Diario Público http://blogs.publico.es/ Columnas y Blogs del Diario Público <![CDATA[Corazón de Olivetti - La Moncloa, regalo envenenado]]>  

¿Por qué vota la gente al Partido Popular? Casi un treinta por ciento, según las encuestas más optimistas, a pesar del Fernándezgate, de la corrupción de nuestra de cada día y de una interpretación de la economía más atenta a lo macro que a lo micro. Aunque al electorado progresista le parezca un disparate, los votantes del PP se rigen por una cierta lógica, la de una hinchada incapaz de renunciar a los colores de su equipo por poco que le guste el capitán o el portero. No se trata tanto de respaldar a lo propio como de frenar a lo ajeno. De ahí que les funcione bien el discurso venezolano contra Podemos: ha logrado que, en ciertos sectores de la opinión pública española, provoque mucho más recelo el remoto Nicolás Maduro que las reformas del propio Mariano Rajoy, redivivo tarzán de las vacas durante la última semana de la campaña, en su viacrucis electoral por granjas y plantaciones de alcachofas.

A los electores del Partido Popular, sin duda, les molesta la corrupción, pero piensan que existe en todos los partidos políticos, incluso aquellos que no han tenido ni ocasión ni tiempo ni espacio para corromperse. Lo de las escuchas al ministro Jorge Fernández Díaz suponen un escándalo pero por lo que supone que pueda grabarse a un ministro, no por el contenido de las conversaciones: los votantes conservadores ya han descontado a Cataluña de su marcador particular y si el titular de Interior espiaba más a siniestros que a diestros, por algo sería, se dirán antes de echar el voto en la papeleta. Y hay más gente en los bares, aflora el dinero de debajo de las losetas y vuelven las escapadas familiares a Marinador, aunque buena parte de la clase media se haya despeñado por el barranco donde los espartanos arrojaban a los tullidos.

El debate es ardiente e incluso dentro de las filas de la derecha, se discute al líder y los sufragistas no las tienen todas consigo por algunas de las leyes promulgadas durante su primer mandato. Pero hay que frenar a las hordas rojas, esa vuelve a ser la consigna, aunque de manera democrática y no al estilo de ochenta años atrás.

Ángel Gurría, contra la OCDE.-

Lo que importa es que España vuelve a ir bien, según pregonan los que saben. Como Mario Draghi, ese italiano que firma los billetes de euro y que aseguró hace un par de semanas en Bruselas que la reforma laboral española supuso “un factor de apoyo al crecimiento de empleo”. Como el secretario general de la OCDE, el ex ministro mexicano de finanzas Angel Gurría, un economista del PRI que, en estos días, elogió la reforma laboral que Rajoy puso en marcha en 2012, porque ha sido capaz de generar un millón de empleo en dos años.

Ambas declaraciones sonaban a discos dedicados, como peticiones del oyente Rajoy a sus locutores económicos favoritos. Pero no deja de sorprender las manifestaciones de Gurría cuando, justamente hace un año, un informe del organismo que vuelve a liderar consideraba que las políticas de activación laboral en España tienen una dotación presupuestaria insuficiente teniendo en cuenta que es el segundo país miembro con la tasa de paro más elevada, por debajo de Grecia. Que la proporción del gasto en estas políticas en España, afirmaba textualmente, era significativo pero “sigue siendo bajo debido al alto nivel de paro”.
Gurría, en su afán propagandista de Mariano Rajoy, olvidaba que el informe de sus técnicos aseguraba que nuestra tasa de paro del 23,7 por ciento a finales de 2014, triplica la del conjunto de los 34 miembros de la OCDE, que se encuentra en torno al 7,1%. Ni siquiera ese millón de empleos creado en los últimos dos años bajo parámetros de precariedad y temporalidad extrema –un 26 por ciento del total de nuestros contratos–, mejora en gran medida dichas previsiones a corto y medio plazo, que seguirían registrando un 19,7 por ciento de paro a finales del presente año.

Ese será uno de los regalos envenenados que recibirá el inquilino de La Moncloa, sea quien sea y si es, a partir de las elecciones del 26 de junio: uno de sus retos estribará en dedicar al fomento del empleo al menos un 1 por ciento del PIB, que es lo que destinan Dinamarca, Suecia y Finlandia cuyo paro es sencillamente ridículo respecto a nuestras cotas de desempleo.

El mayor reto que tendrá que afrontar el nuevo gobierno no es sólo el de crear empleo sino el de velar por la calidad del mismo. Aquel informe de la OCDE, que ahora nadie parece recordar, aseveraba que en España casi una cuarta parte de los trabajadores, mayoritariamente jóvenes o de bajo nivel de cualificación, tienen contratos temporales, frente al 12% de media de la OCDE. También decía que sólo el 20% de los trabajadores con contrato temporal pasó a indefinido en un plazo de tres años, en contraste con el 50% de la media de los países europeos. Como consecuencia, “un gran grupo de personas que quedan abandonadas a encadenar contratos temporales”, máxime con bajos sueldos y con escasas oportunidades de prosperar en los escalafones sociales o laborales. Por no entrar a considerar que la brecha salarial entre un trabajador fijo y un temporal supone alrededor de cinco euros por hora.

Tampoco mencionó Gurría que un 53 por ciento de los desempleados en nuestro país llevan en dicha situación más de 12 meses, cuando el promedio de dicho paro de larga duración estriba tan sólo en un 36 por ciento del total en la mayor parte los países de la OCDE. Por no hablar del paro juvenil, que afecta al 21 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 29 años. También son datos del informe que dicho organismo hizo público hace justo un año. Su contenido criticaba que el salario mínimo en España apenas suponga un 41,1 por ciento del salario medio, cuando en Francia representa un 62,8 por ciento y en Portugal alcanza al 56,6 por ciento.

Claro que la OCDE también avisaba sobre las altas cotizaciones a la Seguridad Social o los elevados impuestos sobre la renta, que podrían contribuir al empleo sumergido entre los trabajadores con rentas más bajas, dado que el impacto de la economía oculta podría situarse en torno al 20 por ciento de la economía oficial y el número de empleos clandestinos podría situarse en torno a los dos millones, incluyendo jubilados y pensionistas que sigan trabajando, según aventuraba recientemente en su blog el converso Ramón Tamames.

Es cierto que aquel informe de la OCDE alababa la reforma laboral de 2012, que el PSOE pretende modificar y Unidos Podemos derogar. Para sus autores, facilitar el despido era un incentivo del empleo cuando en realidad lo único que incentivó a ciencia cierta fue el despido. Tampoco la aplicación de criterios progresivos en el pago de la renta gusta a la OCDE porque sus especialistas creen que dicha práctica inspirada en Robin Hood no incentiva a los currantes con rentas más bajas a ganar algo más porque al superar determinadas barreras los impuestos prácticamente barrerían sus beneficios. ¿Quiere eso decir que no tienen que pagar más los que más tienen o que hay que limar las fronteras fiscales entre los que tienen menos? Ese será uno de los criterios que marque las diferencias entre quien gobierne España a partir de ahora, bien desde criterios neoliberales o socialdemócratas, en el amplio sentido que ya ha adquirido la palabra socialdemócrata.

Contra la Educación.-

Mención aparte sería considerar como alrededor de 500.000 puestos de trabajo que han sido ofertados por las empresas no han sido cubiertos por falta de cualificación de los profesionales españoles. Seguramente, estarían ya en el extranjero cuando salieron dichas plazas al mercado. Antes de la crisis, cada año quedaban vacantes cien mil empleos justamente por lo contrario, porque eran tan ínfimos que los trabajadores de la España del pelotazo preferían no ocuparlos, mantener el desempleo y sobrevivir de las chapuzas.

La administración ha perdido 150.000 empleos en cuatro años y liberales y neocons siguen sosteniendo que el aparato del Estado pesa mucho, cuando en salud o en educación han sufrido una merma casi irreparable. La escuela pública, según datos sindicales, ha perdido alrededor de 26.000 profesores y las tasas de interinos superan, a escala estatal, la cota del 20 por ciento cuando no debieran superar el 6 por ciento.

La Educación y el futuro de la LOMCE, la polémica ley de Wert, será otro de los retos que tendrá que afrontar La Moncloa durante la próxima legislatura. E incluso si volviera a gobernar el PP no parece claro que dicha legislación fuera a mantenerse, al menos en su redacción actual. La derecha, eso sí, no bajará la guardia en sus compromisos con la Conferencia Episcopal a la que ha regalado la obligatoriedad de la religión que cuenta como nota media y ha incrementado en un 150 por 100 el número de alumnos, a la busca de mejorar notas globales: dedicamos 450 millones de euros del erario público a pagar a los profesores de religión católica. Los recortes en recursos y número de profesores han incrementado el desvío de alumnos hacia la enseñanza concertada o privada, que apenas ha experimentado recortes a pesar de que tan sólo un 30 por ciento del alumnado cursa estudios fuera del sistema público.

A grandes rasgos, la Universidad ha sufrido un bocado del 70 por ciento en su financiación, lo que ha hecho estragos en las plantillas del profesorado y en el nivel de calidad docente, por no hablar de la caída de la cuantía de las becas y el incremento de las tasas que vuelve a crear abismos excluyentes para que puedan cursar estudios superiores los integrantes de ninguna familia sin recursos suficientes. A no ser que suscriban un préstamo por estudios a través de algunos productos de entidades bancarias. Lo cierto es que alrededor de cien mil estudiantes habrían abandonado sus estudios al carecer de soporte económico para proseguirlos.

Para colmo, Bruselas reclama más recortes en educación: actualmente el Estado en su conjunto –autonomías incluidas—le dedica un 4,6 por ciento del PIB, pero la Unión Europea insiste en reducir dicha cifra al 3,9 por ciento. ¿A costa de qué? ¿Seguiremos perdiendo 7 mil millones de euros de inversiones, como ha venido ocurriendo en los últimos seis años? Seguirá habiendo escolares en caracolas, bajo techo de uralita o sin centros para menores de tres años como se prometiesen en su día. Por no hablar de otros servicios educativos que permitan mejorar los baremos de éxito docente.

¿Se mantendrá la LOMCE o, al menos, se reformarán algunos de sus aspectos más polémicos? Por ejemplo, las reválidas, retrasadas en diversas comunidades autónomas a ver qué pasa en las elecciones y pueden derogarse o modificarse. Como el maltrato a las humanidades por mor de una educación que busca la rentabilidad, no el conocimiento. Y a la FP, que puede convertirse en una tapadera para el empleo precario, so pretexto de su año de prácticas.

Las medidas de Rajoy.-

El regalo envenado de La Moncloa incorpora, desde el día 23, un alien: los efectos del Brexit sobre la economía española, que como parecía vaticinar el desplome de la Bolsa del viernes podría alcanzar a nuestros bolsillos de forma bien diversa, si se confirma que la devaluación de la libra pudiera llegar al 20 por ciento de su valor actual, mientras que el euro tampoco atraviesa buenos momentos. Dicha circunstancia y la previsible inflación británica podría afectar a sectores tan impensables como el de la exportación e importación, el turismo –15 millones de turistas al año que invierten 13.000 millones de euros– o las ochocientas mil viviendas que los británicos poseen en territorio español. Por no hablar de más de diez mil trabajadores españoles en Gibraltar que vieron como el pasado viernes el cambio de su salario semanal ya se redujo casi en un diez por ciento.

¿Quién va a poder gobernar y en qué circunstancias si entre 2016 y 2017 la Unión Europea nos impone un nuevo ajuste fiscal de más de 8.000 millones, realizando ajustes estructurales adicionales del 0,75 por ciento? ¿Qué partido tendrá mayores garantías de éxito a la hora de negociar una flexibilización de dicha exigencia? Imposible saberlo, por más que Felipe González se haya sumado a la ola apocalíptica contra Unidos Podemos. La receta será recortar gastos, de lo que son muy partidarios los conservadores, sobre todo si afecta más a los gobiernos autonómicos a pesar de tener las mayores competencias de gobierno en la esfera de lo cotidiano. O bien aumentar impuestos, una bandera que sólo esgrime la izquierda. Otros, PSOE y Ciudadanos, se mueven más en la hipótesis de estimular la economía para que haya más ingresos, pero parece poco probable que esa tercera vía resulte suficiente para que cuadren los números.

El Gobierno del PP, que pasa por ser un buen alumno de las políticas europeas de austeridad, lleva varias semanas intentando que no se nos multe con 2.000 millones de pesetas por el desvío del déficit público de 2015. Y no parece que vaya a tener éxito: en julio, la Comisión Europea hará efectivas presumiblemente sus sanciones contra España y Portugal, lejos del trato de favor que inexplicablemente ha dispensado a Francia o a Italia, en condiciones parecidas, en cuanto al tiempo de prórroga para ajustar los números rojos. El Brexit puede condiciones en gran parte si se adoptan o no dichas sanciones, pero la carta secreta que Mariano Rajoy envió a Jean Claude Juncker meses atrás no dejaba lugar a dudas: “Conscientes de la necesidad de salir del procedimiento por déficit excesivo cuanto antes, en la segunda mitad del año, una vez haya un nuevo Gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas, si se requieren, para cumplir con el objetivo”, manifestaba Rajoy que ha seguido insistiendo en bajar impuestos, aunque su actitud se parezca a la contumaz determinación de los suicidas. Si sigue el PP en La Moncloa, seguramente no seguirá él. Pero la promesa de “nuevas medidas” seguirá vigente.

A nadie le amarga un dulce, pero tampoco podría decir ningún político que no a ese regalo envenenado. Los electores del Partido Popular confían en que los suyos tienen la solución y van a votar a mansalva. Habrá que considerar si los restantes electores confíamos en otras propuestas distintas a las que nos han llevado a este callejón sin salida. Así que, antes de echarnos a temblar, sería cosa hoy –digo yo– de echarnos a votar. Buenas urnas y buena suerte.

]]>
2016-06-26 08:07:18
<![CDATA[Strambotic - ¡Bienvenidos al año 2028! Así iba a ser la Barcelona del futuro, según un proyecto de 1929]]> 13332996_585897171582006_5807681141289771802_n

En 1929, el arquitecto menorquino Nicolau Maria Rubió i Tudurí , afincado en la Ciudad Condal, presentó el proyecto Barcelona Futura durante la celebración de la Exposición Universal. En su espectacular visión de una Barcelona del año 2028 , imaginaba a la Ciudad Condal como una supermetrópolis con los cielos cruzados por pequeños aviones que te llevarían desde tu casa a cualquiera de los aeropuertos situados en las azoteas de los edificios, con barrios-jardin o  puentes gigantescos sobre el Llobregat, montados en pilastras habitables y llenas de tiendas, una ciudad donde se podría vivir.

Quedan 22 años para el 2028 y en Strambotic hemos querido comprobar si vamos rezagados o  adelantados a los planes de Rubió i Tudurí. Si siempre quisiste viajar al futuro, no te hace falta un DeLorean. Nosotros te llevamos.

Visiones del futuro en la Barcelona de 1929

En 1929, la prensa catalana se animaba a presentar en sus páginas una Barcelona futurista llena de rascacielos y sobrevolada por zeppelines, el hito tecnológico del momento. Según Armando Boix, en esta imagen se mostraba la Vía Laietana.

13315570_585896801582043_4727796088849848416_n

Y en esta, un monumental viaducto conectando Tibidabo con Montjuïch.

13332996_585897171582006_5807681141289771802_n

El arquitecto de la Barcelona del 2028

Nicolau Maria Rubió i Tudurí nació en Menorca en 1891 en el seno de una familia burguesa que se estableció en Barcelona en 1897. Allí se graduó en la Escuela de Arquitectura, en 1915, pasando a ser a ser profesor de arquitectura de jardines en la Escuela Superior de Bellos Oficios de la Mancomunidad de Cataluña. En 1917 fue nombrado director de Parques y Jardines de Barcelona y en 1920, arquitecto municipal de Esplugas de Llobregat.

foto tuduri

En 1929 se celebró la Exposición Internacional de Barcelona,  en la que Rubió i Tudurí había recibido el encargo de diseñar los hoteles de la Plaza de España. Aprovechó el evento para presentar su proyecto de Barcelona futura. En este, planteó por primera vez una visión de la Ciudad Condal como área metropolitana, instalando una gran maqueta con cifras y estimaciones sobre el potencial de crecimiento real de la capital catalana.

bcn-futura1

Rubió exhibió además una serie de curiosas imágenes con las que mostraba su visión de la Barcelona dentro de un siglo.

Para él, claro. A nosotros nos queda menos de una década. Estas eran algunas de sus propuestas.

Aeropuerto de barrio

Año 2028:

“Una estación aérea en la ciudad futura”

bcn-futura8

Año 2016:

Hoy no te encontrarás aviones aterrizando en las azoteas de los edificios barceloneses, pero sí helicópteros.  egún la web de Barcelona Televisió existen cinco helipuertos en Barcelona y seis más en el area metropolitana, casi todos en hospitales. Hay uno hasta en el Hotel Rey Juan Carlos I.

helipuertos

El puente sobre el río Llobregat

Año 2028:

“El Puente del Llobregat, sostenido por grandes pilastras que podrían ser utilizadas para viviendas o para el comercio”.

bcn-futura2

Año 2016:

El último puente sobre el Río Lobregado del que tenemos noticia es el de Gola del Llobregat, finalizado el pasado 2015 y que aligerar la saturación del paso de Mercabarna. Según El Periódico, la obra es “considerada icónica por los ingenieros por su singularidad y atrevimiento técnico“. Falta colocar las grandes pilastras (qué palabra tan sonora y tan bonita:”pilastra, pilastra”) y llenarlas de viviendas y tiendas.

Puente Llobregat

Puerto franco

Año: 2028

“El paso del Llobregat cuando el puerto franco lo haya convertido en centro de gran movimiento y de unión con las grandes poblaciones de su cuenca: el puente es la continuación de la calle de Cortes.”

bcn-futura3

En 1920 Barcelona se anexionó 900 hectáreas de L’Hospitalet para la construcción de un puerto franco. A cambio, la ciudad recibió 85.000 pesetas de la época y curiosas compensaciones como por ejemplo, que la Ciudad Condal se hiciera cargo de los perros vagabundos de L’Hospitalet o que pagase las vacunas contra la viruela. El año pasado, informaba La Vanguardia, el ayuntamiento de la localidad expropiada se planteaba reclamar una parte de la que hoy se denomina Zona Franca.

LV_20130717_LV_ECONOMIA_D_54377605369-992x558@LaVanguardia-Web

Barrio-jardines

Año: 2028

“Un barrio-jardín de la ciudad futura”

bcn-futura6

Año: 2016

Seguramente Nicolaú Maria Rubió, como buen amante de la jardinería, imaginaba una Barcelona repleta de sus barrio-jardines, una especie de islas urbanas rodeadas de vegetación en las que la naturaleza y el ser humano viviesen en armonía. Pero la cosa no evolucionó como proyectó el arquitecto balear, así que, mientras esperamos la formación de gobierno y la llegada del año 2028, te recomendamos una ecoaldea tipo Can Masdeu o, si tienes dos millones de euros en el bolsillo, una urbanización de lujo como la de Sant Vicenç de Montalt. Paisaje bucólico a golpe de talonario.

Supermaresme-40

Barriada Industrial

Año: 2028

“Una barriada industrial de la ciudad futura”

bcn-futura7

Año: 2016.

La desindustrialización producida por la crisis económica no ha afectado a los polígonos de Rubí, localizada la en región metropolitana de Barcelona y que, según un estudio publicado el año pasado por el INE y del que se hizo eco Expansión, es la ciudad española con mayor proporción de trabajadores en el sector industrial. Y sin tanta chimenea ni humareda como en la imagen del mahonés.

nave_industrial_en_venta_en_calle_luxemburg_rubi_de_4_361_m_por_1_090_000_1620132460408766959

BONUS TRACK CINÉFILO:

En Strambotic tenemos verdadera devoción por Fritz Lang y por los GIFs, así que no podíamos dejar de despedirnos con este loop de la película Metrópolis, estrenada en 1927 y que, de haberla visto, pudo influenciar a Rubió Tudurí a la hora de crear su Barcelona del futuro.

¡Nos vemos en el 2028!

Con información de Rubioytuduriontour, el muro de facebook del gran Armando Boix y Wikipedia.

Jaime Noguera es rata de biblioteca y autor de España: Guerra Zombi.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Abundando:

Ocho edificios que, evidentemente, están dedicados a Satán

Diez imágenes asombrosas de Ibiza de antes de la revolución turística

– Nueve camisetas de grupos musicales más famosos que los conjuntos que las inspiraron

– Las diez mejores canciones para deleitarse con la marihuana

 

]]>
2016-06-26 07:39:28
<![CDATA[Dominio Público - Más pobreza y desigualdad polarizada]]> Elías Trabada Crende
Sociólogo

Recientemente, se publicaron los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2015, con trabajo de campo realizado en la primavera de ese año pero donde los ingresos económicos y estimaciones sobre rentas y tasas de riesgo de pobreza se refieren al año anterior. La comparación con los resultados de las ECV de 2008 y 2012 nos permite conocer en qué sentido ha evolucionado el escenario socioeconómico en cuanto a los fenómenos de la pobreza y desigualdad, a raíz de la última crisis capitalista y las políticas y medidas neoliberales aplicadas en España por el Gobierno del PP y la Troika. En principio, observamos que la renta media por hogar de la ECV de 2015 supone una disminución manifiesta con respecto a las encuestas de 2008 (-9,4% ó -8,5% con alquiler imputado) y 2012 (-6% ó -5,2% con alquiler imputado).

La importante caída de la renta media ha derivado en el aumento de los hogares con carencias materiales en aspectos muy necesarios para la vida cotidiana: en concreto, observamos que los hogares que no pueden permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada supusieron el 10,7% en la ECV de 2015, porcentaje que superó con claridad el estimado en la encuesta de 2008 (6,2%) y también en la de 2012 (9%). Asimismo, la proporción de hogares que han tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal en los últimos 12 meses creció hasta el 9,4% en la ECV de 2015, superando con holgura los porcentajes respectivos de las dos encuestas anteriores, tal como se refleja en la siguiente tabla. En general, la representación de los hogares con dificultad o mucha dificultad para llegar a fin de mes aumentó hasta abarcar el 33,7% del total de hogares entrevistados en 2015.

graf1

Tras la lectura de esos indicadores con valores manifiestamente en alza, podemos deducir que la población en situación de pobreza ha aumentado: efectivamente, el valor de la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (indicador AROPE) ascendió desde el 23,8% de la población española en la ECV de 2008 al 27,2% en la encuesta de 2012 y prosiguió creciendo hasta el 28,6% en la ECV de 2015. Este indicador sintético incluye a la población que está en alguna de las siguientes situaciones: a) en riesgo de pobreza, b) con carencia material severa y c) en hogares sin empleo o con baja intensidad en el empleo (las personas se cuentan solo una vez en el caso de estar incluidas en más de una de esas tres situaciones y se descartan las que superan los 59 años). Señalar que los valores de estos tres componentes de la tasa AROPE aumentaron sin vacilaciones en los dos segmentos temporales que analizamos.

A continuación, atendamos a dos indicadores sobre la distribución de la renta e ingresos disponibles entre la población: la ratio S80/S20 y el coeficiente de Gini. El primero, expresa la relación entre la renta disponible total del 20% de la población con ingresos más elevados y la del 20% con ingresos más bajos: la ratio S80/S20 creció desde 5,6 en la ECV de 2008 a 6,5 en la de 2012 y continuó subiendo hasta 6,9 en la encuesta de 2015. El segundo indicador, se refiere a la distribución de los ingresos y su valor expresa la proporción acumulada de población entre 0 (equidad perfecta) y 100 (desigualdad perfecta): el coeficiente de Gini también aumentó entre las ECV de 2008 a 2012 (de 32,4 a 34,2) y prosiguió en la corriente de subida alcanzando el valor de 34,6 en la encuesta de 2015.

Por consiguiente, no sólo ha aumentado la proporción de población en riesgo de pobreza o exclusión social en España, sino también la desigualdad económica en su estructura social. Además, la evolución en ascenso de los porcentajes de hogares con carencias materiales relevantes entre las Encuestas de Condiciones de Vida de 2012 y 2015 nos advierte sobre la cronificación de la pobreza. Asimismo, el alza de la ratio S80/S20 y del coeficiente de Gini nos avisa de una mayor desigualdad que parece polarizarse entre las clases baja y alta, por un empobrecimiento significativo de la clase media, proceso que ha desclasado a parte de sus hogares hacia abajo, impulsados por la crisis económica y un mercado de trabajo que se dualiza y precariza en mayor grado por la reforma laboral promovida por el PP.

El paro de masas, de larga duración y el acusado declive de la cobertura pública del desempleo, destacan como los principales factores de crecimiento de la pobreza y desigualdad desde 2008 en España. En concreto, la tasa AROPE entre la población parada de 16 y más años creció diecinueve puntos entre las ECV de 2008 (42,1%) y 2015 (61%), mostrando una evolución inversa con respecto a la tasa de cobertura del desempleo que retrocedió otro tanto (-19 puntos: de 76,5% a 58,8%, desde junio de 2007 a 2014).

 

graf2

Pero una recuperación económica basada en el crecimiento del empleo precario, intermitente y con remuneraciones bajas, también contribuye, sin lugar a dudas, a acentuar y cronificar la pobreza, desigualdad y polarización socioeconómica en el Estado español, pues no solamente han aumentado las y los asalariados con retribuciones por debajo del umbral de riesgo de pobreza, sino que también se ha agrandado la brecha salarial entre los niveles bajos y altos de la estructura ocupacional. De hecho, la tasa AROPE entre la población ocupada de 16 y más años principalmente ha aumentado entre las ECV de 2012 y 2015: de 14,3% a 18,1% de personas ocupadas en riesgo de pobreza o exclusión social. Ciertamente, con la precarización del empleo promovida por la reforma laboral de 2012, el trabajo asalariado ha dejado de ser una condición suficiente para superar el umbral de riesgo de pobreza; por el contrario, aumentan las y los «trabajadores precarios y pobres».

En definitiva, después de la última crisis capitalista y con las políticas y medidas neoliberales implementadas, se difunde un escenario socioeconómico de más pobreza, desigualdad y polarización, entre las clases de abajo y las de arriba de la estructura social. Urge un cambio copernicano de las políticas y medidas públicas, concentrando las actuaciones de un Gobierno del cambio en reducir de manera significativa la pobreza severa y la desigualdad que se polariza, derogando la reforma laboral de 2012 y promoviendo con determinación el trabajo digno y estable, una renta mínima garantizada para todos los hogares con unos ingresos por debajo del umbral de riesgo de pobreza y, simultáneamente, impulsando un parque público de viviendas de alquiler social.

]]>
2016-06-26 06:57:46
<![CDATA[Tremending Topic - “A estas horas, Aznar ya ha hecho más de 250 reflexiones”]]> Por Yeray Calvo

Hoy es un día para la reflexión

Tenemos materia prima para reflexionar. Vaya que si tenemos…

¡Todos a reflexionar!

Y este domingo habrá nuevas elecciones. Ya está todo preparado

Votad con todas vuestras fuerzas

Esperamos que haya una alta participación

Los dirigentes de los partidos han llegado muy fuerte al cierre de campaña. Por todo lo alto

Los conservadores han utilizado una canción cuyo título les viene que ni pintado para el cierre de campaña del PP en Valencia. Qué gran bienvenida para Rajoy

Los que llegan algo agotados, desquiciados diría yo, de tantas elecciones, son los ciudadanos

Mientras tanto, en un mundo paralelo, Miquel Iceta…

Por último, seguimos con el asunto del Brexit en la cabeza

Noel Gallagher, presidente

LO ESTÁS VIENDO LO ESTÁS RIENDO (LOS TUITS ABSURDOS DEL DÍA)

]]>
2016-06-25 20:50:12
<![CDATA[Solución Salina - Rajoy descubre España]]> RAJOY DESCUBRE ESPAÑA es una colección para votantes de edades comprendidas entre los 18 y los 114 años. Sus fotos pretenden estimular la imaginación del elector a partir de diferentes centros de interés. De la mano de Rajoy, el votante podrá identificarse con los distintos personajes y situaciones, y revivirá escenas cotidianas de su campaña. Además, la colección también ayudará a padres y educadores a despertar la curiosidad mariana por las cosas, hechos y personajes del mundo que rodea al candidato.

Rajoy en la lonja

Santa Pola AFP

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

Rajoy en la fábrica de jamones

Montesierra, Jerez de la Frontera

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

Rajoy en la granja

explotación ganadera en San Martín de Podes, Asturias

Reuters

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

Rajoy en la heladería

Adra, Almería

Efe

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

Rajoy en la finca de alcachofas

Rajoy en el bar

España tiene xx bares por cada cien habitantes. Difícil que Rajoy no se deje caer por alguno.

España-Turquía

Tarek / PP

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

Rajoy en la NASA

Campofrío

Áreas de aprendizaje: Animales, Opuestos, contrarios, colores, números, vocabularios, Respeto por los animales

 

]]>
2016-06-25 17:29:17
<![CDATA[El repartidor de periódicos - El ‘Marcelogate’ aparca en los kioskos]]> Como soy un nostálgico, me encanta que la prensa digital llegue tanto a los kioskos como en esta semana. Ya sé que esta reflexión la podía haber hecho al pie de la exclusiva de cualquier otro diario digital. Y ruego que disculpéis mi cicatera elegancia. Esta semana, sin duda alguna el protagonista de la cosa nacional fue nuestro ángel Marcelo, que esta semana fue aparcando el coche del ministro Jorge Fernández Díaz delante de todos los kioskos. No se haga ilusiones el lector: en ningún caso fue multado.

elpais.200El País

Arrancó el miércoles con el tema El País, quizás algo timorato, relegándolo a la página 26 (penúltima de la sección nacional) y bajo un titular bastante elisivo: CDC y ERC piden la dimisión de Fernández Díaz y del director de la Oficina Antifraude catalana. Dimisiones se piden todos los días. Incluso de dos en dos, como esta. Daba el periódico de Prisa prioridad a informaciones tipo “A Iglesias le iría bien el pilates para mejorar postura” (pág 25) o a un clásico y estiloso La Asamblea de Venezuela pide ayuda a España para investigar a Podemos.

La tormenta que al día siguiente desató el asunto sobre teles, radios, webs, redes, bares, arzobispos y marquesas reorientó ligeramente la concepción que tienen los editores de El País sobre lo que le interesa más o menos a los lectores españoles. Quizá corrigiendo ese aleve despiste profesional se amortigüe  algo el constante declive del diario. En resumen, que llevó a segundo titular de portada el Marcelogate y, en páginas interiores, le dedicó el primer editorial y las tres primeras páginas de nacional.

El colofón que hoy nos da El País viene en forma de andanada, no vaya a ser que nos durmamos en la jornada de reflexión: El Brexit y el caso Fernández Díaz dan un vuelco al final de campaña y El rechazo británico a la UE inquieta a Podemos. La que han liado, Cameron y Marcelo. Par de angelitos.

 

abc.200ABC

Es comprensible que ABC no arrojara a portada ese miércoles el careto de Fernández Díaz. Prima en este caso el interés informativo. Desvela a los españoles que su presidente en funciones y candidato es incluso capaz de disfrazarse de reverso de La muchacha en la ventana de Salvador Dalí para ganar unas elecciones. Y no creo que el sacrificio vaya a pasar yermo por el 26-J. Apuesto a que Rajoy arrasa en el distrito madrileño de Chueca.

AS02157El caso es que el Marcelogate que nos concierne se le fuye al torcuatiano diario a la página 27, a dos medias columnas sobre un faldón, ay, de propaganda del PP, con Mariano Rajoy fotografiado con muchos más recatos y pudores que en portada. La verdad es que pierde. Los chicos de Pontevedra quedan siempre mejor al natural.

Bieito Rubido no tardó en poner la maquinaria en marcha, y al día siguiente amaneció con el fiero rostro de Fernández Díaz hacíendose un Soria en portada: “Estoy absolutamente tranquilo; no hay ninguna ilegalidad”. Nada de editorial en la 4. Demasiada competencia: el Brexit populista y la financiación venezolana de Podemos, que ha desbancado a Georgie Dann para canción del verano.

En el interior hay unanimidad: la conversación “no tiene nada de extraño”, dice Mayte Alcaraz en la única columna de opinión que reacciona ante la grabación. Se conoce que al resto de los opinadores de la casa no les encontró un hueco el ángel Marcelo. Después una doble página que informa mucho de las reacciones pero poco de las conversaciones que las inspiraron. De hecho, solo se extractan cuatro frases individualizadas e insuficientes para comprender absolutamente nada. Y, finalmente, paginón de entrevista con el ministro desautorizando a la fuente, y después, ya olvidado el tema, hablando mucho de elecciones y de Cataluña.

Cayendo a viernes, el ABC no se arredra, y su columnista Jaime González nos alumbra que “el tono y el contenido del diálogo responden al patrón de las interlocuciones que desde hace cuarenta años se vienen produciendo en los despachos del poder”. O sea, al grito de “le tenemos pillao, pillao, pillao; yo estoy a sus órdenes, ministro” nos han gobernado esta última y licenciosa democracia, y a Jaime González le parece correcto: sospecho que también al abecedero le tienen (o se tiene) pillao, pillao, pillao.

Unas páginas más adelante, David Gistau minimiza a la gestapillo del ángel Marcelo recordándonos que estas ”maniobras orquestales en la oscuridad no han dejado ni un solo muerto”. Como elegante manipulador que es, Gistau olvida una frase pronunciada en esas conversaciones: ”Les  hemos destrozado el sistema sanitario”, se jacta De Alfonso ante el impertérrito ministro.  Son muy diversas y caprichosas, David, las formas de matar.

Carlos Herrera va más allá: acusa a Público de recibir la grabación, de comunicárselo a Pablo Iglesias, de mediar entre el filtrador y Podemos para canjear el audio por un puesto en la cúpula policial en el futuro Gobierno. Mi director, que es muy de Billy Wilder, tiene que estar encantado.

Por suerte ese viernes no dedicaron su editorial al asunto. Hubiera sido catastrófico. Estaban demasiado ocupados en pedir el voto al PP, que hoy es día de reflexión. Porque “ABC no se solapa con ningún partido”.

larazon.200La Razón

A Paco Marhuenda, comisario honorario, le estuvieron dando sales de las 20.10 de la tarde del martes y no pudo meter el Marcelogate en su periódico. Ni siquiera con dismulo, como los otros. Pobre criatuta.

Al día siguiente, como ABC, dedicó su portada a las lamentaciones del ministro, y el arranque de nacional a otra larga entrevista, que podían haber hecho a medias con su periódico hermano. En su editorial, La Razón nos advierte de que “si el contenido de una reunión de hace dos años se ha publicado a cuatro días de unos comicios, es evidente que hay una voluntad de interferir en el resultado”.

Olvida Marhuenda que él, por ejemplo, lanzó dos globos sonda muy coloristas en la portada de su periódico a cinco días del 20-D: La justicia investiga a Carmena al ver indicios de delito en los negocios de su marido y El número uno de podemos por La Coruña apoya a De Juana, condenado por 25 asesinatos.  Córtate un poco, Paco, coño.

Al día siguiente, ya a la desesperada, cargan contra Albert Rivera y su presunto cambalache con De Alfonso. Pobre Ibex 35. Qué sinvivir.

elmundo.200,El Mundo

Tan recatado el martes como los demás, coincide en que ERC y Ciu piden que Fernández Díaz cese (pág. 17). Al día siguiente, por fin, alguien dice lo que todos sospechábamos, y en página editorial: “Este oscuro episodio pone en cuestión el buen juicio del ministro”, señala el diario que ahora dirige Pedro Cuartango. Este ministro de Interior, en cualquier país civilizado, lo que requeriría es tratamiento: no se puede mantener la crueldad de dejar sin medicar a un tío que tiene ángel de la guarda, condecora vírgenes y, en sus ratos libres, se cree M, el jefe de James Bond, en la penumbra de su despacho. Si es que es verdad que nos han destrozado la sanidad.

]]>
2016-06-25 10:09:46
<![CDATA[Las carga el diablo - La democracia es lo que tiene, que nunca llueve a gusto de todos]]>

Tras los resultados del referéndum británico, asombrado estoy con la cantidad de gente que anda por ahí rasgándose las vestiduras, ¿qué es lo que temen exactamente? O jugamos a la democracia, o rompemos la baraja. La grandeza de la democracia es que la decisión de la mayoría después de una votación no tiene por qué coincidir con los intereses de una buena parte de los que acuden a las urnas. Las reglas del juego son que quienes no obtienen la mayoría aceptan la decisión de quienes consiguen reunir el mayor porcentaje de votos.

¿Dónde está lo malo de que el resultado de una votación no coincida exactamente con lo que en principio eran nuestros intereses? ¿Quién nos dice que nosotros estábamos en lo cierto y quienes pensaban lo contrario, no? Y si quienes pensaban lo contrario resultan ser más, ¿qué pasa, que estaban equivocados?, ¿que yo no tengo que ponerme delante del espejo y plantearme por qué me he creído que era el rey del mambo y que la razón pasaba exactamente por donde yo me planteaba? Pues mire usted, pues no, usted estaba equivocado porque hay una mayoría que ha decidido que las cosas tienen que ser exactamente al contrario de como usted se creía. Y si usted es un verdadero demócrata, lo que tiene que hacer es agachar las orejas, acatar la decisión mayoritaria y poner todas sus energías al servicio del nuevo mapa político y económico, de la nueva decisión mayoritaria.

Esto de la democracia o nos lo tomamos en serio, o de lo contrario maldita la gracia. Lo que ha pasado en Gran Bretaña es un terremoto en toda regla. No nos lo esperábamos, pero ahí están los resultados, ¿cuál es el problema?  Lo que toca es asimilarlos y ponerse a trabajar para que ese resultado tenga las mejores consecuencias. Los apocalípticos son siempre sospechosos. Detrás de cada apocalíptico hay siempre alguien que quiere preservar algo que él mismo sospechaba de antemano que no contaba con la aprobación de la mayoría. Hay una grandiosa lección democrática detrás de los resultados del referéndum británico: las cosas no son como tú quieres que sean, sino como son, y si realmente eres un demócrata, lo que te toca es remangarte y empezar a trabajar cuanto antes para gestionar esos resultados, no ponerte a llorar como Boabdil cuando perdió Granada.

Se abre un tiempo interesante y con enormes desafíos, pero yo no tengo por qué creerme que lo que nos toca vivir como consecuencia de la decisión de los británicos este 23 de junio tenga que ser necesariamente malo. Por encima de cualquier otra consideración, siempre defenderé la grandeza de la democracia, de la consulta, de contar con la opinión de los ciudadanos, entre otras cosas porque los políticos, salvo en las dictaduras, han de funcionar siempre como empleados de aquellos que los votamos y si quieren trabajar en esto, lo que les toca es demostrar su competencia para estar donde están gestionando los resultados de cada decisión de la gente que los ha puesto ahí.

Eso justamente es lo que nos espera este 26 de junio en nuestro país. Quienes resulten elegidos han de subirse las mangas y ponerse a gestionarlo inmediatamente. Y dejarse de gaitas de una puñetera vez, que ya está bien. Son nuestros representantes, nuestros empleados, y como tales han de comportarse. Y si no, les firmamos la carta de despido -con la legislación laboral vigente, para que sepan lo que vale un peine-, y a otra cosa mariposa.

J.T.

]]>
2016-06-25 08:39:26
<![CDATA[Pensamiento crítico - Lo que los medios no dicen sobre las causas del Brexit]]> Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

No hay pleno conocimiento y conciencia en las estructuras de poder político y mediático (que en terminología anglosajona se llama el establishment político-mediático) que gobiernan las instituciones de la Unión Europea, así como las que gobiernan en la mayoría de países que constituyen tal Unión, de lo que ha estado ocurriendo en la UE y las consecuencias que las políticas propuestas e impuestas por tales establishments han estado teniendo en las clases populares de los países miembros. Durante estos años, después del establecimiento de la Unión, se ha ido germinando un descontento entre estas clases populares (es decir, entre las clases trabajadoras y las clases medias de renta media y baja) que aparece constantemente y que amenaza la viabilidad de la UE.

El rechazo de las clases populares a la UE

Indicadores de tal descontento han aparecido ya en muchas ocasiones. Una de las primeras fue el resultado del referéndum que se realizó en varios países de la UE que, por mandato constitucional, tenían que hacer para poder aprobar la Constitución europea. En todos los países donde se realizó el referéndum, la clase trabajadora votó en contra. Los datos son claros y contundentes. En Francia, votaron en contra el 79% de trabajadores manuales, el 67% de los trabajadores en servicios y el 98% de los trabajadores sindicalizados; en Holanda, el 68% de los trabajadores; y en Luxemburgo, el 69%. Incluso en los países en los que no hubo referéndum, las encuestas señalaban que, por ejemplo en Alemania, el 68% de los trabajadores manuales y el 57% de los trabajadores en servicios hubieran votado en contra. Unos porcentajes parecidos se dieron también en Suecia, donde el 74% de los trabajadores manuales y el 54% de los trabajadores en servicios también hubieran votado en contra. Y lo mismo ocurrió en Dinamarca, donde el 72% de los trabajadores manuales hubieran también votado en contra.

El rechazo a la UE por parte de la clase trabajadora ha ido aumentando

Otro dato que muestra tal rechazo fue el surgimiento de partidos que explícitamente rechazaron la Unión Europea, partidos cuya base electoral fue precisamente la clase obrera y otros segmentos de las clases populares que antes, históricamente, habían votado a partidos de izquierdas, siendo el caso más conocido (pero no el único) el del partido liderado por Le Pen y que, según las encuestas, podría ganar las próximas elecciones en Francia. En realidad, la identificación de los partidos de izquierda tradicionales con la Unión Europea (y con las políticas neoliberales promovidas por el establishment de tal Unión) ha sido una de las mayores causas del enorme bajón electoral de estos partidos en la UE (y, muy en particular, entre las bases electorales que les habían sido más fieles, es decir, entre las clases trabajadoras). Para que baste un ejemplo, en Francia, si la mitad de los votos (predominantemente de la clase trabajadora) que habían apoyado al partido de Le Pen hubieran sido para la candidata socialista Ségolène Royal, ésta hubiera sido elegida Presidenta de Francia. En paralelo con la pérdida de apoyo electoral, los partidos socialdemócratas en la UE perdieron también gran número de sus militantes. El caso más dramático fue el del Partido socialdemócrata alemán que, junto con la pérdida de apoyo electoral, perdió casi la mitad de sus militantes, de 400.000 en 1997 a 280.000 miembros en 2008.

La evidencia es pues abrumadora que la identificación de tales partidos de izquierda (la mayoría de los cuales han sido partidos gobernantes socialdemócratas que han jugado un papel clave en el desarrollo de las políticas públicas promovidas por la UE) con la Unión ha sido una de las principales causas de su enorme deterioro electoral y de la pérdida de su militancia.

El rechazo a la UE ha ido aumentando más y más entre las clases populares, a la vez que ha ido aumentado el apoyo entre las clases más pudientes

Por desgracia, las encuestas creíbles y fiables sobre la UE (que son la minoría, pues la gran mayoría están realizadas o financiadas por organismos de la UE o financiadas por instituciones próximas) no recogen los datos de la opinión popular sobre la UE según la clase social. Sí que los recogen por país, y lo que aparece claramente en estas encuestas es que la popularidad de la UE está bajando en picado. Según la encuesta de la Pew Research Center, las personas que tienen una visión favorable de la UE ha bajado en la gran mayoría de los 10 mayores países de la UE (excepto en Polonia). Este descenso, desde 2004 a 2016, ha sido menor en Alemania (de un 58% a un 50%) pero mayor en Francia (de un 78% a un 38%), en España (de un 80% a un 47%). Grecia es el país que tiene un porcentaje menor de opiniones favorables a la UE (un 27%).

Ahora bien, aunque raramente se recoge información por clase social, sí que se ha recogido el distinto grado de popularidad que la UE tiene según el nivel de renta familiar. Y, allí, los datos muestran que hay un gradiente, de manera que a mayor renda familiar, mayor es el apoyo a la UE. Es razonable, pues, suponer que la parte de la población que tiene una visión más desfavorable de la UE es la clase trabajadora y otros componentes de las clases populares.

Y lo que también aparece claro en varias encuestas es que una de las mayores causas de tal rechazo es la percepción que las clases populares tienen del impacto negativo que tiene, sobre su bienestar, la aplicación de las políticas propuestas por el establishment político-mediático de la UE. Esta percepción es mucho más negativa entre las clases populares (clase trabajadora y clases medias, de renda media y baja) que no entre las clases más pudientes. En realidad, el rechazo, siempre especialmente agudo entre las clases populares, es claramente mayoritario entre la gran mayoría de la población. Ahí vemos que, según la encuesta Pew, el 92% de la población en Grecia desaprueba la manera como la UE ha gestionado la crisis existente en Europa; tal porcentaje es de 68% en Italia, el 66% en Francia y el 65% en España, países donde precisamente el descenso del porcentaje de población con la opinión favorable de la UE ha sido mayor.

Este rechazo a la UE existe también entre la clase trabajadora del Reino Unido

Es en este contexto descrito en la sección anterior, que debe entenderse el rechazo de las clases populares del Reino Unido, rechazo que ha ido claramente acentuándose en los barrios obreros de aquel país, y muy en especial en Inglaterra y el País de Gales. El voto de rechazo a la permanencia en la UE procede en su mayoría de las clases populares. Y ha sido un voto no solo anti-UE pero también (y sobre todo) un voto anti-establishment británico y, muy en particular, anti-establishment inglés, siendo este último el centro del establishment británico, pues concentra los mayores centros financieros y económicos del país. El establishment británico y el establishment de la UE habían movilizado todo tipo de presiones (por tierra, mar y aire) a fin de que el referéndum fuera favorable a la pertenencia. De esta manera, es un claro signo de afirmación y poder que las clases populares se opusieran y ganaran al establishment. Por otra parte, los datos mostraban que lo que ha ocurrido, iba a ocurrir. La popularidad de la UE en el Reino Unido pasó de ser un 54% (ya uno de los más bajos de la UE) en 2004 a un 44% en 2016 (según Pew). En realidad, el Reino Unido es el país donde el porcentaje de población opuesta a dar mayor poder a la UE es mayor (65%) después de Grecia (68%) Y, según otras encuestas, el sector menos entusiasta con la UE eran las clases populares, que gradualmente han ido transfiriendo su apoyo electoral del Partido Laborista al partido UKIP (el partido anti EU).

La supuesta excepcionalidad de España

Es un dicho común en los mayores medios de comunicación que España es uno de los países más pro-EU, lo cual es cierto, pero solo en parte (lo mismo era cierto con Grecia). Es lógico que Europa, percibida durante muchos años como el continente punto de referencia para las fuerzas democráticas, por su condición democrática y su sensibilidad social, se convirtiera en el “modelo” a seguir por países como España, Portugal y Grecia, que sufrieron durante muchos años dictaduras de la ultraderecha, seriamente represivas y con escasísima conciencia social. Para los que luchamos contra la dictadura, Europa Occidental era un sueño a alcanzar.

Pero, debido al control o excesiva influencia del pensamiento neoliberal en el establishment político mediático de la UE (muy próximo al capital financiero y al capital exportador alemán, que ha estado configurando las políticas públicas neoliberales que los establishment político-mediáticos de cada país de la UE han hecho suyas), este sueño se ha convertido en una pesadilla para las clases populares, particularmente dañadas por tales políticas neoliberales. Las reformas laborales que han dañado el estándar de vida de estas clases y los recortes de gasto público, con el  debilitamiento de la protección social y del estado del bienestar, así como la desregulación en la movilidad del capital y del trabajo, han sido un ataque frontal a la democracia y al bienestar de las clases trabajadoras, realidad muy bien documentada (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015). La pérdida de soberanía nacional que conlleva la UE ha significado la pérdida de soberanía popular, causa del deterioro de su bienestar. La evidencia de que ello es así es contundente, clara y convincente. Es más que obvio que esta Europa no es la Europa de los pueblos, sino la Europa de las empresas financieras y de los grandes conglomerados económicos.

¡No es chauvinismo lo que causa el rechazo a la UE!

Ante esta situación, el establishment político-mediático europeo quiere presentar este rechazo como consecuencia de un retraso cultural de las clases populares, todavía estancadas en un nacionalismo retrógrado, que incluye un chauvinismo anti-inmigrante que merece ser denunciado. John Carlin, en el El País, 24.06.16, define este rechazo (Brexit) como resultado “de la mezquindad, ignorancia, carácter retrógrado, xenofobia y tribal” de los que votaron en contra de la permanencia. Y así se está interpretando, por parte de la mayoría de los medios de comunicación europeos, el voto de rechazo a la UE por parte de las clases populares británicas. Este mensaje intenta ocultar las causas reales de tal rechazo, causas que he descrito en este artículo. Olvidan que, si bien todos los xenófobos votaron a favor de la salida del Reino Unido de la UE, no todos los que así votaron eran xenófobos.

En esta manipulación están participando poderes de la socialdemocracia europea que no han entendido todavía lo que está ocurriendo entre lo que solían ser sus bases. No quieren entender que el rechazo que está ocurriendo es hacia esta Europa que la socialdemocracia ha contribuido a crear, una Europa que carece de vocación democrática y sensibilidad social. El maridaje de los aparatos dirigentes de las socialdemocracias con los intereses financieros y económicos dominantes en la UE (y en cada país miembro) ha sido la causa de su gran declive, que todavía no entienden porque no quieren entenderlo. Lo que pasa en Francia, dónde hay un gobierno socialdemócrata que está intentando destruir a los sindicatos (como la señora Thatcher hizo en el Reino Unido), o en España, dónde el PSOE fue el que inició las políticas de austeridad, son indicadores de esta falta de comprensión de lo que está ocurriendo en la UE, y que es el fracaso de las izquierdas para atender a las necesidades de las clases populares. De ahí la transferencia de lealtades que están ocurriendo, en lo que refiere a los partidos.

Es lógico y predecible que las políticas neoliberales y los partidos que las aplican sean rechazados por las clases populares, pues son éstas las que sufren más cada una de estas políticas, incluyendo la desregulación de la movilidad de capitales y del trabajo. Regiones enteras en el Reino Unido han sido devastadas, siendo sus industrias trasladadas al este de Europa, creando un gran desempleo en las regiones. Y la desregulación del mundo del trabajo, acompañada de la dilución, cuando no destrucción, de la protección social, ha creado una gran inestabilidad  y falta de seguridad laboral. En realidad, fueron las políticas del gobierno Blair y del gobierno Brown (1997-2010) las que sentaron las bases para este rechazo generalizado hacia la UE. Tales gobiernos de la Tercera Vía facilitaron la llegada de inmigrantes a los que los empresarios contrataron con salarios más bajos. Y así se inició el desapego con la Unión Europea (ver “Don’t blame Corbyn if Brexit wins”, Denis McShane).

En España, frente al descrédito del partido socialdemócrata (PSOE) debido, entre otras razones a su participación en la construcción de esta Europa, han aparecido una serie de fuerzas políticas, tanto en la periferia como en el centro (Unidos Podemos y confluencias), que están canalizando este desencanto popular acentuando, con razón, que esta no es tampoco nuestra Europa, y que se requieren cambios profundos para recuperar la Europa democrática y social a la que aspiramos y que debe construirse. Así de claro.

]]>
2016-06-25 08:29:20
<![CDATA[Econonuestra - 26J: ilusión versus miedo, España versus Venezuela]]> Alberto Rosado del Nogal
Humanista y politólogo, colaborador del Cículo 3E de Podemos @AlbertoRNogal

“Muchos se sienten confusos tan solo. El suelo tiembla, y no saben por qué y de qué.
Esta su situación es angustia, y si se hace más determinada, miedo.

Una vez alguien salió al ancho mundo para aprender qué era el miedo. En la época
recién transcurrida se ha logrado esto con mayor facilidad y más inmediatamente;
este arte se ha dominado de modo terrible. Sin embargo, ha llegado el momento (…)

Se trata de aprender la esperanza. Su labor no ceja, está enamorada en el triunfo,
no en el fracaso. La esperanza, situada sobre el miedo, no es pasiva como este, ni,
menos aún, está encerrada en un anonadamiento. El afecto de la esperanza sale de
sí, da amplitud a los hombres en lugar de angostarlos, nunca puede saber bastante
de lo que les da intención hacia el interior y de lo que puede aliarse con ellos hacia
el exterior. El trabajo de este afecto exige hombres que se entreguen activamente al
proceso del devenir al que ellos mismos pertenecen. No soporta una vida de perro,
que solo se siente pasivamente arrojada en el ente, en un ente incomprendido, o
incluso lastimosamente reconocido”.

Así comienza Ernst Bloch el prólogo de una de sus obras maestras titulada “El principio de esperanza” (Das Prinzip Hoffnung). La esperanza, o la ilusión, es aquello que mueve a los sujetos a tomar las riendas de su propio destino en contraposición al miedo: aquel estado de ánimo que vuelve al ser humano quieto, pasivo, temeroso de pensar qué realidad habrá más allá de las sombras. La ilusión, por tanto, es una actitud protagónica de cualquier tipo de vida: la personal y la colectiva; la privada y la pública. Suenan los tambores de aquella vieja autosuperación nietzscheana, aquel superhombre capaz de doblegar los valores que vapuleaban la vida apolínea y dionisíaca. El miedo genera una sociedad gregaria; la ilusión: una sociedad democrática plena.

¿Cómo se genera miedo? ¿E ilusión? Y he aquí el paralelismo: Venezuela es compasión y España aceptación. Venezuela riega los ríos discursivos del establishment que la sociedad va bebiendo, progresivamente, hasta que el dolor de estómago provoca la genuflexión. España se debate entre el nihilismo activo y el pasivo, entre Dionisio y Jesucristo, entre ciudadanía y rebaño. España ha aceptado su realidad: un ciclo político agotado. Las élites, sin embargo, necesitan seguir chupando la poca sangre que queda y a cualquier precio. Sudán del Sur, Siria, Afganistán, Arabia Saudí, Palestina y un largo etcétera componen la primera división de los conflictos más infrahumanos que este mundo recordará —si la historia la escribieran los pueblos—. Pero la protagonista de esta serie es Venezuela: ¿miedo? Al menos es compasión. Compasión como sinónimo de agotamiento, de tirar la toalla, de compartir dolor para generar más dolor. España es la aceptación del dolor para superarlo, algo que esta campaña para el 26J no merece que se dispute.

Cuando la ciudadanía parecía que despertaba —si es que alguna vez dormimos—, nos regalan somníferos. Cuando España era el epicentro de su propio hundimiento, nos desvían la mirada. Cuando, por fin, el poder popular se aglutina en un mismo espacio, nos regalan etiquetas comunistas. Qué mejor señal que la desesperación ante el hundimiento de su Titanic. De lo que aun, quizá, no son conscientes, es que el barco nos sostiene a todos y todas. A las que quieren agujerearlo, y a las que queremos que emerja para no no volver a hundirse

No es que el miedo deba cambiar de bando, es que el miedo debe desaparecer como arma política para llamar a las urnas a quienes escuchan demasiados disparos cuando, en el fondo, tan solo hay aullidos de élites nerviosas que atisban el cierre de su particular chiringuito: estar por encima de la ley y en la misma liga que la clase política. La ilusión vencerá al miedo para eliminarlo definitivamente y que, por fin, en España se juegue limpio y, algún día, de verdad, hagamos política.

]]>
2016-06-25 07:59:24
<![CDATA[Otras miradas - El mito del fin de la corrupción]]> Francisco Martínez Mesa
Profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid

Una de las cuestiones que más han contribuido a generar la conciencia de crisis en la que actualmente se encuentra sumido nuestro país ha sido sin lugar a dudas la corrupción. Aunque este fenómeno no es nuevo y ha constituido desde siempre una constante en la historia no solo de España, sino, en general de toda la humanidad, lo cierto es que la afluencia de casos y la sensación de impunidad con la que se han venido produciendo muchos de ellos, ha contribuido a amplificar espectacularmente su impacto emocional entre la población. Y más aún si cabe, cuando se ha ido conociendo que muchas de estos comportamientos delictivos coincidieron en el tiempo con un solemne discurso oficial de austeridad y una política de implacables ajustes y recortes especialmente duros para los sectores más vulnerables de la sociedad.

Ante semejante situación, la clase política siempre se ha mostrado unánime a la hora de condenar tales prácticas. Si desde el PSOE se habla de poner fin a una etapa de corrupción y restablecer la confianza ciudadana, proponiendo una lucha implacable para evitar la repetición de estas conductas, desde las filas del PP el mensaje es quien la hace la paga. Si Ciudadanos asegura trabajar “para echar la corrupción de la democracia española”: pues es incompartible la democracia con la corrupción, Podemos habla de gobernar para la gente erradicando la corrupción y acabando con los privilegios políticos. Pero estos discursos han tenido ante la  opinión pública una acogida marcada por cierta tibieza e indiferencia: aunque muchos de los casos denunciados remiten a pasadas legislaturas, pocos dudan de la continuidad hoy en día de esas prácticas. Y buena prueba de ello lo ofrecen los datos del Índice de Percepción de Corrupción para nuestro país donde se ha apreciado un descenso de 7,0 a 6,0 entre 2002 y 2015, en la valoración de los españoles en relación a la higiene de nuestras instituciones.

Aunque desde todas las instancias se apunta, pues, a una actuación resuelta y decidida, que restaure de una vez por todas la honestidad y decencia en nuestro país, siento discrepar de quienes creen que ello pueda ser así. A decir verdad, todos los indicios nos muestran que la corrupción no es un mal susceptible de ser erradicado ni ahora… ni nunca. Y no se trata de alinearse con quienes alimentan —en muchas ocasiones de manera interesada— la tesis de la naturaleza corrupta del hombre, aquella que sostiene que nuestra codicia y la ambición desmedida nos llevan inevitablemente a tales comportamientos. En absoluto. Pero no es menos cierto que el proceder y la conducta de los hombres tienden por lo general a adaptarse a los escenarios sociales en los que le ha tocado vivir. Si estos alientan pautas y prácticas donde dominan unos niveles de extrema e implacable  competencia frente o contra los semejantes, como es el caso del mundo en el que vivimos- no podemos extrañarnos que este mal se dé y que en algún momento hasta nosotros mismos lo podemos llegar a padecer. Reconocer esta realidad no supone un ejercicio de exculpación ni una relativización del problema  —partimos de la idea de todos los responsables deben pagar— pero sí puede permitirnos romper de una vez por todas con un mito, el del final de la corrupción al que muchos se agarran… cínicamente.

Creer en el final de la corrupción supone pensar en un mundo sin ella y tal como están las cosas… ¿es posible visualizarlo?  En todo caso, como todo imaginario social, podemos fantasear con su existencia al igual que otra serie de imágenes igualmente reconfortantes hoy en día a cuya renuncia nunca nos resignamos: la victoria del esfuerzo y el mérito, el imperio de la verdad y la justicia, o la liquidación de las desigualdades son algunas de esas expectativas ideales instaladas en nuestras conciencias y que inspiran infinidad de actitudes y comportamientos que nunca  se vean culminadas plenamente. No es infrecuente encontrar quienes desde muy diferentes ámbitos rentabilizan la frustración consiguiente y se presentan como nuevos profetas revestidos de una supuesta superioridad moral proclamando discursos de regeneración tan aparentemente definitivos como realmente ficticios.

La corrupción no se combate estableciendo líneas de demarcación precisas entre buenos y malos,  pues no hay nadie que pueda sentirse absolutamente inmune a sus encantos. Solo asumiendo nuestra condición frágil y vulnerable ante el problema, podríamos quizás avanzar en nuestros propósitos. Colectivos como por ejemplo, los alcohólicos, ya nos muestran el camino: su drama solo empieza a superarse a partir del reconocimiento de su adicción. Así también, toda la ciudadanía y a la cabeza, sus representantes políticos, debiéramos proceder a ese ejercicio de asunción que nos disuadiera de pensar en una sencilla resolución de nuestro problema. Al igual que esa persona que admite su dependencia de la bebida sabe que ya no le abandonará hasta el final de sus días y, por tanto, jamás podrá bajar la guardia en ningún momento, también nosotros debemos ser conscientes de la necesidad de ese estado de alerta constante.

Tomar conciencia de lo irresoluble de un problema ofrece, no obstante, sus ventajas: imprimir un compromiso permanente en nosotros ciudadanos y en nuestra clase política, y renovarlo a la  luz de los logros diarios y cotidianos llevados a cabo por todos, constituye, sin duda, un estímulo más poderoso que cualquiera de las proclamaciones tan solemnes como huecas que se nos lanzan en la actualidad.

Toca a los partidos y a todos los agentes de la sociedad civil contribuir a crear y articular esa conciencia, siendo indudablemente consecuentes con tal tarea. Contamos con numerosos instrumentos para enfrentarnos al persistente desafío de la corrupción, y no tanto desde la justicia como desde las leyes y la educación. Porque más decisivo que castigar a los culpables es auspiciar un escenario que trate de disuadirnos o al menos nos dificulte la comisión de irregularidades. Anticiparse antes de que sea inevitable.

Somos humanos, no dioses. Nuestra esfera de actuación siempre estará en el aquí y el ahora. El cielo puede esperar.

]]>
2016-06-25 07:09:44
<![CDATA[La verdad es siempre revolucionaria - Unidas Podremos (II) Prohibir los vientres de alquiler]]> El Partido Feminista de España lleva en su programa la prohibición de los vientres de alquiler, ahora  denominada “maternidad subrogada”. ¡Y que éxito la manipulación del lenguaje para engañar a los desinformados ciudadanos y ciudadanas! Izquierda Unida así lo asumió también en la Asamblea Federal del 5 de junio. Porque entendemos que esta es una estrategia más del Capital y del Patriarcado  para convertir a las mujeres y los niños en mercancía.

Ya sabíamos con Marx que la fuerza de trabajo es una mercancía para el capital, pero las técnicas de la época no le permitieron adivinar que la capacidad reproductora de las mujeres iba a serlo también. Sobre todo porque en aquel esperanzador fin del siglo XIX se esperaba el triunfo del socialismo.

Cuando ya hemos sufrido durante un siglo la barbarie que predijo Rosa Luxemburgo y el Capital está triunfante en medio planeta, habremos de ser conscientes del peligro que supone aceptar que el dinero lo puede comprar todo, hasta los óvulos femeninos, la matriz de la mujer y su sufrimiento, para cumplir el deseo y el capricho de personajes ricos.

La presión que están haciendo empresas de intermediación entre las mujeres pobres de países del Tercer Mundo y los señores ricos que quieren perpetuar su semen, ha llevado a que un nuevo debate –en esta epidemia de debatitis que padecemos- se haya instalado en España, para no irse. Ya circula una petición en Change.es para que se legalice la maternidad subrogada. Con la apariencia de ser una demanda moderna, progresista y avanzada, se nos plantea la misma situación que describe la Biblia en el Génesis.

Abraham es el primero de los patriarcas postdiluvianos del pueblo de Israel. Su nombre significa ‘padre de muchos pueblos’ y, según el relato del Génesis, Dios se lo otorgó a un hombre llamado Abram,  en el momento de establecer un convenio con él, que incluía su deseo de convertirlo en el origen de un pueblo del que sería su Dios y al que le daría la tierra de Canaán como posesión perpetua.

Pero había gran inconveniente para que Abraham fuese el padre de muchos pueblos. Su mujer Sara era estéril y llegados a la ancianidad no habían tenido hijos. Entonces Sara le propuso que fertilizara a una esclava y que ésta cuando pariera lo hiciese encima de sus rodillas y de tal modo el niño sería suyo. Y así lo hicieron. Abraham fue el padre de Ismael e Isaac, considerándosele según la tradición bíblica ser el fundador del judaísmo. Jacob, hijo de Isaac y nieto de Abraham, tuvo doce hijos que fundaron las doce tribus de Israel.

Este cuento refleja claramente, primero cómo los hombres necesitan inevitablemente el concurso de una mujer para transmitir su descendencia, y segundo, cómo siempre es posible que se encuentre una mujer pobre y dependiente para ser inseminada por el varón y entregarle el fruto de la apropiación de su cuerpo, cuando aquel tiene más poder y dinero.

Hoy las tecnologías modernas permiten manipulaciones en la capacidad reproductora de las mujeres inimaginables en el Génesis. El Capital y el Patriarcado se han aprovechado de ellas para dominar y disponer de los cuerpos femeninos, tratándolos como si fueran animales –y no estoy a favor de manipular tampoco a los animales. (Aviso a mis amigos de PACMA que se enfadan conmigo)

Es muy preocupante que partidos políticos, modernos, que se presentan a estas elecciones, se declaren a favor de legalizar los vientres de alquiler. No solo el capitalismo nos domina y utiliza, en la más descarada explotación de todos los tiempos, ya sin freno puesto que no tiene la contrapartida socialista del siglo XX, sino que ha logrado sus últimos objetivos: alienarnos con sus propagandas y lenguaje y convencernos de la bondad de sus planes.

Si con el triunfo del Brexit comentan los expertos que han “ganado los mercados” en contraposición a una Europa que podría ser solidaria –aunque nunca haya existido puesto que ese no era el propósito de las corporaciones-, si el imperio de las multinacionales se hace evidente frente a la tímida respuesta de los pueblos, el Patriarcado habrá llevado hasta sus últimas consecuencias su alianza con el Capital y las nuevas tecnologías, convirtiendo a las mujeres en elementos de experimentación y de negocio. Y este es también uno de los propósitos del infame tratado TTIP que se está acordando entre Estados Unidos y la Unión Europea, porque 8 Estados de USA han legalizado los vientres de alquiler. Cuando se celebró la perversa Feria de Maternidad Subrogada en Madrid, el 5 de mayo pasado, con la anuencia del Ayuntamiento, la Comunidad y la mayoría de los partidos políticos, con la excepción de IU, en los catálogos de mujeres que se alquilaban para embarazarlas Norteamérica era uno de los países suministradores.

Ciertamente esta no es la España de la Institución Libre de Enseñanza ni la que querían construir anarquistas, socialistas, comunistas, feministas, institucionistas, y por la que dieron la vida y la libertad millones de mujeres y de hombres, los más ilustres que hemos tenido. Cuando en este degradado principio de siglo, ideólogos, políticos, profesores, periodistas, son capaces de defender esta utilización de los cuerpos femeninos, la absoluta esclavitud de miles de mujeres en muchos países, convertidas en seres manipulables y mercantilizados, hemos perdido el espíritu de progreso y de transformación social para caer sumisos en las fauces del beneficio.

Todas las mujeres y hombres feministas tenemos que crear un frente común, un grupo de poder, contra esta nueva agresión a nuestras hermanas, a nuestra dignidad, al futuro de nuestras hijas, que pueden verse convertidas en pocos años o en prostitutas o en úteros fertilizados.

Por eso este tema debe ser uno de los fundamentales a tratar  en el encuentro que tendremos el próximo 28 de junio en el CAUM, calle Atocha 20, de Madrid, a las 19 horas. Porque UNIDAS PODREMOS frenar y rebatir el avance de la derecha, de las corporaciones que mercantilizan a las mujeres pobres, denigrándonos a todas y a toda la especie humana. Aquí os esperamos.

Madrid, 23 de junio 2016.

]]>
2016-06-24 17:10:29
<![CDATA[Contraparte - Europa de nuevo en su precipicio]]> .
Emmanuel Rodríguez (@emmanuelrog) e Isidro López (@suma_cero)
.

Gana el Leave. Pocos lo sospechaban y casi todos, en la mañana de hoy, han sentido como se les atragantaba su típico desayuno continental de café y croisant. Con la derrota del Remain se desata un nuevo temblor en la Unión Europea. Y como un resorte automático los políticos europeos, Rajoy entre ellos, han aparecido en los medios hablando de estabilidad institucional, de la unidad de los restantes 28 Estados, de que no habrá efecto dominó, etc. Es el papel esperado y entregado a esta especie propia de las sociedades modernas. Desgraciadamente, los llamados a la calma no explican nada. En lo que sigue algunos apuntes rápidos:

1. El Brexit es un voto de protesta del norte y noreste inglés, las viejas regiones de tradición industrial y minera, que con la división del trabajo a escala continental han quedado en una situación de depresión social y económica permanente frente a la gran región ganadora del sureste: el London Planet, nucleado en torno a la city financiera y todos los servicios asociados. El mapa de voto así lo refleja: victoria del Remain en el sureste y derrota en el resto del país.

2. El Brexit es el motor de la probable, casi segura, independencia de Escocia, donde el Remain ha ganado con holgura en todos y cada uno de los condados. Si la independencia fue en Escocia un voto contra la austeridad, la permanencia en la Unión Europea es considerada por los sectores populares de la región, menos ligados que sus homólogos ingleses a la ideología imperial británica, como el único espacio posible de reconstrucción del Estado social.

3. El Brexit refleja la incapacidad de la clase política británica para gobernar su propia crisis social. El referéndum fue convocado por Cameron para afianzar sus posición frente a la oposición interna de su partido y también para presionar a la Unión con nuevas ventajas para la city. Su derrota en el referéndum no sólo le pone a los pies de sus opositores internos, sino también de una fuerza “anti-sistema”, el UKIP de Farage. El sistema de partidos británico, el archireferido modelo de estabilidad institucional, avanza también hacia su descomposición interna de la mano de una clase política aventurera y cada vez más incapaz de cabalgar la época.

4. El Brexit demuestra, a escala continental, que el capitalismo financiero en el mando de la Unión y de los estados concretos, lo que vulgarmente llamamos neoliberalismo, ha resultado muy eficaz a la hora de arremeter contra las viejas instituciones regulatorias de los Estados, y al mismo tiempo extremadamente incompetente a la hora de crear nuevas instituciones que garanticen la paz política y la estabilidad social. Este es el drama de la Unión. Reducida a los cuatro reglas de Maastricht de control del gasto y de la deuda pública, no es reconocida por nadie como un espacio político propiamente dicho, esto es, como un conjunto institucional legítimo, representativo y en el que se dirime una política efectiva de redistribución social a gran escala.

5. El Brexit es un aviso más de que la Unión neoliberal está herida de muerte, pero que la alternativa de los viejos monstruos de Europa (los Estados-nación de memoria imperial) es tan ridícula como imposible en el marco de un espacio económico integrado. La división del trabajo entre cada una de las regiones de la Unión y la propia penetración de la financiarización en todas las actividades económicas hacen inviable cualquier pretensión de soberanía a la escala parcial de un Estado.

6. Para esta provincia europea, tan ensimismada y somnolienta, llamada España, el Brexit cae como un mazazo: la clase política es incapaz de hablar de nada que no sea «política nacional». Con lengua desatada para referirse a uno u otro partido, los políticos convencionales balbucean una serie de lugares comunes al referirse a Europa. Unidos Podemos no escapa a este panorama político. Durante toda la campaña ha rehuido, en gran medida, de construir un discurso de escala europea por miedo a su complejidad. Se trata de un miedo inducido por una extraordinaria dependencia de las encuestas demoscópicas, consideradas única guía de la acción política. Sin embargo, resulta evidente que la desaparición de Europa del menú político hispano no ha sido más que el efecto combinado de un larguísimo ciclo electoral y, en mucha mayor medida, del efecto narcótico de las políticas monetarias expansivas del Banco Central Europeo. Con contadas excepciones, en lugar de un discurso crítico y ambicioso sobre el poder europeo nos hemos encontrado con la enésima transposición desafortunada y disfuncional del “patriotismo” de los contextos emancipadores latinoamericanos.

Entre las oportunidades de Unidos Podemos está, hoy por hoy, la de presentarse como única alternativa posible para rehacer unos equilibrios europeos asediados por el micro y el macro fascismo; para hacer frente al empoderamiento de Nigel Farage y Marine LePen que van a intentar capitalizar políticamente un voto, en el referéndum británico, que no les pertenece enteramente. Con mucho más acierto que la de ondear rojigualdas o de hablar de la sonrisa de la abuela, Unidos Podemos debería reivindicar la larga tradición antifascista, todavía legítima y mayoritaria en el continente europeo.

]]>
2016-06-24 12:57:48
<![CDATA[Otra economía - La Europa de la decepción]]> Fernando Luengo
Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, Coordinador del Área de Economía del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid. Blog: Otra Economía (https://fernandoluengo.wordpress.com/)

Cabeceras de todos los medios de comunicación y declaraciones de los políticos: Gran decepción por el resultado del referéndum celebrado en el Reino Unido que ha dado la victoria, por un margen bastante amplio, a los defensores de la salida de La Unión Europea (UE).

¿Golpe al europeísmo? Dejemos las cosas claras: el denominado europeísmo languidecía, mucho antes de que se anunciase el referéndum y, por supuesto, trasciende su realización. La alternativa al abandono de las instituciones comunitarias no era un proyecto europeo vigoroso, estimulante y atractivo. Todo lo contrario.

Sí, mucha decepción, por la deriva de la UE y de la moneda única:

. Por el trato que están recibiendo los refugiados, que mueren a millares, ahogados; y los que sobreviven se enfrentan al frio, la desnutrición y la enfermedad, al desdén de los responsables comunitarios y a un sinfín de humillaciones. Europa ha echado el candado; o, mejor dicho, pretende hacerlo, pues los muros y las policías no contendrán la desesperación de los que huyen de la guerra y del hambre. Europa, incapaz de llegar a un acuerdo que permita dar cobijo y asistencia a los que llaman, con angustía, a nuestra puerta, también es incapaz de abordar los problemas de fondo del proceso migratorio: el comercio de armamento, la financiación trasnacional de los grupos en conflicto y las mafias o la rivalidad de las potencias por los recursos y las zonas considerados de alto valor estratégico.

. Porque Europa ha renunciado a llevar a cabo políticas destinadas a la convergencia productiva y social, agravando de esta manera los desequilibrios que están en el origen de la crisis. Porque emerge de la misma una Europa fracturada, entre el centro y la periferia, entre el capital y el trabajo, entre las oligarquías y la mayoría social, entre las regiones pobres y las ricas.

. Porque los equilibrios con los que se construyó el denominado proyecto europeo entre instituciones y mercados, entre Alemania y Francia, entre las economías más prósperas y las más rezagadas han saltado en mil pedazos. Ni rastro de esa Europa que pretendía reconocerse en los consensos y en la redistribución.

. Por comprometerse con políticas –represión salarial, ajustes presupuestarios sobre el gasto social y productivo y desregulación de los mercados laborales- que han empobrecido a la mayoría social, enriqueciendo a las elites y las oligarquías, llevando la desigualdad y la fractura social a umbrales históricos e insoportables. Al mismo tiempo, se han relegar al olvido políticas que son necesarias para la sostenibilidad del planeta y de nuestra vida, como la transición ecoenergética y la igualdad de género.

. Porque la agenda política y económica de Bruselas la fijan las grandes corporaciones y los lobbies que articulan y defienden sus intereses. Clama al cielo que, con el dinero de todos, especialmente de los grupos más desfavorecidos, se hayan llevado a cabo planes de rescate de los grandes bancos, principales responsables de la crisis económica. Dinero a manos llenas, a un tipo de interés muy favorable, sin ninguna contrapartida en cuanto al destino de esos fondos o al límite de las extravagantes retribuciones recibidas por los ejecutivos y grandes accionistas.

. Porque las instituciones comunitarias, lejos de representar al conjunto de la ciudadanía europea, se han convertido en un actor político al servicio de los poderosos y privilegiados. No han dudado en utilizar el Banco Central Europeo con el único objetivo de destruir a Syriza y el El Pacto Fiscal para debilitar a los partidos y los movimientos del cambio que han brotado con fuerza en la periferia meridional.

Sí, decepción y mucha. Por esta Europa desnortada y capturada por las elites productivas, comerciales y financieras. Una Europa que necesita con urgencia una nueva agenda, una profunda reforma de sus instituciones y nuevas políticas (y políticos) que sostengan y alimenten un proyecto renovado e ilusionante.

]]>
2016-06-24 12:57:39
<![CDATA[Tierra de nadie - Cameron se pega un tiro y Europa se desangra]]> La democracia, a veces, es una ruleta rusa que en el caso de Reino Unido le ha pegado un tiro a David Cameron a la altura de la sien y lo ha puesto todo perdido. La culpa del desaguisado no es de la democracia, que está para ser ejercida, ni de los británicos, a los que se dio la posibilidad de elegir y apretaron el gatillo, ni siquiera de los eurófobos británicos, que han vuelto a demostrar que la razón tiene las de perder cuando sólo se apoya en el miedo y en el dinero. Los responsables son quienes deliberadamente han ido llenando el cargador de balas. Difícilmente se podrá eliminar semejante mancha de la alfombra.

Sería injusto atribuir las culpas de este dramático divorcio a Europa, fundamentalmente porque esa Europa con la que se creían casados los británicos y cuya poligamia en el continente ahora se pone en entredicho, nunca ha existido. El mapa de Europa es geográfico pero no político, y ello porque sus pretendidos constructores se olvidaron de añadir al cóctel un ingrediente del que dispone cualquier país por insignificante que sea: el pueblo. Así, lo que empezó siendo un sueño ha degenerado en bostezo o en pesadilla, según los casos, y hay quien ha decidido cambiar de canal cuando le han dejado a mano el mando de la tele.

Antes de la crisis, la supuesta construcción europea era ya un esperpento, hasta el punto de que sus pretendidos ciudadanos se enteraron un buen día por la prensa de que tenían un presidente que se llamaba Von Rompuy y una superministra de Exteriores, Catherine Ashton, que de relaciones exteriores no sabía un pimiento pero era baronesa. En eso consistió la refundación democrática de Europa, allá por 2009, donde se quiso colar de matute una supuesta Constitución que no llegaba ni a las cartas otorgadas de las monarquías absolutas y que, tras el rechazo en referéndum de Francia y Holanda, se volvió a poner al fuego. Recalentada, llegó a la mesa como un simple tratado. En un notable ejercicio de surrealismo, lo que debía ser la casa común de todos se edificaba sin preguntarle a sus moradores donde querían colocar los dormitorios.

Con la crisis, el desmadre fue colosal. De entrada, sus efectos se trasladaron directamente a los ciudadanos, que tuvieron que soportar en sus propias carnes el paro, la precariedad y la pobreza mientras resultaba evidente que los burócratas de Bruselas, que eran quienes debían haber evitado que el sistema financiero fuera una bomba de relojería que al estallar hizo saltar todo por los aires, estaban jugando al Monopoly. De aquella promesa de Sarkozy de refundar el capitalismo y acabar con los paraísos fiscales aún nos estamos riendo.

¿Para qué servía una Unión que era incapaz de guarecer a sus ciudadanos del vendaval de una crisis que ellos no habían provocado y que directamente presumía, como en el caso de Grecia, de imponer durísimas condiciones a sus víctimas? ¿Qué hacía Europa cuando las dificultades de financiación ahogaban a muchos de sus estados? Lo que se pudo comprobar sin ningún género de dudas es que lo que se llamaba Europa era en realidad un conglomerado de vasallos que debían obediencia a Alemania y a su canciller. Fue Merkel quien impuso una insensata política de austeridad a sus socios, la que se vistió de hormiga para denunciar lo cigarras que habían sido algunos países, fundamentalmente los del sur, obviando que en lo que realmente nos habíamos excedido era en comprar tantos coches alemanes y en asumir los costes de la reunificación alemana sin decir esta boca es mía.

El método de azuzar la insolidaridad y prometer que los contribuyentes alemanes jamás financiarían el desenfreno de otros tuvo enseguida adeptos, mientras prendía en el norte de Europa un sentimiento de xenofobia y resurgían los nacionalismos. El terreno estaba abonado. La incapacidad europea para poner freno a la exclusión social y para defender el estado del Bienestar, su principal seña de identidad en el mundo, alimentó el odio hacia los extranjeros e inmigrantes, a los que desde algunas clases populares se identificó como los responsables de su situación.

Por si todo esto fuera poco, Gran Bretaña tenía sus propias circunstancias, especialmente el exacerbado chovinismo de buena parte de la población inglesa –la que ha inclinado la balanza hacia el Brexit- que ya desde la escuela aprende que son los reyes del mambo, gente especial que puede mirar al resto de europeos por encima del hombro, tipos superiores como ya se puso de manifiesto en las dos guerras mundiales. Ha bastado activar este resorte y el de la supuesta vampirización de la que son objeto por la periferia europea y sus emigrados para darle a Cameron un tiro de gracia que ya desangra a Europa.

Las consecuencias son imprevisibles, empezando por el propio Reino Unido, que puede dejar de serlo si finalmente Escocia intenta cumplir su amenaza de repetir el referéndum de independencia e Irlanda del Norte sigue sus pasos. En el continente, la ultraderecha francesa y holandesa se han apresurado a pedir que sus países sigan esa misma senda, una vez constatado que el invento de la Unión Europea no es irreversible. Faltaba Margallo que, ajeno al terremoto del Brexit, de las tremendas consecuencias económicas y aun políticas que tendrá para España y sin una camisa de fuerza cerebral a mano, que en su caso tendría que ser de uso obligatorio, ha proclamado lo siguiente: “Una bandera de España en el Peñón de Gibraltar está mucho más cerca”. Cada loco con su tema.

]]>
2016-06-24 12:49:44
<![CDATA[Repensar Europa - Por qué la izquierda no puede alegrarse de la victoria Brexit]]> Las varias y simultáneas crisis que la UE aborda entran ahora, con la victoria del Brexit en el Reino Unido, en un proceso de consecuencias imprevisibles. Quizá la evidencia más consistente en estos primeros momentos es que es imposible saber qué es lo que va a ocurrir en adelante. En primer lugar, porque el armazón jurídico previsto para estas contingencias es tan endeble como inútil: simplemente a nadie se le había ocurrido que un país pudiera querer salirse de la UE. Así es que si no es la seguridad jurídica la que nos asiste en momentos de turbulencia, menos podemos esperar de las columnas políticas de un edificio cuyas grietas son visibles y amenazan ruina.

El armazón institucional se resquebraja zaherido por el tsunami social provocado en los países del sur por las políticas de austeridad; por la consolidación de una gobernanza económica lejos de cualquier lógica democrática y por una gestión de la crisis humanitaria relacionada con los refugiados/as y personas migrantes a espaldas de los imaginados ideales que nos identifican; o que negocia tratados comerciales que implican un mazazo más al contrato social en el que Europa ha construido su singularidad tras la II Guerra Mundial; o, finalmente, unos dirigentes que se amparan tras el biombo de la UE para cubrir sus indecentes vergüenzas nacionales.

No puedo dejar de mencionar la responsabilidad que, por la actual situación, incumbe a la socialdemocracia europea: su compromiso no disimulado con las políticas de austeridad y su incapacidad para haber defendido otro modelo de integración le hacen, hoy, cómplice de la deriva caótica y peligrosa en la que se encuentra la UE.

La Unión Europea de estos días ha profundizado en las viejas divisiones que intentaba eludir: el norte y el sur divergen cada vez más en cualquiera de los indicadores económicos que se usen y el resultado de esa diferencia alimenta, por diferentes razones, la desafección de la ciudadanía respecto al proyecto de integración.

Para los vecinos del norte, se impone un “egoísmo del bienestar” que ve a la UE como una amenaza a sus altos estándares de protección social. Para los que vivimos en el sur la UE se ha convertido en una parte imprescindible de la lógica que ha impuesto desempleo, miseria y devastación en nuestros mermados y fragmentados estados del bienestar.

Pero tampoco la UE ha conseguido “europeizar” el centro y este de Europa. Al amparo de una cultura política autoritaria, jerarquizada y muy comunitaria, han crecido en esos países partidos políticos que han hecho del rechazo a la UE una razón de su existencia y éxito político y una nueva referencia identitaria.

Nada va bien en la UE y todo puede ir aún peor. La victoria del Brexit es una mala noticia adicional que alimenta las tendencias centrípetas en la UE y que consolida la visibilidad de la extrema derecha como alternativa a la crisis terminal de esta UE.

La izquierda radical  tenía ante sí un desafío mayúsculo: construir una propuesta creíble de alternativa a este modelo de integración supranacional. Básicamente, venían consolidándose dos perspectivas diferentes: la de aquellos/as que defienden la irreformabilidad de la UE y, por tanto, la necesidad de construir una propuesta alternativa al margen de esta realidad institucional; y la opinión de aquellos/as que defienden que, sin negar una buena parte de los argumentos más críticos sobre la UE, consideran que hay espacio para cambios desde dentro del actual proyecto que preparen el camino para un proceso constituyente en la UE.

Los puntos de encuentro de ambas perspectivas son significativos: la evaluación crítica del actual proceso de la UE; la necesidad de promover un proceso de acumulación de fuerzas para un proceso constituyente en la UE y la exigencia de articular una propuesta alternativa al actual modelo.

