Diario Público http://blogs.publico.es/ Columnas y Blogs del Diario Público <![CDATA[El socialismo es republicano - El 135 en los Presupuestos Generales]]>

Que las palabras se las lleva el viento, en política, es algo demostrado y testado. Un ejemplo contundente es Mariano Rajoy que juró y perjuró en las elecciones de 2011 que no subiría el IVA y tras tomar posesión lo primero que hizo fue subir el IVA; también prometió no abaratar el despido, sino promover el contrato indefinido como regla general; garantizó que iba a meter la tijera a todo salvo a las pensiones públicas, a la sanidad y a la educación… y así podría seguir enumerando muchas promesas que incumplió y que confirman esta aseveración.

Este hecho, expuesto anteriormente enfatiza lo ocurrido con los Presupuestos Generales. Como decía Johann Wolfgang von Goethe “se ha pretendido que el mundo esté regido por números; todo lo que yo sé sobre esto es que los números dicen si un país está bien o mal gobernado”. Los Presupuestos reflejan las prioridades y objetivos del Gobierno a través de los montos asignados a sus ingresos y a sus egresos. A través de ellos podemos vislumbrar los objetivos que el Estado pretende alcanzar. A este respecto hemos visto como el Gobierno de Rajoy bajaba, en 2015, un 15,5% la asignación al Ministerio de Empleo y Seguridad Social mientras subía un 4% la asignación a Presidencia; o como redujo, en 2012, un 25% la adjudicación a I+D mientras Alemania la incrementaba en más de un 18%: o como recortó, en 2016, un 21,7% el gasto en prestaciones por desempleo; y podríamos continuar con muchos ejemplos que corroboran como los Presupuestos Generales del Estado constituyen la ley más importante que un Gobierno realiza ya que son la base por la que se sustentará la economía.

Según recoge la Constitución, en su artículo 134.1, corresponde al Gobierno la elaboración de los Presupuestos Generales y a las Cortes su examen, enmienda y aprobación. Sin embargo llama la atención que esos mismos Presupuestos que deben ser aprobados por las Cortes Generales estén supeditados a un límite de gasto no financiero, conocido como techo de gasto, que no necesita la probación de las Cámaras. Proceso éste que está directamente relacionado con la “reforma express” del artículo 135 de la Constitución promovido por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central (BCE), La Comisión Europea y por el Gobierno alemán presidido por la Canciller Ángela Merkel y que supone un ataque frontal al estado del bienestar como ya hemos podido corroborar dado que se dio rango constitucional a la prioridad absoluta para el pago de los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones sobre cualquier otra necesidad de gasto. Esto conllevó la aprobación en 2012 de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

El techo de gasto supone la cantidad máxima que podrá gastar el Estado en un ejercicio presupuestario, es un corsé que Bruselas nos impone y nos impide sobrepasar. En 2017 el techo de gasto, el tope, será de 118.337 millones de euros, unos 5.000 millones de euros menos de lo aprobado para 2016. Según el Gobierno su propósito es incrementar el dinero destinado a gasto social. ¿Entienden ahora la importancia de los Presupuestos y ver plasmados en números concretos las cifras que se destinarán a las diferentes partidas? Porque suena poco creíble, viendo la gobernanza de estos años, que teniendo menos dinero incrementen el gasto social. La confirmación de la reforma efectuada al artículo 135 la proporcionan las palabras del propio Gobierno cuando dice “España no puede plantearse en este momento incrementar el límite de gasto porque tiene un compromiso muy firme con la reducción del déficit público” ¿y el compromiso con los innumerables pobres que ha producido la crisis y sus políticas de recortes? Parece que el compromiso con el déficit público es mayor que el que se tiene con las personas.

Por ello debemos luchar contra unos Presupuestos Generales que continúan premiando a los defraudadores y a las grandes fortunas sin contribuir a paliar la desproporcionalidad del sistema fiscal español. Es necesario que los representantes municipales se impliquen y aboguen por la anulación del artículo 135, la derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria dado que dicha ley daña la autonomía municipal en el desarrollo de multitud de proyectos que no pueden ejecutarse sin incumplirla primando el pago a los bancos por encima de las inversiones en política social y la eliminación del techo de gasto pactado entre el PP y el PSOE que nos impone más austeridad. Exigir la devolución a los Ayuntamientos de los cobros realizados de intereses especulativos, demandando una banca pública destinada a la financiación efectiva de los municipios. Máxime cuando la laxitud del Gobierno de Rajoy permitió en 2015, año electoral, eliminar, ese año, los intereses que los municipios tenían que pagar a los bancos postergándolos al año siguiente. Requerir la refinanciación de servicios e inversiones así como la eliminación del fondo de financiación de pago a proveedores. En definitiva tenemos que abogar por la remunicipalización de todos los servicios municipales y por la modificación legal que impide la plena autonomía municipal. No olvidemos que Europa, a través de La Comisión, “invita a las autoridades (españolas) a estar listas para tomar medidas adicionales”, de hecho ya ha hablado de un posible ajuste extra de 2.000 millones y de exigir a España un mayor esfuerzo en el campo de las reformas. Como dijo el filósofo “si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía”

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE

 

]]>
2017-01-23 00:20:01
<![CDATA[Tremending Topic - Al ‘gurú’ económico del PSOE el muro de Trump le parece poco: “Tendrás que poner francotiradores”]]> José Carlos Díez se ha convertido en toda una figura mediática. Al economista, asesor de Susana Díaz, es fácil verle participar en tertulias televisivas, algo que, entre otras cosas, le ha servido para ser elegido por la presidenta andaluza para ser el nuevo 'gurú' económico del PSOE. Sin embargo, el pasado sábado no fue su mejor día.

En su última aparición en el programa La Sexta Noche, Díez se hizo un pequeño jaleo con los derechos humanos. El economista, al explicar su oposición a la aplicación de una renta básica en España, se vino arriba. A su juicio, la medida conllevaría una "total libertad de entrada de personas" ─"supongo que los de Marruecos, los del Congo y los de Uganda querrán venir todos aquí a tener una renta básica", puso de ejemplo─ y para evitar una posible oleada de inmigración, el muro que Donald Trump pretende construir en la frontera con México le pareció poco: "Si pones una renta básica tendrás que poner francotiradores", llegó a decir.

Este es el vídeo del momento recogido en Twitter por Irene Montero, portavoz adjunta de Unidos Podemos:

]]>
2017-01-22 20:49:47
<![CDATA[El 4º Poder en Red - Neofascismo, la fase superior del neoliberalismo]]> Javier de Rivera
Profesor coordinador del Máster CCCD, miembro del grupo de investigación Cibersomosaguas y editor en Teknokultura

Las promesas de Trump de se van a romper en mil pedazos cuando sus votantes descubran a qué se refiere la oligarquía económica con hacer Ameríca “grande” otra vez.

Son promesas que suenan bien para quienes se oponen a los efectos del neoliberalismo. El nuevo patriarca promete ponerle freno a la deslocalización de las empresas, devolver el poder a la “gente”, acabar con el enriquecimiento de los políticos, ocuparse de lo nacional/local primero, llevarse bien con otros países, y sobre todo generar riqueza para todos.

Es un discurso que coincide con muchos de los objetivos de la izquierda, especialmente en sus vertientes patriotas-populistas, por su apelación a la “patria” y a la “gente”. Por otro lado, hay que reconocer que quien escribe el guión de la vida política de Trump es un genio diseñando discursos seductores, transversales y potentes.

El truco es muy sencillo: sus promesas son falsas. Cualquiera de sus medidas servirá para incrementar la desigualdad generado por las políticas neoliberales, no para revertirlo. Sus promesas recuerdan a esas historias en las que un demonio te concede un deseo y, pidas lo que pidas, siempre se las arregla para volver el deseo en tu contra.

Cuando habla de devolver las fábricas a EEUU, no se refiere a la creación de un sistema productivo más justo y sostenible, sino a generar dentro de su propio país las condiciones de vida pauperrimas que existen en los países “en desarrollo”. A simple vista, esto puede parecer positivo: “así los americanos probarán las condiciones de explotación a las que sometían a otros países”.

Sin embargo, la estrategia supone una degradación del régimen de protección social y laboral de EEUU, y por lo tanto del “estándar internacional” de lo que es aceptable hacer. En el orden neoliberal la desigualdad se exporta a terceros países, y se oculta la explotación de unos países por otros detrás del sistema de comercio internacional. En el neofascismo, las condiciones de explotación se generalizan y se justifican culturalmente.

Además, en términos macroeconómicos, la deslocalización de las empresas a los países en desarrollo genera un excedente que poco a poco da lugar a ciertos derechos laborales. A través de la explotación masiva de su población, estos países construyen su “desarrollo” económico. Éticamente, esto es inaceptable, pero lo cierto es que con esta estrategia países como China han mejorado su posición geopolítica y se han convertido en agentes centrales del mercado internacional.

Para corregir estos efectos no deseados (por la élite económica) del neoliberalismo, el sistema tiene que evolucionar hacia el neofascismo, como vía para seguir favoreciendo los proceso de acumulación de poder y capital. Del mismo modo, en el siglo XIX el capitalismo industrial de dimensión nacional tuvo que expandirse por medio del imperialismo, tal como explicaron las famosas tesis de Lenin y Rosa Luxemburgo, descritas brillantemente en la actualidad por David Harvey.

La vía de Obama y Clinton consistía en equilibrismos geoestratégicos y financieros para mantener viva la ilusión de que el capitalismo es compatible con la igualdad, los derechos civiles y la justicia internacional. Una versión cada vez menos creíble. En cambio, el proyecto neoliberal ha logrado que el deseo de crecimiento económico no se cuestione como objetivo social prioritario. Así, al descubrir que la igualdad y la justicia social no son compatibles con la economía de mercado, parecerá lógico dejarlos atrás para “ser grandes otra vez”.

En definitiva, aunque Trump ponga fin a algunos tratados de libre comercio, su victoria no representa un retroceso del neoliberalismo, sino su evolución hacia un estadio superior en el que se intensifican las relaciones de dominación y degradación de los lazos sociales.

Su plan incluye incrementar el gasto militar, que es el único gasto público que los conservadores consideran aceptable. Esto propiciará nuevas aventuras bélicas, que puede que no se limiten a amedrentar a países débiles con los que se atrevía Obama, y que vayan más allá.

También ha anunciado medidas contra la agencia de protección ambiental (EPA) para favorecer el desarrollo industrial, lo que inevitablemente implicará más desastres ecológicos, más cambio climático y mayor contaminación de los océanos.

Ha prometido desmantelar todo vestigio de protección social, empezando por la sanidad para aumentar la indefensión de las clases bajas; y siguiendo con la educación que quieren hacer “grande otra vez” por medio de la financiación pública de escuelas privadas.

Muchas de estas políticas se oponen al legado de Obama, pero en el fondo no son más que la expresión desnuda de la misma tendencia económica hacia la polarización social. Lo que se destruyen son los parachoques con los que se pretendía hacer la transición más llevadera. Después de todo, es posible que no hagan falta, cuando el neofascismo logra instalarse sobre una nueva cultura basada en la mentira, las noticias falsas y los prejuicios xenófobos. Es decir, cuando el empleo de la fuerza y la opresión se justifican por la promesa de bienestar económico.

Los neoliberales solo tenían que convencernos de que la “libertad del mercado” es la base de una sociedad mejor; se limitaban a mantener una mentira—muy grande—sobre la que justificar un sistema de opresión. Los neofascistas en cambio van a por todo el pastel: que no quede germen de verdad, para que toda la fuerza del pensamiento manipulado y asustado de la población se implique en la intensificación de la dominación social.

Ante este cambio, es importante valorar adecuadamente la situación para evitar que, en la comparación con Trump, los neoliberales de la globalización se presenten como adalides de la libertad y la justicia social. Ambos sistemas responden a un mismo impulso, por lo que la respuesta debe ser la misma: luchar por el desarrollo de una mayor conciencia social y mantener vivas las iniciativas de resistencia.

]]>
2017-01-22 18:09:42
<![CDATA[Strambotic - Una familia rusa vende un león que compró para su hijo porque “araña, muerde y hace pis”]]>

Una familia rusa compró un cachorro de león para que su hijo jugara con él. Sin embargo, después de dar la bienvenida al animal de tres meses, la familia quedó en shock al darse cuenta de que el felino arañaba, mordía y hacía pis.

Por ello, la familia estaba intentando deshacerse del animal y para ello ha publicó un anuncio en el que explicaban que se vendía al león por 1.000 euros. Pero lo más sorprendente de esta publicación es que viene con una advertencia que dice: “Atención. Cachorro de león, hembra de tres meses. Lo compramos para nuestro hijo, pero descubrimos que el cachorro araña, muerde y lo más importante, hace pis“.

El anuncio, que se publicó de manera anónima, puso en alerta a los activistas de derechos animales, que rápidamente lo compartieron con Veles, un refugio de animales ruso que tomó cartas en el asunto.

Los miembros de dicha organización descubrieron que la familia tenía dos cachorros de león, llamados Tver y Tula, que ahora buscan un nuevo hogar, según informa KP.

El portavoz de Veles ha explicado que “hay dos de ellos, un macho y una hembra. Cada uno necesita alrededor de 18 kilos de carne al día. No hay manera de que los podamos seguir manteniendo durante mucho tiempo”.

Sin embargo, hay buenas noticias para los cachorros. El safari Taigan de Belogorsk, una ciudad rusa, ha mostrado interés en llevarse a los animales, por lo que es posible que pronto vuelvan a vivir en buenas condiciones.

Noticia original en Antena 3.

Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Probablemente tampoco te interese:

Siete famosos que posaron con trofeos de caza y cuya foto quedará para siempre en el Museo de la Infamia

La tabla periódica de la ortografía que resolverá de una vez por todas tus dudas

Espeluznantes fotos de parejas que te empujarán al celibato

]]>
2017-01-22 17:49:37
<![CDATA[Salud mental en tiempos difíciles - Sociedad líquida de Bauman y salud mental]]> En el interesante  debate que se ha originado estos días a raíz de la muerte del eminente  sociólogo  Zigmunt Bauman, el área de la aplicación de su teoría de la sociedad líquida al campo de la salud mental es una de las  más sugerentes pero aún insuficientemente esclarecida 

Como es sabido,  para Bauman hemos pasado de una sociedad de valores bien establecidos, fuertes, sólidos, como de hierro forjado, a una sociedad cambiante,  inestable, líquida. Hemos pasado de una sociedad ordenada, predecible,  a una sociedad en movimiento, sin vínculos permanentes, imprevisibles. ¿Es perceptible este cambio de modelo de sociedad en el área de la salud mental?   

Es cierto que desde la perspectiva de la salud mental,  hemos dejado atrás  una sociedad que tenía como referente, como icono, el muro del manicomio, hoy por suerte un muro en  parte caído.  Como señala el sociólogo coreano- alemán Byung Chul Han  la sociedad tradicional ( lo que Foucault denominaba la sociedad disciplinaria),  expresión de la modernidad sólida,  que constaba  cárceles, cuarteles y psiquiátricos , es  ya historia.  Y es cierto que esa sociedad  ya no se corresponde con el mundo de hoy en día, una sociedad de consumo, globalizada, en la que la diferencia entre  lo normal y lo anormal parece algo pasado de moda, arcaico, algo que ha desaparecido arrastrado  por el tsunami del consumismo más radical al que le traen el pairo este tipo de “sutilezas”

 Pero hemos entrado realmente en esa etapa líquida que plantea Bauman en el área de la salud mental o ese orden  sólido ha sido sustituido por otro?

 Yo creo que se puede dar la razón en este planteamiento a Baumann porque, nos hallamos en una sociedad en la que existe una gran confusión e inestabilidad, una sociedad en la que cada vez es más difícil saber qué es sano o patológico, porque todo, la vida cotidiana misma, se ha convertido potencialmente en enfermedad mental. Porque todo malestar psíquico –el estrés, el duelo, la nostalgia….-.se ha convertido en fuente de negocio ante el que el mercado siempre buscará encontrar el producto que lo alivie. Y para darle mayor impacto a ese consumo qué mejor que llamar al malestar enfermedad mental e hipocondrizar, amedrentar y fidelizar a los consumidores-ciudadanos

 Porque la sociedad actual ha ampliado el área de la psiquiatría a casi todas las esferas de la vida, incrementando casi exponencialmente el número de trastornos mentales.  El DSM, el manual de clasificación de los trastornos mentales hegemónico, ha ido cambiando sustancialmente en cada edición, Ha pasado de los 102 trastornos de la primera edición de 1952 a los casi 400  trastornos de la quinta edición del año 2013, con unos niveles de inflación diagnóstica tan galopantes, que se ha llegado a decir, irónicamente, que  al final llegará  a haber un trastorno propio para cada uno de nosotros

 Además se han convertido en trastornos mentales los viejos vicios, los pecados capitales, las limitaciones personales o incluso simples características personales. Así el fumar es trastorno por tabaquismo, la timidez es fobia social, el orgullo es trastorno narcisista, el juego es ludopatía, la ira es trastorno de control de los impulsos, la gula es trastorno por atracones ..….

 Así pues, los planteamientos de nos ha aportado este gran sociólogo polaco, Zigmunt Bauman, son un valioso legado para  continuar trabajando en comprender  mejor la salud mental en el mundo que nos ha tocado vivir

]]>
2017-01-22 11:49:30
<![CDATA[Otras miradas - ¿Ingeniería jurídica o prevaricación?]]> Jon Iñarritu
Senador de EH Bildu

No olvidaré nunca la cara  de asombro de los magistrados e incluso de los abogados del Estado en la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), cuando uno de los abogados de Inés del Rio Prada, dio a conocer las declaraciones que había realizado, minutos antes,  el ministro del Interior  español en relación a la “Doctrina Parot”. Fernández Díaz había anunciado que, si el Reino de España fuese condenado, “realizarían ingeniería jurídica” para no aplicar la sentencia.

Tras el fin definitivo de la violencia de ETA en 2011,  si bien el Partido Popular (PP) se abstuvo de participar en la Conferencia Internacional de Paz de Aiete, algo que sí hicieron sus homólogos franceses, todos pensamos que el PP desactivaría  la legislación penitenciaria de excepción y su arbitraria aplicación a los y las presas. Es más, el propio PP vasco, así lo esperaba. En noviembre de ese mismo año, en una reunión mantenida con los dirigentes del mencionado partido, les pregunté si variarían su política penitenciaria y la respuesta fue que “obviamente ante una realidad diferente, procederían de manera diferente”, pero ¿Han variado en algo esa política? La red ciudadana Sare señalaba recientemente que, si bien hay menos presos (por cumplimiento íntegro de sus condenas y por la Doctrina Parot), la situación de los  presos enfermos, el alejamiento y las  medidas de excepción,  hacen que se pueda afirmar que la situación de las personas presas  sea,  a día de hoy, peor que hace 5 años.

Las solicitudes de los Parlamentos vasco y navarro, de la práctica totalidad de representantes políticos del País Vasco Norte; las recomendaciones internacionales de las Naciones Unidas; del Consejo de Europa; las condenas por alejamiento de presos en Estados europeos por parte del TEDH, no han hecho variar esa cruel política de alejamiento y dispersión que afecta a los reos y a sus familias. Las medidas aplicadas a los presos y presas de (y del todo es) ETA han sido siempre extremas y realizadas desde una aplicación excepcional o arbitraria de la legislación ordinaria, pero si antes solo eran comprensibles desde un punto de vista del derecho penal/penitenciario del enemigo, ahora en este nuevo tiempo, es evidente que solo  se entienden desde la vendetta. El Gobierno español está aplicando parámetros de venganza por la vía de hecho, así, a pesar de las voces jurídicas autorizadas, que auguran un nuevo varapalo  judicial desde Estrasburgo tanto sobre la cuestión del alejamiento, como sobre el cómputo de la pena cumplida en el Estado francés. El Ejecutivo confía en primer lugar, en que cualquier defecto procedimental en esos complejos asuntos, dé al traste con toda la argumentación de fondo, pero sobre todo, utiliza la vía de hecho sobre la normativa penitenciaria, para que la tardanza procesal de los expedientes que se presentan ante el TEDH, garantice que mientras se resuelvan los recursos, estas personas se mantengan lejos de sus familiares y privados de libertad. Esa es realmente la torticera y execrable finalidad del Gobierno en este asunto, dicho en una palabra, la venganza. Pero, ¿sería posible modificar esa política innecesaria, inútil e injusta?

Las recientes declaraciones del Ministro del Interior, no parece que vayan en esa línea, cuando señalaba que “el comportamiento de la Administración del Estado español, del Gobierno, en materia penitenciaria es conforme a ley y, por tanto, va a mantener la misma política penitenciaria”. Por un lado cabría preguntarse ¿cómo  interpreta el  artículo 12.1 de la LOGP donde establece que se debe evitar el desarraigo social de los penados? Pero más preocupante parecen las cinco condiciones que se inventó el ministro (sorprendentemente magistrado de profesión) “para empezar a hablar” solicitaba a ETA: disolverse, entregar las armas, manifestar su arrepentimiento, pedir perdón a las víctimas y resarcir el daño. Independientemente de cuál sea nuestra opinión sobre esas premisas ¿En qué ley se señalan esas condiciones para acabar con el alejamiento? Una vez más, queda en evidencia que todo esto es una  arbitrariedad no basada en la legalidad sino en algo diferente.  Lo cierto es que, como  hemos visto,  ni se ajusta a la ley, ni a la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca, ni al sentido común, ni tampoco a lo que ellos mismos han predicado en el pasado.

El lehendakari  Ardanza afirma en sus memorias que en el Pacto de Ajuria Enea, suscrito el 12 de enero de 1988, todos los partidos firmantes aceptaron la excarcelación de los presos de ETA cuando se produjera el fin de su actividad. Aquellos que no tuvieran delitos de sangre serían indultados, mientras que los que hubieran participado en atentados mortales serían enviados al exilio unos años. Ardanza explica que fue el representante Popular en la Mesa, Julen Guimón, quien puso como condición que lo relativo a ese apartado no se hiciera público, aunque admitía que aquellas medidas fueran «servidumbres que exigía la solución del problema»  ¿Han anulado los firmantes  el contenido del acuerdo?  Lo cierto es que a los y las condenadas por el terrorismo del Estado, como los GAL, y a los condenados por torturas, se les indulto y/o cumplieron penas ínfimas.

En definitiva, las medidas del Gobierno con los presos vascos responden a una excepcionalidad que solo aplica con ellos y, por ese motivo, realiza una ingeniería jurídica o prevaricación. Por lo tanto, como decenas de miles de personas solicitaron en las calles de Bilbao, el pasado día 14 de enero, es hora ya de acabar con  esta anormalidad basada en la inquina para avanzar en la pacificación y la reconciliación, como lo exige la inmensa mayoría de la ciudadanía vasca.

]]>
2017-01-22 10:39:12
<![CDATA[La verdad es siempre revolucionaria - La tragedia y la farsa]]> Con toda evidencia la entronización de Donald Trump como 45 Presidente de los Estados Unidos no es idéntica a la elección de Hitler el 6 de noviembre de 1932, pero si como dice Hegel todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen dos veces, más  que nunca pueden compararse tales personajes.

El triunfo de Trump se explica por la atracción que produce en sectores populares un hombre que no procede de las familias políticas conocidas y que recién llegado a las confrontaciones electorales, se erige en líder. Ciertamente la diferencia con Hitler -que sus votantes no parecen haber tenido en cuenta- es que Trump es uno de los hombres más ricos de EEUU. Pero se muestra como aquel, sin tener en cuenta los convencionalismos políticos y sociales y se atreve a poner en cuestión tanto el sistema parlamentario como los resultados electorales, cuando no le sean favorables. Con modos groseros y soeces echa en cara a los políticos su falta de coraje, su connivencia con los poderes económicos de los que sacan beneficios, asegura que sus propósitos son limpiar el país de corrupción, de extranjeros, de  terroristas, de la debilidad moral que ha llevado a que tanto el crimen como las prácticas mafiosas se hayan enseñoreado de la sociedad. El mismo discurso de Mussolini, de Hitler, de José Antonio Primo de Rivera. El discurso del fascismo que deslumbra a los pobres maltratados por la explotación del capital.

Esa atracción que fascina a las clases trabajadoras, siempre golpeadas por las periódicas crisis del capitalismo, a las que los partidos que administran el capital prometen bienestar y solo las condenan a la pobreza y el desprecio. Por otro lado las promesas del salvador de la patria no son diferentes de las de los partidos burgueses: más trabajo para los parados, más inversión en la producción industrial, más bienestar social, pero el pueblo ya  conoce en lo que quedan las promesas de la burguesía, y como saben que miente es consolador creer en un nuevo redentor.

Además, lo que más atrae y consuela a las rencorosas almas de los trabajadores explotados es que se identifique y señale al enemigo. Un enemigo conocido y accesible porque puede ser su vecino o su compañero de trabajo: el extranjero, el excluido, el negro, el latino. En el caso de Hitler fueron principalmente los judíos, pero su delirio racista también excluía a las razas de color y a los extranjeros. Como Trump contra los inmigrantes. El odio y la exclusión incluye también a los diferentes: mujeres, homosexuales, transexuales.

Este nuevo Presidente de EEUU no ha ganado las elecciones por mayoría de votos, ya que Hillary Clinton obtuvo casi cuatro millones más. Ha sido la extraña ley electoral estadounidense la que le ha otorgado la presidencia, como sucedió con la de George W. Bush, con pucherazo incluido en Florida. Al fin y al cabo el capital siempre prefiere a un filonazi que a un progresista, como se identificaba a Al Gore y sus tímidos propósitos de proteger el medio ambiente.

Tampoco la oligarquía estadounidense está contenta con Trump. No le gustan los excesos desafiantes del presidente. Por eso le critican. Querría que Hillary le hubiera administrado el capital y la industria armamentística sin exabruptos ni excesos. Pero han permitido que lo entronizaran. Como en Alemania el 6 de noviembre de 1932, en que la burguesía aceptó, incómoda y desconfiada, que el canciller Hindenburg designara presidente del gobierno a Adolf Hitler, a pesar de no haber obtenido más que el 31% de los votos. El Partido Nacional Socialista tenía 196 escaños, el Partido socialdemócrata  121 y el Partido Comunista 100. Lo que hubiera significado que la izquierda hubiese podido gobernar si se hubiesen aliado. Pero la socialdemocracia siempre se escora a la derecha ante la amenaza del comunismo. Como ha sucedido ahora en EEUU.

Bernard (Bernie) Sanders que se postuló como candidato frente a Hillary llegó al atrevimiento de presentarse con un moderado programa de beneficios a las clases trabajadoras.  Había sido miembro de la Liga Socialista de la Juventud (YPSL por sus siglas en inglés), activista y organizador de protestas como parte del Movimiento por los Derechos Civiles para el Congreso de Igualdad Racial y el Comité Coordinador Estudiantil No Violento. En 1963, participó en la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad donde Martin Luther King Jr. pronunció su histórico discurso “Yo tengo un sueño“. Calificado de socialista, por su militancia juvenil en el Partido Socialista y su larga militancia contra la política de los gobiernos estadounidenses,  se convirtió en el enemigo a batir por el Partido Demócrata. Y tan bien lo hicieron que Hillary ganó la competición…y perdió la Presidencia.

