el tránsito”. El diseño de la intervención corrió casi pareja a la de un delito provocado sin parangón en este tipo de acontecimientos. Sin ir más lejos, debe recordarse los amplios dispositivos con motivo de concentraciones de masa como la de “Ocupa el Congreso” convocada por el 14-M en Madrid o las famosas contra-cumbres del movimiento antiglobalización de antaño.

Otro aspecto del que los jueces se habían hecho eco en la sentencia era el profundo malestar que causó en el mundo de la justicia la actuación de los  antidisturbios poco después de los incidentes. Encapuchados y fuertemente armados, entraron en la Ciudad de la Justicia barcelonesa para privar de libertad a los imputados que esperaban en el juzgado de Guardia. También retuvieron durante un tiempo, ante el ojo incisivo de las cámaras de videovigilancia, a periodistas y abogados. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y el propio Consejo del Poder Judicial censuraron con rotundidad ya entonces unos hechos de “extrema gravedad”. Ello violaba un principio tan elemental como el de la separación de poderes de Montesquieu. Con todo, el Gobierno de CIU cerró filas e hizo caso omiso a la exigencia de depurar responsabilidades provenientes de las máximas instancias judiciales. Ni tan siquiera el grave reproche de la Audiencia sirvió para romper el cerco de la impunidad. Por el contrario, se mostraron indignados y anunciaron, con todo tipo de aspavientos, que no se iban a quedar de brazos cruzados.

La reciente sentencia es la prueba de que, en ocasiones, ese tipo de estratagemas son útiles. Los contextos de intensa presión institucional y mediática pueden convertir a los jueces en comparsa de los políticos. Y más cuando pertenecen a órganos judiciales de carácter claramente conservador y vinculado estrechamente al poder político. El Supremo ya rechazó que el Parlament fuera una institución autonómica. Para ellos era una “institución de la Nación española”. Con la oposición del Pleno de la Audiencia Nacional y el beneplácito sorprendente de la Generalitat y el Parlament, obligaron con ese argumento a celebrar el juicio ante ese tribunal excepcional.

A la luz de ese relato, no extraña tanto el nuevo paso. Los magistrados reinterpretan hechos ya probados para otorgarles otro significado y condenar a los ocho absueltos. Una aberración jurídica que se consuma sin otras pruebas. O sin escuchar o ver la cara a los acusados. Todo ello en contra de lo que establece el Tribunal de Estrasburgo sobre la prohibición de condenar en segunda instancia a quien ha sido absuelto anteriormente sin antes haber sido escuchado. No era la primera vez que eso sucedía. Cuando se trata de aplicar la lógica de excepción o la “razón de Estado” poco importan las reglas. En el 2011 el Supremo modificó los hechos probados de una sentencia de la Audiencia Provincial de Guipuzcoa para absolver a cuatro guardias civiles previamente condenados por torturar a dos miembros de ETA, Portu y Sarasola. Con todo, no es lo mismo absolver a quien ha sido condenado previamente que condenar a quien ha sido absuelto sin celebrar de un nuevo juicio.

En esta ocasión, el pretexto para sostener la condena es un vaporoso concepto de “intimidación ambiental” sin encaje jurídico. Hechos que de forma aislada son impunes o constitutivos de una simple falta se convierten, a raíz de la novedosa y peligrosa categoría, en actos de violencia. Se argumenta que el lema se “filtra en todos los actos de los manifestantes”. Gritar consignas o levantar los brazos sería un modo de contribuir a reforzar la violencia e intimidación sufrida por los diputados autonómicos. La agresión protagonizada por un grupo sería, así, atribuible también al resto. Con ello, los centenares de manifestantes que se encontraban allí podrían haber cometido el mismo delito atribuido a los condenados.

La sentencia contaba con un voto particular de quien se había designado como ponente, Perfecto Andrés que compartía los argumentos de la Audiencia. Para él agitar los brazos o gritar no puede suponer en ningún caso “fuerza, violencia, intimidación ni amenaza grave”. Tampoco el simple hecho de participar en la concentración. Este magistrado recordaba que en el derecho penal, el principio de responsabilidad individual está reñido con los castigos colectivos. Uno debe responder por sus propios actos, no por el de terceras personas. Terminaba su oposición al veredicto, denunciando el sesgo ideológico y la “toma de posición política” de sus compañeros.

La reacción a la severa condena ha sido dispar. Los diputados de las CUP, ICV y ERC expresaron su “profunda indignación” y calificaron el fallo de “desproporcionado”.  Mientras el PSC evitó posicionarse sobre la cuestión, CIU se situó en las antípodas. El consejero de Presidencia, Francesc Homs,  mantuvo que la sentencia “concuerda con el sentimiento mayoritario del pueblo de Catalunya”. Estas declaraciones iban en consonancia con las del presidente Mas que ya exigió un castigo ejemplar. Entre los afectados tampoco fue unánime la respuesta. Ernest Maragall calificó la sentencia de “política” y un “ataque a la democracia” que ponía la representación por encima de la libertad. La exconsejera Tura, en cambio, mostró su satisfacción. El mismo día de los hechos exhibió públicamente su prenda para comparar frívolamente lo sucedido “con lo que hacían los nazis”.

Lo que está en juego tras esta sentencia no es una cuestión menor. Forma parte de una estrategia más global destinada a acallar la protesta social, la voz de quienes desobedecen leyes injustas en nombre de los derechos de todos. Como recuerda el voto particular de Perfecto Andrés, el artículo 3.1 del Código Civil exige tomar en consideración la “realidad social del tiempo actualmente en curso” a la hora de examinar el desvalor de una acto de protesta. En el actual contexto, ciertas protestas pueden causar molestias o reputarse inoportunas pero son un vehículo de expresión para captar la atención de una sociedad que de otro modo permanece indiferente a ciertas necesidades de los colectivos en mayor situación de vulnerabilidad. Razón suficiente para que los poderes públicos se abstengan de sacar las cosas de quicio con actuaciones proporcionadas. El derecho de manifestación, o de crítica, está reconocido para todos. Pero debería asegurarse, de modo especial, a quien carece de poder. El poderoso no necesita acudir al espacio público para hacerse oír. Por el contrario, la dureza contra activistas contrasta con la inacción frente a actos similares de quienes detentan el poder. Buen ejemplo de ello es lo que sucedió en mayo de 1984, cuando con motivo de la sesión de investidura del President Pujol, CIU convocó una concentración ante el Parlament. En esa ocasión, a pesar de que los altercados terminaron con empujones, persecuciones a los diputados de la oposición al grito de “matadlos, matadlos”, nadie movió un dedo.

Esa no es la única situación de impunidad que clama al cielo. La otra es la que deriva de la actuación de los cuerpos policiales. Con la condena parece que sus responsabilidades hayan quedado en segundo plano. Lo cierto es que una vez ya firme la sentencia debería ponerse sobre la mesa la magnitud de un esperpento que ha permanecido impune. El Supremo, en ese punto, avala la posición de la Audiencia. Para los magistrados, por ejemplo, las detenciones tenían como único propósito compeler a los encausados a participar en contra de su voluntad, y sin presencia de sus abogados, en una serie de sesiones fotográficas para obtener pruebas contra ellos. En contra de la opinión de la Generalitat, el Parlament y Manos Limpias, para el Supremo la presencia del letrado es un requisito ineludible a la hora de practicar tales diligencias. Este tipo de actuaciones, en su opinión, carecen de cobertura legal. El derecho del que goza todo ciudadano a no colaborar con quien le acusa es, sin duda, intrínseco al de no declarar contra sí mismo o a no aportar pruebas que le puedan incriminar. Ese pronunciamiento, además, arroja luz sobre controvertidas actuaciones de los Mossos como en una manifestación de rechazo al desalojo del centro social Can Vies de Barcelona. Allí, se encapsuló a los activistas en medio de la calle para obligarlos por la fuerza a ponerse prendas de ropa o coger palos con el objetivo de grabarlos y recoger futuras pruebas contra ellos.

Ese cierre autoritario de los hechos es un severo varapalo para el derecho de la protesta que abre una peligrosa vía para criminalizar la simple presencia pacífica en una manifestación en la que haya consignas vistas como violentas. Ello se suma a la nueva cruzada punitiva que pretende amordazar a quien no se conforme con la política de recortes, el aumento de la corrupción o la degradación democrática. Con este tipo de actuaciones se pretende mandar un “mensaje de desincentivación” para que los ciudadanos se queden en su casa. Una sociedad amenazada es conservadora, se paraliza y no sale a la calle a defender sus derechos. De ahí las últimas reformas del Código Penal y la ley de seguridad ciudadana, conocida como “ley mordaza”. Instaurar esa obediencia y resignación es el sueño de los que mandan para allanar el camino a sus políticas de recortes.

Con todo ello, las alarmas deberían saltar, de hecho, no solo por el cerco al derecho de protesta. También cuando se señala de manera inequívoca a la policía en su modo de actuar. O cuando se crean chivos expiatorios para eludir las propias responsabilidades. Como recordaba Montesquieu, la injusticia contra uno es una amenaza contra todos. De aquí que la relevancia que cada uno le otorgue a esa advertencia sea un reflejo, también, de la idea de democracia que profese para el futuro.

]]>
jaumeasens 2015-04-19 10:00:30
Comiendo tierra - Rato o un caso de emergencia democrática http://www.comiendotierra.es/2015/04/16/rato-o-un-caso-de-emergencia-democratica/ la tropa del PP

Una mano inclina el cogote de Rodrigo Rato para que entre en un coche policial. Se desvanece, en un instante, una época. La del milagro económico. La del argumentario contra lo público. La de la criminalización de los sindicalistas críticos y el desprecio a los trabajadores. La del éxito de lo privado, la liberalización del suelo, el azul del PP hasta en los telediarios, el ladrillo, el cemento y las tuneladoras, la era de Rouco, los telediarios mercenarios, José Luis Moreno y José María Fidalgo, el desparpajo de la cazadora de talentos ladrones Aguirre, la de las privatizaciones felices de la sanidad y la educación, la de los españoles mirando en los cubos de basura mientras Ana Botella les multaba e invitaba al mundo a un relaxing cup of café con leche. La del saqueo de las cajas de ahorro, la de la universidad entregada a Bolonia y devuelta a los ricos.  La era de Aznar y la Gürtel, de Esperanza Aguirre y la Gürtel, de Cristina Cifuentes y la Gürtel. Maldita Venezuela que no lo tapa todo. A ver si Maduro hace algo que está la cosa fea.

Una mano inclina el cogote de Rodrigo Rato, detenido, mientras registran su casa. El fiscal, que viene de esa época, hace un escrito urgente al juez de guardia para que Rato sea puesto en libertad en cuanto acabe la práctica de los registros. Qué fiscal tan diligente. Personas pobres que han robado un par de cientos de euros no tienen tan buenos abogados. Los ricos siempre han sido impunes porque ellos han escrito las reglas de juego. Hoy algo se ha roto. Una mano, detenida como un paso de baile, baja la arrogante cabeza de Rato para que entre en el coche. El fiscal tiene miedo a ese coche y se acaricia su propio cogote. No pocos fiscales, en estos tiempos del PP, pertenecen al pasado aunque no lo sepan. Una época se acaba y nunca faltan mercenarios que antes de abrazar el nuevo régimen, siempre  con maneras de converso, deciden ser los más execrables defensores del necrosado nepotismo. Ni siquiera la historia se acuerda de esos seres tan infames. Pero tienen su cuota parte en el daño.

La noche del jueves 16 de abril, a las 22:40, desaparece el hashtag #FueraLaMafia 17A.  En las redes sociales hay una gran consternación: ¿por qué ha desaparecido algo que están construyendo decenas de miles de tuiteros en toda España? ¿Cómo es posible que ese llamado, convertido en apenas unos minutos tendencia nacional, haya sido retirado? ¿Es que los poderosos mandan sobre las redes? Alguien ha llamado a Twiter para frenar ese llamamiento. Otra vez una concentración delante de la sede del PP. Y la cúpula del PP tiene pánico. Lo que más les asusta es que la gente se dé cuenta de que se comportan como una asociación para delinquir.

Aquella vez fue a las cinco. Este viernes es a las siete. Pero tiene la misma lógica: decirle a los ladrones de nuestra democracia que ya sabemos qué tienen entre manos, que no vamos a permitirlo. Un petrolero que amenaza la costa canaria regresa vientos del pasado. La cabeza de Rato, responsable de agachar la cabeza de continentes enteros cuando era Director del FMI, se inclina para entrar en un coche policial. Rato, que le quitó medicinas y educación a los países del Sur, que ha compartido vinos caros y suites lujosas con la enemiga de los ancianos Lagarde, con el enemigo de las mujeres Strauss-Kahn, que le quitó a los madrileños la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, entra en un coche policial para que sepamos que todos este esfuerzo de protesta no ha sido en vano. He visto a una preferentista dejar caer una lágrima. Ayer, mientras los trabajadores esperaban la sentencia del Supremo que les daría la razón, lloraba porque una anciana acababa de morir sin recuperar sus ahorros. La gente como Rato no llora por nadie.

Quedan, todavía, todos los necesarios responsables de esta etapa de rapiña. Los Montoro, Guindos, Esperanza Aguirre,  Mariano Rajoy, Cospedal, Soraya Sáez de Santamáría, Javier Arenas, Carlos Floriano, Ana Mato, el Ministro Fernández, Gallardón o Javier González, Camps, Matas, Bárcenas o Jesús Sepúlveda. Y el gran jefe bajo cuyo mandato se gestó la Gürtel y todos estos desaguisado: José María Aznar. El de la foto de las Azores. Y no olvidamos a los periodistas mercenarios que los han defendido. Qué etapa. ¿Cómo hemos podido los españoles aguantar tanta mentira? Igual estábamos viendo el fútbol o planeando el siguiente viaje. Ellos estaban enriqueciéndose sobre nuestras espaldas. Y usando el aparato del Estado para hacer negocios e intentar silenciar a los opositores.

Una mano inclina el cogote de Rodrigo Rato para que entre en un coche policial. Se desvanece, en un instante, una época. Caen las estatuas pero quedan los pedestales. Si el pueblo no reacciona, vendrán los mismos perros con distintos collares. Es hora de recordar que en democracia el pueblo es el que manda. Pásalo.

]]>
Juan Carlos Monedero 2015-04-17 00:21:06
La preguntadora - Voces disidentes en el PSOE ante la campaña electoralista sobre Venezuela http://blogs.publico.es/lapreguntadora/voces-disidentes-en-el-psoe-ante-la-campana-electoralista-sobre-venezuela/121/ Esta semana PP, PSOE, PNV, CIU y UPyD han aprobado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reprueban a presidente venezolano, Nicolás Maduro, por la detención de sus opositores y le exigen su liberación inmediata. Sin embargo, algunos miembros de estos partidos son capaces de reconocer el oportunismo de ésta y otras iniciativas.

Por ejemplo, Ximo Puig (candidato del PSOE a presidir la Generalitat Valenciana): “Yo creo sinceramente que no hay que poner el foco en ningún país concreto. Creo que hay que hacer una defensa de las libertades en todos los países del mundo y no se puede hacer coyunturalismo en esto. Felipe González tiene derecho y el respaldo para defender la libertad en cualquier país y me parece bien, pero yo creo que no hay que focalizar sólo en Venezuela esta cuestión”.

Más claro, agua. En el PSOE hay disidentes en el discurso antivenezolano. Que no es que no lo vean es que son conscientes de que es electoralista en estos momentos.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, que votó a favor de aquella proposición no de ley, fue aún más lejos: “Estoy seguro de que todos estos pasos, hace medio año o hace un año –porque no había elecciones– pues no se hubieran dado.”

Los partidos que no votaron a favor van más allá del oportunismo. José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural: “No, no es oportunismo. Son intereses superiores. Felipe González manda mucho y quien manda, manda. Y el PP: ya estuvieron algunos de sus dirigentes con el golpe de Estado contra el presidente democrático Hugo Chávez. Más de lo mismo”.

Hace unas semanas, en la presentación del libro de José Bono, pregunté a Felipe González por qué ahora, si López lleva un año preso. Después de un silencio, contestó: “Porque me lo ha pedido la familia, es una respuesta muy sencilla”.

Tratando de justificar esta contestación tan simple –para que no sea simplona– me pregunto si es que quizá ningún familiar de ningún preso político ha acudido nunca a nuestro expresidente socialista más histórico e internacional, buscando su ayuda. Si es así, con la misma sencillez, desde aquí, animo a todos los familiares de presos políticos del mundo a que acudan a este buen samaritano que responderá por todos los demócratas injustamente encarcelados.

Lo más curioso de su declaración es que la hacía a poco de retratarse muy sonriente junto a José Bono, exministro de Defensa de esta España nuestra que, gobernando los socialistas, también tuvo unas excelentes relaciones con Hugo Chávez porque entonces el precio del petróleo hacía a su Gobierno millonario y, por lo tanto, menos malvado.

No cuela, presidente. Con todos mis respetos, no cuela. Ni siquiera cuela para los suyos.

 

 

]]>
Marta Nebot 2015-04-16 17:36:21
Estación Término - Catorce años de eutanasia en Holanda http://blogs.publico.es/estacion-termino/2015/04/16/catorce-anos-de-eutanasia-en-holanda/ Fernando Pedrós
Periodista, filósofo y miembro de Derecho a Morir Dignamente (DMD)

 

La Asamblea Francesa desilusionó hace unas semanas a la gran mayoría de franceses que, según las encuestas, esperaban una salida diferente a la simple y escueta aprobación de la sedación terminal como medio de terminar la vida de enfermos en situaciones de gran sufrimiento. Frente a este bien reciente fracaso político valga recordar que el 12 de abril de 2001, hace catorce años, Holanda despenalizaba la eutanasia activa y el suicidio asistido. Y años después, 2004, los menores de edad mayores de 12 años podían acogerse a esta ley despenalizadora si los padres se implicaban en la solicitud de morir que hacía el menor.

La legalización de un hecho y una situación social depende de observar y valorar la realidad a tratar y de la voluntad política. Ambas cosas se dieron en Holanda: se asumió el hecho eutanásico tanto porque que existía una demanda mayoritaria de legalización de la eutanasia como por que se reconoció la existencia de un buen número de eutanasias clandestinas; y no faltó la voluntad comprometida no solo de los políticos sino de representantes de la judicatura y del cuerpo médico que trabajaron codo con codo en la praxis judicial y médica para dar viabilidad a un proyecto que solucionase la situación.

Muchas personas sienten que la degeneración física, los sufrimientos físicos y psíquicos les han conducido a una situación que consideran indigna. En tales circunstancias pueden llegar a contemplar la muerte como un mal menor; liberarse de sus penalidades y también de una agonía. Para ello necesitan el respeto a su dignidad y a su libre voluntad de alcanzar la muerte cuando ya nada se puede hacer por devolver a sus vidas la calidad a la que todo ser humano tiene derecho. Pero a veces las instituciones oficiales son reacias a aceptarlo y darle solución legalmente a pesar de que no se les oculta que existen demasiadas eutanasias clandestinas y que muchos médicos por solidaridad corren un serio riesgo.

Este es por ejemplo el caso de Francia bien palpable en el debate parlamentario sobre la muerte digna. Solo hay que recordar que la diputada de Los Verdes Véronique Massonneau el 29 de enero frente a las propuestas tan recortadas de un grupo socialista y los conservadores del grupo de Leonetti presentó una propuesta sincera y viable de ley de eutanasia. Puso el ejemplo de sus padres belgas y residentes en Bélgica que murieron por eutanasia activa y por suicidio asistido. Y terminaba sus palabras pidiendo que los diputados desechasen los fantasmas y miedos que aparecían en la Asamblea y que el final de la vida no es cuestión de derechas ni de izquierdas sino de la libertad del enfermo. Y como colofón dejaba caer la cifra de 3.000 eutanasias activas clandestinas, habidas en Francia en 2012, según el Instituto Nacional de la Demografía, que iban a quedar sin solución legal a la par que otras muchas más solicitudes de eutanasia o suicidio asistido que quedarían sin respuesta.

Por el contrario, gracias a la legalización de hace 14 años, según los datos de la Oficina Central de Holanda de Estadística, el CBS organismo homólogo al INE, el 2,8% de las muertes que se producen en Holanda (que muy posiblemente serían antes eutanasias clandestinas) son hoy muertes por eutanasia o suicidio asistido en plena legalidad. En 2013 el CBS registró 4.829 casos, principalmente de enfermos afectados por el cáncer (8 de cada 10) en situación terminal. Y los médicos (el 86% de los médicos holandeses están dispuestos a practicar la eutanasia) ya pueden ser solidarios con sus enfermos sin riesgos de persecución judicial y sanciones. Desde esta aprobación el ciudadano de acuerdo con su médico y, claro está, cumpliendo las condiciones marcadas por la ley que garantizan la corrección del proceso puede morir, según su situación física, bien por la ingestión de una droga letal o por inyección intravenosa incluso en su propio domicilio. Y todo se mantiene en orden ciudadano: se respeta la libertad del ciudadano, el proceso eutanásico es transparente y las comisiones regionales ad hoc evalúan los casos que se producen y verifican que se ha cumplido con las exigencias de los protocolos regulados. En las comisiones están presentes médicos, especialistas en ética y abogados y, si en 2013 se conocieron 4.829 casos, solo en 5 de ellos se apreció alguna deficiencia respecto a los requisitos legales.

]]>
estacion-termino 2015-04-16 11:28:30
Números Rojos - Que alguien cierre la puerta http://blogs.publico.es/numeros-rojos/2015/04/15/que-alguien-cierre-la-puerta/ grande_gmgiEs el “efecto goteo”, dicen: el apoyo gubernamental a las multinacionales españolas redunda en beneficio de toda la sociedad… Está por ver. pero mientras ese maná llega, los auténticos beneficiados son toda una pléyade de políticos que recalan con sueldos desorbitados en las empresas que mimaron desde sus cargos oficiales. Nadie, sin embargo, parece capaz de impulsar una regulación que cierre de un portazo tanta puerta giratoria.  

Texto: Nazaret Castro (Buenos Aires). Ilustración: Nerea de Bilbao.

Cuando en abril de 2012, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner anunció la expropiación de YPF, el Gobierno español se apresuró a asegurar que defendería “los intereses de cualquier empresa española en el resto del mundo”, como lo expresó el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Los dirigentes del Gobierno y de Repsol, en una lectura hecha casi en clave patriótica, aunaron sus voces al calificar la decisión de la Casa Rosada como un atentado a la seguridad jurídica. En España, la decisión del Gobierno argentino se leyó como una afrenta; al otro lado del océano, la expropiación del 51% de YPF, la petrolera estatal que fue privatizada en 1992, se entendía como una deuda pendiente del Estado que ni siquiera la agresiva prensa opositora se atrevió a criticar más allá de cuestiones de forma.

Pasada la tormenta, surge la pregunta de si tendrían razón los argentinos para alegrarse tanto, y los españoles para indignarse, con la expropiación de YPF. Pese a las amenazas del Estado español, a Argentina pronto le salieron novias para explotar las recién descubiertas reservas de petróleo y gas de Vaca Muerta, en la provincia patagónica de Neuquén, con la polémica técnica de la fractura hidráulica o fracking. El socio escogido por Argentina fue Chevron-Texaco, una compañía prófuga de la justicia ecuatoriana, donde fue condenada a pagar 7.000 millones de euros por 20 años de vertidos contaminantes en la selva amazónica. Es más: la Corte Suprema de Argentina anuló el embargo decretado por un juez para pagar la multa, al mismo tiempo que YPF y Chevron llegaban a un acuerdo sobre Vaca Muerta que otorga notables privilegios a la petrolera norteamericana. Las comunidades mapuches que durante años plantaron cara a Repsol no parecen haber mejorado su situación.

¿Y del lado español? El apoyo diplomático brindado a las corporaciones por los políticos de uno y otro signo y también por Juan Carlos I, que fue durante su reinado el embajador de las empresas españolas, contiene un argumento implícito -y a veces explícito-: que el bienestar de esas compañías privadas redunda en el bienestar de la sociedad española en general. “El efecto goteo”, que dicen los economistas. Sin embargo, Repsol, como casi todas las empresas que cotizan en el Ibex 35, elude pagar impuestos en España a través de una trama de empresas filiales localizadas en paraísos fiscales. En un cuestionario remitido a esta reportera, Repsol admite que dos empresas de su entramado societario están radicadas en territorios con beneficios tributarios. “Una sociedad está constituida en Bermudas y se dedica a actividades aseguradoras; la otra está constituida en las Islas Caimán y se dedica a actividades financieras”; eso sí: según Repsol, la presencia del grupo en esos paraísos fiscales obedece a “legítimas razones de negocio y no a un propósito de limitar la transparencia de sus actividades”.

Sacyr también tributa en paraísos fiscales, lo que no ha sido obstáculo para obtener el apoyo de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Mariano Rajoy. Hoy, tras la polémica desatada en Panamá por las obras de ampliación del Canal, el ‘caso Sacyr’ ha puesto en entredicho la llamada marca España. La constructora española encabeza el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que exigió a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) un sobreprecio de 1.200 millones de euros para terminar las obras por “costos imprevistos”. La ACP se negó a lo que calificó de “chantaje” y las obras llegaron a paralizarse.

Esos “sobrecostos” rondan el 50% del total presupuestado por Sacyr y sus socios, que en 2009 ganaron el concurso para realizar la monumental obra con una oferta de 2.243 millones de euros, muy por debajo de lo presupuestado por la favorita, la estadounidense Bechtel. En aquel momento, no pocas voces tacharon la oferta de “temeraria a la baja”, es decir, un precio por debajo de los valores reales de mercado y, por tanto, abocado al incumplimiento del contrato. También extrañó a algunos que el Estado panameño confiara una obra tan decisiva para el país y para el comercio internacional a una empresa que ya tenía problemas financieros.

Imagen-1Bechtel afirmó que el presupuesto de GUPC no daba “ni para el hormigón”; por su parte, la embajada de Estados Unidos en Panamá, que ejerció una enorme presión para dar la vuelta a aquella decisión, calificó la victoria de Sacyr de “desconcertante” y aseguró que “Sacyr está considerada en bancarrota y está siendo apuntalada por el Gobierno español”. Sin embargo, Zapatero ofreció a la compañía su apoyo diplomático e incluso financiero: pese a los informes contrarios de la aseguradora pública CESCE (Compañía Española de Seguros de Créditos a la Exportación), el Estado español concedió un aval de unos 150 millones de euros. De modo que los españoles pagarían los platos rotos en caso de que las obras no llegaran a buen puerto.

Ya con Rajoy en el poder, en 2013 la ministra de Fomento, Ana Pastor, visitó las obras del Canal y enfatizó que crearían empleo tanto en Panamá como en España. Poco importaba que para entonces ya fueran públicas las irregularidades contables en el balance de 2012: con todo y con eso, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, llegó a proponer que el Estado apoye financieramente a Sacyr para evitar un agujero mayor en las cuentas públicas, que podría llegar a los 3.447 millones de euros si la empresa llegara al concurso de acreedores. Los mayores riesgos derivan de las ayudas a autopistas radiales de Madrid.

Amistades peligrosas

Como vemos, el apoyo estatal a las transnacionales no deriva apenas de acciones diplomáticas y de una legislación favorable, sino también de ayudas económicas directas. Según un reciente informe de Intermón Oxfam (IO), el apoyo público del Gobierno español a inversiones privadas en el extranjero se ha multiplicado en los últimos años hasta alcanzar en 2013 los 4.215 millones de euros, casi el triple que lo que se destina a la ayuda oficial al desarrollo.

Además, la nueva política de cooperación coloca a las empresas como un eje clave, que a veces termina convirtiéndose en un “instrumento generador de deuda externa”. Lo denunciaba recientemente, Mercedes Ruiz Giménez, presidenta de la Coordinadora de ONGD (Organización No Gubernamental para el Desarrollo): “La política pública de cooperación está siendo golpeada de manera persistente, y lo poco que queda de ella se entrega progresivamente a la gestión del Ministerio de Economía y Hacienda”. Ruiz Giménez cree que la reforma del Fondo de Promoción al Desarrollo (FONPRODE) le asestará el golpe de gracia a la ayuda al desarrollo.

Para Intermón, lo más grave es que las empresas que reciben dinero público no cumplen unos mínimos requisitos de transparencia y respeto de los derechos humanos y laborales. Es el caso, añade IO, de Pescanova en Nicaragua: la empresa se benefició de los créditos de Financiación al Desarrollo (FAD) que el Gobierno español concedió a Nicaragua, mientras mantenía a sus trabajadores con jornadas de doce horas sin descanso, en pésimas condiciones higiénicas y sin derechos sindicales, como han denunciado el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) y la propia IO.

¿Por qué brinda el Gobierno apoyo a las empresas sin exigir nada a cambio? Pedro Ramiro apunta a las puertas giratorias: en los últimos años, 24 ex cargos públicos en España, la gran mayoría de PP y PSOE, pasaron a formar parte de empresas del sector eléctrico como Endesa, Abengoa, Iberdrola, Red Eléctrica de España, Repsol, Acciona o Gas Natural Fenosa, entre otras. Recientemente, de golpe se sumaban cinco históricos del PP al consejo de administración de Enagás, entre ellos Isabel Tocino y Ana Palacio, en un momento en el que el Ministerio de Industria debe decidir la nueva regulación gasística, que será decisiva para la compañía.

La legislación española no lo impide: la ley de incompatibilidades se limita a pedir a ministros y consejeros de Estado que dejen pasar dos años entre su actividad parlamentaria y su desembarco en los consejos de administración de las empresas. Pero muchas veces ni siquiera eso se cumple: fue el caso de la exvicepresidenta Elena Salgado, que no tardó ni tres meses en fichar por Endesa Chile después de dejar el Gobierno. En el caso de Sacyr, las opacas relaciones entre empresas y Gobiernos son aún más evidentes: la empresa figura entre los donantes ilegales del Partido Popular, según los ‘papeles de Bárcenas’  y la causa sobre la presunta contabilidad B del PP que investiga el juez Pablo Ruz.

Esas puertas giratorias no son una particularidad del caso español. Un total de 150 organizaciones y movimientos sociales de América Latina, Europa y Canadá han suscrito una declaración conjunta en la que cuestionan la validez de los códigos de carácter voluntario para las empresas que, como el Pacto Global y los Principios Ruggie, está promoviendo la ONU. “Este tipo de iniciativas son promovidas por personas que se mueven entre el sector privado transnacional y el sector público, para defender los intereses corporativos”, señala la declaración, que denuncia “la corrupción de la puerta giratoria” y el poder de los lobbies que se han instalado en los pasillos de las Naciones Unidas.

Solo buenas palabras

El Pacto Global y, en general, el auge de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) promueven códigos voluntaristas sin carácter vinculante; las legislaciones de los Estados eluden plasmar con claridad las obligaciones de las empresas que invierten en el país; y tampoco el Derecho Internacional relativo a Derechos Humanos dispone de mecanismos jurídicos para garantizar su cumplimiento. Las transnacionales que lideran la inversión extranjera directa (IED), en cambio, sí han sabido armarse de un sistema legal que protege sus intereses: es el llamado Derecho Comercial Global, que las voces más críticas han bautizado como Lex Mercatoria.La ley de la mercancía globalizada. El economista Jeffrey Sachs lo resumió así: “[Tenemos] una cultura de impunidad basada en la expectativa bien comprobada de que los crímenes corporativos son rentables”.

Imagen-2Esa ‘arquitectura legal’ brinda protección a las inversiones de las multinacionales, tales como los tratados de libre comercio (TLC) y los tratados bilaterales de inversión (TBI). Estos tratados son vinculantes y las empresas los hacen valer a través de instancias que velan por su cumplimiento, como el Sistema de Solución de Diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en el que un Gobierno puede procesar a otro por poner trabas al régimen de liberalización comercial, o el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), del Banco Mundial, donde las empresas pueden demandar a los Estados por incumplimientos de contrato. Apenas un ejemplo: el CIADI se apoya para su arbitraje en los TBI y TLC, pero no en las legislaciones de los países ni mucho menos en el derecho internacional en materia de derechos humanos.

“Existe un problema global, un conflicto creciente entre los convenios que firman los Estados y las multinacionales y las leyes nacionales. Es una cuestión que no puede esperar”, afirma Mario Jursich, director de la revista colombiana El Malpensante. Frente a esta situación, cada vez más, surgen iniciativas de las comunidades para hacer frente a esa impunidad: desde el Tribunal Permanente de los Pueblos a la Campaña Global Desmantelemos el Poder Corporativo, emprendida por 150 organizaciones, su principal demanda es crear un tratado con obligaciones vinculantes para las transnacionales.

A finales de junio, esta campaña obtuvo su primera victoria importante: la ONU aprobó, pese a la resistencia de Estados Unidos y de los países europeos, una resolución por la que los Estados se comprometen a crear un grupo intergubernamental encaminado a elaborar un tratado contra la impunidad corporativa. Los lobbies opondrán resistencia: solo la movilización popular puede obligar a los Gobiernos a que impongan restricciones legales a las actuaciones de las grandes multinacionales.

Consigue aquí tu Números Rojos

]]>
Revista Números Rojos 2015-04-15 07:35:17
La soledad del corredor de fondo - La huelga de técnicos de Movistar y la irrupción del nuevo asalariado urbano http://blogs.publico.es/la-soledad-del-corredor-de-fondo/2015/04/14/la-huelga-de-tecnicos-de-movistar-y-la-irrupcion-del-nuevo-asalariado-urbano/ En la España electoral de 2015, la dimensión política predominante es el de la hegemonía de las clases medias y la visión que las mismas tienen sobre la sociedad española.

La prioridad de lo electoral frente a lo social, la superioridad del individuo candidato frente al proyecto o de lo técnico frente a lo programático, tiene mucho que ver con esta hegemonía política de las minoritarias pero influyentes capas medias urbanas de nuestro país.

Si la crisis ha evidenciado el fracaso del capitalismo español dentro de la globalización y la necesaria refundación de nuestro país sobre bases nuevas, para la clase media, sin embargo, no está en discusión la organización capitalista de la producción sino su dirección, lo que hace que los problemas de España no tengan una consideración política (confrontación de alternativas) sino técnica (la sustitución de una élite por otra).

La principal consecuencia de tal esquema es el silencio político de los proyectos políticos y conflictos centrados en el trabajo, frente al predominio de los discursos centrados en la recuperación de la propiedad o del consumo como el ideario político de la España pos-crisis.

Es el predominio de la idea de la crisis como “paréntesis”, entre un momento de boom recordado y anhelado y una recuperación económica entendida como la vuelta a los primeros “dosmiles”. Son las bases del nuevo país ideal que se impone bajo la marca del “viaje al centro”, que parecen estar comprando todos los partidos, nuevos o viejos.

Sin embargo, el silenciado país real del trabajo precario, de las subcontratas, del falso autónomo, el de la España de las deslocalizaciones, del despido arbitrario e incumplimientos del convenio, de la mayoría laboral hostelera, del turismo, del comercio o de lo sectores de restauración o mantenimiento, aparecen en forma de un nuevo asalariado urbano que marca el inicio de una conflictividad obrera renovada.

El pasado 28 de Marzo, 1200 trabajadores indirectos de Movistar dedicados a instalar fibra óptica se pusieron en huelga en Madrid debido a los abusos cometidos por las contratas de Movistar en sus condiciones laborales y ante la amenaza de un nuevo contrato que redujeran aun más sus derechos. Dicha huelga se propagó en más provincias y durante el día 7 de Abril secundaron la huelga trabajadores y trabajadoras de 14 provincias pertenecientes a distintas contratas (Cotronic, Elecnor, Itete, Cobra, Abentel, etc), derivando a una huelga indefinida de técnicos de Movistar.

Los y las trabajadores denuncian condiciones de trabajo semiesclavas, con largas jornadas con salarios que no llegan a superar los 700 euros al mes y donde además las contratas no pagan los desplazamientos hasta el hogar de los clientes de la empresa, sufragando estos gastos las trabajadoras de su propio bolsillo, siendo muchos de estos trabajadores además falsos autónomos.

Ante estas condiciones de trabajo y ante la amenaza de rebajar los baremos de pago en el próximo contrato de Movistar con las distintas contratas, los y las trabajadores piden la derogación del contrato mercantil, jornadas laborales de 8 horas, igualdad de condiciones en contratas y subcontratas, salario base bruto mínimo de 2008 euros, incorporación en plantilla de los autónomos y personal subcontratado.

Con sorpresa la todo poderosa Movistar ha visto como el eslabón débil de la cadena se ha roto. Un paciente trabajo sindical ha logrado unir a categorías laborales y geográficas dispersas en una sola tabla reivindicativa. Del indignado pero indefenso trabajador aislado se ha pasado a una acción colectiva que hace de la huelga, no solo una reclamación económica, sino la irrupción de estas categorías laborales como un sujeto social a tener en cuenta.

Un nuevo conflicto obrero creador a su vez de una nueva estética del conflicto, la huelga como el inicio de la socialización del conflicto social que trasciende —como en el caso de Coca Cola, de los “barrenderos” o de Lantero— y que llega a otros sectores sociales que ven en la “huelga de las escaleras”, una forma de expresar su rechazo a la sociedad del trabajo precario que se impone en nuestro país.

Nos empiezan a llegar señales aún pequeñas y dispersas, pero en mi opinión imparables, del país que viene.

Por eso ojo con minusvalorar conflictos laborales como el de Movistar y otros, que nos van presentando a un nuevo asalariado urbano, que con su acción, parece hacer frente a las felices clases medias del contrato único y de la “revolución naranja”. “Huelga de las escaleras” que constituye también una oportunidad para el rearme sindical y político, de una izquierda, que debe huir del “centro” y volver al conflicto.

Por mi parte, todo el apoyo a los y las trabajadoras en huelga.

Dedicado a Pablo Moreno, veterano trabajador de Telefónica, que desde hace años ya me anunciaba, sin yo verlo, la nueva realidad sindical que viene.

]]>
la-soledad-del-corredor-de-fondo 2015-04-14 09:42:38
La verdad es siempre revolucionaria - Elecciones por la III República http://blogs.publico.es/lidia-falcon/2015/04/14/elecciones-por-la-iii-republica/ Las próximas elecciones municipales del 24 de mayo deberían ser un plebiscito sobre la República como lo fueron las del 12 de abril de 1931. Nunca como en esta consulta está más justificada la necesidad de plantearse la proclamación de la III República.

En la tormentosa y atormentada historia española no se había producido una conjunción tal de acontecimientos y comportamientos de los actores políticos que exigieran una renovación total del reparto de poder, tanto en el Congreso como en la Jefatura del Estado,  como en esta ocasión. La corrupción generalizada en el PP, partido que gobierna España desde hace casi cuatro años, sin que a sus responsables se les haya movido una ceja, ni se les haya exigido la dimisión de todos sus cargos y la convocatoria de elecciones anticipadas. “El gran fraude” en palabras del propio José Antonio Griñán, ex presidente de la Junta de Andalucía, que han protagonizado los gobiernos del PSOE en esa Comunidad, que desautoriza al primer partido de la oposición. La corrupción que abate Cataluña desde hace 30 años, cuyos humos pestilentes están oliéndose ahora con la farsa de las comparecencias en el Parlamento del ex Presidente Pujol y todo su clan. La crisis económica contra la que ni el PSOE ni el PP han tenido más receta que hundir a los trabajadores en la miseria, rebajándoles sus derechos mientras se beneficia al gran capital. Y como rector supremo del país un Monarca que se beneficia de las comisiones que cobra de todos los sectores de energía que se importa —que es toda— de países “hermanos” cuyos tiranos, como los de Arabia Saudí, emiratos Árabes, Kuwait, Argelia, son abrazados y besados por nuestro rey. Un rey inmerso en todas las corrupciones: económicas, morales, personales, ecológicas.

Nunca en la historia de España un rey había tenido que pedir perdón públicamente por su perversa conducta. Nunca en la historia de España una hija de rey había tenido que declarar ante el juez por beneficiarse de la conducta delincuente de su marido. Nunca en la historia de España un yerno de rey había estado procesado por cinco o seis delitos contra la Hacienda Pública y las maquinaciones tramadas con un sin fin de dirigentes del PP para beneficiarse económicamente.

