Diario Público http://blogs.publico.es/ Columnas y Blogs del Diario Público <![CDATA[Tremending Topic - “Lo peor que podría pasarle a Cañete es verse metido en un lío sin comerlo ni beberlo”]]> Por Yeray Calvo y Christian González

Ya es lun… digo mart…

 

Hoy todo el mundo habla de Cañete

 

Se ha metido en un lío y esta vez no puede resolverlo con su estrategia habitual

 

Lo de hoy tiene que ver con… ¿Cómo decirlo?

 

Resulta que la mujer de Cañete es otra chica Panamá. Según se ha sabido, se acogió a la amnistía fiscal cuando él era ministro

 

Tendrá que dar explicaciones o algo…

 

La hipocresía se nos ha hecho bola en la boca y ya es es inmasticable

 

No puede ser cierto. Debe de ser un error

 

Excusas, siempre hay excusas

 

En Tremending hemos tenido acceso a sus primeras reacciones

 

Esta información no le vendrá muy bien al PP

 

O no… La mujer de Cañete se acogió a la amnistía fiscal, lo que pasará en las elecciones te sorprenderá…

 

La explicación de verdad ya os la sabéis

 

Marca España

 

Cambiando de tema, este martes el bulo del día en Twitter ha sido la supuesta muerte de Vargas Llosa. Los francotuiteadores se han alarmado…

 

Al final, como decimos, estaba de parranda

 

LO ESTÁS VIENDO LO ESTÁS RIENDO (LOS TUITS ABSURDOS DEL DÍA)

]]>
2016-05-03 20:10:10
<![CDATA[El 4º Poder en Red - Postureos e imposturas de la Prensa]]> Víctor Sampedro
Catedrático de Opinión Pública 

El periodismo español se ha demostrado incapaz de exigir la rendición de cuentas del Presidente Rajoy y de su Gobierno. Es su derrota más manifiesta. Escándalos de igual o menor entidad desalojaron del poder al PSOE en los años 90. Ahora el PP afronta nuevas elecciones con un suelo electoral que representa un techo inalcanzable para el resto de partidos. El control que otorgaba la mayoría absoluta parlamentaria, el sesgo conservador de la judicatura y del propio sistema mediático brindan un contexto favorable a los cargos del PP y a unas tramas delictivas que superan con creces a las Filesas del PSOE. Tampoco ayuda que los votantes avergonzados, que acabaron desertando del felipismo, no abunden entre el electorado conservador, inmune a cualquier otro factor que no sean las necrológicas.

Pero las causas de la impotencia e inanidad de la Prensa para sanear la esfera pública residen en ella misma. Son responsabilidad de quienes trabajan y poseen los medios de referencia. Su función pareciera ser facilitar el postureo de las fuerzas afines y, además, hacerlo desde la impostura. En buena lógica, los medios españoles figuran entre los menos creíbles de nuestro entorno y sus audiencias continúan en caída libre. Incluso tras la última campaña electoral, la más disputada, y las negociaciones para la formación de gobierno. Queda claro que, a la crisis del sistema político del 78, le sobreviene ahora la del sistema comunicativo que lo sustentaba. Los supuestos medios de referencia no dan cuenta de lo que pasa y cada vez importa menos lo que cuentan. Algunos acontecimientos recientes lo refrendan.

Casi todos los periodistas tacharon de postureo los mensajes y gestos de las fuerzas políticas a la búsqueda de gobierno. Extendieron el término, brindándoselo a los protagonistas y alimentando el escepticismo del público. Airearon mensajes contradictorios, sin contrastar o en contra de toda evidencia. Publicitaron comparecencias engañosas. Lanzaron globos sonda que se desinflaron como burbujas sin fundamento. Permitieron, en fin, toda suerte de postureos, propios del cinismo de quien solo cultiva las apariencias. Y, preocupado solo por ellas, convierte la política en mera retórica y gestos grandilocuentes. Con la seguridad de que nadie le recordará que una noticia no es un eslogan. Ni una entrevista, un pacto preestablecido con la fuente. Porque, precisamente, el periodismo está para distinguir la persuasión de la información, la parodia de la representación veraz.

La bipolarización del sistema mediático llegó a su clímax en las penúltimas legislaturas del bipartidismo. La teoría de la conspiración del 11M fue su más obscena expresión, destruyendo los protocolos profesionales mínimos. Y la prensa de referencia fue incapaz de establecer lazos con los protagonistas del nuevo consenso, que expresaba el 15M. Estas tres situaciones conducen al estado de inanidad actual: una Prensa sin modelo profesional ni de negocio.

Ya casi nadie compra el “y tú más” de los escándalos selectivos, dirigidos solo al adversario político. Agoniza el periodismo que señala la paja en el ojo ajeno y no reconoce las vigas podridas que le sustentan. Si en añadidura, se niega la transversalidad (¡sí el término fetiche de las negociaciones!) del 15M, el divorcio con la audiencia señala el fin de una relación, irrecuperable en los mismos términos. Permítanme otra autocita. Hace dos años, con la ayuda de Josep Lobera, recopilamos en un artículo académico las encuestas de Demoscopia que El País troceó y editorializó, señalando que el 15M se desinflaba y radicalizaba. Los datos, en cambio, demostraban que el apoyo a las demandas de los indignados eran sostenidas por una amplia mayoría social (entre 7 y 8 de cada 10 votantes). Además, ese apoyo permanecía estable en el tiempo y distribuido de forma bastante homogénea en todos los estratos sociales de edad, clase, educación, género, hábitat… e, incluso, voto (¼ parte de votantes del PP apoyaron Rodea el Congreso).

Negar la evidencia empírica es un requisito previo al postureo. Lo desvelado y ratificado en los tribunales debiera haber iniciado purgas y renovaciones, deseadas por cualquier demócrata. Antes que nadie, por los cargos y militantes honestos del PP y PSOE. El duopolio partidario se ha quebrado, pero sobrevive como zombi en el plano comunicativo. Casi exangüe pretende contagiar a las fuerzas políticas emergentes, porque solo sobrevivirá alimentándose de la desazón de sus partidarios… Y de la falta de profesionalidad de los periodistas.

Quienes plantaron a Pablo Iglesias en la presentación de un libro hace unos días, no reconocen que el postureo electoral solo es posible con su apoyo y connivencia. Nadie representa una farsa si el director de escena —que debiera ser el periodista— lo impide; reclamando respeto a la audiencia y al código profesional. El gesto de los periodistas frente a Pablo Iglesias fue puro postureo. Solo desde la estulticia o la mala fe puede reivindicarse como ejercicio o reclamo de la libertad de expresión. Ésta se defiende ejerciéndola, rebatiendo argumentos falsos con datos y evidencias. Justo lo contrario de lo que hicieron quienes abandonaron la sala falsamente indignados. No dieron (y negaron) réplica a quien les interpelaba y señaló su subordinación a unas líneas editorial-partidarias. Es más, las aplicaron a rajatabla. Retiraron los micrófonos y se reservaron la respuesta para las columnas y los editoriales, plagados de acusaciones a Podemos. Acusaciones desmentidas por los tribunales, pero voceadas por cargos públicos y copiadas de falsos dossieres ¿Alguien ha revisitado el 11M, para no novelarlo más?

Casi ocho de cada diez informadores admiten ceder a las presiones de las fuentes. Varios, por ejemplo en El País, dimitieron de sus puestos de trabajo: les imponían titulares contrarios a sus informaciones. Ese sí es un gesto honesto y coherente. Lo contrario al postureo. Todo gran periodista tiene una biografía plagada de enfrentamientos con sus superiores y los dueños de los medios en los que trabajaron. De hecho, su carrera laboral está jalonada de tensiones corporativas y cambios de trabajo, a la búsqueda de contextos de mayor autonomía. En las antípodas, el postureo periodístico es impostura cuando, en lugar de profesional incómodo, se actúa como propagandista de su jefe y sus intereses.

Los dineros negros de Juan Luis Cebrián (y allegados) en Panamá suscitaron un debate muy interesante. Todos se han retratado, por acción u omisión. Sus palabras y silencios revelan que, entre los empresarios más blindados en la cobertura estándar de los escándalos, figuran algunos dueños de la Prensa. Entre sus servidores más fieles, están los trabajadores precarizados y las estrellas con deontología inexistente, pero abundante minuta.

Por otra parte, están los medios demandados por Cebrián, acompañados de otros muchos, aunque poco conocidos. Nos les infravaloren. Han demostrado vitalidad, con nuevos modelos de negocio y de producción de noticias. Apoyándose en comunidades que les sostienen y colaborando, entre sí y con los públicos más activos. Son el germen de un cuarto poder en red, que viene a sustituir al régimen mediático del 78. Su crisis ha estallado en vísperas del quinto aniversario del 15M y de unas nuevas elecciones. Apoyemos a los profesionales y medios que no incurren en postureos e imposturas, con más suscripciones y filtraciones.

]]>
2016-05-03 18:30:17
<![CDATA[Strambotic - Los boxeadores de Chatarras Palace amenazan con ir a Tordesillas: “el toro de la Vega no está solo”]]> La brutal agresión a dos activistas de AnimaNaturalis que trataban de grabar un correbou en un pueblo de Tarragona ha puesto en pie de guerra a los defensores de los animales. Y esta vez no son un puñado de pacíficos hippies mostrando resistencia pasiva a las corridas de toros, sino una auténtica cohorte de hombres forjados en hierro: los boxeadores de Chatarras Palace, una suerte de Club de la Lucha del extrarradio barcelonés.

En un vídeo difundido a través del perfil en Facebook de Chatarras Palace el popular boxeador-chatarrero Javier García Roche anuncia que “vamos a personarnos en Tordesillas… El toro de la Vega 2016 no está solo” y pide a los 178.000 seguidores de la página que hagan lo propio. El vídeo está corriendo como la espuma en la red y en apenas 3 horas ha superado las 200.000 reproducciones y los 6.200 compartidos. Roche y su colega van ataviados con sendas camisetas de los Amigos del Movimiento Antitaurino de Lucha.

maxresdefault (2)

Boxeo y perritos. Imagen: YouTube.

Chatarras Palace es como se vienen denominando las peleas que desde hace varios años dispuntan boxeadores aficionados, muchos de ellos chatarreros, y otros salidos de pandillas y el lumpenproletatiado de Sant Adrià de Besòs, una población del extrarradio de Barcelona. El mejor resumen de Chatarras Palace es este poderoso vídeo que grabó Rosa Rosario en 2015: “Somos un grupo de gente que amamos los animales y odiamos los abusos, especialmente los de los putos maderos”, entona el expresidiario Roche en la apertura.

En su animado perfil de Facebook se alternan los vídeos de peleas (propias y ajenas) y una encarnizada defensa de los animales. Ahora, Roche y su gente dan un paso al frente y prometen presentarse como guardias de corps en la escabechina vallisoletana.

Todo augura que el próximo mes de septiembre volverá a haber jaleo en Tordesillas, un pueblo anclado en la Edad Media y que se ha convertido en el epítome del salvajismo por empecinarse en la bárbara tradición del toro de la Vega. Lloverán ondonadas de ostias.

Visto en Facebook. Con información de Vice. Más información en la página de Amigos del Movimiento Antitaurino de Lucha.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

‘Santa Fiesta’: un documental para detener la muerte de 60.000 animales en las fiestas de España

Prohibido comer lechuga: los tabúes alimentarios más extravaganes de las religiones

Las diez comidas más asquerosas del mundo

Cinco alimentos que te hacen más inteligente

]]>
2016-05-03 17:40:06
<![CDATA[Otras miradas - Pedro Sánchez se la juega en su vuelo sin motor]]> Félix Bornstein
Abogado

Todos pensábamos que la caída electoral del PSOE había tocado suelo. En los comicios de 2011, el tándem Rodríguez Zapatero-Pérez Rubalcaba puso al partido contra las cuerdas. Bajo su batuta, los socialistas cosecharon los peores resultados desde la restauración de la democracia. Como parecía imposible que el partido fundado por Pablo Iglesias Posse descendiera hasta las zahúrdas de Plutón, incluso los afiliados más pesimistas apostaron después por la revancha. Tras haber caído tan bajo, se imponía de suyo un rebote del PSOE en la siguiente contienda.

Un fracaso inesperado siempre desconcierta al ejército humillado por la derrota. Y el desconcierto cómo no, produce una fase más o menos larga de titubeos entre los mandos para que la tropa no huya en desbandada. La moral de los soldados necesita, para levantar sus ánimos, un nuevo Estado Mayor y un Jefe carismático. Es una urgencia que lleva su tiempo porque no se trata de ganar escaramuzas y no todo el mundo vale para regalar a los uniformados un botín jugoso y suficiente hasta para el penúltimo de los reclutas.

Transcurría el año 2014 cuando el desconocido Pedro Sánchez dijo a sus rivales “dejadme solo, que aquí estoy yo”. La mayoría de la militancia le hizo el pasillo y así concurrieron los socialistas, juntos pero revueltos, a la impactante jornada del 20 de diciembre de 2015. El tortazo electoral fue mayúsculo. Batiendo el record negativo de Pérez Rubalcaba, el PSOE se desplomó hasta los 90 diputados. No sólo contemplaba ahora el Palacio de la Moncloa desde la lejanía de los cerros de Úbeda. También sufría las dentelladas que a izquierda y derecha le daban los jóvenes y desinhibidos Pablo Iglesias Turrión y Albert Rivera para descarnar los dos flancos del viejo partido socialista. Y, como todo son calamidades en la casa del pobre, los dioses menores de la propia familia reforzaron su estrategia de acoso y derribo del imberbe y lampiño Pedro Sánchez. Resumo lo obvio: atrapado en medio de los mordiscos de sus rivales externos y las zancadillas de Susana Díaz, don Pedro se mareaba por falta de oxígeno. Y con su persona, también se asfixiaba la organización que dirige, en peligro cierto de derrumbe como la clave de bóveda que ha sido dentro del sistema de partidos español; y ahora mismo ve amenazada su preeminencia en la izquierda por el círculo sanitario trazado  a su alrededor por Pablo Iglesias Turrión y Alberto Garzón para arrebatarle el voto progresista que le queda. La historia –Pedro y el lobo– se repite.

Pedro Sánchez pretendió librarse de esta camisa de fuerza pidiendo socorro a Ciudadanos. El intento de huída al país de los sueños, que en mi opinión no carecía de interés, estaba de antemano condenado a la melancolía que sienten los cazadores cuando se les escapa el trofeo que codician. La aritmética, como el algodón, no engaña. Es una ciencia exacta y los números del 20 D han sido un enemigo implacable de las florituras realizadas por el aula regia de un frágil secretario general. Si Pedro se vuelve a equivocar, entrará modestamente en los anales del PSOE con el apodo de Pedro el Breve, secundando así a Pipino, rey efímero de los francos.

Pero a los ciudadanos, excepto si son forofos de las corridas taurinas, los personalismos nos importan poco. Lo que realmente nos interesa es nuestro futuro, que se malogrará si no prospera el futuro colectivo del país. Para salir del caos actual, es indispensable que los diferentes partidos nos ofrezcan, según los gustos políticos de cada uno, un esfuerzo de realismos y generosidad en las próximas elecciones del 26 de junio. Naturalmente, el PSOE incluido.

Si los socialistas no quieren desaparecer como una opción política efectiva, necesitan imperiosamente reiniciar el vuelo. Con Pedro Sánchez (si no lo liquidan antes) o sin él, el PSOE debe tocar las claves de la aeronáutica política moderna. Debe apoyar sin fisuras y sin guerras intestinas a un candidato que represente el papel de los hermanos Wright, la pareja que hace más de un siglo inventó el arte práctico de la aviación. Con motor, se entiende. Para los Wright fueron irreversibles los experimentos de Otto Lilienthal, el célebre pionero alemán del vuelo sin motor. Los Wright habrían seguido fabricando bicicletas si el inventor alemán no hubiera nacido. Lilienthal se estrelló con su aeroplano el 9 de agosto de 1896. Falleció el día siguiente en una clínica de Berlín. Según el historiador Henry Combs (Kill Devil Hill, Londres, 1980), las últimas palabras de Otto fueron las siguientes: “Hacen falta sacrificios”.

Si el PSOE aguanta el órdago electoral de sus adversarios y contiene sus batallitas internas, contraerá una deuda impagable con el pionero Pedro Sánchez. Esté o no al mando de la nave el 26 de junio (incluso estrellándose en su última aventura, que parece lo más probable), sus trabajos y fatigas anteriores no habrán sido en vano. Como poco merecerá la gloria póstuma del martirio por su vuelo sin motor en la fallida investidura pactada con Rivera. Siempre que su partido conserve la oportunidad de decir algo sustancial después del 26 J, obviamente. Si no, todos los socialistas se irán de vacaciones indefinidas con el IMSERSO. En política, como en el Código Penal, una conducta se califica o no como delito según los resultados que produce.

]]>
2016-05-03 14:10:29
<![CDATA[Quien quiera oír, que oiga - Desempate]]> Me van a perdonar las personas poco aficionadas al fútbol, pero en este artículo voy a usar varias expresiones relacionadas con el ámbito de este deporte para ilustrar el panorama político actual y lo que nos ha ido pasando estos últimos meses.

 

Desventaja inicial. Hay una bonita imagen que a Pablo Iglesias le gusta mucho repetir: “peleamos con una mano atada a la espalda”, esto es, siempre que salimos a competir, lo hacemos en desventaja, habiendo encajado dos goles. Cuando queremos darnos cuenta, vamos perdiendo 2-0. Y así ocurrió también en los meses previos a las elecciones del 20 de diciembre. Varias encuestas y la desventaja inicial hicieron soñar a una parte de la élite política y económica (con fuertes apoyos mediáticos) con jubilar a Podemos, con mandarlo directamente al territorio del folklore político y con sacudirse al fin el fantasma morado. En su soñar, soñaban los privilegiados con dar por terminado el atípico año 2015 sin que nada sustantivo hubiera cambiado. “Hasta la próxima, descamisados”, se regocijaban en algunos programas de 13TV. En aquellas noches de octubre y noviembre las élites se ilusionaron con la posibilidad de tener vía libre para continuar su proyecto centrípeto y narcisista (su peculiar revolución de los ricos): nuevas reformas laborales, pérdida de derechos, mayor precariedad, más exilio, menos oportunidades para la gente corriente, más desahucios, más pobreza energética, más neveras vacías; pero, sobre todo, mayor indefensión, vulnerabilidad y miedo.  Fin del partido, victoria visitante, alegría de Merkel, Rajoy y los suyos, y desánimo colectivo. Y así se encontraban las élites, gozando oníricamente, hasta que el 21 de diciembre la realidad les despertó y les produjo dolor de cabeza.

 

Remontada in extremis. Y el dolor de cabeza era tanto más fuerte cuanto que algunos no eran capaces de recordar qué había sucedido ni por qué los plebeyos podemitas habían logrado 69 diputados y más de 5 millones de votos. ¿Cómo era posible y qué había pasado entre medias para que la desventaja inicial se disipara de aquella manera? Ciertamente ocurrió algo inesperado: una remontada histórica en la que el empuje de la gente corriente (esas personas que se sentían engañadas, estafadas, injustamente tratadas; esas personas, en suma, que sentían que una élite se había reído de ellas) logró igualar la contienda. En los minutos finales de aquella campaña electoral vertiginosa, la ilusión de la gente niveló el partido. Tablas. Como decía Iñigo Errejón en un artículo a principios de enero: las elecciones del 20 de diciembre habían concluido con un empate entre las fuerzas del cambio y las fuerzas de la restauración.
Sabor a victoria. Como bien saben los aficionados al deporte, hay empates que saben a victoria, y aquel fue uno de ellos. Con aquella remontada histórica logramos evitar que las élites cerraran en falso la ventana de oportunidad para el cambio que se había abierto en España desde 2014. Cinco millones de votos impidieron a las élites seguir rompiendo el pacto social por arriba y continuar acantonándose en la defensa numantina de sus privilegios. El escrutinio demostró aquella noche que el jaque mate de las élites había fracasado. Aún había partido. De ahí las sonrisas, de ahí las caras de satisfacción y de ahí la “V” de victoria que durante la campaña poblaron nuestros actos y mítines.

 

Comité de apelación. Tras aquellos comicios, algunas fuerzas políticas no eran capaces de encontrar las coordenadas, el lenguaje, el tono, el estilo de juego. Ya desde antes se sentían incómodas, pero el fastidio fue en aumento y provocó tensiones y hasta calambres internos. En Ferraz y en Génova ya no se dormía bien por las noches: un sordo desasosiego agitaba unos sueños cortos y superficiales. No comprendían y el gemelo de la inquietud se les subía (¡rayos!) cuando al fin parecía que iban a reposar. Como escribe Germán Cano en su libro Fuerzas de flaqueza, el extravío del bipartidismo está relacionado con una cierta incapacidad para hablarle a la gente común: “lo viejo no tiene gramáticas ni lenguajes para construir ese puzzle en el que se ha convertido nuestra realidad”. Por ese motivo, enmudecida y asustada, una de las patas del bipartidismo, el viejo PSOE, decidió recurrir a una suerte de Comité de Apelación  (el Comité Federal del 30 de enero) al que encargó examinar qué había pasado, quiénes eran los culpables de la remontada y si se podía hacer algo para desbaratar sus efectos. Reunido de urgencia, aquel Comité decidió vetar y sancionar a Podemos, con el beneplácito de Susana Díaz y la sonrisa cómplice de Felipe González. Había que expulsar a Podemos de los terrenos de juego.

 

Cautelar para Pablo. Aquella decisión en la que se pusieron de acuerdo (acaso con camisa de fuerza) Eduardo Madina, Pedro Sánchez, García-Page, César Luena, Susana Díaz o Fernández-Vara, incluía un decreto ad hominem: sancionar cautelarmente a Pablo Iglesias, al que a partir de entonces comenzarían a llamar “Pablo Manuel” o directamente “señor Iglesias”, con objeto de alejarle preventivamente tanto de los terrenos de juego como de la simpatía del público. Un corto vistazo por la hemeroteca de febrero y marzo nos muestra este ímpetu por señalar a Pablo Iglesias, esta voluntad de desgastar su figura, este empeño por convertirle en el causante de todos los males, este, en fin, esfuerzo denodado por ganar fuera del campo y con malas artes lo que se perdió sobre el césped. Mandaron a Pablo a la grada y convocaron a Albert Rivera, pero quién sabe si aquello no fue un error de cálculo. Desde el graderío se ve el fútbol no sólo con más pasión, sino también con más perspectiva.

 

Catenaccio. A partir de entonces el PSOE decidió dar por olvidados los viajes a Lisboa y poner en marcha una estrategia ultra-defensiva para tratar de salvar los muebles entre los suyos. Todos atrás, todos dando golpes, todos despejando balones: patapún parriba. Se trataba de mantener la cohesión interna, aunque ello supusiera renunciar a todo intento de mimar el balón, de trenzar una jugada, de atreverse a hacer pases al hueco o de levantar la cabeza para mirar, por ejemplo, hacia Valencia. Estamos convencidos de que si se hubiera mirado al Mediterráneo, se habrían encontrado huecos y espacios para desmarcarse.

 

Partido de vuelta. Y así hemos llegado al mes de mayo, con la eliminatoria empatada y con un PSOE encadenado al pacto con Rivera y temeroso de mirar mucho más allá de sí mismo. Esta actitud nos conduce a una segunda vuelta en el mes de junio en la que los partidos del cambio y los partidos de la restauración (con Albert Rivera a la cabeza) volverán a medir sus fuerzas. Eliminatoria a doble vuelta, lo decisivo se juega el 26 de junio.

 

Desempate. Este será el momento de desempatar el partido, de ponerse por delante y superar el resultado de diciembre. Nos jugamos el título. Por eso es importante la participación, la creatividad y el entusiasmo de todo el mundo; por eso es también clave el empuje colectivo, la pasión plebeya, las ganas de ganar. Tengo la impresión de que esta vez jugamos en casa. A por ellos.

 

]]>
2016-05-03 13:50:26
<![CDATA[Repensar Europa - Confluir e ilusionar: necesitamos las dos cosas]]> Vaya por delante que la perspectiva de un encuentro electoral entre IU y Podemos me parece una muy buena noticia. Me parecería aún mejor novedad que este encuentro se ampliara al conjunto de fuerzas significativas dentro de la izquierda alternativa. Eso significaría una coalición más amplia con una perspectiva estatal que integrase de manera creativa la diversidad plurinacional de nuestro estado.

Lo que la mayoría de las encuestas reflejan, hasta el momento, es que esa posibilidad electoral sería la única novedad significativa en la próxima cita ante las urnas. Un acuerdo amplio de las izquierdas alternativas sería la manera de introducir una variable de cambio que alterase la química política producida por este interregno electoral. Uso la expresión gramsciana de interregno con la conciencia de que vivimos un tiempo crítico de conflicto entre lo viejo y lo nuevo y estas elecciones son un eslabón significativo en esa pugna y en su eventual resolución.

Si esa situación de acuerdo electoral no se produjera el balance electoral previsible no sufriría alteraciones significativas: desplazamientos menores de votos al interior de los bloques izquierda y derecha y un mapa electoral muy similar al de las elecciones de diciembre 2015.

Eso significaría una victoria llamativa de los “partidos del sistema” frente a las opciones de cambio. A estas alturas no debería haber ninguna duda de que el esquema nueva-vieja política aparece claramente subordinado al tradicional e inmarcesible eje izquierda-derecha.

Una repetición del escenario sería una presión adicional para favorecer la gran coalición o una coalición ampliada entre los diferentes partidos del sistema. Si eso ocurriera sería devastador para el imaginario social crítico, para la conciencia política de los millones de personas movilizados en nuestro país desde el 15M y también para la dimensión europea de la resistencia y la alternativa: frente al avance de la extrema derecha, los países del sur son hoy el último bastión de una conciencia de izquierdas en condiciones de confrontar con ese “egoísmo del bienestar” que se esconde tras el aumento del voto xenófobo.

Por otra parte, se habría perdido una oportunidad para intentar modificar algunas de las políticas que más daño y sufrimiento han producido en el conjunto de la población. En fin, una derrota en toda regla de los sectores populares, de la conciencia crítica y de la relación entre movilización y representación política.

Frente a esto se argumenta la utilidad de que las elecciones pongan a cada cual en su sitio vía el refrendo electoral de sus políticas. No es un argumento banal y conviene considerar el malestar que ha producido en sectores propios y ajenos una gestión tan superficial como arrogante del resultado electoral por parte de Podemos o torticera y tramposa por parte del PSOE.

Conviene no olvidar la autosatisfacción con la que fue celebrada la primera sesión del congreso de los diputados; incluso hubo quien se atrevió a elevar ese momento -bebé incluido- al altar de las rupturas epistemológicas en el continuum de la política pública. Y quien recuerda también que no se puede insultar reiterada y sañudamente a aquel con quien quieres negociar.

Pero no es menos cierto que el PSOE presentó un programa propio de gobierno que ya sabía que incumpliría porque estaba proyectando una estrategia en la que la izquierda alternativa estaba invitada como palmeros de una fiesta ajena. Una manera más de incrementar significativamente la desconfianza a quien ya no la merece.

Mi impresión es que siendo todas estas cosas ciertas, entretenerse en ellas considerando que son lo sustancial del debate de hoy es mirar la realidad con las gafas de ver de cerca. Una óptica cortoplacista justo en el momento en el que nos jugamos una opción, una posibilidad, de producir una situación políticamente insólita y que abra nuevas perspectivas.

Obviamente, el desafío de una coalición amplia de las izquierdas alternativas no es superar al PSOE, aun cuando este hecho generaría un nuevo espacio de conflicto político y partidario inexplorado y prometedor. Pero el enemigo es el PP y sus políticas indignas y miserables. Si la perspectiva es recuperar políticas para la mayoría social, entonces el concurso del PSOE se hace casi inevitable y la única manera de asegurar que ese escenario es, al menos, pensable, solo se producirá a condición de que la situación cambie respecto a las pasadas elecciones. Si no hay cambios, la gestión del próximo tiempo político quedará en manos de los partidos del sistema, exclusivamente.

Aceptar esa consecuencia dando prioridad a las pequeñas cuitas en el seno de la izquierda o al interior de cada partido es un enfoque demasiado próximo al tacticismo para resultar relevante.

Pero sería un error mayúsculo dar por bueno que el resultado de una coalición de esas características, tiene un suelo electoral que sería la suma de los votos que se produjeron entre las diferentes fuerzas en las anteriores elecciones. Eses es un espacio por ganar y para hacerlo no vale cualquier cosa. En este momento la visibilidad del proceso y los procedimientos son tan importantes como el hecho de la confluencia en sí mismo.

Las mismas encuestas que inducen al optimismo electoral llaman la atención sobre la desconfianza que existe en muchos sectores, de al menos Podemos e Izquierda Unida, respecto al sentido último del acuerdo. Es un malestar que tiene que ver con una gestión incomprensible del patrimonio propio en el caso de IU y de una estrategia fracasada por la parte de Podemos en la anterior etapa. No es por nada que en muchos sectores hay más expectación que alegría, sin dejar de considerar que se pueda tratar de una buena noticia.

Ganarse no solo a esos sectores, sino hacer posible que el conjunto del proceso pueda resultar ilusionante y tenga un efecto multiplicador sobre las expectativas electorales, no está ganado ni mucho menos. Y conviene advertir que una mala gestión de este patrimonio de ilusión asociado siempre al encuentro de las izquierdas puede sufrir un varapalo irrecuperable si las cosas no se hacen medio bien, al menos.

Y hacerlas medio bien no es tan complicado. Significa tomarse en serio la participación y opinión de la gente y por lo tanto, hacer procesos de consulta sustanciales, esto es, sobre el conjunto del acuerdo y no solo sobre las intenciones del mismo; significa no dar por supuestas las listas existentes, hay tiempo y condiciones para abrir un nuevo proceso de primarias que permita una participación masiva e inclusiva; significa abrir un proceso de debate y aprobación de un programa participado; significa respetar en el fondo y en las formas las diferentes “mochilas” que pueden integrar este viaje compartido; significa pensar la dimensión estatal del proyecto de manera que haya más actores que coincidan y sobre todo, mucha generosidad en los aspectos visibles del entendimiento: La importancia de las siglas o su falta de importancia debe ser igual para todos.

Este proceso de confluencia, para resultar creíble, debe enfrentarse al desafío de construir un “nosotros/as” en el que poder reconocerse. Y esa identidad no puede darse por conseguida por el simple hecho de que aparezca en los periódicos la expectativa de un acuerdo. Llegados a este punto las exigencias de responsabilidad no están simétricamente repartidas: hay un: “los de arriba y los de abajo” en la decisión política que no puede ser obviado. La confluencia es el objetivo y la ilusión el camino para conseguirla.

]]>
2016-05-03 09:10:15
<![CDATA[Posos de anarquía - Libertad de prensa, ¿dónde estás?]]> LibertadPrensaUn día como hoy de hace 23 años (1993) la Asamblea General de las Naciones Unidad proclamaba el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Se eligió el 3 de mayo con motivo de la Declaración de Windhoek, en la que representantes de medios de comunicación africanos, en el marco de un seminario de UNESCO, elaboraron un documento con los principios básicos de esta libertad.

Entre los puntos recogidos en la Declaración figuraba lo que debe entenderse por prensa independiente: “una prensa sobre la cual los poderes públicos no ejerzan ni dominio político o económico, ni control sobre los materiales y la infraestructura necesarios para la producción y difusión de diarios, revistas y otras publicaciones periódicas”. A ello se sumaba, además, lo que ha de ser una prensa pluralista, es decir, que se dé la la supresión de los monopolios de toda clase y la existencia del mayor número posible de diarios, revistas y otras publicaciones periódicas que reflejen la más amplia gama posible de opiniones dentro de la comunidad”.

Pues bien, en ambos casos, España no cumple. Desde que ejerzo la profesión en las dos últimas décadas, no recuerdo un momento peor que ahora para la libertad de prensa en nuestro país. Ésta, sencillamente, no existe. La libertad no tiene grados, o es o no es, porque en cuanto se produce la más mínima violación de ésta, deja de existir. En España, las violaciones son constantes:

Recados de un ministerio de Justicia que sugiere intervenir la prensa cuando filtren sentencias judiciales, continuas denuncias de manipulación por parte de los profesionales de los entes públicos, demandas por publicar la verdad sobre la corrupción, llamadas de teléfono para hablar con el jefe para paralizar informaciones, una ‘Ley Mordaza’… la lista es interminable. Una lista, por otro lado, a la que hay que añadir la cantidad de presiones políticas/publicitarias de las que no escapan los medios.

Reporteros Sin Fronteras ha descendido a España hasta el puesto 34 en su ránking de libertad de prensa. ¿De veras se puede presumir de democracia cuando Namibia o Ghana nos sacan varios cuerpos de distancia en esta materia? Parece que sí; claro que, como sucede con la democracia, quienes más defienden la libertad de prensa suelen ser, casualmente, quienes más la pisotean. Y eso, sucede a todos los niveles, tanto en la Administración Central, como Autonómica o Local. En cada uno de los tres ámbitos he sido testigo de cómo se concibe la prensa como un instrumento al servicio del poder o, de lo contrario, en una amenaza a exterminar o asfixiar.

Es labor de todos defender la libertad de prensa, exigirla -tanto a nosotros, los periodistas, como a los poderes publicos-, protegerla contra los intereses de los poderes fácticos. De lo contrario, estaremos un poco más indefensos antes los intereses de una élite, porque quienes mancillan el derecho a la información son, en esencia, los que nos quieren someter de un modo u otro, los que quieren ocultar sus artimañas para hacerlo. Contra eso, la prensa es el mejor arma, más aún cuando cada vez con más frecuencia, quienes nos gobiernan violentan la ley para que conseguir que lo legal no sea lo correcto, aunque sí lo que a ellos, y sólo a ellos, conviene.

 

]]>
2016-05-03 08:29:56
<![CDATA[El ojo y la lupa - Trotski y Lowry, bajo el volcán en México]]> El francés Patrick Deville ofrece en Viva (Anagrama) un fresco del México de los años treinta del siglo pasado (aunque con proyecciones hacia delante y vueltas atrás) que toma como referente lo que, con más voluntyad que base real, presenta como una suerte de vidas paralelas, aunque desconectadas: la del escritor inglés Malcolm Lowry, autor de Bajo el volcán, y la del revolucionario soviético y principal enemigo de Stalin León Trotski.

Ambos coincidieron algunos años en México. Lowry se precipitó allí por el abismo del alcohol, la droga, el delirio alucinatorio y la obsesiva violencia creadora que marcaron su vida toda, aunque la Parca no se lo llevó hasta el 26 de junio de1957, diez años después de que su obra maestra asombrara al mundo y le convirtiese en un clásico. En cuanto a Trotski , acogido por el presidente Lázaro Cárdenas tras la intercesión del muralista Diego Rivera, el largo y asesino brazo de Stalin le alcanzó por fin el 21 de agosto de 1940, cuando el comunista español Ramón Mercader le hundió un piolet en el cráneo, “como la daga en la espalda de César o el cuchillo en el pecho de Marat”.

Deville ha sabido plasmar en sus libros, con sobresaliente aliento literario, y con una cuidada ambientación resultado de muchos viajes, lecturas y entrevistas una realidad con diferentes focos, pero centrada siempre en los hombres que con su esfuerzo, osadía e ingenio contribuyeron a transformar el mundo. Su año de referencia –más en otras de sus obras que en Viva- suele ser 1860, que considera clave en la emergencia de la segunda re revolución industrial, el proyecto del canal de Suez, el descubrimiento de los templos de Angkor, la intervención imperialista francesa en México, el gran salto adelante de la investigación científica, el imperio nicaragüense del norteamericano Robert Walter, la formación de Italia tras las conquistas de Garibaldi o el prodigioso avance en las comunicaciones que, gracias a la máquina de vapor, hizo más pequeño el mundo, en un grado solo comparable al impacto de la actual globalización.

Deville ha recreado la atormentada historia de Camboya en Kampuchea y la de Centroamérica en Pura Vida; la aventura científica en Indochina de Alexandre Yersin, descubridor del bacilo de la peste, en la multigalardonada Peste & Cólera;  y la colonizadora y discutiblemente humanizadora peripecia africana del explorador Pierre Savorgnan de Brazza en Ecuatoria.

Viva, de reciente publicación en castellano, es la última entrega –la quinta ya- de un proyecto que prevé nueve. Describe la confluencia mexicana de Lowry y Trotski y su deriva hacia un destino trágico. Pero hay también muchos personajes secundarios, algunos con talla de protagonistas, aunque el nexo de unión sea en ocasiones tenue. Como la pintora Frida Kahlo y su compañero el muralista Diego Rivera, sus colegas José Clemente Orozco y David Álvaro Siqueiros, los fotógrafos Tina Modotti y Edward Weston, el misterioso escritor izquierdista B. Traven (autor de El tesoro de Sierra Madre), el poeta ruso Vladímir Maiakovski y los franceses André Breton y Antonin Artaud, John Dos Passos, Graham Greene y hasta el nicaragüense Augusto César Sandino.

Buena parte de ellos formaban parte del grupo de los doce apóstoles, con Rivera de epicentro, unidos inicialmente por su dedicación a  la causa revolucionaria comunista, pero separados luego por la ruptura entre estalinistas y trotskistas. En palabras de Deville, “algunos se convertirían en traidores y otros en héroes”. Siqueiros, por ejemplo, encabezó la aparatosa y fracasada intentona de asesinato en mayo de 1940 del ex jefe del Ejército Rojo y adalid de la revolución permanente. Tan solo unos días después, Ramón Mercader, se infiltraría con el nombre falso de  en la casa de la calle Viena de Coayacán, convertida hoy en museo, en la que, en agosto de ese mismo año, ejecutó por fin la venganza ordenada por el zar rojo.

En Viva, Trostski casi aplasta a Lowry. No ya tan solo porque su huella en la historia sea muy superior, sino sobre todo por la relevancia del elenco de personajes que rodean en México a quien fue número dos de la revolución bolchevique. El escritor inglés, sin embargo, está a solas con sus fantasmas, sus adicciones, su patológica fiebre por crear una obra maestra, la lucha con los demonios literarios y personales, incluso con las dificultades de subsistir, aunque heredó una fortuna a los 30 años, a la muerte de su padre, que le pagó un sueldo hasta entonces con el que iba saliendo adelante a duras penas.

Deville describe con maestría cómo la caída a los infiernos de Lowry es paralela a la de Geofrey Firmin, el cónsul protagonistra de Bajo el volcán, que ahíto de mezcal, ve pasar el día de difuntos de 1938 las últimas horas de una existencia sin esperanza. Hasta que se cumple su destino trágico, a manos de un puñado de fascistas: “Lo empujaron al fondo de la barranca con una bala en el vientre después de haberle llamado bolchevique”. Luego arrojaron sobre su cuerpo el cadáver de un perro. La muerte del autor de la novela fue mucho más lenta, pero no menos dolorosa, mientras “el Volcán caníbal, se tragaba su vida entera” y él la describía su obra, ya desquiciado, como “el último grito de un continente moribundo”.

El Volcán es Lowry, y es más México que Europa. En una cita que a su vez recoge Deville del prefacio a una edición de Bajo el volcán, Juan Villoro sostiene: “Seguramente Lowry se las habría arreglado para sufrir igual en Suiza, pero no hay duda de que México contribuyó de manera específica al deslumbramiento y el desplome que buscaba”.

Con tantos polos de atención no es de extrañar que Viva resulte una obra fascinante, escrita de tal forma que sería injusto no calificarlo de novela, aunque todo cuanto aquí se cuenta sea rigurosamente cierto. Es el peculiar estilo de Deville, que no solo ejerce de cronista o historiador, sino sobre todo de literato, en la más noble acepción del término. Su forma de escribir, brillante e imaginativa, resulta a veces un tanto difícil de seguir, con vueltas atrás, y sobreentendidos que exigen conocimientos previos de alguna profundidad, pero sin llegar a los extremos de Pura vida.

Deville, que en 2012 obtuvo con Peste & Cólera el Prix des Prix francés a la mejor obra de entre todas las ganadoras de premios, se ha ganado el derecho a que sus lectores esperen con ansiedad las futuras entregas de su ciclo de novelas de lo real que ayudan a entender mejor, desde la aventura de tantos y tantos grandes hombres, cómo se forjó el mundo en que vivimos. Una sugerencia: que aborde la azarosa historia del canal de Panamá, que a finales de junio culminará su último desafío.

]]>
2016-05-03 07:10:31
<![CDATA[Dominio Público - ¿Son económicamente viables las centrales nucleares?]]> Iván Calvo
Secretaría de Economía de PODEMOS

El día 5 de abril el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, dijo en una entrevista radiofónica que “las centrales nucleares se están cerrando, y no se están cerrando por razones políticas; se están cerrando por razones económicas, porque económicamente no son viables”. El sentido de estas declaraciones empezó a aclararse unos días más tarde, cuando supimos que apuntaban a una posible falta de interés por parte de Iberdrola en reabrir la central de Santa María de Garoña, basada tan solo en razones económicas. Esta central pertenece a Nuclenor, que a su vez es propiedad de Iberdrola y de Endesa al 50%. Semanas después de las palabras de Galán hemos conocido la postura de Endesa, que al menos públicamente dista de estar alineada con la de Iberdrola. Este desacuerdo, unido a la afirmación genérica de Galán acerca de la viabilidad económica de las nucleares, hace pertinente la pregunta que da título a este artículo. Intentaremos  responderla a distintos niveles, distinguiendo principalmente entre las centrales construidas hace décadas y los proyectos de construcción de nuevas plantas, y enfatizando las especificidades del caso español.

Hay que comenzar respondiendo que las nucleares en funcionamiento en España son muy rentables para sus propietarios. Fueron construidas en un marco regulado que garantizaba una cierta retribución por cada megavatio-hora generado (además de contar con dinero público, ya que las eléctricas tuvieron que ser rescatadas financieramente en la década de los 80 del siglo pasado a causa de la desmesura del parque nuclear planeado) y la inversión de su construcción ha sido recuperada de sobra. Sin embargo, tras la liberalización del sistema eléctrico estas centrales venden la electricidad en el mercado, cuyo diseño marginalista (según el cual todas las tecnologías son idénticamente retribuidas, siendo fijado el precio de la electricidad cada hora por la central que oferta al precio más alto entre aquellas que generan a esa hora) unido a los bajos costes de operación de las nucleares produce unos injustificados beneficios extra para ellas conocidos como “beneficios caídos del cielo”. De ahí la auditoría de costes del sistema eléctrico que proponemos, la cual permitiría, entre otras cosas, determinar con precisión la magnitud de estas sobrerretribuciones.

Es verdad que la central de Garoña cerró en diciembre de 2012 por motivos económicos, pero por unos muy particulares: Nuclenor decidió que no le compensaba acometer las costosas mejoras en seguridad requeridas tras el accidente de Fukushima (Garoña es una central gemela a la unidad número 1 de la planta japonesa) a menos que se ampliase la autorización para su funcionamiento durante un número suficiente de años. Aun así, en los últimos tiempos, la amenaza de la autorización de su reapertura y la extensión del permiso de operación hasta que Garoña cumpla 60 años ha  estado muy presente. Por cierto, el presidente del Consejo de Seguridad Nuclear lleva sin comparecer en el Congreso de los Diputados desde 2014, evitando así rendir cuentas sobre el proceso de evaluación de su organismo acerca de la reapertura. Su última excusa, un viaje aparentemente imprevisto, le ha servido para no tener que dar explicaciones en la Cámara Baja en la XI legislatura.

Los asuntos discutidos hasta aquí se refieren a centrales ya construidas y son específicos del sistema eléctrico español. En otros países, dependiendo de las características concretas del mix eléctrico, de la operación del sistema y del diseño de su mercado eléctrico, las nucleares pueden ser más o menos rentables, e incluso no serlo. ¿Pero qué ocurre con las nuevas centrales? ¿Tiene futuro esta tecnología atendiendo a argumentos meramente económicos? Las anteriores preguntas tienen una respuesta clara: la construcción de nuevas centrales nucleares con los actuales estándares de seguridad no es rentable para las eléctricas, ni en España ni en ningún lugar del mundo. Las historias todavía no concluidas de la construcción de las plantas de Hinkley Point C (Reino Unido), Olkiluoto (Finlandia) y Flamanville (Francia), que acumulan retrasos y sobrecostes estratosféricos, son ejemplos de ello. Estos proyectos están siendo abordados exclusivamente porque hay dinero público apoyándolos, y las cifras del sinsentido económico que representan son impresionantes. Como muestra, valga el botón de Hinkley Point C, una planta de una potencia total de 3,3 gigavatios que está siendo construida por un consorcio liderado por la eléctrica estatal francesa EDF. De acuerdo con estimaciones de la Comisión Europea, el coste de la construcción se sitúa en el entorno de 30.000 millones de euros. Este será asumido (si alguna vez Hinkley Point C ve la luz) por los consumidores de electricidad británicos ya que el gobierno de Reino Unido ha garantizado a las empresas constructoras la compra de la electricidad producida durante 35 años a un precio (92,50 libras por megavatio-hora generado, que se actualizarán con la inflación) que es más del doble del precio de mercado.

Es un hecho que el ocaso de la tecnología nuclear está llegando porque, simplemente, no es económicamente competitiva. Además, esta tecnología no es necesaria para luchar contra el cambio climático: aunque sus defensores aluden a las bajas emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la nuclear, ya resulta más barato y efectivo utilizar tecnologías renovables como la eólica y la fotovoltaica. En cualquier caso, y más allá de los argumentos económicos, la energía nuclear ha de ser abandonada por diversos motivos de seguridad y medioambientales (sobre todo asociados a la gestión de los residuos), y estos son de la máxima relevancia cuando hablamos acerca del calendario de cierre de las centrales en funcionamiento. No en vano, PODEMOS propone no renovar los permisos de explotación de las centrales en funcionamiento, con lo cual todas estarían cerradas en 2024, además de no extender la vida útil de Garoña y comenzar con su desmantelamiento.

]]>
2016-05-03 07:10:30
<![CDATA[A contracorriente - El silencio cómplice de Obama y Hillary en Brasil]]> Nunca Estados Unidos ha estado tan aislado en el continente como en este siglo. Desde que Lula fue elegido presidente de Brasil en 2002, la política exterior del país, liderada por Celso Amorim, frenó la firma del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) e inició un proceso de consolidación y expansión de los proyectos de integración regional que terminarían por aislar —como nunca antes— a Estados Unidos en América Latina.

Por su parte, la elección de Néstor Kirchner en Argentina en 2003 permitió que los dos gobiernos más importantes de América del Sur constituyeran un eje alrededor del cual se fortaleció el Mercosur, se fundó Unasur, el Consejo Sudamericano de Defensa, y así hasta llegar a la Celac, que hizo por primera vez realidad la doctrina Monroe en América Latina.

Frente a esta realidad, los sucesivos gobiernos de EEUU han tratado de incentivar —sin gran éxito— polos alternativos, como por ejemplo la Alianza para el Pacífico, centrada en México, Perú y otros gobiernos neoliberales del continente. Sin embargo, después de intentar erigir a México como alternativa neoliberal en la región, ha visto fracasar rápidamente el gobierno de Peña Nieto. Algo similar a lo sucedido con el gobierno de Sebastián Piñera en Chile.

Mientras tanto, EEUU ha seguido actuando en todos los márgenes posibles, propiciando golpes blancos en Honduras y Paraguay. En el caso de Honduras, sin ir más lejos, el rol de Hillary Clinton fue al parecer decisivo. Así al menos se infiere de las acusaciones que la candidata ha recibido en los debates de las primarias demócratas, acusaciones que ella misma ha admitido confirmando su participación en el golpe.

Pese a su aislamiento en el continente, EEUU hacía lo posible por convivir con los diferentes gobiernos brasileños. Obama se valía de su buen talante para exaltar a Lula llamándole “the guy”, en cambio, se la vio con Dilma a la hora de justificar las escuchas ilegales en el gobierno de Brasil. Hillary visitó a Dilma supuestamente con la intención de aprender de las experiencias de éxito en materia de políticas sociales puestas en marcha en Brasil, pese a que más bien se trataba de darle un barniz progresista a su campaña, que necesitaba consolidar su apoyo entre la comunidad negra y los latinos con el fin de triunfar en las primarias.

La inesperada elección de Mauricio Macri abrió las puertas al sueño norteamericano para romper el eje de integración entre los gobiernos de Brasil y Argentina. Después de negarse a intervenir para evitar el absurdo de la acción arbitraria de un juez norteamericano en favor de los fondos buitres, Obama corrió a visitar al nuevo presidente argentino para expresar la complacencia de EEUU para con el nuevo rumbo económico de Argentina y su disposición de abrir una nueva fase en las relaciones entre los dos países.

Frente al golpe blanco en curso en Brasil, el silencio, tanto del presidente norteamericano como de la favorita para sucederlo, es ensordecedor. Mientras pretende aparecer como defensor de la democracia frente a regímenes como los de Venezuela y Cuba, cuando se esboza el golpe blanco más importante que se ha vivido hasta la fecha en el continente, tanto Obama como Hillary no logran esconder que su silencio es la señal que evidencia que ha habido un intento de sacar al PT del gobierno por la vía de un golpe.

El sueño de reconstituir un eje neoliberal en el corazón de América del Sur, tal y como había existido durante los gobiernos de Cardoso y Menem, parece hacerse realidad, aun de una forma hipotética, muy precaria y de corta duración en Brasil. Sería el punto de apoyo para aislar y tratar de derrotar los gobiernos con que los EEUU siempre se han incomodado más en la región –los de Venezuela, Bolivia y Ecuador—.

Una complicidad de escándalos con los golpistas demuestra cómo el Imperio siempre supo que la política del gobierno brasileño es esencial para la resistencia a su dominación de la región. El prestigio de EEUU en el continente está definitivamente mancillado, a lo que habría que añadir la decadencia económica norteamericana que no le permite ya competir frente a los grandes acuerdos de China y Rusia en toda la región. La política imperial norteamericana nunca ha dejado de embarcarse en las aventuras golpistas de la región, tal y como evidencia el vergonzoso silencio actual de Obama y Hillary.

]]>
2016-05-03 07:10:15
<![CDATA[Econonuestra - Por un gobierno ecologista, justo y eficaz]]> Álvaro Gaertner Aranda
Miembro del Círculo 3 E de Podemos

Herman Daly, uno de los economistas ecológicos más destacados, suele decir que hemos pasado de estar en el mundo vacío y por explorar del cowboy, en el que los recursos del planeta son prácticamente inagotables y podemos expandirnos a placer, a estar en el mundo lleno del astronauta, en el que tenemos unos recursos limitados. Con esta metáfora pretende indicar que en el ecosistema en el que vivimos hay unos límites al tamaño de la economía, que además en la actualidad ya hemos sobrepasado. Por ello, propone que las prioridades en política económica, que actualmente son el crecimiento y la eficiencia en la asignación de recursos, en primer lugar, y la distribución, en segundo lugar, deberían pasar a ser, en este orden, las siguientes:

– La definición del tamaño máximo que la economía puede tener sin caer en crecimiento antieconómico.
– La distribución de los recursos de tal manera que todo el mundo pueda satisfacer sus necesidades básicas recogidas en la Declaración de los Derechos Humanos.
– La eficiencia en la asignación de los recursos restantes.
Creo que este cambio de prioridades en la política económica es necesario, y que para que se llevase a cabo haría falta que se viese reflejado en la estructura de un gobierno que fuese, por ese orden, ecologista, justo y eficaz.

Ecologista, en primer lugar, porque la hipotética Vicepresidencia Primera de Medio Ambiente (VPMA) tendría poder para elaborar presupuestos de emisiones anuales en los que definiese los límites a la emisión de distintos tipos de contaminantes, a la producción de basura y al consumo de materiales y los distribuyese entre las distintas políticas de los distintos ministerios. Una vicepresidencia con poder para tumbar, por ejemplo, un plan director de transporte que priorizase el coche, el avión o el AVE frente al ferrocarril convencional, y hacer que cambiase su orientación hacia políticas que reduzcan la necesidad de transporte y apoyen el transporte público. Una vicepresidencia que tuviera poder para impulsar una reforma del sector eléctrico y abogase por el cierre de las centrales de carbón y las nucleares y por acabar con el oligopolio o hacer un plan para la rehabilitación del parqué de viviendas que redujese nuestro gasto de energía. En definitiva, una vicepresidencia con poder, en lugar del débil y dócil Ministerio de Medio Ambiente que tenemos ahora.

Justo, en segundo lugar, porque la hipotética Vicepresidencia Segunda de Asuntos Sociales (VSAS) tendría prioridad sobre otros ministerios, como por ejemplo el de Defensa, a la hora de recibir los recursos necesarios para satisfacer las necesidades básicas de la población, haciendo que la hipotética Vicepresidencia Tercera de Economía y Hacienda (VTEH) tomara las medidas adecuadas para que, o bien la VSAS dispusiese directamente del dinero para satisfacer esas necesidades, o bien tuviera acceso a instrumentos como la banca pública que le permitiesen favorecer los proyectos que facilitasen de manera indirecta la consecución del objetivo de la distribución justa de los recursos.

Eficaz, en último lugar, porque la VTEH cumpliría con los requisitos de las otras dos vicepresidencias tratando siempre de maximizar el bienestar de la población, que es un objetivo completamente distinto a la maximización del PIB que se intenta actualmente. Por ejemplo, haciendo caso a Keynes cuando decía que el mercado podía provocar que la situación de equilibrio en la economía se diese en un punto en el que hubiera una infrautilización de los factores productivos, y por lo tanto desempleo, o cuando decía que los aumentos de la productividad permitirían que en 2030 trabajásemos solo 15 horas, la VTEH cumpliría los criterios de distribución y eficacia llevando a cabo un reparto del trabajo a través de la reducción de la jornada laboral. También, haciendo caso a Keynes, favorecería la creación directa de empleo por parte del gobierno en sectores como la dependencia, el cuidado de los montes, el transporte público, la sanidad o la educación, cumpliendo así los tres criterios simultáneamente. De igual manera, no pondría obstáculos a la realización de una reforma agraria que, aunque no respetase la propiedad privada de los terratenientes, favorecería la distribución de los recursos del campo y facilitaría la implantación de políticas de producción ecológica y los circuitos cortos, cumpliendo así los criterios de distribución y escala y el artículo 128 de la Constitución. En definitiva, el gobierno tendría una VTEH eficaz que cumpliera el objetivo principal de la economía, que no es otro que el de conseguir el mayor bienestar posible para el conjunto de la población.

La adopción de esta jerarquía por parte de los distintos gobiernos nos permitiría estar en mejores condiciones de afrontar los grandes desafíos de nuestra época, el cambio climático, la desigualdad y la pobreza. Puede que ahora mismo una transformación de esta magnitud pueda parecer difícil, ya que la necesidad del crecimiento forma parte del sentido común de buena parte de la población y de la mayoría de los políticos de nuestro país, pero si algo nos han demostrado los dos últimos años es que en la política española lo que hoy es políticamente imposible dentro de unas semanas puede ser políticamente inevitable.

]]>
2016-05-03 07:10:08
<![CDATA[Punto de Fisión - La Biblia del TTIP]]> Me ocurrió muchas veces, durante la carrera y después de ella, que la gente me preguntaba primero qué era la filología y luego para qué servía, si es qué servía para algo. Era casi forzoso avergonzarse ante la aparente inutilidad de unos estudios frente al vistoso pragmatismo de médicos, ingenieros, abogados, arquitectos y químicos. Nadie entendía muy bien -y mucho menos los filólogos- qué sentido tiene analizar varios siglos después el Poema del Mio Cid, el Quijote o La vida es sueño. Había profesores incluso que se avergonzaban de la materia y uno en particular, de cuyo nombre no quiero acordarme, estaba destripando la Cárcel de amor, de Diego de San Pedro, cuando de pronto sufrió un acceso de sinceridad en público: “Venga, atended, por favor, y así podemos quitarnos de encima este coñazo”.

Tardé algún tiempo en comprender que la filología no es únicamente el estudio taxonómico de unos cuantos textos más o menos canónicos y unos cuantos libros más o menos muertos, sino también la ciencia que certifica nuestro vasallaje secular a la palabra escrita. Los grandes textos no son sólo testimonios y espejos de una época sino también instrumentos de poder, manuales de instrucciones y guías de conducta. Nada resulta más peligroso y definitivo que ciertos libros seminales. Ni las armas ni los ejércitos ni las herramientas han torcido el destino de la raza humana ni cambiado la faz de la tierra con la profundidad, la extensión y el dramatismo con que lo hicieron la Biblia, los Evangelios, el Corán, El Príncipe, la Declaración de los Derechos del Hombre, El Capital, La riqueza de las naciones o Mi lucha.

Por ejemplo, en el más incontestable de los ejemplos anteriormente expuestos, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, de 1789 (columna vertebral de la Revolución Francesa, de nuestro actual sistema político y de casi todas las constituciones modernas y contemporáneas), hay, entre otros muchos fallos, una laguna fundamental que borra de un plumazo a la mitad de la especie, las mujeres, una omisión garrafal que va a costar siglos reparar y en cuya penosa reparación aún seguimos empeñados. Algunos de esos textos los escribieron hombres (siempre hombres) solos en la soledad de una biblioteca, una cabaña o una cárcel; otros fueron recopilados a lo largo del tiempo o redactados en conjunto por un grupo de iluminados.

A esta segunda categoría pertenece el TTIP, el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, una Biblia económica con la que las grandes multinacionales pretenden implantar en Europa una atroz religión en que las empresas serán todopoderosas y los trabajadores simples esclavos. Como todo el mundo sabe, aunque de momento no hacemos mucho por evitarlo, las negociaciones se están llevando a cabo de espaldas a la ciudadanía, en un riguroso secreto que recuerda la devoción debida a los cultos primitivos y los textos sagrados. De nosotros, los ciudadanos europeos, depende la tarea de frenar esta locura, la cual nos instalará de golpe en una edad tenebrosa regida en exclusiva por los designios del dios dinero. El propio Adam Smith advirtió de “la mezquina rapacidad” y “el espíritu monopolizador de comerciantes e industriales, quienes no son, ni deben ser, los que gobiernen a la humanidad (…) porque su interés es directamente el opuesto al del gran cuerpo del pueblo”. Palabra de filólogo.

 

]]>
2016-05-03 06:09:57
<![CDATA[Crónicas insumisas - La paz genera beneficios y es más barata]]> Tica Font Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delás d’Estudis per la Pau
La guerra y la economía están íntimamente relacionadas, por ello es conveniente abordarla en términos de coste y beneficios. La guerra o el trinomio armas-ejercito-guerra siempre se nos ha justificado como el medio para obtener la paz y la seguridad. La historia nos demuestra que la paz conseguida mediante la guerra es de muy baja calidad y muy frágil. Producir paz mediante la guerra tiene unos costes externos muy altos que deberían ser calculados y evaluados; al mismo tiempo que estoy convencida que se puede producir paz de mayor calidad a costes más bajos. Desde el punto de vista económico la paz siempre es un buen negocio, si se pudiera evitar la guerra, el mundo sería más próspero.

Si abordamos la guerra en términos de costes y beneficios veremos que estos dos factores se comportan de manera muy desigual. Las guerras de los últimos 50 años han hecho el mundo más pobre. Parar la guerra en Siria debería ser visto como un buen negocio, y debería servir para señalar que la paz comporta más beneficios. ¿Qué inversor está dispuesto a invertir en un país en guerra? ¿Quién espera realizar transacciones comerciales con un régimen que mata a su propio pueblo?

En términos de costes, en los costes humanos hay que contabilizar las víctimas directas; en Siria sabemos que ya se han contabilizado más de 300.000 muertos, más de cuatro millones de refugiados y 8 millones de desplazados; y las victimas indirectas debido a: dificultades en la alimentación, dificultades en el funcionamiento de los hospitales, la falta de medicamentos o debido al uso de ciertas substancias como uranio empobrecido o fosforo blanco, provocará un aumento en los índices de mortalidad respecto de los años anteriores a la guerra. Entre los costes también hay que contabilizar el coste de las oportunidades perdidas, recursos desviados hacia la guerra que podrían haber sido invertidos en desarrollo humano. La esperanza de vida en Siria se ha reducido en 15 años y la escolarización o asistencia a la escuela se ha reducido en más de un 50%.

En los costes de seguridad. Diversos organismos internacionales estiman que el número de organizaciones terroristas y el número de personas que se incorporan a dichos grupos crecen de manera notable como consecuencia de una invasión militar. Al mismo tiempo que crece el número de actos violentos que cometen dichas organizaciones. Todo ello conlleva un aumento de la criminalidad: asesinatos, violaciones o secuestros. Colectivos como niños que dejan de ir a la escuela por miedo, mujeres que temen ser agredidas o hombres y mujeres que no pueden acudir a su trabajo.

En los costes económicos. Hay un coste económico directo, el gasto militar que se incrementado fuertemente por la adquisición de nuevas armas y equipos militares; este gasto deja de ser utilizado en servicios sociales necesarios a la población; En el caso de Siria, la economía se estima que ha contraído en un 40% respecto de 2011 lo que lleva a la mayoría de los sirios a perder sus medios de subsistencia. A finales de 2013, se estimó que tres de cada cuatro sirios vivían en la pobreza, y el 54%, en la pobreza. Solo el 43% de los hospitales están en capacidad de funcionar y el 50% de los médicos han abandonado el país.

La pérdida de crecimiento económico en Siria a causa de la guerra se estima en 275.000 millones de dólares. Si el conflicto terminara este año, el coste estaría entre 448.000 millones de dólares y 689.000 millones de dólares en términos de crecimiento perdido. Esto es 140 veces la cantidad solicitada actualmente por los organismos y asociados de las Naciones Unidas para satisfacer las necesidades humanitarias dentro de Siria y casi 100 veces la cantidad para satisfacer las necesidades de los refugiados de Siria en toda la región.

Beneficios. Si se produce una guerra es porque alguien espera obtener beneficio con ella. Los gobiernos buscan o permanecer en el poder o conseguir el poder que no tienen o aumentar su poder en la zona. El complejo militar industrial busca beneficios económicos directos e inmediatos, vender más armas o más servicios militares. Las empresas de la construcción esperan que al finalizar la guerra obtendrán contratos de reconstrucción.

En conclusión, la guerra en términos de costes y beneficios a escala mundial, incide negativamente en el crecimiento económico, a pesar de que siempre hay jugadores individuales o países concretos que obtienen beneficios de la guerra.

]]>
2016-05-03 02:50:10
<![CDATA[El mercado de los votos - A más participación, peor para el Partido Popular]]> Salvador Giménez

El País informó ayer de que una bajada de la participación en las próximas elecciones del 26-J, que Metroscopia sitúa en 3,2 puntos menos, acabaría por beneficiar al Partido Popular. Una victoria por agotamiento, nos dicen. ¿Qué hay de verdad en todo esto? El PP viene primero y distanciado en todas las encuestas posteriores al 20-D, como lo viene siendo desde el 2010 cuando el electorado más urbano y joven del PSOE se desmovilizó. Hoy, el PP estaría situado entre el 27 y el 29%, con un electorado rocoso, dos de cada diez españoles con derecho a votar y uno de ellos jubilado. De hecho, Metroscopia le estima medio millón de votos menos que los que obtuvo el 20-D, pero siempre en primera posición, como no podía ser de otra manera. Lo que no nos dijo ayer El País es que el PP retrocederá en su posición sobre el censo y esto es un dato que hay que tener en cuenta. Cada vez representan a menos gente.

Enric Juliana, por su parte, nos presentaba la semana pasada un acertijo a propósito de la tasa de participación para el 26-J. De una parte, un 65%, como parece que barajan en la calle Génova y que le permitiría al PP superar la barrera de los 130 escaños, y de otra, la misma que el 20-D, con lo que podríamos entender que todo continuará igual, en modo pantano. ¿Qué hay de verdad en todo esto? Pedro Arriola se pasó todo el año 2015 explicándonos que, con un 35% de los votos válidos, el PP podría conseguir una mayoría a lo Suárez, como en 1977. Fracasó con esta hipótesis imposible. Ahora vuelve a la carga con el 65% de participación, para tirar hacia delante y entretenernos. Metroscopia nos viene a decir que la participación será tres puntos menor que el 20-D. O sea, nada del otro mundo pero más alta que ese 65%. Pero es que la coalición entre Podemos, Izquierda Unida y las confluencias levantará votos de la abstención. Esto está medido y es uno de los alicientes que tendrá este artefacto político.

¿Qué es lo que no nos dicen y tenemos que saber?

Los electorados del PP y del PSOE fueron a votar en masa el 20-D. Estos partidos maximizaron su campaña. En cambio, a Ciudadanos se le quedaron tres puntos de votos válidos en casa, con lo que se entiende la cara de Albert Rivera aquella noche. Pero es que, además, a Podemos también le faltó el canto del duro. Las encuestas de la última semana, en ese lapso de silencio demoscópico, lo situaban por delante del PSOE. Fueron, por tanto, los emergentes quienes no consiguieron convencer a la totalidad de los suyos, que prefirieron quedarse en la abstención.

¿Qué sucedería hoy con estos abstencionistas del 20-D?

Podemos ingresaría más de 350.000 votantes y Ciudadanos, más de 250.000. En cambio, el PP y el PSOE recuperarían, cada uno, 120.000 abstencionistas del 20-D. Como quiera que lo nuevo se quedó en mayor proporción en casa el 20-D, lo normal es que ahora estos abstencionistas, si juegan, beneficien a los Iglesias y Rivera.

¿Puede existir la tentación por parte del PP y del PSOE de presentar una campaña del miedo para atraer voto útil hacia ellos?

Ayer Metroscopia nos dijo que dos de cada tres españoles están satisfechos con el actual multipartidismo. Solo uno de cada tres preferiría regresar al bipartidismo de la Transición, con lo que tenemos otra medida que hay que anotar.

¿Qué sucedería con los que votaron el 20-D y ahora, en cambio, optaran por la abstención?

Podemos debería ser el que más pierda, con cerca de 600.000 votantes que responsabilizan a Pablo Iglesias por no investir a Sánchez. Es un 12% de los que le votaron el 20-D. A esta cifra hay que añadirle los más de 100.000 que también dejarán de votar a Izquierda Unida. Este coste de 700.000 votantes, de un total de 6,1 millones que sumaron Podemos e IU el 20-D, se compensará con otros ingresos, de los abstencionistas y votantes del PSOE, para construir un resultado exuberante y confluente, hasta encaramarse a los 6 millones de votos. Sin embargo, una cosa no quita la otra. Ciudadanos también enviará un 14% de sus votantes a la abstención. Medio millón de votantes derechistas disgustados con el Pacto de El Abrazo. Incluso Cifuentes se permite el lujo de considerar socialistas a Ciudadanos. En este sentido, el PSOE enviará casi medio millón a la desmovilización por el mismo motivo, porque también son responsables de ni tan siquiera haber intentado el ‘pacto a la valenciana’. Finalmente, quien menos sufrirá será el PP que, con menos de 400.000 de merma, saldrá en una mejor posición. Porque de lo que se trata es de mantenerse, de atenuar el golpe y continuar hacia delante.

La cuestión, sin embargo, es saber que pasará con cada punto de censo extra de participación. En este cuadro está la explicación del saldo en % de votos válidos y quien obtiene más votos.

 

Abstención May16

En conclusión, a más participación electoral, peor para el PP.

 

]]>
2016-05-02 12:50:14
<![CDATA[El desconcierto - El desahucio de Sánchez]]> Carme Chacón renuncia a presentarse en la candidatura socialista por Barcelona, y la Ser la descalifica duramente un día después. Susana Díaz, y otros barones del PSOE, insisten en colocar a Madina de número cuatro en la lista madrileña, y Pedro Sánchez le mantiene como séptimo cuando sabe que van a ser barridos, especialmente en Madrid, como consecuencia del probable pacto de Podemos e IU. Son los primeros movimientos públicos que  abren la crónica anunciada sobre el desahucio de Sánchez como secretario general del PSOE. Ni la una ni el otro dicen una palabra, Chacón incluso alega razones políticas que calla; es evidente que no quieren empeorar las malas perspectiva electorales de Ferraz.

Todos conocen la fecha del desahucio de Sánchez. La noche del 26 de junio. En cuanto se sepan los resultados electorales, volverá a repetirse aquella dimisión, que tuvo como protagonista a Almunia, con la que se inició el siglo XXI. Tanto que el propio pre-desahuciado señala a todos quienes buscan sacarle de Ferraz como responsables de la mayor herida electoral que sufre el socialismo. El paso atrás de Chacón como el silencio de Madina responden a esa silla que estará vacante  el 27 de junio. Si las camisas viejas no han desahuciado ya a Sánchez, se debe a la inminente campaña electoral que desaconseja cambiar de caballo cuando se cruza el torrente de las urnas, aunque más de uno piense que es peor el remedio de la aparente unidad que la enfermedad de la desunión.

La vieja guardia impidió que Sánchez pudiera entrar en la Moncloa con Garzón e Iglesias, le impuso la amistad peligrosa con Rivera, y ahora le pasa factura por su fracaso. En consecuencia, va a ser acusado de una doble derrota electoral y de una grave derrota política. Protagonizó, el pasado 20 de diciembre, el mayor hundimiento de la historia del PSOE, sólo superado por el que previsiblemente sucederá el  26 de junio, a la vez que encerró al PSOE en ese callejón sin salida que fue el ridículo Gran Centro con Ciudadanos. Hoy todos los que le apoyaron en esa farsa, tanto compañeros socialistas como periodistas, le echan el muerto sobre su espalda. Tras ser Reina por un Día, lo han convertido en el payaso que recibe todas las bofetadas.

Las fuerzas progresistas han aprendido la lección. Será desde la unidad de Podemos e IU que socialistas como Sánchez, pero con más carácter, podrán conseguir que el PSOE  se atreva a recuperar sus señas de identidad. Mientras el fantasma del sorpasso no sea una realidad, los socialistas que hoy se alinean con Sánchez, como se alinearon ayer con Zapatero, se verán con las manos y los pies atados y bien atados por el caudillismo de Felipe González. Cuando observen que ya no son la fuerza hegemónica progresista, quizás comprendan la necesidad urgente de sumarse a la unidad popular. Esa urgencia la pueden sentir a finales de junio, si el PP y Ciudadanos no suman mayoría absoluta.

Salvo Susana Díaz, que ya gobierna con la derecha de Rivera— que el PSOE vuelve a reconocer como partido de derechas—, ninguno de los jóvenes líderes socialistas tiene una posición estratégica definida. Desde luego, no la tienen ni Chacón ni Madina, que son dos de los mejores exponentes de la renovación generacional del PSOE. Por ello, es esencial para la vieja guardia el controlar quién va a suceder a Sánchez. Interrogante que cobrará toda su actualidad, cuando Garzón e Iglesias tiendan la mano al PSOE, para gobernar desde la Moncloa o encabezar la oposición a Rajoy-Rivera, una vez que se cierren las urnas del 26 de junio.

]]>
2016-05-02 07:10:43
<![CDATA[Pensamiento crítico - El cinismo del FMI en el caso de Grecia]]> Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

En agosto del pasado año 2015, y después de ocho meses de negociaciones entre el gobierno griego de Syriza y la Troika (el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea), el gobierno griego aceptó el rescate de 86.000 millones de euros, imponiendo medidas de enorme austeridad.

Hay que aclarar inmediatamente que los 86.000 millones de euros no eran para ayudar a Greca, aunque predeciblemente se ofrecieron a Grecia bajo esta falsa pretensión de ayudarla. Estos 86.000 millones eran para pagar los intereses de la deuda pública griega, propiedad del FMI, de los bancos europeos y de los Estados europeos (incluido el español), que habían comprado tal deuda durante los años 2012, 2011 y antes. Y la Troika, para que le fueran devueltos por parte de Grecia estos 86.000 millones de euros, exigió del gobierno Syriza hacer unos enormes recortes de gasto público para conseguir el dinero con el que pagar el mal llamado rescate. Estas medidas incluyeron recortes en las pensiones, así como un incremento de los impuestos (sobre todo a las rentas inferiores, pues la Troika exigía que en lugar de subir los impuestos de los ricos se ampliara la base impositiva, lo cual quería decir, en lenguaje plano, que las rentas inferiores que no pagaban impuestos, los pagarían ahora).

También exigía un descenso de los salarios y más recortes de los servicios y el empleo públicos, además de vender las propiedades públicas, como aeropuertos, centros portuarios, compañías de electricidad y un largo etcétera. Exigía, además, que el déficit público del Estado se eliminara, pasando a tener un superávit equivalente a un 3,5% del PIB en 2018.

El gobierno Syriza intentó cumplir con estas exigencias. Su presidente, Alexis Tsipras, ha indicado que la expansión del gravamen impositivo significará un crecimiento de los ingresos al Estado equivalente a un 1% del PIB. Y las reformas de las pensiones, con recortes notables, también supondrán un aumento de ingresos de aproximadamente otro 1,5% del PIB. Y, como era fácil de predecir, tales recortes han creado un auténtico desastre. Una vez más, el sueño neoliberal se ha transformado en la pesadilla de las clases populares en Grecia. En lugar de ayudar a que la economía griega se recuperara, la ha derribado todavía más, lo cual era extraordinariamente predecible. Las medidas de austeridad han conducido al austericidio. Una exposición detallada de ello aparece en el excelente libro de Mark Weisbrot, uno de los economistas más lúcidos en el mundo occidental, cuyo reciente volumen se titula Fracaso. Los que los “expertos” no entendieron de la economía global (publicado por Akal), y que les aseguro será ignorado por las páginas económicas de los mayores rotativos y por la prensa económica. La evidencia que Mark Weisbrot presenta es abrumadora. El problema económico mayor que tiene Grecia, y la Eurozona, es la falta de demanda. Y los dramáticos recortes de gasto público en tal país redujeron todavía más esta escasa demanda. Grecia nunca se recuperará, y el superávit del 3,5% del PIB (una cifra absurda y claramente inalcanzable) nunca se alcanzará. Y, mientras, el Estado continúa en déficit público. Y siguiendo el dogma neoliberal, la Troika continúa insistiendo en que haya más y más recortes.

Los papeles de WikiLeaks: el cinismo del FMI

 WikiLeaks acaba de publicar la conversación, que era supuestamente secreta, entre oficiales del FMI en sus sedes de Washington y Europa. Y, como era también predecible, refleja el cinismo de tales personajes. A pesar del claro deterioro de la economía griega, del cual son plenamente conscientes (resultado, como he dicho en el párrafo anterior, del colapso de su demanda domestica, como consecuencia del descenso de los salarios y de los recortes del gasto público), los personajes del FMI insisten en que el gobierno griego tiene que continuar y expandir las medidas neoliberales. Pero, conscientes de la impopularidad de estas medidas, tales personajes concluían que para que el gobierno griego continuara con los recortes y las bajadas de salarios había que aumentar la presión sobre el gobierno Tsipras para que aceptara continuar con las medidas de mayor austeridad.

En la conversación, tales personales se quejaban de que la Comisión Europea no estaba cooperando con la mano dura que estaba proponiendo el FMI y, para colmo, la Comisión estaba incluso explorando la posibilidad de que hubiera un recorte en los intereses de la deuda pública griega para facilitar el pago de tales intereses por parte del Estado griego. El FMI insistía en que, por el contrario, se debía obligar al gobierno Syriza a que hiciera estos cambios en la línea de mayor austeridad antes del mes de julio de 2016, por dos razones. Una es que –de seguir las cosas como estaban- Grecia no podría pagar los intereses de su deuda pública antes de esta fecha, y ello coincidiría con otro evento, con el que el FMI estaba súper preocupado: el referéndum del 23 de junio de este año en que la población del Reino Unido decidirá si se va o se queda en la Unión Europea. Si Grecia no pagara la cuota de intereses que le toca en aquella fecha y el Reino Unido votara salirse de la UE, habría una demanda de que Grecia también saliera de la Unión Europea, lo cual el FMI valora como muy negativo. De ahí la urgencia que los personajes del FMI veían en que se llegara a un acuerdo con el gobierno griego antes de la fecha fatídica del 23 de junio. Ni que decir tiene que el Sr. Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas del gobierno alemán, estaba muy en contra de la reducción de los intereses de la deuda pública griega que la Comisión Europea estaba sugiriendo, y exigía que se obedeciera al FMI y que fuera esta institución la que designara y supervisara el rescate griego de su deuda.

Puesto que WikiLeaks distribuyó las conversaciones de tales oficiales del FMI, esta institución no puede negar el contenido de su plan para presionar a Grecia, que es de una dureza y de un cinismo extremo. Es obvio que lo que le interesa más y preocupa más al FMI no es Grecia, sino que se pague la deuda pública a sus acreedores, sin más. Que con ello destruyan a Grecia, parece que les importa un comino. Así de claro.

]]>
2016-05-02 07:09:59
<![CDATA[Balagán - Armas israelíes para el Estado Islámico]]> Los medios de comunicación sirios han informado esta semana de que el pasado miércoles el ejército de Damasco aprehendió en el sur del país un alijo de armas israelíes destinadas al Estado Islámico. No es la primera vez que aparecen misteriosamente armas israelíes en Siria, desde luego, pero esta vez las han pillado camino del Estado Islámico.

Naturalmente, los medios de comunicación occidentales no se han hecho eco de la noticia, seguramente porque no la consideran relevante, como tampoco se hacen eco de las armas americanas y saudíes que llegan continuamente al Frente al Nusra (Al Qaeda), principalmente en el norte de Siria.

Estos suministros sin duda forman parte del “juego democrático” en general y específicamente de su promoción de la democracia en Siria, tan alabada por los dirigentes occidentales y sus aliados.

El cargamento confiscado el miércoles incluye minas antipersona, morteros, RPG, cohetes y granadas de mano. Algunas de estas armas portan grabadas claramente inscripciones en hebreo características de las empresas israelíes que las han fabricado.

Según han informado los medios sirios, las armas fueron confiscadas cuando viajaban a bordo de un vehículo que provenía de la ciudad de Deraa, en el sur de Siria, relativamente cerca de Israel, y que se encontraba en ese momento cerca de la ciudad de Suweida en dirección al este, la zona del país donde el Estado Islámico es más fuerte.

Los grupos yihadistas son probablemente los que están mejor armados, como estos días lo muestra la ofensiva del Frente al Nusra. Teóricamente estos grupos son considerados terroristas por Estados Unidos y sus aliados, pero la realidad sobre el terreno es distinta.

De hecho, tanto el Frente al Nusra como el Estado Islámico son quienes llevan el peso de la guerra contra el gobierno de Damasco. Todos los demás grupúsculos que los occidentales dicen que son “moderados”, y que a duras penas entrarían en un campo de fútbol de segunda división, están colaborando sin ninguna restricción con las organizaciones yihadistas más radicales, de manera que las armas que los “moderados” reciben frecuentemente acaban en Al Qaeda y el Estado Islámico.

Por supuesto esto lo conocen perfectamente Washington y sus aliados, incluido Israel, que son quienes deliberadamente los arman en nombre de la democracia.

Es difícil creer que las armas israelíes le lleguen al Estado Islámico, o a otros grupos yihadistas, simplemente a cambio de dinero, por lo tanto es legítimo preguntarse si hay una contrapartida de otro tipo, más allá del dinero.

]]>
2016-05-02 05:30:01
<![CDATA[Universidad del Barrio - LA MILITANCIA POLÍTICA EN LA IZQUIERDA RADICAL Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES: LOS OTROS PROTAGONISTAS DE LA TRANSICIÓN, por Gonzalo Whilelmi (Fundación Salvador Seguí)]]> En los últimos años, mucho se ha avanzado en el conocimiento de la transición a la democracia en España. Las primeras interpretaciones, basadas en el protagonismo de las élites del reformismo franquista y de la oposición, han dado paso a análisis más completos que, sin negar el papel de los líderes políticos, destacan la importancia de la presión desde abajo tanto en las transformaciones sociales como en el cambio político.

La dictadura no terminó el 20 de noviembre de 1975. Fue la movilización en fábricas, barrios, universidades y calles el factor decisivo que impidió la continuidad del régimen una vez muerto Franco. Ante esta ola de protesta, sobre todo obrera pero también ciudadana, que no paraba de crecer y que la represión no conseguía eliminar, los sectores reformistas (donde se ubicaban entre otros el rey Juan Carlos y el presidente Adolfo Suárez), abandonaron su apuesta inicial por cambios menores y superficiales, y optaron por liderar una transición a una democracia liberal similar a la de los países del entorno. Los resultados del proceso distaron mucho de las esperanzas que habían albergado los sectores más movilizados, para quienes la transición desembocó en decepción, desengaño y desvalorización de la experiencia de la izquierda radical.79_slideshow

Fueron millones de hombres y mujeres los que se implicaron en las huelgas obreras, en las manifestaciones vecinales, en las protestas estudiantiles, en los actos feministas y en las actividades de otros movimientos más reducidos como el pacifista y antimilitarista, el de liberación homosexual, el de minusválidos, el de presos comunes o el ecologista. En su mayoría, estas personas no pertenecían a ningún partido ni sindicato, pero el torbellino de participación, que muchas veces tenía una dinámica autónoma, no habría alcanzado la misma dimensión sin los militantes de las organizaciones antifranquistas, disciplinados y constantes, cuya labor fue determinante para sobreponerse a la represión, sobre todo en la etapa de la clandestinidad, cuando más sacrificios exigía el activismo.

Las organizaciones decisivas en la extensión de la movilización que provocó el final de la dictadura fueron el Partido Comunista de España, principal fuerza del antifranquismo, y a continuación, los grupos de las diferentes tendencias de la izquierda radical (marxistas, libertarias, autónomas y cristianas anticapitalistas), un espacio político muy fragmentado pero con terrenos y posicionamientos compartidos en el que destacaron grupos como el Partido del 128_slideshowTrabajo de España (PTE), la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT), el Partido Comunista de España (marxista-leninista) (PCE, m-l), el Movimiento Comunista (MC), la Liga Comunista Revolucionaria (LCR), la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), las Comunidades Cristianas Populares, el grupo Liberación, la Unión do Pobo Galego (UPG), el Sindicato de Obreros del Campo (SOC), Langile Abertzale Iraultzaileen Alderdia (LAIA) o  las organizaciones que posteriormente formarían la Unión del Pueblo Canario (UPC).

Queda mucho por investigar para poder evaluar la contribución de todo este conjunto de organizaciones y activistas a la construcción de la democracia. Para analizar las aportaciones de la izquierda revolucionaria al cambio social y político en la transición, estudiar sus limitaciones, reconocer el papel de su militancia en la lucha contra la dictadura, por el socialismo, y en la mayoría de los casos, por la democracia, en febrero de 2017 se celebrará en Madrid el Congreso “Los otros protagonistas de la transición: la izquierda radical y los movimientos sociales”, organizado por la Fundación Salvador Seguí con el apoyo de la Universidad Complutense de Madrid y la Asociación Internacional de Historia Oral (IOHA), así como el respaldo de numerosas fundaciones y archivos de organizaciones políticas.

Buscando el diálogo entre la pasión militante desde la memoria y el análisis crítico y contrastado de disciplinas como la historia, la ciencia política o la antropología, este Congreso  abordará el periodo más decisivo de nuestra historia reciente con el objetivo de explorar los otros caminos posibles planteados por la izquierda radical durante el periodo comprendido entre la muerte del dictador en 1975 y la victoria del PSOE en las elecciones de octubre de 1982.

Desde el reconocimiento de los cambios sustanciales que supuso el paso de una régimen totalitario a una democracia similar a la de los países de Europa occidental, el análisis del papel de la izquierda radical y los movimientos sociales durante la transición no solo contribuye a conocer y valorar mejor este periodo histórico, también nos muestra que no se hizo “lo único que se podía hacer”: se siguió uno de los caminos posibles, el reformista, el que suscitó más apoyos; pero enfrente había otras alternativas, también posibles, aunque fuera parcialmente. Entre ellas destacan las defendidas por las distintas corrientes de la izquierda revolucionaria que, por encima de su diversidad coincidieron en reivindicar la ruptura democrática entendida como desmantelamiento del aparato de Estado de la dictadura (incluidos los cuerpos represivos), el fin de la subordinación de los mujeres a los hombres, una política económica dirigida a reducir la pobreza y las desigualdades sociales así como a mitigar el paro por medio de la creación de empleo público estable y con derechos, una estructura territorial respetuosa con las distintas identidades nacionales, y una democracia profunda que combinara la representación con la participación directa y que llegara incluso hasta dentro de las empresas, tanto públicas como privadas.