Pues bien, ambos supuestos necesitaban tiempo para hacer madurar las condiciones y generar ese proceso de acumulación de fuerzas virtuoso. En ese “interregno” la existencia de la UE ayudaba a mejorar la legitimidad y visibilidad de propuestas radicalmente democráticas y progresistas.

La victoria del Brexit nos ha recordado brutalmente el valor y significado del tiempo en política. En el actual contexto viviremos una agudización de las tendencias centrífugas en el seno de la UE y éstas pueden expresarse de varias formas. Pero se incrementará la presión para negociar situaciones singulares en función de las necesidades de cada país.

El protagonismo de este proceso de deconstrucción de la actual UE será protagonizado por partidos xenófobos y de extrema derecha en una buena parte de los países europeos. En la actualidad en 17 de los 28 países de la UE, la extrema derecha es el primer o segundo partido en intención de voto.

El repliegue sobre lo nacional, en estas condiciones, no mejora las expectativas de una propuesta de izquierdas basada en una nueva supranacionalidad y en un nuevo modelo de cooperación interregional.

Y, sin embargo, habrá que intentarlo. Objetivamente, el Brexit agudiza la situación constituyente del proceso de integración. Si era evidente que el referendo mismo cambiaba la naturaleza del proyecto europeo, la victoria del “nos vamos” hace más imprescindible que nunca la construcción de esa referencia alternativa y creíble. No se trata de afirmarse en una confianza tan ingenua como inexistente, sino de repensar nuestras urgencias políticas en un contexto que es hoy más adverso que ayer.

]]>
2016-06-24 11:59:40
<![CDATA[Un paso al frente - Brexit y 65 millones de desplazados: el fracaso de todos]]> Han sido ellos y hemos sido nosotros los que hemos fracasado estrepitosamente. Han sido ellos porque la codicia de nuestros gobernantes les ha llevado al saqueo y al colonialismo salvaje. Ha sido el liberalismo lo que ha convertido a los partidos conservadores y socialistas en matones de los poderes económicos o, tal vez, fueron los poderes económicos los que convirtieron a nuestros políticos en liberales, es decir, matones. Han sido estos sicarios los que han transformado nuestros países en paradictaduras y nuestras organizaciones en grupos de delincuencia organizada (ONU o UE; la OTAN ni debería existir).

Semejantes afirmaciones chocarán con los que estén acostumbrados a leer el discurso oficial o las insinuaciones literarias con las que se difumina el paisaje. Sin embargo, repasemos ligeramente los últimos acontecimientos para cotejar lo expuesto. Pensemos en cómo participamos de dos guerras neocoloniales como Irak y Afganistán por intereses armamentistas, petroleros, farmacéuticos o geopolíticos. Analicemos cómo hemos financiado y creado el Estado Islámico con nuestras propias manos, cómo la UE y EE.UU. negocian el TTIP en sótanos oscuros o cómo los hombres “de negro” visitan los países imponiendo condiciones pseudoesclavistas a los ciudadanos.
No olvidemos cómo hemos dejado en manos de los turcos, pagando por ello, a tres millones de refugiados para que los aniquilen o los dejen morir en el Mediterráneo, para que hagan lo que sea pero fuera de Europa. Para no ensuciarnos las manos.
Recordemos cómo España rescató a los bancos (PSOE y PP) para desahuciar a los ciudadanos y cómo la mayoría de los gobernantes legislan en favor de los poderes y en contra de los ciudadanos a cambio de puestos de trabajo o comisiones. Que nadie olvide la prostitución de los medios de comunicación y los periodistas, esos nuevos ejércitos con los que se golpea al estado, se retuerce la voluntad popular o se sofocan revueltas ciudadanas. Pensemos en esos tertulianos y esos intelectuales que trafican con el conocimiento y la opinión a cambio de dinero, esos progresistas que vendieron su alma al mejor postor o esos grupos mediáticos que desinforman e idiotizan.
Han sido todas esas decisiones y han sido todos ellos y muchos más, ya que se necesita mucho más que una entrada en un blog para explicarlo, los responsables del colapso actual y futuro.
Es en última instancia la codicia la que capitaliza el dinero en Panamá y otros paraísos fiscales, son personas cercanas o “amigas entrañables” de los Borbones, Felipones, Cebrianes, Aznarines, Zapatones y otros parásitos los que han sacado del sistema tal cantidad de dinero que ya no hay suficiente para el funcionamiento del mismo.
Pero también es nuestra codicia la que nos ha llevado hasta aquí. Es nuestro egoísmo el que prefiere a Belén Esteban antes que a Ana Garrido o el que elige la videoconsola, el fútbol o la telebasura antes que la novela o el diario. Somos nosotros los que decidimos poner nuestras vidas en manos de esos gobernantes, en muchas ocasiones delincuentes, sin molestarnos en saber, porque es molesto que se atragante la comida con 65 millones de refugiados o con niños bombardeados. Es más divertida la sangre de las películas o es mejor creer en ese presentador o periodista que nos miente con obscenidad.
El mundo no se va a desmoronar, podemos estar tranquilos, lo “único” que va a suceder es que la codicia de unos y de otros, de nosotros, hará que cada día este sea un lugar más trágico hasta que, como ha sucedido históricamente, una guerra o un cataclismo nos devuelva al punto de partida.
Ante esta inercia que nos arrastra tenemos dos soluciones, una individual y otra colectiva. La primera es la revolución pacífica: apagar la televisión, informarnos en los diarios, entrar en las librerías y bibliotecas para que el aroma de los libros nos libere. Leer a nuestros hijos en lugar de ponerles frente al televisor. La segunda es convertirnos en activistas: dado que nadie va a gobernar por su propia voluntad para beneficio de todos, y si ello sucede (como así ha sido) será algo excepcional, somos los ciudadanos los que tenemos que hacer política y somos nosotros los que tenemos que exigir que se cumpla lo acordado. Si preferimos acudir a centros comerciales antes que a manifestaciones o si los campos de fútbol están llenos y las plazas vacías, nuestros gobernantes llenaran los furgones de dinero y se lo llevarán a Panamá sin que la mayoría sea consciente de lo que sucede.
Hay 65 millones de desplazados, nivel histórico que no se alcanzaba desde la II Guerra Mundial, que pueden testificar si hiciera falta de la gran guerra que se libra sin que la mayoría sea consciente de su existencia.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad, sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Tal vez te puedan interesar las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

Próximas presentaciones: SANTANDER (24 de junio). Consultar Facebook para más información.

captura10

]]>
2016-06-24 09:57:44
<![CDATA[Posos de anarquía - El Brexit evidencia un proyecto europeo fallido]]> Ya es definitivo; hay Brexit, Reino Unido abandona la Unión Europea (UE). A partir de ahora se oirán muchas voces en las que se cargarán las tintas contra los británicos, contra todos esos euroescépticos como si la culpa de la salida fuera exclusivamente suya. Y no. La UE es un proyecto fallido, hace mucho que lo aseguré desde esta misma tribuna  y el referendum de Reino Unido no hace si no confirmarlo.

El modo profundamente antidemocrático en que ha funcionado la UE, su nula política exterior común, la descoordinación… son muchos los motivos por los que objetivamente los británicos han decidido aprobar su progresiva salida de este club en los dos próximos años… más allá de los mensajes xenófobos contra la inmigración que, por otro lado, nada tiene que ver con que Reino Unido tenga un déficit disparado, un complejo sistema fiscal, un problema con su Sanidad y su Educación públicas…

Todo eso da igual. El hecho es que Reino Unido se va y, con su marcha, cerca de 200.000 españoles residentes allí ven cómo se complica su vida. No hablo de estudiantes ni de gente de paso, no. Hablo sobre todo de compatriotas (ahora que está de moda el término), que llevan allí décadas, que han establecido sus negocios y que ahora tienen su futuro en el aire, sin saber si podrán quedarse, si las subidas de aranceles y la caída de la libra darán al traste con su medio de vida, qué pasará con sus pensiones hipotecadas al sistema británico.

Y lo más triste aún para ellos, a pesar de haber sido parte del progreso de ese país en los últimos años, no han tenido nada que decir en su futuro, lo han decidido por ellos, no han tenido derecho a votar. Al menos, todos los británicos que llevan años residiendo en España, buena parte de ellos ya jubilados, sí han podido votar… aunque la situación para ellos no es menos complicada.

¿Y ahora, qué? Reino Unido es el primer país que abandona la UE en 43 años. Un mal sueño para Merkel, que de buen agrado se quería desprender de Grecia, pero que ahora vive su peor pesadilla con el Brexit. Europa no está preparada para fortalecer la UE y no lo está porque la mayor parte de sus líderes no dan la talla. La mejor prueba de esta afirmación es que ellos mismos han de asumir una cuota de responsabilidad enorme en esta ruptura de Europa.

No entraré en sesudos análisis económicos -en los que, por otro lado, España sale siempre mal parada con la salida de Reino Unido-, pero sí en los dos caminos a elegir: o romper Europa o fortalecerla. Para conseguir lo primero no hay que hacer nada, basta seguir igual, con una dictadura neoliberal que canibaliza a sus propios miembros, con una Europa de primera y otra de segunda clase. Y especialmente los grupos de ultraderecha van a aprovechar esta circunstancia, lo vamos a ver en Francia, Austria, Bélgica, incluso, España… es cuestión de tiempo. el mensaje xenófobo que ha calado entre los británicos, se extenderá como un veneno por el Viejo Continente.

¿Y para fortalecer Europa? Sinceramente, lo veo tan complicado que, en el mejor de los casos, creo que se extenderá el estado agónico en que se encuentra la UE, que lleva años en estado comatoso, con respiración asistida, con un Banco Central Europeo que pinta más bien poco, con una inexistente cooperación de servicios de inteligencia, con una defensa de los Derechos Humanos esclerótica… Quizás, detrás de una unión económica hay poco más que rascar. Quizás el país que ni siquiera ha llegado a formar parte plena de este club sea el que ha encendido la mecha de una voladura descontrolada de la UE. Quizás ellos hayan decidido por nosotros como, de hecho, llevan años haciendo desde Bruselas.

]]>
2016-06-24 08:00:03
<![CDATA[Un poco de ciencia, por favor - Tecnología de los detectores de radiación infrarroja]]> Ignacio Mártil
Catedrático de Electrónica. Universidad Complutense de Madrid, miembro de econoNuestra

En el anterior artículo de este blog, expliqué las características y las principales aplicaciones de la radiación infrarroja. En este, describiré la tecnología de los detectores de este tipo de radiación.

1. Materiales y dispositivos para la detección de radiación infrarroja
La radiación infrarroja (en lo que sigue, IR) se puede detectar mediante dispositivos fabricados con ciertos semiconductores, cuyas propiedades los hacen adecuados para tal fin. Dependiendo del rango IR, los semiconductores que se utilizan en la actualidad son principalmente los siguientes: PbSe, PbS, InSb, InGaAs y HgCdTe.
Los detectores de IR fabricados con estos materiales son de dos tipos principales, detectores térmicos y detectores fotónicos:

i) Térmicos. La radiación IR, tras ser absorbida, provoca un aumento en la temperatura del detector, lo que a su vez modifica alguna propiedad de éste que lo utiliza para generar una señal eléctrica (una corriente o una tensión). La señal generada es independiente de la longitud de onda de la radiación incidente, lo que hace a estos detectores poco recomendables para discriminar el valor de la misma. Además, son de respuesta lenta.

ii) Fotónicos. La radiación IR absorbida en el detector, provoca un aumento de la concentración de electrones, que a su vez se traduce en un incremento de la conductividad eléctrica. Son muy sensibles a la longitud de onda de la radiación incidente y extremadamente rápidos de respuesta, pero para conseguir estas características, requieren enfriamiento criogénico, ya que de no enfriarlos, son muy ruidosos e imprecisos. Puesto que todo el impresionante desarrollo alcanzado por los detectores IR se debe principalmente a estos últimos, en lo que sigue serán los únicos a los que me refiera.

2. La complejidad de la tecnología de fabricación de detectores IR
La figura muestra los elementos que componen un sistema de detección IR típico, que está integrado por un sistema óptico, un detector IR, un circuito electrónico de lectura y procesado de la señal generada en el detector y una pantalla de visión:

1
Esquema de un detector fotónico de IR

Cuando lo que se pretende detectar es luz visible, como sucede con las cámaras fotográficas de los teléfonos móviles, el conjunto formado por el detector y el circuito de lectura se fabrica sobre un único semiconductor, silicio, de modo que el detector y la electrónica de lectura están integrados en el mismo “chip” de silicio, dando lugar a un sistema monolítico compacto y de alto rendimiento. Estos dispositivos, eficaces, baratos y tan familiares para nosotros hoy en día al ir incorporados a los teléfonos móviles actuales (smartphones), son económicamente asequibles para casi todo el mundo en buena medida gracias al espectacular desarrollo de la tecnología de circuitos integrados, alcanzado en las últimas décadas.

Por lo que hace relación a la detección de la radiación IR, le tecnología necesaria para llevarlo a efecto sería más sencilla de lo que realmente es si el silicio pudiera detectar esa radiación, pero no es así, ya que el silicio es transparente a la mayor parte del espectro IR, por lo que en los sistemas de detección IR el detector y el circuito de lectura se deben fabricar con semiconductores diferentes, para luego unirlos, proceso de gran complejidad tecnológica, como veremos en el siguiente párrafo. A esto se suma que los detectores deben trabajar a bajas temperaturas, típicamente -200 ºC o inferiores, por lo que deben estar inmersos en un dispositivo refrigerador. Todo ello implica incrementos en la complejidad y en los costes de los dispositivos operativos.

A grandes líneas, el sistema de detección mostrado en la figura anterior funciona así: la radiación IR es recogida y concentrada por una lente, que la dirige hacia su plano focal donde se sitúa el sistema de detección propiamente dicho, que como ya se ha indicado es un circuito híbrido integrado por dos componentes: el detector de IR, constituido por una matriz de pequeños detectores (denominados pixeles) de un semiconductor sensible al IR y el circuito electrónico de lectura, realizado en silicio. La radiación IR genera electrones en cada pixel, que se transfieren al circuito de lectura a través de pequeñas columnas de indio (bumps) de tamaño micrométrico, mediante los que se conectan todos y cada uno de los píxeles con su circuito de lectura situado en el chip de silicio. Una vez que la señal generada en cada pixel del detector llega al circuito de lectura, se convierte en una señal eléctrica y se envía a una pantalla donde se transforma en una imagen visible.

Una vez fabricados de manera independiente la matriz de detectores y el circuito de lectura, la conexión entra el primero y el segundo se realiza mediante soldadura en frío, para ello, la matriz de los detectores y el circuito de lectura son alineados adecuadamente y se aplica una fuerza que causa que los bumps de indio se suelden en frío. La imagen muestra diversos detalles de un detector IR completo:

2
Izquierda: esquema de una matriz de detectores IR (arriba) y de su circuito integrado de lectura (abajo). Centro: esquema de la conexión de la matriz con el circuito integrado de lectura. Derecha: imagen de los “bumps” de indio que conectan cada pixel del sensor con el circuito de lectura.

Gracias al impresionante desarrollo de la tecnología microelectrónica, los circuitos de lectura se realizan en las fábricas de circuitos integrados comerciales mediante procedimientos de fabricación idénticos a los empleados para realizar los chips que incorporan dispositivos tan habituales en nuestra vida diaria como son los ordenadores personales o los teléfonos móviles.

3. La vanguardia de la tecnología IR: los nuevos telescopios
En la actualidad, una de las principales aplicaciones civiles de la tecnología IR es la observación en esa zona del espectro electromagnético proveniente de diversas fuentes emisoras del Universo, siendo uno de los campos más activos de desarrollo de esta tecnología. Este hecho no deja de ser sorprendente, habida cuenta de los muy diferentes presupuestos que mueven el mercado de armamentos (principal aplicación de estos sistemas) y el de la comunidad astronómica.

Mediante el desarrollo de lo que se denominan mosaicos de detectores, integrados por varias matrices de estos, se consigue elevar la resolución y la capacidad de detección de la radiación IR proveniente de fuentes astronómicas muy débiles o alejadas. Este es el objetivo central de muchos observatorios repartidos por todo el mundo. Muestro a continuación algunos ejemplos:

El telescopio terrestre UH-2.2 del complejo situado en Mauna Kea (Hawai, EEUU) dispone, desde mediados de 2012, de un sistema de detección IR compuesto por matrices de 4096 x 4096 pixeles, la primera cámara de estas características que se instaló en el mundo. El dispositivo integra 16,7 millones de pixeles individuales, está fabricado por uno de los gigantes del sector (Teledyne), y se sitúa en los límites de la tecnología actual y de la previsible en un futuro inmediato. La imagen muestra la matriz completa así como su soporte:

3
Imagen frontal del detector H4RG-15 del telescopio UH 2.2. El tamaño es de 6,4 x 6,4 cm2. Los 16,7 millones de pixeles individuales son demasiado pequeños (15 x 15 µm²) para poder apreciarlos en la imagen

La siguiente imagen muestra un mosaico de 16 matrices de detectores IR, instalado en la cámara principal del telescopio VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy), instalado en Cerro Paranal, en el observatorio de la ESO (European Southern Observatory) en Chile; el telescopio VISTA está destinado a observar el cielo del hemisferio sur:

4

Cámara del telescopio VISTA, formada por un mosaico de 4 x 4 matrices de detectores de 2048 x 2048 pixeles cada uno. El tamaño de cada matriz individual es de 4 x 4 cm² y el conjunto tiene 67 millones de pixeles. Fuente: Teledyne Scientific & Imaging

Finalmente, el futuro telescopio espacial James Web (JWST), el sustituto del Hubble, dispondrá de los últimos avances en la tecnología de detección IR. Dicho telescopio está destinado a observar todas las fases de la historia del Cosmos, desde los primeros instantes posteriores al Big Bang, a la formación de galaxias, estrellas y planetas, así como la evolución de nuestro Sistema Solar. Para cubrir esos objetivos, dispondrá de diversos instrumentos de observación en el IR, con una sensibilidad sin precedentes.

5

El corazón del detector de uno de los instrumentos del JWST (NIRCam), mostrando el mosaico de 2 x 2 detectores IR de 2048 x 2048 pixeles cada uno (4,2 millones de pixeles cada matriz; 16,7 millones de pixeles el mosaico completo)

4. Conclusiones
El desarrollo de la tecnología de infrarrojos ha estado dominada por los detectores fotónicos desde los años 50 del siglo XX. Estos detectores requieren enfriamiento criogénico, que es el principal obstáculo para su uso generalizado, ya que los sistemas completos son voluminosos, pesados, caros e incómodos de usar.

Por otra parte, debido a que su campo principal de aplicaciones hasta la fecha son las militares, el secreto asociado a sus desarrollos ha impedido que se generalicen las colaboraciones entre laboratorios y empresas a escala internacional. No obstante, durante las últimas cuatro décadas se han realizado progresos significativos en este ámbito, al haberse ampliado su abanico de utilidades al campo civil.

En el futuro más o menos inmediato, las aplicaciones de los sistemas de imágenes IR requerirán un mayor número de píxeles, lo que pasa por disponer de mosaicos con varias decenas de millones de estos, así como una reducción de costes de los sistemas completos, lo que obligará a optimizar y principalmente reducir los requerimientos de refrigeración de los sensores. En pocos años será factible disponer de mosaicos con más de 100 millones de píxeles, estando limitado su número por razones económicas, pero no tecnológicas.

]]>
2016-06-24 07:10:44
<![CDATA[Sobre el tapete - Los hechiceros en el pentágono catalán (2)]]> Esta es la segunda parte del artículo dedicado a los hechiceros que intervienen en el debate catalán y la cuarta de la serie dedicada al pentágono que unos y otros han bocetado alrededor de la cuestión.

Algunos hechiceros andan sueltos proponiendo montar una “mutación constitucional” o  procrear una “Disposición Adicional”

Aparte de todos los magos de la palabra y hechiceros oportunistas que se han hecho “terceristas” de boquilla y a la “fuerza ahorcan”, sin duda debe haber defensores bienintencionados de la tercera vía. Seguramente les agrada que se les vea y valore como  virtuosos aristotélicos del “término medio”, virtuosamente equidistantes de todo extremismo. Xavier Vidal-Folch es uno de ellos; un periodista catalán bien afincado en El País y que maneja las opciones defendidas por los terceristas en su artículo del 27 de enero de 2006 “Una propuesta para Cataluña”. Nos servirá de guía para meditar ordenadamente sobre ellas. Tras descalificar la celebración de un referéndum y posponer una solución federalista para más adelante y con las aguas ya calmadas, postulaba la fórmula propuesta por Herrero Rodríguez de Miñón, uno de los padres de la Constitución (primero dirigente de UCD y después en AP). El objetivo sería  blindar competencias estratégicas, tales como las económicas-financieras, educativas, lingüísticas y culturales,  mediante una “mutación constitucional” acordada merced a  un pacto político entre las fuerzas políticas y las instituciones que se alcanzaría gracias a una relectura de la Constitución de 1978 o, alternativamente, mediante la aprobación de una Disposición Adicional en la Constitución. En definitiva, se tocan tres caminos para llegar al mismo fin de trayecto: federalismo, pacto de relectura constitucional o  disposición adicional para encajar a Catalunya.

La “mutación constitucional”

El pacto político entre partidos e instituciones con “mutación constitucional” para blindar competencias es percibido por el propio Vidal-Folch como menos “sólido y creíble” que los otros caminos. Se podrían añadir, al menos, otros tres reparos. El primero es que después de las sentencias del Tribunal Constitucional es inconsistente querer corregir al propio TC utilizando una relectura de la Constitución articulada por un simple pacto político que no constaría explícitamente en el texto constitucional. El segundo es que ningún partido político ha hecho suya esta propuesta (salvo quizá, y solo quizá, la Unió Democràtica del zascandil Duran i Lleida). Y el tercero es que nada impediría que en el futuro las instituciones y los partidos que tuvieran la sartén por el mango reinterpretaran el pacto a su gusto o se desdijeran de cuanto quisieran.

La pócima vasco-navarra o una pócima catalana ad hoc

Era otra la opción que gustaba más al autor del artículo: aprobar una Disposición Adicional en la Constitución, porque es flexible en sus contenidos (mínimos, máximos o intermedios) y porque sería rápida al resolverse con una reforma constitucional exprés. El mismo objetivo podría enfocarse de dos maneras: con la ampliación a Cataluña de la actual Adicional Primera que afecta a Euskadi y Navarra o con otra Disposición Adicional de nueva redacción y ad hoc para el caso.

Reza así la Disposición Adicional Primera: “La Constitución ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales. La actualización general de dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía”. No se menciona directamente ni al País Vasco ni a Navarra. Su vía autonómica especifica lo es en tanto se reconoce indirectamente su carácter de territorios forales, lo que exigía continuidad histórica hasta 1978. Para Navarra podía rastrearse una cierta continuidad foral. La cuestión era más complicada para las provincias vascas. Para salvar la institucionalización de su “singularidad” y de sus  conciertos económicos había que justificar su continuidad foral, lo que se resolvió incluyendo en la Constitución una Disposición por la cual se derogaba la ley de 25 de octubre de 1839 y sobre todo la de 21 de julio de 1876, norma que supuso la  extinción de la foralidad tal como había existido, aunque aceptaba el concierto económico. Hubo una interrupción del concierto para las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa en plena guerra civil (Decreto ley de 23 de julio de 1937), explicada porque “se alzaron en armas contra el Movimiento Nacional”, que estuvo en vigor hasta su derogación en 1968 y 1976.

Pero si se habla de derechos históricos y su relación con las competencias, la sentencia del TC 11/1884 dejaba claro que las competencias de las Comunidades Autónomas  serán las asumidas en sus Estatutos de Autonomía dentro del marco de la Constitución. En la práctica, la mención a los derechos históricos y los fueros solo era una cobertura simbólica y una justificación para institucionalizar unos conciertos económicos que suponían un privilegio en relación al resto del Estado. En definitiva, instrumentos que ayudaran a la pacificación de Navarra y País Vasco y que contentaran razonablemente a los nacionalistas moderados. Una vez derrotada ETA, surgen voces (UPyD, Ciudadanos, y más que habrá) que reclaman poner fin a lo que consideran una excepcionalidad que ya sería injustificable. Todo en nombre de la igualdad entre los españoles.

Si la redacción de esta disposición adicional encontró dificultades de consenso en su día, sin lograr el apoyo del PNV (que pidió la abstención en el referéndum constitucional) “tras largos y tortuosos debates” (ver la sinopsis de la Disposición Adicional Primera actualizada por la letrada de las Cortes Generales Ángeles González Escudero, www.congreso.es), es fácil imaginar lo que ahora sucedería…

Fernando Rey Martínez, Profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Valladolid habla de la Adicional Primera como un “énfasis simbólico sobre la especialidad de la autonomía de los territorios forales”. Es decir, citando a J.J. Solazabal, la foralidad ya no descansa exclusivamente en la voluntad de mantener un sistema político propio, sino, “además y sobre todo en la voluntad del pueblo español que es el único sujeto constituyente…”. O sea, humo con mucho simbolismo, y nada que no pueda corresponder a cualquier otra Autonomía. Las Cortes, con la hegemonía demográfica y política de matriz castellana garantizada, controlarán el legislativo en primera instancia. Y su correlato, el Tribunal Constitucional, ya se ha encargado y se encargará de la instancia superior. Por ejemplo, su Sentencia 76/1988 dice que la Disposición Primera garantiza la existencia de un régimen foral, es decir, de un régimen propio de cada territorio histórico de autogobierno territorial pero no de todos y cada unos de los derechos que históricamente habían caracterizado lo “foral”.

Incluso el concierto económico (a fin de cuentas el pacto fiscal pedido por Artur Mas en 2012) podría concederse a otras Autonomías  sin tener que parapetarse detrás de derechos forales ni Disposiciones Adicionales, si así lo acordaran las fuerzas políticas hegemónicas y si las cuentas que administran las élites desde la capital del Reino lo permitieran.

¿Puede utilizarse de alguna manera la redacción actual de la Adicional Primera para resolver por esta vía el encaje de Cataluña invocando su foralidad histórica? Esta es la posición sostenida muy tempranamente por Herrero Rodríguez de Miñón (El País, 8 de agosto de 2005).Tal vez se podría aprobar  una Disposición Derogatoria del Decreto de Nueva Planta de 1716, aquel que abolió las Constituciones catalanas (sus fueros), para vincular indirectamente a Cataluña a la actual redacción de la Adicional Primera. Pero parece que va a ser que no. Ya lo dejó claro el Tribunal Constitucional, que para esto está, en su Sentencia 76/1988 (otra vez ella) cuando señaló que la Adicional en cuestión ampara los derechos de aquellos territorios que mantuvieron sus propios fueros después de la unificación del derecho público y de las instituciones políticas y administrativas españolas culminada en los Decretos de Nueva Planta de 1707, 1711, 1715 y 1716. Dicho de otro modo, derogar el Decreto de Nueva Planta de 1716 no bastaría y debería completarse con una nueva Adicional referida a Cataluña expresamente. Pero ¿cómo derogar el Decreto de Nueva Planta de Cataluña (una de las claves de bóveda de la unificación impuesta por Felipe V hace tres siglos) sin derogar también los de 1707 que abolieron los fueros de Aragón y Valencia y el de 1715 que hizo lo propio con los del Reino de Mallorca? ¿Cómo constitucionalizar los “derechos históricos” de Catalunya, aunque sea un brindis al sol, y excluir al resto de la Corona de Aragón?¿Qué pasaría con los agravios comparativos que podrían argumentar estos territorios y el resto de Autonomías con su vocación de emulación siempre presente? ¿Se conformarían si se les explica que todo es puro símbolo y retórica para tirar 25 años más? En cualquier caso, el profesor Rey Martínez está convencido que esta operación sería como exhumar un cadáver de hace tres siglos.

Para este viaje no hacen falta alforjas

Por si todo esto no fuera suficiente, hay otros motivos para dudar de la eficacia potencial de esta propuesta. En primer lugar, aunque hubiera voluntad política en las Cortes y en las instituciones españolas para la reforma exprés, quedaría la tramitación del nuevo Estatuto que exigiría dos terceras partes de los miembros del Parlamento catalán, la aprobación de las Cortes españolas por medio de una ley orgánica y el referéndum positivo de los electores. Como poco, dos años. Si lo que se pretende es aprobar rápidamente la reforma constitucional con Adicionales y Derogatorias solo para ganar tiempo (sin comprometer sustancialmente nada) y dejar que todo se pudra después cuando se trate de alcanzar con fórceps los dos tercios  favorables de los diputados de Catalunya y de nuevo lluevan los “cepillados” en las Cortes, con un referéndum y un Tribunal Constitucional en la recámara, el desastre final está asegurado.  Otra operación “Lampedusa” en el siglo XXI no colará.

Otra pega es que la promesa de blindaje no se sostiene. Este procedimiento daría a Catalunya el mismo blindaje que le han dado sus dos Estatutos de Autonomía precedentes y que han sido enmendados por la política recentralizadora de los gobiernos españoles y las sentencias de un TC que seguirá siendo el fiel escudero e intérprete de la hegemonía demográfica y política del Estado; o tan poco blindaje como el que realmente tienen los Conciertos económicos vasco y navarro, que pueden abolirse el día que se lo propongan las fuerzas políticas hegemónicas españolas (C´s pide eliminar estos “privilegios”) o quedarse en poco aprovechando la negociación del Cupo (la cantidad de dinero que pagan al Estado por los servicios recibidos; o sea, la verdadera madre del cordero). A poco que se mire, ni siquiera la monarquía está blindada al 100% en la Constitución. En el mejor de los supuestos, ¿quién y cómo van a blindar las “singularidades” catalanas, éstas que zarandean tirios y troyanos cuando conviene? La hegemonía demográfico-política de matriz castellana es la única que puede blindar lo que quiera en cualquier Constitución.

Queda para la próxima el interesante fenómeno del federalismo, avalado por unos oscuros hechiceros que vienen hablando de su propuesta desde hace algún tiempo sin dejar de contradecirse y sin que hayan concretado absolutamente nada. Eso sí, cierran filas con la España Uninacional.

]]>
2016-06-24 06:58:07
<![CDATA[Punto de Fisión - En el riesgo hay esperanza]]> Nunca he creído en la jornada de reflexión ni mucho menos en un mitin. El votante ya tiene decidido de antemano por quién va a votar, no digamos si acude al baño de masas de un candidato. No me imagino yo a un escéptico de Mariano, de Pablo, de Pdr o de Albert, pensándoselo mucho el sábado; menos aun de pie ante el cartel de un acto electoral y diciéndose a sí mismo: “Voy a entrar un rato ahí dentro a ver qué pasa. Quién sabe, a lo mejor me convencen”. Supongo que debe de haber algún motivo para mantener la jornada de reflexión, aparte del folklórico, pero creo que, caso de servir para algo, únicamente sirve para que Hamlet siga monologando con su propia calavera.

Es para ese votante dubitativo, melancólico y desengañado para quien escribo esto, yo que estoy cargado de dudas, melancolías y desengaños. Aunque siempre he sido marxista de la rama Groucho -de ésos que jamás entrarían en un club donde les admitieran como miembros-, ante ciertas encrucijadas del destino no me arredro. Creo que a nadie con un dedo de frente se le escapa que hay que botar, con b, a Mariano y sus mariachis el domingo: es una urgencia histórica. No sólo porque han robado, mentido y estafado; no sólo porque han promovido y mantenido conductas criminales que incluyen, entre otros delitos, financiación ilegal, cohecho, soborno, extorsión, obstrucción a la justicia, malversación de fondos, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, apropiación indebida y sobresueldos. Eso, con ser tremendo, es lo de menos. Lo peor de todo es que han destrozado la educación, han saqueado la sanidad, han dejado en la calle a docenas de miles de familias, han abandonado a su suerte a miles de dependientes, han impuesto recortes brutales y han dejado la economía todavía más maltrecha que antes.

Es cierto que hay una cosa que han hecho muy bien: los bancos y los grandes empresarios están mejor que nunca y, por primera vez, estamos a la cabeza en el crecimiento exponencial de millonarios en Europa, algo imposible de conseguir si no tuviéramos, al mismo tiempo, uno de los salarios mínimos más bajos y el IRPF de autónomos más alto y disparatado del continente. Según un informe del suplemento económico Cinco Días,: “Hay más dueños de grandes patrimonios en España que en Arabia Saudí, Kuwait, Rusia, Brasil o México”. Si quieres que te roben y que te estafen, si quieres acabar en la puta calle o arrinconado en el pasillo de un hospital, y que luego te orinen en la cara, ya sabes, por experiencia, cuál es la mejor opción para seguir directos al desastre.

Es muy posible, sin embargo, que no te guste un pelo lo que esté pasando y que a la vez estés asustado ante la posibilidad de un cambio. Tanto que has pensado en la abstención, en lavarte las manos al estilo Pilatos, y dejar que sean otros los que decidan por ti, aunque lo que decidan sea arrojarte al fondo de un barranco. Más que en las promesas y las amenazas, piensa que en sólo un año los ayuntamientos del cambio -Ada Colau, Carmena y Kichi- han disminuido la deuda heredada entre un 20% y un 10% y han aumentado el gasto en inversiones sociales en un 30%. Entiendo que hay muchas cosas en el programa de Unidos Podemos que no te convencen, pero también intuyes que encarnan la única posibilidad de virar el timón el próximo domingo. Sabes de sobra que Ciudadanos no son más que la marca blanca de la derecha franquista y ya has visto para qué ha servido tener en el PSOE durante veinte años. Recuerda a Tácito: “No hay atractivo en lo seguro, en el riesgo hay esperanza”.

 

]]>
2016-06-24 06:20:05
<![CDATA[El socialismo es republicano - Rajoy, Fernández y la omertá]]> Cada vez que aflora un nuevo caso de corrupción, donde se encuentran implicados representantes públicos vinculados al Partido Popular, adquiere más fuerza la relación entre Partido Popular y “organización criminal”. Algunos de los investigadores en estas tramas corruptas hablan de una “sistema” estructurado y jerarquizado donde las tramas, en múltiples ocasiones, se entrelazan y vinculan.

Bárcenas, declaró en el juzgado, que el PP era un partido muy jerarquizado. Curiosamente “mafia” es un término utilizado mundialmente para hacer referencia a una clase especial de organización criminal cuya cualidad más destacable es su jerarquización y cuyos miembros se denominan “hombres de honor” o “mafiosos”. Claro que en la Mafia que un hombre sea un hombre de honor no significa que sea honorable como convencionalmente se entiende. El honor se acumula a través de la obediencia, es decir, si están más disponibles para hacer “trabajos” más honor tendrán dentro de la Cosa Nostra. Con ello el mafioso cuánto más reservas de honor tenga más información, dinero y poder tendrá.

Seguramente tengo una imaginación muy prolífica pero lo que hemos conocido estos días sobre la conspiración del Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, para fabricar pruebas contra miembros de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) y Ezquerra Republicana de Catalunya (ERC) me recuerda mucho a un “trabajo” porque como aparecía en esas grabaciones “el presidente del Gobierno lo sabe… es un hombre discreto donde los haya. Por supuesto, su mano derecha no sabe lo que hace su mano izquierda. Yo le conozco muy bien, de muchos años. Llevo trabajando y colaborando con él desde febrero del 91 ininterrumpidamente, en la oposición, en el gobierno…

Tras conocerse estas audiciones que atentan directamente contra la democracia y el Estado de Derecho el Ministro declara que “El presidente (Rajoy) no sabía nada” Parece que estamos ante un código de honor inviolable el pacto de silencio u omertá, que existe en muchas organizaciones y que sirve para encubrir delitos y a delincuentes. La omertá o pacto de silencio, explícito o tácito, se basa en la mutua lealtad entre todos sus integrantes. A veces un simple “sé fuerte” puede revelar su presencia.

La hipótesis más usual, entre los lingüistas, es que la palabra mafia procede del vocablo árabe, dado que éstos ocuparon Sicilia entre los años 965 y 1060, “mahya” que significa “bravuconería, jactancia, chulería” y esto describe perfectamente las declaraciones del Ministro, mientras partidos políticos así como el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) reclaman su dimisión, “Estoy absolutamente tranquilo, no hay ninguna ilegalidad

Mario Puzo abordó en su magnífica novela “El Padrino” varias cuestiones políticas. Frases como “la sociedad sólo protege realmente a los poderosos” es un reflejo fiel de la actualidad que vivimos.

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE

]]>
2016-06-24 02:20:22
<![CDATA[Aquí no se fía - El IBI de Carmena]]> En un país donde el ministro del Interior es pillado in fraganti utilizando los recursos del Estado para perseguir a sus adversarios políticos y no pasa nada, tiene perendengues el revuelo que se ha armado (al menos en Madrid) por la decisión del Ayuntamiento de proceder a una rebaja selectiva del IBI.

Quienes se han lanzado a anunciarla pocos días antes del 26-J, contraviniendo la normativa electoral, han metido la pata hasta el corvejón y con su torpeza han regalado una victoria política a las huestes de Esperanza Aguirre, siempre dispuestas a ver la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el ojo propio.

Ahora bien, dicho esto, el fondo del asunto es perfectamente razonable: después de hacer una cala, el Ayuntamiento ha detectado las zonas de Madrid donde más han bajado los precios reales de la vivienda y pretende que los valores catastrales que sirven de base al impuesto se reduzcan en consonancia.

¿Que el desplome del mercado inmobiliario ha sido generalizado? Por supuesto. ¿Que convendría revisar los valores catastrales de toda la ciudad, claramente sobredimensionados tras la cris del ladrillo? Es posible. Pero dudo mucho que semejante operación sea asumible ahora por las arcas municipales.

La política consiste en establecer prioridades, y eso es lo que ha hecho el equipo de Manuela Carmena. Acusarle de favorecer en la selección a cinco distritos donde Ahora Madrid fue la fuerza más votada en las últimas elecciones, como han hecho el PP y su coro mediático, es algo que no se sostiene.

Ahora Madrid ganó en once, con lo que hay seis que también tienen derecho a sentirse discriminados y podrían pasarle factura cuando toque volver a las urnas. Por otra parte, los beneficiados son Carabanchel, Puente de Vallecas, Usera, Villa de Vallecas y Villaverde, que están entre los más humildes de la ciudad.

Además, el IBI no se tocaría, al menos de momento, en todos los barrios de estos cinco distritos, sino solo en los 22 donde más ha caído durante los últimos años el precio de la vivienda, que en algunos casos es ahora hasta un 40% inferior al existente antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Puede que haya propietarios que salgan ganando injustamente con la rebaja y otros que la merecerían más en zonas de Madrid donde no va a producirse. Pero el criterio que se ha seguido no es ningún despropósito. Para reducir los impuestos cuando se acercan unas elecciones y subirlos después de ganar, ya está Rajoy.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.

]]>
2016-06-24 00:17:55
<![CDATA[kⒶosTICa - as estadísticas de la Eurocopa al detalle]]> A las puertas de la siguiente fase de la Eurocopa ya es posible recopilar interesantes estadísticas de equipos y jugadores. Para empezar, ningún equipo ha conseguido culminar la primera fase con 3 victorias. En el mejor de los casos (2 victorias y 1 empate) se han situado Croacia, Francia, Alemania y Polonia. El rey de los empates es la Portugal de Cristiano Ronaldo, que ha empatado los 3 partidos de clasificación.

PososAnarquia_Eurocopa_1

La selección más goleadora es Gales con seis goles, lo que hace un promedio de 2 por partido. España anotó 5, con un promedio de 1,67 goles por partido. Los máximos goleadores con 3 tantos son Morata (España) y Bale (Gales).

Por otro lado, el equipo que más tantos ha encajado ha sido Rusia con 6 (2 por partido), mientras que las que ha mantenido a cero su portería han sido Polonia y Alemania. Curiosamente, Morata es también el que encabeza junto a Long (Irlanda) y Zaza (Italia) el ranking de faltas cometidas, con 9 (aunque sólo ha recibido 2). En cuanto a tarjetas, sólo Ramos tiene 1 amarilla en nuestra selección.

El partido en el que más goles se marcaron fue el Hungría-Portugal, con un empate a 3. Por el contrario, hasta 4 partidos se han jugado sin que ninguna selección batiera al portero (Portugal-Austria, Eslovaquia-Inglaterra, Suiza-Francia y Alemania-Polonia).

PososAnarquia_Eurocopa_3En cuanto a las diferencias de posesión de balón, la mayor diferencia (42%) se produjo en el Irlanda del Norte-Alemania, donde ésta último tuvo la pelota un 71% del tiempo. Le sigue el España-República Checa, donde La Roja dominó un 67% del tiempo.

Portugal y España, con 30 y 28, respectivamente, encabezan el ranking de saques de esquina a favor. En cuanto a los corners en contra, la República Checa (28) y Suecia (24) lideran la lista. España tuvo que hacer frente a 9. El equipo que más veces entró en fuera de juego fue Suiza (15), seguido de Portugal (12) y Turquía (10). España lo hizo en 9 ocasiones.

El mejor pasador es Kroos (Alemania), que de 353 pases completó 328, es decir un 93%. En tercera posición estaría Iniesta (España), con 265 de 284 intentos (93% de efectividad) seguido de Ramos (248 de 258, 96%) y Busquets (237 de 249, 95%).

PososAnarquia_Eurocopa_2

El jugador que más distancia ha recorrido en lo que va de Eurocopa ha sido Parolo (Italia), con 12,570 km, seguido de Darida (Rep. Checa) con 12,563 km y Giaccherini (Italia) con 12,374. En cuanto a los sprinters, el más rápido con una velocidad punta de 33 km/h fue Kingsley Coman (Francia). Los españoles no están ni entre los que más distancia recorrieron ni los que lo hicieron más rápido.

Y de La Roja, ¿qué jugadores han jugado todos los minutos de la Eurocopa (270’)? Piqué, Iniesta, Juanfran, Busquets, Ramos y De Gea.

]]>
2016-06-23 09:27:39
<![CDATA[Asaltar los Suelos - Los permisos de paternidad en campaña]]> La campaña electoral ya está terminando. Durante estas semanas, entre acusaciones cruzadas y escándalos de corrupción o espionaje, algunos problemas se han tratado con cierta atención. Uno de ellos ha sido los permisos de maternidad y paternidad. En concreto, se ha generado un cierto debate sobre la necesidad de equiparar el permiso de paternidad (dos semanas) al de maternidad (dieciséis semanas).

Pero, ¿es esto una necesidad en este momento? Claro que lo es. Los que hemos sido padres, somos conscientes del beneficio que puede suponer para la sociedad el hecho de igualar los permisos de paternidad y maternidad, haciéndolos intransferibles y pagándolos al 100%.

Tal y como están definidos estos permisos hoy en día, el peso de los cuidados caen fundamentalmente del lado de la mujer. Es ella a la que apartamos de su puesto de trabajo y esto tiene un impacto tremendo en el ámbito laboral: el hecho de encargarse a solas del cuidado le genera dificultades en su vida laboral. Por ejemplo, a ningún hombre le preguntan en una entrevista de trabajo si tiene pensado tener hijos, porque casi ningún hombre coge un permiso superior a los quince días. Una mujer en edad de quedarse embarazada es automáticamente discriminada en este sentido. Esta es una desventaja que tienen las mujeres que se eliminaría si los permisos fueran iguales e intransferibles. Como dato, solo el 55% de las mujeres que disfruta de este permiso vuelve a incorporarse al mercado laboral en las mismas condiciones (frente al100% de los hombres) y sólo un 1,7% de los hombres comparten parte del permiso de sus parejas.

Pero no es solo un problema laboral, también es social.

Cuando una pareja decide tener un hijo, culturalmente se asume que la mujer es la responsable de los cuidados. Si los hombres tuviéramos un permiso igual e intransferible, se iniciaría un cambio cultural muy importante. Se darían los medios para que ambos progenitores puedan cuidar por igual, normalizándose así la corresponsabilidad de las tareas domésticas y del cuidado. Además, de esta manera se educa a los menores demostrándoles que tanto el padre como la madre se encargan de las cuestiones domésticas. Y esto es un punto clave, ya que la mejor manera de hacer que la sociedad sea más justa e igualitaria, es educándola en este sentido (se sorprenderían de las cosas que llega a escuchar uno cuando dice que comparte el permiso de maternidad de su pareja).

Incluso legislativamente, no incluir esta igualdad en los permisos va contra los principios de igualdad recogidos en la Constitución o el de igualdad de trato recogido en una directiva europea de 2006 que prevé que en situaciones similares se den respuestas similares o idénticas por las instituciones.

Por último, pero no por ello menos importante, la reclamación de un permiso de paternidad igual al de la mujer es un derecho tanto para el padre, como para las criaturas. Para los padres es un permiso que nos permite atender a la crianza, cuidado, juego o educación diaria de nuestros hijos e hijas y así tener una vida más rica, más humana y más satisfactoria. Para ellos es la única manera de disfrutar y ser atendidos por sus padres, en la misma medida que por sus madres, en sus primeros meses de vida.

¿Qué piensan los partidos políticos de todo esto?

Según la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA), solo Unidos Podemos ha adoptado la igualdad de este derecho en su programa. El PP no propone cambios al sistema y el PSOE declara su acuerdo con el objetivo, pero sin comprometerse con un calendario completo hasta la equiparación.

Mención especial merece la propuesta de Ciudadanos: ocho semanas intransferibles y pagadas al 100% para cada persona progenitora, más diez semanas de “libre distribución” dentro de la pareja, apelando a la libertad para adoptarlo como se desee. El problema de esta medida es que esta libre distribución siempre recae en las mujeres, como pasa ya con la parte del permiso que se puede compartir en España o en los países que tienen este mismo modelo que defiende Ciudadanos. Aquí está el gran problema de este tipo de permisos.

Con este modelo, se apela a la libertad de la pareja a disfrutar del derecho como se desee. El problema es que mientras que los derechos no sean iguales e intransferibles, está libertad nunca existirá porque, sin un cambio social, es siempre la mujer la que se ve empujada a tomar el permiso. Por esto es tan importante que estos sean iguales, intransferibles y pagados al 100% y los hombres asumamos el papel que nos corresponde en nuestros hogares.

]]>
2016-06-23 07:09:37
<![CDATA[Lloviendo piedras - Sonrisa es nombre de mujer]]> Las elecciones del próximo 26 de junio cierran un largo ciclo electoral marcado por la crisis, las políticas de austeridad dictadas desde el poder económico europeo y, por supuesto, la respuesta social.

Para hablar del papel de las mujeres en este proceso es necesario hacerlo con mirada larga;  el derrumbe del sector de la construcción inició el camino para que las únicas políticas de estímulo público que se dieron antes de que el mismo Zapatero de la ley de igualdad abrazara el dogma de la austeridad, fueron duramente criticadas por economistas feministas que señalaron,  ya desde entonces, la amenaza que sobre los avances políticos, económicos y sociales de las mujeres suponía aquel “Plan E”. Señalaban con acierto, como hemos podido comprobar, que se estaban sentando las bases para que la crisis fuera la excusa para volver a situar a las mujeres en el campo de lo doméstico desplazándolas del mercado laboral también, del espacio público.

Desde aquel inicio hasta hoy,  se cumplió la profecía y las decisiones políticas orientadas a retrasar las condiciones de igualdad tan duramente conquistadas avanzaron como si de un juego de caída de dominó se tratase. Cayeron los cheques de ayuda para las familias de personas dependientes o las escuelas infantiles y llegó nuevamente, en lugar de inversión en servicios públicos, la consolidación de la mujer como única cuidadora en la familia, cayó en el olvido la eterna promesa de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, Cayeron  los departamentos gubernamentales de igualdad devolviendo sus políticas a un segundo plano de la agenda gubernamental, se aprobaron las reformas laborales que precarizan y aumentan la temporalidad en el empleo de las mujeres,  llegó el recorte sangrante en prevención y recursos de atención para las víctimas de  violencia machista y el retroceso en los derechos sexuales y reproductivos, sin  motivación económica pero que suponía el perfecto empujoncito hacia el ostracismo de tantos años de lucha.

Se dijo en las plazas del 15M y no ha sido suficientemente repetido: esta crisis ha sido una estafa en la que quienes jugaron en el casino de la especulación con la riqueza colectiva, con el dinero público y con nuestros sueños de futuro;  encontraron la excusa perfecta para recortar nuestros derechos consiguiendo así que la banca volviera a ganar. En el caso de las mujeres, es aún más sangrante porque no es parte de la agenda política ni mediática, ni se dice con claridad que además de los derechos sociales que nos han robado a todos, a nosotras nos han querido también devolver a la subalternidad política y social.

A pesar de este empeño, la reacción social y el cambio político se abre como nunca al protagonismo femenino. Y no es casual.  A quienes aún no han comprendido que lo que está sucediendo no es una batalla de partidos ni de élites, sino una disputa por la sociedad que queremos ser,  les está costando entender que el cambio,  desde su momento intuitivo que inauguró el 15M, hasta el momento actual que cristaliza en proyecto político, transita desde la impugnación de una cultura social y política de la competición y el individualismo a la construcción de un futuro de cooperación y construcción comunitaria.

La disputa es entre quienes se empeñan en mantener una arquitectura institucional que ponga freno al avance de un nuevo proyecto de sociedad más justo y solidario, y quienes apuestan por poner la maquinaria institucional al servicio de ese imprescindible y urgente cambio de cultura cívica que avanza por los barrios y pueblos de nuestro país.

Ya no es tiempo de promesas programáticas para el avance de la igualdad. Ahora es tiempo de apostar porque el conjunto de cambios políticos y económicos que vamos a encarar nunca más olviden que han de incorporar el objetivo de la igualdad real en cada paso que den,.  No  es sólo por justicia, sino porque las mujeres de este país ya no esperamos sentadas favores, nos hemos puesto en pie para ser las arquitectas de un futuro que nos incluya en todos los nuevos proyectos que configuren ese cambio que irá mucho más allá que una mera sustitución de élites.

Hay quienes piensan que las sonrisas no hacen funcionar un país, son los mismos que han dejado en la cuneta a millones de afectados por la crisis que han seguido adelante con  la sonrisa de quienes se organizaron para cubrir el enorme hueco que dejó su insensibilidad. Son los mismos que han perdido la memoria olvidando que las abuelas de nuestros campos que llegaban a las ciudades salieron adelante sonriéndose entre amigas del mismo pueblo que se ayudaban en la gran ciudad. Son aquellos que siguen empeñados en que la sonrisa y el futuro no tenga nombre de mujer.

El domingo, las mujeres de este país volveremos a sonrerir porque la alegría siempre ha sido nuestro mejor arma ante quienes nos insistían, con ceño fruncido, que las mujeres no podíamos aspirar a lo que nos corresponde  que no es más ni menos que la mitad de todo.

La sonrisa lo puede todo, también lograr que los países funcionen.

]]>
2016-06-23 07:09:30
<![CDATA[Punto y seguido - 11 notas sobre el extraño atentado de Orlando]]> Si le hubieran hecho caso a Donald Trump, expulsando a los musulmanes de EEUU, el atentado de Orlando no hubiera sucedido. El terrorismo doméstico entra de lleno en la campaña electoral para dar un vuelco a los sondeos: hace ocho meses, esta cuestión ocupaba el noveno lugar entre las preocupaciones de los ciudadanos, ahora se sitúa por encima de las desigualdades económicas y sociales, actuando así de cortina de humo. De esta forma, la matanza de 50 estadounidenses por su compatriota Omar Mateen, sugiere las siguientes reflexiones:

.Si el autor de la matanza hubiera sido un hombre blanco y cristiano, ¿se trataría igualmente de un acto terrorista? Se catalogó como un “suceso de odio” cuando un joven blanco mató a nueve afroamericanos cristianos en la iglesia de Charleston en 2015, o de “suicidio de un trastornado mental” cuando Andreas Lubitz, el copiloto alemán se suicidó matando a 150 personas, o de “paranoia” cuando Bruce Ivins, el asesor del FBI, el verdadero autor de los ataques con ántrax en EEUU en 2001 (atribuido a Saddam Hussein), que acabó con la vida de a varios compatriotas y proclamaba “Muerte a EEUU y a Israel” y “Alá es grande” en sus cartas.

.Por cómo se ha manipulado el término terrorista, conviene distinguirlo de partisanos/guerrillero: el primero —que puede ser tanto un estado como individuos—, es el que asesina a los inocentes en un acto lleno de ira, mientras los segundos amenazan o eliminan sólo a los responsables de la opresión de las masas con el claro objetivo de obtener una salida política. Así operaban los fedayines de Hasan Sabbah, por ejemplo.

.A toda luz, el de Orlando parece un ataque de terrorismo interno, de la derecha conservadora, militarista, homófoba y machista, cometido por un oscurantista musulmán. Es sorprende que Omar Mateen, siendo de origen afgano y de un país que sigue siendo bombardeado por la OTAN, en su supuesta llamada a la policía hubiese exigido a EEUU dejar de atacar Irak y Siria, sin mencionar su país.

.Según Gun Violence Archive, en lo que va de año ha habido unos 1.330 ataques con armas con 207 muertos; hace tres años la cifra era de 33.640 seres humanos asesinados en los tiroteos: 92 por día ¡Como en una guerra! En éste país, los asaltos a grupos de personas sólo compone el 1.5% de la violencia armada. Dice el New York Times que “Desde el 11S de 2001, el número de personas asesinadas por los extremistas no musulmanes ha sido casi el doble que las víctimas del los musulmanes radicales”. Por lo que los candidatos Trump y Clinton exageran la amenaza de los fanáticos musulmanes.

.Existe un inquietante denominador común en los atentados perpetrados en EEUU y en Europa: que sus supuestos autores han sido viejos conocidos de la policía; en el caso Orlando, además, el padre de Omar, Seddique Mateen, es un colaborador de los servicios de seguridad de EEUU que había sido recibido por el Departamento de Estado y que además es aspirante a la Presidencia de Afganistán, país colonia de EEUU.

.Hillary Clinton, que sale perjudicada por el atentado, propone un estado aún más policial, haciendo un guiño a las empresas privadas de inteligencia: con el presupuesto de 70.000 millones de dólares para este cometido en 2017, recibirán más contratos. Esta cantidad, que se añade a los 50.000 millones ya invertidos en el Programa Nacional de Inteligencia, sólo aumentará el poderío del complejo industrial-militar. Dice Edward Snowden, que con la Ley Patriota y la de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) en manos, las agencias de inteligencia utilizan el Programa informático PRISM para acceder ilegalmente hasta al correo electrónico de los ciudadanos. El miedo es un negocio redondo: genera dinero y poder para unos cuantos, engendra el fenómeno de la ‘masa asustada’ a beneficio de los ineptos gobernantes, mueve fronteras, cambia regímenes molestos, y abre la Casa Blanca a alguien de la ‘familia’. Así funciona el chollo de la interminable de la guerra contra el terror.

Donald Trump, el Rambo de mano de hierro, que con sus declaraciones anti musulmanas pretende atraer el voto de los cristianos conservadores, sugiere lo siguiente:

La expulsión de los musulmanes de EEUU, que son 3,3 millones, con los afroamericanos como la principal comunidad, e impedir la entrada al país de los fieles de Alá. ¡Vale! ¡Pero que empiece por los reyes wahabitas saudíes!

“Bombardear al EI”: ¿Sabe Trump que los yihadistas fueron invitados a la Casa Blanca por Ronald Reagan? Además, Obama afirma que ha lanzado toneladas de bombas sobre los hombres armados de machetes y espadas, pero que ni los cerca de 600.000 soldados de la OTAN en Oriente Próximo han podido con ellos! Claro que si desaparece El Coco del terrorismo, se hundiría la economía de su país.

Ampliar o cambiar las leyes para legalizar “algo más que el ahogamiento simulado”. No hace falta, sr. Trump. Barak Obama prohibió sólo a la CIA torturar a sus prisioneros, y no a otras agencias, ni al temible Comando Conjunto de Operaciones Especiales. El presidente, que se ha negado a eliminar el Apéndice M del Manual del Campo del Ejército que autoriza a los militares usar la tortura física y psicológica contra los prisioneros, cuenta con una Kill list, y manda a matar a los ciudadanos de otras naciones, en sus propios territorios.

.Con su musulmanofobia, Trump discrimina a los estadounidenses por su clase social, género y raza, credo y origen étnico (¡lo mismo hacen los fundamentalistas islámicos y judíos!). El empresario de mamachichos, producto de la suma de Berlusconi+Yeltsin, pretende provocar enfrentamiento entre los trabajadores nativos y los extranjeros (convertidos en cabeza de turco) para debilitarles como clase. Él confunde deliberadamente los términos islam, musulmán e islamismo: Mientras la religión de Mahoma comparte sus principios con el judaísmo y cristianismo, el musulmán, que al nacer hereda la religión de su padre, no necesariamente es practicante, ni mucho menos fanático. Ahora bien, otra cosa es el islamismo: la doctrina de la derecha extrema y fanática de esta fe, la ideología del nacional catolicismo, la de los inquisidores cristianos, o de Tea Party.

.Ambos candidatos prometen lanzar nuevas “guerras justas o buenas” (el ius ad bellum), apoyándose en la seudoteoría del fundamentalista cristiano Michael Walzer que así bautiza la guerra contra los estados débiles, ignorando a Kant que advertía contra los peligros de dar respaldo moral a una agresión militar.

.Que el terror religioso sea un negocio redondo para las élites que gobiernan el mundo no exime de responsabilidad a los musulmanes progresistas para abrir un debate sincero sobre las justificaciones ideológicas de las desigualdades económicas, sociales y de género, el valor de la vida (la pena de muerte), los derechos de las minorías religiosas, étnicas y las personas LGBT, entre otras cuestiones.

.La respuesta de los pueblos del Estado español en 2004 ante el atentado que mató a 191 personas debería servir de ejemplo para los estadounidenses: se movieron hacia la izquierda, y exigieron una política basada en el No a la guerra.

]]>
2016-06-23 06:59:51
<![CDATA[El desconcierto - El laberinto de Interior]]> Termina la campaña electoral con el grave escándalo del ministro de Interior. La grabación publicada por este diario, entre Jorge Fernández Díaz y el magistrado Daniel de Alfonso, titular de la Oficina Antifraude de Cataluña, es la traca que quema todos los ninots de Rajoy. Nada refleja mejor el proceso de involución que padece nuestro frágil sistema democrático que la revelación de la existencia de una Brigada Político Social bis investigando, como su predecesora bajo el dictador Franco, a los adversarios de esa Moncloa sobre la que se proyecta la sombra del Pardo. Tras lo que acaba de ser revelado, ¿quién nos garantiza que, hoy como ayer, no están siendo vigilados también otros líderes y otros partidos cómo lo han sido los nacionalistas catalanes?

Veinte años después de los GAL, resurge ahora, lo que con razón denomina el presidente Puigdemont, el GAL mediático. Ya no se asesina físicamente, sino que se practica esa variante del asesinato de carácter, como es calificado por los estadounidenses. Medias verdades, medias mentiras, bien aderezadas con las necesarias dosis de fantasía, dan como resultado dossieres ficticios rubricados por unas inconcretas unidades policiales, que rápidamente son filtrados a la Brunete tertuliana para que los utilice como piezas de artillería contra los rivales del Poder. Las mismas causas producen los mismos resultados. Desde 1977 a 2016, ningún ministro de Interior o secretario de Estado de Seguridad- salvo Antonio Asunción y Margarita Robles- han intentado drenar las cloacas del Estado.

Aquella lucha del GAL azul contra el GAL verde o el GAL marrón, es continuada hoy con la llamada guerra de los comisarios que se ventila también a través de grupos parapoliciales combinados con los Servicios del Estado. En medio de esta intensa guerra interna, de los que practican la guerra sucia contra los partidos adversarios de la Moncloa, no tiene nada de extraño lo que viene ocurriendo en Interior.Pensar que Ignacio Cosidó, director general de la Policia, o Arsenio Fernández Mesa, director general de la Guardia Civil,  van a tratar de impedirlo sería tanto como creerse la versión que proporciona el propio ministro sobre esas sugerencias grabadas en el propio ministerio

Es mucho más grave que esa TIA de Mortadelo a la que algunos recurren para atenuar la gravedad de todo lo sucedido, y mucho más inquietante que la mera simpleza de un ministro. No es tan solo un problema de Fernández, Rajoy o del PP- ojalá fuese así-, sino un grave conflicto del sistema democrático. Aún está por investigarse la participación de estos versos sueltos policiales en esa farsa sobre la autoría de la matanza de Atocha, en estrecha colaboración con la versión más indecente del llamado periodismo de investigación. Sin algunas de esas gargantas profundas de Interior, en aquella ocasión bocarretretes, no hubiera sido posible intoxicar a los votantes de la derecha española con esta ficción por entregas periodísticas.

En uno de los recovecos de Interior, a los que no pudieron llegar las escobas de Asunción o de Robles, deben de encontrarse los hilos de esos dossieres contra Unidos Podemos a los que mal se agarran los diferentes líderes políticos para calumniar a Garzón e Iglesias. Parece obligado deducir que, tras lo revelado por Público, comiencen a pensárselo dos veces antes de seguir haciéndose eco sobre falsas financiaciones e identidades políticas sobre los dirigentes de la formación progresista. A lo largo de estos dos últimos años los indicios, viajes e informes destinados a manchar la alternativa de progreso, han ido multiplicándose al mismo ritmo que Unidos Podemos iba creciendo.

Interior es una asignatura pendiente desde la II Restauración de los Borbones. Quien la pudo afrontar, Felipe González en 1982, cometió el error de no hacerlo, al sustituir al ministro in pectore Carlos  Sanjuan por el ministro designado José Barrionuevo, y desde entonces nadie le ha metido a este vital aparato del Estado el diente democrático. Es tiempo, cuando la desaparición del terrorismo etarra ya no sirve como excusa, que un gobierno progresista ponga el reloj del ministerio de Interior en hora democrática. Aunque, es evidente que sólo una alternativa progresista tiene capacidad para intentarlo, porque la visión conspirativa de los procesos históricos, que define a todos los poderosos, necesita de la existencia permanente de ese Guadian de Interior.

]]>
2016-06-23 06:40:23
<![CDATA[Actualidad Gastronómica - El aceite gourmet Priordei se lanza a la conquista del mercado español]]> Aceites infusionados Priordei

Aceites infusionados Priordei

Seis años después de su lanzamiento, y una vez consolidada su posición en el ámbito internacional, donde ha centrado hasta ahora todos sus esfuerzos, los productores del aceite de oliva virgen extra Priordei han decidido apostar fuerte por el mercado español.

Fruto de la alianza entre el mayor productor mundial de aceite de oliva, la andaluza DCoop, y Oliers de Cataluña, cooperativa productora de aceite de oliva virgen extra de alta calidad propiedad de la familia Ciuraneta, la marca tiene actualmente un 90% de su producción a la venta en el mercado internacional, y participa en numerosas ferias en el extranjero. De hecho mantiene abiertos el mercado asiático (China, Vietnam, Japón, Corea y Tailandia) y el sudamericano (Brasil, Perú y Colombia). También en Irán, Emiratos Árabes, Marruecos, así como Francia, Reino Unido, Alemania y, ahora, España.

La marca espera que sus artesanales aceites de la variedad arbequina Early Harvest y la colección de AOVE aromatizados en 9 sabores consigan convertirse en España en un referente en innovación, diseño y calidad.

La serie de aceites aromáticos de Priordei se realiza según los métodos tradicionales de maceración. Cada año se selecciona el aceite de oliva virgen extra del Priorat que se macera con ingredientes naturales para asegurar su frescura, aroma y gusto. Existen nueve infusionados con sabores distintos: albahaca, romero, ajo, guindilla, trufa blanca (medalla de plata en 2015 en Japón), orégano, trufa negra, funghi porcini y limón, “ideales todos para dar un toque especial a un gran número de platos”, aseguran desde la empresa.

 

]]>
2016-06-23 00:07:44
<![CDATA[Universidad del Barrio - Muñoz Molina: elogios al olvido, por Emilio Silva]]> “En casa del herrero, cuchillo de palo”, señalaba un artículo el diario argentino La Nación cuando en el año 2002 se extendía la búsqueda científica de los desaparecidos de la dictadura franquista. Durante muchos años hemos escuchado a intelectuales y políticos utilizando países lejanos como ejemplos de dictaduras y violaciones de derechos humanos. En los primeros años tras la recuperación de la democracia, el Congreso y el Senado celebraron sesiones e incluso tuvieron comisiones sobre los desaparecidos y las desaparecidas de nacionalidad española en el Cono Sur americano, mostrando así ese “tic” neocolonial de señalar al resto lo que deben hacer para reparar sus violaciones de derechos humanos.

En ese juego de contribuir al silencio y al olvido “sin que se note” han colaborado numerosos “intelectuales” que desde espacios seudo-progresistas han contribuido a alicatar la impunidad cultural de los crímenes de la dictadura franquista, la nuestra, la de casa, la que tuvo la colaboración de miles de asesinos de civiles, de torturadores, de bebés de presas republicanas de posguerra, de psiquiatras que aplicaban electroshocks a las lesbianas, de curas que con una hogaza de pan en la mano ejercían en los tiempos del hambre su terrible poder sobre el cuerpo y el alma.

Pero dentro de las diferentes posturas acerca de la relación con el pasado, una de las más dañinas es la de la tibieza intelectual, la de académicos de la lengua y de la idílica transición que desde discursos sin supuesta ideología construyen y reconstruyen un cortafuegos para que la impunidad del franquismo siga blindada y sus víctimas amparadas con una especie de caridad dialéctica pero no reparadas.

Leo en el suplemento cultural “Babelia” del diario El País el artículo de Antonio Muñoz Molina titulado “Elogio del olvido” . El académico y galardonado escritor utiliza las reflexiones de un periodista y ensayista especializado en la guerra de Bosnia, David Rieff, para disparar contra el proceso de memoria histórica en España, que es desde donde escribe; lo que llamaríamos un clásico. En junio de 2010, el filósofo Fernando Savater, ya utilizó el mismo libro para respaldar un artículo que se titulaba “Recuerdos envenenados”, en el que aseguraba, utilizando al periodista como burladero, que “el complejo colectivo de las víctimas suele crear otros verdugos”.

Los conflictos con el pasado de Muñoz Molina llevan supurando bastante tiempo.  En el citado artículo se justifica, antes de atacar directamente la cuestión: “… yo mismo he intentado contribuir al rescate de la memoria de la República española y de la cultura que quedó amputada y dispersa tras la derrota en la Guerra Civil y la grosera tentativa de lobotomía del franquismo”. Llamar “tentativa de lobotomía” a lo sucedido en un país arrasado culturalmente, erializado, desierto, es ablandar la realidad, cuando muchos de los éxitos culturales de la recuperada democracia tienen que ver directamente con el cultivo sistemático de la ignorancia que llevó a cabo el franquismo.

En el mismo suplemento cultural, el 2 de enero del año 2010, dedicó un artículo al periodista y escritor húngaro Arthur Koestler (de nuevo un extranjero traído como autoridad para hablar de lo de aquí) y a su experiencia en la guerra civil española. Dos frases de ese texto eran especialmente llamativas: “En Sevilla consiguió una entrevista con el general Queipo de Llano….”, y otra en la que, refiriéndose a Madrid, dice que “[r]ecorría la ciudad bullanguera y sanguinaria…”. La aséptica referencia al sanguinario, criminal de guerra y alentador de violaciones de mujeres Queipo de Llano y el desplazamiento de la palabra sanguinaria a la ciudad de Madrid, que en esos días se defendía ejemplarmente de los avances del fascismo, parecen explicar muchas cosas.

En el artículo con el que arranca este texto (“Elogio del olvido”), añade Muñoz Molina refiriéndose a David Rieff, que “ha sido testigo de los efectos terribles que puede provocar una obsesión por el pasado histórico”. Delata así el bucle en el que se encuentra inmerso el académico jienense. Podemos entonces saltar a su Todo lo que era sólido (2013) en el que afirma lo siguiente: “Lo más difícil de recordar de 2006 es hasta qué punto se quiso que fuera 1931 y 1936. Obsesionados con la exhumación de fosas comunes no reparábamos en el fragor de las excavadoras que abrían por todas partes zanjas para construir chalets y bloques de viviendas sobre terrenos rústicos recalificados por alcaldes ladrones, sobre humedales y zonas protegidas de bosque y en los paisajes litorales hasta entonces vírgenes y en cualquier superficie en la que se pudieran cavar unos cimientos”. Y añade: “En 2006 las noticias más urgentes eran casi siempre acerca del pasado. Excavaciones de fosas de ejecutados e indagaciones judiciales sobre verdugos muertos treinta o cuarenta años atrás ocupaban aquella extraña actualidad en la que el presente casi no existía sino como reiteración fantasmal de las confrontaciones sanguinarias de hacía tres cuartos de siglo”.

Llama la atención esa hiperbólica manera de medir la proliferación de obras sobre memoria histórica, más aún cuando en el año 2009 él mismo publicó una novela ambientada en la guerra civil. Sus palabras, ofensivas para las familias de las miles de desaparecidas y desaparecidos que no buscan broncas políticas sino soluciones judiciales, recuerdan a las de Pablo Casado, cachorro del PP, cuando dijo aquello de que “en el siglo XXI no se puede estar de moda ser de izquierdas porque son unos carcas, están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no sé quién…”.

Desde que en el año 2000 la exhumación científica de trece desaparecidos republicanos dio lugar a la creación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, se pinchó la burbuja del olvido mantenida durante años gracias a la colaboración de partidos políticos, universidades e intelectuales que en el pasado operaban ocultando las violaciones de derechos humanos, la existencia de miles de torturadores y verdugos y la realidad de una sociedad que ha construido su estructura social sobre la violencia, la rapiña y la corrupción dictatorial.

Pero Muñoz Molina no está solo. Andrés Trapiello, miembro en la actualidad de la Comisión de la Memoria del ayuntamiento de Madrid a propuesta de Ciudadanos, ha afirmado en varias ocasiones que “con el pasado no se hace política ni poética”. También camina por ese senda Javier Cercas, quien tras la publicación de su libro El impostor (2014), ha recorrido España y América Latina denunciando el “negocio de la memoria” en España, cuando basta conocer un poco de historia reciente y repasar la lista del IBEX 35 para saber que el gran negocio en nuestro país ha sido el olvido. Añadirle también que igual su novela, sobre un republicano deportado a Mauthausen que nunca lo fue, podría haberse MEJOR titulado “Un impostor”, en un país repleto de franquistas disfrazados de demócratas.

Decía el poeta Juan Gelman que cuando acaba una dictadura comienzan a trabajar los organizadores del olvido. En España han tenido mucho trabajo. Lo prueba que en los libros de texto sigan sin aparecer cuarenta años después de su final las violaciones de derechos humanos de la dictadura, que las víctimas no hayan perdido el miedo durante décadas, que por si las moscas se asaltara en 1981 el Congreso de los Diputados para inyectar en el temor al pasado conservantes y colorantes, y que quienes han accedido al conocimiento y lo han producido y reproducido hayan escogido conversar con el pasado menos incómodo: intelectuales descafeinados de fascismo, exiliados selectos por su fama literaria o sus posiciones moderadas, la élite cultural de los años treinta más desideologizada…. Y mientras tanto, 114.226 hombres y mujeres han permanecido en las cunetas de nuestra historia, de nuestra cultura política, de nuestro presente. Elogiar el olvido es elogiar la inexistencia de las víctimas ni de victimarios. Quizá, quienes no han hecho nada contra la impunidad de la sanguinaria dictadura franquista, puedan así mantener la impostura de mostrarnos su conciencia tranquila.

En twitter: @Emilio_Silva_

En Facebook: https://www.facebook.com/EmilioSilvaBarrera/

 

]]>
2016-06-22 16:49:46
<![CDATA[El azar y la necesidad - JORGE FERNÁNDEZ McCARTHY]]> El senador Joseph McCharty definía su trabajo como patriotismo en traje de faena. El 9 de febrero de 1950, pronunció un discurso en Wheeling enarbolando una hoja de papel en la que afirmaba tener una lista de 205 nombres , de miembros del partido comunista que trabajaban en el departamento de estado. Su patriotismo le obligaba. El estado tiene que depurarse, atacar a sus enemigos, aquellos que pretenden destruirlo. Jorge Fernández no es senador, es ministro del Interior en funciones, un cargo ideal para un patriota, un patriota como McCarthy. Hace un par de meses, en Logroño, el ministro del interior en funciones afirmaba que la bandera nacional es signo de soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y que representa los valores superiores expresados en la Carta Magna. Y Jorge Fernández Díaz, como McCarthy, defiende esos altos valores representados por la bandera con una lista, una que, a diferencia del senador republicano por Wisconsin,  no hace pública, en la que hay nombres de los enemigos reconocidos del estado, concretamente,  los independentistas de ERC y CDC,  y los radicales de izquierda representados por Podemos. Jorge Fernández Díaz, afirmaba sin ruborizarse el pasado 11 de junio que “la presunción de inocencia está reconocida en la Constitución, es una conquista democrática”, haciendo referencia al caso de De Gea y Muniain. Parece que la Selección Nacional es un elemento troncal del estado que hay que proteger, aunque sea invocando algo tan etéreo y espinoso como la presunción de inocencia.

El contenido de las grabaciones que ha revelado Público no deberían sorprender a nadie, en estos dos últimos años ya se habían acumulado pruebas suficientes de la dedicación ejemplar del ministro del Interior en funciones en su caza de brujas patriótica. Para esta  caza de brujas, Fernández Díaz  dispone de una legión de entusiastas funcionarios dispuestos a salvar su patria, que no es España, es el estado, ese estado compacto e indivisible. Dispone de funcionarios entusiastas y del apoyo de una oposición socialista que hasta ayer miraba hacia otro lado, con la esperanza de no mancharse con unas actividades  que en conciencia tal vez no apruebe, pero que en la pràctica  si entiende y justifica. Entienden, todos los que callan, que para salvar al estado de derecho, hay que abandonar el derecho y quedarse con el sacrosanto estado.  Un estado sin adjetivos.

]]>
2016-06-22 08:10:06
<![CDATA[Memoria Pública - ¡Rusia es culpable!]]> El 22 de junio de 1941 dio comienzo la Operación Barbarroja. Este es el nombre en clave que Alemania puso a la invasión de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial.
Esta operación abrió el Frente Oriental, que se convirtió en el teatro de una de las operaciones más grandes de la guerra, escenario de las batallas más grandes y brutales del conflicto en Europa. El nombre de la operación es un homenaje a Federico I Barbarroja cuyo nombre está unido al nacionalismo alemán del siglo XIX.

Despedida de los voluntarios de la División Azul en la Estación de Atocha

Despedida de los voluntarios de la División Azul en la Estación de Atocha

Tras invadir Noruega, Dinamarca, Francia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo –pero tras su fracaso en Gran Bretaña-, Hitler estaba deseoso de expandirse por el este del continente europeo y cumplir el sueño de uno de los personajes históricos que más admiraba: Napoleón Bonaparte. Hitler había estudiado minuciosamente la campaña de Rusia de Napoleón y teniendo en cuenta el fracaso de los ejércitos franceses en las estepas nevadas rusas penso en invadirla en verano. Pero, a medida que en su mente tomaba cuerpo la idea de atacar a la Unión Soviética, prefirió hacerlo de forma fulgurante pensando que la ocupación de la URSS no le exigiría más de seis meses.
Mientras todo esto sucedía, en España, Franco estaba siendo presionado por parte de alemanes e italianos, que no hacían más que recordar que su ayuda había sido fundamental para el triunfo nacionalista de 1939, al tiempo que mencionaban el hecho de la fuerte deuda de guerra que el Gobierno español tenía pendiente con ellos. La solución a esta difícil situación vendría así dada por el inesperado ataque alemán lanzado sobre la Unión Soviética, su aliada de la víspera el día 22 de junio de 1941.

Dos días después de la agresión de Hitler, el 24 de junio de 1941, Serrano Suñer dispuso el reclutamiento de voluntarios para combatir a Stalin en suelo soviético. Su síntesis de la situación política fue la siguiente, conforme expresó en un discurso pronunciado desde un balcón de la Secretaría General del Movimiento, situado en la madrileña calle Alcalá:

“Camaradas, no es hora de discursos; pero sí de que la Falange dicte en estos momentos su sentencia condenatoria”.
Serrano Suñer continuó entre los vítores de los congregados: “¡Rusia es culpable! Culpable de nuestra guerra civil. Culpable de la muerte de Jose Antonio, nuestro fundador, y de la muerte de tantos camaradas y tantos soldados caídos en aquella guerra por la agresión del comunismo. El exterminio de Rusia es una exigencia de la historia y del porvenir de Europa”.
El domingo 13 de julio partieron los voluntarios hacia Rusia desde la estación Atocha de Madrid. Entonces. Serrano Suñer arengó a las tropas: “Vais a defender los destinos de una civilización que no puede morir, y a contribuir a la fundación de la unidad de Europa. Vais a combatir junto a las mejores tropas del mundo”.

La campaña de propaganda para el reclutamiento fue intensa: sólo se publicaban los partes alemanes de guerra –sesgados, naturalmente– y las noticias de adhesiones de otros países. Sin embargo, el cansancio de la sociedad española frustró las expectativas de Serrano Súñer y los suyos. Se precisaban más de 17.000 efectivos para 1941, pero el enganche no fue tan masivo y sí muy desigual, según provincias. Franco y sus generales enseguida se dieron cuenta, y pronto comenzó la recluta de soldados. En el contingente de julio de 1941 las milicias del Partido aportaron 9.154 efectivos, y el Ejército contribuyó con 7.292 hombres. Por la estación del Norte madrileña, el día 13 de julio de 1941, parten hacia Irún, para seguir viaje después hacia Rusia.

En noviembre de 1941, los nazis ya se encontraban a las puertas de Moscú, un millón de soldados soviéticos habían sido hechos prisioneros, pero debido a la llegada del gran invierno ruso, la situación cambió. El invierno cogió desprovisto y mal equipado al ejército de Hitler, que atrasó el ataque a Moscú. Con el suelo totalmente helado, el 4 de diciembre el ataque alemán sobre Moscú quedó detenido y dos días después comenzó la contraofensiva rusa.
Finalmente, en febrero de 1943, el ejército alemán, que había soportado condiciones infrahumanas a causa de las bajas temperaturas y las difíciles comunicaciones con Alemania, se rinde y los soviéticos pasaron al contraataque en todos los frentes, comenzando así el principio del fin del Tercer Reich alemán
La caida de Mussolini y la situación del frente ruso hizo que Franco se replanteara volver a la neutralidad y este cambio de línea habría de influir lógicamente sobre la suerte de la División Azul.oficialmente disuelta.La orden de repatriación fue cursada en el siguiente mes de septiembre, ante la práctica impasibilidad alemana. El 17 de noviembre, la formación era oficialmente disuelta.

La División Azul había servido en su momento como efectivo elemento propagandístico del régimen surgido de la guerra civil en el interior del país, al mostrar el evidente grado de apoyo con el que contaba entre la población y , en el plano material, esta aportación de elementos humanos a la guerra de Hitler sirvió para reducir el monto total de la deuda que España tenía con Alemania en una cifra aproximada de ciento treinta y ocho millones de marcos.
El día dos de abril de 1954, nueve años después de la finalización del conflicto y en pleno clima de guerra fría, el buque griego Semiramis desembarcaba en el puerto de Barcelona a 291 divisionarios, supervivientes de los campos de concentración soviéticos. Eran los últimos restos de la División Azul que, como anunciaba la propaganda oficial de la época, regresaban del infierno.

 

http://joseantoniobru.blogspot.com.es

http://www.eurasia1945.com/protagonistas/ejercitos/division-azul/

 

 

]]>
2016-06-22 07:50:03
<![CDATA[El mundo es un volcán - Los dos votos que decidirán sobre el ‘Brexit’ no estarán en las urnas]]> Por una de esas paradojas de la vida, los dos votos más decisivos sobre el futuro del Reino Unido en Europa no se depositarán este jueves en las urnas. Uno de ellos, el de la diputada laborista Jo Cox, partidaria entusiasta del Remain, porque ya no está en este mundo; el otro, el de Thomas Mair, su desequilibrado asesino y supuesto defensor del Brexit, porque supongo que no le permitirán ejercer su derecho al sufragio desde la prisión de máxima seguridad en la que está recluido. Sin embargo, si los destinos de ambos no se hubieran ligado de forma trágica al final de la campaña, el resultado del referéndum, muy incierto todavía cuando se abran los colegios electorales, podría haber sido diferente. O no.

Aunque sin rotundidad, y tras semanas en las que las encuestas daban primero ventaja al Remain antes de inclinarse hacia el Brexit, el péndulo de la opinión pública, se supone que muy afectado por el atentado contra Cox, ha oscilado a última hora a favor de un desenlace que permitiría a la UE seguir teniendo 28 miembros y superar así una de las mayores crisis de su agitada historia.

Por supuesto, nada hay decidido porque, como se encargan de resaltar los institutos demoscópicos cuando se equivocan, un sondeo, en el mejor de los casos, es tan solo una foto fija válida en el momento exacto en el que se realiza. Por eso, el pronóstico de hoy puede diferir del de mañana y del resultado de la única votación que realmente cuenta, la que se deposita en las urnas, de forma libre y secreta.

En  cualquier caso, da escalofríos pensar que una decisión que marcará el futuro del Reino Unido y el resto de Europa durante décadas pueda depender de un giro dramático e inesperado de última hora, consecuencia de una tragedia que —bien mirado— no altera en lo sustancial las coordenadas del dilema al que se enfrenta el electorado. Nadie debería pensar que un crimen, aunque la víctima defienda una postura en el referéndum y el asesino la opuesta, convierte en más o menos lógico y razonable votar por el Brexit o el Remain.

No negaré que soy un partidario ferviente de la permanencia del Reino Unido en la UE y que considero la convocatoria de la consulta un error que tiene menos que ver con el ejercicio supremo de la democracia de lo que algunos suponen, y que debería costarle la cabeza a David Cameron. Sin embargo, si por fin la mayoría de los británicos votasen por no quebrar la Unión, la lógica satisfacción no evitaría que me quedase un regusto amargo por la forma en la que se produciría. Sería difícil superar la sensación de que quizá, antes que del análisis objetivo de las dos propuestas, sería consecuencia del asesinato de Cox y, en cierto sentido, la constatación de la gran cantidad de matices que a veces se derivan de la aplicación mecánica de la sagrada regla una persona, un voto.

Resulta inquietante que una cuestión de tanta trascendencia pueda decidirse en una votación en la que el 50% + 1 de los sufragios incline la balanza en uno u otro sentido. Sé que entro en terreno espinoso, que analogías como la de la situación en Cataluña pueden provocar acusaciones de que no respeto la esencia de la democracia. Sin embargo, no puedo evitar el vértigo que me provoca pensar que un resultado poco claro, por una diferencia mínima, sea del signo que sea –pero sobre todo si gana el Brexit-, en el referéndum de este jueves refleje tan solo una foto fija del 23 de junio de 2016, que podría ser diferente si se hiciese la semana siguiente, o dos meses o un año después.

No se trata de cuestionar el derecho de David Cameron a meterse en sembraos tan repletos de minas como el referéndum independentista en Escocia o el del Brexit. En teoría puede que eso le califique como un gran demócrata que ante cuestiones espinosas, opta por dar la voz al pueblo, aunque pocos piensan que ése haya sido su principio rector en este asunto. Sin embargo, cuando menos hay que cuestionar su talento político, que, contra su opinión personal y política, ha puesto innecesariamente en riesgo una arquitectura institucional y territorial que, con sus pros y sus contras, favorece una estabilidad que vale su peso en oro en estos tiempos convulsos.

Si su error de cálculo terminase sacando al Reino Unido de la UE por decisión mayoritaria del conjunto del electorado, la consecuencia casi automática sería que en la europeísta Escocia se convocase otro referéndum independentista que, lo más probable, arrojaría un resultado muy diferente del primero. Algo es seguro: que Cameron –o quien estuviese entonces en el 10 de Downing Street- no podría alegar ya ante los escoceses que ese remain sería la única garantía de permanencia en la UE. De esta forma, el actual primer ministro, que se ha ganado con creces el despido, fracasaría por partida doble.

De ahí el vértigo. Todos los votos valen en teoría lo mismo, aunque no sea ese el caso de los que no pueden emitir Jo Cox y Thomas Mair, pero ¿realmente es lógico que una decisión trascendental que puede ser irreversible durante muchas décadas, y que quizá dependa de emociones y traumas de última hora, o de crisis ojalá que coyunturales como la de los refugiados, se decida por una mayoría simple, incluso mínima, hasta de una sola papeleta depositada en una urna? ¿Sería realmente antidemocrático que en ocasiones especiales se requiriesen mayorías cualificadas, que cubriesen giros de opinión posibles incluso días después de cerradas las urnas?