Y sin embargo el movimiento republicano no ha sido capaz de aprovechar la mejor coyuntura que se presentaba en 75 años para proclamar la III República. Y ahora los partidos de izquierda que entran en liza para las elecciones municipales del próximo mes de mayo son incapaces de plantear seriamente el plebiscito que llevó el año 1931 a la proclamación de la II.

El 12 de abril de 1931 se celebraban elecciones municipales en todos los pueblos y ciudades de España. No eran unos comicios según marcaba la tradición, amañados por los caciques en las zonas rurales y por los partidos conservador de Cánovas del Castillo y liberal de Sagasta en las ciudades, como se habían organizado siempre desde las de 1876 en la Restauración de la Monarquía con Alfonso XII. La monarquía dictó su sentencia de muerte el día en que Alfonso XIII apoyó el golpe de Estado que dirigió el general Primo de Rivera, el 13 de septiembre de 1923. Tras la caída del dictador, Alfonso XIII pretendió —con los gobiernos del general Berenguer y del almirante Aznar— un retorno a la situación anterior al golpe. En este contexto hay que situar la convocatoria a elecciones municipales y no generales.

No fue casual que convocaran elecciones municipales y no generales. Lo hicieron porque supusieron que le daría ventaja a la Monarquía, ya que creían que las locales condicionaban menos que las generales, y, que, por otro lado, eran más fácilmente manipulables. Lo que, como se demostró, fue un error estratégico que el rey pagaría caro.

Lo que se elegían eran unos ochenta mil concejales en todos los ayuntamientos de España, pero lo que estaba en juego era la continuidad de la propia Monarquía de la Restauración. Las candidaturas republicanas consiguieron la mayoría en cuarenta y una capitales de provincia. Solamente computando los resultados de las siete mayores ciudades, el 70% del voto fue a parar a opciones republicanas (conjunción republicano-socialista más ERC), mientras los monárquicos apenas pasaban del 14%.

Aquellos que defienden la ilegitimidad de la proclamación de la República aduciendo que las elecciones de abril de 1931 no eran un plebiscito sino meramente administrativas, olvidan que, tanto para republicanos —que así lo hacían saber en sus mítines— como para monárquicos, sí fueron tomadas como un pulso entre los dos sistemas políticos: monarquía o república. Y así lo entendieron todos los españoles, incluidos la mayoría de los miembros del Gobierno y allegados a la Casa Real tras conocerse los resultados de la votación. Elocuente, en este sentido, es el telegrama que envió el general Berenguer —a la sazón ministro de Gobernación— a los capitanes generales de las distintas regiones militares:

Las elecciones municipales han tenido lugar en toda España con el resultado que por lo ocurrido en la propia región de V.E. puede suponer. El escrutinio señala hasta ahora la derrota de las candidaturas monárquicas en las principales circunscripciones […] se han perdido las elecciones […]”

Pero que nadie crea que esta victoria republicana advino repentinamente, como si el pueblo español se hubiese acostado monárquico el 11 de abril y se despertara republicano el día 12, como declaró el almirante Aznar. Desde el golpe contra la I República en 1874,  los antimonárquicos se organizaron para difundir el ideal republicano por toda España. Dieron conferencias en los  ateneos, organizaron mítines y publicaron panfletos y periódicos, incansablemente, desde todas las tendencias políticas,  defendiendo la causa que era la de los valores republicanos: la libertad, la igualdad, la honradez, la veracidad, la austeridad. Aquellos que representa la Institución Libre de Enseñanza y que tan necesarios nos son en este momento. Porque era evidente, y sigue siéndolo, que con la Monarquía era imposible regenerar ni la política ni la sociedad española, inmerso Alfonso XIII en los más graves escándalos de corrupción y traición a la patria, y siendo bastión y jefatura de las clases explotadoras del pueblo español: aristocracia latifundista, oligarquía financiera y burguesía industrial.  Esa campaña duró cincuenta y siete años. Organizada conjuntamente por los partidos y tendencias conservadoras, radicales, socialistas, sindicalistas, cívicas, institucionistas. Porque entonces los españoles tenían la suficiente inteligencia para entender que sin la unión de los que defendían el ideal republicano era imposible la victoria. Sería bueno que los ciudadanos de hoy supieran que el primer presidente de la III República, don Niceto Alcalá Zamora, republicano convencido y siempre leal a su causa, era conservador y católico.

Desde que se supo la fecha de las elecciones municipales la conjunción republicano-socialista inició una actividad frenética, organizando mítines por toda la geografía española. Asimismo abogaban por un frente único, como pedía el mítico alcalde de Jaca, Pío Díaz Pradas: « […] en estos momentos decisivos […],formar el FRENTE ÚNICO, oponer toda la resistencia posible para conseguir la victoria…una unión de espíritus y de fuerzas de todos los sectores antimonárquicos, un solo punto de mira: CAMBIAR LA MONARQUÍA POR LA REPÚBLICA COMO ÚNICA SOLUCIÓN PARA ESPAÑA.» (Gómez: 544)

Hoy, inmersa la izquierda en sus habituales luchas cainitas, que está poseída por una irrefrenable tendencia suicida, es incapaz de unirse en ese Frente Único que reclamaba Díaz Pradas para convertir estas próximas elecciones en otro plebiscito republicano como el de 1931. Porque como decía Marx en su libro El 18 de Brumario de Luis Bonaparte: “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces”. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa. Testigo hemos sido de la tragedia del Golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y de la farsa del organizado el 23 de febrero de 1981.

Y no hay más que ver la farsa en que se ha convertido hoy la que fuera otrora campaña épica por la República.

]]>
Lidia Falcón 2015-04-14 07:50:09
El imaginario salvaje - Tania Sánchez y la perentoria necesidad de converger http://blogs.publico.es/el-imaginario-salvaje/2015/02/06/tania-sanchez-y-la-perentoria-necesidad-de-converger/ Atrás queda la morralla moral de los conseguidores de IU en Madrid, con sus promociones, su urbanismo de casino, sus chantajes, su actitud profundamente antidemocrática y sus clientelas. Y apeada de la realidad de cambio se queda esta formación con un montón de gente buena que no se merece dirigentes tan lamentables como irresponsables.

A los mamporreros del ladrillo y las finanzas como Gregorio Gordo o Ángel Pérez, auténticos vividores de loncha fina y cazo ancho, Cayo Lara ha respondido rememorando la tarantiniana Kill Bill, demostrando ser tan útil como un culo en el codo. El dilema para Garzón es de compleja y me temo que de trágica resolución.

Pero la vida, la mala vida promocionada por el PP sigue. La vida encarnada por el Madrid de los desahucios, el Madrid con menos y peor educación, el Madrid de los recortes sanitarios, el Madrid de los niños mal nutridos, de los desempleados, de los empleados precarios, del medio ambiente abandonado, de los enfermos varados en su falta de tratamiento; el Madrid de la corrupción más obscena.

La Comunidad de Madrid no se puede cambiar, se debe reconstruir.

Todo ello obliga a Tania Sánchez, a Jorge García Castaño y a la marabunta silente del cambio en la Comunidad de Madrid, a acelerar el diapasón de su entrega. Hay que ilusionar e ilusionarse. Mirar a esta castigada Comunidad como un territorio en el que sus habitantes puedan tener acceso a una vida digna. Hay que pasar página de manera definitiva al Madrid de los casinos y prostíbulos globales, para crear una comunidad madrileña que sea paradigma de convivencia plural, de articulación pública de derechos, donde un niño o una niña no puedan pasar hambre por el simple hecho de haber nacido en un barrio o en un pueblo del Sur.

Se trata de generar un contexto político y social donde se recupere el pulso de la responsabilidad, de la humanidad hecha política, arrumbado por el darwinismo social más extremo practicado desde el PP con la aquiescencia cultural y fáctica de siniestros personajes amamantados en las direcciones regionales de los partidos de Bankia.

Todo ello debe hacerse sorteando muchos obstáculos, como la escasez de tiempo, lo que obliga a forjar una agenda realmente trepidante en la que se tienen que lograr algunas cosas más, y no menores:

  1. Crear una cultura política y social de convergencia, donde la generosidad sea método.
  1. Resistir el embate prefabricado para desprestigiar a Tania Sánchez y a todos aquellos agentes transformadores.
  1. Idear una propuesta que contenga un paquete de medidas urgentes para paliar el desastre humanitario que vive la comunidad madrileña y compatibilizar las medidas urgentes y coyunturales con una estrategia de transformación estructural, centrándose en cuestiones tan esenciales como la economía, la sanidad, educación, el medio ambiente, la vivienda…

Quienes se ponen en peligro por responsabilidad social y política, quebrando inercias y empañándose en universalizar derechos, meren que, como cantó Virgilio, la fortuna les sonría. Pero si la fortuna no favorece a los audaces, que al menos lo haga la suma de voluntades ciudadanas. Desde luego, para la convergencia plural y mestiza que luche por un cambio real en la Comunidad de Madrid, cuentan con la mía.

 

 

]]>
jvbarcia 2015-04-13 13:01:08
Consumidor indignado - Vuelo 4U9525: ¿tendremos transparencia esta vez? http://blogs.publico.es/ruben-sanchez/2015/03/25/vuelo-4u9525-tendremos-transparencia-esta-vez/ El del Airbus 320-211 de Germanwings es el tercer accidente con mayor número de víctimas ocurrido en Francia, tras el ocurrido en Bois d’Ermenonville en 1974, que causó 346 muertes, y el de Mont San Pietro en 1981, con 180 fallecidos.

En estos momentos de máximo dolor, nuestra primera preocupación ha de ser solidarizarnos con las familias y amigos de las víctimas del vuelo 4U9525, a las que debemos respetar cuidándonos de no difundir imágenes e informaciones que puedan herirlas innecesariamente.

No hoy, ni mañana, pero en breve las familias deberán unirse, organizarse, constituir una plataforma o integrarse en una asociación solvente para garantizar que se conozca toda la verdad y se haga justicia. Tendrán que desconfiar de abogados que les garanticen indemnizaciones millonarias al tiempo que les pidan cobrar por adelantado un porcentaje.

Y mucho cuidado con la confianza ciega en el Gobierno. Hoy querrán hacerse la foto con ellos, les prometerán su apoyo en los próximos meses, y posiblemente lo tendrán mientras el tema ocupe un lugar destacado en los medios de comunicación, pero nadie sabe qué ocurrirá después.

Ojalá me equivoque, pero no olvidemos que las víctimas de catástrofes en España no han estado amparadas por nuestros gobernantes. Ni las del Yak-42, ni las del accidente de Spanair en Barajas, ni las del metro de Valencia, ni las del Alvia en Santiago, ni las del Madrid Arena.

Sería, siempre es, absolutamente repugnante que los políticos jugaran con la memoria de los fallecidos haciendo falsas promesas con tintes electoralistas. El Gobierno debe dar la talla. No basta con decretar tres días de luto. No basta con viajar al lugar del accidente. No basta con participar en la investigación si no hay total transparencia sobre lo ocurrido, aunque lo que se descubra sea una corresponsabilidad gubernamental fruto de errores o carencias en los protocolos de control sobre la seguridad en el transporte, tanto las referidas al estado de los aparatos como a las condiciones laborales de su personal.

Es una más de las muchas hipótesis sobre las causas del acidente, pero no sería la primera vez. Al fin y al cabo, ¿qué ha cambiado en la seguridad aérea en España desde el accidente de Spanair?

]]>
Rubén Sánchez 2015-04-13 12:54:53
Se cuecen habas - Mi parto es mío http://blogs.publico.es/esther-vivas/2015/04/13/mi-parto-es-mio/ Esther Vivas

Antes de quedarme embarazada, nunca me había planteado cómo quería que fuese mi parto. A menudo, como mujeres, pensamos en si queremos o no tener hijos, qué implicaciones tendrá, de qué modo haremos compatible la maternidad con la vida personal y profesional. Como feministas reivindicamos el imprescindible derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, al aborto, a la conciliación, a repartir el trabajo de cuidados, a la igualdad. Sin embargo, creo, hay un derecho que se nos pasa por alto exigir: el de cómo queremos parir.

Parece que el parto es un mero trámite. Antes y después del mismo, levantamos la voz para reivindicar nuestros derechos, pero los ignoramos a menudo a la hora de dar a luz. No obstante, el parto no solo es un inevitable sino un momento crucial en nuestras vidas y la de aquellos que van a nacer. De aquí que una vez supe que iba a tener un hijo y me planté qué parto quería, no dejara de sorprenderme no solo cómo de olvidado teníamos dicho acontecimiento sino la poca importancia que le dábamos, tanto en lo personal como en lo colectivo.

El debate sobre el parto respetado es, tanto en espacios activistas como cotidianos, ese gran ignorado. Hablar del momento de parir significa referirse a un simple procedimiento, que en muchos casos, al menos por parte de amigas y conocidas, ha sido vivido con dolor y no pocas veces con angustia, miedo e impotencia, y no por el parto en sí sino por la alta intervención médica, a menudo evitable. No en vano, el alumbramiento es tratado en la mayoría de hospitales más como una operación quirúrgica que como un proceso natural.

Cesáreas programadas e innecesarias, oxitocina administrada antes de tiempo, separación injustificada de madre y bebé al nacer, partos inducidos arbitrariamente, mal suministro de la epidural, rotura no necesaria de la bolsa de aguas… por solo citar algunas de las prácticas vividas por amigas y conocidas. Todas ellas justificadas facultativamente porqué “era necesario para el bebé” o “no había otra opción”. ¿Seguro? A las madres, las “fuerzan” a creerlo y muchas, después del dolor, afirman que “al final todo se olvida”. Pero, ¿cuánto tiene que haber sufrido una madre para querer olvidar parte de un episodio tan importante como el parto de su bebé?.

Violencia contra mujeres y pequeños

Las estadísticas confirman estas experiencias que, desde mi punto de vista, solo pueden calificarse como violencia contra mujeres y pequeños. En el Estado español, en 2011, según datos del Ministerio de Sanidad, el número de cesáreas realizadas en hospitales públicos fue de un 21,88% sobre el total de los partos realizados. Se trata del doble del que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera justificable. En los hospitales privados, el porcentaje es aún más elevado. La episiotomía (incisión en la zona del periné para facilitar la salida del bebé) se realiza en torno al 43% de los partos vaginales (una cifra que alcanzaba el 89% en 1997) en la sanidad pública, mientras que en países como Suecia o Dinamarca solo se práctica entorno al 7% de los casos. Una intervención que a posteriori puede generar problemas sexuales, incontinencia urinaria, debilitamiento de los músculos perineales, etc. Pero, ¿a caso las mujeres aquí tenemos un periné distinto a las de otros países europeos? Claro que no.

El alto número de cesáreas y episiotomías son tan solo una muestra de las consecuencias que los partos altamente medicalizados en el Estado español tienen en madres e hijos. El sistema económico exige partos rápidos y “eficientes”, a costa del bienestar de la mujer y el pequeño. Evidentemente que si una cesárea o una episiotomía es necesaria, adelante. La intervención médica no es mala per se. Sin embargo, hoy el problema reside en que muchas de estas prácticas se realizan de forma rutinaria, siendo, en la mayoría de los casos evitables, como muestran las estadísticas de otros países y las recomendaciones de la OMS.

La capacidad de decidir de las mujeres a la hora de parir, parece, se queda a la puerta de quirófanos y hospitales. De ser protagonistas, pasamos a ser, en el mejor de los casos, espectadoras de un parto donde otros deciden por nosotras. Los deseos, las necesidades y las expectativas que tenemos no cuentan, e incluso a veces ni siquiera nos las planteamos… porque nadie nos ha preguntado. De aquí que muchos partos sean vividos de forma traumática.

A pesar de que en los últimos años se han dado mejoras significativas en la atención al parto en centros hospitalarios, con la erradicación de algunas prácticas, la concienciación de más profesionales y la aprobación de La Guía sobre la Atención al Parto Normal, por parte del Ministerio de Sanidad, y su aplicación en algunos hospitales, el total respeto a la voluntad de las parturientas está aún lejos de lo deseable. Aunque éste pueda variar en función del centro y/o de los profesionales.

Pero, ¿parir es cosa de médicos o de mujeres? Para mí, la respuesta es obvia. Sin embargo, durante décadas y aún en la actualidad nos han hecho creer que como mujeres no estamos preparadas para dar a luz por nosotras mismas, no podemos, no sabemos… y así, con el tiempo, nos han secuestrado el parto. La actitud paternalista, en muchos casos, nos inhibe como parturientas. Y la estrategia del miedo hace mella. Otra cara más del control patriarcal sobre el cuerpo de la mujer.

Parto en casa

No obstante, el parto es un derecho, donde la mujer y el pequeño deberíamos ser los auténticos protagonistas, y ante todo tiene que ser respetado. En los últimos años, una oleada de mujeres, organizadas en espacios y asociaciones varias, se han alzado reivindicando este derecho, porque el parto es nuestro.

Una de las opciones de parto que poco a poco se ha ido recuperando es la del parto en casa, donde la mujer es plenamente protagonista y su parto del todo respetado. Aunque el porcentaje sobre el conjunto de alumbramientos es muy bajo, un 0,2% del total, y el servicio público de salud ni siquiera contempla dicha opción, en 2013, según el Mapa del parto en casa en España, se llevaron a cabo una media de 800 partos planificados en el hogar, casi la mitad en Catalunya.

A pesar de que muchos tachan de “irresponsable” esta práctica, considero que se trata de una de las opciones de parir más seguras. Teniendo en cuenta, evidentemente, que el parto hospitalario es imprescindible en determinadas circunstancias de riesgo. En Gran Bretaña, el Instituto Nacional de Salud (NICE) publicó en 2014 un informe donde recomendaba el parto en casa atendido por comadronas en embarazos de bajo riesgo. Según dicho trabajo, las ventajas residían en una reducción drástica del número de cesáreas, episiotomías, inducciones y el uso de forceps y ventosas debidos a los partos altamente medicalizados en centros hospitalarios. A diferencia de aquí, en Gran Bretaña el parto en el hogar está cubierto por el sistema público de salud. En Holanda, el número de partos en casa es el más elevado de toda Europa, con un 20% del total, y son varios los informes que señalan que el porcentaje de complicaciones es inferior incluso al que se da en hospitales. Aunque es importante señalar, en estos tiempos neoliberales y privatizadores, que no se puede utilizar por parte de los gobiernos la demanda del parto en casa como una estrategia para recortar gastos en sanidad y que éste debe de incorporarse con plenas garantías en el sistema público de salud. De hecho, según la OMS es igual de recomendable un parto en el domicilio que uno en el hospital.

Yo parí en casa. Varias conocidas y profesionales me animaron a hacerlo. Finalmente consideré que esta era la opción más respetuosa y segura tanto conmigo como con el bebé. Solo es necesario ver las estadísticas y, como decíamos anteriormente, las dinámicas en otros países. El parto natural y, en particular, el parto en casa es una de las experiencias más intensas y únicas que puede vivir una mujer y con un vínculo más estrecho con su bebé. No se trata de sacralizar el parto, pero sí reivindicar este derecho y experiencia que nos han arrebatado.

Parir en casa no es cosa de “imprudentes”, “locas” e “insensatas” es una opción pensada, meditada y preparada. A menudo, más que un parto medicalizado en un hospital, donde a veces ni sabemos con qué nos vamos a encontrar. Muchos, algunos de buena fe otros no tanta, intentaran disuadirnos en este camino. La clave: una buena información, saber que puedes parir y estar bien acompañada, tanto de las personas que amas como de una buena comadrona con quien tengas plena confianza.

Quiero terminar por agradecer y dedicar este artículo a todas aquellas mujeres que me animaron a tirar adelante el parto en casa (comadronas, doulas, mujeres que así lo habían hecho, otras que así lo quieren hacer), y en particular a la comadrona Blanca Lainez, que me acompañó en el momento de parir, por su profesionalidad y cariño, y al increíble equipo de Cos cooperativa y su compromiso con el embarazo, el parto y la crianza consciente y natural.

Porque el parto es nuestro. Que no nos arrebaten este derecho.

]]>
Esther Vivas 2015-04-13 12:22:42
Lo queremos todo - Tan sencillo como decir sí o no. Debate sobre la investidura en Andalucía http://blogs.publico.es/lo-queremos-todo/2015/04/13/tan-sencillo-como-decir-si-o-no-debate-sobre-la-investidura-en-andalucia-2/ Teresa Rodríguez
Secretaria General de Podemos Andalucía y Diputada del Parlamento Andaluz

Tras el adelanto electoral provocado unilateral e interesadamente por Susana Díaz, expresidenta de la Junta de Andalucía, las cosas se pusieron aún más difíciles para la actual candidata a repetir cargo. Lejos de producirse un voto masivo al PSOE que le hubiera permitido gobernar desde el objetivo declarado de una mayoría absoluta, las urnas indicaron que, pese al aumento de la participación, el partido de Díaz ha perdido votos tanto en números absolutos como en porcentaje en un nuevo marco de mayor pluralidad en la composición parlamentaria. El retroceso es evidente: consigue los mismos escaños que ya tenía y no los aumenta, no logra la anhelada mayoría, no aseguran la estabilidad y Susana Díaz tiene que postularse como candidata a presidir la Junta desde el partido más votado, sí es cierto, pero que no reúne ni la mitad de los votos que los obtenidos por el resto de opciones con representación.

Pese a la evidencia, desde San Telmo y desde Ferraz se ha lanzado el mensaje de “victoria socialista” en un intento de construir la realidad a partir de la propaganda reiterada de un discurso ajeno a los hechos. Unos se animan a otros en sus reuniones repitiéndose el mantra “hemos ganado”. Pero no se engañe señora Díaz, las cosas no le fueron bien en su jugada. Usted es la dirigente de un partido que no para de perder votos y apoyos porque tras años y años de gobierno no ha servido a los intereses de las gentes. Lo menos que se puede decir es que el electorado andaluz no quiere repetir gobierno de forma ciega. Ya no da cheques en blanco.

La primera gran consecuencia de esta situación es que por primera vez el parlamento andaluz adquiere una posición central en la actividad política de nuestra tierra y no será una mera comparsa complaciente del ejecutivo. De ahí el interés que ha mostrado el PSOE contra toda regla aritmética de tener una sobre representación en la Mesa del Parlamento para intentar controlar sus mínimos movimientos.

La segunda consecuencia a constatar es la existencia de un amplio sector del pueblo andaluz que apuesta por el cambio. O como venimos diciendo, el cambio ya ha empezado. No se puede gobernar ni legislar como el día de antes. Y eso, precisamente eso, es lo que más inquieta a las fuerzas del régimen acostumbradas a unas reglas de juego y un lenguaje compartidos. En el fondo su disputa no era sobre los proyectos para mejorar la situación de la sociedad sino sobre los despachos desde los que gestionar partidariamente los asuntos y recursos públicos. Escenario este en el que se podían vociferar sobre asuntos contingentes pero luego en lo importante para la oligarquía, votar juntos, como en el caso de la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución que impone los intereses de las finanzas por encima y por delante de los de las personas.

¿Qué hacen los de siempre ante la investidura?: Enzarzarse en la compra venta de votos (“si tú me das esto yo te garantizo aquello”). Esa y no otra ha sido la actitud del PP que condiciona su apoyo a Díaz al apoyo mutuo entre los de siempre para seguir gobernando (“tú en Madrid, yo aquí, yo en la comunidad, tú en el ayuntamiento”). A este cambalache el PSOE le ha llamado actitud responsable de los partidos de gobierno. ¿Qué hacen los que quieren entrar en el club de los de siempre?: Ampliemos el número de sillas para poder sentarnos más gente arriba. En ninguno de esos onerosos y ridículos juegos de los profesionales de la política, queremos entrar desde Podemos.

Por ello hemos situado nuestras condiciones a Susana Díaz en el único terreno que nos interesa: el interés de la gente. Son tres cuestiones de sentido común, sencillas y sin coste económico. Son tan elementales que ni siquiera es preciso que las fuerzas políticas las llevaran en su programa durante la campaña ni que impliquen futuros acuerdos en otros aspectos. No hemos querido multiplicar las demandas para entrar en un juego aritmético sobre las que se aceptan y las que se rechazan. No son un resumen de nuestro programa, el que votó por primera vez casi el 15% del electorado. A futuro cada partido defenderá en el parlamento las iniciativas acordes con su proyecto político y programa y nosotros nos reservamos ese derecho en el futuro inmediato. No son un programa acabado de cambio, ni una hoja de ruta de un gobierno. Pero sintetizan un cambio de orientación y de modo de hacer, un cambio de prioridades de los representantes electos. Las tres condiciones que hemos presentado tienen un valor político. Mejor dicho, son en sí mismas un gesto político que muestra un cambio de rumbo, un cambio de criterio de quien aspira a gobernar. Y en ese sentido sí que podemos decir que son la quintaesencia de nuestra actitud programática: gobernar a favor de las y los de abajo.

En interés de la gente planteamos que la Junta y los entes y empresas públicas andaluzas no tengan cuentas tesoreras ni mantengan créditos ni relaciones comerciales o de colaboración en la recaudación con aquellas entidades financieras que han desahuciado de su vivienda habitual a andaluces y andaluzas, arrojándoles a la marginación y la pobreza. Y por supuesto que los nuevos convenios con entidades financieras contemplen el compromiso exigible de cumplimiento de los estándares internacionales existentes en materia de desahucios. Simplemente no hagan tratos con los culpables de la desgracia de tantas familias, cambien la cuenta de banco. Nada del otro mundo, fácil de ejecutar y sin “comisiones”. Señora Díaz es muy sencillo: diga sí o no.

Para comenzar a restablecer los derechos básicos de la ciudadanía en la prestación de los servicios públicos, planteamos una sencilla operación aritmética: den de baja a la mayor parte de los altos cargos de confianza que pueblan la administración andaluza y sus ramificaciones –y encarguen sus labores a empleados públicos de los que se cuenta con miles de ellos con gran capacidad y preparación profesional- y el coste de esos importantes sueldos de “puestos a dedo” dedíquenlo a volver a contratar personal sanitario, de la dependencia y docente que despidieron en el pasado gobierno de coalición. Por cada alto cargo cesado dispondríamos de un mínimo de cinco profesionales útiles para la sociedad. Coste estimado: cero. Se trata únicamente de cambiar el titular de la nómina y su puesto de trabajo. De nuevo la respuesta es fácil: sí o no.

Y finalmente queremos que la aspirante a presidir el gobierno de la Junta diga sí o no a un asunto muy simple para demostrar la voluntad de cambio frente a la corrupción y el mal uso de los fondos públicos con hechos, no con promesas de futuras leyes (esas pueden venir luego y ya discutiremos su contenido) que por cierto ya podían haber sido aprobadas y aplicadas anteriormente. Por ello pedimos la dimisión inmediata de Manuel Chaves y de José Antonio Griñán, y planteamos que la Secretaria General del PSOE-A exija públicamente el acta a dos militantes de su organización. No prejuzgamos sus responsabilidades ante la justicia, eso es cuestión de los tribunales. Ni siquiera ponemos en cuestión su honorabilidad personal, máxime tras escuchar a Griñán a la salida del juzgado calificar de forma sincera de gran fraude el asunto de los ERE. Lo que planteamos tiene únicamente que ver aquí y ahora con las responsabilidades políticas y por tanto solo pedimos un gesto político: la dimisión inmediata de sus cargos, lo que significa que asumen que en sus labores de gobierno fallaron estrepitosamente en un fraude masivo que ha levantado la indignación y la alarma social.

Así y solo así acabaremos con espectáculos tan bochornosos como la auto amnistía política que practican cotidianamente nuestros gobernantes que reducen la responsabilidad de sus actos al ámbito penal, y nos ofrecen espectáculos tan bochornosos del no sé, no contesto, no sabía, no vi nada. Pues entonces, decimos en Bruselas, en Madrid y en Sevilla a quienes esto nos dicen: váyase usted a su casa. No es preciso seguir “en política”, puede dejar la actividad y jubilarse tras tantos años de despacho oficial. Porque la política ni es una profesión ni es una carrera, es una dedicación voluntaria, pública y provisional al servicio de la sociedad.

]]>
teresarodriguez 2015-04-13 08:56:43
El azar y la necesidad - Las elecciones más importantes. http://blogs.publico.es/el-azar-y-la-necesidad/2015/04/11/las-elecciones-mas-importantes/ Las ciudades, en oposición a los estados,  han sido las verdaderas vertebradoras de la idea de Europa y son las responsables de mantener aun vivo el pulso de su identidad. La cultura, el comercio o la generación de ideas se crean y trasmiten desde las urbes. Las ciudades tienen un impulso propio, una dinámica, que las hace difícilmente controlables desde el poder, desde el poder de los estados. Las ciudades, a lo largo de la historia, y a pesar de su fragilidad, han sido una organización más perdurable que las naciones o los estados. Las ciudades perduran, los estados cambian, se transforman o desaparecen. La resistencia de las ciudades a los envites de la historia, su capacidad de asimilar los cambios geoestratégicos y económicos de su entorno, las convierten en organismos con resiliencia, la capacidad que tienen algunos seres vivos de sobreponerse a periodos de dolor emocional y de situaciones adversas.

Las ciudades europeas, y la mayoría de las ciudades de todo el mundo, se han creado de forma más o menos espontánea, por agregación y por atracción. Las ciudades son atractores, polos evolutivos reales, más allá de leyes, patrias e imperios. La idea de libertad, de democracia nace en la ciudad y se trasmite al estado, no al revés.

Es por esta razón que las elecciones municipales son las elecciones más importantes a las que se enfrenta un ciudadano, porqué del gobierno que surja de su elección, determinará en gran medida su futuro personal, su confort diario, el acceso a los servicios básicos, su calidad de vida. Si existe un ente capaz de oponerse a las políticas asfixiantes de los estados y sus gobiernos, estos son el del gobierno de las ciudades. Las ciudades son libres, por eso algunos partidos políticos intentan , ingenuamente, controlarlas y dominarlas para sus intereses particulares.

La mayor parte de los partidos políticos tradicionales, incluidas las nuevas fuerzas emergentes como Podemos y Ciudadanos y las diversas plataformas que se han generado, basan su estrategia de cara a las elecciones municipales en consignas de elecciones generales, no locales, y eso, a mi parecer, es un lamentable error, un error que pagarán los ciudadanos.

Una alcaldía es, seguramente, el cargo más digno y noble de quien aspira a trabajar para la mejora de calidad de la vida de sus vecinos, no un trampolín para sus intereses particulares, o los de su formación política. Michel de Montaigne fue nombrado alcalde, un poco a su pesar, de su ciudad, Burdeos. Durante el tiempo que ejerció el cargo, intentó moderar las tensiones religiosas entre sus convecinos, católicos y protestantes. Montaigne declino siempre  ocupar otro tipo de cargos públicos de más vuelo, ni compensación alguna por sus consejos: No he recibido nunca ningún bien de la liberalidad de los reyes, ni pedida ni merecida, y no he recibido ningún pago de los pasos que he hecho a su servicio. Que tomen nota los alcaldables.

]]>
Jaume Grau 2015-04-11 20:35:42
Viviendo en deudocracia - Comunicado de solidaridad de la PACD con el comité de la verdad sobre la deuda en Grecia http://blogs.publico.es/viviendo-en-deudocracia/2015/04/11/comunicado-de-solidaridad-de-la-plataforma-auditoria-ciudadana-de-la-deuda-con-el-comite-de-la-verdad-sobre-la-deuda-en-grecia/ La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda del Estado español (PACD) quiere dar su más firme apoyo al lanzamiento de la auditoría de la deuda griega, un largo proceso que tiene como misión identificar la parte ilegal, ilegítima, odiosa o insostenible de la misma. La comisión de auditoría cuenta con un nutrido grupo de activistas y expertos griegos y con la participación activa de la PACD a través de nuestro compañero Sergi Cutillas, también miembro del Observatorio de la Deuda de la Globalización (ODG) y coautor del libro ‘Por qué no debemos pagar la Deuda‘. Este proceso contará con la presencia de movimientos sociales a través de algunos de sus representantes: Maria Lucia Fattorelli, que participó en el comité de auditoría de la deuda de Ecuador y coordinadora nacional de la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Brasil (Auditoria Cidadã da Dívida); Olivier Bonfond, economista miembro de la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Bélgica (AciDE); Michel Husson (del consejo científico de ATTAC Francia) y Patrick Saurin (sindicato SUD BPCE y CADTM Francia), ambos miembros del Colectivo francés para una Auditoría Ciudadana de la deuda pública. Destacamos también la participación de Cephas Lumina, antiguo ponente especial de las Naciones Unidas sobre los efectos de la deuda en el ejercicio de los Derechos Humanos y de Margot Salomon, directora del centro jurídico de la London School of Economics así como muchos otros expertos, economistas, politólogos o juristas. Esa comisión será coordinada por Eric Toussaint, portavoz del CADTM internacional.

Este 4 de abril de 2015 ha sido un día histórico para los movimientos sociales que luchan por una justicia a favor de los pueblos y en contra del pago de una deuda ilegítima que nos somete: la presidenta del Parlamento en Grecia, Zoe Konstanstopoulou, abrió la sesión inaugural del comité de auditoría de la deuda, llamado también Comité de la verdad sobre la deuda, que contó con la presencia del presidente la República, Prokopis Pavlopoulos y del primer ministro Alexis Tsipras. La presencia en esa convocatoria de una decena de ministros del nuevo gobierno griego es de especial relevancia, dado que aseguraron que sus ministerios aportarían un apoyo activo al trabajo de auditoría.

A partir de ahora, seguiremos atentos a la evolución del trabajo de dicho comité de la verdad sobre la deuda, para trasmitir la información al pueblo español y para animar la movilización alrededor del trabajo de auditoría ciudadana que ya se ha iniciado también aquí, en el Estado español. Lo que sucede en Grecia tiene un impacto directo sobre lo que puede ocurrir en estas tierras.

Apoyamos la auditoría de la deuda griega y la intención de su gobierno de promover la participación ciudadana: es mucha la premura por desvelar el proceso de generación de tan colosal deuda, pero estamos convencidas de que cualquier herramienta para facilitar la transparencia del proceso y el acceso de la ciudadanía a la información, servirá para abrir el camino hacia una sociedad libre de deudas ilegitimas y sometimiento.

Ahora más que nunca, nos solidarizamos con este comité de la verdad y con el pueblo griego contra el pago de esa deuda ilegítima, inhumana e insostenible, que dificulta brutalmente el desarrollo de las políticas sociales elegidas en las urnas el pasado 25 de enero. Vamos a acompañar en este proceso a Grecia, y también lo estamos promoviendo en el Estado español. Nos estamos preparando para auditar nuestras cuentas, exigir transparencia y rechazar igualmente las deudas ilegales, ilegítimas, odiosas o insostenibles que no han beneficiado a los ciudadanos sino a los acreedores. Se reclamarán reparaciones a los responsables del sobre-endeudamiento ilegítimo, que sirve de pretexto para la aplicación de una austeridad salvaje y mortífera. Sólo pagaremos lo que realmente debemos. Porque la mayor parte de la deuda no es nuestra; es ilegítima. Exigimos moratoria, auditoría ciudadana y ¡reparaciones ya!

Solidaridad con el pueblo griego y con todos los pueblos sometidos a una deuda que nos esclaviza y nos impide vivir en democracia.

La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda, no debemos, no pagamos.

]]>
auditoriaciudadanadeladeuda 2015-04-11 13:49:51
Jaulas Vacías - Los taurinos mienten y saben que mienten. http://blogs.publico.es/jaulas-vacias/2015/04/09/los-taurinos-mienten-y-saben-que-mienten/ los taurinos mienten

 

Insensibles al maltrato animal y mentirosos, los taurinos se agarran a un clavo ardiendo porque saben que la mal llamada ‘fiesta nacional’ está herida de muerte, por utilizar expresiones taurinas que tan desagradables resultan cuando ellos hablan así de los animales.

Mienten cuando dicen que los animales no sufren. Sufren, claro que sufren, sufren y mucho.

Mienten cuando dicen que no reciben subvenciones.

Claro que reciben subvenciones, millones de euros de las arcas públicas de cada municipio de España donde se celebran festejos taurinos, que en cada corrida pagan los seguros, los servicios médicos, los salarios de toreros banderilleros y ganaderos…

Subvenciones de la Política Agraria Común de las que también se beneficiarán con 470 millones de euros en el periodo 2014-2020.

Subvenciones de las comunidades autónomas, como el millón y medio de euros que destina la Comunidad de Madrid a financiar escuelas de tauromaquia o peñas taurinas.

Reciben además el apoyo político, en este caso del PP, que rebajará el IVA a los toros mientras millones de españoles viven en situación de pobreza energética sin poder pagar la calefacción en invierno, demostrando una vez más lo poco que les importan las necesidades básicas de las familias.

Los taurinos mienten cuando dicen que la tauromaquia es el segundo espectáculo de masas en España, mienten porque las propias encuestas del Ministerio de Cultura dicen lo contrario, que tan sólo el 8,5% de los españoles va una vez al año a los toros, y que las corridas han descendido un 39% en los últimos 10 años, algo de lo que nos alegramos.

Porque la verdad es que los españoles cada vez están más concienciados con el maltrato que supone para los animales el castigo y muerte que se aplica a los toros durante la corrida.

La verdad es que en un momento de grave crisis económica no debemos desperdiciar un sólo céntimo de dinero público en un espectáculo cruel, banal y carente de ética.

La verdad es en definitiva, que y que quienes rechazamos la barbarie taurina estamos configurando el futuro de una sociedad donde el maltrato animal esté prohibido legalmente en todas sus formas.

 

Aquí podéis ver el el vídeo que destapa las mentiras de la  tauromaquia, realizado por los compañeros de El Hogar ProVegan

 

]]>
Silvia Barquero 2015-04-09 22:28:52
La tramoya - La necesidad de un nuevo tipo de debate económico (y político) http://blogs.publico.es/juantorres/2015/04/08/la-necesidad-de-un-nuevo-tipo-de-debate-economico-y-politico/ Es evidente que hay diferencias entre las dos formaciones políticas que han comenzado a hacerse un sitio destacado en el mapa político español, Podemos y Ciudadanos.

En materia económica es lógico que las haya también, y posiblemente de modo amplificado puesto que en ese terreno la ideología y los intereses sociales que se quieran defender son determinantes de lo que se dice. No hace falta ser un experto para saber que entre los economistas ha habido siempre, por esas y por otras razones de tipo metodológico, diferencias profundas a la hora de reconocer la realidad, de analizarla y de realizar respuestas para transformarla. No han dejado de darse desde que se comenzaron a elaborar los primeros análisis científicos en esta materia y no van a desaparecer ahora.

Tratar de ocultar esas diferencias o, lo peor, demonizar y anular a quien está al otro lado del pensamiento económico dominante es una reacción totalitaria, pero desgraciadamente muy habitual no solo en los medios o en la vida corriente sino en la propia Academia.

De hecho, creo que la principal responsabilidad de que ocurra eso recae sobre los economistas académicos de la corriente dominante. Ellos (y ellas) son los ciegos, desconocen y no hacen nada por conocer los enfoques críticos y no solo han acabado con la posibilidad de que las ideas y el análisis económico alternativo actual sean conocida en las aulas, sino incluso la historia del pensamiento económico. Tanto ha sido así que en muchos países o en universidades tan señeras como Harvard, ha habido protestas de los estudiantes de Economía por el “autismo” de la disciplina a la hora de enfrentarse a la realidad y por la parcialidad del profesorado ortodoxo. A uno de sus popes, nada más y nada menos que N. Gregory Mankiw, se le sublevaron los estudiantes por esa razón, denunciando “el carácter sesgado” de sus clases (la noticia y la carta de sus estudiantes pueden leerse aquí).

Lo cierto es que es lamentable que ocurra eso, porque así se empobrece la ciencia y de esa forma perdemos todos, pues se cierra el paso a la innovación y se cercena la libertad, que es lo peor que le puede pasar al pensamiento para que con él se pueda conseguir un mundo mejor para todos. No deberíamos olvidar nunca que el respeto a los demás y la libertad efectiva son los prerrequisitos esenciales para que florezca el conocimiento y la ciencia, que son tan fundamentales para el progreso y la vida humana.

Pero eso es algo que se olvida muy a menudo porque las ideas económicas son de todo menos neutras. Siempre afectan de un modo desigual a las personas y a los grupos sociales, y es lógico por ello que cada uno tome posición en su contra o a favor según cómo crea que le benefician o perjudican. Es precisamente por ello por lo que decimos que los problemas económicos no tienen soluciones técnicas sino políticas y que éstas deben adoptarse democráticamente. De otro modo, cuando la democracia no llega a la economía, como en nuestro caso, lo que se consigue es que unos grupos sociales puedan imponer su interés distributivo a los demás.