Cuestionando que la democracia salida de la transición fuera la mejor democracia posible, cuestionando la salida a la crisis económica —que desembocaría en los ochenta en el primer Estado del Bienestar en la historia de España, pero lastrado por una muy elevada proporción de desempleo y en la desindustrialización, y con el tiempo en la modernización neoliberal, la extensión de la precariedad laboral, las privatizaciones y la cultura del pelotazo— la izquierda radical aportó entre 1975 y 1982 mucha lucha, mucho trabajo y algunas ideas. Ideas que apuntaban a cuestiones centrales que hoy, cuarenta años después, vuelven a estar en el centro del debate político si es que alguna vez han estado realmente fuera de él. Es esta otra razón más para reconocer la labor de esta inmensa minoría que se enfrentó a la tortura, la cárcel e incluso la muerte para acabar con la dictadura. Otra razón más para analizar críticamente el papel de la izquierda radical en el cambio político y social.

Con estos objetivos se plantea el Congreso “Los otros protagonistas de la transición”, que tendrá lugar a comienzos de 2017, y en el que os animamos a participar con propuestas tanto de comunicaciones académicas como de testimonios, al correo congresotransicion2017@gmail.com, siguiendo las indicaciones que aparecen en la web  https://congresotransicion2017.wordpress.com/, donde podéis seguir toda la información actualizada sobre la organización del congreso. El plazo para enviar propuestas ya está abierto y finaliza el próximo 30 de junio.

]]>
2016-05-01 22:10:26
<![CDATA[Verdad Justicia Reparación - La Marea de la Memoria vs Damnatio Memoriae]]> Luis Suárez,
integrante de La Comuna

Para quienes como yo han olvidado hace muchas lunas el poco latín que aprendieron en la escuela debo aclarar que la expresión damnatio memoriae debe traducirse como ‘condena de la memoria’, y fue acuñada en época del Imperio Romano, para designar a un decreto emitido por el Senado respecto a alguna personalidad recientemente fallecida cuya trayectoria y obra se consideraban tan abominables que se ordenaba borrar su recuerdo, eliminar todo vestigio que recordara su paso por la tierra. Se procedía así a la sistemática supresión de su nombre (abolitio nominis) en las crónicas e inscripciones, al igual que su retrato en pinturas, medallas o monumentos; quedaba así oficialmente eliminada de la historia.

Esa forma drástica, perpetua, de condena a la inexistencia me ha recordado la actitud de la derecha de este país respecto al franquismo, sus crímenes y, en particular, sus víctimas, entre las que me cuento como torturado, procesado y encarcelado por la dictadura franquista. Efectivamente, resulta patente que las víctimas del franquismo hemos sido objeto de un decreto tácito de damnatio memoriae, según una lógica por la que no debe haber víctimas, pues si las hay es porque hubo crímenes, y si hubo crímenes debe haber criminales. Criminales algunos aún vivos, que nunca han sido encausados, ni han reconocido sus crímenes, ni pedido perdón, ni se han arrepentido públicamente de sus crímenes.

Como botón de muestra de la actitud del PP al respecto puede servir lo ocurrido hace ya varias semanas con motivo de la celebración del Día de la Memoria en Euskadi. Ante la decisión del gobierno vasco de celebrar dicha fecha de manera igualitaria y humanitaria, no sesgada ideológicamente, otorgando el mismo reconocimiento todas las personas que han padecido violencia o persecución por sus ideas, sean estas las que sean, la posición tanto del PP como de algunas asociaciones de víctimas ha sido la de rechazar frontalmente que se pueda diluir a sus víctimas del terrorismo, es decir, las víctimas de ETA, con las víctimas de otras violencias y modalidades de terror, tanto estatal como paraestatal o de grupos fascistas. Haciendo gala de un criterio discriminatorio, sectario e hipócrita de defensa de los derechos humanos, el PP y las asociaciones afines decidieron hacer sus propios y exclusivos actos de homenaje a sus víctimas.

El presidente del PP vasco (Alfonso Alonso) lo expresó airadamente rechazando que sus víctimas del terrorismo ‘se mezclen’ (literalmente) con otro tipo de víctimas. Más claro agua: hay víctimas reconocidas, y otras que no es que seamos de segunda o tercera, sino que no debemos ni siquiera acercarnos a aquellas porque podríamos contaminarlas o mancharlas. Somos, en definitiva, víctimas apestadas, inexistentes.

Más recientemente, leemos en la prensa que un dirigente del PP de Murcia, Enrique Ujaldón, ha expresado con similar claridad su personal damnatio memoriae para las víctimas del franquismo: ‘todos están ya muertos; probablemente se trata un lapsus a través del que se adivina un desiderátum: ‘todos deberían estar ya muertos y olvidados’.

El mismo desprecio que ha sufrido Pilar Zabala, hermana de Joxi Zabala, asesinado por los GAL en 1983, crimen organizado por el aparato de estado a través de mandos y miembros de la Guardia Civil, quien ha declarado hace unos días sentirse “humillada, ofendida y maltratada”, tras ver archivada su querella contra Rafael Vera, entonces Secretario de Estado, por enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas a causa de su reciente afirmación en TVE de que la acción de los GAL fue útil para acabar con ETA.

En relación a sus víctimas, el PP no solo presta su constante apoyo y reconocimiento, llegando con frecuencia a su utilización partidista, sino que, como se comentaba en una reciente columna en este mismo blog (‘Yo también soy víctima del terrorismo’, de Antonio Pérez), ha dotado presupuestariamente de forma muy generosa el fondo de indemnizaciones para aquellas, incluyendo a quienes fueron objeto de amenazas. Recordemos que es el mismo gobierno, ahora en funciones, que se ha vanagloriado, por boca del propio presidente Rajoy, de haber dejado repetidamente sin dotar la partida para las exhumaciones de fosas de la guerra y postguerra a la que obliga la Ley de Memoria Histórica.

En esa misma línea, el gobierno ha propuesto recientemente ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la creación de un estatus y reconocimiento especial para las víctimas del terrorismo, así como una Carta Europea de Derechos de las mismas, aplicando siempre ese mismo criterio restrictivo de los conceptos de terrorismo y de víctimas.

Parece necesario recordar una vez más algunas verdades elementales:

  • Las víctimas de la dictadura, al igual que las víctimas de la violencia política, ya sea policial, parapolicial o fascista, durante la Transición y posterior a esta, somos también víctimas del terrorismo. En particular, las víctimas del terrorismo de Estado, lo somos de una modalidad especialmente cobarde y deleznable de violencia por su adicional ingrediente de abuso de poder. 
  • La sistemática actitud de negarnos el pan y la sal, en sangrante contraste con el apoyo ostentoso que prestan a sus víctimas, supone una objetiva discriminación por razones ideológicas y electoralmente interesadas, es decir, una discriminación tan antidemocrática e injusta como oportunista y electoralista.
  • Además, en el caso de las víctimas de los crímenes del franquismo, esta discriminación forma parte de una política de ocultación y tergiversación de la historia de este país que en definitiva aspira a blanquear un régimen genocida y fascista, así como impedir la aplicación de la justicia contra los responsables de dichos crímenes. Resulta evidente que quienes así actúan, como encubridores objetivos de los crímenes y los criminales, se convierten de facto en cómplices de estos.
  • Por otra parte, tratándose de un partido, el PP, cuyo mantra más repetido, casi único, programa político, consiste en la necesidad del cumplimiento y la adhesión ciega a la ley, es llamativa su rebeldía desafiando en concreto la Ley de Memoria Histórica, tanto las disposiciones que obligan a las administraciones públicas a ayudar en la búsqueda de víctimas desaparecidas, como otras relativas a la organización y disponibilidad de la documentación histórica, a la denominación y símbolos de lugares públicos, o al valle de Cuelgamuros (mal llamado de los Caídos), entre otras. Eso sin hablar de la sistemática ignorancia de la legislación y las recomendaciones internacionales, en particular de Naciones Unidas (Relator sobre Tortura, Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzosas, Consejo de Derechos Humanos…), cuyos informes este gobierno ha ignorado sistemáticamente.

En conclusión, la derecha de este país quisiera que se borraran crímenes y víctimas de las crónicas históricas y de nuestras mismas conciencias, en un ejercicio colectivo de damnatio memoriae. Es más, si de ella dependiera, y utilizando otro latinajo correspondiente a otra cruel regla imperial romana, nos declararía homo sacer, es decir, personas sin derechos, prescindibles, pues es así como se nos trata sectariamente en lo que se refiere a nuestros derechos como víctimas: sin acceso a la verdad, ni a la justicia, ni a la reparación.

Pero, al igual que ha sucedido con los personajes a quienes se aplicó dicha condena póstuma en la antigua Roma, el olvido impuesto, en lugar de borrar la memoria, solo ha conseguido incrementar la leyenda y la curiosidad histórica. Pueden estar seguros estos modernos censores que las víctimas seguiremos trabajando para que la memoria de los crímenes del franquismo y el postfranquismo no sea condenada. Afortunadamente, todos los días se constata el avance silencioso e implacable de la verdad y la justicia, empujado por una marea social – una ‘marea de la memoria’ – cada vez más incontenible. Sus más recientes muestras son las iniciativas municipales (Pamplona, Zaragoza, Rivas, Tarragona…) de querellarse por los crímenes franquistas cometidos en sus demarcaciones, que no ha hecho sino empezar; o la interposición de otra querella, similar a la argentina, en México.

Y en cuanto a la recuperación de la dignidad robada a las víctimas, el último hito ha sido el histórico triunfo judicial de nuestra particular ‘Hija Coraje’ (con permiso de Brecht y su ‘Madre Coraje’), Ascensión Mendieta, tras su larga y tenaz batalla por recuperar los restos de su padre Timoteo, sindicalista fusilado en noviembre del 39 en Guadalajara y arrojado a una fosa común.

En los ayuntamientos, también en las zanjas anónimas o en los medios de comunicación, pero sobre todo en la conciencia colectiva, la condena de la memoria se bate hoy en retirada frente a la marea de la memoria, pero la batalla aún será larga. Sigamos sumando esfuerzos e iniciativas para evidenciar, a quienes nos dan por muertos o borrados por la historia, que gozamos de buena salud y estamos cargados de razón.

]]>
2016-05-01 10:20:27
<![CDATA[Corazón de Olivetti - España vive de milagro]]> A la vista de las últimas encuestas, cabañuelas y barómetros, queda claro que los españoles se emocionan con la macroeconomía y no le dan demasiada importancia a la pobreza energética. Se nos parte el corazón con el lacrimógeno video del octogésimo aniversario de Amancio Ortega, pero no nos parece preocupante el veintitantos por ciento de paro que nos sitúa entre los países que más crecen en desempleo y en PIB al mismo tiempo. En caso contrario, no se explicaría cómo a pesar de la corrupción y del beaterío, de las mordazas y de las estrecheces, de los copagos y de la poda de becas, el Partido Popular crezca incluso en intención de voto para las elecciones del 26 de junio.

El callejón de los milagros se cruza con el callejón del gato. Pedigüeños y robacarteras, esperpentos y monipodios, mesías y torquemadas, los charlatanes de feria hipnotizando a un país que ya no es analfabeto. Quieren que la campaña electoral sea corta cuando sus estigmas se aparecen a diario en la cotidiana piel de los televisores, emisoras y manchetas. Mariano Rajoy es como dios, porque está en todas partes aunque apenas se le ve. O se le escucha. Hay un larguísimo pentecostés de editoriales mediáticos que funcionan como si fueran el evangelio del Ibex 35. Y lo que va a misa es que nadie como nuestros conservadores para rescatar a la banca y que no le pidamos explicaciones; nadie como ellos para que aceptemos que son buenas las cláusulas suelo y que, en rigor, seguimos empobreciéndonos por encima de nuestras posibilidades.

La fe no atiende a razones pero a los peperos se les ha tenido que aparecer la virgen. Escriben derechos con renglones torcidos: un día intercambian quijotes y discursos con el soberanismo catalán y al otro día los llevan a los tribunales como los chicos del 27, que para embromar a Juan Ramón Jiménez le daban una cena de homenaje una noche y al día siguiente le colmaban de insultos.

El verdadero milagro del 26-J será, sin embargo, que acudan a las urnas para votar a los emergentes esa muchachada, engorilada desde las hogueras de San Juan del jueves anterior y el vamos a la playa, calienta el sol, chiribiribí, pom, pom, pom, pom. Los únicos que siguen teniendo fieles son los de Génova: haga cierzo o bonanza, levante o montanera, sea día de chuzos de punta o de sol de justicia, no bajará del 27 por ciento del electorado quien eche por la ranura la papeleta de los charranes. Los del PSOE, en cambio, hace tiempo que perdieron la fe, la esperanza y la caridad y no parece que San Pedro Sánchez vaya a ser especialmente milagrero. ¿Cómo va a hacerle caso Dios a sus oraciones si suelen ser agnósticos o ateos, aunque vean procesiones y vayan al rocío de tarde en tarde? El PP, en cambio, encarga una novena y la mismísima fiscalía protesta porque la policía haya detenido al ex alcalde de Granada, José Torres Hurtado, como si fuera un simple delegado de la consejería de Empleo, sospechoso de haberla cagado con los cursos de formación. Con un triduo, consiguen que el Supremo exculpe a la ex alcaldesa de Jerez, la por otra parte encomiable María José García Pelayo, de un pufo que tuvo lugar en Fitur y que se relaciona con la Gurtel: por la misma regla de tres, José Antonio Griñán y Manuel Chaves tendrían que haber salido ya limpios de polvo y paja del expolio de los ERE. O el concepto in vigilando ha desaparecido ya de nuestra jurisprudencia o los ángeles de la guarda y los abogados del PP son de mejor calidad que los de los socialistas. El consejero de Justicia de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, puso en solfa esta semana la independencia de los jueces, pero se arrepintió medio a tiempo de que lo quemasen por hereje —eppur si muove— en la hoguera de las tertulias.

Los mormones de Ciudadanos con ese cierto aire de eficientes repartidores de biblias y los testigos de Jehová de Podemos, con o sin Izquierda Unida, se llame como se llame, con o sin Iñigo Errejón o Alberto Garzón, ¿seguirán siendo trending topics o habrán pasado de moda de aquí a entonces? ¿Afectarán los exámenes finales de las universidades a esta recuperación de los comicios de diciembre? Todo apunta a que la izquierda toda suspenderá esta reválida y que tendremos por delante el purgatorio de otros cuatro años de García Margallo, Jorge Fernández Díaz, Luis de Guindos, María Dolores de Cospedal o, incluso, si cabe, la resurrección de Ruiz Gallardón, de Wert o de Javier Arenas.

España vive de milagro. Y sobrevive por las bienaventuranzas de amigos, allegados y postulantes de la caridad. Muerto y enterrado el estado del bienestar, nos quedan las dádivas, como las que regala el ministro Cristobal Montoro a las autonomías con el reparto del déficit, cuando acechan nuevas tijeras en el horizonte y nos aprestamos a elevar a los altares de las elecciones generales al mejor pregonero de la tómbola de la austeridad: ¿quién da menos, menos salario, menos trabajo y menos digno?

También será milagroso que los sindicatos logren reunir la muchedumbre que haría falta para que este 1 de mayo fuera un clamor y no un sermón en el desierto. El alto índice de ocupación hotelera del largo puente hace pensar que las pancartas serán sustituidas por bikinis y los megáfonos por el hilo musical del desayuno buffet. Sería un prodigio que alguien se atreviera a convocar una huelga general, con lo caras que cuestan en el descuento de las nóminas y cuando ya los sindicatos no estilan cajas de resistencia como antaño. Tampoco se animan a manifestarse si se tiene en cuenta que en las cárceles empieza a haber tantos sindicalistas como infractores del código de circulación. A este paso, tendremos que peregrinar a Fátima o a Lourdes para reclamar que nos devuelvan las libertades perdidas, los derechos sociales, el incremento de salarios en los convenios colectivos y otros pecados capitales.

El mayor prodigio de los tiempos que corren va a ser el levantamiento de los cargos contra la infanta Cristina de Borbón en el caso Noos. La providencial detención de los chantajistas de Ausbanc y de los fachas de Manos Limpias presumiblemente haga desaparecer su imputación y la sacarán del banquillo de los acusados con la misma presteza que desalojaron del Museo de Cera la efigie de Jaime de Marichalar. ¿Volverá a admitirla su real hermano en las cenas de Nochevieja? La Navidad, a fin de cuentas, es muy propicia a los portentos y las maravillas.

Y digo yo, ¿no será todo esto obra del Palmar de Troya? A medio camino entre Lázaro de Tormes y los Borgia, Clemente Domínguez Gómez y su abogado Manuel Alonso Corral emularon a Rinconete y Cortadillo hasta levantar una basílica que era una fuente inagotable de ingresos cuando cualquier millonetis preguntaba por qué no se había terminado todavía y Gregorio XVII (1978-2005) contestaba que faltaban unos pocos milloncejos, que aparecían de inmediato sobre las sagradas escrituras de un talón bancario. A la muerte de Clemente, le siguió su compinche de aventuras, bajo el nombre de Pedro II. La mitra de la Iglesia Palmariana la heredó otro carmelita de la Santa Faz, Sergio María, un ex militar de Murcia que acaba de colgar los hábitos y la tiara del papado que asumió como Grergorio XVIII por el único milagro plenamente contrastado, el del amor. Una mujer le ha llevado lejos del recinto donde, en otro tiempo, sus correligionarios se mutilaban los testículos para no escandalizar al ser supremo. Allí, ahora, Pedro III –un suizo llamado Joseph Odermatt—gobernará una secta que ha santificado a Francisco Franco, a Luis Carrero Blanco y a Isabel la Católica. Muy apropiada para la milagrosa España que, según todos los indicios, votará a un gobierno que cambió la Educación para la Ciudadanía por la religión como asignatura obligatoria y cuya ministra Fátima Báñez lleva pidiendo inútilmente la intercesión de la virgen del Rocío para acabar con el paro, desde que asumió su paradójica cartera de Trabajo. La crisis, decían con Voltaire, bien vale una misa. Y a ellos, al menos, su inmenso fervor les ha servido: no hay crisis interna o exterior  que pueda con sus expectativas electorales.

]]>
2016-05-01 08:09:58
<![CDATA[El repartidor de periódicos - Perro no come Cebrián]]> elpais.750Perro no come perro, se decía entonces. En Colombia y Perú, ese que no se sabe cuándo se jodió, se dice “otorongo no come otorongo”. Aquí se usaba para recordarnos el pacto entre caballeretes que impide informar desde un medio de prensa de los desmanes de otro periodista o jefe o gurú o periódico. En América se aplica más entre políticos cuando a alguien se le ocurre la excentricidad de solicitar una comisión parlamentaria para investigar casos de corrupción. En Italia, por resumir, se llama omertà.

Juan Luis Cebrián se ha pasado toda la semana comiendo otorongo. Tras conocerse sus intereses en paraísos fiscales y petroleros por culpa de los papeles de Panamá ha echado de la Ser a Ignacio Escolar y prohibido a sus (ojo al posesivo) periodistas acudir a tertulias de La Sexta. Además, ha anunciado demandas contra los medios que publicaron estas informaciones.

elmundo.750Desde las páginas de El Mundo, Pedro Simón hace hoy mismo la radiografía de nuestra prensa en su columna Somos la leche. Sin olvidar que su propio medio prepara un ERE que afectará a más de 200 trabajadores. Y sin citar a Cebrián, el directivo (iba a decir periodista) que cobra más de dos millones anuales por recabar pérdidas de 2.000 millones (2014) en el grupo que preside. “Un periodista que ve peligrar su trabajo tiene miedo. Un periodista que tiene miedo no encaja con el oficio de contar la verdad. Un periodista que no tiene la intención de contar la verdad no es un periodista, sino un tipo a sueldo del hampa”, escribe Simón. Todavía le huele el aliento a otorongo.

 

larazon.750San Adolfo Suárez

Una vez frustrada la posibilidad de ese gran pacto anti democrático que haría presidente al corruptófilo Mariano Rajoy bajo el palio laico del PSOE, nuestros medios tradicionales se ponen tardonostálgicos y vuelven a mirar hacia la sagrada Transición, aquel Edén de españoles consensuados que nos han ido inventando para que Lampedusa nunca pase de moda. Como ya no se puede citar al viejo rey como ejemplo de nada, el mantra idealizador se recita ahora sobre el falangismo insepulto de Adolfo Suárez.

Su invocación suele rozar la laudatio ridícula, acrítica como todo lo español. Pero esta semana ya me lo han puesto estupefaciente. Analizando el desgobierno en el que está sumido el país, Casimiro García Abadillo nos desvela que “seguramente [Pedro] Sánchez no sea el mejor de los líderes, pero ha habido pocos –quizás exceptuando a Adolfo Suárez– a los que su propio partido haya tratado tan mal”. A la derecha del kiosko, en La Razón, el columnista Abel Hernández hacía el mismo ripio al jefe de su jefe: “Mariano Rajoy está siendo el presidente del Gobierno más acosado y más injustamente tratado desde Adolfo Suárez”.

El español está tan acomplejado de su pasado que prefiere la hagiografía a la historiografía, que es más incómoda y abyecta. Y los medios intentan que interioricemos el relato idílico de aquellos tiempos, creando héroes de la resistencia donde solo había correveidiles del mandato franquista, cual el propio Suárez.

abc.200La insistente apelación a Suárez suele incidir en calificarlo de hombre de consenso. El que puso de nuevo de acuerdo a las dos españas. Suárez personifica como nadie el anhelo de pacto entre PP y PSOE que sufren los medios tradicionales. Unión de centro democrático y tal. Como en la transición, se nos habla de estabilidad para convencernos de la bondad de tan antinatural ayuntamiento. La segunda transición, como la primera, consiste precisamente en evitar cualquier transición. En que sigan los mismos. Lo mismo. Exactamente lo mismo que consiguieron turbios personajes como Juan Carlos I y Adolfo Suárez, herederos directos y dilectos del asesino.

De Prada se pone cachondo

Aunque parecía que no tenía sexo, al columnista y escritor católico Juan Manuel de Prada se le ha subido esta semana mucho la libido. Este lunes, en ABC, nos sermoneaba sobre los peligros de abusar de la pornografía: “Un hombre entregado al sensualismo desatado necesita imaginar variantes que traigan novedad a su hastío. Y así, el consumidor de pornografía convencional acabará consumiendo pornografía alternativa, hasta que llega el día en que desea también consumir pornografía en la que aparezcan niños”. Por supuesto, tan brillante disquisición le valió el honor de convertirse en trending topic. Pero es que el hombre, tras tan espantoso ridículo, sigue empeñado en sus tocamientos impuros. Tal que hoy, derivaba sus meditaciones sobre la necesidad de repetir elecciones y campaña electoral hacia su docta entrepierna: “Yo, desde luego, estoy dispuesto a votar a quien me asegure mi ración de porno diario, siempre que el aire que respire sea libre como el ave que escapó de su prisión y se puede al fin pajear”. Que algún alma caritativa le dé a De Prada un revolcón cuanto antes, please, que corremos el riesgo de que los preadolescentes utilicen el ABC como otrora se gozaba de Interviú. Hijo, ¿qué pecaditossss tienessssss?

]]>
2016-04-30 10:50:28
<![CDATA[Vientos del bosque - Canción de pájaros en la madrugada]]>

1/4/2016. En los años ochenta, el productor y ambientalista británico Chris Baines invitó a todo el mundo a celebrar su fiesta de cumpleaños, el día 1 de mayo, saliendo al campo a las cuatro de la madrugada para disfrutar juntos del "coro del alba". Se trata del concierto que diariamente nos ofrecen las aves compuesto por la sucesión y suma de cantos territoriales y nupciales de las distintas especies, que se van incorporando o sucediendo desde pocas horas antes de las primeras luces del día y hasta bien entrada la mañana. En cada lugar el coro tiene un patrón particular que se repite diariamente en función de la diversidad de aves presentes, y según las preferencias de cada especie por una franja horaria determinada para emitir su canto: con aves más tempranas, que cantan en plena noche, otras que aguardan el asomo del día, otras al sol y otras más que cubren casi toda la sesión.


Aquella invitación pasó pronto de anécdota a evento local en Birmingham. Y, desde hace pocos años, gracias a un grupo de locos pajareros británicos, y ya hoy día con el respaldo de The WildLife Trusts, una de las principales organizaciones naturalistas y conservacionistas del Reino Unido, se ha convertido en una celebración a escala mundial con epicentro en el 1 de mayo: el International Dawn Chorus Day (IDCD) o Día Internacional del Coro del Alba. Un evento global en expansión que este año ha logrado su mayor alcance hasta el momento, con actos organizados en Europa, Norteamérica e incluso Australia. En España solamente hay un acto organizado, probablemente porque todavía no se conoce. Es cuestión de difundirlo, tal como hicimos desde 2011 con el Día Internacional de las Aves Migratorias, que comenzó con 3 actos inscritos y sin apoyo desde ninguna organización y que actualmente tiene amplio seguimiento en todo el país.


Estos eventos del IDCD consisten en una quedada durante la madrugada, normalmente a las 4 o 4,30 horas, en un lugar cercano y accesible, como puede ser un parque urbano o un bosquete cercano a la población. Se ha comprobado que las zonas arboladas, a ser posible en combinación con campos colindantes, son las que proporcionan una mayor variedad de "concertistas". Durante el evento se disfruta de los cantos de las distintas aves, del conjunto, se descubren los momentos de incorporación o descanso de cada especie, se aprende a reconocer a cada una de oído, y al final los participantes concluyen desayunando juntos. Y, por supuesto, se aprovecha para difundir los esfuerzos que se realizan para la conservación de las aves y la necesidad de apoyarlos.


Lo más extraordinario quizás sea que durante un día se den cita miles de personas en todo el mundo para escuchar, disfrutar y maravillarse juntos de la hermosa canción de las aves silvestres.


 ¿Quedamos mañana a las 4 de la madrugada para escuchar el coro del alba?

]]>
2016-04-30 10:40:08
<![CDATA[El socialismo es republicano - La que se avecina]]> Que España lidera el ranking de los países más corruptos de la eurozona es algo que ya nadie cuestiona. La corrupción parece ser una característica indisoluble de la marca España. Desde 1978 el país ha sufrido 175 casos de corrupción política a todos los niveles, desde ayuntamientos a diputaciones, así como gobiernos autonómicos y estatales, cuyo coste, según publicaba en febrero de este año un medio, supera los 7.500 millones de euros. Con una característica relevante, su total pluralidad, prácticamente todos los partidos que han ostentado responsabilidades de gobernabilidad están inmersos en alguna trama de corrupción.

La lista de casos de corrupción la encabeza el Partido Popular (PP) con 68 casos, siguiéndole muy de cerca el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con 58, Convergencia i Unió ha aparecido en nueve casos, la desaparecida Unión Mallorquina en siete e Izquierda Unida (IU) en seis. Por supuesto que también aparecen en el listado partidos minoritarios como el GIL, fundado por el exalcalde de Marbella, Jesús Gil, que apareció en cinco o Coalición Canaria que ya va por cinco casos detectados. Según algunos autores, hablamos de más de 1.900 imputados y unos 200 condenados, dato que está pendiente de la resolución de unos 85 casos que aún permanecen abiertos y de que se culminen investigaciones en proceso.

En la actualidad no existe ningún análisis que determine la cuantía exacta que supone la corrupción. Sin embargo se han publicado algunos estudios a este respecto. En 2013 la Universidad de Las Palmas contabilizó el coste social del fraude a través del análisis de su impacto sobre la calidad de vida de los ciudadanos y la cifraba en unos 40.000 millones de euros. Ya constataba, la citada Universidad, que “la corrupción nacional es mucho mayor que la reflejada por las estadísticas oficiales y en el Índice de Transparencia Internacional”. En el 2015 la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) publicó un informe sobre el Análisis de la Contratación Pública en España determinando, de forma somera, que la corrupción supone una pérdida de 47.500 millones de euros anuales, lo que podría implicar hasta un 4.6% del PIB anual.

Un informe de Transparencia Internacional determinaba que la principal forma de corrupción se producen en la fase de adjudicación del contrato, cuando el responsable público deja de ser imparcial al existir sobornos, comisiones o algún tipo de conflicto de intereses. En lo que respecta a la fase de ejecución del contrato apuntaba que lo más habitual son los sobrecostes que surgen mientras se ejecuta el contrato. También en 2015 el Cemfi, centro creado por el Banco de España, determinó que el llamado capitalismo de amiguetes y la corrupción que se desarrolló durante el ciclo expansivo han impedido que España sea un 20% más rica, o sea, nuestro potencial económico se ha reducido en 200.000 millones de euros. Esto significa, cuantitativamente, que cada español podría ser 5.000 euros más rico, o sea, la corrupción roba 5.000 euros a cada español.

Decía Mark Twain: “es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados”. Y esta debe ser la máxima de este país que, pese a haber sido engañado durante cuatro años, no parece haber cambiado la intención de voto. Este hecho proporciona a los políticos una gran prepotencia. ¿Cómo si no se explica que el expresidente Aznar, cuyo partido está sumido en múltiples escándalos relacionados con corrupción y él mismo ha sido multado por irregularidades fiscales, haya ido a El Salvador a impartir una conferencia sobre “corrupción y populismo”? El diputado salvadoreño, Blandino Nerio, manifestó “…han traído al ladrón a enseñarles a ser ladrones” definiendo a Aznar como “emblema de la corrupción”. Y esto ocurre la misma semana que el exsecretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, apunta a Génova en la financiación ilegal del PP valenciano. Como dicen las redes sociales “Aznar no sabía que en su partido había una Caja B, pero sí que en Irak habían armas de destrucción masiva”. Claro que la prepotencia de algunos políticos llega a tales extremos que no dudan en decir que los votantes son más propensos a la corrupción que los políticos. Esta apreciación la hizo el Presidente de la Comunidad Autónoma Canaria, Fernando Clavijo, quién no pudo ser juzgado por el “Caso Corredor” tras archivarse la causa por la extraña desaparición de un Auto ordenando unas escuchas telefónicas.

Tampoco los partidos llamados de “nuevo cuño” parecen diferenciarse de la “vieja política”. El partido Ciudadanos se enfrenta a denuncias sobre posible financiación irregular al utilizar, de manera supuestamente fraudulenta, el dinero de las asignaciones públicas de grupos municipales y autonómicos para el pago de contratos o créditos que tiene el partido con bancos, como el contrato irregular con su grupo municipal de una Concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Logroño, o los pagos de gastos y créditos de campaña con el dinero de las subvenciones, así como el salario del delegado territorial de Ciudadanos en el País Vasco que estaba siendo abonado a cargo del Grupo Parlamentario del Parlamento de la Rioja. Prácticas prohibidas por la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local y por la Ley de Financiación de Partidos que determina en qué deben emplearse las subvenciones públicas que reciben los partidos.

En el Caso del partido Podemos, que tanto denunciaba los privilegios de “la casta política”, tanto en Madrid como en Canarias han realizado viajes a eventos del partido con el dinero de los contribuyentes. Y el nepotismo, que tanto denunciaban, lo han olvidado al “enchufar” en el Ayuntamiento de Madrid a 44 personas entre las que se encuentran el sobrino político de la alcaldesa, una expareja de un concejal, el padre de una concejal, el hermano de Alberto Garzón, líder de IU-Unidad Popular, tal vez este contrato sea la clave y la antesala del acuerdo al que parece que va a llegar Garzón con Pablo Iglesias de concurrir en unidad, un hijo de una candidata en las primarias de Ahora Madrid y así podríamos seguir con la lista de los 44 asesores con sueldos tan generosos como son 90.000 euros, cantidad que se aleja enormemente de las limitaciones que ellos proponían y que era no sobrepasar los tres salarios mínimos interprofesionales. También en Alicante su concejal adjudicó contratos por importe de 17.000 euros a una empresa de su entorno personal y político, concejal que se ha negado a dimitir siguiendo el estilo de lo que ellos llaman la vieja política y a la que rápidamente han emulado. O cómo el Código Ético de Podemos es papel mojado, pues lo incumplen cuando les interesa ya que el Tribunal Supremo ha admitido a trámite una querella contra la diputada de Podemos, Victoria Rosell, por prevaricación, cohecho y retardo maliciosos en la administración de justicia y según su norma interna debería renunciar al cargo público o a cualquier candidatura en caso de ser imputada, procesada o condenada pero Pablo Iglesias ya ha expresado que será candidata.

Y con este panorama político nos enfrentamos a la disolución de las Cortes Generales y a nuevas elecciones. En el ambiente de la calle, desde la izquierda hasta la derecha, el descontento, el desánimo, la incredulidad y la indignación son la tónica general por lo que se nos avecina, más de lo mismo mientras los problemas de la gente son relegados al ostracismo y a la indiferencia de unos representantes que nos han defraudado.

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE

]]>
2016-04-29 13:30:21
<![CDATA[El ciudadano autosuficiente - La gran estafa nutricional]]> macarrones

Todo empezó con la mejor de las intenciones, cuando una generación  de científicos incansables echó los cimientos de la moderna ciencia de la alimentación. Aprendimos a distinguir los componentes –nutrientes– principales de los alimentos, el poder de las vitaminas, cómo evitar que la comida se echara a perder por contaminación bacteriana, y muchas otras cosas que han salvado millones de vidas.

Un siglo después, estas sabias investigaciones se han traducido comercial y culturalmente en el nutricionismo. Ya no comemos comida, sino que ingerimos nutrientes, lo que quiere decir que nos pueden vender cualquier cosa, pueden jugar con nosotros como quieran. ¿Has ingerido hoy, entre la tercera y cuarta toma de las cinco diarias, el porcentaje de fibra requerido? ¿Es adecuada la proporción de hidratos de tu dieta? Estas y otras preguntas igual de estrambóticas se hacen y se responden todos los días por millones de personas animadas por la intención de llevar una dieta sana. El nutricionismo utiliza mitos para funcionar en el día a día, por ejemplo:

El equilibrio nutricional

En origen, el concepto era interesante: cuanto más variada es una dieta, mejor. Pan, legumbres, arroz, frutas diversas, verduras frescas, algo de carne, buen aceite, pescado si había, azúcar muy de vez en cuando, alguna delicatessen esporádica: no se necesitaba más para la felicidad humana. Pero el concepto fue derivando poco a poco a la proporción de nutrientes: Un porcentaje determinado de hidratos de carbono, de grasas,  de proteínas, un aporte determinado de fibra, sodio, vitaminas variadas etc.

Resultado: cualquier alimento, sea cual sea su calidad y su origen, se puede vender como la parte correspondiente del aporte diario de hidratos, proteínas, fibra, grasa, etc. El origen o el procedimiento de fabricación no importa. Tradicionalmente se daba mucha importancia a saber si las lentejas eran de la Armuña, de gran calidad, o de otro lado, o si el arroz era de Calasparra, criado con agua de manantial o de otro origen menos limpio. O si tal verdura contiene o no pesticidas. Traduciendo los alimentos a sus nutrientes, eso deja de tener importancia.

Los alimentos sagrados

“Tómate tus cereales” y “bébete la leche” es la cantinela que millones de niños y bastantes adultos deben escuchar cada día. La industria ha transformado dos alimentos importantes en literalmente sagrados, de manera que tienen que figurar en nuestra dieta, sí o sí. En realidad lo que ingerimos son dos versiones espurias: cereales de desayuno atiborrados de azúcar y lácteos desnatados. Resulta que los cereales aportan fibra, energía y vitaminas y los lácteos aportan calcio y proteínas de la mayor calidad o “de gran valor biológico”. El escollo de la intolerancia a la lactosa, que abunda mucho  en los países mediterráneos, se ha solventado declarando que es una enfermedad y que se cura tomando leche sin lactosa. ¿De dónde vamos a sacar el calcio si no?

La fruta y la verdura, dos tipos de alimentos sagrados y ultranecesarios (en esto hay consenso general, lo que no pasa con la leche y los cereales) tienen el inconveniente de que su versión cruda no genera mucho valor para los accionistas de las grandes empresas de la alimentación industrialista. La solución es fabricar versiones con mucho valor incorporado, por ejemplo convirtiendo una pera en una botellita de plástico con forma de pera y que se supone que contiene el equivalente a una pera en forma de zumo de pera enriquecido con vitaminas. Resultado: un producto que aporta vitaminas y fibra, igual que lo haría una pera de verdad.

Los elementos fundamentales

Dando un paso más, es posible que el nutriente domine y determine al producto. Por ejemplo, la leche con calcio o los huevos con omega tres. Lo que leemos en los pasillos del supermercado es “CALCIO” u “OMEGA 3”, sin importar mucho lo que hay detrás. Otros componentes imprescindibles son las vitaminas y la fibra. Es posible vender serrín a precio de oro poniendo la palabra “FIBRA” en un paquete de cereales.

Dando otra vuelta a la tuerca, el reclamo puede ser la ausencia de algún componente maligno: grasas saturadas, colesterol, gluten, etc. En realidad, la vida de consumidor moderno de alimentos es un sinvivir entre la búsqueda de nutrientes buenos y la evitación de los “nutrientes” malos.

Las calorías

Las calorías no son estrictamente nutrientes, son algo mucho mejor. No hace falta esgrimir farragosas listas de componentes de la comida: basta con una sola cifra, de 0 a 900 calorías por cada 100 gramos de alimento. Las calorías son malas, hay que reducir su consumo al máximo. Las calorías anidan en productos como los pasteles de chocolate, que solo se pueden comer con un profundo sentimiento de culpabilidad. La gran industria de la alimentación ha encontrado en las calorías una panacea. Un producto bajo en calorías es bueno, da igual de qué se componga. Incluso puede que no necesite llevar nutrientes en absoluto, tal vez unas pocas vitaminas espolvoreadas.

 

Todo es química

¿De qué está hecha una manzana? Pues de una lista muy larga de componentes de nombres químicos bastante feos. De manera que las listas largas de ingredientes en los paquetes de comida no deben asustarnos, todo lo contrario. Es una respuesta contundente a la famosa regla de Michael Pollan: “No coma nada que su abuela no identificaría como comida”. En realidad la manzana no existe, es una combinación de nutrientes. Y se nos olvidaba añadir que el contenido en pesticidas de la fruta es completamente seguro.

]]>
2016-04-29 11:20:08
<![CDATA[La verdad es siempre revolucionaria - Nuevas elecciones, nueva marginación para las feministas]]> En Nueva York sigo atentamente la arriscada batalla que están sosteniendo los candidatos a la Presidencia del país. Por los republicanos se enfrentan a Hillary Clinton los personajes más reaccionarios que puedan imaginarse en España, aún siendo este país patrimonio del esperpento.  La última acusación de Trump es la de que su único mérito es ser una mujer, porque ella hace gala de tal condición. Y es cierto que los problemas que viven las mujeres han entrado en los temas de la campaña, porque todos los candidatos saben que constituyen la mitad de la población, y que obtuvieron el voto tras arduas luchas durante setenta años, que constituyeron la épica feminista más célebre del planeta.

En España, no. Durante estos últimos 4 meses, en España se está dilucidando qué partido político ejercerá finalmente el gobierno de nuestro país. Desde el 20 de diciembre todos los dirigentes de las formaciones que se disputan el poder nos han agobiado con sus denuncias y propuestas para resolver los graves problemas que nos atenazan, sin parar mientes nunca en los específicos de las mujeres. 

Resulta altamente desmoralizador observar que ni siquiera la violencia que masacra a las mujeres cotidianamente tiene un papel protagonista en los desvelos de los candidatos a la presidencia de gobierno. Entendemos que el PSOE se ha desmemoriado desde el momento en que ha contraído matrimonio morganático con Ciudadanos, que niega la especificidad de la violencia machista. Pero no son solo ellos, que bien difícil es que los demás recuerden el número de víctimas que atesoramos cada año, cada mes, cada semana. Y no hablemos de Compromís (no sé con quién se han comprometido porque no es desde luego con las mujeres), que defiende la custodia compartida impuesta, cuya atribución por parte de los jueces está causando numerosas víctimas entre los niños y las madres. 

Si los ilustres dirigentes políticos, esos que se autotitulan de izquierdas, del cambio, del compromiso, denuncian el desempleo que azota nuestro país con patéticos gestos, se olvidan de que hay un millón más de mujeres en paro que hombres. Si tratan de los desahucios, ni siquiera cuentan que la mayoría de las víctimas son familias monomarentales, dirigidas por mujeres que arrastran consigo, como una condena, la responsabilidad de la supervivencia de hijos y de padres. Si denuncian con acentos apocalípticos las políticas neoliberales de la derecha, jamás mencionan que a quienes más afectan es a las mujeres, que perciben el 30% de media de salario de los hombres, que han perdido promoción profesional y cuyas perspectivas de obtener puestos de decisión son escasísimas. El acoso laboral, el acoso sexual, la propaganda machista, la escuela patriarcal que forma muchachos maltratadores no son temas que merezcan la atención de los  insignes varones que nos van a gobernar.

Ante la celebración de esa infame feria de “vientres de alquiler” que oferta mujeres para ser inseminadas como si fuesen vacas, que se va a celebrar en Madrid próximamente, ninguno de los partidos políticos de progreso, de cambio, de izquierdas, etc. se ha pronunciado. Frente a la ignominia de nuestro tiempo de que se prostituyan cientos de miles de mujeres sin que exista sanción penal ni indignación social alguna, los que han de transformar el país para mejorarlo, se hacen los desentendidos, obviando reclamar la abolición, cuando no, como el de Ciudadanos, que defiende su legalización. Ante el drama de Susana Guerrero, que está obligada a entregar a su hija menor a un padre maltratador y abusador sexual, por orden judicial, ni una palabra por parte de presidentes de partido, diputados, senadores, concejales, presidentes de comunidades, escritores, politólogos y tertulianos que tratan de todo, como sabios que son, menos de la situación de explotación, opresión, acoso, violencia, humillación, marginación económica que sufren las mujeres en nuestro país.

En ninguno de los aspectos de la vida profesional, política, artística, económica, las mujeres tienen visibilidad. Se han concedido últimamente diversos premios institucionales y privados, por la labor artística y profesional, por la defensa de los derechos humanos, por la lucha contra la dictadura y la reivindicación de la memoria histórica, y siempre son hombres los beneficiados.

Las mujeres que lucharon en la guerra, en la posguerra, en las guerrillas, en la resistencia, contra la dictadura, no tienen nombre ni protagonismo en las sucesivas convocatorias que las organizaciones que reivindican la memoria histórica están celebrando. Ni siquiera en la boca de las mujeres que trabajan en ellas, porque como quiere la cultura patriarcal las mujeres admiran más a los hombres que a sus compañeras.

Ante la próxima convocatoria electoral, las feministas nos encontramos nuevamente en la marginación. En los encuentros, públicos y secretos, las reuniones, las declaraciones para los medios, las ruedas de prensa, que los dirigentes políticos de variadas formaciones están celebrando, las feministas no tenemos lugar alguno. Con condescendencia paternalista, algunas formaciones de izquierda nos sugieren que nos presentemos en las asambleas para postularnos a alguno de los puestos de las listas, pero para nadie es un secreto que los primeros, con posibilidad de elección, se los han repartido entre los dirigentes masculinos, cuya inamovilidad es evidente. Y peor aún, las mujeres de esas formaciones no son capaces de crear un lobby de solidaridad feminista que se enfrente a la pétrea cúpula dirigente. Sometidas a la disciplina partidaria, admirativas de sus líderes, constantes en la defensa de los partidos a los que pertenecen, las militantes de la izquierda se muestran siempre timoratas cuando de hacer verdadera presión frente a la inmovilidad de las añejas consignas de los dirigentes se trata.

Cierto es que el Partido Feminista ha influido determinantemente en la elaboración del programa de Unidad Popular, que Izquierda Unida había también aprobado, y espero que nadie pretenda cambiarlo ante la próxima convocatoria electoral, pero no se ven en las listas que se están preparando las voces feministas que tienen que defenderlo. 

Ciertamente en España ningún opositor de derechas puede acusar a los candidatos de izquierda de utilizar el tema de las mujeres como truco para ganar votos, porque no lo hacen, y aún menos de hacer gala de ser mujeres, porque no hay ninguna candidata.

En verdad os digo que ni esta nueva campaña electoral  ni el triunfo de quien sea según los resultados va a traer ninguna novedad a las mujeres. Y ciertamente el futuro será feminista o no será, por lo que es evidente que no tenemos futuro.

]]>
2016-04-29 09:40:21
<![CDATA[Viviendo en deudocracia - Parar los desahucios y cortes de luz, ¿inconstitucional?]]> Mònica Guiteras, miembro de la APE
Javier Lechón, miembro de la PACD

En ocasiones, gracias al tejido social, a la ciudadanía organizada, a la lucha en la calle, se llega a consensos, se ganan batallas, se consiguen cambios significativos para acercarnos cada vez más a que todas y todos podamos vivir vidas más dignas.

La ley sobre emergencia habitacional y pobreza energética, la 24/2015, que nació como una ILP que recogió el apoyo de más de 140.000 firmas y que fue aprobada por unanimidad en el Parlamento de Catalunya, es buen ejemplo de ello. Y como tal, representa un peligro para los poderes fácticos del sistema en el que vivimos.

En los próximos días, el gobierno del Estado español podría interponer un recurso de inconstitucionalidad a esta ley, pero sabemos que el problema que se le encuentra en esta ley no es de inconstitucionalidad, ni de cruzar la línea roja de las competencias, sino de tocar allí donde duele.

El derecho a una vivienda digna (con todos los suministros básicos garantizados), y por tanto también el derecho a la energía, no tienen fácil solución porque representan el cuestionamiento de la mercantilización de unos bienes comunes que llevan décadas representando un lucro muy sustancioso a bancos, constructoras y compañías suministradoras. Todavía hoy, casi diez años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, se sigue mercadeando con las deudas hipotecarias, y aquellos que dejaron el negocio del ladrillo están virando ahora hacia el negocio energético (véase sino como los de ACS de Florentino Pérez y su almacén submarino de gas, más conocido como Castor). Sea como sea, lo importante es que sean las familias las que acaben pagando.

Las deudas energéticas, al igual que las hipotecarias, son los pedazos, las partes del todo que garantizan mantener flotando el modelo especulativo que nos empobrece. ¡Y a qué precio! El 17% de la población se ve afectada por la pobreza energética, es decir, tiene problemas para pagar las facturas de agua, luz y gas, y en caso que pueda hacerlo, es en detrimento de cubrir otras necesidades imperantes como son la alimentación, la salud, etc. Se trata de familias que, por mucho que intenten ahorrar y reducir su consumo energético, ven que sus recibos no bajan, del mismo modo que no se reduce la parte regulada de las facturas (más del 50% de la misma), en la que se nos cobran todo tipo de conceptos que nada tienen que ver con el consumo realizado. De hecho, no sabemos cuál es el coste real de la energía que consumimos, y esto nos deja fuera de juego ante el oligopolio.

Las deudas acumuladas de las familias deberían ser consideradas ilegítimas si pagarlas las deja en situación de no retorno. Son ilegítimas también si tenemos en cuenta que los acreedores (ya sean los bancos o las suministradoras) están haciendo negocio con un servicio básico para la existencia. Además, las circunstancias de contratación, y el marco legal en el que se dan (por ejemplo, la ley del sector eléctrico) son abusivos: el cobro que se exige no corresponde al servicio recibido, ni el destino de los fondos (una retribución para ofrecer este servicio) es en realidad lo que ha generado la mayor parte del gasto, sino que son otros gastos las que estamos cubriendo, como la moratoria nuclear, las centrales de ciclo combinado que están criando malvas, etc. En este caso, los intereses privados se han puesto por delante el interés general de la población, y esto, de nuevo, es ilegítimo.

A pesar de esta gran injusticia, la Ley que quieren anular consigue dar respuesta a la emergencia de los cortes de suministro y los desahucios, protegiendo a las familias vulnerables y estableciendo protocolos donde prima el principio de precaución. No se permite ningún corte de suministro sin previamente pedir a Servicios Sociales cuál es la situación de la familia y esperar la respuesta de éstos (que en la mayoría de los casos será una respuesta afirmativa sobre esta vulnerabilidad).

Pero lo que es aún más significativo de este tira y afloja de fuerzas con el poder político y económico es que esta ley promueve el alquiler social, un mecanismo de segunda oportunidad que libere a las familias de la deuda hipotecaria, y la asunción por parte de las suministradoras de las deudas energéticos cuando las familias no pueden pagar. Esta ley ciudadana sienta las bases para que lo innegociable, lo impensable, sea posible y habitual. Negociaciones y quitas de deuda pasarían de ser la excepción a ser la norma. Nada de fondos donde la Administración pública asume la barbaridad de precios de las facturas impagadas motivando así incentivos perversos al oligopolio para seguir cortando la luz, el agua y el gas.

No habremos cambiado nada si detenemos los cortes y los desahucios, pero persisten las deudas energéticas e hipotecarias. Tendremos familias que por fin encuentran trabajo, y que con el primer sueldo deberán pagar aquella deuda de hace unos meses, ahora con intereses, eso sí, en cómodos plazos. En resumen: cadena perpetua. Por eso hay que seguir poniendo luz y taquígrafos ante estas cuentas, y auditar desde la ciudadanía estas deudas. Por eso hay que seguir visibilizando el coste real de lo que nos quieren hacer pagar a cualquier precio. Por eso hay que seguir explicando dónde está el negocio, y señalar a quien sigue teniendo beneficios multimillonarios cada año que pasa.

Y es que no realizar un corte, o no desahuciar una familia, a pesar de que parezca que pedimos un milagro, es el menor de los problemas de un gran banco o de una gran eléctrica. No les cuesta nada, no les estamos pidiendo caridad. De hecho, justo cuando parece que las empresas suministradoras, como en su día los bancos, bajan un poco la cabeza y hacen la “buena acción” de no cortar (y no presumen durante unos días de esos beneficios multimillonarios), nos damos cuenta de que es para no levantar más sospechas. Pero la verdadera batalla es hacerlas renunciar a cobrar estas deudas. Y precisamente para dejar de mendigar limosnas, es importante que leyes ciudadanas como la 24/2015 se queden, para poner contra las cuerdas estos intereses, y porque, en el fondo, lo que necesitamos no es sólo proteger a las familias pobres, sino revertir el proceso por cuál han sido empobrecidas.

]]>
2016-04-29 09:00:09
<![CDATA[El mundo es un volcán - Musulmanes en España: entre la difícil integración y la sombra del yihadismo]]> A finales de 2015 se calculaba que vivían en España 1,88 millones de musulmanes, el 4,06% de la población. Un porcentaje muy por debajo del de otros países del entorno, como Francia (8%) y Alemania (6%), pero con dos ciudades y una región que se distancian claramente de la media: Catalunya, con un 6,77% (510.481), incluso con más de 7% según algunos cálculos; y las ciudades norteafricanas de Ceuta (43%) y Melilla (51%). Cerca de la mitad del total (779.080) tienen la nacionalidad española; les siguen de cerca los marroquíes (749.274). Tras ellos, los paquistaníes (77.478), senegaleses (61.598) y argelinos (62.268). Unos 22.000 son españoles conversos al islam.

Desde 2005, La España de Alá, denominación que sirve al periodista Ignacio Cembrero para titular la obra (editada por la Esfera de los Libros) en la que analiza  en profundidad el fenómeno, ha experimentado un crecimiento del 77% (227% en Catalunya). A este ritmo, podría haber 3,22 millones de musulmanes en España en 2025 (6,95%).

Los musulmanes están para quedarse, y su presencia condiciona cada vez más la sociedad que les acoge y en la que, pese a importantes avances, están lejos de haberse integrado, por motivos tan diversos como los resabios racistas, el temor a que sean la punta de lanza del terrorismo yihadista, los intereses políticos, la dificultad objetiva para asimilar costumbres y religión distintas y, por fin –aunque no menos importante- la sombra de Marruecos.

Es una minoría diversa, infrarrepresentada en las instituciones (incluso en Ceuta y Melilla), que busca su identidad, cuyos integrantes se ven quizás más como ‘musulmanes en España’ que como ‘musulmanes de España’, que, con frecuencia, se relacionan con su país de acogida como si fueran extranjeros y que se preguntan con frecuencia: “si no somos ni españoles ni marroquíes (o de cualquier otra procedencia), ¿qué somos en realidad?”

A veces son ellos los que no hacen el esfuerzo necesario. Otras, no se les permite siquiera intentarlo. Es el desafío de la integración, que debe superar el obstáculo de ser compatible, no ya tan solo con la garantía del libre ejercicio de su religión, sino también con el derecho teórico a conservar las raíces, a recibir una educación que aúne la esencia de la sociedad a la que llegan y aquella de la que proceden. A finales de 2014, había en España 275.324 alumnos musulmanes (un 27,5% en Catalunya), de los que el 95% no tenía acceso a clases de religión, algo difícil cuando en todo el país solo hay 47 profesores que puedan impartirlas.

Cembrero, veterano corresponsal en el mundo árabe, profundo conocedor de Oriente Próximo y el Magreb, una de las voces más autorizadas para analizar un fenómeno al que se ha dedicado exhaustivamente durante décadas, ha escrito un libro que se echaba en falta y que está destinado a convertirse en referente obligado para cualquiera que quiera estudiar la implantación de la importante minoría musulmana en España.

Presentada como un gran reportaje, resultado del perfil de analista y reportero de su autor, se echa quizá en falta en la obra un perfil más académico a tono con su relevancia, con índice onomástico, citas a pie de página, etc. Sin embargo, eso no debería ser óbice para que, además de al lector normal, La España de Alá llegase al universitario, un ámbito en el no desmerecería como libro de texto.

Cembrero no deja tecla por tocar, desde el desafío de la búsqueda por los musulmanes de una nueva identidad, a la islamofobia (por fortuna de baja intensidad), la lucha por la igualdad de derechos, la discriminación, los guetos, los obstáculos al ejercicio y enseñanza de la religión, la disputa entre sharía y laicismo, los esfuerzos foráneos (Riad, Rabat…) para difundir una concepción particular de las enseñanzas del Corán, el intento de control marroquí de la comunidad, las luchas de poder entre las organizaciones que intentan representarla, el papel de los servicios secretos de uno y otro lado del Estrecho, las peculiaridades de los casos catalán, ceutí y melillense, las relaciones de Pablo Iglesias con una productora televisiva estrechamente relacionada con el régimen de Irán y, por supuesto, el peligro yihadista.

El aspecto que suscita un interés más inmediato, a raíz de los últimos atentados en Europa, es el de la amenaza terrorista, claramente muy inferior en España, entre otros motivos porque —al contrario que, por ejemplo, en Bélgica o Francia— la emigración musulmana es, en buena medida, de primera o segunda generación, mientras que tiene mayor arraigo en nuestro entorno. Allí son los nietos los que se radicalizan. Aquí, los hijos surgen ahora, los nietos todavía no existen, y el desencanto y la frustración aún no tienen raíces profundas.

Al norte de los Pirineos, ha habido más tiempo para que sangren las heridas de la desigualdad de oportunidades, la discriminación en empleos y salarios, o la marginación simbolizada en las banlieues. Es decir, el caldo de cultivo para que haya jóvenes que, aunque educados en los valores de la escuela laica, salten desde la ignorancia casi absoluta del islam y comiencen a beber alcohol o consumir drogas para ver la luz en las mezquitas o Internet y engrosar, como voluntarios, las filas del Estado Islámico, ya sea para combatir en Siria e Irak, o para perpetrar atentados en Europa.

El caso de España es diferente. Por ahora al menos. Aún no se ha llegado a ese peligroso estadio, y eso explica en buena medida que, tras el terrible 11-M de 2004, no se haya producido ninguna acción terrorista de envergadura, aunque el riesgo persiste, lo que justifica la actual alerta de nivel 4.

Cembrero ofrece los datos y el análisis de la amenaza yihadista. Se calcula que unos 140 españoles de nacionalidad han partido a la guerra de Siria e Irak, de los que a finales de 2015 habían regresado 25. Quince están en la cárcel y los otros 10, vigilados. Entre 2013 y 2015 se ha juzgado o sometido a prisión preventiva a 120 personas, el 45% españoles, y el 37,5% marroquíes. El 75% de los detenidos han nacido en Ceuta o Melilla. Un 15,8% son mujeres. La franja de edad mayoritaria es la de 15-29 años. Desde el 11-M se han practicado 640 detenciones, y 110 expulsiones, la mayoría de presos con la condena cumplida o con penas menores de seis años de cárcel. Unos 350 sospechosos son objeto de vigilancia y seguimiento con autorización judicial.

Aparte las dos ciudades norteafricanas, donde más perceptible es la amenaza extremista es Catalunya, donde vivía el 40% de los condenados por yihadismo, lo que en buena medida se explica por la mayor proporción de musulmanes. Los cables de Wikileaks mostraron que, para Estados Unidos, Barcelona es una “encrucijada de movimientos preocupantes”, con una gran población musulmana “susceptible de ser reclutada para la yihad”, “centro clave de actividad islamista radical en el Mediterráneo” y con presencia de “imanes reclutadores de terroristas”.

Barcelona es, probablemente, la ciudad española con mayor riesgo de atentado importante, aunque muy lejos de París, Londres o Bruselas. Uno de los motivos podría ser el auge en la región del salafismo (50 de sus 98 templos en España están en Catalunya), corriente que, aunque teóricamente pacífica, pretende un orden universal que recupere las esencias del islam, perjudica la integración y, en su versión más extrema, propicia la violencia.

El combate contra el extremismo es allí menos eficaz de lo deseable por la rivalidad, falta de cooperación y bloqueo de los cauces institucionales entre los cuerpos de seguridad estatales (Policía Nacional y Guardia Civil) y el autonómico (Mossos d’Esquadra). Es una vergüenza que quizá no es ajena al proceso independentista y al deseo de sumar a él a la minoría musulmana, con la aquiescencia del régimen marroquí, que tras estar en contra inicialmente por el temor al paralelismo con el independentismo saharaui, parece apostar ahora por las ventajas que tendría debilitar a España con vistas a una futura reivindicación de la soberanía sobre Ceuta y Melilla.

El refuerzo de los medios para prevenir y combatir el yihadismo tras el 11-M resulta especialmente relevante en el caso del Centro Nacional de Inteligencia, que sigue de cerca cualquier signo de radicalización, toma parte muy activa en los procesos de expulsión de elementos sospechosos, y vigila los sermones de los imanes, las redes sociales, el acceso a las paginas islamistas en Internet, la financiación marroquí y de países del Golfo a la construcción de mezquitas y oratorios, y efectúa operaciones de infiltración. Cembrero dedica uno de los capítulos de su libro –cambiando el escenario y los nombres de los protagonistas- a una de las más peculiares. Especial preocupación muestra el servicio de inteligencia por la estrategia de Rabat, que pretende “extender su influencia e incrementar el control sobre las colonias marroquíes, utilizando la excusa de la religión”.

En La España de Alá se refleja el recelo con el que se miran los dos países, aliados por un lado a causa de la confluencia de intereses en algunos aspectos (inmigración, comercio, control del extremismo islámico), pero rivales potenciales en muchos otros y con una herida latente: la disputa de la soberanía de Ceuta y Melilla. La actual luna de miel no tiene por qué durar, y por eso los respectivos servicios secretos no  bajan la guardia.

Cembrero recoge en su obra un “mapa confidencial” sobre el peligro de radicalización elaborado por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), que mide el nivel de riesgo analizando 37.000 secciones censales por un curioso procedimiento: introducir en una “coctelera algorítmica” información pública (número de musulmanes y mezquitas, detenciones, incidentes islamófobos…) y reservada (valoración de sermones de imanes, corrientes del islam predominantes, informes de los servicios de inteligencia, etc.)

El resultado –del que se excluye a Ceuta y Melilla por su especificidad- responde en buena medida, como era de esperar, a la proporción de musulmanes (Catalunya supone el 29% del riesgo total), pero no de forma automática, y refleja un “claro sesgo hacia la región mediterránea”. Murcia es la segunda región más afectada, en tanto que Almería y Málaga son las provincias andaluzas en cabeza.

La España de Alá llega en el momento justo para deshacer muchas de las falsedades y medias verdades que salen a relucir cuando los musulmanes son noticias por un atentado. El libro viene a prestar un gran servicio al conocimiento de un fenómeno que permea el conjunto de una sociedad cuyo futuro condicionará cada vez más. Su lectura, más que recomendable, es obligada.

]]>
2016-04-29 07:10:05
<![CDATA[Aquí no se fía - Lo importante y lo accesorio ante la cita electoral]]> La economía española está tan lanzada que ni siquiera la interinidad política que vive el país es capaz de frenarla ya. Eso vino a decir ayer Luis de Guindos cuando le preguntaron por las hipotéticas consecuencias del retraso en la formación de Gobierno. Según él, esto ya no hay quien lo pare. Lo que pasa es que eligió el peor día para asegurar tal cosa, coincidiendo con la publicación de la EPA del primer trimestre, que no es precisamente para tirar cohetes.

Entre enero y marzo se perdieron casi 65.000 empleos, y si el número de parados no subió en la misma cantidad fue por la disminución de la población activa; es decir, de la gente que se declara en disposición de buscar trabajo. Un hecho éste, por cierto, que no refleja una mejora de la situación, sino todo lo contrario: la falta de confianza de muchos ciudadanos en la posibilidad de encontrar una ocupación que, si no les satisface, al menos les permita ganarse la vida dignamente.

Porque ésa y no otra es la característica principal de la recuperación de la que tanto blasona Rajoy; una recuperación que, en el mejor de los casos, se traslada al marcado laboral en forma de empleo escaso y precario. De empleo de hoy sí y mañana no, de empleo por horas y mal pagado. Y a cambio del cual algunos empresarios esperan que los trabajadores les den las gracias. Como si crearlo fuera fruto de un arranque de generosidad, en vez de una exigencia de sus negocios.

En esta materia, el Gobierno del PP ha jugado con fuego, dando todo tipo de facilidades al despido y a la contratación y convirtiendo en papel mojado derechos conquistados a lo largo de muchos años. Sólo le ha importado tener unas cifras algo menos impresentables ante la última cita electoral, sin importarle demasiado su consistencia y, lo que es peor, haciendo oídos sordos a quienes advertíamos de las consecuencias que esa política podía acarrear.

Una de ellas es la imposibilidad de recuperar el equilibrio de las cuentas de la Seguridad Social, no ya por el exceso de gastos, sino por los insuficientes ingresos que conlleva la precariedad laboral. Sin empleo estable y razonablemente pagado es muy difícil que las cotizaciones sociales basten para pagar las pensiones, y el Fondo de Maniobra, del que Rajoy ha tirado como si no hubiera un mañana, tiene un límite que está cada vez más cerca.

¿Qué pasara cuando se agote? ¿Hay que rectificar el rumbo cuanto antes para no llegar a esa situación? No sé si se va a hablar mucho de ello en la próxima campaña electoral, pero me temo lo peor. Es  probable que los dirigentes políticos se dediquen de aquí al 26J a agrandar la parte de culpa que corresponde a sus adversarios en la nueva convocatoria. Sin darse cuenta, quizás, de que eso puede importarles a ellos, pero no es ni de lejos lo que más nos preocupa a los demás.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.

Haz clic aquí si quieres Responder o Reenviar el mensaje
]]>
2016-04-29 00:40:35
<![CDATA[Un paso al frente - Convirtieron a Aylan en terrorista y nos lo creímos]]> ¿Siria?

En 2011 nos preguntábamos qué pasaba en Siria. ACNUR avisaba ya en 2013 que el número de desplazados y refugiados en el mundo alcanzaba los 45 millones. En junio de 2014, se superaba por primera desde la Segunda Guerra Mundial los 50 millones de huidos. Más de 6 millones de personas, solo en 2013, tuvieron que abandonar sus viviendas o lo que quedaron de ellas. En enero de 2015 ACNUR avdvertía que los refugiados sirios ya superaban en número a los afganos, suponían más de un millón y el crudo invierno se cernía sobre ellos.

Hasta ese momento, básicamente, toda esta gente nos importaba lo mismo, más o menos, que las denuncias de Intermón sobre la explotación laboral que fomentaban El Corte Inglés, Inditex (Zara), Cortefiel y Mango en países como Bangladesh, Marruecos o China. Si la ropa es barata y nos queda bien, poco interesan las condiciones en las que se fabrican. Así pues, aplicamos esa misma lógica a los refugiados, desplazados, muertos, mutilados, huérfanos y todos aquellos devastados por la guerra. Si hay liga en televisión y podemos seguir consumiendo telebasura, que se mueran los refugiados.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 9.55.58

Aylan nos conmueve

Entonces llegó Aylan Kurdi y la fotografía de su cadáver, porque fue más importante la fotografía que el niño. Todo cambió. Los canadienses que le habían denegado asilo a la familia Kurdi se lo ofrecieron al único superviviente, el padre, y el resto del mundo quedó conmovido por ese cadáver tan pequeño. Un enorme movimiento de solidaridad recorrió el mundo. Había que hacer algo por esa pobre gente que huía de una guerra y que, curiosamente, eran muy parecidos a nosotros. Como si los que no son parecidos a nosotros se pudieran morir sin el mayor problema.

Los periodistas, los mismos que obviaban día tras día a los refugiados, se empezaron a golpear públicamente el pecho, criticaron que nuestro gobierno se estuviera negando a acoger refugiados. Hicieron por el negocio, las portadas, el aumento de lectores, el blanqueamiento de su imagen y la noticia, lo que tendrían que haber hecho por humanidad mucho antes.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 10.14.05

El Estado Islámico

Para esas fechas ya sabíamos que el EI se financiaba gracias al petróleo que nos vendía (obras de arte, confiscación de capitales de bancos bajo su poder, etc.) y a las monarquías del Golfo y/o sus ciudadanos, esos que son tan amigos de nuestros reyes e invierten en nuestro país. También era evidente que terminar con este era relativamente sencillo: bloqueo económico y militar, con duras sanciones a los que comercien con ellos, e intervención militar terrestre si ello fuera necesario.

El EI se asienta en un territorio prácticamente indefendible: llano, desértico e interior. No pueden esconderse porque carecen de las montañas afganas, por ejemplo; no tienen libertad de movimientos porque el terreno es complejo para ello, las infraestructuras escasas y de baja calidad y están condicionados por la necesidad de controlar aquellas localizaciones en las que existe agua; no tienen prácticamente ninguna salida que no pueda ser controlada con gran facilidad. En este escenario se supone que 50-60.000 mercenarios llevan más de cinco años soportando el asedio de ejércitos que suman más de 4 millones de militares, con una superioridad en armamento y telecomunicaciones insultante en cuanto a cantidad y calidad. ¿Alguien se lo cree?

Bombardeos

Occidente sabía perfectamente, como se ha demostrado, que los bombardeos no solo no eran una solución, sino que para lo único que servían y sirven es para agravar el problema. Aumentan el odio entre los ciudadanos controlados por el EI (entre 6 y 8 millones) debido a los daños colaterales y fortalecen al EI al justificar con ellos sus posturas tan radicales. Así sucedió.

El 27 de septiembre de 2015, el mismo mes en el que se produjo la muerte de Aylan y los europeos se contagiaban de ese virus llamado solidaridad, Francia se involucraba en la guerra y bombardeaba por primera vez al EI. Alegaron para ello la legítima defensa. Pero, ¿defensa a qué ataque? El ataque no era la guerra de Siria que duraba más de cuatro años, ni las catástrofes que estaba produciendo, el verdadero ataque, la verdadera agresión era tener que acoger a más de dos millones de refugiados, tres a día de hoy. Francia respondió ese día, alegando defenderse y defender Aylan, pero lo que comenzó ese día fue la demolición de la solidaridad que aquella fotografía generó.

 

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 10.34.53

El ataque aéreo, una vez sabido que no serviría para terminar con el EI, solo tenía un fin: conseguir una respuesta. Eso era algo que cualquiera podía ver. Por ello mismo, Jorge Verstrynge predice los ataques de Paris antes de que estos sucedan en el programa Fort Apache. El 31 de octubre, con Carlos Enrique Bayo en el plató, director de Público, el politólogo advierte de la posibilidad de un atentado en Francia “tipo 11-S. Lo vamos a ver y no a largo plazo”.

Atentados y agresiones sexuales

El 13 de noviembre de 2015 el EI realiza seis ataques coordinados en Paris que causan la muerte de 129 personas y más de 350 heridos. Justo la respuesta que cualquier analista habría esperado. Por si no fuera suficiente, dos días después, Francia acomete el mayor bombardeo contra el EI. Más leña al fuego.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 10.55.33

El sistema empieza a sacar tajada (o continúa, mejor dicho) de la situación: un día después de los ataques de Paris suben las acciones de la industria armamentista.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 11.28.41

Estos ataques no se producen únicamente en un frente militar, también mediático. Son varias las figuras que identificaron a los refugiados, después de los atentados, con los terroristas. El Cardenal Cañizares se preguntó si todos los refugiados son trigo limpio y el obispo Munilla le secundó vinculando los atentados con los refugiados. Los poderes activaron todas sus herramientas para identificar refugiados y terroristas y los periodistas afines se emplearon a fondo.

En navidades detuvieron a 58 personas por agresiones sexuales y rápidamente fueron identificados con los refugiados. Poco después se descubrió que solo 3 de los 58 involucrados lo eranpero el daño estaba hecho. En ese momento, los refugiados eran terroristas y violadores a ojos de muchas personas. La batalla estaba casi ganada, solo hacía falta un poco más, unas pocas bombas más, otro episodio de negligencia policial y Europa estaba preparada para acometer un nuevo genocidio.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 11.05.20

Los bombardeos continuaron, lo que evidentemente no sirvió para derrotar al EI pero sí para generar una nueva respuesta. Llegaron los atentados de Bruselas, tras la enésima negligencia. El 22 de marzo fallecen 31 personas en nuevo ataque que, por desgracia, es aprovechado por diferentes grupos de poder para presentarlo como un ataque cultural y una guerra Islam-Occidente. Lo cierto es que el 87% de las víctimas del EI son musulmanes y de los veinte centros religiosos atacados por el EI hay una iglesia, una sinagoga y dieciocho mezquitas. Que la realidad no estropee un buen titular: el mensaje se ha adentrado en lo más profundo de muchos ciudadanos atemorizados e indignados.

Captura de pantalla 2016-04-22 a las 11.14.04

Genocidio permitido

Los refugiados, después de todo, ya pueden ser exterminados sin problema porque Occidente ha conseguido legitimar, una vez más, la muerte y el abandono de cuatro millones de personas cuando podrían ser acogidas en Europa (más de 550 millones de habitantes) con un mínimo de solidaridad.
Captura de pantalla 2016-04-22 a las 11.18.00

La triste realidad es que el Estado Islámico fue creado por nosotros y tiene mucha utilidad

El EI es un monstruo creado por nosotros para ser convertido en un peón de la partida de ajedrez global y en la actualidad cumple con unos objetivos delimitados por el poder. El EI favorece las inversiones en armamento y seguridad, el auge de la industria armamentista, los recortes de derechos y libertades, el gran negocio de los estados fallidos, los réditos electorales de los partidos políticos, la justificación de la insolidaridad de Occidente, el debilitamiento de Rusia con el intento de derrocamiento del gobierno sirio

Para ello, convirtieron a Aylan en terrorista y violador y nosotros nos lo creímos.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

Puedes obtener más información en las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet  y Twitter (@luisgonzaloseg).

Próximas presentaciones: MOLINA DEL SEGURA (28 de abril), CARTAGENA (29 de abril), AGUILAR DE CAMPOÖ (5 de mayo), GUARDO (PALENCIA, 6 de mayo) y VILLAVICIOSA DE ODÓN (7 de mayo). Consultar Facebook para más información.

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!

captura10

]]>
2016-04-28 19:20:18
<![CDATA[kⒶosTICa - Bienvenido a tu celda de aislamiento]]> celdaEl diario británico The Guardian acaba de lanzar otro experimento periodístico. Si hace unas semanas traía la propuesta de realidad virtual de Associated Press (AP) para, por ejemplo, vivir en un campamento de refugiados, ahora el decano inglés nos propone sentir durante nueve minutos lo que es estar 23 horas al día en una celda de 6×9 pies (apenas 5 m2) durante días, semanas o, incluso, años. Ese es el tamaño de una celda de aislamiento en EEUU y, a través de una aplicación de realidad virtual, The Guardian explica los daños psicológicos que puede llegar a producir este tipo de confinamiento.

Para vivir la experiencia lo único que se necesita es descargar la aplicación 6×9, tanto para iPhone como para Android, conectar los auriculares y, o bien utilizar un visor de cartón para sostener el móvil, o sujetarlo con las manos. A partir de ahí, basta con mover el móvil acompañándolo del movimiento de nuestra cabeza para explorar la celda en una panorámica de 360º. Creado con Unity, la plataforma de desarrollo de videojuegos 2D y 3D que emplea CGI (imagen generada por ordenador), el espacio que uno puede contemplar ante sí es extraordinariamente realístico.

“Bienvenido a tu celda. Vas a estar aquí 23 horas al día”. Así arranca la experiencia inmersiva a través de la cual siete voces narran lo que significa esa pena. Con objeto de documentar la experiencia, el periódico ha contado con los testimonios de seis hombres y una mujer que pasaron por ese encarcelamiento, que le cuesta al contribuyente una media de 75.000 dólares. Un tipo de confinamiento al que en EEUU podrían estar sometidos alrededor de entre 80.000 y 100.000 reclusos.

Son datos de 2015 recogidos en 34 Estados y que únicamente contempla al 73% del total de presos, puesto que no se incluyen ni las cárceles locales, ni los correccionales juveniles, ni las cárceles militares o las instalaciones de inmigración (CIEs), por lo que presumiblemente la cifra sea mucho mayor.

Omar Mualimm-ak pasó cinco años y ocho meses en aislamiento. Había sido diagnosticado previamente con trastorno bipolar pero, al no recibir su medicación, los síntomas se acrecentaron, aumentado las alucinaciones y las voces que escuchaba. Según cuenta, un día entró una mosca en su celda y comenzó a hablarle. Al principio quería matarla, pero después se limitaba a jugar con ella. Llegó a tapar cualquier resquicio por el que pudiera escapar para que no dejara de hacerle compañía.

Dolores Canales, por su parte, pasó nueve meses cuando tenía 18 años y su hijo, después, ha pasado nada menos que 14 años. Recuerda cómo en verano hacía tanto calor que parecía que la cabeza te iba a explotar. Me pasaba mucho tiempo tumbado en el suelo tratando de sentir ese poco de aire que entraba por debajo de la puerta. Y en invierno, hacía mucho frío”. Canales relata cómo cantaba mucho, en concreto, el tema Respect, que todavía acostumbra a entonar en voz alta.

No es necesario haber cometidos delitos de sangre para estar encerrado en una celda de aislamiento; delitos de contrabando, consumo de drogas o desobediencia a la autoridad también pueden hacerte dar con tus huesos allí. Básicamente, la vida en régimen de aislamiento se reduce a estar 23 horas al día en la celda, con una hora para hacer ejercicio, bien en una sala cerrada o en un patio amurallado donde, en argot carcelario, se realiza el ‘dog run’ (pasear al perro). Tras el ejercicio, una ducha con los grilletes puestos.

Las comidas o la comunicación con los funcionarios de prisiones se realiza a través de una pequeña rendija en la puerta de metal y, claro está, la participación en cualquier actividad de presos está prohibida, así como el disfrute de cualquier dispositivo electrónico que te ponga en contacto con el exterior.

Hipersensibilidad a los estímulos externos, alucinaciones, ataques de pánico, déficit cognitivo, pensamientos obsesivos, paranoia… son sólo algunos de los trastornos psicológicos que componen la larga lista de efectos que produce el aislamiento en los presos. En 2003, un informe de Human Rights Watch estimaba que entre un tercio y la mitad de los reclusos en aislamiento padecía algún tipo de enfermedad mental.

]]>
2016-04-28 17:20:25
<![CDATA[Tierra de nadie - Los muertos en el armario de los medios de comunicación]]> A cuenta del brutal ERE de El Mundo, de las críticas de Pablo Iglesias al trato que recibía Podemos por parte de la prensa, personificadas en un redactor de ese mismo medio con el que luego se fundió en un conmovedor abrazo, y de la reacción de Juan Luis Cebrián a las informaciones que vinculan a su entorno más íntimo a sociedades offshore y a él mismo a la petrolera de un amigo, se ha vuelto a poner de moda hablar del periodismo y de los medios de comunicación, si es que a estas alturas puede mantenerse que ambos conceptos existen tal y como se conocieron en tiempos.

Antes de que sigan leyendo es conveniente advertir de la conveniencia de tamizar todas las opiniones que reciban sobre el asunto, ésta incluida, especialmente si quienes las formulan tienen o han tenido alguna relación con el oficio o sus protagonistas. Por regla general, cada medio que saca a pasear los muertos que sus competidores tienen en el armario poseen su propia guardarropía con sus cadáveres correspondientes, y de ahí que aquella expresión de que el perro no come la carne de otro perro fuera en su día casi una ley de oro, derogada en gran parte recientemente. Como de los fiambres de aquí ya habrán recibido en otros lugares cumplida información o desinformación, que de todo ha habido, se me permitirá pasar por alto esa parte del cementerio.

Como descargo por este requiebro valga esta reflexión que en La conquista de la felicidad hacía Bertrand Rusell sobre una profesión periodística descreída y prostituida, que combatía con cinismo su sometimiento a la política de sus respectivos medios: “No puedo condenar a los que se dedican a este tipo de trabajos, porque morirse de hambre es una alternativa demasiado dura, pero creo que si uno tiene posibilidades de hacer un trabajo que satisfaga sus impulsos constructivos sin pasar demasiada hambre, hará bien, desde el punto de vista de la felicidad, en elegir este trabajo antes que otro mucho mejor pagado pero que no le parezca digno de hacerse. Sin respeto de uno mismo, la felicidad es prácticamente imposible. Y el hombre que se avergüenza de su trabajo difícilmente podrá respetarse a sí mismo”. Rusell, todo hay que decirlo, no conocía esta crisis, ni las hipotecas, ni lo mucho que comen los niños hoy en día y lo caros que están los colegios. De ahí su consejo.

Pero vayamos por partes. ¿La prensa está en crisis? Desde hace tanto tiempo que sigue resultando válido lo que un servidor decía hace ya 11 años. “En el origen del problema se encuentra la extinción casi completa de los empresarios tradicionales de medios de comunicación. Salvo contadas excepciones, los propietarios han renunciado a creer que sus empresas pueden constituir un negocio en sí mismas y desconfían de que la venta de información de primera calidad sea rentable. Para remediarlo, han transformado sus diarios, sus emisoras de radio y sus televisiones en instrumentos de otros fines empresariales, que inexorablemente pasan por obtener la prebenda del poder político de turno. La verdad no se busca sino que se alquila al mejor postor”.

“En consecuencia, los proyectos intelectuales e ideológicos han sido sustituidos por simples maquinarias conspirativas, cuya auténtica dimensión se muestra en relación con el poder. El medio adulará o azotará, clamará o callará, alertará del fin del mundo o describirá el paraíso, según convenga. Despojados de su función social primigenia, los periodistas son peones que han puesto su libertad de expresión en almoneda, mientras contemplan embobados cómo se pisotea otro derecho más relevante: el de una sociedad libre a estar informada, incluso de los desmanes de ese grandilocuente y caricaturesco cuarto poder”.

Por si esto fuera poco, los medios –y esto ya no es un refrito- han planificado su propia autodestrucción y en su intento por no perecer y mantener la audiencia han banalizado tanto sus contenidos que hoy, en el caso de la prensa escrita, no hay manera de distinguir el Hola de un serio y sesudo diario de información general. La huida hacia delante ha llevado además a una concentración insensata que a las primeras de cambio ha estallado y ha reventado las cuadernas. Los grandes transatlánticos se van a pique.

Esto es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en El Mundo, cuyos trabajadores se enfrentan a una criba desgarradora, no menor de la que han venido sufriendo en los últimos años con un silencio atronador. Se han escrito sobre este asunto artículo muy sentidos, algunos de dentro de la casa, donde se recuerda una dignidad que aunque fuera en pequeñas dosis hubiera venido muy bien a sus autores en episodios similares.

El drama laboral de El Mundo se ha soslayado en parte por el descubrimiento de Pablo Iglesias de que la prensa manipula, y aunque se haya enterado bastante tarde hay que darle toda la razón. Algunas de las reacciones histéricas y corporativas que se han sucedido tras su revelación han sido muy parecidas a las que tuvieron lugar cuando varios diputados de ERC se encadenaron a las puertas de la Cope para pedir su cierre.

Eran aquellos tiempos de Losantos en los que la emisora podía despotricar contra todo lo que pareciera rojo, nacionalista o gay. Los destinatarios de sus abyecciones debían ensanchar sus tragaderas y renunciar a exigir la revocación de sus licencias o la destitución de los insultadores profesionales que manejaban sus micrófonos porque ello atentaba contra una sacrosanta libertad de expresión que se negaba a los demás.

Pues sí, en efecto, la prensa manipula pero también hay que reconocer que no es un vicio onanista que practique en solitario. ¿Puede sostener Iglesias, y con él la inmensa mayoría de la clase política, que nunca ha tratado de influir en esos pobres redactores sometidos a la dictadura de sus empresas para que modificaran sus crónicas o sus titulares? ¿Existen de verdad de la buena políticos sin mácula y libres de pecado para lanzar piedras sin remordimientos?

Llegamos finalmente a Cebrián, a su decisión de querellarse contra tres medios –La Sexta, El Confidencial y eldiario.es – por haberle relacionado con los papeles de Panamá, y ya de paso prescindir como colaborador de la Ser del director de este último medio y prohibir a sus redactores acudir a La Sexta como tertulianos. Todo muy lamentable y muy torpe, ya que es de suponer que entre sus objetivos no estaría convertir a Ignacio Escolar en otro mártir de la libertad de expresión, que ya llevamos unos cuantos. A Escolar, por cierto, le ha recordado Carlos Carnicero la defensa que hizo de la libertad de empresa cuando éste fue removido de la Ser y aun siendo situaciones no comparables es de suponer que le haya escocido.

La reflexión más interesante sobre este particular puede leerse en elespañol.com, el medio digital de Pedro J. Ramírez, apóstol y mártir por excelencia de la libertad de expresión, en un suelto de opinión sin firma titulado “Cebrián, censor de sus oscuros negocios”. El artículo sería irreprochable si no fuera porque cada uno de los pecados que atribuye a su archienemigo Cebrián encajan como un guante en periodista tan distinguido y con casa tan elegante y colorida.

Dice el artículo que Cebrián ha convertido un asunto “estrictamente personal en casus belli corporativo”, y sería una verdad incontestable sino fuera porque el apóstol hizo lo mismo para defender su piscina ilegal en Mallorca o sus obsesiones manicomiales sobre el 11-M. ¿Esta capacitado para criticar censuras el único periodista condenado por el Tribunal Constitucional por coartar la libertad de expresión de uno de sus periodistas, Francisco Frechoso, al que impidió acudir a tertulias porque en una de ellas había relatado la vergonzosa actitud de la dirección de El Mundo en una huelga general? ¿Tiene derecho a hablar de vulneraciones de códigos éticos quien usó información privilegiada para comprar a bajo precio acciones de su diario para revenderlas poco tiempo después con un tremendo beneficio?

Con estos fragmentos y con los que lea en otros sitios deberá el lector hacerse una idea cabal del estado de la prensa y de los periodistas, que como se ha dicho aquí hacen tres comidas diarias o lo intentan. Si conocen algún trabajo respetable, háganmelo saber.

]]>
2016-04-28 12:30:35
<![CDATA[Fundación 1 de Mayo - Objetivo SAME: recordar a los gobiernos su compromiso de invertir más en Educación.]]> Francisco García, secretario general de FECCOO

Cuqui Vera, Responsable de Política Internacional FECCOO

 

Esta semana, aunque pueda estar pasando desapercibida, nos encontramos inmersos/as en la celebración de la Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) y que se celebra del 25 al 30 de abril en 124 países. El objetivo de la SAME que forma parte de la Campaña Mundial por la Educación es llamar durante estos días la atención de la comunidad educativa, medios de comunicación, representantes políticos y sociedad en general, sobre la necesidad de hacer real  y efectivo el derecho a una Educación de Calidad bajo el lema  “La educación nos protege, protejamos su financiación”. En España concretamente, habrá actos de movilización en más de 30 ciudades, donde se prevé la participación de más de 15.000 alumnos/as y docentes para llamar la atención de representantes políticos en torno a esta causa,  actos  de  reivindicación  en  la  calle  en  lo  que  se  ha denominado la “Paraguada por la Educación”, utilizando un paraguas como símbolo de protección de la financiación en educación.