Nos importa lo que ocurra en el Reino Unido porque forma parte todavía de la UE, la maltrecha supranación en la que más o menos decidimos un día integrarnos, pero también nos interesa por la lectura catalana —y vasca, y quizás gallega— que puede hacerse del referéndum sobre el Brexit. Cuestiones como que se requiera mayoría cualificada para que se separe una región y se rompa el país puede que no tarden en plantearse también en España, en lo que supondría una versión corregida y con más consenso, del derecho a decidir, convertido en uno de los ejes de la campaña para los comicios de este domingo y, con gran probabilidad, de las negociaciones posteriores para formar gobierno. No es un asunto claro, todas las opiniones son respetables, y lo ideal sería que, si llega el caso, se alcanase una decisión consensuada. Para ello, lo mínimo exigible sería que nadie insultase o descalificase como antidemócrata a quien mantuviera una posición diferente de la suya.

]]>
2016-06-22 07:10:07
<![CDATA[Rosas y Espinas - Sánchez Dupin en la habitación cerrada]]> 5767cbe807595.r_1466523484276.0-11-921-486El otro día tuve un sueño. Como si regresara a Diodati, o sea. Fue después de oír mucho a Pedro Sánchez parloteando en muchas radios y en muchas teles y demasiadas veces a la vez y diciendo siempre lo distinto:

Uno.- Que nunca pactará con el PP.

Dos.- Que nunca hará presidente a Pablo Iglesias.

Tres: Que no habrá terceras elecciones.

Entonces, derruido neuronalmente, me dormí.

220px-Edgar_Allan_Poe_portrait_BY soñé que escribía, y que era Edgar Allan Poe, y que hacía viento en aquel invierno de 1841 (el viento es más jodido que el frío para los dipsómanos). Escribía un cuento sin sentido titulado Los crímenes de la calle Morgue. Después los críticos dijeron que estaba inaugurando la novela policial, pero eso son cosas que piensa uno siglos más tarde, cuando los indiferentes te dejan algo de tiempo.

El caso es que aquella noche, en mi sueño edgariano, ideé el misterio de la habitación cerrada. La trama es ágilmente resumible. Madame y mademoiselle L´Espanaye son brutalmente asesinadas en un cuarto con solo un acceso, que es una puerta cerrada con llave desde dentro. La policía, quizá desnortada, recurre a los servicios del  detective aficionado Pedro Auguste Sánchez Dupin, famoso por haber desvelado que “calcular no es intrínsecamente analizar” y que su “único aparato es mi Peugeot 407”.

Tras inspeccionar Pedro Auguste Sánchez Dupin las tres paredes sin puerta y los cadáveres, cierra la única puerta y observa la llave interior, que, como el sueño se remonta a 1841, es de esas imposibles de girar desde fuera estando la copia dentro. Disculpad el embrollo sintáctico. La cerrajería siempre te estropea las pasiones urgentes y la prosa.

–El asesino no tiene otra salida –afirma el flemático chevalier Sánchez Dupin, y después va señalando las tres paredes–. Por ahí no puede salir, por ahí tampoco, y por ahí tampoco.

Ante tal enarbolación de brillantes sinapsis, los ineptos policías desmayan sus agotados cerebros sobre sus placas. Sin prestarles atención, Sánchez Dupin se vuelve hacia la única pared con puerta, con su llave clausurante aun en la cerradura.

–En la llave está la clave –asombra a los ineptos inspectores con su erudición etimológica–. Alguien se preocupó de dejar este cuarto cerrado y bien cerrado.

–Atado y bien atado –corrige tímidamente uno de los ineptos policías.

–No sea impertinente y no me interrumpa.

–Solo quería ser franco.

–No opine. ¿Como se llamaban las víctimas?

–L´Espanaye. Madre e hija.

–¿Espa qué? ¿Espa algo? Traigan una bandera inmensa de España inmediatamente y cubramos estos heróicos cuerpos.

En ese momento me desperté, y dejé de estar en 1841, de escribir mi versión dadaísta de Los crímenes de la calle Morgue, y, lo que es peor, dejé de sentirme Edgar Allan Poe.

Como ya no tengo psicólogo, inmediatamente llamé a mi viejo amigo Woody Allen para que me interpretara el sueño. Gracias a la diferencia horaria, Woody tuvo la deferencia de no responder.

56e2917f999ea.r_1462738464299.0-118-3000-1664El PSOE de Pedro Sánchez se encuentra en la misma situación que el detective chevalier Auguste Sánchez Lupin. Ha habido un crimen en una habitación cerrada, y solo se descubrirá girando la llave de esa puerta. El PSOE de Felipe González renunció a abrir esa puerta para hacerle más amable a los franquistas la Transición, preservando su impunidad y sus privilegios. Y además, gran bajada de pantalones, Felipe obligó al PSOE a abandonar el marxismo como ideología oficial, y bajo amenaza de dimisión.

Los tiempos cambiaron y José Luis Rodríguez Zapatero se atrevió a tocar la llavecita con dedos finísimos, ley de memoria histórica y tal, pero después retrocedió por miedo a las voces que escuchaba detrás de la puerta.

Pedro Auguste Sánchez Dupin se encuentra ahora con el misterio de la habitación cerrada otra vez. Y en otro tiempo. Desde la muerte de Franco, el PSOE nunca se ha enfrentado al posfranquismo. Y el pueblo se ha mantenido condescendiente. Pero otra cosa es que ahora, pasados los pudores ideológicos y los ruidos de sables, el PSOE se postre por inercia al neoliberalismo. En este misterio de la habitación cerrada, del PSOE se sospecha al mismo tiempo que sea el narrador, el policía, la víctima y el asesino. Con la irrupción de Podemos robándole la izquierda, a Sánchez le ha caído el marrón de dejar eso históricamente claro. Y, quizá, a su sucesor, de retomar el marxismo. Que es lo que empieza a votar otra vez la gente. Cuarenta años de espera para ser español y socialista, tras la muerte de Franco, son demasiados. Por mucha sigla histórica que vendas. A ver si se entera el PSOE.

¿Para qué vamos a darle importancia a los sueños? Tengo entendido que desestabilizan los mercados. Y eso provoca pesadillas a los niños, como todo el mundo sabe.

]]>
2016-06-22 06:10:24
<![CDATA[El imaginario salvaje - 4 Motivos para votar a Unidos Podemos]]>
  • Votar a favor. Unidos Podemos es el comienzo de un frente amplio que compatibiliza la pluralidad de quienes, desde la diferencia, abogan por un cambio esencial de rumbo. Corregidos, en principio, los tacticismos vacíos,  los tics autoritarios y los divismos, queda la honestidad de una propuesta política que convence e ilusiona. Unidos Podemos ya no sólo opera como alternativa política, lo hace como referencia vital de una sociedad maltratada. Unidos Podemos es terapéutico. Su programa es sólido e inteligente. En él se encuentran los patrones estratégicos y las medidas concretas a tomar para iniciar un ascenso colectivo a la dignidad robada. Pero es que, además, el proceso ha significado un salto de madurez indiscutible de aquellas fuerzas que empecinadas en sus siglas no lograban ser todo lo decisivas que era preciso para generar cambios de calado. Ahora sí se está desafiando  a la cultura política de mercado y la competitividad a ultranza. Es claro que la propuesta política tiene contradicciones no menores que deberán ser corregidas, como nos lo recuerda el Colectivo Utopía Contagiosa a propósito de la propuesta de paz y defensa de esta fuerza política, que es puro convencionalismo. Pero ello, lejos de ser un impedimento, debe situar a Unidos Podemos en una óptica de evolución que permita ir profundizando en transformaciones mayores.
    1. Votar en contra. Que nadie se lleve a engaños, no puede haber alternativa constructiva si no se produce en paralelo una confrontación destituyente. ¿Eso significa que todo lo que se ha hecho hasta el momento es malo? Evidentemente no. Sin embargo, los precios que se han pagado resultan inaceptables. La evolución de nuestra realidad en modo alguno justifica la existencia de toda una cultura de corrupción y aquiescencia de los partidos turnistas. Hay que derogar el modelo antipolítico basado en aquella receta del felipismo que perfeccionó Aznar y que nos ha traído a este momento de la historia, y que no es otro que el de la consagración de toda actividad pública a la creación de una esfera de enriquecimiento individual. ¿Recuerdan aquel óxido de la Dama de Hierro que decía que no existía la sociedad sino el individuo? ¿Y aquellas otras acuñaciones lamentables, como cultura del pelotazo o social-liberal?  La historia sería algo demasiado limitado si sólo sirviera para mirar hacia atrás. Para votar hay que pensar en las causas de nuestra situación y empatizar con quienes más brutalmente han sido excluidos y empobrecidos. Votar en contra de turnistas y recambios es votar a favor de los desahuciados, de las clases medias depauperadas, de los que se han quedado en la fría cuneta de los recortes sociales. El día 26, votar en contra del conglomerado conservador será votar en contra de quienes manejan a esas fuerzas desde el mecanismo de las puertas giratorias.
    1. Votar justicia y solidaridad. El binomio que ofrece Unidos Podemos pone de relieve la necesaria compatibilidad entre los métodos y los fines. La máxima del 68 que enfatizaba aquello de “la imaginación al poder” estaba equivocada. Por desgracia la imaginación llegó al poder, fue descafeinada y se convirtió en publicidad. Se trata de que el poder se ponga al servicio de la imaginación, es decir de los valores y los principios. En el caso de Unidos Podemos no se trata tan sólo de hacer cumbre, sino de generar políticas de redistribución de la riqueza, que generen una hegemonía cultural basada en la garantía de derechos fundamentales. Hay que refundar el estado de bienestar para que pueda evolucionar en la profundización de derechos, y para que la adquisición de esos derechos no pueda estar sujeta a retroceso alguno. Esta propuesta de Unidos Podemos no es una abstracción de laboratorio intelectual. Encuentra su toma de tierra en la necesidad perentoria de crear los rudimentos para un nuevo modelo económico y productivo, basado en unas relaciones laborales justas, desandando los caminos de la precariedad y del exilio económico de nuestros jóvenes, y también apostando por el desarrollo de líneas de productividad económicamente viables y medioambientalmente sostenibles. Hay que subrayar que las mafias son consustanciales a monocultivos como el del ladrillo y las infraestructuras.
    1. Votar valentía. PP, PSOE y Ciudadanos están agitando las aguas de la visceralidad más básica, con el fin de producir el miedo a la desintegración española y ofrecerse, al mismo tiempo, como salvadores de una patria que no han dudado en humillar y maltratar. Las políticas implementadas desde el Estado central no han parado de fabricar, como es bien sabido, independentistas. Todo ello a partir de una prepotencia absoluta, que ha generado, como señaló repetidamente Pablo Iglesias, un auténtico choque de trenes. Pues bien, no parece muy inteligente seguir obcecados en un modelo de Estado donde hay territorios que no se sienten cómodos, que se sienten ultrajados y utilizados como objeto de miedo para forzar cohesiones de lustre electoralista. Por ello, la propuesta de Unidos Podemos me parece valiente, porque se opone a las tripas de un españolismo que ignora los derechos sociales y que sirve de coartada y distracción para políticas profundamente antisociales y modos corruptos de ejercer el poder. Sólo podremos superar los escollos históricos a partir de una valentía democrática que nuestros ancestros políticos inmediatos no tuvieron. Resulta especialmente insultante la verborrea de Susana Díaz, que rebusca votos en el basurero pseudo patriótico, admitiendo implícitamente un concepto de Andalucía sumamente dañino, casi como de tierra y cultura arrodillada ante su imposibilidad. La realidad es radicalmente diferente: Andalucía, orgullosa, tiene riqueza suficiente como para soslayar de una vez por todas las trampas de dependencias que la hicieron cautiva. Solo una cultura clientelar de postración por dependencia podría explicar la resistencia al cambio.
    ]]>
    2016-06-21 15:30:06
    <![CDATA[Es la ecología, estúpidos - SOSTENIBILIDAD EN ESPAÑA 2016: Informe basado en los indicadores de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas]]> Carlos ALFONSO, Fernando PRIETO y Raúl ESTEVEZ, Observatorio de la Sostenibilidad. OS.

    En la mañana del miércoles 15 de Junio el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) presentó en el Gabinete de Historia Natural de Madrid el informe SOSTENIBILIDAD EN ESPAÑA SOS16: Informe basado en indicadores, elaborado según el esquema de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para la Agenda 2030. El informe es diferente en organización de contenidos respecto al último publicado sobre sostenibilidad por la institución en Diciembre de 2014 (SOS14). El número de indicadores ha crecido en esta ocasión hasta 55 y su organización expositiva ha sido adaptada a la sistemática de Naciones Unidas, que dio a conocer los nuevos ODS (17) y sus Metas (169) en la Cumbre de Nueva York celebrada en Septiembre de 2015.

    La Agenda 2030 será para los próximos años el estándar organizativo de los informes sobre sostenibilidad realizados por cada país, pero también va a ser la que en el futuro inspire la valoración del modelo de desarrollo en comunidades autónomas, ayuntamientos, sectores industriales e incluso en empresas. En Naciones Unidas queda todavía por terminar completamente la batería de indicadores que permitirán realizar un seguimiento homogéneo del cumplimiento de los ODS en los países firmantes.

    El Observatorio de la Sostenibilidad ha distribuido sus indicadores según las diferentes metas de los ODS, aquellas que se han considerado aplicables a nuestro grado de desarrollo y para las que hay datos accesibles (muchas de las metas de los ODS se relacionan con la situación de los países en vías de desarrollo o con carencias más profundas que las nuestras). Los indicadores socioeconómicos, ambientales y sintéticos en los que se basa SOS16 constituyen una radiografía de la sostenibilidad del país, un verdadero análisis del “estado de la nación”, un acompañamiento informativo muy apropiado ante las próximas Elecciones Generales del 26 de Junio y una evaluación de las condiciones de las que parte España en 2016 de cara a lograr un futuro sostenible, es decir a su capacidad de cumplimiento de los ODS, compromiso que, junto a 192 países más, suscribió a finales de 2015.

    25 de los indicadores pueden considerarse dentro del ámbito socioeconómico; 26 están relacionados con la sostenibilidad ambiental y los sectores productivos; 4 son indicadores sintéticos y de evaluación del progreso de la sociedad. De los 55 indicadores analizados tan solo dos obtienen valoración positiva (ninguno opta a una valoración claramente optimista de su situación o tendencia): se trata de los indicadores de Eficiencia energética y Abandono escolar prematuro. En 10 de ellos se observan atisbos de mejora y buena proyección futura; otros 13 ostentan tendencias negativas y estados defectuosos; 30 de ellos ilustran situaciones francamente deficientes.

    En cuanto a la capacidad de España para el cumplimiento de los ODS y sus Metas, los indicadores permiten valorar una situación de partida relativamente ventajosa en 3 de ellos: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, ODS4; Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, ODS12; y Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible; ODS14. Los 14 objetivos restantes plantean metas que precisan un cambio importante en el actual paradigma de gestión.

    SOS16 ofrece NUEVOS DATOS INÉDITOS sobre aspectos importantes de la sostenibilidad y de la planificación, entre los que destacan:

    EL CLIMA ES EL MONSTRUO (QUE HEMOS CREADO). En el informe se incluyen los principales DATOS METEOROLÓGICOS DEL AÑO 2015, elaborados por la AEMET, donde se presenta el alarmante dato de un aumento de 0,94 grados de temperatura media en el año 2015 respecto a la media histórica y las tendencias crecientes de temperatura y aumento de irregularidad en la precipitación observadas en series temporales largas, coincidiendo con lo observado en todos los países y por el propio IPCC. Esta información es esencial para la política hidrológica, las ciudades, la planificación agroganadera y la política forestal (resiliencia de hábitats y prevención de incendios). Se adelantan también las emisiones de GEI de 2015 (las de 2014 avanzadas por el OS hace dos años acaban de ser confirmadas por el MAGRAMA), que indican un aumento del 4% respecto a las de 2014, mientras que las de casi todos los países de la UE presentan fuertes reducciones.

    EL ECOSISTEMA COSTERO HA SIDO DEVORADO. Con los nuevos datos de 2011 que se presentan ahora por primera vez se observa que en los primeros 500 metros de costa se urbanizó a una tasa de 2 hectáreas por día, llegando a la colmatación de la primera franja costera en muchas zonas. Este fenómeno se ha extendido paulatinamente hacia el interior hasta los 2, 5 10 e incluso más kilómetros observándose la “litoralización” de España. En la franja de los 2 primeros km desde el mar en Barcelona, Málaga y Alicante, ya se llega a porcentajes del 45% de artificialización. Es destacable la INSOSTENIBILIDAD DE LOS RAPIDOS CAMBIOS DE OCUPACIÓN DEL SUELO en España, especialmente los relativos a artificialización en el entorno de las ciudades y en las áreas costeras. La información de orden superior publicada en el informe ha sido elaborada a partir de los datos obtenidos por el IGN en los sucesivos proyectos europeos CORINE LAND COVER de 1990, 2000, 2006 y 2012 (estos últimos son los presentados ahora). Su análisis demuestra el abrumador aumento de la superficie artificial durante el periodo final de la burbuja inmobiliaria en España, así como los fuertes cambios en la ocupación del suelo por la agricultura y los ecosistemas forestales, si bien una parte importante de dicha superficie forestal ardió en ese periodo (un total de 3,7 millones de hectáreas) . Se observa que hasta 1987 se habían trasformado en superficie artificial en España casi 700.000 hectáreas, es decir, en 24 años se han artificializado en España unas 600.000 hectáreas más, casi la misma extensión total que se urbanizó en milenios de historia. En 2011 (última imagen de satélite a partir de la cual se realizó el análisis) España había acumulado ya un 2,5% de superficie artificial respecto a su superficie total. La superficie agraria alcanzaba el 47% y había un 50% de áreas forestales de diferente tipología. Entre 2005 y 2011 la tasa media de artificialización general alcanzó las 109 hectáreas por día.

    LA SALUD Y SU RELACIÓN CON LA CALIDAD DEL AIRE. El Supercomputing Center de Barcelona, mediante el proyecto Sistema CALIOPE, ofrece datos diarios del ICA (índice de calidad del aire) que han permitido al OS evaluar la población sometida a los diferentes niveles y tipos de contaminación. Una cuarta parte de la población española está sometida a ICA deficiente, malo o muy malo (a partir de la catalogación ICA “deficiente” existe afección a la salud). Durante todos los días del año para los que existen datos (341) hubo en 2015 un 100% de días en que el ICA fue deficiente para una media de 8.650.411 personas, 165 días (48%) en que la calidad del aire fue mala y afectó durante ese tiempo a 2.498.716 personas y 51 días (15%) en que el ICA fue muy malo para una media de 2.028.030 personas diariamente. La suma total de población expuesta para días de ocurrencia de dichos ICA alcanzó los 13.577.157 habitantes en 2015, un 29% de la población española. En 2014 el número medio de afectados diariamente por ICA desfavorable fue superior: 14.761.678; sin embargo, el número de días de ocurrencia de episodios con insuficiente calidad del aire se mantuvo por debajo de 2015: 317, 110 y 42 días respectivamente. Se trata, en ambos casos, de porcentajes inadmisibles y peligrosos y las diferencias interanuales vienen determinadas por las diferentes condiciones meteorológicas entre 2014 y 2015, ya que las emisiones contaminantes se mantienen prácticamente constantes. Tanto el NO2 (que afectó 6,3 millones de habitantes, durante 337 días en 2015), como el ozono (que afectó a 5,9 millones durante 179 días, especialmente en verano) se revelan como los principales contaminantes con implicaciones para la salud.

    EL AGUA: RECURSO LIMITANTE, RECURSO MALTRATADO. El recurso agua ha sido maltratado durante décadas y especialmente infravalorado en su gestión respecto a la calidad. España solo depura el 84% de sus aguas residuales e incumple otras normativas de la Directiva, por lo que en la actualidad tiene abiertos 4 expedientes en el TJE (el último de 2015) que afectan a la depuración de unos 800 núcleos de población, lo cual revela el fracaso en conseguir los objetivos planteados en la normativa y la necesidad de mayores inversiones para mejorar la salud del recurso. La Fundación Nueva Cultura del Agua ha analizado la situación actual de las demarcaciones hidrográficas y ha permitido que esos datos se incorporen en SOS16. El estado de las aguas continentales en las demarcaciones hidrográficas se analiza a través de varios indicadores: el Índice de Explotación Hídrica (WEI) se sitúa por encima del 40% (estrés severo según la EEA) debido a las actividades agrarias, responsables del 70% o más de las demandas totales. En seis de las diez demarcaciones analizadas la proporción de masas de agua en Buen Estado no llega ni a la mitad, pese a que en 2015 todas las masas deberían haber alcanzado el Buen Estado o el Buen Estado Potencial.. Por otra parte, ha descendido el consumo de agua (sin contabilizar el agua agrícola) entre 2010 y 2013 en un 5,7% (cómputo agregado de hogares, sectores económicos y servicios municipales; última encuesta oficial) y el consumo medio de los hogares bajó desde los 144 l/hab y día a los 110 l/hab y día en el mismo periodo. Su carácter de bien estratégico y la penuria presupuestaria de las entidades locales han hecho crecer hasta el 57% (en 2012 era del 50%) el porcentaje de gestión privada o mixta, tendencia europea que ha producido una amplia contestación social (EPSU-led ECI Right2Water) admitida y apoyada por el Parlamento de la UE debido a su aumento de precio (entre 2010 y 2013 aumento su precio medio en un 21,2% en España) y a su consideración por la ciudadanía como bien público que ha de estar sometido a la gestión pública. Y, aunque nos situamos en el primer lugar en reutilización de efluentes de depuración (400 Hm3 en 2015 de aguas regeneradas, lejos de las previsiones del Plan, que eran de 1.200), Una parte significativa del presupuesto de los Programas de Medidas de los Planes Hidrológicos se dedican a la satisfacción de las demandas, pese a que el objetivo básico de la Directiva Marco del Agua es alcanzar y mantener el Buen Estado. Con la directiva Marceo se ha perdido hasta ahora una buena oportunidad para alcanzar un futuro sostenible con las aguas. La gestión se ha basado en el aumento de infraestructuras y la realización de grandes obras, en ocasiones innecesarias, en vez de en la gestión de la demanda.

    PUNTOS NEGROS Y ELEFANTES BLANCOS. En el informe de SOS16 se ofrece una localización de lugares emblemáticos de la contaminación y ejemplo de malas prácticas ambientales (PUNTOS NEGROS), y de infraestructuras sobredimensionadas, absurdas, e iniciativas constructivas e inmobiliarias inacabadas (ELEFANTES BLANCOS). Se han difundido estos mpas interactivos en CARTODB que se pretenden actualizar periódicamente a través de aportaciones de ciudadanos y de expertos. Son un primer peldaño para llevar a cabo ampliaciones y dar difusión a la información mediante desarrollos técnicos adecuados (app, portales y visores online…).

    Además de estas y otras novedades se mantienen los análisis, no menos importantes, de los aspectos “clásicos” de la sostenibilidad en los tres campos citados, si bien organizados en relación con la disposición metodológica de Naciones Unidas. Los indicadores socioeconómicos están todos ellos íntimamente relacionados y comentarlos supone un festival de cifras negativas.

    El empobrecimiento de la población es evidente y durante 2015 los indicadores socioeconómicos no mejoran significativamente respecto a los valores de 2014 o de años anteriores (algunas fuentes no son actualizadas anualmente). Pese a que el desempleo ha descendido en 678.200 personas en 2015 (436.100 hombres y 242.100 mujeres; la tasa descendió desde el 26,94% en 2013 al 20,90% en 2015) ha crecido el número de contratos precarios alcanzando en 2015 su máximo histórico, y el número de contratos temporales alcanzó los 17,07 millones (26% de tasa de temporalidad). El paro de larga duración (14% de la población activa; 3,1 millones de personas y 2,5 millones paradas durante más de un año sin prestación alguna) y el paro juvenil (47,5%) se mantienen muy altos respecto a las medias europeas.

    Esta situación provoca pobreza en todas sus formas: la insolvencia alimentaria puede afectar en España a 1,9 millones de personas (no existe un estudio definitivo); el 14,76% de la población no puede hacer frente a la compra de medicamentos debido a sus bajos ingresos y al copago (en 2005 ese porcentaje era del 5,4% y a partir de 2013 se mantiene en torno al 15%); el gasto medio por hogar ha disminuido en 4.600 euros entre 2008 y 2014 (-14,7%); más de tres millones de personas se han desplazado desde la zona central a la parte baja de la distribución de la renta y la renta disponible neta ha pasado de los 17.042 euros a los 15.408 entre 2009 y 2015 (-10,6%); el AROPE alcanzó en 2014 al 29,2% del total de la población (13.657.232 personas) y ha subido 4,5 puntos desde 2009; la tasa de riesgo de pobreza ha pasado del 20,4 en 2009 al 22,1 en 2015 (7,7% de incremento). En 2014 y 2015 el paro descendió pero, paralelamente, también en 2014, 790.801 nuevas personas sobrepasaron el umbral de riesgo de pobreza y el porcentaje de trabajadores pobres se incrementó desde el 11,7% de 2013 al 14,2% en ese año.

    La pobreza…, la desigualdad…. En 2014, 2.982.272 niños y niñas vivían en España en situación de riesgo de pobreza o exclusión; 2.540.763 niños y niñas viven en hogares cuyos ingresos están por debajo del umbral de pobreza; 1.307.868 niños y niñas viven en hogares en situación de pobreza severa; 791.385 niños y niñas sufren privación material severa. El 17,2% de toda la ayuda alimentaria de la UE se dirige a España. La Encuesta de Condiciones de Vida dice que un 3,4% de los hogares no puede permitirse comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días: estamos hablando de 624.308 hogares donde no se puede garantizar una alimentación adecuada. Ni tampoco una temperatura confortable (hay incluso quién no tiene la posibilidad de acceder a una vivienda): la pobreza energética en España se ha incrementado en un 22% entre 2012 y 2014 (últimos datos disponibles) situándose por encima de la media de la UE27 y de los valores de 2007, en un contexto de precios energéticos que nos sitúa como segundo y cuarto país de la UE con precios respectivos más elevados de gas natural y de electricidad domésticos. Hay que añadir la escasa proporción de vivienda protegida en España respecto a otros países de la UE (apenas un 1,1% frente al 32% de Holanda, el 23% de Austria o el 17% de Francia) y el número de años de salario medio necesarios en España para sufragar su compra (7,4 años en 2015), muy lejos de los 4 años que definirían una ratio razonable.

    La falta de medios de vida se agrava con el adelgazamiento de los servicios públicos, que afectan con mayor rigor a los segmentos más desfavorecidos. Si bien se mantiene la ratio de médicos por habitante, que en 2014 sigue siendo superior a la media de la UE (370 frente a 332 médicos/100.000 habitantes), no sucede así con la ratio de enfermeros por habitante, en cuyo ranking ocupamos el 7º peor lugar (508 enfermeros/100.000 habitantes, frente a los 811 de la UE). En España se ha despedido a 9 enfermeras por cada médico en el transcurso de la crisis y se incumple flagrantemente la proporción de 30 por ciento de médicos por un 70 por ciento de enfermeras recomendada por la OCDE. En educación, durante el curso 2012/13 desaparecieron de las aulas públicas 21.899 profesores. La variación entre presupuestos para educación entre 2011 y 2016 supone un recorte del 12,64%. El gasto público en educación (como % del PIB) se ha situado en 2015 en el 4,23%, un valor similar al de 2014 (4,25%), según datos del MECD, pero la ratio es aún inferior a la de 2005. La tendencia a la baja se consolidó en 2012, año de grandes recortes presupuestarios. Esta situación se comprobó insostenible y fue objeto de enormes protestas públicas. Afortunadamente, nueve comunidades autónomas convocaron oposiciones al cuerpo de maestros en educación primaria para 2015 (ocho más que en 2014) y otras nueve lo han hecho también para docentes de secundaria. Y, otra buena noticia, la tasa de abandono escolar temprano continúa bajando respecto a 2014 (de 21,9% a 20,0% en 2015) después de mantenerse en valores superiores al 30% hasta 2009.

    Desigualdad….Corrupción. Estos datos alertan sobre la desigualdad incrustada de la sociedad española: los índices de Gini y de Palma sobre ingresos se han incrementado enormemente entre 2009 y 2014: el Palma en 2014 alcanzó el valor de 1,36; el Gini de 2014 llegó a 33,99 (+6,34% de incremento de la desigualdad respecto a 2009); la ratio 80/20 creció desde 6,60 en 2009 a 6,34 en 2014 (15,9% de aumento). En consumo, los índices de Palma y de Gini indican un repunte de la desigualdad desde 2013 que se incrementó en 2014 debido al aumento del gasto de los hogares de clase media y de los más acomodados mientras que el realizado por los desfavorecidos continúa disminuyendo. Además se incluye la variable de la corrupción: este factor es valorado por la sociedad como segunda preocupación después del paro. España ha descendido varios peldaños respecto a los países del mundo según Transparencia Internacional y que los partidos tradicionales acumulan docenas de casos de corrupción en su fialas.

    Y esa insostenibilidad social derivada del actual modelo socioeconómico tiene un paralelismo en todo lo que concierne a la sostenibilidad ambiental, la planificación del territorio y el mantenimiento de los bienes y servicios ecosistémicos y de la biodiversidad. Ya se han apuntado evidencias de la distorsión del ciclo hidrológico (clima, aguas continentales, atmósfera…), del alto grado de exposición a contaminantes… La sostenibilidad de los sistemas productivos está en entredicho a la vista de los resultados de los indicadores ambientales básicos: la gestión de los espacios naturales marinos y terrestres, de los cuales ya se conocen las causas subyacentes de su degradación, continúan en peligro: en 2015 solo en 6 de las 19 Metas de Aichi evaluadas encontramos una tendencia positiva y, en ocasiones, con escaso grado de cumplimiento. El MAGRAMA, competente en materia de Biodiversidad, ha sufrido un recorte muy drástico y superior a la media del resto de los ministerios. Desde 2009 el recorte ha sido prácticamente del 50%. Partidas como las dedicadas a Parques Nacionales o Protección y Mejora del Medio Natural han sufrido recortes muy severos. Y, aunque la aplicación del esfuerzo conservacionista limitado a áreas protegidas aisladas del medio natural se ha manifestado como un modelo insuficiente para proteger la biodiversidad y reaccionar ante problemas de la escala espacial del Cambio Climático, la mayoría de los parques naturales cuenta con inversiones inferiores a los 20 €/ha frente a los 26€/ha del año 2010, y se detecta una caída en el número de parques con inversiones superiores a 100 €/ha. El 84% de los Parques Naturales disponían ya de PORN según datos de 2012; solo el 73% contaban con el preceptivo PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión). Entre los Parques Nacionales estos porcentajes se reducen al 66% en PORN y al 52% en PRUG en dicho año. Por su parte, la Red NATURA 2000 cuenta en 2012 tan solo con el 15% de planes de gestión aprobados en sus espacios catalogados. En 2015 los niveles son prácticamente los mismos. Respecto a los incendios forestales, en el año 2015 ardió el doble de superficie total que en el año 2014 (de 48 mil a 103 mil ha) y 3 veces más superficie forestal arbolada que el año anterior (de 9 mil a 33 mil).

    Es el momento de desarrollar estrategias que optimicen el rendimiento de nuestros hechos vitales y reduzcan los impactos negativos de nuestras necesidades. Pensemos en qué exigir a nuestros decisores y representantes cuando tomemos nuestro vehículo para introducirlo en un atasco sabiendo que los coches son los responsables del 35% del total de emisiones de CO2 equivalente en nuestro país y que aún no disponesmos de una Ley de Transporte Público en España (somos los únicos de Europa). Pensemos en las razones de haber perdido en liderazgo en energía eólica (en 2014 se instalaron tan solo 25 MW; en 2015, 2MW!) y de mantener la fotovoltáica como testimonial dentro del mix energético. Asombrémonos ante la evidencia de las 103.199, 96 has quemadas en 2015, igual que se indignan por este hecho los investigadores científicos del medio natural, de cuyo esfuerzo se nutre el OS para elaborar sus informes, pese a que la invesión en I+D+i haya descendido hasta el punto de casi impedir la continuidad de gran parte de los centros de Ciencia (los recursos destinados a ciencia han caído en España un 34,69% entre los años 2009 y 2013 según la OCDE, lo que sitúa a nuestro país como el país europeo que más ha recortado los presupuestos destinados a la investigación científica por debajo de Grecia, Portugal, Italia e Irlanda y 33 puntos porcentuales por debajo de la media de la UE, que ha aumentado sus partidas de media un 0,16%).

    El último Nobel de economía, Angus Deaton, refiriéndose a España, ha señalado que la mezcla de austeridad y corrupción, puede “suponer una bomba social”. Y que la suma de “recortes y escándalos políticos constituye un coctel de alto riesgo”. En resumen, y siguiendo también a este profesor “creemos que había alternativas que seguramente habrían sido mejores para evitar el aumento de la desigualdad y para salir antes de la crisis”. SOS16 proporciona una visión integrada de la situación de la sostenibilidad en España. Este capítulo cobra importancia ya que, siguiendo a otro premio Nobel J. Stiglitz, “nuestras mediciones son importantes no sólo porque nos dicen cómo lo estamos haciendo, sino porque sirven como guías para la formulación de políticas”. Algunos resultados e índices tienen dos rombos. La realidad tiene DOS ROMBOS. Pero hay que mirarla de frente, aunque ello afecte a nuestra percepción del mundo y a nuestra felicidad (como si no fueran suficiente los valores de los índices sintéticos Better Life Index, Índice de Felicidad de NN.UU. e Índice de Percepción de la Corrupción presentados en SOS16). Para ello será necesario leer el informe.

    ]]>
    2016-06-21 11:30:38
    <![CDATA[Crónicas insumisas - ¿Qué hacer en Siria?]]> Pere Ortega, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

    Siria pronto hará seis años que sufre una guerra civil devastadora. Un país situado en una región, Oriente Medio, lleno de conflictos, donde todos los países de la zona se sitúan a favor o en contra de alguna de las partes y donde las potencias mundiales juegan sus intereses particulares por cuestiones de geopolítica, ya sea regional o mundial, geopolítica que tratándose de Oriente Medio está relacionada con la cuestión de los hidrocarburos. Unos, a favor de los rebeldes, facilitando apoyo político, ayuda económica, apoyo militar y armas como Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Jordania, Turquía, la comunidad suní de Irak, Israel, Reino Unido, Francia y EEUU. Por el lado contrario, a favor del gobierno de Al Asad, Irán, la milicia libanesa de Hezbollah y Rusia. Y neutral, pero muy preocupado con el desenlace final, Líbano, país que se puede ver contaminado y caer en la espiral de la guerra de Siria.

    A lo largo de estos años de guerra civil en Siria se han producido más de 300.000 muertos; un millón de heridos; 7,5 millones de desplazados internos; 4 millones de refugiados al exterior; miles de encarcelados y desaparecidos; 12 millones de personas adultas entre los que se encuentran 5,5 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria; 4,8 millones en zonas de difícil acceso donde escasea el agua y los alimentos. Además, la escolarización se ha reducido un 50%; la esperanza de vida ha disminuido en 13 años; la economía se ha reducido en un 40%. Es estadística, pero detrás de cada cifra hay personas que sufren en una tragedia que tendría que golpear nuestras conciencias.

    Las dificultades para resolver el conflicto es multiplican cuando los múltiples grupos rebeldes existentes no están unidos en un único frente, puesto que, además de sirios, participan milicias y yihadistas provenientes de otros muchos países. El ISIS, sin duda el grupo más sanguinario, el objetivo del cual es la creación de un califato regido por la sharia repartido entre Siria e Iraq, está formado por unos 50.000 miembros muchos de ellos provenientes del exterior, entre los que se encuentran 5.000 europeos. Otros 5.000 europeos más luchan junto a otros grupos rebeldes. Los kurdos que reclaman la creación de un estado propio también cuentan con 5.000 extranjeros entre sus filas, que tienen a la vez el apoyo de los Estados Unidos, pero en cambio son combatidos por Turquía que es aliado de EEUU. Por otro lado, hay unos 30.000 milicianos iraníes y de Hezbollah que luchan junto al gobierno de Al Assad.

    Todos estos hechos complican enormemente una resolución del conflicto. Pero no por eso debemos quedarnos indiferentes ante tanto sufrimiento y no pedir que se pare la guerra. Así hay que pedir a la Comunidad Internacional se implique para parar esta barbarie.

    Los pasos imprescindibles a seguir tendrían que ser:
    • Afianzar el precario alto el fuego actual hasta conseguir que sea efectivo, duradero y se paren los ataques y bombardeos
    • Que Naciones Unidas multiplique su esfuerzo en la Conferencia de Paz con todas las partes implicadas, con el objetivo de parar la guerra; que a la vez sirva para abrir el camino de unas negociaciones para resolver el conflicto
    • La implicación e intervención de Naciones Unidas para aislar y neutralizar los grupos yihadistas, en especial el ISIS y Al Nusra (filial de Al Qaeda)
    • Que se pare la ayuda militar y la venta de armas a todas las partes en conflicto
    • Que se abran corredores que permitan entrar ayuda humanitaria urgente tanto a la población siria como todos los desplazados y refugiados
    • Que Europa rectifique y dé asilo a todos los refugiados provenientes de la guerra de Siria que lo pidan, pero también a los de Afganistán, Iraq, Yemen, Somalia…

    Pero por supuesto hay más cosas que arreglar en Oriente Medio para acabar con los conflictos de la región y que llegan a Europa.

    Sin duda el principal ha sido la guerra llevada a cabo en esta región, en Afganistán e Irak, que han generado mucho sufrimiento y mucho odio contra los atacantes y después ocupantes.

    También acabar con el apoyo que Occidente ha dado a unos regímenes autoritarios que han gobernado vulnerando los derechos de sus poblaciones y que cuándo éstas se han levantado pidiendo libertad y democracia tampoco se ha hecho nada para ayudarlas.

    Respecto del denominado yihadismo internacional y los ataques que por todas partes se producen, hay que buscar las causas que desatan este odio. A pesar de no ser una cuestión fácil, para reducir los agravios que los empuja a atacarnos, hay que desactivar las causas que los mueven, las principales son:
    • en Irak y Afganistán, acabar con la ocupación militar y facilitar una transición donde la población escoja su futuro, incluida la posibilidad de la ruptura de sus estados
    • acabar con la ocupación colonial y de apartheid en Palestina por parte de Israel que tiene en EEUU y los países europeos sus principales aliados. Un hecho que todo el mundo árabe musulmán vive como un agravio
    • acabar con los barrios gueto en Europa, dedicando un mayor esfuerzo en la educación e integración de árabes y musulmanes en los países de acogida

    Hay que hacer las paces con todo el mundo generando una oleada expansiva de empatía entre pueblos, culturas y religiones. Si no se hace, continuaremos teniendo más guerras y más ataques en Europa.

    ]]>
    2016-06-21 10:10:01
    <![CDATA[Verdad Justicia Reparación - El cambio, ¿ahora sí?]]> Rodrigo Lueje,
    integrante de La Comuna

    Parece que fuera ayer cuando en una columna similar a esta nos dirigíamos a las candidaturas para las elecciones generales del 20-D con nuestras modestas reclamaciones contra la impunidad del franquismo (ver ‘Queridas candidaturas’, publicada el 13 de diciembre pasado), y sin embargo ya ha transcurrido una legislatura. Breve, es cierto, fallida, también, pero no exenta de su emoción ante las expectativas de un cambio que se resiste a llegar a la política estatal.

    ¡Ah! El cambio, cuántos sueños, ilusiones y fantasías suscita esa hermosa, motivadora palabra, y cuántos desaguisados se hacen bajo su coartada. Su sugerente resonancia debe ser el motivo por el que se abusa tanto de ella en el marketing político; es probable que sea la palabra más frecuente en los eslóganes políticos, y a la vez la más ambigua. La cienciología publicitaria debe haber estudiado la forma en que estimula nuestras glándulas erótico-electorales.

    En nuestro campo de interés particular, es decir, en materia de memoria democrática y lucha contra la impunidad del franquismo, muy poco ha cambiado el panorama en estos meses de suspensión del tiempo político, al menos en el plano estatal. Algo que no debería sorprendernos: si no se ha avanzado ni medio metro en 40 años, no era de esperar que la legislatura del gatillazo del cambio, o del pactus interruptus, fuera a resolverse gran cosa, y menos con ese gobierno en funciones ya de por sí muy ocupado en asuntos de mucha mayor enjundia, como el nombramiento del periodista-tertuliano Marhuenda como comisario honorífico.

    Este gobierno en funciones ha tenido no obstante tiempo para dar otra muestra penosa de denegación de la justicia y de incumplimiento de los tratados de cooperación judicial internacional, al negarse a tramitar los exhortos requeridos por la jueza argentina Servini, para proseguir la causa abierta en aquel país (la Querella Argentina) contra un conjunto de acusados de crímenes del franquismo.

    En el plano local se han visto, por otra parte, avances y movimientos, en algunos casos más bien erráticos, desde los llamados ayuntamientos del cambio. Con ellos, las asociaciones memorialistas optamos por una iniciativa, la de denunciar la impunidad del franquismo a través de la justicia española, que no habría surgido de no ser por esa idea de cambio que atraviesa estos tiempos.

    Cabe citar, en la cuenta del haber, los avances en la campaña de querellas municipales por crímenes del franquismo en sus ámbitos territoriales: tras Pamplona, Tarragona, Zaragoza, Rivas-Vaciamadrid y otros en los que ya se habían aprobado las correspondientes mociones, se han sumado en estos meses Cádiz y Vitoria/Gasteiz, mientras que en muchos otros se ha iniciado su toma en consideración por parte de los grupos municipales.

    No obstante, algunas instituciones como el Parlamento navarro y la Diputación y Juntas Generales de Álava, que ya iniciaron querellas propias por crímenes del franquismo en sus demarcaciones, han decidido sumarse en estos días a la Querella argentina. Al fin y al cabo, aunque se haya iniciado un ciclo de procesos en el Estado español, no se trata de abandonar las luchas iniciadas, sino de amplificarlas. Cuanto más peso judicial se ejerza, desde todas los márgenes del mundo, contra los crímenes, menos días le quedarán a su impunidad.

    En cuanto a novedades no tan positivas figura de manera destacada la creación del Comisionado de la Memoria Histórica por parte del Ayuntamiento de Madrid. Una iniciativa, surgida tras la serie de acciones fallidas en este campo, como las que dieron lugar a la renuncia de la cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense (dirigida por la reconocida historiadora Mirta Núñez) a seguir colaborando con el ayuntamiento, y que ha conseguido el unánime rechazo de las asociaciones de memoria y derechos humanos de dicha ciudad, así como de diversas entidades sindicales y partidos políticos.

    Por hacer breve esta historia: se trata de una decisión plagada de errores tanto en su concepción como en su ejecución, es decir, más o menos en todas las ocasiones en que se podían cometer errores. Desde la Exposición de Motivos, en la que no se mencionan los derechos a la verdad, justicia y reparación, sino el ‘recuerdo’ de las víctimas, y se diluye el origen de los crímenes (el golpe de estado y la dictadura franquista) en un vago y ahistórico concepto de ‘dictaduras o formas autoritarias de gobierno’. Hasta la composición del tal Comisionado, con un mix de ‘personalidades’ en su mayoría ajenas, cuando no contrarias, al reconocimiento de aquellos derechos. Y pasando por la supina ignorancia en todo el proceso del movimiento memorialista y de derechos humanos, al igual que de las asociaciones de víctimas. El ayuntamiento de Madrid contribuye así, en esta materia, al mantenimiento de la injusticia y el continuismo, en clara oposición al anunciado cambio.

    Ahora, ante el nuevo tiempo político que esperamos se inaugure durante las próximas semanas en nuestro país, hay que insistir en que los derechos básicos a la memoria y la justicia no pueden seguir escamoteándose y perpetuándose bajo esta anomalía antidemocrática que representa la injusticia transicional española; que las resoluciones de los organismos internacionales de derechos humanos, así como los tratados y convenios suscritos por el Estado español en la materia, niegan de raíz las falsas coartadas legales hasta ahora esgrimidas por el Estado español; que los derechos de las víctimas del franquismo no son materia de transacción política, ni de negociaciones o equidistancias entre supuestos bandos, al igual que no lo han sido, ni lo pueden ser, los de las víctimas del terrorismo.

    Reconocer estos principios, y actuar en consecuencia, es la única base, la prueba del algodón, de un cambio real, en el sentido democrático y de progreso, en este terreno.

    Para finalizar, un muy breve extracto de la ‘carta a los reyes magos’ incluida en la entrada antes citada con motivo de las elecciones del 20-D:

    • Condena y anulación formal de las resoluciones judiciales y administrativas del régimen franquista, reestableciendo la plena legalidad democrática, con arreglo a los principios y convenios internacionales.
    • Esclarecimiento de la verdad sobre la represión y los crímenes (fosas, bebés robados, expolios, trabajo esclavo, etc.), mediante el libre acceso a todos los archivos públicos y privados, y el amparo judicial para su investigación.
    • Respaldo y dotación de recursos para la persecución de los crímenes del franquismo ante los tribunales de nuestro país, así como en el marco de la Querella Argentina.
    • Fin de la discriminación de las víctimas del franquismo: Derecho pleno a la reparación.
    • Por la construcción de una sociedad conscientemente antifascista en materia educativa, en contra de la apología y la simbología fascista, y mediante la creación de lugares de la memoria.

    Así que ya lo saben las candidaturas, un conjunto de reclamaciones tan justas como evidentes. Y para cualquier duda, aquí estaremos a su disposición y muy pendientes de lo que hagan.

    ]]>
    2016-06-21 09:37:59
    <![CDATA[El ojo y la lupa - De ‘House of cards’ a ‘Marseille’]]> A pesar de la excelente reseña de Marseille que ya ha hecho en este medio María José Arias, no me resisto a la tentación de comentar esta primera producción europea de Netflix, siquiera sea para compararla con la serie norteamericana de la que, en buena medida, es deudataria: House of cards.
    En ambos casos, hay un protagonista absoluto, un actor prodigioso que destaca en su segunda vida para la pequeña pantalla, sin desmerecer de la que desarrolló para la grande y le hizo ganar un lugar de privilegio. Kevin Spacey y Gerard Depardieu se bastan por sí solos para dar credibilidad a sus personajes. Muy malos tendrían que haber sido los directores y guionistas (lo que no es ni mucho menos el caso), y muy cicatero el esfuerzo de producción (tampoco) para echar a perder tanto talento interpretativo.

    Ambos actores están espléndidos y en exuberante madurez artística. El británico, escenificando a un político sin escrúpulos, Frank Underwood, curtido en las conspiraciones y mangoneos del Capitolio y que, sin reparar en medios –por sucios o criminales que sean- intriga para alcanzar la presidencia del país más poderoso del planeta. El francés, encarnando a Robert Taro, eterno alcalde de la segunda ciudad del país, Marsella, que decide optar de nuevo al cargo en respuesta a la traición de Lucas Barrés, su número dos, a quien se la iba a entregar en bandeja.

    No es posible designar un ganador en este hipotético duelo interpretativo entre Spacey y Depardieu, tan grandes ambos aun que cada un o a su particular manera. Habría que dictaminar combate nulo, o mejor dar a los dos como ganadores. El nivel apenas decae en el segundo escalón del reparto: Robin Wright en el papel de esposa de Underwood, Benoît Magimel como Barrés, y Stephane Caillard y Geraldine Pailhas como la esposa y la hija del alcalde marsellés.

    Cabría preguntarse si los actores de Marseille se han inspirado en parte en los de House of cards. No sería extraño pero, en todo caso, eso no les habría llevado a la imitación sino a la recreación diferenciada, porque los personajes que encarnan tienen un perfil moral diferente. En la serie norteamericana es resultado de la ambición en estado puro. En la francesa, ésta es solo un elemento importante, pero no el esencial, y como se desvela a medida que avanza la acción, se ve sobrepasada por sentimientos más elementales y frecuentes, como el remordimiento y la venganza. Marseille deriva hacia la tragedia de tonos shakesperianos, con ecos de El rey Lear y Ricardo III. El último capítulo, en el que se cierran todos los flecos abiertos en la trama, y que concentra quizá un exceso de intensidad, lleva esta línea argumental a un extremo que roza la desmesura.

    El argumento de Marseille parece, en principio, más pequeño que el de House of cards. No ya tan solo por la transcendencia de lo que está en juego, sino sobre todo por lo acostumbrados que estamos a la estética norteamericana, impuesta por una omnipotente y omnipresente industria cinematográfica que lleva toda nuestra vida intentando impregnarnos de una visión del mundo ajustada a los intereses del imperio. Pero lo que la serie francesa pierde en dimensión aparente, lo recupera con creces en intensidad humana, y debería ser más fácil para un europeo entender las motivaciones personales de los personajes franceses que las de los norteamericanos.

    Aunque el factor humano es más relevante que el político en Marseille, puestos ya a comparar las dos pugnas políticas que exponen ambas series, es más fácil entender y resulta más ilustrativo seguir los entresijos de una campaña electoral por la alcaldía de una gran ciudad europea que la pugna a mayor escala de House of cards, que suena demasiado a dejà vu en decenas de películas de Hollywood.
    Tanto en uno como en otro caso, el espectador asiste a toda clase de tejemanejes, desde la compra de voluntades a la eliminación de obstáculos incómodos o la necesidad de transigir con poderes fácticos, con frecuencia siniestros, cuyos intereses chocan frontalmente con los de la mayoría de los ciudadanos. Juego sucio para dar y recibir del que quizás ninguna campaña electoral –ni en Europa ni en EE UU- se vea libre.

    Si acaso, la serie francesa deja un resquicio a la esperanza, porque más allá de sus motivaciones más íntimas y de las inquietantes alianzas en las que se enredan, ambos candidatos a la alcaldía de Marsella están convencidos de que su proyecto es el mejor para la ciudad.

    ]]>
    2016-06-21 07:08:03
    <![CDATA[El mercado de los votos - Defender a Zapatero es ponerse de espaldas al 15M]]> Salvador Giménez

    Al presidente en funciones del Congreso, Patxi López, le parece repugnante la supuesta manipulación que ha hecho Pablo Iglesias de la figura de José Luis Rodríguez Zapatero. El señor López nos viene a decir que siente aversión, desde el punto de vista intelectual, a lo que es una reivindicación legítima, pero un tremendo error, del candidato de Unidos Podemos. Debe pensar Pablo Iglesias que con este juego palaciego parte por la mitad al electorado del PSOE y hace un guiño a un elector que ya no existe en ese viejo partido. Eso es lo que nos explica la generalidad de los medios de comunicación. Pero es todo lo contrario, Iglesias se dispara al pie como antes lo hizo el propio López.

    Retrocedamos a marzo del 2009, elecciones vascas, cuando Patxi López consiguió obtener el apoyo de Antonio Basagoiti para ser investido lehendakari. En el PSOE se las prometían felices. Gobiernos autonómicos en Galicia, Andalucía, Cataluña, Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón e Islas Baleares. Gobierno de España y, por eso pacto ‘constitucionalista’, en el País Vasco. La guinda del pastel, que además se justificaba por la necesidad de enviar a la oposición a Juan José Ibarretxe y demostrar que los ‘constitucionalistas’ podían gobernar aquel territorio antes hostil. Pero nada más lejos de la realidad. Aquel día, con aquel pacto, el PSOE amplió su poder institucional pero empezó a perder una franja de electorado muy importante, los votantes nacionalistas del País Vasco, Cataluña y Galicia que, en las generales del 2008, votaron a Rodríguez Zapatero, haciendo un ejercicio de voto útil para frenar al PP. Aquel resultado de ZP no se podría explicar sin estos votos que, cuando vieron aquel pacto entre PSOE y PP, entendieron que se había acabado la broma y decidieron volver a su redil, la abstención o sus antiguos partidos nacionalistas.

    No sucedió nada, porque la fuerza de aquel pacto fue tal que cualquier futura consecuencia no era atendida o simplemente se situaba en el terreno de la superstición. Y como en España hay una regla política que hasta que no sucede, la cosa no existe, el PSOE tiró hacia adelante como si nada, convencido de dominar los designios electorales como por mandato celestial. Vinieron las siguientes elecciones y ese votante nacionalista dejó de confiar su voto a ZP. Sin embargo, nadie les alertó sobre la consecuencia de aquel gesto en una parte de su electorado y esto tuvo sus consecuencias en el comportamiento electoral.

    Al año siguiente, Zapatero aprobó los decretos de mayo del 2010 y provocó la desmovilización del electorado más joven del PSOE. Tras esto, vino la reforma exprés de la Constitución, artículo 135, pero antes el 15M, la primera gran reflexión de lo público en el sur endeudado de la Unión Europea, liderada por esta generación más joven. En aquellas plazas, en la puerta del Sol por ejemplo, señalaron a Zapatero como el responsable de los aeropuertos sin aviones, la España del pelotazo y la reforma laboral. Nadie, en el 15M, reivindicó la ley del matrimonio homosexual o la retirada de las tropas de Irak. Esto estaba descontado y el 15M nos dijo, a Zapatero también, que los viejos políticos no les representaban. Miles de votantes jóvenes se marcharon a la abstención. Muchos de estos votantes aún no han regresado al sistema. Por supuesto, no fueron a votar en noviembre del 2011 pero tampoco en diciembre del 2015. Y, con toda posibilidad, decidan quedarse en casa esta vez también porque Pablo Iglesias, el que se hizo hueco a base de señalar a la casta, ha dicho que confía en Rodríguez Zapatero y que es el mejor presidente de la democracia.

    Este gesto ha alimentado el debate periodístico, las tertulias. Muchos lo han atribuido a un gesto sagaz de Iglesias por dividir el electorado del PSOE. Pero nada más lejos de la realidad. Sucede como con el lehedakari López, que es todo lo contrario. Iglesias, con su reivindicación de Zapatero, pelea por un electorado socialista que está muy cómodo en el PSOE y que ya se cuida sólo, porque a este partido le queda el chasis, los más mayores, los militantes, los de toda la vida. ¿Se cree Iglesias que con esta audacia se va a llevar a capazos a unos votantes que ya no existen en el viejo PSOE, porque o bien ya están en Podemos o aún están en la abstención a la espera que una mejor oportunidad? Iglesias es el socialdemócrata del siglo XXI, nadie lo pone en duda, pero por reivindicar a un socialdemócrata del siglo XX puede haber puesto en riesgo su campaña dirigida a rescatar votantes de la abstención, muy críticos desde el 2010 con ZP y el PSOE.

    Aunque luego Errejón intentara matizar la jugada, Iglesias consiguió que los opinadores hablaran de su intento de dividir al PSOE, cuando era lo contrario, el antianálisis. Él mismo se ha puesto de espaldas ante un electorado exigente que muy probablemente decida continuar en la abstención, porque mientras Iglesias no demuestre lo contrario, ZP fue el de los decretos de mayo y la reforma exprés de la CE. Así que mejor que Patxi López tampoco se ponga tan estupendo porque a él también le pasó lo mismo.

    ]]>
    2016-06-20 11:40:18
    <![CDATA[Viviendo en deudocracia - Deloitte, la auditora auditada]]> Sergio Salgado, miembro de 15MpaRato, y Javier Soraluce, miembro de la PACD

    Este lunes, la gran auditora Deloitte se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional como investigada (lo que antes se llamaba imputada) a decisión del juez Andreu y gracias a la estrategia procesal de 15MpaRato por su presunta complicidad y participación directa en el diseño de la estafa de la salida a bolsa de Bankia. Sea cual sea el resultado, y acabe o no Deloitte siendo acusada en el juicio oral, el día de hoy se recordará como el día en que acabó la impunidad de Deloitte.

    Pero ¿qué es Deloitte?

    Deloitte es no solo la auditora de Bankia, sino también de casi todas las cajas de ahorros y bancos quebrados, cuyas directivas han hundido la economía del país. Pero Deloitte es una de las Big Four; una de las cuatro grandes auditoras del planeta que crean la información en la que se basan los mercados, o más bien los que los dirigen, para justificar sus decisiones. Una información que, en caso de ser acertada, deriva en ganancias para unos pocos, y en caso de ser equivocada, en pérdidas para todos nosotros.

    Y no solo eso, sino que también una de las piezas claves de LuxLeaks (la red de evasión fiscal más grande descubierta en Europa) o auditora del canon AEDE, con el que nuestro gobierno pretende acabar con Internet y llevar al país de vuelta al siglo XIX. Y también está detrás de muchos los grandes EREs aunque haya beneficios y del ERE ilegal de deTelemadrid.

    Y así suma y sigue, Deloitte audita y justifica lo que haga falta. Y no es que lo hagan con precisión precisamente, como demuestra el chico de 17 años que detectó el agujero de Abengoa, mientras que a Deloitte le pasó desapercibido… Lo hacen porque el que paga manda, y si eso no es suficiente las puertas giratorias hacen el resto.

    Y ¿Cómo ha conseguido el colectivo 15MpaRato sentar a tamaño gigante en el banquillo?

    Deloitte ya fue condenada por su participación en la estafa de la salida a bolsa de Bankia a una multa de 12 millones de euros (cantidad irrisoria para ellos, pero histórica tratándose de una entidad intocable). La condena fue por haber auditado y dado el visto bueno a las famosas cuentas de Bankia que ella misma ayudó a inventar. Acto seguido volvió a ser contratada por la “nueva” Bankia.

    La primera vez que 15MpaRato sentó a Deloitte en el banquillo fue como testigo, pero no estaba dispuesta a comerse la chapuza de Bankia ella sola… y que eso fue una oportunidad para 15MpaRato como acusación.

    Durante todo el proceso 15MpaRato ha debido mantener un delicado equilibrio para que se investigue a los presuntos cómplices de la estafa de Bankia, sin alargar eternamente el juicio. Se decidió ahora (y no antes) la imputación de Deloitte, pues la instrucción del caso Bankia está ya cerca de terminar. En la PACD, así como nuestros amigos y amigas de 15MpaRato, tenemos la certeza de que Deloitte participó directamente en la estafa de Bankia incumpliendo su deber de independencia.

    El factor determinante fue que el histórico informe de los peritos independientes del Banco de España daba la razón a la tesis inicial de 15MpaRato: Bankia ya estaba quebrada cuando la sacaron a bolsa y es imposible que no lo supieran. Además, dicho informe se despacha con Deloitte con frases como “el dictamen (de Deloitte) no vale nada”.

    La única razón por la que Deloitte ha quedado impune hasta ahora es básicamente porque se lo hemos permitido. Ya que las instituciones encargadas de controlar y evitar este tipo de atropellos no le han querido parar los pies, hemos tenido que ser la ciudadanía la que lo haga.

    Dadas las dificultades que la labor de 15MpaRato está acarreando a Deloitte en sus negocio, puede que la compañía se comporte mejor durante los próximos años, a fin de volver a acumular la credibilidad que le hemos hecho perder. O puede que decida continuar con la misma estrategia hasta acabar convirtiéndose en un chiste interno del sector financiero español. Eso ya no es asunto nuestro. Nuestro papel era conseguir romper la impunidad con la que actuaba y ésta ha terminado hoy.

    ]]>
    2016-06-20 11:27:58
    <![CDATA[Balagán - La España de Alá]]> La población musulmana de España se acerca a los dos millones de habitantes. Una buena parte de ella tiene la nacionalidad española mientras que otra parte considerable la alcanzará pronto. Estos musulmanes han llegado para quedarse y su número se va a incrementar en los próximos años con toda seguridad.

    En la actualidad representan el 4 por ciento de la población del país, aunque en algunas zonas, especialmente en Cataluña, el porcentaje es sensiblemente más alto.

    El periodista Ignacio Cembrero, que ha cubierto temas árabes durante muchos lustros, acaba de publicar una radiografía sobre los musulmanes en España que acercará al lector a un mundo a menudo marginado que lucha por sus derechos en varios frentes y que a veces cuenta con muy mala prensa en los medios de comunicación.

    ‘La España de Alá’ es un libro muy interesante que incluye reportajes periodísticos e información relevante sobre las comunidades musulmanas que van abriéndose paso en la sociedad española.

    Una parte de esas comunidades se ha integrado mientras que otras partes están en proceso de integración. La inmensa mayoría de los inmigrantes musulmanes en España son de primera o segunda generación, de manera que muchos de ellos todavía mantienen estrechos vínculos con sus países de origen e incluso desarrollan sus relaciones dentro de la comunidad, que en algunas ocasiones son comunidades cerradas, auténticos guetos.

    La mejor contribución a su integración que pueden hacer los españoles no musulmanes es acercarse a este mundo incipiente y conocerlo y ‘La España de Alá’ es probablemente la mejor introducción que puede tenerse a mano en estos momentos.

    El libro consta de 13 capítulos bien documentados que abordan prácticamente todos los aspectos imaginables de la vida de los musulmanes, como los problemas de identidad, la islamofobia, el yihadismo, sus aspiraciones más inmediatas, las luchas entre los distintos sectores de la comunidad, su deficiente organización, etcétera.

    El libro se ha escrito de forma muy amena y está plagado de anécdotas que algunas veces ilustran mejor que los datos el esfuerzo que ha realizado el autor.

    ]]>
    2016-06-20 08:17:44
    <![CDATA[Bocacalle - RAJOY EN UN ESTABLO DICE QUE ESPAÑA TIENE ESPAÑOLES]]> Hace unos días, en Avilés, una ciudadana septuagenaria y con muletas interrumpió el mitin en familia que celebraba en la ciudad del Adelantado de la Florida el Partido Popular. La señora llamó ladrones y corruptos a los intervinientes y el precario público asistente pretendió ocultar la imagen de la mujer, caída en el suelo como consecuencia de algún empujón de los convocados. De inmediato aparecieron dos policías nacionales que desalojaron a la ciudadana. Yo no sé si esta escena, bien difundida en las redes, propició el que Mariano Rajoy o el terne Moragas decidieran elegir el establo de una localidad asturiana para dar su mitin. Lo cierto es que así se hizo y al evento asistió un  centenar de vecinos del pueblo de San Martín de Podes, a los que cabe añadir el centenar y pico de vacas de la explotación ganadera, con toda la prestancia de su calor animal. Don Mariano cató leche de las presentes, además de sidra y chacina del lugar, se hizo unos cuantos selfies con su fieles y se dejó llevar una vez más de su patriotería con una de sus peculiares citas, no se sabe si por efectos de la sabrosa ingesta o por aquello de hallarse en la cuna de hispanidad: «España es una gran nación, hemos avanzado en los últimos años, tenemos oportunidades y tenemos algo muy importante: españoles». Dicho queda para la historia de las campañas electorales: el día en que un presidente del Gobierno en funciones convocó en un establo a sus adeptos para decirles algo tan importante.

    ]]>
    2016-06-16 20:27:58
    <![CDATA[Comiendo tierra - Para jueces y fiscales, toda la independencia que les niega el PP]]> ministro-fernandez-fitero

    En campaña ya sabemos que casi todo vale. Aún más cuando andan los paniaguados del bipartidismo preocupados por que se les termina la impunidad de estos últimos años.Hay que estar atentos, porque si te descuidas dirán que has dicho lo que no has dicho. Y lo que pienso sobre la tarea de los jueces lo tengo claro desde hace mucho tiempo. Y ya va siendo hora de que la independencia judicial sea un hecho. Y los gobiernos y los partidos deben estar lejos de poder influir en la fiscalía, en el Consejo General del Poder Judicial y en los demás órganos del poder judicial.

    Al PP se le están acumulando los juicios y la guardia civil investiga muchos casos de corrupción vinculados al partido de gobierno. Entonces es cuando sale Cristina Cifuentes a extrañarse de que los jueces hagan su trabajo, desde el PP señalan a los jueces que les acusan de que han pagado su sede con dinero B o  Hernando dice que el juez de La Mata les persigue porque es socialista. No porque sean algo que cada vez se parece más a una organización para delinquir. Que le pregunten a Bárcenas, a Rita Barberá, a Cotino, a los de Acuamed, a Correa, a Granados, a Ignacio González, a López Viejo, a De la Serna, a Arístegui, a Fabra, a Camps. Por nombras los que son inmediatamente reconocidos.

    Al mismo tiempo, la guardia civil sigue investigando la red Púnica, la Gürtel, Acuamed e, incluso, se ha visto obligada a registrar la sede del Partido Popular en la calle Génova. Será por esto que el Ministro del Interior, no cualquier otro miembro del PP sino el mismísimo Ministro del interior, siembra sospechas sobre la guardia civil. El mismo que se reúne con Rato o tiene a sus órdenes comisarios que pasan pruebas falsas al periodismo pantuflo para incriminar a Podemos. Más de 200 llamadas de teléfono. Las instituciones al servicio de un partido político.

    Así que ahora que el PP insulta a la guardia civil y los jueces -le debe parecer poco haber colocado de Presidente del Tribunal Constitucional a una persona que tenía carnét del PP- es hora de decirles que en Unidos Podemos van jueces independientes y guardias civiles independientes que están esperando un gobierno que no se inmiscuya en las tareas de estos cuerpos y que garantice el pleno cumplimiento de la Constitución. Y lejos de criticar la tarea de jueces, policías y guardias civiles cuando cumplan con su trabajo, el gobierno de Unidos Podemos tendrá como una de sus misiones garantizar que todos los que han robado, han prevaricado, han envenenado el agua, han hecho campañas con dinero negro, han financiado sus sedes con dinero negro, han pagado sobresueldos con dinero negro, han recibido financiación contratando de manera ilegal con empresas, han beneficiado a sus empresas amigas con dinero público, han pagado sobre precios a cambio de mordidas, etc, rindas cuentas ante la ley y terminen, si así lo determina la justicia, en la cárcel, sin beneficiarse de indultos y haciéndose todo lo posible para que devuelvan lo robado. Jueces, policías y guardias civiles al servicio de la mayoría, haciendo que se cumplan las leyes y sin entrometimiento de ningún partido. Lo que debe ser en un país desarrollado.

    Porque alguien tendrá que garantizar el orden y la Constitución en este sálvese quien pueda en el que el PP quiere convertir España.

    ]]>
    2016-06-16 19:28:00
    <![CDATA[El que avisa no es traidor - La desfachatez del Partido Popular en la destrucción del Mar Menor]]> De repente, toda una región, la de Murcia, se ha caído de un guindo. Parece que la desastrosa situación ambiental de uno de los entornos emblemáticos del Mediterráneo español, el Mar Menor, es cosa de anteayer, o incluso de ayer mismo. Y de hoy. Ahora todo el mundo reacciona clamando al cielo por la necesidad de salvar del hundimiento la joya de la corona ambiental y turística. En ese todo el mundo están incluidos desde el presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, hasta la Fiscalía –que ha abierto diligencias basándose en publicaciones de prensa como si hasta ahora no se hubiera cometido delito ambiental alguno–, pasando por actores económicos o sociales que han mirado durante muchos años para otro lado mientras hacían caja esquilmando la laguna. Por esa gran gestión ambiental , Ecologistas en Acción acaba de colocarle una Bandera Negra en su informe presentado el martes pasado.

    Porque, a excepción hecha de las organizaciones ambientalistas más activas –ANSE, Ecologistas en Acción, Greenpeace– y algunos reducidos grupos de ciudadanos, nadie lleva tomando en cuenta las múltiples señales de alarma que la laguna salada más grande del Mediterráneo Occidental viene emitiendo desde hace… casi cuarenta años.

    Sí, casi cuarenta: el primer informe elaborado por profesores de la Universidad de Murcia en que ya advertían del peligro que los vertidos agrícolas, la eutrofización subsiguiente, la urbanización excesiva de las riberas marmenorenses –La Manga es el ejemplo más llamativo–, la desecación de salinas, crecimiento exponencial de regadíos agroindustriales en sus riberas gracias al Trasvase Tajo-Segura, la proliferación de puertos deportivos, falsas regeneraciones de playas, etcétera, etcétera, ese primer informe, decía, que advertía de todo lo anterior fue publicado en 1980.

    Los gobernantes de entonces tomaron nota. El PSOE dio unos tímidos pasos proteccionistas pero sin llegar a aprobar el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) necesario para articular normativamente la protección de la laguna litoral frente al cúmulo de agresiones ambientales de que hablé algo más arriba, aunque tenga ahora seis figuras de protección ambiental.

    En el año de (des)gracia de 1995 arribó al poder el Partido Popular de Ramón Luis Valcárcel, el mismo que ejerce ahora de petulante vicepresidente del Parlamento Europeo en Bruselas/Estrasburgo. Nada se ha hecho desde entonces. Nada bueno, preciso. Pues a partir de esos últimos años del siglo XX el Mar Menor vio intensificadas las agresiones ambientales, favorecidos cuando no espoleadas intensamente por los ayuntamientos ribereños – Cartagena, Los Alcázares, San Javier y San Pedro del Pinatar– y casi ribereños – Torre Pacheco –.

    Esos cuatro municipios han sido gobernados prácticamente siempre desde 1995 por el Partido Popular y a ellos se debe el gravísimo deterioro ambiental de la laguna motivado por la especulación urbanística, la violación de leyes de protección –hay varios procesos abiertos en los juzgados–.

    Y esas corporaciones municipales del PP que miraban para otro lado o reprimían directamente cualquier protesta ambientalista y despreciaban las críticas de ANSE y Ecologistas en Acción se han visto respaldadas durante todos estos años por la administración regional gobernada y controlada por el ahora diputado y vicepresidente en la cámara europea Ramón Luis Valcárcel. El cinismo de todos ellos ha llevado incluso a que jamás se haya aprobado la normativa ambiental necesaria para aplicar en la práctica la protección ambiental legal de la laguna: los planes de ordenación de recursos naturales.

    Todo esto hace aparecer como un despreciable sarcasmo que el heredero de Valcárcel, el actual presidente Pedro Antonio Sánchez, haya visitado Bruselas esta misma semana y haya regresado tan ufano, presumiendo de que ha conseguido 45 millones de euros para solucionar los problemas ambientales del Mar Menor de aquí a 2020. Inmediatamente el coro de vocingleros “populares” se ha felicitado del logro anunciado, tan contentos no sólo de haberse conocido sino también de que ya se arregló el asunto, según dicen.

    Antes de caerse del guindo, el gobierno actual del heredero Sánchez “paralizó la obligatoria aprobación del Decreto de Declaración de Zonas Especiales de Conservación y aprobación del Plan de Gestión Integral de los Espacios Protegidos del Mar Menor y de la Franja Litoral Mediterránea de la Región de Murcia”, señala el informe de EeA.

    Aquel asunto sin arreglo inminente, por cierto, ha sido creado, corregido y aumentado por la inoperancia, ineficiencia, ignorancia y cinismo de los representantes de ese mismo partido que han gobernado ayuntamientos y Comunidad Autónoma desde 1995.

    Quizá habría que preguntar a Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y ahora candidata al Senado por el PP; a Pedro José Pérez, también candidato “popular” a la Cámara Alta y ex yesaire y ex alcalde de San Pedro del Pinatar; a José Hernández, promotor inmobiliario, ex alcalde de San Javier del PP e imputado por algún delito relacionado con la corrupción urbanística; o también a Juan Escudero, ex alcalde socialista de Los Alcázares; y, por supuesto, al vicepresidente parlamentario europeo Ramón Luis Valcárcel y a su eterno consejero de Agricultura, Antonio Cerdá ––también imputado en asuntos varios–– qué hicieron para llevar la laguna salada que conocemos como Mar Menor al estado de cadáver medioambiental en el que está.

    El premio gordo al cinismo y a la desfachatez se lo llevaría el ex alcalde de San Javier, bajo cuyo mandato se autorizó un campo de golf de muy dudosa legalidad y de nueve hoyos en una zona de La Manga que apenas tiene cien metros de ancho desde el Mar Menor al Mediterráneo. Ahora, cuando el cadáver líquido ya empieza a oler y bañarse en sus aguas puede ser tóxico en algunos puntos, quienes no han hecho nada durante 30 años y, además, han impedido que se hiciera algo para salvar el Mar Menor, se caen del guindo y nos cuentan que todo se solucionará… gracias al dinero de la Unión Europea.

    ]]>
    2016-06-16 18:40:28
    <![CDATA[El ciudadano autosuficiente - La loca cultura del coche en España]]> coches600

     

    Un caso reciente de conductor que vendería a su madre para conseguir aparcar donde le da la gana ha salido a la luz. Parece ser que alguien estuvo usando una tarjeta falsificada de discapacitado para aparcar en las plazas destinadas a este colectivo en el centro de su ciudad, Pontevedra. Lo más curioso es que esta persona es actualmente concejal de su ciudad, un servidor público. Más curioso todavía es que, lejos de avergonzarse cuando le pilló la policía municipal aparcando donde no debía, pleiteó en los tribunales negando cualquier inmoralidad. Por una plaza de aparcamiento se hace lo que sea. Es otra muestra más de la loca cultura del coche en nuestro país.

    Tenemos otro ejemplo en la ciudad de Soria, que con sus 40.000 habitantes se recorre entera a pie en un cuarto de hora, lo que indica que hay espacio de sobra para dejar el coche. Pues bien, si os acercáis a la ciudad de los doce linajes, veréis como los Stark y los Lannister locales han conspirado juntos para construir un estrambótico aparcamiento subterráneo en pleno centro de la ciudad –que se halla a unos diez minutos andando del más remoto de los barrios periféricos, insistimos–. El tal aparcamiento se manifiesta en la superficie con respiraderos de diseño y no es un éxito económico, según informa la prensa local. No podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que cualquier persona propietaria de un coche tiene espacio de sobra para aparcar su coche a pocos minutos andando de su casa, etc. La verdad es que Soria necesitaba un aparcamiento subterráneo en pleno centro con la misma urgencia que una epidemia de tifus, pero la decisión no fue dictatorial, la gente votó y aprobó un nuevo templo para el sagrado coche.

    Dejando las provincias, la capital está hecha un hervidero con esto del tráfico. Hoy mismo ha salido en la prensa la intención del gobierno municipal de Madrid de reducir la velocidad a 30 km/h en toda la almendra central de la ciudad, empezando por el distrito de Chamberí. Es una más de las muchos medidas que el ayuntamiento de la Ciudad Capital está poniendo en marcha para erradicar el coche de la ciudad y para que en su lugar que los ciudadanos usen movilidad jipi como el transporte público, bicicleta, caminar, etc. Los comentarios están en contra en proporción de 9 a 1, señalando el afán recaudatorio de la medida (?) y que es imposible ir a 30 por hora nada más, la ciudad se colapsaría (en realidad la velocidad media del tráfico en el centro de Madrid no supera los 20 km/h).

    Esta furia leonina en defender sus derechos como conductores, que se resumen en circular a la velocidad que les dé la gana, donde les apetezca y cuando les parezca bien, y dejar el coche bien aparcado a los pies de la cama, contrasta con la dejadez de los españoles y españolas a la hora de defender otros derechos más importantes, o con el habitual desdén por quienes los defienden. Después de la hipoteca, el coche en propiedad es el principal gasto de los ciudadanos. También es un método de control mental importante, los conductores no dejan de pensar en dónde aparcar, en si están superando los límites de velocidad, en que no les pille un radar, en pasar la ITV, en buscar la gasolinera más barata, en buscar el comparador de seguros más barato, en lavar el coche, en llevarlo al taller, etc. Así están distraídos y no molestan.

    Jesús Alonso Millán

     

     

    ]]>
    2016-06-16 11:50:19
    <![CDATA[Estación Término - Portugal: un marco progresista para el avance de las libertades]]> Loren Arseguet
    Sociactivista de DMD.
     

     

    Como militante de DMD -asociación Derecho a una Muerte Digna– no puedo dejar de mirar hacia Portugal con un enorme interés. El 4 de noviembre de 2015, se celebraron las elecciones legislativas en el país vecino. ¿Qué pasó entonces? La lista de derecha fue la más votada, pero la suma de los escaños alcanzados por los partidos de izquierda (Socialistas, Bloco de Esquerda, Comunistas y Verdes) resultó mayoritaria en el Parlamento. El presidente de la República no consiguió, a pesar de intentarlo, imponer un gobierno conservador: fue rechazado por una moción de censura el 10 de noviembre, lo que permitió al socialista Antonio Costa formar gobierno, apoyado por el Bloco de Esquerda, los Comunistas y los Verdes. En este marco político favorable a debates y avances de corte progresista en cuanto a derechos y libertades individuales empezó a andar la campaña del “Movimiento Cívico Direito a Morrer com Dignidade”.

    Anteriormente, el médico Joao Ribeiro Santos había solicitado en varias ocasiones sin éxito al Colegio de Médicos de Portugal la apertura de un debate sobre la muerte asistida; y Laura Ferreira dos Santos, catedrática jubilada de filosofía de la universidad do Minho había intervenido a menudo en la prensa y escrito libros sobre el tema. Pero tomaron conciencia de que era insuficiente para provocar un debate amplio en la sociedad así que, una vez pasada la efervescencia de la campaña electoral de las legislativas, convocaron una reunión con unas treinta personalidades convencidas de la necesidad de lanzar el debate alrededor de la Muerte Digna. La reunión se celebró en Oporto el 14 de noviembre de 2015: así se creó el Movimento Direito a Morrer com Dignidade.

    El impacto en los medios fue enorme: fue noticia en los periódicos y las televisiones. Pero alcanzó repercusiones todavía mayores con la publicación de un Manifiesto, el 6 de febrero de 2016, reclamando la despenalización y la regulación de la Muerte Asistida, firmado por más de un centenar de personalidades muy conocidas: académicos, artistas, médicos, profesionales sanitarios, políticos de diversos partidos, etc. Luego y con el mismo texto, se puso en marcha una petición que se podía firmar a través del portal “peticionpublica.com”. Se trataba de recoger un mínimo de 4.000 firmas para poder conseguir que el tema de la Muerte Asistida sea debatido en el Parlamento.

    Durante los meses de febrero, marzo y abril, las noticias se suceden en los medios de comunicación, con posiciones en pro y en contra del manifiesto. Un médico reconoció haber practicado eutanasias, enfermeras declararon haber visto prácticas eutanásicas en hospitales. Se había conseguido la primera victoria: romper el silencio sobre el tema tabú de la muerte y de la libre disposición de la vida y acabar con la hipocresía social. El tema se encontraba por fin con toda su crudeza en el centro del debate público.

    El intenso debate sirvió también para aclarar una importante controversia de carácter político: algunos propusieron la solución aparentemente democrática de organizar un referéndum para que el pueblo soberano decidiese sobre la despenalización y la regulación de la muerte asistida. El Movimiento Cívico se opuso con contundencia a esta falsa solución con el argumento de que hacer depender un derecho fundamental del sufragio universal es negar los fundamentos de la democracia. En efecto, ¿es concebible que en una democracia, una mayoría, con su voto, restrinja los derechos fundamentales de una minoría? No se pueden refrendar derechos fundamentales: es el Parlamento, el Presidente de la República y eventualmente el Tribunal Constitucional que tienen que promover los cambios legislativos destinados a hacer respetar los derechos fundamentales.

    A finales de Abril, la petición fue presentada al Parlamento con 8.400 firmas, más del doble de las necesarias para solicitar la apertura del debate. Se constituyó una comisión, encabezada por un diputado del Bloco, encargada de coordinar la agenda preparatoria a la discusión de la petición de despenalización de la eutanasia en el pleno de la Asamblea.

    El Bloco de Esquerda pide trabajar sin precipitación para dar tiempo a un debate sereno “dado la complejidad del tema” y se compromete a llevar una propuesta de ley antes del final de la legislatura. Y finalmente, último paso por ahora, dos diputadas han presentado una moción en el último día del congreso del Partido Socialista portugués, el 5 de junio pasado, moción que pide abrir el debate en el partido y avanzar hacia la despenalización y la legalización de la muerte asistida (eutanasia y suicidio asistido) así como la abrogación del artículo 1340 del código penal que castiga la ayuda a morir.

    ¡Qué cercano -y que lejos a la vez- tenemos Portugal! Aquí en España, ciertos jueces, con una ideología profundamente reaccionaria, siguen confundiendo sedación terminal y eutanasia, y condenan todavía hoy, apoyándose en el artículo 143 de un Código Penal de raíces franquistas,  la ayuda compasiva a morir, aunque la solicite el paciente, negándole así autonomía y libertad al final de su vida.

    Y sin embargo… ¡Claro que hay luz al final del túnel! Después del 26J, podrían cambiar las cosas y crearse las condiciones para abrir un debate sin tapujos y avanzar hacia el derecho a la última libertad, la de decidir hasta el final.

    ]]>
    2016-06-15 13:39:36
    <![CDATA[La soledad del corredor de fondo - El autónomo, la familia, el pequeño empresario y el debate a cuatro]]> El primer debate “a cuatro” con presencia del todavía presidente Mariano Rajoy, pasará sin duda a la historia de los debates, como una de las expresiones del tiempo nuevo que vive el país, fruto de la definitiva defunción del bipartidismo y la irrupción de una España más compleja y heterogénea que se reflejará en un parlamento fragmentado.

    Sin embargo, la calle valoraba al día siguiente el debate como aburrido, previsible y acartonado. Para muchos se vio una lucha política con buenos modales en el Campo de las Naciones de Madrid, una especie de adelanto de la próxima “normalización” de la vida política en España.

    La culpa se sitúa del lado de una especie de “razón empírica” que ha hecho del debate algo aburrido, consecuencia de un formato superado, unos presentadores rancios, la no interacción con la sociedad vía redes, el color del plató, el mal sonido o el atril, hechos todos basados en una especie de culpa de la forma que hace a la sociedad y al político víctimas de la dictadura del asesor y el marketing.

    En mi opinión, el debate no fue malo por su forma, sino porque su contenido suena a viejo. Y ese contenido no es otro que el empeño por parte de los cuatro protagonistas de hacer hincapié en una narrativa propia de un tiempo ya superado tras una década de crisis.

    Desde los tiempos de UCD y los primeros discursos televisivos “a la americana” de Suárez, a los debates entre Felipe y Aznar hasta llegar al de ayer, la política española se basaba, y parece que se sigue basando, en un relato que tiene en el autónomo, la familia y la pequeña empresa su eje.

    De esta forma la sociedad es vista como una realidad marcada por unas familias en crisis a las que hay que transferir recursos para que sigan consumiendo, una visión romántica del mercado en torno a la figura del pequeño empresario honesto y abnegado al que hay que proteger y una épica del esfuerzo y del trabajo representada por el autónomo sin horarios. Profesorado, científicos, trabajadores manuales, desempleados, profesionales, cooperativistas o jubilados no existieron ayer para los cuatro grandes políticos españoles del momento.

    La familia, el autónomo y la pyme como constructores nacionales de una España de consenso y de éxito, aparecen como el verdadero marco hegemónico dominante en la España de la crisis, constructor de un sentido común de tal magnitud, que hace que hasta la nueva izquierda entienda el éxito de su gestión en términos de haber logrado “superávit económico”, “atraer más inversión privada” o de racionalidad económica liberal al haber conseguido economías municipales “más competitivas y modernas”.

    Los protagonistas de la segunda transición parecen apelar a muchos de los imaginarios de la primera, donde la superación de la crisis se entiende como la recuperación del consenso en torno a una sociedad normalizada formada por familias, autónomos y pequeños empresarios abnegados que viven, trabajan y consumen al margen de una globalización cuyos efectos podemos evitar.

    De esta forma en la España de los noventa nuestro estado de medio-estar podía compensarse con la familia, el imposible pleno empleo encontraba solución con el mito del autoempleo y las pymes representaban la posibilidad de mantener una economía aún nacional.

    Pero todo producto social se sitúa históricamente y sus condiciones de producción y de utilización forman parte del mismo, hecho que explica que la España pos crisis no podrá ser representada en torno a los mismos sujetos de un país que ya no será.

    El reto al que debemos hacer frente es el de un país que se ha insertado sin modelo a una globalización que no necesita que una familia consuma, que impulsa una “revolución tecnológica” que reducirá el trabajo a su mínima expresión y donde las empresas transnacionales lo son todo.

    Retos que fueron eludidos ayer en un debate, que más que el primero de una nueva  época, será recordado como la última expresión de la sociedad de las clases medias que llega a su fin.

    ]]>
    2016-06-15 07:59:38
    <![CDATA[A contracorriente - La salida democrática de la crisis brasileña]]> Brasil no será el mismo país después de esta profunda y prolongada crisis. Una crisis que no salvó ninguna institución política, pero sobre todo, una crisis que cuestionó la legitimidad del sistema político. Brasil saldrá mejor o peor, más democrático o más autoritario.

    Saldrá peor si el golpe se consolida, ya que habría una ruptura dentro del período democrático de la historia brasileña, con una banda de políticos aventureros asaltando el Estado sin votos, sin legitimidad y tratando de deshacer todos los avances logrados en los últimos años. Habrá sido por tanto la consagración del método del golpe, debido a la falta de respeto a la voluntad democrática de la mayoría.