Es con este último fin que con tanta frecuencia se niega el debate, se ocultan las diferencias, se trata de hacer creer que solo hay una alternativa posible, o se persigue y anula a quien hace propuestas diferentes a las que convienen a los grupos sociales que detentan el poder.

En esta última estrategia de ocultación los medios de comunicación resultan esenciales, como también la Academia, siempre sometida al poder dominante por muchos que sean los resquicios de libertad que pueda conceder.

Ahora que Ciudadanos está empezando a mostrar propuestas económicas frente a la situación de crisis en la que nos encontramos, puede comprobarse fácilmente hasta qué punto se dan esos males entre nosotros.

Cuando se presentó el documento que Vicenç Navarro y yo elaboramos para Podemos se produjo enseguida una reacción furibunda, no exenta de ataques personales contra nosotros dos. Se empezó diciendo que no éramos nadie (a pesar de que Navarro es el quinto científico social español más citado en la literatura científica mundial). Un colega de la Universidad Autónoma de Madrid al que prefiero no citar (es una anécdota pero significativa) no ha parado de decir de mí desde entonces que “solo digo tonterías” e incluso pone en duda que sea efectivamente catedrático de universidad.  El intento de poner sobre la mesa propuestas diferentes de política económica llevó consigo insultos y descalificaciones que todavía no han desaparecido. Es verdad que al mismo tiempo ha habido también muchas personas expertas que, a pesar de estar en desacuerdo con todo o parte de lo que proponemos, han sido extraordinariamente respetuosas, que han hecho críticas constructivas y contribuido con elegancia y rigor al debate sobre cuestiones económicas que tanto necesita España. Pero las reacciones en los medios y de los creadores de opinión ante el documento que presentamos a Podemos fueron rotundas: el ataque visceral, manipular alguna que otra propuesta concreta para descalificarla a cualquier precio y, sobre todo, obviar sus ejes centrales, es decir, la necesidad de democratizar la toma de decisiones económicas y lograr un pacto amplio y efectivo que frene el crecimiento vertiginoso de la desigualdad en España.

Y el cainismo y la mala fe que vienen acompañando al debate económico en España (si es que se puede denominar así) se percibe claramente en lo que está ocurriendo con propuestas prácticamente idénticas realizadas en su día por Navarro y yo y más tarde por Ciudadanos.

Cuando nosotros proponíamos centrar el debate económico en el incremento de la desigualdad se nos calificaba (si es que alguien se hacía eco de ello) de trasnochados y peligrosos comunistas. Si lo hacen (y yo me alegro) Rivera y Garicano (aunque desarrollen el asunto de modo diferente) son sensatos y centrados.

En su día, nosotros propusimos la moratoria de grandes infraestructuras en AVE, puertos o autopistas, entre otras, porque habían generado mucha corrupción y escasísima utilidad social. Cuando eso se mencionaba, era simplemente para tacharnos de irrealistas y de querer hundir la inversión y la economía. Ahora Ciudadanos propone (y yo me alegro) disminuir la inversión en AVE y la propuesta se saluda como rigurosa y positiva.

Nosotros proponíamos que los autónomos coticen según su ingreso real y se proclamaba a los cuatro vientos que queríamos arruinarlos subiendo sus impuestos. Ahora lo propone Ciudadanos (y yo me alegro) y se saluda la medida como conveniente y favorable para la economía y los autónomos.

Hay diferencias. ¡Claro que las hay y las seguirá habiendo! Pero también hay coincidencias y, sobre todo, creo que nadie se puede arrogar para sí mismo la exclusiva capacidad de resolver los problemas de España. Hay que acabar para siempre con las prácticas totalitarias que solo buscan destruir a quien piensa de modo diferente y por eso es fundamental que desterremos el frentismo.

Es imprescindible aprender a debatir con respeto y con rigor. España necesita poner sobre la mesa análisis plurales de sus problemas económicos y no imposiciones. No vamos a salir de la situación en la que estamos con prepotencia, creyendo cada grupo que solo él tiene en su mano la salvación de los demás.

Hace falta un debate sincero y plural. No trifulcas mediáticas. Hay que aprender a pensar juntos y a escudriñar los entresijos de las distintas propuestas para encontrar los puntos de encuentro y no solo diferencias. Si queremos vivir y convivir en paz tenemos que aprender a limar, y no a exagerar, lo que nos separa y a poner en marcha lo que nos une, por poco que sea, aunque seguro que es más de lo que a primera vista parece. Y hay que aceptar que nadie puede imponer su interés a los demás, sino que hay que dar la voz a la gente, también y sobre todo, en materia de reparto del ingreso y la riqueza.

Tenemos que hablar mucho más de economía pero sabiendo que no solo hablamos de cuestiones técnicas de las cuales solo puede opinar la gente preparada para ello. Cuando lo hacemos hablamos en realidad, y al mismo tiempo, de política, de intereses legítimos en disputa y en conflicto, pero de un conflicto que no podemos resolver como venimos haciendo, permitiendo que unos amasen siempre la harina mientras que otros son siempre los que se comen el pan.

La conformación mucho más plural que con toda seguridad se va a imponer en el mapa político, es un buen momento para poner en marcha otro tipo de debates, otro tipo de tratamiento de las diferencias y de las propuestas plurales. En España no nos podemos permitir el lujo de prescindir los unos de los otros y mucho manos en materia económica.

]]>
Juan Torres López 2015-04-08 11:15:59
Principia Marsupia - Vuelve el Gran Colisionador. ¿Qué partículas encontraremos ahora? http://www.principiamarsupia.com/2015/04/08/vuelve-el-gran-colisionador-que-particulas-encontraremos-ahora/

boson

El Gran Colisionador de Hadrones ha vuelto a funcionar. Tras dos años de renovaciones, los protones ya giran alrededor del gigantesco anillo subterráneo de 27 kilómetros.

Allí descubrimos el bosón de Higgs. Esta vez va a ser aún más interesante. El primer objetivo era encontrar el Higgs: estábamos casi seguros que debía estar ahí y felizmente apareció. Ahora no estamos demasiado seguros de qué será lo que encontraremos!

Bueno, pero ¿tenemos alguna idea de las partículas que podrían aparecer?

Sí, tenemos algunas hipótesis, pero antes de responder a esta pregunta, permitidme un pequeño recordatorio de cómo funciona el acelerador y qué ha cambiado desde la última vez.

¿Cómo funciona el Gran Colisionador de Hadrones?

El funcionamiento básico del LHC es muy sencillo:

1) Los protones dan vueltas por el túnel circular de 27 km. Algunos protones van en un sentido y el resto en el sentido contrario.

2) Aceleras los protones hasta casi la velocidad de la luz [hasta el 99,9999991% de la velocidad de la luz]

3) Los protones, que viajan en direcciones opuestas, chocan, se desintegran y crean nuevas partículas. [Dicho en palabras de Albert Einstein, la energía de la colisión se convierte en masa de nuevas partículas porque E=mc2].

4) En los lugares del anillo donde se chocan los protones colocas detectores para intentar “ver” las nuevas partículas que se han formado. [En el Colisionador hay 4 detectores que se llaman ATLAS, CMS, LHCb y ALICE].

Vale, ¿y qué ha cambiado en el Colisionador desde que descubrimos el bosón de Higgs?

Las renovaciones de los últimos dos años han servido para aumentar la energía a la que chocan los protones.

Para acelerar los protones hasta casi la velocidad de la luz necesitas un campo magnético tremendo. Cuanto más fuerte sea el campo magnético, más rápido circularán los protones y más energía habrá en los choques.

Para que os hagáis una idea de la dificultad técnica: el Colisionador es uno de los lugares más fríos de nuestra Galaxia. Los electroimanes necesitan ser enfriados a -271 C, una temperatura aún más baja que la del espacio interestelar.

Con las mejoras que se han hecho, el campo magnético creado dentro del acelerador es más potente: los protones chocarán con más fuerza.

OK, ya entiendo más o menos cómo funciona el acelerador. Pero entonces, ¿tenemos alguna idea de qué nuevas partículas podríamos encontrar?

Bueno, tenemos algunas hipótesis. Algunas se remontan a los años 70, pero no estamos seguros de que sean correctas.

1) Partículas supersimétricas

Hasta ahora, nuestro conocimiento sobre las partículas fundamentales que componen la materia está encapsulada en una teoría llamada “el Modelo Estándar”.

El Modelo Estándar es una teoría que funciona muy bien, pero contiene algunas “fisuras” con los que los físicos no estamos demasiado a gusto. [Por ejemplo la masa concreta del bosón de Higgs o la conexión entre fermiones y bosones].

Para solucionar estos problemas, los físicos teóricos desarrollaron desde los años 70 una teoría que se conoce como “Supersimetría”.

La Supersimetría predice que cada partícula fundamental tiene una compañera. A esa compañera se le llama “compañera supersimétrica”. Por ejemplo: además del fotón también existiría el “fotino” o además del Higgs también existiría el “Higgsino”.

super1

Si la teoría de la Supersimetría es correcta, creemos que estas partículas deberían aparecer en el Colisionador.

2) Extradimensiones y mini-agujeros negros

Vivimos en un mundo de 4 dimensiones: las 3 dimensiones del espacio y la dimensión del tiempo.

Pero, ¿y si existiesen otras dimensiones tan pequeñas que no podemos ver?

Puede parecer ciencia ficción, pero estas dimensiones “extra” nos podrían ayudar a comprender cosas que todavía no entendemos. [Por ejemplo: porqué la gravedad es una fuerza tan débil o porqué el Universo se expande tan rápido].

Si estas dimensiones existen, podrían manifestarse en el Colisionador de varias maneras. Una primera forma sería encontrando nuevas partículas. [Por ejemplo versiones masivas de los botones Z y W].

Otra forma posible sería la creación de mini-agujeros negros. ¡No preocuparse! Además de ser minúsculos, estos agujeros sólo existirían durante 0,000000000000000000000000001 segundos. [Son 26 ceros, espero no haberme equivocado].

Esos mini-agujeros negros se desintegrarían antes de que pudiésemos detectarlos, pero dejarían una “huella” que podrían captar los detectores.

3) Materia oscura

Además de la “materia normal”, sabemos que en el Universo hay “materia oscura”. De hecho, sabemos que en el Universo hay bastante más “materia oscura” que “materia normal”.

El problema es que nunca la hemos detectado. Tampoco tenemos ni idea de qué está formada.

Espera, ¿entonces cómo sabemos que existe si nunca la hemos detectado? Porque de lo contrario las galaxias no podrían girar como giran.

Dicho de otra manera: NO podemos “ver directamente” la materia oscura pero SÍ podemos “ver los efectos” que produce la materia oscura en la materia normal.

Algunas teorías dicen que la materia oscura podría estar relacionada con las partículas supersimétricas de las que hemos hablado antes y que podríamos detectar.

4) Que encontremos algo que no nos esperábamos

Esta sería en mi opinión la alternativa más divertida: que encontremos algo completamente diferente a lo que nos esperábamos.

Eso sí, a los físicos que han dedicado sus carreras a la teoría supersimétrica creo que no les haría demasiada gracia.

The post Vuelve el Gran Colisionador. ¿Qué partículas encontraremos ahora? appeared first on Principia Marsupia.

]]>
alberto 2015-04-08 11:14:16
Recuperar el presente - Clave K, la “hija” gamberra de Margarita Rivière http://blogs.publico.es/recuperar-el-presente/2015/04/08/clave-k-la-hija-gamberra-de-margarita-riviere/

iglesias-nega-portada

Anna Monjo y Joan Carbonell
Icaria

Hace ya un par de años que Margarita Rivière entregó a la editora de Icaria un manuscrito muy especial. Margarita buscaba opiniones y comentarios entre colegas y amigos sobre su primera novela, una ficción que se encontraba aletargada desde hacía quince años cuando otras editoriales rehusaron un texto que podía parecer incomodo. Hoy, tal como decía Margarita, visto todo lo que está pasando, “parece más bien un cuento de colegio de monjas”.

Clave K es un retrato descarnado del poder, un esperpento de cómo se construye una hegemonía duradera y cómo un líder carismático se erige en imagen viva de la nación. Esta novela, que guarda grandes similitudes con nuestra historia más reciente, es un relato universal de algo invisible pero omnipresente: el poder.

Más allá de esta sugerente novela existe también la reveladora historia que hay detrás del libro. El making-off, el “cómo se hizo” Clave K.

Todo empieza cuando Margarita, una de las periodistas mejor informadas de los años ochenta y noventa, recibe un encargo para escribir un ensayo sobre la actualidad política en Cataluña. Los ochenta eran años de euforia democrática y la mayor parte la sociedad disfrutaba de la salida del túnel de la dictadura. Quien no compartiese este optimismo colectivo y ahondase en la “desagradable” crítica quedaba al margen o, como dijo Alfonso Guerra, “aquel que se mueva no sale en la foto”.

Margarita se movía bien entre los medios de la época: sabía que sabía demasiado y que un simple ensayo no podía expresar ni la gestualidad y ni la universalidad de la constitución de un nuevo poder. Tampoco podía demostrar piezas claves del rompecabezas de la transición: demasiados off the record. La ficción sería un buen mecanismo para mostrar esos gestos, esas conversaciones, esas alianzas que forman parte del juego del poder. Un juego magistralmente retratado por la serie, primero británica, después americana, House of cards, como nos comentaba Margarita. Una novela en clave tendría el ingenio y el suspense que permitiría al lector ver que el rey iba desnudo.

La idea de transformar el encargo inicial en esta sugerente novela no cayó en gracia. ¿Quién quería ser un aguafiestas de la fiesta de la democracia? Es evidente que Clave K era un texto incómodo. Margarita aparcó la publicación de la novela pero nunca dejó de pensar en ella.

Después de diez años, y tras pasar por los ojos críticos y los lápices incisivos de los amigos, Margarita estaba preparada para presentar en sociedad a esta “hija” gamberra y satírica: Clave K.

Por si alguien se lo pregunta, Margarita siempre quiso publicar esta novela. No ha aprovechado este tiempo de descrédito de los “próceres de la democracia” para apuntarse al linchamiento. Si Margarita retomó la idea de publicar hace un año fue, posiblemente, porque empezó a sufrir la enfermedad que se la ha llevado. No quería dejar un libro así en el tintero y nosotros la ayudamos en esta divertida empresa.

Para nosotros trabajar con Margarita ha sido algo realmente especial y estimulante. Primero porque somos una editorial principalmente de ensayo, ya publicamos con Margarita el ensayo sobre comunicación El malentendido. Cómo nos educan los medios de comunicación  en 2003, y la novela es siempre una aventura para todo el equipo. Y segundo porque trabajar con Margarita Rivière ha sido un placer que nunca olvidaremos. Con su entusiasmo característico, hasta el último momento, nos decía que había que difundir esta novela. Seguiremos su consejo y os animamos a leerla.

Y recordad, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Cómo se diseña el líder

Fragmento de Clave K de Margarita Rivière

El día amaneció con pronóstico de lluvia. La ciudad aún dormía cuando Coska ya había hecho balance del contenido de los diarios, que recogían los últimos acontecimientos y preparaban la decisiva jornada que empezaba. Estaba convencido de que, si la población kaika reaccionaba con un emocionado homenaje a K, todo se arreglaría. Llevaba cinco días trabajando para conseguirlo, con tanta intensidad que solo había dado unas pocas cabezadas.

Aunque era un gran escéptico y no menos cínico, Coska creía, ante su propio asombro, en la fuerza indestructible de la movilización de la gente. Por eso había sido el artífice de aquella manifestación, tan arriesgada si todo acababa en un fracaso. Se dio cuenta de que esa osadía la había aprendido de K. Recordó que, hacía ya más de cuatro años, el primer día que ellos dos pusieron los pies en el palacio, K le había dicho: «El Gobierno ahora mismo somos tú y yo. Y eso no tiene por qué cambiar. No lo olvides cuando todos nos quieran utilizar». Hincó los dientes en un cruasán, tomó un sorbo del segundo café del día y disfrutó de su sabor amargo. Pensó: «Estamos empezando, este proceso no debe pararnos».

Aventuró lo que podría ocurrir si la manifestación fuera un estrepitoso desastre. Podrían acudir solamente las cinco mil personas de todas las regiones del país que, una vez cumplida su misión de apoyar a K con su presencia pública, recibirían un espléndido aguinaldo ya fuera monetario o en empleos en la futura administración pública. «Si solo aparecía aquella gente contratada —pensó—, mejor que hagamos las maletas». Apuró su café hasta el final y encendió un grueso puro, calculando que aún le daba tiempo a saborearlo antes de que empezara el previsible ajetreo de aquel día histórico. Se estremeció al pensar que esa vez sí estaban haciendo historia.

Los diarios del día analizaban detalladamente de la situación. El banco se había arruinado: debía una fortuna, y algunos ya se preguntaban cómo se pagaría. Una montaña de pequeños inversores, al darse cuenta de que sus ahorros dejaban de existir, habían comenzado a organizarse para pedir responsabilidades. Eso era un hecho, quizás el más grave: un frente, incontrolable aún, por desactivar. Ni siquiera el abogado Anglada sabía todavía cómo abordarlo; así se lo había dicho a Coska horas antes. Esa gente podía hacer acto de presencia y crear un espectáculo poco edificante que los medios de comunicación recogerían, sin duda.

El otro hecho inquietante, diagnosticó, era que el Gobierno central, aunque había reaccionado tarde, comenzaba a extender su influencia. Un editorial señalaba que «al estar procesada, la máxima institución del Gobierno kaiko —es decir, K— no dispone de libertad política suficiente para defender los intereses nacionales». Otro incluso se había puesto del lado del fiscal general afirmaba que «en los países democráticos, hasta que se conoce el resultado de un proceso, los responsables políticos, por conciencia democrática y por dignidad política, dejan en suspenso su cargo…», lo cual era un eufemismo para pedir su dimisión. Sus salchicheros no habían logrado averiguar aún cuánto le costaba al

Gobierno central, en dinero contante y sonante, ese apoyo periodístico de última hora. Coska tomó buena nota de los medios que una semana antes habían dicho una cosa y ahora señalaban otra. Una vez más se reafirmó en su opinión de que el dinero obra magníficos milagros.

Recapituló los cabos sueltos de aquel complicado día. Repasó imponderables. Comprobó que los que le habían jurado silencio y habían contenido declaraciones adversas, como los sindicatos y bastantes dirigentes de la izquierda, seguían piadosamente callados: todos esperaban su recompensa, pero eso ya llegaría en su momento. Observó que nadie recordaba ya, como cabía esperar, la desaparición de Queiket, al que tantos habían jaleado como futuro director de la televisión pública. Pensó que su amigo, por muchos enemigos que tuviera, no merecía ese olvido.

Por último, revisó el desarrollo de los acontecimientos previsto: en apenas cuatro horas se jugaban el futuro. Había trazado con cuidado un completo plan. No tenía por qué fallar, ya que lo había madurado a fondo con las personas implicadas, en especial con los responsables de la televisión, cuyo papel era decisivo. Releyó sus notas:

«1. K llega al parlamento, ante el cual lo vitorean centenares de ciudadanos (llevados por el partido y otros). La transmisión por televisión y radio recoge ampliamente el hecho. K sonríe, se muestra alegre, confiado, enérgico, determinado. Baja del coche y saluda a la gente. Su escolta se ha incrementado notablemente. En ese momento, los medios recuerdan su trayectoria de resistencia contra la dictadura.

»2. K es recibido por el presidente del Parlamento y la representación de todos los partidos políticos. Saluda a cada uno de ellos. Detalles de los abrazos o de la frialdad. Entra en el hemiciclo. La sala entera lo aplaude. Las cámaras se aproximan a los que no lo hacen (previsiblemente media docena de socialistas, aunque pueden ser más).

»3. Comienza la sesión en la que K ha de pronunciar su discurso de investidura. Mientras habla el presidente del Parlamento, se escucha un insistente clamor del exterior. Piden la presencia de K en el balcón. El clamor crece. El presidente del Parlamento interrumpe la sesión para salir y pedir silencio a la multitud, con el fin de que la sesión pueda desarrollarse con normalidad. Las cámaras enfocan el interior y el exterior. En el exterior se van congregando ya miles de personas (convocadas por la misma retransmisión del acto).

»4. El presidente del Parlamento interrumpe la sesión por segunda vez para consultar con los grupos políticos si ha de cancelarse la sesión. Las cámaras recogen el clamor de la calle (y el efecto llamada), también las puertas cerradas de la sala donde se reúnen los portavoces y a K en su escaño, repasando su discurso.

»5. Salida de la comisión. Rostros de los reunidos. Crescendo del clamor ante el Parlamento. El presidente anuncia que, dadas las excepcionales circunstancias, se ha acordado, sin consenso (probablemente solo se nieguen los socialistas), que K salga al balcón, salude a la gente y le solicite silencio para poder pronunciar su discurso.

»6. K sale al balcón acompañado del presidente del Parlamento. Delirio. Hace un primer discurso de agradecimiento (cinco minutos máximo), pide paciencia y un minuto de silencio por la democracia y el país. Los comentaristas informan que la plaza del palacio de Gobierno, donde está convocada la manifestación, ya rebosa de gente dos horas antes de la convocatoria. Imágenes de las dos multitudes (Parlamento y palacio).

]]>
Opinión 2015-04-08 08:07:22
Espejos extraños - Otro mundo necesario http://blogs.publico.es/espejos-extranos/2015/04/06/otro-mundo-necesario/ Boaventura de Sousa Santos
Traducción de Antoni Aguiló

Escribo desde Túnez, donde participo en el Foro Social Mundial (FSM), que por segunda vez consecutiva se celebra en el país que inició la “primavera árabe”, una semana después del atentado terrorista que mató a 21 personas. El primer hecho notable es que más de 50.000 participantes, venidos de 121 países, no se dejaron intimidar por los extremistas y mantuvieron su participación como ejemplo de solidaridad con el pueblo tunecino, el país del Magreb que con más éxito realizó la transición de la dictadura a la democracia. Un país pobre en recursos naturales, cuya principal industria es el turismo, está en el centro de una región que sirvió de cuna del capitalismo y siempre ha estado dominada por el comercio de recursos estratégicos, de oro en el siglo XIV al petróleo de nuestros días.

La riqueza de su diversidad cultural es impresionante, y está presente tanto en el arte y en la política como en la sociedad y la vida cotidiana. Aquí se amalgamaron lo largo de los siglos la cultura cartaginesa (pueblos bereberes y fenicios), romana, cristiana, arabemusulmana (de Oriente Medio y de la Península Ibérica), otomana, francesa. Aquí nació y escribió uno de los fundadores de las ciencias sociales modernas, Ibn Jaldún (1332-1406). Diez siglos antes, cerca de aquí, en la Hipona romana (hoy la ciudad de Annaba en Argelia) nació san Agustín que fue, entre otras cosas, un autor precoz del modernismo utópico y de la crítica anticolonial. Hoy, y puede que para sorpresa de muchos, las mujeres son el 31% de los diputados en el Parlamento tunecino y, según los observadores más atentos, son las mujeres quienes han defendido más eficazmente la transición democrática en Túnez. Resulta difícil, por tanto, escapar a la magia de este lugar.

Al igual que en el primer encuentro del FSM realizado en Túnez, en 2013, el tema central fue la dignidad, un concepto amplio y de vocación intercultural donde caben los derechos humanos de raíz occidental y las concepciones de respeto por el ser humano, por sus comunidades y la naturaleza concebida como un ser vivo y fuente de vida propias de las cosmovisiones indígenas y campesinas y del islam coránico. Dentro de este tema general se abordaron los debates más diversos sobre las tres principales fuentes de dominación y opresión de nuestro tiempo –capitalismo, colonialismo (racismo, xenofobia e islamofobia) y patriarcado–,  debates a veces centrados en la denuncia y otras en la propuesta de alternativas. A lo largo de los quince años del FSM algunos temas han ido ganando mayor centralidad: el avance aparentemente irresistible de la versión más antisocial del capitalismo (el neoliberalismo basado en el capital financiero), alcanzando ahora de lleno la Europa que se consideraba protegida; la escandalosa concentración de riqueza –según datos de la respetada Oxfam, las 85 personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la humanidad (3,5 mil millones de personas); la destrucción ambiental debido a la explotación sin precedentes de los recursos naturales; la expulsión de campesinos de sus tierras ancestrales para dar paso a la agricultura industrial y al acaparamiento de tierras a gran escala que implica; la invasión creciente de semillas transgénicas y de productos genéticamente modificados (desde la fruta al eucalipto), que retira a los agricultores el control de las semillas, destruye la biodiversidad, mata las abejas y provoca daños en la salud humana; el aumento de la violencia política y la necesidad de denunciar tanto el terrorismo como el terrorismo de Estado, que siempre ha recurrido a extremistas para proseguir sus objetivos; el trágico empeoramiento de las condiciones de vida de los palestinos, sometidos a la forma más violenta y salvaje de colonialismo por parte del Estado de Israel; la heroica lucha del pueblo saharaui por su independencia y liberación del colonialismo marroquí.

Quince años después del primer encuentro del FSM es el momento de hacer balance. El FSM ha permitido a los movimientos sociales de todo el mundo conocerse mejor y articular sus luchas. Los mejores ejemplos son, probablemente, Vía Campesina y la Marcha Mundial de las Mujeres. Pero la verdad es que el mundo es hoy más violento, más injusto y más desigual, y muchos (incluido yo mismo) piensan que el FSM debería haberse renovado durante estos años y vuelto más interventor en la formulación de propuestas y políticas. Una cosa es cierta, el FSM ha demostrado que, aunque algunos duden de que otro mundo es posible, otro mundo es urgente y necesario.

]]>
Boaventura de Sousa Santos 2015-04-06 12:35:26
Fuera de foco - Las ‘gatas’ del Roller Derby Madrid http://blogs.publico.es/fuera-de-foco/2015/04/05/las-gatas-del-roller-derby-madrid/ Haciendo gala de su apelativo castizo, se mueven como auténticas gatas a lomos de sus patines. Son las chicas del Roller Derby Madrid. Eva, Clara, Jessica y Adela son cuatro de ellas. Luchan con mucho esfuerzo y pocas ayudas por un espectacular deporte con miles de seguidores en todo el mundo pero minoritario en nuestro país.

gatas16

Varias chicas de Roller Derby Madrid, preparadas para salir a la carrera durante uno de los ejercicios de aceleración y explosividad.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas2

Una de las gatas de Roller Derby se prepara para el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas3

Almudena, expatriada en Londres, se abraza con una de sus compañeras de Roller Derby Madrid.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas6

Adela Nieto (AKA ‘Adelita Terrores’). Tiene 34 años, reside en Vallecas y es responsable de imagen de una firma de relojería.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas8

Una de las chicas se enfunda los patines antes del entrenamiento.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas10

Clara Martínez. (AKA ‘Clara DesPites’). Tiene 32 años, reside en Arganzuela y es profesora de Teoría de la Literatura en la UNED. –  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

'Clara DesPistes' observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

‘Clara DesPistes’ observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas15

Tres ‘gatas’ comparten una charla durante el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas22

Una de las gatas de Roller Derby se ajusta los cordones de los patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

El buen rollo generalizado entre las 'gatas' da paso a la concentración durante ñps ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El buen rollo generalizado entre las ‘gatas’ da paso a la concentración durante los ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas25

Almudena (AKA Rude Driver) repara uno de sus patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Eva Frugoni (AKA Eva 'Evita Problemas'). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva Frugoni (AKA Eva ‘Evita Problemas’). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

]]>
Opinión 2015-04-05 23:28:18
La pizarra de Yuri - La máquina a bobinas magnéticas del joven sargento Lavréntiev http://www.lapizarradeyuri.com/2015/03/31/la-maquina-a-bobinas-magneticas-del-joven-sargento-lavrentiev/ Los reactores de fusión nuclear Tokamak.

Oleg Alexandróvitch Lavréntiev

El joven sargento del Ejército Rojo Oleg Alexandróvitch Lavréntiev (1926-2011), que acabaría siendo doctor en física nuclear y teórica y el “abuelo” de la bomba termonuclear soviética y los reactores de fusión TOKAMAK, sobre los que se basa actualmente el ITER. Foto: © Agencia Federal de Archivos, Ministerio de Cultura de la Federación Rusa.

Imagínate: es 1948, formas parte del poderoso Comité Central del Partido Comunista de la URSS y de algún modo cae en tus manos la carta de un cierto sargento Oleg Lavréntiev, de 22 años, destinado en un remoto agujero del Océano Pacífico. El joven sargento Lavréntiev dice que sólo acabó la secundaria porque se fue a la guerra, pero le gusta mucho la física atómica; incluso se gasta parte de su escasa paga en una suscripción a la revista Avances en Ciencias Físicas. Ah, y que sabe cómo hacer una bomba de hidrógeno y un reactor de fusión nuclear.

No sé tú, pero yo habría pensado que estaba ante el típico charlatán. O, más probablemente, me lo habría tomado a broma. Claro que eran malos tiempos para esa clase de humor, con el padrecito Stalin todavía en plena forma y el camarada Beria encargado de tratar con los bromistas (y también, en el más absoluto secreto, de supervisar el programa soviético para hacer la bomba atómica, que ni eso tenían aún por esas fechas.) Hay que tener en cuenta que Oleg había tenido el cuajo de escribir primero al mismísimo Stalin y, al no recibir respuesta, decidió ponerse en contacto con los segundones del Comité Central, el muchacho. Asombrosamente, ni la carta terminó en una papelera ni el joven sargento Lavréntiev, natural de Pskov, hijo de administrativo y enfermera, recibió un nuevo destino un pelín más al interior. Por la parte de Kolymá o así.

En vez de eso, poco después el oficial al mando del sargento Lavréntiev recibió instrucciones estrictas de que le proporcionaran un despacho con escolta y tiempo para plasmar sus ideas de manera más exhaustiva en absoluto secreto. Cosa que debió dejar a todos sus compañeros, empezando por el oficial al mando en cuestión, bastante atónitos. Dos años después, el 29 de julio de 1950, Oleg manda a Moscú un paquete por correo militar secreto donde describe los principios de un arma termonuclear por fusión de deuteruro de litio (“liddy”) y una máquina para producir grandes cantidades de electricidad mediante una “trampa electromagnética” toroidal para confinar reacciones del deuterio y el tritio. Que es, exactamente, el principio de funcionamiento de todas las armas termonucleares del mundo y los reactores de fusión tipo Tokamak, como el ITER que se está construyendo ahora mismo.

El paquete acabó ni más ni menos que en manos de Andréi Sájarov, quien ya trabajaba con Ígor Tamm en esas mismas cuestiones, al amparo del entonces secretísimo Laboratorio nº 2 o Laboratorio de Aparatos de Medida de la Academia de Ciencias de la URSS, hoy en día conocido como el Centro Nacional de Investigación – Instituto Kurchátov. En su evaluación, Sajárov escribió:

“Creo que es necesario discutir detalladamente el proyecto del camarada. Con independencia de los resultados de esta discusión, debe reconocerse la creatividad del autor.”

Mucho tiempo después, en sus memorias, Sajárov se explayaría más a gusto sobre el paquete remitido por el sargento Lavréntiev desde su lejana base del Pacífico:

 “Quedé enormemente impresionado por la originalidad y la audacia de esas ideas producidas independientemente, mucho antes de que comenzaran a aparecer las primeras publicaciones sobre el tema. (…) [Mis] primeras tenues ideas sobre el aislamiento térmico magnético comenzaron a formarse al leer su carta y escribir el informe al respecto. (…) El trabajo de Lavréntiev fue un ímpetu para mejorar la investigación del aislamiento térmico magnético del plasma de alta temperatura que realizábamos Tamm y yo.”

Entrada principal al Instituto Kurchatov en la actualidad.

Entrada principal al Instituto Kurchátov en la actualidad. Imagen: © Google Street View.

 Diseño original de Oleg Lavréntiev para un arma termonuclear.

Diseño original de Oleg Lavréntiev para un arma termonuclear. 1) Detonador temporizado. 2) Carga explosiva [convencional]. 3) Semiesferas de plutonio. 4) Cámara de vacío. 5) Capa de litio-6. 6) Deuteruro de litio-6. Aunque es muy primitivo y requeriría varias modificaciones importantes para hacerlo funcionar, todos los conceptos esenciales de un arma con componente de fusión están ahí: se trata básicamente de un diseño “sloika” con un primario de detonación por disparo (similar a la idea inicial “Thin Man” estadounidense para una bomba de fisión de plutonio, o a la bomba “Little Boy” de Hiroshima si sustituimos el plutonio por uranio) envuelta en una capa de litio y, muy acertadísimamente, deuteruro de litio-6. El deuteruro de litio-6 (“liddy”) fue y sigue siendo el explosivo de fusión idóneo para las armas termonucleares. Hay que tener en cuenta que cuando Lavréntiev ideó esto, todas estas cosas eran altísimo secreto o simplemente ni siquiera estaban inventadas y puede decirse que “se lo sacó todo de su cabeza”. Imagen: © Agencia Federal de Archivos, Ministerio de Cultura de la Federación Rusa.

Apenas un mes después, Lavréntiev es desmovilizado y matriculado en la Facultad de Física de la Universidad Estatal de Moscú, con derecho a habitación y beca. Ahí le piden que desarrolle más su propuesta. Oleg se pone a ello. En octubre del mismo año, Sajárov y Tamm completan el primer análisis de un reactor de fusión nuclear por confinamiento magnético, bajo el auspicio de Ígor Kurchátov, basándose no poco en el documento original del joven sargento. Así, pasaron a la historia como los inventores de este tipo de reactor, el más prometedor y el más utilizado del mundo hoy en día, mientras que Lavréntiev quedaría relegado a una oscuridad que no comenzó a esclarecerse hasta que se desclasificaron los documentos secretos de la época en el año 2000.

Hay que decir que a Oleg no le fue mal. Cuando terminó de desarrollar sus planteamientos en enero de 1951, le invitaron al Kremlin, se entrevistó con Beria en persona, le aumentaron la beca, le proporcionaron una habitación mejor, le dieron acceso a todas las publicaciones científicas que necesitara y le pusieron un tutor personal: el matemático Alexander Samarskiy, prácticamente desconocido en Occidente pero un peso semipesado de la ciencia soviética, experto en análisis numérico y física computacional. Así Oleg se graduó con honores e incluso pasó una temporada por el exclusivísimo Laboratorio de Aparatos de Medida, donde trabajaban Sájarov y Tamm. Pero luego, por razones no demasiado claras fue transferido al Instituto de Física y Tecnología de Járkov (Ucrania, entonces parte de la URSS), otro centro de investigación muy prestigioso. Ahí el antiguo sargento Oleg Lavréntiev, que postuló una bomba termonuclear y un reactor de fusión con sólo su educación secundaria, su suscripción a Avances en Ciencias Físicas, su curiosidad y su pasión, pasó el resto de su carrera profesional haciendo lo que le gustaba. No tuvo una mala vida y en esa ciudad murió el 10 de febrero de 2011, a los 84 años.

Sin embargo, como te digo, su papel en el desarrollo de las armas termonucleares de la URSS y sus reactores de fusión por confinamiento magnético permaneció oculto hasta el año 2000, e incluso hoy en día casi nadie lo conoce fuera del espacio post-soviético. Sájarov y Tamm (e, indirectamente, Kurchátov) se llevaron todos los méritos. Que no digo que no se lo curraran y no los merecieran, que se lo curraron y los merecieron, pero tras ellos estuvo la sombra de Lavréntiev. El caso es que los reactores Tokamak comenzaban a nacer en el sector 44 del Laboratorio de Aparatos de Medida de la Academia de Ciencias de la URSS, situado al Noroeste de Moscú. Vamos, el Instituto Kurchátov.

La toroidalnaya kamera s magnitnymi katushkami.

El primer TOKAMAK, llamado T-1, en el Instituto Kurchatov de Moscú donde fue inventado en 1968. Foto: ITER.

El primer prototipo de reactor de fusión Tokamak, llamado T-1, en el Instituto Kurchatov de Moscú (1958). Foto: © ITER Organization.

Al principio, no se llamaron Tokamak, y no todos creían en ellos. El primer “aparato toroidal” para el control del plasma a alta temperatura construido en el sector 44 se llamaba TMP y era una cámara de porcelana, a la que luego le añadieron unas espirales metálicas por el interior. Después vinieron otros dos dispositivos con paredes de cobre y espacios de aislamiento. No fue hasta finales de 1957 que estos primeros aparatos de medida termonucleares dieron lugar al dispositivo T-1, “montaje experimental nº5″ o “disposición de 1958″ (por el año en que se puso en marcha.)

Hubo algo de bronca para ponerle nombre. Estuvo a punto de llamarse “Tokomag”, por тороидальная камера магнитная, o sea toroidalnaya kamera magnitnaya, es decir cámara magnética toroidal. E incluso “Tokomak”, porque a algunos oídos les sonaba mejor. Pero al final se impuso la opinión del subdirector del laboratorio, Ígor Golovkin, que era un apasionado del proyecto: sus estrellas contenidas por confinamiento magnético se llamarían Tokamak, de тороидальная камера с магнитными катушками, pronunciado toroidalnaya kamera s magnitnymi katushkami, lo que viene siendo cámara toroidal con bobinas magnéticas. Algún otro dice que podría significar también тороидальная камера с аксиальным магнитным полем (toroidalnaya kamera s aksialnym magnitnym polem, cámara toroidal con campo magnético axial), lo que define al ingenio igualmente bien. Yo me quedaré con lo de cámara toroidal a bobinas magnéticas, que era la idea original de Lavréntiev y suena más sovietpunk y molón. :-P

Como puede suponerse, esto del bautismo no fue la única bronca que rodeó al proyecto, ni mucho menos la más importante. El afamado académico Lev Artsimovich (jefe del Departamento de Investigación del Plasma), quien luego se haría un auténtico converso hasta el punto de que le llaman “el padre del Tokamak”, decía por entonces que “conseguir la fusión con un Tokamak es como intentar crear un cigarrillo a partir del humo.” Muchos opinaban que este extraño aparato de medida jamás podría satisfacer la condición Kruskal-Shafranov y estabilizar el plasma en su interior.

Pero lo logró. En 1958, el llamado montaje experimental nº 5 del Insituto Kurchátov, una sencilla cámara de cobre de 1,34 metros de diámetro con una corriente eléctrica en el plasma de 100.000 amperios y una intensidad del campo magnético toroidal de 1,5 teslas, demostró que podía contener el plasma estabilizado y sería posible fusionar deuterio con él en una boscosa periferia de Moscú. Exactamente, aquí. Así, el montaje experimental nº 5 paso definitivamente a la historia como el Tokamak T-1. Una de las grandes puertas a la energía nuclear de fusión, la energía de las estrellas traída a la Tierra, se acababa de abrir sobre la idea original de un joven sargento que sólo contaba con su educación secundaria pero tenía mucha, muchísima audacia y curiosidad.

Diseñando estrellas.

Isótopos naturales del hidrógeno

Los tres isótopos naturales del hidrógeno: protio, deuterio y tritio. El deuterio y el tritio pueden fusionar con “relativa” facilidad. Pero obsérvese que la carga total del núcleo es siempre positiva. Esto tiende a separarlos por repulsión electrostática. Para que puedan entrar en contacto y fusionar, hay que “acelerarlos a temperaturas termonucleares.” Esta es también la razón fundamental de que la fusión fría, al menos en su forma convencional, no tenga demasiado sentido.

El problema básico para producir una reacción nuclear de fusión es que los núcleos de los átomos que constituyen toda la “materia normal“, como tú o yo por ejemplo, tienen carga eléctrica positiva. Si recuerdas, en el núcleo atómico están los neutrones, que no tienen carga, y los protones, que la tienen positiva. Pero no hay ninguna carga negativa. Las cargas negativas están en los electrones, situados en los orbitales de alrededor. Como estamos hablando de fenómenos nucleares, nos tenemos que olvidar de los electrones y nos quedamos con los núcleos. Que, al estar compuestos exclusivamente por neutrones (sin carga) y protones (con carga positiva), son positivos, tanto más cuanto más grandes sean y más electrones contengan. Pero desde el más básico de todos, el hidrógeno, con un único protón, tienen carga positiva.