El objetivo es simple, pero trascendente: recordar a los Gobiernos que están comprometidos en la financiación del derecho a la educación.

“¡Vuelve la burra al trigo!” que diría el otro ante la insistencia por seguir hablando de educación, infancia y dineros. Pero, no podemos resistirnos cuando Naciones Unidas nos recuerda que sigue habiendo 124 millones de jóvenes sin escolarizar en el mundo y que el 84% se concentran en el África Subsahariana y Asia, zonas del planeta especialmente sacudidas, además, por la pobreza extrema y la inhabitabilidad climatológica.

Precisamente en este entorno mundial, 196 países firmaron en septiembre pasado, en Nueva York, la Agenda 2030 desde la que se gestionarán los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático. Estos nuevos ODS son la continuación de los 8 anteriores Objetivos del Milenio que debían haber estado conseguidos para 2015. Centrándonos en el 4, que concierne especialmente al mundo de la enseñanza, su intención es garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos y todas.

 

Un reto de proporciones importantes: asegurar que todas las niñas y niños completen de forma gratuita su educación primaria y secundaria de ahora al año 2030. Conseguir tal fin significa comenzar por derribar los tabúes culturales que en muchos países aún impiden el acceso igualitario a la formación. Significa también empoderar la enseñanza pública en aquellos lugares donde el mercado ya se ha enseñoreado como victorioso. Significa, por último, eliminar las disparidades de género e ingresos con el fin de lograr el acceso universal a una educación superior de calidad.

De ahí nuestra insistencia en trabajar por la Educación. Porque es un elemento de protección de primer orden para la vida humana, aquí, en Pakistán y Orlando. Con más educación se reduce la pobreza -al facilitar más oportunidades-, se mejora la salud –al aprender sobre nutrición e higiene- y se promueve el desarrollo sostenible –al concienciar de la finitud de nuestros recursos naturales. Con mejor educación se construye una ciudadanía más igualitaria, crítica y libre.

Por tanto, para conseguir que esos 124 millones de jóvenes puedan educarse será necesario actuar en distintos puntos: creando escuelas e institutos, formando docentes motivados/as y bien remunerados/as, facilitando material escolar adecuado y estableciendo políticas educativas que garanticen el derecho universal a la educación. En pocas palabras, aumentando la financiación en porcentajes superiores a los actuales, que están demostrando la insuficiencia para la consecución de los objetivos ya señalados. De ahí el lema elegido para sintetizar la Campaña mundial por la Educación de este 2016: “La Educación nos protege. Protejamos su financiación”.

Y precisamente nuestro país, España, no es un buen ejemplo que podamos mostrar al mundo: las políticas de recortes han rebajado la inversión educativa hasta el 4,1% del PIB y amenazan con dejarlo en el 3,7% (en el 2011 se invertía un 4,86 del PIB); han reducido el empleo docente y han erosionado la equidad, la igualdad de oportunidades y debilitado el derecho a la educación.

La calidad y equidad de nuestro sistema educativo se está resintiendo negativamente ya que por falta de dinero no se han puesto en marcha muchos programas de innovación o compensación educativa. Además se han perdido muchos puestos de trabajo porque muchos de estos programas han desaparecido. ¿realmente importa la Educación a nuestros políticos?

Por ello, desde la Federación de Enseñanza de CCOO (FECCOO) no nos cansamos de exigir la derogación de las reformas educativas segregadoras, impulsadas por el PP, así como la reversión de los recortes en educación. Recordamos que la recuperación del empleo y de su calidad es un elemento primordial para devolver la equidad y la calidad a la educación.

Cualquier elemento de protección y seguridad personal valdría para identificar el lema de la campaña: un casco de obra, unos guantes de limpieza, unas gafas de seguridad, una mascarilla sanitaria,… todos son reconocibles rápidamente. También un paraguas, elemento finalmente seleccionado. Con el paraguas nos protegemos tanto de las tormentas –polémicas espurias sobre la educación- como de las insolaciones –insuficiencias financieras en la enseñanza-. Sean bienvenidas, por tanto, todas las “paraguadas” del mundo.

 

]]>
2016-04-27 22:50:12
<![CDATA[Contraparte - Los límites del errejonismo]]> .
Juan Domingo Sánchez Estop
.

1. El término “transversalidad” es uno de los más populares en el lenguaje de los ideólogos y estrategas de Podemos y lo es por muy buenos motivos. El más evidente es que ninguna opción política que no sea transversal a una serie amplia de agentes sociales puede hacerse hegemónica. La idea de transversalidad es, por lo tanto, fundamental para pensar la agregación de distintos sujetos en una acción social y política común. Sin embargo, la transversalidad se dice de muchas maneras: existe una transversalidad teológica basada en la arbitrariedad de un significante vacío y una transversalidad democrática y materialista basada en la producción de una racionalidad común. La primera permanece en el plano de la “ilusión” (otro término usual del podemismo), esto es de la ideología o del conocimiento imaginario, mientras que la otra arranca del suelo imaginario o ideológico en el que nos movemos los humanos reales para desembocar en la producción e invención de nociones comunes, de formas de racionalidad surgidas de la interacción de lo múltiple. La opción por una u otra forma de transversalidad no es inocente, pues están en juego cosas tan importantes como la racionalidad -siempre limitada pero necesaria- en política o la posibilidad misma de una democracia digna de ese nombre.

2. La transversalidad pensada al modo errejonista -y probablemente también al modo laclausiano- se basa en la instauración de un equivalente general trascendente a las distintas demandas existentes en una población. Su eje fundamental es la relación demandas-representación, donde resuenan viejos ecos hobbesianos (el “intercambio de protección por obediencia”). Es fundamental en este planteamiento privar de toda virtualidad política propia a los antagonismos sociales parciales, como las luchas de clases, las luchas de las mujeres y las minorías, el ecologismo, etc., haciendo de ellos la expresión de “dolores”. La idea de que existan contradicciones inscritas en la materialidad de las relaciones sociales de producción es rechazada como “esencialista” por Laclau y sus discípulos españoles: una demanda solo accede a la dignidad política cuando está representada por un significante que le dé cabida junto a otros articulando, de este modo puramente discursivo, un bloque hegemónico capaz de hacerse con el poder de Estado. Laclau y sus discípulos se declaran a este respecto postmarxistas. Frente a los indudables obstáculos con los que el marxismo economicista había bloqueado toda innovación política, los laclausianos intentan pensar la “autonomía de lo político”. Evitan así hacer de lo político una esfera determinada por la esfera económica y piensan la política como un proceso que se desarrolla en el espacio discursivo. Para ellos, la hegemonía es cuestión de significantes y de articulación de demandas en torno a un significante vacío que funciona como un equivalente general de estas demandas cuya pluralidad y diversidad impide una unificación espontánea. La unificación de demandas es necesariamente el resultado de una intervención política realizada en torno de un significante (en sentido amplio) que puede ser una palabra, un nombre, un personaje, un logo, una coleta…Las demandas y los “dolores” adquieren consistencia política cuando son representados o nombrados: antes solo existe el caos, el “tohu bohu” anterior a la creación del mundo por el verbo divino que describe el Génesis. Hay mucho de teología en esta peculiar concepción de la política.

3. Se puede ver en la crítica laclausiana del marxismo, no ya un postmarxismo sino un regreso a posiciones teóricas y políticas anteriores a la obra de Marx. Laclau abandona la perspectiva de las relaciones de producción y de la lucha de clases por considerarlas demandas parciales que solo pueden tener existencia política mediante su unificación con otras demandas alrededor de un significante vacío. Se distancia de la perspectiva marxista por considerarla un esencialismo y un determinismo económico. No le falta razón al abandonar estas posturas, pero al hacerlo incurre en una lectura de la obra de Marx sesgada por el estalinismo. Olvida que la crítica de la economía política de Marx hace imposible la existencia (en las sociedades de clases) de una economía independiente de la lucha de clases y, por consiguiente, de la política. Olvida que el capitalismo como sistema de dominación -nunca fue un “sistema económico”- exige para funcionar como economía de mercado basada en transacciones contractuales que queden ocultas tanto las relaciones de explotación económica como las relaciones de dominación política: que se invisibilice la lucha de clases como realidad política y se la relegue a la “economía”, haciendo correlativamente de las instituciones de la representación el único lugar de la política. Laclau y sus discípulos, intentando superar el estalinismo y pensar la política en su “autonomía”, se ven abocados a reproducir el esquema ideológico básico de la dominación capitalista, la dualidad autorregulación de la economía/autonomía de lo político.

4. Lo que no hace el laclausismo -y aún menos en su variante errejoniana- es pensar la vida social conforme a una tópica (según la lectura de Marx que practica Louis Althusser), esto es como un conjunto de instancias con índices variables de eficacia que hacen de la estructura y de sus partes realidades sobredeterminadas. En este contexto, la sociedad es un todo complejo, una estructura de estructuras en la cual la economía determina “en última instancia” todas las demás instancias y el todo, pero la economía como tal no existe: es causa inmanente en el sentido en que solo existe como sobredeterminada por todas las demás instancias. Podría decirse por la misma razón que es causa ausente, pues solo es eficaz en el marco de la causalidad de la estructura. La economía como causa no es nada, no es nada más que la eficacia de la producción material y de las relaciones que la organizan y que reproducen sus condiciones de existencia a través de las demás instancias de la estructura social. Tanto la economía como las demás esferas están atravesadas por la política -no en el sentido de una esfera política específica sino en el más general de la lucha de clases-. No hace falta decir que la lucha de clases no se reduce a un fenómeno “económico”: la lucha de clases es un proceso transversal a las distintas instancias. Reducir -poniendo del revés al economicismo- la política a la acción en la instancia política y en la ideológica es impedirse actuar sobre las relaciones de producción. No es así extraño que el término “relaciones de producción” sea ajeno a la teoría de Laclau. Actuar en la esfera política es necesario, incluso indispensable, pero nunca suficiente: hay política más allá de “lo político”. Si algo no está enseñando el reflujo de los procesos de cambio latinoamericanos es la insuficiencia de una acción limitada a la esfera política, a una gestión del presupuesto sin ninguna consecuencia real sobre las relaciones de producción.

5. La teoría de Laclau piensa la política como una práctica exclusivamente interna a la esfera política, revirtiendo el gesto de Marx que, mediante su tópica, politiza a través del concepto de lucha de clases el conjunto de las instancias de la vida social, incluyendo la economía… y la propia esfera política. La política pensada desde la trascendencia de un significante vacío tiene las características de una teología política. La doctrina errejoniana reproduce y exacerba importantes elementos de las teologías políticas -de matriz burguesa- típicas de las izquierdas como la idea de una vanguardia que conoce el sentido de la historia y que transforma la clase en sí en clase para sí, el saber sobre el proceso histórico como legitimación de la vanguardia o la idea de un destino político (el socialismo, el cambio…). Si la izquierda se proponía construir la clase mediante su representación por el partido, el errejonismo se propone “construir el pueblo”, recuperando la idea hobbesiana de un pueblo que es efecto de la representación de la multitud por el soberano: “The King is the People”, afirmaba Hobbes en el De Cive. El errejonismo tiene al menos la virtud de reconocer la necesidad de la transversalidad, de defender una posición particular en nombre de lo universal, lo cual le otorga una enorme ventaja respecto del sectarismo de la izquierda clásica. Esa ventaja es también su desventaja, pues su posición se basa en una teología política opuesta a la de la izquierda tradicional, una teología que genera un cierre dogmático político y discursivo que impide integrar a quien no acepte este cierre en un proyecto político común. Una teología (de izquierdas) excluye a otra teología, lo cual obstaculiza la necesaria política de alianzas basada en la transversalidad. Un proyecto hegemónico viable debe salir de ese plano en el que están ausentes, en nombre de una concepción extremista de la representación política, tanto la participación efectiva de la multitud como una oposición entre la ideología y su otro, sea este la ciencia o la simple razón.

6. Solo una perspectiva laica (no teológico-política) y basada en lo común y su potencial de producción de racionalidad puede servir de base a una auténtica transversalidad y propiciar las confluencias necesarias para un desborde político y social. Tal vez pueda aclararse algo el debate sobre la confluencia y la izquierda recordando un concepto muy simple procedente de la tradición ilustrada: el laicismo. Contrariamente a una práctica habitual, el laicismo no es un arma que pueda blandirse contra las personas religiosas para obligarlas a profesar una convicción o una confesión “laica”, sino todo lo contrario. El laicismo no es una obligación del ciudadano, sino del Estado, de los poderes públicos, los cuales no deben tener ningún tipo de identidad religiosa. El Estado debe velar por la libertad de culto y por el normal desarrollo de las prácticas religiosas que no entren en conflicto con la legalidad (los sacrificios humanos deberían obviamente estar prohibidos, así como la violencia interconfesional u otras formas de violencia de matriz religiosa), pero esto no debe constituir el contenido de ninguna ideología religiosa propia del Estado. El ciudadano debe, por los motivos ideológicos que mejor le inspiren, obedecer a las leyes y respetar a sus conciudadanos. La confluencia de fuerzas democráticas antiausteridad debería inspirarse en este principio “laico”. No es para nada necesario que la confluencia se declare “de izquierdas”, sería incluso contraproducente, pues de lo que se trata es de permitir la coexistencia dentro de un bloque hegemónico de muy diversos puntos de vista e ideologías, algunos de los cuales son “de izquierda”, sin que tengan que serlo necesariamente todos. Lo único importante es la coincidencia en un programa político: los motivos por los que unos u otros apoyen ese programa son privados y secundarios. Si alguien se opone a las políticas de austeridad inspirado por la caridad cristiana, por la justicia musulmana, por la sidaqqa judía, por los ideales humanitarios del socialismo o por un análisis en términos de lucha de clases de la coyuntura es algo perfectamente indiferente a la hora de fomentar y aplicar políticas que permitan salir de la miseria neoliberal y reconquistar la democracia.

]]> 2016-04-27 10:01:13 <![CDATA[Punto y seguido - Los invisibles refugiados afganos]]> “… Nosotros mismos
casi somos como rumores de crímenes que pasaron
la frontera. Cada uno
de los que vamos con los zapatos rotos entre la multitud
la ignominia mostramos que hoy mancha a nuestra tierra.
(“Sobre la denominación de emigrantes”, Bertolt Brecht)

Alrededor de 76 muertos y 360 heridos son el balance de víctimas directas de las bombas que hicieron estallar la OTAN y los talibanes durante los días 11 y 19 de abril. Y aun así, la Unión Europea (UE), que participa en esta “guerra de terror” en Afganistán, no sólo no reconoce como refugiados de guerra a quienes huyen del horror, sino que planea repatriar a 80.000 afganos a su país, a pesar de estar ocupado por decenas de miles de hombres armados de la OTAN. El país menos pacífico del mundo según el Instituto para la Economía y la Paz, Afganistán lleva en guerra desde 1979, fecha de la creación del yihadismo sunnita (que hoy se presentan como el Estado Islámico) por EEUU, Arabia Saudi y Paquistán. Un tercio de la población ha huido de sus casas y 6 millones de sus gentes erran por el mundo.

El drama callado de los afganos en cifras

La “guerra buena” de la OTAN en 2011 para “liberar a las mujeres afganas y llevar paz, pan y democracia” a la población coloca a Afganistán en el puesto número 174 de 178 países, según el Índice de Desarrollo Humano, el mismo que sitúa la esperanza de vida de este país en sólo 44 años.

Según la ONU, en 2015 cerca de 3.500 civiles fueron asesinados y alrededor de 7.400 sufrieron heridas por los ataques de la OTAN y los Talibán, un 4% más que en el 2014. Mientras los niños han sido el 25% de las víctimas —sin contar cientos de mutilados por jugar con las municiones sin explotar—, la matanza de mujeres por por parte de los enemigos de los afganos aumentó un 23%. En octubre pasado el ataque de la OTAN al hospital de Médicos Sin Fronteras en Kunduz mató a 9 empleados e hirió a otras 37 personas. Una violencia sistemática que impide el acceso a la población a la educación, salud y trabajo, y ha provocado la fuga de sus jóvenes y de capitales del país. Que las ciudades estén ocupadas por los militares de EEUU y el campo por los señores de la guerra, ha hecho que cientos de miles de agricultores hayan tenido que huir de las aldeas, hayan buscado refugio en Irán y Pakistán, paralizando la economía de subsistencia del país.

Obama mintió al prometer la salida de las tropas de Afganistán. Está aumentando el número de los soldados, equipando las 9 bases militares que ha esparcido por los cuatro costados del estratégico país ubicado en el corazón de Asia Central jugando al  “Gran Juego”, con China y Rusia.

Los países de la OTAN han perforado 322 pozos petrolíferos en la cuenca del Amo Darya, donde se encuentra la posible reserva de hasta 2 mil millones de barriles de crudo. Algún día calcularán si los beneficios de los tesoros afganos —o los 40 millones de dólares que la compañía JP Morgan Chase invirtió en las minas de oro afganas— eran mayores que la vida de sus 3000 soldados y los billones de dólares que han gastado del bolsillo de los contribuyentes en la invasión.

La ausencia de un proyecto para crear una nación de grupos tribales, la despreocupación por la vida de los ciudadanos, la eliminación de las fuerzas progresistas del país desde 1978 por parte de EEUU-Yihadista, y los gobiernos títeres de caudillos corruptos y reaccionarios han hecho imposible la reconstrucción de una sociedad destrozada por 36 años de guerra. Hoy, 21 de las 34 provincias afganas sufre una violencia que ha causado el desplazamiento de 1,2 millones de personas. Las bombas de la OTAN y de los Taliban siguen destruyendo las redes eléctricas, depósitos de combustible, depuradoras de agua, centros de salud y escuelas, llevando a casi la mitad de la población a vivir con menos de un dólar por día.

Si hoy John Kerry va a Afganistán como Pedro por su casa, su compatriota, el vicepresidente de EEUU, Spiro T. Agnew, fue recibido en 1970 con piedras y huevos en su visita por Kabul, en protesta ciudadana por apoyar a la monarquía despótica de Zahir Sha, ofreciendo a los occidentales, entre otras cosas, un mercado barato de opio y cannabis. Ahora, la mafia de la amapola amparada por las tropas de EEUU, ha convertido Afganistán en la Colombia de Asia.

Ser refugiado afgano

Según la Organización Internacional para la Migración, desde 1980 hasta 2012, los afganos eran el primer grupo en solicitar refugios y asilos del mundo. Aunque es EEUU el principal causante de su drama, 6 millones de afganos han ido a parar en Pakistán e Irán. Aquí, la “afganofobia” divulgada por parte de sus autoridades, les identifica a sus hombres con delincuentes, camellos y terroristas.

En Paquistán, el gobierno pretende expulsar la mitad de los 3 millones de refugiados afganos que acoge. La opresión y la brutalidad de la policía y los grupos islamistas que dirigen los campos de refugiados, junto con la miseria absoluta, el desempleo y la falta de seguridad, forzaron el año pasado la huida de 80.000 afganos a Europa y la India.

La matanza de 151 personas en una escuela en Pishavar en 2014, atribuida a los talibanes afganos, fue utilizada por el régimen para recuperar la pena de muerte y destruir las viviendas del barrio “Afgan Basti” en Islam Abad, dejando sin techo a miles de familias. Muchos han sido objetos de “lato-o kub” «palizas y patadas», el maltrato habitual de la policía paquistaní hacia el sector más pobre e indefenso de la sociedad paquistaní.

Su gravísima situación humanitaria en este país, podrá provocar  un gran éxodo.

En Irán, las autoridades han reconocido el derecho a refugio sólo a 950.000 de los 2,5 millones de afganos. Según la prensa de Kabul, Irán expulsa a un promedio de 25.000 afganos al mes. Cifra que incluye a las “esposas iraníes” de los hombres afganos y sus hijos nacidos en Irán, ya que la ley prohíbe la integración de las personas de esta nacionalidad en la población local, impidiendo, por ejemplo, que se casaran con mujeres iraníes, ignorando que el amor y la necesidad tienen sus propias leyes: sus hijos, entre otros tantos derechos de ciudadanía que carecen, hasta hace un año no podían ser escolarizados por falta de “papeles”. El gobierno de Hasan Rohani ha anunciado empezar a registrarles antes de tomar una decisión sobre sus destrozadas vidas. Cientos de sus jóvenes varones componen las brigadas “Fatemuyun” —creadas por Irán para combatir a los yihadistas de Daesh en Siria—, a cambio de 200 euros al mes y recibir permiso de residencia, trabajo, estudio y de conducir. Una veintena han muerto, y algunos que han regresado a Irán denuncian no haber recibido su recompensa, mientras cientos “se han colado” entre los refugiados sirios para entrar en Europa.

En la UE, los afganos representaron el 20% de los refugiados llegados en barco en 2015. La mayoría nunca ha visto el mar, ni sabe nadar. Cientos dejaron sus vidas en sus incompasivas aguas.

El 29 de agosto pasado, la policía austriaca encontró el cadáver de 71 personas en un camión hermético (para transportar pollo congelado); la mayoría eran afganos, incluidos ocho mujeres y cuatro niños. Entre los supervivientes había 24 menores. El 15 de octubre, un solicitante de asilo afgano, que se había salvado de los talibanes, fue asesinado a tiros por la policía búlgara.

La “guerra sin fin contra el terrorismo” de EEUU es hoy la principal fábrica de producir refugiados en el mundo.

]]>
2016-04-27 07:00:20
<![CDATA[Rosas y Espinas - Carabina ni f… ni deja f…]]> 571fbe471fc89La figura de Carabina, que antaño vigilaba a los novios para evitar que tendiesen lencería tras un matorral, ya no está de moda. Por desgracia. De lo contrario, hoy tendríamos un gobierno liderado por Pedro Sánchez y auditado por Podemos, Izquierda Unida y tal. Un seguro matrimonio infeliz, pero por lo tanto muy normal. El problema es que Pedro Sánchez acudió al galanteo poselectoral con Carabina (ya se ha dicho arriba que es costumbre ya grandemente desacostumbrada), y la izquierda se encogió. No se puede ser de izquierdas y aceptar un amor con carabina. Eso es lo que el despechado Sánchez nunca alcanzó a comprender, porque nunca entendió a la izquierda. La izquierda hubiera deshojado la margarita de pétalos impares si el líder socialista hubiera acudido a la cita sin llevar de la mano a Carabina Rivera.

571e55436e58bTampoco está ya de moda acudir a las citas amorosas con pistola, sobre todo a este lado del Atlántico. Y de eso sí han sido culpables todos menos Alberto Garzón, que es como la luna que alumbra una reyerta.

Los optimistas estamos hoy echando cuentas de la pasta que hemos perdido apostando gobierno Psoe-Izquierdas. Y, a toro pasado, nos percatamos de lo alma de cántaro que eran nuestros vaticinios. Qué dinero tan tontamente dilapidado. Tras las ya vetustas elecciones del 20-D, Pedro Sánchez era un vencedor/vencido y Pablo Iglesias un vencido/vencedor. Ambos resultaban demasiado antónimos y demasiado especulares para entenderse. Y menos con carabina.

Lo trágico no es que la izquierda haya perdido la oportunidad de volver a gobernar, sino que el PSOE haya dilapidado esta ocasión para volver a ser de izquierdas. Lo cómico es cómo lo ha escenificado Pedro Sánchez: eligiendo a Carabina en lugar de Celestina para consumar el acto. La verdad es que eso sí que es empeñarse en no follar.

Pablo_Iglesias,_de_CompañyPablo Iglesias aspiraba a “destruir la sociedad actual desde sus fundamentos”. Pero lo decía hace como un siglo. El nuevo Pablo Iglesias ha citado esa frase más de una vez, creo recordar. Y yo sospecho que si Pedro y Pablo se sientan en un banco a hacer manitas y se intercambian esa frase, a Carabina Rivera hay que darle las sales.

En estos meses, Sánchez ha escenificado la historia del PSOE en nuestra reciente democracia: canciones de izquierdas bajo batuta de la derecha. Acudir a parlamentar con Podemos, IU, Compromís, mareas y confluencias y llevarse a Albert Rivera de la mano no es un sinsentido, sino un boicot vestido de blanco y con ramo de flores.

La culpa no es del indio, sino del que le hace compadre, dice un refrán racista. Y en este caso el indio, C´s, ha actuado sin doblez. Pedro Sánchez no se creyó jamás enzima capaz de mezclar agua y aceite, como quiere hacer creer a sus votantes. Desde el principio, sabía que la presencia de Rivera abortaba ya no la coyunda, sino el más mínimo devaneo con la izquierda. En su primera visita al castillo de Bran, le ha obsequiado como detalle un crucifijo a Drácula.

Al final, el único beneficiado de todo esto ha sido Ciudadanos, que ha cumplido exquisitamente su papel carabinero de no follar ni dejar follar. Enhorabuena, chicos. No hay nada como apoyarse en la iniquidad de la víctima para asegurar el éxito del timo más disparatado.

——–

(PS: ¿Por qué, si lo hizo en su pacto con C´s, Pedro Sánchez no consultó a sus bases un posible acuerdo con la izquierda?).

]]>
2016-04-27 06:10:26
<![CDATA[Actualidad Gastronómica - El Café de la Ópera, o cómo cenar a golpe de aria]]>  

La soprano Graciela Armendáriz y el tenor Luis Enrique Jimeno, en un momento de su actuación. / Foto: L. Prieto

La soprano Graciela Armendáriz y el tenor Luis Enrique Jimeno, en un momento de su actuación. / Foto: L. Prieto

No es ningún secreto que no hay mejor lugar para escuchar (y ver) una ópera que un buen teatro, y si hablamos de uno específicamente diseñado para tal fin, como el Teatro Real de Madrid, pues mejor que mejor. Sin embargo, siempre existen aspectos ciertamente mejorables, sobre todo si uno no tiene la posibilidad de disfrutar de la función desde el patio de butacas, sino que tiene que alzar el cuello desde el llamado Paraíso (lo que en el fútbol se llama gallinero), o incluso desde las filas traseras de la Platea o los palcos. Entonces la cosa cambia y se empiezan a apreciar ciertos inconvenientes: que si la acústica ya no es tan buena, que si el espacio es estrecho, que si la visibilidad es de todo menos perfecta… Si encima uno tiene hambre, algo que suele ocurrir por lo general dada la hora y la duración de las funciones del Real, y no es precisamente un purista, pues entonces cabe contemplar otras opciones interesantes como la que nos ofrece el Café de la Ópera con sus cenas cantadas, donde el protagonismo se reparte por igual entre un interesante menú y la interpretación, por parte de cantantes líricos más que solventes, de las arias y los fragmentos más populares de las óperas más conocidas.

El hecho de poder escuchar a un tenor, un barítono o una soprano profesionales mientras cantan a un par de metros escasos de distancia es, desde luego, un importante aliciente al alcance de muy pocos de los que asisten a las funciones en los teatros de ópera, pero hacerlo encima mientras se degusta, por ejemplo, un buen solomillo de buey con salsa de oporto, pues ya supone una experiencia diferente. Y, de seguir en esta línea, entraríamos aquí en una discusión que, si bien está ya madura entre los aficionados al cine al debatir sobre si palomitas sí o palomitas no, está por desarrollarse entre los amantes del bel canto; esto es: la ópera ¿mejor sola o con solomillo?

20 AÑOS DE CENAS CANTADAS

Desde luego los clientes del Café de la Ópera lo tienen claro. El establecimiento, que acaba de iniciar las cenas cantadas centradas en La Traviata, lleva casi 20 años apostando por este formato y, a decir por la asistencia al local, la propuesta parece que gusta, y con razón. La cena está bien, muy variada y bien cocinada, sobre todo, en nuestra experiencia, los entrantes y los postres; y la representación está diseñada para ofrecer una versión reducida de las grandes obras de la historia de la ópera, de forma que uno sale habiendo cenado como un rey y, encima, habiendo disfrutado con los cantantes, cuyas intervenciones se encuadran perfectamente en el ritmo de la cena, al igual que la cambiante iluminación del local. Además, los mismos intérpretes, dirigidos por Manuel Ganchegui, se ocupan de ir narrando, entre aria y aria, el argumento de la ópera, algo imprescindible para aquellos menos conocedores de este maravilloso género.

Los intérpretes, además, son profesionales muy solventes y realizan una labor de gran mérito (gran calidad la de la soprano Graciela Armendáriz, por ejemplo), pues no es igual cantar ante un auditorio en silencio, centrado en todos tus movimientos, que ante un amplio grupo de comensales que, además de la ópera, tienen otras cosas que atender, como dar buena cuenta de la ensalada templada con queso de cabra frutos secos y vinagreta de fruta de la pasión, o de la merluza a la sidra con ragú de manzana, dos de los platos del menú de La Traviata que arranca con una copita de salmorejo y se completa con el citado solomillo de buey. Lo mejor, eso sí, queda para el final: una tarta tatín con helado de violeta (la flor no es casualidad tratándose de la famosa obra de Verdi) que está ciertamente muy lograda.

Todo ello, incluyendo los vinos (Montepardo 100% Verdejo de Rueda y Viña Salceda Crianza), el cava y el café sale por 55 euros IVA incluido, lo que convierte al Café de la Ópera en una opción muy interesante para una velada especial que, tratándose de La Traviata, sólo puede acabar de una manera: entonando con los cantantes el famoso y genial Brindisi del genial autor italiano.

 

El menú.

El menú.

El samorejo.

El samorejo.

La ensalada de queso de cabra

La ensalada de queso de cabra

La merluza

La merluza

opera7

El solomillo.

El postre: tarta tatin con helado de violeta (y una violeta).

El postre: tarta tatin con helado de violeta (y una violeta).

La soprano Graciela Armendáriz, interpretando a la Violeta de La Traviata.

La soprano Graciela Armendáriz, interpretando a la Violeta de La Traviata.

El barítono José Manuel Muruaga, la soprano Graciela Armendáriz y el tenor Luis Enrique Jimeno, en el acto final.

El barítono José Manuel Muruaga, la soprano Graciela Armendáriz y el tenor Luis Enrique Jimeno, en el acto final.

 

 

 

]]>
2016-04-27 01:00:10
<![CDATA[Estación Término - Cuando el juez no se atreve a dudar]]> Fernando Pedrós
Periodista, filósofo y miembro de Derecho a Morir Dignamente (DMD).

La Audiencia Provincial de Zaragoza dictó sentencia el pasado 19 de abril condenando al hijo que ayudó a su madre a suicidarse. El tribunal no ha aceptado la petición fiscal de nueve años y ha dejado la pena en dos años de prisión, de modo que el condenado, al no tener antecedentes penales, podrá eludir la cárcel. De entrada, al leer que no irá a la cárcel uno se relaja, respira y siente un alivio: ayudó a su madre a morir y el tribunal considera que lo hizo por piedad, no irá a la cárcel. Me llama la atención que el primer impacto que recibió el periodista de Público al leer la sentencia le llevó a titular: ‘un tribunal considera un acto de amor el auxilio de un hijo al suicidio de su madre enferma’. Pero extrañamente un acto de amor ha sido condenado con dos años de cárcel.

He tenido la suerte de poder leer detenidamente la sentencia. Es, al parecer, la primera sentencia en aplicación del artículo 143 del Código Penal, norma que prohíbe y sanciona las conductas eutanásicas de suicidio asistido y eutanasia. Es para mí un tanto demoledora y me estremece el modo inhumano con que ha tenido que morir esta mujer. Recordemos que el hijo, ante la persistencia de la madre para llevar a cabo el suicidio, le ayudó a ponerse unas bolsas de plástico en la cabeza para provocar la asfixia, a pesar de que insistentemente le había indicado que no lo hiciera.

El delito de un acto de amor

Me sorprende que un tribunal, a pesar de que parece comprender la actitud de piedad filial que llevó al hijo a ayudar a morir a su madre asistiéndole en el suicidio, sea condenado. Si el suicidio es un acto lícito y, como dice el Tribunal Constitucional, es preciso respetar la voluntad libre del suicida, parecería de sentido común que quien ayuda a quien realiza un acto lícito y se solidariza en tal acción, la ayuda debiera considerarse social y jurídicamente sensata y éticamente correcta. Pero el Código Penal dice lo contrario y el tribunal dirá que por fuerza de la ley se ve obligado a condenar.

La sentencia analiza despacio el comportamiento del hijo, pondera su piedad filial y manifiesta que la ayuda ha sido “casi como un acto de amor”. No llego a comprender el sentido y el alcance de esas dos partículas ‘casi’ y ‘como’, pero el tribunal no condena el suicidio de la madre porque es lícito, pero condena claramente por antijurídico, es decir como delito, la ayuda prestada “casi como un acto de amor”. Tal acto de amor -que no ha servido como razón sustantiva para valorar la situación- solo le servirá al tribunal como circunstancia atenuante para poder rebajar penas.

Siento humana y jurídicamente que los jueces no hayan tenido la sensibilidad y capacidad de reacción de los jueces holandeses que supieron valorar el deseo de ser ayudados a morir de algunos enfermos. En Holanda había y hay todavía en su Código Penal un artículo muy parecido al artículo 143 del que estoy hablando. Pero ya desde hace años los jueces han avalado la ayuda al suicidio o los actos de eutanasia y en el Código Penal, tras el párrafo que prohíbe y sanciona las conductas eutanásicas, aparece en paralelo otro párrafo en que se exime de delito a los médicos que ayuden a sus enfermos a morir de acuerdo con una serie de requisitos marcados en la ley.

Ya en 1970, en Holanda se constituyó una Comisión Estatal para la Eutanasia y en esa década a la par que la Asociación Holandesa de Médicos publicaba documentos a favor de ayudar lícitamente a morir a los pacientes en ‘determinadas circunstancias’ los jueces en sede judicial apoyaban las percepciones y criterios médicos y en sus sentencias absolvían actuaciones eutanásicas amparándose en la eximente del Código por el ‘estado de necesidad’. En 1984, el Tribunal Supremo reconoció la práctica despenalizadora de los fiscales y jueces y sentó jurisprudencia.

Entre la fuerza de la ley y la perplejidad

Aunque en España, el Código Penal también tiene un artículo del mismo estilo que incluye en la norma el ‘estado de necesidad’ siempre se espera que los parlamentarios trabajen por la despenalización. Los jueces holandeses no esperaron a los políticos, pues los sufrimientos de los enfermos no podían esperar al parlamento. Se concienciaron de las situaciones de muchos enfermos deseosos de morir y que seriamente lo solicitaban y supieron dar respuesta.

En España, la historia de la petición de reforma del artículo en cuestión del Código Penal viene de lejos. En 1984, nacía en España Derecho a Morir Dignamente (DMD) y desde su inicio urgió el cambio: la anulación del artículo del Código Penal. En 1991, un Congreso internacional de Juristas (Málaga) instó a los parlamentos europeos a cambiar sus legislaciones y dar paso a la eutanasia legal, pero la reforma del Código Penal, bajo mandato y parlamento socialista, siendo ministro de Justicia un socialista y exjuez, retocó ligeramente el artículo que todavía desgraciadamente se padece en España.

Hasta el momento, el Congreso no ha tenido la voluntad eficaz de cambiar el artículo 143 del Código Penal, pero tampoco el Poder Judicial se libra de este abandono político. Los jueces, tal como se aprecia en la sentencia comentada, no están dispuestos a dar la batalla y prefieren continuar manejando el artículo 143 a secas y al pie de la letra sin siquiera hermanarlo dentro de sus posibilidades con ‘el estado de necesidad’ que ha sido estudiado por los penalistas. Es más, habría que insistirles que la sociedad ha dado respuesta a las solicitudes de ayuda para morir de los enfermos: el 80% de los españoles opina que hay que legalizar la eutanasia; muy suficientes estudios de juristas defienden y razonan que el artículo 143 es inconstitucional al estar en contra de valores constitucionales.

Por otra parte, son ya significativos los países occidentales de nuestra misma cultura que han legalizado la eutanasia y el suicidio asistido. Quizás todo esto no sea bastante o no tenga la fuerza racional suficiente para convencer a algunas mentes reacias a permitir el ejercicio de la libertad de conciencia del ciudadano, pero sin duda son datos suficientes para quebrar la certeza absoluta y hacer dudar de la garantía constitucional del artículo 143. Al menos son datos que, por más que el juez afirme tener la autoridad de la fuerza de la ley, crean una perplejidad que hace temblar la mano que intenta firmar tal sentencia.

]]>
2016-04-26 18:10:15
<![CDATA[Comiendo tierra - Pacto del Prado: nada nuevo bajo el sol]]> john snow

Compromís hace una oferta de última hora al PSOE para que quede claro que se está haciendo lo imposible en aras de alcanzar un gobierno de izquierda “a la valenciana”. 30 propuestas de mínimos y un gobierno de izquierda. Es una propuesta tomada in extremis, a la que le ha faltado un poco de discusión interna. Pero como se juega contra reloj, le piden a Baldoví que le presente esa posibilidad al Rey en su visita. Dicho y hecho. Y como ya casi no hay noticias, suenan las trompetas. Los partidos salen en tromba a contestar, no vaya a ser que este último movimiento les coloque en un lugar ingrato de cara a las presumibles elecciones.

Podemos acepta el reto y se pronuncia sin mucho problema: están de acuerdo en un programa de mínimos que se cumpla y sirva para formar gobierno. Parece que la cosa es más complicada de lo que es. Pero no. Por eso, Podemos insiste en que está a favor de un gobierno a la valenciana. En la línea de lo que viene manteniendo.

Pero el PSOE de Sánchez no tiene mucha libertad. Insiste en que sólo acepta mantener su acuerdo con Ciudadanos y oferta de nuevo una variante de “gran coalición”, esto es, un gobierno presidido por Sánchez integrado por tecnócratas y donde no esté Podemos. Con una moción de confianza a fin de plazo. Vamos, en el fondo igual que lo de Monti en Italia o lo de Papademos en Grecia. Goldman Sachs gobernando donde los partidos desaparezcan. Pedro Sánchez, desesperado porque nota la guadaña de su partido en su garganta, intenta salvarse como sea y se aferra a lo que pueda. Si hay nuevas elecciones, a ver cómo explica a sus votantes que se haya echado en brazos de Ciudadanos. Y un mal resultado, como parece que va a ser el caso, implicará su salida de la Secretaría General después de las elecciones. De perdidos al río, piensa Sánchez, y por eso insiste en mantener el acuerdo con Rivera. Nada nuevo, salvo el envoltorio de que los partidos desaparezcan y sean sustituidos por tecnócratas. Una vuelta de tuerca más en la decadencia de la democracia.

Si nos fijamos, todo sigue en donde estaba. Compromís queriendo no ir a las elecciones (que salen caras y pueden generar terremotos en el gobierno en Valencia). El “PSOE de Sánchez” buscando a la desesperada un gobierno que no sea vetado por “el PSOE no de Sánchez”, que es mayoría en el partido. Y por eso lee como le da la gana la propuesta de Compromís y la convierte en algo bien diferente. En vez de un gobierno de la izquierda, un gobierno de gran coalición con tecnócratas que contente a los que no quieren que nada cambie. Podemos insiste en decirle a Sánchez que haga un gobierno con la izquierda. Y Ciudadanos, queriendo limpiarse la “mancha” de haber pactado con el PSOE y que le quitará votos en caso de nuevas elecciones, pretende hacerse el digno diciendo que no está de acuerdo. Además, así nos distraemos de las informaciones que señalan al partido naranja como implicado en financiación ilegal o tocado por los papeles de Panamá.

En fin, se trata de un pequeño enredo de última hora que no sirve para gran cosa, salvo para distraernos. El PP sigue callado. Las torpezas del PSOE le vienen bien. Sigue abierta la posibilidad de que alguien tire de las orejas a los partidos del 78 (y a su nueva muleta naranja) y la gran coalición se sustancie. No es fácil, porque pasaría por la decapitación de Rajoy, y Rajoy no es solamente él, sino su grupo, enfrentado a muerte con el sector de los Sorayos. Estas cosas dejan su impronta. El plan de una gran coalición existe, pero no siempre es fácil convertir los planes en algo real. Todo parece apuntar a nuevas elecciones. Pero hasta el último minuto, cada quien va a pretender ejecutar su plan. Y los de los poderosos no se deben ignorar, pese a que parezcan difíciles. Tampoco los de los pequeños, aunque tenga contornos improvisados, como la propuesta de Compromís (que insiste en que un referéndum en Cataluña no es relevante, para que el PSOE pudiera escenificar el juego).

Comienza la nueva temporada de Juego de Tronos. Sabemos que muchos morirán y que alguno intentará resucitar. La legislatura de Rajoy deja una “boda roja” donde han caído personajes principales. Incluido Aznar, Rato y vaya usted a saber si no también Soraya Sáenz de Santamaría (caso Acuamed) o el propio Rajoy (arropado con una hilera interminable que va de Bárcenas a Rita Barberá). Pero todo son conjeturas. Que la realidad tiene más trampas que las películas. Y, sobre todo, el guión lo podemos escribir nosotros.

]]>
2016-04-26 14:09:59
<![CDATA[La revuelta de las neuronas - ¿Te imaginas?]]> Imagina que un partido que se presenta como regeneracionista de la política española, oculta reiteradamente información sobre sus cuentas a los tribunales de cuentas, siendo incluso acusado de interrogacionfalta de “colaboración” y de “menoscabar la transparencia”. Imagina que alardea de tener las cuentas totalmente transparentes, pero la web donde se publican aclara muy poco, y un medio digital percibe errores pidiendo explicaciones al partido. Finalmente, el partido se excusa de sus errores argumentando que el problema se debe a la falta de personal en contabilidad.

Imagina que el Tribunal de Cuentas de una comunidad autónoma detecta irregularidades en sus facturas, porque dos altos cargos cobraron del grupo parlamentario del partido a través de sus empresas. Imagina que ese partido abona de manera irregular los gastos y facturas de la campaña electoral en una comunidad autónoma, pudiendo llegar a incurrir en financiación irregular. Imagina que tras el escándalo de los papeles de Panamá dos cargos del partido aparecen en las listas, uno, diputado autonómico, como director de una compañía de su hermano afincada en Panamá, el otro, coordinador del partido en una Comunidad autónoma, como propietario de dos empresas offshore.

Imagina que ex militantes del partido denuncian al partido ante la Fiscalía anticorrupción por presunta financiación irregular. Imagina que un conocido delincuente y estafador da su apoyo al partido en unas elecciones autonómicas, y el partido le devuelve el apoyo con un “bienvenido sea”. Imagina que ese mismo delincuente le recuerda al líder del partido que “lleva 23 años defendiendo lo mismo” que él.

Imagina que ese partido se vanagloria de hacer bien las cuentas pero luego su programa electoral es un fraude, en donde se hacen referencias a gráficos inexistentes y formulas inexactas, datos contradictorios, copia y pega de otros documentos. Imagina que su prototipo de país al que imitar por ser “uno de los países más avanzados del mundo”, es denunciado por Amnistía Internacional por autoritarismo político y restricción de las libertades.

Ahora imagina la repercusión, el escándalo y el impacto, sin en lugar de hablar de Ciudadanos, lo estuviéramos haciendo de Podemos.

]]>
2016-04-26 11:40:04
<![CDATA[Malas hierbas - 30 años de Chernobyl: el sueño nuclear se convirtió en pesadilla]]> El 26 de abril de 1986 el mundo desconocía que estaba ocurriendo el accidente nuclear más grave nunca conocido.  El mundo se estremecería días después, cuando empezaron a conocerse mediciones anormalmente altas de contaminación radiactiva en lugares tan alejados de Chernobyl como Suecia. El secretísimo soviético retrasó la noticia hasta que ya era imposible contenerla: una explosión en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl estaba liberando radiactividad en cantidades cientos de veces superior a la explosión de una bomba nuclear. Se rompía así definitivamente el mito de que la energía nuclear era limpia y segura.

Tras Chernobyl vendría el intento de las empresas y organizaciones pro nucleares de lavar la imagen de la energía nuclear. Este esfuerzo abarcó todos los ámbitos, desde tratar de minimizar el accidente, a culpabilizar a la obsoleta capacidad tecnológica del régimen sovietico, pasando por la manipulación interesada en el número de víctimas. El mensaje era “Chernobyl ha sido una anormalidad que nunca volverá a repetirse”. Hasta que en 2011 llegó el accidente en la central japonesa de Fukushima, que también alcanzó el nivel 7 en la Escala Internacional de Accidentes nucleares.

Las cifras oficiales sólo reconocen 31 víctima se mortales, pero la realidad es otra. Tras el accidente miles de personas (hasta un total estimado de 600.000) trabajaron durante algunos minutos para apagar el fuego o cubrir el sarcófago de la central. Se llamaron los “liquidadores”. Miles de ellos han muerto de cáncer o de enfermedades relacionadas por la exposición a la radiactividad, pero nunca han sido contabilizadas ni reconocidas como víctimas. El “olvido” de los liquidadores  y su total abandono es una de las mayores injusticias de la historia reciente.

Con Fukushima se demostró nuevamente que el riesgo nuclear es intrínseco a la propia tecnología atómica, y que el el tecnificado Japón pudo ocurrir también un accidente de nivel 7. Lejos queda ya el tiempo en que nos vendían la probabilidad cero de un accidente con fusión del núcleo.

Treinta años después de aquel fatídico 26 de abril la energía nuclear ha comenzado su declive. La desconfianza que genera por su inseguridad y su alto coste, hace que se aleje la posibilidad de su expansión, y cada vez son más los reactores que se cierran que los que se abren.

También España debe iniciar el camino para abandonar la energía nuclear. Hoy sabemos que es posible hacerlo y además sabemos cómo. El horizonte hacia un modelo basado en las energías renovables forma ya parte del debate sobre el futuro energético. Es más: para aumentar la potencia renovable en España, hay que empezar a cerrar plantas. La nuclear de Garoña sin lugar a dudas debe ser la primera en cerrar definitivamente. Pero el abandono nuclear no debe quedarse ahí, puede y debe continuar progresivamente.

Después de cincuenta años de energía nuclear en España ni siquiera se ha resuelto el grave problema de los residuos radiactivos. Los desechos altamente peligrosos y con una vida de miles de años continúan almacenados de forma provisional en los recintos de las centrales sin que haya una solución real en el horizonte.

Chernóbil fue el despertar del sueño nuclear que se transformó en pesadilla. Es tiempo de salir definitivamente de la pesadilla y buscar un nuevo futuro energético limpio y renovable.

]]>
2016-04-25 21:10:24
<![CDATA[Se cuecen habas - ¿Un McDonald’s con estrella Michelin?]]> Esther Vivas

McDonald’s ya no sabe qué inventarse para combatir su mala imagen. La etiqueta de “comida basura” pesa como una losa en la reputación de la marca. Y a pesar de los múltiples intentos por reinventarse, ni que sea cambiándose el traje (en 2010 inauguró logotipo verde), parece que las estrategias de marketing no han sido suficientes para mejorar el perfil de la empresa.

Una mayor preocupación por la comida sana y la alimentación saludable han convertido a McDonald’s, y todo lo que representa, en el enemigo a batir. No han servido de nada sus campañas anunciando “alimentos de calidad” o su publicidad a favor del “equilibrio alimentario”. El pesado -y nunca mejor dicho- rastro de décadas de menús a base de Big Macs, McPollos y Grand Big Macs han sido el mejor antídoto al marketing de la multinacional. Sino vean el documental ‘Super size me’ (2014).

Las cifras tampoco acompañan a la número uno del sector. Entre 2011 y 2014, sus beneficios a escala global descendieron un 13,5%, y en el primer trimestre del 2015 llegaron a caer un 32,6%. McDonald’s ya no conecta, como lo hacía antes, con los consumidores. Un mercado más diversificado, competitivo y exigente se lo impide. Hemos pasado del tan cacareado “I’m Lovin’ It”, por parte de la empresa, al “I’m NOT Lovin’ It” del que deja constancia la clientela en el balance de resultados.

Ante tal escenario, no hay otra opción que “reinventarse”. En el Estado español, McDonald’s así lo ha hecho fichando a dos “grandes” de la alta cocina, Dani García y Ramón Freixa, con un par de estrellas Michelin cada uno, para su campaña “Chef versus chef”. Un vídeo promocional de la empresa lo cuenta: “Llega a McDonald’s, Chef versus Chef. Ramón Freixa, Dani García, chefs con dos estrellas Michelín, nos presentan sus nuevas creaciones, texturas sutiles versus sabores intensos. Nuevas Grand McExtreme Ramón Freixa y Grand McExtreme Dani García. Un combate culinario donde el ganador eres tú”.

Se trata, según McDonald’s y ambos cocineros, de “democratizar la alta cocina”. Sin embargo, en McDonalds’s de “democracia alimentaria” más bien poca. Si entendemos por “democracia”, como dice el diccionario, “doctrina política según la cual la soberanía reside en el pueblo” o “igualdad de derechos”. En McDonald’s, ésta es igual a cero. De hecho, empresas como McDonald’s, abanderadas del entramado capitalista agroalimentario global, justamente nos restan democracia y soberanía a la hora de acceder a alimentos sanos, campesinos, locales y de calidad, ausentes en sus establecimientos; mientras convierten en objeto de negocio, precisamente, la comida basura, destinada a los más pobres.

Del mismo modo que los menús de 3,90€ de McDonald’s, no significan “democratizar la comida”, por más baratos que sean, y condenan a las rentas más bajas a una alimentación de mala calidad; “democratizar la alta cocina” no implica fichar, para McDonald’s y elaborar un par de recetas para la multinacional, sino asumir, como otros chefs sí hacen, los principios del movimiento Slow Food y apostar por una “comida buena, limpia y justa”. El popular chef británico Jamie Oliver, que puso a McDonald’s contra las cuerdas cunado destapó algunas de sus insalubres prácticas culinarias lo dejó claro: McDonald’s nunca será un aliado en la defensa del “buen comer” sino todo lo contrario.

.

@esthervivas |facebook.com/esthervivas| www.esthervivas.com

.

]]>
2016-04-25 09:50:26
<![CDATA[El Sótano del Indio - El derecho a decir disparates]]> Tras haberse sustituido el concepto “imputado” por “investigado”, no me había tocado pasar por los juzgados. La Fiscalía de Girona y el Juzgado de Instrucción nº5 de Blanes han decidido poner fin a esa situación. Ayer mismo me comunicaron que estoy citado a declarar en calidad de investigado el próximo 19 de mayo, previsiblemente por un delito de incitación al odio contra los sentimientos religiosos, por haber tuiteado en 2013: “Quemar iglesias me parece una barbaridad si no hay nadie dentro”.

A priori, semejante afirmación huele a disparate de lejos. “Este tipo está dispuesto a quemar iglesias con gente dentro” es la conclusión que ha sacado más de uno. Seguramente esa persona no se ha parado a pensar que no todo lo que uno tuitea es su opinión (o su intención). Y es normal, ya hicieron pasar al bueno de Guillermo Zapata por un psicópata antisemita por tuitear chistes de humor negro entrecomillados en un contexto muy concreto. Los propagandistas de la prensa pantufla anulan cualquier posibilidad de debate sensato cuando copian y pegan unas palabras firmadas por un nombre de usuario y un avatar sin dar más detalles. Así pues, los 65.000 tuits de mi cuenta representan mi opinión para todos ellos.

Interpretando así los tuits que uno escribe, el 20 de octubre de 2014 debí quemar vivos a mis queridos @hectorjuanatey y @miky_co, puesto que así se lo dije en Twitter a las 10:36 de la mañana. El 6 de junio de 2013 le dije a mi buen amigo @Whitesnake91 “Te voy a matar”. No lo hice. No soy un hombre de palabra.

Dejando al margen la interpretación literal que se pueda hacer de cada frase, querría reivindicar el derecho a decir disparates, porque mi línea de defensa, que adelanto de manera irresponsable en este post, será esa: aclarar que eso no es lo que pienso, ni es mi intención. Pero, ¿y si fuera mi opinión? ¿Y si realmente fuera mi parecer? ¿Merece alguien tener que dar explicaciones por lo que piensa? ¿Es eso propio de una democracia?

El próximo 19 de mayo, mi buen amigo Juan Andrés Osorio (también citado por retuitearme) y yo, vamos a declarar ante el juez con toda la honestidad del mundo que eso no es lo que pensamos. Y pienso, ¿es eso normal? En todo caso, espero que no nos juzgue Ned Flanders. Toco madera.

]]>
2016-04-21 12:00:01
<![CDATA[Tomar Partido - Los Papeles de Panamá y la gran estafa]]> María del Mar García Vaquero, actual pareja del expresidente Felipe González y Mohamed Eyad Kayali, magnate sirio amigo íntimo de Don Juan Carlos de Borbón, son algunos de los nombres que siguen hoy saliendo, junto al de nuestro ministro Soria, Bertín Osborne y otros personajes destacados, de la última filtración de documentos titulada “Papeles de Panamá” que se suma a la lista Falciani, Luxleaks o la filtración de Wikileaks. Unas revelaciones que vuelven a escandalizar a la opinión publica al poner de manifiesto cómo las grandes fortunas, políticos y/o empresarios siguen utilizando los paraísos fiscales para evadir sus obligaciones tributarias o para blanquear dinero negro.

Estas semanas hemos podido comprobar cómo las instituciones europeas parecen mas preocupadas no por la magnitud del fraude fiscal revelado, sino mas bien porque los nombres de los evasores se hagan públicos. Nombres entre los que se encuentran destacados políticos europeos que se llenan la boca de patriotismo a la vez que atesoran su dinero fuera para evadir impuestos. Especialmente paradigmático es el caso de los dirigentes del Frente Nacional, aquellos que después de arroparse con la bandera francesa y hacer política en base a eslóganes xenófobos como “los franceses primero”, gracias a los papeles de Panamá, hemos podido comprobar cómo estafan a todos sus conciudadanos manteniendo gran parte de su dinero en paraísos fiscales y demostrando que no tienen más patria que el dinero.

Entre los políticos señalados es especialmente sensible para la Comisión Europea el nombre de Micaela Domecq Solís-Beaumont, mujer de Arias-Cañete, quien podría incurrir en una clara incompatibilidad con su cargo como comisario al ser un familiar directo. Una situación que compromete aún más la fiabilidad de la Comisión, ya de por sí muy desacreditada porque su propio presidente, Juncker, está vinculado, a raíz de las filtraciones de Luxleaks, a una trama de evasión de impuestos mientras era presidente de Luxemburgo.

Los Panama Papers han puesto de relieve lo que la mayoría de los expertos ya señalaban: que Panamá es un Paraíso fiscal. A pesar de que el ministro de justicia, Rafael Catalá, se obstine en repetir que Panamá sólo tiene “una cultura tributaria distinta”, países como Francia han vuelto a incluir al país centroamericano en su lista de paraísos fiscales. Sin embargo lo novedoso de las ultimas revelaciones de los “papeles de Panama” no es que las grandes fortunas europeas necesiten acudir a Panamá para no pagar impuestos, ya que pueden coger un tren e ir a Luxemburgo, Suiza o Andorra, lo que lleva siendo durante años una situación conocida y denunciada. Sino lo realmente sorprendente es descubrir que para evadir impuestos también se puede contar con la ayuda de grandes bancos europeos. Con los papeles de Panamá, hemos comprobado que varios bancos han facilitado la creación de empresas offshore, con el fin de facilitar la evasión fiscal de sus clientes, en colaboración con Mossack-Fonseca. Algunos de estos bancos ofrecieron estos servicios de dudosa legalidad a sus clientes incluso estando bajo el Mecanismo Único de Supervisión (MUS/SSM), dependiente del Banco Central Europeo.

Los papeles de Panamá parecen llover sobre mojado, es como si nos estuviéramos acostumbrando a que las cosas tienen que ser así como si se tratara de una ley natural, que es normal que la gente evada impuestos, malverse fondos públicos o haga negocio con los derechos de todos. Como dicen en Méjico: “el que no “tranza (roba) no gana”. Lo único que parece indignarnos es conocer los nombres, y por ello se están apresurando a evitar que se vuelvan a filtrar, o al menos a ponerlo mas difícil, mejor que acabar con el problema que no se conozca, que no sea noticia.

Por extrañas coincidencias parlamentarias, la misma semana que en el plenos del Parlamento Europeo debatimos las filtraciones de los Papeles de Panamá también se aprobó una directiva que endurece el secreto comercial y deja desprotegidos a los filtradores. Una Directiva de Protección de Secretos Comerciales que prevé fuertes sanciones contra quien divulgue información considerada sensible por las empresas y que fue aprobada gracias entre otros otros al voto del PP, el PSOE, Cs y/o el Frente Nacional (¿tendrá algo que ver con los nombres ya publicados o los que pueden estar por publicar de sus ministros, presidentes o expresidentes?). El problema no es regular la competencia leal entre grandes empresas sino que bajo este pretexto y al calor de las exigencias de los lobbies empresariales transnacionales, esto se ha transformado en la regulación de un derecho general al secreto empresarial, que puede poner en riesgo tanto los derechos fundamentales de expresión e información como, precisamente por la restricción de estos, el interés público en general.

Los whistleblowers o denunciantes de irregularidades, cuya labor se ha revelado fundamental en casos como la guerra de Irak, los LuxLeaks, los Papeles de Panamá y tantos otros casos, tendrían que demostrar al juez que actuaron con el propósito de proteger el interés público en general: la carga de la prueba por tanto recae sobre ellos, con lo que lo que se instaura mediante la Directiva es un ambiente de censura previa absolutamente contrario al Estado de Derecho, a la transparencia y a la democracia.

Antoine Deltour, ex-empleado de la consultora PricewaterhouseCooper y whistleblower que ayudó a destapar el escándalo de LuxLeaks, junto al periodista Edouard Perrin y que fueron condecorados con el premio ciudadano europeo del 2012, llamaron a los Eurodiputados/as a votar en contra de la directiva de secretos comerciales. Según sus palabras “las excepciones contempladas en esta directiva supuestamente destinada a proteger a los whistleblowers no me protegería, tampoco al periodista que publico la información porque nosotros no revelamos nada ilegal, sólo inmoral”

De esta forma, la reciente aprobación de la directiva sobre secretos comerciales demuestra que el problema no es la evasión fiscal, sino que se conozcan y se hagan públicos los nombre de “nuestros” evasores. Mientras desde las instituciones europeas se piden esfuerzos a los pueblos, se recortan nuestros derechos y se practica una política austericida para “salir” de la crisis; las grandes fortunas, gracias al entramado mundial de paraísos fiscales, siguen concentrando cada vez mayor poder y riqueza. Desde el inicio de la crisis la desigualdad no ha parado de crecer en el mundo , hasta tal punto que, como indica el informe de Oxfam Itermón, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta. Esta mañana hemos recogido en Bruselas las demandas de los y las trabajadoras de Bankia que fueron injusta e improcedentemente despedidos a través del mayor ERE de la historia de España, hoy sabemos que Rato ocultaba 3,6 millones de euros en Panamá a la vez que se despedían a estos trabajadores y se estafaba a preferentistas, lo que demuestra, una vez más, que el gran problema no es que no haya dinero, sino que la riqueza está muy mal repartida. No nos estamos enfrentando a una crisis sino, como gritábamos desde las plazas, a una gran estafa.

]]>
2016-04-20 14:40:00
<![CDATA[Diario de un altermundista - La guerra no es un juego]]> Dicen que siempre se ha jugado a la guerra. En mi época se hacía con soldaditos. Los niños comprábamos enormes sobres con todo un ejército dentro y pasábamos horas jugando a la guerra. Recuerdo que siempre ganaba el mismo y que los malos eran en aquellos tiempos los alemanes. Hoy ya no se juega a la guerra con soldaditos, se hace con realistas videojuegos en los que la exaltación de la violencia y de las armas es difícil de superar. En el Ministerio de Defensa lo saben muy bien y no son pocos los esfuerzos que dedican a acercar el ejército a los posibles nuevos reclutas a través de herramientas audiovisuales. Sin embargo, no parece ser suficiente y en la estrategia de acercar el ejército a la juventud e incluso a los niños y niñas va más allá. Ha sido recientemente conocida su presencia en ferias de educación y de infancia, con estands en los que muestran la cara amable del ejército, con falsos mensajes de trabajo humanitario, atractivas condiciones laborales para un joven que recién acaba su formación obligatoria y aventuras en forma de tirolinas, paracaídas y demás actividades de controlado riesgo que son, evidentemente, un polo de atracción para cualquier niño o adolescente. No, en los estands no salen las víctimas de la guerra, ni los abusos que también los militares cometen en tiempos de guerra, ni se les informa de que podrían morir de manera violenta en el intento. Aun así, todo esto no es suficiente para conseguir suficientes nuevos reclutas dispuestos a cumplir el todo por la patria, que más que de la Guardia Civil, es propio del ejército. Pensándolo bien, ese todo por la patria da un poco de miedo. ¿“Todo por la patria”?, todo, todo, todo? Abu Grahib y demás torturas también? Sí, los españoles también lo hicieron, en Diwaniya.  Y bombardear a la población civil también? Invadir otros países también? Destrozar infraestructuras y sumir en el caos estados enteros también? Todo, todo, todo….

El caso es que el Ministerio de Defensa, no contento con todo lo que hace para promocionar el estamento militar, también ofrece juegos de guerra presenciales a niños y adolescentes. El caso que acabamos de conocer ha ocurrido en Asturias. Sendas noticias  Los ‘guajes’ de la guerraNiños que juegan a ser soldados nos informan con lógico estupor que 200 alumnos de cinco colegios han acudido al cuartel La Belga, en Siero a visitar al Regimiento “Príncipe” número 3. Si bien la visita en sí de niños ya sería criticable por la manipulación a la que se pueden ver sometidos en edades tempranas en un espacio en el que se promueven las opciones violentas para solucionar los conflictos, además del machismo, el pensamiento acrítico y demás características deshumanizadoras necesarias para convertir a razonables jóvenes en máquinas de matar si se da el caso. El caso es todavía más grave. A los niños, como se puede observar en la foto de los artículos mencionados, se les ofreció el manejo de armamento y jugaron un rato a  la guerra. Pero a la de verdad, a la de tener que matar al malo, al enemigo, un (suponemos) soldado que iba disfrazado de árabe, con un pañuelo conocido como “palestino”. Parece broma, pero es real.

Si una mezcla de estupor, indignación y rabia recorre el cuerpo del lector en este momento es que todavía no lo haría “todo por la patria”, afortunadamente. Pero analicemos ahora no la vertiente militarista que hay detrás de semejante despropósito, sino la cuestión de jugar a matar al palestino, al árabe o al “moro” o “musulmán” como se puede adivinar que dirían en aquellos momentos los mandos militares para animar a los jóvenes en su juego de guerra. Primero cabe decir sobre las posteriores declaraciones que justificaban el uso del pañuelo palestino como que “el malo en Afganistán, en Mali o en Irak es el talibán”, ni los talibanes visten con atuendo palestino, ni en Irak y menos en Mali hay talibanes. Segundo, si desde un punto de vista educativo es una irresponsabilidad la exaltación de la violencia y los valores militares, lo es incluso más la promoción de odios y fobias sociales, más delicado si cabe en estos momentos en que la islamofobia crece de manera preocupante entre la ultraderecha. Señores del Ministerio de Defensa, el juego es una herramienta básica en la educación. Es cierto que los soldaditos, los videojouegos o jugar directamente con armas no nos hace asesinos en serie, pero también es cierto que sirven para naturalizar la violencia, las armas y d la guerra, haciendo que sea más fácil su existencia y aceptación.  Además, como en este caso hemos visto, sirve para promover fobias que alimentan los conflictos presentes y futuros. La guerra no es un juego, no jueguen con la educación de nuestros niños y niñas

]]>
2016-04-20 09:49:38
<![CDATA[El bloc del Coscu - PROCÉS CONSTITUENT -1-]]>
La Comissió d’Estudi del Procés Constituent ha començat la seva feina parlamentària amb la compareixença de diferents persones que han reflexionat i escrit sobre aquesta qüestió.

És coneguda la polèmica sobre la seva constitució, de manera que, de moment, només participem en els treballs de la Comissió els Grups parlamentaris de JxSí, Catalunya Sí que es Pot i CUP. I també assisteix a les reunions el Partit Popular.

També és oportú assenyalar que les diferents forces partidàries d’iniciar un Procés Constituent (JxSí, CSQEP i la CUP) no compartim plenament la mateixa idea de què significa aquest Procés Constituent, però això no ha estat un obstacle perquè ens poséssim d’acord en la constitució de la Comissió d’Estudi.

La concepció de CSQEP parteix de dues premisses bàsiques:

El convenciment que el sistema econòmic, social i polític nascut de la transició de 1978 està esgotat en la seva capacitat d’organitzar satisfactòriament la convivència social al nostre país. Que aquest esgotament es manifesta en la relació entre Catalunya i l’Estat i en la forma d’Estat, però no només això. Que també existeixen evidències d’esgotament pel que fa al model socioeconòmic–en aquest aspecte el problema és compartit amb tots els països desenvolupats, especialment de la UE–. I també un profund esgotament en relació a les formes de participació política de la ciutadania.

El segon factor diferenciador d’altres forces polítiques partidàries del Procés Constituent és que per a CSQEP és determinant el paper que ha de jugar el referèndum com a l’única forma democràtica per conèixer quina és l’opinió de la ciutadania sobre la relació entre Catalunya i Espanya. I que, malgrat les dificultats per articular un referèndum, és l’única proposta viable, amb capacitat per generar un ampli consens a Catalunya, suscitar acord amb l’Estat espanyol i tenir efectes jurídics i polítics concrets.

Malgrat aquestes discrepàncies amb altres forces polítiques sobre la naturalesa del Procés Constituent i el itinerari que cal seguir, que tenen en la lectura dels resultats del 27S i en la Resolució del 9N els principals elements de conflicte, hem estat capaços d’iniciar els treballs amb diferents compareixences.

Mitjançant aquestes entrades al “Bloc del Coscu” aniré informant del que crec que són els elements més significatius de cada compareixença. És obvi que serà una lectura subjectiva, com totes. En tot cas, les persones interessades sempre poden consultar les transcripcions de les intervencions i les actes de les reunions.

La primera compareixença va ser la d’Albert Noguera, professor de Dret Constitucional de la Universitat de València, qui es va centrar a definir què és, al seu parer, un poder constituent, en què es diferencia dels poders constituïts i quines són les dues grans tradicions, l’americana i la francesa, i les seves diferències, especialment en el terreny de la participació directa i de la lògica representativa. I la diferència entre sobirania popular i sobirania nacional.

En segon lloc, va aprofundir en les diferents experiències i cultures de participació en els processos constituents contemporanis, i la seva aposta per un procediment de forta participació directa de la ciutadaniades del primer moment. I en relació a aquest aspecte, va destacar el paper que han tingut els referèndums com a mecanisme participatiu previ i legitimador de l’inici del Procés Constituent.   

En tercer lloc, va fer una certa classificació de les diferents experiències de processos constituents contemporanis, tot distingint entre aquells que han nascut de l’impuls del poder constituït, com és el cas de Bolívia o Equador, d’aquells en què l’impuls inicial ha estat de la ciutadania i ha estat posteriorment reconegut pel poder constituït, com podria ser el cas de Colòmbia l’any 1991. I una tercera tipologia són els casos de poders constituents que neixen d’actes d’insurrecció, com podien ser el de la Independència americana o la Revolució Francesa.

En aquest aspecte, el resum que vaig treure de la seva descripció metodològica va ser que els processos constituents o neixen d’un impuls del poder constituït, o d’un acord entre poder constituent i poder constituït, o bé de moments insurreccionals, en els quals el poder constituït és substituït pel nou poder constituent.

En el si de la compareixença d’Albert Noguera va sorgir la reflexió i el debat sobre el cas de Kosovo, que des d’algunes forces polítiques apareix com a exemple de reconeixement internacional que podria servir per a Catalunya.

És prou conegut el dictamen de la Cort Internacional de Justícia (CIJ), instat pel Consell de Seguretat de les NNUU a petició de Sèrbia.

Un dictamen que ha generat controvèrsia jurídica, però que acaba amb l’afirmació que la declaració unilateral d’independència de febrer del 2008 no és contrària al Dret Internacional.

Entorn d’aquesta qüestió, cal recordar que el procés de declaració d’independència de Kosovo no s’inicia amb la DUI o amb el dictamen de la CJI. Més aviat al contrari, aquests dos fets són el final d’un procés que té com a elements destacats la primera declaració d’independència de Kosovo del 1999 –sense cap efecte real–; el posterior conflicte militar; l’etapa de transitorietat, en la qual les NNUU adopten funcions d’administració del que era la Província Autònoma de Kosovo; la intervenció militar de l’OTAN sense autorització de les NNUU; i, en darrer terme, el que sembla més important per al desenllaç que va tenir el conflicte: la derrota de l’exèrcit serbi i el reconeixement internacional de Kosovo per part dels EUA i de bona part dels Estats de la UE, entre ells Alemanya.

La meva particular conclusió de la compareixença de l’Albert Noguera és que, fins ara, al llarg de la història els processos constituents o han estat impulsats pel poder constituït o han estat pactats amb el poder constituït o s’han imposat a partir de processos insurreccionals. I que fora d’aquests tres supòsits, no hi ha cap altra experiència. 

Si la primera compareixença va ser de mirada telescòpica, la de Ferran Requejo va ser més aviat microscòpica.

Va fer una descripció molt minuciosa dels diferents aspectes jurídics i polítics que cal tenir presents, començant per l’exposició de les diferents teories de la democràcia i teories sobre procediments deliberatius, recordant les diverses teories existents sobre legitimitat constituent. I la seva opinió sobre l’existència d’almenys nou pols diferents sobre processos constituents: el lliberal, el socioeconòmic, el nacional, el de l’ordre i la seguretat, el federal, el dels valors postmaterialistes, el cultural. Així fins a nou pols diferents, amb tensions entre ells.

De la seva intervenció, jo vaig retenir alguns aspectes a tenir presents.

Que el Procés Constituent ha de ser inclusiu, perquè ningú per si sol té resposta a tot, i per respondre al màxim de necessitats cal incorporar el màxim de mirades i aportacions.

Que el Procés Constituent ha d’escollir entre el que és principal i el que és secundari, perquè encarar tots els objectius al mateix temps pot portar a la paràlisi i al fracàs.

Sobre els processos constituents va identificar unes onze maneres diferents d’enfocar-los, a partir de l’experiència comparada.

En algun moment de la seva compareixença va aclarir que el Procés Constituent podia anar orientat tant a una nova Constitució com a la reforma de l’existent. I en aquest aspecte va citar l’experiència d’Irlanda, a la qual va dedicar bona part de la seva intervenció, destacant els moments de participació ciutadana dels moments de participació institucional. 

També va descriure les potencialitats que aporten les innovacions tecnològiques als processos de participació ciutadana i els diferents riscos existents, des de l’escassa participació de la ciutadania a la patrimonialització per petits grups, amb poca o nul·la legitimitat, que es poden apropiar del Procés.

Una conclusió seva es que cada país ha de construir el seu propi model de Procés Constituent, a partir de les seves pròpies experiències i de les que puguin ser útils d’altres casos.  

I en la part final de la seva intervenció, parlant de possibles escenaris per a Catalunya, va insistir en què no tenim referents al món d’elaboració d’una Constitució sense acord previ amb l’Estat. Millor dit, amb un no acord amb l’Estat.

I dibuixant un possible escenari per a Catalunya, Requejo va distingir entre una primera fase de participació ciutadana, d’identificació d’objectius i propostes que, segons ell, és possible fer-la dins de l’actual legalitat, del marc legal espanyol, i d’una segona fase, la institucional, que no és possible desenvolupar en l’actual marc constitucional espanyol.

Sobre la primera fase va dibuixar dotze ítems de procediment a tenir present per estructurar la participació ciutadana, descartant clarament l’exemple islandès.

Sobre la segona fase, la institucional, va recordar la   impossibilitat de procedir a la substitució d’una legalitat vigent per una altra legalitat, sense la existència d’un procés pactat o al menys reconegut pel poder actualment constituït, amb comentaris crítics sobre el procés usat per tramitar les tres lleis de desconnexió.

I una tercera fase, la final, referendària, que Ferran Requejo planteja que ha de ser sobre el total del text i no per blocs, per evitar maniobres partidistes.

En la segona sessió de la Comissió que celebrarem el proper dimarts 19, compareixeran Marco Aparicio Wilhemi, José Antonio Pérez Tapia i Joan Subirats.
]]>
2016-04-18 10:49:04
<![CDATA[Mundo Rural s.XXI - Pacto de estado por un mundo rural vivo. Empecemos por recuperar y aplicar la Ley 45/07 de Desarrollo Sostenible Del Medio Rural]]> Fernando Fernández Duch es técnico rural, participa en la Plataforma Rural y es asesor de Podemos. 

La situación dramática en la que se encuentra el medio rural y el sector primario y los retos a los que se enfrenta en el horizonte cercano, generan multitud de reflexiones y comentarios. Sin embargo, lo que se necesita de manera fundamental es voluntad política y acción institucional.  Durante la campaña electoral que precedió a las elecciones del 20D fue realmente difícil visibilizar esta situación a pesar de las propuestas y acciones desarrolladas por el conjunto de las organizaciones y colectivos sociales. Con posterioridad y en el escenario de la primera fase de las negociaciones,  el medio rural y el sector primario ha vuelto a ser uno de los grandes  ausentes del debate,  y el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos lo ha dejado absolutamente fuera del marco de los compromisos de legislatura. Sin embargo, y a pesar de esta negación por parte de las fuerzas políticas tradicionales, esta legislatura, vuelve a ser  esencial para el futuro, y representa un escenario de oportunidad que no podemos desaprovechar.

Hemos pasado 4 años de auténtico abandono. A pesar de los esfuerzos por camuflar los datos, las políticas de austeridad han tenido un impacto tremendo en la calidad de vida de la población en las zonas rurales y es que en un entorno tan vulnerable social y económicamente, cualquier medida de ajuste, tiene repercusiones más allá de la proporcionalidad aritmética. La reducción de profesorado, la disminución de las urgencias o de las especialidades, la reducción de los fondos destinados a la ley de dependencia,  la desaparición de medidas de fomento de la economía, o el absoluto retraso en las políticas y medidas de apoyo al desarrollo rural dejan a muchas zonas de la España rural en un auténtico erial. Por si fuera poco, Leyes como la Ley Montoro son un atentado directo a la gobernabilidad local fundamental en los pueblos de menos de 5.000 habitantes.

En este escenario, y con los datos que todas las instituciones y organizaciones  tenemos en nuestras manos, es absolutamente justificado la necesidad de un “Pacto de Estado por un Mundo Rural Vivo y por la Soberanía Alimentaria”. Un pacto que PODEMOS firmó el día 3 de diciembre de 2015 con un conjunto amplio de organizaciones articuladas en la Plataforma Rural, pero que además, podría hacerse extensivo perfectamente a otras plataformas que trabajan en el medio rural y con el sector primario. Muchas de estas redes participaron en la Jornada que el 17 de marzo se celebró en el Congreso de los Diputados  en torno a la aplicación de la Ley 45/07 de 13 de diciembre de desarrollo sostenible del medio rural y que fue convocada por esta fuerza política.

Caminar hacia la efectividad de este Pacto de Estado, no es tarea fácil. Sin embargo, consideramos que en este tema, existe un espacio común de entendimiento  en el cual las fuerzas progresistas y de izquierdas podemos movernos de manera constructiva.  Uno de estos puntos de encuentro está en la Ley 45/07 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural.  Una ley que nació con un amplio consenso de los diferentes actores sociales  y que a pesar de las dificultades de su puesta en marcha, comenzó su andadura hasta que en enero de 2012 el gobierno del Partido Popular la encerró  de nuevo en el último cajón de una Dirección General de Desarrollo Rural que desde entonces, se dedicó sin más a gestionar los escasos fondos que le llegaban de Europa sin desarrollar ninguna propuesta propia

La Ley 45/07 tiene entre otras muchas virtudes, la de significar la puesta en marcha de una Política Rural Nacional, al estilo de la que tienen otros países como Francia o Alemania,  que permitiera definir las estrategias  políticas y económicas necesarias para garantizar el futuro del medio rural con la suficiente autonomía nacional, pero también con la necesaria coherencia con los marcos europeos y con las necesidades y demandas locales que surgen de cada uno de los territorios.  La ley ofrece un marco político de actuación en el cual las prioridades se definen de manera participativa  por el conjunto de actores que intervienen en cada territorio, y en el cual se coordinan y se construyen de manera coherente las actuaciones y compromisos del conjunto de las administraciones competentes implicadas. Y es que estamos ante una ley de fomento, que además incorpora los principios de la planificación económica y del desarrollo.  Que incorpora un enfoque de desarrollo que relaciona aspectos sociales, económicos y ambientales, con acciones multisectoriales y multinivel. Una ley que exige corresponsabilidad de las administraciones y también de los actores sociales y económicos. En definitiva una ley para dar esperanza y trabajar activamente.

Evidentemente, la ley requiere de un nivel de gobernanza exigente que se plasma en su articulado a través de los mecanismos de planificación como son;  el Plan de Zona, que debe ser discutido y desarrollado por el conjunto de actores en cada una de las 219 zonas identificadas en su momento, Las Directrices estratégicas Territoriales de Ordenación Rural  que deben ser perfiladas por las Comunidades Autónomas, y el Programa Nacional de Desarrollo Rural Sostenible que debe ser elaborado a partir de lo anterior, y que debe establecer las actuaciones en un marco plurianual.  Todos estos compromisos, deben concretarse en los Convenios de Colaboración Interinstitucionales en los que cada parte define sus actuaciones y compromisos. Toda esta arquitectura, a pesar de sus dificultades y de las evidentes necesidades de actualización y mejora, fue puesta en marcha con un Programa que abarcaba 2010 – 2014 y que requería seguimiento y evaluación posterior y que terminó su andadura cuando el gobierno del Partido Popular lo encerró en el cajón del olvido

Un aspecto fundamental para la implementación de la Ley está en la definición de los Planes de Zona. Este proceso parte de la calificación de la zona territorial de aplicación establecida en el Capítulo II de la Ley y que delimita las zonas rurales en función de una serie de criterios en; zonas rurales a revitalizar, 105 zonas en las cuales son urgentes las actuaciones, zonas rurales intermedias, y zonas rurales periurbanas. Todas estas zonas deben ser identificadas y este proceso nos aporta un argumento más a la hora de defender la revitalización y aplicación de esta ley, y es que su cobertura abarcaría en torno a 7.100 municipios españoles, con un total aproximado de 10.579.281 habitantes, es decir en torno a un 20% de la población, pero que ocupa y gestiona el 84,5% del territorio del estado. Pocas leyes podemos decir que tengan un ámbito de aplicación como este y alcancen de forma tan extendida al conjunto del territorio. Sin embargo, una de las críticas a lo que fue la aplicación anterior de la ley y que deberíamos mejorar a futuro, fue la delimitación de estas zonas rurales sobre las cuales actuar, y es que evidentemente, se trata de construir gobernanza local rural, y para ello, la población de un territorio concreto debe ante todo identificarse con los límites territoriales sobre los que le proponen pensar, reflexionar y actuar. La delimitación de zonas en su día, no fue la más acertada, sin embargo, a todas luces, este aspecto es subsanable en el conjunto de los retos a los que nos enfrentamos.  La importancia social y económica en la delimitación de las zonas territoriales y en la elaboración de los Planes de Zona es crucial porque en ella radica la concreción de la metodología de desarrollo endógeno participativo que encierra la propuesta de la ley. El Plan de Zona pretende ser el instrumento que guíe el desarrollo de las actuaciones en esta zona en el periodo de referencia y debe contemplar el compromiso económico en el convenio de colaboración.

A estas alturas, nos faltaría por identificar algo absolutamente decisivo en el contexto económico en el que nos movemos desde que comenzó la crisis, hace ya casi 10 años. ¿Cuánto cuesta la aplicación de esta ley?  Las actuaciones a realizar se clasifican entre aquellas que son competencia de la Administración General del Estado,  las que son competencia de las Comunidades Autónomas y las actuaciones que se consideran de interés general. Las previsiones de los principales responsables entonces del impulso y aplicación de la ley,  y la memoria económica de lo que fue el primer Programa Nacional de Desarrollo Rural  eran conservadoras, pero hablaban de la necesidad de una financiación extra al año de unos 600 millones de euros, es decir, de unos 3.000 millones en todo el periodo, que más los 1.810 millones previstos, sumaban en torno a 4.200 millones. Parece desde luego  una cantidad asumible si pensamos en los datos de cobertura que antes hemos planteado y si consideramos que con este presupuesto ponemos en marcha y arrancamos un compromiso político firme por el Futuro de nuestro medio rural. Para añadir elementos de reflexión a este argumento, no podemos olvidarnos que recién hemos comenzado a aplicar el Programa de Desarrollo Rural Nacional para el periodo 2014 – 2020, y que parte con dos años de retraso, y que supone 8.297 Millones de Europa para el periodo de financiación FEADER y un  gasto público total de 13.100 Millones de Euros, que si estuvieran enmarcados en una estrategia coherente y consistente de desarrollo rural tendrían desde luego un impacto mucho mayor.

Llegado a este punto, no podemos sino pensar que es posible y necesario, que es urgente y justo y que es determinante para nuestro futuro común de desarrollo sostenible, retomar con responsabilidad este Pacto de Estado que supone el marco de la Ley 45/07 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural para comenzar a reconstruir la esperanza y la alternativa en un modelo de desarrollo que empiece por reconstruir los puentes rotos entre el medio rural y el medio urbano.

]]>
2016-04-17 09:19:58
<![CDATA[¡Eureka! - Un dron español jubila al espantapájaros]]> dron

Por Christian González

Más allá de lo simbólico de la figura, presente en la literatura y en el imaginario común, el espantapájaros es un elemento muy necesario en ciertos tipos de agricultura por el daño que las aves pueden infligir a las cosechas. Hace tiempo que perdió su forma humana y se ha intentado conseguir su efecto disuasorio con muchas técnicas, desde montajes con piezas de aluminio reflectantes, hasta complejos sistemas que disparan escopetas con gas propano para hacer ruido.

Pero su jubilación definitiva ha llegado de la mano de un dron español. La empresa Fobos Solutions ha creado un UAV (vehículo aéreo no tripulado) biomimético que imita a la perfección el aspecto y el comportamiento de un ave rapaz. Sus servicios pueden ser muy útiles, no sólo en cultivos, sino también en piscifactorías o aeropuertos, donde la presencia de aves no es bien recibida.

Marcos Carrera, al frente de la compañía, explica su los detalles de su concepción. “Fobos es el dios del pánico. Deimos, el del miedo. A diferencia de los métodos tradicionales que tratan de provocar el miedo en las aves cuando ven un espantapájaros o escuchan un ruido, nosotros nos hemos basado en el pánico natural de los pájaros a un depredador”, explica.

“Lo que hemos hecho es crear un avión no tripulado que imita a un ave rapaz en vuelo y que lleva una serie de sensores que multiplican ese efecto con sonidos. El vuelo es exactamente igual al que hace un  depredador, con sus movimientos y formas de atacar, y además imita el sonido de pánico que hace la especie atacada, con lo que sus congéneres piensan que alguno ha dado la voz de alarma. El realismo es total”.

El aparato nace de una patente desarrollada por investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Estación Biológica de Doñana, adquirida y desarrollada técnica e industrialmente por Fobos Solutions.

“Hasta 4.000 euros al día en pérdidas”

El espantapájaros del futuro viene a remediar varios problemas, ya que la presencia descontrolada de aves puede crear un grave perjuicio económico y de seguridad en diversos campos. Carrera pone algunos ejemplos: “Hemos trabajado en la fresa, en Huelva. Algunas empresas con las que hemos colaborado nos han asegurado que en fincas de 200 hectáreas llegaban a perder 4.000 euros al día por este problema”.