En definitiva, en estas elecciones se dirimía la eterna confrontación: o fascismo o socialismo, y la burguesía prefirió el fascismo, y así se lo brindó al pueblo. Ciertamente el Partido Demócrata no creía que Trump fuera a ganar, como tampoco el canciller Von Papen, Hindenburg y el Partido Nacional del Pueblo Alemán (DNVP), un partido político alemán de ideología conservadora nacionalista, creían que ganara Hitler. Pero es que el Partido Comunista alemán había obtenido 750.000 votos más y subido 11 escaños, y ese sí era el verdadero enemigo a batir. Con las evidentes diferencias, también lo era Sanders cuyo éxito en las primarias comenzó a ser muy molesto para el Partido Demócrata. Y así se eligió a Trump.

No es una excentricidad de las feministas que al día siguiente de la jura del cargo de la Presidencia muchos miles mujeres, en 70 ciudades de EEUU y en muy diversos países del mundo, desde Australia a España, se manifiesten indignadas por tener de Presidente a un personaje como Trump. En este caso las feministas -como lo fue en 1936 el pueblo español, y las Brigadas Internacionales que acudieron a luchar a España contra el fascismo- han percibido claramente la amenaza que para sus derechos y  libertades supone la presidencia de Trump.

El entusiasmo que muestran sectores de la izquierda respecto al “pacifismo” de Trump y a su negativa a ratificar los Tratados comerciales es un enorme despropósito. Este Presidente defiende el nacionalismo de la misma manera que lo hicieron Hitler y Mussolini y Franco: los llamamientos al amor a la patria, a reclamar el país solo para sus nacionales, corresponden a la exaltación típica de la prepotencia, la historia y el orgullo que son característicos de la derecha más reaccionaria.

Esa postura que ahora defienden incluso los comunistas suponiendo que la OTAN será debilitada por la negativa de Trump a apoyarla, es de una ingenuidad infantil. Trump amenaza con retirar los fondos que suministra EEUU, pero nadie puede creer que con ello desaparecerá la OTAN. Lo que sucederá es que los europeos tendremos que pagar más. Y como eso supone acrecentar la desconfianza de la UE en la protección de su aliado, los dirigentes europeos ya se preparan para crear un Ejército propio, que hace tiempo que reclaman los otros salvadores de las esencias europeas. En definitiva, para España – como para los demás países- significará que pagaremos tres ejércitos: el de la OTAN, el de UE y el español.

Las invectivas y amenazas con que Trump asegura que acabará con el terrorismo en el mundo –nada menos- supondrá la mayor inversión en armamento y la proliferación de invasiones de países en los que anidan las facciones terroristas. Y no se ha abstenido de admitir que está de acuerdo con aumentar el armamento nuclear. Como tampoco va a cerrar la infame prisión de Guantánamo. Con una defensa a ultranza de Israel y su política sionista, que ha comenzado aceptando que la capital del país se sitúe en Jerusalén, hasta ahora rechazada por toda la comunidad internacional.

El plan de construir un muro frente a México, exigiéndole  que lo pague, y que si no se aviene a ello subirá los aranceles, puede arruinarlo, ya que exporta el 80% de su producción a EEUU. A todo ello hay que sumar el desprecio que Trump  ha mostrado por la protección del medio ambiente, aumentando la producción de carbón, y cómo se propone incumplir el Tratado de París o retirarse de él; la anulación –que ya ha firmado- del modesto sistema de atención médica que Obama consiguió aprobar, y los insultos y las amenazas contra los homosexuales, las mujeres y los inmigrantes, que pueden ver restringido el derecho al aborto, anulado el matrimonio y expulsados del país.

Suponer que Trump se va a erigir en defensor de los trabajadores es delirar. Todo su gobierno y sus ayudantes pertenecen a la oligarquía más poderosa y rica de EEUU. Sus diecisiete ministros poseen la riqueza de varios millones de estadounidenses. Y defenderlo porque dedica elogios a Putin, es bobalicón. No solo porque Putin es un sátrapa de todos conocido, que colaboró a destruir la Unión Soviética, sino porque debemos recordar que el 23 de agosto de 1939, 9 días antes de comenzar la II Guerra Mundial, Stalin firmó con Hitler el Tratado de No Agresión –llamado Pacto Ribbentrop-Molotov- cuando comprobó que las democracias occidentales, con el Reino Unido a la cabeza, entregaban a Alemania los Sudetes checoeslovacos, deseosos de contentar al dictador en vez de aliarse con la Unión Soviética. De estas alianzas coyunturales entre enemigos irreconciliables nunca se pueden sacar certezas indiscutibles.

El proyecto trumpiano es tan demoledor que apenas cabe espacio para alguna esperanza. Excepto la lúcida descripción de Marx cuando parafraseando a Hegel dijo que la Historia siempre se repite dos veces: la primera como tragedia y la segunda como farsa.

Esperemos que el gobierno de Trump sea la farsa del de Hitler.

]]>
2017-01-22 08:39:30
<![CDATA[Dominio Público - Obama vs Trump: ¿Qué se teme del lobo feroz?]]> Augusto Zamora R.
Autor de ‘Política y geopolítica para rebeldes, irreverentes y escépticos’, Akal, 2016

Cosa nunca vista, el presidente saliente de EEUU, Barack Hussein Obama II, se despedía del sillón presidencial con una traca implacable contra su sucesor, Donald John Trump, usando a Rusia como big big stick. No obstante la impresionante traca, Rusia y su presidente, Vladimir Vladimírovich Putin, no eran más que pretextos para intentar serrucharle el piso al futuro presidente, a quien Obama quiere traspasarle un sillón tapizado de clavos ardientes. Con ese objetivo, Obama hizo preparar un ‘informe’ (que resulto obra de un ex agente británico), sobre la presunta intromisión de Rusia –ordenada, claro, por Putin- en las elecciones presidenciales, de resultas de lo cual Trump ganó a Hillary Clinton. Para quemar el escenario, Obama despidió 2016 expulsando a 35 diplomáticos rusos, esperando represalias de Rusia y la subsecuente crisis política, que heredaría Trump. La burda y triste provocación quedó sin respuesta. Putin, político sagaz y entrenado ajedrecista, rehusó entrar en “diplomacias de cocina”. Pocos hechos han evidenciado tanto las diferencias neuronales entre Putin y Obama. No debe, pues, extrañar que Putin le ganara a Obama casi todas las partidas en los pasados ocho años.

El bulo de que Moscú -¡Moscú, Moscú, el malo debe ser Moscú!- poseía información de intimidades sexuales de Trump era obscenidad política pura y dura. Nuevamente Obama herró el tiro. Una acusación de ese talante a quien dañaba, verdaderamente, era a Trump, que resultaba acusado de ser poco menos que un depravado sexual que, además, era tan torpe en sus prácticas sexuales que hasta el ex KGB le filmaba en la cama, como si de una película de Larry Flint se tratara. Sólo ha faltado que Obama recurriera a Garganta Profunda para concluir su mandato con un filme de época, cuyo título podría ser Calumnia, que algo queda. Trump entendió así la acusación y respondió tildando a los servicios de inteligencia de actuar como en la Alemania nazi, divulgando tal tipo de bulos. Debe admitirse que la despedida de Obama ha sido decepcionante. El flamante Premio Nobel de la Paz pareciera lamentar no haber provocado una guerra nuclear, para que su obligada salida de la Casa Blanca terminara con una traca total y definitiva.

Chistes macabros aparte, la pregunta es: ¿Qué ha movido a Obama II a promover esta suma de desaguisados? ¿Qué intereses le han llevado a intentar quemar la presidencia de Donald J. Trump antes de que asumiera el cargo? No es Trump de ultraizquierda; por el contrario, es hombre de derecha bronca y pendenciera. No es un resentido social que odie a muerte al 1% de archimillonarios que controla EEUU: forma parte de ellos. No es un pacifista militante que desee desarmar el país: quiere armarlo aún más. ¿Responde la campaña de Obama a la simpatía de Trump por Vladimir Vladimírovich? ¿Es por hacer secretario de Estado a millonario que hizo pingües negocios en Rusia y conoce a Vladimir Vladimírovich, de quien dicen es amigo? No parecen causas suficientes.

Sin ninguna razón visible a la vista, habría que considerar factores puramente políticos: Obama y un sector relevante del establishment demócrata estadounidense –gran prensa incluida- desean debilitar al máximo a Donald Trump para obligarle a ejercer una presidencia a la defensiva, sometida a permanente escrutinio y bajo pertinaz sospecha de rusofilia (crimen entre crímenes). Con el Congreso y la Cámara de Representantes dominada por los republicanos, el único objetivo al alcance de los demócratas es Donald Trump, que ganó las elecciones de escándalo en escándalo y ha organizado su gobierno en línea similar, incluyendo la designación de un fiscal general simpatizante del Ku KLux Klan y de su yerno como asesor presidencial. Desde tal perspectiva, la ofensiva anti-Trump adquiriría lógica para el Partido Demócrata, una lógica para frenarlo, pues las decisiones de Trump podrían ser saboteadas con debates enconados y mociones de ley, haciendo agónica la presidencia de Trump. Sobre todo en cuanto al astronómico presupuesto de defensa, búnker dominado por el establishment militar-industrial.

Está abriendo Trump muchos, diversos y duros frentes políticos, de China a la OTAN, pasando por Irán, la crisis siria y los tratados de libre comercio. No menos explosivo es el reto lanzado a México, en su empeño de construir un muro que, además, debe ser pagado por México. El gobierno mexicano ha rechazado el dislate, afirmando que jamás asumirá los costos de ese muro (en realidad prolongación de los existentes, pues existen ya más de 1.500 kilómetros de frontera amurallados o vallados). Trump, en esos temas, ofende a México y a Latinoamérica y puede desencadenar un  enfrentamiento birregional que no se ve desde los años 80 del pasado siglo. La crisis estaría servida si, como amenazan desde el equipo de Trump, se aprueba una ley que impida que los inmigrantes irregulares puedan enviar remesas a sus países de origen, como medida para obligar a México a asumir los costos del muro. Buena parte de Latinoamérica depende de esas remesas y una ley así equivaldría a una declaratoria de guerra a la región.

Sin embargo, el tema del muro es baladí comparado con los relativos a Rusia y China. Trump ha reafirmado, pese a la dureza de los ataques, su voluntad de alcanzar acuerdos con Rusia, que versarían sobre la OTAN, el escudo antimisiles, Ucrania, Siria y las armas nucleares. Para Trump “la OTAN es una organización obsoleta”, opinión que constituye un buen principio para abordar el tema, uno de los de más complejos, pues implicaría dar un giro drástico a la política de militarización de Europa puesta en marcha por el ‘pacífico’ Obama (este mes arribaron a Alemania 4.000 soldados de EEUU, 200 tanques y más de 2.400 obuses y otras técnicas militares camino a Polonia). También cree Trump que EEUU debe combatir junto con Rusia al Estado Islámico, que es “una creación de Obama”, lo que es otro buen principio para resolver la tragedia siria. Su idea de que “Crimea no amerita una guerra nuclear” es un factor positivo para ir cerrando el tema ucraniano, siempre que no proponga Trump que Ucrania ingrese en la “organización obsoleta”. Si el nuevo presidente de EEUU no olvida sus opiniones, la paz en Siria puede alcanzarse en breve tiempo y, también en breve tiempo, puede desactivarse en Europa la bomba de tiempo puesta en marcha por la OTAN, siguiendo las líneas militar-imperialistas del binomio Obama/Clinton.

El campo de minas real es China. Tanto Trump como el futuro secretario de Estado, Rex Tillerson, han hecho declaraciones desafiantes sobre dos temas angulares para el gobierno de Beijing. Por una parte, Trump ha afirmado en varias ocasiones que EEUU consideraría reconocer como Estado independiente a Taiwán, isla que China considera parte inalienable de su territorio. Por otra, Tillerson afirmó, en el Congreso, que EEUU podría impedir el paso de buques chinos hacia los archipiélagos en controversia en el mar de la China Meridional, asunto que podría llevar a una guerra entre EEUU y China. Los riesgos son tales que un intento de cierre de ese mar debe descartarse de antemano.

Casus belli sería, también, un reconocimiento de Taiwán como Estado independiente. Tanto el saliente gobierno Obama, como distintos grupos de poder han advertido a Trump sobre las consecuencias de una decisión de esa magnitud. Pese a los avisos, Trump no sólo rehúsa obviar el tema, sino que insiste en él. En una entrevista al diario Wall Street Journal, hace pocos días, Trump insistió en que revisaría la política de “una sola China”, afirmando que “todo está en proceso de negociación, incluido [el tema] de una sola China”. Debe recordarse que la reanudación de relaciones entre EEUU y China en 1979 se basó en la aceptación por EEUU del principio de una sola China, lo que llevó a la expulsión de Taiwán de NNUU y su consideración como territorio chino.

El equipo de Trump ha informado de otras decisiones en consideración, como son el reforzamiento de la presencia militar de EEUU en el Pacífico Sur, con la apertura de nuevas bases militares o la ampliación de las existentes en Filipinas, Australia y Japón. También considera el establecimiento permanente de cazabombarderos estratégicos en Corea del Sur, con capacidad para portar armas nucleares lo que, sumado al Escudo Antimisiles ya en construcción, convertiría a Corea del Sur en lo más parecido a Berlín 1948. El tema es tan delicado que ha dado lugar a un acuerdo entre Rusia y China para enfrentar conjuntamente dicho Escudo. La re-militarización de Japón, Taiwán y de la misma Corea del Sur convierten esa región en la más tórrida del planeta, sin culpar de ello al cambio climático. Si una Tercera Guerra Mundial estalla por algún sitio, Corea del Sur y el Mar de la China Meridional tienen, por ahora, todas las cartas ganadoras.

¿Y Europa? Mal, gracias a Donald John. Trump hará aún más evidente su papel de comparsa y, de alcanzar un acuerdo con Rusia, el ridículo europeo será mayúsculo con sus delirios militaristas y su patética rusofobia que no lleva a ninguna parte. Vienen tiempos movidos, en todo el sentido de la palabra, con el destino del mundo en manos del nuevo triángulo de las Bermudas: Rusia, China y EEUU. Pero, como diría el cómico mexicano Chespirito, “que no panda el cúnico”. Habrá acuerdos, con dolor de parto y crujir de dientes, pero habrá acuerdos, pues la alternativa a la falta de acuerdos es una suma terrible de guerras comerciales y económicas y un conflicto bélico que, hoy por hoy, nadie parece querer. Por demás, los Obama-Party intentarán que la presidencia le resulte, a Trump, un larguísimo dolor de muelas, lo que mantendrá a Trump muy ocupado, atendiendo sus frentes internos y externos. No nos aburriremos.

]]>
2017-01-22 07:09:12
<![CDATA[Un paso al frente - ¿Por qué un déspota como Juan Carlos I no ha terminado en prisión?]]> Si atendemos al diccionario de la RAE un déspota es “el soberano que gobierna sin sujeción a ley alguna”, “la persona que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder o autoridad” y/o “el hombre que ejercía el mando supremo en algunos pueblos antiguos”. Por desgracia, Juan Carlos I ha encajado claramente en dos de esas acepciones durante su reinado: careció de sujeción a ley alguna y abusó de su poder o autoridad (en la actualidad se encuentra aforado y solo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo).

La Constitución deja muy claro que el Rey (Juan Carlos I mientras lo fue y en la actualidad Felipe VI) son figuras inviolables jurídicamente, es decir, en esencia son personas que se encuentran al margen de la ley. Podrían entrar en un centro comercial y aniquilar a centenares o miles de personas sin que fuera posible condenarles con la legislación actual (solo responderían patrimonialmente y no lo harían ellos). Se trata, evidentemente, de un dislate más propio de regímenes crueles como Arabia Saudí que de un país europeo. Quizá sea este uno los motivos de la bella amistad que une a nuestra Familia Real con la monarquía de las 350 decapitaciones en tres años.

El último de un largo listado de antecedentes escandalosos (al finalizar el texto se puede leer un breve listado) ha sido la publicación en la que se afirma que Bárbara Rey recibió 500 millones de pesetas de los ciudadanos para callar sobre unas supuestas conversaciones que podrían haber hecho mucho daño a la monarquía, aunque tal y como está configurado este país ello parece altamente improbable. El asunto de Bárbara Rey era un secreto a voces desde hace muchos años, pero nadie se atrevió a procesar a la más que posible chantajista ni a investigar si el supuesto chantajeado habría pagado por su silencio y de dónde habría surgido el dinero.

Lamentablemente, ni siquiera este último escándalo y su acumulación a los anteriores ha propiciado que los grandes medios de comunicación, la clase política, los órganos competentes, la clase jurídica o los intelectuales de este país planteen la necesidad de terminar con la inviolabilidad jurídica del rey, la cual permiten comportarse al monarca de turno como un déspota al margen de la legalidad, la moral y la ética. Parece increíble que en nuestro país el rey no pueda ser juzgado como un ciudadano más.

Por otro lado, cabría preguntarse qué habría pasado si cualquiera de los escándalos de Juan Carlos I hubieran sido atribuidos a un jefe de Estado de cualquier país europeo. Dado que en Europa se avanza en el sentido de juzgar y condenar a un ex jefe de Estado o un expresidente en caso de ser necesario, siendo Silvio Berlusconi o Jacques Chirac dos ejemplos de ello, habría sido más que difícil que Juan Carlos I hubiera permanecido alejado de los juzgados y las rejas en la mayoría de Europa. Mientras en Europa se avanza, en la siempre retrógrada España sería inimaginable que Juan Carlos I o José María Aznar fuesen juzgados, aunque es evidente que ambos lo merecen (junto a muchos otros ex altos cargos políticos). Si somos honestos resulta innegable que Juan Carlos I ha hecho méritos más que suficientes para sentarse frente a un tribunal jurídico y, no tengo la menor duda, para enfundarse el pijama de rayas y pasar una larga temporada entre rejas. Solo la inviolabilidad jurídica y la connivencia de los grandes poderes ha evitado, por ejemplo, que su comportamiento entre julio de 1980 y el 23 de febrero de 1981 le hubiera costado 30 años a la sombra.

Por desgracia, España sigue siendo diferente y esa diferencia es clave en nuestro retraso con respecto a Europa en muchos sentidos.

Más de 10 ocasiones en las que Juan Carlos I debería haber sido investigo y posiblemente condenado:

  1. La hermana de Juan Carlos I, Pilar de Borbón, ha tenido una cuenta en Panamá cuyas fechas de apertura y cancelación coinciden casualmente con las de ascenso al poder del rey emérito y su abdicación (con reunión de la junta una hora y media antes). Según Pilar de Borbón, todo se debió a lo atemorizada que se encontraba por ETA.
  2. Corinna, otra amiga entrañable del rey emérito, también tenía una cuenta en Panamá y otra en Malta (y en unos cuantos sitios más).
  3. Entre 1 y 2 dólares por barril denunció Roberto Centeno, catedrático de economía y exempleado de CAMPSA, que se embolsaba el rey en comisiones de petróleo.
  4. Las presiones y su comportamiento antidemocrático con Adolfo Suárez no pueden ser calificadas de otra forma que golpistas y ello sin entrar a analizar a fondo su comportamiento el 23-F.
  5. Juan Carlos I fue acusado de ser conocedor y algo más de los GAL.
  6. Manuel Prado y Colón de Carvajal, el administrador privado del rey durante más de 20 años, fue condenado en varias ocasiones y por varios delitos (dos años por el caso Wardbase en el año 2004, un año de prisión por apropiación indebida por un desvío de dinero del Grupo Torras en 2007 y tres meses por apropiación indebida por el Grand Tibidado en 2008). Por no hablar de la cantidad de líos en los que anduvo involucrado o el indulto por razonas humanitarias que recibió.
  7. La hija y el yerno de Juan Carlos I se encuentran involucrados en un escándalos de corrupción y no han faltado los que han sugerido de forma velada que Juan Carlos pudiera haber sido conocedor y/o partícipe de dicha trama.
  8. Más de 1.800 millones de euros de fortuna son atribuidas a Juan Carlos I sin que se haya emprendido investigación alguna, aunque se trate de una cantidad más que injustificable.
  9. El Rey Emérito cuenta con conocidos comerciantes de armas, como es el caso de El Assir, y no es extraño que visite Arabia Saudí para vender armas.
  10. Juan, el padre del anterior rey, dejó una fortuna en Suiza que fue repartida entre sus hijos. Un total de 728 millones de pesetas en tres cuentas en Suiza, paraíso fiscal, fueron repartidos entre Juan Carlos, Margarita y Pilar. La Casa Real jamás documentó las justificaciones que ofreció ni el caso fue investigado.
  11. La cuenta Soleado y la Gürtel son sombras evidentes sobre Juan Carlos I: “Javier de la Rosa confesó al pequeño Nicolás, cuando éste se hacía pasar por alto cargo, que había un depósito de 300 millones del rey Juan Carlos I en la cuenta Soleado”. La cuenta Soleado está vinculada, ni más ni menos, que con la mismísima trama de corrupción Gürtel.
  12. El rey emérito, por si no fuera poco, cuenta en su haber con episodios oscuros que han dado lugar a una gran variedad de rumores: denuncias de paternidad, la muerte accidental de una de tantas ‘amigas’ del rey (Sandra Mozarowski, casualmente embarazada)las comisiones de Corinna y su vinculación con los servicios secretos o el fallecimiento de su hermano en un accidente tan desgraciado como beneficioso.
 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad sobrevivo gracias a las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. “Código rojo no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor).

Nos podremos encontrar el viernes 27 de enero a las 12:00 horas en Barcelona, el martes 31 a las 19:00 horas en Toledo y el viernes 3 a las 19:00 en Redondela (Pontevedra). Puedes obtener más información y seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10 ]]>
2017-01-21 13:49:56
<![CDATA[Bocacalle - La vedete y sus cintas de vídeo]]>
A todos los españoles con un mínimo de sentido crítico sobre la Santa Transición les debería interesar que con fondos públicos se comprara el silencio de Bárbara Rey para que la vedete no diera a conocer documentalmente su relación secreta con Juan Carlos I. Hoy leemos en El Español, seguramente porque Pedro J Ramírez no ha querido ser menos a la hora de ahondar en la exclusiva publicada en OkDiario por mi estimado colega Manuel Cerdán -compañero de trabajo por aquellos años-, que fue Adolfo Suárez quien presentó al rey emérito a Bárbara, conocedor -se dice textualmente- de los gustos físicos del monarca. (Uno se pregunta hasta qué punto llegaron las confidencias al respecto entre el presidente de aquel primer gobierno transicional y don Juan Carlos). También se asegura en la información algo que no me cabe en la cabeza: esto es, que la susodicha vedete y pésima actriz, sobre cuya ascensión a los pináculos de la fama tuvo mucho que ver con sus casi desnudos en una revista llamada Personas -precedente con censura de la actual Interviú-, tuvo por empeño muy principal dejar constancia en vídeos y fotografías de su secreta relación con el entonces Jefe del Estado, como si a este y a su servicio de seguridad no le importara lo más mínimo que aquellas visitas de don Juan Carlos en moto al chalet de la vedete en Boadilla del Monte quedaran tórridamente reflejadas. ¿No le parece al discreto lector una doble tropelía que, además de acallar a la Rey del rey con el dinero de todos nosotros, nada ni nadie evitara en su momento que doña Bárbara pudiera documentar su romance hasta extremos al parecer muy íntimos, sin prever lo que ahora es noticia y una lacra muy significativa del periodo transicional?

]]>
2017-01-21 13:19:15
<![CDATA[El repartidor de periódicos - No disparen sobre el trumpetista (o sí)]]> Ha estado unánime nuestra prensa papelera a la hora de valorar la toma de posesión de Donald Trump. En España no hay trumpistas. Ni siquiera el periódico que dirige el peculiar Francisco Marhuenda le otorga al hombre del pelo color mostaza un mínimo de credibilidad. A pesar de que el director de La Razón, en su inagotable trasiego por todas las tertulias de España, ha restado importancia a la llegada del fascismo sin complejos a la Casa Blanca. El diario de Planeta, en su editorial de hoy, señala que “el discurso que pronunció ayer Trump es de difícil digestión: necesita dejarse reposar porque solo expuso grandes eslóganes”. Para ABC, “el flamante presidente de Estados Unidos no ha decepcionado a nadie: ha empezado siendo como es”. Según Francisco G. Basterra, de El País, “su energía ha descolocado a medio mundo provocando miedo e incertidumbre”. El Mundo no deja dudas de su postura ante el magnate desde el título de su editorial: Con populismo no se puede pilotar un país como EEUU. Aunque nos ilustra de que ayer “el magnate ofreció su talante más moderado”. Es curiosa la elasticidad de la palabra moderación.

El caso es que va a ser verdad que en España no existe la extrema derecha, al menos atendiendo a ese espejo sociológico en que cada día se mira el rostro España: sus periódicos.

Resulta esperanzadora esta inquietud panideológica con que recibimos al nuevo jefe del planeta. Al observarla, se da uno cuenta de que la ultraderecha, esa que representa el deslenguado magnate, se tiene un poco de miedo a sí misma. Nadie se atreve a declararse trumpista. Y todos los editorialistas, columnistas, poetas y opinadores que deambulan por los periódicos se sorprenden aun por la excéntrica decisión del pueblo americano en el momento de depositar su voto.

Pedro G. Cuartango, director ya casi eternamente provisional del diario que fundó Pedrojota, aprovecha su columna para matizar en salvaje algunas de las opiniones que vierte en el editorial: “Llegó a asegurar [Trump] que hay muchos países que se han enriquecido gracias a la generosidad de EEUU. No cabe mayor simpleza porque lo contrario es más cierto: que las multinacionales americanas venden sus productos por todo el mundo, lo que constituye la base de la riqueza de la nación. Si el nuevo presidente cierra las fronteras a los productos que se fabrican en México, en China o en Europa, corre el riesgo de que Apple, General Motors o Amazon puedan sufrir las mismas restricciones”.

Lo sorprendente es que Trump representa una forma de hacer política no demasiado alejada de los principios neoliberales que rigen la práctica totalidad del pensamiento editorial de nuestros diarios clásicos. Trump no es un síntoma, como se nos quiere hacer creer. Trump somos nosotros. Es el monstruo que hemos alimentado fomentando el acriticismo político e ideológico. Durmiendo a la sociedad con soflamas patrióticas y otras chorradas de grandilocuente expresividad. “Solo tengo miedo de tu miedo”, escribió Shakespeare. Y Europa, hoy, parece tener miedo al miedo de Trump, que es el miedo a lo extraño, a lo extranjero. Resulta curioso este miedo en un continente que ha alquilado un país, Turquía, para convertirlo en campo de concentración de refugiados. ¿No estaremos siendo un poco hipócritas?