¿Y qué? Pues que, como es bien sabido, cargas opuestas se atraen y cargas iguales se repelen. Igual que en los imanes. Dos polos positivos o dos polos negativos se repelen entre sí. Esto es la repulsión electrostática. La única forma de unirlos es aplicando tanta fuerza que logre superar esta repulsión, siquiera sea temporalmente. Pero en condiciones normales, dos objetos con la misma carga (por ejemplo, dos núcleos atómicos) tienden a separarse, no a unirse y fusionar. (Y por eso lo de la fusión fría nos hizo alzar tanto la ceja a tantos desde el principio. Bajo condiciones estándar, no hay ninguna manera obvia mediante la que los núcleos atómicos puedan vencer la repulsión electrostática hasta fusionar.)

Las estrellas, que son gigantescos reactores de fusión nuclear natural, hacen trampa. Resuelven el problema a base de pura fuerza bruta, con la fuerza de la gravedad. Como son tan grandes y tienen tanta masa, la gravedad las hace colapsar sobre sí mismas hasta que la presión y con ella la temperatura aumentan tanto como para alcanzar las a veces denominadas temperaturas termonucleares. Pero nosotros no tenemos semejantes masas a nuestra disposición.

La manera sencilla de resolver el problema, y la única que nos ha ido bien hasta el momento, es explosiva. Esto es: provocar un brutal pico de presión, temperatura y radiación que haga fusionar núcleos atómicos fácilmente fusionables, como el deuterio, el tritio o el litio. Pero el resultado es todavía más explosivo: así es, talmente, como funciona un arma termonuclear. Claro, eso va muy bien para desintegrar a unos cuantos millones de prójimos con un golpe casi instantáneo de energía monumental, pero no tanto para mover suavemente nuestras sociedades. Si queremos energía de fusión civil, tenemos que producirla de una manera más lenta, progresiva, en un “reactor lento” o algo que se comporte como tal. Cosa que parecía sencilla y al alcance de la mano hace unas décadas, pero ha resultado ser uno de los problemas más difíciles a los que se ha enfrentado jamás la humanidad.

Explicado muy a lo sencillo, estas temperaturas termonucleares son muy, pero que muy superiores a lo que puede resistir ningún material. No se puede construir una “vasija” como las que usamos en los reactores de fisión de las centrales nucleares actuales. A las temperaturas propias de la fusión, cualquier vasija de cualquier material existente, imaginable o teorizable en este universo se convierte instantáneamente en plasma y se desintegra. (Y esa es una de las razones por las que las armas termonucleares son tan devastadoras: en las inmediaciones de la detonación, ninguna clase de materia puede pervivir de manera organizada.)

Repulsión y fusión nuclear

Polos opuestos se atraen, polos iguales se repelen. Los núcleos atómicos están compuestos por neutrones (sin carga) y protones (con carga positiva); como resultado, los núcleos en su conjunto son fuertemente positivos y por tanto se repelen con fuerza entre sí. En condiciones normales, esta repulsión los mantiene separados e impide que puedan llegar a fusionar. Sin embargo, a temperaturas termonucleares (millones de grados), los núcleos vibran violentamente y la inercia de estos movimientos es capaz de vencer a la repulsión electrostática, haciéndolos colisionar y fusionar entre sí con alta liberación de energía. En la imagen, dos núcleos de deuterio (hidrógeno-2) y tritio (hidrógeno-3) colisionan, fusionan y liberan un núcleo de helio-4 y un neutrón altamente energéticos.

En resumen: que sabemos cómo hacer fusionar cosas, pero no cómo ralentizar y contener la reacción para convertirla en esa energía domadita que mueve nuestros hogares, nuestros trabajos y nuestro mundo en general (y luego quienes tú ya sabes nos cobran a precio de oro…). A decir verdad, a estas alturas también sabemos cómo ralentizarla y contenerla… pero sólo en parte, de manera muy limitada, y consumiendo en el proceso total más energía de la que obtenemos. Es decir, que tenemos armas de fusión capaces de aniquilar civilizaciones enteras pero no tenemos más reactor nuclear de fusión eficaz que el sol brillando sobre nuestras cabezas.

Concepto básico para una central eléctrica de fusión nuclear basada en un Tokamak, como el que está desarrollando la cooperación internacional ITER.

Concepto básico para una central eléctrica de fusión nuclear basada en un Tokamak, como el que está desarrollando la cooperación internacional ITER.

Y no es porque no se le haya echado pasta y ganas encima, ¿eh? La energía nuclear de fusión prometía y promete ser tan estupenda que en algunos periodos se le han echado encima ingentes cantidades de dinero y no pocas de las mentes más brillantes del periodo. Pero aún así se resiste, la jodía.

Como te digo, el problema no es fusionar núcleos atómicos. Eso sabemos hacerlo. El problema es todo lo demás, y muy particularmente la producción y confinamiento de esa reacción con un saldo energético favorable. Como ya hemos visto, las estrellas como nuestro sol usan de manera natural el confinamiento gravitacional aprovechando su enorme masa. Vamos, que la gravedad de esa masa mantiene la reacción contenida durante largos periodos de tiempo en esas luminarias que cubren el cielo, como si dijéramos “empujando hacia adentro”. Puesto que como también hemos dicho nosotros no tenemos tales masas para trabajar, nos toca recurrir a trucos distintos. Hoy por hoy, estos son básicamente dos: el confinamiento inercial y el confinamiento magnético. La cámara a bobinas magnéticas que imaginó el joven sargento Lavréntiev, o sea el Tokamak soviético, o sea el ITER internacional, utilizan esta segunda técnica.

En el mismo 1958 los científicos soviéticos presentaron los primeros resultados obtenidos con el dispositivo T-1 en la II Conferencia de Átomos para la Paz, celebrada en Ginebra. Este fue uno de los mayores encuentros científicos de la historia, con más de 5.000 participantes. La URSS presentó un paper titulado “Estabilidad y calentamiento de plasmas en cámaras toroidales.” Se había tomado la decisión de desclasificar la investigación y en este artículo aparecía prácticamente todo, incluso un esquema de la máquina, salvo el nombrecito Tokamak de marras. La era Tokamak acababa de nacer.

La era Tokamak.

Interior del Tokamak JET detenido y (en la inserción) funcionando, con plasma en su interior.

Interior del Tokamak JET detenido y (en la inserción) funcionando, con plasma en su interior. Foto: Cortesía EFDA-JET. (Clic para ampliar)

Al dispositivo T-1, fundamentalmente experimental, le siguieron el T-2 del año 1960 y el T-3 de 1962. El T-3 era ya un dispositivo funcional por completo. En 1968, el Tokamak T-4 de Novosibirsk demostró la primera fusión nuclear casi-estacionaria. Los resultados del T-3 y el T-4 fueron tan prometedores que pronto comenzaron a construirse también fuera de la URSS. Los primeros fueron los japoneses, que arrancaron en 1969 con los JFT y los NOVA, antecesores del actual JT-60. Les siguieron los estadounidenses con el Alcator A del Instituto de Tecnología de Massachusetts (1972), origen del Alcator C-Mod, y después con el DIII-D. En Francia tampoco quisieron perdérselo y en 1973 ponían en marcha el Tokamak de Fontenay-aux-Roses del que luego saldría el Tore Supra en Cadarache, donde ahora se está construyendo el ITER. Luego vendrían muchos más, en muchos países, desde China, Brasil o Italia a Irán, Portugal o México. Y en España, el Tokamak TJ-I de 1984.

Los soviéticos, por su parte, no se durmieron en los laureles. Siguieron adelante con diseños cada vez más grandes y sofisticados. Vino el T-7, el primer Tokamak con imanes superconductores. Le siguió el T-8, con la característica cámara en forma de “D” que se mantiene en los diseños actuales. Culminarían en el Tokamak T-15 de 1988, sobre el que después se realizarían los estudios preliminares para diseñar el ITER; ahora lo están actualizando. Pero tras el colapso de la URSS se han quedado un poco fuera de juego, aunque anden liados con el Globus-M; más que nada, participan en la cooperación ITER.

Pese al éxito del Tokamak, no todas sus alternativas han quedado aplastadas. El diseño Stellarator, aunque quedó un poco pachucho durante una larga temporada, vuelve a presentar interés (en el Laboratorio Nacional de Fusión del CIEMAT tenemos uno: el TJ-II.) Y por supuesto, la otra gran alternativa, el confinamiento inercial, prosiguió con dispositivos como la National Ignition Facility estadounidense o el Laser Mégajoule francés, de doble uso en investigación civil / militar. En la National Ignition Facility parecieron obtener un resultado muy importante en septiembre de 2013 (producir la misma energía que se consumía para obtener la fusión), pero luego resultó que eso era muy matizable (y aquí.) Tanto, que sólo obtuvieron un 0,78% de la energía consumida. :-/ En el Joint European Torus, el Tokamak más grande del mundo, se llega al 70% y según algunos modelos teóricos del JT-60 japonés, se ha podido llegar al 125% (esto está disputado.) Pero para empezar a generar energía con el conjunto del reactor hay que llegar al 500% y para hacer una central de fusión práctica, superar el 1.000 o el 1.500% y preferiblemente rondar el 2.500%.

Océano Pacífico desde Poronaysk, isla de Sajalín, Rusia.

Una estrella y un mar lleno de hidrógeno con los que soñar: el Océano Pacífico y (algo de) sol matutino visto desde Poronaysk (Sajalín, Rusia), donde estaba destinado el sargento Oleg A. Lavréntiev cuando tuvo su idea genial. Foto: Alex Nov., 2009.

El caso es que ahora mismo el gran proyecto internacional para obtener energía de fusión es un Tokamak: el conocido y ya muchas veces mencionado ITER, que debería empezar a dar resultados en el periodo 2020-2027. Si consigue sus objetivos, después tendrá que venir DEMO para convertirlo en una central eléctrica práctica allá por 2033-2040. Ya te conté hace algún tiempo que esto de la energía nuclear civil de fusión avanzaba a su ritmo, y por qué. Lo cierto es que sigue avanzando, pero comprendo que haya decepcionado a muchas personas. Hace décadas se crearon expectativas que en su momento se creían realistas… pero no lo eran. El problema resultó mucho más diabólico de lo que parecía. Eso sí, cuando lo consigamos, seguramente habrá que volver a acordarse de aquel sargentillo que con sus estudios de secundaria y su esforzada suscripción a Avances en Ciencias Físicas, mientras miraba al sol naciente sobre las aguas del Pacífico, tuvo una ocurrencia genial.

Bibliografía / Para aprender más:

 

]]>
Yuri 2015-03-31 00:00:04
Asaltar los Suelos - La ilusión de poder cambiar Madrid http://blogs.publico.es/asaltar-los-suelos/2015/03/26/la-ilusion-de-poder-cambiar-madrid/ Carlos Huerga (@Chuerga)

En 1998, Fernando León de Aranoa estrenó “Barrio”, película que mostraba la realidad social de tres chicos de la periferia de Madrid: cómo vivían, qué problemas tenían, cómo era su entorno, etc. Quizás una de las razones del éxito de esta película fue que muchos nos veíamos representados en ella, mostraba nuestra realidad.

Ya han pasado 17 años de su estreno y, si volvemos a verla, comprobamos que muchas cosas han cambiado en nuestros barrios: ya no hay calles sin asfaltar, los descampados que se muestran ahora son parques o bloques de pisos, ya no es tan difícil ir al centro, etc. Sin embargo, aunque hoy seamos más viejos y nuestras calles sean más bonitas, la realidad que mostraba esta película no ha cambiado tanto. El paro vuelve a ser un problema, mucha gente no se puede permitir poner la calefacción en invierno e incluso nuestra esperanza de vida puede variar hasta siete años si vivimos en Orcasur o en el Barrio de Salamanca.

En todos estos años, en los que se nos vendía que vivíamos en una de las mejores ciudades del mundo, hemos sufrido la desilusión de la política. Tanto el PP como el PSOE han utilizado Madrid como su particular tablero de ajedrez en el que anteponían sus intereses a las necesidades de la ciudadanía: enchufar a amigos en cargos públicos, vender nuestro patrimonio a empresas de amigos, o incluso utilizar la alcaldía como moneda de cambio para acceder a un ministerio.

Sin embargo, hoy vivimos un momento en el que puede que recuperemos algo de la ilusión perdida. Ante este descredito, por todo el estado han surgido candidaturas ciudadanas que pretenden devolver la esperanza de poder hacer de nuestras ciudades un lugar mejor. Transformar nuestras realidades de acuerdo a nuestras necesidades.

En el caso de Madrid, esta plataforma se llama Ahora Madrid y desde el miércoles hasta el domingo estará decidiendo su programa con todas las propuestas en las que la ciudadanía ha estado trabajando, así cómo la lista electoral que presentará mediante unas primarias abiertas.

¿Por qué esta candidatura nos puede devolver la ilusión? Seguramente, de entre todas las personas que están participando en esta plataforma, podemos encontrar respuestas diferentes. En mi caso, esta iniciativa me ilusiona por varios motivos.

Primero, por una de las personas que se presenta a la alcaldía en las primarias. Me refiero a Manuela Carmena, una persona que transmite esa confianza y que es capaz conectar conmigo, con mi madre y con la mayoría de mis compañeros de trabajo. La solvencia, experiencia, valentía y honestidad de la candidata por la lista de “Mas Madrid” hace verosímil la posibilidad de ganar esta ciudad. Pero también me alegra que haya gente que no piense como yo y presenten a otros candidatos que  creen que pueden ser mejores, como hacen las listas “A por ellos”, “Madrid Incluye” o “Madrid en Movimiento”.

El segundo motivo es que, en las lisas a concejales me encuentro a compañeros y compañeras con los que llevo años coincidiendo en el objetivo común de cambiar esta ciudad. Poder contar con Nacho Murgui, ex presidente de la Federación Regional de Vecinos de Madrid, que acumula tanta experiencia y luchas en el movimiento vecinal; Rita Maestre a quien me encontraba en las campañas con las que Juventud Sin Futuro nos mostraba los problemas de la juventud; Jorge García o Inés Sabanés, con todo el conocimiento que tienen sobre la gestión del Ayuntamiento; Javier Barbero, experto psicólogo clínico y bioético; Chema Ruiz Losa, con quien coincidí en la PAH; Carlos Sánchez Mato, un perfil muy necesario para una ciudad tan endeudada; o Julia Cañamero, con quien he coincidido en el 15M y en el Círculo de Podemos de Arganzuela. Para mí, estas gentes conocen la realidad que queremos cambiar, porque la viven todos los días.

Sin embargo, lo que más ilusión me hace es que, tras décadas de gestión municipal de espaldas a nuestros barrios, a nosotros, por primera vez vamos a poder elegir una papeleta compuesta por gente que conoce bien las problemáticas que afectan a la ciudadanía porque son parte de ella.

Para votar en las primarias de Ahora Madrid, haz click aquí

Para votar el programa Ahora Madrid, haz click aquí

]]>
asaltar-los-suelos 2015-03-26 09:07:26
Revista Luzes - Moncho Alpuente: “A muchos periodistas nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo” http://blogs.publico.es/revista-luzes/2015/03/21/entrevista-moncho-alpuente/ Nació en una calle galdosiana a mediados del siglo pasado, pero habla como un hombre propio de otra época. Es el cronista oficioso de la Villa y, durante años, dio cuenta de su intrahistoria en las páginas de El País. También practicó el humorismo y la retranca en diferentes formatos: musical, novelesco y periodístico. Nadie mejor que Moncho Alpuente (Madrid, 1949) para explicar cómo mudó la corte. Chismear con este bardo castizo es como meterse en la máquina del tiempo: un hilarante viaje por los últimos siglos que comienza y termina en la capital del reino, donde siempre camparon los corruptos y los especuladores. Cuando pensamos que todo había cambiado, este ácrata malasañero viene a decirnos que la urbe sigue igual: grave, pero estable.

 

moncho-alpuente

Texto: Henrique Mariño (@solucionsalina)

Fotografías: Paola Manfredi (@mehablaaloido)

 

Su abuelo tenía una pastelería aquí al lado.

En el número 7 de la calle del Pez, donde nací. En ese edificio vivían muchos personajes de Pulgarcito, DDT y otros tebeos de Bruguera: Ángel Siseñor, el repórter Tribulete… A los dibujantes, todos catalanes, les debía de gustar el nombre, porque en Barcelona no existe la calle del Pez. Es curioso que, habiéndome criado allí, con el tiempo terminase dedicándome al humor.

Una calle con fermento revolucionario.

Aquí empezó a intuirse por dónde iban a ir los tiros del tardofranquismo ya en los años cincuenta. Las autoridades querían hacer la Gran Vía Diagonal y tirar todo el barrio. Los vecinos y comerciantes, entre ellos mi abuelo, se opusieron de una manera bestial. Más que un acto revolucionario, fue una cuestión de supervivencia. Al final, la obra no se llevó a cabo porque había tantos monumentos nacionales en el trazado que, en vez de diagonal, tendría que haberse hecho en zig zag. Este barrio era y sigue siendo el patio trasero de la Gran Vía, con sus cabarets y prostitutas. Pero deberíamos hablar de Madrid en general, ¿no?

O de sus heroínas: al igual que los coruñeses tienen a María Pita, ustedes cuentan con su Manuela Malasaña.

Que es mentira, en fin. Como todas las buenas leyendas, se basa en un arquetipo de mujer que se dio aquí durante el 2 de mayo: las hijas y mujeres del cuartel de Monteleón. El barrio, en realidad, se llama así por el Plan Malasaña, que en la década de los setenta también contemplaba derribos para especular con los terrenos. Es la historia maldita de esta zona, cuyas primeras noticias datan de Felipe III, allá por el siglo XVII. Entonces, en la plaza de Juan Pujol había un campamento de moriscos, que ardió completamente tras la caída de un rayo. El rey lo consideró como un signo del cielo y puso una cruz para celebrarlo. Evidentemente, aquello volvió a poblarse otra vez y lo más gordo vino con Felipe IV, que sufrió un atentado en la calle San Vicente Ferrer. Como quedaba muy mal decir que había sido obra de una conspiración de nobles de la corte que querían cargárselo, hubo que echarle la culpa a los vecinos, que eran gentes de mal vivir. De hecho, el monarca era bastante golfo y por eso venía mucho a una taberna donde había bailes, el primer tugurio de la historia. El caso es que ordenó que le cortaran una mano a todos los varones mayores de once años y las espetó en palos que clavó por las calles, en señal de escarmiento. La historia del barrio empieza con estos malos augurios.

Su abuelo le daba dinero para comprar libros de Guillermo y Los Proscritos. El anarquismo le viene de aquel personaje rebelde creado por Richmal Crompton, ¿no?

En parte, sí. Fundamentalmente, de pequeño empecé a desconfiar de lo que me decían en el colegio y a pensar que la razón la tenían otros.

¿Que sacó en claro de los Escolapios?

El ateísmo [risas].

Su primer lingotazo, de monaguillo…

Pero me dieron una hostia en mitad de la misa, otro motivo para que hubiera salido así.

John Lennon fue un gran aficionado a Guillermo, aunque musicalmente The Beatles y usted siguieron caminos opuestos.

Se tiró por dónde se podía tirar [risas]. Con los instrumentos musicales que podíamos comprar, hubo que dedicarse más al folk que al rock. No por motivos estéticos sino por culpa de aquellas guitarras de palo.

La ironía, el costumbrismo y, en definitiva, el humor como arma de combate.

Entonces, la carga crítica no era perceptible por las autoridades, porque si no lo hubieran prohibido. Los tebeos te cuentan mucho más que los periódicos de la época: el padre de La Familia Cebolleta era un chupatintas desgraciado; Carpanta explica el hambre de posguerra; Don Pantuflo encerraba a Zipi y Zape en un sótano con ratas y los metía en un cepo medieval… Luego empecé a fijarme en el periodismo satírico sin saber ni que existía, aunque venía escribiendo mis textos irónicos desde que tenía diez años.

En papel higiénico…

Ése fue el formato de la primera revista de mi vida, aunque limpiarme el culo fue otro de los motivos de mi afición al periodismo. Mis tías tenían en el baño el diario ABC cortado en cachitos: te leías la mitad de la noticia y la otra te la imaginabas.

De ahí, a la revista SP, con 17 años.

Pronto me di cuenta de que estudiar en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, o en la otra, era una soplapollez. Lo importante lo iba a aprender en la redacción, donde coincidí con periodistas extraordinarios como Antonio Sánchez-Gijón o con el crítico literario Rafael Conte. Aquella revista daba trabajo a progresistas, incluso a un sindicalista de CC.OO. condenado por difusión de propaganda ilegal. Era una publicación absolutamente contradictoria dirigida por un falangista que había estado en la División Azul y que decía que José Antonio y él eran de izquierdas.

“Son neoliberales y saquean las arcas del Estado”

 

Aunque usted sostiene que todos los medios son de derechas.

Lo son las grandes empresas, porque siempre anteponen los beneficios a sus trabajadores. Por encima, se han ido derechizando. Antes, todos los periódicos eran de derechas, pero el 90% de los periodistas eran de izquierdas. Contradicción que marcó aquella prensa en la que todo se decía entre líneas y no había manera de entender nada. Carrero Blanco llegó a cargarse el diario Madrid porque un artículo sugería que De Gaulle debía dimitir, lo que fue interpretado por el vicepresidente del Gobierno como que Franco tenía que dejar el poder. Literalmente, lo voló con dinamita.

Vive a un paso de la plaza de Carlos Cambronero, cronista de la Villa hasta su muerte en 1913. A usted le negó el título Álvarez del Manzano, el alcalde de la violetera.

El mismo que quiso hacerle un monumento a la Virgen en el Retiro para compensar la mala influencia del Ángel Caído. Para más inri, aquel año tampoco eligieron a Luis Carandell.

¿Recuerda algún alcalde bueno?

En algunas cosas, Tierno Galván, porque le dio un cambiazo a Madrid. Era una ciudad absolutamente acomplejada y nos acusaban de centralistas, cuando en realidad sufríamos el centralismo. Vivir aquí no era ningún chollo, porque estabas mucho más vigilado que en Pontevedra. Cuando era joven, de un día para otro, mi amigo Ignacio empezó a llamarse Iñaki porque su abuelo era vasco. Jorge paso a ser Jordi. Ángel cambió por Anxo… Todo el mundo reivindicaba sus raíces: la gente se avergonzaba de ser de Madrid porque era la capital del franquismo. El caso más célebre, aprovechando que su familia era de Azpeitia, es el de Patxi Andión, nacido en la calle Ferraz. Llegabas a su casa, preguntabas por él y su padre gritaba: “Paaaco”.

¿Qué logró Tierno?

Devolverle el orgullo a Madrid e invertir en su electorado: la gente joven, que estaba totalmente desasistida. Lo hizo por motivos políticos, porque no había cosa que más le desagradase a Tierno que el rock and roll. De hecho, cuando inauguró la calle John Lennon, la llamó John Lennox. Era un viejo cínico, en el mejor sentido de la palabra.

¿Se merece Madrid a Ana Botella?

Evidentemente, no. Madrid se merece un Pepe Botella, el único rey bueno que hemos tenido en este país y que tuvo la vergüenza de dimitir al darse cuenta de que aquí no pintaba nada. La peor putada que te pueden hacer es que te manden de Nápoles a Madrid… Por otra parte, si nos hubiese invadido Napoleón, nos irían mejor las cosas.

Él tiró conventos y construyó plazas, de ahí que también fuese apodado Pepe Plazuelas. Gallardón, en cambio, apostó por expulsar a los indigentes de ellas: con bancos incómodos, sin árboles ni sombras…

Son las plazas duras, de hormigón y sin zonas verdes. Además, son espacios que puedes alquilar y sacarles rentabilidad. Si tuviera mucho dinero, alquilaría la Plaza de Callao, la llenaría de carteles míos, regalaría unos caramelos y tendría a 50.000 personas allí. No me conocerían de nada, pero irían porque hay fiesta en Callao y es gratis. El que paga manda.

En ese sentido, el 15-M recuperó el espacio público.

Y, concretamente, la plaza de confluencia y el mentidero de la Villa. De hecho, están autorizando nuevas terrazas para evitar que se repita otro 15-M con la excusa de que perjudicaría a los hosteleros. La Puerta del Sol ahora es un escaparate de las multinacionales.

“Madrid es una ciudad corrupta, no tiene remedio”

 

Usted defendía que una de las fortalezas del 15-M era la visibilidad. ¿Se ha diluido su fuerza una vez fuera de Sol?

Es normal, pero también ha servido de fermento a muchas cosas de las que los medios hablan poco. En la calle del Pez tenemos el Patio Maravillas, en la Corredera Baja de San Pablo hay un edificio ocupado, en los barrios hay movilizaciones interesantes… Aquí antes la gente podía hacer huelga en su empresa, pero no se movía para beneficiar a otros. En ese sentido, ha sido un movimiento de tipo solidario y asambleario, en el que teníamos muy poca experiencia. Han quedado cosas que siguen funcionado muy bien y, en un momento determinado, se puede volver a producir.

 

La basura en las calles de Madrid no desaparece aunque termine la huelga. 

Fíjate en los contenedores de ahí al lado, repletos de porquería. En el siglo XVI, Madrid era la capital más apestosa de Europa y todos los detritus se tiraban a la calle: el popular agua va. Los físicos y médicos de la época se defendían argumentando, con toda la seriedad del mundo, que el aire era tan puro y sutil que necesitaba algo de mierda en el suelo para hacer que fuese respirable.

¿Cómo se ha encastillado la derecha en el Ayuntamiento y en la Comunidad?

Gracias al envejecimiento de la población, al miedo de los mayores a los tiempos pasados y a la inercia de votar al que manda.

¿Cuál es el estado de salud de la ciudad?

Madrid está perseverantemente enferma y nunca muere. Ha sido invadida, arrasada y dada por muerta miles de veces. Ésta es una ciudad inventada. Yo creo que fue capital porque aquí se cazaba de puta madre, tanto pluma en Aranjuez como pelo en El Pardo. La costumbre de los reyes y de Franco siempre ha sido matar cosas. Una tradición cinegética.

¿Atraviesa una decadencia?

Al margen de los problemas eternos, el principal es el gobierno de la derecha. No sé por qué lo llaman neoliberalismo, pues saquean continuamente las arcas del Estado. Volviendo atrás, la Movida que acabó funcionando fue un movimiento de derechas, que se quedó con los clubes y la parte empresarial. Por una parte, había mucho niño pijo haciendo canciones. Pero, por otra, aquí triunfaron grupos como Siniestro Total o Derribos Arias, a los que les tiraban piedras en sus ciudades. Fue muy importante que sus habitantes vieran que eran la hostia para los modernos de aquí, porque eso terminó alentando las movidas en otros sitios. Y a Madrid también le vino muy bien porque empezó a mirarse un poco el ombligo, cosa que no había hecho nunca.

¿Cómo ha cambiado el centro?

Se ha vuelto al pequeño comercio, fundamentalmente hostelería, y ha llegado la gentrificación, un fenómeno lógico. Cuando quitaron la Universidad Central de San Bernardo y el Mercado de San Ildefonso, se hundió toda la infraestructura del barrio, que era lo que se pretendía. De hecho, hubo inmobiliarias que apoyaban la Movida en algunos sitios porque era una manera de desalojar a inquilinos que pagaban cien pesetas al mes por un piso en la calle de La Palma. A los especuladores les vino de puta madre que pinchasen las ruedas de los coches, que se vendiese droga o que te diesen un palo en la esquina… “Vaciamos esto, echamos a los viejos y montamos apartamentos cojonudos para jóvenes”.

“La Movida que funcionó fue de derechas”

 

Hablando del ladrillo, Javier Valenzuela definía su último libro, Un maldito enredo (Akal), como “una novela entretenida para todo aquel que no sea constructor, sicario colombiano o entusiasta de Esperanza Aguirre”.

Mi vida sería estupenda si pudiera dedicarme a escribir lo que me diera la gana. Pero es imposible, porque no se gana dinero. Con la música, menos, y con el periodismo qué te voy a contar.

La protagonista es Mila Montenegro, una peluquera de Malasaña metida a detective privado. Mucho Madrid para investigar, ¿no?

Siempre ha habido corrupción, pero ahora se sabe más. Recuerdo historias de Madrid geniales, como aquel concejal del franquismo que se anunció en unas elecciones falseadas como “El concejal que iluminó Madrid”. Era el dueño de una compañía de bombillas, lámparas e iluminación [risas].

¿Ha calculado cuántas décadas lleva en obras?

Desde que se fundó. Cuando veo el centro tomado por la publicidad, recuerdo que Madrid era una ciudad de decorados. El recorrido que realizaban los altos dignatarios extranjeros era espantoso, por lo que las casas nobles, que eran un desastre, ocultaban con telones y guirnaldas sus miserias. Además, como los madrileños tenían la obligación de alojar en sus casas a los legados, a los funcionarios reales y a todos sus criados, aquí se construyó a la malicia. De ese modo, desde el exterior las viviendas parecían pequeñas y así evitaban la regalía de aposento, o sea, ceder a la fuerza la mitad de su casa a los visitantes.

¿Ha sido la comunidad el laboratorio de la política neoliberal del PP?

Sí, pero hay que echarle en cara al PSOE que votase a favor de una ley que dio entrada a la empresa privada en la Sanidad. Es el negocio más sencillo del mundo: me hago con el poder, desprestigio a las instituciones que funcionan mejor y se las vendo a mis amigos para que saquen provecho de ellas. Una vieja estafa.

¿Ve Telemadrid?

Alguna vez, pero no hay nada que ver. Una pena, porque en un momento determinado, incluso con la derecha, fue una televisión cercana. Había programas que salían a la calle y grababan al vecino de al lado. Algo pueblerino, pero que a la gente le encanta. Eso se ha acabado.

¿Con quién le falta ajustar cuentas?

He ajustado las tres fundamentales en otros tantos libros sobre Dios Padre, Franco y la Historia de España. Mi ajuste de cuentas es permanente. Todavía me deben mucho. Haber hecho periodismo en la dictadura, con dieciocho años, es bastante duro. A muchos periodistas de la época nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo.

¿Cómo ve el futuro?

Madrid va a seguir siendo así, no tiene más remedio: una ciudad corrupta con un poder especialmente representado. La especulación urbanística, por ejemplo, no va a cambiar nunca. Y, para ello, utilizarán todo tipo de trucos. Aquí el que se ha usado mucho es el de preservar la fachada, para que parezca que no ha cambiado nada, y luego meter a dieciocho familias donde antes vivían cuatro. Con el problema que representa tener dieciocho coches, dieciocho garajes, dieciocho… Sin embargo, lo ves por fuera y piensas: ¡qué bonito, Madrid!

 

Esta entrevista se publicó en el nº 3 de la revista Luzes. Suscríbete.

]]>
Revista Luzes 2015-03-21 14:42:38
El tablero global - Moncho Alpuente, la esencia del vivir http://blogs.publico.es/eltableroglobal/moncho-alpuente-la-esencia-del-vivir/1130 Se acercaba al final de su vida y la vivía como si acabase de empezar. Hacía un nuevo amigo y su espíritu lo abrazaba como si lo fuera desde la infancia. Porque Moncho Alpuente (1949-2015) era la misma esencia del vivir; nadie tuvo su vitalidad, su coraje, su humor, su ingenio… ni su amor por el prójimo, su solidaridad, afecto y ternura con todos, pero especialmente con los desposeídos y los marginados.

Tal como mostraba con su sarcástica agudeza habitual en su última columna, publicada en este diario la propia víspera de su muerte, La peineta griega, al denunciar la salvaje injusticia de la oligarquía financiera europea con Grecia: “…es una provocación intolerable, proteger a los parados, pagarles la luz a los insolventes y subir el salario mínimo mientras los acreedores sufren tremendas penalidades pensando que nunca van a cobrar lo que les deben porque los griegos derrochadores e irresponsables se van a gastar lo que no es suyo en los pobres ¿habrase visto tamaña ofensa?”

La suya fue una vida riquísima porque todo lo que hizo se lo ofreció a los pobres, sus artículos, sus canciones, sus obras de teatro y musicales, sus programas radiofónicos y televisivos… porque de todo hizo –y siempre bien– Moncho en su polifacética trayectoria de periodista, escritor, guionista, compositor, dramaturgo, actor, cantante, director, presentador… pero, sobre todo, amigo, pues siempre fue el mejor que se podía tener. Y todos los que lo fuimos siempre lamentaremos no haber sido capaces de estar a su altura en esa dimensión donde él era un gigante: la amistad.

Porque su frágil y pequeño cuerpecito quedaba desmentido por su inquebrantable entereza y su enorme corazón. Tan quebradizo era su cuerpo que en una ocasión –me contó su viejo amigo Javier Krahe– se rompió ambos brazos al tropezar, caer al suelo de bruces y tratar de protegerse con ellos. Pues bien, durante la larga convalecencia con las dos muñecas escayoladas, no dejó de escribir ni un solo día: contrató a una mecanógrafa a la que dictaba los textos que seguía trenzando en su incansable mente.

Él escogió Cabeza de ratón como nombre de su postrera columna periodística, en Público, porque, me decía, toda su vida creyó firmemente aquello de que “más vale ser cabeza de ratón que cola de león”. Y llevó a la práctica, día a día, esa convicción de que no se puede renunciar a la independencia ni a los principios por intentar trepar en la estructura de los colosos mediáticos, como muchos colegas de su profesión han hecho.

Así que al final de su vida se encontró apartado por algunos de los más poderosos magnates de los media y el show-business a los que tanto había ayudado Moncho, con su inagotable inspiración, a levantar auténticos imperios. Entre el incalculable legado que nos deja, figura una inédita comedia musical sobre Franco, hilarante y descarnada burla del dictador, cuyo muchas veces planeado estreno en la Gran Vía era su mayor ilusión. Pero, como tan a menudo le ocurriera a lo largo de su vida, se topó una y otra vez con los temores e indecisiones de los que se escandalizaban con su ingenio iconoclasta, su ironía descarnada contra los poderosos, y pretendían corregirle lo impecable.

Autor de una docena de libros, de otros tantos espectáculos teatrales y espacios radiofónicos o televisivos, de decenas de canciones y guiones, y de miles de opúsculos de todo tipo, sólo su inconmensurable humanidad estaba por encima de su brillante intelecto, y sólo su compromiso con la justicia social superaba su ilimitada capacidad de trabajo. Nadie podrá ocupar su lugar.

Hasta siempre, Moncho.

 

 

]]>
Carlos Enrique Bayo 2015-03-21 11:29:36
Repensar Europa - Trampas y mentiras sobre el arbitraje comercial para las multinacionales http://blogs.publico.es/repensar-europa/2015/03/20/trampas-y-mentiras-sobre-el-arbitraje-comercial-para-las-multinacionales/ Seguro conocen ese viejo chiste emblemático sobre el uso de la paradoja semántica: un cliente entra en un bar y pide un café sin crema; el camarero le contesta que no tienen crema pero que, a cambio, le propone servirle un café sin leche.

En su comparecencia ante el Parlamento Europeo, la Comisaría de la Dirección General de Comercio, la responsable por la negociación del TTIP, Cecile Malmstrom, no ofreció nada y pareció, sin embargo que éramos nosotros los que nos habíamos abstenido de pedir algo. La comparecencia tenía por objetivo conocer los planes de la Comisión respecto a los ISDS, los mecanismos de resolución de disputas entre Estados e inversores que esta causando tanta perplejidad como rechazo.

Se suponía que la comisaría propondría o una revisión general del concepto mismo o cambios importantes respecto a la propuesta origina. Ni lo uno ni lo otro. Los cambios en los ISDS podrían haber ido sido una primera respuesta al rechazo generalizado que se puso de manifiesto en la propia consulta que la Comisión convocó a finales de 2014 y cuya conclusiones se conocieron en noviembre. Se recibieron más de 150 mil respuestas -la consulta mas importante de cuantas ha celebrado a Comisión- de las cuales mas del 97% fueron abiertamente negativas.

Hay que decir que desde que se conocieron los datos de la Consulta la Comisión mostró su faz de mala perdedora y relativizó los resultados y su lectura. Malmström hizo lo mismo ante los europarlamentarios/as, dijo que cuando se estudiaban los datos de las personas que estaban mas informadas el rechazo era mas matizado. Y por si acaso, minimizó la importancia de este tipo de acuerdos. Según ella la mayoría los pierden las empresas y, de hecho, muchas demandas no llegan siquiera a ser consideradas. Ni sobre una cosa, ni sobre otra ofreció datos la Comisaría. Nos quedamos sin saber que dijeron en la consulta de la Comisión las personas mas informadas y tampoco que datos tiene la Comisión para minimizar la importancia real de los ISDS.

Según un estudio de Amigos de la Tierra, la ciudadanía europea ya ha pagado 3.500 millones de euros a empresas por este procedimiento.

La señora Malmström dejó claro que este mecanismo de resolución de disputas permanecería en el Tratado y no tuvo en consideración las objeciones de la izquierda. para ella es suficiente argumento que los ISDS ya existan como para tener que aceptarlos.

Dejo claro también que no aceptaría líneas rojas del Parlamento y que el Tratado firmado con Canadá (CETA por sus siglas en inglés) no será modificado.

Las ideas de trabajo que sometió a la consideración de los eurodiputados/as se articulan alrededor de la idea de incrementar la seguridad jurídica de estos tribunales y garantizar un margen de maniobra para la capacidad del legislador de seguir legislando en materia de políticas públicas. Incluso propuao algunas cosas que parecían nuevas pero que ya habían sido enunciadas antes de la consulta: por ejemplo el principio del que pierde paga, para disuadir a las empresas de entrar en esta vía; la puesta en marcha de mecanismos que eviten que las empresas reestructuren sus inversiones para acogerse al Tratado y poder usar este mecanismo o, por último, garantías que aseguren la probidad, competencia y coherencia jurisprudencial de los procesos en el marco de los tribunales de arbitraje.

Así es que pese al rechazo evidente y a la contrariedad de muchos, la Comisaría solo desempolvo las viejas recetas suponiendo que aceptaríamos que se trataba de cosas nuevas. Sostenella y no enmendalla como los rancios caballeros del siglo de oro en España.

Sugirió, eso si, en un gesto a la bancada socialista, que ella era partidaria de un Tribunal Internacional para la resolución de este tipo de disputas, con todas las garantías de los Tribunales Internacionales. Para a continuación añadir que no le parecía realista pensar que eso se podría solventar en este acuerdo. Quizá en otro momento.

Conviene, por lo tanto, ser conscientes de que de aquí a Mayo, fecha en la que la Comisaría dijo que su DG dispondría de una propuesta, queda un importante camino de rechazo y de visibilización del mismo a este procedimiento tan antidemocrático como inútil.

Y este es el quid de la cuestión, las mentiras alrededor del TTIP en general y sus posibles efectos mágicos sobre la deprimida economía europea y sobre su ineludible necesidad en términos de seguridad jurídica de las inversiones.

En primer lugar, los ISDS no son necesarios porque hay otros miles de acuerdos firmados sin esta cláusula y sin que las inversiones se hayan visto mermadas o afectadas. En segundo lugar porque las empresas ya disponen de mecanismos para proteger sus inversiones. En tercer lugar, porque lo que queda profundamente comprometido con este tipo de instituciones off shore es la capacidad de los Parlamentos de legislar de manera diferente a como creen que debería hacerse por parte de las grandes empresas. Los ISDS son una salvaguarda para las empresas frente a eventuales cambios de gobiernos que no acepten el trágala del doloroso arsénico de las políticas de privatización, liberalización, equilibrio presupuestario y austeridad. Por la mañana un diputado croata de la derecha había expresado con inusual sinceridad y crudeza que se esconde tras estos tribunales especiales: necesitamos los ISDS -había dicho el rancio Europarlamentario- para evitar las intromisiones de los Parlamentos en los negocios. Nada mas que añadir.

En cuarto lugar porque es incomprensible en términos democráticos la existencia de un procedimiento que vulnera, por completo, la idea de la autonomía de la comunidad política, eje fundamental del ethos democrático, al colocar en una situación de excepcionalidad institucional la resolución de los conflictos posibles en la esfera económica.

En quinto lugar, porque estos tratados y sus contenidos van mucho más allá de establecer procesos y reglas para armonizar el comercio, y el impacto de sus medidas sobre la vida de las gentes trasciende la lógica de los negocios.