Las piscifactorías también sufrían este problema: “Un cormorán puede comer en torno a 400 gramos de pescado al día. Y hemos visto algunas piscifactorías con 300, 500 y hasta 1.000 individuos. Además las deposiciones de las aves también pueden contaminar el pescado. También hay que tener en cuenta que la presencia de pájaros estresa al pescado, que al ver al depredador encima, puede que no suba a comer, crezca menos, etc.”

Sus creadores insisten además en lo sostenible de su solución: “Ha sido desarrollado en la estación de Doñana, por lo que es totalmente ecológico. Lo que hacemos es espantarlo y controlar la población, no los perdemos”.

Fobos Solutions opera desde Vigo, donde tiene nueve trabajadores, y desde donde se desarrolla toda la ingeniería. La empresa también desarrolla otros tipos de drones y sistemas de vigilancia.

Su producto estrella ha sido financiada totalmente por capital privado “no hemos recibido ni una sola ayuda, de hecho alguna ha sido rechazada”, asegura Carrea. Y ya se está vendiendo fuera de España: “Hemos conseguido los primeros contratos para exportarlos. Y el interés en latinoamérica es brutal, de hecho ya tenemos los primeros perdidos”.

Fobos Solutions busca ahora mejorar los servicios que ofrece incorporando sistemas capaces de procesar imágenes y tomar decisiones desde el propio vehículo en tiempo real, sin necesidad  de transmitirlas a un servidor ni de almacenarlas en una memoria. Cuando lo consigan habrán conseguido no sólo jubilar al espantapájaros, sino también hacerlo inteligente.

]]>
2016-04-17 08:09:47
<![CDATA[Asaltar los Suelos - Miente, miente, que nos siguen votando]]> Cuando pensábamos que ningún caso de corrupción podía sorprendernos, llegan los Papeles de Panamá y nos volvemos a quedar con la boca abierta. Miles de personas ocultando capitales en Panamá: futbolistas, políticos, artistas y un largo etcétera. Muchos de ellos se daban golpes en el pecho para defender su orgullo por ser españoles, pero resulta que a la hora de tributar perdían su amor por España. De entre todos los casos, hay uno que es especialmente grave por su vinculación con el Gobierno y por cómo ha ido quedando en evidencia según se descubrían las mentiras que soltaba para evitar el escándalo: los papeles del Ministro de Industria, Energía y Turismo, Jose Manuel Soria.

El pasado lunes día 11 El Confidencial publicó que Soria figuró como primer director (durante dos meses) de una sociedad de Bahamas activada el 22 de septiembre de 1992 e incorporada a los registros de ese paraíso fiscal por el bufete Mossack Fonseca.

El mismo lunes por la tarde, el Ministro convocó una rueda de prensa para decir que “UK Lines es una empresa 100% inglesa que prestaba servicios de asistencia en puerto en el Reino Unido y que nunca tuvo ninguna relación de vínculo ni accionarial, ni de responsabilidad, ni de dirección, ni de ningún otro tipo”, que su vinculación con dicha empresa “es rotundamente falsa” y que nunca había tenido “ningún tipo de relación personal con esa empresa”.

Al día siguiente por la mañana, declaró que “nunca nadie, ni yo, ni ningún miembro de mi familia ha tenido relación ni de tipo accionista, ni de socio, ni de dirección, ni de absolutamente de nada”.

El mismo día por la tarde, se contradijo con todo lo declarado por la mañana al admitir que su padre fundó la empresa y fue copropietario como socio de Manuel Kadi hasta el día en el que murió (1990), momento en el cual este último paso a ser propietario del 100% de la empresa. A esto añadió que se había enterado esa misma mañana de que él constaba como secretario de UK Lines, que el que aparezca como tal en el Registro Mercantil Británico “es un error”, que no recuerda como Kadi se hizo con el 100% de las acciones y que no sabe si él mismo heredó acciones.

En tan sólo 48 horas encontramos todas estas contradicciones. Adicionalmente, declaró que no tiene vinculaciones con UK Lines, pero si con otra empresa familiar llamada Oceanic Lines LTD, de la que dice que se desvinculó en 1995. Pero resulta que, según el documento publicado por El Mundo, Soria firmó el acta anual de la sociedad UK Lines en 1990, a lo que hay que añadir que la empresa Oceanic Lines estaba participada en un 80% por otra sociedad opaca con sede en la isla británica de Jersey. Incluso, se ha desvelado que Soria tenía empresas en paraísos fiscales mientras se dedicaba a la política, a pesar de haberlo negado en repetidas ocasiones.

Mentira tras mentira, el cerco sobre Soria se iba reduciendo con documentos en los que aparecía su nombre y su firma. Tanto cuando no estaba en primera línea de la política, como cuando era alcalde de Las Palmas.

Sin embargo, lo peor de todo esto no es que Soria no pare de lanzar mentiras para quitarse la losa de los papeles de Panamá de encima. Tampoco el hecho de que el Ministro que le puso un impuesto al Sol no sea capaz de tributar en España. No. Lo peor de todo esto es que mientras que el Primer Ministro Islandés dimitió a las 48 horas de haber sido involucrado en los Papeles de Panamá, nosotros llevamos observando casi dos semanas la indignante sucesión de mentiras del Ministro Soria sin que ocurra nada.

Cajas B, remodelaciones en negro, financiación ilegal, Trama Gürtel, Trama Púnica, Caso Noos, Ayuntamientos con todos los concejales investigados, tarjetas black… ¡y ahora los Papeles de Panamá y nada ha cambiado en el Partido Popular! Siguen escondiendo a sus cabezas más poderosas en el aforamiento de sus cargos sin que esto les pase la más mínima factura política. Parece que sus votantes han normalizado que la corrupción es algo estructural dentro del partido y que no hay que dejar de votarles por ello, y claro, lo peor de esto es que asumir la corrupción y no castigarla nos condena a seguir siendo gobernados por gente que no tiene el más mínimo problema en meter la mano en la hucha de todos.

 

]]>
2016-04-15 08:39:04
<![CDATA[Un poco de ciencia, por favor - El circuito integrado: la tecnología que cambió nuestra vida]]> Ignacio Mártil
Catedrático de Electrónica. Universidad Complutense de Madrid, miembro de econoNuestra

1. Antecedentes: el cuello de botella del transistor
Al poco tiempo de aparecer en el mercado el transistor, cuya historia he descrito en un reciente artículo publicado en este mismo blog, este dispositivo se reveló como el sustituto fiable y seguro de la válvula de vacío, tanto tiempo añorado y buscado, y se convirtió rápidamente en la clave para el funcionamiento de productos comerciales de electrónica de consumo, centralitas telefónicas, los primeros ordenadores, etc. Al incorporarse a estos últimos, pronto se vio que se necesitaban fabricar cada vez más reducidos de tamaño. En efecto, cuando se empezaron a diseñar ordenadores de gran complejidad, enseguida se vio que se necesitaba cada vez un mayor número de transistores, por lo que reducir su tamaño se convirtió en una prioridad. Y ahí es donde el transistor estuvo a punto de morir de éxito, al poco de nacer, puesto que había un límite en cómo de pequeño se podía hacer cada uno, debido a que después había que conectarlos entre sí para que funcionaran y miles de transistores juntos necesitaban cientos de miles de cables de interconexión. Imposible e inviable prácticamente, ya que los transistores tenían un tamaño que estaba en el límite de lo que las manos y las pinzas con las que se manipulaban podían manejar.

Algunos científicos empezaron a pensar que la solución pasaba por hacer todo el circuito y sus componentes (transistores, resistencias, condensadores e interconexiones entre ellos) en una única pieza de semiconductor. Pensaron acertadamente que si todos los elementos del circuito se pudieran hacer en un solo bloque, todas las partes se podrían hacer mucho más pequeñas, con lo que se podrían realizar equipos electrónicos de gran complejidad, de tamaños compactos y fiables en su funcionamiento. Esa solución es lo que hoy día conocemos como Circuito Integrado (en lo que sigue, CI). Describo a continuación la historia de la invención y su posterior desarrollo [1].

2. 1958: el año en que nació en Circuito Integrado
La idea del CI la tuvieron, de manera independiente y casi simultánea, dos científicos de dos empresas rivales: Jack Kilby (Texas Instrument) y Robert Noyce (Fairchild Semiconductors). En julio de 1958, a poco de entrar a trabajar en Texas Instruments, Jack Kilby imaginó que todas las partes de un circuito electrónico y no sólo el transistor, podrían ser fabricadas sobre una misma pieza de silicio, con lo que todo el circuito en su conjunto sería más pequeño y más fácil de realizar. El 12 de septiembre, Kilby ya había construido un prototipo y en febrero del año siguiente, Texas Instruments presentó una patente del mismo, al que denominó “Circuito Sólido”.

En enero de 1959, Robert Noyce, uno de los fundadores de Fairchild Semiconductors, tenía ideas parecidas a las de Kilby, también se dio cuenta de que todo un circuito electrónico podría hacerse en una pieza única de semiconductor. Además, Noyce incidió especialmente en cómo conectar los elementos entre sí, aspecto que Kilby había dejado de lado en su invención. A la idea de Noyce la denominaron “Circuitos Unitarios” y también solicitaron una patente. Como estaban al corriente de la patente de Texas Instrument, escribieron una muy detallada, con la esperanza de no infringir la de Texas Instrument. La imagen muestra los dispositivos ideados por Kilby y por Noyce:

Primeros CI

Izquierda: Circuito Sólido, el invento de Kilby; contenía un transistor, una resistencia y un condensador. La esquina inferior derecha muestra el dispositivo a tamaño real (~1,5 cm). Derecha: Circuito Unitario de Noyce; incorporaba 4 transistores y 5 resistencias. Las líneas que surcan la superficie son finas pistas metálicas de aluminio depositadas en la superficie que permiten conectar los componentes del circuito entre sí. El diámetro es similar al de una moneda de 2 euros (~2,5 cm)

El 25 de abril de 1961, la oficina de patentes de EEUU concedió la primera patente para un CI a la invención de Robert Noyce mientras que todavía mantuvo bajo análisis la solicitud de Kilby, aunque fue la que se presentó en primer lugar. La historia posterior fue un litigio por la autoría original de la invención que duró años, hasta que ambas compañías decidieron compartir sus tecnologías y durante un breve tiempo, fueron los líderes del mercado de los CIs. La fundación en 1968 de Intel Corporation propició un cambio de liderazgo, liderazgo que dicha empresa mantiene en la actualidad.

Hoy en día toda la comunidad científica reconoce a Kilby y Noyce la autoría del CI, que es como los denominamos desde entonces. Kilby recibió el Premio Nobel de física del año 2000, galardón que no pudo obtener también Noyce al haber fallecido en 1990.

3. Desarrollo del Circuito Integrado: la ley de Moore
El CI experimentó un desarrollo sin precedentes en los siguientes años, impulsado principalmente por el programa espacial y la industria militar de los EEUU. En efecto, en 1961 Fairchild Semiconductors comercializó su primer CI, que se instaló en las calculadoras del ejército de los EEUU y en 1962, Texas Instrument comercializó el suyo, que se instaló en aviones de la fuerza aérea del mismo país y en el sistema de guía de los misiles Minuteman, uno de los programas de armamento más costosos de la historia militar.

Fruto de estos avances motivados por la Guerra Fría, se fabricaban CIs cada vez más complejos y con mayor número de transistores. Si los primeros CIs integraban unas pocas decenas de transistores, muy pocos años después ya se comercializaban CIs con miles y decenas de miles y hoy día, hay CIs con miles de millones de transistores. El aumento del número de transistores por CI sigue desde entonces una tendencia conocida como Ley de Moore, debida al científico Gordon Moore que la enunció en fecha tan temprana como 1965. Dicha ley constata que el número de transistores que tiene un CI se duplica cada dos años. La figura muestra dicha evolución:

ley-de-moore1
Ley de Moore. Se muestran procesadores de la marca Intel para ilustrar como la cumplen los CI de mayor implantación en el mercado de los ordenadores. La escala vertical es logarítmica.

4. Los Circuitos Integrados en la actualidad
Aumentar de manera tan descomunal en número de transistores en un CI ha sido posible gracias al gran desarrollo que ha experimentado su proceso de fabricación; la tecnología microelectrónica ha incorporado procedimientos que recuerdan parcialmente a la fabricación en cadena de los automóviles, de manera que sobre una única oblea semiconductora de silicio, se replican simultáneamente un gran número del mismo circuito completo. Este procedimiento consiste en esencia en la impresión de múltiples patrones geométricos en la superficie del silicio, que permiten definir cada uno de los dispositivos que lo integran, seguido de un depósito selectivo de diversos materiales aislantes y conductores, para interconectar adecuadamente entre sí los distintos componentes del CI, pasos que se repiten sucesivamente gran número de veces hasta completar el CI [2].

La incorporación de cada vez mayor número de transistores en un chip de un tamaño de muy pocos centímetros cuadrados, lleva aparejado reducir las dimensiones de cada transistor a unos valores asombrosamente reducidos. La figura muestra una oblea semiconductora con los CIs fabricados en ella, así como imágenes obtenidas por microscopía electrónica de dos transistores como los que incorpora cada uno de los CI:

Imagen1 (4)

Izquierda: Oblea de silicio de 30 cm. de diámetro, con 118 CI. Derecha: imágenes de los dos tipos de transistores que componen un CI moderno (Bipolar y MOSFET)
1 nm = 0,000000001m.

La reducción del tamaño de los transistores en los CIs, así como el desarrollo de la tecnología de su fabricación, tiene consecuencias de toda índole, tanto en el coste como en sus prestaciones. Si los CI se fabricaran de forma individual, su precio sería prohibitivo, pero el procedimiento de fabricación descrito permite abaratar los costes unitarios drásticamente, de forma que si un transistor costaba a finales de los años 50 del orden de 100 € (a precios actuales), hoy día los CIs más complejos, con miles de millones de transistores en su interior, tienen unos precios del orden de 1000 €, con lo que el coste de cada transistor es insignificante.

Para hacerse una idea de lo que supone la reducción del tamaño de los transistores, tanto en su precio como en alguna de sus prestaciones, se puede establecer una comparación con lo que habría sucedido si los automóviles hubieran experimentado una evolución similar en su tamaño y características a la de los CIs. La tabla lo muestra:

Imagen1

Valores de velocidad, peso y precio que tendría un automóvil en la actualidad si hubieran evolucionado de manera similar a como lo han hecho los CIs. Fuente: Elaboración propia; el Seat 600 se empezó a fabricar en 1957, un año antes que el CI; su precio esta actualizado al día de hoy.

Todo indica que la ley de Moore está llegando a su final, debido a la imposibilidad física de construir transistores más pequeños que los actuales; pero esto no significa que el progreso en los CI se vaya a detener, basta con pensar en la industria aeronáutica y en lo que ha sucedido con los aviones militares en los últimos 50 años. El F-22 Raptor, el avión de combate más avanzado de la fuerza aérea de los EEUU, alcanza una velocidad máxima similar a la del F-104 Starfigther, caza que se incorporó al arsenal de ese país en 1958, pero son aviones radicalmente diferentes: aviónica, materiales de construcción, prestaciones en vuelo, etc. Con los CI pasará algo parecido, la innovación continuará sin ninguna duda, pero será más matizada y compleja.

En la actualidad, los circuitos integrados se utilizan en toda clase de equipos electrónicos y han revolucionado campos tales como las comunicaciones, proceso de datos, imagen, medicina, etc. Encontramos CIs en ordenadores (de mesa o portátiles), tablets, teléfonos móviles, Televisores, CD, DVD, Blu-ray, equipos de diagnóstico médicos (TAC, RMN), automóviles, control de tráfico aéreo (Radar), etc. Toda esta revolución ha sido posible gracias al enorme desarrollo y los bajos costes de los CI. La sinergia entre CI y algunas aplicaciones específicas, principalmente ordenadores personales y telefonía móvil ha propiciado un desarrollo simultáneo, de manera que unos y otras son inconcebibles e inseparables entre sí.

La industria microelectrónica mueve cientos de miles de millones de dólares al año y los principales fabricantes del mudo se localizan principalmente en EEUU y Asia:

Imagen2

Ranking y ventas de los diez primeros fabricantes del mundo de CIs, en miles de millones de dólares. Fuente: IC insigths. La facturación de los diez es similar al PIB de Portugal.

Para finalizar, una comparación que ilustra la “población” de transistores que tiene un CI: el país más densamente poblado de la Tierra es Mónaco, con 2 km² de extensión y 36.000 habitantes, lo que supone 18.000 personas/km². El Intel Core i7, chip que está incorporado a los ordenadores más recientes, es un cuadrado de 3,75 cm de lado (poco más de 14 cm² sw aupweficie) y contiene 1.170 millones de transistores, es decir, unos 85 millones de transistores/cm² [3]. ¿Realmente Mónaco está muy poblado?
_________
[1] Al Circuito Integrado también se le conoce con el nombre de “chip”. En este artículo, mantendré la denominación original.

[2] La clave para replicar el mismo CI gran número de veces sobre la superficie de una oblea de silicio es una técnica denominada fotolitografía. El lector interesado puede consultar este artículo para conocer los detalles de la misma.

[3] Datos del Intel Core i7 980x, con 6 núcleos.

]]>
2016-04-15 07:19:57
<![CDATA[Las carga el diablo - Por qué seis millones seguirán votando al PP]]> elperiodico del 14 de abril de 2016lavanguardia del 14 abril 16No caben en las primeras páginas. Rebosa la corrupción hasta el punto que no entra ya en los periódicos. Inmejorable coartada que este jueves 14 de abril salvó a José María Aznar de las portadas de la prensa madrileña, pero no de la catalana. “Aznar, cazado por Hacienda“, titulaba El Periódico de Catalunya; “Hacienda multó a Aznar por eludir el pago de impuestos“, contaba La Vanguardia a cuatro columnas. Ni rastro de esta noticia en la primera de El País, que prefirió apostar por una foto de Pedro Sánchez en la Feria de Sevilla, en la caseta de la cadena Ser, acariciando al bebé de una Susana Díaz rigurosamente uniformada con vestido de gitana verdiblanco. Tampoco el ABC, ni El Mundo, ni La Razón, se hicieron eco en sus primeras de las trampas a Hacienda de José María Aznar, ocho años presidente del gobierno de este país. Del mutismo de Televisión Española, ya ni hablamos. Pero hay que entenderlos: no les cabe tanta corruptela, tanta picaresca institucionalizada. Y además, tenían que hablar de la victoria del Atlético de Madrid en la Champions, que pasa a semifinales después de propinarle un histórico baño al mismísimo Barça. Por mucho que se quiera, es que no queda sitio.elpais 14 de abril 16

Se les amontona tanto la faena, que el periódico que dirige Antonio Caño no encontró hueco este jueves (tampoco lo había encontrado en días anteriores) para hablar del atribulado José Manuel Soria, ministro en funciones de Industria, Energía y Turismo ni de su díscola firma, aficionada ella a pasearse por distintos paraísos fiscales sin que la frágil memoria de su dueño fuera capaz de recordarlo. Este viernes ya sí que aparecía el asunto en la primera de El País. A dos columnas titula: “El Gobierno abandona a Soria tras conocer su sociedad opaca“. Una sociedad opaca de la que los lectores del “periódico global”, salvo que hubieran recurrido a informarse por otros medios, no tenían la menor idea. Más abajo, en el subtítulo, hacen encaje de bolillos: “La revelación de que fue administrador de una sociedad en un paraíso fiscal -escriben- deja al ministro en una situación política crítica“. Y al periódico en una situación ridícula y esperpéntica, porque dotan de importancia el desenlace de un asunto que hasta el día anterior trataron como historia menor, o directamente ni trataron. No les cabía, no les cabe a los abc otra entrega del 14 de abrillarazon. del 14 de abril 16pobres periódicos tanta corrupción en sus páginas. Y mucho menos en la primera. Al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, ha faltado tiempo para lincharlo, pero Aznar o Soria son otra cosa. Como Rita Barberá, que ahí continúa ella, aforada  e inasequible al desaliento, enfundada en sus modelitos rojos ya sea en el Senado, en sus ruedas de prensa valencianas o en su comparecencia en Mallorca como testigo del caso Nóos, donde a un cuñado y yerno de rey es posible que acabe cayéndole la del pulpo.  Con tantas historias es difícil saber por dónde va el hilo. Yo, la verdad, hace mucho tiempo que, apenas me despisto un poco, me pierdo.

Pues bien, éramos pocos y parieron los papeles de Panamá. Menuda ristra de pícaros y tramposos, menuda macedonia de frutas. Los hay para todos los gustos, de todos los colores, texturas, rango y condición: Vargas Llosa, Bertín Osborne, Lionel Messi, Pedro Almodóvar… Aparece todo esto justo cuando hay overbooking ya de casos abiertos en audiencias provinciales y juzgados de instrucción de todo el país. Rebosan, no caben todos. Es la consecuencia de un trabajo intenso en los últimos cuatro años de fiscales, jueces, policía y guardia civil, de tanta casa y tanta sede como hemos visto registrar, de tanto cargo público como hemos visto entrar en coches o furgones policiales, unos a pecho descubierto, otros compungidos y otros intentando ocultar su cara y su vergüenza tras un abrigo o una manta amiga.

La palma en el ranking, por número de empurados, se la lleva el PP. En cantidad y en “calidad”. Y aún así, las encuestas continúan reflejando que los populares volverán a ser el partido más votado si se repiten elecciones en próximo 26 de junio ¿Usted lo entiende? Yo no. Pero como la realidad está para entenderla y no para modificarla a nuestro antojo, lo voy a intentar. Permítaseme en primer lugar una conclusión a mi juicio lógica. Si, como nos dice Carlos Enrique Bayo en Público, más de seis millones de personas están dispuestas a votar de nuevo el 26-J al partido más enfangado de corrupción en toda nuestra historia, cabe deducir que tal comportamiento no les resulta reprobable a estos presuntos votantes, ni tampoco parece que les preocupe excesivamente si quienes nos gobiernan continúan robando a manos llenas.

¿Son tontos? No creo, nuestra literatura nos lo explica muy bien: en El Buscón, el Guzmán de Alfarache, La Celestina, El Lazarillo de Tormes… los clásicos siempre ayudan a que nos comprendamos mejor a nosotros mismos. Y el comportamiento del electorado que se empeña en continuar votando a los ladrones me recuerda aquel famoso episodio del Lazarillo en que el ciego le propina una contundente bofetada a Lázaro cuando descubre que el muy truhán se está comiendo de tres en tres las uvas del racimo que habían acordado compartir “¿Cómo os habéis dado cuenta, pregunta Lázaro, si no podéis ver?” “Muy sencillo, le respondió el amo, porque yo me las estoy comiendo de dos en dos, y tú no has dicho nada”.

J.T.

]]>
2016-04-15 03:10:09
<![CDATA[Ciudadana en el Congreso - El Podemos legislador]]> El poder legislativo es uno de los tres poderes del Estado. Legislar es una de las principales tareas encomendadas al Parlamento, junto con la aprobación de los Presupuestos Generales y la acción de control al Gobierno.

Nada más arrancar la legislatura, Podemos se puso en modo legislativo, y registró en el Congreso de los Diputados su iniciativa estrella, la llamada Ley 25.

Ayer se debatía su toma en consideración. Esta proposición de ley de emergencia social de Podemos pasó a tramitarse porque el grupo socialista la apoyó. Pero decaerá en 15 días —ni siquiera podrá agotarse el plazo de enmiendas—, y no será ley si Podemos no apoya un Gobierno que la lleve a cabo y evitamos la disolución de las Cortes y nueva convocatoria electoral. Nosotros, desde el Partido Socialista, votamos con Podemos para corregir las políticas de Rajoy, mientras Podemos vota para mantener a Rajoy en la Moncloa.

Coincido en el análisis de situación del que parte esta iniciativa, precisamente por eso desde el PSOE proponemos un cambio de gobierno, un gobierno de progreso que acabe con la desigualdad y el sufrimiento que están viviendo millones de personas en nuestro país como consecuencia de las políticas del PP.

Advierto que eché de menos en la intervención del portavoz de Podemos la mínima crítica al Gobierno de Rajoy, que tanta desigualdad y pobreza ha generado en estos 4 años. A veces pienso que no tienen claro quiénes son los adversarios o qué políticas hay que combatir.

Entrando en el contenido de la ley, fue unánime la coincidencia de todos los grupos parlamentarios en advertir la falta de rigor y las carencias  de la iniciativa.

Criticar es más fácil que legislar. Una ley es algo muy serio; afecta a millones de personas. El Sr. Iglesias y los 57 diputados que firmaron esta ley deberían haber pensado antes que ya no son sólo tertulianos de televisión. Ahora están en el Congreso de los Diputados representando a los ciudadanos. Esto no va de titulares. Esto va de legislar. Y esta iniciativa deja mucho que desear.

Se trata de una ley que habla de emergencia social y de desarrollar el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos pero que finamente solo aborda 3 cuestiones —asistencia sanitaria, vivienda y suministros energéticos— y lo hace además de manera incorrecta, sesgada e ineficaz. No regula planes de choque para el empleo, la protección social al desempleo o el ingreso mínimo vital. Nada tampoco en relación a la atención a la pobreza infantil o a la desprotección de las personas dependientes. No se puede considerar una propuesta seria si no contempla la dotación presupuestaria necesaria. Decir que la gestión de la situación de emergencia social, la prestación de servicios públicos, la atención sanitaria o farmacéutica no cuesta dinero es engañar a la ciudadanía.

Sobre la protección del derecho a la salud, la propuesta de Podemos no recupera la asistencia sanitaria universal, lo deja en la indefinición. O en materia de vivienda, lejos de esta propuesta quedan las exigencias de dación en pago retroactiva y paralización de los desahucios por causas sobrevenidas. Para proteger la garantía de los suministros energéticos básicos, de nuevo nos preocupa quién paga. Parece mejor, más justo y más equitativo financiarlo a través de los PGE, que el que se hagan cargos las empresas suministradoras que después lo cargarán en las facturas del resto de consumidores.

Apoyamos esta ley a pesar de todas sus deficiencias porque tenemos la preocupación y la prioridad de atender la emergencia social en nuestro país. Pero no entendemos qué le lleva al señor Iglesias a no sumarse a un gobierno de cambio para, no solo aprobar esta ley, sino también para crear el Ingreso Mínimo Vital, aumentar la protección a los desempleados, subir el Salario Mínimo o atender de verdad la emergencia social.

Están a tiempo para no ser recordados como el Podemos “bloqueador”.

]]>
2016-04-13 18:19:41
<![CDATA[Recuperar el presente - Varoufakis: “Una buena sociedad no es compatible con el capitalismo”]]> Europa ha sido seducida y raptada. En la antigüedad, por Zeus, dios todopoderoso, transformado en toro, tal y como nos cuenta el mito. En la actualidad, por los todopoderosos mercados, transformados, en este caso, en la Troika. Lo que antaño fue un mito, ahora es una violenta realidad, de la cual Grecia también es el escenario principal. Paradójicamente, el país heleno ha tenido que renunciar a la democracia para adaptarse a las imposiciones políticas y económicas de un organismo supranacional, la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

Las políticas de austeridad han demostrado que la Unión Europea ha convertido al ciudadano en un instrumento del poder. Y es que el espejismo del mercado común nos había ocultado un diseño cruel y manipulador, en el que las ganancias se comparten y las desgracias se sufren a solas. Desigualdad e insolidaridad.

A pesar de que conceptos como justicia social o democracia radical hoy han sido convertidos en traición a un “supuesto beneficio común”. Hoy el desafío implica fortalecer la democracia ante la Unión Europea, que se empeña en contenerla e identificarla como amenaza. Pero el enemigo es el de siempre, el poder económico.

Yanis Varoufakis vivió el rapto en primera persona, como ministro de economía griego. El resultado de su lucha no fue satisfactorio: Grecia no pudo, ni con el apoyo democrático de su población, vencer a la Troika. Desde entonces traza alianzas por toda Europa para desvelar que la estabilidad financiera, el déficit, los superávit… no deben imponerse nunca ante la pobreza, el hambre y la infelicidad de las personas.

Gerardo Pisarello comparte y milita en esta decisión. Barcelona en Comú, fuerza p00olítica emergente de izquierdas, ha tomado el timón del Ayuntamiento de Barcelona. Y es que es, desde el poder municipal, donde se pueden alcanzar, a corto término, las primeras victorias, ya que en el eslabón más bajo de la administración se puede ejercer un control más democrático del poder.

Esta es la tarea a la que nos encomiendan Yanis y Gerardo en este libro. Un libro que, sin tecnicismos ni pretensiones académicas, desgrana y explica con precisión, no solo qué debemos hacer, sino cómo revertir esta deriva hacia dictadura de los mercados y la deshumanización de la política.

Os invitamos a participar en el cambio.

Varoufakis: “No podremos civilizar nunca el capitalismo, pero lo podemos estabilizar”

Extracto de la conversación entre Gerardo Pisarello y Yanis Varoufakis

Gerardo Pisarello: Como sabes, aquí —e imagino que también en Grecia—, pero en todo caso aquí en España y en Cataluña, tenemos una discusión en la izquierda sobre el euro. Hay mucha gente que defiende una salida de esta moneda única. Sé que tú no compartes esta perspectiva: que crees que no es viable tener el euro como una moneda única, pero que podría ser una moneda común, compatible con otros sistemas monetarios locales. Me interesaría conocer más detalles sobre esta idea.

Yanis Varoufakis: Empecemos por el principio. La arquitectura del euro tiene un diseño terrible. Si nos fijamos en cómo fue construida, es horrible. Nunca deberíamos haberla construido tal y como lo hicimos. Por lo tanto, a todos aquellos que critican el euro, les digo que yo tengo aun mayores críticas que las suyas. Pero esto no quiere decir que, a pesar de que tenga un diseño terrible, la solución deba ser huir al pasado, y volver a la peseta, al dracma, a la libra irlandesa, al marco alemán… La historia no es reversible. Una vez has creado el euro, no hay vuelta atrás. Puedes, pero no vas a volver a la situación en la que hubieras estado si no hubieses creado el euro. Te precipitarías por el precipicio.

Significaría crear una nueva divisa, lo que llevaría aproximadamente un año, para después volver a devaluarla. Y sería catastrófico, porque si avisas a los inversores con tanta antelación, lo liquidarán todo, sacarán el dinero anticipándose a la devaluación.

Los países actuales que denomino con superávit del norte de Europa y de Europa central verían cómo se dispara el tipo de cambio y aumentaría el desempleo del actual sector de trabajadores pobres existente en Alemania. En los países del sur, Francia incluida, se produciría una caída de la actividad económica y un aumento de la inflación por el precio de las importaciones. Tendrías una nueva versión, una versión moderna, o postmoderna, de los años treinta, con fragmentación, una nación enfrentándose a la otra, con devaluaciones competitivas, y una gran depresión de nuevo recorriendo Europa. Todo lo que quedaría al este del Rin y al norte de los Alpes se convertiría en una economía deprimida y el resto de Europa se constituiría en una zona de estangflacion, con altos niveles de desempleo y altos precios ¿Queremos esto? Yo no lo creo. Así que deberíamos mantener el euro.

No es algo sencillo. El Eurogrupo, que administra el euro, se encuentra en una zona libre de democracia. Y el problema con las zonas libres de democracia es que son nefastas gestionando el capitalismo. El capitalismo necesita control democrático. De otra forma, se convierte en un ente como el que que creó el doctor Frankenstein, y que acabó matándolo. Es decir, que el capitalismo no es muy bueno cuidando de sí mismo y necesita de la democracia. Y no se trata de si intentamos crear una buena sociedad, porque una buena sociedad no es compatible con el capitalismo. No podremos civilizar nunca el capitalismo, pero lo podemos estabilizar, para ofrecernos una oportunidad, de entrada, y así detener el avance de las fuerzas del racismo, del nacionalismo o del fascismo. Para darnos a nosotros, a los y las europeas, la posibilidad de mantener un debate sobre cómo podemos utilizar las nuevas tecnologías, abordar los problemas ecológicos del planeta, las cuestiones energéticas, etcétera, de una forma racional. En este proceso que permite llegar a estabilizar el capitalismo europeo, y avanzar, debemos considerar todos los instrumentos que tenemos a nuestro alcance.

Los sistemas de pago paralelos son instrumentos que nos permitirían escapar de la tiranía del sistema bancario, de la tiranía del Banco Central Europeo al cual, si no le gusta lo que tu gobierno está haciendo, te puede bloquear el sistema bancario, como nos ocurrió a nosotros en Grecia el 30 de junio. ¿Por qué cerraron los bancos griegos? No porque hubiese un problema con los bancos griegos per se, sino simplemente porque no les gustaba nuestro gobierno. ¡Nos querían echar, y lo hicieron!
O nos forzaron a echarnos a nosotros mismos, lo que es aún peor. Así que necesitamos tener instrumentos. Yo no defiendo la salida del euro. Pero sí que los sistemas de «pago paralelos» son absolutamente esenciales. Y antes de que alguien diga: «¡Esto es una locura!»…

G.: Que es lo que nos están diciendo a nosotros…

Y.: En Grecia ya tenemos una divisa paralela, en euros. Permíteme darte un ejemplo. En Grecia ahora tenemos controles de capitales, lo que es una locura, tener controles de capitales en una unión monetaria. ¡Imagínate que estuvieses en Arizona y no pudieses llevarte tus dólares a Nueva York! Esto es imposible en los Estados Unidos, porque los Estados Unidos son una unión monetaria correcta. La nuestra no es una unión monetaria; estuvo mal diseñada y está mal administrada. Pero, insisto, pongamos como ejemplo un lugar como Grecia en la actualidad, e imaginemos que tenemos dos personas, A y B. A tiene 200.000 euros en el banco y B tiene 200.000 euros en billetes debajo del colchón. ¡No son la misma divisa! Porque A no puede sacar su dinero del banco y pagar, por ejemplo, por un coche producido en España. O enviarlo a los Estados Unidos porque el hijo de A está estudiando ahí. Porque ese dinero está bloqueado a causa de los controles de capital que hay dentro del sistema bancario. En cambio B, que tiene dinero en forma de papel, puede hacer lo que quiera con él.

Así pues, imaginemos ahora que A tiene una necesidad urgente de dinero «movible». Para hacer una compra, o una inversión, o cualquier otra cosa como un tratamiento médico en Alemania, o Gran Bretaña, o los Estados Unidos. Esta persona puede acudir a B y decirle «te daré una cantidad de dinero, te la transferiré a tu cuenta bancaria» —acción que puede realizarse sin problema de un banco a otro— «te lo transferiré a tu cuenta bancaria, si me das algo de tu dinero en papel». B, en tanto que agente económico, aceptaría, pero debe concretarse algún beneficio por la transacción. Por ejemplo, recibir 1,5 euros por cada euro del dinero en papel. Esto es lo que provoca la existencia de un tipo de cambio entre lo que yo he denominado euros del banco y euros en papel. Precisamente es lo que sucede actualmente en Grecia, donde ya tenemos ahora divisas paralelas denominadas euro.

Así pues, no permitas que nadie te diga que esto no se puede hacer: ¡ya existe! Digámoslo de forma diferente: ¿qué es más valioso, un millón de euros en una cuenta bancaria española o un millón de euros en una cuenta bancaria alemana? Te aseguro que lo es un millón de euros en una cuenta bancaria alemana. Porque, a partir de cómo hemos creado la unión bancaria en Europa, si un banco español tiene un problema, habrá una alta probabilidad de que se produzca lo que llamamos pánico bancario, que significa que todo aquello que esté por encima de los 100.000 euros puede quedar congelado, como sucedió en Chipre. Así pues, si tienes un millón de euros en un banco español corres el riesgo de perder gran parte de esta cantidad; un riesgo que no afrontas si tienes ese dinero en una cuenta bancaria alemana. Por tanto, en esta situación ya tenemos divisas paralelas. ¡Los euros españoles no son lo mismo que los euros alemanes!

]]>
2016-04-11 11:09:05
<![CDATA[Aquí no hay playa - Juventud SIN Futuro: 5 años de transversalidad]]> Escrito por Pablo Padilla y Héctor Meleiro, ex militantes de Juventud Sin Futuro.

El 7 de abril de 2011 Juventud SIN Futuro salió a las calles de Madrid a exigir vivienda, empleo digno y un futuro digno para toda una generación. Cinco años después, el desempleo juvenil sigue siendo escandaloso, la edad de emancipación roza los 30 años y miles de jóvenes se han visto obligados a abandonar el país. Sin embargo, esa manifestación, que asegurábamos “sólo era el principio”, supuso uno de los precedentes de la histórica manifestación del 15 de mayo.

Juventud Sin Futuro ha sido y es un colectivo juvenil pequeño, humilde, por donde han pasado decenas de jóvenes madrileños (y de otras partes) que hace cinco años tuvo un objetivo: poner en la agenda política, social y mediática las problemáticas de toda una generación, señalar a los culpables y proponer soluciones. Resultaba imprescindible desnaturalizar la precariedad, la imposibilidad de acceder a una vivienda o los recortes en sanidad y educación, era necesario politizar los dolores que se vivían en soledad, en privado, y evidenciar que se trataban de cuestiones colectivas.

Más allá de los errores cometidos –incapacidad de extensión territorial o la dificultad para incorporar a ciertos sectores juveniles- creemos justo reconocer algunos aciertos que marcaron un estilo propio que, para qué negarlo, incomodó a múltiples actores políticos. Nos atrevimos a ir a platós de televisión (algo que hoy ya nadie cuestiona), entendimos el potencial de las redes sociales, importamos repertorios de acción colectiva de otros lugares de Europa, hablamos a la juventud en “su idioma” y, en nuestra opinión lo más innovador, supimos apelar a un sujeto político que no estaba constituido separándonos –sin desprecio alguno- del imaginario de la movilización estudiantil y de la izquierda clásica.

su idioma

Quizá, y sólo quizá, se trata de la transversalidad de la que tanto se habla ahora. Se trataba no de re-editar o actualizar identidades clásicas, sino de construir un sujeto amplio basado más en las demandas y los problemas que nos unían que en los elementos simbólicos de nuestras respectivas parroquias. Este atrevimiento le supuso una cierta dificultad a medios de comunicación y partidos políticos para encerrarnos en las etiquetas viejas. No éramos los típicos jóvenes de izquierda radical haciendo lo que se esperaba de nosotros. Éramos unos jóvenes preocupados por el quiebre de expectativas de nuestra generación, por la dificultad de acceder a una vivienda o a un trabajo estable que nos garantizase una mínima estabilidad vital.

Esta apuesta tenía riesgos, sí, especialmente para quienes se benefician del statu quo o para los que disfrutan de la comodidad de pelear siempre desde los márgenes pero tenía también fortalezas y potencialidades. Nos permitió construir una propuesta de mayorías, apelando a los que faltaban, a quienes nunca se vieron interpelados por otras iniciativas políticas pero que compartían las experiencias de agravios materiales, anhelos vitales y disconformidad con el proyecto de las élites. Y no, ante los temores de algunos, hay que decir que no es incompatible con cambios profundos que beneficien a la mayoría ni supone ninguna traición a la memoria de los que trabajaron por los derechos sociales antes que nosotros. Seguramente no haya peor reconocimiento a quienes ampliaron el marco de derechos que reducir su memoria a la autorreferencialidad que, si bien hincha el pecho, no supone de por sí avance social alguno. Por último, es necesario dejar claro que la transversalidad no es un truco, no es un disfraz que uno se pone para ocultar lo que en realidad es. Es más bien una apuesta que hay que creerse, una apuesta por integrar en un sujeto nuevo y no rígido diferentes demandas democráticas que permanecen insatisfechas y que merecen ser procesadas, pero que no se reconocen necesariamente en las identidades preexistentes.

Juventud Sin Futuro no era una propuesta “reformista”, al menos no en el sentido que le querían dar quienes la catalogaban entonces como tal; era una apuesta política que era radical a la vez que tenía vocación de ser mayoritaria. Y no cabe duda del éxito que tuvimos en ese sentido. No se entendería si no el sobredimensionamiento simbólico que se le dio en aquel entonces (y aún hoy)  a un colectivo de una decena de jóvenes madrileños que acabaron por representar el malestar de toda una generación.

]]>
2016-04-11 11:00:04
<![CDATA[Al piano - La hipótesis Partido]]> Juanma del Olmo y Francis Gil

“Somos más bien ejemplos que imitadores de otros”
Pericles

 

Cuando el general romano Corvino quiso, según nos cuenta Tito Livio, transmitir confianza a su ejercito ante la inminente batalla, les traslado un mensaje de fuerte significado ético: “Soldados, quiero que sigáis mis acciones, no mis palabras”. Ciertamente, el fundador del Círculo de Mesala, fue, explícitamente, un ejemplo para sus propias tropas antes de entrar en combate. Marcó una guía para la acción y una actitud frente a la coyuntura. Y venció. Esa es la altura de miras y el valor que se espera de un general en una situación difícil; valor y virtù. El valor se les presupone a los generales, pero la virtù, comprendida en el sentido maquiaveliano de madurez y excelencia, hay que demostrarla en cada batalla.

El ejemplo de Corvino ha sido una guía para la acción de muchos líderes populares en momentos complicados. En 1993, en la selva Lacandona, resucito el mismo espíritu bajo una premisa diferente y altamente interesante: “Mandar obedeciendo”. Una actualización de las potencias podríamos decir. El general romano y el subcomandante zapatista compartían un mismo objetivo y una misma estrategia: Demostrar personalmente que algo, aparentemente imposible, era un principio ético irrenunciable y, por tanto, debía hacerse real por “imperativo categórico”. Una vez más la ética y la política se anudaban en la praxis de la virtù. Hay situaciones excepcionales que nos ponen a prueba por imperativo, al margen de nuestra voluntad. Y es entonces, cuando el adversario nos mide, justo en ese momento, ni antes ni después, cuando hay que dar la talla y estar a la altura de las circunstancias. Como el general Corvino, como el subcomandante Marcos, hoy debemos enfrentar, colectivamente como organización, una situación de excepcionalidad en la que se pone en juego el futuro de nuestro pueblo y nuestra patria.

Cada momento es diferente y nos obliga, una y otra vez, a demostrar qué y quienes somos. No se ganan las batallas apelando al curriculum, las victorias del pasado, la biografía, los méritos o el mito. Los mejores también pierden. El adversario aprende de las derrotas, recalcula su posición, día a día, sabe que el otro ejercito es fuerte, pero aspira a ganar el combate ese día concreto. Y como explica la paradójica formulación de los dioses guerreros de Weber, todos los ejércitos pretenden combatir por una causa justa y con el apoyo de su propio dios. Es obvio, pero a veces resulta necesario recordarlo; Nadie se va a rendir si cree que puede ganar.

Sabemos que, en la batalla por el “asalto a los cielos”, todo esta en constante fluctuación y por ello es fundamental disponer una estrategia capaz de capturar el momentum -ese vector que sirve de núcleo centrifugo del movimiento, la fuerza motriz y el tiempo-, y traducirlo a una gramática política popular. Leer el momentum político requiere yuxtaponer los objetivos de la mayoría social, la “excepción democrática”, a las figuras institucionalizantes del Estado. Y así es como leemos nosotros la hipótesis Partido dentro del momentum de “excepción democrática”: Como la recodificación de las necesidades sociales, en el léxico de una praxis hegemonizante, que constituye el vínculo de un nuevo sujeto político colectivo, a través de cadenas de equivalencias dentro de la topografía de lo social, como núcleo articulador de un nuevo bloque histórico que capture la pluralidad de las subjetividades, demandas y relaciones sociales bajo el universal contingente de un nombre común: PODEMOS. O como lo expresa, con más claridad, Laclau al definir con precisión su concepto de hegemonía frente a las críticas de Zizek: “He definido la hegemonía como una relación por la cual una cierta particularidad pasa a ser el nombre de una universalidad que le es enteramente inconmensurable”. Comprender desde ahí “la hipótesis Partido”, como relación social y como síntesis política de las condiciones de posibilidad del momentum, implica pensar la construcción de la forma-Partido como dispositivo de interconexión productora de subjetividad política y espacio de repolitización social. Dibujar la forma-Partido, como figura y centro de anudación de las contradicciones del régimen, que proyecta cadenas de equivalencias discursivas que inciden políticamente sobre lo concreto y resignifican la praxis política con el léxico de la mayoría social, significa ser fuerza motriz del movimiento. Somos un Partido derivado del momentum, un partido que ordena los tiempos y focaliza las prácticas políticas cooperativas espontáneas de un pueblo en auto-construcción. Un Partido nacido para configurase como dispositivo organizativo de conexión real con la mayoría social que reivindica lo que Echenique describe, con valentía y claridad, como “radicalmente distinto” y por ello arriesgado: Está a nuestro alcance la adquisición de una ventaja competitiva tan formidable que nos convierta en la fuerza hegemónica del futuro de nuestro país. De hecho, creo que no hay mucho lugar para un término medio. O somos un objeto organizativo radicalmente distinto de los que nos han precedido en el eje de la conexión real —y no sólo discursiva— con los diversos sectores que conforman la mayoría social o el destino inevitable es la normalización (más o menos lenta, más o menos rápida). La presión de las instituciones a las que ya estamos accediendo y del establishment que teje sus redes de intereses en torno a ellas es tan grande que no hay más opciones que el todo o nada”. Ciertamente, es el momento de elevar las apuestas y arriesgarse a ganar.

Aprender a ganar no es sencillo. Nos obliga a crecer políticamente y cabalgar contradicciones permanentemente. Supone implicarse en lo prosaico y mancharse la biografía, remangarse la camisa y trabajar duro en los escenarios más desfavorables, donde se puede disipar el aura de la épica. Pero nadie dijo que fuera a ser fácil construir pueblo y recuperar nuestra soberanía. Ganada la legitimidad electoral del proyecto, es tiempo de convertir la coherencia en una máquina política de asedio democrático a las élites dominantes. Tenemos que recobrar el impulso popular y la iniciativa política para avanzar, sobre las posiciones institucionales conquistadas, hacía un horizonte de posibilidad de Gobierno. Nacimos para ganar y gobernar, no para consensuar derrotas y pactar rendiciones.

Nuestro proyecto político no puede detenerse a las puertas del cielo. No vinimos a llamar a las puertas del cielo desde la impotencia, sino a tomar el cielo por asalto; a impugnar la totalidad de los mecanismos de dominación que las élites utilizan para usurpar la voluntad democrática del pueblo. Estamos en el momento decisivo, en una bifurcación social en la que existen dos proyectos políticos de sociedad en pugna, es ahora cuando hay que forzar la salida democrática y hacer irreversible el momentum para abrir el proceso de construcción del sujeto pueblo como infinito político. Inspeccionando los márgenes y tomando las precauciones necesarias, debemos seguir por el camino que nos impulso hasta aquí; la senda de la audacia. Como señala García Linera: “Ahora, este punto de bifurcación tiene varias características; la primera es un momento de fuerza, no es un momento de diálogo ni necesariamente un punto violento, pero sí es un momento donde se tienen que exhibir desnudamente las fuerzas de la sociedad en pugna, se tienen que medir las capacidades y en ello definir la suerte definitiva e irreversible de cada uno de los contrincantes”. ¡Arriesguemos! Hay que garantizar que el proceso social democratizador abierto el 20-D es irreversible. La política plebeya exige que la democracia se transforme en el objetivo estratégico, que el pueblo sea el sujeto político infinito que determine nuestros límites, que el horizonte de posibilidad se expanda y el desborde democrático sea institucionalmente inasumible. Como señala Abensour, debemos “pensar el pueblo según el modelo del sujeto infinito” y transitar hacia un movimiento popular de desborde democrático que nos sitúe, como operador político, unido a la multitud de expectativas de “verdadera democracia” puestas en marcha. Estamos abriendo brecha, comenzamos a visualizar la emergencia de PODEMOS como un sujeto político colectivo que disloca el eje binario del turnismo y cancela toda posibilidad de recomposición del viejo bloque político dominante. Utilizando como metáfora política la mecánica cuántica, observamos como al movimiento le corresponde linealmente un operador adjunto que impulsa la dinámica general: Y ese operador es PODEMOS.

Terminemos con una anécdota que desengrasa y sintetiza nuestra hipótesis. Mané Garrincha fue un gran jugador de futbol brasileño de altas capacidades deportivas y capacidades intelectuales diferentes a la normatividad. En una de las sesiones de preparación táctica de un partido frente a la selección rusa, el entonces entrenador, Feola, hizo una exposición tan clara y evidente de cómo debería transcurrir el partido que todo indicaba un resultado inevitable de victoria para Brasil. Tras la escena planteada por Feola, donde la hipótesis estaba especificada de tal forma que la victoria era evidente, Garrincha preguntó, desde su ingenuidad; “¿Y los rusos no juegan?”. Algo parecido a un “síndrome Feola” parece haberse instalado entre ciertos sectores: Nadie debería olvidar que los rusos también juegan. El 20-D jugamos la primera parte, queda mucho partido. Acaba de empezar la segunda parte y no hay que descartar la posibilidad de una prorroga el 26-J. Tras el descanso, debemos ajustar nuestra táctica de juego, nuestra hipótesis inicial, para adaptarla a la coyuntura de un partido que esta siendo especialmente duro, pero que podemos ganar.

 

Juanma del Olmo es Diputado de Podemos

Francis Gil es Secretario Político de Podemos en Castilla la Mancha

]]> 2016-04-04 00:09:51 <![CDATA[Notas sobre lo que pasa - ¿Quién hace el mejor negocio con el acuerdo entre PSOE y C’s?]]> La publicación de encuestas con la vista puesta en las elecciones, que tendrán lugar si no hay acuerdo para la formación de gobierno antes del próximo 2 de mayo, inquieta sin duda a los principales actores políticos ¿Cómo no?

Muy poca gente desea nuevas elecciones, pero también es pequeño ya el porcentaje de personas con derecho a voto que confían en que aparezca un candidato con posibilidades de lograr la investidura antes de una nueva convocatoria a las urnas, a pesar de la presión ejercida sin disimulo alguno por representantes del poder económico a favor de alguna forma de gran coalición.

Consultamos a nuestros expertos en demoscopia. Nos indican que si alguna cosa cabe deducir de los números difundidos durante este fin de semana es que la mayor parte de los electores desestima la posibilidad de un acuerdo entre PSOE, C’s y Podemos.

Y lo que también aparece con bastante claridad es que Ciudadanos es la fuerza que mejor rentabiliza la publicidad dada a su acuerdo con el PSOE.

Si llega la fecha límite y se convocan nuevas elecciones, es más que probable que se produzca una bajada importante en la participación, pero hoy por hoy los analistas ratifican que el PP obtendría más de 6 millones de votos y conseguiría de esta manera mantenerse, tal como confirman los más recientes sondeos, como la fuerza política más votada.

Perdería 10 escaños con toda probabilidad, nos dicen desde el gabinete de análisis de Jaime Miquel y Asociados, pero C’s  ganaría 20 y aparecería con  mayor verosimilitud la conformación de un escenario de pacto entre las dos fuerzas de la derecha que hoy se miran con recelo.

Falta tiempo y muchas cosas pueden cambiar como es obvio, incluso  los nombres de los principales líderes de las dos fuerzas del antiguo bipartidismo, ¿quién sabe?, pero aunque la suma de escaños de PP y C’s no llegara a garantizar a la derecha una mayoría absoluta en el Congreso, es evidente que juntas podrían allanar el camino hacia la gran coalición. No pueden pasar inadvertidos, en este sentido, los continuos llamamientos que lanza  Albert Rivera para conseguir de alguna manera el apoyo del Partido Popular.

Las últimas encuestas también pronostican una progresión de Izquierda Unida hasta los 1’7 millones de sufragios. A los expertos consultados por este diario les parece imposible que IU pueda conseguir un resultado en número de votos similar al que obtuvo en 2011, con Cayo Lara como cabeza de lista, cuando Podemos no existía.

Tampoco parece creíble que Podemos caiga en conjunto hasta el 16 o 17 por ciento, cuando al mismo tiempo los autores de esos mismos  estudios constatan su fortaleza en intención de voto en Catalunya y el País Vasco.

La contradicción es bastante evidente. Lo suficiente como para obligarnos a sospechar que no todo son datos objetivos y a interpretar de nuevo cada estudio con un ojo puesto en los números y el otro en el comportamiento del medio que los publica.

]]>
2016-04-03 16:49:48
<![CDATA[Salud mental en tiempos difíciles - Cervantes y Shakespeare: cuando la locura no era ruido cerebral a eliminar]]> La conmemoración este año del  400 aniversario de la muerte de Cervantes y Shakespeare constituye sin duda una excelente oportunidad para reflexionar acerca de los grandes cambios en la concepción del ser humano que han tenido  lugar  en nuestra sociedad en todo este tiempo. Y uno de los cambios más relevantes tiene que ver con la concepción de la  locura

Un elemento central  de toda concepción del ser humano es su contacto con la realidad, el  cómo interpreta el mundo. Para Cervantes y Shakespeare,  la locura formaba parte de la naturaleza humana, era una realidad  indisociable a nuestra condición humana.  En palabras de Foucault, la locura para estos autores era “un fenómeno humano integral”,  no se podía entender al ser humano, sin entender su locura.

Hoy,  400 años después,  la locura es para la psiquiatría oficial  vinculada a los poderes dominantes,  un inoportuno, estúpido ruido cerebral a eliminar a cualquier precio. Y esta visión se ha trasladado a la opinión pública a través de poderosos medios de comunicación  

 ¿No hay una gran contradicción entre estas dos perspectivas del ser humano? Ante esta situación surgen inevitablemente algunas preguntas. ¿Tan errados iban Cervantes y Shakespeare en su concepción del ser humano? ¿Realmente hemos  avanzado en estos 400 años? 

Se ha de resaltar que en la obra de Cervantes y Shakespeare, la locura ocupa un lugar muy importante, constituyendo, como es bien sabido,  en el caso de Don Quijote de la Mancha, el tema central, el eje  de la obra.  

En Shakespeare la locura se relaciona con la razón y  considera que incluso puede aportar significados más ricos  que la cordura. La locura aporta nuevas perspectivas del  mundo y se hace difícil la demarcación entre razón y locura.  

La complejidad y riqueza conceptual con que percibe Shakespeare la locura  puede verse por ejemplo en “Hamlet”  donde cada personaje de la obra tiene su propia explicación de lo que pasa al protagonista, Para Horacio, amigo de Hamlet, en la línea del pensamiento renacentista la locura proviene del estupor, del exceso de emociones de Hamlet. Para  Polonio, el padre de Ofelia,  la locura de Hamlet viene de  la pasión, la fuerza del eros que tiene por Ofelia, con una visión estoica de  ligada al exceso de pasión. Por su parte  Claudio, el rey,  considera  que  la locura proviene de la melancolía y tiene una visión neoplatónica ligada al desequilibrio

En “el Rey Lear”, el leal Gloucester, ve la locura del viejo monarca como un consuelo, como una experiencia positiva frente a lo insoportable del dolor. Así dice “El rey se ha vuelto loco. Es preciso que mi razón sea fuerte ante el conocimiento de mis grandes sufrimientos.  Más me  valiera estar loco: entonces olvidaría mis sufrimientos. Una imaginación fuera de la realidad nos hace inconscientes de nuestros males” (4.7)

En el Quijote, tal como hemos señalado, las meditaciones sobre la locura son la esencia del libro, pero  si he de escoger alguna reflexión  me quedaría con lo que le decía Sancho a Don Quijote  al recuperar la cordura, tras el  sentimiento de fracaso de sus aventuras como caballero andante, ya para morirse:

“¡Ay!  No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo, y viva muchos años: porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate…Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama y vámonos al campo vestidos de pastores como tenemos concertado: quizás detrás de una mata hallaremos a la Señora Doña Dulcinea desencantada “    (LXXIV, último capitulo de la segunda parte)

 Podemos ver en estos textos de Cervantes y Shakespeare  cómo la locura una visión muy diferente a la de la psiquiatría oficial. Por supuesto hay otras ramas de la psiquiatría y la psicología, como el psicoanálisis, la psicología humanista y otras escuelas que tienen otra concepción mucho más coherente y profunda de la locura, pero están siendo desplazadas por una fuerte corriente con poderosos intereses en el marco de lo que Foucault denominaba la biopolítica

Para  Foucault  el diagnóstico psiquiátrico no es algo objetivo, neutro, sino que se halla vinculado a lo que denominó “la biopolítica”  que sería el intento por parte del poder de controlar la salud, la higiene, la alimentación, la sexualidad, la natalidad dado que constituyen temas políticos, fundamentalmente desde el siglo XVIII. 

Desde la perspectiva de Foucault, en la edad media la locura  fue considerada un misterio sagrado que formaba parte del vasto campo de la experiencia humana. Asimismo, en el Renacimiento fue vista como una forma especial de razón de tipo irónico que mostraba el absurdo del mundo. La locura era a la vez trágica y cómica. Esta imagen cristaliza en la nave de los locos,  un grupo de personas que se hallaba fuera de la sociedad,  pero que también eran considerados peregrinos en busca de la razón y por extensión de la razón del mundo, representando la conexión entre orden y caos.  La locura se oponía  a la razón, pero como un modo humano alternativo de existencia, no como su simple rechazo. Hasta la Ilustración la locura era vista como un lugar imaginario, un lugar  de paso entre el mundo y lo que hay detrás, entre la vida y la muerte, entre lo tangible y lo sagrado.

Así pues, este 400 aniversario de Cervantes y Shakespeare constituye una excelente oportunidad para  incitar un debate en profundidad acerca de nuestra concepción de lo humano, y dentro de ella, de la locura, como un  elemento central

Quisiera terminar,  como una muestra más de la complejidad y riqueza de este debate,  citando lo que escribió agudamente sobre este tema, otro gran pensador, Friedrich Nietzsche:

”En los humanos, la locura individual es cosa rara, pero lo que es en grupos, partidos y naciones, es la norma”.

 

 

Para las personas interesadas en este temática anunciamos la siguiente Jornada

JORNADA   “Cervantes-Shakespeare, dos visiones de lo humano”

viernes 8 de abril del 2016 , de 9 a 14 horas en el Aula Magna de la Universidad de Barcelona. Será retransmitida en directo por streaming desde la web de la Universidad de Barcelona.

http://www.ub.edu/ubtv/es/video/cervantes-i-shakespeare-dues-visions-de-lesser-huma

también a través de la home page de la Universidad de Barcelona

Todas las ponencias serán en castellano.

jachoteguil@gmail.com

 

]]>
2016-04-03 00:50:06
<![CDATA[Otra economía - ¡Reducir el déficit público no es el objetivo de un gobierno decente!]]> Fernando Luengo

Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, miembro de econoNuestra y  del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid de Podemos

https://fernandoluengo.wordpress.com/

Todos los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia: España incumple los objetivos de déficit público fijados por la Comisión Europea (CE). Como ocurrió en los años anteriores y como ocurrirá en el actual. De nuevo irrumpe Europa en la escena política. Con la misma música y letra que en la campaña electoral, cuando la CE recordaba –exigía, de hecho- que el gobierno que surgiera de las elecciones tendría que llevar a cabo el plan de ajuste presupuestario exigido por Bruselas.

¿Qué debate ha suscitado este asunto entre nosotros? Hemos asistido a un lamentable espectáculo donde el gobierno del Partido Popular  responsabiliza del desaguisado presupuestario a las Comunidades Autónomas –olvidándose, eso sí, de que algunas de las que más incumplen, las gestionan ellos-; como la desvergüenza no tiene límites, se ha hecho referencia también al coste del tratamiento de los enfermos de hepatitis. Por su parte, los gobiernos autonómicos apelan a que sus presupuestos soportan buena parte de los gastos sociales, sin disponer de los recursos necesarios para financiarlos y dependen de las transferencias recibidas o comprometidas (y en algunos casos no entregadas) desde la administración central.

¿No encontramos nada más entre tanto ruido mediático? Sí, hay más. No son pocos los políticos que han salido a la palestra -sin duda, aconsejados por sus economistas de referencia- para renovar su compromiso con la disciplina presupuestaria y con las metas de déficit y de deuda establecidas por Bruselas. Los más atrevidos se han “echado al monte” y piden -con diferente intensidad, según los casos, pero en general con bastante tibieza-, que la CE reconsidere los plazos para alcanzar esos objetivos.

Parecería que todo el problema se reduce a los tiempos, a los ritmos. Por supuesto, hay que decir con claridad que aceptarlos imposibilita la realización de una política social, medioambiental, productiva y ocupacional al servicio de la mayoría social. Supone una hipoteca insoportable e inaceptable para un gobierno que persiga esos objetivos (no para los que gobiernan para las oligarquías, ni tampoco para los que trasiegan con suma facilidad con los principios y los programas). Quizá este sea el verdadero objetivo de Bruselas, su agenda oculta, hacer inviable un gobierno de cambio, lo que explicaría, al menos en parte, la inflexibilidad de la que hace gala.

Lo mismo que en Grecia. Gran error el mantra, tantas veces repetido, “no somos Grecia”.

Pero el problema no está (sólo) en los tiempos, sino en los contenidos de las políticas comunitarias llevadas a cabo con especial rigor en las economías del sur de Europa.

Situar la reducción del déficit en el centro de la política económica es un grave error, que es necesario impugnar. Porque, en un contexto de elevado endeudamiento privado y de atonía del consumo y de la inversión, todavía estamos ahí, cuando la deflación es ya una realidad, la reducción del gasto público y el aumento de la presión fiscal sobre los trabajadores y las clases medias prolonga y agrava la crisis, reduciendo, de paso, la capacidad recaudatoria de las administraciones públicas, con el resultado de más déficit y más deuda. Quienes han justificado la centralidad de la reducción del déficit público, esperando que el esfuerzo de los gobiernos se viera recompensado con un plus de crecimiento, tienen que reconocer que dicha relación no se ha dado .

 

 

Además del efecto de bucle sobre la dinámica económica, no podemos ni debemos aceptar la lógica de la austeridad presupuestaria por tramposa e injusta. Porque esa lógica deja fuera (y lo hace deliberadamente) la posibilidad de que las arcas públicas obtengan recursos de un sistema tributario más progresivo y de una política decididamente encaminada a perseguir el fraude fiscal.

Cuando algunos de los partidos que se reclaman del cambio (Ciudadanos y Partido Socialista Obrero español) esgrimen la bandera de que no van a subir los impuestos en realidad están diciendo, aunque lo oculten, que no van a tocar los privilegios de los ricos, los grandes patrimonios y las corporaciones. Pero no hacer nada en este ámbito y, al mismo tiempo, seguir la línea marcada por las autoridades comunitarias obliga a que la recaudación descanse sobre los de siempre; y obliga a continuar con la política de recortes del gasto público, metiendo la tijera sobre todo en aquellos rubros que tienen más impacto social y productivo.

Pero hay más razones para rechazar la lógica de la disciplina presupuestaria, tal y como la concibe Bruselas. Esta política –junto a la salarial y las reformas estructurales- forma parte de una estrategia de gran calado cuyo objetivo es que la mayor parte de la población cargue con los costes de la crisis, y al mismo tiempo vencer las resistencias sociales e institucionales para promover una histórica redistribución de la renta y la riqueza, en beneficio de las elites, del norte y del sur.

Estos son los principios que sostienen la Europa que emerge de la crisis. Atrapada en una concepción ultraconservadora de la economía, es cierto, pero sobre todo capturada por los intereses de grupos económicos y políticos que han hecho de la extracción de renta y riqueza su principal objetivo. Una Europa que, para dar una lección a los partidos del cambio, no ha dudado en poner contra las cuerdas el gobierno liderado por Syriza, hasta el punto de provocar el colapso del sistema financiero griego y del conjunto de su economía; una Europa que invita a que los gobiernos conviertan en norma constitucional la estabilidad presupuestaria como objetivo central de la política económica,  llevándose por delante la mínima pluralidad que debería respetarse en una sociedad democrática.

¿Oponerse a los plazos exigidos por Bruselas? Sí, con decisión, siendo muy conscientes de la necesidad de acumular fuerzas, dentro y fuera de las instituciones, dentro y fuera de nuestras fronteras, pues sólo de esa manera estaremos en condiciones de vencer las resistencias (los intereses) que encontraremos en el camino. Pero ha llegado la hora de  proponer una alternativa al pacto fiscal, que representa la no Europa, la Europa de los poderosos.

 

]]>
2016-04-01 20:40:02
<![CDATA[Lo queremos todo - El cuello de Andrés]]>

Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo,

Van por la tenebrosa vía de los juzgados:

Buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen,

Lo absorben, se lo tragan.

(“Las cárceles” El hombre acecha. Miguel Hernández)

 

Esta semana se cumplieron 74 años de la muerte de Miguel Hernández en la prisión de Alicante, donde compartió celda con Buero Vallejo, y murió de tuberculosis en la enfermería del funesto presidio. Cuentan que no se le podían cerrar los ojos. A mi venerado desde pequeña Miguel Hernández le encarcelaron por rojo, por comunista y no fue hasta 2007 que su pena quedara en entredicho por la Ley de Memoria Histórica del gobierno de Zapatero. La familia quiso que se revisara su condena en 2011 pero la sala de lo militar del Tribunal Supremo no aceptó el recurso por considerar que la Ley ya lo había borrado todo. Todo menos su muerte, su encarcelamiento ilegítimo e injusto que no ilegal según el “orden” de la represión franquista que lo encarceló. Lo borraron todo menos su mirada de ojos abiertos hasta después de la muerte.

 

Carne de yugo ha nacido

más humillado que bello,

con el cuello perseguido

por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,

a los golpes destinado,

de una tierra descontenta

y un insatisfecho arado.

(…)

Empieza a sentir, y siente

la vida como una guerra

y a dar fatigosamente

en los huesos de la tierra.

(…)

¿Quién salvará a este chiquillo

menor que un grano de avena?

¿De dónde saldrá el martillo

verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón

de los hombres jornaleros,

que antes de ser hombres son

y han sido niños yunteros.

(“El niño Yuntero”. Viento del pueblo. Miguel Hernández)

 

Andrés Bódalo Pastrana nació en 1973 en una cueva en Jódar (Jaén) el pueblo con más cartillas agrarias de Andalucía, con más jornaleras y jornaleros. Era el octavo de diez hermanos. Su padre era ‘marchenero’ y andaba de  pueblo en pueblo por las provincias de Jaén y Granada con un borrico y una bicicleta con una piedra de afilar, un colchón, una manta y la prole.

Cuando llegaba la temporada de la aceituna todos buscaban patrón. Cuando tenía 10 años Andrés empezó a trabajar en una cuadrilla. Desde entonces hasta hoy su vida ha estado atada a la tierra. Allí fue donde Andrés se hizo sindicalista. Sindicalista en uno de los oficios más duros de este país. No en vano hubo un tiempo en que pensamos que era cosa de inmigrantes procedentes de países empobrecidos, que no volveríamos a tener que ganarnos la vida en la penosa precariedad en que tristemente se ganan la vida quienes recogen y siembran nuestros alimentos. Pero ahora el hambre también llegó aquí. Andrés tiene tres hijos y una nieta enferma y todos dependen de su salario. El 51,1% de las niñas y los niños en Andalucía están en riesgo de pobreza y exclusión según Unicef. Hoy. Ahora. Aquí.

¿Por qué me acuerdo de Andrés, hoy encarcelado, cuando releía a Miguel Hernández en el aniversario de su muerte? ¿Por qué un tuit que ha molestado a los bienpensantes y dado gasolina a quienes no han leído a Miguel Hernández en la puñetera vida? Esos que hubieran criminalizado al poeta por rojo y por violento. Esos mismos herederos del régimen que lo asesinó. Todos ellos, rasgándose las vestiduras y ensalzando a un poeta que no conocen, con el que nunca se emocionaron, al que mirarían con desdén desde sus tribunas que se distancian un abismo de la tierra y del arado. Me acordé de Andrés releyendo a Miguel por ese poema: por el niño yuntero, por los esfuerzos enormes de sus amigos, de Neruda, de José María Cossío, del vicario de Orihuela Luis Almancha entre muchos otros intelectuales y amigos para salvarlo de una condena a muerte como cientos de intelectuales, cargos públicos de primer orden y sindicalistas hoy pedían el indulto para Andrés; me acordé de Andrés por Andaluces de Jaén, hecho himno por las gentes del campo andaluz y por acabar en la cárcel y porque, qué quieren que les diga, en los ojos y, sobre todo, en las manos durísimas del jornalero Andrés, yo veo a Andalucía que es mi madre.

Nunca pretendí comparar a las dos personas, son diferentes, pero me molesta sobremanera que el perdón y el respeto le lleguen siempre con 50 años de retraso a quienes en su época fueron denostados, asesinados, injuriados, encarcelados y asesinados. Me parece una falacia que quienes presumen cada día de anticomunistas se rasguen las vestiduras cuando se nombra a Miguel Hernández “en vano”. Andrés no es Miguel, al que respeto sobremanera y sobre el que pienso que comparaciones postmortem no son justas porque difícilmente son revocables. Hablo de su obra. De las circunstancias que rodearon a su defenestración. De las nanas de la cebolla, de la llamada a que el corazón de los hombres jornaleros, que hoy son más mujeres que hombres, le quite la yunta a los niños yunteros como se la quitaron a Andrés. Hablo del llamamiento a Jaén a levantarse clara y a no ser esclava. Hablo de sangrar, luchar y pervivir para la libertad, con todos los errores que ustedes quieran que seguro los ha habido. ¿Saben ustedes que el mismo día que Andrés Bódalo entraba en la cárcel, otro jiennense, Gaspar Zarrías, declaraba por prevaricación y malversación de fondos públicos en un caso en el que se investigan 1.200 millones de euros malversados de los andaluces y andaluzas? ¿A que no? Yo tampoco lo sabía, me lo contó mi compañera Ana y yo abría los ojos de par en par. ¿Eso no es violencia? Pero ya no es portada.

Discuto a mis compañeros y amigas del SAT que no tengan asesores de comunicación ni una estrategia jurídica clara y eficaz ante el aluvión de multas, criminalización y demandas que llevan a las espaldas y que les llegarán. Manejan un heroísmo y un voluntarismo cristiano que a ratos me desespera por suicida, por ineficaz, por antipragmático. Desempleo, miseria, pobreza infantil, emigración. Lo mejor es esconderse a salvo, hacer discursos que no dicen nada, no arriesgar y ganar siempre.

 

Valientemente se esconden

Gallardamente se escapan

Del campo de los peligros

Estas fugitivas cacas

Que me duelen hace tiempo

en los cojones del alma.

(…)

Solos se quedan los hombres

Al calor de las batallas

Y vosotros, lejos de ella,

Queréis ocultar la infamia

Pero el color de cobardes

No se os irá de la cara.

(“Los cobardes”. Vientos del pueblo. Miguel Hernández.)

 

Gloria por siempre a Miguel y libertad para Andrés.

]]>
2016-03-31 11:00:07
<![CDATA[Espejos extraños - Brasil: la democracia al borde del caos y los peligros del desorden jurídico]]> Boaventura de Sousa Santos

 Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

Cuando, hace casi treinta años, empecé los estudios sobre el sistema judicial en diferentes países, la administración de justicia era la dimensión institucional del Estado con menos visibilidad pública. La gran excepción era Estados Unidos debido al papel crucial del Tribunal Supremo en la definición de las políticas públicas más decisivas. Siendo el único órgano de soberanía no electo, con un carácter reactivo (no pudiendo, en general, movilizarse por propia iniciativa) y dependiendo de otras instituciones del Estado para hacer cumplir sus decisiones (servicios penitenciarios, administración pública), los tribunales tenían una función relativamente modesta en la vida orgánica de la separación de poderes instaurada por el liberalismo político moderno, y tanto es así que la función judicial se consideraba apolítica. A ello también contribuía el hecho de que los tribunales sólo atendían conflictos individuales y no colectivos y estaban diseñados para no interferir en las élites y las clases dirigentes, protegidas por inmunidades y otros privilegios. Poco se sabía sobre cómo funcionaba el sistema judicial, las características de los ciudadanos que recurrían a él y con qué objetivos.

Todo ha cambiado desde entonces hasta nuestros días debido, entre otros factores, a la crisis de representación política que afectó a los órganos de la soberanía electos, a una mayor conciencia de los derechos por parte de los ciudadanos y al hecho de que las élites políticas, desafiadas por algunos impasses políticos sobre temas controvertidos, han comenzado a ver el recurso selectivo a los tribunales como una forma de descargar el peso político de ciertas decisiones. También fue importante el hecho de que el neoconstitucionalismo emergente de la Segunda Guerra Mundial otorgara un peso muy fuerte al control de constitucionalidad por parte de los tribunales constitucionales. Esta innovación tuvo dos lecturas opuestas. Según una de ellas, se trataba de someter la legislación ordinaria a un control que impidiese su fácil instrumentalización por fuerzas políticas interesadas en hacer tabula rasa de los preceptos constitucionales, como sucedió, de manera extrema, en los regímenes dictatoriales nazis y fascistas. Según la otra lectura, el control de constitucionalidad era el instrumento del que se servían las clases políticas dominantes para defenderse de posibles amenazas a sus intereses resultantes de las vicisitudes de la política democrática y de la “tiranía de la mayoría”. Sea como sea, por todas estas razones surgió un nuevo tipo de activismo judicial que se conoció como judicialización de la política y que inevitablemente condujo a la politización de la justicia.

La gran visibilidad pública de los tribunales en las últimas décadas resultó, en buena medida, de los casos judiciales que involucraron a miembros de las élites políticas y económicas. El gran punto de inflexión fue el conjunto de procesos criminales que alcanzó a casi toda la clase política y a gran parte de la élite económica de Italia conocido como operación Manos Limpias. Iniciada en Milán en abril de 1992, consistió en investigaciones y detenciones de ministros, dirigentes partidarios, miembros del Parlamento (en un momento dado estaban siendo investigados alrededor de un tercio de los diputados), empresarios, funcionarios públicos, periodistas, miembros de los servicios secretos acusados de delitos de soborno, corrupción, abuso de poder, fraude, quiebra fraudulenta, contabilidad falsa y financiación política ilegal. Dos años más tarde, 633 personas habían sido detenidas en Nápoles, 623 en Milán y 444 en Roma. Por haber alcanzado a toda la clase política con responsabilidades de gobierno en el pasado reciente, el proceso Manos Limpias sacudió los cimientos del régimen político italiano y estuvo en el origen de la emergencia, años más tarde, del “fenómeno” Berlusconi. Con los años, por estas y otras razones, los tribunales han adquirido gran notoriedad pública en muchos países. El caso más reciente, y quizá el más dramático de todos los que conozco, es la operación Lava Jato en Brasil.

Iniciada en marzo de 2014, esta operación judicial y policial de lucha contra la corrupción, en la que están involucrados más de un centenar de políticos, empresarios y administradores, ha venido convirtiéndose poco a poco en el centro de la vida política brasileña. Al entrar en su 24ª fase, con la implicación del expresidente Lula da Silva y la forma en que fue ejecutada, está provocando una crisis política de dimensiones similares a la que precedió el golpe de Estado que en 1964 instauró una odiosa dictadura militar que duraría hasta 1985. El sistema judicial, que tiene a su cargo la defensa y garantía del orden jurídico, se transforma en un peligroso factor de desorden jurídico. Medidas judiciales flagrantemente ilegales e inconstitucionales, la selectividad grosera del celo persecutorio, la promiscuidad aberrante con los medios de comunicación al servicio de las élites políticas conservadores, el hiperactivismo judicial aparentemente anárquico, traducido, por ejemplo, en 27 medidas cautelares que buscan el mismo acto político (impedir la nominación ministerial de Lula da Silva), todo esto conforma una situación de caos judicial que resalta la inseguridad jurídica, profundiza la polarización social y política y pone la propia democracia brasileña al borde del caos.

Con el orden jurídico transformado en desorden jurídico, con la democracia secuestrada por el órgano soberano que no es elegido, la vida política y social se convierte en un potencial campo de despojos a merced de aventureros y buitres políticos. Llegados hasta aquí, se imponen varias preguntas. ¿Cómo se ha llegado a este punto? ¿Quién se aprovecha de esta situación? ¿Qué debe hacerse para salvar la democracia brasileña y las instituciones que la sostienen, incluyendo en particular a los tribunales? ¿Cómo atacar esta hidra de muchas cabezas de modo que a cada cabeza cortada no crezcan más cabezas? Trato de identificar en este texto algunas pistas de respuesta.

 ¿Cómo hemos llegado a este punto?

¿Por qué razón la operación Lava Jato está sobrepasando todos los límites de la polémica que normalmente suscita cualquier caso destacado de activismo judicial? Téngase en cuenta que a menudo se ha invocado la similitud con el proceso de Manos Limpias en Italia para justificar la notoriedad y agitación públicas causadas por el activismo judicial. Sin embargo, las similitudes son más aparentes que reales. Hay, por el contrario, dos diferencias decisivas entre ambas operaciones. Por un lado, los magistrados italianos mantuvieron un escrupuloso respeto por el proceso penal y, a lo sumo, se limitaron a aplicar normas estratégicamente olvidadas por un sistema judicial conformista y connivente con los privilegios de las elites políticas dominantes en la vida política italiana de posguerra. Por otro, procuraron investigar con el mismo celo los delitos de dirigentes políticos de diferentes partidos políticos con responsabilidades gubernamentales. Asumieron una posición políticamente neutral precisamente para defender el sistema judicial de los ataques que sin duda recibiría por parte de los afectados de sus investigaciones y acusaciones. Todo esto está en las antípodas del triste espectáculo que un sector del sistema judicial brasileño está dando al mundo. El impacto del activismo de los magistrados italianos llegó a ser designado como República de los Jueces. En el caso del activismo del sector judicial “lavajatista”, podemos hablar, como mucho, de República judicial bananera. ¿Por qué? Por el impulso externo que con toda evidencia está detrás de esta instancia específica de activismo judicial brasileño y que estuvo en gran medida ausente en el caso italiano. Este impulso dicta la selectividad flagrante de celo investigador y acusador. A pesar de estar involucrados responsables de varios partidos, la operación Lava Jato, con la complicidad de los medios de comunicación, se ha esmerado en la implicación de líderes del PT con el objetivo, hoy indisimulable, de suscitar el asesinato político de la presidenta Dilma Rousseff y del expresidente Lula da Silva.

Por la importancia del impulso externo y la selectividad de la acción judicial que tiende a provocar, la operación Lava Jato tiene más similitudes con otra operación judicial llevada cabo en Alemania, durante la República de Weimar, tras el fracaso de la revolución alemana de 1918. A partir de ese año, y en un contexto de violencia política proveniente tanto de la extrema izquierda como de la extrema derecha, los tribunales alemanes revelaron una dualidad chocante de criterios: castigar severamente la violencia de la extrema izquierda y tratar con gran benevolencia la violencia de la extrema derecha, la misma que años más tarde llevaría a Hitler al poder.

En el caso brasileño, el impulso externo son las élites económicas y las fuerzas políticas a su servicio que no se conforman con la pérdida de las elecciones en 2014 y que, en un contexto global de crisis de acumulación del capital, se sintieron fuertemente amenazadas por cuatro años más sin controlar la parte de los recursos del país directamente vinculada al Estado en el que siempre se basó su poder. Esta amenaza ha llegado al paroxismo con la perspectiva de que Lula da Silva, considerado el mejor presidente de Brasil desde 1988 y que dejó el gobierno con un índice de aprobación del 80%, se postule como candidato presidencial en 2018. A partir de ese momento, la democracia brasileña dejó de ser funcional para este bloque político conservador y comenzó la desestabilización política.

La señal más evidente de la pulsión antidemocrática fue el movimiento por el impeachment [proceso de destitución] de la presidenta Dilma pocos meses después de su toma de posesión, algo si no insólito, al menos muy poco común en la historia democrática de las últimas tres décadas. Bloqueados en su lucha por el poder a través de la regla democrática de las mayorías (la “tiranía de las mayorías”), trataron de poner a su servicio el órgano de soberanía menos dependiente del juego democrático y específicamente diseñado para proteger a las minorías, es decir, los tribunales. La operación Lava Jato, en sí misma extremamente meritoria, fue el instrumento utilizado. Contando con la cultura jurídica conservadora dominante en el sistema judicial, en las facultades de derecho y en el país en general, y con un arma mediática de alta potencia y precisión, el bloque conservador ha hecho todo lo posible para desvirtuar la operación Lava Jato, desviándola de sus objetivos judiciales, en sí mismos fundamentales para la profundización democrática, y convirtiéndola en una operación de exterminio político. Esta alteración consistió en mantener la fachada institucional de la operación Lava Jato, pero adulterando profundamente la estructura funcional que la animaba mediante la sobreposición de la lógica política a la lógica judicial. En tanto la lógica judicial se asienta en la coherencia entre medios y fines dictada por las reglas procesales y las garantías constitucionales, la lógica política, cuando es animada por la pulsión antidemocrática, subordina los fines a los medios y define su eficacia por el grado de esa subordinación.

En todo este proceso, tres grandes factores juegan a favor de los designios del bloque conservador. El primero resultó de la dramática descaracterización del PT como partido democrático de izquierda. Una vez en el poder, el PT decidió gobernar a la antigua usanza (es decir, oligárquica) para fines nuevos e innovadores. Ignorante de la lección de la República de Weimar, creyó que las “irregularidades” que cometiese serían tratadas con la misma benevolencia con que eran tradicionalmente tratadas las irregularidades de las élites y clases políticas conservadoras que habían dominado el país desde la independencia. Ignorante también de la lección marxista que decía haber asumido, no fue capaz de ver que el capital solo confía en los suyos para gobernar y que nunca es grato con quien, no siendo suyo, le hace favores. Aprovechando un contexto internacional de excepcional valorización de los productos primarios, provocado por el desarrollo de China, incentivó a los ricos a enriquecerse como condición para disponer de los recursos necesarios para llevar a cabo las extraordinarias políticas de redistribución social que hicieron de Brasil un país sustancialmente menos injusto al liberar a más de 45 millones de brasileños del yugo endémico de la pobreza. Terminado el contexto internacional favorable, solo una política de acuerdo “a la nueva moda” podría dar sustento a la redistribución social, o sea, una política que, entre muchas otras vertientes, se asentase en la reforma política para neutralizar la promiscuidad entre el poder político y el poder económico, en la reforma  fiscal para que tributen los ricos a fin de financiar la redistribución social después del fin del boom de las commodities, y en la reforma de los medios de comunicación, no para censurar sino para garantizar la diversidad de la opinión publicada. Era, sin embargo, demasiado tarde para tanta cosa que solo podría haber sido hecha a su tiempo y fuera del contexto de crisis.

El segundo factor, relacionado con éste, es la crisis económica global y el férreo control que tiene sobre ella quien la causa, el capital financiero, entregado a su vorágine autodestructiva, destruyendo riqueza bajo el pretexto de crear riqueza,  transformando el dinero de medio de intercambio en mercancía por excelencia del negocio de la especulación. La hipertrofia de los mercados financieros no permite el crecimiento económico y, por el contrario, exige políticas de austeridad mediante las cuales los pobres son conferidos al deber de ayudar a los ricos a mantener su riqueza y, si es posible, a ser más ricos. En estas condiciones, las precarias clases medias creadas en el período anterior quedan al borde del abismo de la pobreza abrupta. Intoxicadas por los media conservadores, convierten fácilmente a los gobiernos responsables de lo que son hoy en responsables de lo que les puede suceder mañana. Esto es tanto más probable en cuanto que su viaje desde la senzala hacia los patios exteriores de la Casa Grande fue realizado con el billete del consumo y no con el de la ciudadanía [1].

El tercer factor a favor del bloque conservador es el hecho de que el imperialismo norteamericano está de regreso en el continente después de sus aventuras en Oriente Medio. Hace cincuenta años, los intereses imperialistas no conocían otro medio sino las dictaduras militares para alinear a los países del continente con sus intereses. Hoy disponen de otros medios que consisten básicamente en financiar proyectos de desarrollo local y organizaciones no gubernamentales en las que la defensa de la democracia es la fachada para atacar de forma agresiva y provocadora a los gobiernos progresistas (“fuera el comunismo”, “fuera el marxismo”, “fuera Paulo Freire”, “no somos Venezuela”, etcétera). En tiempos en que la dictadura puede ser dispensada si la democracia sirve a los intereses económicos dominantes, y en que los militares, todavía traumatizados por las experiencias anteriores, parecen no estar disponibles para nuevas aventuras autoritarias, estas formas de desestabilización son consideradas más eficaces porque permiten sustituir gobiernos progresistas por gobiernos conservadores manteniendo la fachada democrática. Los financiamientos que hoy circulan abundantemente en Brasil provienen de una multiplicidad de fondos (la nueva naturaleza de un imperialismo más difuso), desde las tradicionales organizaciones vinculadas a la CIA hasta los hermanos Koch, que en los Estados Unidos financian la política más conservadora y tienen intereses sobre todo en el sector del petróleo, y las organizaciones evangélicas norteamericanas.