    Pero Brasil saldrá mejor si se impone una solución democrática de la crisis. Es decir, si a las grandes movilizaciones populares y a los argumentos irrefutables en contra del golpe y a favor de la democracia se une un remedio político que combine el respeto a la democracia con la legitimación de la consulta popular.

    En varias entrevistas a diferentes canales de televisión y blogs alternativos, Dima reafirmó su derecho a retomar la presidencia del país, puesto que se le otorgó democráticamente, pero que, al mismo tiempo, dada la magnitud de la crisis brasileña, señaló que Brasil necesitaba “un nuevo pacto por el voto”.

    No un voto que sustituya el mandato legalmente alcanzado por Dilma, sino uno que reafirme los caminos que Brasil debe seguir a partir de una crisis tan profunda como ésta. Esto supone una derrota del golpe en la votación en el Senado, el 16 de agosto para que los golpistas no logren los 2/3 de los votos y así Dilma reasuma plenamente la presidencia del país. A partir de ahí, ella consultará al pueblo sobre los caminos que deben seguir. En otras palabras, si el pueblo quiere nuevas elecciones o no.

    Rousseff se ha reunido con los movimientos sociales para discutir el futuro de cada una de las alternativas planteadas. Ella está dispuesta a presentar una carta de compromiso con el programa que llevaría a cabo en caso de que continuase en el gobierno. Uno en el cuál estuviera incluido Lula como coordinador y en el que se retomaría la política económica típica de los gobiernos del PT para impulsar el desarrollo económico con la distribución de renta.

    Lo más importante es buscar y encontrar una vía democrática para salir de la crisis y mostrar que el golpe no es el camino correcto, ya que los que plantean esta medida no cuentan los retrocesos que se quieren imponer. Hay que demostrar que, más allá de las movilizaciones y de los argumentos, hay una capacidad de articulación política para imponer una salida democrática, algo que parece interminable.

    Se trata de impedir el plan de los golpistas: obtener los 2/3 de los votos en el Senado y seguir, de forma acelerada, el desmonte del patrimonio público nacional, de los derechos de los trabajadores, de los recursos para las políticas de educación y salud, de la política externa soberana, de todo lo positivo que se ha logrado estos años y llegar a 2018 con un país rehecho y reordenado según los dictámenes del mercado controlado por el capital especulativo.

    Se vislumbra así la derrota de los golpistas en el Senado. En el caso de la la propuesta del plebiscito de agregar senadores para impedir que el golpe vuelva a tener los 2/3 de los votos, permitiría el retorno de Dilma a la Presidencia y la convocatoria del plebiscito, que aún tendría que ser aprobada por el Congreso. La derrota del golpe y la reafirmación de la democracia en Brasil es la única posibilidad concreta que se puede vislumbrar. En caso de darse, el país saldría más fuerte, la democracia estaría renovada y el pueblo estaría más conforme y decidido para tener en sus manos el destino de Brasil.

    ]]>
    2016-06-15 07:08:18
    <![CDATA[Tomar Partido - Desenchufemos la energía nuclear]]> Eurodiputados Xabier Benito y Miguel Urbán, con ocasión de la movilización el 11 de junio en Cáceres (Extremadura) por el cierre de la central nuclear de Almaraz

    El 11 de marzo de 2011 se produjo el catastrófico accidente nuclear en la central de Fukushima-Daiichi (Japón) en un momento en que se estaba produciendo una verdadera ofensiva de la industria nuclear (sobre todo en China y la India) para intentar revertir su declive. Los costes totales del accidente superan los 80.000 millones de euros, según un estudio de dos universidades japonesas. Pero hay costes difíciles de cuantificar y que no hay dinero que compense. Las consecuencias de la radiactividad sobre la mortalidad y la salud de los habitantes de la zona cercana a la central nipona aún tardarán un par de décadas en mostrarse en toda su intensidad. Pero, de momento, ya sabemos que entre los más de 300.000 niños que viven en la prefectura de Fukushima, el número de cánceres de tiroides ha aumentado sustancialmente, multiplicándose entre 15 y 50 veces según los distintos estudios.

    Consecuencias de las que toman nota en otros lugares del mundo. Y Europa no es una excepción. Alemania ha decidido cerrar todos sus reactores en 2022. En Austria, la constitución prohíbe la instalación de plantas nucleares gracias a la movilización ciudadana. En Italia se rechazó en referéndum la energía nuclear. Y en España, tal y como demuestran las encuestas, una mayoría de la población está en contra de la energía nuclear.

    Lamentablemente, el Gobierno del PP ni escucha estos clamores, ni sigue el camino de los principales países europeos ni parece haber aprendido nada de las lecciones de Fukushima, sino más bien todo lo contrario. El CSN todavía se planteaba la reapertura de la central de Garoña, idéntica al reactor número 1 de Fukushima, que finalmente parece que no se pedirá su reapertura por cuestiones económicas. Además, los planes de emergencia nucleares no se han reformulado todavía para tener en cuenta las lecciones de aquel accidente, mientras que las llamadas “pruebas de estrés” realizadas no han sido suficientemente rigurosas.

    Por si fuera poco, el pasado mes de mayo se destapó el escándalo de la empresa francesa AREVA, responsable de haber falseado alrededor de 400 protocolos de control de calidad. AREVA está contratada por la empresa CNAT, entidad que gestiona las operaciones de mantenimiento y fabricación de combustible en las centrales españolas de Almaraz I y II (Cáceres) y de Trillo (Guadalajara).

    La situación de Almaraz preocupa, y mucho, tanto en Extremadura como en Portugal, y es una prioridad en el calendario de desconexión nuclear. El pasado 29 de abril el Parlamento portugués aprobó por unanimidad pedir al Gobierno español el cierre de Almaraz. Porque aunque Portugal no cuenta con centrales nucleares, el riesgo que supondría un accidente para el río Tajo, que atraviesa ambos países, en caso de producirse un fallo en la central nuclear vecina, tendría consecuencias incalculables en términos medioambientales, sociales y económicos.

    La central de Almaraz se refrigera con agua del embalse de Arrocampo, en el curso del río Tajo. Esto convierte cualquier problema de Almaraz y su propio funcionamiento en un asunto internacional dado que su actividad, tanto la ordinaria como un hipotético accidente, afecta al río. Que el agua del Tajo podría hacer de vector de transmisión de la contaminación no es solo una hipótesis, sino también una realidad que ya tuvo lugar en el escape de agua radiactiva producido en 1970.

    Pero, ¿es realmente necesario someternos a este riesgo catastrófico? Muchas veces se suele argumentar que los riesgos de la energía nuclear se compensan por sus beneficios económicos y de rendimiento productivo. Pero, contrariamente a lo que se suele pensar, las centrales nucleares no son rentables. No podrían funcionar sin el coste astronómico que suponen para las y los contribuyentes. En el caso del mercado eléctrico español, estamos pagando un kilovatio/hora (kWh) varias veces por encima de lo que le cuesta producirlo a las empresas, dado que las centrales nucleares no asumen entre sus gastos muchas de sus externalidades que genera su funcionamiento, entre los que se incluyen la gestión de los residuos, el desmantelamiento de las centrales, la moratoria nuclear, el almacenamiento del uranio o los costes de transición a la competencia. Pero estos costes no asumidos, no se esfuman en el aire, sino que terminan distribuidos entre todos los consumidores de energía eléctrica a través del recibo de la luz. De esta forma, la energía nuclear se vuelve un gran negocio para las empresas del sector pero uno muy ruinoso para las y los contribuyentes y usuarios eléctricos.

    Medio centenar de organizaciones de España y Portugal que integran el Movimiento Ibérico Antinuclear convocan una jornada reivindicativa este sábado 11 de junio en Cáceres para pedir el cierre de la central de Almaraz y del resto de centrales nucleares españolas. Nosotros vamos a participar en estas movilizaciones porque creemos que es necesario y urgente denunciar los riesgos que supone que Almaraz siga abierta. También porque es imprescindible que, en paralelo a su desmantelamiento, se desarrollen planes transitorios de fomento de la economía y del empleo local, asegurando un futuro justo y seguro para todas y todos.

    Creemos que es fundamental contribuir constructivamente al debate sobre el papel de la energía nuclear en el marco del tan repetido pero poco abordado cambio de modelo energético europeo y mundial. El actual, basado en el peso central del consumo de combustibles fósiles con una pequeña aportación nuclear, no tiene futuro, tanto por sus impactos ambientales, especialmente el cambio climático y la radiactividad, como por el irremediable agotamiento de sus fuentes, sean estas petróleo, carbón, gas o uranio.

    La única forma de evitar futuros accidentes como los de Chernóbil o Fukushima es proceder al cierre escalonado de centrales nucleares lo antes posible, apostando por un nuevo modelo energético y de desarrollo justo y sostenible tanto social como ambientalmente. Lo diremos en la manifestación del Movimiento Ibérico Antinuclear, en los parlamentos, en las calles y donde corresponda. Porque el futuro nos va en ello.

    ]]>
    2016-06-11 11:20:16
    <![CDATA[El bloc del Coscu ]]> LES CLAUS DE LA QÜESTIÓ  DE CONFIANÇA


    Després de rebre una severa derrota política, el president Puigdemont va anunciar una qüestió de confiança per al setembre i ha desfermat tot tipus de valoracions, interpretacions i especulacions.

    La meva personal valoració és que el president va fer l’única cosa que podia fer, després de comprovar que ha perdut la majoria parlamentària. I en termes democràtics és una decisió del tot respectable, malgrat tenir un fort component partidista.

    Algunes veus han criticat que la qüestió de confiança es plantegi per al setembre i no ara. Sincerament no em sembla el tema central, tot i que puc entendre les sospites que es plantegen sobre la data, tenint present la quantitat de vegades que des dels governs de Mas i Junqueras s’han utilitzat els “idus de setembre” per maniobrar políticament amb l’estratègia de “pilotada cap endavant”.

    D’entrada, el president Puigdemont, amb la seva decisió, ha aconseguit un múltiple efecte.

    Amagar, o al menys dissimular, la derrota política de veure uns pressupostos rebutjats i la majoria parlamentària trencada quan encara no han passat 5 mesos de la seva elecció.

    Recuperar certa iniciativa política i posar a la defensiva  la CUP, a la que se la intenta col·locar entre l’espasa i la paret, i la necessitat d’escollir entre aparèixer com a culpable del fracàs del full de ruta o signar un contracte d’adhesió a l’estratègia de Junts Pel Sí i el seu projecte de país.

    De l’explicació del president es desprèn que ha fet una lectura parcial i molt interessada del que ha passat aquests dies. Puigdemont ha pres nota de la pèrdua de la majoria parlamentària, de la inestabilitat i la incertesa del seu acord amb la CUP.

    Però continua sense assumir el més important del que ha passat durant aquests 8 mesos. El full de ruta establert en la declaració del 9N és inviable i fa aigües per tot arreu. Aquesta no és només una apreciació meva, és la constatació del que ha vingut passant des d’aquell dia. En la primera oportunitat per fer efectiva la resolució del 9N, la Presidenta del Parlament va presentar al·legacions davant el Tribunal Constitucional, amb arguments que devaluaven i degradaven la pròpia declaració del 9N i tots els mandats en ella recollits. El govern català ha continuat presentant recursos contra decisions del govern espanyol davant del Tribunal Constitucional, el mateix Tribunal al que la declaració del 9N considera il·legítim i crida a desobeir.

    És cert que, entre aquestes evidències d’obediència, s’han produït tot tipus de declaracions i mocions que criden a la desobediència, més o menys camuflades. En una variable renovada de l’estratègia pujolista de tota la voida, dels “Focs Florals” per tapar la crua realitat.

    I per acabar-ho de reblar, el govern presenta uns pressupostos que havien de ser, en paraules de la majoria governamental, els darrers pressupostos autonòmics, els primers pressupostos pre republicans.

    I que en la realitat són uns pressupostos absolutament disciplinats amb les directius marcades pel govern espanyol en les Lleis d’estabilitat i en els acords de fixació de dèficit públic. Ho són tant en la seva orientació com en el llenguatge utilitzat i en la seva justificació i defensa en el Parlament.

    Això ha estat el que CSQEP ha retret al govern, que és continuï jugant a fer uns discursos rupturistes, fins i tot de ruptura unilateral, mentre totes les actuacions es produeixen en el terreny de l’absoluta disciplina al govern i la legalitat espanyola. El que és criticable no és el respecte a la legalitat, sinó el fariseisme de dir una cosa i fer exactament la contrària. I crec que això és exactament el que li han retret, des de la seva pròpia perspectiva, el grup parlamentari de la CUP.

    En la sessió de control posterior a l’anunci de la qüestió de confiança diferents grups hem preguntat al president si pensava continuar per aquest camí del fariseisme de dir una cosa i fer la contrària. I la seva resposta ha estat, com sempre, evasiva i absolutament confosa. No ha aclarit si pensa continuar amb aquesta calculada confusió. Confirmant que han fet de la confusió i de la doble moral una estratègia de supervivència.

    En la resposta al company Lluís Rabell el president ha introduït un altre element de preocupació. Davant la possibilitat que en la seva qüestió de confiança incorpori com a element destacat l’ampliació del termini de 18 mesos que havia de tenir una legislatura excepcional, el president ha contestat amb la confusió de costum que no allargaria “innecessàriament” la legislatura.

    Però, com fins ara la necessitat o no de dissoldre anticipadament una legislatura ha estat utilitzada reiteradament al servei no dels interessos de la societat catalana sinó d’estratègies partidistes, tot apunta que Puigdemont pot decidir la “necessitat” de perllongar la legislatura més enllà de 18 mesos.

    I si ho fa, si allarga la legislatura més enllà de 18 mesos, estarem davant d’un frau democràtic de primer ordre. A la ciutadania catalana se la va cridar a les urnes, de manera anticipada, per participar en unes eleccions a les que se’ls va voler donar caràcter plebiscitari, per obtenir un mandat que es va qualificar d’excepcional i que tindria una duració també excepcional de 18 mesos. Tot això es va fer per vendre l’estratègia de donar a les eleccions un caràcter referendari que mai poden tenir.

    Si ara el president intenta construir un nou relat de pilotada cap endavant per justificar l’allargament d’aquesta legislatura, estarà cometent un frau democràtic.

    És d’esperar que les eleccions del 26J portin un nou escenari de govern a Espanya que permeti convocar un referèndum de comú acord i amb les regles de joc pactades. Però no tinc cap problema en reconèixer que aquest escenari ni està garantit ni és fàcil.

    I en el fons, aquesta és la clau de l’estratègia que ha posat en marxa el president Puigdemont amb la qüestió de confiança. I una explicació, potser la més poderosa, del per què ha decidit aplaçar fins a setembre la moció de confiança.

    Si l’escenari post 26J permet obrir pas al referèndum pactat, Puigdemont i Junts Pel Sí s’apuntaran a la proposta del referèndum, com si sempre hagués estat la seva. Obviant la quantitat de vegades que han desqualificat la proposta i als qui la defensàvem.

    I si l’escenari post 26J resulta advers al referèndum, es creuran legitimats per posar de nou sobre la taula propostes d’unilateralitat. I potser justificar així, posar a zero el comptador dels 18 mesos de legislatura excepcional.   

    Més enllà d’això, caldria començar a exigir al president la concreció de la seva nova estratègia. I demanar-li si continuarà defensant alguna de les formes d’unilateralitat que estan sobre la taula. Declaració Unilateral d’Independència (DUI) o Referèndum Unilateral d’Independència (RUI).

    I si ho fa, que ens expliqui com pensa fer d’alguna d’aquestes opcions un mecanisme útil per avançar en el legítim exercici del dret a decidir o de la proposta d’independència.

    El president, el seu govern i els que li donen suport ens hauran d’explicarcom, després de reconèixer que no té forces ni condicions per fer uns Pressupostos que facin desobediència als mandats de l’Estat espanyol, el tindrà per fer una declaració o un referèndum unilateral. I com poden conviure aquestes propostes amb la situació de dependència absoluta de les finances de la Generalitat i del seu deute públic al FLA de l’Estat espanyol.

    És clar que, pensant-ho bé, tampoc és difícil d’armar una explicació. No cal que sigui coherent ni que tingui lògica. Només cal que tingui darrere el potent aparell de propaganda de la Brigada Cuirassada Mediàtica Ítaca. Un factor que ha estat clau durant aquests anys.

    En el fons és la mateixa estratègia repetida mil vegades. Quan la realitat truca a la porta i fa evident que el que es planteja no té viabilitat, es busca un culpable al qui penjar-li la responsabilitat i criminalitzar-lo davant la societat catalana. És dóna una forta pilotada a la pilota per engegar-la com més lluny millor. I així es guanya temps per evitar reconèixer que el camí encetat el novembre del 2012 –dic el camí, no els legítims interessos, reivindicacions i anhels- no porta enlloc. I mentrestant, poder continuar governant per aplicar les polítiques de sempre en benefici dels de sempre.

    La jugada s’ha repetit tants cops, que els jugadors ja la tenen interioritzada i la practiquen sense ni tan sols haver de pensar.

    Mentre això passa, alguns haurem de batallar perquè el Parlament i el govern no perdin de vista que la principal responsabilitat és resoldre els problemes d’avui, amb les condicions d’avui, amb les propostes i solucions d’avui.


    I tornar a posar sobre la taula les propostes per posar en marxa polítiques que afrontin la problemàtica de brutal augment de la pobresa i la desigualtat. En resum, treballar i lluitar perquè l’eix del conflicte social  no desaparegui del debat polític de Catalunya i, sobretot, no desaparegui de les prioritats dels poders públics.         
    ]]>
    2016-06-11 11:08:41
    <![CDATA[La pizarra de Yuri - TEDx Malagueta: El pasado sigue siendo una mierda]]> Sí, sí, lo sé: soy un gualdrapas y un malqueda y me merezco lo que me digas por haber desaparecido todo este tiempo. La vida, que no siempre viene como uno quisiera. Pero resulta que el pasado sábado 28 de mayo los organizadores del primer TEDx Malagueta tuvieron la amabilidad (y la inconsciencia) de invitarme a mí a dar una charla. :-P Y encima, en base a uno de mis posts más conocidos y polémicos: El pasado era una mierda. Se ve que no soy el único que gusta de meterse en semejantes jardines. En fin, que he pensado que lo mismo te interesa verla, así que aquí la tienes, recién publicadita:

    Dos erratillas que he detectado así sólo al verlo por primera vez; el directo, que me confunde: ;-)

    • 05:30: Me lío hablando de por cientos cuando en realidad son por miles, como digo inmediatamente a continuación.
    • 14:05: Evidentemente esa no la armamos en el Paleolítico, cuando aún no había agricultura, sino más bien tirando hacia el Neolítico.

    Y para que te hagas una idea de lo que cambia el directo con respecto a lo que uno tiene en mente, aquí tienes la largada que pensaba soltar originalmente:

    TEDxMalagueta – Yuri – El pasado era una mierda.

    Seguro que muchos habréis recibido por Internet –por Internet, precisamente– algún mensaje nostálgico de este estilo:

    Mirando atrás, es difícil creer que estemos vivos:

    Viajábamos en coches sin cinturones de seguridad y sin airbag. Hacíamos viajes de 10 o 12 horas con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

    No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños.

    Andábamos en bicicleta sin casco, hacíamos auto-stop. Más tarde en moto, sin papeles.

    Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, oxidadas.

    Pasábamos horas construyendo carros para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que habíamos olvidado los frenos.

    Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

    Compartimos botellas de refrescos o lo que se pudiera beber y nadie se contagió de nada.

    Nos contagiábamos los piojos en el cole y nuestras madres lo arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente.

    Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la escopeta de perdigones, antes de ser mayores de edad y sin adultos.

    Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para demandar a los culpables.

    Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina y unos puntos.

    Nadie a quién culpar, sólo a nosotros mismos.

    Etcétera, etcétera, y luego se preguntan:

    ¿Cómo lo conseguimos?

    Bien, pues es que no todos lo conseguimos:

    Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE.

    Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar.)

    Por supuesto, esto no sólo se debe a las prácticas de ese mensaje nostálgico. Los avances en la medicina, la higiene, la vacunación y aumento del nivel y la calidad de vida en general se llevan la parte del león de esta maravilla que hemos conseguido en mucho menos de una vida humana media… de ahora. Pero esas prácticas insensatas y el atraso general de la sociedad y la tecnología también tenían bastante que ver. Por ejemplo, con los coches. Eso de embutirnos en aquellos ataúdes contaminantes e inseguros para circular como locos por carreteras anticuadas conforme el número de coches se multiplicaba dio lugar a cifras como estas:

    Muertes viarias en España, 1960 - 1989 y 1989 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

    Muertes viarias en España, 1960 – 1989 y 1989 – 2014. No olvidemos que una de las principales causas de mortalidad infanto-juveniles son los accidentes de tráfico. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

    …lo que incluía a un buen número de criaturas y de jóvenes. Aunque en realidad, la gráfica buena es esta otra, donde puede verse que el progreso constante en vehículos, carreteras, normas de tráfico y demás han hecho caer constantemente la mortalidad vial, tanto en números absolutos como en proporción al número de automóviles en circulación:

    Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

    Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 – 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

    Claro, que para morirse de joven, primero había que llegar a joven. O sea, sobrevivir a estas tasas de mortalidad infantil:

    Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 - 2014.

    Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 – 2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar)

    …que, como podemos ver, en 1975 estaba en 18,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Esta es más o menos la cifra actual en Brasil o Vietnam. Si retrocedemos un poquito más, hasta 1950 por ejemplo:

    Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 - 2012.

    Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

    …vemos que estaba en 90,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Es decir, que casi 1 de cada 10 niños no llegaba a cumplir el año de edad. Estas son cifras que sólo se ven actualmente en el Tercer Mundo profundo; lugares como la República Centroafricana o Guinea-Bissau, peor que en Angola o el Congo.

    Podríamos pensar que claro, que en 1950 España era un país que había sufrido una guerra atroz apenas una década atrás y estaba sumido en una dictadura aún aferrada a aquella estupidez de la autarquía, que nos mantuvo en la miseria y el hambre mucho más de lo que habría sido necesario. Y sí, así era, pero estos son los datos para Suiza o Canadá en el mismo periodo:

    Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 - 2012.

    Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

     

    Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 - 2012.

    Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

    Claro, eran mucho mejores. El doble, incluso el triple de buenos. Pero en los mismos órdenes de magnitud, ¿eh? Suiza estaba peor que ahora Zimbabue. Canadá, como Tanzania o la India en el presente.

    También podría pensarse que estas son cosas de países ricos. Que el Tercer Mundo está peor que nunca, y todo eso. Bien, la realidad es esta:

    Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 - 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial.

    Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 – 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial. Fuentes de los datos: División de población de las Naciones Unidas. (Clic para ampliar)

    …porque a todas partes, poco a poco, mucho más despacio de lo que debería, van llegando la ciencia y el progreso. Pero si seguimos esta línea, conforme vamos retrocediendo hacia atrás, la cosa va empeorando. Y no sólo en asuntos de salud. Van desapareciendo los derechos humanos. Van desapareciendo las libertades. Lo que ahora llaman bullying era meterse con el patito feo y pasaba en todas partes, a lo bestia, pero sin Youtube. Los juicios van convirtiéndose en ordalías, vendettas y ajustes de cuentas entre clanes. La democracia, donde y cuando la hubo, queda restringida a una élite exclusiva. Y donde no, garrotazo y tentetieso. En vez del desempleo, que también lo había, nos encontramos con la esclavitud. Sí, la del látigo y las violaciones. La diferencia entre eso que llaman la casta y el pueblo llano se dispara, y con ello la criminalidad. La escasez se extiende tanto que el precio del pan podía dar lugar a rebeliones y baños de sangre. Va desapareciendo esto de que casi todos tengamos ropa digna con que vestirnos, un par de comidas al día, un médico y medicamentos que curan cuando nos ponemos malos.

    Al retroceder en el tiempo, el mundo va pareciéndose cada vez más, primero, a los países en vías de desarrollo. Después, a los subdesarrollados, o a vivir como bajo el Estado Islámico. Luego, a los peores agujeros del Tercer Mundo. Eso era el pasado: un Tercer Mundo con esteroides. Yo desafío a cualquiera que me escuche a que me diga una sociedad del pasado, una sociedad concreta y no fantasías, donde la mayoría de la población viviese mejor que en cualquier sociedad desarrollada del presente.

    ¿De dónde sale esta idealización del pasado? Bueno, pues… del pasado. A los antiguos también les parecía que su tiempo era una mierda y que tuvo que haber un pasado mucho mejor. Los griegos, ya con Hesíodo y Platón, hablaban de edades de oro en un pasado mitológico que luego habían ido degenerando a la de plata, la de bronce, la de los héroes y luego la de hierro, en la que ellos vivían. Y donde sólo cabía esperar que siguiese degenerando a la edad de plomo. También la encontramos en el Krita Yuga, la edad primera y perfecta de los hindúes. O en el Jardín del Edén. Los nórdicos antiguos también tenían la suya. Y la civilización romana estaba basada en buena parte en el mos maiorum, las costumbres de nuestros mayores, que por antiguas tenían que ser necesariamente mejores aunque algunas fuesen auténticas salvajadas. No fueron los únicos: este culto a los antiguos lo encontramos… bien, desde siempre.

    Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834).

    Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834) en su obra The Course of Empire: The Arcadian or Pastoral State (fragmento.) Original en la New York Historical Society. (Clic para ampliar)

    Los griegos, en particular, nos dieron además la Arcadia: un sueño pastoralista y bucólico, primitivista, anti-urbano –las ciudades han sido siempre el foco de toda degeneración–, estrechamente vinculado a esa Edad de Oro. Lo curioso es que Arcadia, que es una región real de Grecia, era por entonces una de las más pobres y atrasadas. Todavía hoy lo lleva mal, con unas tasas de emigración enormes a lo largo del siglo XX y ahora en el XXI también. No hay nada de particular en Arcadia. Sólo nos acordamos de ella por el nombrecito en cuestión. En cambio, parece que la corrupta y decadente Atenas nos legó una o dos cositas para la posteridad. La nostalgia por el pasado ha tenido siempre este carácter rural y anti-urbano, agrario y anti-industrial, y a menudo anti-intelectual y anti-científico. No son pocos los países donde todavía se piensa que la auténtica alma de la nación está en el agro, cuanto más lejos de las grandes ciudades mejor.

    En las últimas décadas, además, este… bucolismo… ha adquirido una nueva forma: el culto de lo natural frente a lo artificial. Lo natural mola. Y la verdad es que está muy bien. Las florecitas. Los pajaritos. El aire puro. Las chicas guapas, o los chicos. Los cactus. Las serpientes venenosas. La toxina botulínica. El ébola. La viruela. O el rayo, que no se nos olvide el rayo. El rayo te llena de una energía natural ¡electrizante!

    Y por supuesto, que no lleve química. Que no lleve química… No sé tú; yo estoy compuesto de carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo, azufre en moléculas tan endiabladamente complejas que echarían para atrás a un catedrático de Química, ¡pero que no lleve química! A ver, hablemos claro: si no fuese por esa química y todas esas cosas que le echan a la comida y demás, estaríamos tan jodidos como lo estábamos en el pasado. Ni seguridad alimentaria, ni agua potable para grandes masas de población, ni leches. Nos moriríamos como chinches, igual que antes.

    Tampoco nos olvidemos del síndrome de Frankenstein. O sea, eso de que no hay que jugar a ser dioses. A ver, oiga, usted disculpe: llevamos jugando a ser dioses desde que aprendimos a utilizar el fuego e inventamos la agricultura. Llevamos jugando a ser dioses desde que decidimos que un prójimo nos molestaba y le arreamos un garrotazo en toda la cresta. Llevamos jugando a ser dioses desde que inventamos la medicina, o la metalurgia. En cada generación hubo gente aterrada de sus correspondientes avances. Pero es precisamente jugar a ser dioses lo que nos sacó de las cavernas y nos llevará a las estrellas.

    En vez de edades de oro pasadas, lo que sí podemos vislumbrar es una flecha dorada que apunta siempre hacia el futuro. Hay épocas en la que cuesta verla. Hay otras en las que es retorcida y parece apuntar hacia atrás antes de encaminarse otra vez hacia adelante. Pero si uno estudia la historia de la humanidad en el muy largo plazo, resulta que la humanidad siempre acaba yendo a mejor. Por supuesto, hay altibajos y épocas oscuras. Incluso siniestras, en las que pareció que todo se venía abajo.

    Pero si a cualquier padre o madre del 300.000 a.C., del 30.000 a.C., del 3.000 a.C., del 300 a.C., del 300 d.C., y hasta del 1.900 d.C., le hubiesen dicho que llegaría un tiempo en que podría llevar a su hijo enfermo a un hospital con médicos científicos, antibióticos, TACs, analgésicos, de todo, y que luego se lo podría llevar curado a casa para bañarlo con agua calentita que sale de un grifo a precio ridículo –sí, ridículo: la leña y el carbón costaban un ojo–, meterlo en una cama sin piojos, chinches o pulgas y darle de comer toda clase de alimentos y agua potable que no lo pone más enfermo… si hubiera podido comprenderlo, si hubiera podido vislumbrarlo, habría pensado que éste debía ser el paraíso prometido en sus profecías. Y desde luego habría firmado cualquier cosa con tal de estar aquí, no allí. Aunque no podía. No sabía firmar.

    ¿De dónde sale pues, decíamos, esta mitología de la arcadia feliz? Yo creo que es una combinación de varios factores. Por un lado, la simple nostalgia. Cuando yo era joven… pues eso, era joven. Por otro, desengaños, injusticias e infelicidades vitales que nos hacen soñar con mundos mejores; si nos han vendido que hubo edades doradas, es fácil querer creer en ellas. También está la necesidad de aferrarse a cosas conocidas, tradicionales, en un mundo que cambia cada vez más deprisa y a veces parece que nos quiera dejar en el arcén a patadas. El miedo, puro y simple, a lo que ese mundo pueda traer. La presencia de alguna gente que juega con todo eso para arrimar el ascua a su sardina política. Y una montaña de sesgos cognitivos, empezando por el sesgo del superviviente: si nosotros estamos aquí para decir que íbamos 7 en un 600, o jugábamos en toboganes de bordes afilados y oxidados, o hicimos cualquier cochinada sin pillar nada que nos matara, o nos dieron una pedrada en toda la crisma pero lo arreglaron con unos puntos y no nos pasó nada… bien, pues es verdad, a nosotros no nos pasó nada. Tuvimos esa suerte. A quienes sí les pasó… no están aquí para contarlo.

    Es cierto que, a veces, la ciencia y el progreso pueden traer sus propios problemas. Pero, ¿sabéis? Hace ahora 5 años entrevisté para la Pizarra a Konstantin Novoselov, premio Nobel de Física 2010 por sus trabajos sobre el grafeno. Y le pregunté sobre esto. Le pregunté qué opinaba él sobre ese miedo de mucha gente a una ciencia y un progreso desmandados. Me contestó:

    “No se puede detener el progreso. No se puede detener la ciencia porque es parte de nuestra naturaleza, de nuestra curiosidad. Necesitamos a la ciencia, pero tenemos que asegurarnos de estudiar su impacto adecuadamente antes de usarla. Y esto se puede hacer siempre mejorando la ciencia, haciendo mejor ciencia. Hacer menos ciencia resulta mucho más peligroso que hacer más ciencia.”

    Y a otra pregunta al respecto, añadió:

    “A las personas nos encantan las cosas nuevas. Siempre nos obligamos a usar cosas nuevas, a pensar en cosas nuevas. Es absolutamente inevitable. Si se deja de utilizar la ciencia, estas cosas nuevas no serán científicas, y esto es mucho más peligroso que utilizar las nuevas respuestas científicas.”

    Por su parte, el muy añorado Carl Sagan dejó dicho, en El mundo y sus demonios:

    “Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si somos renuentes a cuestionar la autoridad, entonces somos sólo marionetas en las manos de quienes están en el poder. Pero si los ciudadanos están educados y son capaces de formarse su propia opinión, entonces los que están en el poder trabajarán para nosotros. En todos los países, deberíamos enseñar a nuestros hijos e hijas el método científico y las razones por las que existe una Declaración de Derechos. Y con ello, una cierta dosis de honestidad, humildad y espíritu comunitario. En el mundo acosado por los demonios donde vivimos por el mero hecho de ser humanos, esto puede ser todo lo que se interponga entre nosotros y la oscuridad.”

    Y tenían razón. Todos los problemas de la ciencia y del progreso se corrigen con más ciencia y con más progreso. Nunca volviendo atrás. Jamás volviendo atrás. En primer lugar, porque no hay ningún atrás al que volver: aunque algunas cosas parezcan intemporales, lo cierto es que el mundo cambia constantemente y ese pasado al que volver ya no existe ni volverá a existir… por fortuna. Y sobre todo, porque no había nada en él que nos conduzca a un mundo mejor. Esas eras doradas de la Antigüedad siguen siendo tan mitológicas como lo eran en los tiempos de Hesíodo y Platón. Son sólo miseria, tiranía, abusos, hambre, superstición, enfermedad y muerte. Y no hay un camino intermedio: toda sociedad que no avanza, retrocede. Pero retrocede a la nada. Lo que nos queda es seguir peleando para crear un mundo todavía mucho mejor. Pero ni hay ni debe haber vuelta atrás a aquella arcadia infeliz.

    (Próximamente añadiré aquí las intervenciones del resto de los ponentes, conforme estén disponibles.)

    ]]>
    2016-06-10 14:38:25
    <![CDATA[Otra vuelta de tuerka - ¿Una cuarta socialdemocracia?]]> Somos un partido marxista porque entendemos el método científico de conocimiento de transformación de la sociedad capitalista a través de la lucha de clases como motor de la historia. Entendemos el marxismo como un método no dogmático, que se desarrolla y que nada tiene que ver con la traslación automática de los esquemas teóricos o prácticos de las experiencias determinadas del movimiento obrero. Aceptamos críticamente las aportaciones de todos los pensadores del socialismo y las distintas experiencias históricas de la lucha de clases

    Declaración de principios del PSOE (XXVII Congreso, 1976)

     

    Pronto empezará la campaña y las campañas no suelen permitir debates ideológicos serios, aunque sean uno de los escenarios más obvios de la lucha ideológica. Las campañas son el momento del despliegue de estrategias y técnicas comunicativas, el momento en el que la hegemonía de las ideas de una época aparece delimitando los términos de la conversación entre las diferentes opciones. Sólo en momentos muy particulares, como los que estamos viviendo, nuevas ideas pueden colarse en la disputa. Lo que algunos llaman ya podemización de la vida política española tiene que ver con este tiempo de crisis de hegemonía.

    Y sin embargo, la necesidad de un debate ideológico de país no tiene que ver con la lógica de campaña, ni tan siquiera con la disputa por la hegemonía, sino con el hecho de que en España se está configurando un nuevo campo político con opciones de gobierno que ya ha redefinido el sistema de partidos.

    Agusín Basasve es el autor de un libro cuyo título me he permitido tomar prestado, en el que señala con lucidez el enclave determinante del debate ideológico de nuestro tiempo para la izquierda. Admirador de uno de los padres de la socialdemocracia, el injustamente maltratado Bernstein) albacea testamentario de Engels que en 1914 se opuso a votar los créditos de guerra alineándose con Rosa Luxemburgo y Kart Liebnekch), Basave repasa el devenir histórico del pensamiento y la praxis socialdemócrata, desde su origen en el marxismo y en las reivindicaciones del movimiento obrero (la primera socialdemocracia), pasando por sus éxitos en algunos de los países más avanzados de Europa occidental tras la Segunda Guerra Mundial, asociados al Estado del bienestar y a las políticas keynesianas (la segunda socialdemocracia) hasta su crisis como consecuencia del fin del equilibrio geopolítico de la Guerra fría y la adopción por parte de los llamados partidos socialdemócratas de los programas e ideas neoliberales (la tercera vía o tercera socialdemocracia).

    No coincido en muchas de las filias y fobias del autor, pero Basave plantea con lucidez la necesidad de rearmar ideológicamente una cuarta socialdemocracia como opción política imprescindible para hacer frente a los desastres del neoliberalismo y el dominio político de las finanzas.

    Tras las elecciones del 26J dos nuevos campos políticos se habrán consolidado en España. Uno de ellos, liderado por el PP, tiene un proyecto político claro, alineado con el de las élites oligárquicas europeas, que ha venido practicando en los últimos años. Ese proyecto neoliberal cuyas consecuencias conocemos bien en el Sur de Europa ha tenido como consecuencia colateral el desahucio de la tercera socialdemocracia, la de la tercera vía, incapaz de diferenciarse del campo político neoliberal que la ha su subsumido por completo. Cada vez que el PP invita al PSOE a su gran coalición frente a nosotros, cada vez que los ideólogos mediáticos de la vieja socialdemocracia tratan de prohibir al PSOE construir el futuro con nosotros, nos encontramos con el campo político oligárquico que ya nos ha definido como sus antagonistas.

    Los campos políticos no los definen los teóricos santificados ni las etiquetas, sino la contingencia histórica. Las 21 condiciones de 1920 no eran un manifiesto ideológico sino el resultado de los acontecimientos de 1917 en un país subdesarrollado como Rusia, del mismo modo que la política de frentes populares del VII Congreso de la Komintern que puso fin a la odiosa política de clase contra clase, era el resultado de que los comunistas vivieran en sus propias carnes la experiencia del fascismo. Si a finales de los años 70 los programas de gobierno de los partidos eurocomunistas en Europa occidental se parecían más a los modelos nórdicos que a los de los países del llamado socialismo real, ello no respondía a ninguna derivación teórica, sino a las contingencias históricas que pre-establecen las condiciones de posibilidad de la ideología cuando ha de convertirse en programas de gobierno.

    Enrico Berlinguer, aquel secretario general italiano del partido con más lealtad a la República y al Estado, que declaró sentirse cómodo bajo el paraguas de la OTAN, no afirmaba en aquella mítica entrevista en Il corriere della sera su “ideología” particular, sino que expresaba su voluntad pragmática, como dirigente político, de armar una ideología de gobierno viable en un país del bando occidental de Europa. El fracaso histórico del eurocomunismo, que en el caso de España fue estrepitoso, no hace palidecer su virtud a la hora de poner sobre la mesa un debate ideológico de país (estoy pensando ahora en Italia) que involucrara no sólo a los socialistas italianos sino a la propia democracia cristiana.

    Si pensamos en la experiencia chilena, una de las más avanzadas del socialismo democrático, el éxito de Allende fue su capacidad para vincular a su lógica política y a su proyecto de país a importantes sectores de la democracia cristiana chilena. Sólo la presión estadounidense y su concreción final en un golpe de Estado pudieron frenar el éxito ideológico de Allende que desesperaba al gobierno estadounidense.

    Hoy las ideologías y las relaciones internacionales no se definen ya en relación a la guerra fría y de ahí surge la necesidad de repensar el espacio político de la izquierda y de la socialdemocracia. Por muy frágiles que puedan resultar las metáforas surgidas de la historia para calificar los campos políticos, los programas de gobierno posibles siguen siendo fundamentales y delimitan, ahora sí, los campos políticos reales. La ‘izquierda’ es una metáfora que deriva de la lógica parlamentaria de la revolución francesa y el comunismo -como algo distinto a la socialdemocracia- sólo se entiende en relación a los acontecimientos que enmarcaron el breve siglo XX de Hobsbawm. Por eso, ante la encrucijada que vive nuestro país y Europa, es necesario abrir el debate a propósito del análisis concreto de la situación concreta, esto es, qué hacer en el Gobierno de un país del Sur de Europa.

    Los límites a las capacidades soberanas de los Estados-nación y sus dispositivos administrativos en el marco de la Globalización, la propia definición del proyecto europeo, la competencia económica internacional, la seguridad y los bloques militares y geoestratégicos, los límites del medio ambiente al crecimiento sin control, son las contingencias de un debate que resulta imprescindible.

    Queremos gobernar España y sabemos que no podremos hacerlo solos. La política fiscal que defendemos, la transición del modelo energético que queremos implementar, la reindustrialización, la adaptación de las instituciones a la realidad plurinacional de nuestro país, la apuesta por una inversión mayor en I+D+I, son temas que van más allá de la confrontación electoral. Por eso necesitamos abrir un debate ideológico sobre qué políticas aplicar desde el Estado, sobre la necesidad de una sociedad más igualitaria, sobre las alianzas en Europa para redefinir en clave social el proyecto de la Unión, sobre la geopolítica europea y la política de defensa que necesita.

    Por ello invitamos al Partido Socialista a hablar en serio con nosotros. De no practicarse el harakiri al que le quieren llevar algunos malos consejeros dueños de periódicos, seguirá siendo una fuerza política crucial, imprescindible en la constitución del nuevo campo político alternativo a los conservadores en España.

    Es indudable que los significantes son siempre cuestionables pero yo no creo que la socialdemocracia sea, ni mucho menos, una etiqueta del pasado. Una cuarta socialdemocracia, entendida como la posibilidad de aplicar políticas redistributivas en el marco de la economía de mercado, de asegurar la protección social y la justicia fiscal como motores de un desarrollo económico basado en la demanda interna, como motor de la transformación del modelo productivo e industrial y como impulsora de un europeismo social y soberanista, me parece la mejor opción para España y constituye el campo político que le corresponde ocupar a las fuerzas políticas que podemos ganar al PP.

    Nos corresponderá tener un debate ideológico y de país, pero no queremos hacerlo solos, no queremos hacerlo sin el viejo Partido Socialista.

    ]]>
    2016-06-08 21:39:36
    <![CDATA[Al piano - Nos desahuciaron de España]]> Juanma del Olmo

    Cristina y su pareja habían comprado un pequeño piso en Madrid en torno a 2006. Los precios eran desorbitados, por lo que asumieron con normalidad que pagarían el piso hasta los 70 años.
    Tuvieron tres hijos.

    Ambos se habían quedado en el paro en 2010, agotaron las prestaciones en 2012 y dejaron de pagar la hipoteca en 2013 porque no pudieron remontar la situación.

    En 2014 empezaron a llegar papeles del juzgado y en pocos meses su piso había sido subastado, pasando a pertenecer al Banco Sabadell. El desahucio estaba cerca y la carga de responsabilidad del padre le generaba un estrés tal que cada día se encerraba más en sí mismo. Cada día salía menos de casa y hablaba menos. Ella, que estaba organizándose para luchar contra el banco, siempre contaba cómo su marido no podía más, cómo era incapaz de levantarse contra la situación y el sentimiento que tenía de que él era responsable de la situación familiar y la frustración que sentía por ser incapaz de solucionarlo. El sentimiento de culpabilidad le iba consumiendo.
    Un día un infarto acabó con su vida. No alcanzaba los 40 años.

    La nueva situación era más crítica aún: una mujer sola, con tres hijos, su casa subastada y una fecha de desahucio cada día más cercana.
    Y algo en lo que aún no había pensado: no tuvo derecho a pensión de viudedad porque no se habían casado (como para pensar en eso, con todo lo que tan rápidamente se les fue viniendo encima).

    Si ya parece difícil levantar esta situación, hay que añadir que tendrá una deuda para siempre (que le obligará a ser embargada cada vez que ingrese más de 1.000 euros al mes y le impedirá comprarse nunca una casa o un coche) y que su madre había avalado con su piso, que también sería subastado para cubrir una parte de esa deuda impagable que había generado la hipoteca.
    Pero Cristina no ha dejado de luchar ni un solo día, de ser ejemplo para todos lo que la han visto. Igual que lloraba por la muerte de su pareja, se secaba los ojos para ponerse delante del director de la sucursal bancaria.

    Tras años de lucha por resolver esta injusta situación, en 2016 logró una importantísima victoria: liberar el aval que recaía sobre el piso de su madre y la condonación de la deuda que le ahogaría de por vida pese a haber perdido su casa. Por desgracia, su madre murió a los 60 años, unos meses antes de firmar el ansiado acuerdo y también por un infarto.

    Ella ahora vive sin deudas, en una casa de alquiler y rehaciendo su vida con sus tres hijos, pero por el camino ha perdido a su pareja y a su madre, lo que hace agridulce la victoria. Ella ha sido y es un ejemplo de lucha en el movimiento por el derecho a vivienda. Ha sido capaz de sacar adelante la situación, e incluso de estudiar para buscar un trabajo que levante su pobre economía.

    España necesita cerrar estas heridas. Heridas que han abierto las oligarquías corruptas y los bancos. Es necesario cicatrizarlas, y necesariamente tenemos que repararlas si queremos construir de nuevo España.

    Nos desahuciaron de España. Nos han echado de nuestros trabajos, de nuestras casas, de nuestras vidas. Demasiadas veces también de nuestras fronteras, obligados a huir de nuestro país.

    España ha entendido que hay que cerrar esas heridas, y retomar nuestra casa robada. Porque no estamos negociando mejores programas o mejores medidas: en último termino estamos hablando de cerrar un trauma que sufre España desde hace mucho y que no le deja superarse a sí misma.

    Sin embargo, desoyendo lo anterior, la Gran Coalición quiere hacer una campaña que hable del miedo, de los fríos números de las encuestas, de quién sube o baja en ellas, de si hay o no sorpasso. Una campaña de lamentaciones porque hay que votar de nuevo. Una campaña donde pretenden que se pierda de vista lo importante.

    Tenemos ante nosotros una nueva oportunidad de que la historia de España la escriba de nuevo su gente. La gente que a pesar de haber sufrido quiere estar orgullosa de su patria, quiere retomar la casa tomada. Porque, como decía Séneca, nadie ama a su patria porque sea grande, sino porque es suya.

     

    Juanma del Olmo es candidato de Podemos al Congreso de los Diputados

    En Twitter: @juanmalpr

    ]]>
    2016-06-06 17:09:02
    <![CDATA[Notas sobre lo que pasa - Con las encuestas ya no se juega]]> Los aficionados a trastear en el cocinado de las encuestas se han vuelto más prudentes. No pueden disimular su tendencia a utilizar la demoscopia como arma de intervención política, pero ya no se atreven a dibujar descaradamente escenarios del todo improbables.
    Todos los medios reconocen ya lo que Público viene señalando desde mucho antes de que existiera Unidos Podemos y es que la presentación de candidaturas conjuntas de Podemos, Izquierda Unida, en confluencia con otras fuerzas programáticamente cercanas en todo el Estado, daría un vuelco más que sustancial al actual mapa político.
    La campaña, claro está, puede mover al electorado indeciso hacia uno u otro lado, pero a día de hoy ya casi nadie niega que Unidos Podemos adelanta al PSOE.
    En ese contexto, algún medio parece especialmente inclinado a colocar al Partido Popular en una posición de excepcional ventaja, con más del 30 por ciento de los votos, de tal manera que, con lo que pueda obtener Ciudadanos, puedan dar por sentada una mayoría de derechas en el Congreso de los Diputados.
    Y no falta quien concede al partido de Albert Rivera un crecimiento que otros no detectan. Son los que invariablemente trabajan a favor de un gobierno de gran coalición, fruto del acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos. Todo es posible. No se puede descartar que el partido del color naranja, que goza del favor de pesos pesados en los medios de comunicación, recomponga su imagen, la sepa explotar frente a la del PP y consiga mejorar el 13’9 por ciento que obtuvo el pasado 20 de diciembre.
    El Partido Popular intentará no perder más que lo perdido y Ciudadanos que no se le identifique como su socio natural. Parece bastante evidente que el partido de Rivera seguirá en cuarta posición, como ahora, y muy lejos de alcanzar la tercera. En el ámbito de la derecha centralista y neoliberal el grande no se comerá al chico en las urnas, a pesar de que lo intenta, porque se disputan el mismo espacio, pero se necesitan y se necesitarán.
    La batalla de las encuestas, sin embargo, no ha hecho más que empezar. Está por ver la capacidad de resistencia del PSOE, que encara la campaña con mal pie. Paga el precio, entre otros, de haber etiquetado a Ciudadanos como ‘fuerza del cambio’, con el llamado Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso, pero ahora se encuentra ante la oportunidad de aprovechar los gestos, mensajes y viajes que han acercado a Rivera al discurso del PP.
    El 26J no traerá consigo mayoría absoluta para nadie. Sobre eso no se discute, pero todo indica que estas elecciones presentan una oportunidad clara de desalojar a la derecha del poder.
    El cambio real en relación al 20D viene dado por una formula llamada ‘confluencia’, que empezó con éxito en las ciudades, se puso en práctica en la periferia en las elecciones de diciembre y se pone a prueba ahora en todo el Estado. Ya no hay ‘cocinero’ que se atreva a minimizar el impacto de esa receta.

    ]]>
    2016-06-05 14:59:54
    <![CDATA[¡Eureka! - El español que salvará a miles de pacientes de quimioterapia]]> leuko

    Parte del equipo de Leuko, con Carlos Castro (tercero por la derecha).

    Por EDUARDO ORTEGA

    @_eduardo_ortega

    Carlos llega a toda prisa, casi entre sudores. Ha dejado hace apenas media hora el madrileño Hospital de La Paz, en donde se encuentra estos días probando el segundo prototipo de un dispositivo que promete salvar miles de vidas de pacientes que se enfrentan a la quimioterapia. “Estamos muy motivados por ver los resultados”, confiesa nervioso por momentos.

    Su sistema, Leuko, trata de anticiparse a las posibles infecciones que estas personas pueden contraer cuando quedan inmunosuprimidos por la quimio. “Están expuestos a bacterias que pueden hacer que les hospitalicen, retrasen sus tratamientos y hasta poner en riesgo su supervivencia. Se trata, en definitiva, del mayor efecto secundario para ellos”. La solución que Carlos Castro (León, 1983) halló para conocer el estado de las defensas es recontar la cantidad de glóbulos blancos de cada paciente de manera no invasiva y con resultados inminentes.

    Dos hechos se cruzaron en el mismo momento de su vida hace poco más de dos años y pusieron en marcha la maquinaria. Primero, que a su compañero de piso de aquella época le diagnosticaron un linfoma y se encontraba en las primeras fases de la quimioterapia. Segundo, que, fruto de una alianza entre la Comunidad de Madrid y el MIT, hizo varias rotaciones en hospitales madrileños hasta que acabó en el departamento de Oncología del Gregorio Marañón. Allí, una especialista les habló de este grave efecto secundario y él, que acababa de realizar su tesis sobre tratamiento de imágenes biomédicas en la Politécnica de Madrid, acabó por concienciarse.

    Su dispositivo, del tamaño aproximado de un pintalabios, toma imágenes de capilares muy superficiales que hay bajo la piel al situarse sobre la uña de cualquier dedo –aunque un estudio recomienda el anular, y así lo ensayan ellos-. Así pueden obtener vídeos de la cantidad de células que pasan por la sangre de estos capilares. Las ventajas de este sistema en comparación con el que se usa ahora son radicales. Actualmente, los pacientes se realizan uno o dos análisis de sangre durante los cerca de veintiún días que transcurren entre una dosis de quimio y otra. Esto obliga a que acudan a los hospitales, donde se exponen a posibles infecciones. Además, pasan varios días hasta que se tienen los resultados. “La mayor parte del tiempo, el oncólogo no sabe si su paciente está inmunosuprimido o no”.

    Leuko no requiere la extracción de sangre; ofrece los resultados en unos dos minutos, como mucho; permite al propio paciente y al especialista hacer un seguimiento continuado y actuar preventivamente para anticiparse a futuros problemas; y pueden ajustar la dosis necesaria de quimioterapia en función de la cantidad de glóbulos blancos que tenga. También están las ventajas económicas para el sistema sanitario. Cada infección que se contrae durante el tratamiento le cuesta al Estado una media de 14.000 euros, según Castro. También calcula que EEUU se gasta cada año alrededor de 2.500 millones de dólares sólo en hospitalizaciones por estos casos. “Con nuestro método, los costes son muy escasos”.

    El sistema del joven leonés, que recibió el visto bueno de Harvard y del MIT, está siendo testado actualmente entre el Hospital de La Paz y el de Massachusetts. Para el primer prototipo, eligieron a treinta y una personas del Hospital de Fuenlabrada y usaron un microscopio que cualquiera podría adquirir. El segundo desarrollo ya ha sido mejorado con tecnología propia y están contando con pacientes que han recibido un trasplante de médula ósea. “Son el sujeto perfecto para nosotros porque antes de la operación tiene un buen nivel de glóbulos blancos y después, cero, literalmente”.

    De estos estudios a caballo entre los dos continentes dependerá el futuro de Leuko y de miles de personas en todo el mundo. Si todo va bien, pretenden tener un prototipo funcional para principios del próximo año que pueda incluso ser usado por terceras partes para realizar sus estudios clínicos. Para 2018 prevén estar listos para pasar por el proceso regulatorio y comenzar a comercializarlo. Porque su plan consiste en que el dispositivo sea usado por los pacientes en su casa, sin tener que pasar por la consulta. “De la misma manera que los diabéticos se pueden medir su glucosa. Puede ser como un termómetro del futuro, en otros aspectos, porque puede tener muchísimas aplicaciones aparte de ésta”. El proyecto, en el que están implicados ocho trabajadores –cuatro de ellas motu proprio a tiempo parcial-, ha sido reconocido con diferentes galardones y respaldado económicamente, entre otros, por el MIT, la Comunidad de Madrid y el Instituto Nacional de la Salud de EEUU, que les acaba de renovar la financiación.

    Antes de todo ese proceso de comercialización, tendrán que dar finalmente el paso de constituirse como empresa. Aún no saben si será en Madrid o en Boston, donde Carlos reside, un lugar mucho más propicio para captar financiación y para emprender. “Lo mejor de allí es el ambiente académico y de investigación que existe con el MIT y Harvard sólo separadas por un par de paradas de metro. Es como una burbuja, un lugar muy especial. Todo el mundo está ahí creando la tecnología del futuro y te motiva mucho. Y piensas: ‘¿Por qué no lo voy a poder hacer yo?’”. Su compañero de piso se curó hace tiempo. Él no llegó a tiempo de ayudarle, pero quizás sí lo haga para miles de personas dentro de dos años.

    ]]>
    2016-05-29 08:09:26
    <![CDATA[Importancia Capital - Yo me resistí a Ronald Koeman]]> image

    El fin de semana que me mudé a Barcelona, el Barça ganó la Champions. Gol de Pedro. Gol de Messi. Gol de Villa. Después de muchas expectativas, el botín de mi primera rafia en la ciudad fueron siete horas en un autobús de Alsa, una cobra en el Primavera y el paseo triunfal de la rúa dels Campions. Si no me até una piedra al cuello y me lancé al fondo del mar aquel domingo fue por no coger frío en la garganta. Pero el puñal de la Victoria me reservaba todavía otra punzada. Yo estaba frente a la pantalla gigante del Fórum, digiriendo los goles con cerveza y nostalgia mientras todos los demás se abrazaban y Puyol recogía la copa cuando caí en la cuenta. De todos y cuantos lugares en los que aquel Barça podría haber triturado al Manchester United, el imperio del Mal escogió Wembley para manifestarse por segunda vez.
    Aquello venía de largo. Desde 1992 estoy peleado con ese estadio por culpa de un póster que mi hermano había colgado en la puerta del armario y que esgrimía siempre que quería recordarme que él había visto ganar una Champions a su equipo y yo no. Aunque pocos ahora lo sospechan, yo nací en el seno de una familia de barcelonistas conversos que bajaban el volumen a Canal 9 para oír los gritos de Manolo Oliveros -al que siempre me imaginé con la cara de Sazatornil- narrando los goles en la Ser. A veces, cuando mi hermano no estaba en casa, entraba en su habitación, me colocaba delante de la puerta e imaginaba cómo debía ser que el Real Madrid ganase una final. Allí me esperaba Ronald Koeman abriendo los brazos en la celebración como pidiéndome que venciera mi resistencia y abrazara por fin al barcelonismo. Por principios y porque Diego -el mejor jugador de clase- era merengue, nunca sucumbí a la camiseta blaugrana.

    Desde entonces, para mí el madridismo ha sido mi modo de practicar la resistencia activa. Resistencia a los comentarios de mi padre, a los chascarrillos del trabajo, al bar donde se corea el gol feo que nos acaban de meter, al vecindario que lanza cohetes cuando nos eliminan y al catalán amable y bienintencionado que te dice ‘para ser del Madrid pareces normal’. No merece la pena enfadarse por eso. Sobre todo cuando, por suerte, sabemos que antes o después ese milagro llamado Real Madrid se descorchará y nos dará la opción de redimirnos a lo grande. Como hace dos años, cuando un buen puñado de madridistas expatriados nos congregamos en mi antigua casa para ver la final. Hoy todavía paso por allí de vez en cuando y escucho las quejas del mobiliario por el bramido que dimos contra el barrio cuando la cabeza de Sergio Ramos dejó a medio Madrid con con agujetas en las ganas.

    Después de aquello, y aunque bautizamos a mi calle como Avenida de la Décima, me mudé. Una tarde me encontré a mí actual vecino en el ascensor con el As en la mano y le miré con la misma cara con la que debían mirarse los partisanos cuando se reconocían en una misión clandestina. De qué equipo eres, Pablo. Del Espanyol, pero me cae muy bien el Barça ¿eh? Tranquilo Pablo, que yo soy del Madrid. ¿Del Madrid? Uf, yo también. Y entonces pensé que nada de eso debería ser así. Que no importa lo hostil que sea el ambiente, nadie se debería tener que esconder. Yo soy del Madrid y vivo en Barcelona, por eso sé que el sábado no jugamos sólo contra el Atleti, también lo haremos contra el jefe, el vecino, el cuñado del whatsapp, twitter, el camarero del Polígono, la presión que te hace ocultar tu equipo y, sobre todo, contra aquel poster de Koeman que mi hermano descolgó de la puerta cuando se fue de casa pero que sigue pidiéndome que le abrace desde allá donde esté.

    ]]>
    2016-05-27 17:39:42
    <![CDATA[Quien quiera oír, que oiga - España en el centro de Europa]]> Desde las azoteas de Madrid se ve Europa, dijo ufanamente Ortega hace casi un siglo. Y debe ser recíproco: porque desde las torres más altas de Bruselas se examina hoy lo que acontece en nuestro país. Están pendientes, entornan los ojos y tuercen el gesto. Les preocupa que en el sur de Europa se esté gestando una red de solidaridades entre los pueblos, una suerte de polo de resistencia a las políticas austericidas que han impulsado. Saben que la batalla se juega en España y por eso la escrutan y mandan mensajes a hurtadillas a Mariano Rajoy para comprobar que sigue en la ortodoxia. Él les responde que sí, que no hay problema, que si llega al poder aplicará más recortes y “lo que haga falta”. Ante su perplejidad, Rajoy les explica que no le hagan demasiado caso cuando en público habla de bajar los impuestos o de la necesidad de revisar los plazos del cumplimiento del déficit. El ministro Margallo bromeaba, fue un pequeño desliz retórico, una de estas cosas que se dicen sin pensar, así como para contentar a la plebe. En suma, Rajoy le dice a Juncker que no se preocupe, que digan lo que digan en el PP en estas semanas, no van en serio.

    Y en esas estaban, entre broma y broma, cuando se enteraron de que en Austria a punto ha estado la extrema derecha de ganar las elecciones. Para ser exactos, no era la primera vez que algo así ocurría recientemente: la extrema derecha ganó las últimas elecciones europeas en Francia y en el Reino Unido, y hoy gobierna en Hungría y sostiene los gobiernos de Dinamarca y Finlandia.Todos estos partidos están experimentando una dinámica electoral ascendente, especialmente en el centro y en el norte de Europa. Sin embargo, los grandes funcionarios de Bruselas, aquellos que dictan a los países las políticas que deben seguir, no parecen darse por enterados. Allí donde la Comisión Europea recomienda formar “grandes coaliciones” y practicar un único modo de hacer política, allí termina prosperando un partido de extrema derecha. Es casi matemático. A la sombra de Jean-Claude Juncker y de Pierre Moscovici crecen Nigel Farage y Marine Le Pen. Lo asombroso es que los primeros (se llamen liberales, conservadores o socialdemócratas) son tan ortodoxos en la aplicación contumaz de sus planes presupuestarios que ni siquiera se dan cuenta de que están creando sus propios sepultureros.  

    Puede llamarse contumacia, obstinación, terquedad o cabezonería, pero también es, y, sobre todo, irresponsabilidad. Esta insensatez recurrente la encontramos también en el Partido Popular justamente en la semana en que conocemos dos hechos incompatibles entre sí. El primero de ellos es un vídeo elaborado por el PP en el que alardea de moderación, buena gestión y fiabilidad. El segundo es la noticia de que la deuda española sobrepasa el 100% del PIB y que, por tanto, todos los esfuerzos para acabar con el déficit por medio de la austeridad han resultado un absoluto fracaso. Hoy la deuda española no sólo no se ha reducido, sino que sobrepasa el total de lo que nuestro país puede producir en un año entero. Mariano Rajoy lo sabe, y en el colmo de la buena gestión, decide pagar los intereses de la deuda usando el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

    Pero no todo es oscuridad en el paisaje europeo, también se dejan entrever algunos signos de esperanza. La estela que deja tras de sí en Europa la competición desastrosa entre liberales tecnócratas y formaciones proto-fascistas abre también la puerta a la aparición exitosa de partidos y movimientos no convencionales como el Partido de los Verdes en Austria, la Nuit Debout y el ciclo de movilizaciones contra la reforma laboral en Francia, o incluso la pujanza electoral del Movimento 5 Estrellas en Italia. El modelo de la Grosse Koalition y la política única horada la legitimidad del establishment y su capacidad para convencer a los ciudadanos, lo que deja un espacio vacío en el que pueden surgir y triunfar otras opciones políticas. En esa suerte de barbecho político e ideológico pueden germinar opciones políticas nuevas y es nuestra responsabilidad labrar, cuidar y regar ese terreno para consolidar una alternativa democrática y defensora de los derechos humanos en Europa.

    Por eso entendemos que es importante que en España pueda formarse una mayoría alternativa a Mariano Rajoy y a Albert Rivera. En esta partida europea, necesitamos el concurso del PSOE. Su colaboración es imprescindible para conformar una mayoría en España y una alternativa de poder en Europa junto a los gobiernos de Italia, Portugal, Grecia e Irlanda. No sólo nos la jugamos nosotros, también se la juegan los ciudadanos empobrecidos de Francia, Alemania o Reino Unido, y todos aquellos que han visto estrecharse su futuro y agotarse sus posibilidades. Por eso es fundamental que el PSOE despeje sus dudas, nos diga qué va a hacer y con quién quiere formar gobierno. Para nosotros no hay ninguna duda: os queremos como socios, no como enemigos.

     

    ]]>
    2016-05-26 14:00:23
    <![CDATA[Mundo Rural s.XXI - Antes de comernos el planeta. Los desafíos de la alimentación. Biodiversidad y urgencia de construir alianzas.]]> Marco Rizzardini, coordinador de las áreas de Mundo Rural y de Medio Ambiente del C.C.A. de PODEMOS Castilla y León.

     

    La Política Agrícola Común (PAC), tal y como se ha evidenciado en diferentes análisis en estos mismas semanas, cuenta con notables deficiencias y consecuencias negativas, tanto sobre el mundo productivo como sobre la ciudadanía.  Se trata de un instrumento que, sobre todo en España, perpetúa una grave desigualdad a través del pago directo sin objetivos, lo que consolida la histórica e injusta estructura española de propiedad de la tierra, desvinculándola de la producción real. Además, el dominio desproporcionado de los colosos agroindustriales globalizados favorece un modelo de consumo profundamente desequilibrado, en el que, de 500 millones de europeos, 250 tienen sobrepeso y 50 viven en condiciones severas de privaciones. De ellos, 13,5 millones de personas están subalimentadas -viven con inseguridad alimentaria según Lancet (vol.385. May, 23, 2015), mientras que anualmente se derrochan 90 millones de toneladas de alimentos.

    Se subraya a menudo como en nuestras sociedades la comida haya perdido su propio valor intrínseco y el precio, junto con la publicidad, sea el único parámetro útil para orientar opciones alimentarias. Bajo las reglas nacionales e internacionales vigentes – políticas agrícolas y ambientales, términos de intercambio y tratados internacionales-, ni la agricultura convencional, ni las promesas de las grandes transnacionales de insumos entre los que se encuentran los fertilizantes, pesticidas y transgénicos, ni la lógica de la intensificación van a acabar con la pobreza y el hambre.

    De forma paralela, se destruye empleo y se envilece la importancia del trabajo en el sector agroalimentario, con el desmantelamiento en Europa de tres millones de explotaciones agrarias y 4,8 millones de puestos de trabajo a jornada completa, entre 2006 y 2014. La insostenibilidad de los precios y, por ende, la renta insuficiente de los agricultores es una de las causas de la desaparición de muchas producciones agrícolas. Según los datos aportados por el Ministerio de Agricultura, se constata una caída de la renta agraria del 7,1% en moneda corriente en 2014 -18,6% en Castilla y León-, que excepto en campañas específicas,  es una tendencia que se mantiene durante las últimas dos décadas.

    Las diversas reformas de la PAC no han hecho más que avanzar hacia la “liberalización” olvidándose del objetivo fundacional de la UE (entonces CEE): “orientar la producción agrícola y estabilizar los mercados”. El resultado ha sido la desregulación de la producción y la desestabilización de los mercados agrícola-alimentarios dejándolos expuestos a los vaivenes del mercado especulativo mundial. La situación sin duda alguna empeoraría de forma notable, en los próximos años, si se llegara a la aprobación de la propuesta de Tratado de Libre Comercio e Inversiones entre Estados Unidos y Europa (TTIP).  Sería oportuno que desde PODEMOS se asumiera que ha fracasado el modelo agrícola alimentario agro industrial y globalizado, y que hay que poner en marcha ya políticas agrarias que defiendan intereses estratégicos de país y basadas en otro paradigma.

    El actual, generador de una terrible concentración y monopolización de los alimentos que esquilma a productores, agua y tierra, conlleva a una perdida acelerada de la biodiversidad por un lado (en un siglo hemos perdido más de 300.000 variedades vegetales, según datos FAO el 75% de ellas se han perdido) y a la estandarización y banalización de la comida y del gusto por otro. A lo largo de la historia de la humanidad se calcula que nos hemos alimentado con más de 8.000 especies y variedades. Hoy, en el siglo XXI nos nutrimos con sólo 150 especies y el  60% de las calorías básicas de la alimentación humana provienen en la actualidad de sólo tres cereales: trigo, arroz y maíz. Frente a las miles de variedades de manzanas seleccionadas por los campesinos, por ejemplo, hoy apenas cuatro variedades comerciales (Golden, Fuji, Gala y Pink Lady) representan el 90% del mercado mundial.

    Nos recuerda Carlo Petrini, el conocido fundador del movimiento Slow Food, que Biodiversidad es una palabra reciente –usada por vez primera en 1986, en Washington, por el entomólogo Edward O. Wilson–, un término un tanto complejo que, desafortunadamente, solo suele despertar el interés de unos pocos y que son generalmente los mismos que se ocupan del tema (ambientalistas, biólogos, agrónomos…). En realidad debería ser un asunto sencillo de abordar porque no es más que la diversidad de la vida a muchos niveles, desde el más simple (genes y bacterias) hasta, ascendiendo gradualmente, las especies animales y vegetales, o los niveles más complejos (los ecosistemas).

    La biodiversidad es nuestro seguro de futuro ya que permite a las plantas y a los animales adaptarse a los cambios climáticos, a los ataques de parásitos y enfermedades, a dificultades imprevistas. Un sistema basado en un número restringido de variedades, por el contrario, resulta mucho más frágil y vulnerable. Proteger la biodiversidad, detener su deterioro y trabajar para promoverla es un imperativo que la ciudadanía, los “consumidores y consumidoras” convertidos en coproductores, debemos perseguir sin tregua. La auténtica biodiversidad es la “domestica”: la agro diversidad garantizada por los pequeños productores y la agricultura familiar…¡no por la tecnocracia de los bancos de germoplasma!

    Así, la Política Agrícola de España y la Política Común, tienen pues que cambiar de registro. Creemos firmemente que las Instituciones, gestoras de lo público y de lo común, tienen que asumir el reto de regular los mercados de verdad: interviniendo en los precios; reconstruyendo una cadena alimentaria más corta, justa y equilibrada; garantizando el acceso a la tierra; favoreciendo la venta directa; apoyando a las producciones artesanas, llevando a cabo las oportunas medidas de flexibilización higiénico sanitaria para favorecerlas; financiando adecuadamente a la agricultura y ganadería polifuncional y de buenas prácticas; renovando y facilitando el cooperativismo; fomentando el consumo y la comercialización de productos ecológicos, de proximidad y de temporada;  formando y capacitando adecuadamente a los jóvenes y empoderando también a las mujeres para superar los roles tradicionales en el campo. Todo esto, evidentemente, no se va a poder hacer unilateralmente por decreto desde un Ministerio de Agricultura, sino a través de un ingente trabajo de concienciación y prácticas interinstitucionales, así como de una inaplazable labor de coherencia y convergencia de políticas.

    Uno de los aspectos clave es, sin duda, la mejora de la comida social y colectiva de nuestras comunidades autónomas y de nuestro país, comida caracterizada por la poca calidad, la poca inversión y escasas empresas (oligopolios). Por ejemplo, la compra pública tiene una gran capacidad para orientar los mercados hacia un modelo económico más justo y sostenible, debido al gran poder de compra de las administraciones públicas, aproximadamente un 17 % del PIB en el ámbito europeo, un 13% en el Estado español. Las administraciones y los poderes públicos pueden y deben tener un rol determinante como consumidores o “compradores” de alimentos, para impulsar estos mercados alimentarios locales y no únicamente mediante políticas legislativas y presupuestaria.

    La experiencia de otros países europeos, con la puesta en marcha por parte de las administraciones públicas de medidas a diferentes niveles, nos proporciona las pistas de una batalla en la que está en juego, además de la salud pública, la soberanía alimentaria y la salvaguarda de nuestros agricultores y ganaderos. España y Castilla y León están, una vez más, por detrás. En Francia se han puesto en marcha iniciativas de ámbito estatal con un Plan Estratégico que pretende incrementar el porcentaje de comida ecológica en los comedores colectivos, del 20% al 50%. En Alemania, el enfoque es más municipalista y disperso. En Gran Bretaña y Dinamarca se apuesta por dar protagonismo a la sociedad civil apoyada por la financiación pública.

    En fin, los comedores colectivos -escolares, universitarios, hospitalarios y de residencias, centros penitenciarios y cuarteles-, son una pieza clave en la construcción de los sistemas alimentarios anclados en el ámbito local y que la FAO, el relator sobre Alimentación de NN.UU., los expertos y el mismo papa Francisco, recomiendan y que pretendemos basar en criterios de sostenibilidad, calidad y salubridad.

    Es indispensable defender la Soberanía Alimentaria. Es decir, el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma sostenible y ecológica, y su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo. Esto pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas. Defiende los intereses de, e incluye a, las futuras generaciones, se apunta en la Declaración de Nyéléni 2007, Selingué- Mali. Frente a un poder de decisión cada vez más concentrado y centralizado, a las transnacionales de la agroquímica y de la distribución,  es necesario relocalizar una parte de la economía y, sin duda, la producción de alimentos. Es uno de los prerrequisitos de la justicia social y de la democracia: implica que son las personas y las comunidades y no las multinacionales a decidir. Por otra parte, debemos relocalizar nuestra propia forma de vida. Es necesario volver a echar raíces en el lugar, volver a conocer el propio entorno, volver a establecer relaciones sociales reales. Producir alimentos es reproducir comunidad tesis del reciente libro de Daniel López García. Un ingrediente indispensable para esa contra tendencia de “ruralización audaz y decidida” que preconiza Fran Llobera en este mismo blog.  Esto es viable sólo con una transición agroecológica, con una producción más limpia, basada en la supervivencia de explotaciones agrarias y ganaderas pequeñas y medianas, en la distribución en circuitos cortos y, más en general,  en la dignificación de la vida en el campo.

    La agricultura y la comida NO son unas meras mercancías, y por ello deben estar tendencialmente fuera de los acuerdos internacionales sobre comercio. Las filtraciones hechas públicas por Greenpeace a principios del mes de mayo demuestran de forma definitiva como iniciativas como el TTIP, además de un enésimo ataque a la pequeña y mediana producción agro ganadera y la completa desregulación de la seguridad alimentaria, significan una inaudito ataque a la soberanía nacional y europea y una vuelta de tuerca más en la negación de la democracia sustancial.

    Es indispensable crear alianzas sociales. Para un modelo agro-ganadero sostenible, controlado por los propios productores y apegado al territorio, es necesario e indispensable ser todos “co-productores”. La crisis nos urge aún más que desde PODEMOS revitalicemos la olvidada Ley 45/07 de Desarrollo Rural y que hilvanemos dinámicas y alianzas virtuosas en cada territorio entre productores, pequeños empresarios de turismo rural sostenible, restauradores, escuelas y universidades, familias, grupos de consumidores, veterinarios, ingenieros agrícolas, asociaciones de vecinos/as, AMPA y personas e instituciones designadas al desarrollo local. En nuestros pueblos, en nuestros valles y en nuestras costas hace falta cooperación. No se trata sólo de un marketing más inteligente, hablamos de la necesidad de nuevas complicidades, de un nuevo “calor comunitario”, de una renovada autoestima compartida, de un sano orgullo de pertenencia.

    Reivindicamos el derecho a la  vida buena, a la sabiduría, a la cultura. La comida es cultura, identidad y riqueza. Siendo más explícitos: defender a las ballenas, al oso pardo, al lobo y al lince ibérico está muy bien, pero también y, sobre todo, ¡hay que defender a las abejas, a la gallina castellana, a la vaca de Aliste, a los higos del valle del Tiétar, a las variedades de trigo tradicionales como  barbillas, y candeales, a los garbanzos auténticos de Fuentesauco, al frejón de manteca de La Alberca, a las cabra verata y de Guadarrama, a las cepas de Rufete o de Albillo de Cebreros, a los puerros de Sahagún, al tomate de Peromingo, a la pera Muslo de Dama, a la alubia Palmeña Jaspeada, al potro Hispano-Bretón de Merindades y del Valle de Losa…! Es decir, a los agricultores/as, ganaderos/as y productores/as que los siembran, cuidan, crían y transforman.

    ¡Sí se puede! En todo el Estado y en Europa cientos de militantes y representantes institucionales de PODEMOS estamos trabajando de forma coordinada en esta dirección.

    ]]>
    2016-05-23 17:50:01
    <![CDATA[Diario de un altermundista - Considerar el anticapitalismo]]> Vivimos en el mundo del 1% versus el 99%. La crisis de 2008, que vino para quedarse, ha hecho que cada vez haya más dinero en menos manos. Si en 2010 eran los 388 más ricos del planeta quienes tenían tanta riqueza (económica) como la mitad de la población mundial, en 2015 solo son necesarios 62  milmillonarios para acumular tanto dinero como el resto de la humanidad. Es obvio que el modelo económico actual beneficia al 1%, un modelo que ha sido calificado por uno de sus principales beneficiarios, George Soros, como “fundamentalismo de mercado”. Soros consiguió buena parte de su fortuna con la especulación monetaria, con dinero compró y vendió dinero, que le dio más dinero. Y todo ello sin colaborar con la carga impositiva que tales fortunas deberían asumir. El sistema lo tiene todo previsto y para ello existen decenas de paraísos fiscales para evadir al fisco. De las 200 empresas más grandes del mundo, una de cada nueve realiza operaciones sustanciales en paraísos fiscales.

    Aun así, hay quien pensará que qué se le va a hacer, que al fin y al cabo no hay suficiente para todos, y puestos a que haya desigualdad… Nada más lejos de la realidad, el PIB mundial (en el que solo se contabilizan los bienes y servicios que tienen precio de mercado) alcanza los 78 billones de dólares al año. El cálculo es muy sencillo, la renta per cápita planetaria a día de hoy sería de 11.000 euros anuales por persona, es decir 900 euros al mes. La pobreza es estimada en unos ingresos inferiores a 1,90 $/día, es decir, 700$ anuales. Hay recursos para erradicar la pobreza de un plumazo, si los 62 señores multimillonarios quisieran.

    ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Por mucho que se empeñen en decirnos que todo esto no es más que la evolución de la naturaleza, como cuando llueve, que no se puede hacer nada más que cubrirse de la lluvia para no agarrar una pulmonía, las decisiones económicas son resultado de las decisiones políticas. Y se llevan muchos años tomando decisiones políticas que han favorecido la implantación y expansión de un determinado modelo económico, ese que llama Soros fundamentalismo de mercado, y que podemos denominar de manera más científica, Globalización Capitalista Neoliberal. El fin de la historia de Fukuyama, el no hay alternativa de Tatcher no fueron más que la creación de eslóganes (y doctrinas) necesarios para profundizar en el capitalismo, una vez liberado de la comparativa con el bloque socialista. La desigualdad que crece de forma exponencial, al tiempo que hay millones de muertes fácilmente evitables, es la muestra más clara de la creación de violencia de las estructuras que genera la mera existencia del modelo capitalista.

    Pero hay más violencias que forman parte del paisaje del mundo actual y que en buena  medida  tienen relación con la globalización capitalista neoliberal anteriormente mencionada. Por un lado cabe analizar que cuando hablamos de inseguridad ligada a los flujos de personas refugiadas que llegan a Europa (o que mueren en el intento) nos referimos al temor a la pérdida del Estado de bienestar por la llegada masiva de nuevas bocas que alimentar, educar y curar. Sobre este segundo aspecto cabe tener en cuenta un dato que muestra un ejemplo fundamental de cualquier estado del bienestar, el sistema de pensiones. Según la Comisión Europea, España necesitará 7 millones de inmigrantes hasta 2030 para mantener el sistema de pensiones, y que al menos haya por cada 100 trabajadores, 34 jubilados. El bulo de que las refugiadas o las inmigrantes van a saturar los sistemas públicos es falso. Necesitamos más gente en edad de trabajar para mantener con sus impuestos y cotizaciones los servicios básicos.

    Las estructuras económicas injustas matan tanto o más que las guerras y generan razones para que estas aparezcan. Son pertinentes por tanto planteamientos anticapitalistas porque el modelo capitalista (y sobre todo en su vertiente neoliberal) genera sociedades basadas en la competitividad, la codicia y el egoísmo. La desigualdad extrema y la pobreza no son más que la consecuencia natural de un sistema basado en la renta del capital, en la generación de riqueza económica con el trabajo de los demás. En buena parte del mundo en el que el capitalismo está más desarrollado (EEUU y Europa) las rentas del capital han superado en importancia a las generadas con el trabajo. El capitalismo es una forma de organizar la economía que incide de manera determinante en el carácter social, tal y como afirmaba un clásico como Erich Fromm. La violencia de nuestra sociedad nace en buena medida en la veneración al capital, del desarrollo sin freno del capitalismo. Dirán que suena radical, pero a no hay cómo ir a la raíz de los problemas para poder solucionarlos. El anticapitalismo es necesario para comenzar a construir un mundo mejor.

    ]]>
    2016-05-23 09:59:45
    <![CDATA[La tramoya - Podemos no es quien ha enloquecido en España]]> McCoy es uno de los analistas económicos más brillantes y mejor informados de España. Sus artículos en El Confidencial, se esté o no de acuerdo con todo lo que afirma, suelen ser rigurosos y siempre útiles, con claves fundamentales para entender lo que sucede en la economía española. Pero, como le suele pasar a quienes tienen servidumbres concretas con el sistema económico y financiero, cuando se pone de por medio Podemos y la posibilidad de que cambien algunas cosas importantes en España pierde la mesura y hasta la educación. Le salta el chip y no sabe sino recurrir al insulto y a la zafiedad, sin temor a mentir y a decir simplezas con tal de atacar como un lobo hambriento a Podemos. La yugular de Pablo Iglesias y sus colegas cotiza bien en el parqué de los medios que viven de los bancos y las grandes empresas y hay que ir a por ellos como sea.

    Como prueba de lo que digo, McCoy acaba de escribir un artículo titulado Podemos enloquece: no a los planes privados de pensiones que está lleno de mentiras y que oculta lo que de verdad hay detrás de la cuestión que se debate.

    El asunto viene porque en el programa de la coalición Unidos Podemos se propone “la eliminación de los beneficios fiscales para la previsión complementaria individual, como en el caso de los planes de pensiones privados” .

    El propio McCoy dice que “No se entiende muy bien el porqué de esta medida”. Y como no la entiende ya dice que Podemos ha enloquecido.

    Para justificar el insulto a unos 6 millones de personas que votan a las fuerzas políticas que hacen esa propuesta, McCoy recurre a los siguientes “argumentos” en su artículo:

    1. Si se trata de “penalizar al rico, Iglesias y Garzón yerran el tiro” porque “la contribución media del españolito de a pie se sitúa en los 1.400 euros” y “No da la impresión, por tanto, de que sean los más adinerados los que obtengan ventajas exclusivas por esta vía”.
    2. La sostenibilidad del sistema público de pensiones está “aritméticamente en duda”.
    3. Lo que se debe hacer es abrir las ventajas fiscales “a cualquier instrumento equivalente”. De este modo “sí que ayudarían a los cotizantes actuales a tener un futuro mejor, y no prometiéndoles la utopía de unas prestaciones que el paso del tiempo va a convertir en impagables”.
    4. “Carteras de acciones, de fondos de inversión con el correspondiente peaje fiscal, activos alternativos y hasta inmuebles podrían servir a tal fin, siempre que se trate de un dinero inmovilizado para que el titular pueda disfrutar de él cuando termine su vida laboral”.
    5. “Se pueden vivir tragedias personales tremendas en un futuro no muy lejano, cuando muchos descubran que donde no hay, no hay, y además no se puede sacar”.
    6. Todo lo anterior, dice McCoy, es “Palabra de patronal”.

    Pues bien, al respecto de todas estas afirmaciones de McCoy cabe señalar lo siguiente:

    1. Miente McCoy cuando achaca solo a Podemos e Izquierda Unida la propuesta porque la hacen una gran cantidad de expertos, mucho de ellos en las antípodas ideológicas de esos partidos. Uno de los autores de un estudio reciente del IESE sobre los fondos privados decía: “para que el partícipe no obtenga buenas rentabilidades y sea desplumado a comisiones no es preciso otorgar incentivos fiscales a estos instrumentos”. E incluso lo ha propuesto la propia Unión Europea, quien afirmó que “La desgravación fiscal de las contribuciones a planes de pensiones tiene efectos regresivos y falsea la composición del ahorro”.
    2. Miente McCoy cuando dice que no son los adinerados los que más se benefician de esa ayuda fiscal. Esa desgravación, en contra de lo que dice, es muy regresiva porque la ayuda aumenta a medida que aumenta el salario: Ahorrar con planes de pensiones solo es rentable para quien gane más de 60.000 euros anuales, se decía en un artículo en El Economista nada sospechoso de izquierdismo.
    3. Miente McCoy cuando dice que solo apoyando a los planes de ahorro privados van a tener los cotizantes actuales un futuro mejor. Se trata de una de las grandes mentiras financieras que utilizan los partidarios de los fondos privados para defender los intereses de las entidades financieras. Si dentro de 20 o 30 o 40 años no hay ahorro para las pensiones públicas (por ejemplo, como dicen, porque las sociedades habrán envejecido y no haya suficientes cotizantes) tampoco lo podrá haber para las privadas. Eso es indefectiblemente así porque las pensiones de cada momento se pagan con el ahorro que haya en ese momento y si no hay ahorro para las públicas tampoco lo habrá para las privadas.
    4. Miente McCoy cuando dice que dinero del ahorro que la gente deposita en planes privados está “inmovilizado para que el titular pueda disfrutar de él cuando termine su vida laboral”. En realidad, está en continuo movimiento porque las gestoras de esos fondos lo utilizan para llevar a cabo inversiones. Y ese es el problema que no menciona McCoy porque esas inversiones, casi siempre puramente especulativas, son tan arriesgadísimas, muy peligrosas, de modo que continuamente provocan quiebras y que los ahorradores (sobre todo los de menor aportación) pierdan sus fondos.
    5. Miente McCoy cuando dice que las pensiones públicas son las que se van a convertir en impagables mientras que los planes de ahorro privado aseguran la pensión futura. La historia ha demostrado que los fondos privados son los que más han quebrado y que millones de personas en todo el mundo han perdido sus ahorros.
    6. Miente también McCoy porque no menciona que la única rentabilidad que proporcionan esos fondos es la que proviene de la desgravación fiscal. Como señala el informe del IESE que he mencionado arriba, la rentabilidad media de los fondos de pensiones privados en España entre 2008 y 2012 fue negativa en términos reales (descontando la inflación), y de los 257 fondos con al menos 15 años de historia, únicamente tres lograron una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 años.
    7. Miente McCoy cuando dice que “La sostenibilidad del sistema público de pensiones está aritméticamente en duda”. El sistema público de pensiones esta políticamente en duda, eso sí, pero multitud de investigadores han demostrado, aritméticamente como él dice, que puede ser perfectamente viable y que, en todo caso, si predominan las circunstancias que sus críticos aducen para ponerlo en duda entonces tampoco serán viables las pensiones privadas salvo, lógicamente, para quienes seas suficientemente rico como para ahorrar a lo largo de su vida. Y, como hemos demostrado Vicenç Navarro y yo en nuestro libro Lo que tienes que saber para que no te roben la pensión da la casualidad de que, con el paso del tiempo, se ha podido comprobar que quienes defienden aritméticamente la insostenibilidad de las pensiones públicas se han equivocado siempre, siempre, siempre en sus cálculos.
    8. McCoy oculta la verdad cuando no dice que “la mitad de los españoles no puede ahorrar más de 100 euros al mes” o que “un 44% sufre para hacer frente a los pagos y tiene dificultades para llegar a fin de mes”. Es decir, que nunca podrán generar los suficientes fondos a lo largo de su vida para financiar una pensión privada cuando ya no trabajen.
    9. McCoy solo dice la verdad cuando él mismo reconoce al final de su artículo que sus palabras son “palabra de patronal”. Efectivamente, su artículo es la palabra de la patronal de las entidades financieras que hacen el agosto a base de cobrar comisiones a los ahorradores, algo que McCoy oculta.