Marhuenda y Granados

Que Francisco Granados es hombre de escasa credibilidad lo sabe todo el mundo. Por eso pocos medios se han hecho eco de las acusaciones vertidas por carta del ex vicepresidente madrileño al director de La Razón. Vayamos por partes. Marhuenda osó asegurar que Granados era poco más que un “un paleto y un hortera de Valdemoro que no sabe ni comer” al que Esperanza Aguirre “consideraba como al servicio”. A lo que el reo púnico contestó con una carta feroz en la que acusaba al periodista de buscar chollos bajo cuerda de sus contactos políticos. Marhuenda, dice el acusador epistolar, buscaba una nave barata para almacenar su envidiable biblioteca de 30.000 volúmenes: “Acudiste a este paleto de Valdemoro para que te pusiera en contacto con el alcalde (también imputado) a ver si te encontraba algún chollo”.

Esta carta se conoce en la misma semana en la que la titular del juzgado de instrucción número 7 de Madrid solicita una fianza de un millón de euros a Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta, al columnista Santiago González y, al entonces director de El Mundo, Casimiro García Abadillo, por delitos de injurias y calumnias en las informaciones del caso Cuadrifolio, publicadas en 2014. Dichas informaciones falsas, que vinculaban a esta firma con un fantasioso plan de financiación ilegal del PSOE castellano-manchego, provocaron el cierre de la empresa.

Poco a poco, personajes como Inda y Marhuenda van recibiendo de su propia medicina. Sin embargo, su chaché televisivo sigue intacto. Los programas a los que acuden eluden cualquier comentario a sus presuntos desmanes. El espectáculo debe continuar, pero no con ellos como monos de feria. Al menos de momento.

]]>
2017-01-21 11:50:00
<![CDATA[Lo queremos todo - Descentralizar Podemos para ganar y transformar un país]]> Teresa Rodríguez, Joan Giner, Laura Pérez, Kiko Garrido y Román Sierra

Coordinadora de Podemos Andalucía, Secretario Político y diputado de Catalunya Sí que es Pot, Secretaria General y diputada de Navarra, Secretario General de La Rioja, y Secretario de Organización y diputado de Aragón

 El pasado martes Podemos cumplió tres años. Quién nos iba a decir entonces lo que íbamos a lograr en tan poco tiempo. Un tiempo en el que Podemos ha sido un revulsivo a la hora de construir fórmulas organizativas y políticas innovadoras. Y a la muestra está nuestra independencia económica respecto a los bancos, los Círculos como espacios abiertos de participación popular, nuestra potencia en redes sociales o nuestra capacidad comunicativa. Pero estos logros esconden varios reversos tenebrosos: el riesgo de claudicar ante la tentación de la auto-satisfacción o que lo alcanzado nos impida ver lo que se podría haber hecho mejor o lo que directamente se hizo mal y podría continuarse por mera inercia.

Porque también hemos visto cómo Podemos se ha ido perfilando en estos años como un partido abierto en lo formal pero bastante cerrado en la práctica. Las listas planchas, la falta de pluralismo o la preponderancia de los cargos en la vida interna de la organización son, sin duda, malas prácticas que erradicar. El “estado de excepción” en forma de “máquina de guerra electoral” aprobada en aquel primer Vistalegre ha mostrado su capacidad electoral, cierto, pero también ha borrado la frescura y la irreverencia de aquel Podemos que quería tomar el cielo por asalto, de aquel movimiento político decidido a reinventar las instituciones para ponerlas al servicio de la mayoría social que está sufriendo la crisis.

Y en esa que llega la inminente Asamblea Estatal de Podemos. Dos años después del primer Vistalegre, toca repensarnos, debatir y construir en común un proyecto capaz de desafiar a los partidos del régimen y a sus poderes. En estos dos años nos han pasado muchas cosas. Hemos conseguido avances, pero aún estamos lejos de nuestros objetivos. Tenemos que pensar colectivamente qué ha funcionado mal y que podría funcionar mejor para cambiarlo y corregirlo.

Más allá de las distintas luces y sombras, hoy parece de consenso que el modelo que salió de Vistalegre no sirve para la nueva etapa en la que entramos. Tenemos pues que superarlo para poder construir con garantías un instrumento útil para el empoderamiento de las clases populares. Pero desde Podemos en Movimiento tenemos claro que antes de entrar en medidas concretas, debemos dejar atrás de una vez por todas el elemento central que marcó la propuesta ganadora de aquella primera asamblea: tenemos que superar el miedo a nuestra gente.

Durante los primeros meses de vida de Podemos, Pablo Iglesias solía referirse a una idea fundamental: “el poder no tiene miedo a la izquierda, sino a la gente haciendo política”. Podemos nació (no deberíamos olvidarlo) como una herramienta para el “empoderamiento popular”. De esta forma, es fundamental que Podemos se siga reinventando y camine hacia un tipo de partido-movimiento abierto, participativo y democrático. Porque si algo caracterizó a aquel primer Podemos y al “espíritu de las Europeas” que ahora tanto se recuerda y reivindica por unas y otros, fue el desborde. Podemos como herramienta de auto-organización popular para que las y los de abajo hiciesen política en primera persona del plural. El primer Vistalegre cortocircuitó ese desborde popular, encorsetando a Podemos en lógicas organizativas y políticas más parecidas a una trampa que al trampolín que pretendía ser.

Pensemos si no cómo es que en estos dos años por Podemos y sus círculos han pasado decenas de miles de personas, si bien la mayoría, a pesar de haber votado a Podemos, no se han quedado a participar regularmente. Más allá del agotamiento del efecto novedad, debemos preguntarnos por las causas y, sobre todo, por las consecuencias de que Podemos haya sido capaz de fundar una política de lo “excepcional”, movilizando a millones de personas en momentos puntuales (como unas elecciones o un congreso), pero se haya mostrado menos capaz de proponer una política de lo “cotidiano”, que genere comunidad, solidaridades y redes de apoyo mutuo. Y esa pregunta no podemos responderla en solitario, ni desde los órganos de dirección ni desde Podemos en su conjunto. Pero tampoco habrá respuesta sin que Podemos adopte un papel central en encontrar soluciones a ese desafío.

En el próximo periodo nos toca territorializar la política, que no significa otra cosa que involucrarse en la creación de comunidad, en tejer movimiento en todos los espacios de la vida social, trabajando con otros actores para generar instituciones de clase autónomas. Este es uno de los principales retos que tenemos desde Podemos en el próximo periodo para no quedarnos en un partido “relámpago” ni, sobre todo, convertirnos en un partido más. Para nosotros y nosotras, confiar en nuestra gente es apostar por la descentralización y la “desmadrileñización” de la dirección y del aparato de la organización. Esto implica reforzar y generar órganos más cercanos y ligados a sus respectivos territorios, con consejeros elegidos directamente por asambleas ciudadanas autonómicas que eviten que los órganos estatales estén formados mayoritariamente por personas procedentes de una única región. Necesitamos un Podemos con implantación sectorial y con raíces en los territorios. Y ambas tareas van de la mano y se retroalimentan.

La descentralización es una de las claves del documento organizativo que hemos presentado desde Podemos en Movimiento. Queremos que Podemos eche raíces en los territorios para que los territorios florezcan en Podemos. Solo así tendremos una organización y un modelo organizativo que se parezca a ese país plurinacional que defendemos hacia fuera. Sabemos que, afortunadamente, no estamos solos en este frente. Esta es una idea compartida por muchas y muchos. Valgan los ejemplos recientes recogidos en documentos como Descentralización y Autonomía para ganar el país, presentado desde Asturias, o la propuesta del Consejo Ciudadano Andaluz de formar una organización autónoma y federable. La propuesta que presentamos desde Podemos en Movimiento garantiza ese “derecho a decidir” para los territorios, abriendo la puerta a una mayor independencia política y legal a escala autonómica. En lo concreto, esto se traduce en algunas medidas específicas:

  • Establecer que los máximos órganos de Podemos tengan un componente territorial al estilo del CCE y una Comisión de Garantías con representación de los territorios en su último nivel de apelación.
  • Trabajar por la autonomía política de los espacios autonómicos, restándole atribuciones sobre los mismos a los espacios estatales, como el CCE o el Coordinador o Secretario General. Nadie “por encima” puede revocar decisiones de las asambleas autonómicas. La dirección que lleve, por ejemplo, Podemos Andalucía la van a decidir las y los andaluces, y la de Aragón, las y los aragoneses.
  • Acabar con la circunscripción única en los procesos electorales.
  • Permitir a los territorios tener libertad de crear estructuras (provinciales, comarcales) entre el nivel municipal y autonómico.
Por último, frente a una estructura como la actual, que no deja ninguna autonomía a los municipios, que le ha negado a los Círculos cualquier capacidad de decisión real y que replicaba en todos los ámbitos de la organización, incluso en el más local o barrial, una estructura profundamente vertical, desde Podemos en Movimiento proponemos repensar cómo se participa a partir de ahora en Podemos. Necesitamos portavocías compartidas y paritarias también en los municipios, y en los más pequeños, donde la cercanía es mayor y las distancias menores, hacen falta estructuras que le devuelvan a los Círculos el protagonismo que no debieron perder nunca. Necesitamos como el comer retomar la organización horizontal, el diálogo y el trabajo colectivo y abierto como base y señas de identidad de Podemos. Es fundamental volver a hacer de los Círculos un espacio de interacción con un protagonismo específico.

Porque las elecciones no son la única “hora de la gente” y el cambio no termina en las instituciones, necesitamos un Podemos en movimiento, popular, con raíces y encantado de desbordar y desbordarse. Es hora de que suba la marea.

]]>
2017-01-21 07:59:54
<![CDATA[Econonuestra - Madrid, 25 de Enero: los progresistas italianos y españoles contra la austeridad]]> Esteban Cruz
Economista y vicepresidente de la Asociación por el Pleno Empleo y la Estabilidad de Precios (APEEP)

Madrid acogerá el 25 de Enero una inciativa importante para los que en Europa se oponen a las políticas de austeridad. El título en sí es una declaración de intenciones: mmt:desempleo 0%.

Pavlina Tcherneva (Economista, directora y profesora del Bard College, e investigadora asociada al Levy Institute of Bard College), Alfredo D’Attorre (Parlamentario de Sinistra Italiana), Manolo Monereo (diputado de Podemos), Nacho Álvarez Peralta (economista y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos),  Juan Laborda (Economista y profesor de la Universidad Carlos III) y Eduardo Garzón (Economista y asesor en el Área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid)  debatirán sobre la cuestión del Plan de Empleo de Transición como solución al desempleo del sur de Europa.

La política y la macroeconomía se reúnen en Madrid para dar vida a un nuevo replanteamiento en la crítica a la austeridad. En el entorno europeo se discute por qué las politicas de rigor han causado el desempleo pero no como resolverlo. La economista estadounidense Pavlina Tcherneva, una exponente de la escuela económica de la Teoría Monetaria Moderna, explicará los presupuestos y el funcionamiento de los Planes de Empleo de Transición.

La iniciativa ha sido organizada por dos asociaciones de divulgación de la Teoría Monetaria Moderna, la española Red MMT y la italiana Rete MMT. Ambos colectivos expondrán el documento conjunto que reivindica el fin de las politicas de austeridad y una iniciativa legislativa a favor del pleno empleo. Stuart Medina (Economista y miembro de Red MMT España), Ivan Ivernizzi (Economista y miembro de Rete MMT Italia), Carlos García (Economista, editor de Lola Books y miembro de Red MMT España) y Esteban Cruz (Economista, y miembro de Red MMT España y APEEP) conducirán el acto.

Miércoles 25 de enero a las 18:30 Madrid –Sala Valle-Inclán, CÍRCULO DE BELLAS ARTES  C/ Alcalá 42.

El acto MMT DESEMPLEO 0% será precedido por:

Martes 24 de Enero a las 10:00h: Pavlina Tcherneva y Alfredo D’Attorre se reunirán con parlamentarios progresistas en el Congreso de los Diputados. A las 12:00 atenderán a los medios en la Sala de Prensa del Congreso de los Diputados junto con diputados españoles Manolo Monereo (profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense) y Txema Guijarro (economista y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid) para replantear la crítica a la austeridad y a la regla de gasto..

Para más información contacte con event@mmtunemploymentzero.com

Estamos en facebook: Red MMT España y Rete MMT.

Página Web: mmtunemploymentzero.com

Video publicitario en https://www.youtube.com/watch?v=a1hwOD32SCg

Evento en Eventbrite: https://www.eventbrite.es/e/entradas-mmt-desempleo-0-31119288630?ref=estw

]]>
2017-01-21 07:59:31
<![CDATA[Actualidad Gastronómica - Mar de Frades 2015 gana la Medalla de Oro en el concurso “Albariños al Mundo”]]> Botella de albariño Mar de Frades 2015

Botella de albariño Mar de Frades 2015

El albariño Mar de Frades 2015 ha sido galardonado en Holanda con la Medalla de Oro en la V Edición del Concurso Internacional Albariños al Mundo. Organizado por la Unión de Catadores Española, este certamen busca premiar a los mejores vinos elaborados con esta variedad. El Concurso Albariños al Mundo es un proyecto ibérico itinerante cuyo objetivo es mostrar en los principales mercados vinícolas internacionales las excelencias de las elaboraciones donde este varietal es protagonista.

Según informan los productores de Mar de Frades 2015, que se comercializa a un precio de 14 euros, este nuevo reconocimiento se suma a los 95 puntos que Mar de Frades 2015 recibió este verano por parte de la prestigiosa revista Decanter, “convirtiéndose así en la indiscutible referencia de calidad de los vinos Albariño en todo el mundo”.

La historia de esta cosecha de Mar de Frades es la siguiente: el ciclo 2015 comenzó en Mar de Frades con un otoño de fuertes lluvias, y de un invierno seco y frío. En primavera, las altas temperaturas facilitaron una floración adelantada y un cuajado perfecto durante el mes de junio. En verano volvió el tradicional clima atlántico, con largas horas de sol entremezcladas con lluvias poco persistentes que tuvieron una maduración temprana.

Se eligió el momento exacto de vendimia, y ese mismo día todos los racimos pasaron por la mesa de selección, donde los racimos “imperfectos” no siguen el procesado, lo que ocurrió con el 18 % del total. Los granos de uva seleccionados fueron maceradas con CO2 durante 24 horas, obteniendo mostos limpios y fuertemente aromáticos. “Las fermentaciones lentas y controladas consiguen desvelar los aromas salinos característicos de Mar de Frades”, añade la marca.

Bodegas Mar de Frades nace en 1987 y su trayectoria es paralela a la de la D. O. Rías Baixas. Pionera en la zona, representa la interpretación de la más arraigada tradición del Valle del Salnés, capital histórica del albariño. Sus nuevas instalaciones se inauguraron en 2007, situadas a pie del viñedo Finca Valiñas, en la ladera sur del monte del mismo nombre en el centro del valle del Salnés, con la ría de Arosa enfrente, donde llegan las brisas del Atlántico atemperado por la ría y el lugar de origen de las primeras cepas de albariño.

Con más de veinte años de antigüedad, las parras de albariño de Mar de Frades se elevan emparradas formando un tapiz alejado de la humedad del suelo y recibiendo la brisa que llega del Atlántico. Se trata de un suelo extremadamente pobre y poco profundo formado por arenas de descomposición de granito que imprimen el carácter mineral a los vinos. www.mardefrades.es. ]]> 2017-01-21 01:09:41 <![CDATA[El bloc del Coscu - EL TRILEMA JUNQUERAS]]>

Una de les formulacions més atractives dels darrers temps, per la seva capacitat d'explicar amb senzillesa els reptes de la globalització, ha estat el trilema de Rodrik. Òbviament, la simplicitat amb què es planteja té riscos, com és el de caure en una anàlisi simplista d'una realitat molt complexa. Però, al meu parer, ajuda a entendre algunes de les impotències de la política avui.
El plantejament de la contradicció insalvable entre democràcia política, que a Europa comporta també democràcia social, globalització econòmica i Estat nació, que ha estat l'hàbitat en què ha fructificat l'Estat del benestar, i la impossibilitat de fer compatibles aquests tres factors en un mateix espai territorial i temporal, és la mare dels ous. I potser els ous que hem de trencar per fer una truita que es pugui menjar.
La meva opinió és que l'equilibri trencat –sempre en relatiu– entre mercats i societat, entre economia i política, no es pot recuperar en l'espai estret dels Estats nació. Que cal construir nous espais territorials que siguin l'hàbitat en què la democràcia recuperi la seva capacitat de civilitzar –sempre relativament– l'economia global.
Malauradament, les coses no pinten bé, i semblen anar en sentit contrari. El Mandarinat Xinés, el Putinat Rus, la Trumplutocràcia i els seus deixebles a Europa apunten a sortides en què allò sacrificat és la democràcia i l'Estat social en benefici del reforçament de la globalització econòmica i l'apuntalament dels Estats nació, siguin vells o nous.
En aquesta aposta compten amb la col·laboració d’àmplies capes de les societats respectives que, com passa en moments de crisi, tendeixen a buscar solucions en allò que coneixen i a rebutjar apostes que comporten riscos. Especialment, perquè aquests riscos estan molt mal repartits socialment.
Avui, a Catalunya estem davant d'un altre Trilema important. Fa referència al debat de pressupostos, però intueixo que és un Trilema que té més profunditat.
El vicepresident, Junqueras, insisteix en la possibilitat de fer compatibles l’immobilisme fiscal –negativa a la reforma fiscal–, la reducció del dèficit públic i alhora l’augment de la despesa social.
El Trilema Junqueras no sols és polític, és també econòmic, especialment en el context d'un any en el qual no s'esperen canvis a curt termini en el finançament i en el que el deute públic es pot situar prop dels 80.000 m€, la majoria en mans de l'Estat espanyol.
Es pot dir que això es resol amb un canvi d'estatus polític de Catalunya; però, de cara als pressupostos de 2017, les faves estan comptades. Els tres factors que Junqueras considera compatibles no ho són. I la prova és que ell i el Govern han hagut de triar entre dos d'aquests tres factors.
Han escollit que els pressupostos mantinguin l’immobilisme fiscal. Negació a la reforma d’IRPF, Successions i Patrimoni i a reduir el dèficit públic, a costa de sacrificar la despesa social, i per això la negativa a implantar la renda garantida de ciutadania.
El Trilema Junqueras té una altra possible solució: apostar per l'augment de la despesa social –sobre l'eix de la renda garantida de ciutadania– i per la reducció del dèficit públic, i sacrificar el seu compromís polític de mantenir l’immobilisme fiscal. O sigui, encarar una reforma fiscal en profunditat dels impostos propis i cedits.
Aquest és el nus de la qüestió dels pressupostos i l'olor que acaben fent. I esperem que l'olor no acabi sent pudor a liberalisme econòmic.
Publicat originalment a El Periódico 

]]>
2017-01-20 13:30:01
<![CDATA[Tierra de nadie - El gurú económico del PSOE a sueldo de Susana Díaz]]> Si hablar en tercera persona fuera realmente el síntoma de una personalidad narcisista, José Carlos Díaz, el elegido por la Gestora del PSOE para coordinar la propuesta económica que se debatirá en el Congreso, redactaría sus conclusiones frente a un espejo para poder contemplarse en los puntos y aparte. Tan pagado de sí mismo está “este economista observador”, tal es como se define este profesional de las tertulias, que es de suponer que en esta ocasión y de manera excepcional no pasará factura por sus trabajos. Díez se ha declarado un “liberal” para quien el Estado nunca ha dejado de ser “un nefasto empresario y mucho peor banquero”. Ayer, en un bautismo público un tanto sonrojante, se convirtió a la socialdemocracia, al menos a la de Hillary Clinton.

Según su carta de presentación, el PSOE viene a ser la única alternativa posible “entre Trump y Marinaleda”, que por algún lado debía supurar el odio que profesa a Podemos. “No era nadie –explicó después en Onda Cero-. Venía de una familia humilde y un Gobierno socialista en Madrid y en España hizo becas para que yo pudiera estudiar y ahora toca devolver al partido y a la sociedad lo que yo tuve”. Se trata, en consecuencia, de un gesto altruista en el que no ha influido en absoluto que Díez lleve tiempo a sueldo de Ximo Puig y de Susana Díaz en calidad de asesor. Humilde como es, no pudo evitar publicar en su blog dos días antes del cónclave de presidentes autonómicos su denuncia del dumping fiscal que, en su opinión, Madrid ejerce contra el resto de comunidades, justo el mismo argumento que usó la sultana en su intervención en la Conferencia. La sospecha de que la presidenta andaluza había tenido una idea propia era infundada.

Es de justicia afirmar que el economista observador es siempre fiel a quien le paga o a quien puede hacerlo en el futuro. Su defensa de Zapatero y del papel de su Gobierno en la crisis ha sido tan conmovedora como su florilegio a la propia Susana Díaz, una política cercana a la gente, que “ha evitado la pobreza infantil en Andalucía” y a la que no se puede culpar del paro en comunidad, que no es cosa suya como todo el mundo sabe. Su devoción por Rubalcaba es directamente proporcional al desprecio que siente por Pedro Sánchez, del que no logró ser asesor de cabecera, algo inexplicable para quien es capaz de relatar sin rubor cómo sus alumnos del Icade, en su último día de clase, le despidieron “con un aplauso inmerecido digno de una estrella de ópera”.

El Pavarotti de la economía trasciende a los cuadros macroeconómicos. Es un hombre de acción, capaz por ejemplo de iniciar en Twitter el linchamiento de Borrell para disuadirle de cualquier tentación de proponerse como alternativa a su patrona y hasta de amenazarle privadamente. “Mi lema –dice de sí mismo en su blog- será el mismo que me enseñó mi madre: Haz el bien y no mires a quien”. Pues eso.

De sus predicciones económicas, hay quien se ha tomado la molestia de recopilar sus citas más gloriosas para regocijo del oráculo de Delfos. En 2006, el economista observador sostenía que “la probabilidad de ver una caída significativa del precio de la vivienda está próxima a cero”, algo que reafirmaba al año siguiente -“España no tiene una burbuja inmobiliaria ni un déficit por cuenta corriente insostenible”- y que daba por sentado en 2009: “En 2010 los precios de la vivienda se estabilizarán y subirán lentamente”. Su confianza en la economía española era tal que también en 2009 profetizaba que “España saldrá antes de la crisis que Europa. El panorama es muy malo en Alemania”. Y todo ello porque “Zapatero y MAFO son como hormiguitas que trabajaron todo el verano para abastecerse en el duro invierno”.

Más divertidas eran aún sus consideraciones sobre el sistema financiero, singularmente de las cajas de ahorro. “Se demoniza a las cajas –aseguraba en 2007- pero algunos de sus gestores podrían dar clases de gestión bancaria en Londres”. Díez pudo ser la rechifla porque antepuso a su condición de economista el sentido de Estado: “Hasta 2010, para no generar alarma, dije cosas de las que ahora me arrepiento enormemente”, aseguró en 2014. Sus intenciones siempre han sido buenas: “Me podré equivocar en mis análisis, me equivocaré muchas veces en mis previsiones pero siempre lo haré con el fin de poder transmitir mis conocimientos y devolver a la sociedad todo lo que me ha dado, que es mucho más de lo que nunca imaginé”.

Díez ha dejado ya para la posteridad un par de libros de gran éxito y su modestia le ha permitido sobreponerse a cualquier critica. “Los neocon en España no paran de contaminar en los medios. Están atacando con dureza a este economista observador, lo cual es una señal que confirma que mi libro y me mensaje está llegando a la opinión pública y leer sus insultos me da más fuerza para continuar”. De hecho, fracasaron: “Todos los medios quieren promocionar el libro y entrevistar a este economista observador”. Que no se diga que nunca ganan los buenos.

Hay quien se pregunta, como el exministro Jordi Sevilla, si lo razonable hubiera sido que el nuevo proyecto socialista fuera diseñado por la nueva dirección que saliera del congreso y no por la Gestora de Susana Díaz y su observador asalariado. En lo que se refiere a la economía la militancia puede estar tranquila. “Cuando me analizo me deprimo pero cuando me comparo me ensalzo”, ha proclamado el Piketty español. La socialdemocracia está en buenas manos.

]]>
2017-01-20 11:09:18
<![CDATA[kⒶosTICa - Por qué el Planeta teme a Trump]]> Donald Trump tomará posesión de su cargo como presidente de EEUU hoy mismo. Si bien es cierto que la Administración Obama ha hecho poco por el cuidado con el medio ambiente, una de las numerosas amenazas que acompañan a Trump es precisamente ésta. Greenpeace ha recopilado algunas de las declaraciones del magnate y sus adláteres que respaldan estos temores:
  • “El cambio climático es un invento de China para perjudicar a EEUU”. Donald Trump, que también sostiene que “aún hay que investigar mucho en ese campo” y que “EEUU no debería malgastar dinero en el cambio climático”.
  • “Haré recortes en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) porque es ridícula, cada día sacan nuevas normas. El medio ambiente está bien, lo que no puedes destruir es el negocio”. ¿Y a quién a nombrado máximo responsable de la EPA? A Scott Pruitt, negacionista y aliado de la industria de los combustibles fósiles.
  • “El Plan de Energía Limpia es un intento ilegal de cerrar las centrales de carbón y con el tiempo otras fuentes de electricidad a partir de combustibles fósiles”. Dicho por Pruitt en 2015 ante a la EPA, cuando ésta anunció un plan federal para potenciar las energías renovables.
  • “Tengo que hacer lo que es mejor para los accionistas”. Afirmación del que será nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, que ha sido presidente de la petrolera Exxon.
  • “Mi filosofía es hacer dinero, y si para ello tengo que perforar, eso es lo que voy a hacer”. Afirmación de Tillerson que, quizás, comience por ‘perforar’ el acuerdo entre Estados Unidos y Canadá que suspende las prospecciones petrolíferas en en el Ártico de estos dos países.
Y mientras uno se queda ojiplático con este tipo de afirmaciones, podemos seguir apoyándonos en documentos de Greenpeace para saber cómo nosotros mismos contribuimos al incremento de la contaminación. En su reciente informe Clicking Clean: ¿Quién gana la carrera para crear un Internet verde? 2017, la organización ecologista revela cuánto contaminan algunas de las compañías tecnológicas cuyos servicios consumimos masivamente.

La buena noticia es que compañías como Facebook o Google han avanzado mucho en el uso de las energías 100% renovables. De hecho, el popular buscador ya anunciaba el pasado mes de diciembre que este año rozará el 100% de consumo de energias limpias. Google hace gala de ser “el mayor comprador corporativo mundial de energía renovables”, con una demanda de 2,6 gigawatios de electricidad de fuentes eólica y solar.

Al otro lado de la moneda se encuentra Netflix, que pasa por ser una de las compañías con la mayor huella de datos (mayor tráfico de internet), lo que requiere del apoyo de grandes centros de proceso de datos. No es lo único en lo que ocupa puestos de cabeza: tal y como revela el informe de Greenpeace, la plataforma de streaming de vídeos también lidera la opacidad.