El modo en el que se están desarrollando estas negociaciones pone de relieve la connivencia en un escenario global de empresas e instituciones conjuradas para poner la economía y la política al servicio de las grandes empresas y de las grandes fortunas. Pero no es la única conclusión posible.

También nos muestra, por el camino, las posibilidades de amplísimas convergencias sociales y políticas alrededor de temas centrales para la vida de las gentes, como es el caso del TTIP. Nos dice también, que el marco institucional de la UE debe ser modificado de raíz para asegurar una legitimidad democrática de la que ahora carece. Se acabó el cuento de que la Comisión es la garante del proceso de integración supranacional. En la actualidad la Comisión es fiel intérprete de las exigencias de los gobiernos y exquisitamente sensible a las demandas de las grandes empresas. El mantra neoliberal que comparten una buena parte de los funcionarios de alto nivel de la Comisión, hace el resto.

Pero el Parlamento, por su origen, se ha politizado y recoge hoy expresiones y demandas que incomodan a los que quieren seguir usando las instituciones europeas como justificación de sus políticas de ajuste. En la comparecencia a la que hacemos referencia la izquierda alternativa representada por el GUE (grupo político en el que se integran IU o Podemos) dejaron claramente de manifiesto su voluntad de mandar este tratado al cubo de la basura de la historia.

En una charla reciente alguien nos regañó por ver este asunto de una manera negativa o no tener una alternativa construida. La respuesta es que, a veces, avanzar, como decía Walter Benjamín, ya no es seguir alimentando la caldera del tren de la historia, sino tirar con fuerza de los frenos de emergencia antes que todos y todas descarrilemos.

]]>
pchaves 2015-03-20 11:07:34
Diario de un altermundista - La educación militarizada http://blogs.publico.es/altermundista/1515/la-educacion-militarizada/ La educación es un término que ha dado pie a un sinfín de denominaciones. Hablamos de educación formal e informal, de educación en valores, de educación para la paz o para el desarrollo, hasta hace poco se hablaba de educación para la ciudadanía, y hay quien trabaja para una educación transformadora, como contrapartida a la educación bancaria que definió Paulo Freire, a la que propuso como alternativa la educación popular. Son muchas las formas de educación, pero de entre las que aquí faltan, hay una de la que nadie habla pero que está muy presente, una educación que nos transmite valores, que nos enseña maneras de afrontar la vida y que nos educa ante el conflicto. Una educación que recibimos durante nuestra vida, en casa, en la calle, en las noticias, en la escuela. Es la educación que todo lo impregna y que sin darnos cuenta nos hace hacer las cosas de una manera determinada. Es una educación que proviene de las estructuras creadas en nuestra sociedad para gobernar nuestras vidas, pero también proviene de nuestra cultura, que es causa y consecuencia de nuestra educación.

La educación a la que me refiero nos enseña lo que está bien y lo que está mal, nuestros deberes y nuestros derechos, pero también nos enseña quién está arriba y quién está abajo, quien puede decidir y quién debe obedecer, quien tiene las de ganar y quien tiene las de perder. Es la educación de las cosas son así y no serás tú quien las va a cambiar, es la educación de la necesidad de la fuerza para sobrevivir en este mundo hostil, es la educación de prepararse para lo peor, de defenderse de las agresiones, vigilar y estar alerta de los riesgos y peligros de estar vivos.

Es también la educación de crecer, de subir, de ganar, de tener, de acaparar, de sumar, de triunfar y de luchar con el alma si es necesario para conseguir nuestros objetivos. Asimismo esta educación de la que hablo es la educación de la norma, de las reglas, del respeto de lo establecido, de las cosas se hacen así porque siempre ha sido así, y no serás tú quien ahora vendrá y lo cambiará todo. Es la educación del statu quo, de ir haciendo, de la aceptación de las injusticias, de la resignación ante la violencia. Es la educación del miedo, del no levantes demasiado la voz, del no te signifiques políticamente, del no cuestiones las cosas, del no contestes a tus padres, del no, no, no a todo excepto a lo que te toca hacer por quien eres, por tu apellido, por tu estatus, por tu nacionalidad, por tu físico, por tu barrio, por tu sexo. Es la educación de aquí se hace lo que digo yo, y del calla, que aún será peor… Es la educación patriarcal, machista, violenta contra la mujer, o mejor dicho, contra el que no sea un hombre fuerte , viril, macho alfa dominante.

Esta educación no está necesariamente planificada en los currículos escolares, ni en las guías didácticas. Esta educación emana en nuestros actos, en nuestras palabras, nuestros escritos, no importa que seamos maestras, madres o padres, amigos o amigas. Pero que se manifieste con naturalidad y sin premeditación no significa que no esté de alguna manera planificada y promovida.

Esta educación que nos enseña a vivir en un marco jerárquico, donde se debe obedecer al superior, donde se deben cumplir las normas sin lugar a la disensión, donde se tiene que seguir la senda marcada por la sociedad, donde tenemos que competir para ganar, donde tenemos que conseguir nuestros objetivos por encima de la importancia de la relación con los demás … esta educación es la que podríamos denominar como educación militarizada. Es decir, aquella basada en los principios militares, en el ejemplo de la vida militar y en la manera de hacer de los militares para conseguir sus objetivos.

Esta educación se promueve a través de la existencia de una estructura militar, que recibe un trato prioritario por parte del Estado. Una estructura militar que recibe privilegios y que tiene el poder de cambiar el signo de un país o de no permitir que esto ocurra sólo con el uso de las armas, o la amenaza y posibilidad de hacerlo.

Pero la educación militar no se limita a los valores y modos de hacer de los militares, sino a su componente armada y violenta para hacer frente a los conflictos. La respuesta violenta es la razón de ser de la lógica militar, y ésta se hace principalmente con armas. Si bien no siempre se deben utilizar para conseguir sus objetivos, con la amenaza del uso de las armas tienen suficiente. La amenaza nuclear y la barbarie a la que ésta nos ha llevado es un buen ejemplo.

La educación militarizada acepta, pues, el uso de la violencia, incluso extrema y, como podemos ver en infinidad de videojuegos y películas de guerra, quien gana es quien mata, masacra y destruye a los demás. No les falta razón a los militares, la mejor manera de acabar con un conflicto es eliminar al otro y a cualquiera que pueda apoyarlo.

Es por todo ello que tenemos la obligación de cambiar esta educación, empezando por identificar que en buena parte es militarizada. Es por eso que debemos mantener nuestros jóvenes bien lejos de la educación y cultura militares. No es fácil, un año más el ejército estará presente en el Salón de la enseñanza de Barcelona. En un mar de opciones transformadoras, ciudadanas, de paz y desarrollo, el ejército ofrece a chicos la opción de alistarse en las fuerzas armadas, con engañosos argumentos de aventuras y ayudas humanitarias.

Los ejércitos sirven para hacer la guerra, las armas sirven para matar. No militaricemos más ni de una forma tan descarada la educación, hay mucho que hacer para construir un mundo mejor, demasiadas guerras que dejar de hacer y la militarización de la educación no nos ayudará a conseguir la paz de verdad.

]]>
Jordi Calvo Rufanges 2015-03-19 09:35:04
Importancia Capital - Gente perdida para objetos encontrados http://www.importanciacapital.com/?p=1708 El viernes perdí los papeles. Debió ser en el tranvía. Acababa de llegar al trabajo y estaba a punto de cruzar la frontera que separa la vida civil de la vida laboral cuando advertí que no llevaba mi cartera encima. Me quedé unos minutos varado en la tierra de nadie de la caseta de seguridad porque sin la tarjeta que llevo en mi billetera no se puede superar los tornos de la empresa. Mientras esperaba a que me dejaran pasar, me vino a la cabeza un carrusel de cosas horribles que se podían hacer con ella: señoras sacando dinero de mi cuenta, bribones valiéndose de mi documentación para delinquir o parejas usurpando mi DNI para poder contratar algún servicio a su nombre.  Ninguna de esas tropelías me provocó tanto terror como que alguien se apoderara de la foto de carnet en la que todavía salgo como un adolescente de pelo largo. Sentí un escalofrío. Registré de nuevo de arriba a abajo la mochila, me palpé todos los resortes ocultos de la chaqueta y comprobé una y otra vez que ésta no estuviera en el suelo.

No es la primera ocasión que entro en pánico de forma infundada, pero la mayor parte de veces que doy el grito de alarma la cartera casi nunca está tan lejos como en la propia mano. Quizá por eso, los compañeros me recordaban con insistencia la metodología que ha de seguirse en la arqueología del despiste: “¿Has mirado bien en los bolsillos interiores, Carlos?”. Volví a llevarme las manos a ellos con escaso éxito. Al contrario que en anteriores sucesos, esta vez los bolsillos parecían agrandarse con toda la ausencia que les cabe dentro. “¿Sabes dónde la has perdido?”. Si lo supiera no estaría escribiendo esta crónica.

Asumida la tragedia de la pérdida pasé a la siguiente fase, la de la tortura burocrática. El primer paso es el más fácil: anular las tarjetas. El banco, diligente en que ningún cliente se quede sin la posibilidad de gastar, te envía a casa nuevas copias en un periodo de tres días. El Estado, en cambio, conduce a menor velocidad que las sucursales bancarias y todavía tardaré un poco en renovarme mi carné de identidad. Aunque barajé la posibilidad durante un buen rato, no puse la denuncia porque hace meses una amiga perdió la cartera y la ciudadana que la encontró tuvo que localizarla personalmente a través de las redes sociales porque los mossos d’esquadra le dijeron que no tenían forma de encontrarla. La policía no puede localizar a una chica. Por suerte para ella, la externalización del servicio vía twitter fue un éxito. Me pregunto qué hubiera pasado con su billetera de haberla hallado un analfabeto tecnológico.

Ya había dado el episodio por resuelto y el cabreo por amortizado cuando, a media tarde, un señor parapetado tras un teléfono oculto me llamó informándome de que una ciudadana- lo dijo así, una ciudadana- había encontrado mi cartera y la había llevado a la oficina de objetos perdidos para devolvérmela. Yo ya estaba en el tranvía de vuelta y me puse tan nervioso por la noticia que casi lloro de la alegría. La ciudadana podría haberse quedado el dinero de la cartera porque, de golpe, me había devuelto una cantidad ingente de tiempo. Cuando el señor que me había dado la noticia colgó, me entró la risa floja del éxito. La euforia todavía duró un rato, pero cuando llegó la sensatez, advertí que no había sido capaz de apuntar la dirección de la oficina en la que mi cartera me esperaba. Según cuenta Sergio Castro, en esos casos de absoluta fortuna, medio cerebro se pone a festejar y el otro medio hace lo que puede.

Como si fuera la escena de “Lo imposible” en la que el padre busca a sus hijos de hospital en hospital, he llamado a todas las policías locales del extrarradio, he visitado los retenes de los ayuntamientos y he buscado más veces de lo deseado la compresión de la teleoperadora del número de atención de los usuarios del tranvía, pero nadie se ha identificado como el autor de la llamada. ¿Por qué se oculta un hombre que te ayuda a encontrar cosas? Esas oficinas y las gentes que lo habitan son para mí un misterio. Me cuenta Ander Izagirre que, “con más optimismo (y con más precisión), en inglés –found objects- y francés –objects trouvés”-  nombran como oficinas de objetos encontrados a lo que aquí llamamos objetos perdidos. Curioso que en mi búsqueda desenfrenada, una muestra más de que Barcelona ya es Europa, haya descubierto que aquí el ayuntamiento también la llama “Oficina de troballes”.  Jordi de Miguel me ha dado la idea de arrojar este mensaje al espacio porque quizás así reencuentre mi cartera:  El viernes perdí mis papeles y alguien los encontró. Ahora soy yo el que ha perdido la oficina de objetos perdidos y todo esto no me pasa por otra cosa que por haber extraviado la memoria.

]]>
Carlos Torres 2015-03-16 15:42:22
Ciudad Popular - La no ciudad http://blogs.publico.es/ciudad-popular/2015/03/11/la-no-ciudad/ En un breve e interesante reciente libro, Mike Davis expone que “los latinos salvarán a la ciudad gringa” (es el título de la obra). Jane Jacobs, en su clásico Muerte y vida de las grandes ciudades, sentó las bases de la negación o autodestrucción de las ciudades. La ciudad es ante todo un espacio público, una mezcla de poblaciones y actividades, un sentimiento de posesión compartida en sus calles y plazas. La ciudad solamente con edificios, sean para vivir o para trabajar, y con medios de transportes e infraestructuras no es ciudad. Es, en el mejor de los casos, una zona urbanizada. Un cuerpo sin alma, le falta la ciudadanía, es decir, la dimensión pública, la expresión de la vida colectiva.

Los ciudadanos se expresan en el espacio público. Son “conciudadanos”. Se es ciudadano en su relación con los otros, iguales en derechos y deberes. La ciudad late a partir de su corazón, el centro, o sus centros en las grandes urbes. Es allí donde se concentran los flujos de las personas y de las ideas, las memorias colectivas y les puntos que transmiten sentido a la vivencia urbana. El centro irradia sobre la ciudad, de él emergen los ejes estructurantes que ordenan la ciudad. Los ciudadanos se posesionan de la ciudad ocupando su centro, o sus centros. Entonces, cuando todos, o una gran masa que los representa, se hacen presentes en las plazas y calles del centro principal de la ciudad, cuando manifiestan ser un poder social que planta cara al poder político-institucional y al poder económico, entonces devienen plenamente ciudadanos. Y la ciudad es ciudad de ciudadanos, no una simple escenografía.

Hace menos de un mes que estaba en Ciudad Juárez. En algún momento dije, sin afán de menospreciar ni a la ciudad ni a sus habitantes, que “Ciudad Juárez” se podía calificar de “no ciudad”. Ahora añadiría que esta negatividad tiene remedio, pero no parece que las fuerzas locales o nacionales se lo planteen. No pretendo analizar el impacto de la violencia sobre la vida urbana, suficientemente conocida. Además es obvio que la existencia de una muy débil, por no decir casi nula, estructura urbana no solo favorece la violencia, sino que además tampoco facilita la generación de contrapoderes civiles.

No es la sociedad la culpable, es la incapacidad de las instituciones políticas y económicas más potentes, mexicanas y estadounidenses, que han utilizado una ciudad-puente para que entren y salgan del ejército de reserva de mano de obra, un borde que se utiliza desde el otro lado de la frontera para los que no quieren tenerlo en su casa, un campamento para los rechazados o para los inmigrantes mal pagados en las maquilas y marginados en los bordes del borde.

La ciudad es apenas perceptible. Una imagen impresionista se te aparece como los vestigios de una ciudad casi abandonada que se fue disolviendo a la vez que llegaban nómadas y marginales, más deshecha que hecha. Luego percibes elementos dispersos, como un campamento, en el que emergen proyectos de calle que son carreteras polvorientas rodeadas en algunos tramos con edificios de todos los tipos y edades. El centro real es el puente, la no ciudad es la sirvienta de la otra ciudad, una ciudad provinciana, El Paso, ruralizada y ocupada en gran parte por “chicanos”, con una zona central, comercial, con edificios nuevos, en bastantes casos por iniciativa de inversores de la fantasmal Ciudad Juárez (CJ).

En ésta se adivina algo que fue centro, comercios venidos a menos, algunos edificios administrativos, viviendas agazapadas, residuos de prostíbulos que tuvieron tiempos mejores. La gran mayoría del millón trescientos mil habitantes se desparraman por la no ciudad. Los “barrios cerrados” para las numerosas “clases medias”, en compartimentos-estanco, en muchos casos pegados los unos a los otros, pero sin mirarse. Barrios-gueto propios de los sectores populares, muchos migrantes de otros estados, más o menos marginales, unos más desconectados que otros de la indefinida trama urbana, a la intemperie, sin otra vida social que compartir la supervivencia diaria, el trabajo precario, el sicariado, las bandas, las trabajadoras de las maquilas, gentes de largas horas de transporte, de viviendas frágiles como sus vidas, hombres y mujeres del borde, de fallidas esperanzas al no conseguir pasar al otro lado de la frontera. Operaciones aberrantes y surrealistas como las Riberas del Bravo y otros conjuntos de viviendas sociales. Unas 15.000 viviendas de pésima calidad, de 30 a 40 metros cuadrados para familias con frecuencia numerosas. Más del 40% fueron abandonadas muy pronto. Una operación de vivienda social del Gobierno federal para trabajadores estables y con ahorros . En un páramo a más de 20 kilómetros de CJ, lejos de todo.

Infonavit, el ente público promotor-financiador de estas operaciones, parece tener una vocación de pirómano, como si deseara convertir a los niños y adolescentes en un “sendero luminoso” de la periferia de la “no ciudad”. O más sencillo: ahí crecen las bandas juveniles violentas, sicarios para los narcotraficantes o traficantes de órganos, que matan a partir de los 15 años y mueren antes de los 25.

Hay otras operaciones también dignas de constar en el Guiness, pero finas, sofisticadas y cultas. Una gran Ciudad Universitaria (CU) en Ciudad Juárez. Una gran oportunidad. Perdida. Una iniciativa conjunta del Estado de Chihuahua que cedió los predios a la Universidad de CJ en el año 2004. El apoyo del Gobierno federal y la implicación de las principales universidades del país convirtió una operación local en una iniciativa mucho más ambiciosa. Intervienen la UNAM, el Politécnico Nacional, el Tecnológico de Monterrey, las universidades del Estado de Chihuahua y de CJ, centros de investigación y de enseñanza media superior, etc.

Se supone que en pocos años se concentrarán en la CU decenas de miles de estudiantes y algunos miles de profesores, investigadores y administrativos. Un aspecto positivo: los jóvenes de sectores populares que habitan en la zona sur del territorio de CJ tendrán un acceso a estos centros de estudio más asequible que si debieran ir a la zona norte, donde están los campus actuales. Pero no se trata de una cuestión escolar, sino de un interés más general que puede benificiar a todos. Se trata de estructurar un territorio sobre la base de una ciudad mucho más compacta, con una oferta de equipamientos y servicios potente como corresponde a su población y a su economía y con un sistema de infraestructuras y transportes que permita ejercer el derecho a la movilidad en condiciones dignas.

La oportunidad la tenían delante de los ojos. CJ no tiene un área central, ni buena ni mala, no tiene nada. Hay espacios vacíos, edificios que claman el derribo o la rehabilitación, comercios a la deriva, habitantes que huyen a barrios cerrados, oficinas dispersas. La Ciudad Universitaria hubiera creado ciudad: decenas de miles de universitarios, comercios y restaurantes, librerías y cafeterías, oficinas y despachos de profesionales, espacios de ocio y locales de espectáculos, gente en las calles y ambiente de mayor seguridad. No se trata de hacer una CU como la del DF, tangente a la ciudad. En este caso, la CU de Juárez sería la ciudad real, lo que no es la actual CJ. Sobre esta base se generan ejes estructurantes de la ciudad que articulan los múltiples elementos dispersos y crean continuidades de actividad y residencia. Y, gradualmente, las murallas de los barrios cerrados caerán y los conjuntos sociales se rehabilitarán y se integrarán. Se demolerá Riberas del Bravo, así lo espero, y de paso se debería juzgar a los responsables de un disparate que debe considerarse criminal.

El caso de CU de Ciudad Juárez y de su ceguera ante la oportunidad perdida me lleva a una reflexión sobre México y sus elites políticas y económicas. La fuerza del narco y de la economía delictiva en general, la proliferación de bandas y contrabandas violentas y armadas y la corrupción pública y privada, formal e informal no son los causantes de la crisis sistémica del país. Son el resultado de un vacío de Estado, de una visión irresponsable de la nación por parte de las dirigencias políticas y económicas, de una gestión catastrófica de las políticas públicas y del afán acumulador a cualquier coste de políticos y empresarios, de multinacionales leoninas y de especuladores de todo.

En este contexto puede entenderse la ceguera de los responsables de promover la CU. No hay conciencia, ni interés, ni comprensión de la función humanizadora de la ciudad y de la necesidad de estructurar el territorio, condición fundamental para la integración social, la articulación económica y la gobernabilidad democrática. Es de lamentar que el valioso capital intelectual que se concentra en la Universidad de Ciudad Juárez no haya sabido reaccionar a tiempo.

* Nota del autor: “Agradezco la amistosa colaboración del profesor de la Universidad de CJ, Alfonso Luis Herrera, que me guió hace 6 años a Riberas del Bravo y nuevamente en febrero de este año. Así mismo, me ha facilitado información sobre la CU. Pero las reflexiones críticas son exclusivas del autor y me temo que no coinciden del todo con mi estimado colega”.

]]>
ciudad-popular 2015-03-11 17:56:19
O es pecado... o engorda - Un trago amargo http://blogs.publico.es/nekane/2015/02/27/un-trago-amargo/ Espero que no hayais pasado por la experiencia de encontrar un rastro de hiel en la carne. Entonces entendereis la expresión de “amargo como la hiel” en toda su extensión. De todos, el amargo es el sabor más desagradable. Detectado por las papilas gustativas que están más al fondo de la lengua, tarda además demasiado en desaparecer. Ahora nuestro cerebro lo relaciona casi exclusivamente con el sabor de las medicinas pero, en origen, se considera que fue un elemento de alerta respecto de los venenos. En las almendras amargas tenemos el mejor ejemplo: contienen cianuro y tan sólo veinte podrían causar la muerte.  Por suerte su sabor es tan desagradable que no hay riesgo de confusión.

A pesar de ello, hay un licor muy apreciado por los italianos, el Amaretto, que recoge todo el amargor de este fruto en una curiosa combinación con la dulzura de los albaricoques.  Dicen que lo inventó una mujer enamorada y que es afrodisiaco. Me temo que nunca voy a tomar lo suficiente para comprobarlo a pesar de que puede ser un complemento perfecto, por ejemplo, de un helado como postre.vermut

Hay muchos alimentos de nuestra dieta diaria que tienen un fondo acre: el café, la escarola, la berenjena… Les buscamos trucos para suavizarlo y en paz. Las cosas deliberadamente amargas eran cosas de conventos y farmacia. La quinina, por ejemplo, se ha utilizado siempre contra la malaria. Magnífico argumento esgrimido durante años por los británicos para ponerse morados de gin tonic en las colonias.

Pero la más popular bebida alcohólica amarga, la más universal es, con todo merecimiento,  la cerveza, gracias a su contenido en lúpulo. El placer con el que la gente bebe una cerveza fría, sobre todo en un día de calor, es el mejor reclamo. El primer acercamiento a esta bebida provoca siempre un cierto rechazo. Primero hay que repetir para aprender a disfrutarla y luego hay que repetir para seguirla disfrutando.

Curiosamente hay una verdadera colección de bebidas amargas y casi todas se disfrutan a la hora del aperitivo. Tiene su razón de ser: son estimulantes y abren el apetito. Luego el pincho de tortilla, las aceitunas, las patatas fritas o los berberechos, acaban cerrándolo.

Casi todas tienen el vino como base y las hierbas, los frutos y las especias como signo distintivo: el Amer Picon y el Campari, se hacen con pieles de naranja y genciana y quinina y, en el caso del segundo, hasta con 68 hierbas diferentes. El Fernet Branca utiliza 27, pero incluye raíces y flores en la maceración. El Bitter utiliza 20, entre ellos, canela,  sándalo y nuez moscada, además de la naranja y la genciana. Pero sobre las fórmulas exactas de la mayor parte de estas bebidas hay tanto secreto como sobre la de la Cocacola.

Pero sin duda el rey de los aperitivos, con su toque amargo y exótico, el elemento indispensable de dos de los más clásicos cócteles, el Martini y el Manhattan, es el vermut. Una épocas más, otras menos, pero nunca ha dejado de beberse. Incluso ha dado nombre a algunas costumbres arraigadas como las “sesiones de vermút”  -los bailes mañaneros en las fiestas de algunos pueblos- o como el “quedar para el vermut” los placenteros mediodías de domingo.

No puede negarse que hay un resurgimiento del vermut y, como no podía ser menos, con todo el aire foodie, gastropijo o simplemente evolucionado que acompaña a los tiempos. Antes había vermut con un poco de soda, con aceituna, con naranja o limón, con un baño de sifón y, para los más aguerridos, con un bautismo de ginebra. O un vermut de taberna tradicional, de grifo, con gusto a granel  y a artesanía. Ahora la gente sabe que hay muchas más marcas que el Martini y el Cinzano de costumbre y que muchas de ellas son españolas, que entre los componentes hay elementos que suenan tan bien como el díctamo de Creta o la raíz de lirio, que hay cartas de vermut en función de su tiempo de maceración o de los ingredientes especiales que lo aromatizan. Podeis encontrar incluso recetas para hacerlo en casa.

La bebida que se creó –dicen- para ocultar el sabor de un mal vino ahora está de moda y eso significa más variedad y mayor esmero. Pues a disfrutarlo.

]]>
Nekane Goñi 2015-02-27 11:07:18
Economía para pobres - La Unión Europea nunca rescató a los griegos http://blogs.publico.es/economia-para-pobres/2015/02/20/la-union-europea-nunca-rescato-a-los-griegos/ Por Alberto Garzón y Eduardo Garzón

Cuando estuvimos en Atenas, hace un mes y coincidiendo con el triunfo electoral de Syriza, no vimos por ninguna parte a ciudadanos rescatados por la Unión Europea. Tampoco rescatados por España, sobra decir. El hambre, la pobreza o la privación era lo que uno efectivamente podía ver en las calles. Y, desde luego, no es esa la estampa que uno imagina cuando se habla de sujetos rescatados. Uno espera que al menos los rescatados puedan sobrevivir con holgura. Sin embargo, los que vimos, a duras penas. Entonces, ¿qué ha pasado en Grecia en estos años?

Corría el año 2009. La fiesta de la especulación, la corrupción y el clientelismo había disparado hasta el 127% la deuda pública griega. Los responsables políticos de organizar aquella fiesta, Nueva Democracia y PASOK, se repartían entonces la mayoría de escaños y el 77% de los votos. Una desconocida Syriza apenas llegaba al 5%. Aquel bipartidismo griego se sentía seguro, puesto que Nueva Democracia era la aliada natural de la CDU de Merkel y del PP de Rajoy, mientras que PASOK era el aliado natural del SPD alemán y del PSOE español. Los gobiernos de Alemania, España y Grecia, unidos por la afiliación ideológica.

En aquel año de 2009, ningún Estado europeo tenía en su posesión deuda pública griega. Toda la deuda griega era de naturaleza privada. En concreto, los bancos franceses y alemanes habían comprado títulos públicos griegos por el valor astronómico de 183.200 millones de euros. Los bancos españoles habían invertido mucho menos, unos 2.000 millones de euros. En ese mar de tranquilidad, la prima de riesgo aún era desconocida.

Sin embargo, todo iba a cambiar en los meses posteriores. En cuanto el primer ministro griego –del PASOK- reconoció que habían hecho trampas contables –los de ND- para disimular el verdadero déficit, se disparó el miedo entre los inversionistas privados. Éstos comenzaron a deshacerse de los títulos de deuda pública griega por el miedo a no poder recuperar el dinero prestado. Esta dinámica generalizada –con un impasible Banco Central Europeo- tuvo como consecuencia que la prima de riesgo iniciara una intensa senda ascendente que alcanzaría su máximo en marzo de 2012.

El aumento de la prima de riesgo fue de tal cuantía que al estado griego no le quedó más remedio que pedir ayuda. Así llegó el primer acuerdo propuesto por la Comisión Europea, secundado por el Fondo Monetario Institucional, el presidente del BCE y la canciller alemana. La troika había nacido. Llegaban así los primeros préstamos, siempre condicionados a la ejecución de recortes en gasto público y otras reformas estructurales de carácter neoliberal. Mientras tanto, los bancos europeos se iban desprendiendo sigilosamente de sus títulos griegos. Los bancos alemanes y franceses que habían prestado al bipartidismo griego querían ahora quitarse de en medio. ¡Nadie quería tener deuda pública griega!

Unos meses más tarde el Banco Central Europeo vino al rescate. El BCE realizó una compra masiva de bonos griegos a muchos bancos europeos, que estaban deseando deshacerse de ese enorme riesgo. ¡Les hizo un favor! Si Grecia no pagaba, le hubiera tocado hacerlo a los bancos alemanes y franceses. ¡Mucho mejor que el riesgo lo tuviera el BCE!

Para mayor suerte para los bancos, unos meses más tarde se aprobó la creación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Se trataba de un mecanismo temporal que se utilizaría para financiar al Estado griego a precios levemente inferiores a los de mercado, utilizando para ello las garantías del resto de Estados miembros. Eso significaba que los inversores internacionales podían prestar ahora a Grecia sin peligro: si todo iba bien, ellos cobraban; si iba mal y el bipartidismo griego no podía pagar, entonces varios Estados europeos se harían cargo del coste.

Como consecuencia de esos acuerdos, durante este periodo de tiempo se fue trasladando el riesgo de impago griego desde los bancos hacia los Estados europeos. Ya en 2010 se puso de manifiesto que Grecia no podría pagar su deuda y que tarde o temprano debería reestructurarla, pero la Troika decidió ganar tiempo. Tiempo para que los bancos europeos pudiesen ir deshaciéndose de los títulos de deuda pública al mismo tiempo que los Estados europeos y el BCE pasaban a ser propietarios de los mismos. Así las cosas, cuando se hizo finalmente la reestructuración de la deuda pública, en abril de 2012 (¡dos años más tarde!), buena parte de los bancos europeos no perdieron nada porque ya se habían retirado del negocio.

Desde aquella reestructuración se ha seguido sucediendo el mismo fenómeno: retirada de los acreedores privados (en su inmensa mayoría bancos) e incorporación de los Estados Europeos a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, del Banco Central Europeo y de los préstamos bilaterales. Tal es así que, en octubre de 2014, la inmensa mayoría del riesgo de impago corresponde ya a los Estados europeos. A día de hoy, los bancos europeos apenas tienen exposición.

bancos_grecia

¡Qué paradoja! A pesar de que fueron los bancos privados quienes realizaron malas inversiones al prestar dinero a un agente económico que más tarde se declaró insolvente, como Grecia, hoy día son los contribuyentes del resto de economías europeas los que corremos el riesgo de un impago de la deuda pública griega. A día de hoy, los contribuyentes españoles tenemos una exposición a la deuda pública griega de más de 27.000 millones de euros. Es mucho, pero en realidad se trata de una cantidad siete veces inferior a la exposición que tenían en diciembre de 2009 los bancos alemanes y franceses.

Pero encima son los caraduras del bipartidismo, alemán o español, los que nos insisten en “nuestros” riesgos. Son los aliados del bipartidismo español y alemán, PASOK y ND, los que hundieron a los griegos en las malas decisiones y en la deuda. Y fueron los bancos del bipartidismo quienes se arriesgaron prestando. ¿Alguien se explica por qué tenemos que pagar los de siempre, los parias de la tierra? ¿Acaso el pueblo griego tiene culpa de los excesos de su bipartidismo, que está más cerca de Merkel y de Rajoy que de ellos y de nosotros?

]]> Alberto Garzón 2015-02-20 12:57:19 Por encima de nuestras posibilidades - 21 F: Conquistar el presente para transformar el futuro http://blogs.publico.es/por-encima-de-nuestras-posibilidades/2015/02/20/21-f-conquistar-el-presente-para-transformar-el-futuro/ Por Sara Porras y Jorge García Castaño

Son ya más de veinte años del gobierno del Partido Popular en Madrid. Veinte años de saqueo, de radiales, de grandes operaciones urbanísticas, de pérdida de derechos… veinte años de gobiernos que nunca supieron estar a la altura de las gentes de una comunidad que, lejos de resignarse, tomó las calles, tomó las plazas y los centros de trabajo y salió a defender lo público —porque defender lo público es defender aquello que nos iguala—.

Frente a este gobierno de hombres y mujeres grises que pretendieron hacer de nuestra región su cortijo, hay un pueblo valiente y solidario que ha sido ejemplo no sólo de resistencias si no sobre todo de victorias.

Desde aquel movimiento vecinal que en los años 70 y 80 se arremangaron las camisas y construyeron sus barrios dotándolos de equipamientos, viviendas sociales y servicios públicos, las gentes de Madrid no han parado de demostrar la capacidad imparable que tenemos cuando actuamos unidos. Y así, rebelándose contra la rutina y los discursos que querían hacernos creer que no hay más patria que los intereses económicos, fueron fraguándose las redes de solidaridad entre aquellas y aquellos que no tenemos más que nuestras manos y nuestros trabajos para sobrevivir.

Madrid nunca fue el escaparate olímpico en el que unos gobiernos crueles quisieron convertirnos, Madrid fue la patria grande de la dignidad. Testigo de calles llenas de alegría que en las que aprendimos a reconocernos y supimos comprender que cuando todo parece perdido sólo podemos vencer. Y así paramos el expolio de nuestra sanidad y del Canal de Isabel II. Denunciamos la tangentópolis que tiene en Bankia el epicentro de todas las corrupciones, demostrando la connivencia de una clase empresarial que encontró en esos gobiernos al cómplice necesario de su gran estafa.

Un movimiento estudiantil y una marea verde que nos recordó que la educación nos iguala a todas y que el conocimiento sólo es tal cuando es compartido. Desde el campamento de Sintel hasta el campamento Coca-cola y las trabajadoras y trabajadores de Airbus a los que no pudieron amedrentar porque estaban peleando por sus propias vidas.

Denunciamos también e hicimos efectivo el derecho a una vivienda digna donde las vecinas y vecinos tuvieron claro que frente a los fondos buitre existe la esperanza de justicia y el anhelo de saberse compañeras en mitad de la tormenta.

Porque si algo han demostrado las gentes de Madrid es la fuerte convicción de que los derechos nunca se conquistaron en los parlamentos si no en las calles y así los y las trabajadoras de Telemadrid hicieron acopio de integridad y valentía, porque un pueblo desinformado es un pueblo preso de las manipulaciones y pelearon por una televisión pública al servicio de la mayoría social.

Todo este recorrido, todas estas luchas compartidas, constituyen nuestro mejor patrimonio, un legado del que sentirse orgullosas y por el que merece la pena arriesgarse. Es el momento, por tanto, de conseguir llevar a las instituciones esta marea imparable.

Sabemos que nos enfrentamos a un bloque compacto de intereses económicos, que nos enfrentamos al gobierno de la Omertá y que el camino no será fácil. Pero sabemos que la historia la escriben los pueblos y cuando la voluntad es unitaria no hay fuerza, por muy poderosa que esta sea, que pueda pararlo.

Este sábado puede ser el inicio del camino que nos lleve a transformar toda esa indignación en una alternativa capaz de ganar y solvente para gobernar. Este sábado estamos todas convocadas a una gran asamblea ciudadana que comience a sentar las bases de esa nueva alternativa. No surgimos de la nada, surgimos de esa parte de la historia que fuimos construyendo desde cada rincón de cada barrio.

Los tiempos son llegados. Ahora, cuando todo se resquebraja, surgimos con mucha más fuerza, porque el futuro es nuestro si somos capaces de trabajar unidas, como hemos venido haciéndolo. Porque no podemos permitirnos no hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir que las instituciones se pongan a trabajar al servicio de su ciudadanía.

Este sábado, a las 12:00 de la mañana es el comienzo de un esperanza para el presente y para este trabajo estamos todas y todos convocados, porque el camino será difícil pero si vamos juntas y juntos podremos conseguirlo.

]]>
por-encima-de-nuestras-posibilidades 2015-02-20 11:35:24
Vientos del bosque - Pégale fuego al monte y construye http://www.vientosdelbosque.net/2015/02/pegale-fuego-al-monte-y-construye.html Se ha dicho que exageran quienes denuncian que el proyecto de Ley de Montes abre la puerta a recuperar esa no tan vieja costumbre de pegarle fuego al monte para, "perdido su valor ambiental", poder recalificar el terreno y urbanizarlo. Sin embargo, el artículo 50 es claro: se pondrá cambiar el uso del suelo de un monte quemado cuando se den "razones imperiosas de interés público de primer orden". ¿Alguien duda de cuáles son las razones imperiosas de quienes nos gobiernan? De hecho, esta norma deroga en la práctica la prohibición de urbanizar una zona incendiada durante los 30 años posteriores al incendio, que establecía la vigente Ley de Montes de 2003.

Pero el proyecto de Ley no se queda ahí. También exime de la obligatoriedad de que los montes cuenten con un adecuado plan de gestión, dejando al arbitrio de las Comunidades Autónomas la decisión de qué montes privados deben contar con dicho plan y cuáles pueden librarse de ello. Además, amplía a 25 años el plazo para que los propietarios que estén obligados se doten de estos planes de gestión. Con todo lo cual la planificación y gestión de los montes queda realmente en el aire. A esta desregulación general se suma el desaprovechar de nuevo la oportunidad de proteger definitivamente frente a la urbanización los montes de utilidad pública y los montes privados protectores, y no entrar tampoco en vincular y favorecer la gestión forestal para el desarrollo de las zonas rurales.


Eso sí, no han olvidado encajar a contrapelo en una Ley en la que no debería tener cabida, pues tendría que regularse dentro de la normativa específica sobre caza, una serie de medidas favorecedoras de los intereses de determinado sector del mundo cinegético, que además invaden las competencias autonómicas.


Y tampoco han olvidado culminar el acoso y derribo al que se está sometiendo en los últimos años a los agentes forestales y medioambientales. El proyecto de Ley limita gravemente sus funciones y ámbito de actuación, dificultando todavía más su función de prevención y denuncia de las agresiones al medio ambiente.


Desregulación y reducción de la vigilancia y control: legislando para la impunidad.


]]>
Víctor J. Hernández 2015-02-18 12:42:21
El rincón del ñángara - Andalucía en mitad del susto http://blogs.publico.es/bonifacio-canibano/2015/02/07/andalucia-en-mitad-del-susto/ Warren Christopher, secretario de Estado de EE.UU cuando se negociaba en Ginebra la paz en Bosnia, acusó a los europeos de la guerra:
“Es vuestra culpa, dijo, por dejar que los serbios invadieran Bosnia”
“Pero si los serbios ya vivían allí”… contestó consternado David Owen, el mediador europeo
“¿Hace mucho?” Preguntó Christopher
“Desde siempre”, respondió Owen.

A Susana Díaz cuando habla de Podemos le ocurre como a Christopher, que cree que son agresores venidos del exterior. Ósea, desde Madrid. Su última ocurrencia es acusarles de “venir a Andalucía a insultar a los andaluces”. Tratándoles cómo invasores, quiere que no se vea que los de Podemos “ya vivían allí desde siempre” y que sus filas las engrosan los indignados con las políticas de su partido que han llevado a Andalucía a una situación de susto.

Más allá del grosero intento de la presidenta de envolverse en la bandera blanquiverde y negar a los militantes andaluces de Podemos la nacionalidad, lo que se esconde es el desesperado intento del Régimen del 78 -que ha entrado en estado de pánico- de construir un bloque anti Podemos con capacidad para frenar a esta formación. Por esas cosas que ocurren en la guerra de clases, tras Podemos se están aglutinando en Andalucía las fuerzas populares que durante estos años han dado la batalla en las calles contra el saqueo del bipartidismo. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación del régimen (que son casi todos) para darse cuenta de la histeria política. Todos contra Podemos y contra Podemos vale todo. Esto es así en España entera, pero en Andalucía hay circunstancias específicas.

El electorado conservador andaluz esta desorientado y se bate en retirada. Aterrorizado por la irrupción de Podemos, torturado y aturdido, no confía en un PP desgastado por las políticas antisociales, por la corrupción, por la división y sin liderazgo. El PP andaluz no esta en condiciones de presentar batalla para frenar la ofensiva popular que se les viene encima. Esto solo puede hacerlo el PSOE que se prepara para convertirse en la barricada del Régimen. Es decir en el auténtico partido Anti Podemos.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo puede el PSOE evitar la hemorragia de votos por su izquierda? No puede. No tiene forma de evitar el castigo por su responsabilidad en la situación en la que esta Andalucía tras tres décadas y casi un lustro -¡ya les vale!- de gobiernos “socialistas”. Para no ser largo: 34% de paro general y el 62 % entre los jóvenes; tres millones y medio de personas en riesgo de pobreza (el 45,3 % de niños están en esa situación); una de cada tres personas esta afectada por problemas de vivienda;  la exclusión del empleo, del consumo, de la educación y de la salud están varios puntos por encima de la media española y la exclusión severa refleja la misma realidad…

En fin, parece el apocalipsis, pero son los datos del último informe Foessa a los que hay que añadir un clientelismo decimonónico, la rampante corrupción, los ERE, los cursos de formación, Invercaria…..