    En fin, McCoy se ha mostrado como uno más de esos liberales que desprecian al Estado y a los impuestos pero que defiende que el Estado, es decir, la inmensa mayoría de los españoles, sufrague un negocio privado que despilfarra y que no tiene rentabilidad ni personal ni social, salvo para quien lo gestiona.

    Quien ha enloquecido no es Podemos ni Izquierda Unida, ni los investigadores, ni la Unión Europea que también hacen la misma propuesta que critica McCoy. Quien enloquece son periodistas e ideólogos como él que, con tal de defender a los intereses de los más privilegiados, son capaces de tirar a la basura la realidad de los hechos para atacar a base de insultos a los compatriotas que no piensan como ellos.

    ]]>
    2016-05-20 11:00:15
    <![CDATA[Economía para pobres - Algunos somos comunistas]]> El comunismo se ha puesto de moda. No del modo que predijeron Marx y Engels en el Manifiesto Comunista, pero sí de alguna forma tal que ha provocado que las tertulias políticas, en los grandes medios de comunicación o fuera de ellos, vuelvan a debatir sobre esta tradición política. Es más, tres partidos políticos -PP, Ciudadanos y PSOE- agitan ahora la bandera del anticomunismo con objeto de atacar las posiciones políticas de la alianza entre Podemos, IU y las confluencias. Suena a burda y recurrente maniobra para usar el miedo como arma electoral, pero esta vuelta a las viejas consignas reaccionarias no deja de ser sintomática.

    Hace unos años la filósofa Jodi Dean escribió que el resurgir del peligro comunista se estaba produciendo porque los mercados habían fracasado. Me parece algo cierto. El anticomunismo emerge como una suerte de defensa ante los propios fracasos, los del sistema de mercado y el capitalismo. De hecho, no deja de sorprender que tras décadas de neoliberalismo y tras la más grave crisis económica desde la Gran Depresión, se vuelva a agitar el fantasma del anticomunismo. Al fin y al cabo, el desempleo, los desahucios y el miedo a pasar hambre se han multiplicado como resultado natural del capitalismo y de sus crisis. Tantos años asustando con que los comunistas nos quitarían las viviendas y al final hemos comprobado que han sido los bancos privados, protegidos y representados por trajeados hombres de negro, los que nos han robado la vivienda, el trabajo y el futuro de nuestras familias.

    El geógrafo David Harvey ha insistido a menudo en que el interés por el marxismo y la economía política retrocedió durante los años sesenta y setenta porque las preocupaciones de la sociedad, y especialmente de la izquierda, se habían trasladado hacia las cuestiones culturales. Había un creciente interés sobre las temáticas vinculadas a la alienación y sobre las causas posibles de que la clase obrera no quisiera hacer la revolución socialista, dejándose de lado el análisis económico. Es más, la mayoría de los marxistas occidentales eran filósofos y muy pocos atendían la cuestión económica, como puso de relieve el clásico estudio de Perry Anderson sobre el marxismo occidental. En aquel contexto socio-histórico típico del fordismo y del consumo de masas una obra como El Capital, que describe fríamente al capitalismo en sus fundamentos más elementales, parecía alejada de los problemas políticos de la época. Pero eso, insiste el propio Harvey, ha cambiado en las últimas décadas. Y está en lo cierto. Hoy una obra como El Capital explica con sorprendente precisión por qué y cómo nos bajan los salarios, nos despiden, nos recortan la sanidad y la educación o nos obstaculizan la organización en sindicatos. Hoy el capitalismo está mucho más desnudo, y es fácil ver cómo la razón económica del capital inunda nuestras vidas y nos obliga a emigrar, a pelear por migajas o a aceptar salarios de subsistencia como si fueran privilegios. Hoy el marxismo tiene, de hecho, más actualidad que hace cuarenta años.

    Es natural, aceptado lo anterior, que también estemos ante un resurgir del comunismo como planteaba Dean, aunque no tiene por qué expresarse con los mismos ropajes o las mismas herramientas conceptuales de siempre. En realidad el marxismo siempre ha sido así, abierto y diverso. De hecho, sólo el catecismo ortodoxo que emanaba de los manuales de la URSS pudo congelar, así fuera parcialmente, un instrumento tan vivo como el marxismo. Lo fosilizó, y a un coste enorme. Pero nadie podrá negar que el propio Lenin fue un heterodoxo, hasta tal punto que Gramsci tuvo a bien definir la revolución de 1917 como una revolución contra El Capital. Algo similar pasó en toda América Latina con los movimientos revolucionarios, destacadamente el cubano. La propia Rosa Luxemburgo fue, de hecho, una teórica especialmente fecunda y crítica con la racionalización que la dirigencia soviética hacía de los acontecimientos históricos. Pero no sólo es respecto al análisis que el marxismo es abierto y versátil, sino también respecto a la práctica política y la estrategia discursiva. Sólo hay que recordar que la consigna socialmente aglutinadora de la revolución soviética fue paz, pan y tierra y no ningún símbolo fetichizado que limitara su capacidad a la mera autocomplacencia de los revolucionarios portaestandartes. En la ascendencia republicana pasó lo mismo con Robespierre y su tan famosa expresión sobre el derecho a la existencia, que resumía así sin quebraderos de cabeza el eje central de los Derechos Humanos.

    En este sentido, Harvey es de los que se han sumado históricamente a conectar los ideales del Manifiesto Comunista con los expresados en la Declaración de los Derechos Humanos. Esta es una vía que permite reconectar al socialismo con la tradición republicana y que, al mismo tiempo, permite volver a situar el foco político en los problemas de la gente y no en debates litúrgicos y ceremoniales propios de las religiones.

    Hablar de Derechos Humanos y vincularlos al marxismo no es casual. Por dos motivos. En primer lugar, porque el socialismo fue la única tradición política que mantuvo viva la llama de los Derechos Humanos desde 1794 hasta 1948, y gracias a la cual se conquistaron los derechos políticos y sociales que caracterizan a nuestras sociedades democráticas modernas. En segundo lugar, porque la agresión del capitalismo es tan brutal y salvaje que, bajo las actuales condiciones históricas, defender los derechos humanos es impugnar el sistema capitalista mismo.

    Sobre esto insistimos mucho durante las movilizaciones del 15-M al subrayar que no somos antisistema, sino que el sistema es antinosotros. No es cierto que durante aquellos días de 2011 el miedo hubiera cambiado de bando, al menos no tanto como coreábamos. Pero lo que sí cambió de bando fue el sentido común. En mitad de la agresión neoliberal defender una vivienda, cuya conquista como derecho se sobreentendía como parte del sentido común, se convertía ahora en un acto revolucionario –y, por cierto, ilegal. Esto también es fácil verlo hoy cuando comprobamos que la propia Constitución de 1978 y sus garantías sociales se convierten en papel mojado ante una supuesta realidad inmodificable, a saber, la supraestructura europea y el propio sistema capitalista.

    Dice el catedrático de Literatura Juan Carlos Rodríguez que «lo que debería resultar más sorprendente es sin embargo lo que menos sorprende». Se refiere al hecho de que deberíamos asombrarnos ante un sistema que es capaz de dejar sin trabajo a más de un millón y medio de hogares y sin vivienda a centenares de miles de familias, por citar dos ejemplos. Sin embargo, hemos naturalizado esos dramas estructurales. Decimos la vida es así y seguimos a otras cosas. Pero no es la vida, sino esta vida. Concretamente esta vida bajo el capitalismo. Bajo un sistema regido por un principio básico de maximización de ganancias y que mercantiliza todo a su paso, desde los objetos hasta los seres vivos y los recursos naturales. Un sistema, llamado capitalismo, que nos esclaviza a un nuevo Dios llamado mercado que opera con caprichosos y cambiantes deseos de rentabilidad.

    De ahí que el marxismo aspire a desnudar esa supuesta normalidad, y a mostrarla tan despiadada como es. Desmitificar las estrategias discursivas dominantes es, de hecho, parte de la acción política. ¿Acaso es verdad que somos todas las personas iguales en nuestra condición de ciudadanos como nos insisten unos y otras cada día? Cuando paseamos por el centro comercial, sugería Jean Baudrillard, se produce una suerte de equiparación en la que todos nos pensamos iguales. Ricos y pobres quedamos aparentemente indiferenciados en nuestra nueva condición de ciudadanos consumidores. Nada más lejos de la realidad, de esa realidad que palpamos en nuestras calles. Porque es ahí donde averiguamos que no sólo hay ricos y pobres sino también trabajadores y rentistas, y que por mucho que la estructura social de nuestras sociedades modernas se haya complejizado no dejamos de dividirnos en función de una distinta dependencia de nuestras propias capacidades y cuerpos. En efecto, algunos necesitan ofrecerse en el mercado mundial para ganarse el pan, y otros viven del trabajo ajeno. Eso, en esencia, no ha cambiado.

    Este es el asunto más incontestable acerca de la actualidad del comunismo. Allá donde haya explotación, habrá lucha, y donde haya opresión, habrá resistencia. No importarán las etiquetas, ni tampoco la diversidad de los sujetos. Allá donde la explotación derive en miseria, desigualdad, desahucios, carencias básicas y otros obstáculos para el desarrollo de una vida en libertad, habrá contestación. En breve, siempre que exista el capitalismo como sistema existirá el comunismo como idea, movimiento y alternativa.

    PS: El título del presente artículo es, queriendo, idéntico al que utilizó Carlos Fernández Liria a los pocos días del 15-M para decir, aproximadamente, lo mismo que yo ahora.

    ]]>
    2016-05-18 19:21:05
    <![CDATA[Jaulas Vacías - ¿Porqué animales en política?]]> CAPITAL ANIMAL

     

    SILENCIO (durante 10 intensos segundos)
    Este es el silencio que existía en la escena política hace 10 años con respecto a los derechos animales. Un silencio únicamente roto por la irrupción del Partido Animalista y por el interés con el que ahora miran el resto de partidos nuestros espectaculares resultados electorales.
    Soy Silvia Barquero, soy activista por los derechos ANIMALES desde hace más de 15 años.
    Recuerdo acudir cada miércoles a la sede del PSOE, cuando éstos gobernaban, para exigirles que cumplieran su promesa de creación de una ley marco de protección animal que nunca llegó, y que siguen prometiendo 10 años después.
    Pero ¿Qué me llevó a trabajar como activista en el plano político?
    Un día tuve la suerte de conocer a la gente de PACMA en un puesto informativo en Callao. Encontré entonces un partido que trasladaba al plano político las demandas del movimiento Animalista. Les empecé a votar e incluso escribí al PSOE contándoles que mi voto nunca sería suyo por engañar a los Animalistas. Mi siguiente paso fue afiliarme al PACMA. Es necesario conseguir cambios legales para los animales en un país como el nuestro, donde se siguen permitiendo infames corridas de toros, donde se sigue sacrificando alos cientos de miles de animales abandonados cada año, o donde se desconoce lo que sucede tras los muros de granjas industriales y mataderos.

    ¿Qué es PACMA?
    En PACMA pensamos que los animales merecen estar incluidos en nuestro círculo de consideración moral. Del mismo modo que se deben respetar los derechos humanos o la igualdad de género, los animales merecen se reconocidos como sujetos de derecho.
    O de la misma manera que rechazamos las desigualdades, las injusticias y la pobreza, los animales sufren una discriminación que ha de ser rechazada. Y ésa es la línea que sigue nuestro programa electoral para incluir una batería de propuestas en defensa de los animales, el medio ambiente y justicia social.
    Somos un equipo de gente comprometida, altruista y solidaria que dedica todas las horas de su día a trabajar mucho y dormir poco para conseguir ese reconocimiento para los animales. Es la última frontera, la última barrera que nos queda por derribar, la de la discriminación en función de la especie.
    Nuestro compromiso se traslada a nuestra actividad diaria y se refleja en el perfil de las personas que formamos PACMA. Tanto el equipo directivo, como las personas que representan al partido, son veganas, y además, algo de lo que me siento orgullosa, más del 75% de nuestras listas electorales estén encabezadas por mujeres, lo cual no suele suceder en el resto de partidos políticos, o en general en los puestos de poder.
    Las listas de PACMA están formadas por activistas, quienes con su trabajo diario han demostrado su compromiso, valía y voluntad para defender a los animales, colaborando con protectoras, elaborando propuestas políticas y construyendo el movimiento social necesario para defenderlas.
    ¿Qué ha conseguido PACMA en estos años?
    En definitiva nos hemos convertido en un referente y hemos despertado en mucha gente el cuestionamiento sobre el trato que reciben los animales y la necesidad de cambiar las leyes.
    Hemos sabido posicionar a la abrumadora mayoría de la sociedad española en favor de nuestra propuesta de prohibición del Toro de la Vega, a través de la campaña Rompe Una Lanza, con la que conseguimos llenar la Puerta del Sol de Madrid. Me sigue poniendo los pelos de punta el grito unánime de miles de gargantas gritando al unísono tauromaquia abolición, en un hito histórico en le movimiento por los derechos animales en España.

    Pero no ha sido fácil, Ha sido un trabajo muy duro de 11 años durante los cuales hemos acudido a Tordesillas para documentar gráficamente y denunciar a través de los medios, sacando a luz este terrible festejo cuando nadie lo conocía, jugándonos incluso nuestra propia integridad. Estas imágenes, que han dado la vuelta al mundo, ocupando portadas nacionales e internacionales, han hecho que la gente cuestione los festejos taurinos en general.

    Nos hemos convertido así en una organización influyente, marcando la agenda política, consiguiendo que el resto de partidos se posicionen en contra del Toro de la Vega, acercándonos de este modo a su fin.
    Nuestros votos son la mejor carta de presentación para reclamar cambios legales para los animales.
    Nos reciben habitualmente consejeros de gobiernos a nivel estatal, autonómico y municipal.
    De este modo nuestros votos han sido útiles para conseguir introducir la nueva redacción del artículo 337 del Código Penal, que ahora gradúa la pena al maltratador en función del daño causado al animal, como sucede con las personas.
    O la propuesta que presentamos al ministerio de Sanidad para que se incluyeran menús vegetarianos en comedores de ministerios, colegios, hospitales y comedores en la Ley seguridad alimentaria.
    Durante estos cuatro meses de circo político, en el que los partidos implicados han sido incapaces de ponerse de acuerdo para formar gobierno, en PACMA hemos conseguido que no se lance la pava desde el campanario de cazalilla, hemos organizado la mayor manifestación antitaurina en Sevilla, epicentro de la tauromaquia y nos hemos movilizado para impedir la matanza de cabras como método de control poblacional en tanto en Baleares como en Canarias.

    Si este proyecto está alcanzado estos los niveles de influencia y presión social, es gracias al compromiso de todas y cada una de las personas que colaboran con PACMA: nuestros coordinadores, afiliados y activistas provinciales, que no dudan en salir a la calle llueva, nieve o haga frío, animados por el apoyo de muchísima gente que en estos días se acercan a firmar para que nos presentemos a las eleciones y a decirnos que nos votan porque demostramos con hechos lo que defendemos, porque somos coherentes, porque vamos consiguiendo avances para los animales.
    Conseguiremos representación más pronto que tarde, como ya lo han hecho el partido Animalista en Holanda, Alemania o nuestros propios vecinos de Portugal sin ir más lejos.
    Entonces se escuchará nuestra voz,
    ¡vaya si se escuchará!
    sin ambigüedades, sin medias tintas, hablando claro:

    Pidiendo la prohibición de las corridas de toros, el fin de la caza, el fin de los sacrificios en las perreras, o poniendo todas las trabas legislativas a la industria cárnica.
    Estamos dando los pasos adecuados junto a todas las personas que hay detrás de los 220.000 votos al Congreso y el millón de votos al Senado, personas a las que se sigue sumando gente. Este apoyo es fundamental para seguir dando voz a los animales.
    Me siento orgullosa de contar con tanto apoyo ¡Adelante!

    ]]>
    2016-05-18 14:00:08
    <![CDATA[Se cuecen habas - ¿Qué queda de tanta indignación?]]> Esther Vivas

    Han pasado ya cinco años desde la masiva ocupación de plazas que eclosionó el 15 de mayo del 2011 con el movimiento de los indignados, el 15M. Cinco años en que se ha constatado que el tiempo no es lineal, que está hecho de atajos, laberintos y a veces largas y otras veces cortas veredas. Cinco años de mucha crisis, malestar y protesta. Sin embargo, ¿qué queda hoy de tanta indignación?

    El 15M ha cambiado nuestra manera de leer e interpretar la crisis. Si desde el 2008 nos dijeron que “habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades”, acusándonos de ser responsables de la presente situación, el movimiento indignado fue capaz de modificar dicho relato. Una de sus principales consignas, “no somos mercancías en manos de políticos ni banqueros”, apuntaba en esta dirección. El 15M señaló a la banca como autora del estallido económico, y la complicidad de la mayor parte de la clase política. Los indignados consiguieron imponer un relato contrahegemónico al dominante: ni culpables ni responsables sino víctimas de una crisis y a la vez de una estafa.

    Lo que empezó como una crisis económica, pronto derivó en una crisis social y finalmente, bajo el impacto del 15M y del proceso independentista en Catalunya, en una crisis del sistema político, que llevó a cuestionar las raíces del régimen de 78 y cada uno de sus pilares, monarquía, bipartidismo y modelo de Estado. Algo impensable, poco tiempo atrás.

    El 15M supo conectar con el descontento social latente y propulsarlo en forma de movilización colectiva, legitimando la protesta y las acciones directas no violentas, como las acampadas en plazas públicas, o las ocupaciones de viviendas vacías en manos de bancos, como las de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Acciones tal vez ilegales, pero consideradas legítimas por una parte muy significativa de la opinión pública. Según varios sondeos, hasta un 80% de la ciudadanía consideraba que los indignados tenían razón y los respaldaban, a pesar de la criminalización y la estigmatización por parte del poder.

    Tras dos años de Mareas ciudadanas, el espíritu del 15M dio finalmente el salto a la política institucional, pasando del “no nos representan” al “podemos” y a la reivindicación de “los comunes”, ante la dificultad de conseguir desde la calle victorias concretas. Opinadores que al inicio acusaron al movimiento de ser incapaz de presentar alternativas partidistas fueron los mismos que ante la emergencia de nuevos instrumentos políticos aseguraban que el manejo de las instituciones tenía que dejarse en manos de profesionales.

    La emergencia de Podemos y el logro de sus cinco eurodiputados en el Parlamento Europeo, en mayo del 2014, marcó el inicio de un nuevo ciclo político/electoral, que aún no se ha cerrado, y que cristalizó en las elecciones municipales, en mayo del 2015, con las victorias, contra todo pronóstico, de candidaturas municipalistas alternativas en capitales como Barcelona, Madrid, Zaragoza, Santiago de Compostela, Cádiz… y el estallido del bipartidismo el pasado 20 de diciembre. La traslación político electoral del malestar social indignado solo necesitaba de dos cosas: tiempo y audacia estratégica. No estaba escrito que Podemos o las candidaturas municipales tuvieran que nacer, pero sin el 15M no habrían sido posibles.

    La llamada “vieja política”, los partidos de siempre, se vieron obligados a replantear su estrategia de comunicación. Así algunos abandonaron las corbatas, se pusieron de moda las camisas blancas, el paso por platós de todo tipo se volvió imperativo y la palabra “cambio” se convirtió en omnipresente en la escena electoral. Por si ello no bastaba, se promocionó una nueva muleta partidista, Ciudadanos, con el objetivo de encarrilar el malestar social hacia cauces más inofensivos.

    Tal vez hoy en este sacudido tablero político, el flanco más débil sea la imprescindible movilización social que necesita todo proceso de cambio. La apuesta por el eslabón institucional, la construcción de nuevos instrumentos políticos y la inesperada e intempestiva victoria de distintos consistorios transcurrió en un clima de pasividad social. Sin embargo, el cambio real no pasa únicamente por ganar las instituciones sino por contar con el apoyo de una sociedad movilizada. Sin su presión a los gobiernos del cambio, son los poderes fácticos quienes lo hacen, y estos ya sabemos qué intereses representan.

    ¿Qué queda de tanta indignación? Un régimen en crisis, que no acaba de caer pero tampoco de recomponerse. Como decía el filósofo francés Daniel Bensaïd: “La indignación es un comienzo. Una manera de levantarse y ponerse en marcha. Uno se indigna, se subleva, y después ya ve”. En esas estamos.

    .

    @esthervivas |facebook.com/esthervivas| www.esthervivas.com

    .

    ]]>
    2016-05-15 11:30:24
    <![CDATA[Fundación 1 de Mayo - Corrupción: dos ejemplos de insoportable hipocresía política]]> Javier Doz, miembro del Comité Económico y Social Europeo (CC OO)

     

    El jueves 12 de mayo, los medios de comunicación del mundo han destacado dos noticias que son un extraordinario botón de muestra de la hipocresía como característica esencial de la conducta política.

    David Cameron, “líder mundial de la lucha contra la corrupción”

    En Londres, David Cameron, con la inequívoca intención de borrar los daños de imagen causados por su presencia en los Papeles de Panamá, ha convocado una “Conferencia internacional contra la corrupción”, en la que destacados políticos y responsables de las instituciones financieras internacionales han dicho generalidades, con tono de moralina eso sí, sobre el mal que causa la corrupción al capitalismo y a la buena imagen de la política.

    No se tiene noticia de que Cameron haya informado a los allí reunidos de lo bien que viene, en términos fiscales, recibir una herencia de tu padre, si éste tiene guardado el dinero en un paraíso fiscal tras las oportunas gestiones del Despacho Mossack Fonseca. Tampoco, que el Primer Ministro británico haya afirmado que va a poner fin a las actividades ilegales que se desarrollan en territorios bajo la jurisdicción del Reino Unido como son Gibraltar, las islas de Jersey y Man, Islas Vírgenes, Islas Caimán, etc., etc.

    John Kerry declinó hacer público si el gobierno federal de los EE UU tiene previsto emprender alguna iniciativa para poner coto a las actividades ilegales que se llevan a cabo en el Estado de Delaware que, poco a poco, se va convirtiendo en el number one de los paraísos fiscales.

    En las conclusiones no figura ningún plan para acabar con los paraísos fiscales, piedra angular del sistema de la corrupción en nuestro mundo globalizado, insustituible instrumento para el lavado del dinero de los diversos grupos de la economía criminal, tanto de los que tienen las manos manchadas de sangre como de los que disipan a su alrededor el olor de caros perfumes. Los medios de comunicación no informan acerca de si algún asistente propuso algo al respecto.

    Figura destacada de la cumbre fue la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. No aprovechó la reunión para disipar las dudas que pudiera haber sobre su responsabilidad en la concesión de 405 millones de euros de dinero público al multimillonario francés Bernad Tapie, para compensarle por las supuestas pérdidas sufridas tras la venta de Adidas por Crédit Lyonnais. El pequeño problema es que la decisión la tomó el ministro de finanzas de entonces, 2007, que  no era otra persona que la Sra. Lagarde, mientras que el presidente de la República era un muy buen amigo, entonces, de Tapie: Nicolas Sarkozy. El pasado diciembre un tribunal francés acordó que la ex-ministra Lagarde tenía que ir a juicio por el “Caso Tapie” y otro que Bernard Tapie tenía que devolver los 405 millones.

    La cumbre abrazó el surrealismo al aceptar la presencia de los presidentes de Nigeria y Afganistán, señores Muhammadu Buhari y Arhraf Ghani Ahmadzi, respectivamente, que gobiernan dos de los países más corruptos del mundo según Transparency International, y que son, ellos mismos, muy sólidos sospechosos de participar de modo destacado en los frutos de la corrupción.

    No se tiene noticia de que fueran invitados a la Conferencia de Londres, contra la corrupción, los antecesores de Christine Lagarde en la dirección del FMI, Dominique Strauss-Khan y Rodrigo Rato.

     

    Dilma Rousseff apartada de la Presidencia de Brasil por un Parlamento de corruptos

    El segundo gran ejemplo de insufrible hipocresía política y moral lo dieron los diputados y senadores que han apartado a Dilma Rousseff de la Presidencia de la República de Brasil por un período de tiempo de seis meses, para juzgarla políticamente y, en su caso, destituirla definitivamente. El motivo por el que congresistas y senadores han votado el impeachement, con la mayoría cualificada necesaria, es la acusación de que el Gobierno aprobó los presupuestos de 2014 y 2015 después de realizar diversas operaciones y apuntes financieros no permitidos, con el objetivo de ocultar el déficit público real. No se trata, pues, de una acusación de corrupción sino de irregularidades administrativas, sin duda criticables pero que practican la mayoría de los partidos en todas las administraciones públicas brasileñas.

    Pero los que han votado por el apartamiento de Dilma Roussef acumulan un impresionante historial de condenas, procesamientos e imputaciones, en la mayoría de los casos por corrupción, corrupción que les ha deparado importantes ingresos personales o que han realizado para la financiación de alguno de los numerosos partidos del superfraccionado mapa político brasileño. En otros casos, por homicidio culposo, torturas, etc.

    Según un estudio de Transparencia Brasil, del total de 513 diputados de la Cámara baja, 303, el 59,1%, están imputados, procesados o condenados.  De los 65 diputados que formaron parte de la Comisión del impeachment, 37, el 56,9% están en la misma situación. Finalmente, de los 81 senadores, 49, el 60,5%, también están imputados, procesados o  condenados. Como se ve, la corrupción está repartida muy equilibradamente entre las dos cámaras del Parlamento brasileño.

    Estos son los sujetos que han apartado a Dilma Roussef de la Presidencia, en una operación que ha calificado de “golpe de Estado”. Sus justificaciones, en las intervenciones de explicación de voto, han oscilado, en la mayoría de los casos, entre lo lamentable y lo bochornoso.

    Una mención especial requiere el promotor del impeachment, el presidente del Congreso,  Eduardo Cunha, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).  Cunha inició el procedimiento tras haberlo usado como arma de chantaje para evitar que el Congreso permitiera su procesamiento por el caso Lava Jato/Petrobras, acusado de la apropiación indebida de 40 millones de dólares y de mantener cuentas bancarias en Suiza. También aparece, como no, en los Papeles de Panamá, lo mismo que dirigentes de siete partidos del arco parlamentario brasileño. Ninguno de ellos, por cierto, del Partido de los Trabajadores, aunque bastantes de los dirigentes del PT sí estén implicados en casos de corrupción, en particular en el caso Petrobras. Destituido finalmente Cunha por el Tribunal Supremo, después de haber puesto en marcha el procesamiento político de Rousseff, fue sustituido por Waldir Marinhao, también investigado por el caso Lava Jato.

    Ante la fuerza de estos dos máximos ejemplos de hipocresía política, sobra cualquier otro comentario que no sea el de subrayar que la desconfianza de la ciudadanías en los políticos está más que justificada en muchos, en demasiados, casos. No sirve de disculpa que sus conductas enlacen con costumbres profundamente arraigadas en muchas sociedades. La política debería estar para erradicarlas o reducirlas. No para potenciarlas.

     

    ]]>
    2016-05-13 23:20:56
    <![CDATA[El 4º Poder en Red - El 15M cumple 50 y los medios se hacen eco]]> Víctor Sampedro Blanco
    Catedrático de Comunicación Política

    “Sólo se reconoce lo que espera” (Marta Sanz)

    El 15M ha sido, ante todo, un espacio de debate y movilización: una red de redes, digitales y físicas, con extensiones en la calle. La oposición a la ley Sinde (la ley “anti-piratería” del PSOE) permitió aglutinar un frente de oposición irreconocible por quienes no estaban conectados, ni en la red ni en las plazas. No (se) lo esperaban. Expresó un nuevo consenso muy diferente al de la Transición: más amplio y más transversal. Basado en el conflicto y en el diálogo. Contrario al que se logró imponiendo vetos y silencios. De hecho, el 15M expresa un consenso conflictivo, que denuncia a los responsables de una doble crisis: económica (compartida con el resto de países) e institucional (propia de aquí). Ese espacio público también generó nuevas herramientas de intervención pública, de carácter social y político. Cinco años después, las herramientas comunicativas que surgieron del 15M demuestran que la crisis del sistema institucional ha alcanzado al sistema informativo que lo sustentaba.

    Todo esto suena muy abstracto. Pero es obvio que desde mayo de 2011 hablamos y participamos en la vida pública abordando temas antes prohibidos, que eran objeto de (auto)censura. Contamos también con nuevos actores y canales para informarnos y debatir. Si alguien hubiese entrado en coma en 2011 y despertase hoy, no reconocería España. Si fuese un afiliado del PP o del PSOE, de CC.OO. o U.G.T… o un lector monodependiente de El País o ABC, fliparía en colores. Sus líderes, organizaciones y plataformas de expresión han perdido el duopolio.

    El blanco y negro – “yo o el caos” y “conmigo o contra mí” – han evolucionado en arcoiris. Como  las opciones sexuales, las ideológicas – modos de ver el mundo – han ganado en colorido. Tanto que, ante el empuje podemita por ganar la hegemonía ideológica – imponer un modo de ver el mundo – los socialdemócratas cambian las monturas de sus gafas por otras más pintonas. Ya sabemos que lo que importan son los cristales. Y que la derecha no nunca se quitó del todo las gafas ahumadas. La miopía del PSOE y la ceguera del PP resultan ahora manifiestas. Las de quienes fueron sus periodistas e intelectuales de cabecera, también. No reconocieron el 15M, porque no lo esperaban. Siguen sin hacerlo.

    Los cinco años de 15M parecieran 50; cada uno, una década. Como publiqué en los anteriores aniversarios, el primero celebró la toma de conciencia de un cuerpo social desconocido, cuya entidad e identidad fueron negadas. Pero con 10 años, ya mostraba “uso de razón”. Una mayoría social (entre 7 y 8 de cada 10 votantes) rechazaba ser la mercancía de los políticos y los banqueros. Pero los medios del PPSOE – los hegemónicos – presentaron a los “perro-flautas” como adanistas (prepotentes) y anti-políticos (rechazaban la democracia irreal que les habían concedido, regalado).

    Para el segundo cumpleaños, ya con 20 – como es de recibo y necesitado de pagarlos – el 15M luchó por el derecho a techo y a los servicios públicos. La PAH y las Mareas fueron sus herramientas o instrumentos, creando un lobby social, redes de protesta y autoayuda, sin el sindicalismo entregado al ladrillo. En el tercer aniversario, algunos quincemayistas treintañeros perfilaron un actor político capaz de desbaratar el juego electoral. Los cinco eurodiputados de Podemos en 2014 ya habían pasado de la protesta a las propuestas. Y, con otros aliados, recabaron el poder representativo a nivel local para intentar llevarlas a cabo. Como responde a un cuarentón que ha demostrado suficientes méritos y reconocimiento.

    Ya en su quinto año de vida el 15M, parlamentarizado en Podemos y federalizado en las coaliciones periféricas, tuvo que admitir, como todo cincuentón, que no podía obviar su ADN ni la herencia familiar. El techo electoral de Podemos era manifiesto, así como la necesidad de coaligarse con “los compas” mayores, que antes había menospreciado, y las familias afines de las que renegaba. Esto ocurre, ahora, en un contexto en el que la quiebra del mapa electoral se solapa con la del sistema comunicativo que lo mantenía.

    Si los medios hubieran empleado contra el PP el mismo arsenal que contra Podemos, sin duda  habríamos tenido elecciones anticipadas en 2012. Un golpe semejante habría sufrido la Cultura de la Transición, que Guillén Martínez y sus colaboradores denunciaron a pleno pulmón quincemayista. Pero tuvo que venir Gregorio Morán a diseccionar – con más años y lecturas – en El cura y los mandarines. Es lo que ahora, sin c el término ni estos precedentes, I. Sánchez-Cuenca denuncia como La desfachatez intelectual.

    Recordemos que apenas un par de intelectuales reconocidos, Manuel Castells (en la Plaza de Catalunya) y Carlos Taibo (en Sol), tomaron la palabra en las plazas con el consentimiento de las asambleas. El primero hace tiempo que actúa en una esfera pública global y el segundo ha renunciado a participar en los medios nacionales. Castells, también casi en solitario, había sido el primero en reivindicar las manifestaciones del “Pásalo” en 2004. Fue entonces cuando se fraguó la emergencia de una esfera de debate autónoma, antagonista y, a la vez dialogante, con la oficial. Ahora esta última hace aguas.

    Nadie mejor que su custodio, la Asociación de la Prensa de Madrid, el último vestigio de los sindicatos verticales del franquismo, para evidenciarlo. Quienes dicen representar a los trabajadores y a los dueños de la comunicación, dispararon contra la web del Ayuntamiento de Madrid, negándole la posibilidad de desmentir infundios sobre su actuación. El contraste de las falsedades mediáticas con los documentos y las publicaciones oficiales de una administración pública fue tachado de ataque a la libertad de expresión. Lo afirmaba una asociación que ha permanecido muda ante los excesos y la manipulación de los medios “de referencia”.

    La APM nunca dijo nada cuando el exdirector de ABC declaró haber amenazado la estabilidad del Estado, en la coalición de medios que tumbó a Felipe González. No se le conoce declaración sobre la “teoría de la conspiración del 11M” o el cese de los directores del El País, La Vanguardia y El Mundo antes de las elecciones generales de 2015… Y tampoco cuando se descubrieron los negocios de Cebrián (presidente de PRISA) en el paraíso fiscal panameño. Porque nada hay más deontológico que contravenir las normas de tu empresa, denunciar judicialmente y despedir a los compañeros de profesión que te critican.

    La línea de defensa de Cebrián, en la entrevista masaje de Pepa Bueno, atribuyéndolo todo a una conspiración como la sufrida desde la extrema derecha en sus primeros tiempos de El País, quedará para la antología de la infamia periodística. Reproduce, punto por punto y con la aquiescencia de la entrevistadora, la de un político corrupto: no afronta los hechos, no responde ante su propia organización, criminaliza al opositor, judicializa la crítica y despide al colaborador disidente.

    Pero las purgas internas del Búnker ya no sirven ante a un periodismo que se ha ido construyendo al margen de los oligopolios mediáticos de bipartidismo. Máxime cuando están en bancarrota y  existen modelos de negocio invulnerables a la censura nacional. En este contexto, resulta lucrativo criticar al periodismo inmundo de las campañas de difamación, ahora encarnadas en Inda y antes por su maestro Pedro J. Sobre todo, si ese autocontrol profesional se venía pidiendo a gritos por algunos y es clamor en las redes sociales. Ya sale a cuenta (en términos de prestigio y resultados económicos) colaborar entre varios medios, para aumentar los márgenes de autonomía de cada uno de ellos y hablar de lo que realmente importa. Por ejemplo, los paraísos fiscales que comparten los banqueros, políticos y “periodistas” del régimen del 78.

    La simbiosis colaborativa con los públicos más activos toma forma de buzones de filtraciones contra la corrupción. Entre (verdaderos) compañeros de profesión, se fraguan alianzas internacionales de medios que explotan de forma conjunta informaciones que antes se querían “exclusivas”. La colaboración que Podemos realizó con algunas televisiones, viralizando sus apariciones y aumentando las audiencias, seguirá dando réditos a ambas partes. Muestra la potencialidad de unos contenidos forjados en alianza con actores que actúan como sujetos comunicativos de pleno derecho, con mensajes y canales propios. Podemos ha aprendido y cooptado muchas iniciativas que antes le eran ajenas. Ojalá que las lógicas partidarias y corporativas, de la nueva política y el nuevo periodismo, no invisibilicen al movimiento. Sería penoso regresar al tiempo de los escribas sentados, que transcriben los dictados del poder y que ahora apenas se sostienen en pie.

    ]]>
    2016-05-13 07:00:16
    <![CDATA[Salud mental en tiempos difíciles - El reto de ofrecer una atención psicológica de calidad a los inmigrantes]]> ¿Cómo hacer psicoterapia o realizar una intervención psicológica a  alguien que desconfía tanto del sistema que no nos da ni su verdadero nombre, cuando sabemos que la confianza es el primer prerrequisito para hacer un tratamiento.  Ha habido casos de menores inmigrantes que han llegado a dar hasta 28 nombres diferentes, uno por cada centro de acogida.

    Ofrecer una atención psicológica y psicosocial de calidad a los inmigrantes, dentro de los cuales se incluiría a  los refugiados, constituye una creciente preocupación entre los profesionales de las áreas de la salud mental,  el trabajo social y la educación.  Afortunadamente, existe cada vez más conciencia en nuestra sociedad  de que atender adecuadamente a estos grupos humanos requiere todo un conocimiento en profundidad de sus características específicas,  algo que  pocas veces ha  sido tenido  en cuenta al realizarse los programas  sanitarios y asistenciales.

    ¿Cómo afectan la discriminación, explícita o encubierta, que sufre con frecuencia el inmigrante  a la relación terapéutica. O cómo afectan a los inmigrantes excluidos la indefensión y la desigualdad creciente que padecen,  con toda la violencia social que generan

    La intervención terapéutica, la vinculación terapéutica  no se da en  “ el éter” de  una neutralidad virginal, sino en el marco de una sociedad con problemas desde el punto de vista de la dignidad de las personas y del respeto a los derechos humanos y todo ello, como no podía ser de otra manera está presente en la relación terapéutica, especialmente en lo que denomina la transferencia negativa, la relación emocional  que el demandante de ayuda psicológica establece con el profesional que le ayuda

    Además, por supuesto, la intervención en salud mental  ha de tener no tan solo  los aspectos psicológicos, sino también  los condicionantes sociales y culturales que afectan de modo  muy relevante a estas personas.  ¿Cómo realizar una intervención psicológica  de calidad con alguien que tiene valores diferentes a los del terapeuta, alguien que por ejemplo considera que la autonomía personal no  es algo positivo, sino  que es un defecto. Alguien que considera que su rol personal se halla vinculado al de su familia, al de su grupo, tal como ocurre en las culturas comunitaristas. Nuestro modelo de psicoterapia occidental se basa en  buena parte, cada vez más en relación a nuestro modelo social competitivo e individualista,  en la potenciación de la autonomía de la persona, mientras que en muchas sociedades comunitaristas, que la persona  actúe más allá de las reglas del grupo se considera un defecto, algo negativo.

     

    EN RELACIÓN A ESTA TEMÁTICA TAN RELEVANTE EN NUESTRA SOCIEDAD ACTUAL,  HEMOS ORGANIZADO UN  DEBATE EN TORNO A LA PRESENTACIÓN DEL  LIBRO “INTERVENCIONES PSICOLÓGICAS Y PSICOSOCIALES CON INMIGRANTES, MINORÍAS Y EXCLUIDOS SOCIALES” DE JOSEBA ACHOTEGUI,  PUBLICADO EN LA “EDITORIAL EL MUNDO DE LA MENTE”  http://www.elmundodelamente.com/

    EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO Y EL DEBATE TENDRÁN LUGAR EL MIÉRCOLES 11 DE MAYO A LAS 19,30 EN EL AULA GARCÍA POLAVIEJA DE LA UNIVERSIDAD  COMILLAS, ALBERTO AGUILERA 23.  INTERVENDRÁN MARÍA DE DELÁS, DIRECTOR GENERAL EDITORIAL DEL DIARIO PÚBLICO,  MERCEDES FERNÁNDEZ, DIRECTORA DEL INSTITUTO DE ESTUDIO DE LAS MIGRACIONES DE LA UNIVERSIDAD COMILLAS,  Y JOSEBA ACHOTEGUI, PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA Y AUTOR DEL LIBRO

    OS ESPERAMOS¡¡

     

    jachoteguil@gmailcom

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    ]]>
    2016-05-08 13:10:07
    <![CDATA[Ciudadana en el Congreso - El cambio que merecemos]]> Los deseos de cambio, el cambio, fue usado recurrentemente durante toda la precampaña y campaña electoral del 20 de Diciembre.

    Pero la realidad es que hoy, casi cinco meses después de aquellas elecciones, Rajoy sigue en la Moncloa. El Presidente de Gobierno en funciones parece haber encontrado su hábitat más confortable. Está encantado Rajoy con su situación, sigue presidiendo este país y, además, sin dar explicaciones de lo que hace.

    Ha pasado cuatro meses con su agenda prácticamente vacía (no lo digo yo, lo dijo él, y lo hemos corroborado) observando como otros atendíamos el llamamiento del Rey e intentábamos conformar Gobierno. Los escándalos de corrupción en su partido se siguen sucediendo y también ahí observa, pero dice no saber nada.

    Ni con la convocatoria electoral conseguimos que Mariano Rajoy salga de su perezosa actitud. Y sin ningún complejo, se despacha diciendo que los debates electorales no le gustan porque hay que trabajar y prepararlos.

    Aunque sólo fuera por esta anécdota, merecemos un cambio de Gobierno. España no se merece ser gobernada desde la pereza y la desgana.

    No insisto en los cuatro años de sufrimiento, de recortes, de desigualdad o pobreza. Ni siquiera en la corrupción estructural del PP. España merece pasar página.

    El PSOE afronta esta campaña electoral desde el optimismo. Con la tranquilidad de haber trabajado como nadie para ofrecer un Gobierno distinto a nuestro país. No hemos conseguido aún el objetivo. Pero estoy segura que el trabajo no ha sido en vano. Ha servido para saber cuáles son las prioridades de cada cual.

    Hablar de nuestro proyecto para el país, de cómo entendemos que han de gobernarse la vida de los españoles y españolas, será a lo que dediquemos todos nuestros esfuerzos en los próximos 50 días.

    Es tanto lo que se juega España en los próximos meses que no hay espacio ni tan siquiera para el reproche de la ciudadanía (que comprendo perfectamente) por no haber logrado ya ese Gobierno de cambio. Estamos donde estamos, y ahora lo que toca es que todas y todos los que deseamos ese cambio trabajemos para conseguirlo y siendo conscientes de qué fue lo que falló para que hoy no fuera una realidad.

    Nos merecemos un Gobierno con proyecto. Ni tan siquiera la política económica, el cumplimiento del déficit o las cifras del paro son positivas tras el enorme esfuerzo y los recortes sufridos. No sólo se renunció a un pilar fundamental para nuestra convivencia como es el estado del bienestar, es que esa renuncia no ha servido para garantizar la buena marcha de nuestra economía.

    El partido socialista tiene un proyecto de país. El crecimiento económico justo, la cohesión social y la regeneración democrática son los índices que lo contienen.

    El programa con el que nos presentamos a las elecciones no es un folleto electoral, es un programa de gobierno. El PSOE es sobre todo un partido de gobierno. Nos avala nuestra historia, y en el presente los miles de ayuntamientos y las comunidades autónomas donde estamos gobernado con solvencia, cercanía y compromiso.

    El cambio que propone el PSOE, nuestro proyecto, es antagónico al del PP. Por eso es imposible la “gran coalición”.

    Nuestro proyecto es un proyecto de izquierda, la izquierda pragmática que aspira a mejorar la vida de la gente, no sólo a compartir sus sueños. La que se ocupa de su educación, su salud, su protección social, de generar riqueza y cuadrar las cuentas.

    Ahora bien, es un proyecto que permite que partidos con ideologías diferentes a la nuestra puedan verse identificados, unos en los aspectos económicos otros en los aspectos sociales o culturales.

    Tras el 26 de junio habrá que hablar y tengo la seguridad de que, sea cual sea el resultado electoral, volverá a ser el proyecto socialista el primer documento que se ponga sobre la mesa para iniciar los acuerdo y las conversaciones.

    Este también es el cambio que merece el país, el de la política del diálogo, del acuerdo, del entendimiento. El de la buena política. Ese cambio sólo puede ser liderado por quien estos cuatro meses ha dejado claro que no tiene inconveniente en hablar con todos. Quien en torno a su proyecto puede aunar más complicidades. Nos merecemos un Gobierno que dialogue y acuerde.

    En España, todos y cada uno de nosotros y de nosotras individualmente somos capaces de encontrar los puntos de encuentro, los espacios de coincidencia con nuestro entorno familiar o social. Por qué vamos a negarnos a ser capaces de encontrar esas coincidencia del espacio común en el ámbito colectivo.

    Nos merecemos un Gobierno presidido desde la valentía, la ilusión, el esfuerzo, el compromiso y la responsabilidad de un líder que encarne esos valores. Nos merecemos regenerar y dinamizar nuestra democracia. Pedro Sánchez ya no es un desconocido. Ha demostrado estar a la altura de las circunstancias.

    Por todas estas razones, porque merecemos un cambio de gobierno, vamos a trabajar intensamente. El partido socialista se siente en la obligación de propiciar ese cambio. Ese cambio será posible si, como ha ocurrido en otros momentos de la historia de nuestro país, una inmensa mayoría se suma a nuestro proyecto.

    Conozco gente que confió en otros partidos creyendo que eran el cambio. Hoy Rajoy sigue en funciones gobernando nuestra vidas. Ahora nos miran de nuevo sabiendo que somos nosotros, el PSOE, quien puede hacerlo posible. A todas estas personas les pediremos que no sólo nos miren, que nos ayuden a conseguirlo.

    El cambio es posible, lo merecemos.

    ]]>
    2016-05-05 10:50:14
    <![CDATA[Aquí no hay playa - Una oportunidad para Telemadrid]]> Desde el inicio de legislatura, allá por Mayo del año pasado, hemos trabajado desde el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea de Madrid para arrebatar Telemadrid de las manos del partido imputado y devolvérselo a sus legítimos dueños: los madrileños y madrileñas. La nueva aritmética parlamentaria despertó la esperanza en mucha gente que, lejos de resignarse y darlo por perdido, confiaba –y confía- en que Telemadrid no tiene por qué ser sinónimo de bajas audiencias, escasa veracidad, manipulación, EREs no ajustados a derecho, desplifarro y opacidad en las cuentas.

    Como hemos reconocido a lo largo de estos meses, la ley que la Asamblea de Madrid aprobó –con los votos de PP y Ciudadanos- a finales de 2015 no nos satisface: consideramos que no aborda los problemas estructurales de los que adolece la radio televisión madrileña. Y sin embargo, una vez aprobada, tenemos el firme compromiso de que se aplique con todas las garantías y, por qué no, mejorar el marco legislativo si en el desarrollo cotidiano se ponen de manifiesto lagunas o limitaciones. Con ese ánimo, nos pusimos manos a la obra. Por desgracia nos encontramos con algunos obstáculos: indeterminaciones en el texto aprobado, ausencia de voluntad política para dar paso a los cambios necesarios, permanentes negativas del equipo actual para facilitar la información para el inminente relevo, vetos a organizaciones sindicales

    Con meses de retraso, mañana, jueves 5 de abril, asistiremos, a la votación parlamentaria que permitirá renovar el Consejo de Administración de Telemadrid. Una renovación que supone la entrada de nueve personas, de diferentes perfiles, que deben estar a la altura y demostrar conocimiento de la casa, del mundo audiovisual y suficiente imaginación para sacar al medio del hoyo en el que la metieron los actuales gestores. Como ocurre en momentos de ausencia de mayorías absolutas, ningún grupo político puede imponer, totalmente, sus ideas o sus propuestas y hay que aceptar la diversidad. De eso se trata. De renovar, de una vez por todas, el Consejo de Administración para que siga la estela de la renovada dirección de informativos, con Alipio Gutiérrez al frente, y mejore poco a poco Telemadrid y Onda Madrid.

    Con los actuales niveles de audiencia, el uso propagandista que ha pervertido la radiotelevisión madrileña y miles de madrileños desintonizando Telemadrid de sus televisores, hay quienes están tentados con el cierre de la cadena. Un cierre, con efectos similares al premeditado desprestigio de un servicio público que han conseguido vaciar de público, supone tirar la toalla. Precisamente todo lo contrario a lo que deberíamos hacer. Por los profesionales que quedan en la cadena, por el derecho de la ciudadanía madrileña a recibir información de proximidad y por las enormes posibilidades en el nuevo panorama mediático, debemos dar una oportunidad a Telemadrid. Ayer mismo celebrábamos el Día Internacional de la Prensa y no hay mejor celebración que apostar por medios públicos veraces, independientes, plurales, sensibles a las realidades que les rodean, con medios suficientes para generar producción propia y, lo más importante, con credibilidad para que la gente les elija para informarse y entretenerse.

    Mañana tenemos la posibilidad de comenzar ese camino en la región de Madrid, esperemos que nadie la desaproveche guiándose antes por intereses partidistas, demostrando una falta de respeto a las instituciones, que por la posibilidad de hacer efectivos los derechos de millones de madrileños y madrileñas.

    ]]>
    2016-05-04 14:10:12
    <![CDATA[Vientos del bosque - Canción de pájaros en la madrugada]]>

    1/4/2016. En los años ochenta, el productor y ambientalista británico Chris Baines invitó a todo el mundo a celebrar su fiesta de cumpleaños, el día 1 de mayo, saliendo al campo a las cuatro de la madrugada para disfrutar juntos del "coro del alba". Se trata del concierto que diariamente nos ofrecen las aves compuesto por la sucesión y suma de cantos territoriales y nupciales de las distintas especies, que se van incorporando o sucediendo desde pocas horas antes de las primeras luces del día y hasta bien entrada la mañana. En cada lugar el coro tiene un patrón particular que se repite diariamente en función de la diversidad de aves presentes, y según las preferencias de cada especie por una franja horaria determinada para emitir su canto: con aves más tempranas, que cantan en plena noche, otras que aguardan el asomo del día, otras al sol y otras más que cubren casi toda la sesión.


    Aquella invitación pasó pronto de anécdota a evento local en Birmingham. Y, desde hace pocos años, gracias a un grupo de locos pajareros británicos, y ya hoy día con el respaldo de The WildLife Trusts, una de las principales organizaciones naturalistas y conservacionistas del Reino Unido, se ha convertido en una celebración a escala mundial con epicentro en el 1 de mayo: el International Dawn Chorus Day (IDCD) o Día Internacional del Coro del Alba. Un evento global en expansión que este año ha logrado su mayor alcance hasta el momento, con actos organizados en Europa, Norteamérica e incluso Australia. En España solamente hay un acto organizado, probablemente porque todavía no se conoce. Es cuestión de difundirlo, tal como hicimos desde 2011 con el Día Internacional de las Aves Migratorias, que comenzó con 3 actos inscritos y sin apoyo desde ninguna organización y que actualmente tiene amplio seguimiento en todo el país.


    Estos eventos del IDCD consisten en una quedada durante la madrugada, normalmente a las 4 o 4,30 horas, en un lugar cercano y accesible, como puede ser un parque urbano o un bosquete cercano a la población. Se ha comprobado que las zonas arboladas, a ser posible en combinación con campos colindantes, son las que proporcionan una mayor variedad de "concertistas". Durante el evento se disfruta de los cantos de las distintas aves, del conjunto, se descubren los momentos de incorporación o descanso de cada especie, se aprende a reconocer a cada una de oído, y al final los participantes concluyen desayunando juntos. Y, por supuesto, se aprovecha para difundir los esfuerzos que se realizan para la conservación de las aves y la necesidad de apoyarlos.


    Lo más extraordinario quizás sea que durante un día se den cita miles de personas en todo el mundo para escuchar, disfrutar y maravillarse juntos de la hermosa canción de las aves silvestres.


     ¿Quedamos mañana a las 4 de la madrugada para escuchar el coro del alba?

    ]]>
    2016-04-30 10:40:08
    <![CDATA[La revuelta de las neuronas - ¿Te imaginas?]]> Imagina que un partido que se presenta como regeneracionista de la política española, oculta reiteradamente información sobre sus cuentas a los tribunales de cuentas, siendo incluso acusado de interrogacionfalta de “colaboración” y de “menoscabar la transparencia”. Imagina que alardea de tener las cuentas totalmente transparentes, pero la web donde se publican aclara muy poco, y un medio digital percibe errores pidiendo explicaciones al partido. Finalmente, el partido se excusa de sus errores argumentando que el problema se debe a la falta de personal en contabilidad.

    Imagina que el Tribunal de Cuentas de una comunidad autónoma detecta irregularidades en sus facturas, porque dos altos cargos cobraron del grupo parlamentario del partido a través de sus empresas. Imagina que ese partido abona de manera irregular los gastos y facturas de la campaña electoral en una comunidad autónoma, pudiendo llegar a incurrir en financiación irregular. Imagina que tras el escándalo de los papeles de Panamá dos cargos del partido aparecen en las listas, uno, diputado autonómico, como director de una compañía de su hermano afincada en Panamá, el otro, coordinador del partido en una Comunidad autónoma, como propietario de dos empresas offshore.

    Imagina que ex militantes del partido denuncian al partido ante la Fiscalía anticorrupción por presunta financiación irregular. Imagina que un conocido delincuente y estafador da su apoyo al partido en unas elecciones autonómicas, y el partido le devuelve el apoyo con un “bienvenido sea”. Imagina que ese mismo delincuente le recuerda al líder del partido que “lleva 23 años defendiendo lo mismo” que él.

    Imagina que ese partido se vanagloria de hacer bien las cuentas pero luego su programa electoral es un fraude, en donde se hacen referencias a gráficos inexistentes y formulas inexactas, datos contradictorios, copia y pega de otros documentos. Imagina que su prototipo de país al que imitar por ser “uno de los países más avanzados del mundo”, es denunciado por Amnistía Internacional por autoritarismo político y restricción de las libertades.

    Ahora imagina la repercusión, el escándalo y el impacto, sin en lugar de hablar de Ciudadanos, lo estuviéramos haciendo de Podemos.

    ]]>
    2016-04-26 11:40:04
    <![CDATA[Malas hierbas - 30 años de Chernobyl: el sueño nuclear se convirtió en pesadilla]]> El 26 de abril de 1986 el mundo desconocía que estaba ocurriendo el accidente nuclear más grave nunca conocido.  El mundo se estremecería días después, cuando empezaron a conocerse mediciones anormalmente altas de contaminación radiactiva en lugares tan alejados de Chernobyl como Suecia. El secretísimo soviético retrasó la noticia hasta que ya era imposible contenerla: una explosión en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl estaba liberando radiactividad en cantidades cientos de veces superior a la explosión de una bomba nuclear. Se rompía así definitivamente el mito de que la energía nuclear era limpia y segura.

    Tras Chernobyl vendría el intento de las empresas y organizaciones pro nucleares de lavar la imagen de la energía nuclear. Este esfuerzo abarcó todos los ámbitos, desde tratar de minimizar el accidente, a culpabilizar a la obsoleta capacidad tecnológica del régimen sovietico, pasando por la manipulación interesada en el número de víctimas. El mensaje era “Chernobyl ha sido una anormalidad que nunca volverá a repetirse”. Hasta que en 2011 llegó el accidente en la central japonesa de Fukushima, que también alcanzó el nivel 7 en la Escala Internacional de Accidentes nucleares.

    Las cifras oficiales sólo reconocen 31 víctima se mortales, pero la realidad es otra. Tras el accidente miles de personas (hasta un total estimado de 600.000) trabajaron durante algunos minutos para apagar el fuego o cubrir el sarcófago de la central. Se llamaron los “liquidadores”. Miles de ellos han muerto de cáncer o de enfermedades relacionadas por la exposición a la radiactividad, pero nunca han sido contabilizadas ni reconocidas como víctimas. El “olvido” de los liquidadores  y su total abandono es una de las mayores injusticias de la historia reciente.

    Con Fukushima se demostró nuevamente que el riesgo nuclear es intrínseco a la propia tecnología atómica, y que el el tecnificado Japón pudo ocurrir también un accidente de nivel 7. Lejos queda ya el tiempo en que nos vendían la probabilidad cero de un accidente con fusión del núcleo.

    Treinta años después de aquel fatídico 26 de abril la energía nuclear ha comenzado su declive. La desconfianza que genera por su inseguridad y su alto coste, hace que se aleje la posibilidad de su expansión, y cada vez son más los reactores que se cierran que los que se abren.

    También España debe iniciar el camino para abandonar la energía nuclear. Hoy sabemos que es posible hacerlo y además sabemos cómo. El horizonte hacia un modelo basado en las energías renovables forma ya parte del debate sobre el futuro energético. Es más: para aumentar la potencia renovable en España, hay que empezar a cerrar plantas. La nuclear de Garoña sin lugar a dudas debe ser la primera en cerrar definitivamente. Pero el abandono nuclear no debe quedarse ahí, puede y debe continuar progresivamente.

    Después de cincuenta años de energía nuclear en España ni siquiera se ha resuelto el grave problema de los residuos radiactivos. Los desechos altamente peligrosos y con una vida de miles de años continúan almacenados de forma provisional en los recintos de las centrales sin que haya una solución real en el horizonte.

    Chernóbil fue el despertar del sueño nuclear que se transformó en pesadilla. Es tiempo de salir definitivamente de la pesadilla y buscar un nuevo futuro energético limpio y renovable.

    ]]>
    2016-04-25 21:10:24
    <![CDATA[El Sótano del Indio - El derecho a decir disparates]]> Tras haberse sustituido el concepto “imputado” por “investigado”, no me había tocado pasar por los juzgados. La Fiscalía de Girona y el Juzgado de Instrucción nº5 de Blanes han decidido poner fin a esa situación. Ayer mismo me comunicaron que estoy citado a declarar en calidad de investigado el próximo 19 de mayo, previsiblemente por un delito de incitación al odio contra los sentimientos religiosos, por haber tuiteado en 2013: “Quemar iglesias me parece una barbaridad si no hay nadie dentro”.

    A priori, semejante afirmación huele a disparate de lejos. “Este tipo está dispuesto a quemar iglesias con gente dentro” es la conclusión que ha sacado más de uno. Seguramente esa persona no se ha parado a pensar que no todo lo que uno tuitea es su opinión (o su intención). Y es normal, ya hicieron pasar al bueno de Guillermo Zapata por un psicópata antisemita por tuitear chistes de humor negro entrecomillados en un contexto muy concreto. Los propagandistas de la prensa pantufla anulan cualquier posibilidad de debate sensato cuando copian y pegan unas palabras firmadas por un nombre de usuario y un avatar sin dar más detalles. Así pues, los 65.000 tuits de mi cuenta representan mi opinión para todos ellos.

    Interpretando así los tuits que uno escribe, el 20 de octubre de 2014 debí quemar vivos a mis queridos @hectorjuanatey y @miky_co, puesto que así se lo dije en Twitter a las 10:36 de la mañana. El 6 de junio de 2013 le dije a mi buen amigo @Whitesnake91 “Te voy a matar”. No lo hice. No soy un hombre de palabra.

    Dejando al margen la interpretación literal que se pueda hacer de cada frase, querría reivindicar el derecho a decir disparates, porque mi línea de defensa, que adelanto de manera irresponsable en este post, será esa: aclarar que eso no es lo que pienso, ni es mi intención. Pero, ¿y si fuera mi opinión? ¿Y si realmente fuera mi parecer? ¿Merece alguien tener que dar explicaciones por lo que piensa? ¿Es eso propio de una democracia?

    El próximo 19 de mayo, mi buen amigo Juan Andrés Osorio (también citado por retuitearme) y yo, vamos a declarar ante el juez con toda la honestidad del mundo que eso no es lo que pensamos. Y pienso, ¿es eso normal? En todo caso, espero que no nos juzgue Ned Flanders. Toco madera.

    ]]>
    2016-04-21 12:00:01
    <![CDATA[Recuperar el presente - Varoufakis: “Una buena sociedad no es compatible con el capitalismo”]]> Europa ha sido seducida y raptada. En la antigüedad, por Zeus, dios todopoderoso, transformado en toro, tal y como nos cuenta el mito. En la actualidad, por los todopoderosos mercados, transformados, en este caso, en la Troika. Lo que antaño fue un mito, ahora es una violenta realidad, de la cual Grecia también es el escenario principal. Paradójicamente, el país heleno ha tenido que renunciar a la democracia para adaptarse a las imposiciones políticas y económicas de un organismo supranacional, la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

    Las políticas de austeridad han demostrado que la Unión Europea ha convertido al ciudadano en un instrumento del poder. Y es que el espejismo del mercado común nos había ocultado un diseño cruel y manipulador, en el que las ganancias se comparten y las desgracias se sufren a solas. Desigualdad e insolidaridad.

    A pesar de que conceptos como justicia social o democracia radical hoy han sido convertidos en traición a un “supuesto beneficio común”. Hoy el desafío implica fortalecer la democracia ante la Unión Europea, que se empeña en contenerla e identificarla como amenaza. Pero el enemigo es el de siempre, el poder económico.

    Yanis Varoufakis vivió el rapto en primera persona, como ministro de economía griego. El resultado de su lucha no fue satisfactorio: Grecia no pudo, ni con el apoyo democrático de su población, vencer a la Troika. Desde entonces traza alianzas por toda Europa para desvelar que la estabilidad financiera, el déficit, los superávit… no deben imponerse nunca ante la pobreza, el hambre y la infelicidad de las personas.

    Gerardo Pisarello comparte y milita en esta decisión. Barcelona en Comú, fuerza p00olítica emergente de izquierdas, ha tomado el timón del Ayuntamiento de Barcelona. Y es que es, desde el poder municipal, donde se pueden alcanzar, a corto término, las primeras victorias, ya que en el eslabón más bajo de la administración se puede ejercer un control más democrático del poder.

    Esta es la tarea a la que nos encomiendan Yanis y Gerardo en este libro. Un libro que, sin tecnicismos ni pretensiones académicas, desgrana y explica con precisión, no solo qué debemos hacer, sino cómo revertir esta deriva hacia dictadura de los mercados y la deshumanización de la política.

    Os invitamos a participar en el cambio.

    Varoufakis: “No podremos civilizar nunca el capitalismo, pero lo podemos estabilizar”

    Extracto de la conversación entre Gerardo Pisarello y Yanis Varoufakis

    Gerardo Pisarello: Como sabes, aquí —e imagino que también en Grecia—, pero en todo caso aquí en España y en Cataluña, tenemos una discusión en la izquierda sobre el euro. Hay mucha gente que defiende una salida de esta moneda única. Sé que tú no compartes esta perspectiva: que crees que no es viable tener el euro como una moneda única, pero que podría ser una moneda común, compatible con otros sistemas monetarios locales. Me interesaría conocer más detalles sobre esta idea.

    Yanis Varoufakis: Empecemos por el principio. La arquitectura del euro tiene un diseño terrible. Si nos fijamos en cómo fue construida, es horrible. Nunca deberíamos haberla construido tal y como lo hicimos. Por lo tanto, a todos aquellos que critican el euro, les digo que yo tengo aun mayores críticas que las suyas. Pero esto no quiere decir que, a pesar de que tenga un diseño terrible, la solución deba ser huir al pasado, y volver a la peseta, al dracma, a la libra irlandesa, al marco alemán… La historia no es reversible. Una vez has creado el euro, no hay vuelta atrás. Puedes, pero no vas a volver a la situación en la que hubieras estado si no hubieses creado el euro. Te precipitarías por el precipicio.

    Significaría crear una nueva divisa, lo que llevaría aproximadamente un año, para después volver a devaluarla. Y sería catastrófico, porque si avisas a los inversores con tanta antelación, lo liquidarán todo, sacarán el dinero anticipándose a la devaluación.

    Los países actuales que denomino con superávit del norte de Europa y de Europa central verían cómo se dispara el tipo de cambio y aumentaría el desempleo del actual sector de trabajadores pobres existente en Alemania. En los países del sur, Francia incluida, se produciría una caída de la actividad económica y un aumento de la inflación por el precio de las importaciones. Tendrías una nueva versión, una versión moderna, o postmoderna, de los años treinta, con fragmentación, una nación enfrentándose a la otra, con devaluaciones competitivas, y una gran depresión de nuevo recorriendo Europa. Todo lo que quedaría al este del Rin y al norte de los Alpes se convertiría en una economía deprimida y el resto de Europa se constituiría en una zona de estangflacion, con altos niveles de desempleo y altos precios ¿Queremos esto? Yo no lo creo. Así que deberíamos mantener el euro.

    No es algo sencillo. El Eurogrupo, que administra el euro, se encuentra en una zona libre de democracia. Y el problema con las zonas libres de democracia es que son nefastas gestionando el capitalismo. El capitalismo necesita control democrático. De otra forma, se convierte en un ente como el que que creó el doctor Frankenstein, y que acabó matándolo. Es decir, que el capitalismo no es muy bueno cuidando de sí mismo y necesita de la democracia. Y no se trata de si intentamos crear una buena sociedad, porque una buena sociedad no es compatible con el capitalismo. No podremos civilizar nunca el capitalismo, pero lo podemos estabilizar, para ofrecernos una oportunidad, de entrada, y así detener el avance de las fuerzas del racismo, del nacionalismo o del fascismo. Para darnos a nosotros, a los y las europeas, la posibilidad de mantener un debate sobre cómo podemos utilizar las nuevas tecnologías, abordar los problemas ecológicos del planeta, las cuestiones energéticas, etcétera, de una forma racional. En este proceso que permite llegar a estabilizar el capitalismo europeo, y avanzar, debemos considerar todos los instrumentos que tenemos a nuestro alcance.

    Los sistemas de pago paralelos son instrumentos que nos permitirían escapar de la tiranía del sistema bancario, de la tiranía del Banco Central Europeo al cual, si no le gusta lo que tu gobierno está haciendo, te puede bloquear el sistema bancario, como nos ocurrió a nosotros en Grecia el 30 de junio. ¿Por qué cerraron los bancos griegos? No porque hubiese un problema con los bancos griegos per se, sino simplemente porque no les gustaba nuestro gobierno. ¡Nos querían echar, y lo hicieron!
    O nos forzaron a echarnos a nosotros mismos, lo que es aún peor. Así que necesitamos tener instrumentos. Yo no defiendo la salida del euro. Pero sí que los sistemas de «pago paralelos» son absolutamente esenciales. Y antes de que alguien diga: «¡Esto es una locura!»…

    G.: Que es lo que nos están diciendo a nosotros…

    Y.: En Grecia ya tenemos una divisa paralela, en euros. Permíteme darte un ejemplo. En Grecia ahora tenemos controles de capitales, lo que es una locura, tener controles de capitales en una unión monetaria. ¡Imagínate que estuvieses en Arizona y no pudieses llevarte tus dólares a Nueva York! Esto es imposible en los Estados Unidos, porque los Estados Unidos son una unión monetaria correcta. La nuestra no es una unión monetaria; estuvo mal diseñada y está mal administrada. Pero, insisto, pongamos como ejemplo un lugar como Grecia en la actualidad, e imaginemos que tenemos dos personas, A y B. A tiene 200.000 euros en el banco y B tiene 200.000 euros en billetes debajo del colchón. ¡No son la misma divisa! Porque A no puede sacar su dinero del banco y pagar, por ejemplo, por un coche producido en España. O enviarlo a los Estados Unidos porque el hijo de A está estudiando ahí. Porque ese dinero está bloqueado a causa de los controles de capital que hay dentro del sistema bancario. En cambio B, que tiene dinero en forma de papel, puede hacer lo que quiera con él.

    Así pues, imaginemos ahora que A tiene una necesidad urgente de dinero «movible». Para hacer una compra, o una inversión, o cualquier otra cosa como un tratamiento médico en Alemania, o Gran Bretaña, o los Estados Unidos. Esta persona puede acudir a B y decirle «te daré una cantidad de dinero, te la transferiré a tu cuenta bancaria» —acción que puede realizarse sin problema de un banco a otro— «te lo transferiré a tu cuenta bancaria, si me das algo de tu dinero en papel». B, en tanto que agente económico, aceptaría, pero debe concretarse algún beneficio por la transacción. Por ejemplo, recibir 1,5 euros por cada euro del dinero en papel. Esto es lo que provoca la existencia de un tipo de cambio entre lo que yo he denominado euros del banco y euros en papel. Precisamente es lo que sucede actualmente en Grecia, donde ya tenemos ahora divisas paralelas denominadas euro.

    Así pues, no permitas que nadie te diga que esto no se puede hacer: ¡ya existe! Digámoslo de forma diferente: ¿qué es más valioso, un millón de euros en una cuenta bancaria española o un millón de euros en una cuenta bancaria alemana? Te aseguro que lo es un millón de euros en una cuenta bancaria alemana. Porque, a partir de cómo hemos creado la unión bancaria en Europa, si un banco español tiene un problema, habrá una alta probabilidad de que se produzca lo que llamamos pánico bancario, que significa que todo aquello que esté por encima de los 100.000 euros puede quedar congelado, como sucedió en Chipre. Así pues, si tienes un millón de euros en un banco español corres el riesgo de perder gran parte de esta cantidad; un riesgo que no afrontas si tienes ese dinero en una cuenta bancaria alemana. Por tanto, en esta situación ya tenemos divisas paralelas. ¡Los euros españoles no son lo mismo que los euros alemanes!

    ]]>
    2016-04-11 11:09:05
    <![CDATA[Lo queremos todo - El cuello de Andrés]]>

    Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo,

    Van por la tenebrosa vía de los juzgados:

    Buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen,

    Lo absorben, se lo tragan.

    (“Las cárceles” El hombre acecha. Miguel Hernández)

     

    Esta semana se cumplieron 74 años de la muerte de Miguel Hernández en la prisión de Alicante, donde compartió celda con Buero Vallejo, y murió de tuberculosis en la enfermería del funesto presidio. Cuentan que no se le podían cerrar los ojos. A mi venerado desde pequeña Miguel Hernández le encarcelaron por rojo, por comunista y no fue hasta 2007 que su pena quedara en entredicho por la Ley de Memoria Histórica del gobierno de Zapatero. La familia quiso que se revisara su condena en 2011 pero la sala de lo militar del Tribunal Supremo no aceptó el recurso por considerar que la Ley ya lo había borrado todo. Todo menos su muerte, su encarcelamiento ilegítimo e injusto que no ilegal según el “orden” de la represión franquista que lo encarceló. Lo borraron todo menos su mirada de ojos abiertos hasta después de la muerte.

     

    Carne de yugo ha nacido

    más humillado que bello,

    con el cuello perseguido

    por el yugo para el cuello.

    Nace, como la herramienta,

    a los golpes destinado,

    de una tierra descontenta

    y un insatisfecho arado.

    (…)

    Empieza a sentir, y siente

    la vida como una guerra

    y a dar fatigosamente

    en los huesos de la tierra.

    (…)

    ¿Quién salvará a este chiquillo

    menor que un grano de avena?

    ¿De dónde saldrá el martillo

    verdugo de esta cadena?

    Que salga del corazón

    de los hombres jornaleros,

    que antes de ser hombres son

    y han sido niños yunteros.

    (“El niño Yuntero”. Viento del pueblo. Miguel Hernández)

     

    Andrés Bódalo Pastrana nació en 1973 en una cueva en Jódar (Jaén) el pueblo con más cartillas agrarias de Andalucía, con más jornaleras y jornaleros. Era el octavo de diez hermanos. Su padre era ‘marchenero’ y andaba de  pueblo en pueblo por las provincias de Jaén y Granada con un borrico y una bicicleta con una piedra de afilar, un colchón, una manta y la prole.

    Cuando llegaba la temporada de la aceituna todos buscaban patrón. Cuando tenía 10 años Andrés empezó a trabajar en una cuadrilla. Desde entonces hasta hoy su vida ha estado atada a la tierra. Allí fue donde Andrés se hizo sindicalista. Sindicalista en uno de los oficios más duros de este país. No en vano hubo un tiempo en que pensamos que era cosa de inmigrantes procedentes de países empobrecidos, que no volveríamos a tener que ganarnos la vida en la penosa precariedad en que tristemente se ganan la vida quienes recogen y siembran nuestros alimentos. Pero ahora el hambre también llegó aquí. Andrés tiene tres hijos y una nieta enferma y todos dependen de su salario. El 51,1% de las niñas y los niños en Andalucía están en riesgo de pobreza y exclusión según Unicef. Hoy. Ahora. Aquí.

    ¿Por qué me acuerdo de Andrés, hoy encarcelado, cuando releía a Miguel Hernández en el aniversario de su muerte? ¿Por qué un tuit que ha molestado a los bienpensantes y dado gasolina a quienes no han leído a Miguel Hernández en la puñetera vida? Esos que hubieran criminalizado al poeta por rojo y por violento. Esos mismos herederos del régimen que lo asesinó. Todos ellos, rasgándose las vestiduras y ensalzando a un poeta que no conocen, con el que nunca se emocionaron, al que mirarían con desdén desde sus tribunas que se distancian un abismo de la tierra y del arado. Me acordé de Andrés releyendo a Miguel por ese poema: por el niño yuntero, por los esfuerzos enormes de sus amigos, de Neruda, de José María Cossío, del vicario de Orihuela Luis Almancha entre muchos otros intelectuales y amigos para salvarlo de una condena a muerte como cientos de intelectuales, cargos públicos de primer orden y sindicalistas hoy pedían el indulto para Andrés; me acordé de Andrés por Andaluces de Jaén, hecho himno por las gentes del campo andaluz y por acabar en la cárcel y porque, qué quieren que les diga, en los ojos y, sobre todo, en las manos durísimas del jornalero Andrés, yo veo a Andalucía que es mi madre.

    Nunca pretendí comparar a las dos personas, son diferentes, pero me molesta sobremanera que el perdón y el respeto le lleguen siempre con 50 años de retraso a quienes en su época fueron denostados, asesinados, injuriados, encarcelados y asesinados. Me parece una falacia que quienes presumen cada día de anticomunistas se rasguen las vestiduras cuando se nombra a Miguel Hernández “en vano”. Andrés no es Miguel, al que respeto sobremanera y sobre el que pienso que comparaciones postmortem no son justas porque difícilmente son revocables. Hablo de su obra. De las circunstancias que rodearon a su defenestración. De las nanas de la cebolla, de la llamada a que el corazón de los hombres jornaleros, que hoy son más mujeres que hombres, le quite la yunta a los niños yunteros como se la quitaron a Andrés. Hablo del llamamiento a Jaén a levantarse clara y a no ser esclava. Hablo de sangrar, luchar y pervivir para la libertad, con todos los errores que ustedes quieran que seguro los ha habido. ¿Saben ustedes que el mismo día que Andrés Bódalo entraba en la cárcel, otro jiennense, Gaspar Zarrías, declaraba por prevaricación y malversación de fondos públicos en un caso en el que se investigan 1.200 millones de euros malversados de los andaluces y andaluzas? ¿A que no? Yo tampoco lo sabía, me lo contó mi compañera Ana y yo abría los ojos de par en par. ¿Eso no es violencia? Pero ya no es portada.

    Discuto a mis compañeros y amigas del SAT que no tengan asesores de comunicación ni una estrategia jurídica clara y eficaz ante el aluvión de multas, criminalización y demandas que llevan a las espaldas y que les llegarán. Manejan un heroísmo y un voluntarismo cristiano que a ratos me desespera por suicida, por ineficaz, por antipragmático. Desempleo, miseria, pobreza infantil, emigración. Lo mejor es esconderse a salvo, hacer discursos que no dicen nada, no arriesgar y ganar siempre.

     

    Valientemente se esconden

    Gallardamente se escapan

    Del campo de los peligros

    Estas fugitivas cacas

    Que me duelen hace tiempo

    en los cojones del alma.

    (…)

    Solos se quedan los hombres

    Al calor de las batallas

    Y vosotros, lejos de ella,

    Queréis ocultar la infamia

    Pero el color de cobardes

    No se os irá de la cara.

    (“Los cobardes”. Vientos del pueblo. Miguel Hernández.)

     

    Gloria por siempre a Miguel y libertad para Andrés.

    ]]>
    2016-03-31 11:00:07
    <![CDATA[Espejos extraños - Brasil: la democracia al borde del caos y los peligros del desorden jurídico]]> Boaventura de Sousa Santos

     Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

    Cuando, hace casi treinta años, empecé los estudios sobre el sistema judicial en diferentes países, la administración de justicia era la dimensión institucional del Estado con menos visibilidad pública. La gran excepción era Estados Unidos debido al papel crucial del Tribunal Supremo en la definición de las políticas públicas más decisivas. Siendo el único órgano de soberanía no electo, con un carácter reactivo (no pudiendo, en general, movilizarse por propia iniciativa) y dependiendo de otras instituciones del Estado para hacer cumplir sus decisiones (servicios penitenciarios, administración pública), los tribunales tenían una función relativamente modesta en la vida orgánica de la separación de poderes instaurada por el liberalismo político moderno, y tanto es así que la función judicial se consideraba apolítica. A ello también contribuía el hecho de que los tribunales sólo atendían conflictos individuales y no colectivos y estaban diseñados para no interferir en las élites y las clases dirigentes, protegidas por inmunidades y otros privilegios. Poco se sabía sobre cómo funcionaba el sistema judicial, las características de los ciudadanos que recurrían a él y con qué objetivos.

    Todo ha cambiado desde entonces hasta nuestros días debido, entre otros factores, a la crisis de representación política que afectó a los órganos de la soberanía electos, a una mayor conciencia de los derechos por parte de los ciudadanos y al hecho de que las élites políticas, desafiadas por algunos impasses políticos sobre temas controvertidos, han comenzado a ver el recurso selectivo a los tribunales como una forma de descargar el peso político de ciertas decisiones. También fue importante el hecho de que el neoconstitucionalismo emergente de la Segunda Guerra Mundial otorgara un peso muy fuerte al control de constitucionalidad por parte de los tribunales constitucionales. Esta innovación tuvo dos lecturas opuestas. Según una de ellas, se trataba de someter la legislación ordinaria a un control que impidiese su fácil instrumentalización por fuerzas políticas interesadas en hacer tabula rasa de los preceptos constitucionales, como sucedió, de manera extrema, en los regímenes dictatoriales nazis y fascistas. Según la otra lectura, el control de constitucionalidad era el instrumento del que se servían las clases políticas dominantes para defenderse de posibles amenazas a sus intereses resultantes de las vicisitudes de la política democrática y de la “tiranía de la mayoría”. Sea como sea, por todas estas razones surgió un nuevo tipo de activismo judicial que se conoció como judicialización de la política y que inevitablemente condujo a la politización de la justicia.

    La gran visibilidad pública de los tribunales en las últimas décadas resultó, en buena medida, de los casos judiciales que involucraron a miembros de las élites políticas y económicas. El gran punto de inflexión fue el conjunto de procesos criminales que alcanzó a casi toda la clase política y a gran parte de la élite económica de Italia conocido como operación Manos Limpias. Iniciada en Milán en abril de 1992, consistió en investigaciones y detenciones de ministros, dirigentes partidarios, miembros del Parlamento (en un momento dado estaban siendo investigados alrededor de un tercio de los diputados), empresarios, funcionarios públicos, periodistas, miembros de los servicios secretos acusados de delitos de soborno, corrupción, abuso de poder, fraude, quiebra fraudulenta, contabilidad falsa y financiación política ilegal. Dos años más tarde, 633 personas habían sido detenidas en Nápoles, 623 en Milán y 444 en Roma. Por haber alcanzado a toda la clase política con responsabilidades de gobierno en el pasado reciente, el proceso Manos Limpias sacudió los cimientos del régimen político italiano y estuvo en el origen de la emergencia, años más tarde, del “fenómeno” Berlusconi. Con los años, por estas y otras razones, los tribunales han adquirido gran notoriedad pública en muchos países. El caso más reciente, y quizá el más dramático de todos los que conozco, es la operación Lava Jato en Brasil.

    Iniciada en marzo de 2014, esta operación judicial y policial de lucha contra la corrupción, en la que están involucrados más de un centenar de políticos, empresarios y administradores, ha venido convirtiéndose poco a poco en el centro de la vida política brasileña. Al entrar en su 24ª fase, con la implicación del expresidente Lula da Silva y la forma en que fue ejecutada, está provocando una crisis política de dimensiones similares a la que precedió el golpe de Estado que en 1964 instauró una odiosa dictadura militar que duraría hasta 1985. El sistema judicial, que tiene a su cargo la defensa y garantía del orden jurídico, se transforma en un peligroso factor de desorden jurídico. Medidas judiciales flagrantemente ilegales e inconstitucionales, la selectividad grosera del celo persecutorio, la promiscuidad aberrante con los medios de comunicación al servicio de las élites políticas conservadores, el hiperactivismo judicial aparentemente anárquico, traducido, por ejemplo, en 27 medidas cautelares que buscan el mismo acto político (impedir la nominación ministerial de Lula da Silva), todo esto conforma una situación de caos judicial que resalta la inseguridad jurídica, profundiza la polarización social y política y pone la propia democracia brasileña al borde del caos.

    Con el orden jurídico transformado en desorden jurídico, con la democracia secuestrada por el órgano soberano que no es elegido, la vida política y social se convierte en un potencial campo de despojos a merced de aventureros y buitres políticos. Llegados hasta aquí, se imponen varias preguntas. ¿Cómo se ha llegado a este punto? ¿Quién se aprovecha de esta situación? ¿Qué debe hacerse para salvar la democracia brasileña y las instituciones que la sostienen, incluyendo en particular a los tribunales? ¿Cómo atacar esta hidra de muchas cabezas de modo que a cada cabeza cortada no crezcan más cabezas? Trato de identificar en este texto algunas pistas de respuesta.

     ¿Cómo hemos llegado a este punto?

    ¿Por qué razón la operación Lava Jato está sobrepasando todos los límites de la polémica que normalmente suscita cualquier caso destacado de activismo judicial? Téngase en cuenta que a menudo se ha invocado la similitud con el proceso de Manos Limpias en Italia para justificar la notoriedad y agitación públicas causadas por el activismo judicial. Sin embargo, las similitudes son más aparentes que reales. Hay, por el contrario, dos diferencias decisivas entre ambas operaciones. Por un lado, los magistrados italianos mantuvieron un escrupuloso respeto por el proceso penal y, a lo sumo, se limitaron a aplicar normas estratégicamente olvidadas por un sistema judicial conformista y connivente con los privilegios de las elites políticas dominantes en la vida política italiana de posguerra. Por otro, procuraron investigar con el mismo celo los delitos de dirigentes políticos de diferentes partidos políticos con responsabilidades gubernamentales. Asumieron una posición políticamente neutral precisamente para defender el sistema judicial de los ataques que sin duda recibiría por parte de los afectados de sus investigaciones y acusaciones. Todo esto está en las antípodas del triste espectáculo que un sector del sistema judicial brasileño está dando al mundo. El impacto del activismo de los magistrados italianos llegó a ser designado como República de los Jueces. En el caso del activismo del sector judicial “lavajatista”, podemos hablar, como mucho, de República judicial bananera. ¿Por qué? Por el impulso externo que con toda evidencia está detrás de esta instancia específica de activismo judicial brasileño y que estuvo en gran medida ausente en el caso italiano. Este impulso dicta la selectividad flagrante de celo investigador y acusador. A pesar de estar involucrados responsables de varios partidos, la operación Lava Jato, con la complicidad de los medios de comunicación, se ha esmerado en la implicación de líderes del PT con el objetivo, hoy indisimulable, de suscitar el asesinato político de la presidenta Dilma Rousseff y del expresidente Lula da Silva.

    Por la importancia del impulso externo y la selectividad de la acción judicial que tiende a provocar, la operación Lava Jato tiene más similitudes con otra operación judicial llevada cabo en Alemania, durante la República de Weimar, tras el fracaso de la revolución alemana de 1918. A partir de ese año, y en un contexto de violencia política proveniente tanto de la extrema izquierda como de la extrema derecha, los tribunales alemanes revelaron una dualidad chocante de criterios: castigar severamente la violencia de la extrema izquierda y tratar con gran benevolencia la violencia de la extrema derecha, la misma que años más tarde llevaría a Hitler al poder.