A diferencia de otras grandes tecnológicas como Apple, Facebook o Google, Netflix no ofrece de manera regular información sobre su consumo de energía, emisiones de gases de efecto invernadero o el mix energético que soporta sus operaciones. Esto provoca que, a pesar de que hace ya dos años que anunció su intención de volverse ‘más verde’, Greenpeace se teme que la plataforma de vídeos apuesta más por pagar las sanciones por superar sus emisiones de carbono o por comprar los certificados de energías renovables transmisibles, sin que ello implique detrás exista realmente generación de energía limpia.

Como en el resto de asuntos, siempre que existe opacidad ha motivos para pensar mal. En su mano, la de Netflix, está poner freno a estos temores.

]]>
2017-01-20 10:59:46
<![CDATA[Un poco de ciencia, por favor - El teléfono móvil, ciencia ficción en la palma de la mano]]> Ignacio Mártil
Catedrático de Electrónica. Universidad Complutense de Madrid

Pocos dispositivos han transformado los hábitos de vida cotidiana como lo ha hecho el teléfono móvil en la última década. Además de realizar la operación para la que inicialmente fueron concebidos, es decir, hacer llamadas de teléfono, con la tecnología inalámbrica actual se puede navegar por Internet, enviar y recibir correo electrónico, jugar a juegos de vídeo, realizar fotos con excelentes cámaras digitales que van incorporadas en casi todos ellos, efectuar cálculos, localizar una posición mediante GPS, escuchar música, etc. Todas estas operaciones se realizan con un dispositivo que pesa poca más de 100 gr., cabe en la palma de la mano y cuesta entre 100 y 800 euros, dependiendo de sus prestaciones.

¿Cómo ha sido posible llegar a este grado de desarrollo tan asombroso?

Un sistema de telefonía móvil consta de dos partes: el teléfono o terminal y la red de comunicaciones que permite la interconexión entre ellos. En este artículo repasaré brevemente la historia de esta tecnología, describiré el propio teléfono, cómo es su estructura interna, cuáles son sus propiedades esenciales y finalizaré con la situación actual del mercado de la telefonía móvil. Posteriormente, en otro artículo, analizaré el funcionamiento de las redes de telefonía móvil.

1. Una breve historia de la telefonía móvil

Desde el punto de vista histórico, la tecnología móvil es muy reciente, ya que el primer teléfono que puede calificarse de móvil se fabricó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército de los EEUU resolvió el problema de las comunicaciones a distancia sin hilos mediante el equipo Handie Talkie H12-16. Estos equipos se emplearon también para comunicaciones civiles a finales de los años 40, comercializados por la Bell Telephone, aunque de móviles tenían únicamente el nombre, ya que eran enormes y pesados por lo que su uso estaba prácticamente limitado para llevarlos en automóviles.

El primer teléfono móvil propiamente dicho es del año 1984, cuando Motorola presentó oficialmente el DynaTAC 8000X. El teléfono pesaba cerca de 1 kg, tenía un tamaño de 33 x 4,5 x 9 centímetros y su batería duraba ocho horas en espera o una hora de comunicación. El tiempo de recarga de la batería era de 10 horas y costaba 4.000 $ de 1984 (~10.000 € de 2016). A pesar del coste tan elevado, se vendieron cerca de 300.000 unidades en menos de un año.

Motorola Dyna TAC 8000x, con su diseñador, Martin Cooper.

Durante los años 90, la tecnología evolucionó muy rápidamente y en poco tiempo los teléfonos móviles aumentaron espectacularmente sus prestaciones, al mismo tiempo que se redujo su tamaño y peso. De esos años es uno de los móviles más célebres, también de Motorola, el Micro TAC, que incorporó un diseño innovador, mediante el cual el altavoz se recogía sobre el teclado.

Entre finales de los años 90 y el comienzo del siglo XXI, el dominio del mercado correspondió al fabricante finlandés Nokia, que llegó casi a monopolizar el mercado de los móviles baratos y de reducido tamaño durante más de una década. Uno de sus productos más populares y vendidos fue el Nokia 3210, que se muestra en la siguiente figura junto con el Motorola Micro TAC y el primer iPhone:

Izquierda: Motorola Micro TAC, el dominador de la telefonía móvil de los años 90. Centro: Nokia 3210. Derecha: el primer iPhone

Simultáneamente al éxito arrollador de Nokia, aparecieron en el mercado una multitud de nuevos fabricantes: Blackberry, Samsung, Sony Ericsson, HTC, Alcatel, LG, etc.

La auténtica novedad del sector llegó el 9 de enero de 2007, hace ahora diez años, cuando Steve Jobs presentó el iPhone, un terminal que revolucionó por completo la industria de las telecomunicaciones, inaugurando la era de los teléfonos inteligentes (smartphones) [1]. El dispositivo contaba con una pantalla táctil de 3,5 pulgadas que cubría todo el frontal del terminal, diseño que ha inspirado la práctica totalidad de los modelos posteriores y que ha llegado hasta nuestros días, ya que casi todos los teléfonos móviles que se comercializan en la actualidad reproducen la idea del iPhone original. Este es el vídeo (en inglés, con subtítulos en castellano, que hay que activar) de la presentación que hizo Steve Jobs el 9 de enero de 2007:

Con diez años de perspectiva, quizás lo más notable del iPhone es el hecho de que el modelo original era conceptualmente perfecto. Los automóviles tuvieron que evolucionar durante casi 40 años hasta que se fabricaron en la configuración que conocemos hoy. En su primer intento, Apple logró encontrar la encarnación perfecta del smartphone moderno, la forma estándar del teléfono inteligente tal y como la conocemos hoy en día. La llegada del primer iPhone marcó una frontera nítida: en la actualidad, no es sólo que casi todos los adultos en el mundo desarrollado tengan un teléfono inteligente en el bolsillo; es que en la actualidad, casi todos los adultos en el mundo desarrollado tienen un ordenador personal en el bolsillo.

La llegada de los smartphones supuso la práctica desaparición de los dominadores del mercado de los años anteriores: Motorola fue adquirida por el fabricante asiático Lenovo, Blackberry prácticamente ha dejado de existir, Nokia continúa sin levantar cabeza, etc.

Los smartphones, dispositivos táctiles con la pantalla ocupando todo el frontal, han revertido la tendencia en la reducción del tamaño, debido a que incorporan pantallas que los hacen parecer ordenadores en miniatura, tal y como muestra la siguiente figura:

Evolución del tamaño de los teléfonos móviles desde la aparición del Dyna TAC 8000x, hasta nuestros días

2. Dentro de un teléfono móvil

Un teléfono móvil incorpora en su reducido espacio un altavoz compacto, un micrófono, un teclado, una pantalla de visualización, una antena (que en los móviles actuales ya no se ve) y una placa base que incorpora numerosos circuitos integrados, microprocesadores que hacen de cada teléfono un ordenador en miniatura. Cuando se conecta a una red inalámbrica, este conjunto compacto de tecnologías permite hacer llamadas telefónicas o intercambiar datos con otros teléfonos y ordenadores de todo el mundo. Los componentes funcionan con un consumo de energía eléctrica mínimo, de manera tan eficiente que una minúscula batería puede alimentar el teléfono durante 24-72 horas, en promedio.

De todos esos componentes, el que hace posible obtener las prestaciones tan asombrosas que tiene es la placa base, donde se insertan los microprocesadores que hacen posible realizar todas las funciones señaladas. Con toda seguridad, el gran número de circuitos integrados incorporados en un espacio tan reducido es el principal avance tecnológico que incorpora el teléfono móvil. En la imagen siguiente se puede ver el anverso y el reverso de la placa base de uno de los móviles de mayor éxito comercial en el mundo, desde que se presentó en el mercado en marzo de 2013: el Samsung Galaxy S4. Los dispositivos posteriores a este modelo disponen de procesadores más rápidos y con mayor capacidad, pero la estructura y disposición de componentes es muy similar a la mostrada en la imagen:


Imagen del anverso (superior) y el reverso (inferior) de la placa base de un teléfono Samsung Galaxy S4. Los cuadrados rebordeados en diferentes colores son los distintos microprocesadores (circuitos integrados) que incorpora. En la parte izquierda de la imagen se identifica el fabricante de cada microprocesador y la función que desempeñan. Fuente:
Inside the Samsung Galaxy S4 Smartphone.

 El corazón del teléfono móvil son los circuitos integrados que hacen posible realizar todas y cada una de las funciones descritas en el párrafo anterior; entre ellos destaca el procesador (Samsung Eynos 5410), que es la unidad de control del dispositivo, lo que en los ordenadores portátiles y de sobremesa se denomina la CPU (Control Process Unit), se aprecian también los chips de memoria, los dispositivos que controlan las señales de audio y vídeo, etc. Todos y cada uno de esos chips son circuitos integrados que incorporan en su interior cientos e incluso miles de millones de transistores, fabricados mediante las tecnologías microelectrónicas que se usan para la fabricación de los microprocesadores de los ordenadores personales, de la tecnología aeronáutica o de defensa.

La tecnología de los teléfonos móviles constituye hoy en día el principal impulsor de la industria electrónica, papel que desempeñó en otros tiempos la industria militar con sus sistemas de armas tales como radar, misiles, sistemas de visión nocturna, etc.

Uno de los aspectos singulares que llama la atención de la imagen anterior es que en un mismo teléfono están incluidos chips de marcas que rivalizan en el mercado mundial: Samsung e Intel compiten en el mercado de los circuitos integrados (Intel es el primer fabricante, Samsung el segundo), lo cual pone de relieve una característica de esta industria: la rivalidad entre marcas, unida a la colaboración en determinadas áreas tecnológicas.

Asombra que tal concentración de alta tecnología tenga unos precios más o menos asequibles, lo que se debe a la gigantesca economía de escala que genera la industria de la telefonía móvil. El año pasado 2016, las diez primeras empresas del sector facturaron por valor de más de 1.200 millones de euros.

3. La industria del teléfono móvil en la actualidad

El mercado del teléfono móvil está dominado por dos grandes fabricantes: Apple y Samsung, seguidos cada vez más de cerca por fabricantes chinos como Huawei, Lenovo y Xiaomi. El futuro de una tecnología que evoluciona tan rápidamente es imprevisible. Ya están en el mercado los teléfonos con protocolo de comunicaciones 4G y la tecnología 5G estará en el mercado en muy pocos años. La tabla muestra como fue el reparto de la “tarta” del mercado mundial en 2015:

Cuota de mercado de los diez primeros fabricantes de teléfonos móviles en 2015. Lenovo adquirió Motorola a principios de 2014 a su anterior propietario, Google. TCL-Alcatel fue creada en agosto de 2004 como una alianza comercial (joint venture) entre Alcatel-Lucent de Francia y TCL Mobile Limited de China.

La evolución de la tecnología microelectrónica ha sido vertiginosa en las tres últimas décadas. Lo que a comienzos de los años 80 era una curiosidad tecnológica, con un futuro más que incierto, se ha convertido en una realidad que ha modificado nuestros hábitos de vida cotidiana. Al finales de 2016, se estimaba que en el mundo había ya tantos móviles como habitantes tiene el planeta, con un número de smartphones cercano a los 4.000 millones de unidades y las previsiones para 2020 sitúan la cifra de líneas móviles cerca de los 9.000 millones. En la práctica totalidad el planeta, el teléfono móvil se ha convertido en un objeto de uso cotidiano, tan presente como el automóvil e incluso más.
_________
[1] En el acto de presentación del iPhone, el día 9 de enero de 2007, Steve Jobs pronunció estas palabras: “Así que, tres cosas: un iPod de pantalla ancha con controles táctiles, un revolucionario teléfono móvil y un innovador dispositivo de comunicaciones por Internet. Un iPod, un teléfono y un comunicador de Internet. Un iPod, un teléfono ¿lo tienen? Estos no son tres dispositivos separados, ¡este es un único dispositivo!, y lo llamamos iPhone

]]>
2017-01-20 07:00:04
<![CDATA[Punto de Fisión - Humor Supremo]]> El Tribunal Supremo ha condenado al cantante de Def con Dos, César Strawberry, por unos tuits en los que ofende a las víctimas del terrorismo. O a las víctimas, así, en general. Podían haberle condenado por cantar mal, por afeitarse poco o por no saber llevar sombrero, pero de momento el Supremo se ha ceñido a su actividad como humorista fracasado. Tampoco se trata de darles ideas para abrir nuevos horizontes judiciales, sobre todo en un país que se supera día a día en el difícil arte de vulnerar los derechos elementales, inventar nuevos delitos e ignorar los auténticos. Tal y como anda el kilo de cárcel en España, sale mucho más barato atracar un banco que reírse de una matanza o publicar una gracieta penosa; no digamos ya desmantelar una caja de ahorros, estafar a los contribuyentes o robar dinero público a espuertas, que eso sale gratis.

Entre la añoranza de los GRAPO, el videojuego con la pelea entre Ortega Lara y Eduardo Madina o el roscón-bomba que iba a enviar a La Zarzuela, hay que reconocer que los chistes de Strawberry no tienen ni puta gracia, pero, hasta hace dos días, ser un patán y tener mal gusto no eran constitutivos de delito. En Tele5 van a tener que andarse con mucho ojo. Por lo visto, el problema de los tuits no es que no fueran graciosos sino que enaltecían el terrorismo de ETA y del GRAPO, y se mofaban de las víctimas. Vaya por Dios. Si Strawberry se hubiera limitado a reírse de las víctimas correctas, como hace la justicia española a diario y el gobierno semanalmente, no sólo le habrían absuelto sino que muy probablemente le habrían colgado una medalla.

Antes de ayer, el gobierno bordó uno de sus mejores chistes negros al afirmar que el Valle de los Caídos no era un monumento de exaltación franquista. Ayer la Fundación Francisco Franco afirmó que su superhéroe favorito, alias Paca la Culona, era “la antítesis de Hitler”. Una antítesis con bigote que le ayudó a ganar la guerra y a hincharse a masacrar españoles. Puede que se refieran a que Hitler era más alto o a que no gastaba voz de pito ni un culo de media tonelada. Quizá orinarse en los familiares de las víctimas apenas habría sido un poco más fuerte como humillación que estas gilipolleces pero eso es algo que ya han hecho también, metafóricamente, otros célebres cómicos de derechas, como Pablo Casado o Rafael Hernando.

A diario nos llueven encima docenas de tuits, discursos en facebook y comentarios en foros de internet que no sólo humillan a las víctimas correctas sino que profieren insultos y amenazas de muerte de lo más explícito. Sin embargo, la fiscalía está muy ocupada intentando empurar por quinta vez al concejal Zapata por sus lamentables mofas sobre el Holocausto o rastreando chistes viejos sobre Carrero Blanco. El Tribunal Supremo está muy ocupado intentando delimitar los límites del humor. Concretamente, del humor negro. La línea nunca estuvo muy clara, pero ya cae dentro del código penal. Hay que aprovechar ahora que todavía puede uno cagarse en los muertos de media España, incluso plantando una mierda en mitad de la calle del tamaño de la Fundación Francisco Franco. Probablemente es que muchos no le hemos pillado todavía la gracia a lo de tener a los muertos enterrados por ahí, en las cunetas. Se llama Humor Supremo.

]]>
2017-01-20 06:19:28
<![CDATA[El desconcierto - El candidato de Rajoy en las primarias del PSOE]]> Se comenta mucho, en la recién estrenada carrera electoral de las primarias socialistas, sobre el apoyo de éste o aquel viejo líder del PSOE a uno u otro candidato que, claro está, siempre es negado por los mismos interesados. Pero, curiosamente, de lo que no se habla es del candidato de Rajoy para dirigir el rumbo del socialismo español. Que es tanto como decir su propio rumbo puesto que hoy ningún gobierno del PP puede sostenerse si no cuenta con el nihil obstat de Ferraz. No hay nadie, salvo los propios militantes que pueden votar, tan concernido como el presidente del Gobierno. Tanto que del posible resultado de esta consulta interna cabe que se vea obligado a salir de la Moncloa. Porque el dilema real de este proceso electoral no es Susana, Patxi o José Luis, sino el sí o el no a Rajoy.

Hay un candidato en vísperas de presentarse que, por supuesto, es rechazado por el presidente del Gobierno, que no lo sería si aquel no hubiera sido defenestrado por la minoría burocrática que defiende la gran coalición con el PP. Quizás éste coup de force ha sido pan para invierno, calculan los estrategos de la derecha, y hambre para la primavera. Porque no ven nada fácil que las airadas bases del PSOE, muy contrarias a ir a remolque del PP, avalen ese implícito sí a Rajoy que le piden quienes lo impusieron manu militari a espaldas de los militantes. Confían en la cabeza siempre bien amueblada de Rubalcaba para que las primarias no se desborden, pero el voto es siempre un riesgo. Es bien sabido: Dios propone, el aparato dispone, las bases descomponen. El problema de González y Rubalcaba es que tienen que pasar por las horcas caudinas de las primarias.

A Rajoy, como la canción, le da igual que sean guapos o feos, altos o bajos, gordos o flacos, con tal que encaucen el voto militante hacia el sí a su persona. Su candidato es, lógicamente, el candidato del aparato con independencia de que lleve pantalones o no. Tal y como están las cosas, en cuanto Sánchez anuncie su candidatura vería necesaria una bicefalia en la que un candidato aparatero fuese el líder del partido y el otro candidato a la Moncloa, Todo antes que  se divida el voto del sí a Rajoy frente al voto del no a Rajoy del candidato de las bases. Esta sugerencia del gestor Fernández en The Huffington Press, por venir de la voz de su amo, ha debido ser bastante bien acogida en una Moncloa extraordinariamente preocupada de que su inquilino actual dependa de los votos del sí a Rajoy en las primarias socialistas.

No le ayuda nada al candidato de Rajoy que la campaña electoral vaya a coincidir con la negociación de los Presupuestos de los recortes. Comprenden bien que no pueda perder la careta de izquierda votando estas negras cifras que condenan a la miseria a millones de españoles, pero su obligación es aprobarlos con el menor coste político posible. Operación difícil a la vista del elevado precio que exige el PNV, el único grupo que puede ayudar al PP a mal sacarlos adelante, que incluye junto al Cupo aquellas viejas reivindicaciones vascas sobre la transferencia de las competencias penitenciarias. Este trilema de Rajoy es muy complicado: ¿cómo combinar echar una mano a su candidato en el PSOE a la vez que satisfacer las exigencias del PNV sin molestar a la derecha extrema anidada en el PP en espera de tiempos mejores?

Contexto económico que se agudiza, además, con el derecho de pernada que gozan las eléctricas que hacen su agosto en este frío enero. Si actúan como actúan se debe a que Aznar reconoció una deuda– rechazada por todos los gobiernos de Franco y González– y Zapatero la remató titularizándola. Amén de los socialistas y populares que rotativamente se apoltronan en los bien mullidos sillones de los Consejos de Administración de las empresas de energía. Unido a que  tanto el PP como el PSOE convierten a los bancos en juez y parte, a la hora de la devolución de las cláusulas suelos al millón y medio de españoles estafados por la banca, el panorama no puede ser más perjudicial para el candidato del sí a Rajoy. Ese sí es un sí a la orgía de beneficios sobre las espaldas de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

La derrota del candidato de Rajoy recuperaria la posibilidad de una alternativa progresista que no fue posible ahora hace un año, dado que nadie defendería ya la incorporación de Ciudadanos, reconvertido hoy en satélite del PP, facilitando por tanto el acuerdo con Podemos en torno a un programa, una coalición y un líder socialdemócrata. Ahora que la gran coalición fracasa hasta en Alemania y no digamos en el parlamento europeo, donde la derecha le ha birlado la cartera a los socialistas. El llamado modelo portugués, que funciona en Lisboa, podría funcionar igualmente en Madrid. Nunca hay ninguna oposición útil cuando se renuncia, por imperativo de los poderosos, a un gobierno útil como el que ahora mismo volvería a reaparecer si el candidato del no a Rajoy, tras tantos mimos del PP al candidato del sí a Rajoy, ganase las primarias.

]]>
2017-01-20 05:30:07
<![CDATA[Estación Término - La ley de eutanasia entra en el Congreso]]> Fernando Pedrós
Periodista, filósofo y miembro de Derecho a Morir Dignamente (DMD)

Ayer, varias diputadas del grupo parlamentario de Unidos Podemos presentaron al país y registraron en el Congreso la ‘Proposición de Ley Orgánica sobre la eutanasia’. Se esperaba, aunque no con tanta prontitud. Ya en el programa electoral de finales de 2015 la formación política Podemos había adelantado su intención de defender la autonomía de la persona en los momentos últimos de la vida y la voluntad política de diseñar una Ley de Libre Disposición de la Propia Vida. Y esa defensa y propuesta llegó ayer y con voluntad eficaz entró en el Congreso.

Hay que considerar la proposición de ley como un buen paso en la línea de liquidar la figura del homicidio como interpretación de la eutanasia y, por tanto, la derogación del artículo 143 del Código Penal, que tipifica la eutanasia como una modalidad de homicidio y priva a un enfermo cuya existencia le es insoportable el poder solicitar la ayuda del médico para morir. Nuestro país podía haber tenido hace años una ley al estilo de la que ahora se presenta, pero hemos tenido que llegar a estas fechas para empezar a hablar en serio de las conductas eutanásicas. Y solo si el Congreso da vía libre al proyecto de ley presentado y comienza un debate formal en sede parlamentaria de la cuestión eutanásica. Todo dependerá de la tarea común de los grupos parlamentarios que acepten un contraste franco de opiniones, una deliberación constructiva en busca de un consenso acerca de la libertad del ciudadano para decidir sobre su muerte, que es la etapa más crítica de su vida.

La tarea de saber escuchar un clamor

En este momento habría que recordar un mensaje que hace unos años se repitió constantemente: ‘no nos representan’. Aquel grito no era una guerra antisistema sino una protesta contra la incoherencia de un sistema político hecho para representar a la ciudadanía a la que de hecho no representaba, y un caso claro de esta incoherencia ha sido –hasta ahora– el de la postura ante la libertad de disponer de la propia vida. Cuando un 75 por ciento de españoles estaba por una ley de eutanasia, en el Congreso solo un escaso número de diputados escuchaba ese clamor y presentaba iniciativas y propuestas de reforma del artículo 143 del Código Penal, mientras que la gran mayoría de los representantes del pueblo se declaraban contrarios –con un ‘no’ o con su silencio– a una ley que permitiera disponer de la propia vida y recibir ayuda para morir. Y todavía había quien en sede parlamentaria cínicamente afirmaba que “no había demanda social”.

Se podían mencionar episodios pasados bastante numerosos sobre los sinsabores de la eutanasia fuera y dentro del Congreso, pero ahora lo que urge es que los partidos se comprometan a un diálogo parlamentario para poder sacar adelante la voluntad libre de los ciudadanos en situaciones de malestar trágico. No obstante, quiero recordar un resumen de las escenas que se vivieron en 1995 con la reforma del Código Penal y en concreto del artículo 143, que penaliza las conductas eutanásicas. El texto del artículo fue presentado por el gobierno socialista. Hubo, sin embargo, dos posturas radicalmente enfrentadas: la de Federico Trillo (PP), que solo aceptó la rebaja de penas por la eutanasia activa, y la de Diego López Garrido (IU), que pedía su despenalización absoluta. Frente a la afirmación del diputado López Garrido de que existía consenso social y margen constitucional para la despenalización, Emilio Olavarria (PNV) dudaba de tales afirmaciones, a pesar de la evidencia de los valores constitucionales y de que recientemente el Centro de Investigación de la Realidad Social (CIRES), en encuesta de junio de 1995, daba que el 63 por ciento de los españoles estaba a favor de la eutanasia activa. Carmen del Campo, diputada del PSOE, defendió una posición tímida e intermedia de su grupo. En breve, solo IU asumía una redacción del artículo en litigio acorde con la enmienda que había presentado la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD). Tras 21 años de esta situación parlamentaria habrá que esperar que esta ausencia de diálogo y de consenso parlamentario no se repita y no añadamos a la crónica de la eutanasia en España una nueva ocasión perdida.

Las miradas sin duda ahora estarán puestas en el comportamiento del PSOE, partido con un buen número de escañaos a sumar. En su último programa electoral decían que, de haber un consenso al respecto, abrirían el debate sobre la eutanasia. No es que tengan que hacerlo, el debate está ya abierto. Y ojalá que este lleve al convencimiento –como ha ocurrido en otros países– de que esa persona que solicita ayuda para morir es un sujeto reflexivo, que se lo ha pensado más de una vez, que vive una situación de deterioro físico o psíquico, que percibe su situación como insoportable e irreversible de modo que la muerte es la solución racional de su existencia. Su decisión es madura, racional, y nadie, ni una creencia religiosa ni el Estado, tiene potestad para infligirle un mal ni tampoco obligarle a continuar su vida si la considera un mal y quiere liberarse de ella.

]]>
2017-01-19 19:09:44
<![CDATA[Tomar Partido - El “fontanero” de Berlusconi en Bruselas, nuevo presidente de la Eurocámara]]> La ciudadanía europea tiene muchas razones para estar preocupada. El mismo día en el que la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, anunció un Brexit “duro” y xenófobo, con el cierre de fronteras y salida del Mercado Único y la Unión Aduanera Común. Una mayoría neoliberal en el Parlamento Europeo formada por el Partido Popular (PPE), Liberales (ALDE) y Conservadores (ECR) han propiciado la elección de Antonio Tajani como presidente de la cámara, asegurando de esta forma que las tres instituciones de la UE estén controladas por los populares.

Antonio Tajani, conocido como el “fontanero” de Berlusconi en Bruselas, ha sido eurodiputado del Partido Popular Europeo (PPE) desde 1994, salvo en el periodo entre 2008 y 2014 en el que fue miembro de la Comisión Europea. Contribuyó a la fundación del partido Forza Italia de tinte ultra-conservador liderado por Berlusconi que mantuvo durante años acuerdos de gobierno con la extrema derecha de la Liga Norte y los postfascistas de Alianza Nacional. No sabemos si desde su recién estrenado cargo de presidente de la Eurocamara, Tajiani se entenderá también con sus antiguos socios políticos agrupados en el grupo de la Europa de las Naciones y la Libertad (ENF) liderados por Marine Le Pen. Así mismo, Tajani nunca se desmarcó de Berluconi y su legado, hasta el punto de no condenar las acusaciones contra su ex-jefe por corrupción, abuso de poder, incitación a la prostitución de menores y subversión del orden democrático, ni siquiera cuando Berlusconi fue condenado por delito de fraude fiscal en el llamado “Caso Mediaset”.