El PSOE, con este balance para presentarse en público, ya ha descontado los votos del castigo que va a perder por su izquierda y se ha preparado a conciencia para recuperarlos por su derecha. En esto ha estado Susana Díaz ocupada en los meses pasados y eso explica sus evidentes gestos destinados a tranquilizar a los bancos y a la buena sociedad andaluza. La Presidenta se ha exhibido con Emilio Botín o con su hija Ana Patricia a la vez que se oponía a la creación de una banca pública en Andalucía. Se ha reunido con el embajador usamericano o con el de Israel sólo unas horas antes de que iniciasen la guerra que este verano acabó con la vida de 2.176 palestinos (de los que 610 eran niños). Ha consentido la política de desahucios y ha recortado con pasión los gastos sociales en sanidad y educación. Ha inaugurado, con el mismo desparpajo que lo haría Pedro Morenés, ferias como la Aerospace & Defense Meeting, donde hacen sus negocios los grandes fabricantes de armas . Ha bloqueado la creación de un banco de tierras para mitigar la exclusión de los jornaleros… En definitiva, ha dado sobradas muestras de que es una persona de confianza para la oligarquía andaluza y de que es la única que tiene los poderes suficientes para intentar frenar a Podemos. Y a lo que viene detrás.
Solo la vieja luna puede contemplar al fantasma de Felipe González, (el inspirador de esta estrategia y valedor de Susana) vagar durante las noches por el palacio de San Telmo y escuchar sus carcajadas cuando piensa en los que hablan de la “gran coalición “ para frenar a las fuerzas populares después de las elecciones andaluzas. No es esa la táctica, la gran coalición ya esta hecha “in vitro” y Susana Díaz es su cabeza de lista.
“Así es -decía Marx en el 18 Brumario-, cómo la lucha de clases puede crear las condiciones que permiten que un personaje mediocre, ambicioso y grotesco llegue a representar el papel de salvador del Régimen”. Y el Régimen se prepara para la batalla de los idus de marzo poniendo en posición de combate a sus medios de comunicación privados (que han sido bendecidos con abundante dinero publico disfrazado de publicidad institucional) y a sus medios públicos abanderados por Canal Sur que, para variar, sustituirá los conceptos de verdad, igualdad y objetividad por los de infantería, caballería, artillería…
¿E Izquierda Unida?. ¡Ah, este es un asunto dramático! La Coalición sale del Gobierno con los socialistas virtualmente rota, maltratada y desmoralizada. La presidenta ha sido implacable en humillarla antes de convocar elecciones: nada de reunirse en Tinduf con los saharauis y prohibido convocar un referéndum entre sus afiliados. El bochorno se extiende entre los militantes de la formación, atónitos ante la sumisión de sus dirigentes, sus tragaderas para comerse sapos y su capacidad para colaborar en los recortes y en las políticas antisociales de la Junta. Regocijo también en el electorado conservador que ha comprobado que “esta señora” si que sabe tratar a las gentes de izquierdas.
Inhabilitada como alternativa popular real, IU concurre a las elecciones autonómicas para ser cabeza de ratón, después de que Antonio Maíllo ganase por goleada en las apresuradas primarias de verano a un tal Laureano, en un duelo similar al de un elefante contra una pulga, que el aparato hizo pasar por un proceso democrático. Cómo ocurre en Madrid, la burocracia de la formación ha tomado las medidas necesarias para que en ningún caso pueda producirse la convergencia con Podemos. Sus expectativas son las de conseguir algunos parlamentarios, lo que me trae a la memoria otra cita de Marx (perdón por citar dos veces al lobo). “El cretinismo parlamentario es una enfermedad que a los contagiados aprisiona como por encantamiento en un mundo imaginario, privándoles de todo sentido, de toda memoria, de toda comprensión del rudo mundo exterior”
Descansen en paz; aunque sus esforzadas bases se merecían mucho más.

]]>
Bonifacio Cañibano 2015-02-07 08:07:07
Colectivo DeLiberación - Tiempo de trabajo y desigualdades por razón de sexo http://blogs.publico.es/colectivo-deliberacion/2015/01/10/tiempo-de-trabajo-y-desigualdades-por-razon-de-sexo/ Yolanda Valdeolivas y Gregorio Tudela
Catedráticos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Facultad de Derecho. UAM(1)


El sexo dificulta la igualdad material entre mujeres y hombres, especialmente en el trabajo. Pese a la garantía de igualdad de acceso al empleo, de disfrute en términos de igualdad de las condiciones de trabajo y protección social y de eliminación de toda forma de discriminación por razón de sexo, hay diferencias injustificadas derivadas, más que de reglas jurídicas, de roles sociales que sitúan a la mujer en una peor posición de partida, por circunstancias histórico-culturales inveteradas, que requieren acción legislativa y judicial e intervención activa en el terreno de los hábitos sociales. Que queda aún mucho camino por recorrer lo evidencian las reiteradas declaraciones públicas de responsables de significativos colectivos empresariales que nos devuelven, insistentemente, a la casilla de salida y muestran lo inseguro y zigzagueante de la senda recorrida.

La igualdad exige reequilibrar la posición de la mujer en el ámbito laboral y en lo familiar, social, político y económico. En lo laboral se aplican diversas técnicas: tratamiento de las diferencias indisolublemente ligadas al sexo (protección del embarazo y lactancia), prohibición de la discriminación indirecta (efectos adversos que sobre ellas produce un puro tratamiento igualitario con los hombres), medidas de conciliación de la vida familiar y laboral (diferentes roles sociales respecto de las cargas familiares que ocupan mujeres y hombres) y, finalmente, una estrategia transversal, que valore la diferencia social y estructural entre sexos, que implemente acciones preventivas, incluidas las medidas positivas en favor de las mujeres, como hacen la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Regulaciones laborales aparentemente neutras, como la flexibilización del tiempo de trabajo para atender a cambiantes necesidades empresariales, incide sobre el empleo de la mujer, tanto para promoverlo (si atiende a intereses personales, especialmente de tipo familiar, de las trabajadoras), como para entorpecerlo (si solo cubre requerimientos empresariales de jornadas de trabajo irregulares más difícilmente conciliables para las trabajadoras por su habitual asunción de responsabilidades familiares). Y provoca una menor participación de las mujeres en el empleo o su participación en términos de segregación profesional y ocupacional, si no discriminación, cuando su incorporación al mercado de trabajo no se acompaña de una mayor participación del hombre en las tareas de atención a los hijos y la familia, normalmente cubiertas en exclusiva por las mujeres, como muestran diversas estadísticas oficiales e informes. Hablar de intereses personales a conciliar con el trabajo cuando de trabajadoras se trata remite, generalmente, a dedicarse a la familia, que las obliga a renunciar a su más plena faceta laboral o a la maternidad para satisfacer sus legítimas expectativas profesionales, avocándolas a un empleo de menor calidad o infraempleo, por sus presuntas menores dosis de adaptación a las exigencias empresariales.

La respuesta tradicional ha sido el establecimiento de regulaciones especiales (descansos, permisos, reducciones de jornadas o excedencias por maternidad) que, aun establecidas en términos de igualdad para ambos progenitores, son abrumadoramente utilizadas por las madres; o la contratación a tiempo parcial, modalidad claramente feminizada, aunque las mujeres manifiesten insatisfacción y preferencia por un trabajo a tiempo completo, por la menor calidad del empleo cubierto a tiempo parcial y en general por debajo de sus capacidades profesionales.

Urgen soluciones integrales que incorporen la perspectiva de género al debate sobre la gestión del tiempo de trabajo, igualando las oportunidades en el empleo entre mujeres y hombres. Las políticas de igualdad de sexo en la ordenación del tiempo de trabajo exigen superar el estricto marco de las medidas de protección de la maternidad y conciliadoras que, paradójicamente, lastran la consecución de una igualdad laboral real y plena, porque las fisuras de ese principio afectan, básicamente, a las discriminaciones indirectas, donde la normativa aún tiene recorrido.

Las medidas conciliatorias pueden flexibilizar el tiempo de trabajo a las necesidades de las trabajadoras sin perturbar su funcionalidad para satisfacer demandas empresariales. La progresión cuantitativa y cualitativa de estos derechos responde a la idea de que la vida familiar coloca a la mujer en una posición especial y desventajosa respecto del hombre en la relación de trabajo que debe compensarse jurídicamente. Abruman los datos sobre la asunción por la mujer de las cargas familiares, evidenciándose que, pese a su incorporación masiva al mercado de trabajo, sigue ejerciendo casi en exclusiva la función de cuidadora, renunciando, frecuentemente, a ejercer una profesión o compatibilizando vida laboral y familiar mediante enojosas adaptaciones de ambas funciones.

Los derechos de maternidad son exclusivos de las mujeres, por razones obvias. Pero no debe confundirse protección de la maternidad con otras medidas conciliatorias, pues un incremento de las últimas reconocidas solo a las mujeres o diseñadas para su mayoritario ejercicio por ellas puede provocar un indeseable efecto bumerán: o disuaden al empresario de contratar a mujeres o precarizan sus condiciones de trabajo. El reconocimiento indiscriminado e igualitario de los derechos conciliatorios de trabajo y familia, habitualmente disfrutados por trabajadoras, potencia un reparto desigual de las cargas familiares, desvaloriza el trabajo femenino y distorsiona los bienes jurídicos protegidos y las finalidades de su protección.

Tampoco es neutro sustituir el binomio vida familiar-vida laboral por vida personal-vida laboral. Hay que avanzar en la conciliación de las facetas personal (más amplia que la mera atención a la familia) y laboral de los trabajadores en clave conciliatoria, pero uno y otro concepto no son equiparables en materia de igualdad efectiva por razón de sexo. Si hombres y mujeres no muestran diferencias laboralmente relevantes en la relación entre vida personal y profesional, sí ocupan posiciones asimétricas respecto de la vida familiar, con mayor dedicación femenina a las tareas relacionadas con su atención y cuidado y mayores dificultades de congeniarlas con el trabajo. En el debate sobre la igualdad por razón de sexo solo reviste interés la conciliación del trabajo con la vida familiar, no con la vida personal.

La inevitable atribución a los progenitores en términos de igualdad de los derechos previstos para la atención de los hijos no evita que esa flexible ordenación del tiempo de trabajo sea abrumadoramente asumida por las trabajadoras y excepcionalmente por los trabajadores. Así, favorecer derechos conciliatorios sitúa a la mujer en posición de desventaja laboral, porque la flexibilidad que conlleva conciliar obligaciones laborales y familiares puede entorpecer la que reclama el empresario para satisfacer sus necesidades productivas u organizativas, provocando un resultado sexista consistente en considerar que el trabajo masculino es más adaptable en términos empresariales, por menos condicionado a necesidades extralaborales, que el trabajo femenino. Las fórmulas conciliatorias tienden a perpetuar la segregación entre mujeres y hombres y la atribución de roles sociales sexistas, profundizando en la desigualdad y desvalor del trabajo de las mujeres. Subliminalmente, una finalidad igualitarista (asegurar que las mujeres congenien con más facilidad vida profesional y familiar, evitando que las cargas familiares perjudiquen la relación laboral) termina provocando un resultado perverso (abandono o marginalidad de la actividad laboral). Hay que corresponsabilizar a los hombres haciendo avanzar la perspectiva de género, más que concediendo más derechos a las mujeres para que concilien, promoviendo la participación de aquellos en las tareas de cuidado del hogar y la familia.

No deben descartarse medidas que estimulen un tratamiento económico, profesional o social más favorable de los hombres acogidos al disfrute de derechos conciliatorios, como medida positiva para aquellos en el plano familiar, no laboral, incentivando su mayor incorporación a esas tareas y fomentando decisiones dentro de la unidad familiar capaces de corregir la habitual asunción cuasiautomática de las funciones de cuidado por parte de la mujer, a modo de reconocimiento social apto para promover un cambio de hábitos y estereotipos, dentro y fuera de las empresas.

Especial interés tienen las acciones positivas para la consecución de los objetivos de igualdad, reclamadas por la citada Ley de igualdad (medidas preferenciales temporales al servicio de la igualdad material o de oportunidades que favorecen en lo laboral la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y su mantenimiento en él), si garantizan su razonabilidad y proporcionalidad, como indican el TC y el TJUE. Porque la garantía de la igualdad no se agota en tratar igual a mujeres y hombres o en reconocer derechos idénticos; obliga a corregir las situaciones de desequilibrio estructural que hacen del género un argumento peyorativo de incidencia directa e indirecta, mediante técnicas capaces de acabar con una situación de inferioridad de la mujer en sus condiciones de empleo y trabajo. El problema del trabajo de la mujer no es mera cuestión de igualdad, sino de protección de un colectivo desfavorecido que exige neutralizar desigualdades histórica y socialmente consolidadas, acabando con una situación de rebaja de sus condiciones laborales.

Hay que potenciar regulaciones que mejoren, si disfrutadas por los hombres, las facilidades reordenadoras del tiempo de trabajo relativas a la atención de las cargas familiares. El contrato a tiempo parcial podría incentivarse en niveles profesionales de mayor cualificación y retribución, normalizando su celebración entre los hombres a través de estímulos económicos, para lograr un reequilibrio que, indirectamente, equipare condiciones laborales entre trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo, por el alza que en dichas condiciones suponga la contratación de varones. No existen reparos técnicos significativos para ello en el marco de las acciones positivas como instrumento de lucha contra las desigualdades, en tanto medidas de discriminación positiva del hombre en la vida familiar, capaz de igualar roles sociales, incrementando sus responsabilidades familiares hasta igualarlas a las mujeres. El objetivo es la equiparación de las exigencias flexibilizadoras de ambos sexos en relación con el tiempo de trabajo e igual consideración de hombres y mujeres dentro de las empresas.

La frecuente invisibilidad de la desigualdad de género dificulta su erradicación y, con frecuencia, normativa y actuaciones públicas y privadas o no la perciben o la mantienen como un valor socialmente admitido. Urge un estudio estadístico que, además de ofrecer datos específicos sobre la mujer para contrastarlos con los del hombre y obtener conclusiones, integre la perspectiva de género, reconociendo las diferencias de valores, roles, situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, así como su interacción en la realidad analizada, como sugiere la Ley de Igualdad. Se haría visible que la concesión igualitaria a mujeres y hombres de mayores facilidades para el cuidado de hijos acaba reafirmando la desigualdad y que no toda ampliación indiscriminada de derechos conciliatorios avanza en la igualdad. O la sexista protección social de nuestro sistema público de pensiones, al proyectar la discriminación o mera diferencia en las condiciones laborales sobre la protección social sustitutiva de los salarios de actividad, condicionada por los ingresos y contribuciones sociales.

El enfoque de género permite articular medidas positivas capaces de compensar dicha realidad adversa. Así se ha hecho al atribuir a los hombres derechos de paternidad exclusivos e intransferibles; o al considerar como cotizados ciertos períodos de inactividad ligados a la atención de cargas familiares en el contrato a tiempo parcial; o al dar por cotizado a efectos de prestaciones futuras parte del período de maternidad o paternidad o iniciado durante la percepción de la prestación por desempleo.

Las medidas positivas son el último recurso para superar situaciones de patente desigualdad de las mujeres en el trabajo, obligando a los poderes públicos pero de carácter voluntario para los privados. A falta de aplicación espontánea, debieran incentivarse vía económica, fiscal y social por los poderes públicos para los empleadores que las implanten. Y potenciar que los convenios colectivos establezcan reservas y preferencias en la contratación de mujeres, así como en materia de clasificación profesional, promoción y formación. Sin olvidar cuantas otras medidas prevean los planes de igualdad de las empresas, fórmulas llamadas a protagonizar las mayores virtualidades igualitaristas.

————————————————
(1)Suscriben el contenido del presente artículo Ana de Marcos, Andrés García, Antonio Arroyo, Antonio Rovira, Beatriz Gregoraci, Blanca Mendoza, Blanca Rodríguez Chaves, Borja Suárez, Clara Álvarez, Elena García Guitian, Esther Gómez Calle, Fernando Martínez, Isabel Arana, José Luis López, José María Blanch, José Ramón Montero, Juan Antonio Lascuraín, Magdalena Nogueira, Manuel Sánchez Reinón, María Luisa Aparicio, Marta Lorente, Mercedes Pérez Manzano, Raquel Escutia, Soledad Torrecuadrada y Visitación Álvarez, profesores de la Facultad de Derecho de la UAM

]]>
Opinión 2015-01-10 08:00:57
Precarios por el mundo - Errejones, doctores y precarios “no tan jóvenes” http://blogs.publico.es/precarios-por-el-mundo/2014/12/09/errejones-doctores-y-precarios-no-tan-jovenes/ Rafael Grande
Sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y Estudios Latinoamericanos por la USAL, experto en migraciones y responsable editorial de Encrucijadas
Roberto Cilleros
Sociólogo,  posgraduado en técnicas de investigación social por el CIS y estudiante del máster de Estudios Urbanos en la ETSAM (UPM)

Son muchos los artículos que en los últimos años versan sobre la precariedad y el paro juvenil, sin embargo, la mayoría de estos han venido a centrarse casi exclusivamente en un tipo de jóvenes que no pasan de los 25 años. ¿No son también alarmantes los actuales niveles de paro entre los “no tan jóvenes” que rondan la treintena?

En otro orden, existe un choque entre unas cifras que corroborarían que tener una alta cualificación -como el doctorado- asegura tener empleo y tenerlo en buenas condiciones, y unas realidades cotidianas de jóvenes cualificados que no encuentran oportunidades en el país. ¿Cómo funciona en la actualidad esa relación entre altos niveles de formación e incorporación laboral?

En último lugar, se ha producido en las últimas semanas una polémica en torno a un contrato de investigación postdoctoral de Iñigo Errejón que ha manifestado el profundo desconocimiento que hay en la sociedad sobre cómo funciona hoy la investigación universitaria, y que se ha saldado con un expediente injusto que olvida que los objetivos de los proyectos de investigación se miden por los resultados y que éstos no dependen de calentar una silla durante un horario concreto.

En resumen, la pregunta que queremos lanzar aquí es: ¿qué ocurre realmente después de defender la tesis? ¿Cuáles son las realidades de la juventud más formada?

El paro juvenil en torno a la treintena

España tiene la tasa de paro juvenil más alta de Europa (53,8%) junto con Grecia, pero como casi siempre que se habla de paro juvenil este indicador hace referencia a los menores de 25 años. Esto supone que dentro de la categoría “juvenil” desaparecen edades que sin lugar a dudas en la sociedad actual siguen siendo consideradas jóvenes. Pese a que la tasa de paro de jóvenes entre 25 y 34 años se situaba a principios de 2014 entorno al 28% -lejos de ese 53%- no se puede obviar que esa etapa del ciclo vital (en la que ya ha finalizado el período formativo) es especialmente sensible en relación a la emancipación, a lograr una mínima estabilidad laboral, a la formación familiar, etc. Hay que subrayar la gravedad de las implicaciones sociales y psicológicas de esta situación en la que casi uno de cada tres jóvenes de esa edad esté en paro (como bien reflejaba hace unos días el artículo “¡Ah! ¿Pero todavía vives con tus padres?”).

graf1-detalle

Los mitos de las expectativas laborales

Las cifras muestran que el paro es casi nulo entre las personas que tienen el título de doctor. Sin embargo, si desgranamos el conjunto de doctores por edad y nos fijamos en los más jóvenes, encontramos dos cuestiones: a) aunque entre los jóvenes el paro es más bajo entre los doctores, sí existen unas cifras de paro significativas –llegando casi a los veinte puntos en 2013-; y b) el crecimiento del desempleo sigue la misma tendencia que el resto. Es decir, tener un doctorado no supuso a partir de la crisis evitar el crecimiento del desempleo.

Además del paro, los datos de la EPA muestran un giro abrupto de las condiciones laborales: mientras que en el primer trimestre de 2007 más del 63% de los doctores de 25 a 34 años que trabajaban tenían un contrato indefinido, seis años después sólo gozan de esa condición el 39% frente a un 61% que tiene una relación laboral temporal.

graf2

En un país en el que la investigación depende en gran medida del ámbito público, la Universidad española no está pudiendo –ni está queriendo– aprovechar el potencial de la tantas veces denominada “generación más preparada”.  Y en el ámbito privado, el reemplazo de puestos de trabajo cualificado por eternos becarios, dibuja un panorama dramático.

De esta forma, nos encontramos con que la precariedad y el paro también afectan a los jóvenes doctores, y además en muchos casos el componente de clase incide negativamente en las capacidades de enfrentarse a ello. Ante esta realidad, y con la sombra siempre presente del exilio económico, tenemos en nuestro país una generación de jóvenes que rondan la treintena y se enfrentan a una sensación de fracaso, de expectativas truncadas y de sueños meritocráticos rotos.

En una Universidad con un profesorado claramente envejecido, se sigue prefiriendo en muchas ocasiones malgastar la baja tasa de reposición en sacar cátedras que perpetúan el poder de una casta universitaria, en lugar de promocionar y apostar por los jóvenes que están ayudando a subir el nivel en investigación –tan perjudicado por los recortes–. En este triste escenario, la caza de brujas contra un doctor supone un ataque general a la labor de los jóvenes científicos, que no puede medirse en horarios rígidos, como bien saben los países que ahora se aprovechan de la productividad de los emigrados españoles cualificados, cuya formación financiamos entre todos los españoles.

Por todo esto –y mucho más que no se ha mencionado aquí–, hay que luchar por un cambio estructural del modelo de investigación y universidad. Frente a los repetidos discursos de “hay que aguantar”,  de “lo importante es entrar”, de “así tengo experiencia”, de “antes o después saldrá una plaza”… desde aquí recordamos las palabras de Manolo Monereo cuando decía en 2012: “la utopía que está muriendo ahora es que tras tres o cuatro años de ajustes volveremos a la etapa anterior. Esto se ha acabado, el pasado no volverá”.  Por eso, como el pasado no volverá, tendremos que construir el futuro.

]]>
Opinión 2014-12-09 08:00:23
Tentativa de inventario - Cómo rodar el fracaso http://blogs.publico.es/j-losa/2014/12/07/como-rodar-el-fracaso/ Escudriñar lo cotidiano no siempre es fácil, sobre todo cuando no sabes muy bien por dónde te vienen dadas. Conviene acotar, darle al pause y como si de un cuadro viviente se tratara comenzar a diseccionar la realidad para saber dónde y cómo se jodió. Con todo, las posibilidades de éxito son más bien exiguas.

En Pas à Genève, primer largometraje del “colectivo artístico” lacasinegra, un grupo de jóvenes cineastas se embarca en la mesiánica e inane tarea de cartografiar un trozo de mundo. Pertrechados con cámaras y micrófonos, barren un descampado ginebrés con delicadeza quirúrgica registrando lo intrascendente, el detalle del detalle, fragmentos de un paisaje anodino que no invita a la demora.

El resultado es, irremediablemente, una aproximación. Pero una aproximación sugerente en la que la voluntad de extrañamiento en cada uno de sus planos nos presenta la realidad despojada de artificio. Una aproximación que, como tal, encarna el fracaso de un proyecto utópico de raíz, pero que, de la mano de estos improvisados taxidermistas rupestres, queda retratado con personalísima honestidad.

La frustración por la tarea inacabada se solapa con esa sensación de transitoriedad e incertidumbre generacional. Una suerte de desasosiego vital que coincide, desde el exilio, con un Madrid en pleno apogeo quincemeyero. De fondo, hay neurosis, una obsesión melancólica por el detalle, por lo infra-ordinario. De fondo, hay también la necesidad de dotar de sentido lo que nos rodea, de pre-fabricar una realidad y hacerla inteligible.

Decía Perec en Especies de espacios que “escribir es tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva: arrancar unas migajas precisas del vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos”. Pas à Genève arranca unas pocas “migajas” a ese vacío y las hace suyas, demuestra –con honradez y sin ínfulas–, que el fracaso también es bello, y se puede rodar.

]]>
J. Losa 2014-12-07 12:35:10
La Magia de Volar - Hub control http://temas.publico.es/la-magia-de-volar/2014/11/07/hub-control/ Anterior: La magia de volar.

Cuando volamos, rara vez somos plenamente conscientes de las múltiples capas invisibles a nuestro alrededor que nos cuidan sin que nos demos ni cuenta. Desde los incontables conceptos de seguridad esencial integrados en el diseño de nuestra aeronave hasta los sofisticadísimos sistemas de control de tráfico aéreo modernos, pasando por la seguridad más física y básica, hay miles de “ángeles” humanos y tecnológicos guardando tu vuelo y el de quienes van contigo. Sólo existe una manera de viajar con más protecciones: exige años de entrenamiento, cohetes y la llamamos cosmonáutica.

Iremos viendo estas capas, pero hoy quiero hablarte de una que por su cercanía y al mismo tiempo su “invisibilidad” me resulta especialmente interesante. Es el llamado handling, que viene a traducirse como asistencia en tierra. El handling es el sistema que logra que tu avión disponga de todo lo necesario para volar y vuele habitualmente a su hora con todo lo que tiene que llevar: tus maletas, tu comida, tu combustible y tú, o yo, entre otras mil cosas más.

Ahora multiplica eso por varios millones de pasajeros al día, día y noche, todos los días del año, llueva, truene o haga calor, para todas las combinaciones de destinos imaginables, manteniendo la máxima puntualidad posible, sin perder nada –o casi nada– por el camino. Es complejísimo. Y ahí es donde entran en juego entes complejísimos como el hub control. Para ver cómo va esto, vamos a hacer una visita al sistema de handling de Iberia en la terminal T4 de Barajas,  un importante hub por donde pasan unos 35.000 pasajeros al día. Es una pasada, te lo advierto. ;)

Iberia handling, Madrid T4.

Grandes aerolíneas como Iberia tienen varios negocios distintos. El más conocido de todos es, naturalmente, los aviones. ;) Vamos, vender pasajes y llevar a cabo los vuelos. Pero, por ejemplo, también se dedican al mantenimiento de sus propias aeronaves y las de muchas otras compañías. O a esto del handling que estamos hablando, igualmente para sí mismos y como doscientas compañías más en 41 aeropuertos de España. Llevan 86 años en ello, lo que representa un know-how de ese ciertamente notable. En el caso del handling de Iberia en la terminal T4 de Madrid todo gira en torno al hub control propiamente dicho. Esta es una sala provista de medios informáticos y personal experimentado que constituye el cerebro de todo el sistema. Tiene estas pintas:

Hub control para el handling de Iberia en la terminal T4 de LEMD.
“Hub control” de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez – Madrid Barajas (LEMD). Imagen: La Pizarra de Yuri.

Bien, vamos allá. Lo primero, fíjate en la pantalla gigante del fondo. A la derecha tenemos el reloj, que es el jefe y podríamos decir que el tirano de todo medio de transporte que se precie. ;) Si la puntualidad en los transportes es y ha sido siempre importantísima y un motivo de orgullo profesional, cuando hablamos de hubs que concentran cientos de vuelos e intercambios diarios resulta simplemente esencial. Incluso pequeños retrasos en un hub importante provocan olas que se extienden por varios continentes. A la izquierda hay una lista de todos los vuelos en curso. Y al centro, podemos ver una representación en tiempo real de todos los aviones que están en proceso en ese momento:

Estado de cada avión en proceso, en tiempo real, en el hub control de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez - Madrid Barajas (LEMD).
Estado de cada avión en proceso, en tiempo real. Imagen: La Pizarra de Yuri.

Los que están en gris, significa que están inactivos. Los que están en verde, que todo va como debe. Si surge cualquier incidencia, inmediatamente el símbolo del avión afectado se pone en rojo y, entonces, el área competente en el hub control se pone manos a la obra para que esa incidencia no se convierta nunca –o casi nunca– en un retraso.  Y parece que no se les da mal: en Iberia se muestran muy orgullosos de haberse situado entre las aerolíneas más puntuales del mundo y, después de haber visto cómo funciona todo, no es de extrañar. Sólo cuando un avión está totalmente completado y “en verde” puede iniciar los procedimientos de arranque y despegue.

¿Qué controla el hub control? ¡Todo! :D Todo lo que necesite el avión en tierra. Habrás observado que hay tres filas de puestos de trabajo. En la primera, se asignan los trabajos para todos los equipos móviles –jardineras, push back, escaleras…–, en la segunda se ocupan del área de facturación y embarque –se controla si hay mucha fila para facturar, si hay que reforzar  el embarque de un vuelo con un tercer agente para agilizarlo…–, y en la tercera están los coordinadores, la figura sobre la que gira gran parte de la responsabilidad de las tareas que se desarrollan alrededor de un vuelo. Cada avión tiene un coordinador de handling asociado, cuya función es asegurarse de que todo se realiza acorde a procedimiento. Por su parte, el coordinador del hub control es el responsable de que todas las operaciones en todos los aviones sean como tienen que ser. Cada uno de esos pájaros con alas de metal y composites lleva 200 o 300 vidas a lo fácil. No son esas responsabilidades pequeñas, no.

Veamos, por ejemplo, cómo funciona el tema de las maletas. En el momento en que facturas un bulto, habrás observado que al mismo se le engancha un código de barras. Este código de barras desempeña varias funciones, pero especialmente dos. La primera, es que ese código de barras es un identificador único que a todos los efectos convierte a tu bulto en único en el mundo entero. Mientras conserve el código de barras, se puede trazar, esté donde esté. La segunda función es vincularlo a ti (a tu código de identificación como pasajero, que es también único en el mundo.) Así, el sistema puede saber en todo momento de quién es ese bulto y dónde está.

Tus maletas vuelan contigo en la bodega de carga de tu mismo avión, introducidas en unos contenedores especiales para aviación que se llaman elementos unitarios de carga (ULD). Salvo en un caso que te comentaré después, está terminantemente prohibido que un bulto vuele sin pasajero asociado a bordo de la aeronave. Si un pasajero ha facturado equipaje y no se presenta al vuelo, el contenedor se descarga del avión, se sacan sus bultos y se vuelve a cargar sin ellos. Como por ejemplo, aquí:

Iberia descargando maletas de un pasajero retrasado.
Un pasajero había facturado sus maletas pero no se presentó a tiempo en la puerta de embarque para tomar este avión. Así que se descargó el contenedor (ULD) donde iban y se localizaron para sacarlas. Al final resultó que sólo llegaba tarde y finalmente pudo subir a bordo en el último momento, con lo que el contenedor volvió a cerrarse y embarcarse de nuevo. Pero si no hubiera aparecido, sus maletas tampoco habrían volado. Imagen: La Pizarra de Yuri.

Desde que facturas tu maleta hasta que llega a ese contenedor en el que viaja en el avión pasará por varios sistemas de seguridad y el SATE –Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes– del aeropuerto que la “arroja” en una nave de carga donde se encuentran los llamados hipódromos, cintas transportadoras que permiten la rápida transferencia de los bultos entre vuelos gracias a su identificador único y la ruta asociada. Y así de aeropuerto en aeropuerto. De ese modo, es posible facturar una maleta en cualquier lugar, subirte a tu avión y bajar en cualquier otro lugar para encontrártela otra vez allí, con independencia del número de escalas que hayas hecho entre medias, sin que tú tengas que preocuparte de nada.

Área de carga de Iberia en la terminal T4 de Barajas.
Los equipajes se procesan en estas naves de carga, utilizando unas cintas transportadoras llamadas “hipódromos.” En la foto de la izquierda, puedes observar cómo el trabajador del centro tiene en las manos uno de los diversos dispositivos informáticos que coordinan la operación, conectados con el “hub control” en tiempo real. Así sabe adónde tiene que ir cada bulto, identificado con un código único a lo largo de todo su recorrido. Imágenes: La Pizarra de Yuri.

¿Y qué ocurre si a pesar de todo una maleta se pierde? Pues que… no se pierde. :D En la mayoría de ocasiones sólo está descoordinada y pasa al “limbo”, esto es, un sistema de reasignación automática que intentará siempre ponerlas en el siguiente vuelo con rumbo a tu destino. Por ejemplo, en Iberia han desarrollado un sistema de gestión de equipajes que no solo es capaz de “reconciliar” tu maleta para enviarla a su destino sino que, además, es responsable del sofisticado sistema de equipajes en conexión que ofrece en la T4 a compañías como Qatar, uno de los más importantes de esos más de 200 clientes a los que atiende en 41 de nuestros aeropuertos.

Handling total.

Aunque he hecho hincapié en lo de las maletas porque es lo que más suele interesar, no quiero que te quedes con la idea de que el handling es “lo de las maletas.”  Como te decía al principio, el handling cubre toda la asistencia en tierra al avión, excepto el mantenimiento y reparaciones. Incluye cosas tan relevantes como el repostaje del combustible necesario para el vuelo u otras sin las que el pasaje lo pasaría bastante mal, como por ejemplo el catering, es decir, las bebidas y comidas, y con las cosas de comer y beber no se juega (sobre todo en vuelos muy largos.) Aquí vemos cómo las cargan, es ese vehículo de “Gategourmet” :D :

Embarcando el catering en un avión de Iberia, Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Importantísimo: embarcando el bebercio y el comercio en un avión (a la izqda.) :D Imagen: La Pizarra de Yuri.

El handling se extiende incluso al momento en que el avión ya está autorizado y listo para empezar a moverse. La última operación de la asistencia en tierra es el push-back, para sacar al avión de su plataforma de aparcamiento y empujarlo ya a la zona de maniobras, donde empezará a moverse por sus propios medios. Se hace con estos vehículos tan curiosos… y potentes, porque levantan el tren delantero y así se lo llevan (el avión de esta foto era un Airbus A330 con destino a Río, que pesan cerca de 250 toneladas):

Tractor de push-back de Iberia.
Tractor de push-back de Iberia, que ya tiene agarrado el tren delantero del avión (un Airbus A330 de más de 200 toneladas) y está listo para levantarlo y empujarlo al área de rodaje, desde donde la aeronave ya empezará a moverse por sus propios medios. Imagen: La Pizarra de Yuri.
Conductora de un tractor push-back de Iberia.
La conductora del push-back nos sonríe antes de llevar un Airbus de más de 200 toneladas al área de rodaje. :-P Imagen: La Pizarra de Yuri.

Lo que sí me gustaría transmitirte es la idea de control total, porque se parece mucho a la realidad. En el momento en que facturas tus bultos en el aeropuerto de partida y fichas en la puerta de embarque, entras en el sistema y ya no te abandonará hasta que bajes del último avión y los recojas en el aeropuerto de destino, todo ello en tiempo real, a lo largo de continentes, océanos y el mundo entero. En todo momento se sabe dónde estás tú, dónde están tus cosas, y también dónde está tu comida, tus bebidas, el combustible de tu avión, sus necesidades de servicio, etcétera.

El handling, además de útil y cómodo para el pasaje, es un importantísimo elemento de la seguridad aeronáutica que asegura que tu avión esté correctamente equipado, correctamente mantenido, correctamente repostado, con todos los bultos comprobados y vinculados a un pasajero que se encuentra a bordo o verificados por los sistemas de seguridad de carga, sabiendo dónde va a parar exactamente cada objeto y persona y listo para el pushback. Sólo entonces tu avión comenzará a rodar, momento en el que pasas a otra burbuja de seguridad con su propia colección de múltiples capas invisibles de la que hablaremos más adelante. Sin estos sistemas tan sofisticados, integrados y flexibles de servicio en tierra, tal cosa sería imposible. Hacerlo bien exige trabajadores con una extensísima experiencia y medios así de complejos y afinados durante generaciones de gentes del cielo, por mucho que curren en el suelo. El handling no sólo es importante para proporcionar un buen trato al pasaje hasta donde resulte humanamente posible, sino que es un componente esencial para la seguridad del vuelo que hace que la aviación sea esa maravilla cotidiana que es hoy, y aún más maravillosa que será.

]]>
yuri 2014-11-07 12:21:26
Solución Salina - Los niños de los abrazos rotos http://blogs.publico.es/henrique-marino/2014/10/24/avite-talidomida-sentencia/ tony melendez

 

El niño de la foto se llama Tony Meléndez y esta noche ofrecerá un concierto en Toronto en beneficio de los inmigrantes mexicanos que trabajan en las húmedas tierras de Holland Marsh. Tony nació en Nicaragua, pero su padre decidió trasladarse con su familia a Estados Unidos para brindarle el mejor futuro posible a aquel bebé que había nacido sin brazos. También le regaló una guitarra, que aprendió a tocar con los pies después horas y horas de tediosos ensayos. Ella sigue teniendo sólo cuatro cuerdas, pero él ya ha cumplido 52 años.

La madre de Tony tomó talidomida tras quedarse embarazada. Un fármaco recetado a finales de los cincuenta, bajo distintas marcas comerciales, para evitar las náuseas durante la gestación. Miles de madres tuvieron a miles de Tonys, hasta que dos médicos de la Clínica Universitaria de Pediatría de Hamburgo descubrieron que la causa de las malformaciones de las criaturas era un medicamento fabricado por los laboratorios Grünenthal. El radiólogo infantil Claus Knapp recuerda en esta entrevista cómo la farmacéutica alemana “evitó el juicio en su país, pagó a los afectados y nunca reconoció la culpa”.

Avite, la asociación que representa a los afectados en España, logró sentar en el banquillo al fabricante, que fue condenado el año pasado a indemnizar a las víctimas. Una sentencia histórica, pues era la primera vez que un juez le atribuía la responsabilidad, cercenada por el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid, que esta semana ha revocado el fallo por considerar que el caso había prescrito. “Una triquiñuela legal que vuelve a ponernos prácticamente a la cola del mundo entero”, ha criticado Rafael Basterrechea, vicepresidente de la entidad, que en un comunicado advierte: “No vamos a dejar de luchar, por mucho que nos quieran cortar, más aún, nuestros brazos y nuestras piernas”.

Cabe recurso ante el Tribunal Supremo, el único modo de recomponer los abrazos rotos, un desgarro colectivo que más de cinco décadas después todavía no ha cicatrizado.

______________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

]]>
Opinión 2014-10-24 05:14:04
De aquí a Lima - LOS TROTSKISTAS VAN AL BILLAR http://blogs.publico.es/de-aqui-a-lima/2014/09/15/los-trotskistas-van-al-billar/ El VelódromoFernando Ruiz

Pau abrió la reunión enunciando el orden del día: análisis del informe del Comité Ejecutivo, llamamiento de CCOO a una jornada de huelga, intervención en la universidad, simpatizantes, propaganda y finanzas. Antes de acabar su preámbulo, Teo le cortó en seco: ¡Calla y tira!. Pau dejó la libreta en el borde de la mesa, bebió a morro de una Voll-Damm, frotó la punta del taco con la tiza y tiró con postura elegante. Hizo una carambola perfecta. Teo tomó la palabra y empezó a exponer a los camaradas el último texto emanado por la dirección del partido. En la barra, el camarero de El Velódromo, limpiaba la vieja cafetera con aire distraído, sin percibir que en el local una célula trotskista estaba planeando asaltar los cielos.El Velódromo

Hoy el barcelonés bar-restaurante El Velódromo, situado en Muntaner 213, casi rozando la Diagonal, es un establecimiento de moda en manos de la emergente empresa Cervezas Moritz y cuenta con las últimas tecnologías de climatización e iluminación; se han restaurado los elementos más característicos del diseño original como la escalera y las barandillas de caoba, los estantes del espejo de la barra y el billar. A la cabeza del proyecto está Jordi Vila, quien compagina sus labores con la dirección de cocina de los restaurantes Vivanda y Alkimia (una estrella Michelin). Vila empezó en la pastelería Baixas y trabajó en Casa Irene, Neichel, Vivanda, Joan Piqué y Jean Luc Figueras.

Pero en las postrimerías del franquismo, El Velódromo era un bar excepcional; con poca gente, atmósfera algo desangelada y como desubicado en plena zona burguesa y sofisticada de Barcelona. Algunos vecinos desayunaban plácidamente café con leche y un “xuxo” mientras leían el periódico y viejos parroquianos jugaban al ajedrez en una mesa del altillo. En algún rincón se reunían tertulias de amigos y algunas tardes de invierno jóvenes estudiantes jugaban al billar mientras discutían sobre cómo salir del túnel franquista.