    En el caso brasileño, el impulso externo son las élites económicas y las fuerzas políticas a su servicio que no se conforman con la pérdida de las elecciones en 2014 y que, en un contexto global de crisis de acumulación del capital, se sintieron fuertemente amenazadas por cuatro años más sin controlar la parte de los recursos del país directamente vinculada al Estado en el que siempre se basó su poder. Esta amenaza ha llegado al paroxismo con la perspectiva de que Lula da Silva, considerado el mejor presidente de Brasil desde 1988 y que dejó el gobierno con un índice de aprobación del 80%, se postule como candidato presidencial en 2018. A partir de ese momento, la democracia brasileña dejó de ser funcional para este bloque político conservador y comenzó la desestabilización política.

    La señal más evidente de la pulsión antidemocrática fue el movimiento por el impeachment [proceso de destitución] de la presidenta Dilma pocos meses después de su toma de posesión, algo si no insólito, al menos muy poco común en la historia democrática de las últimas tres décadas. Bloqueados en su lucha por el poder a través de la regla democrática de las mayorías (la “tiranía de las mayorías”), trataron de poner a su servicio el órgano de soberanía menos dependiente del juego democrático y específicamente diseñado para proteger a las minorías, es decir, los tribunales. La operación Lava Jato, en sí misma extremamente meritoria, fue el instrumento utilizado. Contando con la cultura jurídica conservadora dominante en el sistema judicial, en las facultades de derecho y en el país en general, y con un arma mediática de alta potencia y precisión, el bloque conservador ha hecho todo lo posible para desvirtuar la operación Lava Jato, desviándola de sus objetivos judiciales, en sí mismos fundamentales para la profundización democrática, y convirtiéndola en una operación de exterminio político. Esta alteración consistió en mantener la fachada institucional de la operación Lava Jato, pero adulterando profundamente la estructura funcional que la animaba mediante la sobreposición de la lógica política a la lógica judicial. En tanto la lógica judicial se asienta en la coherencia entre medios y fines dictada por las reglas procesales y las garantías constitucionales, la lógica política, cuando es animada por la pulsión antidemocrática, subordina los fines a los medios y define su eficacia por el grado de esa subordinación.

    En todo este proceso, tres grandes factores juegan a favor de los designios del bloque conservador. El primero resultó de la dramática descaracterización del PT como partido democrático de izquierda. Una vez en el poder, el PT decidió gobernar a la antigua usanza (es decir, oligárquica) para fines nuevos e innovadores. Ignorante de la lección de la República de Weimar, creyó que las “irregularidades” que cometiese serían tratadas con la misma benevolencia con que eran tradicionalmente tratadas las irregularidades de las élites y clases políticas conservadoras que habían dominado el país desde la independencia. Ignorante también de la lección marxista que decía haber asumido, no fue capaz de ver que el capital solo confía en los suyos para gobernar y que nunca es grato con quien, no siendo suyo, le hace favores. Aprovechando un contexto internacional de excepcional valorización de los productos primarios, provocado por el desarrollo de China, incentivó a los ricos a enriquecerse como condición para disponer de los recursos necesarios para llevar a cabo las extraordinarias políticas de redistribución social que hicieron de Brasil un país sustancialmente menos injusto al liberar a más de 45 millones de brasileños del yugo endémico de la pobreza. Terminado el contexto internacional favorable, solo una política de acuerdo “a la nueva moda” podría dar sustento a la redistribución social, o sea, una política que, entre muchas otras vertientes, se asentase en la reforma política para neutralizar la promiscuidad entre el poder político y el poder económico, en la reforma  fiscal para que tributen los ricos a fin de financiar la redistribución social después del fin del boom de las commodities, y en la reforma de los medios de comunicación, no para censurar sino para garantizar la diversidad de la opinión publicada. Era, sin embargo, demasiado tarde para tanta cosa que solo podría haber sido hecha a su tiempo y fuera del contexto de crisis.

    El segundo factor, relacionado con éste, es la crisis económica global y el férreo control que tiene sobre ella quien la causa, el capital financiero, entregado a su vorágine autodestructiva, destruyendo riqueza bajo el pretexto de crear riqueza,  transformando el dinero de medio de intercambio en mercancía por excelencia del negocio de la especulación. La hipertrofia de los mercados financieros no permite el crecimiento económico y, por el contrario, exige políticas de austeridad mediante las cuales los pobres son conferidos al deber de ayudar a los ricos a mantener su riqueza y, si es posible, a ser más ricos. En estas condiciones, las precarias clases medias creadas en el período anterior quedan al borde del abismo de la pobreza abrupta. Intoxicadas por los media conservadores, convierten fácilmente a los gobiernos responsables de lo que son hoy en responsables de lo que les puede suceder mañana. Esto es tanto más probable en cuanto que su viaje desde la senzala hacia los patios exteriores de la Casa Grande fue realizado con el billete del consumo y no con el de la ciudadanía [1].

    El tercer factor a favor del bloque conservador es el hecho de que el imperialismo norteamericano está de regreso en el continente después de sus aventuras en Oriente Medio. Hace cincuenta años, los intereses imperialistas no conocían otro medio sino las dictaduras militares para alinear a los países del continente con sus intereses. Hoy disponen de otros medios que consisten básicamente en financiar proyectos de desarrollo local y organizaciones no gubernamentales en las que la defensa de la democracia es la fachada para atacar de forma agresiva y provocadora a los gobiernos progresistas (“fuera el comunismo”, “fuera el marxismo”, “fuera Paulo Freire”, “no somos Venezuela”, etcétera). En tiempos en que la dictadura puede ser dispensada si la democracia sirve a los intereses económicos dominantes, y en que los militares, todavía traumatizados por las experiencias anteriores, parecen no estar disponibles para nuevas aventuras autoritarias, estas formas de desestabilización son consideradas más eficaces porque permiten sustituir gobiernos progresistas por gobiernos conservadores manteniendo la fachada democrática. Los financiamientos que hoy circulan abundantemente en Brasil provienen de una multiplicidad de fondos (la nueva naturaleza de un imperialismo más difuso), desde las tradicionales organizaciones vinculadas a la CIA hasta los hermanos Koch, que en los Estados Unidos financian la política más conservadora y tienen intereses sobre todo en el sector del petróleo, y las organizaciones evangélicas norteamericanas.

    ¿Cómo salvar la democracia brasileña?

    La primera y más urgente tarea es salvar el órgano judicial brasileño del abismo en que está entrando. Para eso, el sector íntegro del sistema judicial, que ciertamente es mayoritario, debe asumir la tarea de reponer el orden, la serenidad y la contención en el interior del sistema. El principio orientador es simple de formular: la independencia de los tribunales en el Estado de derecho busca permitir a los tribunales cumplir con su cuota de responsabilidad en la consolidación del orden y la convivencia democráticas. Para ello no pueden poner su independencia al servicio de intereses corporativos, ni de intereses políticos sectoriales, por muy poderosos que sean. El principio es fácil de formular pero muy difícil de aplicar. La responsabilidad mayor en su aplicación reside ahora en dos instancias. El STF (Supremo Tribunal Federal) debe asumir su papel de máximo garante del orden jurídico y poner término a la anarquía jurídica que se está instaurando. Muchas decisiones importantes recaerán sobre el STF en los próximos tiempos y ellas deben ser acatadas por todos, cualquiera sea su tenor. El STF es en este momento la única institución que puede trabar la dinámica de estado de excepción que está instalada. Por su parte, el CNJ (Consejo Nacional de Justicia), al que compete el poder disciplinario sobre los magistrados, debe instaurar de inmediato procesos disciplinarios por reiterada prevaricación y abuso procesal, no solo al juez Sérgio Moro sino también a todos los otros que siguieron el mismo tipo de actuación. Sin medidas disciplinarias ejemplares, el órgano judicial brasileño corre el riesgo de perder todo el peso institucional que cimentó en las últimas décadas, un peso que, como sabemos, no fue siquiera usado para favorecer fuerzas o políticas de izquierda. Solo fue conquistado manteniendo la coherencia y la isonomía entre medios y fines.

    Si esta primera tarea fuese realizada con éxito, la separación de poderes estará garantizada y el proceso político democrático seguirá su curso. El gobierno de Dilma decidió acoger a Lula da Silva entre sus ministros. Está en su derecho de hacerlo y no compete a ninguna institución, y mucho menos al órgano judicial, impedirlo. No se trata de huir de la justicia por parte de un político que nunca huyó de la lucha, dado que será juzgado (si ese fuera el caso) por quien siempre lo juzgaría en última instancia: el STF. Sería una aberración jurídica aplicar en este caso la teoría del “juez natural de la causa”. Puede, eso sí, discordarse del acierto de la decisión política tomada. Lula da Silva y Dilma Rousseff saben que hacen una jugada arriesgada. Tanto más arriesgada si la presencia de Lula no significa un cambio de rumbo que arrebate a las fuerzas conservadoras el control sobre el grado y el ritmo de desgaste que ejercen sobre el gobierno. En el fondo, solo elecciones presidenciales anticipadas permitirían reponer la normalidad. Si la decisión de Lula-Dilma saliera mal, la carrera de ambos habrá llegado a su fin, un fin indigno y particularmente indigno para un político que tanta dignidad devolvió a tantos millones de brasileños. Además, el PT necesitará muchos años hasta volver a ganar credibilidad entre la mayoría de la población brasileña, y para eso tendrá que pasar por un proceso de profunda transformación. Si todo sale bien, el nuevo gobierno tendrá que cambiar urgentemente de política para no frustrar la confianza de los millones de brasileños que están saliendo a las calles contra los golpistas. Si el gobierno brasileño quiere ser ayudado por tantos manifestantes, tiene que ayudarlos a tener razones para  ayudarlo. Es decir, sea en la oposición, sea en el gobierno, el PT está condenado a reinventarse. Y sabemos que en el gobierno esta tarea será mucho más difícil.

    La tercera tarea es todavía más compleja porque en los próximos tiempos la democracia brasileña tendrá que ser defendida tanto en las instituciones como en las calles. Como en las calles no se hace formulación política, las instituciones tendrán la prioridad debida incluso en tiempos de pulsión autoritaria y de excepción antidemocrática  Las maniobras de desestabilización van a continuar y serán tanto más agresivas cuanto más visible sea la debilidad del gobierno y de las fuerzas que lo apoyan. Habrá infiltración de provocadores tanto en las organizaciones y movimientos populares como en las protestas pacíficas que realicen. La vigilancia tendrá que ser total ya que este tipo de provocación está hoy siendo utilizado en muchos contextos para criminalizar la protesta social, fortalecer la represión estatal y crear estados de excepción, utilizando para ello la fachada de normalidad democrática. De algún modo, como ha sostenido Tarso Genro, el estado de excepción ya está instalado, por lo que la bandera “No habrá golpe” tiene que ser entendida como denuncia del golpe político-judicial que ya está en curso, un golpe de nuevo tipo que es necesario neutralizar.

    Finalmente, la democracia brasileña puede beneficiarse de la experiencia reciente de algunos países vecinos. El modo en que las políticas progresistas fueron realizadas en el continente no permitió dislocar hacia la izquierda el centro político a partir del cual se definen las posiciones de izquierda y de derecha. Por eso, cuando los gobiernos progresistas son derrotados, la derecha llega al poder poseída por una virulencia inaudita orientada a destruir en poco tiempo todo lo que fue construido a favor de las clases populares en el período anterior. La derecha viene entonces con un ánimo revanchista destinado a cortar de raíz la posibilidad de que vuelva a surgir un gobierno progresista en el futuro. Y logra la complicidad del capital financiero internacional para inculcar en las clases populares y en los excluidos la idea de que la austeridad no es una política con la que se puedan enfrentar, sino un destino al que se deben acomodar. El gobierno de Macri en Argentina es un caso ejemplar al respecto.

    La guerra no está perdida, pero tampoco se ganará si solamente se acumulan batallas perdidas, lo que sucederá si se insiste en los errores del pasado.

    Notas

    [1] Casa-Grande e Senzala (1933), traducido al castellano como Los maestros y los esclavos, es una obra del antropólogo Gilberto Freyre que trata sobre la formación de la moderna sociedad brasileña bajo el régimen del monocultivo colonial de la caña de azúcar. La Casa Grande alude al lugar donde vivían los señores explotadores de esclavos que cultivaban el azúcar y la senzala se refiere a las habitaciones de los esclavos negros [N. del T.].

    ]]>
    2016-03-24 18:40:03
    <![CDATA[Sombreros de colores - CARTA A “QUIEN MANDA EN LOS INSTITUTOS DE SECUNDARIA”]]> UNA REFLEXIÓN SOBRE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA, desde el punto de vista de un niño (desde el respeto al profesorado, por una escuela inclusiva y en la que sea fundamental la participación de todas las partes implicadas, también el alumnado):

    Tengo 14 años y estoy en 1º de la ESO. No me gusta el Insti. Ayer le pregunté a mi madre cuando tiempo tenía que estar yendo y me dijo que …¡6 años!!!

     

    mama y alex

    PUFFFF…., LE ESCRIBO A QUIEN MANDA EN LOS INSTITUTOS para ver si los pueden hacer más interesantes y divertidos. (Y reconozco que en el mío hay muchos profes buenos y que se preocupan por mi y por todos!!)
    A mi me cuesta aprender, pero quiero estudiar para tener de mayor un trabajo que me guste.
    Señor o señora jefa de los institutos YO TENGO ALGUNAS IDEAS QUE PODRÍAN AYUDARNOS A LOS QUE NOS CUESTA ESTUDIAR Y NO NOS GUSTA LA SECUNDARIA.

    1. Se deberían elegir a los profes que, además de saber enseñar y todo eso, fueran más ser alegres, amables y cariñosos (que les hagan unas pruebas para comprobar esto!!). Es verdad que muchas veces nos distraemos y no estamos atentos y se nos olvidan cosas o no hacemos caso y nos ponemos a jugar con el de al lado… pero regañarnos todo el rato… Los profes alegres y que se preocupan por ti, yo creo que son mejores maestros porque te dan ganas de aprender, es como si no quisieras defraudarlos. (Yo he tenido profesores en mi cole de primaria “Alquería” que antes de regañar me preguntaban si estaba bien o si me pasaba algo o si necesitaba salir un rato)

    Una escuela alternativa

    2. Cuando me distraigo, a mi me sirve más que me ayuden con algo a estar atento: que me llamen la atención en voz baja para que los demás no se rían de mí, que me avisen de que me van a preguntar algo antes y que me pregunten algo que yo sepa. Eso me hace sentirme bien y me dan más ganas de aprender. No me gusta que me digan que “ya te has distraído otra vez” o “tienes que estar más atento”. Eso ya lo se yo!!! Pero no es tan fácil. ¿Alguien piensa que no nos gustaría estar atentos sin tener que esforzarnos tanto?. A mi me encantaría poder controlar mi cabeza…pero se va sola. Si las clases fueran más cortas, si no hubiera que estar sentado todo el rato, si hubiera descansillos, si me pudiera levantar a hacer algo (borrar la pizarra, repartir folios: me encantaría que cada día hubiera un ayudante y que a mí me tocara muchas veces!!!)

    propuesta_politica_infancia_t4

    3. Las clases deberían ser más variadas y no siempre el profe escribiendo en la pizarra, o diciéndonos que leamos del libro y luego, a quien le da tiempo, haciendo ejercicios (a mí siempre me quedan para casa). A mi me gustaría hacer cosas distintas: ver películas, buscar cosas en libros de la biblioteca o en el periódico o en Internet o salir a la calle y preguntar a gente… Me gustaría que a veces expliquen los temas mis compañeros (yo me entero mejor así, entiendo mejor sus palabras y además no me da corte preguntar)Dónde está el mundo

    4. Yo creo que es muy bueno trabajar en grupo. En mi cole Alquería siempre lo hacíamos así. Los grupos tienen que ser variados: gente que sabe más y menos o que es buena en una cosa y otros en otras. Yo aprendo más en grupo y no me distraigo porque el grupo no me deja. Y todos nos ayudamos. Y había unas reglas: todos teníamos que participar, todos nos teníamos que saber los resultados y la nota era para todo el grupo. Era muy fácil y divertido, aunque fueran mates. Y yo no sé por qué pero yo aprendía muchísimo. Siempre había alguna niña que decía “venga que esto es muy fácil mira”…y me entraba genial!. Todos teníamos un papel en el grupo: secretario, moderador, presentador, encargado del material, encargado del orden…

    trabajo cooperativo

    5. Otra cosa muy importante. A los niños que nos cuesta un poco mas o vamos más lentos no nos gusta que nos saquen de nuestra clase para ir a Refuerzo. En Alquería, el Refuerzo entraba en la clase y nos ayudaba a varios y al profesor. Aquí en el Insti somos los niños los que salimos al Refuerzo. Eso me molesta, me siento mal. No me gusta que todos sepan que necesito ayuda y además…perdemos el ritmo del resto del grupo!!! (Aunque la profe de refuerzo es súper y me ayuda un montón, pero me gustaría más ella estuviera en mi clase!!!)

    etiquetas

    6. Otra idea para que los Insti sean mejores y enseñen de verdad es que no haga falta exámenes. Ya se que suena raro pero…yo se más cosas que las que pongo en los exámenes. Los exámenes están bien cuando llegas el primer día porque no te conocen. Pero después cuando ya te conocen… Yo creo si trabajáramos en grupo y el profe nos viera y nos oyera lo que aprendemos no harían falta tantos exámenes ( o solo para el que quiera “subir nota”, que los hay Glup!!).

    ojosdeninhio5

    7. A mi no me importa que me ayuden…pero también me gustaría tener la oportunidad de ayudar a otros. Yo se que me cuestan las mates, el inglés…pero se me dan bien los bichos y las volteretas!!!. Se un montón de aves rapaces. A mi me gusta ayudar a los demás y así no me siento como el “niño con problemas” al que siempre le tienen que ayudar.

    frato maestros

    8. También yo creo que un buen instituto debería ser un lugar donde se oigan voces y ruidos, donde hay más vida ¡vaya! Quiero decir que no entiendo tanta obsesión por el silencio y por estar sentados. Yo haría un instituto donde todo el mundo tuviera que hablar, opinar, contar sus cosas, preguntar, donde hubiera que moverse, juntar las mesas y las separarlas dependiendo de la tarea, donde el profesor pudiera moverse alrededor de los alumnos, donde las mesas están en círculos o en grupos. Ah!! Y que pusieran música mientras trabajamos!!

    frato3-2

    9. Para mejorar los institutos creo que se debería contar más con nosotros, con los alumnos. Aunque no lo parezca, nosotros tenemos muchas ideas. Deberían preguntarnos. Nosotros podemos ayudar a solucionar problemas. Y podríamos opinar sobre como nos gustaría aprender o que cosas nos interesan más. Así sería más interesante. En Alquería, los niños y las niñas proponíamos los temas que queríamos estudiar y los profes siempre sabían como meter en esos temas las cosas importantes que teníamos que saber!!!

    Reflexion_tonucci

    10. Señor o Señora jefa de los Institutos: nos levantamos a las siete de la mañana (bueno, mis compas que vienen de pueblos a las seis y media), pasamos 7 horas en clase, (las últimas 3 son ya insoportables!!!), llegamos a casa a las cuatro de la tarde (dice mi madre que si tuviéramos un Sindicato denunciarían a la Empresa – no sé muy bien a que se refiere- y luego…¡Los deberes!!. Más de lo mismo. Porque los deberes no son hacer trabajos chulos ni nada de eso, es hacer lo mismo que por la mañana pero en la casa!!. (Yo se que a mí no me gusta estudiar porque me cuesta, pero la verdad es que no sé si a algún niño le puede gustar este plan). Yo por la tardes quiero hacer deporte (hago gimnasia acrobática, y por cierto, en el Insti solo tenemos 2 horas a la semana y luego dicen que estamos obesos), quiero ir a música (toco la batería) y quiero jugar a la Play o tumbarme a ver la tele que tampoco pasa nada.

    FRATO-Sin-odiar-lo-que-estudiamos1

    (Ya se imagina usted que yo no escribo así ni tan largo… mi madre me ha ido preguntando y anotando mis ideas. Luego las hemos escrito – bueno, ella, la verdad- pero yo las he leído y esto es lo que pienso!!!)

    No tarden mucho en cambiar los Insti, porque tengo amigos que ya quieren “salirse” y yo, que no me dejan mis padres, me desanimo cuando pienso que me quedan…. ¡¡6 años!!!!

    Atentamente, Juan

    ]]>
    2016-03-13 12:39:49
    <![CDATA[Principia Marsupia - Cómo la UE convirtió a Grecia en un depósito de almas]]> Alberto Sicilia desde Idomeni (Frontera Grecia-Macedonia)


    “Si no fuese por ellos, me habría quedado a morir en Siria. Viajo porque quiero un futuro para ellos”

    Leila, su madre.

    crios

    ¿Cuál es la situación en Grecia?

    Miles de familias duermen al raso en los campos al norte de Grecia, a lo largo de la valla que separa al país heleno de Macedonia.

    Los refugiados que tienen algo de dinero duermen en tiendas de campaña que les ha vendido la mafia. Quienes no, bajo una manta y sobre el barro.

    helada

    En la carpa que ha instalado Médicos Sin Fronteras las imágenes son dantescas: críos de 2 y 3 años con goteros por la fiebre y las infecciones provocadas por el frío. Y todo está ocurriendo en territorio Schengen, en suelo de la Unión Europea.

    El personal de la ONG nos dice que están completamente desbordados. Tienen equipo para atender a 1.000 personas. En los campos de alrededor ya hay diez veces más.

    Las colas para conseguir un bocadillos son de más de una hora. Para muchos será lo único que coman durante el día.

    colas

    ¿Cuánto les ha costado a los llegar hasta aquí?

    La mayoría de los refugiados han vendido sus casas y todas sus pertenencias para pagarse un viaje a Europa. Para cruzar desde Siria hasta Turquía muchos han pagado 600 euros. Y para atravesar el Egeo hasta alguna isla griega otros 1.000 euros en lanchas de plástico.

    ¿Por qué hay tantos refugiados bloqueados en Grecia?

    Además de los miles de refugiados que duermen junto a la frontera, en el resto del país otros 30.000 siguen bloqueados.

    Y la situación no deja de empeorar: cada día llegan a las islas griegas otros 2.000 refugiados y Macedonia apenas deja cruzar a 50 cada jornada.

    El cierre de las fronteras se propagó como un dominó. Primero Austria decidió restringir el número de refugiados que atraviesan el país. Temiendo que se quedasen bloqueados en su territorio, Eslovenia cerró fronteras, luego lo hizo Croacia, le siguió Serbia y a continuación Macedonia.

    bbcj

    Fuente: BBC

    En menos de 24 horas, la ruta de los Balcanes quedó bloqueada.

    Además de la frontera con Macedonia, otros puntos de Grecia donde se acumulan los refugiados son Atenas con casi 8.000 y la isla de Lesbos con 4.000.

    El país heleno se está convirtiendo en un campo de refugiados a cielo abierto.

    mapagu

    Fuente: Agencia Ana

    ¿Qué piensa hacer la UE con todos los refugiados que duermen en los campos griegos?

    Ahora mismo eso es el gran enigma. Y los refugiados están desesperados porque no tienen ninguna información.

    En septiembre del año pasado, los gobierno de la UE alcanzaron (a pesar del voto en contra de la República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia) un acuerdo para repartirse 160.000 refugiados.

    No se ha cumplido: sólo han sido reubicados 660 de los 160.000 refugiados prometidos.

    Además, la retórica se calienta aún más. El primer ministro búlgaro declaraba ayer: “Exigimos a Grecia que cumpla sus obligaciones en la gestión de la crisis migratoria. Si necesita ayuda, Bulgaria está dispuesta a enviar agentes que resolverán el problema del tráfico de personas en un sólo día”.

    Mientras tanto, el nuevo gobierno de Canadá, cumpliendo una promesa que hizo durtante la reciente campaña electoral, ha acogido a 25.000 en los últimos dos meses.

    ¿Y qué piensan hacer los refugiados que están bloqueados en Grecia?

    Al frío, las enfermedades y el hambre, al sufrimiento de los refugiados se suma la falta total de información.

    Después de días durmiendo en los campos cercanos a la frontera nadie les explica cuál será su futuro.

    La confusión ha llegado a tal punto que muchos están enviando sus pasaportes a Siria para que sus familias pidan desde allí asilo para ellos en las embajadas de Damasco. Nadie les dice que si no tienen encima sus papeles no tendrán absolutamente ninguna posibilidad de cruzar las fronteras de los Balcanes.

    En el campo se viven situaciones dantescas: entre los pocos refugiados que podían cruzar ayer a Macedonia, había una familia siria que había tenido un bebé por el camino. Cuando les tocaba pasar no han podido porque el bebé no tenía papeles.

    Entre los refugiados se comienza a discutir qué hacer si la situación sigue igual. Y la mafia se frota las manos: empieza a ofrecerles cruzar por las montañas desde Grecia hasta Albania y de ahí una lancha hasta Italia.

    Fuente: Sueddeutsche

    Fuente: Sueddeutsche

    Allá donde la UE les bloquea, las mafias de tráfico de personas se forran.

    valla

    ]]>
    2016-03-06 08:59:57
    <![CDATA[Puntadas sin hilo - No te lo perdonaré jamás, Pablo Iglesias. Jamás.]]> Que impidas que los españoles más necesitados perciban un ingreso mínimo vital.

    Que permitas que sigan existiendo los desahucios de los pisos de españoles que no pueden pagar la hipoteca por haber perdido su trabajo.

    Que la negociación colectiva vuelva a ser un hecho que proteja a los trabajadores.

    Que la ley mordaza no se derogue por tu culpa.

    Ni la ley Wert de educación.

    Que la sanidad no sea universal y enteramente gratuita.

    Y tantas otras cosas que te ofrece el PSOE para que te abstengas.

    Cosas que no son la panacea definitiva, pero que mejorarían la situación de aquellos ciudadanos a quienes en tus inicios querías empoderar, ¿te acuerdas?

    Que permitas que Mariano Rajoy y el Partido Popular continúen gobernando.

    Que fuerces unas nuevas elecciones de resultados inciertos o similares.

    Que muestres tu incapacidad política con el sufrimiento y tedio que causarías a los españoles.

    Que os hayáis convertido en un partido más.

    Que juegues a la ruleta rusa con cinco balas en el tambor de seis.

    Que no colabores a la gobernabilidad de España.

    Que dé la impresión de que tu soberbia está herida por no ser tú quien consiga estos avances.

    Que hoy no te pongas el esmoquin para asistir a la sesión de investidura.

    Que te repitas tanto con lo de un programa de cambio y de progreso y creas que eso solo puede ser con el tuyo. Que te creas en posesión exclusiva de la verdad.

    Que creas que puedes ignorar a Europa.

    Que, frívolamente, pongas en riesgo la unidad de España.

    Que va a resultar que, incomprensible e inesperadamente, el PSOE es más decente y coherente que tú y tus maximalismos.

    Que, aunque te repeliese, no te pongas una pinza en la nariz, y evitar la otra, para abstenerte y hacer que España se ponga en marcha.

    Que cada No que pronunciéis en la votación sonará a venganza.

    No te volveré a votar.

    _______________________________________

    Gota OTEGI: Me alegro de que Otegi haya salido de la cárcel. Y creo que debería permitírsele presentarse a lehendakari.

    _____________________________________

    ]]>
    2016-03-01 10:50:00
    <![CDATA[El tablero global - Por qué el (verdadero) poder tiene pánico a que Podemos entre en el Gobierno]]> Una de las argumentaciones políticas más inverosímiles sobre mayorías parlamentarias fue la que ofreció este lunes Pedro Sánchez al Comité Federal del PSOE: “…ya nos gustaría a nosotros poder formar un gobierno de izquierda, pero que la suma no da, que desgraciadamente los escaños de la izquierda en el Congreso de los Diputados no son más que los escaños de la derecha…” (161 diputados, frente a los 163 que reúnen PP y C’s). En consecuencia, ha dedicado todos sus esfuerzos a cerrar un pacto con la menor de esas fuerzas de la derecha, y así ahora suma… 130 escaños.

    Algo asombroso para quien tiene un doctorado en Economía y Empresa: para construir una mayoría prefiere a los 40 diputados de Ciudadanos que a los 71 de Podemos+IU(UP). Y, como le gustaría “un gobierno de izquierda”, cierra unos acuerdos con ese partido derechista que son considerados inaceptables por todas las formaciones izquierdistas. Y lo hace “discretamente” al margen de esas últimas y mientras está negociando con ellas un “Gobierno de progreso”. Tan “discretamente” que su cumbre bilateral con Albert Rivera para cerrar su pacto se celebraba en secreto y simultáneamente a la negociación “a cuatro” del PSOE con el resto de la izquierda en la que él había declinado participar. Sin duda, por problemas de agenda.

    Aunque lo más curioso es que ese viraje socialista hacia la derecha minoritaria se produce cuando Sánchez ya sabe que en el otro lado del espectro político tiene asegurada la investidura en segunda votación: 167 votos a favor (PSOE, Podemos, Compromís, IU y PNV) y 163 en contra (PP y C’s), con la abstención o ausencia de ERC y DiL. Eso es lo que quedó claro en su reunión con Pablo Iglesias, pero poco después el secretario general socialista se vio obligado a renunciar a eso que dice que le “gustaría” tanto.

    Es un secreto a voces que son presiones internas y externas las que le fuerzan a buscar una alianza contra-natura (que le pregunten al PSC) con Ciudadanos, pero son fundamentalmente los poderes económicos los que le obligan a ello, porque está claro, como explica el profesor Vicenç Navarro, que C’s es la expresión política del Ibex-35, su doctrina es aún más neoliberal que la del PP y el tema económico es el obstáculo central para la formación de un Gobierno de izquierdas. Y el famoso obstáculo del referéndum soberanista en Catalunya no es más que una excusa del PSOE y de las derechas para que se establezca ese Gobierno de izquierdas.

    Por mucho que Sánchez insista ahora en que el programa de gobierno pactado con Ciudadanos es “progresista y de cambio”, no sólo es que no convenza a Podemos de ello sino que esa tesis es rechazada de plano tanto por los otros partidos de las izquierdas como por los sindicatos, las mareas y los movimientos cívicos y sociales. Además, pretender que votar contra ese pacto PSOE-C’s es apoyar a Rajoy es un sofisma: como hago una inferencia falsa –que si no se aprueba esa investidura de Sánchez se le entregará el poder a Rajoy– llego a una conclusión viciada.

    Para empezar, el anunciado fracaso de la investidura del líder socialista se produce porque tras su pacto con Rivera se queda sólo con el apoyo de Ciudadanos y el voto en contra de todos los demás, cuando en la otra alternativa contaba con los votos de varias formaciones (Podemos, Compromís, IU y PNV) y la abstención de otras dos (ERC y DiL). Pero el escollo insuperable de esa opción consistía en que había que dejar a Podemos entrar en el Gobierno –demanda comprensible cuando está casi igualado con el PSOE en número de votos– y eso es anatema para los poderes fácticos en España y en Europa: ni la Troika ni las grandes corporaciones y entidades financieras van a permitir que llegue al Ejecutivo de la cuarta potencia europea un movimiento dispuesto a tirar de la manta del expolio de fondos públicos y a acabar de golpe con las destructivas políticas de austeridad económica.

    Nada más comprobarse el auge de Iglesias con los resultados de las elecciones europeas de 2014, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, proclamó: “Necesitamos un Podemos de derechas”. De ahí surgió la operación Ciudadanos. Ahora, es el presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, el que proclama que es preciso pactar un acuerdo de gobierno PP-PSOE junto al “sentido común de Ciudadanos” para impedir “la presencia de Podemos” en un Ejecutivo.

    En cuanto a las presiones internas para que Sánchez impida la entrada de Iglesias en un Gobierno de cambio –en las que incluso participan barones del PSOE que al mismo tiempo pactan con Podemos sus presupuestos autonómicos–, las más notorias son las de Susana Díaz, hasta el punto de que en los mentideros socialistas andaluces se afirma que la sultana llegó a transmitir a Rajoy, a través de altos ejecutivos del Ibex-35, la oferta de poner a “sus” 22 diputados del PSOE-A al servicio de una Gran Coalición con C’s, sólo para frenar a Podemos.

    Sea o no cierto, lo innegable es que el ascenso de Podemos causa auténtico pánico entre las tradicionales clases dirigentes, sobre todo donde puedan levantarse alfombras que tapan corruptelas y cosas peores… una vez visto el efecto del ascenso de los movimientos del cambio en las comunidades y ayuntamientos donde está aflorando el lodazal de la corrupción enquistada durante décadas de gobiernos impunes. Y la pretensión de Iglesias de llegar, a través de la vicepresidencia, a conocer los monstruos que se esconden en las alcantarillas del espionaje y de Interior –jamás saneadas tras el fin de la dictadura–, provocó reacciones horrorizadas. ¿Qué será lo que hay ahí que no se puede saber?

    En cualquier caso, el empeño de Sánchez en dejar en evidencia a Iglesias en una investidura en la que supuestamente debería darle un cheque en blanco para que gobierne mediante pactos de “centroderecha” –como él mismo define ahora su alianza con Rivera– corresponde a una evidencia demoscópica que la serie de los últimos sondeos dejan bien clara: unas nuevas elecciones pintan muy mal para los dos grandes del bipartidismo.

    Porque, y ya para terminar, el sofisma de que no apoyar el acuerdo PSOE-C’s es darle el poder a Rajoy falla también por la aritmética electoral (y no sólo la parlamentaria). En vista de todos estos órdagos, lo más probable es que vayamos a unas nuevas elecciones en las que el PP puede llegar a perder más de un millón de votos –según la última encuesta de Invymark para La Sexta–, el PSOE se quedará estancado en su nivel electoral más bajo de la democracia y Podemos seguirá subiendo para empatar con los socialistas. Entonces sí que no quedaría más remedio que hacer un Gobierno de coalición PSOE-Podemos.

    Como eso causa pavor a los que de verdad mandan en España y en Europa, las presiones para que se alcance una Gran Coalición –siempre excluyendo a Podemos del poder– van a ser frenéticas. Incluidas las que busquen descabalgar de La Moncloa al propio Rajoy, a quien (según Sigma-2) el 72% de los electores piden que dimita por la corrupción y al que el 48% de los propios votantes del PP no quieren como candidato a la Presidencia.

    Es precisamente Rajoy el que tiene muy poco futuro político en 2016.

    ]]>
    2016-02-29 21:10:25
    <![CDATA[Palabra de artivista - ¿Izquierda? ¿Qué izquierda?]]> Un perro ladraba a lo lejos. Parecía advertir de algo: “La izquierda se apaga, se va, ¿no os días cuenta?”, parecía avisar. Pero al poco su dueño le calló inmediatamente. ¡Que se van a dar cuenta, coñe.

    En un principio eran todos de centro. Tan de centro, tan de centro que en realidad, como sabemos todos, son de derechas. Ahora nadie es de derechas. Es de centro. Incluso iventaron malabares lingüísticos como el “centralidad del tablero” para no asustar a los fachas de siempre.

    Pero de repente ahora son todos de izquierdas. Muy de izquierdas. Y hasta nos quiere hacer creer la caverna que dos señoras de peluquería y unos estudiantes becados son “la extrema izquierda”.

    Deben estar muy seguros de que hemos olvidado qué es la izquierda real, esa que lucha contra el capitalismo que se hunde y nos arrastra con él; y que todas, tontas de nosotras, nos hemos tragado que la socialdemocracia es algo más que un recambio para mantener este sistema asesino.

    Pues parece ser que no, Y que Rajoy su corrupto PP seguirá saqueando mientras pueda. Que Pedro Sanchez no es más que un patético remedo del PSOE de parecer lo que nunca fue, Que C’s y Podemos no son mas que estrategia y recambio, Y que si IU se pliega a Podemos –sometiendose a la derechización de este– habrá hecho lo que el sistema lleva décadas intentado: la destrucción de la izquierda más blanda para imponer el capitalismo como única puerta.

    Sí, sí, os aconsejo leer mi libro Plasma Virago para ver a dónde nos llevará esto en el futuro. Y si el sistema nos impone bazofias como las de Belén Esteban, nosotras debemos encontrar nuevos nodos de transmisión.

    Como dice el ejemplar Marcos Ana: Vale la pena luchar.

    Sinceramente, todo esto me parece una ridiculez que ya está más que machacada. El peligro real es adónde nos están llevando. Con la complacencia de esos pequeñoburgueses que sólo quieren volver al estado de bienestar del Zapatero y que el resto del mundo, Lampedusa, Melilla o Levos, se pudra de miseria. Yo sólo quiero mi nuevo Samsung o mi Iphone.

    ]]>
    2016-02-28 19:40:02
    <![CDATA[El blog de XNet - Empieza la era del BlockChain]]> ¿Qué es Blockchain y por qué es clave para el control ciudadano de los flujos financieros?

    Blockchain es un tipo de bases de datos distribuidas que está detrás de monedas digitales sobre las que tanto se habla, como el Bitcoin.

    Con este sistema la privacidad de los usuarios que efectúan transacciones puede ser protegida , ya que no es necesario asignar una identidad a sus “monederos” (cuentas personales). Sin embargo blockchain se convierte en un registro público de todos las operaciones que se han efectuado haciéndose muy difícil la manipulación.

    Blanquear o evadir capitales resulta mucho más complicado que en el actual sistema, ya que estos movimientos no son información exclusiva y opaca en manos de bancos privados, sino movimientos trazables por cualquiera. Quedando claro cuanto hemos consumido, y por lo tanto cuanto han ganado las empresas, pero no necesariamente quien de nosotros se lo ha gastado.
     
    Blockchain
     
    Con este sistema los pagos no quedan registrados en un ordenador de una gran compañía sino en todos los ordenadores que participen en el sistema de pagos y a la vista de todos. Pudiendo así estudiar por dónde y cómo exactamente se escapa el dinero y a la vez garantizando la privacidad de los ciudadanos. Transparencia para los poderosos y privacidad para los ciudadanos.

    Esta es precisamente la gran baza de Blockchain y es lo que llevamos años defendiendo, nosotros Xnet, el Partido X y muchas gente que se ocupa de un nuevo diseño financiero más justo como Dyne-Dcent, FairCoop, Eurocat, etc: no puede haber democracia sin control ciudadano de las instituciones; no puede haber democracia sin el control ciudadano de los flujos financieros.

    Últimamente muchos países están directamente prohibiendo los pagos en dinero físico e implementando diferentes sistemas en el comercio local para que todos los pagos se realicen electrónicamente.

    Los gobiernos y los grandes bancos que impulsan esta eliminación del dinero físico nos dicen a los ciudadanos que será la medida definitiva para luchar contra el fraude.
    Naturalmente no podemos ni debemos confiar en los gobiernos y partidos responsable de avalar el gran fraude fiscal que cooperan con las grandes corporaciones. Gracias a filtraciones como las de LuxLeaks es ya de dominio público que la combinación gobierno-corporaciones es la gran especialista en la evasión fiscal (recuerden por ejemplo cuando destapamos como fue el propio De Guindos le que participó del diseño de la salida de grandes capitales empresariales del país).

    Esta es la razón por la que no somos los únicos en interesarnos en el BlockChain: los gigantes financieros se están avanzando sobre esta tecnología, para marcar su desarrollo en una fase inicial de su expansión y garantizar que ese control distribuido sea distribuido entre ellos y no entre los ciudadanos. Goldman Sachs, ING y varios grupos financieros han mostrado su interés, los ciudadanos debemos estar atentos ya que no podemos permitirnos perder esta oportunidad de conseguir instaurar un control ciudadano de las finanzas.

    Mientras el dinero electrónico sea un monopolio privado, sabemos perfectamente que la información sobre todos los pagos estará en los servidores privados de unas pocas corporaciones. Falciani afirma que entre el 3 y el 5 por ciento de cada pago va a parar a paraísos fiscales.
    Acabar de esta manera con el dinero fisico es acabar con el anonimato de los pequeños pagos lo cual perjudicaría a nuestra privacidad como ciudadanos y, en vez de acabar con el gran fraude fiscal, lo facilitará.

    Por eso durante la última semana hemos organizado y/o participado en una serie de encuentros y reuniones con Hervé Falciani en los que hemos presentado un proyecto para posibilitar el control ciudadano sobre los grandes flujos financieros y hemos querido aprovechar este espacio para explicar de la manera más simple posible el potencial de una tecnología que, queramos o no, es muy probable que se acabe utilizando masivamente: Blockchain.

    En este sentido puede ser muy interesante la presentación que hace la gente de EuroCat este 2-3 de marzo.

    La ciudadanía tiene una ocasión única para actuar y coger la delantera como ya está haciendo en muchos ámbitos. A eso vamos.

    Seguimos :)

    ]]>
    2016-02-25 09:40:21
    <![CDATA[Tiempo roto - Cuando el Plan B es el Plan A]]> Los encuentros por un Plan B en Madrid del pasado fin de semana han sido la iniciativa política internacional más relevante en la Europa de la austeridad, tras otras menos exitosas y de perfil menor, con el fin de articular alternativas políticas y sociales y europeizar la discusión estratégica. Tan necesaria como difícil, la arena internacional ha sido un espacio de lucha, intercambio y reflexión presente de forma claroscura en el periodo posterior al 2011, “el año en el que soñamos peligrosamente” como lo bautizó Zizek.

    Los movimientos que estallaron en 2011 constituyeron una ola de protesta global, formada por movimientos nacionales con características propias específicas, aunque fuertemente interinfluenciados y simbólica y cognitivamente conectados. El marco de referencia de la contestación de estos últimos cinco años ha sido el estatal y/o nacional (en los casos en que ambos no coinciden), si bien ésta ha sido enmarcada tanto como oposición a los gobiernos estatales y regionales como a la Troika (más desplazado hacia los primeros en el caso español, y más hacia la segunda en los casos griegos y portugués).

    Absorbidos por la magnitud de sus respectivas crisis nacionales-estatales, los movimientos, organizaciones y campañas de los países de la periferia europea no han generado una dinámica de colaboración internacional demasiado intensa y pocas han sido las iniciativas de articulación transfronteriza importantes que se han llevado a cabo. Ha habido encuentros y proyectos, pero todos aún de perfil relativamente bajo y con escasas consecuencias prácticas. Algunos fueron impulsados por los nuevos movimientos ligados al empuje post 15M, como los encuentros Agora 99 en Madrid (noviembre 2012) o Roma (noviembre 2013), mientras otros fueron colaboraciones entre las nuevas redes indignadas y los remanentes del movimiento antiglobalización, como Firenze 10+10 (noviembre 2012), o el Altersummit en Atenas (junio de 2013). Hasta la fecha la principal movilización conjunta coordinada contra los efectos de la crisis sigue siendo la jornada United for a Global Change del 15 de Octubre de 2011, bajo el impulso del 15M del Estado español, pero que careció de continuidad real.

    Ello ha ido paralelo a la incapacidad de largo aliento de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en propiciar ninguna respuesta a la austeridad impuesta por un proyecto de integración europea con el que la CES ha tenido tradicionalmente fuertes dependencias ideológicas, organizativas y económicas. Europeísmo abstracto y unilateral, por un lado, y cooptación por arriba a través de un vacuo diálogo social europeo, por el otro, impiden a la CES articular una alternativa a la Europa del capital. La institucionalización de la acción sindical nacional-estatal tiene así su correlato europeo en forma de integración subalterna en la lógica del proyecto de la Unión Europea, lo que resulta en una impotencia y parálisis de la acción sindical reivindicativa a escala continental.

    La debilidad de la acción coordinada internacional contemporánea contrasta con los “años antiglobalización”, tras la eclosión de dicho movimiento en 1999 después de la cumbre de la OMC en Seattle hasta 2003-04, en los que el altermundialismo se convirtió brevemente en un actor definido y visible capaz de actuar articuladamente a escala internacional y de ser una referencia simbólica compartida. La ola antiglobalizadora fue mucho más epidérmica que la indignación anti-austeridad abierta en 2011 y raspó sólo la superficie de la estructura social, pero estuvo proyectada por definición hacia la arena internacional, mostrando un inaudito, aunque fugaz, dinamismo en ella. En la segunda mitad de la primera década de este siglo dejó de ser ya un referente y un catalizador de las resistencias sociales. Las campañas y movilizaciones internacionales perdieron centralidad y capacidad de agregación, y el eje de las protestas se desplazó al ámbito nacional/estatal y local. Las principales estructuras del altermundialismo, como los Foros Sociales, extraviaron el vínculo con las realidades nacionales, autonomizándose de los procesos reales. El legado de los “años antiglobalización” continuó, sin embargo, en forma de múltiples iniciativas internacionales temáticas y sectoriales (campañas, días de acción global….) pero de impacto moderado y base militante limitada. La excepción fue la eclosión del movimiento por la justicia climática a raíz del COP15 en Copenhague en 2009, de gran visibilidad y proyección (y que después en ha tenido continuación desigual en las cumbres posteriores), si bien con el problema latente de su desconexión con las resistencias nacionales/estatales y locales a la austeridad neoliberal, en las que las urgencias sociales han dejado en un segundo plano la reformulación en clave verde del actual modelo económico.

    En el periodo actual las escalas nacionales/estatales y la internacional han quedado dislocadas, con movimientos y organizaciones de base social reducida proyectadas hacia la acción internacional y desconectadas de las movilizaciones concretas nacionales/estatales y locales, por un lado, y movimientos de lucha volcados en las urgencias nacionales y locales ante el bulldozer de los recortes. Ello plantea un doble desafío: arraigar territorialmente el activismo internacional y propulsar más allá de las fronteras las luchas nacionales. En otras palabras, articular lo nacional/local con lo internacional y europeo y al revés.

    Todo ello no quita la importancia de algunas experiencias de protesta internacional en el corazón de la Europa austericida como las jornadas de Blockupy desde 2012; de las coordinaciones, poco visibles pero útiles para el intercambio de experiencias, de las organizaciones impulsoras de las auditorías ciudadanas de la deuda en el marco de la Red internacional de auditoría ciudadana (ICAN en sus siglas en inglés); y, sobretodo, de la creciente y persistente campaña internacional contra el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), la mayor y más global iniciativa hoy en marcha y que en cierto modo engarza el legado del altermundialismo con el de la fase abierta tras la crisis del 2008 y la explosión popular de 2011.

    La geopolítica de las resistencias político-sociales tampoco ha ayudado a su articulación internacional, al tener su epicentro en países periféricos, con Grecia, Estado español y Portugal a la cabeza, con un grado de internacionalización de sus movimientos y organizaciones sociales relativamente bajo, y una capacidad real y simbólica limitada para liderar una dinámica de europeización de la lucha. Ello contrasta con el periodo antiglobalización en el que fueron Francia (desde las huelgas de noviembre-diciembre de 1995 contra la reforma de la seguridad social hasta la explosión popular contra el precarizador contrat première embauche (CPE) en 2006) y Italia (desde la contra-cumbre de Génova en julio de 2001 hasta el movimiento antiguerra del 2003, pasando por la manifestación de la CGIL de marzo de 2002 contra la modificación del Artículo 18 del Estatuto de los trabajadores). Ambos países se encuentran ahora sumidos en una situación de bajos niveles de resistencia social, descomposición de la izquierda política, y auge de la extrema derecha en el primero, y de alternativas demagógicas sin contenido en la segunda. El hexágono y la bota no sólo ocupan un lugar importante en la geopolítica europea, sino también en la de la propia izquierda. Sin duda, europeizar la lucha desde la periferia mediterránea helénica e ibérica es más difícil que desde el eje Francia-Italia.

    Pensar la ruptura tras Syriza

    El Plan B nace bajo el impacto traumático de la capitulación de Tsipras ante la Troika, un verdadero jarro de agua fría a las esperanzas de cambio pero también una fuente valiosa de lecciones estratégicas a sacar…para no tropezar dos veces con la misma piedra, aunque ésta esté en otro camino u otro país.

    En el periodo antiglobalización la resistencia social no se planteó la necesaria “cuestión política”. No estuvo orientada a la formación de nuevas herramientas políticas, permaneciendo en una lógica de autosuficiencia del movimentismo social. Las corrientes altermundialista se situaban o bien en una perspectiva de influenciar las instituciones (ya fuera por la vía moderada del lobby, ya fuera por la vía de la movilización callejera) o en una lógica de “cambiar el mundo sin tomar el poder” (retomando el título de la conocida obra de John Holloway), orientada al éxodo o al contrapoder permanente. A pesar de ello, la radicalización altermundialista movió también el espacio político-electoral y creó unas mejores condiciones para la izquierda opuesta al neoliberalismo, favoreciendo la emergencia de partidos e iniciativas políticas que, bajo distintas cristalizaciones programáticas y organizativas, expresaban electoralmente el descontento de una parte, minoritaria, de la sociedad. Pero los intentos de articularlas a escala europea no pasaron de ser o meramente formales o simples marcos de discusión.

    En el campo de las fuerzas que giraban entorno a los Partidos Comunistas (o postcomunistas), con la excepción de los ortodoxos KKE y PCP en Grecia y Portugal, se constituyó el Partido de la Izquierda Europea (PIE), bajo la autoridad política y moral primero de Rifondazione Comunista (referente de este campo político desde la contra-cumbre de Génova en Julio de 2001 hasta su auto-inmolación con la entrada en el gobierno Prodi en 2006), y después de Die Linke en 2007. Pero el PIE no ha pasado de ser una espacio de encuentro por arriba entre fuerzas políticas de ámbito nacional/estatal, con poca visibilidad europea, escasa capacidad de actuación en común, enormes contradicciones y limitaciones estratégicas, y bastante dependencia de las necesidades y giros tácticos de su partido-faro de cada momento.

    En el campo anticapitalista, a inicios de los años 2000 surgieron las Conferencias de la Izquierda Anticapitalista europea. Con un peso importante de la LCR francesa (presente en el parlamento europeo desde 1999 y cuyo candidato presidencial Olivier Besancenot obtuvo un 4’25% en 2002), y la participación del Scottish Socialist Party escocés, el Bloco de Esquerda Portugués, la Alianza Rojo-Verde danesa (estos dos últimos miembros a su vez del PIE), la propia Rifondazione en sus primeros compases, y diversas fuerzas menores de otros países, la Conferencia celebró encuentros regulares de pequeño formato durante varios años, pero tampoco consiguió llegar a más. En 2008, en ocasión del cuarenta aniversario del Mayo del 68 y en pleno proceso de lanzamiento del Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA) en Francia por parte de la LCR, nuevos encuentros de fuerzas radicales fueron convocadas. Pero la posterior crisis y declive del NPA, así como la pérdida de centralidad de Francia en las luchas sociales tras el estallido del crack financiero, apagaron este segundo intento.

    Las presiones de las situaciones de cada país, las urgencias inmediatas y no siempre concordantes entre sí de cada fuerza política, la lógica nacional/estatal de la competición electoral (con la excepción aún parcial de las elecciones europeas), la desconexión entre lo político y lo social del periodo anterior, y las crisis y altibajos recurrentes, propias de un momento histórico de transición, que muchos de los partidos referentes para los diversos espacios de la izquierda (Rifondazione, Die Linke, NPA, y ya en tiempos actuales Syriza) fueron padeciendo, explican los balances muy limitados de las coordinaciones transfronterizas europeas en el terreno partidario desde los albores del presente milenio.

    El Plan B emerge ahora como una iniciativa sociopolítica, en el que fuerzas políticas y organizaciones sociales conviven y en el que la discusión política-estratégica está presente, con un formato que mezcla reflexión partidaria y activismo social y en el que se mezclan los ecos de los foros sociales y de las ágoras de las acampadas. Enfrenta, sin embargo, un escenario en el que las fuerzas de ruptura con la austeridad presentan un desarrollo muy desigual a escala europea, toman forma bajo experiencias muy dispares y se mueven en un contexto global donde en la mayoría de países del continente, excepto en aquellos donde ha habido proceso de lucha decisivos, el malestar social está siendo canalizado por la extrema derecha. Hay pocas fuerzas políticas que puedan hoy empujar en dirección a una europeización de la reflexión estratégica sobre la ruptura. y más cuando las principales experiencias se encuentran en la periferia geopolítica no sólo de la UE sino también de la propia izquierda europea. La “esperanza Syriza” se desvaneció en un tiempo récord, y la Unidad Popular fracasó en Grecia en su intento de articular una alternativa defensiva a Tsipras. El Bloco Portugués carece de proyección europea suficiente y Podemos no ha tenido desde su fundación, más allá de sus relaciones con Syriza y con algunas figuras públicas de la izquierda internacional, una política activa en el terreno europeo. Y el laborismo de Corbyn o la izquierda independentista escocesa representada por RISE se encuentran en los perímetros de las dinámicas continentales, demasiado alejados para tirar del carro.

    Desafíos

    Tras las jornadas de Madrid, el Plan B tiene dos grandes desafíos, en un marco de ausencia de fuerzas políticas y de movimientos sociales que hasta la fecha hayan podido actuar de palanca y motor internacional de las resistencias y las alternativas. El primero, desarrollar una crítica consistente a las políticas de austeridad y a la UE, y no quedarse en aproximaciones demasiado superficiales. Hay que saber gestionar una amplísima pluralidad de enfoques en temas clave (euro, análisis de la UE, concepción del cambio político y social…) cuyo acuerdo fundamental es el rechazo a la “vía Tsipras” de capitulación ante el poder financiero. Pero esto es el comienzo, el punto de partida. El de llegada debe ser la formulación de horizontes estratégicos plurales compartidos que dibujen una senda alternativa de ruptura. Una ruptura que es la pre-condición para un cambio en positivo.

    El segundo, formular tareas prácticas que vayan más allá de la mera organización de nuevos encuentros. Necesitamos apuntalar campañas internacionales o jornadas de movilización global que den una perspectiva concreta a un nuevo internacionalismo desde abajo. Ahí es donde el proceso de los Foros Sociales Europeos acabó estancándose, siendo incapaz, más allá del lanzamiento de la jornada del 15F de 2003 contra la guerra de Irak, de pasar de los encuentros y de su propia preparación a una fase de lanzadera de campañas y acciones comunes. Por ello, la convocatoria de una jornada de movilización internacional el 28 de Mayo es una excelente iniciativa que sintetiza a la vez el significado de las luchas sociales de los últimos cinco años y los intentos de construir nuevas herramientas políticas. Tiene por delante un reto tan simple como ambicioso: sincronizar esperanzas y esfuerzos más allá de las fronteras,

    ]]>
    2016-02-22 10:10:27
    <![CDATA[Pequeñas Revoluciones - No es coyuntural, no es un error, no es casual…]]> En los últimos días hemos podido ver en todos los medios de comunicación algunas imágenes que pensé que no deberían tener cabida en un país democrático. He visto sentados en el banquillo a 8 trabajadores de AIRBUS para los que el fiscal en una estricta aplicación de la ley pide ni más ni menos que 8 años de cárcel, supuestamente por los desórdenes producidos en un piquete de huelga. Mientras esto ocurre, es muy difícil encontrar en la jurisprudencia española  sentencias que hayan condenado con tanta dureza a los empresarios que impiden el derecho de huelga o que vulneran los derechos de los trabajadores.

    He visto también cómo una mujer maltratada podía ingresar en prisión al haber sido condenada por desobediencia por no facilitar el régimen de visitas a su hija menor por parte del padre maltratador mientras este, condenado por maltrato, estaba libre.

    He visto cómo dos titiriteros ingresaban en prisión sin fianza por el supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo por haber expresado una opinión en una obra cuya creación debería estar amparada por la libertad de expresión y de opinión. A la misma vez, hemos conocido cómo las amenazas de muerte de un neonazi a una concejala de IU se saldaban con una sentencia en la que se le condenaba a 120 euros de multa.

    Estos mismos días hemos visto desfilar a los concejales y asesores del PP de Valencia declarando sobre un supuesto delito de blanqueo de capitales y marchándose en libertad en calidad de investigados. Es habitual que algunos imputados por delitos de corrupción o malversación de dineros públicos lleguen al juzgado en coches con chófer y se vayan a dormir tranquilamente a sus casas como Rodrigo Rato o Miguel Blesa.

    Y viendo todo esto creo que muchos ciudadanos tenemos la sensación de que vivimos en el mundo al revés.

    Muchos tendrán la tentación de culpar de esta situación a los fiscales al servicio del Gobierno o a los jueces que dictan sentencias desorbitadas que generan alarma social, pero yo creo que este no es el problema, aun sabiendo que hay sentencias que son un disparate y que en la administración de justicia existen funcionarios más o menos acertados en su trabajo, que como es obvio tienen ideología e interpretan la ley a veces según su criterio.

    El problema no está en los jueces o fiscales, que sin duda pueden tener responsabilidades en casos concretos, sino en el modelo punitivo que se ha ido estableciendo en este país. El derecho penal debería ser capaz de trasladar al conjunto de la sociedad el modelo de valores, de derechos, de convivencia que una sociedad ha decidido darse. El derecho penal debería responder, por tanto, al modelo constitucional de nuestro país, que no es otro que el de un estado social y democrático de derecho, y contribuir a protegerlo. Es decir el derecho penal debería ser capaz de contemplar el castigo de las conductas que atentan contra los derechos y libertades, contra los derechos de los ciudadanos, con equilibrio y proporcionalidad, y esto es lo que a través de modificaciones legales cargadas de ideología partidista y presiones de todo tipo en los últimos años se ha perdido.

    Se ha utilizado la legislación penal para dar respuesta  a las coyunturas políticas o sociales para fortalecer posiciones partidistas, para  castigar conductas que siendo legales eran incómodas y para consolidar un modelo en el que lejos de favorecer el ejercicio de libertades se ha tratado de limitarlo. Se ha utilizado el código penal y otras leyes sancionatorias de carácter administrativo para amedrentar al disidente, para neutralizar la protesta y también para blindar al poderoso.

    Si examináramos la legislación punitiva en nuestro país, nos encontraríamos con la absoluta desproporción que existe entre el castigo de unas conductas y otras. Conductas que afectan al espacio individual patrimonial de cada ciudadano son tratadas con penas importantes, mientras los daños ejercidos sobre los bienes colectivos o las libertades públicas son tratados con menos dureza.

    Esto no es coyuntural, no es un error, no es casual, es fruto de un trabajo constante y premeditado realizado en los últimos años por los gobiernos de turno, especialmente del PP, pero también con la complicidad del PSOE en muchas ocasiones, para blindar con la amenaza de la aplicación de la ley penal un modelo social alejado del que nos dotamos en el Constitución Española. Un modelo que ha conseguido tener unas leyes que benefician a los poderosos y es extraordinariamente duro con los débiles, con las mayorías sociales.

    Los ejemplos que señalaba al inicio son expresión de todo esto.

    La justicia no puede ser las sentencias que dicten los jueces, que son meras aplicaciones más o menos acertadas de la ley. La justicia en un estado democrático tiene que ver con la garantía de los derechos protegidos y con la proporcionalidad y equidad de la pena prevista.

    A mi juicio, si hoy existe sensación de impunidad en la sociedad  española, si muchos ciudadanos creen que no hay justicia, no es por la cuantía de las penas impuestas a los autores de los delitos, sino por la falta de explicación racional y de proporcionalidad entre el mal causado, los hechos cometidos y la pena impuesta. Y esto tiene que ver con las leyes aprobadas, con la calificación y cualificación de los delitos que en modo alguno ha sido inocente.

    Cambiar este modelo punitivo es fundamental para avanzar en una sociedad más democrática y más justa, modificar las leyes, construir un modelo penal que refleje el sentir ciudadano y que garantice los derechos y libertades individuales y colectivos de todos y todas  debe ser una prioridad en nuestro país.

    Para esto también yo deseo un gobierno de cambio en nuestro país, un gobierno que refleje la opinión mayoritaria de los españoles expresado en las urnas y que pueda devolver la dignidad a una sociedad maltratada por leyes tan injustas. Creo que quienes tienen en su mano esa posibilidad deberían entender bien la pluralidad expresada en las urnas, el nuevo escenario político, deberían dejar la soberbia y el tacticismo para otros espacios, deberían ser conscientes de  la situación de emergencia social y democrática de nuestro país y deberían apostar por un programa de cambio por la izquierda porque la derecha y las políticas derechas nos han traído hasta aquí.

    ]]>
    2016-02-13 07:40:21
    <![CDATA[Geopolítica del caos - ¿Por qué no cae ningún capo gringo del narcotráfico?]]> Lo llamaron “Plan Colombia” y se inscribía en la estela de la “guerra contra las drogas” declarada por el mentiroso presidente Nixon hace 40 años. Lo suscribieron su sucesor Bill Clinton y uno de los peores presidentes que haya sufrido Colombia, Andrés Pastrana.

    La pasada semana se celebró en Washington el 15 aniversario del “Plan”. Con reunión masiva en el ala este de la Casa Blanca y una superfiesta en la embajada colombiana, que inauguraba local. Allí se anunció una secuela que se llamará “Paz Colombia”, si el Senado le aprueba a Obama unos cientos de miles de dólares que añadir a los teóricos 10.000 millones ya gastados.

    En principio, el objetivo central del Plan era combatir el narcotráfico, acabar con la producción y consumo de drogas, especialmente de la cocaína. Pero pronto, en la estela de una guerra fría que seguía vigente en América Latina, se orientó fundamentalmente a la lucha contra la subversión, representada especialmente por las FARC, que entonces contaban con 25.000 miembros y podían poner en jaque al Estado en numerosas zonas del territorio colombiano.

    Helicópteros, pertrechos, asesores, para acabar con la “guerrilla comunista”, fueron el centro del convenio. Más adelante, a través de operaciones encubiertas con la CIA y la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) tristemente célebre por las revelaciones del perseguido Edward Snowden sobre sus actividades de interceptación y espionaje ilegal en todo el mundo, se vendió al Gobierno de Uribe tecnología sofisticada, especialmente las denominadas “bombas inteligentes” que contribuyeron a abatir jefes guerrilleros como el mando militar Jojoy, Alfonso Cano o Raúl Reyes, este último en territorio ecuatoriano mediante el apoyo logístico de la base militar estadounidense de Manta, hoy clausurada por el presidente Correa.

    A pesar de los duros golpes infligidos a la guerrilla, “daños colaterales” incluidos, el Plan Colombia no consiguió terminar con las FARC, que han seguido ocupando territorio con más de 10.000 efectivos y manteniendo en jaque a las fuerzas militares. Por eso el actual presidente, Juan Manuel Santos, aun cuando fue ministro de Defensa con el guerrerista Uribe, decidió nada más iniciar su mandato entablar unas conversaciones de paz que se han desarrollado en los últimos años en La Habana, que ya han conseguido la tregua en las acciones de la guerrilla y permitirán alcanzar la paz negociada en los próximos meses. Lo que no consiguieron el Plan Colombia ni el Ejército en medio siglo, lo han logrado civiles y jefes guerrilleros sentados en una mesa desarmada en la capital cubana.

    Junto al énfasis guerrero, la vertiente “antidrogas” del Plan Colombia ha desplegado su acción en los últimos 15 años, principalmente centrada en la fumigación aérea de los cultivos. Así como en el aspecto militar del acuerdo el dinero “donado” debía emplearse en la compra de todo lo empleado – “incluidas las botas de los soldados”, según me informaba un alto cargo del Gobierno Uribe–, en este caso, las beneficiarias de la fumigación eran, además de los aviones alquilados, las multinacionales químicas Monsanto y Dow Chemical, que se deshacían en Colombia a precio de oro de venenos cuya aspersión ya está prohibida en el mundo civilizado por la presión ecologista e incluso de los organismos de Naciones Unidas.

    Cuatro millones de hectáreas han sido fumigadas en territorio colombiano durante el Plan Colombia, obligando al traslado de cultivos sin eliminarlos, antes bien aumentando el área sembrada de coca y, según el gran periodista Antonio Caballero (antiguo columnista de Público), “arrojando a los campesinos cocaleros en brazos de las guerrillas que los defienden y a las que pagan protección”.

    Junto al Plan, los agentes de la poderosa agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) han operado en Colombia a sus anchas como una dependencia clave de la Embajada en Bogotá. Con sus investigaciones han logrado centenares de detenciones seguidas de extradición, para que cuenten lo que saben y enriquezcan el patrimonio informativo y la capacidad de presión de la agencia a todos los niveles, incluyendo centros de poder económico y político.

    Más de mil extraditados desde Colombia. Célebres narcos como Pablo Escobar abatidos o grandes narcos, como los jefes del cártel de Cali, conducidos a cárceles estadounidenses. En estos días, el Chapo Guzmán, tras su enésima fuga, trincado en medio de la horterada que persigue a este tipo de personajes y reclamado de inmediato por la potencia del Norte…

    Pero la pregunta que servía de titular a este comentario sigue en el aire.

    Las toneladas de cocaína y heroína llegan puntualmente a Estados Unidos desde Colombia, México, Panamá o Perú para su distribución en su inmenso territorio mediante redes bien organizadas, hasta llegar, con pureza variable, al ejecutivo de Wall Street o al negro lumpen del Bronx…¿Quién las recibe? ¿Qué fantasmas invisibles se hacen cargo de las avionetas, los submarinos o las mulas viajeras que arriban a los aeropuertos con su carga de coca?

    ¿Por qué se habla de “chapos”, “escobares”, “orejuelas”, y jamás de un capo estadounidense? ¿Por qué nadie investiga cómo se manejan las inmensas cantidades de dólares que sin duda manejan los bancos lavadores del destino final de la droga, infinitamente superior en valor al de la compra de la hoja al perseguido campesino cocalero?

    Hace tiempo, García Márquez le preguntó reservadamente a Clinton sobre todo esto. Más o menos le contestó que la respuesta era un grave problema de Estado y que se sabría, al modo de los misterios de Fátima, dentro de varias décadas.

    Mientras tanto, los mayores consumidores y agentes del negocio de la droga son de la misma potencia que aparece como perseguidora implacable del narcotráfico.

    Como decía el paisano citado por Carlos Fuentes refiriéndose a los gringos: “Ellos ponen sus narices, nosotros los muertitos”.

     

    ]]>
    2016-02-12 07:10:06
    <![CDATA[El Churro Ilustrado - ESPAÑOLES: EL CHURRO HA MUERTO]]> Españoles: El Churro… ha muerto.

    Efectivamente. Tenemos que ser Francos. Esta revista de papel aceitoso que llegó a los kioscos por primera vez hace justo un año llega a su fin. Esperábamos durar más que Rajoy, pero no ha podido ser.

    Desde que empezamos nos tacharon de locos por querer llevar a los kioscos una nueva revista satírica en papel. Y parece que lo estábamos. Locos por pensar que la gente quiere comedia y locos por pretender vivir de ello.

    Han sido 5 números, 10 meses, más de medio centenar de colaboradores y más de trescientas páginas de las que nos sentimos muy orgullosos. (Hay una que no tanto, pero no viene a cuento ahora ponernos a hacer autocrítica)

    Si alguien quiere completar su churroteca aún puede conseguir los ahora incunables en esta dirección:

    http://www.paninicomics.es/web/guest/search_product?search=CHURRO+ILUSTRADO&gaq=CHURRO+ILUSTRADO

    Muchas gracias a todos los que habéis comprado, habéis leído y /o/u habéis reído con algún churro. Y a los que nos habéis seguido por redes sociales o en el blog de publico.es también se lo agradecemos, pero menos. Por la ley D´hont si no pagas tiene menos valor.

    Por lo que pudiera pasar dejamos la churrería entreabierta con el cartel de “Se traspasa”. Y si conseguimos traspasarla… Llegaremos al otro lado.

    ¡Salud y chocolate!

    Los churreros mayores.Churro-RIP

     

    ]]>
    2016-01-02 12:30:18
    <![CDATA[Marco Incomparable - Eva Carneiro contra José Mourinho]]> mourinho-carneiro-reuters

     

    Primero le cayó una bronca de José Mourinho por hacer su trabajo (es decir, por atender a un jugador de su equipo sin tener demasiado en cuenta el reloj ni el marcador). El detalle le valió el apelativo de “hija de puta” por parte de su jefe. Después el entrenador la vetó en el banquillo para que fueran otros miembros del equipo médico quienes asistieran a los encuentros del Chelsea.

     

    En medio de todo este enfrentamiento con alguien tan racional y de trato fácil como es el técnico portugués, la doctora gibraltareña Eva Carneiro se encontró en las páginas de The Sun con la venganza de un exnovio que aprovechaba el momento justo para subirse al carro de la popularidad.

     

    Que si le gustaba el sexo más que a un tonto un lápiz, que si iba a atender a los jugadores de noche y volvía a la mañana siguiente… todo aderezado de palabras como “ninfómana” y de unas enormes ganas de revancha. Información muy relevante para juzgar la competencia profesional de la médico.

     

    Según el diario inglés The Independent, si la Federación Inglesa de Fútbol (FA) considera los insultos de Mourinho a Carneiro “sexistas”, el entrenador podrá ser sancionado con cinco partidos por su comportamiento.

     

    Mientras tanto, esta mujer convertida de la noche a la mañana en villana para los seguidores de Mou y en heroína para quienes no entienden las filias ni las fobias del entrenador portugués, ha decidido abandonar el equipo en el que hasta ahora trabajaba y se plantea demandar al Chelsea por no ampararla ante los ataques públicos del técnico. Un episodio lamentable para un club que no parece haber estado a la altura en una situación de posible sexismo por parte de uno de los miembros más destacados del equipo.

     

    ]]>
    2015-09-24 08:35:26
    <![CDATA[Ciudad Popular - Smart cities: Negocio, Poder y Ciudadanía]]> I. La tecnología no siempre juega a favor de los ciudadanos. O los usos contradictorios de la revolución informacional.

    En el año 2010 IBM lanzó una campaña publicitaria: Smart Cities Challenge. Y en el  año 2011 lanzan un nuevo producto dirigido a un público específico y extenso: los gobiernos locales: Intelligent Center for Smarter Cities. Se trata de ofrecer el tratamiento de la información  utilizando las tecnologías informatizadas o digitalizadas para exponer las problemáticas urbanas y las respuestas más generalizadas. Sobre transportes y movilidad, salud pública, vivienda, seguridad ciudadana, estado del espacio público, gestión de los servicios urbanos básicos (agua, energía, infraestructuras, etc.), reconversión de zonas degradadas o en proceso de cambio, grandes proyectos expansivos, etc. Las informaciones y las soluciones devienen “objetivas”  y  las grandes empresas de servicios (con frecuencia más privadas que públicas) se presentan como poseedores de las respuestas. Algunas grandes ciudades compraron el producto, Rio de Janeiro la primera, con resultdos más que dudosos. Luego este producto y los similares han ido vendiendo a las ciudades cualquier cosa que se etiqueta “smart city”.

    Hay que tener en cuenta el porqué de la emergencia de este mercado y del éxito del eslogan. Las administraciones locales por una parte son las hijas menos queridas de los Estados. Poseen escasos recursos en relación con las demandas sociales de proximidad. Son minusvaloradas en el escenario público y se les considera con frecuencia reacias a la modernización o al localismo. Por otra parte  en las últimas décadas las instituciones políticas y los partidos han perdido credibilidad y los ciudadanos mantienen una cierta confianza en gobiernos locales y es en este marco que pretenden acceder o conquistar sus derechos y reivindicaciones. Las dinámicas participativas y las políticas neoliberales han coincidido sin pretenderlo en revalorizar las políticas locales. En unos casos con vocación democrática  y en otros casos en transferirles competencias inasumibles y favorecer las privatizaciones. En este entorno, global y local, las ciudades grandes y medias especialmente, han emergido como actores sociales, representados por los gobiernos y las elites locales. Las ciudades se hacen publicidad: globales más o menos, competitivas, sostenibles, integradoras, inteligentes, del conocimiento, participativas, atractivas, de calidad de vida, etc. Unas etiquetas que en muchos casos sirven para legitimar políticas locales casi siempre contradictorias respecto a los objetivos que se anuncian. Se vende la ciudad a favor de unas minorías que se lucran de los acelerados procesos de acumulación de capital mediante usos depredadores,  intervenciones especulativas y  mercados cautivos.

    IBM no es  una ONG, ni un organismo bien intencionado de Naciones Unidas, ni una federación de entidades públicas o ciudadanas. Es una empresa integrada en el capitalismo financiero global que únicamente pretende conseguir un lucro a corto plazo para lo cual precisa la comprensión de los gobiernos nacionales y la complicidad de las grandes empresas de servicios. Es una gran multinacional que sirve y se sirve a y de los poderes políticos y económicos de cada país. En la práctica persigue tres objetivos. Primero: vender hardware en muchos casos sobredimensionado o inadaptado al gobierno o municipio. Se aprovechan del papanatismo de políticos o funcionarios que pretenden situarse por una vía rápida en la última modernidad. O por complicidad corrupta. Es escandaloso el coste o el despilfarro que se producen en nombre de la tecnología y de la información, de la falsa sostenibilidad o de la gestión privada de servicios de carácter público. Segundo: la tecnología comporta un conjunto de ítems e indicadores sectoriales, sin relacionarse los unos con los otros. Lo cual no tiene en cuenta las necesidades de las poblaciones pues la vida urbana requiere políticas integrales e intedependientes. Gran parte de la información no es de fácil acceso ni de comprensión para la gran mayoría. Y sobretodo en muchos casos la información es poco significativa. Por ejemplo la magnitud de las desigualdades o los beneficiados del uso de la ciudad no aparecen. Tercero: se uniformizan las políticas al margen de las estructuras y comportamientos sociales, las culturas históricas locales, las prioridades que requieren cada lugar. Es la versión tecnoeconómica de la “ciudad genérica”. Las ciudades pierden identidad colectiva y la ciudadanía se atomiza. Los ciudadanos lo son cuando son “conciudadanos” y se pueden identificar con su lugar.  Todo ello legitimado por las”nuevas tecnologías” cuya aplicación nos dicen conseguiremos ciudades maravillosas y ciudadanos felices. Una anécdota. Una autoridad barcelonesa (ahora exautoridad) declaró en un marco internacional que mediante el uso de las tics (tecnologías de información y comunicación) se resolverán las desigualdades sociales.

    IBM ha puesto de moda el anglicismo Smart City que ha sustituido su equivalente en castellano,  ciudad inteligente, que es menos excitante polisémico. También otros términos o eslóganes han pasado de moda como algunos ya citados: ciudades competitivas, del conocimiento, con marca reconocida, creativas, etc. El término smart deviene multívoco:  inteligencia, inmediatez, accesibilidad a todo tipo de conocimientos, progreso, ultramodernidad, al alcance de todos los ciudadanos, etc.  El término smart city en sí mismo es, o parece,  neutro. Su uso, como se ha expuesto, no lo es. Las tecnologías transformadoras de la vida social en sus inicios representan una promesa. Pero en sociedades altamente desiguales y poderes políticos cómplices sus usos sociales se pervierten. Como ocurrió en otros momentos históricos en los las tecnologías juegan un importante rol de cambio. Es el caso primero con el vapor y la gran industria.. También con  la segunda revolución protagonizadas por la electricidad y la telefonía. Y  ahora con la informatización. La historia nos enseña que las promesas de las grandes  innovaciones tecnológicas han servido para lo bueno o para lo malo, para mayorías o para minoría, con efectos positivos o todo lo contrario. En todo caso no son neutras. Sus usos han sido casi siempre ambivalentes.

    Algunos ejemplos. La industria, a partir del vapor, fue durante décadas un gran progreso económico y una escandalosa regresión social para las clases populares, migrantes del campo a la ciudad. Las innovaciones en la organización del trabajo fueron casi siempre a lo largo del siglo XIX y inicios del XX en detrimento de los trabajadores y trabajadoras. La electricidad representó un gran progreso social y económico a finales del siblo XIX cuando se supo aplicar la tecnología para usos prácticos: alumbrado de las calles, transportes, fabricación de todo tipo de productos, etc. Pero aún hoy en mucha ciudades la electricidad no llega a barrios y calles y viviendas, incluso en Europa. Los sectores populares pudieron utilizar los transportes pero los tranvías y los metros hicieron posible que fueran gradualmente excluidos de la ciudad central y expulsados hacia zonas periféricas. Antes caminaban 15 o 30 minutos, ahora deben pagar el precio del transporte y  a su jornada de trabajo se le añaden en muchos casos dos, tres o más horas del transporte. Los semáforos en teoría regulan la circulación y protegen a los ciudadanos. Pero representan un alto coste para la ciudadanía, generan una cultura de la prisa y multiplican los accidentes. Una ciudad sin semáforos, excepto grandes vías, obligaría a una movilidad tranquila.  El coche urbano va aparejado a los semáforos, autovías segregadas y dispersión urbana. Es la conversión del ciudadano en individuo atomizado y la  creciente dinámica disolvente de la ciudad.   Por lo tanto sería ingenuo pensar que la revolucion informacional es y será una fuente de bienestar para el conjunto de la población. Dependerá de cómo se confronten los poderes económicos y en gran parte políticos y las redes y comunidades ciudadanas con vocación democratizadora. Unos con afán de concentrar la información, como es el caso hoy de Smart Cities. Los otros que combaten por el hardware abierto y  el software libre

    II. Tecnologías y Bienes comunes. O como hacer posible socializar los usos de las tecnologías informacionales.

    Un  geógrafo y urbanista, Michael Batty, en un artículo de 2013 (Dialogues in Human Geography) analiza las bases de datos sectorializados y constata que no permiten entender las dinámicas urbanas. Considera indispensable conocer los movimientos de la población y las movilidades urbanas y relacionarlo con la evolución de los usos y los precios del suelo. A partir de lo cual pone en cuestión las bases de datos, el Big Data y le contrapone el Data City producido desde la base por parte de los actores urbanos. Y advierte del peligro de la concentración de la información en las cúpulas de los poderes políticos y económicos que en muchos casos, conscientemente o no, presentan las informaciones de forma tal que no se pueden deducir los factores causales de los procesos urbanos. No basta que exista la información, es necesario  participar en la producción de la misma. En la la sociedad industrial capitalista, basada en la acumulación del capital,  los propietarios del mismo poseen las infraestructuras y los productos materiales y lo convierten todo en mercancía, incluso el trabajo humano. En la sociedad informacional las infraestructuras, Internet y Webs, las autovías de comunicación  y los contenentes o soportes de la producción inmaterial, son, o deben ser consierados,  de naturaleza pública. Lo cual no impide que el marco económico y jurídico existente tiende a privatizar los usos de la información.

    La tecnología informacional nace a partir de dos bases que legitiman el “bien común”. Aparecen y se desarrollan en el ámbito público y  con un protagonismo destacado de sus creadores a partir de su capacidad innovadora. La cultura  en la que emerge esta creatividad  no tiene nada que ver con el capitalismo industrial, procede más bien de una cultura humanista y postmoderna, individual y relacional, libertaria  y no institucional,  de organización horizontal y de rechazo a  la concentración del “capital inmaterial”. Valoriza la libertad individual y las comunidades de base, el acceso universal a la información y la multiplicación de lazos sociales, promueve la creatividad y rechaza la propiedad privada sobre los bienes inmateriales. Pero la realidad no es tan justa y benéfica como sus promesas.

    Veamos primero lo más elemental: el acceso a la información y al conocimiento.  Se impone la tendencia a la centralización de la información y a las consiguientes limitaciones de acceso. Las administraciones públicas son muy reticentes a  facilitar una parte importante de la información. Las empresas privadas, incluso las que gestionan servicios públicos o de interés general, mucho menos.El caso de IBM y su campaña de Smart Cities son el ejemplo más expresivo de la voluntad de excluir a la ciudadanía. Incluso las Universidades si bien ofrecen productos de conocimiento (como acceso a las tesis de doctorado o maestría, o los moocs) no informan del todo sobre las condiciones de producción del conocimiento: financiamiento por empresas privadas y las condiciones que imponen, remuneraciones reales del personal directivo y de los altos niveles académicos, controles ideológicos y económicos de las líneas de investigación. Un caso escandaloso es el control que una  oligarquía económica-académica, vinculada a los organismos financiadores de la investigación, controla los  comisiones teóricamente públicas que seleccionan los proyectos de investigación (es el caso de la Unión Europea) y también los comités   directivos de las revistas indexadas (la mayoría norteamericanas) que condicionan las carreras académicas. En cambio los investigadores y productores de información, sean del ámbito académico, profesional o social y las organizaciones o comunidades de base han promovido las normas que facilitan el acceso a todos los productos inmateriales.

    El acceso a la información y al conocimiento puede hacer morir de éxito. La acumulación de datos brutos y de informaciones sobre los conocimientos e ideas es enorme. El crecimiento es exponencial. Por ejemplo Google se sostenía con  40 000 servidores en 2004, un millón en 2007 y es probable que ahora supere los diez millones. Por lo tanto  hay que hacer un gran trabajo muy creataivo para facilitar el acceso a los datos que desea el usuario y los significados que permitan la comprensión de los aspectos de la realidad que interesan. La acumulación de información, la complejidad del acceso y la pobreza de los elementos interpretativos hace que la ciudadanía acabe más confusa y menos informada que en el pasado. De todas la prioridad hoy es garantizar el derecho a la Open Data, el acceso a toda la información y productos de conocimiento acumulados en las administraciones públicas, las aportaciones científicas y culturales y las empresas públicas en la medida que su producción es de interés general o se beneficia directamente del entorno territorial o cultural en que están insertas. El acceso a la información y sl conocimiento es un bien común. Hay una restricción: el derecho a la intimidad. Los datos personales, excepto los que tienen carácter público (pasaporte, dirección legal, tarjeta de seguridad social, etc), deben ser preservados si la persona no lo autoriza. Este derecho tiende sin embargo a ser vulnerado por ejemplo  por las empresas  para definir públicos-objetivo de la publicidad. Y, peor aún, el acceso a los datos personales facilita al poder político controlar a la ciudadanía y si es el caso reprimir a los opositores políticos, a los activistas sociales y los practicantes del pensamiento crítico. Es una parte negativa de la sociedad informacional..  Pero la parte positiva, real y potencial, puede ser libertadora.

    Las tics son, o pueden ser,  hoy un instrumento democratizador de la democracia. A pesar de las limitaciones debido al carácter embrionario de los usos y aplicaciones de las tics (tecnologías de información y comunicación) y de las tensiones que se generan entre la población, o los colectivos sociales más implicados, y los poderes públicos y económicos, el desarrollo de las tics y la progresiva socialización y empoderamiento por parte de la ciudadanía ofrece una oportunidad democratizadora. Los usos sociales de las tics son hoy un instrumento de resistencia a los poderes dominantes y de alternativas políticas, económicas y culturales. Las comunidades ciudadanas y las redes sociales son un instrumento potente de control, de crítica  y de denuncia , de reividindicación y de propuestas. Son o pueden ser un contrapoder, crean tejido social, se hacen fuerza colectiva. En segundo lugar las tics son  un medio para promover la economía compartida y la ciudad colaborativa. Se multiplican principalmente formas de consumo de bienes y servicios, de reparación y de producción, de construcción de pensamiento compartido, de crítica a los modelos políticos y económicos, de creación de nuevos espacios de vida colectiva y de síntesis de las tradiciones o elementos locales con las innovaciones culturales. En  tercer lugar los colectivos tienden a articularse, se complementan o se solidarizan unos con otros en territorios locales o regionales. Su propio desarrollo lleva a plantearse un pensamiento global y a generar articulación en ámbitos cada vez mayores. Hubo un tiempo en que se pretendía pensar globalmente y actuar localmente. Un discurso progresista pero marcado por un pensamiento vanguardista (up down).. Ahora se invierte la práctica intelectual y política: : se piensa local y se actúa globalmente (bottom up).

    III. Smart cities versus ciudad democrática y sostenible.

    Smart cities es un simple eslogan publicitario que ha sido asumido acrítica y mediaticamente por los medios profesionales, académicos y políticos. Aunque la crítica es cada vez más generalizada y esta “marca” oportunista y confusionaria tiene un futuro muy limitado. La cuestión no es el término, es lo que sugiere y se publicita. Imaginación, tecnologías de vanguardia, acceso directo a todo tipo de informaciones, conocimientos precisos de cada uno y de todos los servicios y de  las actuaciones de agentes públicos y privados, protocolos de aplicación de las mejores soluciones para todos los problemas, etc. Un cuento manipulador. Se cualfica al smart city y las tecnologías avanzadas como medio par que los ciudadanos sean protagonistas de la  gestión y transformaión de la ciudad., tanto a escala individual como asociativa. Si que pueden contribuir a ello pero no por medio del producto que se vende a partir de este eslogan promocionado por IBM. Las informaciones son de difícil acceso en muchos casos, no tienen en cuenta las relaciones causales entre ellas y no hay ninguna intención crítica ni propuestas innovadoras. No tienen en cuenta la radical especificidad de cada ciudad, contribuyen al uniformismo genérico que ya predomina en gran parte de las ciudades. El producto prefabricado  no es adaptable a una ciudad concreta.