Podemos decir que Tajani es parte del ala más dura del partido popular europeo, enemiga de los derechos y libertades en especial de las mujeres y de colectivos LGTBI. En este sentido, el nuevo presidente de la Eurocámara nunca se ha retractado por sus declaraciones homófobas o su constante ataque a los derechos de las mujeres, afirmando que “hijos de parejas del mismo sexo sufren, con certeza, problemas psicológicos y experimentan dificultades para ser aceptados socialmente” como ha denunciado, entre otras, ILGA-Europa – la federación Europea de Asociación Internacional de Lesbianas, gays, Trans e Intersex – un paraguas de 490 ONGs de 45 países europeos

En este sentido, Tajani votó en contra de la Estrategia de la UE para la igualdad de género 2015-2020 y ha mostrado su constante oposición al aborto y a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Es además uno de los firmantes del manifiesto “One of Us” que defiende la definición del individuo “desde su concepción hasta su muerte natural” y promueve los valores de “vida, familia, maternidad y matrimonio”.

Como comisario europeo encargado de la reglamentación de la industria automovilística, Tajiani ignoró todos los avisos sobre el #Dieselgate, el fraude en las emisiones contaminantes de las grandes multinacionales como Volkswagen y Fiat entre otras pero además pidió una moratoria reglamentaria en 2012 que tuvo repercusiones en la Dirección General de Empresas de la Comisión Europea, contribuyendo a una ralentización de la actividad legislativa.

En 2015, se descubrió que los vehículos diésel de Volkswagen fabricados en la UE contenían dispositivos manipulados que, en condiciones de laboratorio, limitarían la emisión de óxidos de nitrógeno nocivos, contaminantes que en 2015 causaron unas 75.000 muertes prematuras en Europa.

A medida que la investigación sobre el asunto Dieselgate se profundiza tanto en el país de origen de Volkswagen (Alemania) como en el de la UE, el papel de la Comisión Europea en el escándalo se está poniendo de manifiesto. Diferentes documentos revelan el intento ilegal de la Comisión Europea, concretamente de la Dirección General Empresa de demorar la aplicación de las normas de emisiones de la UE para los coches diésel en un intento de ayudar a la industria a ahorrar dinero. Tajani debería dar cuenta ante el comité de investigación del Parlamento Europeo (EMIS), en tanto recién elegido presidente de la Eurocámara, despejando cualquier duda sobre el posible papel en el escándalo y la falta de voluntad política de la Comisión para impulsar a tiempo una normativa para cumplir con los límites de emisión.

En algunos medios se han referido al nuevo presidente del Europarlamento como un amigo de España, yo creo que es bueno no confundir España con Rajoy, el Partido Popular y las multinacionales españolas. De hecho, Tajani intercedió a favor de los intereses de las grandes empresas cuando fue comisario, como por ejemplo, en el conflicto entre Sacyr y Panamá por los sobrecostes del Canal. Pero es bueno diferenciar entre los intereses privados de las grandes corporaciones y los intereses de los trabajadores. Un matiz muy importante, más aun teniendo en cuenta el reciente estudio de Oxfam según el cual la concentración de capitales y la desigualdad se han agudizado en 2016. Hasta tal punto que ocho personas concentran en sus manos el equivalente a la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial. España sigue siendo el segundo país de la UE en donde más ha crecido la desigualdad desde que estalló la crisis, tan solo detrás de Chipre y 20 veces más que el promedio europeo. El 10% de los españoles más ricos concentran ya más riqueza (un 56,2%) que el resto de la población. Y mientras la fortuna de los tres más ricos aumentó en un tres por ciento, “el 30% más pobre del país perdió un tercio de la suya”.

Tajani, en definitiva, sabemos que representará los planes del Partido Popular Europeo y de las élites, pero la incógnita es cuál será el papel del grupo socialista europeo, si están dispuestos a romper con los conservadores y neoliberales o bien reeditan la Gran Coalición. Los deseos de Tajani son claros: “Yo creo que después de la votación podremos volver a trabajar juntos.” Tendiendo la mano al grupo Socialista “en aras de la estabilidad en la Cámara” con la intención de mantener la alianza que ha gobernado el Parlamento durante los últimos años, y que por el momento solo se ha roto formalmente por una disputa de sillones entre populares y socialistas. La primera oportunidad de desvelar esta incógnita y saber realmente el alcance de la erosión de la Gran Coalición, será la posición de los socialistas el 15-16 de febrero cuando se votará el Acuerdo Económico y Comercial con Canadá (CETA) que supone un peligro para la democracia, los servicios públicos y los derechos laborales.

El tono histriónico, teatral, machista, xenófobo e irrespetuoso de Berlusconi conectó a la perfección con el alto desprestigio de la política entre la sociedad italiana tras la ruptura del sistema de partidos tras el “Tangentópolis” italiano. Su secreto no era otro que presentarse como un “no-político”, como un empresario triunfador, un gestor, reflejo de las aspiraciones sociales del italiano medio. No sabemos si Tajiani representará el papel histriónico de Berlusconi desde la tribuna de la presidencia del Parlamento, lo que parece fuera de toda duda es que su elección supone un nuevo giro hacia la derecha del conjunto de las instituciones europeas que cada vez se acercan más en formas y en contenido a esa extrema derecha en auge en Europa. En lugar de plantear contrapropuestas para combatir estos discursos excluyentes, los partidos del establishment están aceptando el terreno de confrontación que propone la extrema derecha, asumiendo así buena parte de sus postulados. De esta forma y en última instancia, normalizan ese discurso y legitiman el espacio político que conjuntamente van generando. Es lo que en Francia se conoce desde hace años como “lepenización de los espíritus” y puede que a partir de ahora también se pueda hablar de una Berlusconización de la política europea.

]]>
2017-01-19 13:00:04
<![CDATA[Posos de anarquía - PSOE reniega de la lucha en la calle]]> Andalucía está en pie, ha dicho basta. La Sanidad andaluza, esa que la presidente Susana Díaz ha calificado como “la joya de la corona”, es un auténtico despropósito, tanto para l@s profesionales que trabajan en ella como para l@s pacientes. Una Sanidad en la que la que te confirman por correo postal la cita para una prueba diagnóstica -con no menos de dos o tres meses de espera-, donde esas pruebas diagnósticas se derivan a la Sanidad privada, donde los médicos son penalizados cuando superan cupos impuestos de recetas y de derivaciones a especialistas, donde hay lugares en los que hay 11 kilómetros entre especialistas… no parecen ser suficientes para que la marea blanca salga a la calle.

Susana Díaz asegura que los miles y miles de andaluces que salieron a la calle hace unos días reclamando una Sanidad pública de calidad estaban manipulados por el PP, Podemos e IU. Olvida la aspirante a Ferraz que ya en verano el ala izquierda del Parlamento andaluz (IU y Podemos) reclamó un pleno de urgencia para abordar el caos sanitario que se produce cada verano, denunciado por los propios sindicatos, con más de una decena de pacientes por enfermera, por ejemplo. Entonces, Díaz miró para otro lado, tampoco admitió la gravedad ni vio la urgencia.

Ahora, aún cuando esta propia marea blanca ha conseguido paralizar la fusión de hospitales en Granada, vuelve a desviar la vista del problema, renegando de la que antaño fue una de las esencias del PSOE, que es la lucha en la calle. La prueba de fuego que esgrime para hablar de manipulación es que la portavoz del PP en la Diputación de Sevilla, Virginia Pérez, alentó por carta a sus concejales para que difundieran y acudieran a la manifestación.

Este argumento, que según ella es el motivo para que decenas de miles de andaluces manipulad@s salieran a la calle a protestar, es reproducido como autómatas sus compañeros de partido, como ayer sucedió en la presentación de la campaña contra el copago que presentó en Rincón de la Victoria (Málaga) el portavoz socialista de Salud en el Parlamento de Andalucía, Francisco Vargas.

Si usted realiza una búsqueda en internet, no le costará en contra ejemplos de cómo los socialistas han convocado a todos sus concejales en múltiples protestas. Y los que somos de izquierdas, nunca pensamos que eso fuera manipular, sino movilizar en pos de una causa que, esté o no de acuerdo con ella, la formación consideraba justa.

A Susana Díaz no le gusta la movilización cuando viene de su oposición y, además, le saca los colores. Entiendo que le reviente que el PP sea uno de los que le sacan las vergüenzas, porque si algún partido ha desmantelado el Estado de bienestar ese ha sido el de Rajoy. A pesar de ello, renegar de la calle, renegar de la marea blanca y ningunearla delata la verdadera naturaleza de la presidente andaluza: ladina, sibilina, ruin. Ella, que estuvo en el epicentro de la conspiración de aquel sábado negro del PSOE, que inició la implosión que hoy sufre el PSOE para decepción y desconsuelo de su propia militancia.

Susana Díaz cierre el bucle: hace mucho tiempo ya que el PSOE y sus políticas traicionaron a los votantes de izquierdas, posteriormente esa deslealtad se extendió a su seno y ahora, con este desprecio a la movilización y la manifestación, vuelve a tracionar a la calle.

]]>
2017-01-18 08:49:24
<![CDATA[Rosas y Espinas - El error de Patxi]]> Ha saltado Patxi López a las primarias congresuales del PSOE admitiendo que otorgar la abstención a Mariano Rajoy fue un error. Le ha quedado tan bonita la frase que se ha olvidado de sugerir que, para subsanarlo, promoverá en cuanto obtenga la secretaría general una moción de censura contra el gobierno del PP. La aritmética parlamentaria se lo permite si cuenta con los apoyos de Unidos Podemos y de los nacionalistas. Pero eso ni se le pasa por la cabeza.

Los más conspicuos pensadores de este país andan diciendo que la candidatura de Patxi López no es más que una maniobra de Alfredo Pérez Rubalcaba para neutralizar las aspiraciones del peligroso bolchevista Pedro Sánchez, admirado entre las élites revolucionarias por su pacto con el Che Rivera y su parlamentario a la reforma del artículo 135 de la Constitución.

Aun sin moción de censura anunciada o prometida, Patxi López se ha apresurado a proclamarse timonel del futuro giro del PSOE a la izquierda. “Tenemos que ser una izquierda exigente, no un analgésico de la derecha”, ha dicho. O sea que el PSOE de hoy es un analgésico de la derecha, un supositorio de enormes dimensiones ideológicas metido en el culo de los socialistas y los obreros.

La capacidad de autocrítica es una virtud muy cómoda cuando no viene acompañada de rectificación, que es lo que le pasa a este Patxi que gobernó Euskadi con el PP y otorgó con su abstención el poder al partido de ese señor del que Bárcenas apenas habla. Por responsabilidad democrática, este Patxi es cómplice de aupar a Moncloa al jefe de una organización delincuencial que alimenta nuestros juzgados con una media de dos o tres imputados por día. Prefiero a los demócratas irresponsables, a fuer de ser sincero.

Quizá Patxi López hubiera sido un buen candidato si hubiera mantenido su no es no y no hubiera instado a Pedro Sánchez a abandonar su escaño en el Congreso. Ahora solo parece un analgésico –usando sus propias palabras– para paliar el dolor de cabeza de un PSOE descabezado.

La historia del PSOE democrático y de sus líderes ha consistido en un via crucis de renuncias. Felipe González renunció al marxismo y al no a la OTAN; José Luis Rodríguez Zapatero aun anda llorando su boabdiliana reforma del artículo 135 junto al PP; Pedro Sánchez usó el confesionario de Jordi Évole para decirle a España que le obligaron a desechar un pacto con Podemos y los nacionalistas. Y en este plan.

El PSOE ha hecho de la renuncia su ideología, su programa electoral oculto. Por eso ahora suena tan falso el presunto giro a la izquierda que promete Patxi López.

Se dice que los denominados barones andan aterrorizados con la idea de que surja una candidatura anodina y silvestre, como en su momento parecieron la de ZP (no olvidemos que se cargó a José Bono) o la de Pedro Sánchez. Y no les falta razón. Tanto ZP como PS o en su momento Borrell ganaron primarias no por méritos propios, sino por hastío de la militancia con sus aparatos. El militante socialista siempre votó novedad frente a seguridad o sentido de Estado, salvo cuando Rubalcaba, que enfrente tenía a una señora muy sospechosa de haber nacido en Cataluña y que tampoco era tan novedosa.

En esta ocasión, parece cantado que la candidatura de Patxi López evitará un nuevo desliz de la militancia hacia lo desconocido o lo incógnito. La maniobra está bien pensada para poner la venda analgésica antes que la herida. Si no fuera porque el PSOE es ya solo herida. Y eso no se cura con analgésicos, Patxi.

]]>
2017-01-18 07:39:25
<![CDATA[Crónicas insumisas - Felipe VI, Arabia Saudí y yihadismo]]> Pere Ortega, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Felipe VI de Borbón, rey de España, ha ido de visita a Arabia Saudí donde otra familia real gobierna. Esta visita se encuadra, como tantas otras que realizó su padre Juan Carlos I, como un viaje de negocios. Arabia Saudí, es un país con un enorme PIB, ocupa el 19 puesto en el ranquin mundial, íntegramente procedente de poseer las reservas mundiales de petróleo más importantes y entonces es comprensible que Felipe VI acompañe al sector empresarial español para intentar se consigan contratos con la petromonarquía saudí. Aunque lo que no es tan normal es la clase de gobierno que rige los designios de los sauditas.

Arabia Saudí, es bien conocido, que está regido por una autocracia familiar, la familia Saud, que al más puro estilo medieval musulmán se rige por la ley islámica. Se estima que no son menos de medio millar los familiares que dirigen todo el entramado del estado y ocupan la mayoría de puestos más importantes de la administración saudí. A modo de ejemplo, el actual rey, Salman bin Abdelaziz, que heredó el trono de su hermano mayor, aún tiene 42 hermanos que por orden de edad le sucederán en el trono. Pero lo llamativo de esta plutocracia, no es la dictadura con que se gobierna, donde todos los resortes del estado, ejecutivo, legislativo y judicial recaen sobre el monarca. Sino, que se trata de uno de los países más corruptos del mundo, así lo señala Transparency Internacional. Es bien conocido que cualquier negocio que se quiera llevar a cabo en ese país debe ir acompañado de substanciosas comisiones para los miembros de la familia real que interceden en todas las negociaciones, y numerosas son las investigaciones y juicios por corrupción en diversos países por esas causas.

Entre los presidentes y ejecutivos de empresas españolas que acompañaban a Felipe IV en la visita, se encontraban empresarios de ferrocarriles RENFE, CAF, Talgo, de constructoras OHL, Acciona, FCC y Sacyr, un grupo del sector electrónico; y por último, las más llamativas, un nutrido grupo de industrias militares, Navantia, INDRA, Sener y Arpa. Por si no se sabe, Arabia Saudí fue en 2015, el mayor comprador de armas del mundo y España un productor importante de estos artefactos. Sí que se sabe, que Arabia Saudí está inmerso en una guerra abierta en Yemen, donde intervienen sus tropas y su aviación bombardea a menudo ese territorio donde los rebeldes huzíes, de la rama chiita, se levantaron en armas contra el dictador Saleh.

Pero hay más cosas que insulta nuestra inteligencia. Arabia Saudí de la corriente sunita, denominada wahabismo, ha estado financiando al jihadismo, existen pruebas fehacientes de ello, y entre otras, a una de las corrientes más sectarias del Islam, los salafistas, a quienes les ha proporcionado recursos, armas y ha estado detrás de los grupos armados que actúan en la guerra de Siria contra el régimen de Al Asad, de la corriente chiita y apoyado por Irán. País con quien se enfrenta por la hegemonía militar en Oriente Medio en una carrera de armamentos que no presagia más que nuevos conflictos. Entre las múltiples acusaciones de financiar el yihadismo se encuentra el hecho de que 15 de los 19 terroristas que atentaron contra Estados Unidos el 11-S de 2001, eran sauditas.

A su vez, Arabia Saudí es un país denunciado por Amnistía Internacional y Human Rights Watch como uno de los mayores violadores de los derechos humanos, mujeres y trabajadores sin derechos, país donde homosexuales y lesbianas son condenados a muertes, un país donde todos los años unas 300 personas son ejecutadas.

Con ese tipo de país el Gobierno de España se va a hacer negocios, y entre otros intenta venderle cinco corbetas por un valor de 2.000 millones de euros que debe fabricar Navantia en las factorías de Cádiz y El Ferrol. Ventas de armas que según indica la Ley española que regula el comercio de armas deberían estar prohibidas, pues viola los criterios de la ley y de obligado cumplimiento que recoge de la Posición Común de la UE, y que prohíbe vender armas a países que participan en conflictos, donde se producen graves violaciones de los derechos humanos, así hasta ocho criterios. Y no sólo viola la Ley española y la Posición Común de la UE, también la del reciente Tratado de Comercio de Armas internacional aprobado en Naciones Unidas y que España ha ratificado.

Lamentable que la oposición política al gobierno del Partido Popular no levante la voz y diga que esas ventas son una ignominia. Lamentable es que los sindicatos obreros de Navantia y las otras empresas militares que buscan carga de trabajo en Arabia Saudí se olviden de la solidaridad de clase con los obreros de otros países que son masacrados con las armas que ellos fabrican. Lamentable que los alcaldes y gobiernos autonómicos donde están ubicadas esas empresas no busquen alternativas de conversión de esas industrias promoviendo estudios, junto a los sindicatos, colegios profesionales y demás instituciones para dejar de fabricar armas y pasen a la producción civil.

Sin duda se deben arbitrar medidas para erradicar el yihadismo terrorista y todos estaremos de acuerdo en que se debe actuar sobre sus causas. Pues una de ellas debería ser impedir la venta de armas a Estados como el de Arabia Saudí y otros similares de Oriente Medio. Armas que luego se utilizan en guerras causando mucho dolor entre la población civil, que es motivo de que muchos jóvenes se enrolen en las filas yihadistas.

Alcaldes, gobiernos autonómicos, sindicatos y movimientos sociales donde se ubican las fábricas de armas españolas que suministran armas a países de Oriente Medio ¿Cuál es una de las causas que promueve el terrorismo internacional?

]]>
2017-01-17 12:19:40
<![CDATA[Otra vuelta de tuerka - Podemos eres tú (feliz cumpleaños)]]>

Imagen relacionadaFuiste tú, vosotras, vosotros, los que hace tres años sumasteis en un día las 50.000 firmas para que siguiéramos avanzando. Fuiste tú quien compartía vídeos en Facebook, quien hablaba en los bares del chico de la coleta que salía en la tele. Fuiste tú quien discutía con su familia sobre si las cosas podían o no cambiar. Fuiste tú, que ya peinas canas, quien sintió una ilusión que no se sentía desde hacía más de 30 años. Fuiste tú, en Londres, en Berlín, en París o en Nueva York, la que se juntó con otros y otras exiliadas para comentar que algo pasaba en España y conjurarte con ellas y ellos para participar. Fuiste tú quien montó aquel círculo de barrio o de pueblo. Fuiste tú quien acudió a los primeros mítines. Fuiste tú quien la noche del 25 de Mayo se emocionó y hasta lloró… Y eso que no ganamos, aunque todos piensen que lo hicimos. Fuiste tú el que te inscribiste para participar en Vistalegre. Tú nos apoyaste y también nos criticaste. Fuiste tú quien llenó la puerta del Sol aquel 31 de enero. Fuiste tú quien fue a votar y quien creyó que Madrid y Barcelona podían abrazarse y respetarse. Tú fuiste Cádiz, A Coruña, Zaragoza, Valencia. Tú te indignaste y sentiste impotencia frente a la máquina del fango pero no te resignaste. Tú hiciste la remontada que nos llevó a los 5 millones de votos el 20D. Fuiste tú quien marcó el rumbo y quien nos dijo que no montamos Podemos para dar cheques en blanco a los de siempre. Fuiste tú quien masivamente votó unidad y confluencia. Y hoy seguramente eres tú, como la abuela Teresa, quien esta cansada de divisiones y de que hablemos demasiado de nosotras y nosotros mismos. Ayer nos viste en la comisión de defensa y no has dejado de decir en las redes que ese es el Podemos que te gusta. Hemos hecho algunas cosas mal pero no se te olvide que en Podemos, el poder lo sigues teniendo tú.

Feliz cumpleaños, militante; feliz cumpleaños, inscrita.

]]>
2017-01-17 11:49:31
<![CDATA[Punto y seguido - Hussein Obama y 8 años de una compleja relación con el islam político]]> El Hussein más poderoso de la historia, después de Hussein Ibn Ali, el nieto del profeta del Islam, traspasa el mando de la superpotencia a un “cristiano presbiterano dominical” que presume de ser anti musulmán. El nerviosismo entre los tres millones de musulmanes de EEUU, así como de otros 1.200 millones esparcidos por todo el mundo, es evidente. Pero, ¡tranquilos! En EEUU la política interna y exterior del “sistema” es independiente de la inteligencia emocional y del coeficiente intelectual de sus presidentes.

¿No fue durante la presidencia de Jimmy Carter, en 1978, cuando se creó a los monstruosos yihadistas afganos y Al Qaeda en el estratégico corazón de Asia Central para destruir a las fuerzas progresistas de la región y acorralar a la URSS? También fue “el sistema” quien en el mismo año elevó en el Vaticano al polaco Karol Wojtyla, un fundamentalista de derecha católica para cumplir la misma misión en Europa Oriental desde Polonia (¿y cuál es el papel del Papa Francisco?). Así, Washington no solo utiliza el fundamentalismo religioso para alcanzar sus fines estratégicos sino que fabrica líderes y grupos integristas en países donde la modernidad capitalista les había dejado sin aliento. Dichas sociedades estaban evolucionando hacia el laicismo y modernidad (que no la “occidentalización” como afirman los poco doctos).

Obama, el Gatopardo, estaba encargado de maquillar la imagen destrozada de EEUU por su antecesor. La letra pequeña de su discurso en la Universidad egipcia de Al Azhar, en 2009 así lo anunciaba: EEUU iba a seguir utilizando el islamismo (la derecha fundamentalista del Islam), marginando a los grandes partidos laicos y progresistas en decenas de países musulmanes. Así, para mandar un mensaje de “reconciliación” de EEUU con los “musulmanes”, en vez de acudir a un lugar neutral en un país como Indonesia-el principal país musulmán del mundo-, eligió la escuela del fundamentalismo sunnita de los Hermanos Musulmanes (HM), además de Egipto, el único país que había firmado la paz con Israel. Convencido de que los HM, al contrario de los al qaedistas, sabían guardar las formas, los utilizó en 2012 para abortar la Primavera de quienes en Egipto o Túnez exigían la democracia política y económica que no el regreso a la oscura Edad Media. Otro de sus ingeniosas políticas ha sido la creación del Estado Islámico (EI): ante el veto de Rusia y China a una intervención de la EEUU-ONU en Siria, el grupo apareció en Irak. A la vez que las televisiones mostraban sin pudor sus barbaridades ya firmaban curiosamente que el cuartel central del grupo estaba en Siria. Así Obama, sin la autorización del gobierno sirio ni de la ONU, consiguió intervenir en Siria (¡y objetivo conseguido, se acabaron las decapitaciones televisivas del EI!). Derrocar a los mandatarios laicos de esta región ha formado parte de la política de EEUU, instalando en su lugar regímenes religiosos.

Obama empezó su presidencia en 2009 bombardeando a países débiles pero estratégicos, que por pura casualidad eran “musulmanes”. La novedad que registró en sus acciones bélicas fue el uso de los drones, estos soldados que matan y no mueren; así no habrá madres como Cindy Sheehan que convirtieron la muerte de sus hijos soldados en protestas contra el militarismo. Los drones de Obama asesinaron a miles de civiles en Pakistán, Afganistán, Irak, Yemen, Libia y Siria, dejando sin hogar a millones.

Un Obama confuso

En una entrevista con The Atlantic, Barak Obama, que siempre rehusó utilizar términos como “el terrorismo islámico” -en su lugar hablaba del “terrorismo fanático”- apunta a las siguientes cuestiones, en su despedida de la Casa Blanca:

1.-Lamenta que los líderes musulmanes sigan haciendo responsable a EEUU de todos los males de Oriente Próximo. Obama tiene razón. Quienes utilizan el enfoque anti-marxista de Tres Mundos de Mao, del “Norte explotador y Sur víctima”, ocultan la división de clases sociales de ambos lados del mundo y eximen de responsabilidad de crímenes y abusos que cometen las dictaduras capitalistas del Sur. Por ejemplo, la “crisis de refugiados” sirios que ha causado la muerte de miles de personas fue planeada por Turquía y Arabia Saudí, aunque si no hubiesen contado con la complicidad de Alemania y Francia no hubiera sido posible.

2.-Identifica a las élites fundamentalistas con los ciudadanos musulmanes (quienes pueden ser practicantes o no), y desde esta postura, es obvio que no encuentre respuesta al “¿por qué la “gente” utiliza el terrorismo?”. Sería como si los iraquíes preguntasen “¿por qué la “gente“ de España o de Francia les han bombardeado”.

3.- Desde su defensa a las religiones, Obama niega los nexos entre la religión y el terror. ¿Qué páginas de la Tora leen los soldados israelíes en sus puestos de combate?

4.- Obama cree que la “patología de la violencia” afecta principalmente a los jóvenes árabes y no a los musulmanes de África o de Asia Central. Increíble visión etnisista, que además ignorar que los talibanes o los grupos terroristas chechenos o bosnios no son árabes. Por cierto, si los jóvenes árabes iraquíes hubieran querido vengarse el asesinato de cerca de tres millones de sus gentes a causa de toneladas de bombas y el bloqueo económico que EEUU y sus aliados les han sometido desde el 1991 hasta ahora mismo, el mundo se hubiera convertido en un verdadero infierno. El terrorismo islámico no es fruto de la islamofobia y de las guerras imperialistas.

5.- También está en lo cierto al afirmar que Israel es sólo uno de tantos problemas del Oriente Próximo, pero se equivoca al pensar que los intelectuales “musulmanes” deberían ser sensatos al respecto y mostrar su capacidad y voluntad de modernizar el islam. Sr, Obama, la solución del fundamentalismo pasa primero por apartar a la religión de las actividades políticas, resaltar la identidad de “ciudadanía” de las personas frente a su religión, que debería ser un asunto privado y personal y sin exhibiciones públicas.

No hay ningún interés en acabar con el terrorismo religioso, ni con la supuesta guerra contra él. El chollo de “choque de Civilizaciones” seguirá beneficiando a los señores que mandan en sobre un bando y el otro.

]]>
2017-01-17 11:29:20
<![CDATA[Otra economía - Un comentario breve y urgente al documento “Desplegar las velas. Un Podemos para gobernar”]]>

Fernando Luengo
Profesor de economía aplicada de la Universidad Complutense de Madrid
Miembro de Podemos (círculo de Moncloa-Chamberí)
https://fernandoluengo.wordpress.com
Twiter: @fluengoe

 

Acabo de leer -primera lectura en diagonal- el documento “Desplegar las velas. Un Podemos para gobernar”. Por respeto a lxs compañerxs que han redactado el texto y por la importancia del mismo -pretende identificar los ejes políticos de la actuación de Podemos, dentro y fuera de las instituciones- reconozco que no es suficiente esta primera aproximación para emitir una valoración global, suficientemente argumentada. Pero, sinceramente, no salgo de mi asombro.