Es cierto que muchas de los encuentros durante el franquismo se hacían en recintos educativos y, sobre todo, en iglesias y conventos. Pero las reuniones reducidas, de células y comités de partidos, sindicatos y organizaciones estudiantiles se hacían en bares, cafeterías y restaurantes, a lo largo de toda la geografía española. Las casas particulares sólo se utilizaban cuando la confianza entre los asistentes estaba consolidada.

Pere PortabellaUna de las reuniones políticas en casa particular con gran eco mediático, fueron las que convocaba todos los veranos Pere Portabella en su residencia de la Costa Brava, alrededor de un “Suquet de peix”, un plato tradicional de la cocina marinera catalana. Pere Portabella, director, guionista y productor de cine catalán y, en su momento miembro del comunista PSUC, senador y diputado en el Parlament de Catalunya, ofrecía este suculento plato, que cocinaba Josep Ametller i Coll “Pitu”, en una cita que era una suerte de convocatoria gastronómica al Compromiso Histórico (iniciativa eurocomunista de la época) y a la que no faltaban muchas de las caras más conocidas de la lucha contra el franquismo en Cataluña.

Hoy vamos a dejar de lado los restaurantes de postín que fueron también escenario de reuniones importantes y, en ocasiones, trascendentales para el futuro del país. En Barcelona se hicieron importantes pactos entre las fuerzas políticas en lugares como Vía Véneto, en Ganduxer 10; Neichel, en Beltrán i Rózpide 1; 7 Portes, en Isabel II 14, o La Balsa, en Infanta Isabel 4. Lugares que se podrían llegar a comparar, – como marco social, histórico y político, no en cocina-, con los madrileños Zalacaín, en Álvarez de Baena, 4; José Luis, en Rafael Salgado 11; Horcher, en Alfonso XII 6; Jockey, en Amador de los Ríos 6, y La Ancha de Zorrilla Tortilleria Flash Flash7.

Tampoco vamos a extendernos en el movimiento que se puso en marcha a finales de los sesenta en el terreno de la cultura que se acabó llamando la Gauche Divine de Barcelona. Esta sofisticada tribu, de amplio eco mediático en la época, contaba entre los impulsores con Teresa Gimpera, Oriol Bohigas, Gonzalo Herralde, Rosa Regàs, Colita, Terenci Moix, Ana María Moix, Guillermina Motta, Beatriz de Moura y Jaume Perich. El cuartel general era la discoteca Bocaccio, en Muntaner 505, aunque se movían mucho por algunos bares de la calle Tuset y en la tortillería Flash Flash, en la calle Granada del Penedès 26, local que todavía perdura.

Volvamos a las calles de Barcelona. Con la muerte de Franco se propiciaron numerosas iniciativas sociales y políticas entre ellas el resurgimiento del movimiento libertario que tuvo una buena acogida en muchos sectores de la juventud y tuvo su máxima expresión en las Jornadas Libertarias de 1977. Fue en esas fechas cuando abrió en la calle Hospital 116, cerca de la plaza del Pedró, un establecimiento muy especial, la pizzería Rivolta.

En la Rivolta (en femenino, como la denominaban los asiduos), comió pizza y tomó café irlandés gran parte de la Barcelona “progre” de la época, especialmente jóvenes ácratas, artistas y estudiantes de la izquierda radical, una izquierda que relacionaba estrechamente la lucha contra la dictadura con la lucha con un cambio social. Era frecuente punto de encuentro de la gente de las revistas Ajoblanco y Star, y de dibujantes de El Víbora como Javier Mariscal, Montesol y Nazario o el mito barcelonés de provocación callejera, el pintor Ocaña. El día de la inauguración se proyectó en super-8 “Un pueblo en armas”, documental anarquista sobre la Guerra Civil, realizado en 1937. Al acabar la proyección, los comensales cantaron con brío A las Barricadas.

Pizzería RivoltaCuando se produjo un cambio de dueño y el colectivo de trabajadores se hizo cargo del negocio nadie sabía hacer pizzas por lo que acudieron a un repostero de una afamada pastelería de Barcelona para que les enseñase a hacerlas, cosa que hizo estupendamente a cambio de cervezas. Y debieron aprender bien porque la Rivolta se llenaba todos los días.

Rivolta era, además, parada obligatoria para ir a la Filmoteca del Cinema Pedró, a Les Enfants, o al Saló Diana.

El Saló Diana, en la calle Sant Pau 85, funcionó en el lugar donde se encontraba el histórico cine Diana, inaugurado en 1912, y que solía compaginar las sesiones de cine con espectáculos de “varietés”. La zona se fue deteriorando progresivamente y en los años 60 el cine quedó atrapado en una de las zonas más sórdidas de lo que se llamaba el Barrio Chino o Distrito V, hoy Raval. El Saló Diana abrió sus puertas en 1977 de la mano de L’Assemblea de Treballadors de l’Espectacle, con el director Mario Gas y el actor Carlos Lucena al frente del proyecto, que tuvo unos diez años de vida. En este recinto se llevó a cabo en 1977 las “Jornadas Libertarias Internacionales”, a las que asistió, entre otros, el líder de Mayo del 68 Daniel Cohn-Bendit.

Pero no todos los días eran de vino y rosas. La clandestinidad tenía serios riesgos. El Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) fue una organización antifranquista activa durante los inicios de los años 70 en Cataluña. El MIL preconizaba la agitación armada y asumía tendencias como el consejismo y el situacionismo como alternativas al marxismo tradicional. Uno de los puntos de reunión de algunos de los miembros era la cafetería Placidia, un pequeño barcito que se encontraba junto a las ya desaparecidas atracciones infantiles Caspolino, en Gala Placidia, en la parte de Vía Augusta colindante con el barrio de Gracia. Un día de reunión, cuando abandonaron el local, unos de los cuatro asistentes, Salvador Puig Antich, dejó olvidada su cartera de mano con documentación falsa, un telegrama de Francia, un recibo de un piso, un número de un buzón postal, dinero y una pistola. Eso ayudó a la policía a localizar al grupo y detener a sus integrantes.Bar Funicular

El 25 de septiembre de 1973 Xavier Garriga y Salvador Puig Antich se habían citado con Santiago Soler Amigó en el bar-restaurante Funicular, en el chaflán de Girona con Consell de Cent, y allí fueron abordados por la policía. Escaparon y se refugiaron en el portal contiguo donde, tras una refriega, varios disparos acabaron con la vida de uno de los policías, Francisco Aguas Barragán, y Salvador Puig Antich resultó gravemente herido. A raíz de estos hechos, no totalmente aclarados en el juicio, y el marco político del país (el 20 de diciembre de 1973 ETA mata al presidente del Gobierno, el almirante Luís Carrero Blanco) el libertario Salvador Puig Antich, de 24 años, fue ejecutado a garrote vil, en la Cárcel Modelo de Barcelona, el 2 de marzo de 1974.

El  bar  Placídia continúa abierto y es pequeño pero es de los más activos de la zona. Ofrece un surtido de buenas tapas, tiene una terraza con varias mesas y cuenta  con un servicio de desayunos muy completo por la mañana y de menú diario al mediodía.

El Funicular permanece como siempre, como una casa de comidas muy reputada en la zona, y tiene un menú de seis primeros y seis segundos con cocina de mercado. Y lo mismo ofrecen unas fabes a la catalana que unos mejillones a la marinera, unas costillas con patatas o una butifarra con escarola.

El Front Obrer de Catalunya (FOC) fue una organización política hermanada con el Frente de Liberación Popular (FLP) y se diferenció de la izquierda histórica por el apoyo a los movimientos emergentes del tercer mundo y Palestina, y también por su crítica a los partidos comunistas ortodoxos y al intervencionismo soviético en Hungría y Checoslovaquia. Además, aportó las últimas tendencias de pensamiento en Europa como Marcuse, Lukács y Mournier. En el FOC-FLP se forjaron dirigentes políticos de la talla de Jesús Ibáñez Alonso, Manuel Vázquez Montalbán, Miquel Roca, Narcís Serra, Jaime Pastor, Joaquín Leguina, Pasqual Maragall, Manuel Castells o Nicolás Sartorius.

Bar LiceuLos responsables de la organización en Barcelona del FOC se reunían en varios lugares pero el preferido era el Bar Liceu, emblemático lugar situado en la calle de Sants 88-96, en el barrio del mismo nombre. Se trataba de una magnífica construcción acristalada y con gran luminosidad, que se encontraba adyacente el Cine Liceu y que fue planeado por Antoni de Moragas Gallisá, autor del Hotel Park, en la Avenida del Marquès de l’Argentera y de varios edificios del barrio de Sant Gervasi. El local, inaugurado en 1959, presumía de tener la barra de bar más larga de Barcelona, con 32 metros de longitud. La disposición de unos biombos movibles que se utilizaban como portafotogramas permitía que desde un rincón de la barra se pudiese atender a los espectadores de la platea sin volver a pasar por taquilla. Así en un mismo local se podía atender a clientes de fuera y a los que asistían al cine.

El Liceu disponía de unas escaleras que iban a un altillo que comunicaba con el anfiteatro del cine donde se encontraban cinco mesas de billar francés, propiedad del Club Billar Sants. En el sótano había una cocina, los almacenes y los frigoríficos.

El Cine Liceu cerró sus puertas en 1989 y el bar en 1997. Actualmente, en el lugar del espléndido bar hay una academia de baile y una tienda de electrodomésticos.

Cuando el FOC se disolvió en 1970 una parte de sus integrantes se integraron en el PSUC, otros crearon posteriormente Convergencia Socialista de Catalunya y otros se reagruparon en Comunismo, una formación de orientación trotskista.

Algunos de los dirigentes universitarios del grupo Comunismo residían en colegios mayores de la zona alta de Barcelona, como el San Jorge, y otros miembros del grupo impulsor Restaurante Loretotambién residían en las inmediaciones. Muy cerca de la residencia de algunos de los principales dirigentes de Comunismo, en la zona de Les Corts, se encuentra un establecimiento que se convertiría en el centro de muchas reuniones clandestinas en esos años: el bar Loreto, situado en el número 3 de la calle Loreto.

Actualmente el bar restaurante Loreto sigue funcionando. Es un tranquilo establecimiento, no muy grande pero con media docena de mesas en la terraza. Tiene menús del día a muy buen precio y ofrecen una cocina de mercado, al que el propietario acude todos los días para abastecerse. La parroquia está formada por vecinos de toda la vida y, al mediodía, acuden empleados de las oficinas cercanas.

Los jóvenes que jugaron al billar en el Velódromo, hermanos menores en el pensamiento y en el tiempo de los que acudieron años antes a tomar cafés, cortados y carajillos al bar Unió de Sants, y en la cafetería Loreto tomaron cervezas y pinchos de atún con pimiento, siguieron encontrándose en tascas, bodegas, bares y casas de comida hasta que con la democracia y la legalización pudieron tener sus propias sedes para reunirse. Pero la verdad es que con el fin del franquismo la combinación política y gastronomía siguieron de la mano y los progres alternaron más que nunca en las barras, las tascas, restaurantes, bailes, verbenas y terrazas de verano.

Librería Áncora y delfínLa libertad se fue ganando, antes que en cualquier otra sede o espacio, en las calles, en los escenarios y en las barras de las cafeterías. Libros y bares era el cóctel perfecto para plasmar un conjunto de nuevos valores alternativos que enlazaban la lucha antifranquista con nuevas pautas de entender las relaciones personales y las nuevas relaciones familiares. Se acudía a librerías emblemáticas como Cinc d’Oros y Áncora y Delfín, ambas en la Diagonal, y a Documenta, en Cardenal Casañas; de ahí se pasó a librerías más abiertamente militantes como El Mirall, en Provenza, de Dolors Palau; a Leviatán, en Santa Anna, de gente de la LCR, al igual que el bar Octubre, en la calle de la Barra de Ferro, lleno de material de lectura de izquierdas,  o La Sal, (Riereta, 8) un bar-librería feminista. Conviene recordar que la única que persiste a fecha de hoy es la magnífica librería Documenta pero no es su localización original, sino en Pau Claris 144.

Un bar-librería emblemático por su concepto y por ser un punto de encuentro de intelectuales y conspiradores era el Cristal City, en Balmes 249, junto al Cine ABC y la plaza Molina. Un lugar en el que los trotskos procuraban sentarse en una mesa lejana a la de la gente del PSUC de Sant Gervasi, que salía a tomar una copa tras la reunión de la agrupación, en la vecina calle de Sant Guillem. Pocos años antes, en estas mismas mesas, se llevaron a cabo las tertulias literarias de Carlos Barral, Gil de Biedma, Ferrater, Goytisolo…

Bar librería Cristal-City

Era un lugar, además de elegante, de cocina corta de repertorio pero de cuidada factura. Las tortillas de patatas eran excelentes. Los pinchos y bikinis (sándwich mixto de jamón y queso) los servían camareros atentos pero que miraban a otro lado cuando el cliente sacaba de una estantería un libro de Ruedo Ibérico para leer o cuando los jóvenes de carpetas y zurrón manejaban panfletos para discutir. Un lugar histórico y que, lamentablemente, ya no existe.

Muchos de los padres de los jóvenes que hoy pelean contra la crisis y los recortes, intentaron en esos tiempos proyectar un estilo de vida lejos de los esquemas tradicionales, revolucionando a su manera los comportamientos, las costumbres y la estética. Un nuevo estilo de vida que llevaba implícita también una fuerte carga igualitaria y de libertad.

En todos los pueblos y ciudades la gente que luchaba por la democracia se reunió en establecimientos como los aquí descritos. Lo que hemos relatado es una foto estrecha, parcial e insuficiente; pero da una idea de cómo los jóvenes universitarios de unas corrientes políticas determinadas se las ingeniaban para discutir y planificar sus acciones, en torno a una caña y un pincho. Más adelante explicaremos ampliamente a qué restaurantes, bares y tugurios iban los jóvenes universitarios en el franquismo crepuscular, cuando no se reunían para maquinar. Un repaso de los lugares de Barcelona y Madrid donde los jóvenes comprometidos se metían a la hora de comer, beber y divertirse.

 

]]>
de-aqui-a-lima 2014-09-15 07:14:18
Aceite de roca - Buscando oro negro http://temas.publico.es/aceite-de-roca/2014/07/15/buscando-oro-negro/ Anterior: Aceite de roca

El Prospector de N. C. Wyeth
El Prospector (1906), pintura de N. C. Wyeth (1882-1945). (Clic para ampliar)

Bien, pues ya sabemos cómo llegó el petróleo a la Tierra. Pero el problema, terminé contándote, es que acabó muy mal repartido: únicamente se encuentra en los lugares donde el simple azar dio lugar a las condiciones geológicas que permitieron no sólo su formación, sino también su almacenamiento natural. Y además, salvo por los pocos sitios en que asoma por sí mismo a la superficie, está bien enterrado bajo el suelo, lejos de nuestra vista. ¿Cómo dijimos que lo vamos a encontrar?

Aunque, antes de esto, deberíamos hacernos otra pregunta: ¿por qué habríamos de encontrarlo? Quiero decir, las civilizaciones del pasado no le vieron gran utilidad. La minería es muy antigua, y los antiguos crearon grandes minas para arrancarle toda clase de materiales valiosos a la Tierra: hierro, oro, plata, cobre, estaño, mil cosas. Sin embargo, no parece que al petróleo crudo le dieran mucho uso, ni se tomaran muchas molestias para extraerlo. A sustancias como la brea, el asfalto o el betún sí, para calafatear barcos, impermeabilizar paredes y tejados –o botas de vino– e incluso como adhesivo o cemento de torres y murallas (en Babilonia, desde hace unos seis milenios.) Y hasta para las momias; la palabra momia viene del árabe antiguo mūmiyā’, que era el betún con el que las embalsamaban al menos a partir del 1.000 aC (antes usaban resinas). Sin embargo, el petróleo crudo no les parecía muy importante; de hecho, le daban muy poca importancia. ¿Cómo fue que aprendimos a quererlo, o al menos a desearlo tanto? ¿Por qué el aceite de roca se convirtió en el oro negro?

De aceite de roca a oro negro.

Bañistas de barro en el Mar Muerto
Unas chicas toman un baño de barro en el Mar Muerto, que se considera bueno para la piel. Sí, es tan negro porque contiene gran cantidad de betún. La población local estuvo recogiéndolo y exportándolo (sobre todo, a los egipcios) desde los principios de la Historia. (Clic para ampliar)

El problema es que, como te dije en la entrada anterior, el petróleo se evapora, y además deprisita. Cuando está expuesto al aire, como por ejemplo en los yacimientos superficiales, aún más. Y lo que deja detrás es, precisamente, este betún del que ya te hablé también en la última entrada. Si los antiguos no utilizaban masivamente el petróleo crudo es porque en estado natural permanece poco tiempo líquido antes de evaporarse. Pero estos residuos bituminosos que deja detrás les gustaban tanto como a nosotros un buen barril de Brent. Los griegos clásicos llamaban al Mar Muerto el Mar del Asfalto (ἡ Θάλαττα ἀσφαλτῖτης, hē Thálatta asphaltĩtēs) porque constantemente emergen bloques de betún, y de ahí se exportaba a medio mundo antiguo bajo el nombre comercial betún de Judea. También eran muy famosas las fuentes de brea de Persia (ahora, Irán) y de los valles del Tigris y el Éufrates (hoy en día, Iraq), como por ejemplo en Ardericca. Los romanos lo sacaban de la Dacia, que hoy es Rumania –conocida por sus yacimientos petrolíferos–, bajo el nombre picula. También se encontraba en la costa Sur de la actual Turquía, en Zacinto (Islas Jónicas) o en Sicilia. Y muchos sitios más.

Aún así, incluso encontraron usos para el poco petróleo líquido que hallaban. Eso sí, no muchos. Según la Enciclopedia Británica, los egipcios lo consumían como medicina, en forma de linimento y laxante (!). En algunos lugares donde abundaba pudo quemarse como aceite para lámparas, aunque deja bastante mal olor. Pero poco más, por su rareza y porque es muy inflamable –y, por tanto, peligroso–. No es la clase de sustancia que quieres dejar encendida junto a la cama de tus hijos, por mucho que fueras un antiguo. Se ha sugerido que, por ello, quizá se utilizó también en flechas incendiarias y armas por el estilo. Conjeturan que pudo ser un ingrediente del legendario fuego griego. Y poco más.

Muhammad ibn Zakariya al-Razi
El polímata, alquimista y proto-científico persa Muhammad ibn Zakariya al-Razi (aprox. 854-925CE) describió en su “Libro de los secretos” dos técnicas de destilación mediante alambiques para transformar el petróleo en queroseno. Con ello, sentó las bases para que el aceite de roca se convirtiera en oro negro. Imagen: Wikimedia Commons.

El petróleo crudo no encontró la arteria para inyectarse hacia el corazón de nuestro mundo hasta que los alquimistas persas, como Al-Razi, no se metieron a trabajar en serio con la destilación e inventaron el alambique hace unos mil cien o mil doscientos años. Al-Razi (aprox. 854 – 925 dC) describió en su Libro de los Secretos dos técnicas distintas para transformar ese aceite de roca en una cierta nafta blanca (naft abyad), a la que ahora llamamos queroseno. Sí, parecido al de los aviones o los cohetes Soyuz y Falcon, sólo que en una versión primitiva.  Mediante sucesivas destilaciones en sus alambiques, Al-Razi consiguió separar las fracciones más volátiles del petróleo crudo hasta quedarse con este queroseno, un combustible de lo más aceptable y seguro.

Y entonces sí que sí. El queroseno se convirtió en un éxito instantáneo, al menos en el mundo islámico. Se utilizaba sobre todo como aceite para lámparas o antorchas, en la producción de la seda, como medicina y en distintos tipos de hornos. En torno al cambio de milenio, ya se estaba explotando todo el bitumen y crudo líquido superficial que podían encontrar desde Bakú hasta el Golfo Pérsico. Pronto, los sultanes de Egipto promulgaban las primeras leyes para regular este nuevo recurso. Lógicamente, cuando se acababa el que había en la superficie, no hacía falta ser ningún genio para comprender que cavando un agujero igual sacabas más. Así aparecieron los pozos de petróleo en el Oriente Medio.

Curiosamente, no fueron los primeros. Al parecer, en China habían comenzado a excavarlos sobre el año 347 dC y para finales del milenio tenían incluso una especie de red de oleoductos de bambú. Los japoneses lo llamaban el agua ardiente. El polímata chino Shen Kuo (1031 – 1095) nos habla de todo esto en sus libros, y particularmente en uno donde acuña la expresión aceite de roca (石油, shíyóu), que como ya vimos en la entrada anterior no llegaría a Europa hasta la Edad Media. Pero mientras en esas regiones del Pacífico seguían utilizando el bitumen y el petróleo crudo a pelo, el alambique y esa extraña nafta blanca de los persas entraban en Europa por Al-Ándalus en torno al siglo XII, y para el XIII ambos inventos ya habían llegado hasta Rumania.

Alambique
A menudo olvidado, el alambique fue una tecnología revolucionaria para los alquimistas que mucho tiempo después se transmutarían a sí mismos en químicos. Con su aparente sencillez, el alambique permite la destilación de numerosas sustancias, desde los licores o los perfumes hasta el petróleo y sus derivados más primitivos. Imagen: © HammacherSchlemmer & Co.

No obstante, por esas fechas y durante toda la Edad Media el petróleo y sus destilados siguieron siendo un producto de segundo orden. Nada que ver con la importancia que tienen hoy en día. Las fuentes de energía primarias seguían siendo la leña y el trabajo muscular (o sea, animales con dos o cuatro patas de andar currando como bestias), con el carbón utilizado esporádicamente. Así desaparecieron no pocos bosques de Europa. A modo de lubricantes se utilizaban distintas grasas animales y vegetales, e incluso babosas. Sí, babosas. Para fertilizar los campos, pues estiércol, qué iba a ser, a menudo transportando distintas enfermedades. Por pesticidas usaban humos, cenizas y alquitrán, lo que sin duda era mucho más natural que estas cosas que le echan ahora; las constantes hambrunas ocasionadas por la pérdida de las cosechas debida a toda clase de plagas también hacían que te murieses muy naturalmente. Para los cosméticos echaban mano de ceras, aceites, tintes y polvos a cual más peligroso, como el plomo o el antimonio. Y así todo.

De semejante manera siguió girando el mundo hasta que entramos en la decadente Edad Moderna y la mefistofélica Revolución Industrial. Imagínate, gente intentando librarse de todas esas maravillas tradicionales para vivir un poco mejor; qué vulgaridad y qué poco espiritual, todo artificial, contra natura y demás. El caso es que llegó una nueva generación de máquinas como nunca antes se habían visto y los venerables alquimistas se hicieron químicos, físicos y esas ordinarieces materialistas. Entre estas máquinas que comenzaron a extenderse por los países más avanzados se encontraba una totalmente revolucionaria: la máquina de vapor.

Animación de una máquina de vapor
Otro invento radical: la máquina de vapor, que hizo posible la Revolución Industrial y el mundo que conocemos. Sólo tiene un problema: necesita vapor, mucho vapor. Y para producir vapor, hace falta hervir agua, o sea energía. Además, funciona notablemente mejor con buenos lubricantes. Imagen: Wikimedia Commons.

 

Coalbrookdale de Noche (1801)
Coalbrookdale de Noche (1801), óleo de Philip James de Loutherbourg, donde se ven los Hornos de Madeley Wood. Coalbrookdale (Reino Unido) fue una de las cunas de la Revolución Industrial, debido a su carbón de buena calidad y su estupenda producción de hierro. No obstante, se comprende fácilmente que al principio esto de la Revolución Industrial no era muy ecológico ni tenía mucha sensibilidad social. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

La máquina de vapor prometía mover el mundo pero, como buena obra mefistofélica, exigía algo a cambio: mucha energía, muy concentrada. Mucha más que la que se podría obtener talando todos los bosques de la Tierra. Durante un tiempo lo solucionaron con carbón, del que había bastante en Europa (cuna de la Revolución Industrial); fue el primer uso extensivo de combustibles fósiles. Y Mefistófeles cumplió su parte del trato: esto del maquinismo funcionaba tan bien que pronto se produjo la Segunda Revolución Industrial, mucho más sofisticada que la anterior. Llegaba la era de la técnica, con sus fábricas de producción en cadena, sus coches, sus aviones, la electrificación, los primeros electrodomésticos, el motor de combustión interna y el siglo XX en general.

Hizo falta una nueva generación de sustancias artificiales para poner todo esto en marcha. Y más, mucha más energía. El carbón no estaba mal, pero era demasiado pesado, voluminoso y sucio para buena parte de todas esas aplicaciones. Entonces, el mundo giró sus ojos hacia aquella nafta blanca del viejo alquimista persa. Ya con la Primera Revolución Industrial se le habían encontrado algunos usos nuevos a los destilados del petróleo crudo, como la producción de parafina. Pero, por el momento, seguía usándose sólo para las lámparas de queroseno y cosas así. Sin embargo, los alquimistas reconvertidos en químicos decían que podían hacer muchas más cosas con él. Como por ejemplo los combustibles y lubricantes que exigía toda esta nueva maquinaria, y muy en particular los motores de combustión interna.

Yanar Dag, Azerbaiyán
En Bakú (ahora, Azerbaiyán) hay tanto petróleo y gas natural cerca de la superficie que incluso cuentan con “montañas ardientes” como el Yanar Dag (en la imagen.) Al parecer, este fuego fue iniciado accidentalmente por un pastor en los años ’50, y sigue ardiendo desde entonces, alimentado por las emanaciones de gas natural procedentes del subsuelo. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

La primera refinería petrolífera de la historia ya se había abierto a mediados del siglo XIX, en la vieja Dacia de donde los romanos sacaban su picula: Ploiești, Rumania, que luego se haría muy famosa durante la Segunda Guerra Mundial. Muy poco después, en 1861, se inauguraba la primera refinería verdaderamente moderna en Bakú (que en esos momentos formaba parte de la Rusia Imperial), donde se extraía más del 90% del petróleo del mundo. Les siguieron muchas más. Con estas refinerías, además del queroseno, podían producirse otros combustibles como la gasolina, el gasoil o el fuelóleo. Y los lubricantes, absolutamente esenciales para que ese mundo nuevo se moviera sin griparse.

Pero claro, con todas esas aplicaciones, cada vez hacía falta más y más aceite de roca. Por esas mismas fechas de mediados del siglo XIX se produce la primera fiebre del petróleo, en Pennsylvania, Estados Unidos. Se sabía que había, porque los americanos nativos de la zona venían usando el que se encontraba naturalmente en la superficie desde siglos atrás. Poco después el fenómeno se repitió en Ohio, donde surgiría la Standard Oil Company de John Rockefeller. Y después, vino lo de Texas. Standard Oil se convirtió rápidamente en un monstruo gigantesco extendido por numerosos países que empleaba todos los trucos sucios del manual para eliminar a la competencia y coaccionar a los consumidores, hasta convertirse en un monopolio de facto. Tanto fue así que, en 1911, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos les obligó a dividirse en 34 empresas distintas. Cuatro de esas empresas formaron parte después de las legendarias Siete Hermanas. Así de grande fue Standard Oil, un verdadero indicador del poder del petróleo que surgía a toda velocidad.

De hecho, para entonces, ya todo el mundo andaba loco buscando más y más de ese oro negro que parecía servir para todo, o casi todo. Había nacido la Era del Petróleo. Sólo había un pequeño problema. Bueno, a decir verdad, un gran problema. Los yacimientos de toda la vida, esos que se sabía que estaban ahí desde siempre, o ya estaban ocupados o se agotaban rápidamente. Hacía falta más. Mucho más. Pero si no estaba a la vista, ¿qué podíamos hacer para encontrarlo?

Animación de un motor de combustión interna
Un motor de combustión interna en acción. Esto ya necesita algo más sofisticado que el carbón y la grasa animal para funcionar bien. Imagen: Wikimedia Commons.

El tiempo de los geólogos.

¿Pues qué íbamos a hacer? Lo mismo que con cualquier otro problema técnico gordo y endiabladamente difícil de resolver: llamar a los científicos.

Plegamientos anticlinales y trampas petrolíferas
La mayor parte de las trampas petroleras se forman en los plegamientos anticlinales con estratos superpuestos de roca porosa y roca impermeable, en lugares donde antiguamente hubo un lago o mar. Imágenes: Wikimedia Commons.

Y los científicos adecuados para resolver este problema son, naturalmente, los geólogos. Si alguien es capaz de decirte dónde puede haberse formado petróleo, y dónde se dan las condiciones del terreno para que se haya almacenado hasta formar un yacimiento, son ellos. No otra cosa estudia la Geología: la estructura y composición de la Tierra y la manera como evoluciona a lo largo del tiempo. Se deduce fácilmente que, si quieres encontrar algo oculto bajo el suelo, son las personas a las que hay que preguntar. Como el petróleo y demás hidrocarburos son tan importantes y valiosos, existe incluso toda una rama de esta ciencia dedicada a tal cuestión: la geología del petróleo. Y una especialidad tecnológica asociada: la ingeniería petrolífera. Los geofísicos, físicos, químicos y expertos en ciencias planetarias también pueden echarte una buena mano.

De entrada, mediante el estudio de las características geológicas de una región, estos equipos de científicos y técnicos te dirán si es posible que se haya acumulado petróleo o no. Si, por ejemplo, no hay estratos impermeables capaces de formar las trampas que vimos en la entrada anterior, pues es difícil que encuentres petróleo ahí abajo. Por el contrario, si tienes una zona de pliegues anticlinales donde muy antiguamente hubo un lago o un mar, y además te encuentras con estratos porosos (como los de caliza) y otros impermeables (como los de arcilla)… pues va a merecer la pena echar un vistazo. También se analizan otros factores como la posible madurez térmica de la roca almacén (o sea, hasta qué punto pueden haberse completado los procesos de diagénesis y catagénesis que también vimos en la entrada anterior) y se elaboran modelos de la cuenca sedimentaria para ver lo que pudo formarse ahí. Con todo esto, ya empiezas a tener unas cuantas pistas interesantes.

Pero claro, que haya podido formarse un yacimiento de hidrocarburos no quiere decir que lo haya hecho. Hay un montón de factores que pueden haberlo impedido, o destruido a lo largo de todos esos millones de años. E incluso aunque esté ahí, tendrás que saber dónde exactamente. No vas a ponerte a perforar pozos sin conocimiento, a ver si sale algo. Perforar pozos es caro, tanto más cuanto más profundo quieras llegar; y si los terrenos de la superficie tienen algún valor económico, ni te cuento. No es lo mismo agujerear un desierto por donde sólo pasa algún beduino de vez en cuando que intentarlo en una costa llena de urbanizaciones de lujo, por decir algo.

Pozos petrolíferos kuwaitís incendiados
Aviones de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vuelan sobre los pozos petrolíferos kuwaitís incendiados por las fuerzas iraquíes en retirada, durante la Guerra del Golfo de 1991. Debido a su inmenso valor, la geopolítica del petróleo ha dado lugar a numerosos abusos y conflictos por todos conocidos. Imagen: Fuerza Aérea de los Estados Unidos vía Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)

Para empezar, necesitas una concesión. Es que resulta que el suelo –y el subsuelo– siempre tienen dueño, o como mínimo alguien con algo que decir al respecto: un propietario, un estado, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, quien sea. Dependiendo del lugar que quieras explorar, puedes necesitar uno o varios permisos de los implicados.

Y aquí es donde suelen empezar las broncas. A veces son meros trámites, pero en otras ocasiones la cosa termina como el rosario de la aurora, sobre todo cuando hay más de una autoridad que reclama la potestad sobre el suelo o subsuelo en cuestión. O cuando esa autoridad no es receptiva a tus intenciones, momento en el que puede surgir la tentación de sustituirla por otra más amistosa. O igual resulta que a la gente de la zona no le hace la menor gracia tener un yacimiento petrolífero frente a la puerta de su casa y va y se ponen subversivos. No creo que haga falta que me extienda sobre la gran cantidad de guerras, conflictos, abusos y golpes de estado que estos bailes de autoridades han ocasionado a lo largo de la historia contemporánea, por no mencionar las corruptelas. La geopolítica petrolera ha dado lugar a auténticos ríos de tinta, bits y sangre, y probablemente seguirá haciéndolo durante bastante tiempo más.

Pero bueno, vamos a dar por sentado que aquí somos todos gente de bien y hemos obtenido nuestra concesión de manera limpia y prístina. Que también se da el caso, ¿eh?, y de hecho se da a menudo; no siempre es todo horroroso en este mundo. Lo cierto es que la gran mayoría de las concesiones no provocan problemas graves y muy, muy pocas se convierten en un baño de sangre; pero claro, estas últimas son las que salen por la tele (o no, según lo que másmande el causante.) Bien, el caso es que tenemos la concesión en la mano. Pues ahora hay que explorar el sitio, a ver si realmente hay petróleo y donde. Para eso, hoy en día, contamos con abundante tecnología. Teniendo en cuenta los cuartos que nos jugamos, hay ahora mismo disponibles tecnologías muy avanzadas, incluso asombrosas, capaces de ver bajo tierra con gran precisión. Los expertos que nos van a ayudar en esta fase son los científicos e ingenieros geofísicos.

Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión.
Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión. Imagen: Agencia de Protección Ambiental, Gobierno de los EEUU. (Clic para ampliar)

De hecho, existen varios métodos y tecnologías para localizar nuestros deseados hidrocarburos, y estos geofísicos determinarán cuáles son las más adecuadas para el caso. Una de las técnicas más habituales, por no decir la clásica, es la sismología de exploración. En esencia, consiste en llenar el suelo de sensores, provocar un terremoto controlado para ver lo que miden y a partir de ahí levantar un mapa del subsuelo.

¡¿Comorrrr?! ¡¿Provocar un terremoto?! Sí, sí, pero que nadie se me asuste. silly Es un terremoto muy chiquitín, generalmente ocasionado con una pequeña cantidad de explosivos, o un vibrador del tipo de los Vibroseis, o aire comprimido, o cualquier otra fuente sísmica. Si alguna vez has pasado cerca de una cantera el día que le dan mecha a la dinamita, has vivido terremotos mucho peores. En la práctica, estos microseísmos controlados son imperceptibles en cuanto te apartas un poco. Pero bastan para generar ondas sísmicas que “rebotan” por el subsuelo hasta que son captadas por los detectores. Más técnicamente, a esto se le llama sismología de reflexión o de refracción, y sus principios son análogos al sonar de los submarinos o la ecolocación de los delfines y compañía.

Cuando estas ondas regresan a los sensores dispuestos por la zona –generalmente, geófonos y acelerómetros– se convierten en señales eléctricas que un ordenador puede leer. Y vaya si las lee, así como el tiempo transcurrido entre emisión y recepción. Incluso los modelos antiguos podían trazar razonables “cortes” del subsuelo con esta técnica. Los más modernos, cuyos registros se pueden procesar con superordenadores en caso necesario, levantan auténticos mapas tridimensionales de notable precisión. En no pocas ocasiones el yacimiento de hidrocarburos, si existe, queda delatado así. O, al menos, el tipo de estructuras que podrían contenerlo. Se parece mucho a esas ecografías tridimensionales en las que podemos ver al bebé dentro del vientre de su mamá como si le sacásemos fotos para el álbum familiar.

Interesante video educativo producido por la UNEFA de Valencia (Venezuela) sobre el proceso de exploración del petróleo.

Petrobras 10000
Un buque perforador moderno, el Petrobras 10000 del año 2009, con 61.000 toneladas de desplazamiento. Este tipo de recursos son costosísimos y sólo se ponen en marcha cuando ya existe una certeza razonable de que vamos a encontrar algo valioso… y a veces ni por esas, tú. Imagen: © Richard de marinetraffic.com (Clic para ampliar)

Sin embargo, el subsuelo puede ser muy pejiguero. A veces hace falta aún más tecnología para localizar el yacimiento, si es que existe.  Pero los geofísicos de hoy en día, como podrás suponer, disponen de un auténtico arsenal, que va desde la gravimetría y los métodos magnetotelúricos hasta la sismología pasiva, aprovechando los pequeños terremotos naturales que se dan constantemente en la Tierra. Estas técnicas, además, se perciben como menos agresivas por el público, con lo que suelen generar menos oposición (en mi opinión tampoco hay nada especialmente agresivo en la sismología activa, la de ocasionar microterremotos, pero el miedo es libre.)

Sólo cuando ya tengamos una hipótesis bien fundada de que podemos hallarnos ante un yacimiento rentable nos plantearemos perforar uno o varios pozos de exploración. Es que perforar es caro y si hay que hacerlo a gran profundidad, o bajo el mar, o en estructuras geológicas difíciles, caro y medio. La verdad es que todas estas exploraciones son costosísimas, auténticas investigaciones científicas en sí mismas. Y sus resultados, hoy por hoy, no son confiables del todo, ni mucho menos: siempre se corre el riesgo de que al final no encontremos nada o casi nada. Los detectores de petróleo como tal todavía no existen. En esos casos, imagínate la de pasta que va por el aire. Por eso la parte más cara –la perforación– se reserva para el final, cuando ya se tiene algo parecido a una certeza razonable. O cosa así.

Un pozo de exploración es un pozo petrolífero como cualquier otro, aunque lleno de sensores y equipos para reunir información adicional. Elegimos los mejores puntos que nos han indicado nuestros científicos e ingenieros. Levantamos nuestra torre de perforación, o plantamos nuestro buque perforador, o lo que sea, y nos liamos a taladrar. Y taladramos y taladramos y taladramos y… y… ¡…y va y resulta que sale petróleo, tú! Y ahora, ¿qué hacemos con él?

Siguiente: El largo viaje del petróleo

]]>
yuri 2014-09-04 13:49:22
Memoria Pública - “No puedo encogerme de hombros cuando se vilipendian y pisotean los derechos humanos” http://blogs.publico.es/memoria-publica/2014/07/31/no-puedo-encogerme-de-hombros-cuando-se-vilipendian-y-pisotean-los-derechos-humanos/ *Discurso de Darío Rivas, impulsor de la querella interpuesta en Buenos Aires para investigar los crímenes del franquismo, durante la jornada de homenaje que le rinde la Diputación de Lugo.

“En primer lugar quiero agradecer muy sinceramente al señor Presidente de la Diputación y demás miembros de este organismo provincial que tengan o hayan tenido algo que ver con este acto, el  hecho de que se acordasen de mi para, a través de mi persona, homenajear a las víctimas del franquismo. Yo sólo trato de interpretar y cumplir lo que creo que me pediría mi padre y, juntamente con él, muchos otros que fueron miserablemente expropiados de la vida e incluso de la palabra y de la voz. No me mueven intereses económicos, ni tampoco ideologías políticas partidistas, con todos mis respetos para ellas; pero tampoco soy neutral ni puedo encogerme de hombros ante la injusticia o ante los derechos humanos vilipendiados y pisoteados.

Mi padre fue una víctima abatida del lado republicano, pero mi deseo de reparación se extiende a todas las víctimas de aquella guerra incivil como la llamara don Miguel de Unamuno. Su frase fue calificación afortunada de la contienda fratricida, pero creo que toda guerra es incivil, por ser en sus orígenes o en su desarrollo un fracaso de la civilización.

Mi solicitud de respeto y reparación, desde la distancia en el espacio y en el tiempo es para las víctimas de todas las ideologías siempre y cuando también ellas sean respetuosas con los derechos individuales y colectivos. La paz, si no se queda en simple falta de conflictos, debida a un orden represivo dictatorial, solo puede nacer del respeto a los derechos humanos de todos los humanos.

España todavía no saldó la deuda de restauración del honor de todas las víctimas de su siglo más sanguinario. Todas esas víctimas fueron héroes de una escenificación dramática que siguió siendo terriblemente trágica después de cerrarse el telón al acabar la guerra fratricida; porque se cerró el telón pero permanecieron abiertas infinidad de sangrantes heridas con grave peligro de gangrena.

Todos los actores de este drama fueron héroes, pero no todos tuvieron el mismo reconocimiento; porque, mientras que los cuerpos de algunos asesinos de mi padre directa o indirectamente y de otros inocentes pudieron reposar protegidos por grandes mausoleos o a la sombra de tendenciosos monumentos a los caídos, el cuerpo de Severino Rivas, mi querido padre, se fue desintegrando, olvidado en un reducto anónimo del cementerio de Cortapezas, bajo un goteral de la iglesia.