¿Cómo salvar la democracia brasileña?

La primera y más urgente tarea es salvar el órgano judicial brasileño del abismo en que está entrando. Para eso, el sector íntegro del sistema judicial, que ciertamente es mayoritario, debe asumir la tarea de reponer el orden, la serenidad y la contención en el interior del sistema. El principio orientador es simple de formular: la independencia de los tribunales en el Estado de derecho busca permitir a los tribunales cumplir con su cuota de responsabilidad en la consolidación del orden y la convivencia democráticas. Para ello no pueden poner su independencia al servicio de intereses corporativos, ni de intereses políticos sectoriales, por muy poderosos que sean. El principio es fácil de formular pero muy difícil de aplicar. La responsabilidad mayor en su aplicación reside ahora en dos instancias. El STF (Supremo Tribunal Federal) debe asumir su papel de máximo garante del orden jurídico y poner término a la anarquía jurídica que se está instaurando. Muchas decisiones importantes recaerán sobre el STF en los próximos tiempos y ellas deben ser acatadas por todos, cualquiera sea su tenor. El STF es en este momento la única institución que puede trabar la dinámica de estado de excepción que está instalada. Por su parte, el CNJ (Consejo Nacional de Justicia), al que compete el poder disciplinario sobre los magistrados, debe instaurar de inmediato procesos disciplinarios por reiterada prevaricación y abuso procesal, no solo al juez Sérgio Moro sino también a todos los otros que siguieron el mismo tipo de actuación. Sin medidas disciplinarias ejemplares, el órgano judicial brasileño corre el riesgo de perder todo el peso institucional que cimentó en las últimas décadas, un peso que, como sabemos, no fue siquiera usado para favorecer fuerzas o políticas de izquierda. Solo fue conquistado manteniendo la coherencia y la isonomía entre medios y fines.

Si esta primera tarea fuese realizada con éxito, la separación de poderes estará garantizada y el proceso político democrático seguirá su curso. El gobierno de Dilma decidió acoger a Lula da Silva entre sus ministros. Está en su derecho de hacerlo y no compete a ninguna institución, y mucho menos al órgano judicial, impedirlo. No se trata de huir de la justicia por parte de un político que nunca huyó de la lucha, dado que será juzgado (si ese fuera el caso) por quien siempre lo juzgaría en última instancia: el STF. Sería una aberración jurídica aplicar en este caso la teoría del “juez natural de la causa”. Puede, eso sí, discordarse del acierto de la decisión política tomada. Lula da Silva y Dilma Rousseff saben que hacen una jugada arriesgada. Tanto más arriesgada si la presencia de Lula no significa un cambio de rumbo que arrebate a las fuerzas conservadoras el control sobre el grado y el ritmo de desgaste que ejercen sobre el gobierno. En el fondo, solo elecciones presidenciales anticipadas permitirían reponer la normalidad. Si la decisión de Lula-Dilma saliera mal, la carrera de ambos habrá llegado a su fin, un fin indigno y particularmente indigno para un político que tanta dignidad devolvió a tantos millones de brasileños. Además, el PT necesitará muchos años hasta volver a ganar credibilidad entre la mayoría de la población brasileña, y para eso tendrá que pasar por un proceso de profunda transformación. Si todo sale bien, el nuevo gobierno tendrá que cambiar urgentemente de política para no frustrar la confianza de los millones de brasileños que están saliendo a las calles contra los golpistas. Si el gobierno brasileño quiere ser ayudado por tantos manifestantes, tiene que ayudarlos a tener razones para  ayudarlo. Es decir, sea en la oposición, sea en el gobierno, el PT está condenado a reinventarse. Y sabemos que en el gobierno esta tarea será mucho más difícil.

La tercera tarea es todavía más compleja porque en los próximos tiempos la democracia brasileña tendrá que ser defendida tanto en las instituciones como en las calles. Como en las calles no se hace formulación política, las instituciones tendrán la prioridad debida incluso en tiempos de pulsión autoritaria y de excepción antidemocrática  Las maniobras de desestabilización van a continuar y serán tanto más agresivas cuanto más visible sea la debilidad del gobierno y de las fuerzas que lo apoyan. Habrá infiltración de provocadores tanto en las organizaciones y movimientos populares como en las protestas pacíficas que realicen. La vigilancia tendrá que ser total ya que este tipo de provocación está hoy siendo utilizado en muchos contextos para criminalizar la protesta social, fortalecer la represión estatal y crear estados de excepción, utilizando para ello la fachada de normalidad democrática. De algún modo, como ha sostenido Tarso Genro, el estado de excepción ya está instalado, por lo que la bandera “No habrá golpe” tiene que ser entendida como denuncia del golpe político-judicial que ya está en curso, un golpe de nuevo tipo que es necesario neutralizar.

Finalmente, la democracia brasileña puede beneficiarse de la experiencia reciente de algunos países vecinos. El modo en que las políticas progresistas fueron realizadas en el continente no permitió dislocar hacia la izquierda el centro político a partir del cual se definen las posiciones de izquierda y de derecha. Por eso, cuando los gobiernos progresistas son derrotados, la derecha llega al poder poseída por una virulencia inaudita orientada a destruir en poco tiempo todo lo que fue construido a favor de las clases populares en el período anterior. La derecha viene entonces con un ánimo revanchista destinado a cortar de raíz la posibilidad de que vuelva a surgir un gobierno progresista en el futuro. Y logra la complicidad del capital financiero internacional para inculcar en las clases populares y en los excluidos la idea de que la austeridad no es una política con la que se puedan enfrentar, sino un destino al que se deben acomodar. El gobierno de Macri en Argentina es un caso ejemplar al respecto.

La guerra no está perdida, pero tampoco se ganará si solamente se acumulan batallas perdidas, lo que sucederá si se insiste en los errores del pasado.

Notas

[1] Casa-Grande e Senzala (1933), traducido al castellano como Los maestros y los esclavos, es una obra del antropólogo Gilberto Freyre que trata sobre la formación de la moderna sociedad brasileña bajo el régimen del monocultivo colonial de la caña de azúcar. La Casa Grande alude al lugar donde vivían los señores explotadores de esclavos que cultivaban el azúcar y la senzala se refiere a las habitaciones de los esclavos negros [N. del T.].

]]>
2016-03-24 18:40:03
<![CDATA[Sombreros de colores - CARTA A “QUIEN MANDA EN LOS INSTITUTOS DE SECUNDARIA”]]> UNA REFLEXIÓN SOBRE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA, desde el punto de vista de un niño (desde el respeto al profesorado, por una escuela inclusiva y en la que sea fundamental la participación de todas las partes implicadas, también el alumnado):

Tengo 14 años y estoy en 1º de la ESO. No me gusta el Insti. Ayer le pregunté a mi madre cuando tiempo tenía que estar yendo y me dijo que …¡6 años!!!

 

mama y alex

PUFFFF…., LE ESCRIBO A QUIEN MANDA EN LOS INSTITUTOS para ver si los pueden hacer más interesantes y divertidos. (Y reconozco que en el mío hay muchos profes buenos y que se preocupan por mi y por todos!!)
A mi me cuesta aprender, pero quiero estudiar para tener de mayor un trabajo que me guste.
Señor o señora jefa de los institutos YO TENGO ALGUNAS IDEAS QUE PODRÍAN AYUDARNOS A LOS QUE NOS CUESTA ESTUDIAR Y NO NOS GUSTA LA SECUNDARIA.

1. Se deberían elegir a los profes que, además de saber enseñar y todo eso, fueran más ser alegres, amables y cariñosos (que les hagan unas pruebas para comprobar esto!!). Es verdad que muchas veces nos distraemos y no estamos atentos y se nos olvidan cosas o no hacemos caso y nos ponemos a jugar con el de al lado… pero regañarnos todo el rato… Los profes alegres y que se preocupan por ti, yo creo que son mejores maestros porque te dan ganas de aprender, es como si no quisieras defraudarlos. (Yo he tenido profesores en mi cole de primaria “Alquería” que antes de regañar me preguntaban si estaba bien o si me pasaba algo o si necesitaba salir un rato)

Una escuela alternativa

2. Cuando me distraigo, a mi me sirve más que me ayuden con algo a estar atento: que me llamen la atención en voz baja para que los demás no se rían de mí, que me avisen de que me van a preguntar algo antes y que me pregunten algo que yo sepa. Eso me hace sentirme bien y me dan más ganas de aprender. No me gusta que me digan que “ya te has distraído otra vez” o “tienes que estar más atento”. Eso ya lo se yo!!! Pero no es tan fácil. ¿Alguien piensa que no nos gustaría estar atentos sin tener que esforzarnos tanto?. A mi me encantaría poder controlar mi cabeza…pero se va sola. Si las clases fueran más cortas, si no hubiera que estar sentado todo el rato, si hubiera descansillos, si me pudiera levantar a hacer algo (borrar la pizarra, repartir folios: me encantaría que cada día hubiera un ayudante y que a mí me tocara muchas veces!!!)

propuesta_politica_infancia_t4

3. Las clases deberían ser más variadas y no siempre el profe escribiendo en la pizarra, o diciéndonos que leamos del libro y luego, a quien le da tiempo, haciendo ejercicios (a mí siempre me quedan para casa). A mi me gustaría hacer cosas distintas: ver películas, buscar cosas en libros de la biblioteca o en el periódico o en Internet o salir a la calle y preguntar a gente… Me gustaría que a veces expliquen los temas mis compañeros (yo me entero mejor así, entiendo mejor sus palabras y además no me da corte preguntar)Dónde está el mundo

4. Yo creo que es muy bueno trabajar en grupo. En mi cole Alquería siempre lo hacíamos así. Los grupos tienen que ser variados: gente que sabe más y menos o que es buena en una cosa y otros en otras. Yo aprendo más en grupo y no me distraigo porque el grupo no me deja. Y todos nos ayudamos. Y había unas reglas: todos teníamos que participar, todos nos teníamos que saber los resultados y la nota era para todo el grupo. Era muy fácil y divertido, aunque fueran mates. Y yo no sé por qué pero yo aprendía muchísimo. Siempre había alguna niña que decía “venga que esto es muy fácil mira”…y me entraba genial!. Todos teníamos un papel en el grupo: secretario, moderador, presentador, encargado del material, encargado del orden…

trabajo cooperativo

5. Otra cosa muy importante. A los niños que nos cuesta un poco mas o vamos más lentos no nos gusta que nos saquen de nuestra clase para ir a Refuerzo. En Alquería, el Refuerzo entraba en la clase y nos ayudaba a varios y al profesor. Aquí en el Insti somos los niños los que salimos al Refuerzo. Eso me molesta, me siento mal. No me gusta que todos sepan que necesito ayuda y además…perdemos el ritmo del resto del grupo!!! (Aunque la profe de refuerzo es súper y me ayuda un montón, pero me gustaría más ella estuviera en mi clase!!!)

etiquetas

6. Otra idea para que los Insti sean mejores y enseñen de verdad es que no haga falta exámenes. Ya se que suena raro pero…yo se más cosas que las que pongo en los exámenes. Los exámenes están bien cuando llegas el primer día porque no te conocen. Pero después cuando ya te conocen… Yo creo si trabajáramos en grupo y el profe nos viera y nos oyera lo que aprendemos no harían falta tantos exámenes ( o solo para el que quiera “subir nota”, que los hay Glup!!).

ojosdeninhio5

7. A mi no me importa que me ayuden…pero también me gustaría tener la oportunidad de ayudar a otros. Yo se que me cuestan las mates, el inglés…pero se me dan bien los bichos y las volteretas!!!. Se un montón de aves rapaces. A mi me gusta ayudar a los demás y así no me siento como el “niño con problemas” al que siempre le tienen que ayudar.

frato maestros

8. También yo creo que un buen instituto debería ser un lugar donde se oigan voces y ruidos, donde hay más vida ¡vaya! Quiero decir que no entiendo tanta obsesión por el silencio y por estar sentados. Yo haría un instituto donde todo el mundo tuviera que hablar, opinar, contar sus cosas, preguntar, donde hubiera que moverse, juntar las mesas y las separarlas dependiendo de la tarea, donde el profesor pudiera moverse alrededor de los alumnos, donde las mesas están en círculos o en grupos. Ah!! Y que pusieran música mientras trabajamos!!

frato3-2

9. Para mejorar los institutos creo que se debería contar más con nosotros, con los alumnos. Aunque no lo parezca, nosotros tenemos muchas ideas. Deberían preguntarnos. Nosotros podemos ayudar a solucionar problemas. Y podríamos opinar sobre como nos gustaría aprender o que cosas nos interesan más. Así sería más interesante. En Alquería, los niños y las niñas proponíamos los temas que queríamos estudiar y los profes siempre sabían como meter en esos temas las cosas importantes que teníamos que saber!!!

Reflexion_tonucci

10. Señor o Señora jefa de los Institutos: nos levantamos a las siete de la mañana (bueno, mis compas que vienen de pueblos a las seis y media), pasamos 7 horas en clase, (las últimas 3 son ya insoportables!!!), llegamos a casa a las cuatro de la tarde (dice mi madre que si tuviéramos un Sindicato denunciarían a la Empresa – no sé muy bien a que se refiere- y luego…¡Los deberes!!. Más de lo mismo. Porque los deberes no son hacer trabajos chulos ni nada de eso, es hacer lo mismo que por la mañana pero en la casa!!. (Yo se que a mí no me gusta estudiar porque me cuesta, pero la verdad es que no sé si a algún niño le puede gustar este plan). Yo por la tardes quiero hacer deporte (hago gimnasia acrobática, y por cierto, en el Insti solo tenemos 2 horas a la semana y luego dicen que estamos obesos), quiero ir a música (toco la batería) y quiero jugar a la Play o tumbarme a ver la tele que tampoco pasa nada.

FRATO-Sin-odiar-lo-que-estudiamos1

(Ya se imagina usted que yo no escribo así ni tan largo… mi madre me ha ido preguntando y anotando mis ideas. Luego las hemos escrito – bueno, ella, la verdad- pero yo las he leído y esto es lo que pienso!!!)

No tarden mucho en cambiar los Insti, porque tengo amigos que ya quieren “salirse” y yo, que no me dejan mis padres, me desanimo cuando pienso que me quedan…. ¡¡6 años!!!!

Atentamente, Juan

]]>
2016-03-13 12:39:49
<![CDATA[Es la ecología, estúpidos - MATAR LOBOS, DESTRUYE LOS ECOSISTEMAS]]> Angel M. Sanchez. Biólogo de vida salvaje.

Fernando Prieto. Ecólogo.

La ignorancia ha determinado grandes desequilibrios en los ecosistemas ibéricos. Por ejemplo se han repoblado cientos de miles de hectáreas con especies pirófitas como pinos y eucaliptos que todos los años son pasto de las llamas y que son en gran parte repobladas de nuevo con dinero procedente de las arcas públicas. También se han dejado de pastorear y controlar importantes áreas forestales con lo que el riesgo de potenciales incendios se incrementa año tras año. Otro tanto pasó con edificaciones en conos de deyección de barrancos, cerca de los ríos o con construcciones en primera línea de costa o deforestación en las cabeceras de las ramblas que anualmente provocan graves daños por inundación sobre todo en el mediterráneo.

EL LOBO PIEZA CLAVE DE LOS ECOSISTEMAS

Otro tanto sucede con los grandes carnívoros. Solo un ignorante es capaz de desconocer la labor fundamental que tienen los superdepredadores en los ecosistemas. Los estudios científicos demuestran que la pérdida de grandes carnívoros daña los ecosistemas  impidiendo los efectos beneficiosos de las “cascadas tróficas”.

Los grandes carnívoros ya han sido exterminados en muchas regiones desarrolladas de Europa Occidental y Oriental, los Estados Unidos o el Sudeste Asiático y este mismo patrón de exterminio se repite en todo el mundo desde el comienzo del Neolítico. Más de las tres cuartas partes de las 31 especies de grandes depredadores del planeta, tales como leones, tigres, leopardos, jaguares o lobos, presentan un acusado declive poblacional, como se constata en multitud de estudios científicos. De ellas, 17, están restringidas a menos de la mitad del territorio que históricamente ocuparon en un pasado reciente.

El  exterminio de grandes depredadores como los lobos y los osos tiene un efecto en cascada y afecta negativamente a un delicado equilibrio ecológico con millones de años de evolución. Las evidencias científicas manifiestan que los grandes y medianos depredadores desempeñan un papel fundamental en los sistemas ecológicos naturales, incluso en los más antropizados, que no puede ser reemplazado, en ningún caso, por la “gestión humana” que a la larga solo consigue alterar y desequilibrar los complejos flujos energéticos que tienen lugar en dichos sistemas ecológicos (i.e., superpoblación de ciervos y jabalíes en el Parque Nacional de Cabañeros que destruyen la vegetación de una joya del monte mediterráneo debido a la ausencia de depredadores naturales).

Los superdepredadores son los ingenieros de los ecosistemas, pero que además trabajan 24 horas,  son las únicas especies capaces de manejar las líneas de información y energía y materia en el ecosistema para que este se mantenga en el tiempo con adecuados niveles de estabilidad, madurez y biodiversidad. Los lobos son absolutamente necesarios para el mantenimiento de los mismos. Hoy vemos en ciertas zonas la superpoblación de corzos, ciervos, jabalíes y otros ungulados que son cazados como única medida de gestión. El lobo lo podría hacer gratuitamente y con mucho mayor criterio del que utilizamos los humanos en la gestión de estas poblaciones.

PROBLEMÁTICA

Los ecosistemas ibéricos que hoy nos encontramos son el resultado de un desarrollo humano intensivo e incontrolado desde hace milenios. Hoy existe una superpoblación de algunas especies (jabalíes, ciervos, cabras hispánicas, etc.) por intereses humanos para la práctica cinegética. Debido a la importante red de carreteras y a los tramos de alta velocidad, sin pasos de fauna, existen accidentes por atropello de fauna, en algunas zonas como Soria se estima que el 60% de los accidentes de carretera son por esta causa. La incidencia sobre los cultivos es consecuencia de la falta de alimento natural. La expansión del lobo y la restauración de estos ecosistemas es la única garantía para su mantenimiento.

Repasemos algunas problemáticas en general, aunque como es sabido existe una gran diversidad sierra a sierra y monte  a monte, y lo que puede ser válido para una zona es inadmisible para otra zona cercana.

Es cierto que en algunos sitios hay problemas por falta de medidas de conservación, rapidez y calidad en las ayudas a ganaderos, etc.. de pero en vez de utilizar la inteligencia o buscar cómo se puede favorecer al coexistencia entre el hombre y sus usos y esta magnífica especie se opta por la caza indiscriminada sin ningún tipo de control ni enfoque científico en la gestión,  matizado con eufemismos como “caza controlada” o “gestión poblacional” que en realidad.

Hay diversos intereses en torno al lobo, por una parte algunos ganaderos que no controlan adecuadamente sus cabañas ganaderas. Dejan al ganado sin ningún tipo de control en la montaña y posteriormente cuando vuelven a buscarlos se encuentran casos de depredación, lo que también tiene relación en ocasiones con que no se utilizan razas autóctonas, por ejemplo la avileña tiene un mayor instinto para defender a los terneros que la charolesa que tiene problemas en los partos en el monte y no defiende a las terneras del lobo. Lobos que, en ocasiones, por falta de presas naturales en zonas ganaderas se ven predispuestos a depredar sobre el ganado.

Los planes de  caza son absolutamente arbitrarios pues están condicionados por no existir censos actuales rigurosos y fiables. Es cierto que existe un instinto atávico de cuando el hombre era cazador antes de transformarse en recolector. Instinto de caza que se desarrolla con una caza social en miles de municipios de toda España donde el hombre caza especies con alta tasa de reclutamiento. Especies que se reproducen a un ritmo  rápido. Instinto de caza que se practica en España, Europa y en muchas partes del mundo, pero esto como todo evoluciona. Ningún cazador con el mínimo sentido de la ética cazaría un oso o un lince, o un águila imperial, aunque hace pocos años personajes de la realeza fueran capaces de ir a cazar a otros países osos o elefantes, o miembros de consejos de administración del IBEX35, incluso mediáticos jueces o ministros de diferentes orientaciones políticas, todavía practican la caza por el trofeo de las más diversas especies, incluyendo al lobo entre sus “piezas” por supuesto, dentro y fuera de España. Sin embargo, en muy poco tiempo nadie en este país cazará lobos, como pasa con las otras especies emblemáticas referidas anteriormente y que eran consideradas alimañas hace menos de 50 años. La existencia del lobo, mejora y sanea las poblaciones cinegéticas de ciervos y corzos. Así, los mejores trofeos de España se encuentran precisamente donde hay convivencia con el lobo ya que el lobo depreda sobre los individuos más débiles (i.e., Sierra de la Culebra, Zamora)

Algunos “expertos” también han hecho del lobo su modus vivendi. Así hacen recomendaciones bien pagadas sobre cuánto y donde se puede cazar, en casi todas las ocasiones sin censos que no son ni siquiera medianamente fiables y, por supuesto, sin adecuada información de base. Así se ponen una serie de datos encima de la mesa sin ningún tipo de control.

También existen conservacionistas bien intencionados que sin la información adecuada de censos, porque directamente no existe, quieren llegar a acuerdos con cazadores y ganaderos sin ninguna base científica. Este “buenrollismo” sería más lógico practicarlo en empresas con más futuro.

En algunas administraciones autonómicas, las decisiones sobre esta especie, también, se toman sin ningún tipo de base científica. Solo un prevaricador, ya que en determinado nivel de competencias no es admisible la ignorancia, es capaz de permitir que desaparezcan los lobos de un territorio. En la administración estatal sigue sin darse el adecuado valor a la especie, también dicen que están transferidas las competencias, lo cual no es cierto ya que mantienen algunas importantes. Hasta los máximos responsables del MAGRAMA han tratado de nuevo al lobo ibérico como alimaña y han clamado por su extinción.

SOLUCIONES

Es necesario respetar los ritmos de la naturaleza. Hay que buscar “soluciones basadas en la naturaleza” que serán siempre más ecológicas y más baratas. Es posible encontrar sistemas de convivencia entre los grandes depredadores y el hombre: la ciencia y una implicación y gestión bien fundamentada por parte de las diferentes administraciones, nos podría ayudar a encontrar dicha convivencia entre los ganaderos y el lobo, con adecuadas, rápidas y bien calculadas indemnizaciones por daños, implementación de métodos preventivos y/o disuasorios supervisados por la administración, aplicación de medidas de restauración del hábitat del lobo, y compensación de aquellas buenas prácticas que contribuyan a la conservación de la biodiversidad.

Actualmente se está empleando millones de euros (solo el proyecto Iberlince son 34 millones de euros) para conservar al lince después de llevarlo a una población residual al borde de la extinción, cuando hace solo unas décadas hubiera sido una labor mucho más sencilla. Con el oso sucede algo parecido, aunque en solo uno de los tres núcleos de su distribución ibérica, el occidental, hay ciertos datos de mejora, en los otros dos, oriental y Pirineos, su situación es absolutamente precaria.

 

 

lobo 2

 

 

La sociedad avanza, actuaciones que se hacían hace 50 años, como exterminar alimañas o cazar linces, hoy nos ponen la carne de gallina. Pero por otra parte han cambiado los sistemas de valores. En Europa el lobo avanza y en Alemania por ejemplo, se celebra como una recuperación de la naturaleza salvaje. Según transcurren los años, especies que habían desaparecido en las zonas más desarrolladas, vuelven a colonizar los territorios con un nivel de desarrollo industrial menos elevado, en conexión con las poblaciones más orientales de Europa.

En España, podemos, debemos seguir ese camino. Es posible que hace 300 años o incluso 50, los sistemas de valores fueran diferentes, pero hoy en día no tiene ningún sentido seguir con estas prácticas bárbaras y absolutamente contrarias a la “eco-lógica”. Los sistemas de valores han evolucionado afortunadamente, con el paso de los años y al igual que nadie en su sano juicio puede defender y argumentar a favor hoy en día sobre la “caza deportiva” de los grandes depredadores, el lobo tampoco representa una amenaza para el ser humano y como se ha visto anteriormente, es una pieza indispensable del ecosistema. Pero no es solo una cuestión de ética o de conservación de las especies, es también una cuestión de estética. La sociedad española del siglo XXI exige un cambio de mentalidad desde la base y la protección del lobo ibérico en todo su territorio histórico es sin duda parte de ese cambio.

Para una gran mayoría de españoles, alancear al Toro de la Vega hasta la muerte, lanzar una cabra desde un campanario o descabezar un ganso por placer, son salvajadas que además afectan directamente a la dignidad humana. Y en muy poco tiempo demostraremos como sociedad que hemos sido capaces de progresar dejando atrás todas estas bárbaras costumbres.

Actualmente, en muchas Comunidades Autónomas de su área de distribución histórica, no existen lobos o hay grupos muy reducidos como Andalucía, Castilla la Mancha, Aragón o Extremadura, fomentemos y permitamos la dispersión natural de esta auténtica joya de nuestra fauna desde sus territorios septentrionales, así como la conectividad entre las diferentes poblaciones. Disminuyamos la persecución absurda y carente de apoyo científico de la especie al Sur del Duero, de la que anualmente se aniquila prácticamente el total de la tasa de renovación natural de la población, impidiendo la conectividad referida anteriormente.

 

 

lobo 3

 

Cualquiera que sea capaz de echar un vistazo en los buscadores de Internet de su portátil o “Smartphone”, se dará cuenta de que se obtiene mucho más dinero, durante, como es lógico, mucho más tiempo, con actividades como la fotografía-observación de la fauna, o el eco-turismo activo asociado a las especies emblemáticas que con la caza de trofeos (La Caza en Castilla y León: http://www.ecologistasenaccion.es/article17888.html )

Tener lobos es un auténtico lujo, al igual que linces u osos. Desafortunadamente en España los tenemos solo en algunas regiones. Seguro que cualquier tipo de consulta entre el exterminio o el apoyo a la especie a escala nacional daría por resultados que una grandísima mayoría de la población española se decantaría por  el mantenimiento de la especie y su reintroducción en aquellas regiones que se den circunstancias favorables para su conservación.

Protejamos nuestro patrimonio, apoyemos la recolonización natural del lobo, reintroduzcamos la especie en su área natural. Que se extienda hacia sus áreas históricas andaluzas y levantinas. La inteligencia colectiva nos puede ayudar como país a resolver una serie de problemas enquistados como este del lobo, hagámoslo. Seamos listos, hay soluciones basadas en la naturaleza para convivir con esta especie. Utilicémoslas.

]]>
2016-03-13 11:10:23
<![CDATA[El imaginario salvaje - Brujas (Plegaria)]]> Bruja mi abuela que fue maltratada. Bruja mi madre que tuvo que huir. Bruja mi hermana que resistió. Bruja mi alma femenina. Brujas quemadas por el maltrato y despreciadas por el olvido y la normalización de sus llamas. Brujas las brujas que siguieron cultivando sus remedios, sus aquelarres de placer, sus círculos sin invasión de Ellos. Brujas las republicanas, anarquistas y socialistas de pelo rapado que vivieron, sobrevivieron y murieron en las cárceles fascistas de Franco. Brujas las discriminadas por un mercado laboral que ante la pasividad de casi todo el mundo las maltrata. Brujas las madres, como Nieves Gallego. Brujas las que no lo son. Brujas las que gestionan los cuidados y se ríen de los símbolos vacíos de sociedades huecamente viriles. Bruja Teresa Rodríguez que encarna una política con más oxitocina y menos testosterona. Bruja Sira Rego, que lleva el comunismo tatuado en la piel de su imbatible libertad. Bruja Yayo Herrero y Paca Blanco que defienden la tierra porque emergieron de ella y escupieron a sus perseguidores razones a las que no había razones que oponer. Brujas Asun Ruiz que vuela con sus pájaros, y Liliane Spendeler que ha hecho de su balsa una isla llena de vida y puentes. Brujas las mujeres asesinadas por cuidar del mundo. Las mujeres árbol, las mujeres tierra, las mujeres mar. Brujas las que trabajan en casa haciendo que las cosas no se caigan. Brujas las que escriben y las que no saben escribir. Brujas las que nunca fueron princesas y las que jamás quisieron un príncipe azul, como Ana Camelo. Bruja María Romay, que desde Cádiz convierte la política en dignidad a pesar del maltrato de necios, que roban la política convirtiéndola en fango, de poco entendimiento y mucho ego herido de macho frustrado. Bruja Gema L. que siempre tuvo alma de negra aunque su mirada fuera blanca. Bruja Laura Lucas que siempre danzó la inteligencia y que se derramó entre nosotros con la vitalidad de quien no sabe ser más que pura generosidad. Bruja Cote Romero que es pura energía y que creó donde sólo había un desierto. Brujas mis sensaciones mejores. Bruja Soledad del Castillo que hizo de la amistad un tiempo perpetuo. Brujas las que tienen nombre y las que no. Brujas las que desbordan con el significado de su labor el contenido de las palabras. Bruja Zaina que ha convertido su Islam en algo radicalmente contrario a la sumisión. Bruja Alba del Campo que es fuerte y vulnerable porque sólo sabe generar belleza. Brujas de América y sus revoluciones, brujas de África y sus selvas y desiertos perdidos. Bruja Emma Goldman y su adorable anarquía y también bruja Ursula K. Leguin que me mostró un futuro mejor y me puso nombre. Brujas sus canciones, su fuerza, su erotismo de mil matices, su poesía y también su visión prosaica. Brujas las refugiadas del mundo que buscan ternura en unas fronteras que cada vez están más afiladas.

Brujas todas ellas, que vuelan a pesar de todo, que nos dan todos los días nuevas oportunidades, que enraízan su actitud en el alma de la revolución más justa y necesaria. A ti, a ti, a ti, a vosotras, a ellas… quiero deciros dos cosas: perdón y gracias.

]]>
2016-03-07 17:30:14
<![CDATA[Principia Marsupia - Cómo la UE convirtió a Grecia en un depósito de almas]]> Alberto Sicilia desde Idomeni (Frontera Grecia-Macedonia)


“Si no fuese por ellos, me habría quedado a morir en Siria. Viajo porque quiero un futuro para ellos”

Leila, su madre.

crios

¿Cuál es la situación en Grecia?

Miles de familias duermen al raso en los campos al norte de Grecia, a lo largo de la valla que separa al país heleno de Macedonia.

Los refugiados que tienen algo de dinero duermen en tiendas de campaña que les ha vendido la mafia. Quienes no, bajo una manta y sobre el barro.

helada

En la carpa que ha instalado Médicos Sin Fronteras las imágenes son dantescas: críos de 2 y 3 años con goteros por la fiebre y las infecciones provocadas por el frío. Y todo está ocurriendo en territorio Schengen, en suelo de la Unión Europea.

El personal de la ONG nos dice que están completamente desbordados. Tienen equipo para atender a 1.000 personas. En los campos de alrededor ya hay diez veces más.

Las colas para conseguir un bocadillos son de más de una hora. Para muchos será lo único que coman durante el día.

colas

¿Cuánto les ha costado a los llegar hasta aquí?

La mayoría de los refugiados han vendido sus casas y todas sus pertenencias para pagarse un viaje a Europa. Para cruzar desde Siria hasta Turquía muchos han pagado 600 euros. Y para atravesar el Egeo hasta alguna isla griega otros 1.000 euros en lanchas de plástico.

¿Por qué hay tantos refugiados bloqueados en Grecia?

Además de los miles de refugiados que duermen junto a la frontera, en el resto del país otros 30.000 siguen bloqueados.

Y la situación no deja de empeorar: cada día llegan a las islas griegas otros 2.000 refugiados y Macedonia apenas deja cruzar a 50 cada jornada.

El cierre de las fronteras se propagó como un dominó. Primero Austria decidió restringir el número de refugiados que atraviesan el país. Temiendo que se quedasen bloqueados en su territorio, Eslovenia cerró fronteras, luego lo hizo Croacia, le siguió Serbia y a continuación Macedonia.

bbcj

Fuente: BBC

En menos de 24 horas, la ruta de los Balcanes quedó bloqueada.

Además de la frontera con Macedonia, otros puntos de Grecia donde se acumulan los refugiados son Atenas con casi 8.000 y la isla de Lesbos con 4.000.

El país heleno se está convirtiendo en un campo de refugiados a cielo abierto.

mapagu

Fuente: Agencia Ana

¿Qué piensa hacer la UE con todos los refugiados que duermen en los campos griegos?

Ahora mismo eso es el gran enigma. Y los refugiados están desesperados porque no tienen ninguna información.

En septiembre del año pasado, los gobierno de la UE alcanzaron (a pesar del voto en contra de la República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia) un acuerdo para repartirse 160.000 refugiados.

No se ha cumplido: sólo han sido reubicados 660 de los 160.000 refugiados prometidos.

Además, la retórica se calienta aún más. El primer ministro búlgaro declaraba ayer: “Exigimos a Grecia que cumpla sus obligaciones en la gestión de la crisis migratoria. Si necesita ayuda, Bulgaria está dispuesta a enviar agentes que resolverán el problema del tráfico de personas en un sólo día”.

Mientras tanto, el nuevo gobierno de Canadá, cumpliendo una promesa que hizo durtante la reciente campaña electoral, ha acogido a 25.000 en los últimos dos meses.

¿Y qué piensan hacer los refugiados que están bloqueados en Grecia?

Al frío, las enfermedades y el hambre, al sufrimiento de los refugiados se suma la falta total de información.

Después de días durmiendo en los campos cercanos a la frontera nadie les explica cuál será su futuro.

La confusión ha llegado a tal punto que muchos están enviando sus pasaportes a Siria para que sus familias pidan desde allí asilo para ellos en las embajadas de Damasco. Nadie les dice que si no tienen encima sus papeles no tendrán absolutamente ninguna posibilidad de cruzar las fronteras de los Balcanes.

En el campo se viven situaciones dantescas: entre los pocos refugiados que podían cruzar ayer a Macedonia, había una familia siria que había tenido un bebé por el camino. Cuando les tocaba pasar no han podido porque el bebé no tenía papeles.

Entre los refugiados se comienza a discutir qué hacer si la situación sigue igual. Y la mafia se frota las manos: empieza a ofrecerles cruzar por las montañas desde Grecia hasta Albania y de ahí una lancha hasta Italia.

Fuente: Sueddeutsche

Fuente: Sueddeutsche

Allá donde la UE les bloquea, las mafias de tráfico de personas se forran.

valla

]]>
2016-03-06 08:59:57
<![CDATA[La tramoya - Podemos, entre ataques ajenos y errores propios]]> Desde que apareció en la escena política, Podemos en general y sus dirigentes en particular han sufrido los ataques más fuertes que se han registrado en la historia de nuestra joven democracia.

Para evitar su ascenso se ha recurrido al insulto y la descalificación e incluso a mentiras y calumnias. Multitud de periodistas y medios han constituido una especie de legión dedicada en cuerpo y alma a combatir y descalificar sus propuestas, pasando sin solución de continuidad de la crítica política a los más crueles ataques personales.

Nunca se había visto algo así en nuestra vida política pero en cierta medida era previsible que haya sucedido.

Ya no se puede seguir disimulando la corrupción y los privilegios vergonzosos e ilegítimos de los que disfrutan los más poderosos del reino, desde Don Juan Carlos de Borbón y su familia hacia abajo, y a todos ellos entró el pánico cuando pensaron en la simple posibilidad de que unos advenedizos no solo pudieran llegar a gobernar sino a disponer de información sobre lo que hacen con España y con el dinero de los españoles detrás de la tramoya y de sus grandes declaraciones de amor a la Patria.

Los bancos, las grandes empresas, las familias “de siempre”, muchos políticos e incluso partidos casi en su totalidad (como vemos que está pasando con las tramas urdidas por el PP en Valencia o Madrid) llevan años y años apropiándose a su antojo del Estado y de sus instituciones en beneficio propio. Y para salvaguardar sus intereses han tejido una red numerosa y tupida de “empleados” a quienes mantienen a base de las sobras que les deja su pillaje. Estos últimos (políticos que cobran complementos millonarios, periodistas, economistas…) son los encargados de elaborar el discurso social que oculta y legitima el estado de saqueo en el que vivimos, tirándose al cuello, si hace falta, de quien ose poner todo eso en cuestión. Los periodistas que acaba de descubrirse que están en cuantiosa nómina de El Corte Inglés o los sueldos millonarios que cobran otros en diferentes medios de comunicación de la derecha o la Iglesia son buena prueba de lo que digo.

Podemos no es sino una expresión de la indignación social cada día más generalizada ante todo esto y si no hubiera nacido de la mano de Pablo Iglesias lo hubiera hecho de la de cualquier otra persona o con otro nombre porque ya no se puede seguir aguantando lo que estamos viviendo, los escándalos de cada día, la corrupción galopante y una institucionalidad nacida de los consensos de la Transición que (nos guste o no) ya no da más de sí y se viene abajo.

Es normal que en este ambiente Podemos no haya podido construir con sosiego su discurso ni definir y asumir con suficiente serenidad la ética y la estética con la que se presenta a la sociedad. La vorágine de los hechos le ha obligado a improvisar y los ataques constantes y tantas veces tan injustos han debido someter a sus dirigentes a un acorralamiento abrasivo que impide pensar bien y hacer política “normal”, y mucho más en condiciones tan excepcionales como las que vive España.

Creo, por tanto, que es injusto culpar a Podemos de todo lo que pueda estar haciendo mal o hacer responsables solo a sus dirigentes de sus fallos o ni siquiera de tantas contradicciones y pasos en falso como han dado (y que incluso algunos de ellos han reconocido en público). El medio ambiente que a propósito le han creado los grandes poderes financieros y mediáticos al sentirse asustados con su sola presencia posiblemente esté siendo sido tan responsable o más de la imagen (buena o mala, según se mire) y de la actuación con las que se presenta Podemos ante la sociedad.

Pero dicho eso, creo que no se puede obviar la parte de responsabilidad propia y los errores que a mi juicio pueden hacer que Podemos entre en barrena y frustre la confianza que ha recibido de millones de personas y votantes.

La presión ambiental, el acoso, las mentiras y los ataques antidemocráticos que día a día reciben Pablo Iglesias y sus compañeros no van a desaparecer porque forman parte de la idiosincrasia y del modo habitual de actuar de unos grupos de poder que siempre han creído que España es suya. Recuérdese lo que decían cuando el Partido Comunista trataba de abrirse paso, con todo derecho, en la democracia que nacía tras la muerte de Franco y lo que hicieron para evitar que fuera influyente. O los ataques que dedicaban a los socialistas que se disponían a gobernar España de la mano de Felipe González con una mayoría electoral nunca antes registrada. Son los mismos grupos que llegaron a decir que Rodríguez Zapatero era nada más y nada menos que cómplice de ETA o que ahora dicen que si hubiera un gobierno de cambio progresista España se hundirá en la miseria.

Pero, a mi juicio, el principal problema que está empezando a tener Podemos ya no es ese clima sino su propio comportamiento que lo reaviva y que no contribuye crear condiciones más favorables para que surja y se consolide la nueva forma de hacer política que en España se necesita tanto como el aire que respiramos.

La trampa en la que cae Podemos es responder a la prepotencia del poder oligárquico con arrogancia y chulería; a los continuos intentos que se hacen para excluir su disidencia con un discurso frentista que le separa de las grandes mayorías sociales. Su error fatal, creo yo, es hacer del lenguaje político una variación del espectáculo televisivo, una provocación constante y no ser consciente de cómo es y qué desea la inmensa mayoría de la gente común de España, a quien (según me parece a mí) no les va tanta bronca, ni el macarrismo, ni la faltas de respeto a los demás o a las formas más elementales de convivencia formal entre personas educadas. Se equivoca a mi juicio Podemos haciendo una interpretación masculina, agresiva, competitiva y tacticista de la política. Se equivoca cuando vocifera en lugar de susurrar y cuando agrede en lugar de extender la mano; cuando, en vez de ayudar a que se acerquen las gentes, abre tan drásticamente un surco insuperable entre “ellos”, los buenos, y los demás, porque la sociedad es mucho más compleja y porque la casta (que existe) no es, sin embargo, todo lo que a Podemos le parece casta solo porque no es como Podemos. Podemos se equivoca en esta fase de negociación con su baile de ahora me siento, ahora me levanto, al renunciar a la estrategia y a los principios a cada instante o, al menos, cuando los pone tan a buen recaudo que parece que no los tiene. Se equivoca cuando en momentos de tanta agresión concentra todo lo que puede el poder interno y renuncia al abrazo de quienes quisieran estar al lado de sus dirigentes para animarlos, ayudarles y decirles al oído que sí se puede pero que, en realidad, solo se puede si lo intentamos todos y no solo unos cuantos ungidos de luz, poder personal y oportunismo.

Por último, me temo que Podemos, que hasta ahora ha dado muestras de haber sabido “leer” a la perfección los deseos de una gran número de españoles hartos de la corrupción y del bipartidismo que la amparaba, se confunde en la lectura más reciente de lo ocurrido en las últimas elecciones.

Tras el 20D, nadie puede imponer nada en el mapa político. Primero, porque aritméticamente no es posible, y segundo porque es cada vez más evidente que la gente común desea otro modo de hacer política, de ser político y de estar en la política. Y todo esto último no solo consiste en hacer demagogia con los sueldos, con los coches oficiales o con los recibos de unos cuantos taxis, ni en creer que la gente común solo es la que comúnmente hay en Podemos. Consiste en hablar de otro modo, en tener empatía incluso con quien no piensa como tú, en saber negociar y pactar con el contrario cediendo a veces, en construir sociedad y bienestar también con quien está en las antípodas de tu pensamiento (los viejos del lugar dirían con razón que no otra cosa es la lucha de clases, esa que dicen que ya ha desaparecido).

Podemos se está equivocando fatalmente porque actúa como si la correlación de fuerzas fuera otra de la que realmente existe. Con la que ha surgido del resultado electoral no es posible imponer la estrategia maximalista que Podemos se empeña en imponer, de modo que su comportamiento o es inútil o no tiene (como yo creo que le está pasando) credibilidad alguna (es muy difícil creer que quiere o puede llegar a acuerdos con otra parte quien le pone condiciones imposibles, quien no está dispuesto a renunciar a algo mientras que le exige a la contraparte que renuncie a mucho, o quien agrede sin necesidad y en el peor momento a quien le propone ser socio).

Y la consecuencia de apostar por esa estrategia maximalista es que Podemos no aprovecha la poderosa capacidad de negociación de la que dispone. De momento, no ha sido capaz de lograr que en los pactos que hay sobre la mesa se mejoren las propuestas sobre bienestar de millones de personas o de regeneración democrática y se eliminen las que suponen un paso atrás en este sentido. Y corre el riesgo de terminar convirtiéndose, como ya le ocurre en Andalucía, en una especie de fuerza política “de segunda división”.

Las grandes palabras y los gestos y declaraciones rimbombantes se las lleva el viento. Lo que queda y lo que hace que una fuerza política se perciba por la ciudadanía como un auténtico motor del cambio social y del progreso histórico es su contribución efectiva a lograr mejores condiciones laborales, económicas y políticas en cada coyuntura y en correlaciones de fuerzas que no siempre son las favorables o deseadas. A veces, como puede suceder ahora, las estrategias de máximos pueden dar mínimos resultados y las apuestas minimalistas son las que proporcionan el máximo y mejor resultado de todos los posibles.

Podemos es ya un proyecto demasiado importante como para que se vaya por la borda por mor de brabuconerías y arrogancia.

]]>
2016-03-04 15:10:25
<![CDATA[Puntadas sin hilo - No te lo perdonaré jamás, Pablo Iglesias. Jamás.]]> Que impidas que los españoles más necesitados perciban un ingreso mínimo vital.

Que permitas que sigan existiendo los desahucios de los pisos de españoles que no pueden pagar la hipoteca por haber perdido su trabajo.

Que la negociación colectiva vuelva a ser un hecho que proteja a los trabajadores.

Que la ley mordaza no se derogue por tu culpa.

Ni la ley Wert de educación.

Que la sanidad no sea universal y enteramente gratuita.

Y tantas otras cosas que te ofrece el PSOE para que te abstengas.

Cosas que no son la panacea definitiva, pero que mejorarían la situación de aquellos ciudadanos a quienes en tus inicios querías empoderar, ¿te acuerdas?

Que permitas que Mariano Rajoy y el Partido Popular continúen gobernando.

Que fuerces unas nuevas elecciones de resultados inciertos o similares.

Que muestres tu incapacidad política con el sufrimiento y tedio que causarías a los españoles.

Que os hayáis convertido en un partido más.

Que juegues a la ruleta rusa con cinco balas en el tambor de seis.

Que no colabores a la gobernabilidad de España.

Que dé la impresión de que tu soberbia está herida por no ser tú quien consiga estos avances.

Que hoy no te pongas el esmoquin para asistir a la sesión de investidura.

Que te repitas tanto con lo de un programa de cambio y de progreso y creas que eso solo puede ser con el tuyo. Que te creas en posesión exclusiva de la verdad.

Que creas que puedes ignorar a Europa.

Que, frívolamente, pongas en riesgo la unidad de España.

Que va a resultar que, incomprensible e inesperadamente, el PSOE es más decente y coherente que tú y tus maximalismos.

Que, aunque te repeliese, no te pongas una pinza en la nariz, y evitar la otra, para abstenerte y hacer que España se ponga en marcha.

Que cada No que pronunciéis en la votación sonará a venganza.

No te volveré a votar.

_______________________________________

Gota OTEGI: Me alegro de que Otegi haya salido de la cárcel. Y creo que debería permitírsele presentarse a lehendakari.

_____________________________________

]]>
2016-03-01 10:50:00
<![CDATA[El tablero global - Por qué el (verdadero) poder tiene pánico a que Podemos entre en el Gobierno]]> Una de las argumentaciones políticas más inverosímiles sobre mayorías parlamentarias fue la que ofreció este lunes Pedro Sánchez al Comité Federal del PSOE: “…ya nos gustaría a nosotros poder formar un gobierno de izquierda, pero que la suma no da, que desgraciadamente los escaños de la izquierda en el Congreso de los Diputados no son más que los escaños de la derecha…” (161 diputados, frente a los 163 que reúnen PP y C’s). En consecuencia, ha dedicado todos sus esfuerzos a cerrar un pacto con la menor de esas fuerzas de la derecha, y así ahora suma… 130 escaños.

Algo asombroso para quien tiene un doctorado en Economía y Empresa: para construir una mayoría prefiere a los 40 diputados de Ciudadanos que a los 71 de Podemos+IU(UP). Y, como le gustaría “un gobierno de izquierda”, cierra unos acuerdos con ese partido derechista que son considerados inaceptables por todas las formaciones izquierdistas. Y lo hace “discretamente” al margen de esas últimas y mientras está negociando con ellas un “Gobierno de progreso”. Tan “discretamente” que su cumbre bilateral con Albert Rivera para cerrar su pacto se celebraba en secreto y simultáneamente a la negociación “a cuatro” del PSOE con el resto de la izquierda en la que él había declinado participar. Sin duda, por problemas de agenda.

Aunque lo más curioso es que ese viraje socialista hacia la derecha minoritaria se produce cuando Sánchez ya sabe que en el otro lado del espectro político tiene asegurada la investidura en segunda votación: 167 votos a favor (PSOE, Podemos, Compromís, IU y PNV) y 163 en contra (PP y C’s), con la abstención o ausencia de ERC y DiL. Eso es lo que quedó claro en su reunión con Pablo Iglesias, pero poco después el secretario general socialista se vio obligado a renunciar a eso que dice que le “gustaría” tanto.

Es un secreto a voces que son presiones internas y externas las que le fuerzan a buscar una alianza contra-natura (que le pregunten al PSC) con Ciudadanos, pero son fundamentalmente los poderes económicos los que le obligan a ello, porque está claro, como explica el profesor Vicenç Navarro, que C’s es la expresión política del Ibex-35, su doctrina es aún más neoliberal que la del PP y el tema económico es el obstáculo central para la formación de un Gobierno de izquierdas. Y el famoso obstáculo del referéndum soberanista en Catalunya no es más que una excusa del PSOE y de las derechas para que se establezca ese Gobierno de izquierdas.

Por mucho que Sánchez insista ahora en que el programa de gobierno pactado con Ciudadanos es “progresista y de cambio”, no sólo es que no convenza a Podemos de ello sino que esa tesis es rechazada de plano tanto por los otros partidos de las izquierdas como por los sindicatos, las mareas y los movimientos cívicos y sociales. Además, pretender que votar contra ese pacto PSOE-C’s es apoyar a Rajoy es un sofisma: como hago una inferencia falsa –que si no se aprueba esa investidura de Sánchez se le entregará el poder a Rajoy– llego a una conclusión viciada.

Para empezar, el anunciado fracaso de la investidura del líder socialista se produce porque tras su pacto con Rivera se queda sólo con el apoyo de Ciudadanos y el voto en contra de todos los demás, cuando en la otra alternativa contaba con los votos de varias formaciones (Podemos, Compromís, IU y PNV) y la abstención de otras dos (ERC y DiL). Pero el escollo insuperable de esa opción consistía en que había que dejar a Podemos entrar en el Gobierno –demanda comprensible cuando está casi igualado con el PSOE en número de votos– y eso es anatema para los poderes fácticos en España y en Europa: ni la Troika ni las grandes corporaciones y entidades financieras van a permitir que llegue al Ejecutivo de la cuarta potencia europea un movimiento dispuesto a tirar de la manta del expolio de fondos públicos y a acabar de golpe con las destructivas políticas de austeridad económica.

Nada más comprobarse el auge de Iglesias con los resultados de las elecciones europeas de 2014, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, proclamó: “Necesitamos un Podemos de derechas”. De ahí surgió la operación Ciudadanos. Ahora, es el presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, el que proclama que es preciso pactar un acuerdo de gobierno PP-PSOE junto al “sentido común de Ciudadanos” para impedir “la presencia de Podemos” en un Ejecutivo.

En cuanto a las presiones internas para que Sánchez impida la entrada de Iglesias en un Gobierno de cambio –en las que incluso participan barones del PSOE que al mismo tiempo pactan con Podemos sus presupuestos autonómicos–, las más notorias son las de Susana Díaz, hasta el punto de que en los mentideros socialistas andaluces se afirma que la sultana llegó a transmitir a Rajoy, a través de altos ejecutivos del Ibex-35, la oferta de poner a “sus” 22 diputados del PSOE-A al servicio de una Gran Coalición con C’s, sólo para frenar a Podemos.

Sea o no cierto, lo innegable es que el ascenso de Podemos causa auténtico pánico entre las tradicionales clases dirigentes, sobre todo donde puedan levantarse alfombras que tapan corruptelas y cosas peores… una vez visto el efecto del ascenso de los movimientos del cambio en las comunidades y ayuntamientos donde está aflorando el lodazal de la corrupción enquistada durante décadas de gobiernos impunes. Y la pretensión de Iglesias de llegar, a través de la vicepresidencia, a conocer los monstruos que se esconden en las alcantarillas del espionaje y de Interior –jamás saneadas tras el fin de la dictadura–, provocó reacciones horrorizadas. ¿Qué será lo que hay ahí que no se puede saber?

En cualquier caso, el empeño de Sánchez en dejar en evidencia a Iglesias en una investidura en la que supuestamente debería darle un cheque en blanco para que gobierne mediante pactos de “centroderecha” –como él mismo define ahora su alianza con Rivera– corresponde a una evidencia demoscópica que la serie de los últimos sondeos dejan bien clara: unas nuevas elecciones pintan muy mal para los dos grandes del bipartidismo.

Porque, y ya para terminar, el sofisma de que no apoyar el acuerdo PSOE-C’s es darle el poder a Rajoy falla también por la aritmética electoral (y no sólo la parlamentaria). En vista de todos estos órdagos, lo más probable es que vayamos a unas nuevas elecciones en las que el PP puede llegar a perder más de un millón de votos –según la última encuesta de Invymark para La Sexta–, el PSOE se quedará estancado en su nivel electoral más bajo de la democracia y Podemos seguirá subiendo para empatar con los socialistas. Entonces sí que no quedaría más remedio que hacer un Gobierno de coalición PSOE-Podemos.

Como eso causa pavor a los que de verdad mandan en España y en Europa, las presiones para que se alcance una Gran Coalición –siempre excluyendo a Podemos del poder– van a ser frenéticas. Incluidas las que busquen descabalgar de La Moncloa al propio Rajoy, a quien (según Sigma-2) el 72% de los electores piden que dimita por la corrupción y al que el 48% de los propios votantes del PP no quieren como candidato a la Presidencia.

Es precisamente Rajoy el que tiene muy poco futuro político en 2016.

]]>
2016-02-29 21:10:25
<![CDATA[Palabra de artivista - ¿Izquierda? ¿Qué izquierda?]]> Un perro ladraba a lo lejos. Parecía advertir de algo: “La izquierda se apaga, se va, ¿no os días cuenta?”, parecía avisar. Pero al poco su dueño le calló inmediatamente. ¡Que se van a dar cuenta, coñe.

En un principio eran todos de centro. Tan de centro, tan de centro que en realidad, como sabemos todos, son de derechas. Ahora nadie es de derechas. Es de centro. Incluso iventaron malabares lingüísticos como el “centralidad del tablero” para no asustar a los fachas de siempre.

Pero de repente ahora son todos de izquierdas. Muy de izquierdas. Y hasta nos quiere hacer creer la caverna que dos señoras de peluquería y unos estudiantes becados son “la extrema izquierda”.

Deben estar muy seguros de que hemos olvidado qué es la izquierda real, esa que lucha contra el capitalismo que se hunde y nos arrastra con él; y que todas, tontas de nosotras, nos hemos tragado que la socialdemocracia es algo más que un recambio para mantener este sistema asesino.

Pues parece ser que no, Y que Rajoy su corrupto PP seguirá saqueando mientras pueda. Que Pedro Sanchez no es más que un patético remedo del PSOE de parecer lo que nunca fue, Que C’s y Podemos no son mas que estrategia y recambio, Y que si IU se pliega a Podemos –sometiendose a la derechización de este– habrá hecho lo que el sistema lleva décadas intentado: la destrucción de la izquierda más blanda para imponer el capitalismo como única puerta.

Sí, sí, os aconsejo leer mi libro Plasma Virago para ver a dónde nos llevará esto en el futuro. Y si el sistema nos impone bazofias como las de Belén Esteban, nosotras debemos encontrar nuevos nodos de transmisión.

Como dice el ejemplar Marcos Ana: Vale la pena luchar.

Sinceramente, todo esto me parece una ridiculez que ya está más que machacada. El peligro real es adónde nos están llevando. Con la complacencia de esos pequeñoburgueses que sólo quieren volver al estado de bienestar del Zapatero y que el resto del mundo, Lampedusa, Melilla o Levos, se pudra de miseria. Yo sólo quiero mi nuevo Samsung o mi Iphone.

]]>
2016-02-28 19:40:02
<![CDATA[El azar y la necesidad - El doctor Zuckerberg, supongo.]]> El famoso explorador y misionero escocés David Livingstone  reflexionó un día sobre la situación de África mientras se remojaba los pies en el rio Zambeze.  La conclusión  a la que llegó es simple, o simplona: lo que el continente necesitaba para progresar era máquinas. Máquinas que debía suministrar occidente, claro.   El pasado lunes 22 de febrero, el jovencito Mark Zuckerberg quiso emular al doctor Livingstone con una declaración similar en el Mobile World Congress de Barcelona. En este caso  su máquina milagrosa es Internet, la red al alcance de todos. Zuckerberg argumentó que la conectividad puede mejorar las vidas de los ciudadanos, disminuir las desigualdades y estimular el desarrollo económico. ¿Puede ser cierto ese milagro?

Internet facilita  la emergencia de pequeños negocios, basados en la cooperación, eliminando intermediarios al poder incidir en un mercado global. Gracias a la conectividad, por ejemplo,  se han creado más de cien laboratorios tecnológicos, hubs,  en 28 países de toda África. En cinco años la IHUB de Nairobi, por ejemplo, ha creado más de 150 pequeñas empresas. Internet es también una ayuda importante en educación. El programa TZ21 en Tanzania, proporciona herramientas tecnológicas a las escuelas de Zanzíbar y ha conseguido escolarizar a muchos niños en edad de primaria. El doctor Adelard Ngabonziza director de un centro médico de Kenia, usa la red para estar en contacto con otros médicos y sanitarios, puede atender consultas a distancia, tener noticia de emergencias sanitarias en lugares de difícil acceso y, finalmente,   poner al día sus conocimientos. Son muchas las aplicaciones que la conectividad aporta, eso es un punto indiscutible  y Mark Zukceberg, como no,  las conoce.

Internet es una herramienta formidable para el desarrollo, pero no parece que las injusticias sociales se resuelvan sólo con el acceso a la red. Para la mayor parte de los gobiernos africanos las prioridades son otras; erradicar enfermedades endémicas, el analfabetismo, la pobreza, la corrupción, las guerras… Los gobiernos no pueden hacer frente a las costosas inversiones en comunicaciones que supone llevar la red al alcance de todos. ¿Quién pagará, pues, la costosa factura de la conectividad? ¿Nuestro joven amigo de facebook? ¿El mismo que defrauda al fisco millones de euros al año gracias a la ingeniería financiera de sus contables?  Imaginemos que sí, que nuestro amigo de Facebook, en un acto de generosidad extrema, la paga. ¿Acabarían las desigualdades en África? Mucho me temo que no. El origen de la desigualdad de muchos países africanos no se encuentra en la falta de acceso a Internet, está causada por la voracidad extractiva y explotadora de las antiguas potencias coloniales y de las nuevas y al mantenimiento y sostén  de dictaduras y de gobiernos corruptos.

El descubrimiento de nuevas rutas en África era el objetivo que perseguía el doctor Livingstone, con el propósito de  facilitar la tarea misionera  y, como no,  la actividad comercial del Imperio Británico.  Por eso Zuckeberg parece un nuevo Livingstone sin salacot.  El  moderno discursito  desarrollista en torno de las tecnologías de la información y su impacto en la sociedad,  es continuador de la ideología misionera de Livingstone, de ese mesianismo humanitario occidental, que parece desinteresado, joven, moderno y altruista,  pero que en realidad es un caballo de Troya en favor del desarrollo tecnológico y de los que lo controlan, los de siempre.

 

]]>
2016-02-25 19:40:06
<![CDATA[El blog de XNet - Empieza la era del BlockChain]]> ¿Qué es Blockchain y por qué es clave para el control ciudadano de los flujos financieros?

Blockchain es un tipo de bases de datos distribuidas que está detrás de monedas digitales sobre las que tanto se habla, como el Bitcoin.

Con este sistema la privacidad de los usuarios que efectúan transacciones puede ser protegida , ya que no es necesario asignar una identidad a sus “monederos” (cuentas personales). Sin embargo blockchain se convierte en un registro público de todos las operaciones que se han efectuado haciéndose muy difícil la manipulación.

Blanquear o evadir capitales resulta mucho más complicado que en el actual sistema, ya que estos movimientos no son información exclusiva y opaca en manos de bancos privados, sino movimientos trazables por cualquiera. Quedando claro cuanto hemos consumido, y por lo tanto cuanto han ganado las empresas, pero no necesariamente quien de nosotros se lo ha gastado.
 
Blockchain
 
Con este sistema los pagos no quedan registrados en un ordenador de una gran compañía sino en todos los ordenadores que participen en el sistema de pagos y a la vista de todos. Pudiendo así estudiar por dónde y cómo exactamente se escapa el dinero y a la vez garantizando la privacidad de los ciudadanos. Transparencia para los poderosos y privacidad para los ciudadanos.

Esta es precisamente la gran baza de Blockchain y es lo que llevamos años defendiendo, nosotros Xnet, el Partido X y muchas gente que se ocupa de un nuevo diseño financiero más justo como Dyne-Dcent, FairCoop, Eurocat, etc: no puede haber democracia sin control ciudadano de las instituciones; no puede haber democracia sin el control ciudadano de los flujos financieros.

Últimamente muchos países están directamente prohibiendo los pagos en dinero físico e implementando diferentes sistemas en el comercio local para que todos los pagos se realicen electrónicamente.

Los gobiernos y los grandes bancos que impulsan esta eliminación del dinero físico nos dicen a los ciudadanos que será la medida definitiva para luchar contra el fraude.
Naturalmente no podemos ni debemos confiar en los gobiernos y partidos responsable de avalar el gran fraude fiscal que cooperan con las grandes corporaciones. Gracias a filtraciones como las de LuxLeaks es ya de dominio público que la combinación gobierno-corporaciones es la gran especialista en la evasión fiscal (recuerden por ejemplo cuando destapamos como fue el propio De Guindos le que participó del diseño de la salida de grandes capitales empresariales del país).

Esta es la razón por la que no somos los únicos en interesarnos en el BlockChain: los gigantes financieros se están avanzando sobre esta tecnología, para marcar su desarrollo en una fase inicial de su expansión y garantizar que ese control distribuido sea distribuido entre ellos y no entre los ciudadanos. Goldman Sachs, ING y varios grupos financieros han mostrado su interés, los ciudadanos debemos estar atentos ya que no podemos permitirnos perder esta oportunidad de conseguir instaurar un control ciudadano de las finanzas.

Mientras el dinero electrónico sea un monopolio privado, sabemos perfectamente que la información sobre todos los pagos estará en los servidores privados de unas pocas corporaciones. Falciani afirma que entre el 3 y el 5 por ciento de cada pago va a parar a paraísos fiscales.
Acabar de esta manera con el dinero fisico es acabar con el anonimato de los pequeños pagos lo cual perjudicaría a nuestra privacidad como ciudadanos y, en vez de acabar con el gran fraude fiscal, lo facilitará.

Por eso durante la última semana hemos organizado y/o participado en una serie de encuentros y reuniones con Hervé Falciani en los que hemos presentado un proyecto para posibilitar el control ciudadano sobre los grandes flujos financieros y hemos querido aprovechar este espacio para explicar de la manera más simple posible el potencial de una tecnología que, queramos o no, es muy probable que se acabe utilizando masivamente: Blockchain.

En este sentido puede ser muy interesante la presentación que hace la gente de EuroCat este 2-3 de marzo.

La ciudadanía tiene una ocasión única para actuar y coger la delantera como ya está haciendo en muchos ámbitos. A eso vamos.

Seguimos :)

]]>
2016-02-25 09:40:21
<![CDATA[La soledad del corredor de fondo - Ada Colau, la huelga y lo límites de la izquierda posmoderna]]> La huelga de los trabajadores del Metro de Barcelona supone la primera ruptura de un sector de las capas populares y trabajadoras con uno de los mayores exponentes de los “ayuntamientos del cambio” como es la Alcaldesa de Barcelona Ada Colau.

Sorprende la beligerancia de la Alcaldesa respecto de la huelga del Metro, en un momento en el que la defensa del derecho a la huelga se ha convertido -en palabras del veterano sindicalista catalán López Bulla-, en la verdadera “piedra de toque” de la actual coyuntura política y social.

Lo más grave de la situación ha sido el especial papel protagonista, que por voluntad propia, ha tenido Ada Colau, no tanto en un cuestionamiento al derecho general y abstracto de los trabajadores a la huelga, sino en algo peor, en desacreditar el conflicto concreto haciendo uso de su capital político como referente del “cambio” en nuestro país. Actitud que tenía un objetivo definido y que no era otro que el de presionar al colectivo laboral para que desconvocase la huelga.

Lo fundamental en este conflicto no se encuentra tanto en la existencia de un choque de intereses entre la gestión institucional y el ejercicio del conflicto por parte de los sindicatos, sino que manifiesta un problema de fondo, que no es otro, que la incapacidad de la nueva izquierda en comprender los conflictos provenientes del mundo del trabajo.

El conflicto abierto entre los trabajadores del Metro de Barcelona y Ada Colau es una de las primeras expresiones del agotamiento del pensamiento posmoderno en su capacidad para comprender la realidad de la sociedad española actual. La España surgida de la crisis es la de una sociedad basada en un conflicto de nuevo tipo, entre unas clases dominantes que tienen en la precariedad su paradigma de dominación social, y un nuevo asalariado urbano que ejerce un tipo de conflicto social que ya no es el del obrero industrial o el del joven profesional mileurista, figuras predominantes en el imaginario de la “nueva y vieja izquierda” española.

La nueva realidad laboral y el conflicto que de ella surge desborda a una Ada Colau que se queda sin referentes políticos y teóricos con los que responder, lo que la obliga a llenar ese vacío con la ideología realmente hegemónica, que no es otra que la empresarial, que siempre verá toda huelga “desproporcionada”, propia de un “sindicalismo corporativo” expresión de unos trabajadores privilegiados con salarios elevados.

Con su actitud, Ada Colau se ha ganado el aplauso de la retrógrada patronal catalana, que ve como una de las referencias políticas del nuevo municipalismo hace suyo el discurso de la burguesía urbana en forma de la defensa de la “Marca Barcelona”, que no es otra, que la imagen construida por la nueva empresa global que tan bien expresa el Mobile Wold Congress.

La irrupción del nuevo asalariado urbano pone a la izquierda ante el reto político y teórico de pensar la nueva realidad pos crisis y superar su ya envejecido marco posmoderno, ante la evidencia de que Coca Cola en Lucha, Airbus, Correscales o la Huelga del Metro del Barcelona suponen el regreso de la “cuestión obrera” bajo nuevas formas.

Dedicar el artículo a los trabajadores y trabajadoras del Metro de Barcelona.

]]>
2016-02-22 16:20:16
<![CDATA[Tiempo roto - Cuando el Plan B es el Plan A]]> Los encuentros por un Plan B en Madrid del pasado fin de semana han sido la iniciativa política internacional más relevante en la Europa de la austeridad, tras otras menos exitosas y de perfil menor, con el fin de articular alternativas políticas y sociales y europeizar la discusión estratégica. Tan necesaria como difícil, la arena internacional ha sido un espacio de lucha, intercambio y reflexión presente de forma claroscura en el periodo posterior al 2011, “el año en el que soñamos peligrosamente” como lo bautizó Zizek.

Los movimientos que estallaron en 2011 constituyeron una ola de protesta global, formada por movimientos nacionales con características propias específicas, aunque fuertemente interinfluenciados y simbólica y cognitivamente conectados. El marco de referencia de la contestación de estos últimos cinco años ha sido el estatal y/o nacional (en los casos en que ambos no coinciden), si bien ésta ha sido enmarcada tanto como oposición a los gobiernos estatales y regionales como a la Troika (más desplazado hacia los primeros en el caso español, y más hacia la segunda en los casos griegos y portugués).

Absorbidos por la magnitud de sus respectivas crisis nacionales-estatales, los movimientos, organizaciones y campañas de los países de la periferia europea no han generado una dinámica de colaboración internacional demasiado intensa y pocas han sido las iniciativas de articulación transfronteriza importantes que se han llevado a cabo. Ha habido encuentros y proyectos, pero todos aún de perfil relativamente bajo y con escasas consecuencias prácticas. Algunos fueron impulsados por los nuevos movimientos ligados al empuje post 15M, como los encuentros Agora 99 en Madrid (noviembre 2012) o Roma (noviembre 2013), mientras otros fueron colaboraciones entre las nuevas redes indignadas y los remanentes del movimiento antiglobalización, como Firenze 10+10 (noviembre 2012), o el Altersummit en Atenas (junio de 2013). Hasta la fecha la principal movilización conjunta coordinada contra los efectos de la crisis sigue siendo la jornada United for a Global Change del 15 de Octubre de 2011, bajo el impulso del 15M del Estado español, pero que careció de continuidad real.

Ello ha ido paralelo a la incapacidad de largo aliento de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en propiciar ninguna respuesta a la austeridad impuesta por un proyecto de integración europea con el que la CES ha tenido tradicionalmente fuertes dependencias ideológicas, organizativas y económicas. Europeísmo abstracto y unilateral, por un lado, y cooptación por arriba a través de un vacuo diálogo social europeo, por el otro, impiden a la CES articular una alternativa a la Europa del capital. La institucionalización de la acción sindical nacional-estatal tiene así su correlato europeo en forma de integración subalterna en la lógica del proyecto de la Unión Europea, lo que resulta en una impotencia y parálisis de la acción sindical reivindicativa a escala continental.

La debilidad de la acción coordinada internacional contemporánea contrasta con los “años antiglobalización”, tras la eclosión de dicho movimiento en 1999 después de la cumbre de la OMC en Seattle hasta 2003-04, en los que el altermundialismo se convirtió brevemente en un actor definido y visible capaz de actuar articuladamente a escala internacional y de ser una referencia simbólica compartida. La ola antiglobalizadora fue mucho más epidérmica que la indignación anti-austeridad abierta en 2011 y raspó sólo la superficie de la estructura social, pero estuvo proyectada por definición hacia la arena internacional, mostrando un inaudito, aunque fugaz, dinamismo en ella. En la segunda mitad de la primera década de este siglo dejó de ser ya un referente y un catalizador de las resistencias sociales. Las campañas y movilizaciones internacionales perdieron centralidad y capacidad de agregación, y el eje de las protestas se desplazó al ámbito nacional/estatal y local. Las principales estructuras del altermundialismo, como los Foros Sociales, extraviaron el vínculo con las realidades nacionales, autonomizándose de los procesos reales. El legado de los “años antiglobalización” continuó, sin embargo, en forma de múltiples iniciativas internacionales temáticas y sectoriales (campañas, días de acción global….) pero de impacto moderado y base militante limitada. La excepción fue la eclosión del movimiento por la justicia climática a raíz del COP15 en Copenhague en 2009, de gran visibilidad y proyección (y que después en ha tenido continuación desigual en las cumbres posteriores), si bien con el problema latente de su desconexión con las resistencias nacionales/estatales y locales a la austeridad neoliberal, en las que las urgencias sociales han dejado en un segundo plano la reformulación en clave verde del actual modelo económico.

En el periodo actual las escalas nacionales/estatales y la internacional han quedado dislocadas, con movimientos y organizaciones de base social reducida proyectadas hacia la acción internacional y desconectadas de las movilizaciones concretas nacionales/estatales y locales, por un lado, y movimientos de lucha volcados en las urgencias nacionales y locales ante el bulldozer de los recortes. Ello plantea un doble desafío: arraigar territorialmente el activismo internacional y propulsar más allá de las fronteras las luchas nacionales. En otras palabras, articular lo nacional/local con lo internacional y europeo y al revés.

Todo ello no quita la importancia de algunas experiencias de protesta internacional en el corazón de la Europa austericida como las jornadas de Blockupy desde 2012; de las coordinaciones, poco visibles pero útiles para el intercambio de experiencias, de las organizaciones impulsoras de las auditorías ciudadanas de la deuda en el marco de la Red internacional de auditoría ciudadana (ICAN en sus siglas en inglés); y, sobretodo, de la creciente y persistente campaña internacional contra el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), la mayor y más global iniciativa hoy en marcha y que en cierto modo engarza el legado del altermundialismo con el de la fase abierta tras la crisis del 2008 y la explosión popular de 2011.

La geopolítica de las resistencias político-sociales tampoco ha ayudado a su articulación internacional, al tener su epicentro en países periféricos, con Grecia, Estado español y Portugal a la cabeza, con un grado de internacionalización de sus movimientos y organizaciones sociales relativamente bajo, y una capacidad real y simbólica limitada para liderar una dinámica de europeización de la lucha. Ello contrasta con el periodo antiglobalización en el que fueron Francia (desde las huelgas de noviembre-diciembre de 1995 contra la reforma de la seguridad social hasta la explosión popular contra el precarizador contrat première embauche (CPE) en 2006) y Italia (desde la contra-cumbre de Génova en julio de 2001 hasta el movimiento antiguerra del 2003, pasando por la manifestación de la CGIL de marzo de 2002 contra la modificación del Artículo 18 del Estatuto de los trabajadores). Ambos países se encuentran ahora sumidos en una situación de bajos niveles de resistencia social, descomposición de la izquierda política, y auge de la extrema derecha en el primero, y de alternativas demagógicas sin contenido en la segunda. El hexágono y la bota no sólo ocupan un lugar importante en la geopolítica europea, sino también en la de la propia izquierda. Sin duda, europeizar la lucha desde la periferia mediterránea helénica e ibérica es más difícil que desde el eje Francia-Italia.

Pensar la ruptura tras Syriza

El Plan B nace bajo el impacto traumático de la capitulación de Tsipras ante la Troika, un verdadero jarro de agua fría a las esperanzas de cambio pero también una fuente valiosa de lecciones estratégicas a sacar…para no tropezar dos veces con la misma piedra, aunque ésta esté en otro camino u otro país.

En el periodo antiglobalización la resistencia social no se planteó la necesaria “cuestión política”. No estuvo orientada a la formación de nuevas herramientas políticas, permaneciendo en una lógica de autosuficiencia del movimentismo social. Las corrientes altermundialista se situaban o bien en una perspectiva de influenciar las instituciones (ya fuera por la vía moderada del lobby, ya fuera por la vía de la movilización callejera) o en una lógica de “cambiar el mundo sin tomar el poder” (retomando el título de la conocida obra de John Holloway), orientada al éxodo o al contrapoder permanente. A pesar de ello, la radicalización altermundialista movió también el espacio político-electoral y creó unas mejores condiciones para la izquierda opuesta al neoliberalismo, favoreciendo la emergencia de partidos e iniciativas políticas que, bajo distintas cristalizaciones programáticas y organizativas, expresaban electoralmente el descontento de una parte, minoritaria, de la sociedad. Pero los intentos de articularlas a escala europea no pasaron de ser o meramente formales o simples marcos de discusión.

En el campo de las fuerzas que giraban entorno a los Partidos Comunistas (o postcomunistas), con la excepción de los ortodoxos KKE y PCP en Grecia y Portugal, se constituyó el Partido de la Izquierda Europea (PIE), bajo la autoridad política y moral primero de Rifondazione Comunista (referente de este campo político desde la contra-cumbre de Génova en Julio de 2001 hasta su auto-inmolación con la entrada en el gobierno Prodi en 2006), y después de Die Linke en 2007. Pero el PIE no ha pasado de ser una espacio de encuentro por arriba entre fuerzas políticas de ámbito nacional/estatal, con poca visibilidad europea, escasa capacidad de actuación en común, enormes contradicciones y limitaciones estratégicas, y bastante dependencia de las necesidades y giros tácticos de su partido-faro de cada momento.

En el campo anticapitalista, a inicios de los años 2000 surgieron las Conferencias de la Izquierda Anticapitalista europea. Con un peso importante de la LCR francesa (presente en el parlamento europeo desde 1999 y cuyo candidato presidencial Olivier Besancenot obtuvo un 4’25% en 2002), y la participación del Scottish Socialist Party escocés, el Bloco de Esquerda Portugués, la Alianza Rojo-Verde danesa (estos dos últimos miembros a su vez del PIE), la propia Rifondazione en sus primeros compases, y diversas fuerzas menores de otros países, la Conferencia celebró encuentros regulares de pequeño formato durante varios años, pero tampoco consiguió llegar a más. En 2008, en ocasión del cuarenta aniversario del Mayo del 68 y en pleno proceso de lanzamiento del Nouveau Parti Anticapitaliste (NPA) en Francia por parte de la LCR, nuevos encuentros de fuerzas radicales fueron convocadas. Pero la posterior crisis y declive del NPA, así como la pérdida de centralidad de Francia en las luchas sociales tras el estallido del crack financiero, apagaron este segundo intento.

Las presiones de las situaciones de cada país, las urgencias inmediatas y no siempre concordantes entre sí de cada fuerza política, la lógica nacional/estatal de la competición electoral (con la excepción aún parcial de las elecciones europeas), la desconexión entre lo político y lo social del periodo anterior, y las crisis y altibajos recurrentes, propias de un momento histórico de transición, que muchos de los partidos referentes para los diversos espacios de la izquierda (Rifondazione, Die Linke, NPA, y ya en tiempos actuales Syriza) fueron padeciendo, explican los balances muy limitados de las coordinaciones transfronterizas europeas en el terreno partidario desde los albores del presente milenio.

El Plan B emerge ahora como una iniciativa sociopolítica, en el que fuerzas políticas y organizaciones sociales conviven y en el que la discusión política-estratégica está presente, con un formato que mezcla reflexión partidaria y activismo social y en el que se mezclan los ecos de los foros sociales y de las ágoras de las acampadas. Enfrenta, sin embargo, un escenario en el que las fuerzas de ruptura con la austeridad presentan un desarrollo muy desigual a escala europea, toman forma bajo experiencias muy dispares y se mueven en un contexto global donde en la mayoría de países del continente, excepto en aquellos donde ha habido proceso de lucha decisivos, el malestar social está siendo canalizado por la extrema derecha. Hay pocas fuerzas políticas que puedan hoy empujar en dirección a una europeización de la reflexión estratégica sobre la ruptura. y más cuando las principales experiencias se encuentran en la periferia geopolítica no sólo de la UE sino también de la propia izquierda europea. La “esperanza Syriza” se desvaneció en un tiempo récord, y la Unidad Popular fracasó en Grecia en su intento de articular una alternativa defensiva a Tsipras. El Bloco Portugués carece de proyección europea suficiente y Podemos no ha tenido desde su fundación, más allá de sus relaciones con Syriza y con algunas figuras públicas de la izquierda internacional, una política activa en el terreno europeo. Y el laborismo de Corbyn o la izquierda independentista escocesa representada por RISE se encuentran en los perímetros de las dinámicas continentales, demasiado alejados para tirar del carro.

Desafíos

Tras las jornadas de Madrid, el Plan B tiene dos grandes desafíos, en un marco de ausencia de fuerzas políticas y de movimientos sociales que hasta la fecha hayan podido actuar de palanca y motor internacional de las resistencias y las alternativas. El primero, desarrollar una crítica consistente a las políticas de austeridad y a la UE, y no quedarse en aproximaciones demasiado superficiales. Hay que saber gestionar una amplísima pluralidad de enfoques en temas clave (euro, análisis de la UE, concepción del cambio político y social…) cuyo acuerdo fundamental es el rechazo a la “vía Tsipras” de capitulación ante el poder financiero. Pero esto es el comienzo, el punto de partida. El de llegada debe ser la formulación de horizontes estratégicos plurales compartidos que dibujen una senda alternativa de ruptura. Una ruptura que es la pre-condición para un cambio en positivo.

El segundo, formular tareas prácticas que vayan más allá de la mera organización de nuevos encuentros. Necesitamos apuntalar campañas internacionales o jornadas de movilización global que den una perspectiva concreta a un nuevo internacionalismo desde abajo. Ahí es donde el proceso de los Foros Sociales Europeos acabó estancándose, siendo incapaz, más allá del lanzamiento de la jornada del 15F de 2003 contra la guerra de Irak, de pasar de los encuentros y de su propia preparación a una fase de lanzadera de campañas y acciones comunes. Por ello, la convocatoria de una jornada de movilización internacional el 28 de Mayo es una excelente iniciativa que sintetiza a la vez el significado de las luchas sociales de los últimos cinco años y los intentos de construir nuevas herramientas políticas. Tiene por delante un reto tan simple como ambicioso: sincronizar esperanzas y esfuerzos más allá de las fronteras,

]]>
2016-02-22 10:10:27
<![CDATA[Pequeñas Revoluciones - No es coyuntural, no es un error, no es casual…]]> En los últimos días hemos podido ver en todos los medios de comunicación algunas imágenes que pensé que no deberían tener cabida en un país democrático. He visto sentados en el banquillo a 8 trabajadores de AIRBUS para los que el fiscal en una estricta aplicación de la ley pide ni más ni menos que 8 años de cárcel, supuestamente por los desórdenes producidos en un piquete de huelga. Mientras esto ocurre, es muy difícil encontrar en la jurisprudencia española  sentencias que hayan condenado con tanta dureza a los empresarios que impiden el derecho de huelga o que vulneran los derechos de los trabajadores.

He visto también cómo una mujer maltratada podía ingresar en prisión al haber sido condenada por desobediencia por no facilitar el régimen de visitas a su hija menor por parte del padre maltratador mientras este, condenado por maltrato, estaba libre.

He visto cómo dos titiriteros ingresaban en prisión sin fianza por el supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo por haber expresado una opinión en una obra cuya creación debería estar amparada por la libertad de expresión y de opinión. A la misma vez, hemos conocido cómo las amenazas de muerte de un neonazi a una concejala de IU se saldaban con una sentencia en la que se le condenaba a 120 euros de multa.

Estos mismos días hemos visto desfilar a los concejales y asesores del PP de Valencia declarando sobre un supuesto delito de blanqueo de capitales y marchándose en libertad en calidad de investigados. Es habitual que algunos imputados por delitos de corrupción o malversación de dineros públicos lleguen al juzgado en coches con chófer y se vayan a dormir tranquilamente a sus casas como Rodrigo Rato o Miguel Blesa.

Y viendo todo esto creo que muchos ciudadanos tenemos la sensación de que vivimos en el mundo al revés.

Muchos tendrán la tentación de culpar de esta situación a los fiscales al servicio del Gobierno o a los jueces que dictan sentencias desorbitadas que generan alarma social, pero yo creo que este no es el problema, aun sabiendo que hay sentencias que son un disparate y que en la administración de justicia existen funcionarios más o menos acertados en su trabajo, que como es obvio tienen ideología e interpretan la ley a veces según su criterio.

El problema no está en los jueces o fiscales, que sin duda pueden tener responsabilidades en casos concretos, sino en el modelo punitivo que se ha ido estableciendo en este país. El derecho penal debería ser capaz de trasladar al conjunto de la sociedad el modelo de valores, de derechos, de convivencia que una sociedad ha decidido darse. El derecho penal debería responder, por tanto, al modelo constitucional de nuestro país, que no es otro que el de un estado social y democrático de derecho, y contribuir a protegerlo. Es decir el derecho penal debería ser capaz de contemplar el castigo de las conductas que atentan contra los derechos y libertades, contra los derechos de los ciudadanos, con equilibrio y proporcionalidad, y esto es lo que a través de modificaciones legales cargadas de ideología partidista y presiones de todo tipo en los últimos años se ha perdido.

Se ha utilizado la legislación penal para dar respuesta  a las coyunturas políticas o sociales para fortalecer posiciones partidistas, para  castigar conductas que siendo legales eran incómodas y para consolidar un modelo en el que lejos de favorecer el ejercicio de libertades se ha tratado de limitarlo. Se ha utilizado el código penal y otras leyes sancionatorias de carácter administrativo para amedrentar al disidente, para neutralizar la protesta y también para blindar al poderoso.

Si examináramos la legislación punitiva en nuestro país, nos encontraríamos con la absoluta desproporción que existe entre el castigo de unas conductas y otras. Conductas que afectan al espacio individual patrimonial de cada ciudadano son tratadas con penas importantes, mientras los daños ejercidos sobre los bienes colectivos o las libertades públicas son tratados con menos dureza.

Esto no es coyuntural, no es un error, no es casual, es fruto de un trabajo constante y premeditado realizado en los últimos años por los gobiernos de turno, especialmente del PP, pero también con la complicidad del PSOE en muchas ocasiones, para blindar con la amenaza de la aplicación de la ley penal un modelo social alejado del que nos dotamos en el Constitución Española. Un modelo que ha conseguido tener unas leyes que benefician a los poderosos y es extraordinariamente duro con los débiles, con las mayorías sociales.

Los ejemplos que señalaba al inicio son expresión de todo esto.

La justicia no puede ser las sentencias que dicten los jueces, que son meras aplicaciones más o menos acertadas de la ley. La justicia en un estado democrático tiene que ver con la garantía de los derechos protegidos y con la proporcionalidad y equidad de la pena prevista.

A mi juicio, si hoy existe sensación de impunidad en la sociedad  española, si muchos ciudadanos creen que no hay justicia, no es por la cuantía de las penas impuestas a los autores de los delitos, sino por la falta de explicación racional y de proporcionalidad entre el mal causado, los hechos cometidos y la pena impuesta. Y esto tiene que ver con las leyes aprobadas, con la calificación y cualificación de los delitos que en modo alguno ha sido inocente.