En la sección dedicada a la economía “Modernizar y diversificar la economía para garantizar derechos”, los grandes desafíos que tenemos en materia de productividad, competitividad, modelo energético, atraso tecnológico… se han omitido por completo. También se pasa de puntillas sobre el problema de la desigualdad y la concentración de la renta y la riqueza. Lo mismo con el tema, simplemente crucial, de la progresividad tributaria. Ausencias clamorosas. ¿Serán los mercados y los grandes grupos económicos los que fijen la agenda?

Pero mi sorpresa (y, lo confieso, mi indignación) se multiplica por n cuando llego al apartado dedicado a Europa. Los redactores del texto han titulado esta parte: “Europa y la política exterior. Podemos como determinante de la geopolítica de la emancipación”. Verdaderos maestros en la elaboración de pomposos y grandilocuentes titulares. ¡Dos párrafos, veinticinco líneas! y, lo más importante, VACÍOS DE CONTENIDO;

Y todo este alarde de concisión para no decir absolutamente nada sobre los graves problemas que tiene la denominada construcción europea, que ya están condicionando decisivamente a la economía y a la sociedad española. Tan solo una referencia a las próximas elecciones al parlamento europeo que se celebrarán en 2019. Europa se rompe en mil pedazos, las instituciones comunitarias castigan a las periferias, una Europa capturada por las élites y las oligarquías, una Europa en la están muriendo miles de refugiados, ahogados y de frio…de esas y otras cosas fundamentales, NADA DE NADA.

QUE GRAN DECEPCION, QUE POCAS Y FRAGILES VELAS DESPLEGARÁ PODEMOS SI VISTA ALEGRE II SE RECONOCE EN ESTE TEXTO.

 

]]>
2017-01-17 10:39:52
<![CDATA[Contraparte - Durruti en Vistalegre. Leyendo a Errejón]]>

.

Juan Domingo Sánchez Estop (@IohannesMaurus)

.

 

“Y en ese proceso para Vistalegre I realizamos una nítida apuesta pública, haciendo caso omiso a los viejos manuales de la izquierda tradicional: nos poníamos el objetivo de ganar las elecciones generales cuando se convocasen para el siguiente año. Como dijo Buenaventura Durruti: “Renunciamos a todo menos a la victoria”.”

 

Aplicaremos al documento del sector errejoniano destinado a Vistalegre II una lectura inmanente que busca en las articulaciones del texto, en sus fallas, los síntomas, los efectos internos de otro texto que le presta coherencia. Esto nos permite indagar cuál es el discurso que informa y unifica los distintos enunciados, permitiendo formular determinados problemas a la vez que otros quedan descartados o invisibilizados. Nos centraremos, en dos pasajes relativos al Estado y a las instituciones y en un pasaje relativo a la propuesta económica. El pasaje que nos sirve de acápite, en el que se convoca nada menos que a Buenaventura Durruti como valedor de las opciones políticas y organizativas de Vistalegre I, nos da una buena indicación del tono revolucionario dentro “de un cierto orden” que inspira el conjunto del documento.

.

1. Sobre la crisis de régimen y la supuesta ausencia de crisis de Estado

Dentro del diagnóstico de la situación política española actual, una de las principales tesis del errejonismo afirma a la vez la debilidad del régimen español surgido de la transición y la fuerza del Estado. De lo que se trata es de evitar un proceso constituyente, que supondría un cambio radical en la forma de Estado, y defender un relevo de élites dentro del mismo Estado. De ahí la sutil distinción entre Estado y régimen y la identificación del régimen con el personal que ocupa las instituciones del Estado y no con la estructura y funciones de este.
Demos la palabra a Errejón y los demás autores del documento:

“Es fundamental entender que en España hay abierta una crisis de régimen, pero no una crisis de Estado1. Hay una crisis orgánica que envuelve a los partidos políticos y los instrumentos de concertación social, a la credibilidad de los actores mediáticos e intelectuales que hasta ayer cimentaban el consentimiento, del modelo de desarrollo económico y su sostenibilidad social y ecológica, del prestigio de las élites, del modelo territorial y de las expectativas de las nuevas generaciones y el pacto intergeneracional. Pero esa crisis, por mucho que desordene los equilibrios de poder y dificulte la estabilización, no afecta en lo fundamental a los aparatos del Estado, la confianza social en “el progreso”, el consumo o el funcionamiento de las instituciones. Es decir, a la reproducción de un cierto orden, por más injusto que este sea.”

Arriesgada afirmación esta de la ausencia de crisis del Estado, cuando este se define por su capacidad de representar (invisibilizándolo a la vez) el orden capitalista y su crisis, y, si algo no puede negarse en la coyuntura posterior al 15M, es la incapacidad del Estado español para representar la crisis y legitimar sus efectos. Casi podría afirmarse lo contrario de lo que se dice el documento: el Estado, impotente y carente de soberanía está en profundísima e irrecuperable crisis, por motivos materiales y estructurales, no meramente de coyuntura política, y lo que ha logrado sobrevivir agarrado a ese navío que zozobra es precisamente un sector importante de sus élites políticas, eso sí, con un coste enorme. Esta realidad patente, en un país al que ha costado casi un año dotarse de un gobierno y al que amenazan tensiones secesionistas, ni se ve ni se puede ver desde una doctrina de la autonomía de lo político para la que el Estado es un  marco fijo de interpretación y de acción que, en último término, nunca puede entrar en crisis.

La insistencia en el orden vertebra el discurso errejoniano marcándolo como un populismo autoritario, de ahí el retorno de la expresión indefinida, que apela al reconocimiento, “un cierto orden” con la que se cerraba la cita anterior:

“Desde nuestra perspectiva, la clave es que en la transición del 20-D al 26-J se observa la importancia que le otorga la ciudadanía de nuestro país a un cierto orden y, por lo tanto, más allá de la pulsión destituyente, la necesidad de plantear un horizonte alternativo de certezas y seguridades para ser una fuerza realmente transformadora.”

El carácter imperecedero del Estado -la necesidad de “un cierto orden”- justifica por otra parte la idea de una supuesta “usurpación” de unas instituciones en sí mismas virtuosas y la consiguiente necesidad de “recuperarlas”:

“Las instituciones han sido usurpadas para ponerlas al servicio de la ley del más fuerte y la lógica clientelar; a nosotros nos toca retomarlas para que garanticen la lógica del bien común y la justicia.”

Se impone a raíz de lo aquí afirmado una pregunta: ¿Cuándo no fueron usurpadas las instituciones? ¿No será un rasgo esencial de las instituciones del Estado esa misma “usurpación” en la medida en que el Estado es la separación de la multitud que compone la sociedad de la vida política activa? ¿Qué sentido tiene por consiguiente “recuperarlas”? La afirmación de que las instituciones son “de la gente” y están al servicio del “bien común”, responde, por lo demás, a la vieja idea liberal, fundadora de la más rancia ideología de las clases medias conforme a la cual la política es cosa de la clase política. Esta se encarga de excluir todo conflicto y antagonismo y de mantener “cierto orden”, mientras la ciudadanía, tiene la libertad apolítica de dedicarse a lo que denominaba Benjamin Constant sus “goces privados”.

.

2. Un proudhonismo para el siglo XXI

Entre las medidas económicas del errejonismo no sorprende, a la vista de lo anterior, encontrar la siguiente que parece directamente extraída de la Filosofía de la miseria, el texto donde Proudhon intenta conciliar en un ejercicio de oportunismo utópico, el orden del mercado y el salario con unas relaciones productivas igualitarias:

“La primera es llevar la democracia al interior del proceso de producción, al seno de la empresa, al espacio en el que la cooperación necesaria para la producción entre los distintos agentes que intervienen en la misma ha sido sustituida por una relación jerárquica que concentra el poder de decisión en los órganos de dirección y, con él, la capacidad de decidir sobre cómo se distribuye el resultado de la producción y de los incrementos de la productividad entre trabajadores y empresarios. Ese es el conflicto distributivo original y, al mismo tiempo, es el más velado, el más normalizado e interiorizado por la población como algo natural. Frente al autoritarismo de la gestión empresarial tradicional es necesario proponer la democratización de los procesos de producción con el fin de que el producto social se distribuya de una forma más justa y equitativa ya desde la producción.”

Descubrir que existe dominación en la esfera productiva no es descubrir una injusticia y una falta de equidad, sino la dinámica misma del capitalismo. La democracia no tiene cabida en el proceso de producción en un régimen donde la fuerza de trabajo se vende en el mercado y quien la compra ejerce su derecho legítimo a usarla. No es posible querer a la vez una economía donde imperen el mercado y el régimen salarial (estos no se cuestionan en el documento) y una democratización de las relaciones internas al proceso de trabajo. No existe ni existirá nunca ese capitalismo democrático y con rostro humano, por mucho que la legislación pueda limitar y haya limitado efectivamente el despotismo de fábrica en algunos de sus efectos incompatibles con la reproducción de la capacidad laboral del trabajador. El más humano y democrático de los capitalistas no deja de estar sometido a la presión de los mercados, por lo cual se ve obligado, para sobrevivir como capitalista, a maximizar su propio beneficio y, por consiguiente, la explotación de sus trabajadores.  Un capitalismo “democrático” sería un capitalismo privado de su nervio, la acumulación de capital y, por consiguiente, una economía arruinada.

.

Observación general a modo de síntesis

Errejón y los demás redactores de su texto resumen perfectamente la esencia de su propuesta en la necesidad de volver al orden, a “un cierto orden”. Un malvado diría que es muy precisamente el lema central de campaña de Marine Le Pen: mettre en ordre (poner en orden), lema que recuerda también el lema de campaña del PSOE en 1981: “Un gobierno fuerte para un país seguro” El documento errejonista hace de esta aspiración al orden una de las principales demandas populares. Una característica fundamental del populismo gobernista como de la reinventada socialdemocracia de Felipe González es precisamente esa voluntad de presentarse como fuerza de orden. Ello responde a la necesidad de coincidir con una posición de Estado, esto es, con una posición que exprese y reproduzca la perspectiva del consenso mayoritario, la de la “clase media”.

El documento al que nos referimos parte, como se ha visto, del supuesto de que tanto las relaciones capitalistas de producción como el Estado capitalista español no son en sí opresivos y explotadores, sino que es posible recuperarlos para el pueblo, (re)stableciendo en las relaciones laborales unas condiciones democráticas entre agentes de la cooperación productiva que fueron corrompidas por la injusticia y la violencia, o recuperando “para el pueblo” las instituciones del Estado resultantes de la reforma del franquismo. Esto es suponer que esas mismas instituciones, las de una partitocracia oligárquica en las que Podemos debería, a juicio del errejonismo, integrarse, no fueran los principales instrumentos por los que los ciudadanos españoles son excluidos desde hace decenios de la participación política activa.  En este aspecto, la posición errejonista marca un máximo de distancia respecto de las exigencias democráticas del 15M.

.

]]>
2017-01-17 10:20:15
<![CDATA[El ciudadano autosuficiente - ¿Cómo podemos participar en un círculo virtuoso del transporte?]]>

La situación actual: una masa compacta de vehículos privados de motor de explosión ocupa la mayor parte del espacio disponible para el transporte. Los autobuses de transporte público, los ciclistas y los peatones se buscan la vida como pueden. La ciudad está contaminada, es muy ruidosa y hay gran cantidad de accidentes con víctimas.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? Principalmente se ha dado una competición entre el coche privado y todo lo demás, y el coche ha ganado. Es la consecuencia final de un círculo vicioso del transporte. Que funciona así: si el transporte público es visto como peor que el coche privado, más y más personas dejarán de usarlo y sacarán el coche. El transporte público tendrá cada vez menos usuarios y menos recursos, y perderá calidad, lo que empujará a cada vez más gente a usar el coche, y así sucesivamente… Algo parecido ocurre con la bicicleta, expulsada de las calles por el coche, y con los peatones.

El resultado del círculo vicioso del transporte

Ahora se trata de impulsar un círculo virtuoso del transporte. ¿Y para qué? Pues muy sencillo, para tener una ciudad sin contaminación, con menos ruido, menos siniestros, más vivible y más humana. Así que nos ponemos en marcha: los ciclistas ocupan su lugar en las calles, coexistiendo con el tráfico, que poco a poco se civiliza y les respeta. Los peatones recuperan espacio (eso es cosa del ayuntamiento, en parte, al peatonalizar calles).

La velocidad del tráfico privado se reduce a 30 km/h como máximo, lo que equilibra la balanza de la velocidad hacia el transporte público, reduce la contaminación y el ruido y evita muchos accidentes. Lo más importante: el transporte público multiplica sus frecuencias y su comodidad. Se convierte en una buena alternativa. La gente deja el coche y se sube al autobús. Las bicicletas y los viajes a pie se multiplican. Incluso hay una parte importante de los viajes que se hacen en redes de coche eléctrico compartido.

¿Cómo podemos participar? Cada uno está en una situación. Si eres ciclista o peatón, circula con soltura y conoce tus derechos en mitad del tráfico urbano. Si usas el transporte público, úsalo más y mejor, explota sus numerosas posibilidades. Si utilizas un coche privado, déjalo aparcado y usa las muchas alternativas que hay.

El resultado del círculo virtuoso del transporte

Una situación más sostenible: coexistencia de coches eléctricos compartidos con un transporte público cómodo, numeroso y veloz, enjambres de ciclistas y muchas personas que viajan sencillamente caminando, cosa bastante agradable en una ciudad de atmósfera no-contaminada. ]]>
2017-01-17 10:10:13
<![CDATA[Sobre el tapete - Los hechiceros en el pentágono catalán (y 4)]]> La palabra mágica

La Declaración de Granada de 2013, acordada por el PSOE de Rubalcaba y el PSC de Navarro, pretendía poner fin a las tensiones existentes en las filas socialistas a propósito del encaje de Catalunya en el Estado español, presentándose en sociedad como una solución “federalista”, sin dejar de ser realmente autonomista.

El análisis de este texto abordado en el artículo anterior permitía concluir que su contenido real es un programa de “perfeccionamiento” del Estado Autonómico y en modo alguno una propuesta de Estado federal.

Solo puede haber una razón para que el acuerdo alcanzado produjera tanta satisfacción en el entonces primer secretario del PSC, Pere Navarro, para que después su sucesor, Miquel Iceta, no pare de hablar de su federalismo, y para que los miembros de Federalistas de Izquierda (con algunas personalidades del PSC en sus filas) sigan sin poner el grito en el cielo. La razón es que necesitaban un señuelo para su operación anti-soberanista, conocida la relativa buena imagen de la “marca federal” en Catalunya. Y este objetivo se lograba poniendo aquí y allá, unas pocas veces, la palabra mágica.

La Declaración socialista no es federalista y sí es autonomista por varios motivos cruzados. No quiere ser federalista porque, en puridad, habría que iniciar un proceso de construcción del Estado federal de tal modo que cada ente político  que se sentara a la mesa para federarse sería plenamente soberano mientras no se alcanzara, firmara y refrendara el pacto constitucional; solo en este instante se materializaría la renuncia definitiva a su soberanía (que quedaría  entregada a la federación para siempre jamás). Esta es la razón decisiva por la que este PSOE nunca aceptaría el federalismo; salvo que retorcieran el concepto hasta desnaturalizarlo.

También hay que tener en cuenta que, desde el punto de vista de la técnica jurídico-constitucional, es obvio que  el PSOE no necesita del federalismo ni para descentralizar más (ni para recentralizar más), porque el sistema autonómico permite cualquier disposición de descentralización política,  si el bloque socio-político dominante lo quiere.

La  táctica impone su lógica. Hay que dar una coartada federalista al PSC  con la que cortejar a los catalanes. Pero el lenguaje y los objetivos “federalistas” no pueden ir muy lejos porque hay que tranquilizar al electorado del resto del Estado (al que lo federal produce urticaria) y a una  mayoría social que no quiere la ampliación de las competencias autonómicas (tal como indican insistentemente las encuestas del CIS). Los hechiceros poco podrían sin el recurso de la magia.

El reparto de papeles a la sombra del Conde de Romanones.

Por lo demás, el autonomismo del PSOE es consustancial con la arquitectura del régimen del 78 y del  bipartidismo que tanto poder ha repartido. Se trata de perseverar, sin nada que arriesgar. En el teatro político, los papeles están asignados de antemano y sus respectivos electorados aplaudirán a unos y abuchearán a otros, según corresponda. El PP prefiere no tocar la Constitución, pero si no queda otra harán todo lo necesario para controlar los cambios. Los Populares aceptarán gustosamente el papel de “reaccionarios  autonomistas” (se calificarán a sí mismos de constitucionalistas prudentes) y a los socialistas les corresponderá el papel de “autonomistas con matices federalistas progresistas”. Policía bueno, policía malo. Y viceversa.

De momento y según informa la prensa, Rajoy y Fernández (el presidente de la gestora socialista) ya han pactado los límites de la reforma constitucional, si se llega a abordar. No se tocará la monarquía ni la unidad de España, no se reconocerá el derecho a la autodeterminación y ninguna Comunidad tendrá el carácter de nación política. Nada de nación de naciones o plurinacionalidad del Estado; como máximo alguna mención a las singularidades culturales, folclóricas o sentimentales.

En la cuestión del idioma, y marketing al margen, no es probable que los partidos “constitucionalistas” estén en coordenadas muy diferentes a las del Conde de Romanones (varias veces Presidente del Consejo de Ministros con Alfonso XIII y muchas más ministro) cuando en 1916 y en el Congreso de los Diputados decía a los catalanes: “Vosotros pretendéis el empleo del catalán por eso, porque pueblo que su lengua cobra, su independencia recobra; y por el camino que conduzca a tal designio os tenemos que atajar”. Y es que cien años pasan en un suspiro.

Se ha puesto difícil la reforma constitucional

No va a ser fácil reformar la Constitución siguiendo los procedimientos previstos. Si pactan una reforma que no afecte a los artículos cuya modificación exige el  procedimiento extraordinario, deberán respetar la vía ordinaria contemplada en el artículo 167 de la Constitución; ahí les esperará Unidos Podemos, sus confluencias y los soberanistas obligando a convocar un referéndum, porque tienen más de un 10% de los diputados. La irrupción de Podemos ha roto el sueño fácil de una reforma exprés.

Si se atreven con una reforma sustancial que deba resolverse por el procedimiento extraordinario previsto en el artículo 168, aún será más complicado; porque  entonces la reforma debería ser aprobada en las Cámaras por una muy amplia mayoría una vez, y después otra tras nuevas elecciones, para finalmente ser ratificadas en referéndum. Con las recientes derrotas gubernamentales en Italia, Hungría y Reino Unido bien presentes, se lo pensarán mucho. Referéndum, palabra maldita… ante la que puede estrellarse definitivamente el régimen del 78.

Miedo, prebendas y enseñanzas de la historia

El británico Eugene Rogan nos ilustra en “Los árabes, del imperio otomano a la actualidad” (Crítica, 2010) sobre la combinación de métodos utilizada por los turcos para mantener el control sobre sus vastos y diversos dominios: el miedo y las prebendas. El miedo paraliza y las prebendas dividen.

La máquina de la justicia se puso en marcha; según la prensa y de momento contra unas 150 personas vinculadas al “proceso”. La ley “Mordaza” amenaza a los desafectos con castigos  económicos  de carácter confiscatorio, aplicables sin pasar por los jueces. Los manifestantes de la última Diada clamaban “no tenemos miedo”.

La “operación diálogo” capitaneada por la vicepresidenta Santamaría parece destinada a dividir el campo soberanista, al igual que los diversos intentos de construir un espacio catalanista-no soberanista (el penúltimo el de “Lliures”, con Fernández Teixidó al frente, un ex-ucedista que cuando el invento suarista fracasó se abrazó a la Convergència de Pujol) a fin de arañar algunos votos del nuevo PDEcat y del resto del campo soberanista, porque ya no basta con Duran i LLeida y su noqueada UDC. No es sorprendente que el Círculo de Economía, por boca de su presidente (que también lo es de la inmobiliaria Colonial, hasta no hace mucho vinculada a La Caixa) lo acabe de exponer directamente en una entrevista publicada el 13 de diciembre: “El Gobierno debería dejar muy claro qué ofrece a Catalunya”.

La historia, no demasiado lejana, nos dice que en 1978 los autonomistas catalanes creyeron que habían firmado un pacto con caballeros (caballeros franquistas y caballeros socialistas), y creyeron que habían “blindando” constitucionalmente competencias y singularidades culturales y un sistema abierto en el futuro a nuevas metas de autogobierno. Pero los franquistas se pusieron como un solo hombre a la ordenes de Fraga Iribarne y los socialistas estaban comandados por Felipe González y Alfonso Guerra, dos nacionalistas españoles (según  The New York Times) que lo tenían claro (y sus sucesores también).

Aquí no se blinda nada y bien pronto llegaron las primeras leyes orgánicas destinadas a cercenar aquellas pretensiones: la LOAPA, parcialmente anulada por el Constitucional de entonces (hoy seguramente el veredicto no hubiera sido el mismo) y la LOFCA. Después, en la práctica y a impulsos de las “ventanas de oportunidad”, se ha ido desplegando una amplia batería de acciones destinadas a reconducir la descentralización, no transferir las transferencias comprometidas, no cumplir lo estipulado en los Estatutos, debilitar la imagen de las autonomías y recurrir su legislación, dificultar su política fiscal y sus ingresos,  castigar a las díscolas, frustrar sus expectativas de mayor autogobierno, “hundir” su sanidad… En esto también tiene la patente el Conde de Romanones: “Ustedes  hagan la ley, que yo haré el reglamento”. No hay blindaje posible. Cuando convenga, siempre habrá un artículo muy principal en la Ley de Leyes que permitirá la lectura que convenga al poder central. Se seguirá acudiendo a las leyes orgánicas, las leyes ordinarias, los decretos, los reglamentos, los abogados del Estado, los fiscales, los tribunales… Sabemos que aquí se “afina” bien, cuando es menester…

El pentágono catalán tiene otros dos protagonistas, de los que nos ocuparemos próximamente. Los ingenieros y el rey. ¿Dónde están los ingenieros, los que “construyen”? La baraja tiene cuatro reyes, ¿Cuál de ellos es el rey del pentágono?

]]>
2017-01-17 07:00:16
<![CDATA[Postdatas - Días de Gestora]]> EL PRESIDENTE

 

En condiciones normales, igual hubiera elogiado el discurso a portagayola del presidente de la Gestora, Javier Fernández. Siempre ha sido un buen orador y el sábado lo demostró en el Comité Federal del PSOE.

Pero sus palabras, que pudieran parecer un ejercicio de bravura política, entran en contracción con la parcialidad y el sectarismo de la Gestora que preside desde el pasado mes de octubre.

La moderación, la responsabilidad institucional y la lealtad a España de la que presume chocan frontalmente con su activa participación en el golpe político que acabó con el secretario general del PSOE y con su desprecio hacia la voluntad de militantes y votantes, que, bajo ninguna circunstancias, estaban por facilitar la investidura de Mariano Rajoy que él impulsó.

En cualquier caso, la defensa de la centralidad y el proyecto socialdemócrata que se atribuye es una burla, que alcanza su punto álgido cuando critica la endogamia y la estrechez de miras de “quienes dedican más tiempo a hablar de los problemas del partido que de los problemas de la ciudadanía”.

Las andanadas que lanzó contra los críticos, a los que la Gestora ha perseguido sin disimulos, con prisas y sin pausas –el intento de impedir el voto de los 18.000 militantes del PSC es aún hoy una tarjeta de presentación impresentable-, son la constatación de una falta de neutralidad escandalosa, de una defensa retórica de la diversidad.

En definitiva, el discurso presuntamente moral de Fernández no le absuelve de estar presidiendo un error histórico y tampoco le vale para poner en valor una “oposición útil” que solo está sirviendo para reforzar el papel vicario del PSOE y para hundirlo electoralmente.

Digan lo que digan, en octubre los socialistas estaban en el 24% y ahora caminan hacia el 15%.

Como decía Benjamin Franklin, “bien hecho es mejor que bien dicho”.

 

EL ABISMO

 

Por otro lado, en el último Comité Federal del PSOE, se produjo otro hecho muy relevante: tan solo cinco miembros de los más de  200 que asistieron votaron en contra de la propuesta de calendario electoral interno (primarias en mayo y congreso en junio).

Es decir, si tal como dicen las encuestas tres de cada cuatro votantes/militantes están en contra de la Gestora, esos cinco miembros representan a 4.082.884,5 socialistas (142.500 militantes), y los casi 200 a 1.360.961,5 electores del PSOE (47.500 afiliados).

Ese es el abismo que separa a los aparatos socialistas de sus militantes y votantes.

Por cierto, teniendo en cuenta que el PP, Podemos y Ciudadanos celebrarán sus congresos en febrero, que el del PSOE sea en junio es un disparate. Debe ser que la Gestora se ha puesto en manos del gurú de Mariano Rajoy, Pedro Arriola, ahora que pactan hasta las PNL.

 

PATXI LÓPEZ

 

Patxi López, sabedor de la existencia de esa falla, se lanzó poco después de dicho Comité Federal a por la secretaría general.

Cuatro meses antes de las primarias y cinco antes del congreso, el vasco presentó su candidatura al primer sillón de Ferraz. Demasiado pronto, ¿no?

Pero a mi juicio ese no es el principal problema de su candidatura. El mayor hándicap es que está marcada por el estigma de la traición.

Por mucho que renieguen él y los suyos ahora de la abstención, sobre ellos pesará siempre que la votaron con pocos remordimientos de conciencia, y que facilitaron, por acción u omisión, la caída de Pedro Sánchez, que de todo hubo un poco.

Además, ya bajo el mandato de la Gestora, después de que Idoia Mendía le pidiera a Pedro Sánchez que se retirara y las plataformas cerraran de inmediato filas con el madrileño, Patxi López ha desoído a las mismas bases a las que ahora quiere embarcar en su proyecto.

En cuanto al recorrido, la candidatura de Patxi López bloquea en teoría la de Pedro Sánchez, que la ha propiciado sin querer al estar instalado en la duda desde que dejó Ferraz. Pero también puede pescar en los caladeros susanistas, sobre todo entre los rubalcabistas, que no son muy devotos de la lideresa andaluza desde que su jefe conociera la llave del dos.

En el primer caso, el banderín de enganche del ‘no es no’ sigue intacto. Si Pedro Sánchez da el paso, será para él. Si no lo da, otra figura emergerá –Odom Elorza, Susana Sumelzo, Pérez Tapias, etc.- para representar el sentir de esos 4.082.884,5 votantes, de 142.500 militantes.

En el segundo, Susana Díaz tiene que asumir ya que para llegar a Ferraz tendrá que someterse al refrendo de los militantes. Salvo sorpresa, no habrá paseo militar. Además, tendrá que compartir con Patxi López el apoyo de los medios.

 

ANDALUCÍA

 

En todo este lío, si algo me importa de verdad es el devenir electoral de Andalucía. No quiero ni por asomo que el PP coja las riendas de esta comunidad autónoma. No quiero que las fuerzas progresistas –PSOE y Unidos Podemos- engrosen en la oposición tras las próximas elecciones regionales.