No se trata de desenterrar ahora muertos de un lado echando la tierra sobre los muertos del otro, sino de dar el merecido descanso a todos los difuntos a quienes la muerte igualó por encima de títulos honoríficos y de ideologías enfrentadas. Sólo así podrá desenraizarse para siempre el odio que sigue envenenando algunos corazones y cerrar definitivamente las heridas del alma. Sólo después de restablecida la justicia cabe el perdón, pero sin arrepentimiento ni reparación, el perdón puede ser algo sobrehumano o simple y equívoca apariencia.

Con relación a muchas otras víctimas, mi padre fue un privilegiado gracias al interés de Don Antonio Gato Soengas y las Corporaciones Municipales de Castro de Rei presididas por Don Arturo Pereiro y por Don Juan José Díaz Valiño. El actual alcalde Don Francisco Balado no tuvo oportunidad de actuaciones tan directas como sus antecesores, pero tampoco faltó su apoyo en su momento, y sé también que yo gozo de su aprecio sincero. A todos ellos y a los concejales correspondientes, mi profunda gratitud, incluso mi comprensión a quien mostró su disconformidad a la hora de dedicar una calle en Castro de Riberas de Lea a la memoria de mi padre.

Especial agradecimiento quiero expresar a cuantos hicieron que pudiese ser una realidad mi libro autobiográfico. Don José Manuel Carballo fue el inspirador, el impulsor, el artífice y el coordinador, pero mi gratitud se extiende también a mis sobrinas María Jesús y María José Rivas, a mi sobrino por parte de mi esposa, Hugo H. Freijedo, a Ana Campos Veiga, a Don Antonio Gato, autor de Apunte biográfico de Don Severino Rivas Barja, al Ayuntamiento de Castro de Rei, a la Diputación Provincial y a quienes gestionaron las ayudas de este Organismo para la edición en gallego y en castellano que lleva como título y subtítulos: “Darío Rivas Cando. Autobiografía. Gallego emigrado a Argentina en 1930 con solo nueve años. Obsesionado por encontrar los restos de su padre y lavar su mancillada memoria en una España enmudecida”.

En esta autobiografía narro mi lucha por la noble causa de encontrar y recuperar los restos de mi progenitor. Esa lucha comenzó en 1952 cuando viajé por primera vez  desde Buenos Aires a esta Galicia, madre rica, pero expoliada de recursos y personas,  que tuvo —y aún tiene— que llorar por tantos hijos que salimos en busca del pan necesario, amasado en amarguras. Lejos de lo nuestro y de los nuestros. También a mí, como a tantos otros, algunos con menos suerte que yo, me tocó llorar amargamente en el exilio forzado por la tiranía del hambre, desde que siendo todavía un niño indefenso, me embarcaron solo en Vigo con rumbo a un puerto incierto y desconocido. En aquel barco recibí el último abrazo de un padre que disimulaba sus lágrimas y al que nunca podría volver a ver ni abrazar, por obra y desgracia de serviles asesinos, ejecutores inhumanos de tiranías y dictaduras fratricidas y parricidas.

Lejos estaba yo de soñar con la trascendencia de este libro cuando por primera vez en la cafetería del España nos pusimos manos a la obra provistos de magnetofón y folios Don José Manuel y yo. Yo estaba iniciando una aventura, un tanto presionado por él y por algunos familiares míos que ya habían transcrito algunas de mis vivencias. Curiosas coincidencias del destino: el mes de octubre de mil novecientos treinta y seis había sido apresado mi padre en el mismo lugar, el entonces hotel España. Creo que él, mi amigo, hermano y confidente, algo intuía ya entonces, de ahí sus ánimos y su insistencia en que este barco, como aquel en el que yo cruzara el inmenso Atlántico, llegase a buen puerto sin escatimar horas de navegación contra viento y marea.

Este librito, ya agotado, se ha convertido en un importante documento, porque dio a conocer mi causa, fue agregado a la querella contra el franquismo y llegó a ser entregado al Papa Francisco y leído por él, acompañando una carta sobre los sacerdotes víctimas no sólo de las llamadas hordas republicanas sino también de un franquismo blasfemo que bajo capa de catolicismo a ultranza no tuvo empacho en querer adueñarse en exclusiva de la mismísima gracia de Dios: “Francisco Franco, Caudillo de España, por la gracia de Dios”. “Rezaban” las monedas, con las bendiciones de importantes sectores clericales más preocupados por sus intereses personales que por la fidelidad al evangelio.

Antes de finalizar quisiera destacar que el avance de la querella contra aquella dictadura ha sido posible gracias a la política de Derechos Humanos vigente en la República Argentina y a la cooperación que me ofreció un equipo de abogados de forma totalmente gratuita.

En el capítulo de agradecimientos la lista es enorme. Permítanme citar sólo a la Cámara de Diputados y la Corte Suprema de Justicia, los organismos de Derechos Humanos, Universidades y otras instituciones y organizaciones de Argentina, incluida la Federación de Asociaciones Gallegas. Muchas son también las personalidades del mundo del derecho, la cultura y la judicatura que prestan su apoyo, entre ellos están el juez Baltasar Garzón y el premio nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Especial mención merece la investigación llevada adelante por el Juzgado Federal nº 1 de la Ciudad de Buenos Aires, cuya titular es la Doctora María R. Servini. A nivel internacional agradezco el interés y el apoyo de Naciones Unidas, Amnistía Internacional, la Universidad de Tokio y la muy querida, -por ser la más nuestra- de Salamanca.

Disculpen si me alargo más de lo aconsejable, pero no puedo pasar por alto la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica; ella está presente en muchos eventos relacionados con mi padre. Le doy las gracias por todo lo que me ha ayudado, incluido este acto y hoy se las doy en la persona de Carmen García Rodeja.

A todos ellos y a todos ustedes: ¡Gracias! ¡Muchas gracias!

Quiero pensar que todo el apoyo recibido, así como esta distinción que hoy me conceden en esta queridísima “Terra Nai” son muestra de que la causa que me mueve y hoy nos reúne es noble y justa.

Gracias a todos por su benevolencia. Me llena de satisfacción comprobar cómo en España son muchos los que apoyan la condena de injusticias y la reivindicación de la reparación del honor lesionado de tantos seres queridos y, por queridos, recordados, por más que haya quien se empeñe en mantenerlos bien silenciados y mal enterrados. Ellos son los verdaderos protagonistas, no yo. Para ellos me permito pedirles el tributo de unos momentos de silencio que quisiera fuese extensivo a todos los represaliados por sus ideas e ideales. A todos y todas los de antes y de ahora, de aquí y de cualquier parte.

Muchas gracias.”

]]>
Opinión 2014-07-31 23:42:09
Lloviendo piedras - Demócratas no practicantes http://blogs.publico.es/tania-sanchez/2014/06/04/democratas-no-practicantes/ referendum yaLos pueblos casi siempre avanzan más rápido que sus gobernantes  a los que acaban obligando a adaptarse a una realidad que no puede ser negada.

El debate que se ha abierto con motivo del anuncio de abdicación del Rey Juan Carlos es un ejemplo de esa confrontación, entre un pueblo que avanza, y unos dirigentes que tratan de mantener el orden anterior, un modelo basado en la dirección de las cúpulas de los asuntos públicos, un modelo que ya no responde a las demandas de las mayorías sociales.

Unas cúpulas que,  igual que pensaron que se podía ser eternamente católico no practicantes sin que eso implicara el abandono de la moral cristiana como informante de la vida privada,   están cómodos en una sociedad de demócratas no practicantes, en la que los procesos de consulta al soberano se convierte en un ritual que no obliga a los participantes del mismo a cumplir con los valores que informan la democracia.

Este es uno de los ejes por los que se está quebrando el régimen del 78. Esta es la impugnación que inauguró el 15M, una sociedad que reclama más y mejor democracia, una sociedad que quiere que la democracia sea el valor central que informe sus vidas cotidianas, una democracia en la que la gente sea protagonista de su presente y dueña de su futuro. Y esta es también la reclamación de quienes exigen referéndum ya. Porque ¿de qué sirve el ritual electoral, si los representantes del pueblo resultantes del mismo no defienden los intereses de quien les votaron?.

Sin duda, el concepto de democracia y la traducción del mismo a la práctica cotidiana de la política es uno de los epicentros de la crisis política que hoy vivimos.

Frente a los que se empeñan en hacer del debate sobre la abdicación  un debate de procedimiento, de lo que se puede y no se puede hacer, se sitúa  una sociedad  que no alcanza a entender cómo se puede ser demócrata y no querer que la ciudadanía sea consultada sobre decisiones tan trascendentales para su futuro como la Jefatura del Estado.

No faltan quienes se empeñan en decir que ahora no toca, ante la mirada atónita de una sociedad a la que le resulta evidente que no hay mejor momento en el que preguntar al pueblo soberano en qué modelo de Estado quiere vivir, que ahora, cuando el ocupante actual  de la Jefatura de Estado ha anunciado su retirada.

Cuando se convoque el referéndum consultivo, perfectamente viable en aplicación del artículo 92.2 de la Constitución Española, sin duda  yo haré campaña por el modelo de estado más democrático; el modelo republicano, en que no sólo  se hace efectiva la igualdad de toda la población ante la ley, eliminando la extraña circunstancia por la que una familia tiene privilegios garantizados por encima del resto de familias del país, sino que además se fomenta una profunda cultura democrática a las vidas cotidianas de la gente, que nos obligue a implicarnos en los asuntos públicos, abandonando esa actitud de idiotas en la que permitimos que una minoría decida sobre el futuro de todos y todas.

Pero de eso hablaremos el día que se convoque un referéndum que someta a consulta  si queremos ser súbditos de un monarca o ciudadanos de una república, mientras no se convoque,  el debate es otro y las posiciones están claras.

De un lado se sitúan quienes queremos ser una sociedad profundamente demócrata, que incorpore a la cotidianidad de sus gentes el debate ciudadano, la participación en los asuntos públicos y la capacidad de decisión colectiva sobre el futuro del país.

Del otro lado se quedarán quienes parecen estar cómodos en una sociedad de demócratas no practicantes, que limitan el ejercicio de consulta popular a un ritual de votación, procedimiento democrático, pero que no obliga a los elegidos con el compromiso que implica una democracia plena: estar al servicio del pueblo.

¿De qué lado quieres estar?

]]>
Tania Sánchez Melero 2014-06-04 15:00:25
Geopolítica del caos - Carne picada y realismo mágico en Colombia http://blogs.publico.es/antonio-albinana/2014/04/20/carne-picada-y-realismo-magico-en-colombia/ Según el diccionario de la Real Academia, “picadero” es un lugar donde las personas aprenden a montar caballos.

En Colombia, y en su puerto de Buenaventura,  ”casa de pique” o “picadero” es sencillamente un lugar donde se descuartiza viva a una persona para luego hacer desaparecer sus restos sin posible identificación.

En las últimas semanas, instituciones como Human Rigth Watch y Naciones Unidas han levantado la alarma sobre una situación que la Defensoría del Pueblo denunció, sin éxito, a las autoridades desde octubre del pasado año,  alertando sobre “descuartizados que aparecen en las calles y playas de Buenaventura”. Precisamente el informe de la ONG H.R.W. se titula La crisis de Buenaventura, desapariciones, desmembramiento y desplazamiento en el principal puerto de Colombia en el Pacífico.

Expulsada la guerrilla del Puerto, hace una década,  la banda paramilitar de La oficina se adueñó de Buenaventura y practicó abiertamente el tráfico de drogas, el desplazamiento forzado de sus campos a la gente que molestaba para plantaciones “agroindustriales”, el chantaje a la totalidad de los comerciantes mediante sicarios, etc. Un imperio de impunidad  con la vista gorda de autoridades civiles –el alcalde Bartolo- y la complicidad de policías y militares. Hablamos del puerto más importante de Colombia,  por el que pasa el 55% de las exportaciones legales del país y un alto porcentaje de las ilegales. El 88,5 % de la población es negra y pobre.

Hace poco llegó otra banda de los herederos del paramilitarismo que amnistió Uribe, los llamados “Urabeños” y empezaron a darse plomo con los de “La empresa”, en procura de los negocios más jugosos. Recluta forzada entre la población: y al que se resista o se atreva a denunciar, se le espera en los picaderos.

El sociólogo Alfredo Molano, una de las más importantes figuras del pensamiento crítico colombiano, cuenta el modus operandi de estos verdugos: “la técnica del terror exige que la gente se dé cuenta pero que no cuente; vea la captura de la víctima en el barro, la manera como la arrastran y oiga los gritos de socorro, los alaridos de perdón y clemencia y por último los aullidos del dolor. Después silencio. Terrible vacío. Los gritos se quedan a vivir en la cabeza de la gente. Todos temen ser el siguiente en una lista que nadie elabora…las autoridades no oyen, no ven,  no saben”.

También en Obispo del Puerto, Monseñor Héctor Espalza, que anda escoltado desde 2006, ha denunciado sin éxito la situación. En la revista Semana contaba estos días el testimonio de una feligresa que enloqueció cuando la obligaron a lavar con agua la sangre de una de esas casas donde las personas son torturadas y desmenbradas vivas con hachas y motosierras. En Buenaventura, dice el Obispo, “padecen no cien años de soledad. Sino de olvido, marginación y exclusión”.

Escritas estas notas para Público, al arribo un corto viaje a La Habana para saber del proceso de paz,  me sacude la noticia de la muerte de Gabriel García Márquez, no por esperada menos penosa. Al coro de plañideros de ocasión, con la necrológica preparada desde hace meses, se le llena la boca con la gloria de la “mágica realidad colombiana”. De repente se olvida que, si Gabo vivía fuera de Colombia, era porque tuvo que salir por pies durante el Gobierno del Presidente Turbay, generoso en la práctica de la tortura, cuando se le acusó de cómplice de la subversión guerrillera.

Y recuerdo nuestra conversación de más de una hora en Barcelona, en casa de Paco Ibáñez, un final de diciembre de hace seis años. Perfectamente lúcido, con el celular que le traía constantes noticias de Colombia al alcance de la mano, hablamos largamente del Gobierno del Álvaro Uribe, de las complicidades oficiales con el paramilitarismo, de lo que  más tarde  fueron llamados los “falsos positivos” —crímenes contra meros campesinos a los que se disfrazaba de guerrilleros—, de la realidad, nada “mágica”, en la que fuerzas oscuras seguían imponiendo su ley,  a despecho de algunos  avances democráticos ciertos. “De Uribe podemos esperar cualquier cosa”, recuerdo la frase con la que Gabo apostilló alguna de mis perplejidades. Luego, con la elegante hospitalidad de Julia y Paco, y con la presencia entre la docena de invitados, de los artistas colombianos Marta Gutiérrez y Mauricio Lozano, cantamos bambucos y vallenatos, después de un par de canciones de Brassens con las que se evocaba un tiempo en el que,  tanto el Nóbel colombiano como el autor de Palabras para Julia, tenían que transitar medio escondidos por las noches de Barrio Latino en el París de los primeros 60 para que no les metieran en los furgones policiales donde estabulaban argelinos y sin papeles.

Releer algunos libros de García Márquez después más de diez años de vivir en Colombia es un ejercicio que lleva a identificar  una realidad muy próxima y cotidiana mucho menos “mágica” de lo que se entiende en Europa. Es constatar que, a través de sus historias, y sobre todo de una inmensa obra periodística, Gabo denunció de forma magistral y levantó acta de situaciones reales que permanecen en la impunidad.

Tal vez la primera que estimuló su conciencia fue la “masacre de las bananeras” de 1928,  el asesinato de cientos de trabajadores que, desarmados, pedían en Barranquilla una mejora en su situación laboral. Cuando poco tiempo después del suceso, atravesaba con su madre la Plaza, camino de Aracataca,  la vieja Luisa Santiaga le señaló la amplia explanada donde sucedieron los hechos y le dijo: “Mira, ahí fue donde se acabó el mundo”.

El crimen, que aún espera justicia, junto a otros más recientes de “Chiquita Brands”, fue investigado minuciosamente por García Márquez, junto a muchos otros nada “mágicos”. En el país donde se asesina a más sindicalistas por metro cuadrado que en el resto del planeta, reconstruyó aquel instante que precedió a la carga de decenas de cuerpos inertes  de trabajadores en vagones de tren . El grito del líder de los bananeros de Ciénaga cuando, una vez situadas en distintos puntos de la plaza las baterías de artillería se oyó la advertencia solemne del comandante de la tropa que les daba un minuto para abandonar el lugar si no querían ser ametrallados, la voz serena del sindicalista se hizo oír  en el silencio de la gran explanada, batida por el inclemente sol caribe: “¡Les regalamos el minuto que falta!”.

]]>
Antonio Albiñana 2014-04-20 12:56:10
Principio de incertidumbre - ¿Pablo Iglesias o IU? http://blogs.publico.es/jesus-moreno-abad/2014/01/17/pablo-iglesias-o-iu/ Pablo-lara

Hay en la izquierda posmoderna tal vocación por hallar la alquimia del minimalismo militante que al final lo va a encontrar en su estado más puro. Es esa precisa obsesión por dividir el átomo en partes iguales, irreconciliables en su semejanza, hasta hallar por fin la deidad revolucionaria: el partido de masas sin masa alguna. Ése parece ser el sueño húmedo de todo nuevo revolucionario transformador: la soledad onanista del mitin para uno mismo, tocarse el aparato de partido en melancólico monólogo interior. Así que en respuesta al titular, espero que esta vez se acaben las pajas mentales y se pongan todos a follar.

Se equivocaría gravemente Izquierda Unida si se queda fuera del movimiento aglutinador que pretende encabezar Pablo Iglesias. Demostraría una torpeza de vieja maquinaria oxidada. Al igual que sería un error imperdonable que el mediático politólogo y la gente que lo acompaña dejaran fuera a IU de cualquier iniciativa que busque una salida a la crisis por la izquierda. Es hora de olvidar las restas y forjar un nuevo ábaco que sume, hay que meter bolas en la famélica varilla que cuenta las centenas de millar de votos de la izquierda transformadora.

La situación económica y social que ha dejado la crisis, con PSOE (primero) y PP (al cubo) desmembrando el Estado del Bienestar y con la población sometida a un sufrimiento miserable, demanda establecer una estructura de poder que aglutine a los desheredados, a los intelectuales, a los críticos y a los descontentos… una casa común donde todo aquel que quiera cambiar las cosas, militando o votando, se sienta cómodo.

Y no nos confundamos, la idea no es nueva. ¿Qué es si no IU? La formación que dirige Cayo Lara nació precisamente con esa vocación: la de abrir un espacio común, de igual a igual con el PCE, para aglutinar las distintas sensibilidades de la izquierda transformadora (que debería apellidarse “pusilánime”, por su tendencia al desmayo y la sobreactuación cuando no se pone de acuerdo en una coma).

Y sin embargo, IU no da más de sí. Al menos en las proporciones necesarias en lo que a apoyo popular se refiere. Inmerecidamente, seguro. Pero es así. Con el contexto más favorable para una formación de su perfil (tras seis años de una crisis que saldrá en los libros de Historia), su mejoría en las encuestas (las mejores que ha tenido) le sigue dejando a una distancia sideral del turnismo de PSOE y PP. Y, me apuesto lo que sea, que si no se consolida ahora, en cuanto el PSOE ponga un candidato joven, simpático (y vacío de contenido), vuelve a quedarse en los huesos su apoyo electoral. La realidad es que IU, a pesar de estar en todas las luchas y ser la única voz parlamentaria con un mensaje social diferente, no acaba de enganchar con la población. Y la oportunidad puede tardar décadas en volver a presentarse: la realidad es que en circunstancias así o el cambio de tendencia se produce a golpe de ilusión irrefrenable o no se produce. La oportunidad es histórica (miren Syriza en Grecia) y no se debería desaprovechar.

Y aquí es donde entra Pablo Iglesias.

No me negarán que entre el dequeísmo militante de Cayo Lara y el estilete mordaz de Iglesias, se queda uno con este último, pese al buen trabajo que ha hecho el coordinador de IU sacando a su formación de un pozo que la tenía al borde de la desaparición.

Es Iglesias un tipo listo, sabedor de que, aunque no debería ser así, una sociedad que lee a Belén Esteban necesita élites intelectuales carismáticas para engancharla a un proyecto serio. No vale con tener un buen programa, hay que saber venderlo.

Y Pablo Iglesias sabe venderse (en el buen sentido). Si no ya me explicarán como un profesor mileurista ha conseguido más presencia mediática que todo el equipo de comunicación de IU junto (que tampoco es un ejército, por otra parte). Aparece multiplicado en la televisión, incluso cuando la tienes apagada y con el cable desenchufado de la pared. Allí está Pablo siempre con aquello de que sus ideas no son tanto de extrema izquierda como de “extrema necesidad” (que viene a ser, salvando las distancias, el “yo por mi hija mato” de la princesa del pueblo).

Y es que el hombre de la coleta y la barba sabe que el medio es el mensaje: bebe tanto de Gramsci como de la Esteban, si se me permite incidir con el dedo en el ojo. Porque aunque su bagaje intelectual es fuerte y comunica con aire de sabelotodo, luciendo en la solapa no sé cuántas matrículas de honor (su ombligo es grande, puede que también lo tenga recogido en coleta), en el fondo las ideas que presenta tienen el poder de la sencillez. Son píldoras directas para el espectador: sabe que habla para gente que intuye pero que no sabe. Así que nos brinda el resumen de un razonamiento complejo. Da munición verbal a aquellos que tienen en la punta de la lengua lo que quieren decir pero que no llegan a decirlo nunca, sometidos al mensaje dominante de los altavoces de PP y PSOE.

Pero no debería equivocarse Iglesias respecto a IU. Vamos a insistir en esta idea. El día que anunció sus intenciones electorales, dijo que no comenzaría esta aventura sin unas 50.000 firmas de apoyo del colectivo social al que se dirige, cuyo epicentro es el 15-M y las mareas ciudadanas. Pues bien: IU roza los dos millones de votos. El único músculo electoral real que existe en la izquierda alternativa lo representa IU gracias a su trabajo, su contenido programático y su trayectoria histórica. Lo demás pueden ser sólo especulaciones o una fiebre de audiencia mediática pasajera.

Por tanto, ambas partes deberían ser generosas. Las soluciones a los problemas concretos y los referentes ideológicos son los mismos, no va a haber ninguna diferencia y no hay motivo para disgregar el voto y perder poder: ambos movimientos están condenados a subirse a un proyecto común (al que debería unirse también Equo, Izquierda Anticapitalista –que parece estar metida con Iglesias- y tantos otros) . Nuevas siglas, con reparto igualitario de responsabilidades y donde nadie desaparezca como colectivo: IU no debe desaparecer nunca.

Pero, eso sí, las viejas glorias de IU (desde Cayo Lara a Ángel Pérez, pasando por Willy Meyer y otros), siendo reconocidas en su trabajo, deben dejar paso a nuevos líderes con nuevas iniciativas (o no tan nuevas) y nuevos modos de comunicar. Y ahí debe estar gente como Iglesias, el profesor Juan Carlos Monedero, el propio Alberto Garzón y alguien que sería deseable y no parece querer meterse en arena: Ada Colau.

Pues eso: muevan ficha y no se dediquen a cortar el átomo en partes iguales, aunque haya neutrones y protones que tienen que dejar ya paso a otros. Ánimo en tan quijotesca empresa.

__________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

__________________________________________________________________

]]>
Jesús Moreno Abad 2014-01-17 07:01:06
Redes de Cambio - Pasar a la acción http://blogs.publico.es/ines-sabanes/2013/11/27/pasar-a-la-accion/ En los últimos tiempos asistimos a una extensa y profusa información sobre el debate de las futuras primarias abiertas del Partido Socialista. No deja de sorprender que se sitúe el debate para futuras elecciones generales, es decir, en un horizonte temporal del 2015, teniendo en cuenta que en 2014 se producen unas elecciones al Parlamento Europeo de máxima importancia.

Este debate “de futuro”, que obvia las decisiones a tomar en este momento, tiene un efecto doblemente perverso. Se  apuesta – de nuevo- por hacer de las Europeas un ensayo de las Generales, con lectura bipartidista y se rebaja con ello la entidad esta cita. Todo ello a pesar de haber vivido rescates, condiciones e imposiciones de la troika y sabiendo que el futuro de Europa depende en gran medida de la capacidad de su ciudadanía para defender un espacio de convivencia y derechos que se están destrozando con el triunfo de las políticas de recortes y de austeridad.

En este marco el esfuerzo del sistema para salvarse a sí mismo es más que notable. Se buscan efectos de cambio pero sin cuestionar el sistema de partidos e institucional. Es decir, sin poner en entredicho el marco inalterable de la democracia representativa tal y como está concebida. Así, se abre paso a una estrategia lampedusiana de que el sistema cambie para que permanezca.

Después de más de 30 años sin mover ficha y culpabilizar en exclusiva a la ley electoral de todos los males del sistema de la democracia representativa, se empieza a tomar conciencia de una obviedad. Este país ha tenido un grave problema de falta de proporcionalidad en la Ley electoral, ciertamente, pero ha arrastrado también un profundo inmovilismo que ha impedido cualquier ejercicio real de participación y control ciudadano más allá de elegir representantes cada cuatro años, en listas cerradas y bloqueadas.

Ninguna ley impedía un ejercicio permanente de transparencia a los partidos o a las instituciones. Nada prohibía dar cuentas en tiempo real de los ingresos, gastos, créditos o financiación. Nada impedía consultar de forma permanente a lxs afiliadxs, simpatizantes, electores o ciudadanía sobre las decisiones a tomar y nada imposibilitaba haber abierto al control de la ciudadanía los procesos de deliberación tanto en múltiples causas como en la elección de los distintos cargos de representación.

Este largo y férreo ejercicio de opacidad y blindaje no se resuelve con unas primarias abiertas si a continuación se mantiene intacto el sistema de representación en monopolio hasta las siguientes elecciones.

No se trata solamente de renovar a los representantes o los llamados liderazgos en los partidos convencionales, sino de cambiar radicalmente las condiciones y el ejercicio de la representación.

El salto cualitativo y de ruptura lo ha marcado ya la ciudadanía. Deben  existir garantías no sólo para participar y controlar el ejercicio de la política y la toma de decisiones, sino para el ejercicio de la democracia directa, es decir  para poder ejercer el voto de forma directa en todas las ocasiones que sea oportuno.

Ya existen herramientas para hacerlo. La propuesta que desde Compromis EQUO  , llevamos a cabo con el #CongresoTransparente demuestra que es posible y accesible.

Y, en este contexto, por  supuesto, las primarias abiertas, no deberían ser una excepción, sino la norma que, de forma natural y sin tanta sobreactuación, determinarán la voluntad y el derecho de afiliados,  electores y/o  ciudadanía para intervenir en la elección de aquellos que ejercerán la representación en los parlamentos.

Las próximas elecciones europeas, son una prueba determinante de esta voluntad de cambio. El Partido Verde Europeo, al que pertenece EQUO ha optado por unas primarias abiertas paneuropeas https://www.greenprimary.eu para la elección de sus representantes a la presidencia de la Comisión Europea. El debate en estas primarias vincula a la ciudadanía de los distintos países a contrastar propuestas y a construir alternativas desde abajo capaces de confrontar con los gobiernos que en el Norte o en el Sur se han sometido a los dictados del mercado frente a las necesidades de las personas.

Y también decidiremos por primarias abiertas las listas de EQUO en nuestro país para el Parlamento Europeo https://unete.partidoequo.es/primarias. No hay improvisación en ello ni golpes de efecto. Se trata de aplicar dentro lo que proclamamos hacia fuera. Es decir, hacemos lo que decimos.

Las primarias abiertas a la ciudadanía son en este momento una condición imprescindible pero no suficiente. El objetivo es la superación de un sistema cerrado de democracia representativa hacia un modelo donde la transparencia y el control ciudadano, así como el ejercicio de la democracia directa, permitan recuperar la capacidad de toda la sociedad. Permitan intervenir en aquellos temas que tienen efectos sobre sus propias vidas y que garanticen  poner el interés común por encima de las presiones de los grupos de poder. Por ello hay que pasar a la acción. No hay excusas. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. Y en EQUO lo estamos haciendo.

 

]]>
Inés Sabanés 2013-11-27 12:30:44
Antonio Arráez - La historia del mal estudiante que llegó a Premio Nobel http://blogs.publico.es/antonio-arraez/2013/09/16/la-historia-del-mal-estudiante-que-llego-a-premio-nobel/ “Confieso paladinamente que del mal éxito de mis estudios soy el único responsable. Mi cuerpo ocupaba un lugar en las aulas, pero mi alma vagaba continuamente por los espacios imaginarios (…) en mi desdén por el estudio entró por algo el sistema de enseñanza y el régimen de premios y castigos usados por aquellos padres Escolapios (…) El suspenso parecía irremisible. Mas a fin de parar el golpe, si ello era posible, mi progenitor buscó recomendaciones para los catedráticos del Instituto de Huesca, a quienes incumbía la tarea de examinar en Jaca. Precisamente uno de ellos era don Vicente Ventura, gran amigo suyo. Este redentor mío estaba agradecido y obligado a las proezas quirúrgicas de don Justo, por haber sanado a su mujer de gravísima dolencia que exigió peligrosa intervención. Llegado el examen, propusieron los frailes, según era de prever, mi suspensión; pero los profesores de Huesca, apoyados en un criterio equitativo, y recordando que habían sido aprobados alumnos tan pigres o más que yo, aunque bastante más dóciles, lograron mi indulto. “
Corría 1861 cuando el protagonista de esta historia llegó a Jaca de la mano de su padre. Tenía diez años y era un niño travieso, díscolo, inquieto. Solo se tranquilizaba pintando. Quién sabe si en nuestros días lo hubieran calificado de hiperactivo. Su progenitor, médico de profesión, estaba harto de sus diabluras y decidió matricularlo en un colegio de los padres Escolapios que tenía fama de excelencia educativa en latín, al tiempo que lograban domar a los estudiantes más problemáticos. El padre animó al director del colegio a que fueran severos con su hijo y que le aplicaran sin contemplaciones los castigos que mereciera. El director del colegio se comprometió a hacerlo, e inmediatamente llamó al padre Jacinto. Antes de marcharse el padre también advirtió al director de que el niño no andaba bien de memoria y que le dejaran expresarse cuando le preguntaran la lección. “De concepto lo aprenderá todo; pero no le exijan ustedes las lecciones al pie de la letra”. En esto no le hicieron caso y los castigos y las humillaciones fueron continuas desde el primer día de clase.
El niño se llevó mal con el latín, la filología y la gramática y peor con los padres Escolapios. Los castigos no eran efectivos y el padre Jacinto decidió un ayuno diario que el estomago del niño terminó también por asumir. Ante el fracaso de los frailes y asustados por el estado famélico con el que el niño regresó al pueblo en verano, sus padres decidieron que el siguiente curso el niño iría a un instituto de Huesca. Como castigo, el padre decidió que compaginaría sus estudios con un trabajo de aprendiz de barbero. El siguiente curso el niño no mejoró. Su padre lo volvió a castigar colocándole de aprendiz de zapatero con un severo artesano que le hacía dormir en un desván lleno de ratas. Pasó un año entero hasta que le dio de nuevo la oportunidad de volver a los estudios. Con doce años el niño intentó cambiar de actitud y se aplicó en los estudios aun sin renunciar a sus viejas andanzas como el día en que se topó con una valla recién pintada y no pudo evitar hacer una caricatura de su profesor, con la mala suerte de que al maestro le gustaba pasear y se topó con el alumno y su obra.
Finalmente, y a pesar de sus diabluras el niño se matriculó, con dos años de retraso respecto a sus compañeros de promoción, en la Facultad de Medicina de Zaragoza y en 1906 le concedieron el premio Nobel de Medicina. Se llamaba Santiago Ramón y Cajal. Lo que nos queda.

]]>
Antonio Arráez 2013-09-16 16:31:06
Al sur a la izquierda - Ha sabido estar pero no ha sabido irse http://blogs.publico.es/antonio-avendano/2013/05/23/ha-sabido-estar-pero-no-ha-sabido-irse/ Andalucía cambia de Defensor del Pueblo. Y lo hace con ruido, provocado por el propio titular de la institución. El cura Chamizo, tan querido por todo el mundo, deja el cargo tras ocuparlo con honorabilidad y eficacia durante 17 años; se va porque lo echan, aunque también es cierto que estaba en funciones desde hace 14 meses porque su tiempo oficial de Defensor había prescrito sin que el Parlamento de Andalucía hubiera logrado reunir los tres quintos necesarios para renovarle otro mandato. Sí ha reunido, en cambio, la unanimidad para que se marche: el PP nunca lo ha querido, y no porque a la derecha no le gusten los curas, sino porque los curas que le gustan no se parecen nada a Chamizo; Izquierda Unida lo ha mirado muchas veces con recelo, y no porque a Izquierda Unida no le gusten los rojos, sino porque los rojos que le gustan no se parecen demasiado a Chamizo; y el PSOE…, bueno, el PSOE siempre fue su primer valedor, pero lo fue en tiempos de Manuel Chaves, no en tiempos de Griñán, o no al menos con la misma calidez y el mismo énfasis que entonces.

Todo conspiraba para que Chamizo concluyera su brillante etapa de Defensor del Pueblo. Conspiraba el largo tiempo que llevaba ocupando el cargo; conspiraba la aritmética parlamentaria; conspiraba el cansancio institucional; conspiraba su independencia públicamente insobornable; conspiraban sus agrios pero merecidos reproches a los políticos; conspiraba la conveniencia de la izquierda gobernante de alcanzar algún acuerdo con la derecha en la oposición; y conspiraba la necesidad de la derecha en la oposición de demostrar que es lo bastante flexible y civilizada para pactar con toda naturalidad con el rojerío que gobierna en Andalucía.

El sustituto de Chamizo será, además, Jesús Maeztu, hasta ahora Comisionado para el Polígono Sur: gran elección por lo que toca a Andalucía, dado que Maeztu es prácticamente un Chamizo con otro nombre, y gran lección por lo que toca a España, donde el PP colocó de defensora a Soledad Becerril, militante, dirigente, diputada, senadora y alcaldesa del partido.

La única estridencia en el recambio de Chamizo han sido las feas palabras del propio defensor, quien, en unas declaraciones a la cadena SER Andalucía, ha atribuido su defenestración a “la chica que está en Presidencia”, en alusión a la número dos del Gobierno Susana Díaz, y “a algún psicópata del PP”, en alusión no se sabe exactamente a quién. Chamizo, que tan bien ha sabido estar en el cargo, no ha sabido irse de él. El cura gaditano, que tanto y con tan buenas razones ha criticado a los políticos, se ha comportado en su despedida como uno de ellos, y no precisamente como uno de los mejores. De hecho, ya se equivocó Chamizo cuando, al expirar el plazo oficial de su cargo 14 meses atrás, mandó a todo el mundo el impúdico mensaje de que no quería marcharse. La política lo puso legítimamente y la política lo quita legítimamente. Tal vez no sea bueno para la institución que Chamizo se haya marchado, pero con toda seguridad es bueno para él, aunque él mismo todavía no lo sepa. 17 años de ejercer la política casi habían hecho de él el político que nunca quiso ser. Unos pocos años más y lo habrían conseguido.

]]>
Antonio Avendaño 2013-05-23 11:41:27
El mapa del mundo - La ultraderecha suiza ataca de nuevo http://blogs.publico.es/elmapadelmundo/601/la-ultraderecha-suiza-ataca-de-nuevo/ lugano1

De los creadores de Expulsa a la oveja negra o Las inmigrantes no son como las suizas, llega ahora Estamos en bragas. El partido ultra Unión Democrática de Centro (UDC) del cantón de Lugano ha vuelto a hacer gala de su racismo y xenofobia de cara a las próximas elecciones municipales, con una campaña en la que pretende demostrar lo bien que se vivía hace 20 años y lo mala e insegura que se ha vuelto esta región suiza por culpa de la inmigración, que además le roba los puestos de trabajo a los autóctonos.

El discurso, por lo tanto, es el mismo de siempre, sólo que al tratarse de de un cantón fronterizo con Italia (y de mayoría italoparlante) está especialmente dirigido a los emigrantes italianos, que según el partido de extrema derecha ocupa 8.000 puestos de trabajo en el sector servicios.

La UDC se hizo famosa por sus campañas agresivas en las elecciones generales de 2007, cuando en coalición con el Partido Popular suizo (SVP) consiguió el 29% de los votos. Sobre todo con su juego para echar a las ovejas negras que llegaban a Suiza en autobús y por la campaña con el mismo aspecto que después fue copiada por los partidos ultras españoles para manifestarse contra la inmigración.

cartelesudcsvpDaniel del Pino

 

]]>
Internacional 2013-03-26 13:40:22
Por fin es viernes - El hombre tranquilo se cabrea http://blogs.publico.es/manuel-gutierrez-garzon/2012/12/28/el-hombre-tranquilo-se-cabrea/ Quizá no haya muchos que conozcan la pieza narrativa que dio origen a una de las más hermosas películas de John Ford, El hombre tranquilo, ahora editado en castellano por primera vez por la editorial Reino de Cordelia. Sin embargo, su autor, Maurice Walsh, fue un excelente escritor irlandés —tierra de grandes escritores—, muy comprometido con la causa nacional de su país. La lucha de liberación es precisamente uno de los hilos conductores de la colección de historias de las que forma parte El hombre tranquilo.

Javier Reverte ha escrito un notable prólogo para esta novela, que acaba de aparecer en las librerías españolas después de que hayamos disfrutado tanto de la película a la que dio origen. Y nuevamente se planteará la vieja cuestión: ¿qué prefiere usted, el libro o la película? Y siempre se podrá contestar con aquella conversación entre las dos cabras que se estaban comiendo la cinta de celuloide de una película. ¿Te gusta?, pregunta una. Y la otra contesta. Sí, pero estaba mejor el libro.

La versión fílmica de El hombre tranquilo obvia el entorno nacionalista del protagonista, y se centra en otro tipo de combate, el de la dignidad del acosado y humillado. Seguramente, en el contexto de todas las narraciones que conforman el libro unitario Green Rushes —traducida al español bajo el título de su historia más conocida, El hombre tranquilo—, el pasado nacionalista de Sean Thorton (John Wayne en la versión cinematográfica) es fundamental para entender el personaje.

John Ford deja ese tema de lado, y nos cuenta la historia de un boxeador (John Wayne) que se retira del ring por haber matado fortuitamente a su contrincante en el transcurso de un combate pugilístico (cosa que no está en la novela). Sean Thorton vuelve a su Irlanda natal para convertirse en un ciudadano pacífico y tranquilo. En su nueva vida se enamora de una chica pelirroja y valiente (Maureen O`Hara). Pero sufre el acoso, el desprecio y la ofensa pública del matón del lugar, que —¡oh eterno melodrama!— no es otro que el hermano de la mujer amada.

Pero a lo que íbamos. Tanto en la historia fílmica como en la escrita, se nos cuenta la historia de un hombre pacífico, es más, de un hombre cansado de la lucha por la vida, y que solo quiere que le dejen en paz. Un jubilado, vamos. Pero, ¿puede uno permanecer pasivo si todos los días se sufre un deterioro, una humillación? El gran hallazgo de Ford fue mostrar que el primer indignado por la mentira, la ofensa y la ignominia es un miembro de la familia: su mujer. Es ella la que desprecia a su propio marido y le abandona.

Ford cuenta una hermosa historia de amor, y del estallido de ira producido por el sentimiento de pérdida. La paciencia del Hombre Tranquilo se acaba no porque a él se le agote, sino causada por el desprecio del ser querido.

El autor de la novela acusó a Ford de tergiversar su relato —además, se sentía mal pagado ante el éxito mundial de la versión cinematográfica—. Y es verdad que la concepción del personaje de Sean Thorton es distinta y distante en la novela y en la película. A uno le costaría aceptar un John Wayne como radical irlandés miembro del IRA —aun del IRA pre independencia—, lo que es precisamente el personaje en la novela. Pero a veces las circunstancias políticas ponen de acuerdo lo imposible, e igual cabreo estalla en dos personajes que son el mismo, pero que no lo sabían.

Pero estas cosas solo pasan en la ficción del cine o la novela, ya se sabe.

]]>
Opinión 2012-12-28 08:50:57