Cambiar este modelo punitivo es fundamental para avanzar en una sociedad más democrática y más justa, modificar las leyes, construir un modelo penal que refleje el sentir ciudadano y que garantice los derechos y libertades individuales y colectivos de todos y todas  debe ser una prioridad en nuestro país.

Para esto también yo deseo un gobierno de cambio en nuestro país, un gobierno que refleje la opinión mayoritaria de los españoles expresado en las urnas y que pueda devolver la dignidad a una sociedad maltratada por leyes tan injustas. Creo que quienes tienen en su mano esa posibilidad deberían entender bien la pluralidad expresada en las urnas, el nuevo escenario político, deberían dejar la soberbia y el tacticismo para otros espacios, deberían ser conscientes de  la situación de emergencia social y democrática de nuestro país y deberían apostar por un programa de cambio por la izquierda porque la derecha y las políticas derechas nos han traído hasta aquí.

]]>
2016-02-13 07:40:21
<![CDATA[Geopolítica del caos - ¿Por qué no cae ningún capo gringo del narcotráfico?]]> Lo llamaron “Plan Colombia” y se inscribía en la estela de la “guerra contra las drogas” declarada por el mentiroso presidente Nixon hace 40 años. Lo suscribieron su sucesor Bill Clinton y uno de los peores presidentes que haya sufrido Colombia, Andrés Pastrana.

La pasada semana se celebró en Washington el 15 aniversario del “Plan”. Con reunión masiva en el ala este de la Casa Blanca y una superfiesta en la embajada colombiana, que inauguraba local. Allí se anunció una secuela que se llamará “Paz Colombia”, si el Senado le aprueba a Obama unos cientos de miles de dólares que añadir a los teóricos 10.000 millones ya gastados.

En principio, el objetivo central del Plan era combatir el narcotráfico, acabar con la producción y consumo de drogas, especialmente de la cocaína. Pero pronto, en la estela de una guerra fría que seguía vigente en América Latina, se orientó fundamentalmente a la lucha contra la subversión, representada especialmente por las FARC, que entonces contaban con 25.000 miembros y podían poner en jaque al Estado en numerosas zonas del territorio colombiano.

Helicópteros, pertrechos, asesores, para acabar con la “guerrilla comunista”, fueron el centro del convenio. Más adelante, a través de operaciones encubiertas con la CIA y la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) tristemente célebre por las revelaciones del perseguido Edward Snowden sobre sus actividades de interceptación y espionaje ilegal en todo el mundo, se vendió al Gobierno de Uribe tecnología sofisticada, especialmente las denominadas “bombas inteligentes” que contribuyeron a abatir jefes guerrilleros como el mando militar Jojoy, Alfonso Cano o Raúl Reyes, este último en territorio ecuatoriano mediante el apoyo logístico de la base militar estadounidense de Manta, hoy clausurada por el presidente Correa.

A pesar de los duros golpes infligidos a la guerrilla, “daños colaterales” incluidos, el Plan Colombia no consiguió terminar con las FARC, que han seguido ocupando territorio con más de 10.000 efectivos y manteniendo en jaque a las fuerzas militares. Por eso el actual presidente, Juan Manuel Santos, aun cuando fue ministro de Defensa con el guerrerista Uribe, decidió nada más iniciar su mandato entablar unas conversaciones de paz que se han desarrollado en los últimos años en La Habana, que ya han conseguido la tregua en las acciones de la guerrilla y permitirán alcanzar la paz negociada en los próximos meses. Lo que no consiguieron el Plan Colombia ni el Ejército en medio siglo, lo han logrado civiles y jefes guerrilleros sentados en una mesa desarmada en la capital cubana.

Junto al énfasis guerrero, la vertiente “antidrogas” del Plan Colombia ha desplegado su acción en los últimos 15 años, principalmente centrada en la fumigación aérea de los cultivos. Así como en el aspecto militar del acuerdo el dinero “donado” debía emplearse en la compra de todo lo empleado – “incluidas las botas de los soldados”, según me informaba un alto cargo del Gobierno Uribe–, en este caso, las beneficiarias de la fumigación eran, además de los aviones alquilados, las multinacionales químicas Monsanto y Dow Chemical, que se deshacían en Colombia a precio de oro de venenos cuya aspersión ya está prohibida en el mundo civilizado por la presión ecologista e incluso de los organismos de Naciones Unidas.

Cuatro millones de hectáreas han sido fumigadas en territorio colombiano durante el Plan Colombia, obligando al traslado de cultivos sin eliminarlos, antes bien aumentando el área sembrada de coca y, según el gran periodista Antonio Caballero (antiguo columnista de Público), “arrojando a los campesinos cocaleros en brazos de las guerrillas que los defienden y a las que pagan protección”.

Junto al Plan, los agentes de la poderosa agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) han operado en Colombia a sus anchas como una dependencia clave de la Embajada en Bogotá. Con sus investigaciones han logrado centenares de detenciones seguidas de extradición, para que cuenten lo que saben y enriquezcan el patrimonio informativo y la capacidad de presión de la agencia a todos los niveles, incluyendo centros de poder económico y político.

Más de mil extraditados desde Colombia. Célebres narcos como Pablo Escobar abatidos o grandes narcos, como los jefes del cártel de Cali, conducidos a cárceles estadounidenses. En estos días, el Chapo Guzmán, tras su enésima fuga, trincado en medio de la horterada que persigue a este tipo de personajes y reclamado de inmediato por la potencia del Norte…

Pero la pregunta que servía de titular a este comentario sigue en el aire.

Las toneladas de cocaína y heroína llegan puntualmente a Estados Unidos desde Colombia, México, Panamá o Perú para su distribución en su inmenso territorio mediante redes bien organizadas, hasta llegar, con pureza variable, al ejecutivo de Wall Street o al negro lumpen del Bronx…¿Quién las recibe? ¿Qué fantasmas invisibles se hacen cargo de las avionetas, los submarinos o las mulas viajeras que arriban a los aeropuertos con su carga de coca?

¿Por qué se habla de “chapos”, “escobares”, “orejuelas”, y jamás de un capo estadounidense? ¿Por qué nadie investiga cómo se manejan las inmensas cantidades de dólares que sin duda manejan los bancos lavadores del destino final de la droga, infinitamente superior en valor al de la compra de la hoja al perseguido campesino cocalero?

Hace tiempo, García Márquez le preguntó reservadamente a Clinton sobre todo esto. Más o menos le contestó que la respuesta era un grave problema de Estado y que se sabría, al modo de los misterios de Fátima, dentro de varias décadas.

Mientras tanto, los mayores consumidores y agentes del negocio de la droga son de la misma potencia que aparece como perseguidora implacable del narcotráfico.

Como decía el paisano citado por Carlos Fuentes refiriéndose a los gringos: “Ellos ponen sus narices, nosotros los muertitos”.

 

]]>
2016-02-12 07:10:06
<![CDATA[Importancia Capital - Mi vida sin gobierno]]> desasosiego

Los días que transcurren entre la mañana en la que me someto a las pruebas médicas del corazón y la tarde de consulta en la que recibo los resultados, mi vida se desgobierna. Desnudo de cintura para arriba, con mi ropa hecha una madeja en la silla y las gafas en una mesa, cierro los ojos y agudizo el oído para alcanzar a oír cómo se reparten las oleadas de sangre por el cuerpo hasta atravesar compuertas escondidas y circunvalar órganos vitales con su mecánica rutina. Desconfiad de los que os digan escucha tú corazón, probablemente no hayan ido en su vida a un cardiólogo.

¿Cuanto mides, Carlos? ¿Cuánto pesas?

Todas esas fronteras soy yo mientras me tumbo en una camilla de la división de ecocardiogramas de un hospital. Este hospital. Mi hospital, que como todos los demás hospitales del mundo, es un castillo en el aire donde el Mal conspira en coalición con el miedo. Quizás por eso procuro no mirar atrás al salir de allí. Y vuelvo al trabajo, veo partidos de fútbol, bajo al cine, quedo con amigos, salgo a cenar y río sin saber bien qué significa reír porque la incertidumbre es una tristeza nerviosa. El desgobierno no parece tan malo, me digo. La vida puede ser siempre así, no pasa nada. Pero después, frente al espejo del baño, oráculo de Delfos para hipocondríacos, estudio la pequeña cicatriz que me desabrocha el pecho y puedo oír al miedo silbar entre mis dudas. Qué profundo abismo se abre a nuestros pies cuando uno sabe que tiene un mal pero todavía no se han reunido los médicos para ponerle nombre.

Hace unos años, estas noches me atrincheraba en Urgencias y me dejaba mecer por el metrónomo de los aparatos hasta que se hacía de día y las enfermeras me dejaban salir en libertad y sin cargos. Ahora sé que es mejor no perder el tiempo en esa cárcel de certezas porque no hay medicina que me funcione cuando es el temor lo que duele. Así que me acuesto para matar el tiempo y entonces, en el silencio de la noche, mi colchón es como una camilla en la que oigo a los médicos charlar entre ellos como si su idioma indescifrable no pudiera herirme: “aquí se ve una incipiente IM”, “allá parece que hay bloqueo”, “acá un gradiente”. Qué es una IM, dios mío. Qué achaque fatal se disfraza en esas siglas y cómo se me pudo pasar a mí que el médico dijo que allí había un bloqueo sin preguntar qué narices significa. Y con un ojo abierto y el otro soñando con la muerte, me tienta la idea de consultar en el móvil su gravedad porque no me gustaría morir y dejar mi habitación desordenada.

Por unos minutos el mundo es un flan hasta que escucho la respiración satisfecha de mi chica y vuelvo a sentir las oleadas de sangre dando fuelle a las yemas de mis dedos para tantear su cuerpo tranquilo. Cuando todo se desmorona, ese es último dique que sigue en pie contra la oscuridad. Mañana será otro día, un día menos sin mi gobierno íntimo, en el que me atiborraré a cafeína y aceleraré el paso para tentar al Mal y hacerlo salir de su escondite, tal y como hacen los personajes de la última novela de Chirbes. Probablemente volveré a angustiarme, pensaré en esas siglas trascendentales, auscultaré mis cicatrices y seré más pulcro con el orden. Pero aunque tarde en darle la razón a Gil de Biedma, sé que llegará el día en el que me siente en una consulta tenue del hospital para que envejecer vuelva a ser el único argumento de la obra.  Porque volveré a tener gobierno, al menos un año más. Y de vuelta a casa esta vez sí miraré al hospital y pensaré: tanto sufrir para que todo siga igual.

]]>
2016-02-11 10:20:05
<![CDATA[Sobre el tapete - Los hechiceros en el pentágono catalán]]> Cuando despertó, la cuestión catalana todavía estaba allí

Nos adentramos, cautelosamente y con los conjuros defensivos apropiados, en el territorio de los hechiceros, los que controlan el tercer lado del pentágono catalán. Como el diccionario de la RAE se queda corto cuando define al hechicero (“que por su hermosura, gracias o buenas prendas atrae y cautiva la voluntad y cariño de las gentes”), hay que ir a la Wikipedia para columbrar algo más al descubrir que atribuye al hechicero “la capacidad de modificar la realidad o la percepción colectiva de ésta de maneras que no responden a una lógica causal”.Ya es otra cosa.

“La palabra nos hace”, decía Sánchez Ferlosio en una entrevista reciente. Con palabras, ritos y tradiciones, los hechiceros trabajan. Siempre serán mejores que los garrotazos, desde luego; pero no bastan. Con la dialéctica de los puños y las pistolas y sus variantes condenadas a quedarse en el siglo XX, la ‘palabra’ (alfa y omega de la democracia europea del siglo XXI) es condición necesaria, pero no suficiente. Si la ‘palabra’ no es capaz de construir la relación “diálogo, negociación y acuerdo”, se queda en palabrería, recurso de hechiceros y trampa para incautos. Porque, además, el acuerdo exige un diagnóstico acertado y compartido en lo fundamental y unas reglas aceptadas. De otro modo, el diálogo es baldío y solo puede parir soluciones precarias y parches condenados a la provisionalidad más frustrante. Esta es la opción de los hechiceros. No servirá.

La historia de la cuestión catalana demuestra un encadenamiento de falsas soluciones, siempre administradas con más o menos dosis de palo y tente tieso. Y a tirar unos cuantos  años más. Como cuestión española que es, ahora mismo está condicionando la formación del gobierno central y la eventual reforma constitucional. Y cierto es que, parafraseando a Augusto Monterroso, “cuando despertó, la cuestión catalana todavía estaba allí… Tal vez ha llegado la hora de hacer las cosas de otra manera y dejar la magia para el mundo del espectáculo y los hechizos para los juegos de rol.

Dos interpretaciones opuestas de España

La España uninacional frente a la España plurinacional. La primera interpretación se nutre de dos pilares básicos. Por una parte, la unidad indisoluble de la nación española tal como se recoge en la Constitución del 78. Por otra, la igualdad de todos los españoles, principio también constitucionalizado, pero que queda afectado por el hasta dónde alcanza España y el quién son los españoles a la hora de la verdad. En estos tiempos en los que algunos denuncian el relativismo moral que nos invade y, a propósito de este ‘mantra’ de la igualdad de todos los españoles que tanto argumento da contra los soberanismos periféricos, cabría preguntarse en qué son iguales la familia Botín, por poner un ejemplo elemental, con los centenares de miles de familias en las que ninguno de sus miembros tiene trabajo. O dónde está la igualdad entre las 20 personas más ricas de España y el 30% de la población española más pobre. Pero esta desigualdad debe ser un asunto menor… porque los guardianes de las esencias patrias aman mucho los intangibles, mientras les importa un pepino que unos sí tengan derecho a calefacción y otros no lo tengan ni a una estufa. Puestos a hacer, habría que hablar de la igualdad de todas las personas; sin fronteras. Pero es que la igualdad bien entendida empieza por uno mismo… ¿O no es así?

A fin de cuentas, de lo que se trata de verdad es que España sea la única Nación y que el español sea el único pueblo soberano, el cual, mayoritariamente de matriz castellana, asegurará con mucha democracia el buen orden en las díscolas periferias de matriz no castellana. Su correlato es el “seréis españoles, por las buenas o por las malas”, eslogan silencioso y compartido con entusiasmo desde la ultraderecha hasta distinguidos próceres del PSOE, aún cuando las primeras medicinas que proponen dar al paciente puedan ser distintas.

Son ilustrativas y sugerentes las palabras de Rafael Simancas, dirigente del PSOE madrileño, en su intervención en La Sexta el sábado 26 de diciembre cuando explicaba que su partido no pactaría con nadie que defienda el derecho a decidir porque romperían España: tras Catalunya vendrían “Galicia, Euskadi, Navarra…”. Se hace evidente que Simancas, como seguramente otros muchos en el PSOE, está convencido de que los ciudadanos de dichas comunidades, de poder decidir libre y democráticamente, votarían por su independencia. Después de unos, irían desfilando los otros. Parecería que hay más gente esperando para salir que con ganas de quedarse. Seguramente, las declaraciones de un alma gemela del anterior, Magdalena Álvarez (una política posiblemente muy bien criada de acuerdo con los criterios de Alfonso Guerra, exministra de Fomento con Rodríguez Zapatero y, entre otras cosas, imputada por el escándalo de los ERE), preguntándose retóricamente qué cosas importantes se podían decir en catalán, ayudaron lo suyo para aumentar el deseo de coger las de Villadiego.

Dirige los dardos en idéntica dirección, y sirva como botón de muestra de una sensibilidad política muy extendida, otro socialista, Antoni Zabalza, catalán de Linyola y que fue Secretario de Estado de Hacienda. Así razona en El País del 18 de enero de este año: “Y si esta cuestión acabara prendiendo, no habría uno, sino varios referéndums de independencia y un proceso de inestabilidad de tal calibre que solo podría acabar con la desaparición de España…”. No deja de argumentar su posición y deja dos frases-fuerza sobre la democracia para la posteridad: “La regla de la mayoría es un instrumento imperfecto para sintetizar la voluntad de la colectividad. Los populistas, conocedores de que en democracia no hay otra regla factible, utilizan esta debilidad a su favor para hacer ganador al proyecto social que propugnan”. Por si el despliegue de razones a lo largo del artículo todavía no ha sido suficiente, añade: “Es necesario sacarse complejos de encima y reconocer explícitamente los límites de la democracia”. Fenomenal. Con estas valoraciones se justifica cualquier barbaridad monumental. Lo ha dicho Zabalza y lo deben pensar una buena parte de los mandamases del PSOE; ya ven, aunque lo parezca, estas  palabras no son de Primo de Rivera, ni siquiera de Aznar… No sabe Zabalza (o no le importa) que Escocia tuvo su referéndum no hace demasiado ni que según los últimos cálculos de Micha Germán y Fernando Méndez (citados por Albert Branchadell en El País del 21 de enero de este año) son ya 600 los referéndums de soberanía celebrados en el mundo desde el primero registrado en 1791. Y el mundo sigue girando.

En consecuencia, estos demócratas sostienen que hay que aherrojar a los ‘periféricos’ (incluso, y en buena lógica, por su propio bien), imponiéndoles el preventivo yugo y haciendo suyos los argumentos y actitudes de la ultraderecha. España, antes roja que rota. ¿Qué importan aquí la democracia y los derechos universales? La democracia solo vale si es para gestionar la unidad de España. Debe mantenerse a España unida a cualquier precio y lo demás huelga. ¿Incluso al de ser una cárcel de pueblos ‘desafectos’? Más de uno pensará que  España se merece algo mejor. Por el momento, tan sólo Podemos está proponiendo, pedagógicamente, una lectura alternativa a la concepción imperial de la patria española. Sin que se sepa hasta dónde están dispuestos a llegar. Estén atentos, continuará, porque esto no acaba aquí.

]]>
2016-02-08 11:00:36
<![CDATA[Memoria Pública - Campañas rastreras]]> Francisco Espinosa Maestre
Historiador

Para Mirta Núñez

Transcurridas ya casi cuatro décadas desde la transición sabemos con certeza que el franquismo no pasó en vano. La España que surgió de esos años que van de 1977 a 1982, por más que volviera a ser una democracia formal, carecía de relación alguna con la España aplastada por el golpe militar de julio de 1936, por la guerra y por la interminable represión. Esto afecta a todos los partidos pero muy especialmente a la izquierda, aniquilada sin contemplación alguna. Sin embargo, ocurre algo curioso: la derecha surgida de la dictadura y de la transición tiene relación con el franquismo. No sólo es que la antigua AP (creada por conocidos franquistas) o el PP que le sucedió no hayan abordado nunca algo parecido a una ruptura con el pasado franquista, sino que incluso algunos de los principales líderes del PP asumen tranquilamente aquel régimen. Esta actitud ha ido a más con el tiempo. Incluso hemos podido ver  cómo se negaban a realizar mapas de fosas o cómo no aplicaban la descafeinada normativa legal tras la aprobación de la ley de memoria histórica. Estamos una vez más ante el viejo lema de la derecha española: acato pero no cumplo.

La cautela de los primeros tiempos fue desapareciendo a medida que la derecha aumentaba su poder, llegando a extremos preocupantes en la legislatura 2000-2004 y en la que ahora toca a su fin. Todo esto supuso una deformación constante de las palabras, que, como es sabido, no se quejan de nada. Fue así como el PSOE pasó por un partido de izquierda siendo un moderado partido de centro y el PP por ser de centro mientras la realidad mostraba constantemente que caminaban por casi inexistente  línea que en España separa a la derecha de la ultraderecha. La izquierda simplemente se adaptó a las nuevas circunstancias, aunque esto supusiese romper con su historia y con sus señas de identidad. Cuatro décadas de dictadura y una transición controlada por la derecha supusieron el abandono de las ideas y principios que guiaron a la izquierda española hasta 1936. Todo ello fue amputado del cerebro de la mayoría de sociedad española. O sea que mientras que la izquierda partía de la transición, la derecha hundía sus raíces en el franquismo.

Este fenómeno ha supuesto que la derecha y sus medios –toda la prensa en papel y parte de la electrónica, más conocidos como “la caverna mediática”– mantengan unos tics que serían rechazados en cualquier país democrático. Me refiero, por ejemplo, a los ataques directos contra aquellas personas que por cualquier motivo les producen rechazo o contra aquellas que intervienen en iniciativas que no son de su agrado. Son ataques sin límite alguno, en los que las falsedades y calumnias juegan  papel primordial. Si luego se demuestra que la realidad es otra les restaran importancia o simplemente pondrán alguna pequeña nota perdida en uno de sus medios. Pero ya el daño ha sido hecho. En esto la derecha mezcla el viejo dicho  “calumnia que algo queda” con la conocida frase de Goebbels “una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”.

Recientemente estamos asistiendo a una de estas campañas, en este caso dirigida contra la profesora de la Universidad Complutense y directora de la Cátedra de la Memoria Histórica Mirta Núñez Díaz-Balart. Tiene tres niveles esta campaña. En la base estaría el odio que la derecha ha mostrado desde un principio contra el movimiento en pro de la memoria histórica. Odio que demuestra una vez más su enraizamiento con el franquismo. A la derecha española no le importa nada que decenas de miles de personas permanezcan a estas alturas bajo la condición de desaparecidos en multitud de fosas comunes esparcidas por todo el país. Lo que quisiera la derecha es que todo esto se olvidara definitivamente. Las declaraciones de los dirigentes PP en este sentido desbordan ampliamente la zafiedad. El segundo nivel se refiere a la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena. La derecha/ultraderecha aún no ha asumido, con Esperanza Aguirre en cabeza, la pérdida de la alcaldía de Madrid y la campaña permanente contra Carmena funciona desde antes de que ésta tomara posesión del cargo y no acabará hasta que lo deje.

El tercer nivel es el que desde hace varias semanas afecta a Mirta Núñez. La cuestión de fondo no es otra que el cambio de una serie de nombres del callejero de Madrid asociados al golpe militar y a la dictadura, nombres que debieran haber caído hace mucho tiempo. La derecha y la utraderecha no soportan estos cambios que parecen arrebatarle su historia. Lo grave es que como carecen de argumentos razonables optan por el recurso a la mentira, al insulto y a la calumnia.

En los últimos días de enero y los primeros de febrero han sido numerosos medios los que al referirse a Mirta Núñez han aludido a ella como “la hijastra de Fidel Castro”. La intención es clara: la “comunista” Carmena pone en manos de una “hijastra de Fidel Castro” y de los de la memoria histórica, todos comunistas, el cambio de calles en Madrid. ¡Horror! ¡Nuestro querido callejero, fiel reflejo de nuestra sagrada historia patria, en manos de la horda roja! ¡Otra vez el Frente Popular! ¿Surgirá de nuevo, como siempre en nuestra historia, una Esperanza de Aragón que nos libere del yugo extranjero?

De hijastra hablaron, entre otros, una tal Tatiana Rivas en ABC (27/01/2016); La Vanguardia (29/01/2016), recogiendo la opinión de la delegada de gobierno en Madrid Pilar Dancausa (EFE); Actuall (29/01/2016), medio que se define como provida, profamilia, liberal conservador y cristiano (esta página se creó por iniciativa de otra  similar denominada Hazteoir, declarada “asociación de Interés Público” por el ministerio de Interior encabezado por el opusdeista Jorge Fernández Díaz en 2013); un Alejandro Vara de Voz Populi (30/01/2016), quien aludió a la  “al parecer hijastra de Fidel Castro”; El Mundo (01/02/2016), recogiendo la opinión de Esperanza Aguirre (Europa Press) y diversos medios como Telemadrid o El País (Bruno García Gallo), que aludieron a la “hijastra” sin problema alguno y sin aclarar que no había tal hijastra.

Cualquier persona con una cultura media sabe que hijastro/a es el hijo o la hija aportado a una nueva relación por alguno de los miembros de la pareja. Como bien indica su primer apellido Mirta Núñez es hija de un matrimonio posterior de la primera esposa de Fidel Castro, por lo cual es imposible que sea o pueda ser catalogada como “la hijastra de Fidel”. La causa de que haya sido así considerada no puede deberse a otra cosa que al odio y la mala baba de la derecha y la ultraderecha ante el hecho de que el Ayuntamiento presidido por Manuela Carmena haya contado con la Cátedra de la Memoria dirigida por Mirta Núñez para cambiar una serie de nombres del callejero de Madrid. Puro franquismo no ya sociológico sino militante.

La trayectoria de la profesora e historiadora Mirta Núñez Díaz-Balart la convierte en la persona indicada para dicha tarea. Aguirre y la ultraderecha que representa carecen de argumento alguno. Ante esto, la táctica siempre suele ser la misma: se busca algún error real o ficticio, achacable o no a quien se quiere atacar, y se retuerce a capricho, se infla y se explota hasta la saciedad. La intención es que no se note la falta de solidez de los argumentos ni se ponga al descubierto más de la cuenta la ideología reaccionaria de los denunciantes. De este modo, aunque lo que se quiere es frenar el proyecto objeto de discusión, el objeto de ataque pasa a ser la persona a la que se adjudica su realización. El fin justifica los medios.

¿Acaso la prensa, agencias y periodistas aludidos le pedirán disculpas a Mirta Núñez Díaz-Balart por haber mentido sobre su inexistente relación familiar con Fidel Castro? ¿Le enviarán una nota reconociendo su error el concejal del PP Pedro Corral y Esperanza Aguirre? Esta última, que aún no ha superado ver a Manuela Carmena ocupando la alcaldía que pertenece por tradición a los de su clase, se permitió incluso llamarla Mirta Díaz-Balart, saltándose así el apellido del padre. Total, qué más da. Ellos van a lo que van: España es suya desde hace siglos.

Pensemos que lo que está en juego no es otra cosa que la memoria histórica de la derecha española. Cuando dicen que “hay que respetar la historia” lo que realmente quieren decir es que hay que respetar su historia y cuando afirman que “no hay que reabrir heridas” lo que están diciendo es que todo lo relativo a las víctimas del fascismo, incluidos sus responsables, debe seguir oculto. Nada debe moverse: ni las fosas, ni el callejero, ni los vestigios de la dictadura. Por ejemplo, la lápida de los ocho carmelitas asesinados en Carabanchel Bajo debería estar dentro del cementerio, pero ellos la quieren fuera. ¿Se imaginan lo que dirían si se decidiese colocar en la fachada del mismo cementerio los nombres de los vecinos asesinados por los fascistas, que no fueron precisamente ocho? Que todo esto ocurra en un momento en que su partido, el PP, se desmorona corroído por la corrupción interna a causa del saqueo permanente de las arcas públicas puede indicar que necesitan desviar la atención de la gente hacia otras cuestiones que les permitan respirar un poco. Aunque sea a costa de mentir una vez más.

]]>
2016-02-07 09:40:02
<![CDATA[El Churro Ilustrado - ESPAÑOLES: EL CHURRO HA MUERTO]]> Españoles: El Churro… ha muerto.

Efectivamente. Tenemos que ser Francos. Esta revista de papel aceitoso que llegó a los kioscos por primera vez hace justo un año llega a su fin. Esperábamos durar más que Rajoy, pero no ha podido ser.

Desde que empezamos nos tacharon de locos por querer llevar a los kioscos una nueva revista satírica en papel. Y parece que lo estábamos. Locos por pensar que la gente quiere comedia y locos por pretender vivir de ello.

Han sido 5 números, 10 meses, más de medio centenar de colaboradores y más de trescientas páginas de las que nos sentimos muy orgullosos. (Hay una que no tanto, pero no viene a cuento ahora ponernos a hacer autocrítica)

Si alguien quiere completar su churroteca aún puede conseguir los ahora incunables en esta dirección:

http://www.paninicomics.es/web/guest/search_product?search=CHURRO+ILUSTRADO&gaq=CHURRO+ILUSTRADO

Muchas gracias a todos los que habéis comprado, habéis leído y /o/u habéis reído con algún churro. Y a los que nos habéis seguido por redes sociales o en el blog de publico.es también se lo agradecemos, pero menos. Por la ley D´hont si no pagas tiene menos valor.

Por lo que pudiera pasar dejamos la churrería entreabierta con el cartel de “Se traspasa”. Y si conseguimos traspasarla… Llegaremos al otro lado.

¡Salud y chocolate!

Los churreros mayores.Churro-RIP

 

]]>
2016-01-02 12:30:18
<![CDATA[Otra vuelta de tuerka - En memoria de mi abuelo: “Siempre España”]]> Hoy viajo a Villafranca de los Barros, el pueblo en el que creció mi abuelo Manuel, para homenajear su memoria y la de todos los hombres y mujeres que, como él, lucharon por un país mejor. España tiene aún una deuda pendiente con aquellos que se enfrentaron al fascismo y lo pagaron con su vida, con la cárcel, con la tortura y con el peor de los exilios, el interior.

Hoy quiero compartir con vosotros “Siempre España”, un artículo que publicó mi abuelo el 10 de febrero de 1939 poco antes de que Franco les derrotara, así como el poema que escribió a su compañero celda poco antes de que éste abandonara la cárcel. Añado también unas notas autobiográficas suyas escritas poco antes de morir que fueron publicadas por Francisco Espinosa en “Masacre. La represión franquista en Villafranca de los Barros (1936-1945)”.

Creo que la historia de mi abuelo, socialista y cristiano, es representativa de la de muchos españoles que perdieron una guerra pero que nos dejaron un legado que será fundamental para hacer del nuestro un país mejor.

 

Siempre España

Manuel Iglesias Ramírez

(Vida Nueva, periódico al servicio del Régimen legalmente constituido,
Año IX, Úbeda 10 de febrero de 1939, Número 381).

Al Comisario de la 78 Brigada Mixta, Octavio L. Alba,
que hermanó al Código con el fusil.

Y una calurosa mañana del mes de julio salieron armados de todas sus armas, y no precisamente por la puerta falsa de un corral.

Un grito desolador corrió de parte a parte la Península. Había aparecido un monstruo. Un dragón horrible. La serpiente de las siete cabezas. Arrastrando su viscosa piel multiforme –el capitalismo internacional– avanzaba en el verde malva de la campiña andaluza el gigante macrocéfalo pero vacío de contenido. Le acompañaban sus tres hijos: La Incultura, La Traición y El Odio. Al gigante le llamaban el Fascismo y su lema era “Exterminio”. Iban derramando la sal, el azufre y el vitriolo sobre las plantas cloróticas y los campos yermos de Castilla.

Querían despaganizar a España, libertarla del pagano moralismo senequista, de la exótica doctrina marxista y del íntimo sentido liberal que nació en los viejos Fueros ibéricos, reverdeció en los Consejos castellanos y se maduró –libertad e independencia– en la Iglesia de San Felipe Neri en Cádiz. ¿Era esto lo que se proponía el gigante?… ¡No! Bien sabía él que la corriente senequista era españolísima; Seneca, Molinos y Ganivet no habían sido pasto del pueblo, y sí de la clase a que pertenecía el gigante.

El marxismo… ¿planta exótica? En la catalogación metodológica, como ciencia económico-política, bueno. En su íntima raíz y estructura humana y humanística, de ninguna manera; universal y apátrida, o mejor de todas las patrias. ¿Hemos olvidado la organización de las guildas y conventos del medievo español? ¿Desconocemos la influencia de nuestros teólogos en Tomás Moro y Campanella, que más tarde influenciaron a los Hegel, Von Stein, Marx y Engels?

El monstruo venía a imponer a Cristo, no en su doctrina y su obra, sino a cristazos; golpeando las cabezas de los agonizantes de duda y de los incrédulos; golpeándolas, con la madera de la cruz que Roma levantó para un “judío”, y Roma quiere hundir, en beneficio de otro grupo de judíos que maldicen de su raza y levantan al otro nuevo dios –el capital– un pedestal de hierro y de cadáveres.

El monstruo seguía avanzando. En su lucha contra liberales y demócratas del viejo continente sólo había encontrado como valladar y dique a sus legítimas aspiraciones, la ayuda de los vencidos en las luchas contra él. Esto, que parece paradójico, es una verdad incontrovertible; proclamada por Ortega y Gasset en su magnífico artículo “Sobre el fascismo–Sine ira et studio”. Es una abstracción –dice Ortega– hablar de la fuerza de un Ejército. La fuerza de un ejército depende de la del otro, y uno de sus ingredientes es la debilidad del enemigo. Y así ocurrió. Frente a la acción destructora, solapada y cruel del monstruo, sólo se levantó la inacción de liberales y demócratas. Hasta que la bestia tendió uno de sus tentáculos hacia España.

España que inició la contrarreforma. España que parió un mundo nuevo. España que creó la palabra “liberal” y que derrotó a Napoleón, era algo superior y distinto a toda la Europa occidental, decrépita y en ruinas.

Y una calurosa mañana de julio un grupo de jóvenes desarrapados y sucios, empuñaron unos viejos fusiles –tan viejos como la adarga y el lanzón del símbolo de la raza, Alonso Quijano el Bueno– y en las crestas de Guadarrama, en las calles de Madrid y Barcelona, en los llanos extremeños y en el barrio trianero de Sevilla –filigrana de oro viejo en la forja del negro diamante del Sindicato del Puerto– iniciaron la terrible lucha, el inconmesurable encuentro, el choque apocalíptico.

Los campos se cuajaron de rojas amapolas –sangre del pueblo eterno– y de negros cuajarones del gigantesco sapo. La lucha sin igual y fantástica sigue a los dos años de comenzada. Pero la aurora blanca que delicadamente arrastra a las verdes estrellas, se aproxima.

Hermanos atended. Escuchad amigos. La batalla va a llegar a su fin.

El monstruo morderá el polvo de coraje y de impotencia. Y la estrella roja, la que fue daga deshaciendo arterias, se envolverá en el opal cobalto de la tarde morena de España. Luego, por nuestros muertos, un duelo de trabajos.

Yunques sonad, enmudeced campanas[i]

M. Iglesias Ramírez
Úbeda del Renacimiento 1939.

 

[i] El final está tomado de Antonio Machado y su poema a Giner de los Ríos: “Vivid, la vida sigue / los muertos mueren y las sombras pasan / lleva quien deja y vive el que ha vivido. / ¡Yunques sonad; enmudeced campanas!”.

FUENTE : Francisco Espinosa Maestre: Masacre. La represión franquista en Villafranca de los Barros (1936-1945) Sevilla : Aconcagua Libros, 2011. Págs. 224-225.

 

 

Llegó la libertad para el compañero de celda…

Para Fernando Molano

No tengas pena…

No me digas nada…

Si no puedes hablar de contento

Desde que te han dicho que vas para casa

¿Por qué me miras?

¿Por qué me hablas?

Si no aciertas a decir seguidas

Ni cuatro palabras

Casi me dan risa

Tu risa y tu cara

¡Me pareces tan raro, tan serio

Con esa corbata!

Si ya no te acuerdas de hacer la lazada:

Así…media vuelta…

Y tira hacia abajo, que quede apretada

Quítate el piojo

Que te sube por esa solapa

¡Condenados! Ya ves, todo nuevo

Y parece como si brotaran

De los mismos poros…;

¡Claro que un piojillo no tiene importancia!

Échate la gorra hacia atrás

Que se te vea la cara

¡La cara de gloria con ojos de fiesta

Del preso que marcha!

Deja que te mire…

¡No me digas nada!

A ver si es que puedo llevarte al rastrillo

Sin soltar las lágrimas

A ver si soy hombre y te doy la mano

Sin volver la cara…

Si ves a mis hijos…

-aquel pequeñito que siempre sentaba

Sobre mis rodillas, por hacerle fiestas

Al llegar a casa…

Y aquel ángel rubio que no se dormía

Por las noches, si no le besaba-

Diles que me quieran

Que ya pronto, muy pronto, es la marcha

…Pero no, que podría dolerles

Si supieran mi angustia y mis ansias

Y no quiero que lloren

Ni quiero que tengan pena por mi causa

Si ves a mis hijos

no les digas nada

Tírales un beso

Que es la mejor frase que recita el alma

Saluda a mi esposa

Saluda a mi madre…

A mis bien amadas

Y diles que bebo su ausencia

En la bella copa de azules mañanas

Dame ya la mano

Y vete a la vida que tu vuelta aguarda

No me tengas pena

No me digas nada

Que esa misma cancela que hoy se abre para darte paso

Se abrirá mañana

Y entraremos de nuevo en la vida

Los que ahora quedamos soñando esperanza

¡Adiós… y no vuelvas…!

¡Sécate esa lágrima!

 

Nota autobiográfica de Manuel Iglesias Ramírez

Nací, en el seno de una familia modesta, el año 1913, en Villafranca de los Barros (Badajoz). Estudié el bachillerato en el Colegio de los P.P. Jesuitas de mi pueblo. Desde el ingreso hasta cuarto curso, que en el 1926, los jesuitas suprimieron en sus colegios 5º y 6º cursos de bachillerato porque no estuvieron conformes con el plan agustiniano de Eduardo Callejo, Ministro de Instrucción Pública de la dictadura de D. Miguel Primo de Rivera. Por esta razón cursé los años 5º y 6º del bachillerato en el Colegio de los Salesianos de Utrera (Sevilla). Fui premio Extraordinario en el llamado entonces Examen de Estado, en el bachiller superior de letras.

Terminado el bachillerato en junio de 1929, me matriculé en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Y en octubre de ese mismo año, 1929, ingresé en las Juventudes Socialistas sevillanas, en el local que entonces tenía el Partido en la calle Trajano nº 16, siendo Presidente y Secretario, respectivamente, el Doctor Aceituno y Herme-negildo Casas. Durante mi estancia en Sevilla, fui presidente de le F.U.E. (Federación Universitaria Escolar) desde 1932 al 34. Representé, como Delegado, a la F.U.E. de Sevilla, en los tres Congresos Nacionales de la U.F.E.H. (Unión Federal de Estudiantes Hispanos), en el de Madrid (1931) y en los de Valencia (1933) y Sevilla (1934). Hice, como “telonero”, las tres campañas electorales de la República por la provincia de Badajoz. La primera (1931) con Margarita Nelken y D. Gustavo Pittaluga, el microbiólogo universal. La segunda (1933) con la Nelken y Juan Simeón Vidarte, y la tercera (1936) con la Nelken, Juan Simeón Vidarte Franco-Romero y Ricardo Zabalza Elorga.

Terminada la carrera y licenciado en Derecho por Sevilla, en junio de 1934, con doce Matrículas de Honor, me licencié en Historia de América en la Universidad Hispanoamericana de Sevilla que dirigía el Catedrático de Historia del Derecho D. José María Ots y Capdequí. En septiembre del 34 fui detenido por primera vez en mi vida como consecuencia de la huelga revolucionaria de Asturias, contra la que voté en el seno del Partido. Cuando se produjo la unificación de las juventudes socialista y comunista, no me quise unificar, seguísiendo simplemente socialista. Aquella unificación, inspirada por Carlos Baraibar, Julio Álvarez del Vayo, y sobre todo, por Luis Araquistain desde la revista “Leviatán”, trajo luego el arrepentimiento de estos hombres (Véase el libro póstumo de Araquistain –”El pensamiento español contemporáneo”, Ed. Losada, Buenos Aires, 1962, prologado por Luis Jiménez de Asúa). Pero al no unificarme fui tachado de socialfascista y besteirista, pese a haber militado, dentro de la F.U.E., en el B.E.O.R. (Bloque Estudiantil de Oposición Revolucionaria) que dirigían Fernando Claudín y Manolo Tagüeña; el primero vivo y el segundo muerto, pero ambos separados del Partido Comunista (Véanse sus libros respectivos “La crisis del comunismo” y “Testimonio de dos guerras” –Ediciones Oasis– México, 1973).

El estallido de la guerra civil me cogió en Madrid. El día 22 de julio de 1936 fui convocado por Margarita Nelken y Jesús de Miguel, ambos diputados por Badajoz, en la Ciudad Universitaria, y allí se me entregaron 75 fusiles del año catapúm, para que los llevara al pueblo, y con ellos hacer frente a los moros y al tercio, que, mandados por el Comandante Castejón, subían de Sevilla a Badajoz. A las órdenes del Coronel Puigdengolas, les hicimos frente a las fuerzas fascistas en la Sierra de San Jorge, en los Santos de Maimona. Al primer choque, aquellos hombres, entrenados y aguerridos, nos disolvieron y nos hicieron huir a la desbandada. Yo tomé el último tren que salía de Mérida para Madrid, y a eso le debo la vida.

En la sentencia que se dictó contra mí –Manuel Iglesias Ramírez y 43 más– (cuarenta y una penas de muerte, entre ellas la mía) en Úbeda (Jaén) el 27 de junio de 1939 (Sumarísimo de urgencia nº 15.524), se dice que, en estos días, yo asalté el Cuartel de la Guardia Civil de mi pueblo. Yo solito, frente a un gran número de guardias. Nada más lejos de la verdad. Para evitar un día de luto, invité a los guardias civiles a que, uno a uno y acompañados por mí, fuéramos a las casas de las familias amigas de ellos que me señalaran y que permanecieran allí. Así lo hicimos y la cosa resultó bien. En Villafranca de los Barros, entre los días 18 de julio y 6 de agosto de 1936 no se mató a ninguna persona de derechas, ni tampoco luego. Los únicos muertos de Villafranca fueron Paco Corredera y Hernández Prieto (sic), ambos de Falange, que al huir de nuestro pueblo fueron asesinados en Fuente del Maestre. Pese a esto cuando entraron las fuerzas fascistas en mi pueblo asesinaron a más de 600 personas.

Vuelto a Madrid, me nombran Comisario del Batallón “Margarita Nelken”, que mandaba el egregio ferroviario de Mérida Nieto. Estuvimos en la Universitaria y en Usera. Un período de descanso a principios de 1937 en Alcázar de San Juan (C. Real) y un comunicado de Indalecio Prieto por el que se me nombra Teniente Auditor para Aragón, a las órdenes directas del general Pozas y a las indirectas del Gobernador especial D. José Ignacio Mantecón. En agosto del 37 me entero en Bujalaroz de que han convocado oposiciones para el ingreso en el Cuerpo Jurídico Militar de la República. No me gusta el haber sido designado por Prieto sin más, y acudo a Valencia, hago las oposiciones, gano plaza y salgo como Teniente Auditor en Campaña con destino, como Secretario Relator, al Tribunal del VI Cuerpo de Ejército, que primero estuvo en El Pardo y luego en Hoyo de Manzanares.

El jefe de este Cuerpo de Ejército, Teniente Coronel Ortega, fanático comunista, no se entiende conmigo. Me hace la vida imposible. Acudo a Indalecio Prieto y le relato mis cuitas. Me traslada al IX Cuerpo de Ejército, mandado por un socialista y militar profesional, D. Francisco Menoyo Baños, y en el que está de Comisario un viejo amigo mío y antiguo socialista, Cayetano Redondo. Me nombran Auditor-Presidente del Tribunal Militar radicado en Úbeda. Allí aparte mi labor jurídica, hice campañas político-sociales de las que son buena prueba los periódicos de la época. Conquisté amigos en todos los bandos, porque yo jamás, conscientemente, he causado mal a ninguna persona, pensare como pensare. Mantuve, eso sí, la máxima disciplina en mi Cuerpo de Ejército, pero siempre a través del Código. Juzgado en Consejo Militar el día 27 de junio de 1939, en el Ayuntamiento de Úbeda, fui condenado a muerte y en esta situación estuve cinco meses y cinco años y medio en las cárceles de Úbeda, Puerto de Santa María y Sevilla.

En el juicio no se me dejó hablar ni alegar nada y cuando al final pronuncié la frase “si los hombres nos conociéramos mejor, nos odiaríamos menos”, se me llamó “chulo” y se dio por terminado el Consejo. Desconozco el nombre del Fiscal Jurídico-Militar, así como el del Alférez que me defendió –es un decir– y que nunca habló conmigo. El Fiscal, para probar que yo, desde el punto de vista religioso no era un creyente –¡que sí lo soy!– me atribuyó unos versos de Antonio Machado “A la muerte de Giner”: “Yunques sonad, enmudeced campanas”, que yo había traído a colación en el periódico “Democracia” de Jaén cuando murió en Francia D. Antonio.

En la sentencia contra mí dictada se dice que soy un marxista ortodoxo desde mis más tiernos años. Lo que tampoco es cierto, porque yo soy, desde los 16 años, un socialista humanista, en la línea de los Pablo Iglesias, Jaime Vera, Fernando de los Ríos, Besteiro y todos aquellos hombres trabajadores que desde Llaneza a Saborit, pasando por Trifón Gómez y Lucio Martínez, siguieron las normas éticas del P.S.O.E.

Después de la cárcel, y colocado por una cuñada mía, he trabajado en el Ministerio de Trabajo al Servicio del Seguro Obligatorio de Enfermedad, que nosotros no creamos. Tengo seis hijos, todos con carreras universitarias. Sigo tan pobre como cuando nací y lo único que odio en este mundo son las dictaduras, lo mismo las del sable que las del partido. Mi libertad termina donde empieza la tuya y viceversa. Socialista humanista antes y ahora… Aquí estoy otra vez.

Mi lucha en la clandestinidad arranca de 1946 y poseo, de esa fecha, el carnet nº 17. Ahora, se me nubla la vista cuando veo a tantos jóvenes y no jóvenes, arrogantes y en posesión de la verdad –”su verdad”-– de ambiciones personales. Ha vuelto a surgir el mito de Eróstrato. Éste incendió el templo de Diana para pasar a la historia; en este momento de España, los advenedizos matan a su madre para salir en los periódicos y ser jefecillos de facciones. Hay mucho impudor y desvergüenza. De los líderes actuales conocí a muy pocos en la clandestinidad, de los candidatos que presenta el P.S.O.E. renovado sólo conozco a nueve que actuaron entre los años 1946 y 1960.

No ataco a nadie, sólo hago una confesión sincera, cuyos extremos puedo probar fehacientemente. Una confesión de socialista de 1929, año en que fundamos la casa del Pueblo de Villafranca de los Barros Saborit, Lucio Martínez y el que suscribe.

He publicado nueve libros sobre materias laborales, políticas y literarias.

Fdo. : Manuel Iglesias Ramírez

Post scríptum de mi abuela:
“… y he dejado esta vida en Rascafría,
en la madrugada del 6 de julio de 1986…”

 

]]>
2015-11-25 12:30:04
<![CDATA[Economía para pobres - Derogaremos la reforma laboral]]> Carlos Aristu, responsable de acción sindical y política sectorial de CCOO Sevilla @Aristu_Carlos
Alberto Garzón, candidato de Unidad Popular a la Presidencia del Gobierno @agarzon

Uno acaba pensando que a muchos políticos les pasa con los trabajadores lo que a los niños urbanos con los animales del zoológico. Acaban creyendo que lo que ven un día a través de la jaula sirve para explicar lo que pasa a diario en el medio natural.

Ahora entramos en campaña electoral y no será raro ver a integrantes de las múltiples candidaturas visitando centros de trabajo o estrechando manos de hombres y mujeres cuya profesión sea fotogénica; algún presidenciable hasta se parará en la calle a escuchar paciente cómo una persona desempleada le explica las penurias de su día a día. El mensaje será unánime: el empleo, nuestra prioridad.

El mundo del Trabajo está viviendo una serie de mutaciones de enorme calado, algo directamente relacionado con las profundas transformaciones relativas a la globalización, la revolución tecnológica, la adaptación al cambio climático, etc. Pero hay algo que no va a cambiar, y es la trascendencia que las relaciones y derechos adscritos a la propia relación laboral tienen para una sociedad como la nuestra. Ya se trabaje en una gran industria o desde el sillón de casa, en la hostelería, la aeronáutica o la comunicación, la calidad y cobertura social del empleo será determinante para la mayor parte de nosotros. Y por eso, cómo se configure el marco laboral es crucial para determinar qué modelo social queremos para el futuro.

A menudo se cree que las reformas laborales sólo producen efectos de tipo económico. Nada más lejos de la realidad. El marco de relaciones laborales de un país refleja también un modelo de convivencia social. La trascendencia del fenómeno del Trabajo en las vidas de la gente es capital, por lo que restar elementos democráticos y libertades en el centro de trabajo, o favorecer el desequilibrio de poderes entre la parte más débil y la más poderosa, conlleva un efecto similar en las pautas generales de esa sociedad. La sucesión de reformas laborales emprendidas por los últimos gobiernos de PSOE y PP -que generaron tres huelgas generales en un periodo de tres años, algo inédito en nuestro país- han dado soporte a un modelo de relaciones laborales muy concreto. Un modelo que, bajo la errónea creencia de que la competitividad empresarial se ha de ganar por la vía del abaratamiento de costes laborales, ha instaurado un estado de necesidad y miedo en los centros de trabajo. Miedo lógico, ante la facilidad de un despido que no sólo se ha abaratado y subvencionado, sino que se ha liberado de trabas administrativas y tutelas judiciales. Un modelo que no concibe el equilibrio entre las partes -básico en cualquier manual de Derecho laboral-, y favorece en cualquier negociación la decisión unilateral del empresario frente a lo que otrora eran derechos de la parte social. Un sistema que debilita la participación organizada de los trabajadores a través de sus organizaciones sindicales y busca la interlocución individualizada que suele acabar en “haces esto o ya sabes lo que hay”.

Estas reformas laborales han facilitado que bajo sus años de vigencia se haya destruido el mayor volumen de empleos de la historia de nuestro país. Pero también han instalado un marco laboral que hace que el 95% del empleo que se genera sea precario, temporal, sin derechos, y haga que el 30% de quienes tienen un empleo sean trabajadores pobres, así como que miles de jóvenes sean empujados a la condición de falsos autónomos como paradigma de las nuevas formas de explotación -y encima las estadísticas los etiqueten de  emprendedores-.

El último movimiento del gobierno del PP a escasas semanas del fin de la legislatura –la publicación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que incorpora todas las reformas realizadas en los últimos años– pretende grabar a fuego este salvaje marco de relaciones laborales para que cualquier intento de dar marcha atrás por parte de cualquier fuerza política y social transformadora se encuentre con importantes obstáculos. Una vez más el PP demuestra su carácter autoritario y antidemocrático: en un momento en el que los sujetos sociales contestatarios se plantean la derogación inmediata de las reformas laborales, cuando los tribunales las están desautorizando o vaciando de contenido, cuando se está demostrando que no cumplen los objetivos planteados y que están condenando a la mayor precarización posible a nuestras mayorías sociales, el gobierno del PP sistematiza y consolida todas estas reformas. Se trata de un texto que nace moribundo; un magnífico ejemplo de irresponsabilidad legislativa. Desde Izquierda Unida proponemos precisamente lo contrario: derogar las reformas laborales anteriores y además reemplazar este Estatuto de los Trabajadores que da la espalda al trabajo y plantear una carta de derechos del Trabajo, un nuevo marco normativo laboral discutido con los agentes sociales y con amplio debate, enfocado en la protección laboral, el trabajo digno y la erradicación de la discriminación y la división sexual del trabajo.

Tampoco nos produce ningún consuelo –ni sorpresa– la propuesta del PSOE al respecto, por mucha renovación cosmética que haya experimentado. El equipo de Pedro Sánchez en materia laboral –que es en buena parte el mismo que el que diseñó la reforma laboral de 2010– no tenía intención de derogar totalmente la reforma laboral del PP de 2012 (ya que ello supone tumbar artículos idénticos a los que su formación aprobó dos años atrás) y sólo ha modificado –a regañadientes– su postura debido a la presión de otras federaciones. Es difícil entender cómo tienen el valor de abanderar los derechos cuando dudan si derogar o no la reforma laboral más salvaje que ha sufrido la clase trabajadora de este país. Su nueva propuesta coincide curiosamente con la que presenta el Círculo de empresarios, y pasa por reducir la participación de quienes trabajan en la empresa, buscando tutelar y manipular a los sindicatos desde una postura paternalista, ofreciéndoles falsas promesas y alianzas. Cualquier sujeto que pretenda verdaderamente proteger los derechos laborales debe apostar necesariamente por lo contrario: aumentar la democracia en las empresas; las estructuras de representación de los derechos en la empresa deben reforzarse, no adelgazarse. Izquierda Unida lleva mucho tiempo discutiendo en muchos foros con los sindicatos, donde han nacido propuestas para reforzar la representación de quienes trabajan en las pequeñas empresas, obligando a establecer órganos representativos incluso en las empresas menores de 10 trabajadores. Pero sin olvidar que no se pretende tutelar a los sindicatos sino abrir un diálogo social real y respetuoso.

Por último, debemos denunciar y arrancar las caretas que utilizan algunas fuerzas políticas como Ciudadanos, que dicen apostar por fórmulas novedosas cuando su propuesta estrella de “contrato único” no sólo es antiquísima sino profundamente dañina para los derechos de los trabajadores (no por casualidad es una histórica aspiración de la derecha económica). En España ya tenemos un contrato único, que es el indefinido tal y como reza el artículo 15.3 del Estatuto de los trabajadores, aunque se reconozcan determinadas excepciones como los contratos temporales (¿acaso un supuesto nuevo “contrato único” no las tendría?). El problema es que la inmensa mayoría de los contratos temporales hoy día vigentes están celebrados en fraude de ley en beneficio de los empleadores. La solución pasa, en consecuencia, por perseguir fehacientemente el fraude laboral que cometen tantos empresarios españoles y no por inventarse una nueva fórmula de contrato que lo único que lograría sería reducir la indemnización por despido de los nuevos contratos al mismo tiempo que convertiría en legales todos esos contratos fraudulentos que inundan el mercado laboral español. Los problemas complejos nunca se solucionan con remedios simples.

Estas son algunas de las bases del proyecto de país que tienen reservado para nosotros. Un país donde quienes han trabajado no puedan gozar de unas pensiones ganadas a pulso, y quienes trabajen no consigan salir del círculo de la pobreza a pesar de ello. Un país donde la libertad y la democracia no llega al centro de trabajo, y más de 300 sindicalistas tienen procesos judiciales abiertos por causas relacionadas con un derecho constitucional como es el de huelga. Sobra decir que durante estos años, más de 50.000 millones de euros han sido traspasados desde las rentas del Trabajo hacia las rentas del Capital. Siempre hay quien sale ganando.

Desde Izquierda Unida creemos en un proyecto de país diferente. El modelo social que defendemos tiene garantizada una mejora sustancial del conjunto de derechos y libertades en el espacio laboral para hacer posible que la mayoría de la gente -la que vive o aspira a vivir de su trabajo- pueda hacerlo con dignidad.  Aspiramos a representar de la mejor manera posible los intereses de todos aquellos que, cansados de que les digan que no hay otra forma de hacer las cosas, miran a la luna y -como decía Pietro Ingrao- la desean. Podemos decirlo con franqueza porque nuestra candidatura está compuesta por hombres y mujeres a quienes no es ajeno ni el sufrimiento ni el miedo del que os hablábamos, gente que viene de donde vosotros y no aspira a cruzar ninguna puerta giratoria. Gente que no se calló cuando esas reformas laborales fueron aprobadas, ni dejó de luchar contra ellas en la calle. Gente que no precisa ir a ningún zoológico para veros ni para interpretar lo que pasa en el mundo del Trabajo. Os animamos a sumaros a este proyecto.

]]>
2015-11-09 12:50:45
<![CDATA[La pizarra de Yuri - Retorno a Ferrol, este sábado 17 de octubre de 2015]]> Presentación del documental sobre Chernóbil de César Toimil

Por la mañana, paseo a las 11:30 desde la Plaza de Armas, frente al Concello. Por la tarde, a las 19:00, presentación del nuevo documental sobre Chernóbil de César Toimil. (Clic para ampliar)

Pues eso, nada, que este sábado vuelvo a Ferrol con César Toimil para participar en la presentación de su documental sobre el accidente de Chernóbil. Pero no, no te preocupes, no va a ser una de esas presentaciones formalotas y aburridas. :-P Vamos a aprovechar para hacer un par de cosas chulas, un poco siguiendo la línea de mi visita anterior.

Por la mañana, unos coleguitas –y eso te incluye a ti ;-) – hemos quedado a título particular a las 11:30 de la mañana en la plaza de Armas, delante del Concello. Iremos a dar un paseo por la ciudad si el tiempo acompaña, y si no nos meteremos en algún garito a almorzar, o ambas cosas, charlando de nuestras cosas. Puedes venir a solas o con quien quieras. Como esto es informal por completo –literalmente :-P – comenzaremos hablando de este asunto de la radiactividad y los desastres industriales y esas cosas pero seguiremos por donde vaya saliendo, sin limitación de temas o tiempo hasta que se haga la hora de descansar un poco. A lo libre.

Y luego ya por la tarde, a las 19:00, pasaremos a la presentación propiamente dicha en el Centro Torrente Ballester (mapa.) Aquí nos centraremos un poquito más en la temática, y ármate de paciencia porque al menos yo pienso soltarte una pequeña largada sobre aquello que dijo Wernher von Braun: “La ciencia es como un cuchillo; si se lo das a un cirujano tendrá un uso y si se lo das a un asesino, otro muy distinto.” Y, añadiría yo, si se lo das a un imbécil la liará parda. Lo demás es sorpresa. Esperamos contar también con el concejal de Cultura. Pero tranqui, que prometo cortarme –prometemos cortarnos– con la longitud y luego, como de costumbre, nos dedicaremos sobre todo a charlar y debatir sobre estas y otras cuestiones.

A lo mejor esta no es tu idea de un gran plan para un sábado. :-P Pero si lo es, ¡ahí nos vemos! Ah, sí, como siempre, todo es gratis total (bueno, salvo lo que te quieras tomar, ¿eh?) Pero por lo demás, como si fueses ministro, o ministra, o algo; aquí tratamos a nuestra gente, la gente que ama la ciencia, bien. :-D

]]>
2015-10-15 14:28:02
<![CDATA[Jaulas Vacías - Un diputado para dar voz a los animales]]> Justo hace una semana, el Partido Animalista portugués se convertía en la gran revelación de las elecciones legislaivas portuguesas, obteniendo por primera vez un diputado a nivel estatal.
PAN
Siguiendo la estela del partido animalista holandés, que ya goza de representación en el Congreso y en el Senado holandés, así como en el Parlamento Europeo, y del Partido Animalista alemán que también tiene un eurodiputado, los animalistas avanzamos en el terreno político, consiguiendo que nuestros representantes den voz a los animales desde las instituciones.
En España, el Partido Animalista PACMA consigue un crecimiento exponencial cada vez que se presenta a unos nuevos comicios. Sin subvenciones públicas, sin deber dinero a los bancos, y sin aparecer en los medios de comunicación.
 
Los casi 180.000 votos de las pasadas elecciones, y un creciente apoyo social avalan nuestras propuestas en defensa de los animales, el medio ambiente y la justicia social.
Nuestros votos son la mejor carta de presentación para defender las iniciativas que llevamos adelante. Los votantes de PACMA son el mejor apoyo para conseguir leyes que protejan a los animales, ya que ningún otro partido defiende estos ideales cada día, con todas sus fuerzas, sin descanso.
El Partido Animalista ha conseguido marcar la agenda política a lo largo de toda la campaña contra el Toro de la Vega, con una estrategia legal, de presión social y política sin precedentes. Muchos partidos que no habían dicho una palabra de animales se han visto obligados a posicionarse.
PACMA ya se ha convertido en una formación política influyente sin haber entrado en las instituciones, imagina lo que conseguiremos el día que obtengamos representación.
En diciembre tenemos una oportunidad de conseguirlo.
]]>
2015-10-12 21:49:15
<![CDATA[Marco Incomparable - Eva Carneiro contra José Mourinho]]> mourinho-carneiro-reuters

 

Primero le cayó una bronca de José Mourinho por hacer su trabajo (es decir, por atender a un jugador de su equipo sin tener demasiado en cuenta el reloj ni el marcador). El detalle le valió el apelativo de “hija de puta” por parte de su jefe. Después el entrenador la vetó en el banquillo para que fueran otros miembros del equipo médico quienes asistieran a los encuentros del Chelsea.

 

En medio de todo este enfrentamiento con alguien tan racional y de trato fácil como es el técnico portugués, la doctora gibraltareña Eva Carneiro se encontró en las páginas de The Sun con la venganza de un exnovio que aprovechaba el momento justo para subirse al carro de la popularidad.

 

Que si le gustaba el sexo más que a un tonto un lápiz, que si iba a atender a los jugadores de noche y volvía a la mañana siguiente… todo aderezado de palabras como “ninfómana” y de unas enormes ganas de revancha. Información muy relevante para juzgar la competencia profesional de la médico.

 

Según el diario inglés The Independent, si la Federación Inglesa de Fútbol (FA) considera los insultos de Mourinho a Carneiro “sexistas”, el entrenador podrá ser sancionado con cinco partidos por su comportamiento.

 

Mientras tanto, esta mujer convertida de la noche a la mañana en villana para los seguidores de Mou y en heroína para quienes no entienden las filias ni las fobias del entrenador portugués, ha decidido abandonar el equipo en el que hasta ahora trabajaba y se plantea demandar al Chelsea por no ampararla ante los ataques públicos del técnico. Un episodio lamentable para un club que no parece haber estado a la altura en una situación de posible sexismo por parte de uno de los miembros más destacados del equipo.

 

]]>
2015-09-24 08:35:26
<![CDATA[Ciudad Popular - Smart cities: Negocio, Poder y Ciudadanía]]> I. La tecnología no siempre juega a favor de los ciudadanos. O los usos contradictorios de la revolución informacional.

En el año 2010 IBM lanzó una campaña publicitaria: Smart Cities Challenge. Y en el  año 2011 lanzan un nuevo producto dirigido a un público específico y extenso: los gobiernos locales: Intelligent Center for Smarter Cities. Se trata de ofrecer el tratamiento de la información  utilizando las tecnologías informatizadas o digitalizadas para exponer las problemáticas urbanas y las respuestas más generalizadas. Sobre transportes y movilidad, salud pública, vivienda, seguridad ciudadana, estado del espacio público, gestión de los servicios urbanos básicos (agua, energía, infraestructuras, etc.), reconversión de zonas degradadas o en proceso de cambio, grandes proyectos expansivos, etc. Las informaciones y las soluciones devienen “objetivas”  y  las grandes empresas de servicios (con frecuencia más privadas que públicas) se presentan como poseedores de las respuestas. Algunas grandes ciudades compraron el producto, Rio de Janeiro la primera, con resultdos más que dudosos. Luego este producto y los similares han ido vendiendo a las ciudades cualquier cosa que se etiqueta “smart city”.

Hay que tener en cuenta el porqué de la emergencia de este mercado y del éxito del eslogan. Las administraciones locales por una parte son las hijas menos queridas de los Estados. Poseen escasos recursos en relación con las demandas sociales de proximidad. Son minusvaloradas en el escenario público y se les considera con frecuencia reacias a la modernización o al localismo. Por otra parte  en las últimas décadas las instituciones políticas y los partidos han perdido credibilidad y los ciudadanos mantienen una cierta confianza en gobiernos locales y es en este marco que pretenden acceder o conquistar sus derechos y reivindicaciones. Las dinámicas participativas y las políticas neoliberales han coincidido sin pretenderlo en revalorizar las políticas locales. En unos casos con vocación democrática  y en otros casos en transferirles competencias inasumibles y favorecer las privatizaciones. En este entorno, global y local, las ciudades grandes y medias especialmente, han emergido como actores sociales, representados por los gobiernos y las elites locales. Las ciudades se hacen publicidad: globales más o menos, competitivas, sostenibles, integradoras, inteligentes, del conocimiento, participativas, atractivas, de calidad de vida, etc. Unas etiquetas que en muchos casos sirven para legitimar políticas locales casi siempre contradictorias respecto a los objetivos que se anuncian. Se vende la ciudad a favor de unas minorías que se lucran de los acelerados procesos de acumulación de capital mediante usos depredadores,  intervenciones especulativas y  mercados cautivos.

IBM no es  una ONG, ni un organismo bien intencionado de Naciones Unidas, ni una federación de entidades públicas o ciudadanas. Es una empresa integrada en el capitalismo financiero global que únicamente pretende conseguir un lucro a corto plazo para lo cual precisa la comprensión de los gobiernos nacionales y la complicidad de las grandes empresas de servicios. Es una gran multinacional que sirve y se sirve a y de los poderes políticos y económicos de cada país. En la práctica persigue tres objetivos. Primero: vender hardware en muchos casos sobredimensionado o inadaptado al gobierno o municipio. Se aprovechan del papanatismo de políticos o funcionarios que pretenden situarse por una vía rápida en la última modernidad. O por complicidad corrupta. Es escandaloso el coste o el despilfarro que se producen en nombre de la tecnología y de la información, de la falsa sostenibilidad o de la gestión privada de servicios de carácter público. Segundo: la tecnología comporta un conjunto de ítems e indicadores sectoriales, sin relacionarse los unos con los otros. Lo cual no tiene en cuenta las necesidades de las poblaciones pues la vida urbana requiere políticas integrales e intedependientes. Gran parte de la información no es de fácil acceso ni de comprensión para la gran mayoría. Y sobretodo en muchos casos la información es poco significativa. Por ejemplo la magnitud de las desigualdades o los beneficiados del uso de la ciudad no aparecen. Tercero: se uniformizan las políticas al margen de las estructuras y comportamientos sociales, las culturas históricas locales, las prioridades que requieren cada lugar. Es la versión tecnoeconómica de la “ciudad genérica”. Las ciudades pierden identidad colectiva y la ciudadanía se atomiza. Los ciudadanos lo son cuando son “conciudadanos” y se pueden identificar con su lugar.  Todo ello legitimado por las”nuevas tecnologías” cuya aplicación nos dicen conseguiremos ciudades maravillosas y ciudadanos felices. Una anécdota. Una autoridad barcelonesa (ahora exautoridad) declaró en un marco internacional que mediante el uso de las tics (tecnologías de información y comunicación) se resolverán las desigualdades sociales.

IBM ha puesto de moda el anglicismo Smart City que ha sustituido su equivalente en castellano,  ciudad inteligente, que es menos excitante polisémico. También otros términos o eslóganes han pasado de moda como algunos ya citados: ciudades competitivas, del conocimiento, con marca reconocida, creativas, etc. El término smart deviene multívoco:  inteligencia, inmediatez, accesibilidad a todo tipo de conocimientos, progreso, ultramodernidad, al alcance de todos los ciudadanos, etc.  El término smart city en sí mismo es, o parece,  neutro. Su uso, como se ha expuesto, no lo es. Las tecnologías transformadoras de la vida social en sus inicios representan una promesa. Pero en sociedades altamente desiguales y poderes políticos cómplices sus usos sociales se pervierten. Como ocurrió en otros momentos históricos en los las tecnologías juegan un importante rol de cambio. Es el caso primero con el vapor y la gran industria.. También con  la segunda revolución protagonizadas por la electricidad y la telefonía. Y  ahora con la informatización. La historia nos enseña que las promesas de las grandes  innovaciones tecnológicas han servido para lo bueno o para lo malo, para mayorías o para minoría, con efectos positivos o todo lo contrario. En todo caso no son neutras. Sus usos han sido casi siempre ambivalentes.

Algunos ejemplos. La industria, a partir del vapor, fue durante décadas un gran progreso económico y una escandalosa regresión social para las clases populares, migrantes del campo a la ciudad. Las innovaciones en la organización del trabajo fueron casi siempre a lo largo del siglo XIX y inicios del XX en detrimento de los trabajadores y trabajadoras. La electricidad representó un gran progreso social y económico a finales del siblo XIX cuando se supo aplicar la tecnología para usos prácticos: alumbrado de las calles, transportes, fabricación de todo tipo de productos, etc. Pero aún hoy en mucha ciudades la electricidad no llega a barrios y calles y viviendas, incluso en Europa. Los sectores populares pudieron utilizar los transportes pero los tranvías y los metros hicieron posible que fueran gradualmente excluidos de la ciudad central y expulsados hacia zonas periféricas. Antes caminaban 15 o 30 minutos, ahora deben pagar el precio del transporte y  a su jornada de trabajo se le añaden en muchos casos dos, tres o más horas del transporte. Los semáforos en teoría regulan la circulación y protegen a los ciudadanos. Pero representan un alto coste para la ciudadanía, generan una cultura de la prisa y multiplican los accidentes. Una ciudad sin semáforos, excepto grandes vías, obligaría a una movilidad tranquila.  El coche urbano va aparejado a los semáforos, autovías segregadas y dispersión urbana. Es la conversión del ciudadano en individuo atomizado y la  creciente dinámica disolvente de la ciudad.   Por lo tanto sería ingenuo pensar que la revolucion informacional es y será una fuente de bienestar para el conjunto de la población. Dependerá de cómo se confronten los poderes económicos y en gran parte políticos y las redes y comunidades ciudadanas con vocación democratizadora. Unos con afán de concentrar la información, como es el caso hoy de Smart Cities. Los otros que combaten por el hardware abierto y  el software libre

II. Tecnologías y Bienes comunes. O como hacer posible socializar los usos de las tecnologías informacionales.

Un  geógrafo y urbanista, Michael Batty, en un artículo de 2013 (Dialogues in Human Geography) analiza las bases de datos sectorializados y constata que no permiten entender las dinámicas urbanas. Considera indispensable conocer los movimientos de la población y las movilidades urbanas y relacionarlo con la evolución de los usos y los precios del suelo. A partir de lo cual pone en cuestión las bases de datos, el Big Data y le contrapone el Data City producido desde la base por parte de los actores urbanos. Y advierte del peligro de la concentración de la información en las cúpulas de los poderes políticos y económicos que en muchos casos, conscientemente o no, presentan las informaciones de forma tal que no se pueden deducir los factores causales de los procesos urbanos. No basta que exista la información, es necesario  participar en la producción de la misma. En la la sociedad industrial capitalista, basada en la acumulación del capital,  los propietarios del mismo poseen las infraestructuras y los productos materiales y lo convierten todo en mercancía, incluso el trabajo humano. En la sociedad informacional las infraestructuras, Internet y Webs, las autovías de comunicación  y los contenentes o soportes de la producción inmaterial, son, o deben ser consierados,  de naturaleza pública. Lo cual no impide que el marco económico y jurídico existente tiende a privatizar los usos de la información.

La tecnología informacional nace a partir de dos bases que legitiman el “bien común”. Aparecen y se desarrollan en el ámbito público y  con un protagonismo destacado de sus creadores a partir de su capacidad innovadora. La cultura  en la que emerge esta creatividad  no tiene nada que ver con el capitalismo industrial, procede más bien de una cultura humanista y postmoderna, individual y relacional, libertaria  y no institucional,  de organización horizontal y de rechazo a  la concentración del “capital inmaterial”. Valoriza la libertad individual y las comunidades de base, el acceso universal a la información y la multiplicación de lazos sociales, promueve la creatividad y rechaza la propiedad privada sobre los bienes inmateriales. Pero la realidad no es tan justa y benéfica como sus promesas.

Veamos primero lo más elemental: el acceso a la información y al conocimiento.  Se impone la tendencia a la centralización de la información y a las consiguientes limitaciones de acceso. Las administraciones públicas son muy reticentes a  facilitar una parte importante de la información. Las empresas privadas, incluso las que gestionan servicios públicos o de interés general, mucho menos.El caso de IBM y su campaña de Smart Cities son el ejemplo más expresivo de la voluntad de excluir a la ciudadanía. Incluso las Universidades si bien ofrecen productos de conocimiento (como acceso a las tesis de doctorado o maestría, o los moocs) no informan del todo sobre las condiciones de producción del conocimiento: financiamiento por empresas privadas y las condiciones que imponen, remuneraciones reales del personal directivo y de los altos niveles académicos, controles ideológicos y económicos de las líneas de investigación. Un caso escandaloso es el control que una  oligarquía económica-académica, vinculada a los organismos financiadores de la investigación, controla los  comisiones teóricamente públicas que seleccionan los proyectos de investigación (es el caso de la Unión Europea) y también los comités   directivos de las revistas indexadas (la mayoría norteamericanas) que condicionan las carreras académicas. En cambio los investigadores y productores de información, sean del ámbito académico, profesional o social y las organizaciones o comunidades de base han promovido las normas que facilitan el acceso a todos los productos inmateriales.

El acceso a la información y al conocimiento puede hacer morir de éxito. La acumulación de datos brutos y de informaciones sobre los conocimientos e ideas es enorme. El crecimiento es exponencial. Por ejemplo Google se sostenía con  40 000 servidores en 2004, un millón en 2007 y es probable que ahora supere los diez millones. Por lo tanto  hay que hacer un gran trabajo muy creataivo para facilitar el acceso a los datos que desea el usuario y los significados que permitan la comprensión de los aspectos de la realidad que interesan. La acumulación de información, la complejidad del acceso y la pobreza de los elementos interpretativos hace que la ciudadanía acabe más confusa y menos informada que en el pasado. De todas la prioridad hoy es garantizar el derecho a la Open Data, el acceso a toda la información y productos de conocimiento acumulados en las administraciones públicas, las aportaciones científicas y culturales y las empresas públicas en la medida que su producción es de interés general o se beneficia directamente del entorno territorial o cultural en que están insertas. El acceso a la información y sl conocimiento es un bien común. Hay una restricción: el derecho a la intimidad. Los datos personales, excepto los que tienen carácter público (pasaporte, dirección legal, tarjeta de seguridad social, etc), deben ser preservados si la persona no lo autoriza. Este derecho tiende sin embargo a ser vulnerado por ejemplo  por las empresas  para definir públicos-objetivo de la publicidad. Y, peor aún, el acceso a los datos personales facilita al poder político controlar a la ciudadanía y si es el caso reprimir a los opositores políticos, a los activistas sociales y los practicantes del pensamiento crítico. Es una parte negativa de la sociedad informacional..  Pero la parte positiva, real y potencial, puede ser libertadora.

Las tics son, o pueden ser,  hoy un instrumento democratizador de la democracia. A pesar de las limitaciones debido al carácter embrionario de los usos y aplicaciones de las tics (tecnologías de información y comunicación) y de las tensiones que se generan entre la población, o los colectivos sociales más implicados, y los poderes públicos y económicos, el desarrollo de las tics y la progresiva socialización y empoderamiento por parte de la ciudadanía ofrece una oportunidad democratizadora. Los usos sociales de las tics son hoy un instrumento de resistencia a los poderes dominantes y de alternativas políticas, económicas y culturales. Las comunidades ciudadanas y las redes sociales son un instrumento potente de control, de crítica  y de denuncia , de reividindicación y de propuestas. Son o pueden ser un contrapoder, crean tejido social, se hacen fuerza colectiva. En segundo lugar las tics son  un medio para promover la economía compartida y la ciudad colaborativa. Se multiplican principalmente formas de consumo de bienes y servicios, de reparación y de producción, de construcción de pensamiento compartido, de crítica a los modelos políticos y económicos, de creación de nuevos espacios de vida colectiva y de síntesis de las tradiciones o elementos locales con las innovaciones culturales. En  tercer lugar los colectivos tienden a articularse, se complementan o se solidarizan unos con otros en territorios locales o regionales. Su propio desarrollo lleva a plantearse un pensamiento global y a generar articulación en ámbitos cada vez mayores. Hubo un tiempo en que se pretendía pensar globalmente y actuar localmente. Un discurso progresista pero marcado por un pensamiento vanguardista (up down).. Ahora se invierte la práctica intelectual y política: : se piensa local y se actúa globalmente (bottom up).

III. Smart cities versus ciudad democrática y sostenible.

Smart cities es un simple eslogan publicitario que ha sido asumido acrítica y mediaticamente por los medios profesionales, académicos y políticos. Aunque la crítica es cada vez más generalizada y esta “marca” oportunista y confusionaria tiene un futuro muy limitado. La cuestión no es el término, es lo que sugiere y se publicita. Imaginación, tecnologías de vanguardia, acceso directo a todo tipo de informaciones, conocimientos precisos de cada uno y de todos los servicios y de  las actuaciones de agentes públicos y privados, protocolos de aplicación de las mejores soluciones para todos los problemas, etc. Un cuento manipulador. Se cualfica al smart city y las tecnologías avanzadas como medio par que los ciudadanos sean protagonistas de la  gestión y transformaión de la ciudad., tanto a escala individual como asociativa. Si que pueden contribuir a ello pero no por medio del producto que se vende a partir de este eslogan promocionado por IBM. Las informaciones son de difícil acceso en muchos casos, no tienen en cuenta las relaciones causales entre ellas y no hay ninguna intención crítica ni propuestas innovadoras. No tienen en cuenta la radical especificidad de cada ciudad, contribuyen al uniformismo genérico que ya predomina en gran parte de las ciudades. El producto prefabricado  no es adaptable a una ciudad concreta.

Las respuestas genéricas pretenden responder  a un problema específico. No solo son las  alternativas son  adecuadas. También son erróneas y negativas. La supuesta eficiencia de la propuesta reproduce el problema a una escala mayor. ¡Hay atascos en la red viaria? Se  proponen vias alternativas lo cual aumenta el espacio contaminado y congestionado. Se hacen estudios de movilidad vivenda-trabajo o cualquier otro tipo de movimientos cotidianos y se proponen aumentar las infraestructuras en lugar de promover transformaciones urbanas y reorientar los hábitos sociales. En cambio se hacen más autopistas urbanas, aunque sea por el subsuelo o por el aire, fraccionando o segregrando las periferias, generando discontinuidades y exclusiones, se multiplican los costes de energía no renovable y se contribuye al calentamiento del planeta. Los proyectos de “ciudades genéricas”,  proyectados por grandes empresas han resultado un fracaso, Un precendente fue el de la General Motor que propuso despedazar las ciudades americanas a base de multiplicar las autopistas. La “ciudad genérica” que anunciaba Forrester  (Urbab Dynamics, 1969) tiende a no ser ciudad.

Un ejemplo del mal uso de las tecnologías  ocurre con con la obsesión securitaria.. Más seguridad, más cámaras, más controles,  más miedos, más despilfarro y más persecución a los diferentes. Se instalan cámaras por todas partes a sabiendas que no tienen casi ninguna utilidad práctica. Pero no se admiten  en las prefecturas y comisarías donde se practican malos tratos a delincuentes, sospechosos y ciudadanos detenidos arbitrariamente. El espacio público deviene espacio vigilado, peligroso si hay exceso de vigilancia o ausencia de la misma. Es un negocio para las empresas del ramo y los gobiernos dan imagen de autoridad. Se atemoriza a la ciudadanía, se la vigila más que se la protege. La tecnología no se pone al servicio de los ciudadanos, sino satisface la voluntad de control de los gobernantes. Otro ejemplo de mal uso de las tecnologías ocurre cuando se utiliza el medio ambiente para instalar en los edificios tecnologías sofisticadas, costosas de producción y de mantenimiento (como ocurre con las cámaras en el espacio público). En muchos casos no solo suponen un coste innecesario sino que generan problemas sanitarios e incomodidades  diversas al faltar el aire, el sol, las perspectivas, etc. Con frecuencia los edificios inteligentes a la hora del funcionamiento resultan bastante más tontos que los convencionales. Pero alguien ha obtenido beneficio con ello. En resumen con el smart city , gobiernos y grandes empresas, buscan prestigio, ostentación, negocio, control social y muy pocas veces el interés de los ciudadanos.

Las tecnologías, sea cual sea la buena intención de sus diseñadores y gestores, no hacen la ciudad inteligente. Es el uso social de las mismas que pueden hacer la vida urbana más justa y de más calidad. También hay que tener en cuenta que con las tecnologías ocurre como con los modelos más o menos matemáticos aplicados a  la vida económica o política. Los modelos en el mejor de los casos iluminan una dimensión de la realidad pero no toda ni mucho menos, por lo cual presentan la realidad y su evolución de forma parcial, errónea, confusa, engañosa y contradictoria.. La tecnología no abarca todas las dimensiones de la vida urbana. La información por muy sofisticada que sea no es la copia de la realidad. Pero sirve en muchos casos para legitimar políticas públicas y privadas consideradas como “objetivas” cuando solamente son coartada para hacer negocios privados, ejercer control  sobre la sociedad  y confundir a la ciudadanía. Ya se sabe que es fácil mentir con las estadísticas (título de un viejo y clásico pequeño gran libro). Los ciudadanos se pierden en el laberinto informativo y se les presenta que “técnicamente” no hay otras alternativas. Se pretende desarmar intelectualmente a la ciudadanía. La realidad, traducida por la Big Data, oscurece de la ciudad real, injusta, despilfarradora, insostenible, excluyente y expropiada de sus derechos, de su historia y de sus esperanzas. El Smart City y el diseño y aplicación de la tecnología se pone así al servicio de la ciudad competitiva, la que prioriza la acumulación de capital respecto a la reproducción social, la que disuelve la ciudad en espacios lacónicos y atomizados, la que el valor de cambio substituye el valor de uso y el individualismo se impone al tejido social. La ciudad se pierde y la ciudadanía con los derechos propios de nuestra época  también.

La alternativa es la ciudad colaborativa, una ciudad que  emerge en múltiples dimensiones de la realidad social por medio de múltiples iniciativas de base. Se pueden distinguir en el ámbito económico .la reparación y la producción,  el  financiamiento y el consumo. Se crean comunidades o grupos de autoayuda y de intercambio de habilidades para reparar o substituir productos manufacturados o digitales. El consumo se ha desarrollado más que cualquier otro tipo de colaboración: cooperativas, intercambio de servicios, trueques de tiempo, de productos, de formación, etc. Compartir bienes y servicios, desde la vivienda hasta el automóvil, desde electrodmésticos hasta cuidados a los que los precisan, etc. . Las actividades comunes solidarias ante sectores de población excluidos (del trabajo, la escuela, la vivienda, etc). El auge de la economía social es  un eje fundamental para el desarrollo de la ciudad colaborativa. Las formas de financiamento alternativo son ya muy conocidas: bancos éticos, cooperativas, monedas alternativas, etc.

En el ámbito cultural y educativo también se multiplican distintas formas de colaboración que incorporan las tics para desarrollar una ciudadanía activa, En la educación formal y en muchos otros aspectos educativos y culturales en sentido amplio: formación continuada, reconversión de las habilidades profesionales ohobbys, talleres literarios o teatrales, intranets para reforzar las comuniddes de base, etc,. Especial interés es la creación colectiva de conocimientos y  el acceso a los descubrimientos científicos y las innovaciones técnicas es una cuestión clave para combatir la exclusión. En este ámbito es especialmente importante el acceso, o la denuncia  si es el caso, de los trabajos de investigación, de las patentes que se privatizan cuando son producto de un proceso social, las revistas excluyentes, los derechos de la propiedad intelectual, el reconocimiento de la formación en el seno de las comunidades de base. Estas comunidades generan pensamiento colectivo alternativo, promueven valores de horizontalidad frente a jerarquía,  impulsan la difusión universal de conocimientos accesibles a todos, revalorizan  el valor de la igualdad frente a la hegemonía de la sociedad competitiva y del desprecio,  de la solidaridad  contra la discriminación y de la libertad activa en la vida social. Y, obviamente, las comunidades ciudadanas, con las “tics” como armas exigen el carácter de “bien común” de la información, comunicación y conocimientos.

En el ámbito político la ciudad colaborativa es la ciudad en proceso de reconquista.  El conjunto de actividades sociales colaborativas construyen espacios físicos, virtuales, simbólicos y políticos. La dinámica colaborativa tiende a expansionarse, integra política con economía, articula vida individual y colectiva,  supera la dicotomía Estado y mercado, une la historia local con la innovación global, construye un relato global a partir de las prácticas locales. Este ámbito en todo caso merecería un artículo específico. Ver la bibliografía adjunta sobre “los comunes” y los derechos ciudadanos.

Pero no se trata de un relato que tiene final ni es necesariamente feliz. Las “tics” son hoy indispensables para la transformación social, para la ciudad como historia de progreso de la humanidad, para conquistar los derechos que los “Estados que se proclaman de Derecho” niegan. Las tics nacieron como promesa universal, como “bien común”. Sin embargo los Estados y los grupos económicos se han apropiado de los medios de información y comunicación, como hicieron con los bienes de producción. Se regula y se protege la propiedad privada, se facilita patentar todo tipo de innovaciones que han sido resultado de múltiples trabajos y de muchos actores, se dificulta el acceso a los conocimientos y a la información acumulada de las mayorías sociales. Históricamente las clases trabajdoras y sectores importantes de la intelectualidad, los profesionales y el mundo académico han promovido los cambios necesarios para ampliar los ámbitos de igualdad y de libertad, de racionalidad y de justicia. Ahora los tecnólogos, sean investigadores, diseñadores o gestores de las tics son actores indispensables de la concepción, la gestión y el acceso de los medios de información y comunicación al servicio de los derechos ciudadanos.