No me cabe ninguna duda de que los aparatos provinciales se volcarán con Susana Díaz en las primarias e intentarán cimentar su triunfo sobre los resultados parciales de Andalucía.

Pero, a la vez, esos mismos aparatos deben acelerar el proceso de sucesión en el PSOE-A y en la presidencia de la Junta. Es decir, están obligados a ejercer la autocrítica.

Lo pinten como lo pinten la secretaría general del PSOE-A y la presidencia de la Junta de Andalucía son absolutamente incompatibles. Es más, la mera condición de candidata empieza a ser incompatible de todas, todas.

¿O es que el PSOE-A está dispuesto a secundar sin rechistar una turné de cuatro largos meses por toda España de Susana Díaz con los problemas campando a sus anchas por las calles de Andalucía?

Ni salpicando la compatibilidad con logros políticos de primer nivel –acuerdos parlamentarios con el PP, 35 horas, etc.- pasará la prueba del algodón de la ciudadanía.

Es decir, que es un disparate mayúsculo, mucho más un tiro en el pie; es la antesala de una derrota histórica.

Desde la misma orilla de siempre, lo digo alto y claro para que los gestapillos y sus mariachis dejen de tocar las pelotas empeñados en practicar a nuestra costa el deporte de la caza del mensajero. Avisados quedan, que las cañas se convierten en lanzas en un santiamén cuando toca ejercer la legítima defensa. Y eso, que dios nos coja confesados porque las cornadas pueden llegar a tener doble trayectoria.

]]>
2017-01-16 11:10:17
<![CDATA[Balagán - Corbyn pide medidas]]> En los últimos días se ha publicado el contenido de una parte de las cintas grabadas por un periodista de Al Jazeera en Londres. El periodista grabó sus propias conversaciones con un destacado miembro de la embajada israelí y con una ciudadana británica que es activista proisraelí, que ya ha dimitido de su cargo y a la que no se le ha visto el pelo desde la primera filtración de las cintas.

Shai Masot, el funcionario de la embajada que hizo su carrera en el ministerio de Defensa, ha sido devuelto con urgencia a Tel Aviv y ha dimitido de su cargo en el ministerio de Exteriores, aunque no de sus posiciones en otros ministerios israelíes.

Masot ha calificado al ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, de “idiota”, aunque Johnson es uno de los principales soportes de Israel en el Reino Unido.

En las cintas Masot habla de la necesidad de “cargarse” a algunos parlamentarios británicos que no expresan su apoyo a Israel con tanta claridad como debería ser según los israelíes.

La respuesta de Johnson a quienes han pedido que se abra una investigación no ha tardado en llegar y Johnson ha dicho que considera el caso “cerrado” y que no va a haber ninguna investigación.

Las cintas revelan el turbio clima que rodea al funcionario israelí Masot, quien también habla de la necesidad de crear un lobby al estilo del poderoso AIPAC americano. De hecho, Masot revela que está trabajando con miembros del AIPAC americano para conseguir el mismo resultado en el Reino Unido.

Es un escándalo mayúsculo pero el gobierno británico ha evitado enredarse y ha corrido un tupido velo.

El líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, ha escrito una carta a la primera ministra Theresa May para que abrra una investigación sobre eso de “cargarse” a políticos señalados

Dice Corbyn que es preciso que los ciudadanos británicos sepan que no se van a tolerar este tipo de comportamientos, que muchos consideran propios de la mafia, pero la primera ministra con toda probabilidad no hará nada.

Algún medio de Londres ha recordado que en su primera intervención tras ser elegida para el cargo, Theresa se reunió con un influyente rabino de Londres, y que ella misma se ha significado sin descanso como una gran defensora de Israel y no ha criticado la ocupación.

Son este tipo de situaciones en Europa las que muestran que Israel puede seguir haciendo lo que le plazca sin que nadie le ponga freno.

]]>
2017-01-16 09:59:25
<![CDATA[¡Eureka! - Los españoles que crearon el primer agujero de gusano conocido]]>

Carles Navau, Àlvar Sánchez y Jordi Prat.

Por EDUARDO ORTEGA

@_eduardo_ortega

Cuando le preguntan qué se siente cuando la revista Forbes te incluye entre los jóvenes de Europa más influyentes del año, él cuenta que bromea sobre ello con el resto de su equipo: “Éramos tres en el grupo y yo salgo porque los otros dos son mayores de treinta años”. Si bien es una causa posible para que Jordi Prat Camps (Manresa, 1988) esté en tal prestigiosa lista, de lo que no cabe duda es que su trabajo –el de los tres- sí que lo merece. “Fue una sorpresa muy grande, una consecuencia de nuestras investigaciones que nos tomamos como un regalo inesperado”.

La investigación que ha logrado tan célebre regalo consiste en la creación del primer agujero de gusano conocido. Nada que ver con el puente Einstein-Rosen. Se trata de un agujero de gusano magnético, de tal manera que han conseguido conectar dos regiones en el espacio, pero magnéticamente hablando. Es decir, han logrado transferir un campo magnético de un extremo a otro, de manera indetectable e invisible -por lo que queda aislado e inexistente en lo que respecta a otros campos- y sin que varíen sus condiciones durante el viaje. Además, aparece en el otro lado como un monopolo magnético aislado.

El proyecto, como muchos, nació en la universidad y formó parte de una tesis, en este caso la de Física de Jordi, que defiende que atacaron muchas incógnitas, teorías que hasta hace muy poco se creían imposibles o, al menos, improbables de demostrar en un laboratorio. El joven y el resto del equipo, completado por Àlvar Sánchez y Carles Navau, se basaron en la teoría Transformation optics, de 2007. Con ella se diseñaron las primeras capas de invisibilidad de la luz. “Pero funciona a medias”, afirma Prat. En su lugar, ellos aplicaron esta técnica para los campos magnéticos. “El problema eran los materiales, pero resultó que los que necesitábamos ya existían y eran fáciles de conseguir”.

El grupo, que desarrolló su investigación en la Universidad Autónoma de Barcelona, usó metamateriales y metasuperficies para crear el agujero de gusano, que está compuesto por diferentes capas: una interna de material superconductor, con el que lograron que el imán fuera invisible; y una externa de material ferromagnético, con el que consiguieron que también el superconductor fuera invisible. Además, hay una pieza ferromagnética enrollada en forma de cilindro que atraviesa la esfera de extremo a extremo.

“Cuando empezamos en el campo de los metamateriales magnéticos en 2012 había muy poca investigación en este sentido. Había algún artículo, pero nadie había explotado las posibilidades. La prueba es que cuando atacamos la capa de invisibilidad, nadie se lo había planteado”, explica Prat.

El proyecto tiene varias posibles aplicaciones, sobre todo desde el punto de vista médico. Ellos han contemplado una muy clara, que es mejorar las condiciones de las resonancias magnéticas e incluso permitir que personas con marcapasos puedan someterse a ellas. Podría posibilitar también que se efectúen varias resonancias al mismo tiempo, por ejemplo. Además, el joven investigador defiende que se pueda usar en motores o en memorias magnéticas. “Al principio, la gente cuestionaba la importancia y los usos. Pero nosotros vimos muchos. Y eso que no hemos desarrollado mucho las aplicaciones; hemos sido más teóricos”, asegura.

Jordi emigró hace más de un año a Austria, en donde trabaja en el Institut für Quantenoptik und Quanteninformation (IQOQI) Österreichische Akademie der Wissenschafte. Allí ha orientado su trabajo hacia la física cuántica, pero usando su experiencia con los campos magnéticos, ya que hay muchas investigaciones cuánticas que tienen en estos campos uno de sus aspectos clave. Aunque aún le restan casi dos años de estancia, tiene previsto en el futuro desarrollar la “implementación práctica” del agujero de gusano, junto con el resto del equipo, con el que durante este tiempo ha seguido colaborando. Pero seguramente será fuera de nuestro país. “En España es complicado porque es uno de los países que menos cree en la ciencia”.

]]>
2017-01-15 08:09:37
<![CDATA[Comiendo tierra - Tareas de Podemos: ¿competir con el PSOE? o cuando los que faltan es que no están]]> Desde la Tercera Vía de Tony Blair y el desmantelamiento industrial de Felipe González, la diferencia entre la socialdemocracia y la derecha conservadora sólo depende de lo brava que se ponga la derecha. Cuando activa su chip neonazi, hasta Jesús Gil o el príncipe Harry podrían pasar por bolcheviques.

Ha sido tanta la cesión y tan cobarde la izquierda socialdemócrata, que se ha convertido en un lugar común decir “es que la derecha está tan bárbara que hay que ceder para que la cosa no vaya a peor”. No vamos a recordar momentos históricos que demuestran que a la bestia no se la frena cediéndole territorio. Sirve venir al presente, y ver los efectos con Trumo en Estados Unidos o en Francia con Fillon y Le Pen. Si juegas a parecerte a la derecha, la gente prefiere al original. Entonces, sólo te quedan los matices.

Si Podemos se pone a competir con el PSOE, no tendrá mucho más espacio que disputar matices. Y dejará de entender que puede ver mucho más lejos.

Porque también viene de lejos. Precisamente de cuando la socialdemocracia empezó a tirar la toalla al empezar el modelo neoliberal a triturar lo ganado después de la Segunda Guerra Mundial.

Podemos, aunque esté en un proceso de primarias, tiene que recuperar un discurso honesto y sincero. Sería hipócrita decir “venimos del 15M” o insistir en que quiere volver a los orígenes y, al tiempo, olvidar aquello que gritaban las calles de “PSOE y PP, la misma mierda es”, una frase repetida aquellos meses que no siempre hacía honor a la verdad pero que permitió que se abriese un nuevo espacio político. O una cosa o la otra. A no ser que queramos tratar como idiotas a los inscritos y votantes de Podemos. Y, auguro, no se van a dejar.

Podemos nació porque había un espacio sin representar, millones de españoles que se habían cansado de votar con la nariz tapada. No tiene mucho sentido pretender hoy convertir a Podemos en un remedo del PSOE. Por cierto ¿de qué PSOE? Evidentemente, no del de la cal viva, porque Podemos es un partido de orden y progreso y esas cosas no las hace. Que Antonio Machado emigró a Francia y murió allí con su familia, y Lorca falleció en Granada porque la gripe del 36 vino muy mala. Pobre Podemos que renunció a la memoria histórica porque podía quitarle votos. Entonces, si el objetivo es hacer guiños al PSOE ¿se va a dedicar Podemos a construirle una historia adecentada a Felipe González, Zapatero, Rubalcaba y a la Gestora?

Aún menos sentido tiene decir que no se quiere hablar del PSOE para, a continuación, decir que lo que tiene que hacer Podemos, en nombre de la institucionalidad, es ocupar el espacio del PSOE. Por ser más claro: del PSOE que, en su debacle, ha decidido llevar a sus votantes a un espacio de viejo orden que prefiere la injusticia al desorden. Es decir que, como ha dicho el Presidente de la gestora, un PSOE que no cuestiona, ni siquiera por los azares de la historia, la barbaridad de haberle regalado al PP el gobierno de la nación.

Podemos no puede ser un partido nostálgico. Porque es un instrumento para mejorar la vida de las mayorías, no para mejorar la biografía de sus fundadores. Tiene la obligación, que se marcó desde su nacimiento, de representar a las mayorías con voluntad de cambio. Sin etiquetas, sin carnets, sin mochilas, pero con voluntad de cambio. Da igual lo que hayas votado, pero votar a Podemos implica algunos compromisos. Para votar humo la gente tiene a Ciudadanos. Podemos necesita, de momento, tres millones más de votos. Claro. Pero no se trata de buscar a las mayorías sin más, diciendo “pueblo”, “patria”, “alegría”, y esperar que venga un genio escondido en una lámpara a regalarte los deseos. Esa mayoría de cambio hay que trabajarla.

Los que faltan tienen que estar dispuestos a transitar hacia espacios donde haya mayor luz democrática. Porque de lo contrario, no están. No interesa la mayoría silenciosa, sino la mayoría silenciada. A la que hay que dar voz. Demasiado aluvión interesado recibió ya Podemos en sus orígenes. La transversalidad no puede ser adaptarse a un cuerpo social estático, sino a ese cuerpo social que supo romper con la inercia del bipartidismo. Si la transversalidad no se convierte también en una herramienta pedagógica, es mero oportunismo (me aterra pensar que algunos jóvenes que han nacido al pensamiento en España en los últimos tres años no tengan herramientas intelectuales adecuadas, confundidos con la transversalidad hueca y con un discurso donde han desaparecido categorías clave para explicar el mundo). Y tiene sentido, porque esa transversalidad oportunista busca tratar a la gente, de la que desconfía, como menor de edad. Es lo que está corriendo hacia la derecha a todo el arco político francés. El miedo infantiliza. En los orígenes de Podemos, fue al revés: fue la gente, en las calles, en las plazas, la que le dijo a la política que estaba hasta las narices de que la trataran como menor de edad.

Una oposición útil es la que tiene detrás un pueblo útil. El pueblo indignado que ha obligado a un juez a reconocer la dación en pago, a Bruselas a prohibir las cláusulas suelo, al Parlamento a empezar a caminar para impedir la pobreza energética. Para Podemos, los sillones son circunstanciales, herramientas para mejorar la vida de la gente, no la vida propia. Ni el PSOE ni el PP ni Ciudadanos quieren calle. Sólo Parlamento. Por algo será. Los medios de comunicación quieren un Podemos que sea muleta del PSOE. Y van a celebrar cualquier Podemos domesticado o que pueda ser utilizado como cuña. También celebraron a Alberto Garzón hace un año como el gentleman de la izquierda verdadera. Pensaban que así debilitaban a Pablo Iglesias. Hoy, Garzón, con criterio propio ayer y hoy, vuelve a ser una diana de los mismos que le ensalzaron. Como le ocurrirá a cualquiera que desafíe realmente el bipartidismo. Si Pablo Iglesias regresara a la universidad, los ataques que sufre se traspasarían de manera idéntica y con la misma virulencia al sucesor o sucesora.

Podemos decidió saltar de la calle a los ayuntamientos y al Parlamento porque entendió que faltaba la palanca de las instituciones. Hoy sabemos que ningún cambio real va a tener lugar si no está la calle recordando la obligación de convertir las necesidades en derechos. No hay contradicción entre la calle y las instituciones. La única ruptura que amenaza es la de los grupos humanos que conforman Podemos. Lo que demanda el pueblo consciente, ese que protagonizó el 15M, el que impulsó el nacimiento de Podemos y le concedió cinco millones de votos, es la unidad. Diversidad y pluralismo, el objetivo. Unidad, el camino. Por fin Podemos va a empezar a hablar de política.

]]>
2017-01-14 20:49:31
<![CDATA[Mundo Rural s.XXI - La patria rural]]> El mundo rural y marino vive un prolongado declive histórico, agravado en la última década de crisis y recortes, y que afecta particularmente a los espacios más distantes de las ciudades de los distintos territorios. El círculo vicioso del despoblamiento representa en sí mismo, la historia de la sangría y exclusión del territorio rural.  Se marchan mayoritariamente personas jóvenes,  sobre todo las mujeres. La masculinización, el envejecimiento, el despoblamiento y la desertificación van dejando poco a poco nuestros territorios yermos. La migración y el envejecimiento continúan alimentando el círculo vicioso del desmantelamiento y la destrucción de la estructura económica,  el abandono de la producción agraria familiar, la pesca artesanal y, en general, de las iniciativas de pequeños emprendedores autónomos, con el retroceso debido a la creciente desatención en políticas públicas y sociales, que no permite sobrevivir a las familias jóvenes en los pueblos.

 

La despoblación, que afecta a más de la mitad de nuestro territorio nacional, es la mayor evidencia del fracaso del modelo desarrollista oligárquico potenciado al final del franquismo y que el bipartidismo modernizó, pero mantuvo intocado en su esencia. En una suerte de colonialismo interno, el medio rural y todos sus recursos se pusieron al servicio de un modelo económico en el que el proceso de urbanización se equiparó a modernización y lo rural se despreció como burdo, atrasado y carente de valor. Este modelo planificó la mayor reconversión sectorial vivida en España. Durante las últimas dos décadas, se han cerrado  82 explotaciones agrarias y han desaparecido 659 hectáreas de superficie agraria útil (equivalente a más de 1000 campos de fútbol) cada día. A pesar de que se reparten más de 5.500 millones de euros anuales en ayudas directas al campo -a la tenencia de tierra, que no a  la producción agrícola-, no se logra ni frenar el abandono del campo, ni apoyar la incorporación de mujeres, ni el relevo generacional para nuestros agricultores (algo similar ocurre en la pesca artesanal con las cuotas pesqueras). Por supuesto, tampoco se consigue un cambio en el modelo productivo agropecuario que avance en criterios sociales o ambientales.

 

Esto es así, porque buena parte de estas ayudas se la quedan grandes explotaciones, de por sí viables e, incluso, de alta rentabilidad. Las cantidades que cobran anualmente estas grandes familias y grandes empresas resultan a todas luces escandalosas. Los dos grandes partidos que se han alternado en el poder han mantenido esta situación y nunca han tratado de hacer justicia en el campo con los fondos y normativas que tienen margen para priorizar necesidades sociales y ambientales singulares de los territorios, cómo han venido haciendo los países de nuestro entorno europeo. Mientras discutimos sobre como dignificar la vida del millón de jornaleros y jornaleras del campo, los 120 grandes perceptores de la PAC de España, reciben en ayudas anuales más de lo que supone todo el subsidio agrario y mientras la tierra sigue concentrándose cada vez más. Los grandes terratenientes adquieren nuevas formas empresariales asociados a las familias  latifundistas de siempre (Domecq, Alba. Mora Figueroa), potenciando grandes conglomerados de la agroalimentación y empresas como Azucarera, Ebro, Mercadona o Zumos del Mediterráneo. Que además de beneficiarse del dinero público de estas ayudas, imponen de manera abusiva su control sobre la cadena alimentaria, forzando a la baja continua de los precios de los productos. A la crisis láctea que ha acabado con el 26% de las explotaciones lecheras en tan solo dos años, le seguirán la de otros sectores. Otra parte importante  de estas ayudas sirven para complementar rentas a los pensionistas agrarios, que evidentemente no cultivan sus tierras y a los que inexplicablemente no se les han dignificado sus derechos en el actual sistema de seguridad social.

 

Lo mismo sucede con otros importantes fondos también de procedencia europea, dedicados a la protección ambiental y de la biodiversidad, a las infraestructuras hidrológicas, de transportes y energía: su gestión no se piensa desde la  perspectiva de las necesidades de la gente y de los territorios, si no de los empresarios amigos, puertas giratorios y sobres para financiar campañas y corruptelas. Hace poco hemos podido ver atónitos como una empresa pública dedicada a la gestión de agua contaminaba las que tenía a su cuidado para cobrar por descontaminar, o como comunidades de regantes están a punto de perder las tierras con que avalaron nuevos regadíos que antes de ser concluidos se reconoce que son inviables. Recorriendo nuestro rural podemos encontrar autopistas inacabadas, aeropuertos y museos abandonados, plantas de energía fotovoltaica desmanteladas, bosques mal cuidados que peligran incendios, como los de los ocurridos en centros de tratamiento de residuos para ocultar incumplimientos normativos, como ocurrió el pasado año en Toledo (neumáticos) y Guadalajara (químicos). Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria las grandes empresas constructoras se aprovecharon de la regulación privatista de recursos e inversiones públicas, como en el caso de las renovables o gestión del agua, hoy muchas  dilapidadas e improductivas. Los amigos del poder como los Slim y Koplowitz (FCC), Benjumea (Abengoa) y Florentino Pérez (ACS) no tienen problema en gestionar las pérdidas de sus aventuras “empresariales” con los bancos. Mientras el rural sigue siendo vaciado de población y se queda a merced de los intereses corporativos, que vuelven a la carga con emprendimientos tan insostenibles y surrealistas como el fracking o la minería de “tierras raras”, que ningún país de Europa occidental permite en su territorio. Parece que la “Marca España” no vela por la madre tierra que alberga nuestra patria.

 

Las sucesivas políticas puestas en marcha desde administraciones estatales y autonómicas (sean sociales, ambientales, de inversiones estratégicas, sean directamente productivas como las agrarias o pesqueras) han ido desvertebrando territorialmente el mundo rural, relegando lentamente a su población a una ciudadanía de segunda, y en el largo plazo atentando contra su sostenibilidad social, ambiental y democrática. Sin haber todavía resuelto la histórica cuestión de la financiación de las instituciones municipales, en muchos casos el poder local sigue preso del caciquismo clientelar organizado en torno a las dadivas graciables a las que lo someten diputaciones y gobiernos autonómicos. Aquí se mantiene bien atada una cadena de intenso control político de los vecinos y vecinas, donde las autoridades locales vigilan y cohíben el voto a pie de urna, o condiciona a las simpatías políticas un asfaltado, un alumbrado, una ayuda o un puesto de trabajo municipal o derivado de un programa europeo Esta es una dinámica política machacona y naturalizada que todavía hoy, en muchas partes de España, pesa en la vida cotidiana de la ciudadanía rural.

 

Una parte creciente de la población rural tiene un enorme sentimiento de abandono por parte de los poderes públicos, mezcla de frustración e indignación frente a los resultados de estas políticas pública e institucional. Muchas personas están hartas de que los partidos tradicionales les ignoren y desoigan sus necesidades, demandas y reclamos fundamentales. De hecho, muchas comarcas rurales se movilizaron antes que los madrileños del 15M e impulsaron plataformas y colectivos como Teruel Existe, La Otra Guadalajara, Soria Ya!, entre muchos otros. Como afirmaba con razón y orgullo un luchador incombustible como Jerónimo Lorente, “reunir tres mil personas en Molina de Aragón es como juntar dos millones en Madrid”.

 

Para cambiar nuestro país, mucha de esta gente ya trabaja con Podemos, intentan recomponer los pactos sociales y generacionales rotos por las élites irresponsables  y reclamar el principio constitucional de igualdad de derechos de todos. También tenemos compañeros y compañeras con doble militancia en colectivos jornaleros y asociaciones de agricultores y ganaderos, en las de bomberos forestales y agentes medioambientales, colectivos que miran esperanzados nuestra propuesta y colaboran activamente en nuestro trabajo legislativo esperando que empujemos demandas que el bipartidismo tiene paralizadas hace años. De igual forma, mantenemos estrecha colaboración con las redes que sostienen un diálogo entre cultura  urbana y rural, donde entidades agrarias y ruralistas trabajan junto a organizaciones ecologistas, feministas, de consumidores y asociaciones involucradas en el desarrollo comunitario de sus territorios. Mancomunadamente  demandan principios como el de un mundo rural vivo, la soberanía alimentaria y una alimentación saludable, para impulsar transiciones hacia una sostenibilidad ambiental, social y económica.

 

El medio rural y costero abarca el 84% de nuestro territorio, con el 24% de la población. Alberga el 100% de los recursos naturales considerados bienes comunes (agua, subsuelos mineros, bosques sumideros de carbono y productores de oxígeno, tierras para la producción de alimentos). Aquí se encuentra el 90% de nuestro patrimonio cultural monumental y buena parte de los patrimonios intangibles que modelan los valores, memorias, tradiciones e identidades populares, que nos configuran como pueblos y estado plurinacional. La mirada urbana prepotente del desarrollismo oligárquico estigmatizó el imaginario rural como “paleto” en buena parte de las producciones de nuestra industria cultural y televisiva, desarraigándonos de importantes saberes ancestrales del mundo rural que iluminaban nuestra cultura del trabajo y nuestra relación con la naturaleza.

 

Convencidos de nuestra lucha y de nuestra propuesta, Podemos Ser Rurales porque en los pueblos se puede vivir y trabajar dignamente, y son espacios privilegiados para pensar y construir alternativas al modelo capitalista dominante. Con relaciones comunitarias y vecinales más cercanas, donde se puede practicar la democracia directa y poner en marcha experiencias socio-económicas y productivas a escala humana, portadoras de otros valores, que respondan al reto del cambio climático y al cuidado responsable de los bienes comunes, en definitiva para impulsar otro modelo de desarrollo.

 

En el Consejo Estatal del Mundo Rural y Marino nos reunimos los compañeros de los círculos sectoriales (AGPA; Celtiberia por el Desarrollo Rural; Economía, Energía y Ecología), los consejeros y diputados responsables de las distintas áreas rurales de en los órganos autonómico de Podemos (agricultura y ganadería, pesca, política forestal, desarrollo rural y territorial, agua y medioambiente). Juntos estamos organizando una estructura para poner a trabajar estos recursos en un nuevo modelo de país. Con nuestras iniciativas generamos espacios de encuentro y participación para ciudadanos movilizados, militantes y activistas de distintas asociaciones y colectivos, expertos afines en entidades y administraciones, donde aprendemos y avanzamos en nuestro trabajo político y legislativo, en un triple objetivo.

Primero, ayudar a coordinar y densificar esa coalición social ya emergente, que viene dando visibilidad y construyendo respuestas a los problemas de viejos y nuevos vecinos rurales, de agricultores, ganaderos, pescadores, apicultores, silvicultores, de ecologistas y trabajadores de la protección ambiental, Apoyando el trabajo participativo de las ciudadanas y ciudadanos activos en general, tanto en las calles de los pueblos y las ciudades, como en los medios de comunicación y en las diversas instituciones.

Segundo, seguir avanzando en la formulación de un proyecto de reforma integral que, orientada por la reordenación territorial, reorganice los recursos productivos y reproductivos, hoy muchas veces dilapidados por mala coordinación y falta de perspectiva conjunta entre los diversos departamentos gubernamentales de las distintas administraciones públicas.

Tercero, potenciar nuestra presencia y escucha rural desde los círculos (locales y sectoriales) y los órganos autonómicos, para adaptar nuestras propuestas participativas y comunicativas a las singularidades de cada realidad socio-espacial rural y conseguir  llevar nuestros círculos a todas las comarcas de España. Ganar el mundo rural es un reto fundamental si queremos llevar a la Moncloa nuestro proyecto de cambio. Cumplir estos objetivos en los próximos años será clave si queremos cumplir en nuestra siguiente meta volante: tener candidaturas en más de 6000 pueblos a los que todavía no hemos llegado, en las próximas elecciones municipales.

Nuestra propuesta organizativa llega a Vista Alegre 2, apoyada y consensuada por los responsables territoriales y de los círculos sectoriales. En los pueblos hay poca gente, todas las “familias” y “corrientes” se conocen y necesitan, posiblemente porque no hay ni muchos aparatos ni muchas alternativas para organizarse. Todos estamos bastante contentos con el trabajo realizado hasta ahora en el Consejo, y bastante insatisfechos por el mucho que queda por hacer. Aunque dispersas en extensos territorios, las ganas, ilusión y esperanzas que hay en el rural son el motor del cambio que tenemos que  alimentar. Necesitamos en nuestro partido, en nuestros parlamentos y en nuestra ciudadanía una voluntad política renovada e innovadora, que ponga  más y nuevos recursos para avanzar y conseguir un proyecto de país para todos y todas, sin dejarnos nadie atrás en ningún rincón de España. Nuestra patria será también rural y sostenible, o lamentablemente no será.