    Las respuestas genéricas pretenden responder  a un problema específico. No solo son las  alternativas son  adecuadas. También son erróneas y negativas. La supuesta eficiencia de la propuesta reproduce el problema a una escala mayor. ¡Hay atascos en la red viaria? Se  proponen vias alternativas lo cual aumenta el espacio contaminado y congestionado. Se hacen estudios de movilidad vivenda-trabajo o cualquier otro tipo de movimientos cotidianos y se proponen aumentar las infraestructuras en lugar de promover transformaciones urbanas y reorientar los hábitos sociales. En cambio se hacen más autopistas urbanas, aunque sea por el subsuelo o por el aire, fraccionando o segregrando las periferias, generando discontinuidades y exclusiones, se multiplican los costes de energía no renovable y se contribuye al calentamiento del planeta. Los proyectos de “ciudades genéricas”,  proyectados por grandes empresas han resultado un fracaso, Un precendente fue el de la General Motor que propuso despedazar las ciudades americanas a base de multiplicar las autopistas. La “ciudad genérica” que anunciaba Forrester  (Urbab Dynamics, 1969) tiende a no ser ciudad.

    Un ejemplo del mal uso de las tecnologías  ocurre con con la obsesión securitaria.. Más seguridad, más cámaras, más controles,  más miedos, más despilfarro y más persecución a los diferentes. Se instalan cámaras por todas partes a sabiendas que no tienen casi ninguna utilidad práctica. Pero no se admiten  en las prefecturas y comisarías donde se practican malos tratos a delincuentes, sospechosos y ciudadanos detenidos arbitrariamente. El espacio público deviene espacio vigilado, peligroso si hay exceso de vigilancia o ausencia de la misma. Es un negocio para las empresas del ramo y los gobiernos dan imagen de autoridad. Se atemoriza a la ciudadanía, se la vigila más que se la protege. La tecnología no se pone al servicio de los ciudadanos, sino satisface la voluntad de control de los gobernantes. Otro ejemplo de mal uso de las tecnologías ocurre cuando se utiliza el medio ambiente para instalar en los edificios tecnologías sofisticadas, costosas de producción y de mantenimiento (como ocurre con las cámaras en el espacio público). En muchos casos no solo suponen un coste innecesario sino que generan problemas sanitarios e incomodidades  diversas al faltar el aire, el sol, las perspectivas, etc. Con frecuencia los edificios inteligentes a la hora del funcionamiento resultan bastante más tontos que los convencionales. Pero alguien ha obtenido beneficio con ello. En resumen con el smart city , gobiernos y grandes empresas, buscan prestigio, ostentación, negocio, control social y muy pocas veces el interés de los ciudadanos.

    Las tecnologías, sea cual sea la buena intención de sus diseñadores y gestores, no hacen la ciudad inteligente. Es el uso social de las mismas que pueden hacer la vida urbana más justa y de más calidad. También hay que tener en cuenta que con las tecnologías ocurre como con los modelos más o menos matemáticos aplicados a  la vida económica o política. Los modelos en el mejor de los casos iluminan una dimensión de la realidad pero no toda ni mucho menos, por lo cual presentan la realidad y su evolución de forma parcial, errónea, confusa, engañosa y contradictoria.. La tecnología no abarca todas las dimensiones de la vida urbana. La información por muy sofisticada que sea no es la copia de la realidad. Pero sirve en muchos casos para legitimar políticas públicas y privadas consideradas como “objetivas” cuando solamente son coartada para hacer negocios privados, ejercer control  sobre la sociedad  y confundir a la ciudadanía. Ya se sabe que es fácil mentir con las estadísticas (título de un viejo y clásico pequeño gran libro). Los ciudadanos se pierden en el laberinto informativo y se les presenta que “técnicamente” no hay otras alternativas. Se pretende desarmar intelectualmente a la ciudadanía. La realidad, traducida por la Big Data, oscurece de la ciudad real, injusta, despilfarradora, insostenible, excluyente y expropiada de sus derechos, de su historia y de sus esperanzas. El Smart City y el diseño y aplicación de la tecnología se pone así al servicio de la ciudad competitiva, la que prioriza la acumulación de capital respecto a la reproducción social, la que disuelve la ciudad en espacios lacónicos y atomizados, la que el valor de cambio substituye el valor de uso y el individualismo se impone al tejido social. La ciudad se pierde y la ciudadanía con los derechos propios de nuestra época  también.

    La alternativa es la ciudad colaborativa, una ciudad que  emerge en múltiples dimensiones de la realidad social por medio de múltiples iniciativas de base. Se pueden distinguir en el ámbito económico .la reparación y la producción,  el  financiamiento y el consumo. Se crean comunidades o grupos de autoayuda y de intercambio de habilidades para reparar o substituir productos manufacturados o digitales. El consumo se ha desarrollado más que cualquier otro tipo de colaboración: cooperativas, intercambio de servicios, trueques de tiempo, de productos, de formación, etc. Compartir bienes y servicios, desde la vivienda hasta el automóvil, desde electrodmésticos hasta cuidados a los que los precisan, etc. . Las actividades comunes solidarias ante sectores de población excluidos (del trabajo, la escuela, la vivienda, etc). El auge de la economía social es  un eje fundamental para el desarrollo de la ciudad colaborativa. Las formas de financiamento alternativo son ya muy conocidas: bancos éticos, cooperativas, monedas alternativas, etc.

    En el ámbito cultural y educativo también se multiplican distintas formas de colaboración que incorporan las tics para desarrollar una ciudadanía activa, En la educación formal y en muchos otros aspectos educativos y culturales en sentido amplio: formación continuada, reconversión de las habilidades profesionales ohobbys, talleres literarios o teatrales, intranets para reforzar las comuniddes de base, etc,. Especial interés es la creación colectiva de conocimientos y  el acceso a los descubrimientos científicos y las innovaciones técnicas es una cuestión clave para combatir la exclusión. En este ámbito es especialmente importante el acceso, o la denuncia  si es el caso, de los trabajos de investigación, de las patentes que se privatizan cuando son producto de un proceso social, las revistas excluyentes, los derechos de la propiedad intelectual, el reconocimiento de la formación en el seno de las comunidades de base. Estas comunidades generan pensamiento colectivo alternativo, promueven valores de horizontalidad frente a jerarquía,  impulsan la difusión universal de conocimientos accesibles a todos, revalorizan  el valor de la igualdad frente a la hegemonía de la sociedad competitiva y del desprecio,  de la solidaridad  contra la discriminación y de la libertad activa en la vida social. Y, obviamente, las comunidades ciudadanas, con las “tics” como armas exigen el carácter de “bien común” de la información, comunicación y conocimientos.

    En el ámbito político la ciudad colaborativa es la ciudad en proceso de reconquista.  El conjunto de actividades sociales colaborativas construyen espacios físicos, virtuales, simbólicos y políticos. La dinámica colaborativa tiende a expansionarse, integra política con economía, articula vida individual y colectiva,  supera la dicotomía Estado y mercado, une la historia local con la innovación global, construye un relato global a partir de las prácticas locales. Este ámbito en todo caso merecería un artículo específico. Ver la bibliografía adjunta sobre “los comunes” y los derechos ciudadanos.

    Pero no se trata de un relato que tiene final ni es necesariamente feliz. Las “tics” son hoy indispensables para la transformación social, para la ciudad como historia de progreso de la humanidad, para conquistar los derechos que los “Estados que se proclaman de Derecho” niegan. Las tics nacieron como promesa universal, como “bien común”. Sin embargo los Estados y los grupos económicos se han apropiado de los medios de información y comunicación, como hicieron con los bienes de producción. Se regula y se protege la propiedad privada, se facilita patentar todo tipo de innovaciones que han sido resultado de múltiples trabajos y de muchos actores, se dificulta el acceso a los conocimientos y a la información acumulada de las mayorías sociales. Históricamente las clases trabajdoras y sectores importantes de la intelectualidad, los profesionales y el mundo académico han promovido los cambios necesarios para ampliar los ámbitos de igualdad y de libertad, de racionalidad y de justicia. Ahora los tecnólogos, sean investigadores, diseñadores o gestores de las tics son actores indispensables de la concepción, la gestión y el acceso de los medios de información y comunicación al servicio de los derechos ciudadanos.

    William Mitchell, el teórico analista y precursor de los impactos de las tics en la ciudad (City of Bits, 1995, E-topia 1999) proclamó los tres objetivos de la aplicación de las tics a la ciudad: la sostenibilidad, la calidad de vida para todos y la equidad social. Podríamos añadir la construcción de la ciudadanía (o mejor: conciudadana según expresión de Étienne Balibar) a partir de las redes y las comunidades de base como ha expuesto Manuel Castells.. En cualquier caso no serán IBM, General Motors y Walt Disney (Celebration, la ciudad perfecta) los que responderán a los objetivos de Mitchell).

    Nota del autor

    Este texto debe mucho a las conversaciones, comentarios y notas escritas de Marta Continente, Mirela Fiori y Valérie Peugeot. Además Valérie me ha proporcionado algunos datos y  referencias bibliográficas que se citan en el texto (el rol de IBM, el artículo de Batty,) Las informaciones y reflexiones más precisas se deben a ellas. Sin embargo no se las puede responsabilizar de la crítica pesada de los malos usos del negocio  de las empresas vendedoras y su  soluciones prêt à porter.

    Bibliografía

    No pretendemos proporcionar una bibliografía básica sino solamente algunas referencias que han servido directamente a nuestro artículo.

    -Alternativas Económicas: Experiencias a Compartir. (Barcelona, 2015).

    -Bacqué, Marie-Hélène y Biewener, Carole: L’empowerment, une pratique émancipatrice,

    -La  Découverte, Paris 2013

    -Balibar, Étienne: Ciudadanía, AH Editora, 2013

    -Batty, Michael: Big Data, smart cities and city planning  Dialogues in Human Geography ,2013

    -Borel, S.,Demailly D.,.Massé D.: Les fondements théoriques  de l’économie collaboratives. Rapport Moral 2015, Association d’économie financière, 2015

    -Borja, J. La revolución urbana y los derechos ciudadanos, Alianza Editorial 2013 y  La ciudad conquistada, Alianza Editorial 2005

    -Botsman Rachel y Rogers Roo: What’s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption, New York 2001

    -Castells, Manuel: Redes de indignación y de esperanza, Alianza Editorial, 2015 y Comunicación y poder, Alianza Ed, 2009. Ver también  en la misma editorial la obra colectiva dirigida por M.Castells: La sociedad red (2006) y la conocida trilogía  La era de la información.

    -Coriat, Benjamin (director de la obra): Le retour des communs, LLL, Francia, 2015

    -Dardot, Pierre y  Laval,Chistian: Común. Essai  sur la révolution au XXI ème siècle,

    -La Découverte, Paris, 2014

    -ESPRIT:  Le partage, une nouvelle économie? Paris, julio 2015

    -Forrester, Jay:  Urban Dynamics, Pegasus Comunication, 1969

    -Harvey, David: Rebel Cities, Verso 2012 (en castellano Ciudades rebeldes, Del derecho a la ciudad a la revolución urbna, Akal, 2014)

    -Institut de Drets Humans de Catalunya: Efectos de las tecnologias de la información y la comunicación sobre los derechos humanos, Barcelona, 2010

    -Mitchell, William: City of Bits, 1995 y  E-topia 1999

    -Peugeot, Valérie: Collaborative ou intelligente. La ville entre deux imaginaires. Col. Territoires numériques, Paris, 2014.-La misma autora ha coordinado y ha contribuido con diversos textos en las obras colectivas Pouvoir Savoir,Caen, Francia, 2005,  y en Libres Savoirs, Caen, Francia, 2011).

    -Rifkin, Jeremy, The Age Of Access: The New Culture of Hypercapitalism, Where All of Life is a Paid-For Experience, Putnam Publishing Group, 2000

    Nos han sido especialmente útiles los textos destinados al  Master Gestión de la  Ciudad de la Universitat OBerta de Catalunya: Innovación en la gestión de la ciudad inteligente,  Barcelona, 2015, obra de Mirela Fiori (directora del Programa), Marta Continente, Valerie Peugeot, Anna Queralt y José María Subero Munilla. Obviamente la reflexiones críticas, a veces muy ácidas y abruptas, se deben al autor del artículo.

    ]]>
    2015-09-07 09:00:34
    <![CDATA[No hay derecho - Gobernar sin perder el impulso utópico *]]> Gerardo Pisarello
    Jurista y primer Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona  (@G_Pisarello)

    Conciudadanos y conciudadanas, representantes institucionales y sociales, vecinos y vecinas de todos y cada uno de los 73 barrios de la ciudad, ciudadana Alcaldesa:

    Para el grupo municipal de Barcelona en Común, esta sesión refleja un momento histórico, extraordinario.

    Miles de barceloneses y barcelonesas, sin pedir permiso a nadie y desafiando el discurso del miedo, han decidido abrir en la ciudad un nuevo ciclo político.

    Este anhelo de cambio nos compromete y nos responsabiliza.

    Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho alto y claro que sienten que la están perdiendo, que no quieren que Barcelona sea un simple escaparate, con desigualdades crecientes, con precariedad y al servicio de unos pocos.

    Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho también que no quieren tener unas instituciones opacas, que no los escuchan y que demasiado a menudo convierten la función pública en un negocio privado.

    Al igual que el 15 de mayo de 2011, este 24 de mayo los electores han dicho de manera muy clara que quieren más y mejor democracia. Democracia política y también democracia económica. Aquí, en las instituciones, pero también fuera de ellas: en los barrios, en las escuelas, en las empresas, en los lugares de trabajo.

    Esta reivindicación, al menos en parte, no es nueva. Es una voz antigua.

    Es la voz de la Barcelona libertaria y republicana. La ciudad de Joan Peiró y de Lluís Companys.

    Es la voz de la Barcelona que siempre se ha rebelado contra el centralismo, contra el autoritarismo y las injusticias.

    Es la voz de la Barcelona que tantas veces ha mostrado que es posible crear formas de producir, de trabajar, de vivir, basadas en la cooperación y no en la competencia descarnada de todos contra todos.

    Estamos aquí con la voluntad de honrar y enriquecer este legado, que no es patrimonio de ningún partido.

    Ahora que se hacen tantos cálculos y pronósticos sobre la gobernabilidad de la ciudad, quizá convenga recordar que la diversidad de concejales y concejalas que tenemos hoy aquí es el fruto de un hecho incontestable: el aumento de participación en todos los barrios de la ciudad, sobre todo en los barrios más humildes, de aquellos que habían perdido la ilusión en la política municipal.

    Los ciudadanos y ciudadanas, sobre todo aquellos con más dificultades, nos han dado una oportunidad para cambiar y dignificar las instituciones y para recuperar el empuje que Barcelona siempre ha tenido.

    No podemos fallarles. No tenemos derecho a frustrar su esperanza ni a pensar solo en nuestros intereses inmediatos.

    Si este consistorio quiere ser un auténtico parlamento de la ciudad, hará falta mucho diálogo y predisposición a aprender los unos de los otros.

    He escuchado atentamente al resto de grupos municipales. Agradezco de entrada la forma en que se han expresado y celebro la voluntad de colaborar que, unos con mayor intensidad que otros, pero todos de manera suficientemente explícita, han mostrado en su intervención.

    Tenemos por delante muchos retos compartidos: el primero de todos, devolver credibilidad a la política. Y esto quiere decir renovar las instituciones de forma leal, cambiando las maneras de hacer y mostrando que la función pública no es un lugar para el enriquecimiento personal, sino una actividad de servicio a la ciudadanía conforme a criterios de bien común.

    Por eso invitamos a todo el mundo, sin exclusiones, a apoyarnos, gobernando o desde la oposición, desde el acuerdo o desde la diferencia, para mandar obedeciendo: para mandar obedeciendo a una ciudadanía que exige ser partícipe real de las grandes decisiones y que exige, con razón, soluciones urgentes y equitativas a los problemas colectivos.

    Muchos de estos problemas tienen, ciertamente, que ver con un tipo de capitalismo financiarizado, sin bridas, que favorece la concentración de poder en pocas manos, que amenaza la pervivencia de los pequeños y medianos emprendedores, que genera sufrimiento y desigualdades entre sectores cada vez más amplios de la población y que pone en riesgo la supervivencia misma de la vida en el planeta.

    Los hombres y mujeres con que nos hemos ido encontrando a lo largo de esta campaña electoral no esperan que hagamos lo imposible o que cambiemos esta realidad de la noche a la mañana.

    Pero saben fundadamente que si modificamos algunas prioridades, si conseguimos acabar con ciertos privilegios inaceptables, y sobre todo, si acometemos desde el primer momento un cambio cultural, de mentalidad, podemos avanzar en la construcción de una ciudad en la que la vida pueda ser vivida con dignidad.

    La mayoría de barceloneses y barcelonesas están persuadidos de que podemos hacer las cosas mejor y quieren tener esta oportunidad.

    No empezando de cero, sino aprovechando lo que muchos concejales y concejalas antes de nosotros, lo que muchos alcaldes del pasado –desde Carles Pi i Sunyer al mejor Pasqual Maragall- y sobre todo, lo que miles de vecinos y vecinas del común ya han hecho por esta ciudad.

    En las elecciones del 24 de mayo, Barcelona en Común ha abierto esta posibilidad. Y lo hemos hecho a través de una mujer que encarna lo mejor que esta ciudad tiene para ofrecer.

    Barcelona ya ha tenido algún alcalde de origen popular. Hilari Salvador, el último alcalde de la Barcelona republicana, por ejemplo, era hijo de un pescador de la Barceloneta. Le tocó ser alcalde de una ciudad asediada y bombardeada. Era un hombre de gran coraje y muy a menudo se lo podía ver en la calle dirigiendo las tareas de salvamento poco minutos después de un bombardeo.

    Barcelona ha tenido muchas mujeres que han dado por ella lo mejor de sí mismas. Montserrat Roig, María Mercè Marçal, la ejemplar María Salvo, que está hoy aquí con nosotros, Emilia Llorca, inolvidable luchadora vecinal de la Barceloneta, y miles de mujeres, jóvenes y mayores, que batallan día a día para que la vida sea sostenible.

    Hoy asistimos a un hecho histórico: investir alcaldesa a una mujer sencilla y valiente, que es nueva en la política institucional, como muchos de nosotros, pero que lleva años, como muchos de nosotros, trabajando para garantizar derechos, para conseguir una sociedad justa, democrática, sin exclusiones y sin discriminaciones.

    Ada Colau, madre de un pequeño barcelonés al que querrá dejar un futuro pleno de oportunidades y esperanzas, personifica un proyecto colectivo, impulsado desde abajo por mucha gente. Un anhelo de cambio, un sueño que muchos de nosotros queremos convertir en realidad.

    Antes, durante y después de la campaña, ha dicho que quería ser alcaldesa de toda la ciudad.

    De una ciudad en la que no haya barrios de primera y de segunda.

    De una ciudad en la que nadie se sienta solo ni se sienta extranjero.

    De una ciudad no acepte resignada que haya gente sin casas y casas sin gente.

    De una ciudad que respete a la gente que vive, que trabaja y que genera auténtica riqueza en ella.

    De una ciudad más amable, hecha a la medida de nuestros niños, de nuestra gente mayor, es decir, hecha a la medida de todo el mundo.

    De una ciudad, por fin, capital de Cataluña y dispuesta a participar activamente en la construcción de un país mejor, más limpio y más justo.

    Este anhelo de cambio no es únicamente nuestro. Hoy se ha expresado también en Badalona, con Dolors Sabater; en Madrid, con la querida Manuela Carmena; en Zaragoza, con Pedro Santisteve; en Valencia, con Joan Ribó; en Coruña, con Xulio Ferrerio; en Santiago, con Martiño Noriega; en Cádiz, con José María González; y antes, en Ática, con Rena Dorou y en muchas ciudades europeas que piden un cambio similar.

    Queremos hacer un gobierno honrado y más justo. Y también queremos hacer un gobierno realista y responsable, que resuelva con la máxima eficacia los problemas concretos de la gente de esta ciudad. Sin embargo, sabemos bien que para conseguir aquello que es posible y necesario, será imprescindible preservar el impulso utópico que nos ha traído hasta aquí.

    Ese “sí se puede”, ese impulso, es el que nos han legado nuestros abuelos y abuelas, nuestros padres y madres, y es el que queremos dejar en manos de nuestras hijas e hijos. Porque como nos dejó dicho nuestro añorado Eduardo Galeano: “La utopía está siempre en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

    Muchas gracias y ¡que vivan los vecinos y vecinas de Barcelona!

    * Discurso pronunciado por Gerardo Pisarello, en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, en su toma de posesión como concejal y primer Teniente de Alcalde de la capital catalana, el 13 de junio de 2015. Traducido del catalán por la revista Sinpermiso.

    ]]>
    2015-06-15 00:35:26
    <![CDATA[De aquí a Lima - El lado oscuro de los premios gastronómicos]]> Fernando Ruiz

    El mundo de la alta cocina anda estos días recuperándose de la resaca de la gala de los World’s 50 Best Restaurants,  celebrada recientemente en Londres.  Este premio que concede la revista británica Restaurant y que es conocido también con el nombre del patrocinador, San Pellegrino (agua mineral propiedad de Nestlé)  compite en el universo galáctico de la mesa y el mantel almidonado  desde 2002 con las estrellas que concede la Guía Michelin desde 1926.

    Las diferencias de los criterios entre una lista y otra son grandes.  La Guía Michelin asigna “estrellas” a restaurantes que cumplen con los estándares de calidad en los siguientes puntos: calidad de los ingredientes, habilidad en prepararlos y combinar sus sabores, nivel de creatividad, consistencia de estándares culinarios, relación calidad precio. Es un premio global a la calidad de la comida. Los encargados de visitar los locales son personas que trabajan para la Guía con experiencia en el mundo de la hostelería y hacen su cometido de forma anónima. Las estrellas Michelin abarcan 23 países.

    Los Word´s 50 Best  llevan a cabo un ranking de restaurantes que se califican en atención, fundamentalmente, de  la experiencia gastronómica que, en conjunto, se obtiene cuando se visita. Es decir, además de la comida, se tiene en cuenta el local, el entorno,  el servicio… Los encargados de visitar los restaurantes son más de 900 personas, externas a la organización: cocineros, restauradores, críticos, gastrónomos, etc. Están divididos por regiones geográficas y cada experto tiene que votar por un número determinado de  restaurantes. El Top 50 incluye restaurantes de todo el mundo.

    A mi juicio ambos premios tienen naturalezas, criterios e, incluso, intereses geoestratégicos diferentes. Pero se complementan. De alguna manera la mayor virtud  de la lista de los Word´s 50 Best  es la de jerarquizar un poco el poder socializado de las estrellas universales que confecciona la Guía Michelin, que viene a ser, en pocas palabras,  un simple pero muy prestigioso certificado de calidad.

    Siempre he creído que en el mundo de la alta cocina hay una discriminación absoluta de la mujer. Gran parte de los míticos chefs aprendieron a darle vueltas al cucharón de la mano de sus madres y abuelas.  El ama de casa que, con muy pocos recursos, hace un extraordinario esfuerzo de imaginación todos los días para dar de comer lo que más gusta a los miembros de su familia,  la que hace “las mejores croquetas del mundo”,  la de la mano rota para la cocina, la trabajadora que al llegar agotada a casa soluciona la cena en un pispás, no aparece nunca cuando se habla de reconocimientos y alta cocina.  No vale decir que hay excepciones.  Las facultades y escuelas de cocinas están llenas de mujeres. Pero pocas veces llegan a jefe de cocina y jamás suben al podio.

    En el mundo de los premios hay intentos que,  por no tener verdaderamente asumido el papel de relevancia de la mujer en los fogones, roza el ridículo como es el de otorgar un premio al mejor chef hombre y otro al de la mejor chef mujer.  Los  Word´s 50 Best conceden en cada edición el Veuve Clicquot a la Mejor Chef Femenina del Mundo. Es una manera de garantizar la presencia de la mujer en los premios, pero es, desde cualquier punto de vista, discriminador porque marca la diferencia. ¿Nos gustaría un Premio Planeta para el mejor novelista hombre y para la mejor novelista mujer? ¿Alabamos un premio para la mejor pintora y otro para el mejor pintor? ¿Entenderíamos un premio Nobel de la Paz para  una mujer y otro para un hombre?. En alguno sitio leí que la magnífica cocinera Carme Ruscadella,  la única mujer del mundo que posee seis estrellas de la Guía Michelin, se negó a formar parte de las premiadas con el Veuve Clicot.

    Los premios gastronómicos son exageradamente subjetivos, están sometidos a poco contrl y están basados,  en buena medida, en equilibrios territoriales, conveniencias políticas (en el sentido más  generoso del término), moda imperante, mucha teatralidad y alguna que otra triquiñuela, que determinan el escalafón, las medallas y los banderines. Ni más ni menos como en algún premio español de gran alcurnia, en el que un año descalificaron a un finalista cuando averiguaron que no acudiría a la ceremonia de premiaciones.

    Es muy probable que  todo el exceso de marketing e intereses que rodea el mundo de la alta cocina sea imposible de erradicar a medio plazo. Más bien creo que vamos en sentido contrario.  El chef exitoso luciendo como galán de cine es una de las peores señales.

    Otro elemento tóxico de los premios  es el fenómeno en alza de la  “hooliganización” de la gastronomía. Se parte de un principio falso y perverso que es la búsqueda premeditada de una  obligada conexión entre los premios gastronómicos con la calidad de la gastronomía en el mismo país. A partir de aquí, con criterios de forofos deportivos y  de patriotismo mal entendido, se mezcla todo en la batidora y  tenemos un mejunje que confunde tu propio país  con la posición en los rakings de los premios de cocina. Y como pongas un pero o les discutas, te masacran. Igual que con el fútbol en algunos países. Pero los premios gastronómicos no tienen nada que ver con los premios deportivos, en los que hay una competencia real y física que se puede medir por número de victorias o por tiempos cronometrados. Pero al fanático eso le da igual. ¡¡Campeones, campeones, oe, oe, oe!!.

    Y  así vemos  a gente que salta enloquecida de alegría porque le han dado un premio internacional a un restaurante lujoso de su país, sin haber puesto los pies en el lugar; da igual el país que sea. Los mismos tics que el futbolero un lunes en la barra del bar. Es como ser devoto del Athletic de Bilbao y no haber acudido jamás a San Mamés, a la catedral.

    ]]>
    2015-06-05 22:14:31
    <![CDATA[La realidad y el deseo - En Izquierda Unida]]> Se acaba la campaña electoral. Los días pasan por el calendario y pasan por el corazón. Las experiencias nos cambian. Las experiencias dan conocimiento, mueven recuerdos, abren puertas, conforman un relato.

    Empecé la campaña con la idea de que era necesario ayudar a Izquierda Unida en una situación difícil. Acabo ahora con el convencimiento de que Izquierda Unida ha sido imprescindible para estar con la gente en estos años duros en los que el PP le ha robado el corazón a las instituciones de Madrid. Izquierda Unida es y será necesaria para ayudar a las personas en una situación difícil.

    He estado en muchos sitios. La vida cotidiana de Madrid existe más allá de la Puerta del Sol.

    La vida de Madrid sucede en los colegios, los institutos y las universidades que han sufrido el daño de los que pueden convertir la educación en un negocio privado. Cuando acudí allí, me encontré con el trabajo de Izquierda Unida.

    La vida sucede en los hospitales que han sufrido el ataque de los que pueden convertir la enfermedad y la salud en un negocio privado. Cuando acudí a la marea blanca, me encontré con Izquierda Unida.

    La vida sucede en las viviendas públicas que fueron vendidas a los fondos buitres para que los especuladores y un hijo de la alcaldesa de Madrid hiciesen negocio con la precariedad de las personas. Cuando las familias me contaron su necesidad de luchar para impedir el desahucio, Izquierda Unida estaba allí.

    La vida sucede en las puertas de las fábricas y los comercios, junto a los sindicatos que se oponen al desmantelamiento de los derechos laborales, el trabajo decente y el salario digno. Cuando acudí al lugar donde combatían los trabajadores, Izquierda Unida estaba allí.

    Izquierda Unida, una organización en Madrid de más de 5000 militantes, está en el campamento de los obreros despedidos de Coca-Cola, en la protesta de los trabajadores de Telemadrid o allí donde se juzga a sindicalistas por ejercer su derecho a la huelga.

    Izquierda Unida está en los foros feministas, en las movilizaciones LGTB, en las protestas ante la sucesiva privatización del agua del Canal, en la defensa de los Derechos Humanos y en la memoria histórica de los que piden verdad, justicia y reparación para las víctimas de la dictadura.

    Y lo más importante es que Izquierda Unida ha estado también en las instituciones, en la Asamblea y en los ayuntamientos de Madrid, haciendo un trabajo muy serio, con estudios y presupuestos alternativos, para dar voz a las reivindicaciones de la gente.

    Las disputas internas no sólo sacan a la luz pública lo peor de cada casa, sino que invisibilizan todo lo que se ha hecho bien. Izquierda Unida ha hecho bien muchas cosas. Hace justo un año las encuestas le daban el 20% de los votos de Madrid. Ahora está en una situación difícil, es cierto. Izquierda Unida ha cometido errores, sin duda. Pero la experiencia de esta campaña electoral me ha enseñado que la factura que está pagando tiene menos que ver con sus errores que con sus aciertos y con el sentido de su militancia. En un panorama electoral muy mediatizado por las televisiones y por las campañas de prestigio o desprestigio montadas por los intereses económicos, Izquierda Unida está pagando haber sido un peligro real para las élites, un lugar para la protesta y la lucha organizada.

    Antonio Machado nos enseñó que la verdadera libertad no está en decir lo que pensamos, sino en poder pensar lo que decimos. Yo me pregunto: ¿quién ha pensado, quién piensa por nosotros?

    Twitter se ha convertido en un resumen de todos los relatos. Desde el día que acepté encabezar por Izquierda Unida la candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, empecé a recibir insultos por comprometerme con el partido de Bankia y por ser el poeta de los corruptos. ¿De verdad Izquierda Unida es el partido de Bankia y de la corrupción? ¿De verdad tiene las mismas responsabilidades que el PP? ¿De verdad que una persona, corrupta y expulsada de IU, puede servir para negar el trabajo de tantos militantes que llevan años, décadas, participando en todas las luchas en favor de la dignidad de la gente? ¿A qué obedece el relato y la deslealtad de los vociferantes?

    Detrás de la caricatura, están los proyectos políticos y los intereses personales. ¿Quién ha pensado por nosotros? ¿Quién ha jugado a abrir la crisis en el interior de la izquierda organizada justo cuando la izquierda había conseguido convertirse en un referente social para cambiar las reglas del poder?

    Desde que a Julio Anguita se le ocurrió hacer una pinza con el PP para acabar con el PSOE nunca había vivido una situación tan disparatada. No sé cómo acabará esta historia, ni cuáles serán los resultados. Pero esta campaña electoral me ha enseñado que tengo razones para sentirme orgulloso de militar en Izquierda Unida. Mi compromiso con el futuro no tiene que ver con una táctica electoral o con la espuma de una ola, sino con mi oposición a este capitalismo descarnado y con una herencia recibida por la que hemos tenido que pagar un impuesto de sucesión muy alto.

    El patrimonio de mi izquierda ha pagado muchos impuestos en juicios, cárceles, muertes, luchas, soledades, decepciones personales y sueños rotos. Más que en guerra contra las consecuencias de una crisis, estamos en lucha contra el modelo económico que la produce.

    Sea como sea, esta campaña electoral me ha enseñado que Izquierda Unida está ahí, estará ahí, transformándose, pero leal a sus valores, dispuesta a hablar con todos los que quieran transformar la realidad y conseguir que la política mire a los ojos de la gente.

    Ahora lo que necesita Madrid es expulsar al PP de sus instituciones.

    ]]>
    2015-05-21 08:22:19
    <![CDATA[El cambio en Madrid - Derechos para todos]]> “Que tiempos serán los que vivimos que hay que defender lo obvio”, se lamentaba Bertolt Brecht. Desgraciadamente, a día de hoy seguimos en la misma tesitura: se convierte en revolucionario algo tan obvio como defender los derechos humanos de los inmigrantes. Darles rostro, darles identidad, permitirles el acceso a los servicios básicos, al margen de sus cuitas administrativas, debería ser un imperativo moral de todo gobernante digno de tal nombre.
    Pero no es así. El gobierno de la derecha en nuestro país, el que padecemos en Madrid desde hace 26 años, actúa justo en el sentido contrario. Les arrebata el acceso a la salud, el acceso a la educación, el acceso a servicios sociales básicos, por el simple mecanismo de hacerles invisibles. Armados con un papel, o mejor dicho, con la carencia de él, pretenden desterrar de la sociedad a los más débiles, los más necesitados. Y, si persisten en su molesta presencia, se les insulta y se les humilla, como ha hecho en esta campaña Esperanza Aguirre con las personas sin techo, a las que pretende expulsar, después de sus casas, también de las calles.
    Por eso, los socialistas hemos propuesto, y llevaremos a la práctica si los ciudadanos progresistas nos dan su confianza, dotar a todas las personas en situación irregular administrativa, una identificación municipal, expedida por el Ayuntamiento, que les garantice el acceso a los servicios más elementales para un ser humano: la salud, una vivienda social, unos servicios sociales que les atiendan y protejan en su difícil situación.
    Con este ‘DNI local’ la población inmigrante podrá solicitar atención sanitaria en los centros municipales de Madrid Salud, podrá acceder a la bolsa de pisos sociales que pretendemos articular a partir de las 40.000 viviendas vacías que los bancos tienen en la capital. También podrán garantizar, por medio de los servicios sociales municipales y el Fondo de Emergencia contra la pobreza energética y la malnutrición, que pensamos dotar al menos con 6 millones de euros, que tanto sus hijos como ellos mismos podrán alimentarse y protegerse del frío.
    Todo es obvio. De ahí, desgraciadamente, su carácter revolucionario en los tiempos que corren. Se trata de defender los derechos humanos de este colectivo más allá de las palabras vacías, de las promesas huecas. Con hechos. Con programas. Con ideas. Con coraje político.
    No es una promesa electoral. De hecho, la inmensa mayoría de los beneficiarios de esta iniciativa no pueden votar en nuestro país. Pero a los socialistas no nos mueve el cálculo electoral, el tacticismo oportunista. Nos mueven unos valores que pensamos hacer visibles en el próximo ayuntamiento de Madrid. Y a los que no renunciaremos bajo ningún concepto. No es una promesa. Es un compromiso.

    ]]>
    2015-05-20 14:28:48
    <![CDATA[Números Rojos - 25-M. El Municipalismo responde]]> Miles de ciudadanos quieren conquistar la gestión de su entorno a través de los movimientos municipalistas. Desde la irrupción de Guanyem Barcelona en junio de 2014, la mayoría de las capitales de provincia y cientos de pueblos han visto nacer iniciativas que aglutinan las sensibilidades de movimientos sociales y plataformas ciudadanas. El objetivo: devolver los municipios a sus residentes. Portavoces de algunas de estas iniciativas responden a 25 cuestiones esenciales.

    *Las entrevistas se realizaron a finales de 2014, meses antes de que se conformaran las listas para las Elecciones Municipales del 25 de mayo.

    Coordinación: David Losa (@deividlost). Ilustraciones: Ana Adjiman.

    mumi

    Responden a continuación los portavoces de Ganemos Madrid (actualmente integrado en Ahora Madrid)

    1. ¿Cuáles son las bases teóricas del movimiento municipalista que ha surgido en toda España?

    Nuestra base son las demandas construidas en los últimos años por la ciudadanía: más democracia, mayor transparencia, más control ciudadano de las instituciones, un reparto más justo de los recursos, fin de la corrupción, etc. Ganemos construye su acción entre los ciudadanos porque es allí donde queremos que se sitúen los mayores niveles de control sobre las instituciones públicas. Hablamos de una concepción de la democracia que no establece una frontera entre lo político y lo social, sino que plantea una relación de interdependencia entre las dos esferas. Se trata de transformar el monopolio de la representación política con nuevas prácticas que cedan el protagonismo a la ciudadanía.

    2.¿Cuáles son las principales denuncias municipalistas sobre el actual Gobierno de los municipios?

    Hubo un momento en el que se dotó a los ayuntamientos de muchísimas competencias y posibilidades de gestión, pero no se previó una adecuada financiación de los mismos. El resultado fue que no había dinero para desarrollar esas competencias, de modo que los ayuntamientos empezaron a desarrollar tres políticas interrelacionadas: el endeudamiento progresivo, la competencia territorial a través de la especulación urbanística y la producción de “ciudades marca” para extraer beneficios de la economía financiera. Este proceso ha producido el desastre que vivimos ahora, y la única respuesta a esta situación por parte de las élites ha sido quitar las competencias a los ayuntamientos. El mecanismo, que funciona también a otras escalas, es sencillo y perverso: despojar primero de dinero y luego de competencias a las instituciones cercanas y desde ahí despojar a la propia ciudadanía de sus derechos y sus infraestructuras públicas.

    3. ¿Por qué es necesario el movimiento municipalista en este preciso momento?

    Porque se abre un periodo de ruptura institucional. Dicho periodo se puso en marcha cuando se modificó la Constitución el verano de 2011 para consagrar nuestro orden constitucional al pago de la deuda privada (convertida por los alquimistas financieros en deuda pública). En ese momento se inicia desde las élites del país una transformación institucional y a continuación se abre una crisis del régimen político del 78. Ante esto la ciudadanía se organiza para componer un nuevo marco democrático. Se trata de un proyecto político muy variado y a muchas escalas: europea, estatal, de las comunidades autónomas y los municipios. Pero es desde el municipio donde podemos construir un cambio que sea tangible para la ciudadanía. Tocar nuestra ciudad, sentir que tenemos la posibilidad de hacer otra cosa con nuestras instituciones es fundamental para creer que podemos vivir otro tipo de vida.

    4. ¿Quiénes ganarían y quiénes perderían con un hipotético triunfo del nuevo municipalismo?

    Ganaría la ciudadanía en general, que tendría más mecanismos de participación y control y recuperaría servicios públicos esenciales y dignidad. Perdería la pequeña minoría que está precarizando nuestras vidas y haciendo negocio de ello. Ganaría la propia gestión de los servicios al desterrar intereses privados ajenos a lo público que obtienen sus beneficios de precarizar el empleo y de reducir prestaciones sociales. El proyecto del nuevo municipalismo pertenece a la gente, no a un sector X, Y o Z: los derechos son siempre para todo el mundo. Nadie te pregunta a quién votaste para subir a un autobús público o recoger la basura.

    Responde a continuación Amparo Bella, de Ganemos Zaragoza (actualmente integrado en Zaragoza en Común)

    5. ¿Cuáles serían las medidas más urgentes que tomarían las propuestas municipalistas si llegan a gobernar?

    Ante el momento de emergencia social y económica que vivimos, las primeras medidas deberían ser: Asegurar una vivienda digna, con interposición de recursos de paralización de desahucios y facilitando viviendas sociales de rápido acceso. Asimismo, atender las necesidades básicas perentorias, con mejoras en la dotación presupuestaria y de personal. Paralelamente tendríamos que comenzar una auditoría de la deuda para determinar legitimidad o no de la misma y proponer modificaciones presupuestarias a la hora de atender otras prioridades. Por último, urge impulsar un verdadero debate colectivo sobre movilidad urbana para reordenar el transporte público y privado y hacerlo eficaz y ecológicamente sostenible.

    6. ¿Qué otras medidas de más largo recorrido se podrían llevar a cabo en el periodo de una legislatura?

    Será necesario hacer un plan de valoración de servicios por tareas midiendo la eficiencia de los mismos y su utilidad social y asumiendo los costes que se derivaran de las medidas de largo recorrido en el desarrollo de las medidas urgentes planteadas. La apuesta de futuro debería mirar hacia tres perspectivas: -Municipalización de servicios; -Dotación a la ciudad de energías renovables; -Inversión en empleo, en rehabilitación de viviendas y en la creación y difusión de cultura lejos de la mercantilización de las grandes superficies.

    7. ¿Se pueden transformar los municipios y las ciudades sin el apoyo de los Gobiernos autonómico y central?

    Somos realistas , sabemos de la interconexión de las políticas económicas y sociales, no existen paraísos, salvo los fiscales que hay que perseguir y atajar. Las posibilidades de acción desde los ayuntamientos dependen en buena medida de las competencias y partidas presupuestarias que se desglosan desde el Gobierno central y autonómico, es por ello que la complejidad de las apuestas municipalistas puede chocar contra muros difíciles de reblandecer. Si apostamos por un modelo energético basado en las energías renovables, dotando a la ciudad con placas solares, por ejemplo, la transformación económica y medioambiental, al menos en este ámbito, será patente.

    munibota

    Responde a continuación Joan Subirats, portavoz de Guanyem Barcelona (actualmente integrado en Barcelona en Comú).

    8. ¿Cómo se puede mejorar la democracia en el ámbito local? ¿Con qué medidas concretas?

    Lo que parece bastante obvio es que cada vez hay más presión ciudadana para poder intervenir y decidir en los asuntos que les atañen más directamente. Y ello resulta aún más natural en la esfera de gobierno más próxima a la ciudadanía. Hay mucho terreno a cubrir, tanto en formas de democracia directa como en transparencia y rendición de cuentas. Pueden establecerse elecciones directas de concejales de distrito, fórmulas de consulta sobre los asuntos más relevantes, procesos obligatorios y periódicos de rendición de cuentas, presupuestos participativos, etc.

    9. ¿En qué medida puede depender el éxito de cada candidatura municipalista de la persona o personas que encabezan las listas?

    Es evidente que las personas no son irrelevantes. Es muy importante el proceso de construcción compartida del diagnóstico, la participación en la confección del programa, en la construcción de la candidatura, y en todos esos casos la horizontalidad y la participación amplia son imprescindible. Pero al final, las personas son también significativas, ya que proceden de procesos concretos, expresan trayectorias que pueden o no ser coherentes con lo que proponen. La construcción de equipos y candidaturas que relacionen bien construcción colectiva y personas con trayectorias coherentes con ese proceso es clave

    10. Aplicar un sistema en el que se consulte más las decisiones a la ciudadanía y en el que se fiscalice permanentemente a los poderes políticos, ¿no puede ralentizar la toma de decisiones?

    Estamos acostumbrados a considerar que eficacia y participación ciudadana son objetivos antitéticos, pero aunque resulte contraintuitivo, cada vez más ante la complejidad de los problemas actuales en las ciudades, participación, eficacia y continuidad de las políticas a aplicar resultan elementos que necesitan complementarse.

    Responde a continuación Diego Jiménez, portavoz de Marea Atlántica (A Coruña).

    11.¿Qué sistemas se pueden accionar para evitar la corrupción de sus miembros una vez en el poder?

    Perseguimos otra forma de hacer política, que, entre otras cosas, implica que las actuaciones públicas pasen a realizarse de manera limpia y transparente. Para lograrlo, se pueden poner en marcha mecanismos sencillos y establecer normas que dificulten la corrupción de las personas que participen en la vida pública. Proponemos evitar la profesionalización de la política, limitando las funciones de cada representante a un máximo de dos mandatos y haciendo públicos los ingresos y el patrimonio anualmente. Por otro, los cargos electos estarán obligados a someter su actuación al principio de transparencia, y a facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones, dando cuenta de sus actuaciones de manera periódica. Hay que dotarse de los mecanismos necesarios para revocar los cargos electos que incumplan esos compromisos.

    12.¿Cree que un partido que gana las elecciones municipales con alguna de las nuevas formaciones ciudadanas puede ejercer la desobediencia civil?

    Desobediencia civil se refiere a la practicada por personas y organizaciones sociales frente a normas y acciones emanadas de las instituciones y que se consideran injustas. En este sentido, dudo de si dicho término puede aplicarse al desempeño de un municipio con respecto a otras instituciones (en este caso, los Gobiernos autonómicos o centrales). Ahora bien, si somos capaces de aglutinar las fuerzas suficientes como para gobernar un municipio –no solo desde el punto de vista electoral, sino también en la base social–, deberíamos asumir también el compromiso de llevarlo a sus límites institucionales, con el objetivo de garantizar una vida digna para todos. Esto significará estudiar los márgenes normativos y moverse en las grietas del sistema, lo cual se viene haciendo ya, por ejemplo, en el caso de los municipios que están declarando como ilegítima una parte de su deuda.

    13. ¿Con qué debería ilusionarse un votante municipalista y con qué no?

    Con todo y con nada. Es cierto que las competencias municipales en el Estado español están profundamente limitadas y que, en algunos aspectos, no pasan de ser una desconcentración de funciones, pero también es verdad que los ayuntamientos pueden hacer mucho más por mejorar la vida de los y las vecinas. Me refiero a las competencias en infraestructuras, obras sociales, guarderías, cultura, etc. Además, por la coyuntura económica y política actual, y por el profundo peso simbólico que tienen las municipales en nuestra historia, pienso que estas elecciones van más allá del espacio local. Hay que enmarcarlas dentro del proceso de rebeldía democrática que está en marcha en toda Galicia y que puede terminar transformando también el país desde abajo.

    14.¿Cómo diría que es el perfil de personas que integran las propuestas municipalistas?

    Se trata de gente movida por el interés de cambiar la realidad desde un ámbito en el que se ven capaces, sin los objetivos espurios que parecen dirigir la vida de los partidos tradicionales, que han sido los protagonistas de la estafa que estamos padeciendo. Lo que nos mueve es la urgencia y la certeza de que estamos siendo despojados de nuestros derechos –y de nuestros bienes– por una élite que sigue concentrando poder y recursos. Es gente que ha logrado convertir su rabia y su indignación en un vector de cambio en positivo. Que confía en las personas que tiene al lado y se siente capaz de organizarse para quitar a una oligarquía que amenaza con arruinar la vida de las mayorías.

    Responde a continuación Margarita Guerrero, portavoz de Ganemos Región de Murcia (actualmente integrado en Ganar la Región de Murcia)

    15. Algunas voces procedentes de las nuevas organizaciones municipalistas niegan cualquier orientación en el espectro político. ¿Es deseable o no que se identifique al municipalismo con la izquierda?

    En estas iniciativas se está priorizando dar el protagonismo a las necesidades de la gente y a la participación y organización de las mismas para elaborar una alternativa, más allá de estancarnos en el debate del espectro ideológico. No obstante, nuestros principios son afines con los fundamentos de la izquierda.

    16.¿Qué mejoras puede esperar un ciudadano medio en su día a día si triunfa la apuesta municipalista?

    Cada ayuntamiento tiene sus necesidades y unas propuestas diferentes que responden a su problemática concreta. Estas tienen en común el objetivo de devolver las instituciones a la gente, es decir, que se realice un trabajo para la ciudadanía. La inclusión y participación de los ciudadanos hará que los presupuestos estén enfocados a las prioridades de la mayoría social. El fomento de esa participación y la cercanía de las instituciones será lo primero que notará el ciudadano.

    17.¿Es importante que haya una vinculación práctica entre las diferentes apuestas municipalistas?

    La vinculación se da en el sentido de que compartimos la preocupación por la degradación de nuestro sistema democrático y los principios comunes antes mencionados, que consideramos como ejes para estas iniciativas que están demostrando que otra forma de hacer política es posible. Además compartimos un sentimiento de esperanza de recuperar las instituciones para la gente. Desde el punto de vista electoral sí nos parece útil el que se identifiquen todas las apuestas municipales y autonómicas como similares, tengan el nombre que tengan.

    18.¿Qué cree que harán las diferentes apuestas municipalistas que triunfen para soportar el peso de la deuda municipal que tanto lastra su futuro?

    El endeudamiento es uno de los principales problemas del actual sistema económico, ya que genera dependencia y subordinación de la estructura social ante los poderes económicos. Lo primero que hay que hacer es paralizar las políticas megalomaníacas que han llevado la deuda hasta el estado actual. Entendemos que una parte de este endeudamiento es ilegítimo, ya que se ha contraído a espaldas y en perjuicio de las mayorías sociales. La solución pasa por auditar las deudas contraídas y saber que hay parte de ellas que no nos corresponde pagar. Se harán unos presupuestos para satisfacer las necesidades populares en vez de las de la clase oligárquica que ha estado gobernando las instituciones.

    Responde a continuación Ysabel Torralbo, portavoz de Ganemos Málaga (actualmente integrado en Málaga Ahora).

    19. ¿Tiene sentido que las nuevas propuestas salten al ruedo político autonómico o nacional?

    Las propuestas municipalistas son espacios de confluencia basadas en candidaturas ciudadanas, en la construcción democrática y participativa del programa electoral, y en una serie de condiciones de carácter metodológico. Es fundamental que haya primarias con listas abiertas y que los representantes estén sujetos a un código ético bajo el principio de “mandar obedeciendo”. Se pretende una federalización de aquellas plataformas que se rijan por los mismos principios para obtener mayor apoyo social, pero cualquier propuesta que supere el ámbito municipal deberá esperar a la maduración de las iniciativas municipales para que tenga sentido y se construya de abajo a arriba.

    20.¿Tiene sentido formar Gobierno con una formación clásica?

    Cualquier política de calado, incluidas las posibles alianzas, tendrá que ser decidida por la base social que conforma de la propia propuesta municipalista, para ello se establecerán las formas democráticas de consulta para temas estratégicos que afecten a la representación de la plataforma. Un espacio así surge para romper con un sistema que no protege los derechos de la ciudadanía. Los representantes de este bipartidismo incompetente y caduco difícilmente tendrán la aceptación y el apoyo de la base social de una iniciativa ciudadana como la que promovemos.

    21.¿Una hipotética victoria electoral municipalista podría derivar en una desinversión financiera?

    El capital financiero ha volcado su interés en operaciones de carácter especulativo, especialmente en sectores vinculados a la construcción que han revalorizado sus activos con oscuras recalificaciones y contratas de obras públicas. Hay que mejorar la capacidad adquisitiva de la ciudadanía, dotándola de los servicios y recursos necesarios mediante un ‘Plan de rescate ciudadano’, establecer una verdadera política de protección y apoyo a las PYMES, y abrir nuevos sectores productivos como las energías renovables.

    22. ¿Qué importancia tiene el movimiento feminista dentro del municipalista?

    Consideramos que los feminismos deben trabajarse de forma transversal y mediante la interseccionalidad. En principio, nos gustaría hacer hincapié en aspectos que atañen al trabajo doméstico y al trabajo sexual, así como a la precarización de las mujeres y las violencias machistas. Es hora de crear un modelo de ciudad accesible para todas y todos, en el que nos relacionemos desde la igualdad, la solidaridad, la cooperación y el buen trato. Los movimientos feministas tienen mucho que aportar: por una sociedad libre de violencia, por una economía que sitúe a las personas en el centro, por unos servicios públicos de calidad, por una gestión de recursos sostenible, por una sociedad que garantice derechos y respete libertades.

    Responde a continuación María Velázquez, portavoz de Ganemos Valladolid (actualmente integrado en Sí se puede Valladolid)

    23. ¿Cuál es la postura municipalista sobre la gestión del suelo municipal?

    Es determinante configurar una amplia mayoría que nos permita dar respuesta a los desafíos legales planteados por la L.O. 2./2012 de estabilidad presupuestaria (articulo 135 C.E.) y a la 27/2013 que reduce las competencias municipales en materias fundamentales. En el caso del suelo, esta última permite a los municipios destinar este patrimonio público a reducir la deuda del Ayuntamiento. Dada la importancia que se da a través de estas dos leyes al pago de la deuda por encima de nuestro derecho constitucional a disponer de una vivienda digna, habría que plantear una auditoría de esa deuda para saber qué cantidad deben pagar legítimamente los ciudadanos.

    24. ¿Cómo debe ser la política de impuestos dentro del municipalismo?

    Estamos de acuerdo en que debe pagar más quien más tiene. Un proyecto municipalista puede abrir campos de posibilidad en lo que a priori no son sus competencias, pero eso pasa por el apoyo de mayorías amplias para equilibrar la pérdida de poder adquisitivo que sufrimos los de siempre en materia de impuestos, que graban de forma indigna al más débil y premian al más rico con amnistías fiscales.

    25. ¿Contemplan expropiaciones a bienes privados? ¿Bajo qué premisas?

    Un Gobierno debe velar por los intereses de los ciudadanos, y más cuando la base de su negocio, y por tanto de su beneficio, parte de la gestión de bienes comunes. Nuestra factura del gas y de luz son hoy insoportables, y el agua es un bien común que no tenemos garantizado porque los ayuntamientos han regalado su gestión a empresas de amigos con las que los propios gobernantes se han beneficiado en privado. El foco, por tanto, no se ha de poner en la medida que tome un Gobierno, sino en la práctica de algunas empresas con respecto a los bienes comunes, algo que tendrá que ser regulado a través de un nuevo proceso constituyente en el que todos decidamos cómo proteger esos bienes.

    Consigue aquí tu ejemplar de Números Rojos

     

    ]]>
    2015-05-19 08:14:20
    <![CDATA[La preguntadora - Voces disidentes en el PSOE ante la campaña electoralista sobre Venezuela]]> Esta semana PP, PSOE, PNV, CIU y UPyD han aprobado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reprueban a presidente venezolano, Nicolás Maduro, por la detención de sus opositores y le exigen su liberación inmediata. Sin embargo, algunos miembros de estos partidos son capaces de reconocer el oportunismo de ésta y otras iniciativas.

    Por ejemplo, Ximo Puig (candidato del PSOE a presidir la Generalitat Valenciana): “Yo creo sinceramente que no hay que poner el foco en ningún país concreto. Creo que hay que hacer una defensa de las libertades en todos los países del mundo y no se puede hacer coyunturalismo en esto. Felipe González tiene derecho y el respaldo para defender la libertad en cualquier país y me parece bien, pero yo creo que no hay que focalizar sólo en Venezuela esta cuestión”.

    Más claro, agua. En el PSOE hay disidentes en el discurso antivenezolano. Que no es que no lo vean es que son conscientes de que es electoralista en estos momentos.

    El portavoz del PNV, Aitor Esteban, que votó a favor de aquella proposición no de ley, fue aún más lejos: “Estoy seguro de que todos estos pasos, hace medio año o hace un año –porque no había elecciones– pues no se hubieran dado.”

    Los partidos que no votaron a favor van más allá del oportunismo. José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural: “No, no es oportunismo. Son intereses superiores. Felipe González manda mucho y quien manda, manda. Y el PP: ya estuvieron algunos de sus dirigentes con el golpe de Estado contra el presidente democrático Hugo Chávez. Más de lo mismo”.

    Hace unas semanas, en la presentación del libro de José Bono, pregunté a Felipe González por qué ahora, si López lleva un año preso. Después de un silencio, contestó: “Porque me lo ha pedido la familia, es una respuesta muy sencilla”.

    Tratando de justificar esta contestación tan simple –para que no sea simplona– me pregunto si es que quizá ningún familiar de ningún preso político ha acudido nunca a nuestro expresidente socialista más histórico e internacional, buscando su ayuda. Si es así, con la misma sencillez, desde aquí, animo a todos los familiares de presos políticos del mundo a que acudan a este buen samaritano que responderá por todos los demócratas injustamente encarcelados.

    Lo más curioso de su declaración es que la hacía a poco de retratarse muy sonriente junto a José Bono, exministro de Defensa de esta España nuestra que, gobernando los socialistas, también tuvo unas excelentes relaciones con Hugo Chávez porque entonces el precio del petróleo hacía a su Gobierno millonario y, por lo tanto, menos malvado.

    No cuela, presidente. Con todos mis respetos, no cuela. Ni siquiera cuela para los suyos.

     

     

    ]]>
    2015-04-16 17:36:21
    <![CDATA[Consumidor indignado - Vuelo 4U9525: ¿tendremos transparencia esta vez?]]> El del Airbus 320-211 de Germanwings es el tercer accidente con mayor número de víctimas ocurrido en Francia, tras el ocurrido en Bois d’Ermenonville en 1974, que causó 346 muertes, y el de Mont San Pietro en 1981, con 180 fallecidos.

    En estos momentos de máximo dolor, nuestra primera preocupación ha de ser solidarizarnos con las familias y amigos de las víctimas del vuelo 4U9525, a las que debemos respetar cuidándonos de no difundir imágenes e informaciones que puedan herirlas innecesariamente.

    No hoy, ni mañana, pero en breve las familias deberán unirse, organizarse, constituir una plataforma o integrarse en una asociación solvente para garantizar que se conozca toda la verdad y se haga justicia. Tendrán que desconfiar de abogados que les garanticen indemnizaciones millonarias al tiempo que les pidan cobrar por adelantado un porcentaje.

    Y mucho cuidado con la confianza ciega en el Gobierno. Hoy querrán hacerse la foto con ellos, les prometerán su apoyo en los próximos meses, y posiblemente lo tendrán mientras el tema ocupe un lugar destacado en los medios de comunicación, pero nadie sabe qué ocurrirá después.

    Ojalá me equivoque, pero no olvidemos que las víctimas de catástrofes en España no han estado amparadas por nuestros gobernantes. Ni las del Yak-42, ni las del accidente de Spanair en Barajas, ni las del metro de Valencia, ni las del Alvia en Santiago, ni las del Madrid Arena.

    Sería, siempre es, absolutamente repugnante que los políticos jugaran con la memoria de los fallecidos haciendo falsas promesas con tintes electoralistas. El Gobierno debe dar la talla. No basta con decretar tres días de luto. No basta con viajar al lugar del accidente. No basta con participar en la investigación si no hay total transparencia sobre lo ocurrido, aunque lo que se descubra sea una corresponsabilidad gubernamental fruto de errores o carencias en los protocolos de control sobre la seguridad en el transporte, tanto las referidas al estado de los aparatos como a las condiciones laborales de su personal.

    Es una más de las muchas hipótesis sobre las causas del acidente, pero no sería la primera vez. Al fin y al cabo, ¿qué ha cambiado en la seguridad aérea en España desde el accidente de Spanair?

    ]]>
    2015-04-13 12:54:53
    <![CDATA[Fuera de foco - Las ‘gatas’ del Roller Derby Madrid]]> Haciendo gala de su apelativo castizo, se mueven como auténticas gatas a lomos de sus patines. Son las chicas del Roller Derby Madrid. Eva, Clara, Jessica y Adela son cuatro de ellas. Luchan con mucho esfuerzo y pocas ayudas por un espectacular deporte con miles de seguidores en todo el mundo pero minoritario en nuestro país.

    gatas16

    Varias chicas de Roller Derby Madrid, preparadas para salir a la carrera durante uno de los ejercicios de aceleración y explosividad.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    gatas2

    Una de las gatas de Roller Derby se prepara para el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    gatas3

    Almudena, expatriada en Londres, se abraza con una de sus compañeras de Roller Derby Madrid.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    gatas6

    Adela Nieto (AKA ‘Adelita Terrores’). Tiene 34 años, reside en Vallecas y es responsable de imagen de una firma de relojería.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    gatas8

    Una de las chicas se enfunda los patines antes del entrenamiento.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    gatas10

    Clara Martínez. (AKA ‘Clara DesPites’). Tiene 32 años, reside en Arganzuela y es profesora de Teoría de la Literatura en la UNED. –  CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    'Clara DesPistes' observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    ‘Clara DesPistes’ observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    gatas15

    Tres ‘gatas’ comparten una charla durante el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    gatas22

    Una de las gatas de Roller Derby se ajusta los cordones de los patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    El buen rollo generalizado entre las 'gatas' da paso a la concentración durante ñps ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    El buen rollo generalizado entre las ‘gatas’ da paso a la concentración durante los ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    gatas25

    Almudena (AKA Rude Driver) repara uno de sus patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

     

    Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    Eva Frugoni (AKA Eva 'Evita Problemas'). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Eva Frugoni (AKA Eva ‘Evita Problemas’). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

     

    En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

    ]]>
    2015-04-05 23:28:18
    <![CDATA[Revista Luzes - Moncho Alpuente: “A muchos periodistas nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo”]]> Nació en una calle galdosiana a mediados del siglo pasado, pero habla como un hombre propio de otra época. Es el cronista oficioso de la Villa y, durante años, dio cuenta de su intrahistoria en las páginas de El País. También practicó el humorismo y la retranca en diferentes formatos: musical, novelesco y periodístico. Nadie mejor que Moncho Alpuente (Madrid, 1949) para explicar cómo mudó la corte. Chismear con este bardo castizo es como meterse en la máquina del tiempo: un hilarante viaje por los últimos siglos que comienza y termina en la capital del reino, donde siempre camparon los corruptos y los especuladores. Cuando pensamos que todo había cambiado, este ácrata malasañero viene a decirnos que la urbe sigue igual: grave, pero estable.

     

    moncho-alpuente

    Texto: Henrique Mariño (@solucionsalina)

    Fotografías: Paola Manfredi (@mehablaaloido)

     

    Su abuelo tenía una pastelería aquí al lado.

    En el número 7 de la calle del Pez, donde nací. En ese edificio vivían muchos personajes de Pulgarcito, DDT y otros tebeos de Bruguera: Ángel Siseñor, el repórter Tribulete… A los dibujantes, todos catalanes, les debía de gustar el nombre, porque en Barcelona no existe la calle del Pez. Es curioso que, habiéndome criado allí, con el tiempo terminase dedicándome al humor.

    Una calle con fermento revolucionario.

    Aquí empezó a intuirse por dónde iban a ir los tiros del tardofranquismo ya en los años cincuenta. Las autoridades querían hacer la Gran Vía Diagonal y tirar todo el barrio. Los vecinos y comerciantes, entre ellos mi abuelo, se opusieron de una manera bestial. Más que un acto revolucionario, fue una cuestión de supervivencia. Al final, la obra no se llevó a cabo porque había tantos monumentos nacionales en el trazado que, en vez de diagonal, tendría que haberse hecho en zig zag. Este barrio era y sigue siendo el patio trasero de la Gran Vía, con sus cabarets y prostitutas. Pero deberíamos hablar de Madrid en general, ¿no?

    O de sus heroínas: al igual que los coruñeses tienen a María Pita, ustedes cuentan con su Manuela Malasaña.

    Que es mentira, en fin. Como todas las buenas leyendas, se basa en un arquetipo de mujer que se dio aquí durante el 2 de mayo: las hijas y mujeres del cuartel de Monteleón. El barrio, en realidad, se llama así por el Plan Malasaña, que en la década de los setenta también contemplaba derribos para especular con los terrenos. Es la historia maldita de esta zona, cuyas primeras noticias datan de Felipe III, allá por el siglo XVII. Entonces, en la plaza de Juan Pujol había un campamento de moriscos, que ardió completamente tras la caída de un rayo. El rey lo consideró como un signo del cielo y puso una cruz para celebrarlo. Evidentemente, aquello volvió a poblarse otra vez y lo más gordo vino con Felipe IV, que sufrió un atentado en la calle San Vicente Ferrer. Como quedaba muy mal decir que había sido obra de una conspiración de nobles de la corte que querían cargárselo, hubo que echarle la culpa a los vecinos, que eran gentes de mal vivir. De hecho, el monarca era bastante golfo y por eso venía mucho a una taberna donde había bailes, el primer tugurio de la historia. El caso es que ordenó que le cortaran una mano a todos los varones mayores de once años y las espetó en palos que clavó por las calles, en señal de escarmiento. La historia del barrio empieza con estos malos augurios.

    Su abuelo le daba dinero para comprar libros de Guillermo y Los Proscritos. El anarquismo le viene de aquel personaje rebelde creado por Richmal Crompton, ¿no?

    En parte, sí. Fundamentalmente, de pequeño empecé a desconfiar de lo que me decían en el colegio y a pensar que la razón la tenían otros.

    ¿Que sacó en claro de los Escolapios?

    El ateísmo [risas].

    Su primer lingotazo, de monaguillo…

    Pero me dieron una hostia en mitad de la misa, otro motivo para que hubiera salido así.

    John Lennon fue un gran aficionado a Guillermo, aunque musicalmente The Beatles y usted siguieron caminos opuestos.

    Se tiró por dónde se podía tirar [risas]. Con los instrumentos musicales que podíamos comprar, hubo que dedicarse más al folk que al rock. No por motivos estéticos sino por culpa de aquellas guitarras de palo.

    La ironía, el costumbrismo y, en definitiva, el humor como arma de combate.

    Entonces, la carga crítica no era perceptible por las autoridades, porque si no lo hubieran prohibido. Los tebeos te cuentan mucho más que los periódicos de la época: el padre de La Familia Cebolleta era un chupatintas desgraciado; Carpanta explica el hambre de posguerra; Don Pantuflo encerraba a Zipi y Zape en un sótano con ratas y los metía en un cepo medieval… Luego empecé a fijarme en el periodismo satírico sin saber ni que existía, aunque venía escribiendo mis textos irónicos desde que tenía diez años.

    En papel higiénico…

    Ése fue el formato de la primera revista de mi vida, aunque limpiarme el culo fue otro de los motivos de mi afición al periodismo. Mis tías tenían en el baño el diario ABC cortado en cachitos: te leías la mitad de la noticia y la otra te la imaginabas.

    De ahí, a la revista SP, con 17 años.

    Pronto me di cuenta de que estudiar en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, o en la otra, era una soplapollez. Lo importante lo iba a aprender en la redacción, donde coincidí con periodistas extraordinarios como Antonio Sánchez-Gijón o con el crítico literario Rafael Conte. Aquella revista daba trabajo a progresistas, incluso a un sindicalista de CC.OO. condenado por difusión de propaganda ilegal. Era una publicación absolutamente contradictoria dirigida por un falangista que había estado en la División Azul y que decía que José Antonio y él eran de izquierdas.

    “Son neoliberales y saquean las arcas del Estado”

     

    Aunque usted sostiene que todos los medios son de derechas.

    Lo son las grandes empresas, porque siempre anteponen los beneficios a sus trabajadores. Por encima, se han ido derechizando. Antes, todos los periódicos eran de derechas, pero el 90% de los periodistas eran de izquierdas. Contradicción que marcó aquella prensa en la que todo se decía entre líneas y no había manera de entender nada. Carrero Blanco llegó a cargarse el diario Madrid porque un artículo sugería que De Gaulle debía dimitir, lo que fue interpretado por el vicepresidente del Gobierno como que Franco tenía que dejar el poder. Literalmente, lo voló con dinamita.

    Vive a un paso de la plaza de Carlos Cambronero, cronista de la Villa hasta su muerte en 1913. A usted le negó el título Álvarez del Manzano, el alcalde de la violetera.

    El mismo que quiso hacerle un monumento a la Virgen en el Retiro para compensar la mala influencia del Ángel Caído. Para más inri, aquel año tampoco eligieron a Luis Carandell.

    ¿Recuerda algún alcalde bueno?

    En algunas cosas, Tierno Galván, porque le dio un cambiazo a Madrid. Era una ciudad absolutamente acomplejada y nos acusaban de centralistas, cuando en realidad sufríamos el centralismo. Vivir aquí no era ningún chollo, porque estabas mucho más vigilado que en Pontevedra. Cuando era joven, de un día para otro, mi amigo Ignacio empezó a llamarse Iñaki porque su abuelo era vasco. Jorge paso a ser Jordi. Ángel cambió por Anxo… Todo el mundo reivindicaba sus raíces: la gente se avergonzaba de ser de Madrid porque era la capital del franquismo. El caso más célebre, aprovechando que su familia era de Azpeitia, es el de Patxi Andión, nacido en la calle Ferraz. Llegabas a su casa, preguntabas por él y su padre gritaba: “Paaaco”.

    ¿Qué logró Tierno?

    Devolverle el orgullo a Madrid e invertir en su electorado: la gente joven, que estaba totalmente desasistida. Lo hizo por motivos políticos, porque no había cosa que más le desagradase a Tierno que el rock and roll. De hecho, cuando inauguró la calle John Lennon, la llamó John Lennox. Era un viejo cínico, en el mejor sentido de la palabra.

    ¿Se merece Madrid a Ana Botella?

    Evidentemente, no. Madrid se merece un Pepe Botella, el único rey bueno que hemos tenido en este país y que tuvo la vergüenza de dimitir al darse cuenta de que aquí no pintaba nada. La peor putada que te pueden hacer es que te manden de Nápoles a Madrid… Por otra parte, si nos hubiese invadido Napoleón, nos irían mejor las cosas.

    Él tiró conventos y construyó plazas, de ahí que también fuese apodado Pepe Plazuelas. Gallardón, en cambio, apostó por expulsar a los indigentes de ellas: con bancos incómodos, sin árboles ni sombras…

    Son las plazas duras, de hormigón y sin zonas verdes. Además, son espacios que puedes alquilar y sacarles rentabilidad. Si tuviera mucho dinero, alquilaría la Plaza de Callao, la llenaría de carteles míos, regalaría unos caramelos y tendría a 50.000 personas allí. No me conocerían de nada, pero irían porque hay fiesta en Callao y es gratis. El que paga manda.

    En ese sentido, el 15-M recuperó el espacio público.

    Y, concretamente, la plaza de confluencia y el mentidero de la Villa. De hecho, están autorizando nuevas terrazas para evitar que se repita otro 15-M con la excusa de que perjudicaría a los hosteleros. La Puerta del Sol ahora es un escaparate de las multinacionales.

    “Madrid es una ciudad corrupta, no tiene remedio”

     

    Usted defendía que una de las fortalezas del 15-M era la visibilidad. ¿Se ha diluido su fuerza una vez fuera de Sol?

    Es normal, pero también ha servido de fermento a muchas cosas de las que los medios hablan poco. En la calle del Pez tenemos el Patio Maravillas, en la Corredera Baja de San Pablo hay un edificio ocupado, en los barrios hay movilizaciones interesantes… Aquí antes la gente podía hacer huelga en su empresa, pero no se movía para beneficiar a otros. En ese sentido, ha sido un movimiento de tipo solidario y asambleario, en el que teníamos muy poca experiencia. Han quedado cosas que siguen funcionado muy bien y, en un momento determinado, se puede volver a producir.

     

    La basura en las calles de Madrid no desaparece aunque termine la huelga. 

    Fíjate en los contenedores de ahí al lado, repletos de porquería. En el siglo XVI, Madrid era la capital más apestosa de Europa y todos los detritus se tiraban a la calle: el popular agua va. Los físicos y médicos de la época se defendían argumentando, con toda la seriedad del mundo, que el aire era tan puro y sutil que necesitaba algo de mierda en el suelo para hacer que fuese respirable.

    ¿Cómo se ha encastillado la derecha en el Ayuntamiento y en la Comunidad?

    Gracias al envejecimiento de la población, al miedo de los mayores a los tiempos pasados y a la inercia de votar al que manda.

    ¿Cuál es el estado de salud de la ciudad?

    Madrid está perseverantemente enferma y nunca muere. Ha sido invadida, arrasada y dada por muerta miles de veces. Ésta es una ciudad inventada. Yo creo que fue capital porque aquí se cazaba de puta madre, tanto pluma en Aranjuez como pelo en El Pardo. La costumbre de los reyes y de Franco siempre ha sido matar cosas. Una tradición cinegética.

    ¿Atraviesa una decadencia?

    Al margen de los problemas eternos, el principal es el gobierno de la derecha. No sé por qué lo llaman neoliberalismo, pues saquean continuamente las arcas del Estado. Volviendo atrás, la Movida que acabó funcionando fue un movimiento de derechas, que se quedó con los clubes y la parte empresarial. Por una parte, había mucho niño pijo haciendo canciones. Pero, por otra, aquí triunfaron grupos como Siniestro Total o Derribos Arias, a los que les tiraban piedras en sus ciudades. Fue muy importante que sus habitantes vieran que eran la hostia para los modernos de aquí, porque eso terminó alentando las movidas en otros sitios. Y a Madrid también le vino muy bien porque empezó a mirarse un poco el ombligo, cosa que no había hecho nunca.

    ¿Cómo ha cambiado el centro?

    Se ha vuelto al pequeño comercio, fundamentalmente hostelería, y ha llegado la gentrificación, un fenómeno lógico. Cuando quitaron la Universidad Central de San Bernardo y el Mercado de San Ildefonso, se hundió toda la infraestructura del barrio, que era lo que se pretendía. De hecho, hubo inmobiliarias que apoyaban la Movida en algunos sitios porque era una manera de desalojar a inquilinos que pagaban cien pesetas al mes por un piso en la calle de La Palma. A los especuladores les vino de puta madre que pinchasen las ruedas de los coches, que se vendiese droga o que te diesen un palo en la esquina… “Vaciamos esto, echamos a los viejos y montamos apartamentos cojonudos para jóvenes”.

    “La Movida que funcionó fue de derechas”

     

    Hablando del ladrillo, Javier Valenzuela definía su último libro, Un maldito enredo (Akal), como “una novela entretenida para todo aquel que no sea constructor, sicario colombiano o entusiasta de Esperanza Aguirre”.

    Mi vida sería estupenda si pudiera dedicarme a escribir lo que me diera la gana. Pero es imposible, porque no se gana dinero. Con la música, menos, y con el periodismo qué te voy a contar.

    La protagonista es Mila Montenegro, una peluquera de Malasaña metida a detective privado. Mucho Madrid para investigar, ¿no?

    Siempre ha habido corrupción, pero ahora se sabe más. Recuerdo historias de Madrid geniales, como aquel concejal del franquismo que se anunció en unas elecciones falseadas como “El concejal que iluminó Madrid”. Era el dueño de una compañía de bombillas, lámparas e iluminación [risas].

    ¿Ha calculado cuántas décadas lleva en obras?

    Desde que se fundó. Cuando veo el centro tomado por la publicidad, recuerdo que Madrid era una ciudad de decorados. El recorrido que realizaban los altos dignatarios extranjeros era espantoso, por lo que las casas nobles, que eran un desastre, ocultaban con telones y guirnaldas sus miserias. Además, como los madrileños tenían la obligación de alojar en sus casas a los legados, a los funcionarios reales y a todos sus criados, aquí se construyó a la malicia. De ese modo, desde el exterior las viviendas parecían pequeñas y así evitaban la regalía de aposento, o sea, ceder a la fuerza la mitad de su casa a los visitantes.

    ¿Ha sido la comunidad el laboratorio de la política neoliberal del PP?

    Sí, pero hay que echarle en cara al PSOE que votase a favor de una ley que dio entrada a la empresa privada en la Sanidad. Es el negocio más sencillo del mundo: me hago con el poder, desprestigio a las instituciones que funcionan mejor y se las vendo a mis amigos para que saquen provecho de ellas. Una vieja estafa.

    ¿Ve Telemadrid?

    Alguna vez, pero no hay nada que ver. Una pena, porque en un momento determinado, incluso con la derecha, fue una televisión cercana. Había programas que salían a la calle y grababan al vecino de al lado. Algo pueblerino, pero que a la gente le encanta. Eso se ha acabado.

    ¿Con quién le falta ajustar cuentas?

    He ajustado las tres fundamentales en otros tantos libros sobre Dios Padre, Franco y la Historia de España. Mi ajuste de cuentas es permanente. Todavía me deben mucho. Haber hecho periodismo en la dictadura, con dieciocho años, es bastante duro. A muchos periodistas de la época nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo.

    ¿Cómo ve el futuro?

    Madrid va a seguir siendo así, no tiene más remedio: una ciudad corrupta con un poder especialmente representado. La especulación urbanística, por ejemplo, no va a cambiar nunca. Y, para ello, utilizarán todo tipo de trucos. Aquí el que se ha usado mucho es el de preservar la fachada, para que parezca que no ha cambiado nada, y luego meter a dieciocho familias donde antes vivían cuatro. Con el problema que representa tener dieciocho coches, dieciocho garajes, dieciocho… Sin embargo, lo ves por fuera y piensas: ¡qué bonito, Madrid!

     

    Esta entrevista se publicó en el nº 3 de la revista Luzes. Suscríbete.

    ]]>
    2015-03-21 14:42:38
    <![CDATA[O es pecado... o engorda - Un trago amargo]]> Espero que no hayais pasado por la experiencia de encontrar un rastro de hiel en la carne. Entonces entendereis la expresión de “amargo como la hiel” en toda su extensión. De todos, el amargo es el sabor más desagradable. Detectado por las papilas gustativas que están más al fondo de la lengua, tarda además demasiado en desaparecer. Ahora nuestro cerebro lo relaciona casi exclusivamente con el sabor de las medicinas pero, en origen, se considera que fue un elemento de alerta respecto de los venenos. En las almendras amargas tenemos el mejor ejemplo: contienen cianuro y tan sólo veinte podrían causar la muerte.  Por suerte su sabor es tan desagradable que no hay riesgo de confusión.

    A pesar de ello, hay un licor muy apreciado por los italianos, el Amaretto, que recoge todo el amargor de este fruto en una curiosa combinación con la dulzura de los albaricoques.  Dicen que lo inventó una mujer enamorada y que es afrodisiaco. Me temo que nunca voy a tomar lo suficiente para comprobarlo a pesar de que puede ser un complemento perfecto, por ejemplo, de un helado como postre.vermut

    Hay muchos alimentos de nuestra dieta diaria que tienen un fondo acre: el café, la escarola, la berenjena… Les buscamos trucos para suavizarlo y en paz. Las cosas deliberadamente amargas eran cosas de conventos y farmacia. La quinina, por ejemplo, se ha utilizado siempre contra la malaria. Magnífico argumento esgrimido durante años por los británicos para ponerse morados de gin tonic en las colonias.

    Pero la más popular bebida alcohólica amarga, la más universal es, con todo merecimiento,  la cerveza, gracias a su contenido en lúpulo. El placer con el que la gente bebe una cerveza fría, sobre todo en un día de calor, es el mejor reclamo. El primer acercamiento a esta bebida provoca siempre un cierto rechazo. Primero hay que repetir para aprender a disfrutarla y luego hay que repetir para seguirla disfrutando.

    Curiosamente hay una verdadera colección de bebidas amargas y casi todas se disfrutan a la hora del aperitivo. Tiene su razón de ser: son estimulantes y abren el apetito. Luego el pincho de tortilla, las aceitunas, las patatas fritas o los berberechos, acaban cerrándolo.

    Casi todas tienen el vino como base y las hierbas, los frutos y las especias como signo distintivo: el Amer Picon y el Campari, se hacen con pieles de naranja y genciana y quinina y, en el caso del segundo, hasta con 68 hierbas diferentes. El Fernet Branca utiliza 27, pero incluye raíces y flores en la maceración. El Bitter utiliza 20, entre ellos, canela,  sándalo y nuez moscada, además de la naranja y la genciana. Pero sobre las fórmulas exactas de la mayor parte de estas bebidas hay tanto secreto como sobre la de la Cocacola.

    Pero sin duda el rey de los aperitivos, con su toque amargo y exótico, el elemento indispensable de dos de los más clásicos cócteles, el Martini y el Manhattan, es el vermut. Una épocas más, otras menos, pero nunca ha dejado de beberse. Incluso ha dado nombre a algunas costumbres arraigadas como las “sesiones de vermút”  -los bailes mañaneros en las fiestas de algunos pueblos- o como el “quedar para el vermut” los placenteros mediodías de domingo.

    No puede negarse que hay un resurgimiento del vermut y, como no podía ser menos, con todo el aire foodie, gastropijo o simplemente evolucionado que acompaña a los tiempos. Antes había vermut con un poco de soda, con aceituna, con naranja o limón, con un baño de sifón y, para los más aguerridos, con un bautismo de ginebra. O un vermut de taberna tradicional, de grifo, con gusto a granel  y a artesanía. Ahora la gente sabe que hay muchas más marcas que el Martini y el Cinzano de costumbre y que muchas de ellas son españolas, que entre los componentes hay elementos que suenan tan bien como el díctamo de Creta o la raíz de lirio, que hay cartas de vermut en función de su tiempo de maceración o de los ingredientes especiales que lo aromatizan. Podeis encontrar incluso recetas para hacerlo en casa.

    La bebida que se creó –dicen- para ocultar el sabor de un mal vino ahora está de moda y eso significa más variedad y mayor esmero. Pues a disfrutarlo.

    ]]>
    2015-02-27 11:07:18
    <![CDATA[Por encima de nuestras posibilidades - 21 F: Conquistar el presente para transformar el futuro]]> Por Sara Porras y Jorge García Castaño

    Son ya más de veinte años del gobierno del Partido Popular en Madrid. Veinte años de saqueo, de radiales, de grandes operaciones urbanísticas, de pérdida de derechos… veinte años de gobiernos que nunca supieron estar a la altura de las gentes de una comunidad que, lejos de resignarse, tomó las calles, tomó las plazas y los centros de trabajo y salió a defender lo público —porque defender lo público es defender aquello que nos iguala—.

    Frente a este gobierno de hombres y mujeres grises que pretendieron hacer de nuestra región su cortijo, hay un pueblo valiente y solidario que ha sido ejemplo no sólo de resistencias si no sobre todo de victorias.

    Desde aquel movimiento vecinal que en los años 70 y 80 se arremangaron las camisas y construyeron sus barrios dotándolos de equipamientos, viviendas sociales y servicios públicos, las gentes de Madrid no han parado de demostrar la capacidad imparable que tenemos cuando actuamos unidos. Y así, rebelándose contra la rutina y los discursos que querían hacernos creer que no hay más patria que los intereses económicos, fueron fraguándose las redes de solidaridad entre aquellas y aquellos que no tenemos más que nuestras manos y nuestros trabajos para sobrevivir.

    Madrid nunca fue el escaparate olímpico en el que unos gobiernos crueles quisieron convertirnos, Madrid fue la patria grande de la dignidad. Testigo de calles llenas de alegría que en las que aprendimos a reconocernos y supimos comprender que cuando todo parece perdido sólo podemos vencer. Y así paramos el expolio de nuestra sanidad y del Canal de Isabel II. Denunciamos la tangentópolis que tiene en Bankia el epicentro de todas las corrupciones, demostrando la connivencia de una clase empresarial que encontró en esos gobiernos al cómplice necesario de su gran estafa.

    Un movimiento estudiantil y una marea verde que nos recordó que la educación nos iguala a todas y que el conocimiento sólo es tal cuando es compartido. Desde el campamento de Sintel hasta el campamento Coca-cola y las trabajadoras y trabajadores de Airbus a los que no pudieron amedrentar porque estaban peleando por sus propias vidas.

    Denunciamos también e hicimos efectivo el derecho a una vivienda digna donde las vecinas y vecinos tuvieron claro que frente a los fondos buitre existe la esperanza de justicia y el anhelo de saberse compañeras en mitad de la tormenta.

    Porque si algo han demostrado las gentes de Madrid es la fuerte convicción de que los derechos nunca se conquistaron en los parlamentos si no en las calles y así los y las trabajadoras de Telemadrid hicieron acopio de integridad y valentía, porque un pueblo desinformado es un pueblo preso de las manipulaciones y pelearon por una televisión pública al servicio de la mayoría social.

    Todo este recorrido, todas estas luchas compartidas, constituyen nuestro mejor patrimonio, un legado del que sentirse orgullosas y por el que merece la pena arriesgarse. Es el momento, por tanto, de conseguir llevar a las instituciones esta marea imparable.

    Sabemos que nos enfrentamos a un bloque compacto de intereses económicos, que nos enfrentamos al gobierno de la Omertá y que el camino no será fácil. Pero sabemos que la historia la escriben los pueblos y cuando la voluntad es unitaria no hay fuerza, por muy poderosa que esta sea, que pueda pararlo.

    Este sábado puede ser el inicio del camino que nos lleve a transformar toda esa indignación en una alternativa capaz de ganar y solvente para gobernar. Este sábado estamos todas convocadas a una gran asamblea ciudadana que comience a sentar las bases de esa nueva alternativa. No surgimos de la nada, surgimos de esa parte de la historia que fuimos construyendo desde cada rincón de cada barrio.

    Los tiempos son llegados. Ahora, cuando todo se resquebraja, surgimos con mucha más fuerza, porque el futuro es nuestro si somos capaces de trabajar unidas, como hemos venido haciéndolo. Porque no podemos permitirnos no hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir que las instituciones se pongan a trabajar al servicio de su ciudadanía.

    Este sábado, a las 12:00 de la mañana es el comienzo de un esperanza para el presente y para este trabajo estamos todas y todos convocados, porque el camino será difícil pero si vamos juntas y juntos podremos conseguirlo.

    ]]>
    2015-02-20 11:35:24
    <![CDATA[El rincón del ñángara - Andalucía en mitad del susto]]> Warren Christopher, secretario de Estado de EE.UU cuando se negociaba en Ginebra la paz en Bosnia, acusó a los europeos de la guerra:
    “Es vuestra culpa, dijo, por dejar que los serbios invadieran Bosnia”
    “Pero si los serbios ya vivían allí”… contestó consternado David Owen, el mediador europeo
    “¿Hace mucho?” Preguntó Christopher
    “Desde siempre”, respondió Owen.