William Mitchell, el teórico analista y precursor de los impactos de las tics en la ciudad (City of Bits, 1995, E-topia 1999) proclamó los tres objetivos de la aplicación de las tics a la ciudad: la sostenibilidad, la calidad de vida para todos y la equidad social. Podríamos añadir la construcción de la ciudadanía (o mejor: conciudadana según expresión de Étienne Balibar) a partir de las redes y las comunidades de base como ha expuesto Manuel Castells.. En cualquier caso no serán IBM, General Motors y Walt Disney (Celebration, la ciudad perfecta) los que responderán a los objetivos de Mitchell).

Nota del autor

Este texto debe mucho a las conversaciones, comentarios y notas escritas de Marta Continente, Mirela Fiori y Valérie Peugeot. Además Valérie me ha proporcionado algunos datos y  referencias bibliográficas que se citan en el texto (el rol de IBM, el artículo de Batty,) Las informaciones y reflexiones más precisas se deben a ellas. Sin embargo no se las puede responsabilizar de la crítica pesada de los malos usos del negocio  de las empresas vendedoras y su  soluciones prêt à porter.

Bibliografía

No pretendemos proporcionar una bibliografía básica sino solamente algunas referencias que han servido directamente a nuestro artículo.

-Alternativas Económicas: Experiencias a Compartir. (Barcelona, 2015).

-Bacqué, Marie-Hélène y Biewener, Carole: L’empowerment, une pratique émancipatrice,

-La  Découverte, Paris 2013

-Balibar, Étienne: Ciudadanía, AH Editora, 2013

-Batty, Michael: Big Data, smart cities and city planning  Dialogues in Human Geography ,2013

-Borel, S.,Demailly D.,.Massé D.: Les fondements théoriques  de l’économie collaboratives. Rapport Moral 2015, Association d’économie financière, 2015

-Borja, J. La revolución urbana y los derechos ciudadanos, Alianza Editorial 2013 y  La ciudad conquistada, Alianza Editorial 2005

-Botsman Rachel y Rogers Roo: What’s Mine Is Yours: The Rise of Collaborative Consumption, New York 2001

-Castells, Manuel: Redes de indignación y de esperanza, Alianza Editorial, 2015 y Comunicación y poder, Alianza Ed, 2009. Ver también  en la misma editorial la obra colectiva dirigida por M.Castells: La sociedad red (2006) y la conocida trilogía  La era de la información.

-Coriat, Benjamin (director de la obra): Le retour des communs, LLL, Francia, 2015

-Dardot, Pierre y  Laval,Chistian: Común. Essai  sur la révolution au XXI ème siècle,

-La Découverte, Paris, 2014

-ESPRIT:  Le partage, une nouvelle économie? Paris, julio 2015

-Forrester, Jay:  Urban Dynamics, Pegasus Comunication, 1969

-Harvey, David: Rebel Cities, Verso 2012 (en castellano Ciudades rebeldes, Del derecho a la ciudad a la revolución urbna, Akal, 2014)

-Institut de Drets Humans de Catalunya: Efectos de las tecnologias de la información y la comunicación sobre los derechos humanos, Barcelona, 2010

-Mitchell, William: City of Bits, 1995 y  E-topia 1999

-Peugeot, Valérie: Collaborative ou intelligente. La ville entre deux imaginaires. Col. Territoires numériques, Paris, 2014.-La misma autora ha coordinado y ha contribuido con diversos textos en las obras colectivas Pouvoir Savoir,Caen, Francia, 2005,  y en Libres Savoirs, Caen, Francia, 2011).

-Rifkin, Jeremy, The Age Of Access: The New Culture of Hypercapitalism, Where All of Life is a Paid-For Experience, Putnam Publishing Group, 2000

Nos han sido especialmente útiles los textos destinados al  Master Gestión de la  Ciudad de la Universitat OBerta de Catalunya: Innovación en la gestión de la ciudad inteligente,  Barcelona, 2015, obra de Mirela Fiori (directora del Programa), Marta Continente, Valerie Peugeot, Anna Queralt y José María Subero Munilla. Obviamente la reflexiones críticas, a veces muy ácidas y abruptas, se deben al autor del artículo.

]]>
2015-09-07 09:00:34
<![CDATA[No hay derecho - Gobernar sin perder el impulso utópico *]]> Gerardo Pisarello
Jurista y primer Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona  (@G_Pisarello)

Conciudadanos y conciudadanas, representantes institucionales y sociales, vecinos y vecinas de todos y cada uno de los 73 barrios de la ciudad, ciudadana Alcaldesa:

Para el grupo municipal de Barcelona en Común, esta sesión refleja un momento histórico, extraordinario.

Miles de barceloneses y barcelonesas, sin pedir permiso a nadie y desafiando el discurso del miedo, han decidido abrir en la ciudad un nuevo ciclo político.

Este anhelo de cambio nos compromete y nos responsabiliza.

Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho alto y claro que sienten que la están perdiendo, que no quieren que Barcelona sea un simple escaparate, con desigualdades crecientes, con precariedad y al servicio de unos pocos.

Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho también que no quieren tener unas instituciones opacas, que no los escuchan y que demasiado a menudo convierten la función pública en un negocio privado.

Al igual que el 15 de mayo de 2011, este 24 de mayo los electores han dicho de manera muy clara que quieren más y mejor democracia. Democracia política y también democracia económica. Aquí, en las instituciones, pero también fuera de ellas: en los barrios, en las escuelas, en las empresas, en los lugares de trabajo.

Esta reivindicación, al menos en parte, no es nueva. Es una voz antigua.

Es la voz de la Barcelona libertaria y republicana. La ciudad de Joan Peiró y de Lluís Companys.

Es la voz de la Barcelona que siempre se ha rebelado contra el centralismo, contra el autoritarismo y las injusticias.

Es la voz de la Barcelona que tantas veces ha mostrado que es posible crear formas de producir, de trabajar, de vivir, basadas en la cooperación y no en la competencia descarnada de todos contra todos.

Estamos aquí con la voluntad de honrar y enriquecer este legado, que no es patrimonio de ningún partido.

Ahora que se hacen tantos cálculos y pronósticos sobre la gobernabilidad de la ciudad, quizá convenga recordar que la diversidad de concejales y concejalas que tenemos hoy aquí es el fruto de un hecho incontestable: el aumento de participación en todos los barrios de la ciudad, sobre todo en los barrios más humildes, de aquellos que habían perdido la ilusión en la política municipal.

Los ciudadanos y ciudadanas, sobre todo aquellos con más dificultades, nos han dado una oportunidad para cambiar y dignificar las instituciones y para recuperar el empuje que Barcelona siempre ha tenido.

No podemos fallarles. No tenemos derecho a frustrar su esperanza ni a pensar solo en nuestros intereses inmediatos.

Si este consistorio quiere ser un auténtico parlamento de la ciudad, hará falta mucho diálogo y predisposición a aprender los unos de los otros.

He escuchado atentamente al resto de grupos municipales. Agradezco de entrada la forma en que se han expresado y celebro la voluntad de colaborar que, unos con mayor intensidad que otros, pero todos de manera suficientemente explícita, han mostrado en su intervención.

Tenemos por delante muchos retos compartidos: el primero de todos, devolver credibilidad a la política. Y esto quiere decir renovar las instituciones de forma leal, cambiando las maneras de hacer y mostrando que la función pública no es un lugar para el enriquecimiento personal, sino una actividad de servicio a la ciudadanía conforme a criterios de bien común.

Por eso invitamos a todo el mundo, sin exclusiones, a apoyarnos, gobernando o desde la oposición, desde el acuerdo o desde la diferencia, para mandar obedeciendo: para mandar obedeciendo a una ciudadanía que exige ser partícipe real de las grandes decisiones y que exige, con razón, soluciones urgentes y equitativas a los problemas colectivos.

Muchos de estos problemas tienen, ciertamente, que ver con un tipo de capitalismo financiarizado, sin bridas, que favorece la concentración de poder en pocas manos, que amenaza la pervivencia de los pequeños y medianos emprendedores, que genera sufrimiento y desigualdades entre sectores cada vez más amplios de la población y que pone en riesgo la supervivencia misma de la vida en el planeta.

Los hombres y mujeres con que nos hemos ido encontrando a lo largo de esta campaña electoral no esperan que hagamos lo imposible o que cambiemos esta realidad de la noche a la mañana.

Pero saben fundadamente que si modificamos algunas prioridades, si conseguimos acabar con ciertos privilegios inaceptables, y sobre todo, si acometemos desde el primer momento un cambio cultural, de mentalidad, podemos avanzar en la construcción de una ciudad en la que la vida pueda ser vivida con dignidad.

La mayoría de barceloneses y barcelonesas están persuadidos de que podemos hacer las cosas mejor y quieren tener esta oportunidad.

No empezando de cero, sino aprovechando lo que muchos concejales y concejalas antes de nosotros, lo que muchos alcaldes del pasado –desde Carles Pi i Sunyer al mejor Pasqual Maragall- y sobre todo, lo que miles de vecinos y vecinas del común ya han hecho por esta ciudad.

En las elecciones del 24 de mayo, Barcelona en Común ha abierto esta posibilidad. Y lo hemos hecho a través de una mujer que encarna lo mejor que esta ciudad tiene para ofrecer.

Barcelona ya ha tenido algún alcalde de origen popular. Hilari Salvador, el último alcalde de la Barcelona republicana, por ejemplo, era hijo de un pescador de la Barceloneta. Le tocó ser alcalde de una ciudad asediada y bombardeada. Era un hombre de gran coraje y muy a menudo se lo podía ver en la calle dirigiendo las tareas de salvamento poco minutos después de un bombardeo.

Barcelona ha tenido muchas mujeres que han dado por ella lo mejor de sí mismas. Montserrat Roig, María Mercè Marçal, la ejemplar María Salvo, que está hoy aquí con nosotros, Emilia Llorca, inolvidable luchadora vecinal de la Barceloneta, y miles de mujeres, jóvenes y mayores, que batallan día a día para que la vida sea sostenible.

Hoy asistimos a un hecho histórico: investir alcaldesa a una mujer sencilla y valiente, que es nueva en la política institucional, como muchos de nosotros, pero que lleva años, como muchos de nosotros, trabajando para garantizar derechos, para conseguir una sociedad justa, democrática, sin exclusiones y sin discriminaciones.

Ada Colau, madre de un pequeño barcelonés al que querrá dejar un futuro pleno de oportunidades y esperanzas, personifica un proyecto colectivo, impulsado desde abajo por mucha gente. Un anhelo de cambio, un sueño que muchos de nosotros queremos convertir en realidad.

Antes, durante y después de la campaña, ha dicho que quería ser alcaldesa de toda la ciudad.

De una ciudad en la que no haya barrios de primera y de segunda.

De una ciudad en la que nadie se sienta solo ni se sienta extranjero.

De una ciudad no acepte resignada que haya gente sin casas y casas sin gente.

De una ciudad que respete a la gente que vive, que trabaja y que genera auténtica riqueza en ella.

De una ciudad más amable, hecha a la medida de nuestros niños, de nuestra gente mayor, es decir, hecha a la medida de todo el mundo.

De una ciudad, por fin, capital de Cataluña y dispuesta a participar activamente en la construcción de un país mejor, más limpio y más justo.

Este anhelo de cambio no es únicamente nuestro. Hoy se ha expresado también en Badalona, con Dolors Sabater; en Madrid, con la querida Manuela Carmena; en Zaragoza, con Pedro Santisteve; en Valencia, con Joan Ribó; en Coruña, con Xulio Ferrerio; en Santiago, con Martiño Noriega; en Cádiz, con José María González; y antes, en Ática, con Rena Dorou y en muchas ciudades europeas que piden un cambio similar.

Queremos hacer un gobierno honrado y más justo. Y también queremos hacer un gobierno realista y responsable, que resuelva con la máxima eficacia los problemas concretos de la gente de esta ciudad. Sin embargo, sabemos bien que para conseguir aquello que es posible y necesario, será imprescindible preservar el impulso utópico que nos ha traído hasta aquí.

Ese “sí se puede”, ese impulso, es el que nos han legado nuestros abuelos y abuelas, nuestros padres y madres, y es el que queremos dejar en manos de nuestras hijas e hijos. Porque como nos dejó dicho nuestro añorado Eduardo Galeano: “La utopía está siempre en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

Muchas gracias y ¡que vivan los vecinos y vecinas de Barcelona!

* Discurso pronunciado por Gerardo Pisarello, en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, en su toma de posesión como concejal y primer Teniente de Alcalde de la capital catalana, el 13 de junio de 2015. Traducido del catalán por la revista Sinpermiso.

]]>
2015-06-15 00:35:26
<![CDATA[Bocacalle - Recado al papa Francisco en la muerte de Zerolo]]> Como consecuencia de la grave enfermedad que padecía, acaba de morir en Madrid a los 54 años de edad Pedro Zerolo, miembro de la Ejecutiva Federal del Partido Socialista y secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE. Yo no sé si sería factibe que el papa Francisco, que vive en Roma, y tan magníficas y hasta evangélicas declaraciones ha venido haciendo a lo largo de su pontificado en pro de un mundo más justo, tendría a bien informarse de lo que un día uno de sus sacerdotes en España dijo a propósito de la enfermedad de Zerolo, cuando toda persona de bien expresó al político socialdemócrata su apoyo en tan duro trance. La emisión de la bazofia tuvo lugar en Alerta Digital TV y el cura Jesús Calvo se expresó en los siguientes términos: “En la misma teología se sabe que el mismo pecado tiene su sanción. No me extrañaría nada que eso fuera un efecto de la divina providencia, que intenta ejemplarizar contra los que se ríen de la virtud”, comentaba el sacerdote en referencia al cáncer de Zerolo.  El cura aprovechó la ocasión para reclamar la pena capital para todos aquellos que están a favor del aborto. “Hay mucha basura social. Se ha quitado la pena capital desgraciadamente, que es doctrina de la Iglesia católica, y habría que eliminar a mucha gentuza de esa que está haciéndole la vida imposible a los inocentes”. ¿No debería el santo padre evitar en lo posible que pastores como Calvo sigan ejerciendo el sacerdocio con tan ignominiosa interpretación del proceder que guía a la divina providencia? ¿Qué pinta un cura como Calvo en esa iglesia de caminos nuevos que postula Francisco? ¿O es que lo de Francisco es mera mercadotecnia y cambio de imagen?
]]>
2015-06-09 10:21:02
<![CDATA[Lloviendo piedras - No cantemos victoria, aún no hemos ganado.]]> El resultado de las elecciones del 24 ha traído una ola de ilusión y alegría a las calles de Madrid. Las desbordantes muestras de apoyo durante la campaña de Ahora Madrid, expresaban ilusión por la victoria posible, que parecía inimaginable cuando las encuestas otorgaban un resultado modesto
La alegría de la noche electoral, no sólo no ha parado, sino que ha seguido creciendo y multiplicando el potencial de cambio para un Madrid empeñado en recuperar el pulso de la ciudad que siempre ha sido, la que quisieron enterrar en ladrillo y milagrosamente resistió para florecer en esta primavera del cambio.
Es la certeza de haber ganado una segunda oportunidad para abrir un nuevo tiempo y reinventarnos desde lo mejor de nuestro pasado, soñando con un futuro que no se niegue a sí mismo. Desde esa seguridad de la victoria conquistada se anuncian las grandes líneas de un gobierno aún por componer, las que querremos traspasar, y aquellas a las que ni nos acercaremos para no tener ni el riesgo de pasarlas.
Y yo, desde cierta distancia, desde la experiencia de un año lleno de revolcones que cambian todo de un día para otro, en cuestión de horas, o minutos, no puedo evitar que una fecha me repique en la memoria. No puedo evitar acordarme de un 10 de junio de 2003. No puedo olvidar que aquel día el cambio de Madrid se frustró en una jugada que llevó semanas gestar y minutos ejecutar limpia e irremediablemente.
Aquel día no sólo la condición humana de dos miserables truncaron las esperanzas de millones de madrileños. Además aquel día, quienes mandan sin presentarse a las elecciones, descubrieron que podían llegar mucho más lejos de lo previsto para proteger sus intereses y que nada pasaba. Aquel día, quienes manteníamos la esperanza en el Madrid del futuro, descubrimos con una mezcla de estupor y amargura, cuán lejos habían llegado doblegando a Madrid bajo el yugo de la tangentópolis, hoy más conocida como “black tarjetópolis”, en la que la implicación de todos sirvió para desmantelar una sociedad civil que, hasta entonces, siempre había estado a la altura.
A días de la investidura de Manuela como alcaldesa, no puedo evitar pensar en el origen del Tamayazo, un poder económico intranquilo ante las declaraciones de Simancas sobre la presidencia de Caja Madrid, y no dejo de pensar que es de obligada lectura, para hacer política en Madrid, el ensayo de Juan Carlo Escudier sobre la biografía de Florentino Pérez, “Florentino Pérez, retrato en blanco y negro de un conseguidor”.
Lo más doloroso de aquel junio de 2003 fue nuestra incapacidad de movilizarnos frente al robo electoral.

Ha costado mucho salir de aquel páramo de indiferencia social. Ha resultado muy costoso dar los primeros pasos para recuperar un pueblo consciente de su poder político. Hoy las cosas han vuelto a su cauce, y las calles de Madrid están más vivas que en décadas. Sigamos tejiendo una tupida red de hombres y mujeres dispuestas a ejercer su tarea ciudadana hasta las máximas consecuencias para que nunca más algo tan fácil, como comprar a dos, implique hundirnos a millones.

Y sobre todo no olvidemos que, hasta el sábado, todo es posible, porque un poder económico que se piense sin influencia en el poder político es impredecible.

]]>
2015-06-09 03:21:19
<![CDATA[De aquí a Lima - El lado oscuro de los premios gastronómicos]]> Fernando Ruiz

El mundo de la alta cocina anda estos días recuperándose de la resaca de la gala de los World’s 50 Best Restaurants,  celebrada recientemente en Londres.  Este premio que concede la revista británica Restaurant y que es conocido también con el nombre del patrocinador, San Pellegrino (agua mineral propiedad de Nestlé)  compite en el universo galáctico de la mesa y el mantel almidonado  desde 2002 con las estrellas que concede la Guía Michelin desde 1926.

Las diferencias de los criterios entre una lista y otra son grandes.  La Guía Michelin asigna “estrellas” a restaurantes que cumplen con los estándares de calidad en los siguientes puntos: calidad de los ingredientes, habilidad en prepararlos y combinar sus sabores, nivel de creatividad, consistencia de estándares culinarios, relación calidad precio. Es un premio global a la calidad de la comida. Los encargados de visitar los locales son personas que trabajan para la Guía con experiencia en el mundo de la hostelería y hacen su cometido de forma anónima. Las estrellas Michelin abarcan 23 países.

Los Word´s 50 Best  llevan a cabo un ranking de restaurantes que se califican en atención, fundamentalmente, de  la experiencia gastronómica que, en conjunto, se obtiene cuando se visita. Es decir, además de la comida, se tiene en cuenta el local, el entorno,  el servicio… Los encargados de visitar los restaurantes son más de 900 personas, externas a la organización: cocineros, restauradores, críticos, gastrónomos, etc. Están divididos por regiones geográficas y cada experto tiene que votar por un número determinado de  restaurantes. El Top 50 incluye restaurantes de todo el mundo.

A mi juicio ambos premios tienen naturalezas, criterios e, incluso, intereses geoestratégicos diferentes. Pero se complementan. De alguna manera la mayor virtud  de la lista de los Word´s 50 Best  es la de jerarquizar un poco el poder socializado de las estrellas universales que confecciona la Guía Michelin, que viene a ser, en pocas palabras,  un simple pero muy prestigioso certificado de calidad.

Siempre he creído que en el mundo de la alta cocina hay una discriminación absoluta de la mujer. Gran parte de los míticos chefs aprendieron a darle vueltas al cucharón de la mano de sus madres y abuelas.  El ama de casa que, con muy pocos recursos, hace un extraordinario esfuerzo de imaginación todos los días para dar de comer lo que más gusta a los miembros de su familia,  la que hace “las mejores croquetas del mundo”,  la de la mano rota para la cocina, la trabajadora que al llegar agotada a casa soluciona la cena en un pispás, no aparece nunca cuando se habla de reconocimientos y alta cocina.  No vale decir que hay excepciones.  Las facultades y escuelas de cocinas están llenas de mujeres. Pero pocas veces llegan a jefe de cocina y jamás suben al podio.

En el mundo de los premios hay intentos que,  por no tener verdaderamente asumido el papel de relevancia de la mujer en los fogones, roza el ridículo como es el de otorgar un premio al mejor chef hombre y otro al de la mejor chef mujer.  Los  Word´s 50 Best conceden en cada edición el Veuve Clicquot a la Mejor Chef Femenina del Mundo. Es una manera de garantizar la presencia de la mujer en los premios, pero es, desde cualquier punto de vista, discriminador porque marca la diferencia. ¿Nos gustaría un Premio Planeta para el mejor novelista hombre y para la mejor novelista mujer? ¿Alabamos un premio para la mejor pintora y otro para el mejor pintor? ¿Entenderíamos un premio Nobel de la Paz para  una mujer y otro para un hombre?. En alguno sitio leí que la magnífica cocinera Carme Ruscadella,  la única mujer del mundo que posee seis estrellas de la Guía Michelin, se negó a formar parte de las premiadas con el Veuve Clicot.

Los premios gastronómicos son exageradamente subjetivos, están sometidos a poco contrl y están basados,  en buena medida, en equilibrios territoriales, conveniencias políticas (en el sentido más  generoso del término), moda imperante, mucha teatralidad y alguna que otra triquiñuela, que determinan el escalafón, las medallas y los banderines. Ni más ni menos como en algún premio español de gran alcurnia, en el que un año descalificaron a un finalista cuando averiguaron que no acudiría a la ceremonia de premiaciones.

Es muy probable que  todo el exceso de marketing e intereses que rodea el mundo de la alta cocina sea imposible de erradicar a medio plazo. Más bien creo que vamos en sentido contrario.  El chef exitoso luciendo como galán de cine es una de las peores señales.

Otro elemento tóxico de los premios  es el fenómeno en alza de la  “hooliganización” de la gastronomía. Se parte de un principio falso y perverso que es la búsqueda premeditada de una  obligada conexión entre los premios gastronómicos con la calidad de la gastronomía en el mismo país. A partir de aquí, con criterios de forofos deportivos y  de patriotismo mal entendido, se mezcla todo en la batidora y  tenemos un mejunje que confunde tu propio país  con la posición en los rakings de los premios de cocina. Y como pongas un pero o les discutas, te masacran. Igual que con el fútbol en algunos países. Pero los premios gastronómicos no tienen nada que ver con los premios deportivos, en los que hay una competencia real y física que se puede medir por número de victorias o por tiempos cronometrados. Pero al fanático eso le da igual. ¡¡Campeones, campeones, oe, oe, oe!!.

Y  así vemos  a gente que salta enloquecida de alegría porque le han dado un premio internacional a un restaurante lujoso de su país, sin haber puesto los pies en el lugar; da igual el país que sea. Los mismos tics que el futbolero un lunes en la barra del bar. Es como ser devoto del Athletic de Bilbao y no haber acudido jamás a San Mamés, a la catedral.

]]>
2015-06-05 22:14:31
<![CDATA[La realidad y el deseo - En Izquierda Unida]]> Se acaba la campaña electoral. Los días pasan por el calendario y pasan por el corazón. Las experiencias nos cambian. Las experiencias dan conocimiento, mueven recuerdos, abren puertas, conforman un relato.

Empecé la campaña con la idea de que era necesario ayudar a Izquierda Unida en una situación difícil. Acabo ahora con el convencimiento de que Izquierda Unida ha sido imprescindible para estar con la gente en estos años duros en los que el PP le ha robado el corazón a las instituciones de Madrid. Izquierda Unida es y será necesaria para ayudar a las personas en una situación difícil.

He estado en muchos sitios. La vida cotidiana de Madrid existe más allá de la Puerta del Sol.

La vida de Madrid sucede en los colegios, los institutos y las universidades que han sufrido el daño de los que pueden convertir la educación en un negocio privado. Cuando acudí allí, me encontré con el trabajo de Izquierda Unida.

La vida sucede en los hospitales que han sufrido el ataque de los que pueden convertir la enfermedad y la salud en un negocio privado. Cuando acudí a la marea blanca, me encontré con Izquierda Unida.

La vida sucede en las viviendas públicas que fueron vendidas a los fondos buitres para que los especuladores y un hijo de la alcaldesa de Madrid hiciesen negocio con la precariedad de las personas. Cuando las familias me contaron su necesidad de luchar para impedir el desahucio, Izquierda Unida estaba allí.

La vida sucede en las puertas de las fábricas y los comercios, junto a los sindicatos que se oponen al desmantelamiento de los derechos laborales, el trabajo decente y el salario digno. Cuando acudí al lugar donde combatían los trabajadores, Izquierda Unida estaba allí.

Izquierda Unida, una organización en Madrid de más de 5000 militantes, está en el campamento de los obreros despedidos de Coca-Cola, en la protesta de los trabajadores de Telemadrid o allí donde se juzga a sindicalistas por ejercer su derecho a la huelga.

Izquierda Unida está en los foros feministas, en las movilizaciones LGTB, en las protestas ante la sucesiva privatización del agua del Canal, en la defensa de los Derechos Humanos y en la memoria histórica de los que piden verdad, justicia y reparación para las víctimas de la dictadura.

Y lo más importante es que Izquierda Unida ha estado también en las instituciones, en la Asamblea y en los ayuntamientos de Madrid, haciendo un trabajo muy serio, con estudios y presupuestos alternativos, para dar voz a las reivindicaciones de la gente.

Las disputas internas no sólo sacan a la luz pública lo peor de cada casa, sino que invisibilizan todo lo que se ha hecho bien. Izquierda Unida ha hecho bien muchas cosas. Hace justo un año las encuestas le daban el 20% de los votos de Madrid. Ahora está en una situación difícil, es cierto. Izquierda Unida ha cometido errores, sin duda. Pero la experiencia de esta campaña electoral me ha enseñado que la factura que está pagando tiene menos que ver con sus errores que con sus aciertos y con el sentido de su militancia. En un panorama electoral muy mediatizado por las televisiones y por las campañas de prestigio o desprestigio montadas por los intereses económicos, Izquierda Unida está pagando haber sido un peligro real para las élites, un lugar para la protesta y la lucha organizada.

Antonio Machado nos enseñó que la verdadera libertad no está en decir lo que pensamos, sino en poder pensar lo que decimos. Yo me pregunto: ¿quién ha pensado, quién piensa por nosotros?

Twitter se ha convertido en un resumen de todos los relatos. Desde el día que acepté encabezar por Izquierda Unida la candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, empecé a recibir insultos por comprometerme con el partido de Bankia y por ser el poeta de los corruptos. ¿De verdad Izquierda Unida es el partido de Bankia y de la corrupción? ¿De verdad tiene las mismas responsabilidades que el PP? ¿De verdad que una persona, corrupta y expulsada de IU, puede servir para negar el trabajo de tantos militantes que llevan años, décadas, participando en todas las luchas en favor de la dignidad de la gente? ¿A qué obedece el relato y la deslealtad de los vociferantes?

Detrás de la caricatura, están los proyectos políticos y los intereses personales. ¿Quién ha pensado por nosotros? ¿Quién ha jugado a abrir la crisis en el interior de la izquierda organizada justo cuando la izquierda había conseguido convertirse en un referente social para cambiar las reglas del poder?

Desde que a Julio Anguita se le ocurrió hacer una pinza con el PP para acabar con el PSOE nunca había vivido una situación tan disparatada. No sé cómo acabará esta historia, ni cuáles serán los resultados. Pero esta campaña electoral me ha enseñado que tengo razones para sentirme orgulloso de militar en Izquierda Unida. Mi compromiso con el futuro no tiene que ver con una táctica electoral o con la espuma de una ola, sino con mi oposición a este capitalismo descarnado y con una herencia recibida por la que hemos tenido que pagar un impuesto de sucesión muy alto.

El patrimonio de mi izquierda ha pagado muchos impuestos en juicios, cárceles, muertes, luchas, soledades, decepciones personales y sueños rotos. Más que en guerra contra las consecuencias de una crisis, estamos en lucha contra el modelo económico que la produce.

Sea como sea, esta campaña electoral me ha enseñado que Izquierda Unida está ahí, estará ahí, transformándose, pero leal a sus valores, dispuesta a hablar con todos los que quieran transformar la realidad y conseguir que la política mire a los ojos de la gente.

Ahora lo que necesita Madrid es expulsar al PP de sus instituciones.

]]>
2015-05-21 08:22:19
<![CDATA[El cambio en Madrid - Derechos para todos]]> “Que tiempos serán los que vivimos que hay que defender lo obvio”, se lamentaba Bertolt Brecht. Desgraciadamente, a día de hoy seguimos en la misma tesitura: se convierte en revolucionario algo tan obvio como defender los derechos humanos de los inmigrantes. Darles rostro, darles identidad, permitirles el acceso a los servicios básicos, al margen de sus cuitas administrativas, debería ser un imperativo moral de todo gobernante digno de tal nombre.
Pero no es así. El gobierno de la derecha en nuestro país, el que padecemos en Madrid desde hace 26 años, actúa justo en el sentido contrario. Les arrebata el acceso a la salud, el acceso a la educación, el acceso a servicios sociales básicos, por el simple mecanismo de hacerles invisibles. Armados con un papel, o mejor dicho, con la carencia de él, pretenden desterrar de la sociedad a los más débiles, los más necesitados. Y, si persisten en su molesta presencia, se les insulta y se les humilla, como ha hecho en esta campaña Esperanza Aguirre con las personas sin techo, a las que pretende expulsar, después de sus casas, también de las calles.
Por eso, los socialistas hemos propuesto, y llevaremos a la práctica si los ciudadanos progresistas nos dan su confianza, dotar a todas las personas en situación irregular administrativa, una identificación municipal, expedida por el Ayuntamiento, que les garantice el acceso a los servicios más elementales para un ser humano: la salud, una vivienda social, unos servicios sociales que les atiendan y protejan en su difícil situación.
Con este ‘DNI local’ la población inmigrante podrá solicitar atención sanitaria en los centros municipales de Madrid Salud, podrá acceder a la bolsa de pisos sociales que pretendemos articular a partir de las 40.000 viviendas vacías que los bancos tienen en la capital. También podrán garantizar, por medio de los servicios sociales municipales y el Fondo de Emergencia contra la pobreza energética y la malnutrición, que pensamos dotar al menos con 6 millones de euros, que tanto sus hijos como ellos mismos podrán alimentarse y protegerse del frío.
Todo es obvio. De ahí, desgraciadamente, su carácter revolucionario en los tiempos que corren. Se trata de defender los derechos humanos de este colectivo más allá de las palabras vacías, de las promesas huecas. Con hechos. Con programas. Con ideas. Con coraje político.
No es una promesa electoral. De hecho, la inmensa mayoría de los beneficiarios de esta iniciativa no pueden votar en nuestro país. Pero a los socialistas no nos mueve el cálculo electoral, el tacticismo oportunista. Nos mueven unos valores que pensamos hacer visibles en el próximo ayuntamiento de Madrid. Y a los que no renunciaremos bajo ningún concepto. No es una promesa. Es un compromiso.

]]>
2015-05-20 14:28:48
<![CDATA[Números Rojos - 25-M. El Municipalismo responde]]> Miles de ciudadanos quieren conquistar la gestión de su entorno a través de los movimientos municipalistas. Desde la irrupción de Guanyem Barcelona en junio de 2014, la mayoría de las capitales de provincia y cientos de pueblos han visto nacer iniciativas que aglutinan las sensibilidades de movimientos sociales y plataformas ciudadanas. El objetivo: devolver los municipios a sus residentes. Portavoces de algunas de estas iniciativas responden a 25 cuestiones esenciales.

*Las entrevistas se realizaron a finales de 2014, meses antes de que se conformaran las listas para las Elecciones Municipales del 25 de mayo.

Coordinación: David Losa (@deividlost). Ilustraciones: Ana Adjiman.

mumi

Responden a continuación los portavoces de Ganemos Madrid (actualmente integrado en Ahora Madrid)

1. ¿Cuáles son las bases teóricas del movimiento municipalista que ha surgido en toda España?

Nuestra base son las demandas construidas en los últimos años por la ciudadanía: más democracia, mayor transparencia, más control ciudadano de las instituciones, un reparto más justo de los recursos, fin de la corrupción, etc. Ganemos construye su acción entre los ciudadanos porque es allí donde queremos que se sitúen los mayores niveles de control sobre las instituciones públicas. Hablamos de una concepción de la democracia que no establece una frontera entre lo político y lo social, sino que plantea una relación de interdependencia entre las dos esferas. Se trata de transformar el monopolio de la representación política con nuevas prácticas que cedan el protagonismo a la ciudadanía.

2.¿Cuáles son las principales denuncias municipalistas sobre el actual Gobierno de los municipios?

Hubo un momento en el que se dotó a los ayuntamientos de muchísimas competencias y posibilidades de gestión, pero no se previó una adecuada financiación de los mismos. El resultado fue que no había dinero para desarrollar esas competencias, de modo que los ayuntamientos empezaron a desarrollar tres políticas interrelacionadas: el endeudamiento progresivo, la competencia territorial a través de la especulación urbanística y la producción de “ciudades marca” para extraer beneficios de la economía financiera. Este proceso ha producido el desastre que vivimos ahora, y la única respuesta a esta situación por parte de las élites ha sido quitar las competencias a los ayuntamientos. El mecanismo, que funciona también a otras escalas, es sencillo y perverso: despojar primero de dinero y luego de competencias a las instituciones cercanas y desde ahí despojar a la propia ciudadanía de sus derechos y sus infraestructuras públicas.

3. ¿Por qué es necesario el movimiento municipalista en este preciso momento?

Porque se abre un periodo de ruptura institucional. Dicho periodo se puso en marcha cuando se modificó la Constitución el verano de 2011 para consagrar nuestro orden constitucional al pago de la deuda privada (convertida por los alquimistas financieros en deuda pública). En ese momento se inicia desde las élites del país una transformación institucional y a continuación se abre una crisis del régimen político del 78. Ante esto la ciudadanía se organiza para componer un nuevo marco democrático. Se trata de un proyecto político muy variado y a muchas escalas: europea, estatal, de las comunidades autónomas y los municipios. Pero es desde el municipio donde podemos construir un cambio que sea tangible para la ciudadanía. Tocar nuestra ciudad, sentir que tenemos la posibilidad de hacer otra cosa con nuestras instituciones es fundamental para creer que podemos vivir otro tipo de vida.

4. ¿Quiénes ganarían y quiénes perderían con un hipotético triunfo del nuevo municipalismo?

Ganaría la ciudadanía en general, que tendría más mecanismos de participación y control y recuperaría servicios públicos esenciales y dignidad. Perdería la pequeña minoría que está precarizando nuestras vidas y haciendo negocio de ello. Ganaría la propia gestión de los servicios al desterrar intereses privados ajenos a lo público que obtienen sus beneficios de precarizar el empleo y de reducir prestaciones sociales. El proyecto del nuevo municipalismo pertenece a la gente, no a un sector X, Y o Z: los derechos son siempre para todo el mundo. Nadie te pregunta a quién votaste para subir a un autobús público o recoger la basura.

Responde a continuación Amparo Bella, de Ganemos Zaragoza (actualmente integrado en Zaragoza en Común)

5. ¿Cuáles serían las medidas más urgentes que tomarían las propuestas municipalistas si llegan a gobernar?

Ante el momento de emergencia social y económica que vivimos, las primeras medidas deberían ser: Asegurar una vivienda digna, con interposición de recursos de paralización de desahucios y facilitando viviendas sociales de rápido acceso. Asimismo, atender las necesidades básicas perentorias, con mejoras en la dotación presupuestaria y de personal. Paralelamente tendríamos que comenzar una auditoría de la deuda para determinar legitimidad o no de la misma y proponer modificaciones presupuestarias a la hora de atender otras prioridades. Por último, urge impulsar un verdadero debate colectivo sobre movilidad urbana para reordenar el transporte público y privado y hacerlo eficaz y ecológicamente sostenible.

6. ¿Qué otras medidas de más largo recorrido se podrían llevar a cabo en el periodo de una legislatura?

Será necesario hacer un plan de valoración de servicios por tareas midiendo la eficiencia de los mismos y su utilidad social y asumiendo los costes que se derivaran de las medidas de largo recorrido en el desarrollo de las medidas urgentes planteadas. La apuesta de futuro debería mirar hacia tres perspectivas: -Municipalización de servicios; -Dotación a la ciudad de energías renovables; -Inversión en empleo, en rehabilitación de viviendas y en la creación y difusión de cultura lejos de la mercantilización de las grandes superficies.

7. ¿Se pueden transformar los municipios y las ciudades sin el apoyo de los Gobiernos autonómico y central?

Somos realistas , sabemos de la interconexión de las políticas económicas y sociales, no existen paraísos, salvo los fiscales que hay que perseguir y atajar. Las posibilidades de acción desde los ayuntamientos dependen en buena medida de las competencias y partidas presupuestarias que se desglosan desde el Gobierno central y autonómico, es por ello que la complejidad de las apuestas municipalistas puede chocar contra muros difíciles de reblandecer. Si apostamos por un modelo energético basado en las energías renovables, dotando a la ciudad con placas solares, por ejemplo, la transformación económica y medioambiental, al menos en este ámbito, será patente.

munibota

Responde a continuación Joan Subirats, portavoz de Guanyem Barcelona (actualmente integrado en Barcelona en Comú).

8. ¿Cómo se puede mejorar la democracia en el ámbito local? ¿Con qué medidas concretas?

Lo que parece bastante obvio es que cada vez hay más presión ciudadana para poder intervenir y decidir en los asuntos que les atañen más directamente. Y ello resulta aún más natural en la esfera de gobierno más próxima a la ciudadanía. Hay mucho terreno a cubrir, tanto en formas de democracia directa como en transparencia y rendición de cuentas. Pueden establecerse elecciones directas de concejales de distrito, fórmulas de consulta sobre los asuntos más relevantes, procesos obligatorios y periódicos de rendición de cuentas, presupuestos participativos, etc.

9. ¿En qué medida puede depender el éxito de cada candidatura municipalista de la persona o personas que encabezan las listas?

Es evidente que las personas no son irrelevantes. Es muy importante el proceso de construcción compartida del diagnóstico, la participación en la confección del programa, en la construcción de la candidatura, y en todos esos casos la horizontalidad y la participación amplia son imprescindible. Pero al final, las personas son también significativas, ya que proceden de procesos concretos, expresan trayectorias que pueden o no ser coherentes con lo que proponen. La construcción de equipos y candidaturas que relacionen bien construcción colectiva y personas con trayectorias coherentes con ese proceso es clave

10. Aplicar un sistema en el que se consulte más las decisiones a la ciudadanía y en el que se fiscalice permanentemente a los poderes políticos, ¿no puede ralentizar la toma de decisiones?

Estamos acostumbrados a considerar que eficacia y participación ciudadana son objetivos antitéticos, pero aunque resulte contraintuitivo, cada vez más ante la complejidad de los problemas actuales en las ciudades, participación, eficacia y continuidad de las políticas a aplicar resultan elementos que necesitan complementarse.

Responde a continuación Diego Jiménez, portavoz de Marea Atlántica (A Coruña).

11.¿Qué sistemas se pueden accionar para evitar la corrupción de sus miembros una vez en el poder?

Perseguimos otra forma de hacer política, que, entre otras cosas, implica que las actuaciones públicas pasen a realizarse de manera limpia y transparente. Para lograrlo, se pueden poner en marcha mecanismos sencillos y establecer normas que dificulten la corrupción de las personas que participen en la vida pública. Proponemos evitar la profesionalización de la política, limitando las funciones de cada representante a un máximo de dos mandatos y haciendo públicos los ingresos y el patrimonio anualmente. Por otro, los cargos electos estarán obligados a someter su actuación al principio de transparencia, y a facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones, dando cuenta de sus actuaciones de manera periódica. Hay que dotarse de los mecanismos necesarios para revocar los cargos electos que incumplan esos compromisos.

12.¿Cree que un partido que gana las elecciones municipales con alguna de las nuevas formaciones ciudadanas puede ejercer la desobediencia civil?

Desobediencia civil se refiere a la practicada por personas y organizaciones sociales frente a normas y acciones emanadas de las instituciones y que se consideran injustas. En este sentido, dudo de si dicho término puede aplicarse al desempeño de un municipio con respecto a otras instituciones (en este caso, los Gobiernos autonómicos o centrales). Ahora bien, si somos capaces de aglutinar las fuerzas suficientes como para gobernar un municipio –no solo desde el punto de vista electoral, sino también en la base social–, deberíamos asumir también el compromiso de llevarlo a sus límites institucionales, con el objetivo de garantizar una vida digna para todos. Esto significará estudiar los márgenes normativos y moverse en las grietas del sistema, lo cual se viene haciendo ya, por ejemplo, en el caso de los municipios que están declarando como ilegítima una parte de su deuda.

13. ¿Con qué debería ilusionarse un votante municipalista y con qué no?

Con todo y con nada. Es cierto que las competencias municipales en el Estado español están profundamente limitadas y que, en algunos aspectos, no pasan de ser una desconcentración de funciones, pero también es verdad que los ayuntamientos pueden hacer mucho más por mejorar la vida de los y las vecinas. Me refiero a las competencias en infraestructuras, obras sociales, guarderías, cultura, etc. Además, por la coyuntura económica y política actual, y por el profundo peso simbólico que tienen las municipales en nuestra historia, pienso que estas elecciones van más allá del espacio local. Hay que enmarcarlas dentro del proceso de rebeldía democrática que está en marcha en toda Galicia y que puede terminar transformando también el país desde abajo.

14.¿Cómo diría que es el perfil de personas que integran las propuestas municipalistas?

Se trata de gente movida por el interés de cambiar la realidad desde un ámbito en el que se ven capaces, sin los objetivos espurios que parecen dirigir la vida de los partidos tradicionales, que han sido los protagonistas de la estafa que estamos padeciendo. Lo que nos mueve es la urgencia y la certeza de que estamos siendo despojados de nuestros derechos –y de nuestros bienes– por una élite que sigue concentrando poder y recursos. Es gente que ha logrado convertir su rabia y su indignación en un vector de cambio en positivo. Que confía en las personas que tiene al lado y se siente capaz de organizarse para quitar a una oligarquía que amenaza con arruinar la vida de las mayorías.

Responde a continuación Margarita Guerrero, portavoz de Ganemos Región de Murcia (actualmente integrado en Ganar la Región de Murcia)

15. Algunas voces procedentes de las nuevas organizaciones municipalistas niegan cualquier orientación en el espectro político. ¿Es deseable o no que se identifique al municipalismo con la izquierda?

En estas iniciativas se está priorizando dar el protagonismo a las necesidades de la gente y a la participación y organización de las mismas para elaborar una alternativa, más allá de estancarnos en el debate del espectro ideológico. No obstante, nuestros principios son afines con los fundamentos de la izquierda.

16.¿Qué mejoras puede esperar un ciudadano medio en su día a día si triunfa la apuesta municipalista?

Cada ayuntamiento tiene sus necesidades y unas propuestas diferentes que responden a su problemática concreta. Estas tienen en común el objetivo de devolver las instituciones a la gente, es decir, que se realice un trabajo para la ciudadanía. La inclusión y participación de los ciudadanos hará que los presupuestos estén enfocados a las prioridades de la mayoría social. El fomento de esa participación y la cercanía de las instituciones será lo primero que notará el ciudadano.

17.¿Es importante que haya una vinculación práctica entre las diferentes apuestas municipalistas?

La vinculación se da en el sentido de que compartimos la preocupación por la degradación de nuestro sistema democrático y los principios comunes antes mencionados, que consideramos como ejes para estas iniciativas que están demostrando que otra forma de hacer política es posible. Además compartimos un sentimiento de esperanza de recuperar las instituciones para la gente. Desde el punto de vista electoral sí nos parece útil el que se identifiquen todas las apuestas municipales y autonómicas como similares, tengan el nombre que tengan.

18.¿Qué cree que harán las diferentes apuestas municipalistas que triunfen para soportar el peso de la deuda municipal que tanto lastra su futuro?

El endeudamiento es uno de los principales problemas del actual sistema económico, ya que genera dependencia y subordinación de la estructura social ante los poderes económicos. Lo primero que hay que hacer es paralizar las políticas megalomaníacas que han llevado la deuda hasta el estado actual. Entendemos que una parte de este endeudamiento es ilegítimo, ya que se ha contraído a espaldas y en perjuicio de las mayorías sociales. La solución pasa por auditar las deudas contraídas y saber que hay parte de ellas que no nos corresponde pagar. Se harán unos presupuestos para satisfacer las necesidades populares en vez de las de la clase oligárquica que ha estado gobernando las instituciones.

Responde a continuación Ysabel Torralbo, portavoz de Ganemos Málaga (actualmente integrado en Málaga Ahora).

19. ¿Tiene sentido que las nuevas propuestas salten al ruedo político autonómico o nacional?

Las propuestas municipalistas son espacios de confluencia basadas en candidaturas ciudadanas, en la construcción democrática y participativa del programa electoral, y en una serie de condiciones de carácter metodológico. Es fundamental que haya primarias con listas abiertas y que los representantes estén sujetos a un código ético bajo el principio de “mandar obedeciendo”. Se pretende una federalización de aquellas plataformas que se rijan por los mismos principios para obtener mayor apoyo social, pero cualquier propuesta que supere el ámbito municipal deberá esperar a la maduración de las iniciativas municipales para que tenga sentido y se construya de abajo a arriba.

20.¿Tiene sentido formar Gobierno con una formación clásica?

Cualquier política de calado, incluidas las posibles alianzas, tendrá que ser decidida por la base social que conforma de la propia propuesta municipalista, para ello se establecerán las formas democráticas de consulta para temas estratégicos que afecten a la representación de la plataforma. Un espacio así surge para romper con un sistema que no protege los derechos de la ciudadanía. Los representantes de este bipartidismo incompetente y caduco difícilmente tendrán la aceptación y el apoyo de la base social de una iniciativa ciudadana como la que promovemos.

21.¿Una hipotética victoria electoral municipalista podría derivar en una desinversión financiera?

El capital financiero ha volcado su interés en operaciones de carácter especulativo, especialmente en sectores vinculados a la construcción que han revalorizado sus activos con oscuras recalificaciones y contratas de obras públicas. Hay que mejorar la capacidad adquisitiva de la ciudadanía, dotándola de los servicios y recursos necesarios mediante un ‘Plan de rescate ciudadano’, establecer una verdadera política de protección y apoyo a las PYMES, y abrir nuevos sectores productivos como las energías renovables.

22. ¿Qué importancia tiene el movimiento feminista dentro del municipalista?

Consideramos que los feminismos deben trabajarse de forma transversal y mediante la interseccionalidad. En principio, nos gustaría hacer hincapié en aspectos que atañen al trabajo doméstico y al trabajo sexual, así como a la precarización de las mujeres y las violencias machistas. Es hora de crear un modelo de ciudad accesible para todas y todos, en el que nos relacionemos desde la igualdad, la solidaridad, la cooperación y el buen trato. Los movimientos feministas tienen mucho que aportar: por una sociedad libre de violencia, por una economía que sitúe a las personas en el centro, por unos servicios públicos de calidad, por una gestión de recursos sostenible, por una sociedad que garantice derechos y respete libertades.

Responde a continuación María Velázquez, portavoz de Ganemos Valladolid (actualmente integrado en Sí se puede Valladolid)

23. ¿Cuál es la postura municipalista sobre la gestión del suelo municipal?

Es determinante configurar una amplia mayoría que nos permita dar respuesta a los desafíos legales planteados por la L.O. 2./2012 de estabilidad presupuestaria (articulo 135 C.E.) y a la 27/2013 que reduce las competencias municipales en materias fundamentales. En el caso del suelo, esta última permite a los municipios destinar este patrimonio público a reducir la deuda del Ayuntamiento. Dada la importancia que se da a través de estas dos leyes al pago de la deuda por encima de nuestro derecho constitucional a disponer de una vivienda digna, habría que plantear una auditoría de esa deuda para saber qué cantidad deben pagar legítimamente los ciudadanos.

24. ¿Cómo debe ser la política de impuestos dentro del municipalismo?

Estamos de acuerdo en que debe pagar más quien más tiene. Un proyecto municipalista puede abrir campos de posibilidad en lo que a priori no son sus competencias, pero eso pasa por el apoyo de mayorías amplias para equilibrar la pérdida de poder adquisitivo que sufrimos los de siempre en materia de impuestos, que graban de forma indigna al más débil y premian al más rico con amnistías fiscales.

25. ¿Contemplan expropiaciones a bienes privados? ¿Bajo qué premisas?

Un Gobierno debe velar por los intereses de los ciudadanos, y más cuando la base de su negocio, y por tanto de su beneficio, parte de la gestión de bienes comunes. Nuestra factura del gas y de luz son hoy insoportables, y el agua es un bien común que no tenemos garantizado porque los ayuntamientos han regalado su gestión a empresas de amigos con las que los propios gobernantes se han beneficiado en privado. El foco, por tanto, no se ha de poner en la medida que tome un Gobierno, sino en la práctica de algunas empresas con respecto a los bienes comunes, algo que tendrá que ser regulado a través de un nuevo proceso constituyente en el que todos decidamos cómo proteger esos bienes.

Consigue aquí tu ejemplar de Números Rojos

 

]]>
2015-05-19 08:14:20
<![CDATA[Solución Salina - A miña lingua é pop]]> Projecto-Mourente

A lingua entra polos oídos e non hai cerume que se lle resista. Pouco importa que o intéprete sexa italiano, catalán, galego ou ata chinés, porque cando a palabra non se entende sempre nos queda a melodía. Ninguén deixou de escoitar a Franco Battiato, a Lluís Llach ou a Andrés do Barro por cantar na súa fala, e iso sábeno ben en Alemania, en Francia e mesmo no estado español, onde o ferrolán se chantou nos anos setenta como un auténtico ídolo xuvenil apto para filmes de sesión de tarde.

Precisamente él, subido nun tren que o levaba pola beira do Miño, abandeirou a canción pop galega e en galego. Pop de popular, como lixeiros e populares foron tamén Xil Ríos ou Ana Kiro, que se atreveu a versionar La Bamba (Ritchie Valens mediante) cun chisquiño de gracia. Eles xiraron como rodas de muíño por salas de festas e verbenas levando o verbo á masa, porque o secreto está nela, xa o dicía o anuncio.

Canción de berce e protesta á marxe, ten feito máis o pop (entendido como corrente artística e cultura da sociedade de consumo) pola normalización do idioma que todas as campañas da Mesa xuntas, aínda que os tendeiros ben agradeceran aqueles cartaces das rebaixas, non tanto pola profusión de xes nos escaparates como polo seu carácter gratuíto, é de supoñer.

Pop, logo, sería Shin Chan e todo o manga xaponés, como pop son tamén as camisetas-souvenir Can de palleiro que con tanto orgullo locen os mozos de aquí e acolá. Pop é o Xabarín Club e tamén Projecto Mourente, primeira experiencia dance na nosa terra. E non tenten sacar agora da manga a París de Noia ou a Panorama, que con eles tamén se baila, pero falamos doutra cousa.

Trátase da absorción, por parte dun artista local, dun xénero ata agora descoñecido en lingua galega: a música de baile, tecno, disco, electrónica ou, para entendérmonos, feita con maquinillos, teclados e computadores. Música dunha era dixital que se resiste a penetrar no noso territorio. OBK ou Camela xa teñen competencia nas pistas, ao que habería que sumar o valor engadido que aporta Mourente. Calquera pode suar, facer xogos de pernas imposibles e cantaruxar mentras baila en galego.

Unha lingua non está normalizada cando se emprega para escribir unha carta de amor ou unha declaración de guerra, senón cando un fica mollado coma un pito na discoteca ao son dunha canción. Entón non hai fronteiras nen diglosias, porque as glándulas sudoríparas non falan idiomas, pero ben saben o que as fai rir e chorar. Si, moitos teñen botado un baile animados por unha gaita ou por berros enxordecedores, pero non nos encadremos.

Non se trata de que as únicas palabras na nosa lingua figuren nas páxinas de opinión e cultura dun xornal, singulares reservas indias do galego, que debería ter máis usos musicais que os vencellados ao folk ou ao rock combativo. Tampouco, falemos claro, do emprego dunha lingua como instrumento político. A normalización pasa polo cabreo que un pillaría, valla como exemplo, se vise a notificación bancaria, eses números vermellos que non son nin de esquerdas nen de dereitas, escrita en galego, e non precisamente por que sexa no noso idioma senon porque andamos faltos de cartos.

Detrás de Projecto Mourente, por certo, agóchase Carlos Valcárcel, profesor de francés que compón, toca e grava cancións na súa casa para que a xente baile na punta do pé. Letras sen consignas nen mensaxes explícitas. En galego, a mesma lingua na que fala, fode e soña. Un feito diferencial, visto a escena musical, que non debería de selo. Viva la fiesta.

______________________________________________________________________

Estou en Twitter e Facebook

]]>
2015-05-17 04:13:26
<![CDATA[La preguntadora - Voces disidentes en el PSOE ante la campaña electoralista sobre Venezuela]]> Esta semana PP, PSOE, PNV, CIU y UPyD han aprobado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reprueban a presidente venezolano, Nicolás Maduro, por la detención de sus opositores y le exigen su liberación inmediata. Sin embargo, algunos miembros de estos partidos son capaces de reconocer el oportunismo de ésta y otras iniciativas.

Por ejemplo, Ximo Puig (candidato del PSOE a presidir la Generalitat Valenciana): “Yo creo sinceramente que no hay que poner el foco en ningún país concreto. Creo que hay que hacer una defensa de las libertades en todos los países del mundo y no se puede hacer coyunturalismo en esto. Felipe González tiene derecho y el respaldo para defender la libertad en cualquier país y me parece bien, pero yo creo que no hay que focalizar sólo en Venezuela esta cuestión”.

Más claro, agua. En el PSOE hay disidentes en el discurso antivenezolano. Que no es que no lo vean es que son conscientes de que es electoralista en estos momentos.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, que votó a favor de aquella proposición no de ley, fue aún más lejos: “Estoy seguro de que todos estos pasos, hace medio año o hace un año –porque no había elecciones– pues no se hubieran dado.”

Los partidos que no votaron a favor van más allá del oportunismo. José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural: “No, no es oportunismo. Son intereses superiores. Felipe González manda mucho y quien manda, manda. Y el PP: ya estuvieron algunos de sus dirigentes con el golpe de Estado contra el presidente democrático Hugo Chávez. Más de lo mismo”.

Hace unas semanas, en la presentación del libro de José Bono, pregunté a Felipe González por qué ahora, si López lleva un año preso. Después de un silencio, contestó: “Porque me lo ha pedido la familia, es una respuesta muy sencilla”.

Tratando de justificar esta contestación tan simple –para que no sea simplona– me pregunto si es que quizá ningún familiar de ningún preso político ha acudido nunca a nuestro expresidente socialista más histórico e internacional, buscando su ayuda. Si es así, con la misma sencillez, desde aquí, animo a todos los familiares de presos políticos del mundo a que acudan a este buen samaritano que responderá por todos los demócratas injustamente encarcelados.

Lo más curioso de su declaración es que la hacía a poco de retratarse muy sonriente junto a José Bono, exministro de Defensa de esta España nuestra que, gobernando los socialistas, también tuvo unas excelentes relaciones con Hugo Chávez porque entonces el precio del petróleo hacía a su Gobierno millonario y, por lo tanto, menos malvado.

No cuela, presidente. Con todos mis respetos, no cuela. Ni siquiera cuela para los suyos.

 

 

]]>
2015-04-16 17:36:21
<![CDATA[Consumidor indignado - Vuelo 4U9525: ¿tendremos transparencia esta vez?]]> El del Airbus 320-211 de Germanwings es el tercer accidente con mayor número de víctimas ocurrido en Francia, tras el ocurrido en Bois d’Ermenonville en 1974, que causó 346 muertes, y el de Mont San Pietro en 1981, con 180 fallecidos.

En estos momentos de máximo dolor, nuestra primera preocupación ha de ser solidarizarnos con las familias y amigos de las víctimas del vuelo 4U9525, a las que debemos respetar cuidándonos de no difundir imágenes e informaciones que puedan herirlas innecesariamente.

No hoy, ni mañana, pero en breve las familias deberán unirse, organizarse, constituir una plataforma o integrarse en una asociación solvente para garantizar que se conozca toda la verdad y se haga justicia. Tendrán que desconfiar de abogados que les garanticen indemnizaciones millonarias al tiempo que les pidan cobrar por adelantado un porcentaje.

Y mucho cuidado con la confianza ciega en el Gobierno. Hoy querrán hacerse la foto con ellos, les prometerán su apoyo en los próximos meses, y posiblemente lo tendrán mientras el tema ocupe un lugar destacado en los medios de comunicación, pero nadie sabe qué ocurrirá después.

Ojalá me equivoque, pero no olvidemos que las víctimas de catástrofes en España no han estado amparadas por nuestros gobernantes. Ni las del Yak-42, ni las del accidente de Spanair en Barajas, ni las del metro de Valencia, ni las del Alvia en Santiago, ni las del Madrid Arena.

Sería, siempre es, absolutamente repugnante que los políticos jugaran con la memoria de los fallecidos haciendo falsas promesas con tintes electoralistas. El Gobierno debe dar la talla. No basta con decretar tres días de luto. No basta con viajar al lugar del accidente. No basta con participar en la investigación si no hay total transparencia sobre lo ocurrido, aunque lo que se descubra sea una corresponsabilidad gubernamental fruto de errores o carencias en los protocolos de control sobre la seguridad en el transporte, tanto las referidas al estado de los aparatos como a las condiciones laborales de su personal.

Es una más de las muchas hipótesis sobre las causas del acidente, pero no sería la primera vez. Al fin y al cabo, ¿qué ha cambiado en la seguridad aérea en España desde el accidente de Spanair?

]]>
2015-04-13 12:54:53
<![CDATA[Fuera de foco - Las ‘gatas’ del Roller Derby Madrid]]> Haciendo gala de su apelativo castizo, se mueven como auténticas gatas a lomos de sus patines. Son las chicas del Roller Derby Madrid. Eva, Clara, Jessica y Adela son cuatro de ellas. Luchan con mucho esfuerzo y pocas ayudas por un espectacular deporte con miles de seguidores en todo el mundo pero minoritario en nuestro país.

gatas16

Varias chicas de Roller Derby Madrid, preparadas para salir a la carrera durante uno de los ejercicios de aceleración y explosividad.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas2

Una de las gatas de Roller Derby se prepara para el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas3

Almudena, expatriada en Londres, se abraza con una de sus compañeras de Roller Derby Madrid.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas6

Adela Nieto (AKA ‘Adelita Terrores’). Tiene 34 años, reside en Vallecas y es responsable de imagen de una firma de relojería.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas8

Una de las chicas se enfunda los patines antes del entrenamiento.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas10

Clara Martínez. (AKA ‘Clara DesPites’). Tiene 32 años, reside en Arganzuela y es profesora de Teoría de la Literatura en la UNED. –  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

'Clara DesPistes' observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

‘Clara DesPistes’ observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas15

Tres ‘gatas’ comparten una charla durante el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas22

Una de las gatas de Roller Derby se ajusta los cordones de los patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

El buen rollo generalizado entre las 'gatas' da paso a la concentración durante ñps ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El buen rollo generalizado entre las ‘gatas’ da paso a la concentración durante los ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

gatas25

Almudena (AKA Rude Driver) repara uno de sus patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Eva Frugoni (AKA Eva 'Evita Problemas'). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva Frugoni (AKA Eva ‘Evita Problemas’). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

]]>
2015-04-05 23:28:18
<![CDATA[Revista Luzes - Moncho Alpuente: “A muchos periodistas nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo”]]> Nació en una calle galdosiana a mediados del siglo pasado, pero habla como un hombre propio de otra época. Es el cronista oficioso de la Villa y, durante años, dio cuenta de su intrahistoria en las páginas de El País. También practicó el humorismo y la retranca en diferentes formatos: musical, novelesco y periodístico. Nadie mejor que Moncho Alpuente (Madrid, 1949) para explicar cómo mudó la corte. Chismear con este bardo castizo es como meterse en la máquina del tiempo: un hilarante viaje por los últimos siglos que comienza y termina en la capital del reino, donde siempre camparon los corruptos y los especuladores. Cuando pensamos que todo había cambiado, este ácrata malasañero viene a decirnos que la urbe sigue igual: grave, pero estable.

 

moncho-alpuente

Texto: Henrique Mariño (@solucionsalina)

Fotografías: Paola Manfredi (@mehablaaloido)

 

Su abuelo tenía una pastelería aquí al lado.

En el número 7 de la calle del Pez, donde nací. En ese edificio vivían muchos personajes de Pulgarcito, DDT y otros tebeos de Bruguera: Ángel Siseñor, el repórter Tribulete… A los dibujantes, todos catalanes, les debía de gustar el nombre, porque en Barcelona no existe la calle del Pez. Es curioso que, habiéndome criado allí, con el tiempo terminase dedicándome al humor.

Una calle con fermento revolucionario.

Aquí empezó a intuirse por dónde iban a ir los tiros del tardofranquismo ya en los años cincuenta. Las autoridades querían hacer la Gran Vía Diagonal y tirar todo el barrio. Los vecinos y comerciantes, entre ellos mi abuelo, se opusieron de una manera bestial. Más que un acto revolucionario, fue una cuestión de supervivencia. Al final, la obra no se llevó a cabo porque había tantos monumentos nacionales en el trazado que, en vez de diagonal, tendría que haberse hecho en zig zag. Este barrio era y sigue siendo el patio trasero de la Gran Vía, con sus cabarets y prostitutas. Pero deberíamos hablar de Madrid en general, ¿no?

O de sus heroínas: al igual que los coruñeses tienen a María Pita, ustedes cuentan con su Manuela Malasaña.

Que es mentira, en fin. Como todas las buenas leyendas, se basa en un arquetipo de mujer que se dio aquí durante el 2 de mayo: las hijas y mujeres del cuartel de Monteleón. El barrio, en realidad, se llama así por el Plan Malasaña, que en la década de los setenta también contemplaba derribos para especular con los terrenos. Es la historia maldita de esta zona, cuyas primeras noticias datan de Felipe III, allá por el siglo XVII. Entonces, en la plaza de Juan Pujol había un campamento de moriscos, que ardió completamente tras la caída de un rayo. El rey lo consideró como un signo del cielo y puso una cruz para celebrarlo. Evidentemente, aquello volvió a poblarse otra vez y lo más gordo vino con Felipe IV, que sufrió un atentado en la calle San Vicente Ferrer. Como quedaba muy mal decir que había sido obra de una conspiración de nobles de la corte que querían cargárselo, hubo que echarle la culpa a los vecinos, que eran gentes de mal vivir. De hecho, el monarca era bastante golfo y por eso venía mucho a una taberna donde había bailes, el primer tugurio de la historia. El caso es que ordenó que le cortaran una mano a todos los varones mayores de once años y las espetó en palos que clavó por las calles, en señal de escarmiento. La historia del barrio empieza con estos malos augurios.

Su abuelo le daba dinero para comprar libros de Guillermo y Los Proscritos. El anarquismo le viene de aquel personaje rebelde creado por Richmal Crompton, ¿no?

En parte, sí. Fundamentalmente, de pequeño empecé a desconfiar de lo que me decían en el colegio y a pensar que la razón la tenían otros.

¿Que sacó en claro de los Escolapios?

El ateísmo [risas].

Su primer lingotazo, de monaguillo…

Pero me dieron una hostia en mitad de la misa, otro motivo para que hubiera salido así.

John Lennon fue un gran aficionado a Guillermo, aunque musicalmente The Beatles y usted siguieron caminos opuestos.

Se tiró por dónde se podía tirar [risas]. Con los instrumentos musicales que podíamos comprar, hubo que dedicarse más al folk que al rock. No por motivos estéticos sino por culpa de aquellas guitarras de palo.

La ironía, el costumbrismo y, en definitiva, el humor como arma de combate.

Entonces, la carga crítica no era perceptible por las autoridades, porque si no lo hubieran prohibido. Los tebeos te cuentan mucho más que los periódicos de la época: el padre de La Familia Cebolleta era un chupatintas desgraciado; Carpanta explica el hambre de posguerra; Don Pantuflo encerraba a Zipi y Zape en un sótano con ratas y los metía en un cepo medieval… Luego empecé a fijarme en el periodismo satírico sin saber ni que existía, aunque venía escribiendo mis textos irónicos desde que tenía diez años.

En papel higiénico…

Ése fue el formato de la primera revista de mi vida, aunque limpiarme el culo fue otro de los motivos de mi afición al periodismo. Mis tías tenían en el baño el diario ABC cortado en cachitos: te leías la mitad de la noticia y la otra te la imaginabas.

De ahí, a la revista SP, con 17 años.

Pronto me di cuenta de que estudiar en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, o en la otra, era una soplapollez. Lo importante lo iba a aprender en la redacción, donde coincidí con periodistas extraordinarios como Antonio Sánchez-Gijón o con el crítico literario Rafael Conte. Aquella revista daba trabajo a progresistas, incluso a un sindicalista de CC.OO. condenado por difusión de propaganda ilegal. Era una publicación absolutamente contradictoria dirigida por un falangista que había estado en la División Azul y que decía que José Antonio y él eran de izquierdas.

“Son neoliberales y saquean las arcas del Estado”

 

Aunque usted sostiene que todos los medios son de derechas.

Lo son las grandes empresas, porque siempre anteponen los beneficios a sus trabajadores. Por encima, se han ido derechizando. Antes, todos los periódicos eran de derechas, pero el 90% de los periodistas eran de izquierdas. Contradicción que marcó aquella prensa en la que todo se decía entre líneas y no había manera de entender nada. Carrero Blanco llegó a cargarse el diario Madrid porque un artículo sugería que De Gaulle debía dimitir, lo que fue interpretado por el vicepresidente del Gobierno como que Franco tenía que dejar el poder. Literalmente, lo voló con dinamita.

Vive a un paso de la plaza de Carlos Cambronero, cronista de la Villa hasta su muerte en 1913. A usted le negó el título Álvarez del Manzano, el alcalde de la violetera.

El mismo que quiso hacerle un monumento a la Virgen en el Retiro para compensar la mala influencia del Ángel Caído. Para más inri, aquel año tampoco eligieron a Luis Carandell.

¿Recuerda algún alcalde bueno?

En algunas cosas, Tierno Galván, porque le dio un cambiazo a Madrid. Era una ciudad absolutamente acomplejada y nos acusaban de centralistas, cuando en realidad sufríamos el centralismo. Vivir aquí no era ningún chollo, porque estabas mucho más vigilado que en Pontevedra. Cuando era joven, de un día para otro, mi amigo Ignacio empezó a llamarse Iñaki porque su abuelo era vasco. Jorge paso a ser Jordi. Ángel cambió por Anxo… Todo el mundo reivindicaba sus raíces: la gente se avergonzaba de ser de Madrid porque era la capital del franquismo. El caso más célebre, aprovechando que su familia era de Azpeitia, es el de Patxi Andión, nacido en la calle Ferraz. Llegabas a su casa, preguntabas por él y su padre gritaba: “Paaaco”.

¿Qué logró Tierno?

Devolverle el orgullo a Madrid e invertir en su electorado: la gente joven, que estaba totalmente desasistida. Lo hizo por motivos políticos, porque no había cosa que más le desagradase a Tierno que el rock and roll. De hecho, cuando inauguró la calle John Lennon, la llamó John Lennox. Era un viejo cínico, en el mejor sentido de la palabra.

¿Se merece Madrid a Ana Botella?

Evidentemente, no. Madrid se merece un Pepe Botella, el único rey bueno que hemos tenido en este país y que tuvo la vergüenza de dimitir al darse cuenta de que aquí no pintaba nada. La peor putada que te pueden hacer es que te manden de Nápoles a Madrid… Por otra parte, si nos hubiese invadido Napoleón, nos irían mejor las cosas.

Él tiró conventos y construyó plazas, de ahí que también fuese apodado Pepe Plazuelas. Gallardón, en cambio, apostó por expulsar a los indigentes de ellas: con bancos incómodos, sin árboles ni sombras…

Son las plazas duras, de hormigón y sin zonas verdes. Además, son espacios que puedes alquilar y sacarles rentabilidad. Si tuviera mucho dinero, alquilaría la Plaza de Callao, la llenaría de carteles míos, regalaría unos caramelos y tendría a 50.000 personas allí. No me conocerían de nada, pero irían porque hay fiesta en Callao y es gratis. El que paga manda.

En ese sentido, el 15-M recuperó el espacio público.

Y, concretamente, la plaza de confluencia y el mentidero de la Villa. De hecho, están autorizando nuevas terrazas para evitar que se repita otro 15-M con la excusa de que perjudicaría a los hosteleros. La Puerta del Sol ahora es un escaparate de las multinacionales.

“Madrid es una ciudad corrupta, no tiene remedio”

 

Usted defendía que una de las fortalezas del 15-M era la visibilidad. ¿Se ha diluido su fuerza una vez fuera de Sol?

Es normal, pero también ha servido de fermento a muchas cosas de las que los medios hablan poco. En la calle del Pez tenemos el Patio Maravillas, en la Corredera Baja de San Pablo hay un edificio ocupado, en los barrios hay movilizaciones interesantes… Aquí antes la gente podía hacer huelga en su empresa, pero no se movía para beneficiar a otros. En ese sentido, ha sido un movimiento de tipo solidario y asambleario, en el que teníamos muy poca experiencia. Han quedado cosas que siguen funcionado muy bien y, en un momento determinado, se puede volver a producir.

 

La basura en las calles de Madrid no desaparece aunque termine la huelga. 

Fíjate en los contenedores de ahí al lado, repletos de porquería. En el siglo XVI, Madrid era la capital más apestosa de Europa y todos los detritus se tiraban a la calle: el popular agua va. Los físicos y médicos de la época se defendían argumentando, con toda la seriedad del mundo, que el aire era tan puro y sutil que necesitaba algo de mierda en el suelo para hacer que fuese respirable.

¿Cómo se ha encastillado la derecha en el Ayuntamiento y en la Comunidad?

Gracias al envejecimiento de la población, al miedo de los mayores a los tiempos pasados y a la inercia de votar al que manda.

¿Cuál es el estado de salud de la ciudad?

Madrid está perseverantemente enferma y nunca muere. Ha sido invadida, arrasada y dada por muerta miles de veces. Ésta es una ciudad inventada. Yo creo que fue capital porque aquí se cazaba de puta madre, tanto pluma en Aranjuez como pelo en El Pardo. La costumbre de los reyes y de Franco siempre ha sido matar cosas. Una tradición cinegética.

¿Atraviesa una decadencia?

Al margen de los problemas eternos, el principal es el gobierno de la derecha. No sé por qué lo llaman neoliberalismo, pues saquean continuamente las arcas del Estado. Volviendo atrás, la Movida que acabó funcionando fue un movimiento de derechas, que se quedó con los clubes y la parte empresarial. Por una parte, había mucho niño pijo haciendo canciones. Pero, por otra, aquí triunfaron grupos como Siniestro Total o Derribos Arias, a los que les tiraban piedras en sus ciudades. Fue muy importante que sus habitantes vieran que eran la hostia para los modernos de aquí, porque eso terminó alentando las movidas en otros sitios. Y a Madrid también le vino muy bien porque empezó a mirarse un poco el ombligo, cosa que no había hecho nunca.

¿Cómo ha cambiado el centro?

Se ha vuelto al pequeño comercio, fundamentalmente hostelería, y ha llegado la gentrificación, un fenómeno lógico. Cuando quitaron la Universidad Central de San Bernardo y el Mercado de San Ildefonso, se hundió toda la infraestructura del barrio, que era lo que se pretendía. De hecho, hubo inmobiliarias que apoyaban la Movida en algunos sitios porque era una manera de desalojar a inquilinos que pagaban cien pesetas al mes por un piso en la calle de La Palma. A los especuladores les vino de puta madre que pinchasen las ruedas de los coches, que se vendiese droga o que te diesen un palo en la esquina… “Vaciamos esto, echamos a los viejos y montamos apartamentos cojonudos para jóvenes”.

“La Movida que funcionó fue de derechas”

 

Hablando del ladrillo, Javier Valenzuela definía su último libro, Un maldito enredo (Akal), como “una novela entretenida para todo aquel que no sea constructor, sicario colombiano o entusiasta de Esperanza Aguirre”.

Mi vida sería estupenda si pudiera dedicarme a escribir lo que me diera la gana. Pero es imposible, porque no se gana dinero. Con la música, menos, y con el periodismo qué te voy a contar.

La protagonista es Mila Montenegro, una peluquera de Malasaña metida a detective privado. Mucho Madrid para investigar, ¿no?

Siempre ha habido corrupción, pero ahora se sabe más. Recuerdo historias de Madrid geniales, como aquel concejal del franquismo que se anunció en unas elecciones falseadas como “El concejal que iluminó Madrid”. Era el dueño de una compañía de bombillas, lámparas e iluminación [risas].

¿Ha calculado cuántas décadas lleva en obras?

Desde que se fundó. Cuando veo el centro tomado por la publicidad, recuerdo que Madrid era una ciudad de decorados. El recorrido que realizaban los altos dignatarios extranjeros era espantoso, por lo que las casas nobles, que eran un desastre, ocultaban con telones y guirnaldas sus miserias. Además, como los madrileños tenían la obligación de alojar en sus casas a los legados, a los funcionarios reales y a todos sus criados, aquí se construyó a la malicia. De ese modo, desde el exterior las viviendas parecían pequeñas y así evitaban la regalía de aposento, o sea, ceder a la fuerza la mitad de su casa a los visitantes.

¿Ha sido la comunidad el laboratorio de la política neoliberal del PP?

Sí, pero hay que echarle en cara al PSOE que votase a favor de una ley que dio entrada a la empresa privada en la Sanidad. Es el negocio más sencillo del mundo: me hago con el poder, desprestigio a las instituciones que funcionan mejor y se las vendo a mis amigos para que saquen provecho de ellas. Una vieja estafa.

¿Ve Telemadrid?

Alguna vez, pero no hay nada que ver. Una pena, porque en un momento determinado, incluso con la derecha, fue una televisión cercana. Había programas que salían a la calle y grababan al vecino de al lado. Algo pueblerino, pero que a la gente le encanta. Eso se ha acabado.

¿Con quién le falta ajustar cuentas?

He ajustado las tres fundamentales en otros tantos libros sobre Dios Padre, Franco y la Historia de España. Mi ajuste de cuentas es permanente. Todavía me deben mucho. Haber hecho periodismo en la dictadura, con dieciocho años, es bastante duro. A muchos periodistas de la época nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo.

¿Cómo ve el futuro?

Madrid va a seguir siendo así, no tiene más remedio: una ciudad corrupta con un poder especialmente representado. La especulación urbanística, por ejemplo, no va a cambiar nunca. Y, para ello, utilizarán todo tipo de trucos. Aquí el que se ha usado mucho es el de preservar la fachada, para que parezca que no ha cambiado nada, y luego meter a dieciocho familias donde antes vivían cuatro. Con el problema que representa tener dieciocho coches, dieciocho garajes, dieciocho… Sin embargo, lo ves por fuera y piensas: ¡qué bonito, Madrid!

 

Esta entrevista se publicó en el nº 3 de la revista Luzes. Suscríbete.

]]>
2015-03-21 14:42:38
<![CDATA[O es pecado... o engorda - Un trago amargo]]> Espero que no hayais pasado por la experiencia de encontrar un rastro de hiel en la carne. Entonces entendereis la expresión de “amargo como la hiel” en toda su extensión. De todos, el amargo es el sabor más desagradable. Detectado por las papilas gustativas que están más al fondo de la lengua, tarda además demasiado en desaparecer. Ahora nuestro cerebro lo relaciona casi exclusivamente con el sabor de las medicinas pero, en origen, se considera que fue un elemento de alerta respecto de los venenos. En las almendras amargas tenemos el mejor ejemplo: contienen cianuro y tan sólo veinte podrían causar la muerte.  Por suerte su sabor es tan desagradable que no hay riesgo de confusión.

A pesar de ello, hay un licor muy apreciado por los italianos, el Amaretto, que recoge todo el amargor de este fruto en una curiosa combinación con la dulzura de los albaricoques.  Dicen que lo inventó una mujer enamorada y que es afrodisiaco. Me temo que nunca voy a tomar lo suficiente para comprobarlo a pesar de que puede ser un complemento perfecto, por ejemplo, de un helado como postre.vermut

Hay muchos alimentos de nuestra dieta diaria que tienen un fondo acre: el café, la escarola, la berenjena… Les buscamos trucos para suavizarlo y en paz. Las cosas deliberadamente amargas eran cosas de conventos y farmacia. La quinina, por ejemplo, se ha utilizado siempre contra la malaria. Magnífico argumento esgrimido durante años por los británicos para ponerse morados de gin tonic en las colonias.

Pero la más popular bebida alcohólica amarga, la más universal es, con todo merecimiento,  la cerveza, gracias a su contenido en lúpulo. El placer con el que la gente bebe una cerveza fría, sobre todo en un día de calor, es el mejor reclamo. El primer acercamiento a esta bebida provoca siempre un cierto rechazo. Primero hay que repetir para aprender a disfrutarla y luego hay que repetir para seguirla disfrutando.

Curiosamente hay una verdadera colección de bebidas amargas y casi todas se disfrutan a la hora del aperitivo. Tiene su razón de ser: son estimulantes y abren el apetito. Luego el pincho de tortilla, las aceitunas, las patatas fritas o los berberechos, acaban cerrándolo.

Casi todas tienen el vino como base y las hierbas, los frutos y las especias como signo distintivo: el Amer Picon y el Campari, se hacen con pieles de naranja y genciana y quinina y, en el caso del segundo, hasta con 68 hierbas diferentes. El Fernet Branca utiliza 27, pero incluye raíces y flores en la maceración. El Bitter utiliza 20, entre ellos, canela,  sándalo y nuez moscada, además de la naranja y la genciana. Pero sobre las fórmulas exactas de la mayor parte de estas bebidas hay tanto secreto como sobre la de la Cocacola.

Pero sin duda el rey de los aperitivos, con su toque amargo y exótico, el elemento indispensable de dos de los más clásicos cócteles, el Martini y el Manhattan, es el vermut. Una épocas más, otras menos, pero nunca ha dejado de beberse. Incluso ha dado nombre a algunas costumbres arraigadas como las “sesiones de vermút”  -los bailes mañaneros en las fiestas de algunos pueblos- o como el “quedar para el vermut” los placenteros mediodías de domingo.

No puede negarse que hay un resurgimiento del vermut y, como no podía ser menos, con todo el aire foodie, gastropijo o simplemente evolucionado que acompaña a los tiempos. Antes había vermut con un poco de soda, con aceituna, con naranja o limón, con un baño de sifón y, para los más aguerridos, con un bautismo de ginebra. O un vermut de taberna tradicional, de grifo, con gusto a granel  y a artesanía. Ahora la gente sabe que hay muchas más marcas que el Martini y el Cinzano de costumbre y que muchas de ellas son españolas, que entre los componentes hay elementos que suenan tan bien como el díctamo de Creta o la raíz de lirio, que hay cartas de vermut en función de su tiempo de maceración o de los ingredientes especiales que lo aromatizan. Podeis encontrar incluso recetas para hacerlo en casa.

La bebida que se creó –dicen- para ocultar el sabor de un mal vino ahora está de moda y eso significa más variedad y mayor esmero. Pues a disfrutarlo.

]]>
2015-02-27 11:07:18
<![CDATA[Por encima de nuestras posibilidades - 21 F: Conquistar el presente para transformar el futuro]]> Por Sara Porras y Jorge García Castaño

Son ya más de veinte años del gobierno del Partido Popular en Madrid. Veinte años de saqueo, de radiales, de grandes operaciones urbanísticas, de pérdida de derechos… veinte años de gobiernos que nunca supieron estar a la altura de las gentes de una comunidad que, lejos de resignarse, tomó las calles, tomó las plazas y los centros de trabajo y salió a defender lo público —porque defender lo público es defender aquello que nos iguala—.

Frente a este gobierno de hombres y mujeres grises que pretendieron hacer de nuestra región su cortijo, hay un pueblo valiente y solidario que ha sido ejemplo no sólo de resistencias si no sobre todo de victorias.

Desde aquel movimiento vecinal que en los años 70 y 80 se arremangaron las camisas y construyeron sus barrios dotándolos de equipamientos, viviendas sociales y servicios públicos, las gentes de Madrid no han parado de demostrar la capacidad imparable que tenemos cuando actuamos unidos. Y así, rebelándose contra la rutina y los discursos que querían hacernos creer que no hay más patria que los intereses económicos, fueron fraguándose las redes de solidaridad entre aquellas y aquellos que no tenemos más que nuestras manos y nuestros trabajos para sobrevivir.

Madrid nunca fue el escaparate olímpico en el que unos gobiernos crueles quisieron convertirnos, Madrid fue la patria grande de la dignidad. Testigo de calles llenas de alegría que en las que aprendimos a reconocernos y supimos comprender que cuando todo parece perdido sólo podemos vencer. Y así paramos el expolio de nuestra sanidad y del Canal de Isabel II. Denunciamos la tangentópolis que tiene en Bankia el epicentro de todas las corrupciones, demostrando la connivencia de una clase empresarial que encontró en esos gobiernos al cómplice necesario de su gran estafa.

Un movimiento estudiantil y una marea verde que nos recordó que la educación nos iguala a todas y que el conocimiento sólo es tal cuando es compartido. Desde el campamento de Sintel hasta el campamento Coca-cola y las trabajadoras y trabajadores de Airbus a los que no pudieron amedrentar porque estaban peleando por sus propias vidas.

Denunciamos también e hicimos efectivo el derecho a una vivienda digna donde las vecinas y vecinos tuvieron claro que frente a los fondos buitre existe la esperanza de justicia y el anhelo de saberse compañeras en mitad de la tormenta.

Porque si algo han demostrado las gentes de Madrid es la fuerte convicción de que los derechos nunca se conquistaron en los parlamentos si no en las calles y así los y las trabajadoras de Telemadrid hicieron acopio de integridad y valentía, porque un pueblo desinformado es un pueblo preso de las manipulaciones y pelearon por una televisión pública al servicio de la mayoría social.

Todo este recorrido, todas estas luchas compartidas, constituyen nuestro mejor patrimonio, un legado del que sentirse orgullosas y por el que merece la pena arriesgarse. Es el momento, por tanto, de conseguir llevar a las instituciones esta marea imparable.

Sabemos que nos enfrentamos a un bloque compacto de intereses económicos, que nos enfrentamos al gobierno de la Omertá y que el camino no será fácil. Pero sabemos que la historia la escriben los pueblos y cuando la voluntad es unitaria no hay fuerza, por muy poderosa que esta sea, que pueda pararlo.

Este sábado puede ser el inicio del camino que nos lleve a transformar toda esa indignación en una alternativa capaz de ganar y solvente para gobernar. Este sábado estamos todas convocadas a una gran asamblea ciudadana que comience a sentar las bases de esa nueva alternativa. No surgimos de la nada, surgimos de esa parte de la historia que fuimos construyendo desde cada rincón de cada barrio.

Los tiempos son llegados. Ahora, cuando todo se resquebraja, surgimos con mucha más fuerza, porque el futuro es nuestro si somos capaces de trabajar unidas, como hemos venido haciéndolo. Porque no podemos permitirnos no hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir que las instituciones se pongan a trabajar al servicio de su ciudadanía.

Este sábado, a las 12:00 de la mañana es el comienzo de un esperanza para el presente y para este trabajo estamos todas y todos convocados, porque el camino será difícil pero si vamos juntas y juntos podremos conseguirlo.

]]>
2015-02-20 11:35:24
<![CDATA[El rincón del ñángara - Andalucía en mitad del susto]]> Warren Christopher, secretario de Estado de EE.UU cuando se negociaba en Ginebra la paz en Bosnia, acusó a los europeos de la guerra:
“Es vuestra culpa, dijo, por dejar que los serbios invadieran Bosnia”
“Pero si los serbios ya vivían allí”… contestó consternado David Owen, el mediador europeo
“¿Hace mucho?” Preguntó Christopher
“Desde siempre”, respondió Owen.

A Susana Díaz cuando habla de Podemos le ocurre como a Christopher, que cree que son agresores venidos del exterior. Ósea, desde Madrid. Su última ocurrencia es acusarles de “venir a Andalucía a insultar a los andaluces”. Tratándoles cómo invasores, quiere que no se vea que los de Podemos “ya vivían allí desde siempre” y que sus filas las engrosan los indignados con las políticas de su partido que han llevado a Andalucía a una situación de susto.

Más allá del grosero intento de la presidenta de envolverse en la bandera blanquiverde y negar a los militantes andaluces de Podemos la nacionalidad, lo que se esconde es el desesperado intento del Régimen del 78 -que ha entrado en estado de pánico- de construir un bloque anti Podemos con capacidad para frenar a esta formación. Por esas cosas que ocurren en la guerra de clases, tras Podemos se están aglutinando en Andalucía las fuerzas populares que durante estos años han dado la batalla en las calles contra el saqueo del bipartidismo. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación del régimen (que son casi todos) para darse cuenta de la histeria política. Todos contra Podemos y contra Podemos vale todo. Esto es así en España entera, pero en Andalucía hay circunstancias específicas.

El electorado conservador andaluz esta desorientado y se bate en retirada. Aterrorizado por la irrupción de Podemos, torturado y aturdido, no confía en un PP desgastado por las políticas antisociales, por la corrupción, por la división y sin liderazgo. El PP andaluz no esta en condiciones de presentar batalla para frenar la ofensiva popular que se les viene encima. Esto solo puede hacerlo el PSOE que se prepara para convertirse en la barricada del Régimen. Es decir en el auténtico partido Anti Podemos.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo puede el PSOE evitar la hemorragia de votos por su izquierda? No puede. No tiene forma de evitar el castigo por su responsabilidad en la situación en la que esta Andalucía tras tres décadas y casi un lustro -¡ya les vale!- de gobiernos “socialistas”. Para no ser largo: 34% de paro general y el 62 % entre los jóvenes; tres millones y medio de personas en riesgo de pobreza (el 45,3 % de niños están en esa situación); una de cada tres personas esta afectada por problemas de vivienda;  la exclusión del empleo, del consumo, de la educación y de la salud están varios puntos por encima de la media española y la exclusión severa refleja la misma realidad…

En fin, parece el apocalipsis, pero son los datos del último informe Foessa a los que hay que añadir un clientelismo decimonónico, la rampante corrupción, los ERE, los cursos de formación, Invercaria…..

El PSOE, con este balance para presentarse en público, ya ha descontado los votos del castigo que va a perder por su izquierda y se ha preparado a conciencia para recuperarlos por su derecha. En esto ha estado Susana Díaz ocupada en los meses pasados y eso explica sus evidentes gestos destinados a tranquilizar a los bancos y a la buena sociedad andaluza. La Presidenta se ha exhibido con Emilio Botín o con su hija Ana Patricia a la vez que se oponía a la creación de una banca pública en Andalucía. Se ha reunido con el embajador usamericano o con el de Israel sólo unas horas antes de que iniciasen la guerra que este verano acabó con la vida de 2.176 palestinos (de los que 610 eran niños). Ha consentido la política de desahucios y ha recortado con pasión los gastos sociales en sanidad y educación. Ha inaugurado, con el mismo desparpajo que lo haría Pedro Morenés, ferias como la Aerospace & Defense Meeting, donde hacen sus negocios los grandes fabricantes de armas . Ha bloqueado la creación de un banco de tierras para mitigar la exclusión de los jornaleros… En definitiva, ha dado sobradas muestras de que es una persona de confianza para la oligarquía andaluza y de que es la única que tiene los poderes suficientes para intentar frenar a Podemos. Y a lo que viene detrás.
Solo la vieja luna puede contemplar al fantasma de Felipe González, (el inspirador de esta estrategia y valedor de Susana) vagar durante las noches por el palacio de San Telmo y escuchar sus carcajadas cuando piensa en los que hablan de la “gran coalición “ para frenar a las fuerzas populares después de las elecciones andaluzas. No es esa la táctica, la gran coalición ya esta hecha “in vitro” y Susana Díaz es su cabeza de lista.
“Así es -decía Marx en el 18 Brumario-, cómo la lucha de clases puede crear las condiciones que permiten que un personaje mediocre, ambicioso y grotesco llegue a representar el papel de salvador del Régimen”. Y el Régimen se prepara para la batalla de los idus de marzo poniendo en posición de combate a sus medios de comunicación privados (que han sido bendecidos con abundante dinero publico disfrazado de publicidad institucional) y a sus medios públicos abanderados por Canal Sur que, para variar, sustituirá los conceptos de verdad, igualdad y objetividad por los de infantería, caballería, artillería…
¿E Izquierda Unida?. ¡Ah, este es un asunto dramático! La Coalición sale del Gobierno con los socialistas virtualmente rota, maltratada y desmoralizada. La presidenta ha sido implacable en humillarla antes de convocar elecciones: nada de reunirse en Tinduf con los saharauis y prohibido convocar un referéndum entre sus afiliados. El bochorno se extiende entre los militantes de la formación, atónitos ante la sumisión de sus dirigentes, sus tragaderas para comerse sapos y su capacidad para colaborar en los recortes y en las políticas antisociales de la Junta. Regocijo también en el electorado conservador que ha comprobado que “esta señora” si que sabe tratar a las gentes de izquierdas.
Inhabilitada como alternativa popular real, IU concurre a las elecciones autonómicas para ser cabeza de ratón, después de que Antonio Maíllo ganase por goleada en las apresuradas primarias de verano a un tal Laureano, en un duelo similar al de un elefante contra una pulga, que el aparato hizo pasar por un proceso democrático. Cómo ocurre en Madrid, la burocracia de la formación ha tomado las medidas necesarias para que en ningún caso pueda producirse la convergencia con Podemos. Sus expectativas son las de conseguir algunos parlamentarios, lo que me trae a la memoria otra cita de Marx (perdón por citar dos veces al lobo). “El cretinismo parlamentario es una enfermedad que a los contagiados aprisiona como por encantamiento en un mundo imaginario, privándoles de todo sentido, de toda memoria, de toda comprensión del rudo mundo exterior”
Descansen en paz; aunque sus esforzadas bases se merecían mucho más.

]]>
2015-02-07 08:07:07
<![CDATA[Colectivo DeLiberación - Tiempo de trabajo y desigualdades por razón de sexo]]> Yolanda Valdeolivas y Gregorio Tudela
Catedráticos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Facultad de Derecho. UAM(1)


El sexo dificulta la igualdad material entre mujeres y hombres, especialmente en el trabajo. Pese a la garantía de igualdad de acceso al empleo, de disfrute en términos de igualdad de las condiciones de trabajo y protección social y de eliminación de toda forma de discriminación por razón de sexo, hay diferencias injustificadas derivadas, más que de reglas jurídicas, de roles sociales que sitúan a la mujer en una peor posición de partida, por circunstancias histórico-culturales inveteradas, que requieren acción legislativa y judicial e intervención activa en el terreno de los hábitos sociales. Que queda aún mucho camino por recorrer lo evidencian las reiteradas declaraciones públicas de responsables de significativos colectivos empresariales que nos devuelven, insistentemente, a la casilla de salida y muestran lo inseguro y zigzagueante de la senda recorrida.

La igualdad exige reequilibrar la posición de la mujer en el ámbito laboral y en lo familiar, social, político y económico. En lo laboral se aplican diversas técnicas: tratamiento de las diferencias indisolublemente ligadas al sexo (protección del embarazo y lactancia), prohibición de la discriminación indirecta (efectos adversos que sobre ellas produce un puro tratamiento igualitario con los hombres), medidas de conciliación de la vida familiar y laboral (diferentes roles sociales respecto de las cargas familiares que ocupan mujeres y hombres) y, finalmente, una estrategia transversal, que valore la diferencia social y estructural entre sexos, que implemente acciones preventivas, incluidas las medidas positivas en favor de las mujeres, como hacen la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Regulaciones laborales aparentemente neutras, como la flexibilización del tiempo de trabajo para atender a cambiantes necesidades empresariales, incide sobre el empleo de la mujer, tanto para promoverlo (si atiende a intereses personales, especialmente de tipo familiar, de las trabajadoras), como para entorpecerlo (si solo cubre requerimientos empresariales de jornadas de trabajo irregulares más difícilmente conciliables para las trabajadoras por su habitual asunción de responsabilidades familiares). Y provoca una menor participación de las mujeres en el empleo o su participación en términos de segregación profesional y ocupacional, si no discriminación, cuando su incorporación al mercado de trabajo no se acompaña de una mayor participación del hombre en las tareas de atención a los hijos y la familia, normalmente cubiertas en exclusiva por las mujeres, como muestran diversas estadísticas oficiales e informes. Hablar de intereses personales a conciliar con el trabajo cuando de trabajadoras se trata remite, generalmente, a dedicarse a la familia, que las obliga a renunciar a su más plena faceta laboral o a la maternidad para satisfacer sus legítimas expectativas profesionales, avocándolas a un empleo de menor calidad o infraempleo, por sus presuntas menores dosis de adaptación a las exigencias empresariales.

La respuesta tradicional ha sido el establecimiento de regulaciones especiales (descansos, permisos, reducciones de jornadas o excedencias por maternidad) que, aun establecidas en términos de igualdad para ambos progenitores, son abrumadoramente utilizadas por las madres; o la contratación a tiempo parcial, modalidad claramente feminizada, aunque las mujeres manifiesten insatisfacción y preferencia por un trabajo a tiempo completo, por la menor calidad del empleo cubierto a tiempo parcial y en general por debajo de sus capacidades profesionales.

Urgen soluciones integrales que incorporen la perspectiva de género al debate sobre la gestión del tiempo de trabajo, igualando las oportunidades en el empleo entre mujeres y hombres. Las políticas de igualdad de sexo en la ordenación del tiempo de trabajo exigen superar el estricto marco de las medidas de protección de la maternidad y conciliadoras que, paradójicamente, lastran la consecución de una igualdad laboral real y plena, porque las fisuras de ese principio afectan, básicamente, a las discriminaciones indirectas, donde la normativa aún tiene recorrido.

Las medidas conciliatorias pueden flexibilizar el tiempo de trabajo a las necesidades de las trabajadoras sin perturbar su funcionalidad para satisfacer demandas empresariales. La progresión cuantitativa y cualitativa de estos derechos responde a la idea de que la vida familiar coloca a la mujer en una posición especial y desventajosa respecto del hombre en la relación de trabajo que debe compensarse jurídicamente. Abruman los datos sobre la asunción por la mujer de las cargas familiares, evidenciándose que, pese a su incorporación masiva al mercado de trabajo, sigue ejerciendo casi en exclusiva la función de cuidadora, renunciando, frecuentemente, a ejercer una profesión o compatibilizando vida laboral y familiar mediante enojosas adaptaciones de ambas funciones.

Los derechos de maternidad son exclusivos de las mujeres, por razones obvias. Pero no debe confundirse protección de la maternidad con otras medidas conciliatorias, pues un incremento de las últimas reconocidas solo a las mujeres o diseñadas para su mayoritario ejercicio por ellas puede provocar un indeseable efecto bumerán: o disuaden al empresario de contratar a mujeres o precarizan sus condiciones de trabajo. El reconocimiento indiscriminado e igualitario de los derechos conciliatorios de trabajo y familia, habitualmente disfrutados por trabajadoras, potencia un reparto desigual de las cargas familiares, desvaloriza el trabajo femenino y distorsiona los bienes jurídicos protegidos y las finalidades de su protección.

Tampoco es neutro sustituir el binomio vida familiar-vida laboral por vida personal-vida laboral. Hay que avanzar en la conciliación de las facetas personal (más amplia que la mera atención a la familia) y laboral de los trabajadores en clave conciliatoria, pero uno y otro concepto no son equiparables en materia de igualdad efectiva por razón de sexo. Si hombres y mujeres no muestran diferencias laboralmente relevantes en la relación entre vida personal y profesional, sí ocupan posiciones asimétricas respecto de la vida familiar, con mayor dedicación femenina a las tareas relacionadas con su atención y cuidado y mayores dificultades de congeniarlas con el trabajo. En el debate sobre la igualdad por razón de sexo solo reviste interés la conciliación del trabajo con la vida familiar, no con la vida personal.

La inevitable atribución a los progenitores en términos de igualdad de los derechos previstos para la atención de los hijos no evita que esa flexible ordenación del tiempo de trabajo sea abrumadoramente asumida por las trabajadoras y excepcionalmente por los trabajadores. Así, favorecer derechos conciliatorios sitúa a la mujer en posición de desventaja laboral, porque la flexibilidad que conlleva conciliar obligaciones laborales y familiares puede entorpecer la que reclama el empresario para satisfacer sus necesidades productivas u organizativas, provocando un resultado sexista consistente en considerar que el trabajo masculino es más adaptable en términos empresariales, por menos condicionado a necesidades extralaborales, que el trabajo femenino. Las fórmulas conciliatorias tienden a perpetuar la segregación entre mujeres y hombres y la atribución de roles sociales sexistas, profundizando en la desigualdad y desvalor del trabajo de las mujeres. Subliminalmente, una finalidad igualitarista (asegurar que las mujeres congenien con más facilidad vida profesional y familiar, evitando que las cargas familiares perjudiquen la relación laboral) termina provocando un resultado perverso (abandono o marginalidad de la actividad laboral). Hay que corresponsabilizar a los hombres haciendo avanzar la perspectiva de género, más que concediendo más derechos a las mujeres para que concilien, promoviendo la participación de aquellos en las tareas de cuidado del hogar y la familia.

No deben descartarse medidas que estimulen un tratamiento económico, profesional o social más favorable de los hombres acogidos al disfrute de derechos conciliatorios, como medida positiva para aquellos en el plano familiar, no laboral, incentivando su mayor incorporación a esas tareas y fomentando decisiones dentro de la unidad familiar capaces de corregir la habitual asunción cuasiautomática de las funciones de cuidado por parte de la mujer, a modo de reconocimiento social apto para promover un cambio de hábitos y estereotipos, dentro y fuera de las empresas.

Especial interés tienen las acciones positivas para la consecución de los objetivos de igualdad, reclamadas por la citada Ley de igualdad (medidas preferenciales temporales al servicio de la igualdad material o de oportunidades que favorecen en lo laboral la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y su mantenimiento en él), si garantizan su razonabilidad y proporcionalidad, como indican el TC y el TJUE. Porque la garantía de la igualdad no se agota en tratar igual a mujeres y hombres o en reconocer derechos idénticos; obliga a corregir las situaciones de desequilibrio estructural que hacen del género un argumento peyorativo de incidencia directa e indirecta, mediante técnicas capaces de acabar con una situación de inferioridad de la mujer en sus condiciones de empleo y trabajo. El problema del trabajo de la mujer no es mera cuestión de igualdad, sino de protección de un colectivo desfavorecido que exige neutralizar desigualdades histórica y socialmente consolidadas, acabando con una situación de rebaja de sus condiciones laborales.

Hay que potenciar regulaciones que mejoren, si disfrutadas por los hombres, las facilidades reordenadoras del tiempo de trabajo relativas a la atención de las cargas familiares. El contrato a tiempo parcial podría incentivarse en niveles profesionales de mayor cualificación y retribución, normalizando su celebración entre los hombres a través de estímulos económicos, para lograr un reequilibrio que, indirectamente, equipare condiciones laborales entre trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo, por el alza que en dichas condiciones suponga la contratación de varones. No existen reparos técnicos significativos para ello en el marco de las acciones positivas como instrumento de lucha contra las desigualdades, en tanto medidas de discriminación positiva del hombre en la vida familiar, capaz de igualar roles sociales, incrementando sus responsabilidades familiares hasta igualarlas a las mujeres. El objetivo es la equiparación de las exigencias flexibilizadoras de ambos sexos en relación con el tiempo de trabajo e igual consideración de hombres y mujeres dentro de las empresas.

La frecuente invisibilidad de la desigualdad de género dificulta su erradicación y, con frecuencia, normativa y actuaciones públicas y privadas o no la perciben o la mantienen como un valor socialmente admitido. Urge un estudio estadístico que, además de ofrecer datos específicos sobre la mujer para contrastarlos con los del hombre y obtener conclusiones, integre la perspectiva de género, reconociendo las diferencias de valores, roles, situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, así como su interacción en la realidad analizada, como sugiere la Ley de Igualdad. Se haría visible que la concesión igualitaria a mujeres y hombres de mayores facilidades para el cuidado de hijos acaba reafirmando la desigualdad y que no toda ampliación indiscriminada de derechos conciliatorios avanza en la igualdad. O la sexista protección social de nuestro sistema público de pensiones, al proyectar la discriminación o mera diferencia en las condiciones laborales sobre la protección social sustitutiva de los salarios de actividad, condicionada por los ingresos y contribuciones sociales.

El enfoque de género permite articular medidas positivas capaces de compensar dicha realidad adversa. Así se ha hecho al atribuir a los hombres derechos de paternidad exclusivos e intransferibles; o al considerar como cotizados ciertos períodos de inactividad ligados a la atención de cargas familiares en el contrato a tiempo parcial; o al dar por cotizado a efectos de prestaciones futuras parte del período de maternidad o paternidad o iniciado durante la percepción de la prestación por desempleo.

Las medidas positivas son el último recurso para superar situaciones de patente desigualdad de las mujeres en el trabajo, obligando a los poderes públicos pero de carácter voluntario para los privados. A falta de aplicación espontánea, debieran incentivarse vía económica, fiscal y social por los poderes públicos para los empleadores que las implanten. Y potenciar que los convenios colectivos establezcan reservas y preferencias en la contratación de mujeres, así como en materia de clasificación profesional, promoción y formación. Sin olvidar cuantas otras medidas prevean los planes de igualdad de las empresas, fórmulas llamadas a protagonizar las mayores virtualidades igualitaristas.

————————————————
(1)Suscriben el contenido del presente artículo Ana de Marcos, Andrés García, Antonio Arroyo, Antonio Rovira, Beatriz Gregoraci, Blanca Mendoza, Blanca Rodríguez Chaves, Borja Suárez, Clara Álvarez, Elena García Guitian, Esther Gómez Calle, Fernando Martínez, Isabel Arana, José Luis López, José María Blanch, José Ramón Montero, Juan Antonio Lascuraín, Magdalena Nogueira, Manuel Sánchez Reinón, María Luisa Aparicio, Marta Lorente, Mercedes Pérez Manzano, Raquel Escutia, Soledad Torrecuadrada y Visitación Álvarez, profesores de la Facultad de Derecho de la UAM

]]>
2015-01-10 08:00:57
<![CDATA[Precarios por el mundo - Errejones, doctores y precarios “no tan jóvenes”]]> Rafael Grande
Sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y Estudios Latinoamericanos por la USAL, experto en migraciones y responsable editorial de Encrucijadas
Roberto Cilleros
Sociólogo,  posgraduado en técnicas de investigación social por el CIS y estudiante del máster de Estudios Urbanos en la ETSAM (UPM)

Son muchos los artículos que en los últimos años versan sobre la precariedad y el paro juvenil, sin embargo, la mayoría de estos han venido a centrarse casi exclusivamente en un tipo de jóvenes que no pasan de los 25 años. ¿No son también alarmantes los actuales niveles de paro entre los “no tan jóvenes” que rondan la treintena?

En otro orden, existe un choque entre unas cifras que corroborarían que tener una alta cualificación -como el doctorado- asegura tener empleo y tenerlo en buenas condiciones, y unas realidades cotidianas de jóvenes cualificados que no encuentran oportunidades en el país. ¿Cómo funciona en la actualidad esa relación entre altos niveles de formación e incorporación laboral?

En último lugar, se ha producido en las últimas semanas una polémica en torno a un contrato de investigación postdoctoral de Iñigo Errejón que ha manifestado el profundo desconocimiento que hay en la sociedad sobre cómo funciona hoy la investigación universitaria, y que se ha saldado con un expediente injusto que olvida que los objetivos de los proyectos de investigación se miden por los resultados y que éstos no dependen de calentar una silla durante un horario concreto.

En resumen, la pregunta que queremos lanzar aquí es: ¿qué ocurre realmente después de defender la tesis? ¿Cuáles son las realidades de la juventud más formada?

El paro juvenil en torno a la treintena

España tiene la tasa de paro juvenil más alta de Europa (53,8%) junto con Grecia, pero como casi siempre que se habla de paro juvenil este indicador hace referencia a los menores de 25 años. Esto supone que dentro de la categoría “juvenil” desaparecen edades que sin lugar a dudas en la sociedad actual siguen siendo consideradas jóvenes. Pese a que la tasa de paro de jóvenes entre 25 y 34 años se situaba a principios de 2014 entorno al 28% -lejos de ese 53%- no se puede obviar que esa etapa del ciclo vital (en la que ya ha finalizado el período formativo) es especialmente sensible en relación a la emancipación, a lograr una mínima estabilidad laboral, a la formación familiar, etc. Hay que subrayar la gravedad de las implicaciones sociales y psicológicas de esta situación en la que casi uno de cada tres jóvenes de esa edad esté en paro (como bien reflejaba hace unos días el artículo “¡Ah! ¿Pero todavía vives con tus padres?”).

graf1-detalle

Los mitos de las expectativas laborales

Las cifras muestran que el paro es casi nulo entre las personas que tienen el título de doctor. Sin embargo, si desgranamos el conjunto de doctores por edad y nos fijamos en los más jóvenes, encontramos dos cuestiones: a) aunque entre los jóvenes el paro es más bajo entre los doctores, sí existen unas cifras de paro significativas –llegando casi a los veinte puntos en 2013-; y b) el crecimiento del desempleo sigue la misma tendencia que el resto. Es decir, tener un doctorado no supuso a partir de la crisis evitar el crecimiento del desempleo.

Además del paro, los datos de la EPA muestran un giro abrupto de las condiciones laborales: mientras que en el primer trimestre de 2007 más del 63% de los doctores de 25 a 34 años que trabajaban tenían un contrato indefinido, seis años después sólo gozan de esa condición el 39% frente a un 61% que tiene una relación laboral temporal.

graf2

En un país en el que la investigación depende en gran medida del ámbito público, la Universidad española no está pudiendo –ni está queriendo– aprovechar el potencial de la tantas veces denominada “generación más preparada”.  Y en el ámbito privado, el reemplazo de puestos de trabajo cualificado por eternos becarios, dibuja un panorama dramático.

De esta forma, nos encontramos con que la precariedad y el paro también afectan a los jóvenes doctores, y además en muchos casos el componente de clase incide negativamente en las capacidades de enfrentarse a ello. Ante esta realidad, y con la sombra siempre presente del exilio económico, tenemos en nuestro país una generación de jóvenes que rondan la treintena y se enfrentan a una sensación de fracaso, de expectativas truncadas y de sueños meritocráticos rotos.

En una Universidad con un profesorado claramente envejecido, se sigue prefiriendo en muchas ocasiones malgastar la baja tasa de reposición en sacar cátedras que perpetúan el poder de una casta universitaria, en lugar de promocionar y apostar por los jóvenes que están ayudando a subir el nivel en investigación –tan perjudicado por los recortes–. En este triste escenario, la caza de brujas contra un doctor supone un ataque general a la labor de los jóvenes científicos, que no puede medirse en horarios rígidos, como bien saben los países que ahora se aprovechan de la productividad de los emigrados españoles cualificados, cuya formación financiamos entre todos los españoles.

Por todo esto –y mucho más que no se ha mencionado aquí–, hay que luchar por un cambio estructural del modelo de investigación y universidad. Frente a los repetidos discursos de “hay que aguantar”,  de “lo importante es entrar”, de “así tengo experiencia”, de “antes o después saldrá una plaza”… desde aquí recordamos las palabras de Manolo Monereo cuando decía en 2012: “la utopía que está muriendo ahora es que tras tres o cuatro años de ajustes volveremos a la etapa anterior. Esto se ha acabado, el pasado no volverá”.  Por eso, como el pasado no volverá, tendremos que construir el futuro.

]]>
2014-12-09 08:00:23
<![CDATA[Tentativa de inventario - Cómo rodar el fracaso]]> Escudriñar lo cotidiano no siempre es fácil, sobre todo cuando no sabes muy bien por dónde te vienen dadas. Conviene acotar, darle al pause y como si de un cuadro viviente se tratara comenzar a diseccionar la realidad para saber dónde y cómo se jodió. Con todo, las posibilidades de éxito son más bien exiguas.

En Pas à Genève, primer largometraje del “colectivo artístico” lacasinegra, un grupo de jóvenes cineastas se embarca en la mesiánica e inane tarea de cartografiar un trozo de mundo. Pertrechados con cámaras y micrófonos, barren un descampado ginebrés con delicadeza quirúrgica registrando lo intrascendente, el detalle del detalle, fragmentos de un paisaje anodino que no invita a la demora.

El resultado es, irremediablemente, una aproximación. Pero una aproximación sugerente en la que la voluntad de extrañamiento en cada uno de sus planos nos presenta la realidad despojada de artificio. Una aproximación que, como tal, encarna el fracaso de un proyecto utópico de raíz, pero que, de la mano de estos improvisados taxidermistas rupestres, queda retratado con personalísima honestidad.

La frustración por la tarea inacabada se solapa con esa sensación de transitoriedad e incertidumbre generacional. Una suerte de desasosiego vital que coincide, desde el exilio, con un Madrid en pleno apogeo quincemeyero. De fondo, hay neurosis, una obsesión melancólica por el detalle, por lo infra-ordinario. De fondo, hay también la necesidad de dotar de sentido lo que nos rodea, de pre-fabricar una realidad y hacerla inteligible.

Decía Perec en Especies de espacios que “escribir es tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva: arrancar unas migajas precisas del vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos”. Pas à Genève arranca unas pocas “migajas” a ese vacío y las hace suyas, demuestra –con honradez y sin ínfulas–, que el fracaso también es bello, y se puede rodar.

]]>
2014-12-07 12:35:10
<![CDATA[La Magia de Volar - Hub control]]> Anterior: La magia de volar.

Cuando volamos, rara vez somos plenamente conscientes de las múltiples capas invisibles a nuestro alrededor que nos cuidan sin que nos demos ni cuenta. Desde los incontables conceptos de seguridad esencial integrados en el diseño de nuestra aeronave hasta los sofisticadísimos sistemas de control de tráfico aéreo modernos, pasando por la seguridad más física y básica, hay miles de “ángeles” humanos y tecnológicos guardando tu vuelo y el de quienes van contigo. Sólo existe una manera de viajar con más protecciones: exige años de entrenamiento, cohetes y la llamamos cosmonáutica.

Iremos viendo estas capas, pero hoy quiero hablarte de una que por su cercanía y al mismo tiempo su “invisibilidad” me resulta especialmente interesante. Es el llamado handling, que viene a traducirse como asistencia en tierra. El handling es el sistema que logra que tu avión disponga de todo lo necesario para volar y vuele habitualmente a su hora con todo lo que tiene que llevar: tus maletas, tu comida, tu combustible y tú, o yo, entre otras mil cosas más.

Ahora multiplica eso por varios millones de pasajeros al día, día y noche, todos los días del año, llueva, truene o haga calor, para todas las combinaciones de destinos imaginables, manteniendo la máxima puntualidad posible, sin perder nada –o casi nada– por el camino. Es complejísimo. Y ahí es donde entran en juego entes complejísimos como el hub control. Para ver cómo va esto, vamos a hacer una visita al sistema de handling de Iberia en la terminal T4 de Barajas,  un importante hub por donde pasan unos 35.000 pasajeros al día. Es una pasada, te lo advierto. ;)

Iberia handling, Madrid T4.

Grandes aerolíneas como Iberia tienen varios negocios distintos. El más conocido de todos es, naturalmente, los aviones. ;) Vamos, vender pasajes y llevar a cabo los vuelos. Pero, por ejemplo, también se dedican al mantenimiento de sus propias aeronaves y las de muchas otras compañías. O a esto del handling que estamos hablando, igualmente para sí mismos y como doscientas compañías más en 41 aeropuertos de España. Llevan 86 años en ello, lo que representa un know-how de ese ciertamente notable. En el caso del handling de Iberia en la terminal T4 de Madrid todo gira en torno al hub control propiamente dicho. Esta es una sala provista de medios informáticos y personal experimentado que constituye el cerebro de todo el sistema. Tiene estas pintas:

Hub control para el handling de Iberia en la terminal T4 de LEMD.
“Hub control” de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez – Madrid Barajas (LEMD). Imagen: La Pizarra de Yuri.

Bien, vamos allá. Lo primero, fíjate en la pantalla gigante del fondo. A la derecha tenemos el reloj, que es el jefe y podríamos decir que el tirano de todo medio de transporte que se precie. ;) Si la puntualidad en los transportes es y ha sido siempre importantísima y un motivo de orgullo profesional, cuando hablamos de hubs que concentran cientos de vuelos e intercambios diarios resulta simplemente esencial. Incluso pequeños retrasos en un hub importante provocan olas que se extienden por varios continentes. A la izquierda hay una lista de todos los vuelos en curso. Y al centro, podemos ver una representación en tiempo real de todos los aviones que están en proceso en ese momento:

Estado de cada avión en proceso, en tiempo real, en el hub control de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez - Madrid Barajas (LEMD).
Estado de cada avión en proceso, en tiempo real. Imagen: La Pizarra de Yuri.

Los que están en gris, significa que están inactivos. Los que están en verde, que todo va como debe. Si surge cualquier incidencia, inmediatamente el símbolo del avión afectado se pone en rojo y, entonces, el área competente en el hub control se pone manos a la obra para que esa incidencia no se convierta nunca –o casi nunca– en un retraso.  Y parece que no se les da mal: en Iberia se muestran muy orgullosos de haberse situado entre las aerolíneas más puntuales del mundo y, después de haber visto cómo funciona todo, no es de extrañar. Sólo cuando un avión está totalmente completado y “en verde” puede iniciar los procedimientos de arranque y despegue.

¿Qué controla el hub control? ¡Todo! :D Todo lo que necesite el avión en tierra. Habrás observado que hay tres filas de puestos de trabajo. En la primera, se asignan los trabajos para todos los equipos móviles –jardineras, push back, escaleras…–, en la segunda se ocupan del área de facturación y embarque –se controla si hay mucha fila para facturar, si hay que reforzar  el embarque de un vuelo con un tercer agente para agilizarlo…–, y en la tercera están los coordinadores, la figura sobre la que gira gran parte de la responsabilidad de las tareas que se desarrollan alrededor de un vuelo. Cada avión tiene un coordinador de handling asociado, cuya función es asegurarse de que todo se realiza acorde a procedimiento. Por su parte, el coordinador del hub control es el responsable de que todas las operaciones en todos los aviones sean como tienen que ser. Cada uno de esos pájaros con alas de metal y composites lleva 200 o 300 vidas a lo fácil. No son esas responsabilidades pequeñas, no.

Veamos, por ejemplo, cómo funciona el tema de las maletas. En el momento en que facturas un bulto, habrás observado que al mismo se le engancha un código de barras. Este código de barras desempeña varias funciones, pero especialmente dos. La primera, es que ese código de barras es un identificador único que a todos los efectos convierte a tu bulto en único en el mundo entero. Mientras conserve el código de barras, se puede trazar, esté donde esté. La segunda función es vincularlo a ti (a tu código de identificación como pasajero, que es también único en el mundo.) Así, el sistema puede saber en todo momento de quién es ese bulto y dónde está.

Tus maletas vuelan contigo en la bodega de carga de tu mismo avión, introducidas en unos contenedores especiales para aviación que se llaman elementos unitarios de carga (ULD). Salvo en un caso que te comentaré después, está terminantemente prohibido que un bulto vuele sin pasajero asociado a bordo de la aeronave. Si un pasajero ha facturado equipaje y no se presenta al vuelo, el contenedor se descarga del avión, se sacan sus bultos y se vuelve a cargar sin ellos. Como por ejemplo, aquí:

Iberia descargando maletas de un pasajero retrasado.
Un pasajero había facturado sus maletas pero no se presentó a tiempo en la puerta de embarque para tomar este avión. Así que se descargó el contenedor (ULD) donde iban y se localizaron para sacarlas. Al final resultó que sólo llegaba tarde y finalmente pudo subir a bordo en el último momento, con lo que el contenedor volvió a cerrarse y embarcarse de nuevo. Pero si no hubiera aparecido, sus maletas tampoco habrían volado. Imagen: La Pizarra de Yuri.

Desde que facturas tu maleta hasta que llega a ese contenedor en el que viaja en el avión pasará por varios sistemas de seguridad y el SATE –Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes– del aeropuerto que la “arroja” en una nave de carga donde se encuentran los llamados hipódromos, cintas transportadoras que permiten la rápida transferencia de los bultos entre vuelos gracias a su identificador único y la ruta asociada. Y así de aeropuerto en aeropuerto. De ese modo, es posible facturar una maleta en cualquier lugar, subirte a tu avión y bajar en cualquier otro lugar para encontrártela otra vez allí, con independencia del número de escalas que hayas hecho entre medias, sin que tú tengas que preocuparte de nada.

Área de carga de Iberia en la terminal T4 de Barajas.
Los equipajes se procesan en estas naves de carga, utilizando unas cintas transportadoras llamadas “hipódromos.” En la foto de la izquierda, puedes observar cómo el trabajador del centro tiene en las manos uno de los diversos dispositivos informáticos que coordinan la operación, conectados con el “hub control” en tiempo real. Así sabe adónde tiene que ir cada bulto, identificado con un código único a lo largo de todo su recorrido. Imágenes: La Pizarra de Yuri.

¿Y qué ocurre si a pesar de todo una maleta se pierde? Pues que… no se pierde. :D En la mayoría de ocasiones sólo está descoordinada y pasa al “limbo”, esto es, un sistema de reasignación automática que intentará siempre ponerlas en el siguiente vuelo con rumbo a tu destino. Por ejemplo, en Iberia han desarrollado un sistema de gestión de equipajes que no solo es capaz de “reconciliar” tu maleta para enviarla a su destino sino que, además, es responsable del sofisticado sistema de equipajes en conexión que ofrece en la T4 a compañías como Qatar, uno de los más importantes de esos más de 200 clientes a los que atiende en 41 de nuestros aeropuertos.

Handling total.

Aunque he hecho hincapié en lo de las maletas porque es lo que más suele interesar, no quiero que te quedes con la idea de que el handling es “lo de las maletas.”  Como te decía al principio, el handling cubre toda la asistencia en tierra al avión, excepto el mantenimiento y reparaciones. Incluye cosas tan relevantes como el repostaje del combustible necesario para el vuelo u otras sin las que el pasaje lo pasaría bastante mal, como por ejemplo el catering, es decir, las bebidas y comidas, y con las cosas de comer y beber no se juega (sobre todo en vuelos muy largos.) Aquí vemos cómo las cargan, es ese vehículo de “Gategourmet” :D :

Embarcando el catering en un avión de Iberia, Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Importantísimo: embarcando el bebercio y el comercio en un avión (a la izqda.) :D Imagen: La Pizarra de Yuri.

El handling se extiende incluso al momento en que el avión ya está autorizado y listo para empezar a moverse. La última operación de la asistencia en tierra es el push-back, para sacar al avión de su plataforma de aparcamiento y empujarlo ya a la zona de maniobras, donde empezará a moverse por sus propios medios. Se hace con estos vehículos tan curiosos… y potentes, porque levantan el tren delantero y así se lo llevan (el avión de esta foto era un Airbus A330 con destino a Río, que pesan cerca de 250 toneladas):

Tractor de push-back de Iberia.
Tractor de push-back de Iberia, que ya tiene agarrado el tren delantero del avión (un Airbus A330 de más de 200 toneladas) y está listo para levantarlo y empujarlo al área de rodaje, desde donde la aeronave ya empezará a moverse por sus propios medios. Imagen: La Pizarra de Yuri.
Conductora de un tractor push-back de Iberia.
La conductora del push-back nos sonríe antes de llevar un Airbus de más de 200 toneladas al área de rodaje. :-P Imagen: La Pizarra de Yuri.

Lo que sí me gustaría transmitirte es la idea de control total, porque se parece mucho a la realidad. En el momento en que facturas tus bultos en el aeropuerto de partida y fichas en la puerta de embarque, entras en el sistema y ya no te abandonará hasta que bajes del último avión y los recojas en el aeropuerto de destino, todo ello en tiempo real, a lo largo de continentes, océanos y el mundo entero. En todo momento se sabe dónde estás tú, dónde están tus cosas, y también dónde está tu comida, tus bebidas, el combustible de tu avión, sus necesidades de servicio, etcétera.

El handling, además de útil y cómodo para el pasaje, es un importantísimo elemento de la seguridad aeronáutica que asegura que tu avión esté correctamente equipado, correctamente mantenido, correctamente repostado, con todos los bultos comprobados y vinculados a un pasajero que se encuentra a bordo o verificados por los sistemas de seguridad de carga, sabiendo dónde va a parar exactamente cada objeto y persona y listo para el pushback. Sólo entonces tu avión comenzará a rodar, momento en el que pasas a otra burbuja de seguridad con su propia colección de múltiples capas invisibles de la que hablaremos más adelante. Sin estos sistemas tan sofisticados, integrados y flexibles de servicio en tierra, tal cosa sería imposible. Hacerlo bien exige trabajadores con una extensísima experiencia y medios así de complejos y afinados durante generaciones de gentes del cielo, por mucho que curren en el suelo. El handling no sólo es importante para proporcionar un buen trato al pasaje hasta donde resulte humanamente posible, sino que es un componente esencial para la seguridad del vuelo que hace que la aviación sea esa maravilla cotidiana que es hoy, y aún más maravillosa que será.

]]>
2014-11-07 12:21:26
<![CDATA[Aceite de roca - Buscando oro negro]]> Anterior: Aceite de roca

El Prospector de N. C. Wyeth
El Prospector (1906), pintura de N. C. Wyeth (1882-1945). (Clic para ampliar)

Bien, pues ya sabemos cómo llegó el petróleo a la Tierra. Pero el problema, terminé contándote, es que acabó muy mal repartido: únicamente se encuentra en los lugares donde el simple azar dio lugar a las condiciones geológicas que permitieron no sólo su formación, sino también su almacenamiento natural. Y además, salvo por los pocos sitios en que asoma por sí mismo a la superficie, está bien enterrado bajo el suelo, lejos de nuestra vista. ¿Cómo dijimos que lo vamos a encontrar?

Aunque, antes de esto, deberíamos hacernos otra pregunta: ¿por qué habríamos de encontrarlo? Quiero decir, las civilizaciones del pasado no le vieron gran utilidad. La minería es muy antigua, y los antiguos crearon grandes minas para arrancarle toda clase de materiales valiosos a la Tierra: hierro, oro, plata, cobre, estaño, mil cosas. Sin embargo, no parece que al petróleo crudo le dieran mucho uso, ni se tomaran muchas molestias para extraerlo. A sustancias como la brea, el asfalto o el betún sí, para calafatear barcos, impermeabilizar paredes y tejados –o botas de vino– e incluso como adhesivo o cemento de torres y murallas (en Babilonia, desde hace unos seis milenios.) Y hasta para las momias; la palabra momia viene del árabe antiguo mūmiyā’, que era el betún con el que las embalsamaban al menos a partir del 1.000 aC (antes usaban resinas). Sin embargo, el petróleo crudo no les parecía muy importante; de hecho, le daban muy poca importancia. ¿Cómo fue que aprendimos a quererlo, o al menos a desearlo tanto? ¿Por qué el aceite de roca se convirtió en el oro negro?

De aceite de roca a oro negro.

Bañistas de barro en el Mar Muerto
Unas chicas toman un baño de barro en el Mar Muerto, que se considera bueno para la piel. Sí, es tan negro porque contiene gran cantidad de betún. La población local estuvo recogiéndolo y exportándolo (sobre todo, a los egipcios) desde los principios de la Historia. (Clic para ampliar)

El problema es que, como te dije en la entrada anterior, el petróleo se evapora, y además deprisita. Cuando está expuesto al aire, como por ejemplo en los yacimientos superficiales, aún más. Y lo que deja detrás es, precisamente, este betún del que ya te hablé también en la última entrada. Si los antiguos no utilizaban masivamente el petróleo crudo es porque en estado natural permanece poco tiempo líquido antes de evaporarse. Pero estos residuos bituminosos que deja detrás les gustaban tanto como a nosotros un buen barril de Brent. Los griegos clásicos llamaban al Mar Muerto el Mar del Asfalto (ἡ Θάλαττα ἀσφαλτῖτης, hē Thálatta asphaltĩtēs) porque constantemente emergen bloques de betún, y de ahí se exportaba a medio mundo antiguo bajo el nombre comercial betún de Judea. También eran muy famosas las fuentes de brea de Persia (ahora, Irán) y de los valles del Tigris y el Éufrates (hoy en día, Iraq), como por ejemplo en Ardericca. Los romanos lo sacaban de la Dacia, que hoy es Rumania –conocida por sus yacimientos petrolíferos–, bajo el nombre picula. También se encontraba en la costa Sur de la actual Turquía, en Zacinto (Islas Jónicas) o en Sicilia. Y muchos sitios más.

Aún así, incluso encontraron usos para el poco petróleo líquido que hallaban. Eso sí, no muchos. Según la Enciclopedia Británica, los egipcios lo consumían como medicina, en forma de linimento y laxante (!). En algunos lugares donde abundaba pudo quemarse como aceite para lámparas, aunque deja bastante mal olor. Pero poco más, por su rareza y porque es muy inflamable –y, por tanto, peligroso–. No es la clase de sustancia que quieres dejar encendida junto a la cama de tus hijos, por mucho que fueras un antiguo. Se ha sugerido que, por ello, quizá se utilizó también en flechas incendiarias y armas por el estilo. Conjeturan que pudo ser un ingrediente del legendario fuego griego. Y poco más.

Muhammad ibn Zakariya al-Razi
El polímata, alquimista y proto-científico persa Muhammad ibn Zakariya al-Razi (aprox. 854-925CE) describió en su “Libro de los secretos” dos técnicas de destilación mediante alambiques para transformar el petróleo en queroseno. Con ello, sentó las bases para que el aceite de roca se convirtiera en oro negro. Imagen: Wikimedia Commons.

El petróleo crudo no encontró la arteria para inyectarse hacia el corazón de nuestro mundo hasta que los alquimistas persas, como Al-Razi, no se metieron a trabajar en serio con la destilación e inventaron el alambique hace unos mil cien o mil doscientos años. Al-Razi (aprox. 854 – 925 dC) describió en su Libro de los Secretos dos técnicas distintas para transformar ese aceite de roca en una cierta nafta blanca (naft abyad), a la que ahora llamamos queroseno. Sí, parecido al de los aviones o los cohetes Soyuz y Falcon, sólo que en una versión primitiva.  Mediante sucesivas destilaciones en sus alambiques, Al-Razi consiguió separar las fracciones más volátiles del petróleo crudo hasta quedarse con este queroseno, un combustible de lo más aceptable y seguro.

Y entonces sí que sí. El queroseno se convirtió en un éxito instantáneo, al menos en el mundo islámico. Se utilizaba sobre todo como aceite para lámparas o antorchas, en la producción de la seda, como medicina y en distintos tipos de hornos. En torno al cambio de milenio, ya se estaba explotando todo el bitumen y crudo líquido superficial que podían encontrar desde Bakú hasta el Golfo Pérsico. Pronto, los sultanes de Egipto promulgaban las primeras leyes para regular este nuevo recurso. Lógicamente, cuando se acababa el que había en la superficie, no hacía falta ser ningún genio para comprender que cavando un agujero igual sacabas más. Así aparecieron los pozos de petróleo en el Oriente Medio.

Curiosamente, no fueron los primeros. Al parecer, en China habían comenzado a excavarlos sobre el año 347 dC y para finales del milenio tenían incluso una especie de red de oleoductos de bambú. Los japoneses lo llamaban el agua ardiente. El polímata chino Shen Kuo (1031 – 1095) nos habla de todo esto en sus libros, y particularmente en uno donde acuña la expresión aceite de roca (石油, shíyóu), que como ya vimos en la entrada anterior no llegaría a Europa hasta la Edad Media. Pero mientras en esas regiones del Pacífico seguían utilizando el bitumen y el petróleo crudo a pelo, el alambique y esa extraña nafta blanca de los persas entraban en Europa por Al-Ándalus en torno al siglo XII, y para el XIII ambos inventos ya habían llegado hasta Rumania.

Alambique
A menudo olvidado, el alambique fue una tecnología revolucionaria para los alquimistas que mucho tiempo después se transmutarían a sí mismos en químicos. Con su aparente sencillez, el alambique permite la destilación de numerosas sustancias, desde los licores o los perfumes hasta el petróleo y sus derivados más primitivos. Imagen: © HammacherSchlemmer & Co.

No obstante, por esas fechas y durante toda la Edad Media el petróleo y sus destilados siguieron siendo un producto de segundo orden. Nada que ver con la importancia que tienen hoy en día. Las fuentes de energía primarias seguían siendo la leña y el trabajo muscular (o sea, animales con dos o cuatro patas de andar currando como bestias), con el carbón utilizado esporádicamente. Así desaparecieron no pocos bosques de Europa. A modo de lubricantes se utilizaban distintas grasas animales y vegetales, e incluso babosas. Sí, babosas. Para fertilizar los campos, pues estiércol, qué iba a ser, a menudo transportando distintas enfermedades. Por pesticidas usaban humos, cenizas y alquitrán, lo que sin duda era mucho más natural que estas cosas que le echan ahora; las constantes hambrunas ocasionadas por la pérdida de las cosechas debida a toda clase de plagas también hacían que te murieses muy naturalmente. Para los cosméticos echaban mano de ceras, aceites, tintes y polvos a cual más peligroso, como el plomo o el antimonio. Y así todo.

De semejante manera siguió girando el mundo hasta que entramos en la decadente Edad Moderna y la mefistofélica Revolución Industrial. Imagínate, gente intentando librarse de todas esas maravillas tradicionales para vivir un poco mejor; qué vulgaridad y qué poco espiritual, todo artificial, contra natura y demás. El caso es que llegó una nueva generación de máquinas como nunca antes se habían visto y los venerables alquimistas se hicieron químicos, físicos y esas ordinarieces materialistas. Entre estas máquinas que comenzaron a extenderse por los países más avanzados se encontraba una totalmente revolucionaria: la máquina de vapor.

Animación de una máquina de vapor
Otro invento radical: la máquina de vapor, que hizo posible la Revolución Industrial y el mundo que conocemos. Sólo tiene un problema: necesita vapor, mucho vapor. Y para producir vapor, hace falta hervir agua, o sea energía. Además, funciona notablemente mejor con buenos lubricantes. Imagen: Wikimedia Commons.

 

Coalbrookdale de Noche (1801)
Coalbrookdale de Noche (1801), óleo de Philip James de Loutherbourg, donde se ven los Hornos de Madeley Wood. Coalbrookdale (Reino Unido) fue una de las cunas de la Revolución Industrial, debido a su carbón de buena calidad y su estupenda producción de hierro. No obstante, se comprende fácilmente que al principio esto de la Revolución Industrial no era muy ecológico ni tenía mucha sensibilidad social. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

La máquina de vapor prometía mover el mundo pero, como buena obra mefistofélica, exigía algo a cambio: mucha energía, muy concentrada. Mucha más que la que se podría obtener talando todos los bosques de la Tierra. Durante un tiempo lo solucionaron con carbón, del que había bastante en Europa (cuna de la Revolución Industrial); fue el primer uso extensivo de combustibles fósiles. Y Mefistófeles cumplió su parte del trato: esto del maquinismo funcionaba tan bien que pronto se produjo la Segunda Revolución Industrial, mucho más sofisticada que la anterior. Llegaba la era de la técnica, con sus fábricas de producción en cadena, sus coches, sus aviones, la electrificación, los primeros electrodomésticos, el motor de combustión interna y el siglo XX en general.

Hizo falta una nueva generación de sustancias artificiales para poner todo esto en marcha. Y más, mucha más energía. El carbón no estaba mal, pero era demasiado pesado, voluminoso y sucio para buena parte de todas esas aplicaciones. Entonces, el mundo giró sus ojos hacia aquella nafta blanca del viejo alquimista persa. Ya con la Primera Revolución Industrial se le habían encontrado algunos usos nuevos a los destilados del petróleo crudo, como la producción de parafina. Pero, por el momento, seguía usándose sólo para las lámparas de queroseno y cosas así. Sin embargo, los alquimistas reconvertidos en químicos decían que podían hacer muchas más cosas con él. Como por ejemplo los combustibles y lubricantes que exigía toda esta nueva maquinaria, y muy en particular los motores de combustión interna.

Yanar Dag, Azerbaiyán
En Bakú (ahora, Azerbaiyán) hay tanto petróleo y gas natural cerca de la superficie que incluso cuentan con “montañas ardientes” como el Yanar Dag (en la imagen.) Al parecer, este fuego fue iniciado accidentalmente por un pastor en los años ’50, y sigue ardiendo desde entonces, alimentado por las emanaciones de gas natural procedentes del subsuelo. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)

La primera refinería petrolífera de la historia ya se había abierto a mediados del siglo XIX, en la vieja Dacia de donde los romanos sacaban su picula: Ploiești, Rumania, que luego se haría muy famosa durante la Segunda Guerra Mundial. Muy poco después, en 1861, se inauguraba la primera refinería verdaderamente moderna en Bakú (que en esos momentos formaba parte de la Rusia Imperial), donde se extraía más del 90% del petróleo del mundo. Les siguieron muchas más. Con estas refinerías, además del queroseno, podían producirse otros combustibles como la gasolina, el gasoil o el fuelóleo. Y los lubricantes, absolutamente esenciales para que ese mundo nuevo se moviera sin griparse.

Pero claro, con todas esas aplicaciones, cada vez hacía falta más y más aceite de roca. Por esas mismas fechas de mediados del siglo XIX se produce la primera fiebre del petróleo, en Pennsylvania, Estados Unidos. Se sabía que había, porque los americanos nativos de la zona venían usando el que se encontraba naturalmente en la superficie desde siglos atrás. Poco después el fenómeno se repitió en Ohio, donde surgiría la Standard Oil Company de John Rockefeller. Y después, vino lo de Texas. Standard Oil se convirtió rápidamente en un monstruo gigantesco extendido por numerosos países que empleaba todos los trucos sucios del manual para eliminar a la competencia y coaccionar a los consumidores, hasta convertirse en un monopolio de facto. Tanto fue así que, en 1911, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos les obligó a dividirse en 34 empresas distintas. Cuatro de esas empresas formaron parte después de las legendarias Siete Hermanas. Así de grande fue Standard Oil, un verdadero indicador del poder del petróleo que surgía a toda velocidad.

De hecho, para entonces, ya todo el mundo andaba loco buscando más y más de ese oro negro que parecía servir para todo, o casi todo. Había nacido la Era del Petróleo. Sólo había un pequeño problema. Bueno, a decir verdad, un gran problema. Los yacimientos de toda la vida, esos que se sabía que estaban ahí desde siempre, o ya estaban ocupados o se agotaban rápidamente. Hacía falta más. Mucho más. Pero si no estaba a la vista, ¿qué podíamos hacer para encontrarlo?

Animación de un motor de combustión interna
Un motor de combustión interna en acción. Esto ya necesita algo más sofisticado que el carbón y la grasa animal para funcionar bien. Imagen: Wikimedia Commons.

El tiempo de los geólogos.

¿Pues qué íbamos a hacer? Lo mismo que con cualquier otro problema técnico gordo y endiabladamente difícil de resolver: llamar a los científicos.

Plegamientos anticlinales y trampas petrolíferas
La mayor parte de las trampas petroleras se forman en los plegamientos anticlinales con estratos superpuestos de roca porosa y roca impermeable, en lugares donde antiguamente hubo un lago o mar. Imágenes: Wikimedia Commons.

Y los científicos adecuados para resolver este problema son, naturalmente, los geólogos. Si alguien es capaz de decirte dónde puede haberse formado petróleo, y dónde se dan las condiciones del terreno para que se haya almacenado hasta formar un yacimiento, son ellos. No otra cosa estudia la Geología: la estructura y composición de la Tierra y la manera como evoluciona a lo largo del tiempo. Se deduce fácilmente que, si quieres encontrar algo oculto bajo el suelo, son las personas a las que hay que preguntar. Como el petróleo y demás hidrocarburos son tan importantes y valiosos, existe incluso toda una rama de esta ciencia dedicada a tal cuestión: la geología del petróleo. Y una especialidad tecnológica asociada: la ingeniería petrolífera. Los geofísicos, físicos, químicos y expertos en ciencias planetarias también pueden echarte una buena mano.

De entrada, mediante el estudio de las características geológicas de una región, estos equipos de científicos y técnicos te dirán si es posible que se haya acumulado petróleo o no. Si, por ejemplo, no hay estratos impermeables capaces de formar las trampas que vimos en la entrada anterior, pues es difícil que encuentres petróleo ahí abajo. Por el contrario, si tienes una zona de pliegues anticlinales donde muy antiguamente hubo un lago o un mar, y además te encuentras con estratos porosos (como los de caliza) y otros impermeables (como los de arcilla)… pues va a merecer la pena echar un vistazo. También se analizan otros factores como la posible madurez térmica de la roca almacén (o sea, hasta qué punto pueden haberse completado los procesos de diagénesis y catagénesis que también vimos en la entrada anterior) y se elaboran modelos de la cuenca sedimentaria para ver lo que pudo formarse ahí. Con todo esto, ya empiezas a tener unas cuantas pistas interesantes.

Pero claro, que haya podido formarse un yacimiento de hidrocarburos no quiere decir que lo haya hecho. Hay un montón de factores que pueden haberlo impedido, o destruido a lo largo de todos esos millones de años. E incluso aunque esté ahí, tendrás que saber dónde exactamente. No vas a ponerte a perforar pozos sin conocimiento, a ver si sale algo. Perforar pozos es caro, tanto más cuanto más profundo quieras llegar; y si los terrenos de la superficie tienen algún valor económico, ni te cuento. No es lo mismo agujerear un desierto por donde sólo pasa algún beduino de vez en cuando que intentarlo en una costa llena de urbanizaciones de lujo, por decir algo.

Pozos petrolíferos kuwaitís incendiados
Aviones de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vuelan sobre los pozos petrolíferos kuwaitís incendiados por las fuerzas iraquíes en retirada, durante la Guerra del Golfo de 1991. Debido a su inmenso valor, la geopolítica del petróleo ha dado lugar a numerosos abusos y conflictos por todos conocidos. Imagen: Fuerza Aérea de los Estados Unidos vía Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)

Para empezar, necesitas una concesión. Es que resulta que el suelo –y el subsuelo– siempre tienen dueño, o como mínimo alguien con algo que decir al respecto: un propietario, un estado, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, quien sea. Dependiendo del lugar que quieras explorar, puedes necesitar uno o varios permisos de los implicados.

Y aquí es donde suelen empezar las broncas. A veces son meros trámites, pero en otras ocasiones la cosa termina como el rosario de la aurora, sobre todo cuando hay más de una autoridad que reclama la potestad sobre el suelo o subsuelo en cuestión. O cuando esa autoridad no es receptiva a tus intenciones, momento en el que puede surgir la tentación de sustituirla por otra más amistosa. O igual resulta que a la gente de la zona no le hace la menor gracia tener un yacimiento petrolífero frente a la puerta de su casa y va y se ponen subversivos. No creo que haga falta que me extienda sobre la gran cantidad de guerras, conflictos, abusos y golpes de estado que estos bailes de autoridades han ocasionado a lo largo de la historia contemporánea, por no mencionar las corruptelas. La geopolítica petrolera ha dado lugar a auténticos ríos de tinta, bits y sangre, y probablemente seguirá haciéndolo durante bastante tiempo más.

Pero bueno, vamos a dar por sentado que aquí somos todos gente de bien y hemos obtenido nuestra concesión de manera limpia y prístina. Que también se da el caso, ¿eh?, y de hecho se da a menudo; no siempre es todo horroroso en este mundo. Lo cierto es que la gran mayoría de las concesiones no provocan problemas graves y muy, muy pocas se convierten en un baño de sangre; pero claro, estas últimas son las que salen por la tele (o no, según lo que másmande el causante.) Bien, el caso es que tenemos la concesión en la mano. Pues ahora hay que explorar el sitio, a ver si realmente hay petróleo y donde. Para eso, hoy en día, contamos con abundante tecnología. Teniendo en cuenta los cuartos que nos jugamos, hay ahora mismo disponibles tecnologías muy avanzadas, incluso asombrosas, capaces de ver bajo tierra con gran precisión. Los expertos que nos van a ayudar en esta fase son los científicos e ingenieros geofísicos.

Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión.
Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión. Imagen: Agencia de Protección Ambiental, Gobierno de los EEUU. (Clic para ampliar)

De hecho, existen varios métodos y tecnologías para localizar nuestros deseados hidrocarburos, y estos geofísicos determinarán cuáles son las más adecuadas para el caso. Una de las técnicas más habituales, por no decir la clásica, es la sismología de exploración. En esencia, consiste en llenar el suelo de sensores, provocar un terremoto controlado para ver lo que miden y a partir de ahí levantar un mapa del subsuelo.

¡¿Comorrrr?! ¡¿Provocar un terremoto?! Sí, sí, pero que nadie se me asuste. silly Es un terremoto muy chiquitín, generalmente ocasionado con una pequeña cantidad de explosivos, o un vibrador del tipo de los Vibroseis, o aire comprimido, o cualquier otra fuente sísmica. Si alguna vez has pasado cerca de una cantera el día que le dan mecha a la dinamita, has vivido terremotos mucho peores. En la práctica, estos microseísmos controlados son imperceptibles en cuanto te apartas un poco. Pero bastan para generar ondas sísmicas que “rebotan” por el subsuelo hasta que son captadas por los detectores. Más técnicamente, a esto se le llama sismología de reflexión o de refracción, y sus principios son análogos al sonar de los submarinos o la ecolocación de los delfines y compañía.

Cuando estas ondas regresan a los sensores dispuestos por la zona –generalmente, geófonos y acelerómetros– se convierten en señales eléctricas que un ordenador puede leer. Y vaya si las lee, así como el tiempo transcurrido entre emisión y recepción. Incluso los modelos antiguos podían trazar razonables “cortes” del subsuelo con esta técnica. Los más modernos, cuyos registros se pueden procesar con superordenadores en caso necesario, levantan auténticos mapas tridimensionales de notable precisión. En no pocas ocasiones el yacimiento de hidrocarburos, si existe, queda delatado así. O, al menos, el tipo de estructuras que podrían contenerlo. Se parece mucho a esas ecografías tridimensionales en las que podemos ver al bebé dentro del vientre de su mamá como si le sacásemos fotos para el álbum familiar.

Interesante video educativo producido por la UNEFA de Valencia (Venezuela) sobre el proceso de exploración del petróleo.

Petrobras 10000
Un buque perforador moderno, el Petrobras 10000 del año 2009, con 61.000 toneladas de desplazamiento. Este tipo de recursos son costosísimos y sólo se ponen en marcha cuando ya existe una certeza razonable de que vamos a encontrar algo valioso… y a veces ni por esas, tú. Imagen: © Richard de marinetraffic.com (Clic para ampliar)

Sin embargo, el subsuelo puede ser muy pejiguero. A veces hace falta aún más tecnología para localizar el yacimiento, si es que existe.  Pero los geofísicos de hoy en día, como podrás suponer, disponen de un auténtico arsenal, que va desde la gravimetría y los métodos magnetotelúricos hasta la sismología pasiva, aprovechando los pequeños terremotos naturales que se dan constantemente en la Tierra. Estas técnicas, además, se perciben como menos agresivas por el público, con lo que suelen generar menos oposición (en mi opinión tampoco hay nada especialmente agresivo en la sismología activa, la de ocasionar microterremotos, pero el miedo es libre.)

Sólo cuando ya tengamos una hipótesis bien fundada de que podemos hallarnos ante un yacimiento rentable nos plantearemos perforar uno o varios pozos de exploración. Es que perforar es caro y si hay que hacerlo a gran profundidad, o bajo el mar, o en estructuras geológicas difíciles, caro y medio. La verdad es que todas estas exploraciones son costosísimas, auténticas investigaciones científicas en sí mismas. Y sus resultados, hoy por hoy, no son confiables del todo, ni mucho menos: siempre se corre el riesgo de que al final no encontremos nada o casi nada. Los detectores de petróleo como tal todavía no existen. En esos casos, imagínate la de pasta que va por el aire. Por eso la parte más cara –la perforación– se reserva para el final, cuando ya se tiene algo parecido a una certeza razonable. O cosa así.

Un pozo de exploración es un pozo petrolífero como cualquier otro, aunque lleno de sensores y equipos para reunir información adicional. Elegimos los mejores puntos que nos han indicado nuestros científicos e ingenieros. Levantamos nuestra torre de perforación, o plantamos nuestro buque perforador, o lo que sea, y nos liamos a taladrar. Y taladramos y taladramos y taladramos y… y… ¡…y va y resulta que sale petróleo, tú! Y ahora, ¿qué hacemos con él?

Siguiente: El largo viaje del petróleo

]]>
2014-09-04 13:49:22
<![CDATA[Principio de incertidumbre - ¿Pablo Iglesias o IU?]]> Pablo-lara

Hay en la izquierda posmoderna tal vocación por hallar la alquimia del minimalismo militante que al final lo va a encontrar en su estado más puro. Es esa precisa obsesión por dividir el átomo en partes iguales, irreconciliables en su semejanza, hasta hallar por fin la deidad revolucionaria: el partido de masas sin masa alguna. Ése parece ser el sueño húmedo de todo nuevo revolucionario transformador: la soledad onanista del mitin para uno mismo, tocarse el aparato de partido en melancólico monólogo interior. Así que en respuesta al titular, espero que esta vez se acaben las pajas mentales y se pongan todos a follar.

Se equivocaría gravemente Izquierda Unida si se queda fuera del movimiento aglutinador que pretende encabezar Pablo Iglesias. Demostraría una torpeza de vieja maquinaria oxidada. Al igual que sería un error imperdonable que el mediático politólogo y la gente que lo acompaña dejaran fuera a IU de cualquier iniciativa que busque una salida a la crisis por la izquierda. Es hora de olvidar las restas y forjar un nuevo ábaco que sume, hay que meter bolas en la famélica varilla que cuenta las centenas de millar de votos de la izquierda transformadora.

La situación económica y social que ha dejado la crisis, con PSOE (primero) y PP (al cubo) desmembrando el Estado del Bienestar y con la población sometida a un sufrimiento miserable, demanda establecer una estructura de poder que aglutine a los desheredados, a los intelectuales, a los críticos y a los descontentos… una casa común donde todo aquel que quiera cambiar las cosas, militando o votando, se sienta cómodo.

Y no nos confundamos, la idea no es nueva. ¿Qué es si no IU? La formación que dirige Cayo Lara nació precisamente con esa vocación: la de abrir un espacio común, de igual a igual con el PCE, para aglutinar las distintas sensibilidades de la izquierda transformadora (que debería apellidarse “pusilánime”, por su tendencia al desmayo y la sobreactuación cuando no se pone de acuerdo en una coma).

Y sin embargo, IU no da más de sí. Al menos en las proporciones necesarias en lo que a apoyo popular se refiere. Inmerecidamente, seguro. Pero es así. Con el contexto más favorable para una formación de su perfil (tras seis años de una crisis que saldrá en los libros de Historia), su mejoría en las encuestas (las mejores que ha tenido) le sigue dejando a una distancia sideral del turnismo de PSOE y PP. Y, me apuesto lo que sea, que si no se consolida ahora, en cuanto el PSOE ponga un candidato joven, simpático (y vacío de contenido), vuelve a quedarse en los huesos su apoyo electoral. La realidad es que IU, a pesar de estar en todas las luchas y ser la única voz parlamentaria con un mensaje social diferente, no acaba de enganchar con la población. Y la oportunidad puede tardar décadas en volver a presentarse: la realidad es que en circunstancias así o el cambio de tendencia se produce a golpe de ilusión irrefrenable o no se produce. La oportunidad es histórica (miren Syriza en Grecia) y no se debería desaprovechar.

Y aquí es donde entra Pablo Iglesias.

No me negarán que entre el dequeísmo militante de Cayo Lara y el estilete mordaz de Iglesias, se queda uno con este último, pese al buen trabajo que ha hecho el coordinador de IU sacando a su formación de un pozo que la tenía al borde de la desaparición.

Es Iglesias un tipo listo, sabedor de que, aunque no debería ser así, una sociedad que lee a Belén Esteban necesita élites intelectuales carismáticas para engancharla a un proyecto serio. No vale con tener un buen programa, hay que saber venderlo.

Y Pablo Iglesias sabe venderse (en el buen sentido). Si no ya me explicarán como un profesor mileurista ha conseguido más presencia mediática que todo el equipo de comunicación de IU junto (que tampoco es un ejército, por otra parte). Aparece multiplicado en la televisión, incluso cuando la tienes apagada y con el cable desenchufado de la pared. Allí está Pablo siempre con aquello de que sus ideas no son tanto de extrema izquierda como de “extrema necesidad” (que viene a ser, salvando las distancias, el “yo por mi hija mato” de la princesa del pueblo).

Y es que el hombre de la coleta y la barba sabe que el medio es el mensaje: bebe tanto de Gramsci como de la Esteban, si se me permite incidir con el dedo en el ojo. Porque aunque su bagaje intelectual es fuerte y comunica con aire de sabelotodo, luciendo en la solapa no sé cuántas matrículas de honor (su ombligo es grande, puede que también lo tenga recogido en coleta), en el fondo las ideas que presenta tienen el poder de la sencillez. Son píldoras directas para el espectador: sabe que habla para gente que intuye pero que no sabe. Así que nos brinda el resumen de un razonamiento complejo. Da munición verbal a aquellos que tienen en la punta de la lengua lo que quieren decir pero que no llegan a decirlo nunca, sometidos al mensaje dominante de los altavoces de PP y PSOE.

Pero no debería equivocarse Iglesias respecto a IU. Vamos a insistir en esta idea. El día que anunció sus intenciones electorales, dijo que no comenzaría esta aventura sin unas 50.000 firmas de apoyo del colectivo social al que se dirige, cuyo epicentro es el 15-M y las mareas ciudadanas. Pues bien: IU roza los dos millones de votos. El único músculo electoral real que existe en la izquierda alternativa lo representa IU gracias a su trabajo, su contenido programático y su trayectoria histórica. Lo demás pueden ser sólo especulaciones o una fiebre de audiencia mediática pasajera.

Por tanto, ambas partes deberían ser generosas. Las soluciones a los problemas concretos y los referentes ideológicos son los mismos, no va a haber ninguna diferencia y no hay motivo para disgregar el voto y perder poder: ambos movimientos están condenados a subirse a un proyecto común (al que debería unirse también Equo, Izquierda Anticapitalista –que parece estar metida con Iglesias- y tantos otros) . Nuevas siglas, con reparto igualitario de responsabilidades y donde nadie desaparezca como colectivo: IU no debe desaparecer nunca.

Pero, eso sí, las viejas glorias de IU (desde Cayo Lara a Ángel Pérez, pasando por Willy Meyer y otros), siendo reconocidas en su trabajo, deben dejar paso a nuevos líderes con nuevas iniciativas (o no tan nuevas) y nuevos modos de comunicar. Y ahí debe estar gente como Iglesias, el profesor Juan Carlos Monedero, el propio Alberto Garzón y alguien que sería deseable y no parece querer meterse en arena: Ada Colau.

Pues eso: muevan ficha y no se dediquen a cortar el átomo en partes iguales, aunque haya neutrones y protones que tienen que dejar ya paso a otros. Ánimo en tan quijotesca empresa.

__________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

__________________________________________________________________

]]>
2014-01-17 07:01:06
<![CDATA[Redes de Cambio - Pasar a la acción]]> En los últimos tiempos asistimos a una extensa y profusa información sobre el debate de las futuras primarias abiertas del Partido Socialista. No deja de sorprender que se sitúe el debate para futuras elecciones generales, es decir, en un horizonte temporal del 2015, teniendo en cuenta que en 2014 se producen unas elecciones al Parlamento Europeo de máxima importancia.

Este debate “de futuro”, que obvia las decisiones a tomar en este momento, tiene un efecto doblemente perverso. Se  apuesta – de nuevo- por hacer de las Europeas un ensayo de las Generales, con lectura bipartidista y se rebaja con ello la entidad esta cita. Todo ello a pesar de haber vivido rescates, condiciones e imposiciones de la troika y sabiendo que el futuro de Europa depende en gran medida de la capacidad de su ciudadanía para defender un espacio de convivencia y derechos que se están destrozando con el triunfo de las políticas de recortes y de austeridad.

En este marco el esfuerzo del sistema para salvarse a sí mismo es más que notable. Se buscan efectos de cambio pero sin cuestionar el sistema de partidos e institucional. Es decir, sin poner en entredicho el marco inalterable de la democracia representativa tal y como está concebida. Así, se abre paso a una estrategia lampedusiana de que el sistema cambie para que permanezca.

Después de más de 30 años sin mover ficha y culpabilizar en exclusiva a la ley electoral de todos los males del sistema de la democracia representativa, se empieza a tomar conciencia de una obviedad. Este país ha tenido un grave problema de falta de proporcionalidad en la Ley electoral, ciertamente, pero ha arrastrado también un profundo inmovilismo que ha impedido cualquier ejercicio real de participación y control ciudadano más allá de elegir representantes cada cuatro años, en listas cerradas y bloqueadas.

Ninguna ley impedía un ejercicio permanente de transparencia a los partidos o a las instituciones. Nada prohibía dar cuentas en tiempo real de los ingresos, gastos, créditos o financiación. Nada impedía consultar de forma permanente a lxs afiliadxs, simpatizantes, electores o ciudadanía sobre las decisiones a tomar y nada imposibilitaba haber abierto al control de la ciudadanía los procesos de deliberación tanto en múltiples causas como en la elección de los distintos cargos de representación.

Este largo y férreo ejercicio de opacidad y blindaje no se resuelve con unas primarias abiertas si a continuación se mantiene intacto el sistema de representación en monopolio hasta las siguientes elecciones.

No se trata solamente de renovar a los representantes o los llamados liderazgos en los partidos convencionales, sino de cambiar radicalmente las condiciones y el ejercicio de la representación.

El salto cualitativo y de ruptura lo ha marcado ya la ciudadanía. Deben  existir garantías no sólo para participar y controlar el ejercicio de la política y la toma de decisiones, sino para el ejercicio de la democracia directa, es decir  para poder ejercer el voto de forma directa en todas las ocasiones que sea oportuno.

Ya existen herramientas para hacerlo. La propuesta que desde Compromis EQUO  , llevamos a cabo con el #CongresoTransparente demuestra que es posible y accesible.

Y, en este contexto, por  supuesto, las primarias abiertas, no deberían ser una excepción, sino la norma que, de forma natural y sin tanta sobreactuación, determinarán la voluntad y el derecho de afiliados,  electores y/o  ciudadanía para intervenir en la elección de aquellos que ejercerán la representación en los parlamentos.

Las próximas elecciones europeas, son una prueba determinante de esta voluntad de cambio. El Partido Verde Europeo, al que pertenece EQUO ha optado por unas primarias abiertas paneuropeas https://www.greenprimary.eu para la elección de sus representantes a la presidencia de la Comisión Europea. El debate en estas primarias vincula a la ciudadanía de los distintos países a contrastar propuestas y a construir alternativas desde abajo capaces de confrontar con los gobiernos que en el Norte o en el Sur se han sometido a los dictados del mercado frente a las necesidades de las personas.

Y también decidiremos por primarias abiertas las listas de EQUO en nuestro país para el Parlamento Europeo https://unete.partidoequo.es/primarias. No hay improvisación en ello ni golpes de efecto. Se trata de aplicar dentro lo que proclamamos hacia fuera. Es decir, hacemos lo que decimos.

Las primarias abiertas a la ciudadanía son en este momento una condición imprescindible pero no suficiente. El objetivo es la superación de un sistema cerrado de democracia representativa hacia un modelo donde la transparencia y el control ciudadano, así como el ejercicio de la democracia directa, permitan recuperar la capacidad de toda la sociedad. Permitan intervenir en aquellos temas que tienen efectos sobre sus propias vidas y que garanticen  poner el interés común por encima de las presiones de los grupos de poder. Por ello hay que pasar a la acción. No hay excusas. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. Y en EQUO lo estamos haciendo.

 

]]>
2013-11-27 12:30:44
<![CDATA[Antonio Arráez - La historia del mal estudiante que llegó a Premio Nobel]]> “Confieso paladinamente que del mal éxito de mis estudios soy el único responsable. Mi cuerpo ocupaba un lugar en las aulas, pero mi alma vagaba continuamente por los espacios imaginarios (…) en mi desdén por el estudio entró por algo el sistema de enseñanza y el régimen de premios y castigos usados por aquellos padres Escolapios (…) El suspenso parecía irremisible. Mas a fin de parar el golpe, si ello era posible, mi progenitor buscó recomendaciones para los catedráticos del Instituto de Huesca, a quienes incumbía la tarea de examinar en Jaca. Precisamente uno de ellos era don Vicente Ventura, gran amigo suyo. Este redentor mío estaba agradecido y obligado a las proezas quirúrgicas de don Justo, por haber sanado a su mujer de gravísima dolencia que exigió peligrosa intervención. Llegado el examen, propusieron los frailes, según era de prever, mi suspensión; pero los profesores de Huesca, apoyados en un criterio equitativo, y recordando que habían sido aprobados alumnos tan pigres o más que yo, aunque bastante más dóciles, lograron mi indulto. “
Corría 1861 cuando el protagonista de esta historia llegó a Jaca de la mano de su padre. Tenía diez años y era un niño travieso, díscolo, inquieto. Solo se tranquilizaba pintando. Quién sabe si en nuestros días lo hubieran calificado de hiperactivo. Su progenitor, médico de profesión, estaba harto de sus diabluras y decidió matricularlo en un colegio de los padres Escolapios que tenía fama de excelencia educativa en latín, al tiempo que lograban domar a los estudiantes más problemáticos. El padre animó al director del colegio a que fueran severos con su hijo y que le aplicaran sin contemplaciones los castigos que mereciera. El director del colegio se comprometió a hacerlo, e inmediatamente llamó al padre Jacinto. Antes de marcharse el padre también advirtió al director de que el niño no andaba bien de memoria y que le dejaran expresarse cuando le preguntaran la lección. “De concepto lo aprenderá todo; pero no le exijan ustedes las lecciones al pie de la letra”. En esto no le hicieron caso y los castigos y las humillaciones fueron continuas desde el primer día de clase.
El niño se llevó mal con el latín, la filología y la gramática y peor con los padres Escolapios. Los castigos no eran efectivos y el padre Jacinto decidió un ayuno diario que el estomago del niño terminó también por asumir. Ante el fracaso de los frailes y asustados por el estado famélico con el que el niño regresó al pueblo en verano, sus padres decidieron que el siguiente curso el niño iría a un instituto de Huesca. Como castigo, el padre decidió que compaginaría sus estudios con un trabajo de aprendiz de barbero. El siguiente curso el niño no mejoró. Su padre lo volvió a castigar colocándole de aprendiz de zapatero con un severo artesano que le hacía dormir en un desván lleno de ratas. Pasó un año entero hasta que le dio de nuevo la oportunidad de volver a los estudios. Con doce años el niño intentó cambiar de actitud y se aplicó en los estudios aun sin renunciar a sus viejas andanzas como el día en que se topó con una valla recién pintada y no pudo evitar hacer una caricatura de su profesor, con la mala suerte de que al maestro le gustaba pasear y se topó con el alumno y su obra.
Finalmente, y a pesar de sus diabluras el niño se matriculó, con dos años de retraso respecto a sus compañeros de promoción, en la Facultad de Medicina de Zaragoza y en 1906 le concedieron el premio Nobel de Medicina. Se llamaba Santiago Ramón y Cajal. Lo que nos queda.

]]>
2013-09-16 16:31:06
<![CDATA[Al sur a la izquierda - Ha sabido estar pero no ha sabido irse]]> Andalucía cambia de Defensor del Pueblo. Y lo hace con ruido, provocado por el propio titular de la institución. El cura Chamizo, tan querido por todo el mundo, deja el cargo tras ocuparlo con honorabilidad y eficacia durante 17 años; se va porque lo echan, aunque también es cierto que estaba en funciones desde hace 14 meses porque su tiempo oficial de Defensor había prescrito sin que el Parlamento de Andalucía hubiera logrado reunir los tres quintos necesarios para renovarle otro mandato. Sí ha reunido, en cambio, la unanimidad para que se marche: el PP nunca lo ha querido, y no porque a la derecha no le gusten los curas, sino porque los curas que le gustan no se parecen nada a Chamizo; Izquierda Unida lo ha mirado muchas veces con recelo, y no porque a Izquierda Unida no le gusten los rojos, sino porque los rojos que le gustan no se parecen demasiado a Chamizo; y el PSOE…, bueno, el PSOE siempre fue su primer valedor, pero lo fue en tiempos de Manuel Chaves, no en tiempos de Griñán, o no al menos con la misma calidez y el mismo énfasis que entonces.

Todo conspiraba para que Chamizo concluyera su brillante etapa de Defensor del Pueblo. Conspiraba el largo tiempo que llevaba ocupando el cargo; conspiraba la aritmética parlamentaria; conspiraba el cansancio institucional; conspiraba su independencia públicamente insobornable; conspiraban sus agrios pero merecidos reproches a los políticos; conspiraba la conveniencia de la izquierda gobernante de alcanzar algún acuerdo con la derecha en la oposición; y conspiraba la necesidad de la derecha en la oposición de demostrar que es lo bastante flexible y civilizada para pactar con toda naturalidad con el rojerío que gobierna en Andalucía.

El sustituto de Chamizo será, además, Jesús Maeztu, hasta ahora Comisionado para el Polígono Sur: gran elección por lo que toca a Andalucía, dado que Maeztu es prácticamente un Chamizo con otro nombre, y gran lección por lo que toca a España, donde el PP colocó de defensora a Soledad Becerril, militante, dirigente, diputada, senadora y alcaldesa del partido.

La única estridencia en el recambio de Chamizo han sido las feas palabras del propio defensor, quien, en unas declaraciones a la cadena SER Andalucía, ha atribuido su defenestración a “la chica que está en Presidencia”, en alusión a la número dos del Gobierno Susana Díaz, y “a algún psicópata del PP”, en alusión no se sabe exactamente a quién. Chamizo, que tan bien ha sabido estar en el cargo, no ha sabido irse de él. El cura gaditano, que tanto y con tan buenas razones ha criticado a los políticos, se ha comportado en su despedida como uno de ellos, y no precisamente como uno de los mejores. De hecho, ya se equivocó Chamizo cuando, al expirar el plazo oficial de su cargo 14 meses atrás, mandó a todo el mundo el impúdico mensaje de que no quería marcharse. La política lo puso legítimamente y la política lo quita legítimamente. Tal vez no sea bueno para la institución que Chamizo se haya marchado, pero con toda seguridad es bueno para él, aunque él mismo todavía no lo sepa. 17 años de ejercer la política casi habían hecho de él el político que nunca quiso ser. Unos pocos años más y lo habrían conseguido.

]]>
2013-05-23 11:41:27
<![CDATA[El mapa del mundo - La ultraderecha suiza ataca de nuevo]]> lugano1

De los creadores de Expulsa a la oveja negra o Las inmigrantes no son como las suizas, llega ahora Estamos en bragas. El partido ultra Unión Democrática de Centro (UDC) del cantón de Lugano ha vuelto a hacer gala de su racismo y xenofobia de cara a las próximas elecciones municipales, con una campaña en la que pretende demostrar lo bien que se vivía hace 20 años y lo mala e insegura que se ha vuelto esta región suiza por culpa de la inmigración, que además le roba los puestos de trabajo a los autóctonos.

El discurso, por lo tanto, es el mismo de siempre, sólo que al tratarse de de un cantón fronterizo con Italia (y de mayoría italoparlante) está especialmente dirigido a los emigrantes italianos, que según el partido de extrema derecha ocupa 8.000 puestos de trabajo en el sector servicios.

La UDC se hizo famosa por sus campañas agresivas en las elecciones generales de 2007, cuando en coalición con el Partido Popular suizo (SVP) consiguió el 29% de los votos. Sobre todo con su juego para echar a las ovejas negras que llegaban a Suiza en autobús y por la campaña con el mismo aspecto que después fue copiada por los partidos ultras españoles para manifestarse contra la inmigración.

cartelesudcsvpDaniel del Pino

 

]]>
2013-03-26 13:40:22
<![CDATA[Por fin es viernes - El hombre tranquilo se cabrea]]> Quizá no haya muchos que conozcan la pieza narrativa que dio origen a una de las más hermosas películas de John Ford, El hombre tranquilo, ahora editado en castellano por primera vez por la editorial Reino de Cordelia. Sin embargo, su autor, Maurice Walsh, fue un excelente escritor irlandés —tierra de grandes escritores—, muy comprometido con la causa nacional de su país. La lucha de liberación es precisamente uno de los hilos conductores de la colección de historias de las que forma parte El hombre tranquilo.

Javier Reverte ha escrito un notable prólogo para esta novela, que acaba de aparecer en las librerías españolas después de que hayamos disfrutado tanto de la película a la que dio origen. Y nuevamente se planteará la vieja cuestión: ¿qué prefiere usted, el libro o la película? Y siempre se podrá contestar con aquella conversación entre las dos cabras que se estaban comiendo la cinta de celuloide de una película. ¿Te gusta?, pregunta una. Y la otra contesta. Sí, pero estaba mejor el libro.

La versión fílmica de El hombre tranquilo obvia el entorno nacionalista del protagonista, y se centra en otro tipo de combate, el de la dignidad del acosado y humillado. Seguramente, en el contexto de todas las narraciones que conforman el libro unitario Green Rushes —traducida al español bajo el título de su historia más conocida, El hombre tranquilo—, el pasado nacionalista de Sean Thorton (John Wayne en la versión cinematográfica) es fundamental para entender el personaje.

John Ford deja ese tema de lado, y nos cuenta la historia de un boxeador (John Wayne) que se retira del ring por haber matado fortuitamente a su contrincante en el transcurso de un combate pugilístico (cosa que no está en la novela). Sean Thorton vuelve a su Irlanda natal para convertirse en un ciudadano pacífico y tranquilo. En su nueva vida se enamora de una chica pelirroja y valiente (Maureen O`Hara). Pero sufre el acoso, el desprecio y la ofensa pública del matón del lugar, que —¡oh eterno melodrama!— no es otro que el hermano de la mujer amada.

Pero a lo que íbamos. Tanto en la historia fílmica como en la escrita, se nos cuenta la historia de un hombre pacífico, es más, de un hombre cansado de la lucha por la vida, y que solo quiere que le dejen en paz. Un jubilado, vamos. Pero, ¿puede uno permanecer pasivo si todos los días se sufre un deterioro, una humillación? El gran hallazgo de Ford fue mostrar que el primer indignado por la mentira, la ofensa y la ignominia es un miembro de la familia: su mujer. Es ella la que desprecia a su propio marido y le abandona.

Ford cuenta una hermosa historia de amor, y del estallido de ira producido por el sentimiento de pérdida. La paciencia del Hombre Tranquilo se acaba no porque a él se le agote, sino causada por el desprecio del ser querido.

El autor de la novela acusó a Ford de tergiversar su relato —además, se sentía mal pagado ante el éxito mundial de la versión cinematográfica—. Y es verdad que la concepción del personaje de Sean Thorton es distinta y distante en la novela y en la película. A uno le costaría aceptar un John Wayne como radical irlandés miembro del IRA —aun del IRA pre independencia—, lo que es precisamente el personaje en la novela. Pero a veces las circunstancias políticas ponen de acuerdo lo imposible, e igual cabreo estalla en dos personajes que son el mismo, pero que no lo sabían.

Pero estas cosas solo pasan en la ficción del cine o la novela, ya se sabe.

]]>
2012-12-28 08:50:57