    A Susana Díaz cuando habla de Podemos le ocurre como a Christopher, que cree que son agresores venidos del exterior. Ósea, desde Madrid. Su última ocurrencia es acusarles de “venir a Andalucía a insultar a los andaluces”. Tratándoles cómo invasores, quiere que no se vea que los de Podemos “ya vivían allí desde siempre” y que sus filas las engrosan los indignados con las políticas de su partido que han llevado a Andalucía a una situación de susto.

    Más allá del grosero intento de la presidenta de envolverse en la bandera blanquiverde y negar a los militantes andaluces de Podemos la nacionalidad, lo que se esconde es el desesperado intento del Régimen del 78 -que ha entrado en estado de pánico- de construir un bloque anti Podemos con capacidad para frenar a esta formación. Por esas cosas que ocurren en la guerra de clases, tras Podemos se están aglutinando en Andalucía las fuerzas populares que durante estos años han dado la batalla en las calles contra el saqueo del bipartidismo. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación del régimen (que son casi todos) para darse cuenta de la histeria política. Todos contra Podemos y contra Podemos vale todo. Esto es así en España entera, pero en Andalucía hay circunstancias específicas.

    El electorado conservador andaluz esta desorientado y se bate en retirada. Aterrorizado por la irrupción de Podemos, torturado y aturdido, no confía en un PP desgastado por las políticas antisociales, por la corrupción, por la división y sin liderazgo. El PP andaluz no esta en condiciones de presentar batalla para frenar la ofensiva popular que se les viene encima. Esto solo puede hacerlo el PSOE que se prepara para convertirse en la barricada del Régimen. Es decir en el auténtico partido Anti Podemos.

    ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo puede el PSOE evitar la hemorragia de votos por su izquierda? No puede. No tiene forma de evitar el castigo por su responsabilidad en la situación en la que esta Andalucía tras tres décadas y casi un lustro -¡ya les vale!- de gobiernos “socialistas”. Para no ser largo: 34% de paro general y el 62 % entre los jóvenes; tres millones y medio de personas en riesgo de pobreza (el 45,3 % de niños están en esa situación); una de cada tres personas esta afectada por problemas de vivienda;  la exclusión del empleo, del consumo, de la educación y de la salud están varios puntos por encima de la media española y la exclusión severa refleja la misma realidad…

    En fin, parece el apocalipsis, pero son los datos del último informe Foessa a los que hay que añadir un clientelismo decimonónico, la rampante corrupción, los ERE, los cursos de formación, Invercaria…..

    El PSOE, con este balance para presentarse en público, ya ha descontado los votos del castigo que va a perder por su izquierda y se ha preparado a conciencia para recuperarlos por su derecha. En esto ha estado Susana Díaz ocupada en los meses pasados y eso explica sus evidentes gestos destinados a tranquilizar a los bancos y a la buena sociedad andaluza. La Presidenta se ha exhibido con Emilio Botín o con su hija Ana Patricia a la vez que se oponía a la creación de una banca pública en Andalucía. Se ha reunido con el embajador usamericano o con el de Israel sólo unas horas antes de que iniciasen la guerra que este verano acabó con la vida de 2.176 palestinos (de los que 610 eran niños). Ha consentido la política de desahucios y ha recortado con pasión los gastos sociales en sanidad y educación. Ha inaugurado, con el mismo desparpajo que lo haría Pedro Morenés, ferias como la Aerospace & Defense Meeting, donde hacen sus negocios los grandes fabricantes de armas . Ha bloqueado la creación de un banco de tierras para mitigar la exclusión de los jornaleros… En definitiva, ha dado sobradas muestras de que es una persona de confianza para la oligarquía andaluza y de que es la única que tiene los poderes suficientes para intentar frenar a Podemos. Y a lo que viene detrás.
    Solo la vieja luna puede contemplar al fantasma de Felipe González, (el inspirador de esta estrategia y valedor de Susana) vagar durante las noches por el palacio de San Telmo y escuchar sus carcajadas cuando piensa en los que hablan de la “gran coalición “ para frenar a las fuerzas populares después de las elecciones andaluzas. No es esa la táctica, la gran coalición ya esta hecha “in vitro” y Susana Díaz es su cabeza de lista.
    “Así es -decía Marx en el 18 Brumario-, cómo la lucha de clases puede crear las condiciones que permiten que un personaje mediocre, ambicioso y grotesco llegue a representar el papel de salvador del Régimen”. Y el Régimen se prepara para la batalla de los idus de marzo poniendo en posición de combate a sus medios de comunicación privados (que han sido bendecidos con abundante dinero publico disfrazado de publicidad institucional) y a sus medios públicos abanderados por Canal Sur que, para variar, sustituirá los conceptos de verdad, igualdad y objetividad por los de infantería, caballería, artillería…
    ¿E Izquierda Unida?. ¡Ah, este es un asunto dramático! La Coalición sale del Gobierno con los socialistas virtualmente rota, maltratada y desmoralizada. La presidenta ha sido implacable en humillarla antes de convocar elecciones: nada de reunirse en Tinduf con los saharauis y prohibido convocar un referéndum entre sus afiliados. El bochorno se extiende entre los militantes de la formación, atónitos ante la sumisión de sus dirigentes, sus tragaderas para comerse sapos y su capacidad para colaborar en los recortes y en las políticas antisociales de la Junta. Regocijo también en el electorado conservador que ha comprobado que “esta señora” si que sabe tratar a las gentes de izquierdas.
    Inhabilitada como alternativa popular real, IU concurre a las elecciones autonómicas para ser cabeza de ratón, después de que Antonio Maíllo ganase por goleada en las apresuradas primarias de verano a un tal Laureano, en un duelo similar al de un elefante contra una pulga, que el aparato hizo pasar por un proceso democrático. Cómo ocurre en Madrid, la burocracia de la formación ha tomado las medidas necesarias para que en ningún caso pueda producirse la convergencia con Podemos. Sus expectativas son las de conseguir algunos parlamentarios, lo que me trae a la memoria otra cita de Marx (perdón por citar dos veces al lobo). “El cretinismo parlamentario es una enfermedad que a los contagiados aprisiona como por encantamiento en un mundo imaginario, privándoles de todo sentido, de toda memoria, de toda comprensión del rudo mundo exterior”
    Descansen en paz; aunque sus esforzadas bases se merecían mucho más.

    ]]>
    2015-02-07 08:07:07
    <![CDATA[Colectivo DeLiberación - Tiempo de trabajo y desigualdades por razón de sexo]]> Yolanda Valdeolivas y Gregorio Tudela
    Catedráticos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Facultad de Derecho. UAM(1)


    El sexo dificulta la igualdad material entre mujeres y hombres, especialmente en el trabajo. Pese a la garantía de igualdad de acceso al empleo, de disfrute en términos de igualdad de las condiciones de trabajo y protección social y de eliminación de toda forma de discriminación por razón de sexo, hay diferencias injustificadas derivadas, más que de reglas jurídicas, de roles sociales que sitúan a la mujer en una peor posición de partida, por circunstancias histórico-culturales inveteradas, que requieren acción legislativa y judicial e intervención activa en el terreno de los hábitos sociales. Que queda aún mucho camino por recorrer lo evidencian las reiteradas declaraciones públicas de responsables de significativos colectivos empresariales que nos devuelven, insistentemente, a la casilla de salida y muestran lo inseguro y zigzagueante de la senda recorrida.

    La igualdad exige reequilibrar la posición de la mujer en el ámbito laboral y en lo familiar, social, político y económico. En lo laboral se aplican diversas técnicas: tratamiento de las diferencias indisolublemente ligadas al sexo (protección del embarazo y lactancia), prohibición de la discriminación indirecta (efectos adversos que sobre ellas produce un puro tratamiento igualitario con los hombres), medidas de conciliación de la vida familiar y laboral (diferentes roles sociales respecto de las cargas familiares que ocupan mujeres y hombres) y, finalmente, una estrategia transversal, que valore la diferencia social y estructural entre sexos, que implemente acciones preventivas, incluidas las medidas positivas en favor de las mujeres, como hacen la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

    Regulaciones laborales aparentemente neutras, como la flexibilización del tiempo de trabajo para atender a cambiantes necesidades empresariales, incide sobre el empleo de la mujer, tanto para promoverlo (si atiende a intereses personales, especialmente de tipo familiar, de las trabajadoras), como para entorpecerlo (si solo cubre requerimientos empresariales de jornadas de trabajo irregulares más difícilmente conciliables para las trabajadoras por su habitual asunción de responsabilidades familiares). Y provoca una menor participación de las mujeres en el empleo o su participación en términos de segregación profesional y ocupacional, si no discriminación, cuando su incorporación al mercado de trabajo no se acompaña de una mayor participación del hombre en las tareas de atención a los hijos y la familia, normalmente cubiertas en exclusiva por las mujeres, como muestran diversas estadísticas oficiales e informes. Hablar de intereses personales a conciliar con el trabajo cuando de trabajadoras se trata remite, generalmente, a dedicarse a la familia, que las obliga a renunciar a su más plena faceta laboral o a la maternidad para satisfacer sus legítimas expectativas profesionales, avocándolas a un empleo de menor calidad o infraempleo, por sus presuntas menores dosis de adaptación a las exigencias empresariales.

    La respuesta tradicional ha sido el establecimiento de regulaciones especiales (descansos, permisos, reducciones de jornadas o excedencias por maternidad) que, aun establecidas en términos de igualdad para ambos progenitores, son abrumadoramente utilizadas por las madres; o la contratación a tiempo parcial, modalidad claramente feminizada, aunque las mujeres manifiesten insatisfacción y preferencia por un trabajo a tiempo completo, por la menor calidad del empleo cubierto a tiempo parcial y en general por debajo de sus capacidades profesionales.

    Urgen soluciones integrales que incorporen la perspectiva de género al debate sobre la gestión del tiempo de trabajo, igualando las oportunidades en el empleo entre mujeres y hombres. Las políticas de igualdad de sexo en la ordenación del tiempo de trabajo exigen superar el estricto marco de las medidas de protección de la maternidad y conciliadoras que, paradójicamente, lastran la consecución de una igualdad laboral real y plena, porque las fisuras de ese principio afectan, básicamente, a las discriminaciones indirectas, donde la normativa aún tiene recorrido.

    Las medidas conciliatorias pueden flexibilizar el tiempo de trabajo a las necesidades de las trabajadoras sin perturbar su funcionalidad para satisfacer demandas empresariales. La progresión cuantitativa y cualitativa de estos derechos responde a la idea de que la vida familiar coloca a la mujer en una posición especial y desventajosa respecto del hombre en la relación de trabajo que debe compensarse jurídicamente. Abruman los datos sobre la asunción por la mujer de las cargas familiares, evidenciándose que, pese a su incorporación masiva al mercado de trabajo, sigue ejerciendo casi en exclusiva la función de cuidadora, renunciando, frecuentemente, a ejercer una profesión o compatibilizando vida laboral y familiar mediante enojosas adaptaciones de ambas funciones.

    Los derechos de maternidad son exclusivos de las mujeres, por razones obvias. Pero no debe confundirse protección de la maternidad con otras medidas conciliatorias, pues un incremento de las últimas reconocidas solo a las mujeres o diseñadas para su mayoritario ejercicio por ellas puede provocar un indeseable efecto bumerán: o disuaden al empresario de contratar a mujeres o precarizan sus condiciones de trabajo. El reconocimiento indiscriminado e igualitario de los derechos conciliatorios de trabajo y familia, habitualmente disfrutados por trabajadoras, potencia un reparto desigual de las cargas familiares, desvaloriza el trabajo femenino y distorsiona los bienes jurídicos protegidos y las finalidades de su protección.

    Tampoco es neutro sustituir el binomio vida familiar-vida laboral por vida personal-vida laboral. Hay que avanzar en la conciliación de las facetas personal (más amplia que la mera atención a la familia) y laboral de los trabajadores en clave conciliatoria, pero uno y otro concepto no son equiparables en materia de igualdad efectiva por razón de sexo. Si hombres y mujeres no muestran diferencias laboralmente relevantes en la relación entre vida personal y profesional, sí ocupan posiciones asimétricas respecto de la vida familiar, con mayor dedicación femenina a las tareas relacionadas con su atención y cuidado y mayores dificultades de congeniarlas con el trabajo. En el debate sobre la igualdad por razón de sexo solo reviste interés la conciliación del trabajo con la vida familiar, no con la vida personal.

    La inevitable atribución a los progenitores en términos de igualdad de los derechos previstos para la atención de los hijos no evita que esa flexible ordenación del tiempo de trabajo sea abrumadoramente asumida por las trabajadoras y excepcionalmente por los trabajadores. Así, favorecer derechos conciliatorios sitúa a la mujer en posición de desventaja laboral, porque la flexibilidad que conlleva conciliar obligaciones laborales y familiares puede entorpecer la que reclama el empresario para satisfacer sus necesidades productivas u organizativas, provocando un resultado sexista consistente en considerar que el trabajo masculino es más adaptable en términos empresariales, por menos condicionado a necesidades extralaborales, que el trabajo femenino. Las fórmulas conciliatorias tienden a perpetuar la segregación entre mujeres y hombres y la atribución de roles sociales sexistas, profundizando en la desigualdad y desvalor del trabajo de las mujeres. Subliminalmente, una finalidad igualitarista (asegurar que las mujeres congenien con más facilidad vida profesional y familiar, evitando que las cargas familiares perjudiquen la relación laboral) termina provocando un resultado perverso (abandono o marginalidad de la actividad laboral). Hay que corresponsabilizar a los hombres haciendo avanzar la perspectiva de género, más que concediendo más derechos a las mujeres para que concilien, promoviendo la participación de aquellos en las tareas de cuidado del hogar y la familia.

    No deben descartarse medidas que estimulen un tratamiento económico, profesional o social más favorable de los hombres acogidos al disfrute de derechos conciliatorios, como medida positiva para aquellos en el plano familiar, no laboral, incentivando su mayor incorporación a esas tareas y fomentando decisiones dentro de la unidad familiar capaces de corregir la habitual asunción cuasiautomática de las funciones de cuidado por parte de la mujer, a modo de reconocimiento social apto para promover un cambio de hábitos y estereotipos, dentro y fuera de las empresas.

    Especial interés tienen las acciones positivas para la consecución de los objetivos de igualdad, reclamadas por la citada Ley de igualdad (medidas preferenciales temporales al servicio de la igualdad material o de oportunidades que favorecen en lo laboral la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y su mantenimiento en él), si garantizan su razonabilidad y proporcionalidad, como indican el TC y el TJUE. Porque la garantía de la igualdad no se agota en tratar igual a mujeres y hombres o en reconocer derechos idénticos; obliga a corregir las situaciones de desequilibrio estructural que hacen del género un argumento peyorativo de incidencia directa e indirecta, mediante técnicas capaces de acabar con una situación de inferioridad de la mujer en sus condiciones de empleo y trabajo. El problema del trabajo de la mujer no es mera cuestión de igualdad, sino de protección de un colectivo desfavorecido que exige neutralizar desigualdades histórica y socialmente consolidadas, acabando con una situación de rebaja de sus condiciones laborales.

    Hay que potenciar regulaciones que mejoren, si disfrutadas por los hombres, las facilidades reordenadoras del tiempo de trabajo relativas a la atención de las cargas familiares. El contrato a tiempo parcial podría incentivarse en niveles profesionales de mayor cualificación y retribución, normalizando su celebración entre los hombres a través de estímulos económicos, para lograr un reequilibrio que, indirectamente, equipare condiciones laborales entre trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo, por el alza que en dichas condiciones suponga la contratación de varones. No existen reparos técnicos significativos para ello en el marco de las acciones positivas como instrumento de lucha contra las desigualdades, en tanto medidas de discriminación positiva del hombre en la vida familiar, capaz de igualar roles sociales, incrementando sus responsabilidades familiares hasta igualarlas a las mujeres. El objetivo es la equiparación de las exigencias flexibilizadoras de ambos sexos en relación con el tiempo de trabajo e igual consideración de hombres y mujeres dentro de las empresas.

    La frecuente invisibilidad de la desigualdad de género dificulta su erradicación y, con frecuencia, normativa y actuaciones públicas y privadas o no la perciben o la mantienen como un valor socialmente admitido. Urge un estudio estadístico que, además de ofrecer datos específicos sobre la mujer para contrastarlos con los del hombre y obtener conclusiones, integre la perspectiva de género, reconociendo las diferencias de valores, roles, situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, así como su interacción en la realidad analizada, como sugiere la Ley de Igualdad. Se haría visible que la concesión igualitaria a mujeres y hombres de mayores facilidades para el cuidado de hijos acaba reafirmando la desigualdad y que no toda ampliación indiscriminada de derechos conciliatorios avanza en la igualdad. O la sexista protección social de nuestro sistema público de pensiones, al proyectar la discriminación o mera diferencia en las condiciones laborales sobre la protección social sustitutiva de los salarios de actividad, condicionada por los ingresos y contribuciones sociales.

    El enfoque de género permite articular medidas positivas capaces de compensar dicha realidad adversa. Así se ha hecho al atribuir a los hombres derechos de paternidad exclusivos e intransferibles; o al considerar como cotizados ciertos períodos de inactividad ligados a la atención de cargas familiares en el contrato a tiempo parcial; o al dar por cotizado a efectos de prestaciones futuras parte del período de maternidad o paternidad o iniciado durante la percepción de la prestación por desempleo.

    Las medidas positivas son el último recurso para superar situaciones de patente desigualdad de las mujeres en el trabajo, obligando a los poderes públicos pero de carácter voluntario para los privados. A falta de aplicación espontánea, debieran incentivarse vía económica, fiscal y social por los poderes públicos para los empleadores que las implanten. Y potenciar que los convenios colectivos establezcan reservas y preferencias en la contratación de mujeres, así como en materia de clasificación profesional, promoción y formación. Sin olvidar cuantas otras medidas prevean los planes de igualdad de las empresas, fórmulas llamadas a protagonizar las mayores virtualidades igualitaristas.

    ————————————————
    (1)Suscriben el contenido del presente artículo Ana de Marcos, Andrés García, Antonio Arroyo, Antonio Rovira, Beatriz Gregoraci, Blanca Mendoza, Blanca Rodríguez Chaves, Borja Suárez, Clara Álvarez, Elena García Guitian, Esther Gómez Calle, Fernando Martínez, Isabel Arana, José Luis López, José María Blanch, José Ramón Montero, Juan Antonio Lascuraín, Magdalena Nogueira, Manuel Sánchez Reinón, María Luisa Aparicio, Marta Lorente, Mercedes Pérez Manzano, Raquel Escutia, Soledad Torrecuadrada y Visitación Álvarez, profesores de la Facultad de Derecho de la UAM

    ]]>
    2015-01-10 08:00:57
    <![CDATA[Precarios por el mundo - Errejones, doctores y precarios “no tan jóvenes”]]> Rafael Grande
    Sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y Estudios Latinoamericanos por la USAL, experto en migraciones y responsable editorial de Encrucijadas
    Roberto Cilleros
    Sociólogo,  posgraduado en técnicas de investigación social por el CIS y estudiante del máster de Estudios Urbanos en la ETSAM (UPM)

    Son muchos los artículos que en los últimos años versan sobre la precariedad y el paro juvenil, sin embargo, la mayoría de estos han venido a centrarse casi exclusivamente en un tipo de jóvenes que no pasan de los 25 años. ¿No son también alarmantes los actuales niveles de paro entre los “no tan jóvenes” que rondan la treintena?

    En otro orden, existe un choque entre unas cifras que corroborarían que tener una alta cualificación -como el doctorado- asegura tener empleo y tenerlo en buenas condiciones, y unas realidades cotidianas de jóvenes cualificados que no encuentran oportunidades en el país. ¿Cómo funciona en la actualidad esa relación entre altos niveles de formación e incorporación laboral?

    En último lugar, se ha producido en las últimas semanas una polémica en torno a un contrato de investigación postdoctoral de Iñigo Errejón que ha manifestado el profundo desconocimiento que hay en la sociedad sobre cómo funciona hoy la investigación universitaria, y que se ha saldado con un expediente injusto que olvida que los objetivos de los proyectos de investigación se miden por los resultados y que éstos no dependen de calentar una silla durante un horario concreto.

    En resumen, la pregunta que queremos lanzar aquí es: ¿qué ocurre realmente después de defender la tesis? ¿Cuáles son las realidades de la juventud más formada?

    El paro juvenil en torno a la treintena

    España tiene la tasa de paro juvenil más alta de Europa (53,8%) junto con Grecia, pero como casi siempre que se habla de paro juvenil este indicador hace referencia a los menores de 25 años. Esto supone que dentro de la categoría “juvenil” desaparecen edades que sin lugar a dudas en la sociedad actual siguen siendo consideradas jóvenes. Pese a que la tasa de paro de jóvenes entre 25 y 34 años se situaba a principios de 2014 entorno al 28% -lejos de ese 53%- no se puede obviar que esa etapa del ciclo vital (en la que ya ha finalizado el período formativo) es especialmente sensible en relación a la emancipación, a lograr una mínima estabilidad laboral, a la formación familiar, etc. Hay que subrayar la gravedad de las implicaciones sociales y psicológicas de esta situación en la que casi uno de cada tres jóvenes de esa edad esté en paro (como bien reflejaba hace unos días el artículo “¡Ah! ¿Pero todavía vives con tus padres?”).

    graf1-detalle

    Los mitos de las expectativas laborales

    Las cifras muestran que el paro es casi nulo entre las personas que tienen el título de doctor. Sin embargo, si desgranamos el conjunto de doctores por edad y nos fijamos en los más jóvenes, encontramos dos cuestiones: a) aunque entre los jóvenes el paro es más bajo entre los doctores, sí existen unas cifras de paro significativas –llegando casi a los veinte puntos en 2013-; y b) el crecimiento del desempleo sigue la misma tendencia que el resto. Es decir, tener un doctorado no supuso a partir de la crisis evitar el crecimiento del desempleo.

    Además del paro, los datos de la EPA muestran un giro abrupto de las condiciones laborales: mientras que en el primer trimestre de 2007 más del 63% de los doctores de 25 a 34 años que trabajaban tenían un contrato indefinido, seis años después sólo gozan de esa condición el 39% frente a un 61% que tiene una relación laboral temporal.

    graf2

    En un país en el que la investigación depende en gran medida del ámbito público, la Universidad española no está pudiendo –ni está queriendo– aprovechar el potencial de la tantas veces denominada “generación más preparada”.  Y en el ámbito privado, el reemplazo de puestos de trabajo cualificado por eternos becarios, dibuja un panorama dramático.

    De esta forma, nos encontramos con que la precariedad y el paro también afectan a los jóvenes doctores, y además en muchos casos el componente de clase incide negativamente en las capacidades de enfrentarse a ello. Ante esta realidad, y con la sombra siempre presente del exilio económico, tenemos en nuestro país una generación de jóvenes que rondan la treintena y se enfrentan a una sensación de fracaso, de expectativas truncadas y de sueños meritocráticos rotos.

    En una Universidad con un profesorado claramente envejecido, se sigue prefiriendo en muchas ocasiones malgastar la baja tasa de reposición en sacar cátedras que perpetúan el poder de una casta universitaria, en lugar de promocionar y apostar por los jóvenes que están ayudando a subir el nivel en investigación –tan perjudicado por los recortes–. En este triste escenario, la caza de brujas contra un doctor supone un ataque general a la labor de los jóvenes científicos, que no puede medirse en horarios rígidos, como bien saben los países que ahora se aprovechan de la productividad de los emigrados españoles cualificados, cuya formación financiamos entre todos los españoles.

    Por todo esto –y mucho más que no se ha mencionado aquí–, hay que luchar por un cambio estructural del modelo de investigación y universidad. Frente a los repetidos discursos de “hay que aguantar”,  de “lo importante es entrar”, de “así tengo experiencia”, de “antes o después saldrá una plaza”… desde aquí recordamos las palabras de Manolo Monereo cuando decía en 2012: “la utopía que está muriendo ahora es que tras tres o cuatro años de ajustes volveremos a la etapa anterior. Esto se ha acabado, el pasado no volverá”.  Por eso, como el pasado no volverá, tendremos que construir el futuro.

    ]]>
    2014-12-09 08:00:23
    <![CDATA[Tentativa de inventario - Cómo rodar el fracaso]]> Escudriñar lo cotidiano no siempre es fácil, sobre todo cuando no sabes muy bien por dónde te vienen dadas. Conviene acotar, darle al pause y como si de un cuadro viviente se tratara comenzar a diseccionar la realidad para saber dónde y cómo se jodió. Con todo, las posibilidades de éxito son más bien exiguas.

    En Pas à Genève, primer largometraje del “colectivo artístico” lacasinegra, un grupo de jóvenes cineastas se embarca en la mesiánica e inane tarea de cartografiar un trozo de mundo. Pertrechados con cámaras y micrófonos, barren un descampado ginebrés con delicadeza quirúrgica registrando lo intrascendente, el detalle del detalle, fragmentos de un paisaje anodino que no invita a la demora.

    El resultado es, irremediablemente, una aproximación. Pero una aproximación sugerente en la que la voluntad de extrañamiento en cada uno de sus planos nos presenta la realidad despojada de artificio. Una aproximación que, como tal, encarna el fracaso de un proyecto utópico de raíz, pero que, de la mano de estos improvisados taxidermistas rupestres, queda retratado con personalísima honestidad.

    La frustración por la tarea inacabada se solapa con esa sensación de transitoriedad e incertidumbre generacional. Una suerte de desasosiego vital que coincide, desde el exilio, con un Madrid en pleno apogeo quincemeyero. De fondo, hay neurosis, una obsesión melancólica por el detalle, por lo infra-ordinario. De fondo, hay también la necesidad de dotar de sentido lo que nos rodea, de pre-fabricar una realidad y hacerla inteligible.

    Decía Perec en Especies de espacios que “escribir es tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva: arrancar unas migajas precisas del vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos”. Pas à Genève arranca unas pocas “migajas” a ese vacío y las hace suyas, demuestra –con honradez y sin ínfulas–, que el fracaso también es bello, y se puede rodar.

    ]]>
    2014-12-07 12:35:10
    <![CDATA[La Magia de Volar - Hub control]]> Anterior: La magia de volar.

    Cuando volamos, rara vez somos plenamente conscientes de las múltiples capas invisibles a nuestro alrededor que nos cuidan sin que nos demos ni cuenta. Desde los incontables conceptos de seguridad esencial integrados en el diseño de nuestra aeronave hasta los sofisticadísimos sistemas de control de tráfico aéreo modernos, pasando por la seguridad más física y básica, hay miles de “ángeles” humanos y tecnológicos guardando tu vuelo y el de quienes van contigo. Sólo existe una manera de viajar con más protecciones: exige años de entrenamiento, cohetes y la llamamos cosmonáutica.

    Iremos viendo estas capas, pero hoy quiero hablarte de una que por su cercanía y al mismo tiempo su “invisibilidad” me resulta especialmente interesante. Es el llamado handling, que viene a traducirse como asistencia en tierra. El handling es el sistema que logra que tu avión disponga de todo lo necesario para volar y vuele habitualmente a su hora con todo lo que tiene que llevar: tus maletas, tu comida, tu combustible y tú, o yo, entre otras mil cosas más.

    Ahora multiplica eso por varios millones de pasajeros al día, día y noche, todos los días del año, llueva, truene o haga calor, para todas las combinaciones de destinos imaginables, manteniendo la máxima puntualidad posible, sin perder nada –o casi nada– por el camino. Es complejísimo. Y ahí es donde entran en juego entes complejísimos como el hub control. Para ver cómo va esto, vamos a hacer una visita al sistema de handling de Iberia en la terminal T4 de Barajas,  un importante hub por donde pasan unos 35.000 pasajeros al día. Es una pasada, te lo advierto. ;)

    Iberia handling, Madrid T4.

    Grandes aerolíneas como Iberia tienen varios negocios distintos. El más conocido de todos es, naturalmente, los aviones. ;) Vamos, vender pasajes y llevar a cabo los vuelos. Pero, por ejemplo, también se dedican al mantenimiento de sus propias aeronaves y las de muchas otras compañías. O a esto del handling que estamos hablando, igualmente para sí mismos y como doscientas compañías más en 41 aeropuertos de España. Llevan 86 años en ello, lo que representa un know-how de ese ciertamente notable. En el caso del handling de Iberia en la terminal T4 de Madrid todo gira en torno al hub control propiamente dicho. Esta es una sala provista de medios informáticos y personal experimentado que constituye el cerebro de todo el sistema. Tiene estas pintas:

    Hub control para el handling de Iberia en la terminal T4 de LEMD.
    “Hub control” de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez – Madrid Barajas (LEMD). Imagen: La Pizarra de Yuri.

    Bien, vamos allá. Lo primero, fíjate en la pantalla gigante del fondo. A la derecha tenemos el reloj, que es el jefe y podríamos decir que el tirano de todo medio de transporte que se precie. ;) Si la puntualidad en los transportes es y ha sido siempre importantísima y un motivo de orgullo profesional, cuando hablamos de hubs que concentran cientos de vuelos e intercambios diarios resulta simplemente esencial. Incluso pequeños retrasos en un hub importante provocan olas que se extienden por varios continentes. A la izquierda hay una lista de todos los vuelos en curso. Y al centro, podemos ver una representación en tiempo real de todos los aviones que están en proceso en ese momento:

    Estado de cada avión en proceso, en tiempo real, en el hub control de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez - Madrid Barajas (LEMD).
    Estado de cada avión en proceso, en tiempo real. Imagen: La Pizarra de Yuri.

    Los que están en gris, significa que están inactivos. Los que están en verde, que todo va como debe. Si surge cualquier incidencia, inmediatamente el símbolo del avión afectado se pone en rojo y, entonces, el área competente en el hub control se pone manos a la obra para que esa incidencia no se convierta nunca –o casi nunca– en un retraso.  Y parece que no se les da mal: en Iberia se muestran muy orgullosos de haberse situado entre las aerolíneas más puntuales del mundo y, después de haber visto cómo funciona todo, no es de extrañar. Sólo cuando un avión está totalmente completado y “en verde” puede iniciar los procedimientos de arranque y despegue.

    ¿Qué controla el hub control? ¡Todo! :D Todo lo que necesite el avión en tierra. Habrás observado que hay tres filas de puestos de trabajo. En la primera, se asignan los trabajos para todos los equipos móviles –jardineras, push back, escaleras…–, en la segunda se ocupan del área de facturación y embarque –se controla si hay mucha fila para facturar, si hay que reforzar  el embarque de un vuelo con un tercer agente para agilizarlo…–, y en la tercera están los coordinadores, la figura sobre la que gira gran parte de la responsabilidad de las tareas que se desarrollan alrededor de un vuelo. Cada avión tiene un coordinador de handling asociado, cuya función es asegurarse de que todo se realiza acorde a procedimiento. Por su parte, el coordinador del hub control es el responsable de que todas las operaciones en todos los aviones sean como tienen que ser. Cada uno de esos pájaros con alas de metal y composites lleva 200 o 300 vidas a lo fácil. No son esas responsabilidades pequeñas, no.

    Veamos, por ejemplo, cómo funciona el tema de las maletas. En el momento en que facturas un bulto, habrás observado que al mismo se le engancha un código de barras. Este código de barras desempeña varias funciones, pero especialmente dos. La primera, es que ese código de barras es un identificador único que a todos los efectos convierte a tu bulto en único en el mundo entero. Mientras conserve el código de barras, se puede trazar, esté donde esté. La segunda función es vincularlo a ti (a tu código de identificación como pasajero, que es también único en el mundo.) Así, el sistema puede saber en todo momento de quién es ese bulto y dónde está.

    Tus maletas vuelan contigo en la bodega de carga de tu mismo avión, introducidas en unos contenedores especiales para aviación que se llaman elementos unitarios de carga (ULD). Salvo en un caso que te comentaré después, está terminantemente prohibido que un bulto vuele sin pasajero asociado a bordo de la aeronave. Si un pasajero ha facturado equipaje y no se presenta al vuelo, el contenedor se descarga del avión, se sacan sus bultos y se vuelve a cargar sin ellos. Como por ejemplo, aquí:

    Iberia descargando maletas de un pasajero retrasado.
    Un pasajero había facturado sus maletas pero no se presentó a tiempo en la puerta de embarque para tomar este avión. Así que se descargó el contenedor (ULD) donde iban y se localizaron para sacarlas. Al final resultó que sólo llegaba tarde y finalmente pudo subir a bordo en el último momento, con lo que el contenedor volvió a cerrarse y embarcarse de nuevo. Pero si no hubiera aparecido, sus maletas tampoco habrían volado. Imagen: La Pizarra de Yuri.

    Desde que facturas tu maleta hasta que llega a ese contenedor en el que viaja en el avión pasará por varios sistemas de seguridad y el SATE –Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes– del aeropuerto que la “arroja” en una nave de carga donde se encuentran los llamados hipódromos, cintas transportadoras que permiten la rápida transferencia de los bultos entre vuelos gracias a su identificador único y la ruta asociada. Y así de aeropuerto en aeropuerto. De ese modo, es posible facturar una maleta en cualquier lugar, subirte a tu avión y bajar en cualquier otro lugar para encontrártela otra vez allí, con independencia del número de escalas que hayas hecho entre medias, sin que tú tengas que preocuparte de nada.

    Área de carga de Iberia en la terminal T4 de Barajas.
    Los equipajes se procesan en estas naves de carga, utilizando unas cintas transportadoras llamadas “hipódromos.” En la foto de la izquierda, puedes observar cómo el trabajador del centro tiene en las manos uno de los diversos dispositivos informáticos que coordinan la operación, conectados con el “hub control” en tiempo real. Así sabe adónde tiene que ir cada bulto, identificado con un código único a lo largo de todo su recorrido. Imágenes: La Pizarra de Yuri.

    ¿Y qué ocurre si a pesar de todo una maleta se pierde? Pues que… no se pierde. :D En la mayoría de ocasiones sólo está descoordinada y pasa al “limbo”, esto es, un sistema de reasignación automática que intentará siempre ponerlas en el siguiente vuelo con rumbo a tu destino. Por ejemplo, en Iberia han desarrollado un sistema de gestión de equipajes que no solo es capaz de “reconciliar” tu maleta para enviarla a su destino sino que, además, es responsable del sofisticado sistema de equipajes en conexión que ofrece en la T4 a compañías como Qatar, uno de los más importantes de esos más de 200 clientes a los que atiende en 41 de nuestros aeropuertos.

    Handling total.

    Aunque he hecho hincapié en lo de las maletas porque es lo que más suele interesar, no quiero que te quedes con la idea de que el handling es “lo de las maletas.”  Como te decía al principio, el handling cubre toda la asistencia en tierra al avión, excepto el mantenimiento y reparaciones. Incluye cosas tan relevantes como el repostaje del combustible necesario para el vuelo u otras sin las que el pasaje lo pasaría bastante mal, como por ejemplo el catering, es decir, las bebidas y comidas, y con las cosas de comer y beber no se juega (sobre todo en vuelos muy largos.) Aquí vemos cómo las cargan, es ese vehículo de “Gategourmet” :D :

    Embarcando el catering en un avión de Iberia, Aeropuerto de Madrid-Barajas.

    Importantísimo: embarcando el bebercio y el comercio en un avión (a la izqda.) :D Imagen: La Pizarra de Yuri.

    El handling se extiende incluso al momento en que el avión ya está autorizado y listo para empezar a moverse. La última operación de la asistencia en tierra es el push-back, para sacar al avión de su plataforma de aparcamiento y empujarlo ya a la zona de maniobras, donde empezará a moverse por sus propios medios. Se hace con estos vehículos tan curiosos… y potentes, porque levantan el tren delantero y así se lo llevan (el avión de esta foto era un Airbus A330 con destino a Río, que pesan cerca de 250 toneladas):

    Tractor de push-back de Iberia.
    Tractor de push-back de Iberia, que ya tiene agarrado el tren delantero del avión (un Airbus A330 de más de 200 toneladas) y está listo para levantarlo y empujarlo al área de rodaje, desde donde la aeronave ya empezará a moverse por sus propios medios. Imagen: La Pizarra de Yuri.
    Conductora de un tractor push-back de Iberia.
    La conductora del push-back nos sonríe antes de llevar un Airbus de más de 200 toneladas al área de rodaje. :-P Imagen: La Pizarra de Yuri.

    Lo que sí me gustaría transmitirte es la idea de control total, porque se parece mucho a la realidad. En el momento en que facturas tus bultos en el aeropuerto de partida y fichas en la puerta de embarque, entras en el sistema y ya no te abandonará hasta que bajes del último avión y los recojas en el aeropuerto de destino, todo ello en tiempo real, a lo largo de continentes, océanos y el mundo entero. En todo momento se sabe dónde estás tú, dónde están tus cosas, y también dónde está tu comida, tus bebidas, el combustible de tu avión, sus necesidades de servicio, etcétera.

    El handling, además de útil y cómodo para el pasaje, es un importantísimo elemento de la seguridad aeronáutica que asegura que tu avión esté correctamente equipado, correctamente mantenido, correctamente repostado, con todos los bultos comprobados y vinculados a un pasajero que se encuentra a bordo o verificados por los sistemas de seguridad de carga, sabiendo dónde va a parar exactamente cada objeto y persona y listo para el pushback. Sólo entonces tu avión comenzará a rodar, momento en el que pasas a otra burbuja de seguridad con su propia colección de múltiples capas invisibles de la que hablaremos más adelante. Sin estos sistemas tan sofisticados, integrados y flexibles de servicio en tierra, tal cosa sería imposible. Hacerlo bien exige trabajadores con una extensísima experiencia y medios así de complejos y afinados durante generaciones de gentes del cielo, por mucho que curren en el suelo. El handling no sólo es importante para proporcionar un buen trato al pasaje hasta donde resulte humanamente posible, sino que es un componente esencial para la seguridad del vuelo que hace que la aviación sea esa maravilla cotidiana que es hoy, y aún más maravillosa que será.

    ]]>
    2014-11-07 12:21:26
    <![CDATA[Aceite de roca - Buscando oro negro]]> Anterior: Aceite de roca

    El Prospector de N. C. Wyeth
    El Prospector (1906), pintura de N. C. Wyeth (1882-1945). (Clic para ampliar)

    Bien, pues ya sabemos cómo llegó el petróleo a la Tierra. Pero el problema, terminé contándote, es que acabó muy mal repartido: únicamente se encuentra en los lugares donde el simple azar dio lugar a las condiciones geológicas que permitieron no sólo su formación, sino también su almacenamiento natural. Y además, salvo por los pocos sitios en que asoma por sí mismo a la superficie, está bien enterrado bajo el suelo, lejos de nuestra vista. ¿Cómo dijimos que lo vamos a encontrar?

    Aunque, antes de esto, deberíamos hacernos otra pregunta: ¿por qué habríamos de encontrarlo? Quiero decir, las civilizaciones del pasado no le vieron gran utilidad. La minería es muy antigua, y los antiguos crearon grandes minas para arrancarle toda clase de materiales valiosos a la Tierra: hierro, oro, plata, cobre, estaño, mil cosas. Sin embargo, no parece que al petróleo crudo le dieran mucho uso, ni se tomaran muchas molestias para extraerlo. A sustancias como la brea, el asfalto o el betún sí, para calafatear barcos, impermeabilizar paredes y tejados –o botas de vino– e incluso como adhesivo o cemento de torres y murallas (en Babilonia, desde hace unos seis milenios.) Y hasta para las momias; la palabra momia viene del árabe antiguo mūmiyā’, que era el betún con el que las embalsamaban al menos a partir del 1.000 aC (antes usaban resinas). Sin embargo, el petróleo crudo no les parecía muy importante; de hecho, le daban muy poca importancia. ¿Cómo fue que aprendimos a quererlo, o al menos a desearlo tanto? ¿Por qué el aceite de roca se convirtió en el oro negro?

    De aceite de roca a oro negro.

    Bañistas de barro en el Mar Muerto
    Unas chicas toman un baño de barro en el Mar Muerto, que se considera bueno para la piel. Sí, es tan negro porque contiene gran cantidad de betún. La población local estuvo recogiéndolo y exportándolo (sobre todo, a los egipcios) desde los principios de la Historia. (Clic para ampliar)

    El problema es que, como te dije en la entrada anterior, el petróleo se evapora, y además deprisita. Cuando está expuesto al aire, como por ejemplo en los yacimientos superficiales, aún más. Y lo que deja detrás es, precisamente, este betún del que ya te hablé también en la última entrada. Si los antiguos no utilizaban masivamente el petróleo crudo es porque en estado natural permanece poco tiempo líquido antes de evaporarse. Pero estos residuos bituminosos que deja detrás les gustaban tanto como a nosotros un buen barril de Brent. Los griegos clásicos llamaban al Mar Muerto el Mar del Asfalto (ἡ Θάλαττα ἀσφαλτῖτης, hē Thálatta asphaltĩtēs) porque constantemente emergen bloques de betún, y de ahí se exportaba a medio mundo antiguo bajo el nombre comercial betún de Judea. También eran muy famosas las fuentes de brea de Persia (ahora, Irán) y de los valles del Tigris y el Éufrates (hoy en día, Iraq), como por ejemplo en Ardericca. Los romanos lo sacaban de la Dacia, que hoy es Rumania –conocida por sus yacimientos petrolíferos–, bajo el nombre picula. También se encontraba en la costa Sur de la actual Turquía, en Zacinto (Islas Jónicas) o en Sicilia. Y muchos sitios más.

    Aún así, incluso encontraron usos para el poco petróleo líquido que hallaban. Eso sí, no muchos. Según la Enciclopedia Británica, los egipcios lo consumían como medicina, en forma de linimento y laxante (!). En algunos lugares donde abundaba pudo quemarse como aceite para lámparas, aunque deja bastante mal olor. Pero poco más, por su rareza y porque es muy inflamable –y, por tanto, peligroso–. No es la clase de sustancia que quieres dejar encendida junto a la cama de tus hijos, por mucho que fueras un antiguo. Se ha sugerido que, por ello, quizá se utilizó también en flechas incendiarias y armas por el estilo. Conjeturan que pudo ser un ingrediente del legendario fuego griego. Y poco más.

    Muhammad ibn Zakariya al-Razi
    El polímata, alquimista y proto-científico persa Muhammad ibn Zakariya al-Razi (aprox. 854-925CE) describió en su “Libro de los secretos” dos técnicas de destilación mediante alambiques para transformar el petróleo en queroseno. Con ello, sentó las bases para que el aceite de roca se convirtiera en oro negro. Imagen: Wikimedia Commons.

    El petróleo crudo no encontró la arteria para inyectarse hacia el corazón de nuestro mundo hasta que los alquimistas persas, como Al-Razi, no se metieron a trabajar en serio con la destilación e inventaron el alambique hace unos mil cien o mil doscientos años. Al-Razi (aprox. 854 – 925 dC) describió en su Libro de los Secretos dos técnicas distintas para transformar ese aceite de roca en una cierta nafta blanca (naft abyad), a la que ahora llamamos queroseno. Sí, parecido al de los aviones o los cohetes Soyuz y Falcon, sólo que en una versión primitiva.  Mediante sucesivas destilaciones en sus alambiques, Al-Razi consiguió separar las fracciones más volátiles del petróleo crudo hasta quedarse con este queroseno, un combustible de lo más aceptable y seguro.

    Y entonces sí que sí. El queroseno se convirtió en un éxito instantáneo, al menos en el mundo islámico. Se utilizaba sobre todo como aceite para lámparas o antorchas, en la producción de la seda, como medicina y en distintos tipos de hornos. En torno al cambio de milenio, ya se estaba explotando todo el bitumen y crudo líquido superficial que podían encontrar desde Bakú hasta el Golfo Pérsico. Pronto, los sultanes de Egipto promulgaban las primeras leyes para regular este nuevo recurso. Lógicamente, cuando se acababa el que había en la superficie, no hacía falta ser ningún genio para comprender que cavando un agujero igual sacabas más. Así aparecieron los pozos de petróleo en el Oriente Medio.

    Curiosamente, no fueron los primeros. Al parecer, en China habían comenzado a excavarlos sobre el año 347 dC y para finales del milenio tenían incluso una especie de red de oleoductos de bambú. Los japoneses lo llamaban el agua ardiente. El polímata chino Shen Kuo (1031 – 1095) nos habla de todo esto en sus libros, y particularmente en uno donde acuña la expresión aceite de roca (石油, shíyóu), que como ya vimos en la entrada anterior no llegaría a Europa hasta la Edad Media. Pero mientras en esas regiones del Pacífico seguían utilizando el bitumen y el petróleo crudo a pelo, el alambique y esa extraña nafta blanca de los persas entraban en Europa por Al-Ándalus en torno al siglo XII, y para el XIII ambos inventos ya habían llegado hasta Rumania.

    Alambique
    A menudo olvidado, el alambique fue una tecnología revolucionaria para los alquimistas que mucho tiempo después se transmutarían a sí mismos en químicos. Con su aparente sencillez, el alambique permite la destilación de numerosas sustancias, desde los licores o los perfumes hasta el petróleo y sus derivados más primitivos. Imagen: © HammacherSchlemmer & Co.

    No obstante, por esas fechas y durante toda la Edad Media el petróleo y sus destilados siguieron siendo un producto de segundo orden. Nada que ver con la importancia que tienen hoy en día. Las fuentes de energía primarias seguían siendo la leña y el trabajo muscular (o sea, animales con dos o cuatro patas de andar currando como bestias), con el carbón utilizado esporádicamente. Así desaparecieron no pocos bosques de Europa. A modo de lubricantes se utilizaban distintas grasas animales y vegetales, e incluso babosas. Sí, babosas. Para fertilizar los campos, pues estiércol, qué iba a ser, a menudo transportando distintas enfermedades. Por pesticidas usaban humos, cenizas y alquitrán, lo que sin duda era mucho más natural que estas cosas que le echan ahora; las constantes hambrunas ocasionadas por la pérdida de las cosechas debida a toda clase de plagas también hacían que te murieses muy naturalmente. Para los cosméticos echaban mano de ceras, aceites, tintes y polvos a cual más peligroso, como el plomo o el antimonio. Y así todo.

    De semejante manera siguió girando el mundo hasta que entramos en la decadente Edad Moderna y la mefistofélica Revolución Industrial. Imagínate, gente intentando librarse de todas esas maravillas tradicionales para vivir un poco mejor; qué vulgaridad y qué poco espiritual, todo artificial, contra natura y demás. El caso es que llegó una nueva generación de máquinas como nunca antes se habían visto y los venerables alquimistas se hicieron químicos, físicos y esas ordinarieces materialistas. Entre estas máquinas que comenzaron a extenderse por los países más avanzados se encontraba una totalmente revolucionaria: la máquina de vapor.

    Animación de una máquina de vapor
    Otro invento radical: la máquina de vapor, que hizo posible la Revolución Industrial y el mundo que conocemos. Sólo tiene un problema: necesita vapor, mucho vapor. Y para producir vapor, hace falta hervir agua, o sea energía. Además, funciona notablemente mejor con buenos lubricantes. Imagen: Wikimedia Commons.

     

    Coalbrookdale de Noche (1801)
    Coalbrookdale de Noche (1801), óleo de Philip James de Loutherbourg, donde se ven los Hornos de Madeley Wood. Coalbrookdale (Reino Unido) fue una de las cunas de la Revolución Industrial, debido a su carbón de buena calidad y su estupenda producción de hierro. No obstante, se comprende fácilmente que al principio esto de la Revolución Industrial no era muy ecológico ni tenía mucha sensibilidad social. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

    La máquina de vapor prometía mover el mundo pero, como buena obra mefistofélica, exigía algo a cambio: mucha energía, muy concentrada. Mucha más que la que se podría obtener talando todos los bosques de la Tierra. Durante un tiempo lo solucionaron con carbón, del que había bastante en Europa (cuna de la Revolución Industrial); fue el primer uso extensivo de combustibles fósiles. Y Mefistófeles cumplió su parte del trato: esto del maquinismo funcionaba tan bien que pronto se produjo la Segunda Revolución Industrial, mucho más sofisticada que la anterior. Llegaba la era de la técnica, con sus fábricas de producción en cadena, sus coches, sus aviones, la electrificación, los primeros electrodomésticos, el motor de combustión interna y el siglo XX en general.

    Hizo falta una nueva generación de sustancias artificiales para poner todo esto en marcha. Y más, mucha más energía. El carbón no estaba mal, pero era demasiado pesado, voluminoso y sucio para buena parte de todas esas aplicaciones. Entonces, el mundo giró sus ojos hacia aquella nafta blanca del viejo alquimista persa. Ya con la Primera Revolución Industrial se le habían encontrado algunos usos nuevos a los destilados del petróleo crudo, como la producción de parafina. Pero, por el momento, seguía usándose sólo para las lámparas de queroseno y cosas así. Sin embargo, los alquimistas reconvertidos en químicos decían que podían hacer muchas más cosas con él. Como por ejemplo los combustibles y lubricantes que exigía toda esta nueva maquinaria, y muy en particular los motores de combustión interna.

    Yanar Dag, Azerbaiyán
    En Bakú (ahora, Azerbaiyán) hay tanto petróleo y gas natural cerca de la superficie que incluso cuentan con “montañas ardientes” como el Yanar Dag (en la imagen.) Al parecer, este fuego fue iniciado accidentalmente por un pastor en los años ’50, y sigue ardiendo desde entonces, alimentado por las emanaciones de gas natural procedentes del subsuelo. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

    La primera refinería petrolífera de la historia ya se había abierto a mediados del siglo XIX, en la vieja Dacia de donde los romanos sacaban su picula: Ploiești, Rumania, que luego se haría muy famosa durante la Segunda Guerra Mundial. Muy poco después, en 1861, se inauguraba la primera refinería verdaderamente moderna en Bakú (que en esos momentos formaba parte de la Rusia Imperial), donde se extraía más del 90% del petróleo del mundo. Les siguieron muchas más. Con estas refinerías, además del queroseno, podían producirse otros combustibles como la gasolina, el gasoil o el fuelóleo. Y los lubricantes, absolutamente esenciales para que ese mundo nuevo se moviera sin griparse.

    Pero claro, con todas esas aplicaciones, cada vez hacía falta más y más aceite de roca. Por esas mismas fechas de mediados del siglo XIX se produce la primera fiebre del petróleo, en Pennsylvania, Estados Unidos. Se sabía que había, porque los americanos nativos de la zona venían usando el que se encontraba naturalmente en la superficie desde siglos atrás. Poco después el fenómeno se repitió en Ohio, donde surgiría la Standard Oil Company de John Rockefeller. Y después, vino lo de Texas. Standard Oil se convirtió rápidamente en un monstruo gigantesco extendido por numerosos países que empleaba todos los trucos sucios del manual para eliminar a la competencia y coaccionar a los consumidores, hasta convertirse en un monopolio de facto. Tanto fue así que, en 1911, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos les obligó a dividirse en 34 empresas distintas. Cuatro de esas empresas formaron parte después de las legendarias Siete Hermanas. Así de grande fue Standard Oil, un verdadero indicador del poder del petróleo que surgía a toda velocidad.

    De hecho, para entonces, ya todo el mundo andaba loco buscando más y más de ese oro negro que parecía servir para todo, o casi todo. Había nacido la Era del Petróleo. Sólo había un pequeño problema. Bueno, a decir verdad, un gran problema. Los yacimientos de toda la vida, esos que se sabía que estaban ahí desde siempre, o ya estaban ocupados o se agotaban rápidamente. Hacía falta más. Mucho más. Pero si no estaba a la vista, ¿qué podíamos hacer para encontrarlo?

    Animación de un motor de combustión interna
    Un motor de combustión interna en acción. Esto ya necesita algo más sofisticado que el carbón y la grasa animal para funcionar bien. Imagen: Wikimedia Commons.

    El tiempo de los geólogos.

    ¿Pues qué íbamos a hacer? Lo mismo que con cualquier otro problema técnico gordo y endiabladamente difícil de resolver: llamar a los científicos.

    Plegamientos anticlinales y trampas petrolíferas
    La mayor parte de las trampas petroleras se forman en los plegamientos anticlinales con estratos superpuestos de roca porosa y roca impermeable, en lugares donde antiguamente hubo un lago o mar. Imágenes: Wikimedia Commons.

    Y los científicos adecuados para resolver este problema son, naturalmente, los geólogos. Si alguien es capaz de decirte dónde puede haberse formado petróleo, y dónde se dan las condiciones del terreno para que se haya almacenado hasta formar un yacimiento, son ellos. No otra cosa estudia la Geología: la estructura y composición de la Tierra y la manera como evoluciona a lo largo del tiempo. Se deduce fácilmente que, si quieres encontrar algo oculto bajo el suelo, son las personas a las que hay que preguntar. Como el petróleo y demás hidrocarburos son tan importantes y valiosos, existe incluso toda una rama de esta ciencia dedicada a tal cuestión: la geología del petróleo. Y una especialidad tecnológica asociada: la ingeniería petrolífera. Los geofísicos, físicos, químicos y expertos en ciencias planetarias también pueden echarte una buena mano.

    De entrada, mediante el estudio de las características geológicas de una región, estos equipos de científicos y técnicos te dirán si es posible que se haya acumulado petróleo o no. Si, por ejemplo, no hay estratos impermeables capaces de formar las trampas que vimos en la entrada anterior, pues es difícil que encuentres petróleo ahí abajo. Por el contrario, si tienes una zona de pliegues anticlinales donde muy antiguamente hubo un lago o un mar, y además te encuentras con estratos porosos (como los de caliza) y otros impermeables (como los de arcilla)… pues va a merecer la pena echar un vistazo. También se analizan otros factores como la posible madurez térmica de la roca almacén (o sea, hasta qué punto pueden haberse completado los procesos de diagénesis y catagénesis que también vimos en la entrada anterior) y se elaboran modelos de la cuenca sedimentaria para ver lo que pudo formarse ahí. Con todo esto, ya empiezas a tener unas cuantas pistas interesantes.

    Pero claro, que haya podido formarse un yacimiento de hidrocarburos no quiere decir que lo haya hecho. Hay un montón de factores que pueden haberlo impedido, o destruido a lo largo de todos esos millones de años. E incluso aunque esté ahí, tendrás que saber dónde exactamente. No vas a ponerte a perforar pozos sin conocimiento, a ver si sale algo. Perforar pozos es caro, tanto más cuanto más profundo quieras llegar; y si los terrenos de la superficie tienen algún valor económico, ni te cuento. No es lo mismo agujerear un desierto por donde sólo pasa algún beduino de vez en cuando que intentarlo en una costa llena de urbanizaciones de lujo, por decir algo.

    Pozos petrolíferos kuwaitís incendiados
    Aviones de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vuelan sobre los pozos petrolíferos kuwaitís incendiados por las fuerzas iraquíes en retirada, durante la Guerra del Golfo de 1991. Debido a su inmenso valor, la geopolítica del petróleo ha dado lugar a numerosos abusos y conflictos por todos conocidos. Imagen: Fuerza Aérea de los Estados Unidos vía Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)

    Para empezar, necesitas una concesión. Es que resulta que el suelo –y el subsuelo– siempre tienen dueño, o como mínimo alguien con algo que decir al respecto: un propietario, un estado, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, quien sea. Dependiendo del lugar que quieras explorar, puedes necesitar uno o varios permisos de los implicados.

    Y aquí es donde suelen empezar las broncas. A veces son meros trámites, pero en otras ocasiones la cosa termina como el rosario de la aurora, sobre todo cuando hay más de una autoridad que reclama la potestad sobre el suelo o subsuelo en cuestión. O cuando esa autoridad no es receptiva a tus intenciones, momento en el que puede surgir la tentación de sustituirla por otra más amistosa. O igual resulta que a la gente de la zona no le hace la menor gracia tener un yacimiento petrolífero frente a la puerta de su casa y va y se ponen subversivos. No creo que haga falta que me extienda sobre la gran cantidad de guerras, conflictos, abusos y golpes de estado que estos bailes de autoridades han ocasionado a lo largo de la historia contemporánea, por no mencionar las corruptelas. La geopolítica petrolera ha dado lugar a auténticos ríos de tinta, bits y sangre, y probablemente seguirá haciéndolo durante bastante tiempo más.

    Pero bueno, vamos a dar por sentado que aquí somos todos gente de bien y hemos obtenido nuestra concesión de manera limpia y prístina. Que también se da el caso, ¿eh?, y de hecho se da a menudo; no siempre es todo horroroso en este mundo. Lo cierto es que la gran mayoría de las concesiones no provocan problemas graves y muy, muy pocas se convierten en un baño de sangre; pero claro, estas últimas son las que salen por la tele (o no, según lo que másmande el causante.) Bien, el caso es que tenemos la concesión en la mano. Pues ahora hay que explorar el sitio, a ver si realmente hay petróleo y donde. Para eso, hoy en día, contamos con abundante tecnología. Teniendo en cuenta los cuartos que nos jugamos, hay ahora mismo disponibles tecnologías muy avanzadas, incluso asombrosas, capaces de ver bajo tierra con gran precisión. Los expertos que nos van a ayudar en esta fase son los científicos e ingenieros geofísicos.

    Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión.
    Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión. Imagen: Agencia de Protección Ambiental, Gobierno de los EEUU. (Clic para ampliar)

    De hecho, existen varios métodos y tecnologías para localizar nuestros deseados hidrocarburos, y estos geofísicos determinarán cuáles son las más adecuadas para el caso. Una de las técnicas más habituales, por no decir la clásica, es la sismología de exploración. En esencia, consiste en llenar el suelo de sensores, provocar un terremoto controlado para ver lo que miden y a partir de ahí levantar un mapa del subsuelo.

    ¡¿Comorrrr?! ¡¿Provocar un terremoto?! Sí, sí, pero que nadie se me asuste. silly Es un terremoto muy chiquitín, generalmente ocasionado con una pequeña cantidad de explosivos, o un vibrador del tipo de los Vibroseis, o aire comprimido, o cualquier otra fuente sísmica. Si alguna vez has pasado cerca de una cantera el día que le dan mecha a la dinamita, has vivido terremotos mucho peores. En la práctica, estos microseísmos controlados son imperceptibles en cuanto te apartas un poco. Pero bastan para generar ondas sísmicas que “rebotan” por el subsuelo hasta que son captadas por los detectores. Más técnicamente, a esto se le llama sismología de reflexión o de refracción, y sus principios son análogos al sonar de los submarinos o la ecolocación de los delfines y compañía.

    Cuando estas ondas regresan a los sensores dispuestos por la zona –generalmente, geófonos y acelerómetros– se convierten en señales eléctricas que un ordenador puede leer. Y vaya si las lee, así como el tiempo transcurrido entre emisión y recepción. Incluso los modelos antiguos podían trazar razonables “cortes” del subsuelo con esta técnica. Los más modernos, cuyos registros se pueden procesar con superordenadores en caso necesario, levantan auténticos mapas tridimensionales de notable precisión. En no pocas ocasiones el yacimiento de hidrocarburos, si existe, queda delatado así. O, al menos, el tipo de estructuras que podrían contenerlo. Se parece mucho a esas ecografías tridimensionales en las que podemos ver al bebé dentro del vientre de su mamá como si le sacásemos fotos para el álbum familiar.

    Interesante video educativo producido por la UNEFA de Valencia (Venezuela) sobre el proceso de exploración del petróleo.

    Petrobras 10000
    Un buque perforador moderno, el Petrobras 10000 del año 2009, con 61.000 toneladas de desplazamiento. Este tipo de recursos son costosísimos y sólo se ponen en marcha cuando ya existe una certeza razonable de que vamos a encontrar algo valioso… y a veces ni por esas, tú. Imagen: © Richard de marinetraffic.com (Clic para ampliar)

    Sin embargo, el subsuelo puede ser muy pejiguero. A veces hace falta aún más tecnología para localizar el yacimiento, si es que existe.  Pero los geofísicos de hoy en día, como podrás suponer, disponen de un auténtico arsenal, que va desde la gravimetría y los métodos magnetotelúricos hasta la sismología pasiva, aprovechando los pequeños terremotos naturales que se dan constantemente en la Tierra. Estas técnicas, además, se perciben como menos agresivas por el público, con lo que suelen generar menos oposición (en mi opinión tampoco hay nada especialmente agresivo en la sismología activa, la de ocasionar microterremotos, pero el miedo es libre.)

    Sólo cuando ya tengamos una hipótesis bien fundada de que podemos hallarnos ante un yacimiento rentable nos plantearemos perforar uno o varios pozos de exploración. Es que perforar es caro y si hay que hacerlo a gran profundidad, o bajo el mar, o en estructuras geológicas difíciles, caro y medio. La verdad es que todas estas exploraciones son costosísimas, auténticas investigaciones científicas en sí mismas. Y sus resultados, hoy por hoy, no son confiables del todo, ni mucho menos: siempre se corre el riesgo de que al final no encontremos nada o casi nada. Los detectores de petróleo como tal todavía no existen. En esos casos, imagínate la de pasta que va por el aire. Por eso la parte más cara –la perforación– se reserva para el final, cuando ya se tiene algo parecido a una certeza razonable. O cosa así.

    Un pozo de exploración es un pozo petrolífero como cualquier otro, aunque lleno de sensores y equipos para reunir información adicional. Elegimos los mejores puntos que nos han indicado nuestros científicos e ingenieros. Levantamos nuestra torre de perforación, o plantamos nuestro buque perforador, o lo que sea, y nos liamos a taladrar. Y taladramos y taladramos y taladramos y… y… ¡…y va y resulta que sale petróleo, tú! Y ahora, ¿qué hacemos con él?

    Siguiente: El largo viaje del petróleo

    ]]>
    2014-09-04 13:49:22
    <![CDATA[Principio de incertidumbre - ¿Pablo Iglesias o IU?]]> Pablo-lara

    Hay en la izquierda posmoderna tal vocación por hallar la alquimia del minimalismo militante que al final lo va a encontrar en su estado más puro. Es esa precisa obsesión por dividir el átomo en partes iguales, irreconciliables en su semejanza, hasta hallar por fin la deidad revolucionaria: el partido de masas sin masa alguna. Ése parece ser el sueño húmedo de todo nuevo revolucionario transformador: la soledad onanista del mitin para uno mismo, tocarse el aparato de partido en melancólico monólogo interior. Así que en respuesta al titular, espero que esta vez se acaben las pajas mentales y se pongan todos a follar.

    Se equivocaría gravemente Izquierda Unida si se queda fuera del movimiento aglutinador que pretende encabezar Pablo Iglesias. Demostraría una torpeza de vieja maquinaria oxidada. Al igual que sería un error imperdonable que el mediático politólogo y la gente que lo acompaña dejaran fuera a IU de cualquier iniciativa que busque una salida a la crisis por la izquierda. Es hora de olvidar las restas y forjar un nuevo ábaco que sume, hay que meter bolas en la famélica varilla que cuenta las centenas de millar de votos de la izquierda transformadora.

    La situación económica y social que ha dejado la crisis, con PSOE (primero) y PP (al cubo) desmembrando el Estado del Bienestar y con la población sometida a un sufrimiento miserable, demanda establecer una estructura de poder que aglutine a los desheredados, a los intelectuales, a los críticos y a los descontentos… una casa común donde todo aquel que quiera cambiar las cosas, militando o votando, se sienta cómodo.

    Y no nos confundamos, la idea no es nueva. ¿Qué es si no IU? La formación que dirige Cayo Lara nació precisamente con esa vocación: la de abrir un espacio común, de igual a igual con el PCE, para aglutinar las distintas sensibilidades de la izquierda transformadora (que debería apellidarse “pusilánime”, por su tendencia al desmayo y la sobreactuación cuando no se pone de acuerdo en una coma).

    Y sin embargo, IU no da más de sí. Al menos en las proporciones necesarias en lo que a apoyo popular se refiere. Inmerecidamente, seguro. Pero es así. Con el contexto más favorable para una formación de su perfil (tras seis años de una crisis que saldrá en los libros de Historia), su mejoría en las encuestas (las mejores que ha tenido) le sigue dejando a una distancia sideral del turnismo de PSOE y PP. Y, me apuesto lo que sea, que si no se consolida ahora, en cuanto el PSOE ponga un candidato joven, simpático (y vacío de contenido), vuelve a quedarse en los huesos su apoyo electoral. La realidad es que IU, a pesar de estar en todas las luchas y ser la única voz parlamentaria con un mensaje social diferente, no acaba de enganchar con la población. Y la oportunidad puede tardar décadas en volver a presentarse: la realidad es que en circunstancias así o el cambio de tendencia se produce a golpe de ilusión irrefrenable o no se produce. La oportunidad es histórica (miren Syriza en Grecia) y no se debería desaprovechar.

    Y aquí es donde entra Pablo Iglesias.

    No me negarán que entre el dequeísmo militante de Cayo Lara y el estilete mordaz de Iglesias, se queda uno con este último, pese al buen trabajo que ha hecho el coordinador de IU sacando a su formación de un pozo que la tenía al borde de la desaparición.

    Es Iglesias un tipo listo, sabedor de que, aunque no debería ser así, una sociedad que lee a Belén Esteban necesita élites intelectuales carismáticas para engancharla a un proyecto serio. No vale con tener un buen programa, hay que saber venderlo.

    Y Pablo Iglesias sabe venderse (en el buen sentido). Si no ya me explicarán como un profesor mileurista ha conseguido más presencia mediática que todo el equipo de comunicación de IU junto (que tampoco es un ejército, por otra parte). Aparece multiplicado en la televisión, incluso cuando la tienes apagada y con el cable desenchufado de la pared. Allí está Pablo siempre con aquello de que sus ideas no son tanto de extrema izquierda como de “extrema necesidad” (que viene a ser, salvando las distancias, el “yo por mi hija mato” de la princesa del pueblo).

    Y es que el hombre de la coleta y la barba sabe que el medio es el mensaje: bebe tanto de Gramsci como de la Esteban, si se me permite incidir con el dedo en el ojo. Porque aunque su bagaje intelectual es fuerte y comunica con aire de sabelotodo, luciendo en la solapa no sé cuántas matrículas de honor (su ombligo es grande, puede que también lo tenga recogido en coleta), en el fondo las ideas que presenta tienen el poder de la sencillez. Son píldoras directas para el espectador: sabe que habla para gente que intuye pero que no sabe. Así que nos brinda el resumen de un razonamiento complejo. Da munición verbal a aquellos que tienen en la punta de la lengua lo que quieren decir pero que no llegan a decirlo nunca, sometidos al mensaje dominante de los altavoces de PP y PSOE.

    Pero no debería equivocarse Iglesias respecto a IU. Vamos a insistir en esta idea. El día que anunció sus intenciones electorales, dijo que no comenzaría esta aventura sin unas 50.000 firmas de apoyo del colectivo social al que se dirige, cuyo epicentro es el 15-M y las mareas ciudadanas. Pues bien: IU roza los dos millones de votos. El único músculo electoral real que existe en la izquierda alternativa lo representa IU gracias a su trabajo, su contenido programático y su trayectoria histórica. Lo demás pueden ser sólo especulaciones o una fiebre de audiencia mediática pasajera.

    Por tanto, ambas partes deberían ser generosas. Las soluciones a los problemas concretos y los referentes ideológicos son los mismos, no va a haber ninguna diferencia y no hay motivo para disgregar el voto y perder poder: ambos movimientos están condenados a subirse a un proyecto común (al que debería unirse también Equo, Izquierda Anticapitalista –que parece estar metida con Iglesias- y tantos otros) . Nuevas siglas, con reparto igualitario de responsabilidades y donde nadie desaparezca como colectivo: IU no debe desaparecer nunca.

    Pero, eso sí, las viejas glorias de IU (desde Cayo Lara a Ángel Pérez, pasando por Willy Meyer y otros), siendo reconocidas en su trabajo, deben dejar paso a nuevos líderes con nuevas iniciativas (o no tan nuevas) y nuevos modos de comunicar. Y ahí debe estar gente como Iglesias, el profesor Juan Carlos Monedero, el propio Alberto Garzón y alguien que sería deseable y no parece querer meterse en arena: Ada Colau.

    Pues eso: muevan ficha y no se dediquen a cortar el átomo en partes iguales, aunque haya neutrones y protones que tienen que dejar ya paso a otros. Ánimo en tan quijotesca empresa.

    __________________________________________________________________

    Estoy en Twitter y Facebook

    __________________________________________________________________

    ]]>
    2014-01-17 07:01:06
    <![CDATA[Redes de Cambio - Pasar a la acción]]> En los últimos tiempos asistimos a una extensa y profusa información sobre el debate de las futuras primarias abiertas del Partido Socialista. No deja de sorprender que se sitúe el debate para futuras elecciones generales, es decir, en un horizonte temporal del 2015, teniendo en cuenta que en 2014 se producen unas elecciones al Parlamento Europeo de máxima importancia.

    Este debate “de futuro”, que obvia las decisiones a tomar en este momento, tiene un efecto doblemente perverso. Se  apuesta – de nuevo- por hacer de las Europeas un ensayo de las Generales, con lectura bipartidista y se rebaja con ello la entidad esta cita. Todo ello a pesar de haber vivido rescates, condiciones e imposiciones de la troika y sabiendo que el futuro de Europa depende en gran medida de la capacidad de su ciudadanía para defender un espacio de convivencia y derechos que se están destrozando con el triunfo de las políticas de recortes y de austeridad.

    En este marco el esfuerzo del sistema para salvarse a sí mismo es más que notable. Se buscan efectos de cambio pero sin cuestionar el sistema de partidos e institucional. Es decir, sin poner en entredicho el marco inalterable de la democracia representativa tal y como está concebida. Así, se abre paso a una estrategia lampedusiana de que el sistema cambie para que permanezca.

    Después de más de 30 años sin mover ficha y culpabilizar en exclusiva a la ley electoral de todos los males del sistema de la democracia representativa, se empieza a tomar conciencia de una obviedad. Este país ha tenido un grave problema de falta de proporcionalidad en la Ley electoral, ciertamente, pero ha arrastrado también un profundo inmovilismo que ha impedido cualquier ejercicio real de participación y control ciudadano más allá de elegir representantes cada cuatro años, en listas cerradas y bloqueadas.

    Ninguna ley impedía un ejercicio permanente de transparencia a los partidos o a las instituciones. Nada prohibía dar cuentas en tiempo real de los ingresos, gastos, créditos o financiación. Nada impedía consultar de forma permanente a lxs afiliadxs, simpatizantes, electores o ciudadanía sobre las decisiones a tomar y nada imposibilitaba haber abierto al control de la ciudadanía los procesos de deliberación tanto en múltiples causas como en la elección de los distintos cargos de representación.

    Este largo y férreo ejercicio de opacidad y blindaje no se resuelve con unas primarias abiertas si a continuación se mantiene intacto el sistema de representación en monopolio hasta las siguientes elecciones.

    No se trata solamente de renovar a los representantes o los llamados liderazgos en los partidos convencionales, sino de cambiar radicalmente las condiciones y el ejercicio de la representación.

    El salto cualitativo y de ruptura lo ha marcado ya la ciudadanía. Deben  existir garantías no sólo para participar y controlar el ejercicio de la política y la toma de decisiones, sino para el ejercicio de la democracia directa, es decir  para poder ejercer el voto de forma directa en todas las ocasiones que sea oportuno.

    Ya existen herramientas para hacerlo. La propuesta que desde Compromis EQUO  , llevamos a cabo con el #CongresoTransparente demuestra que es posible y accesible.

    Y, en este contexto, por  supuesto, las primarias abiertas, no deberían ser una excepción, sino la norma que, de forma natural y sin tanta sobreactuación, determinarán la voluntad y el derecho de afiliados,  electores y/o  ciudadanía para intervenir en la elección de aquellos que ejercerán la representación en los parlamentos.

    Las próximas elecciones europeas, son una prueba determinante de esta voluntad de cambio. El Partido Verde Europeo, al que pertenece EQUO ha optado por unas primarias abiertas paneuropeas https://www.greenprimary.eu para la elección de sus representantes a la presidencia de la Comisión Europea. El debate en estas primarias vincula a la ciudadanía de los distintos países a contrastar propuestas y a construir alternativas desde abajo capaces de confrontar con los gobiernos que en el Norte o en el Sur se han sometido a los dictados del mercado frente a las necesidades de las personas.

    Y también decidiremos por primarias abiertas las listas de EQUO en nuestro país para el Parlamento Europeo https://unete.partidoequo.es/primarias. No hay improvisación en ello ni golpes de efecto. Se trata de aplicar dentro lo que proclamamos hacia fuera. Es decir, hacemos lo que decimos.

    Las primarias abiertas a la ciudadanía son en este momento una condición imprescindible pero no suficiente. El objetivo es la superación de un sistema cerrado de democracia representativa hacia un modelo donde la transparencia y el control ciudadano, así como el ejercicio de la democracia directa, permitan recuperar la capacidad de toda la sociedad. Permitan intervenir en aquellos temas que tienen efectos sobre sus propias vidas y que garanticen  poner el interés común por encima de las presiones de los grupos de poder. Por ello hay que pasar a la acción. No hay excusas. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. Y en EQUO lo estamos haciendo.

     

    ]]>
    2013-11-27 12:30:44
    <![CDATA[Antonio Arráez - La historia del mal estudiante que llegó a Premio Nobel]]> “Confieso paladinamente que del mal éxito de mis estudios soy el único responsable. Mi cuerpo ocupaba un lugar en las aulas, pero mi alma vagaba continuamente por los espacios imaginarios (…) en mi desdén por el estudio entró por algo el sistema de enseñanza y el régimen de premios y castigos usados por aquellos padres Escolapios (…) El suspenso parecía irremisible. Mas a fin de parar el golpe, si ello era posible, mi progenitor buscó recomendaciones para los catedráticos del Instituto de Huesca, a quienes incumbía la tarea de examinar en Jaca. Precisamente uno de ellos era don Vicente Ventura, gran amigo suyo. Este redentor mío estaba agradecido y obligado a las proezas quirúrgicas de don Justo, por haber sanado a su mujer de gravísima dolencia que exigió peligrosa intervención. Llegado el examen, propusieron los frailes, según era de prever, mi suspensión; pero los profesores de Huesca, apoyados en un criterio equitativo, y recordando que habían sido aprobados alumnos tan pigres o más que yo, aunque bastante más dóciles, lograron mi indulto. “
    Corría 1861 cuando el protagonista de esta historia llegó a Jaca de la mano de su padre. Tenía diez años y era un niño travieso, díscolo, inquieto. Solo se tranquilizaba pintando. Quién sabe si en nuestros días lo hubieran calificado de hiperactivo. Su progenitor, médico de profesión, estaba harto de sus diabluras y decidió matricularlo en un colegio de los padres Escolapios que tenía fama de excelencia educativa en latín, al tiempo que lograban domar a los estudiantes más problemáticos. El padre animó al director del colegio a que fueran severos con su hijo y que le aplicaran sin contemplaciones los castigos que mereciera. El director del colegio se comprometió a hacerlo, e inmediatamente llamó al padre Jacinto. Antes de marcharse el padre también advirtió al director de que el niño no andaba bien de memoria y que le dejaran expresarse cuando le preguntaran la lección. “De concepto lo aprenderá todo; pero no le exijan ustedes las lecciones al pie de la letra”. En esto no le hicieron caso y los castigos y las humillaciones fueron continuas desde el primer día de clase.
    El niño se llevó mal con el latín, la filología y la gramática y peor con los padres Escolapios. Los castigos no eran efectivos y el padre Jacinto decidió un ayuno diario que el estomago del niño terminó también por asumir. Ante el fracaso de los frailes y asustados por el estado famélico con el que el niño regresó al pueblo en verano, sus padres decidieron que el siguiente curso el niño iría a un instituto de Huesca. Como castigo, el padre decidió que compaginaría sus estudios con un trabajo de aprendiz de barbero. El siguiente curso el niño no mejoró. Su padre lo volvió a castigar colocándole de aprendiz de zapatero con un severo artesano que le hacía dormir en un desván lleno de ratas. Pasó un año entero hasta que le dio de nuevo la oportunidad de volver a los estudios. Con doce años el niño intentó cambiar de actitud y se aplicó en los estudios aun sin renunciar a sus viejas andanzas como el día en que se topó con una valla recién pintada y no pudo evitar hacer una caricatura de su profesor, con la mala suerte de que al maestro le gustaba pasear y se topó con el alumno y su obra.
    Finalmente, y a pesar de sus diabluras el niño se matriculó, con dos años de retraso respecto a sus compañeros de promoción, en la Facultad de Medicina de Zaragoza y en 1906 le concedieron el premio Nobel de Medicina. Se llamaba Santiago Ramón y Cajal. Lo que nos queda.

    ]]>
    2013-09-16 16:31:06
    <![CDATA[Al sur a la izquierda - Ha sabido estar pero no ha sabido irse]]> Andalucía cambia de Defensor del Pueblo. Y lo hace con ruido, provocado por el propio titular de la institución. El cura Chamizo, tan querido por todo el mundo, deja el cargo tras ocuparlo con honorabilidad y eficacia durante 17 años; se va porque lo echan, aunque también es cierto que estaba en funciones desde hace 14 meses porque su tiempo oficial de Defensor había prescrito sin que el Parlamento de Andalucía hubiera logrado reunir los tres quintos necesarios para renovarle otro mandato. Sí ha reunido, en cambio, la unanimidad para que se marche: el PP nunca lo ha querido, y no porque a la derecha no le gusten los curas, sino porque los curas que le gustan no se parecen nada a Chamizo; Izquierda Unida lo ha mirado muchas veces con recelo, y no porque a Izquierda Unida no le gusten los rojos, sino porque los rojos que le gustan no se parecen demasiado a Chamizo; y el PSOE…, bueno, el PSOE siempre fue su primer valedor, pero lo fue en tiempos de Manuel Chaves, no en tiempos de Griñán, o no al menos con la misma calidez y el mismo énfasis que entonces.

    Todo conspiraba para que Chamizo concluyera su brillante etapa de Defensor del Pueblo. Conspiraba el largo tiempo que llevaba ocupando el cargo; conspiraba la aritmética parlamentaria; conspiraba el cansancio institucional; conspiraba su independencia públicamente insobornable; conspiraban sus agrios pero merecidos reproches a los políticos; conspiraba la conveniencia de la izquierda gobernante de alcanzar algún acuerdo con la derecha en la oposición; y conspiraba la necesidad de la derecha en la oposición de demostrar que es lo bastante flexible y civilizada para pactar con toda naturalidad con el rojerío que gobierna en Andalucía.

    El sustituto de Chamizo será, además, Jesús Maeztu, hasta ahora Comisionado para el Polígono Sur: gran elección por lo que toca a Andalucía, dado que Maeztu es prácticamente un Chamizo con otro nombre, y gran lección por lo que toca a España, donde el PP colocó de defensora a Soledad Becerril, militante, dirigente, diputada, senadora y alcaldesa del partido.

    La única estridencia en el recambio de Chamizo han sido las feas palabras del propio defensor, quien, en unas declaraciones a la cadena SER Andalucía, ha atribuido su defenestración a “la chica que está en Presidencia”, en alusión a la número dos del Gobierno Susana Díaz, y “a algún psicópata del PP”, en alusión no se sabe exactamente a quién. Chamizo, que tan bien ha sabido estar en el cargo, no ha sabido irse de él. El cura gaditano, que tanto y con tan buenas razones ha criticado a los políticos, se ha comportado en su despedida como uno de ellos, y no precisamente como uno de los mejores. De hecho, ya se equivocó Chamizo cuando, al expirar el plazo oficial de su cargo 14 meses atrás, mandó a todo el mundo el impúdico mensaje de que no quería marcharse. La política lo puso legítimamente y la política lo quita legítimamente. Tal vez no sea bueno para la institución que Chamizo se haya marchado, pero con toda seguridad es bueno para él, aunque él mismo todavía no lo sepa. 17 años de ejercer la política casi habían hecho de él el político que nunca quiso ser. Unos pocos años más y lo habrían conseguido.

    ]]>
    2013-05-23 11:41:27
    <![CDATA[El mapa del mundo - La ultraderecha suiza ataca de nuevo]]> lugano1

    De los creadores de Expulsa a la oveja negra o Las inmigrantes no son como las suizas, llega ahora Estamos en bragas. El partido ultra Unión Democrática de Centro (UDC) del cantón de Lugano ha vuelto a hacer gala de su racismo y xenofobia de cara a las próximas elecciones municipales, con una campaña en la que pretende demostrar lo bien que se vivía hace 20 años y lo mala e insegura que se ha vuelto esta región suiza por culpa de la inmigración, que además le roba los puestos de trabajo a los autóctonos.

    El discurso, por lo tanto, es el mismo de siempre, sólo que al tratarse de de un cantón fronterizo con Italia (y de mayoría italoparlante) está especialmente dirigido a los emigrantes italianos, que según el partido de extrema derecha ocupa 8.000 puestos de trabajo en el sector servicios.

    La UDC se hizo famosa por sus campañas agresivas en las elecciones generales de 2007, cuando en coalición con el Partido Popular suizo (SVP) consiguió el 29% de los votos. Sobre todo con su juego para echar a las ovejas negras que llegaban a Suiza en autobús y por la campaña con el mismo aspecto que después fue copiada por los partidos ultras españoles para manifestarse contra la inmigración.

    cartelesudcsvpDaniel del Pino

     

    ]]>
    2013-03-26 13:40:22
    <![CDATA[Por fin es viernes - El hombre tranquilo se cabrea]]> Quizá no haya muchos que conozcan la pieza narrativa que dio origen a una de las más hermosas películas de John Ford, El hombre tranquilo, ahora editado en castellano por primera vez por la editorial Reino de Cordelia. Sin embargo, su autor, Maurice Walsh, fue un excelente escritor irlandés —tierra de grandes escritores—, muy comprometido con la causa nacional de su país. La lucha de liberación es precisamente uno de los hilos conductores de la colección de historias de las que forma parte El hombre tranquilo.

    Javier Reverte ha escrito un notable prólogo para esta novela, que acaba de aparecer en las librerías españolas después de que hayamos disfrutado tanto de la película a la que dio origen. Y nuevamente se planteará la vieja cuestión: ¿qué prefiere usted, el libro o la película? Y siempre se podrá contestar con aquella conversación entre las dos cabras que se estaban comiendo la cinta de celuloide de una película. ¿Te gusta?, pregunta una. Y la otra contesta. Sí, pero estaba mejor el libro.

    La versión fílmica de El hombre tranquilo obvia el entorno nacionalista del protagonista, y se centra en otro tipo de combate, el de la dignidad del acosado y humillado. Seguramente, en el contexto de todas las narraciones que conforman el libro unitario Green Rushes —traducida al español bajo el título de su historia más conocida, El hombre tranquilo—, el pasado nacionalista de Sean Thorton (John Wayne en la versión cinematográfica) es fundamental para entender el personaje.

    John Ford deja ese tema de lado, y nos cuenta la historia de un boxeador (John Wayne) que se retira del ring por haber matado fortuitamente a su contrincante en el transcurso de un combate pugilístico (cosa que no está en la novela). Sean Thorton vuelve a su Irlanda natal para convertirse en un ciudadano pacífico y tranquilo. En su nueva vida se enamora de una chica pelirroja y valiente (Maureen O`Hara). Pero sufre el acoso, el desprecio y la ofensa pública del matón del lugar, que —¡oh eterno melodrama!— no es otro que el hermano de la mujer amada.

    Pero a lo que íbamos. Tanto en la historia fílmica como en la escrita, se nos cuenta la historia de un hombre pacífico, es más, de un hombre cansado de la lucha por la vida, y que solo quiere que le dejen en paz. Un jubilado, vamos. Pero, ¿puede uno permanecer pasivo si todos los días se sufre un deterioro, una humillación? El gran hallazgo de Ford fue mostrar que el primer indignado por la mentira, la ofensa y la ignominia es un miembro de la familia: su mujer. Es ella la que desprecia a su propio marido y le abandona.

    Ford cuenta una hermosa historia de amor, y del estallido de ira producido por el sentimiento de pérdida. La paciencia del Hombre Tranquilo se acaba no porque a él se le agote, sino causada por el desprecio del ser querido.

    El autor de la novela acusó a Ford de tergiversar su relato —además, se sentía mal pagado ante el éxito mundial de la versión cinematográfica—. Y es verdad que la concepción del personaje de Sean Thorton es distinta y distante en la novela y en la película. A uno le costaría aceptar un John Wayne como radical irlandés miembro del IRA —aun del IRA pre independencia—, lo que es precisamente el personaje en la novela. Pero a veces las circunstancias políticas ponen de acuerdo lo imposible, e igual cabreo estalla en dos personajes que son el mismo, pero que no lo sabían.

    Pero estas cosas solo pasan en la ficción del cine o la novela, ya se sabe.

    ]]>
    2012-12-28 08:50:57