 

Ariel Jerez

Coordinador estatal del Consejo del Mundo Rural y Marino de Podemos.

]]>
2017-01-13 10:00:15
<![CDATA[Aquí no se fía - Cláusulas suelo: pierden los abogados, ganan los asesores fiscales]]> El Gobierno no sabe cómo salir del embrollo de las cláusulas suelo, y retiró ayer por segunda vez el procedimiento extrajudicial que había ideado para resolverlo. Por lo que se sabe de él, los bancos dispondrán de tres meses para ofrecer una fórmula que compense a sus clientes por los intereses que les obligaron a pagar de más. Si no llegan a un acuerdo, éstos siempre tendrán la posibilidad de acudir a los tribunales, con el coste de tiempo y dinero que eso conlleva siempre.

Si fuese así, el decreto que fija el procedimiento no aportaría, en realidad, grandes novedades. Los titulares de hipotecas con cláusulas suelo ya tienen derecho a presentar una reclamación antes sus bancos, y a optar por la vía legal si se sienten desatendidos. Lo único que haría el Gobierno es poner un plazo para que la respuesta no se eternice y los afectados se rindan por puro aburrimiento.

Para quien sí puede sería un alivio es para la justicia, pues una avalancha de demandas agravaría su ya tradicional colapso. Se calcula que hay al menos tres millones y medio de hipotecas en vigor con cláusulas suelo, y la sola perspectiva de tener que hacer frente, uno a uno, a tal volumen de litigios resulta abrumadora. Con las preferentes existía el mismo peligro y el arbitraje permitió conjurarlo.

Por la misma razón que a los tribunales les viene bien la vía de los acuerdos, para los despachos de abogados que han alentado las demandas masivas contra la banca es una auténtica catástrofe. El gozo que les produjo la sentencia del tribunal europeo que abrió la puerta a reclamar con carácter retroactivo la anulación de las cláusulas suelo, caería en un pozo.

Pero hay otro colectivo al que la actuación del Gobierno en este asunto le puede suponer un pingüe negocio: el de los asesores fiscales. Hacienda pretende que los contribuyentes que se dedujeron los intereses pagados por aplicación de las cláusulas suelo, tributen por el dinero que los bancos les devuelvan. Y eso supone hacer las declaraciones complementarias del IRPF correspondientes a cada año.

Se trata, obviamente, de un engorro considerable, que habrá quienes prefieran dejar en manos de especialistas, aunque sea a cambio de pagar una minuta. Cuánto se embolsarían los asesores fiscales gracias a ello es difícil de preverlo. Pero sí hay una idea aproximada de lo que Hacienda esperar recaudar: en torno a mil millones de euros. Echen ustedes cuentas.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.

]]>
2017-01-13 00:59:45
<![CDATA[Al piano - Vindiciae contra Iglesias: Semántica de un golpe]]>

Víctor Egío*

Mucho se ha hablado del “debate” que agita a Podemos en estas últimas semanas. Entrecomillo a propósito el término “debate” porque si, en buena lógica, entendemos por debatir “el discutir un tema con opiniones diferentes”, deberíamos más bien conjugar otros verbos para entender lo que aquí está pasando. Ni están claros los temas, ni en qué divergen las opiniones de nuestrxs camaradas y sin embargo amigxs. El resultado, lógico, es una sensación de hartazgo totalmente justificada entre las propias bases de Podemos, cuyo nivel de confusión es proporcionalmente mayor cuanto más lejos se encuentran del núcleo irradiador. Por no hablar de nuestro sabio Pueblo que, directamente, se acoge al único derecho que en este país le va quedando: agarrar el mando y cambiar de canal.

Europa y el futuro del Euro. Política de alianzas. Vigencia del pacto de los botellines. Nuestro modelo territorial. La gestión de los resultados del 26J. Podemos en el Parlamento. Recuperar la movilización social. El auge del neofascismo en Europa. ¿Hay vida después de Syriza? Y los Círculos, ¿qué?… Si Podemos estuviera inmerso en un debate sobre su proyecto e identidad, estaríamos hablando de estas cosas y seguro que de otras más. Pero no. Por mucho que repaso manifiestos y entrevistas, no veo estos asuntos por ningún lado.

Los firmantes del Manifiesto “Recuperar la ilusión” exigían algo tan simple como una “organización madura, plural y descentralizada”. Errejón reivindica “un Podemos alegre, abierto y ganador”. Iglesias, Montero y Echenique juran por sus madres que a abiertos e integradores no les gana nadie y que su modelo es “el que más favorece el consenso y la síntesis”. Si el debate fuera ése realmente, el camino a Vistalegre II debería ser un camino de rosas y morreos televisados. Si no lo es, es porque toda esta querella va mucho más allá de lo que hasta ahora se ha hecho intencionadamente explícito.

Basta con colocar algunas palabras ante el espejo para entender mejor de qué va todo esto. Hay términos como “madurez”, “pluralidad” y “apertura” que, formuladas así, en positivo y haciendo el signo de la victoria, poco o nada dicen de las cualidades tangibles de un proyecto político. Buscan sin embargo arrinconar por oposición a cualquier proyecto alternativo en el terreno del amateurismo, el dogmatismo y el hermetismo, sus antónimos. De ahí a otros calificativos más gruesos (plebiscito, tiranía, purga, hueste…) hay solo un paso. Cargados semánticamente de referencias a los líderes más autoritarios de nuestra historia política (plebiscito – Napoléon; purga – Stalin…), constituyen un arsenal de guerra tremendamente destructivo. Hasta las palabras más bonitas pueden servir así a los estrategas que se empeñan en levantar muros, crear enemigos, denostar y golpear sin miramientos a lxs otrora compañerxs. No se fíen de esos simpáticos firmantes de manifiestos. Dos dedos que forman una V – un tirachinas.

En todo esto no hay nada nuevo. Podemos nació con una vocación inequívoca: ocupar la centralidad del tablero. Se trataba de moldear la agenda del debate público presentando propuestas de “sentido común”, articuladas en torno a muy pocos temas, aquellos, como decía Carolina Bescansa, que “construyen potencia política de transformación”. ¿Por qué tendríamos que pensar que los debates internos habrían de conducirse de otra manera en un partido que, ante todo, sigue siendo un fenómeno más mediático que grassroots? Pasar de puntillas por los bandazos ideológicos y programáticos que han desconcertado al electorado y son ante todo responsabilidad del Secretario Político. Situar en el centro de la agenda la pluralidad organizativa, para apuntar al Secretario General. Arrinconar a Pablo Iglesias en la esquina del autoritarismo, la intransigencia, la tiranía…y ponerlo en jaque. Vindiciae contra Iglesias. Una apertura arriesgada que busca condicionar la cita de Vistalegre en Febrero y convertir el congreso en una partida a doble o nada.

Pero aún hay más. El otro ‘top mantra’ de estos días glosa la confrontación de los supuestos modelos de Errejón e Iglesias como la enésima lucha de lo nuevo que está por nacer frente a lo viejo que debe sucumbir. Puro maniqueísmo. Solo hay algo tan antiguo como los tiranos: el discurso tiranicida empleado estos días por los alérgicos a Coleta morada. En la Antigüedad fue inspirador de grandes hazañas y salvaguarda de la libertad de los regímenes republicanos. Para cuando Europa toma el camino de la Modernidad, sin embargo, el derecho de resistir a los tiranos no era ya más que un juguete roto en manos de las sectas enfrentadas que sumieron durante más de un siglo a la Europa central y del Norte en la violencia religiosa. Los motivos que guiaron a Harmodio y Aristogitón, los asesinos del tirano Hiparco de Atenas, eran muy distintos de los que armaron el fanatismo fundamentalista de los Clément y Ravaillac. Por eso no había banquete en la Antigua Grecia en el que no se cantara la canción de los célebres amantes libertadores, mientras que la memoria de Ravaillac fue siempre sinónimo de oprobio. Y es que bajo el pretexto de combatir el despotismo se alimentaba el otro gran mal que siempre temió la república: la guerra civil. Cuando esto fue evidente a ojos de todos, la fábrica de magnicidas tuvo que echar la persiana.

La historia del tiranicidio es así una historia más de caminos que conducen al infierno, aunque se presenten empedrados de buenas intenciones. De ahí la necesidad de prevenirse frente a ciertos discursos nada ingenuos ni inocentes, que poco o nada tienen de novedoso. Vistalegre II puede y debe ser algo bien distinto: un punto de encuentro para aquellos que seguimos teniendo presente la tarea fundamental para la que nacimos y hemos llegado hasta aquí. Tomar el cielo por asalto.

* Víctor Egío es Doctor en Filosofía y concejal de Alternativa por Santomera

]]>
2017-01-12 12:00:29
<![CDATA[Jaulas Vacías - Sobre conejos y política]]> Este conejo no tiene nombre. Podría ser uno de los adorables conejos con los que mucha gente convive. Pero no lo es.

Este conejo malvivía, porque ya debe estar muerto, en una jaula minúscula donde no pudo moverse, hacinado junto a los 52 millones de conejos que se crían cada año en España.

Debido a la falta de espacio y confinamiento perpetuo, se estresan, se contagian enfermedades y mueren de las más terribles formas, porque no hay legislación que lo regule.

La foto corresponde a una reciente investigación de Iguadad Animal en diversas granjas de conejos en España. Es de agradecer su labor para dar visibilidad al infierno que viven los animales en granjas industriales y mataderos.

Sin su trabajo, seríamos ignorantes de lo que sucede tras los muros de estas granjas, algo que se oculta en esas campañas publicitarias para fomentar el consumo de la carne de conejo.

Lo peor de esta historia, es que los eurodiputados españoles de PP y PSOE están dispuestos a apoyar y perpetuar esta crueldad en la industria de la cría de conejos:

Clara Eugenia Aguilera y Esther Herranz García, del PSOE, Gabriel Mato y Ramón Luis Valcárcel Siso, del PP, votarán en contra  de la propuesta que se debatirá el próximo día 25 de enero en el Parlamento Europeo, para prohibir la cría en jaulas y exigir el aturdimiento previo antes del sacrificio de esos 52 millones de conejos criados al año en nuestro país. Así que estamos hablando de una decisión, que de no tomarse, tendrá un resultado de dimensiones catastróficas.

¿Cómo es posible estar de parte del sufrimiento animal? ¿Qué clase de políticos actúa en contra del interés generalizado de asegurar el bienestar animal?

Los ciudadanos debemos conocer esta cruel realidad, presionar para evitar esta terrible forma de explotación, en la sí hay compromiso: el de los eurodiputados animalistas Anja Hazekamp y Stefan Eck, que son la voz de los defensores de  los animales en Europa y llevarán adelante esta iniciativa en favor de los conejos.

Ahora solo falta que PP y PSOE no sucumban a las presiones de los ganaderos cunícolas para seguir atormentando a millones de conejos aprovechándose de un vacío legal.

….

]]>
2017-01-12 12:00:14
<![CDATA[A contracorriente - 2017 apunta hacia un mundo multipolar]]> La era de la hegemonía estadounidense y del neoliberalismo es, por definición, un tiempo de turbulencias e incertidumbres. Nadie ni nada permite prever con un mínimo de certeza el futuro inmediato, menos todavía a medio y largo plazo. Pero el cúmulo de acontecimientos permite proyectar a 2017 el surgimiento de un mundo multipolar.

El final de la Guerra Fría hizo al mundo retroceder al periodo histórico de hegemonía británica, cuando una sola potencia detentaba el predominio mundial. La decadencia británica introdujo un tiempo de disputas hegemónicas; primero entre Estados Unidos y Alemania, con dos guerras mundiales de por medio, después, entre Estados Unidos y la Unión Soviética, en el escenario llamado de guerra fría.

La desaparición de la URSS hizo que la humanidad volviera a un mundo unipolar, esta vez con la hegemonía imperial estadounidense. No tardó en anunciarse que la historia terminaría desembocando en esa hegemonía, que traería con ella la economía capitalista de mercado y la democracia liberal como horizontes insuperables de la historia. Seguirían habiendo acontecimientos, pero todos encerrados en ese marco, que nos aprisionaría definitivamente. En lugar de avanzar hacia delante, la historia habría retrocedido y quedado congelada. La superioridad militar, económica, política e ideológica de Estados Unidos no permitiría alimentar ilusiones en otra dirección. El fin del socialismo, que sería el futuro de la humanidad, en la concepción derrotada, relegaba ese tipo de sociedad al museo de la historia, como un largo paréntesis finalmente concluido. La economía capitalista pasaba a ser la economía, la única posible, así como la democracia liberal, la única posible.

Sin embargo, la Paz Americana no trajo el final de los conflictos bélicos, sino su multiplicación, y el mercado, por su parte, no propició el crecimiento económico, sino una recesión prolongada. Como resultado de esas contratendencias han surgido gobiernos antineoliberales, como por ejemplo en América Latina, así como fuerzas que se coordinan por la construcción de un mundo multipolar, como las congregadas en los Brics.

Un episodio que parecía ser simplemente una muestra más de la superioridad militar de EEUU y sus aliados del bloque imperialista occidental —como ya había ocurrido en Afganistán, Irak y Libia—, el de la destrucción del gobierno de Siria, como paso previo al bombardeo de Irán, terminó promoviendo una gran contrarrevuelta que, sumada a otros fenómenos, apunta hacia el surgimiento de un mundo multipolar.

Estados Unidos no había logrado crear las condiciones del bombardeo de Irán, ni dentro, ni a través sus aliados externos. Rusia aprovechó para proponer un proceso de negociación entre Estados Unidos e Irán, que tuvo éxito, desarticulando los planes bélicos de Israel, apoyado por Arabia Saudita y poniendo en práctica el primer proceso de resolución pacífica de un conflicto bélico importante en el mundo en mucho tiempo.

Este éxito fue el preámbulo que permitiría también una resolución de la aparentemente interminable guerra en Siria. Arabia Saudita, incómoda en las negociaciones con Irán, intensificó el apoyo al llamado Estado Islámico (EI), que se ha vuelto la fuerza fundamentalista y terrorista que pasó a amenazar no sólo a gobiernos de Medio Oriente, sino de todo el mundo con sus acciones. Como uno de sus efectos, la guerra en Siria quedó polarizada entre el EI y el gobierno sirio, sacando definitivamente del escenario supuestas fuerzas moderadas de oposición, usadas como pretexto por Estados Unidos para apoyar intentos de derrumbar al gobierno sirio. El acuerdo entre Rusia, Turquía e Irán, apoyado por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sustentado en la derrota militar del EI, por intervención decisiva de las tropas rusas, promovió un nuevo acuerdo de paz, esta vez sin Estados Unidos.

A este nuevo horizonte se suma la alianza alrededor de los Brics, con Rusia y China como protagonistas esenciales, como fuerzas que promueven el fortalecimiento de modelos de desarrollo económico con distribución de renta, en contrapartida del agotamiento del neoliberalismo y la prolongada recesión a que ha desembocado ese modelo.

El Brexit y la victoria electoral de Donald Trump en las elecciones estadounidenses apuntan hacia retrocesos en el proceso de globalización, con políticas proteccionistas y debilitamiento de los procesos de libre comercio, imponiéndose en las dos potencias que desde hace más de un siglo han estado a la cabeza del bloque imperialista en el mundo.

La combinación de esos factores tendrá en 2017, con la retirada de Gran Bretaña de la Unión Europea, así como la toma de posesión de Donald Trump, haciendo con lo que ya se venía dibujando como el agotamiento del modelo neoliberal, la incapacidad de Estados Unidos de concluir las guerras de Afganistán y de Irak, así como su impotencia frente a la extensión de los conflictos bélicos en toda la región y el fortalecimiento de Rusia como actor político y militar global, un nuevo escenario mundial.

Un nuevo escenario que tiene que ser, para América Latina, un espacio de nuevas oportunidades, para salir definitivamente del modelo neoliberal y de la hegemonía estadounidense, buscando profundizar alianzas que promuevan la solución pacífica de los conflictos y apoyen políticas de desarrollo con distribución de la renta. Brasil, Argentina, México y todos los países del continente tienen que decidir dónde quieren ubicarse en ese nuevo escenario mundial.

]]>
2017-01-12 07:09:55
<![CDATA[Malas hierbas - No hay sitio para las viejas nucleares]]> Hoy hemos conocido a través de una publicación que el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ya tiene preparado el informe técnico que dictaminará si ampliar o no la vida útil de la central nuclear de Santa María de Garoña  y que se hará público a finales de enero. Se han ido manejando diversas fechas: julio, noviembre  y ahora enero. Es posible que esta sea la definitiva, o no.  A pesar de la petición de la mayoría absoluta del Parlamento para que el informe sobre Garoña se paralizara, el CSN con el apoyo del gobierno de Rajoy ha seguido adelante, eludiendo el mandato del Congreso.

Pero es muy probable que efectivamente pronto se conozca el informe final, ya que la industria nuclear ha apostado muy fuerte para que 2017 sea el año en el que definitivamente se “oficialice” el alargamiento de la vida de las centrales nucleares. Desde hace años llevan preparando el camino para que la vida de las nucleares pueda aumentarse de 40 a 60 años, o incluso más allá.

Incluirá condiciones más o menos estrictas, pero todo el mundo sabe que el informe del CSN será favorable a que Garoña se reabra, ya que hace tiempo que el Consejo de Seguridad Nuclear dejó de ser un organismo regulador independiente, para convertirse en cómplice de la industria nuclear. El PP se encargó de remachar ese clavo con el nombramiento hace un año de Javier Dies Llovera como tercer consejero del PP, de un total de cinco.

Garoña es una central amortizada. Inaugurada en 1971 y, tras funcionar hasta el año 2012, lleva cerrada los últimos cuatro años. En este tiempo nadie la ha echado de menos, lo que demuestra que su sustitución es un hecho consumado.  Pero la decisión sobre su futuro es clave, debido a que ofrecerá a la industria eléctrica el argumento que necesita para que pueda alargarse la vida útil del resto de centrales.  Por cierto, que también puede sentar un precedente para que la industria reclame indemnizaciones millonarias por lucro cesante en caso de que no se permitiera su puesta en marcha.

Garoña es vieja, obsoleta y por tanto su puesta en marcha puede ser un ejercicio muy peligroso, y muy caro. Es posible que aún con informe favorable del CSN no vuelva a ponerse en marcha. Además, así lo reclama la mayoría del Congreso.  Pero la industria no va a dejar escapar la oportunidad de conseguir el ansiado informe favorable al alargamiento de la vida de la central, para allanar el camino a las que vengan después.

Por ello 2017 será un año clave para el futuro de las nucleares en España. Y en definitiva para el futuro energético. Con un mix en el que la nuclear genera el 22% de la energía eléctrica que se produce, no hay espacio para que las renovables aumenten. La cuestión clave es que frente a unas nucleares cada vez más envejecidas  y por tanto más peligrosas, la alternativa renovable está disponible y pide paso. Ya no hay sitio para las viejas nucleares.

]]>
2017-01-11 17:10:20
<![CDATA[El imaginario salvaje - Anticapitalistas]]> La percepción pública que de Anticapitalistas se tenía hasta no hace mucho, guardaba una relación directa con esas extrañas alineaciones en las que convergían los filtradores no oficiales de los sectores más templados de Podemos, con algunos medios de comunicación que, a diestra o siniestra, han intentado socavar su pluralidad a costa de una de sus referencias fundacionales. Esas mismas conexiones, que antes jugaban a demoler Anticapitalistas son las que tantos disgustos están dando al propio pablo Iglesias en estos momentos.

Cuando en una parte del electorado de Podemos ya se había instalado la imagen negativa de Anticapitalistas, haciéndose especial énfasis en su supuesto dogmatismo, sectarismo y radicalidad, la cruda realidad ha arrojado un saldo bien diferente.

En primer lugar hay que subrayar que la guerra pública desatada entre sensibilidades no es más que el fruto inevitable de una cultura política sumamente cainita (muy en la línea de la grumosa y vieja política), a la que desde el principio se había opuesto Anticapitalistas, así como otros miembros destacados de Podemos a los que, sin éxito, se les intentó relegar, como fue el caso de Pablo Echenique, en Aragón, o de Teresa Rodríguez, en Andalucía, que como todo el mundo sabe es una de las dirigentes más destacadas de esa sensibilidad. Ejemplo concreto de lo anterior, de esa visión diferente de la cultura política de que hizo y hace bandera Anticapitalistas, es que, sin ir más lejos, la líder andaluza incluyó en su lista, a priori más que ganadora, a personas de otras sensibilidades que no tenían filiación alguna con Anticapitalistas. La propia Rodríguez fue sumamente explícita cuando dijo que “debemos construir un sujeto político diferente en el fondo y también en las formas. Creo en la biodiversidad política a la hora de conformar frentes amplios que busquen una alternativa plural y transformadora”.

Esta misma Teresa Rodríguez es la que, en la línea de deshacer esa construcción política más jerárquica y de familias, a la que parecía que Podemos estaba inexorablemente abocado, impulsa que su secretaría general, pase a ser una coordinación de Podemos en Andalucía, “lo que nos aleja de las familias de poder y nos acerca a una construcción mucho más coral y democrática”.

En las últimas fechas hemos podido observar como la propia madurez de Miguel Urbán, europarlamentario y cofundador de Podemos, así como figura destacada de Anticapitalistas, le hace obrar con suma responsabilidad, formando parte de ese cuerpo de “cascos azules” que intenta parar la desmedida confrontación que diferentes corrientes de Podemos están librando en las redes sociales ante una masa votante que observa atónita. Nos toca evitar más acciones irresponsables, que alimenten la idea de una crisis, cuando lo que deberíamos hacer es estar preparándonos con debates para afrontar las dos opciones que vienen: o una gran coalición o nuevas elecciones”.

En segundo lugar, cabe decir que, ante la sorpresa de muchos, Anticapitalistas está jugando un papel que nadie se esperaba. En un medio político como el de Podemos, donde la fluctuación de poder y la confrontación en el debate son de gran intensidad, Anticapitalistas es un estabilizador de triple referencia: el cambio político y social en todo el país, preservar el proyecto político que encarna Podemos y aportar ideas que posicionen la oferta política de los morados en una clave de transformación real. Manuel Garí, economista y miembro histórico de Anticapitalistas, sostiene que: “debemos abordar el debate interno desde la necesidad de más y mejor democracia, pero eso no se hace destruyendo al otro, se hace con responsabilidad. La responsabilidad de salir a la calle y a las instituciones a luchar para parar el dislate conservador de PP, PSOE y Ciudadanos”.

]]>
2017-01-04 23:00:12
<![CDATA[Las carga el diablo - Pero… ¿qué es lo que ha pasado aquí?]]> Me voy tres meses de este país, vuelvo a casa por Navidad y en vez de turrón El Almendro me encuentro con el “marrón” de Podemos. No doy crédito al estrepitoso follón que tienen montado ¿De verdad está pasando todo lo que parece que está pasando? Me niego a creer que las cosas se hayan podido liar tanto durante el escaso tiempo en que he perdido algo de foco por haber estado un tiempo en el extranjero.

– He perdido año y medio de mi vida con los de Podemos, creyéndome que esta vez sí era posible, me dice un amigo catedrático de universidad durante una comida de reencuentro navideño.
– Han rebasado su nivel de competencia, me dice otro aludiendo al célebre principio de Peter.
– Se van a acabar matando entre ellos mientras Mariano se fuma un puro.
– El Psoe en la ruina y ellos haciéndole la competencia. ¿Se puede ser más torpes? -remata otro amigo.

Queridos colegas de Podemos, ¿qué coño os ha pasado? ¿Cómo es posible que tengáis montado un pollo de tamañas dimensiones? ¿Qué hacéis peleándoos a muerte y ladrándoos por las esquinas los unos a los otros, mientras vuestros otrora acojonados adversarios se frotan divertidos las manos con vuestros desencuentros y peleas públicas?

José Manuel López defenestrado como portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, twitter ardiendo con agresivos hastags contra Errejón que luego desautoriza Iglesias pidiendo perdón por el espectáculo que están dando, Echenique llamando al orden, Mayoral y Montero con unas cosas, Rita Maestre y Tania Sánchez con otras… y los periódicos poniéndose morados de titulares contra la organización aprovechando las cuitas internas y sin tener que esforzarse en inventar nada, como tantas veces habían tenido que hacer hasta ahora.

¿Qué os ha pasado, amigos? ¿Cómo es posible esto? Metedle caña al PP, pero no os la metáis entre vosotros, por favor. ¿La misma historia de siempre una vez más? Podemos era un estado de ánimo, conseguisteis ponérnosla dura a miles y miles de desanimados y escépticos ciudadanos que habíamos tirado o estábamos a punto de tirar la toalla, y que ahora nos tiramos de los pelos mientras otros hacen palmas con la orejas.

Revolucionasteis el panorama político acertando al recoger el descontento de la calle, las movilizaciones del 15-M, las actuaciones de la PAH contra los desahucios, las mareas, la indignación por tanta corrupción y tanta puerta giratoria… Supisteis meterle el miedo en el cuerpo a los salvaguardas del sistema, que se apresuraron a cargar contra vosotros por tierra, mar y aire y se inventaron un Ciudadanos estatal en tres cuartos de hora. Denunciabais las injusticias, poníais en evidencia las mentiras de los acólitos de la derecha, que por fin dejaron de sentirse impunes en las tertulias televisivas, pusisteis al descubierto las vergüenzas del bipartidismo, introdujisteis un lenguaje nuevo, dejasteis clara la importancia de una urgente reforma constitucional, hablabais de Renta Básica y de pobreza energética, combatíais la desigualdad, llenabais los mítines y conseguisteis que gente que había decidido no votar nunca más volviera a hacerlo con ilusión.

En resumen, le pegasteis a esto un meneo histórico y los réditos se los están llevando otros. Os están robando literalmente la cartera y vosotros a hostias en twitter. Volved a la casilla de salida, por favor. La aventura que encabezasteis merecía mucho la pena. Decidme que todo ha sido un mal sueño, que mi percepción tras un tiempo de estancia fuera de España es equivocada, decidme que os vais a dejar de malos rollos y a emplear todas vuestras energías en lo que realmente importa: acabar con el bipartidismo y con los desmanes de la derecha en el poder. Se lo debéis a quienes creyeron en vosotros, a quienes se creyeron que erais diferentes y que no teníais nada que ver con los usos y costumbres de los partidos tradicionales.

A menos que todo fuera mentira, pero no lo es. Leo a Monedero y veo que no lo es. Era el padre de la criatura y lo dejasteis tirado, os pusisteis de perfil cuando teníais que haberle defendido a muerte sin fisuras y ahí sigue él, mirando únicamente hacia adelante, intentando que aquel prometedor invento llamado Podemos no acabe al final yéndose a la mierda. Igual basta con que le hagáis caso. Monedero no se resiste a creer que el sueño de cambiar este país no sea posible. Que él siempre esté ahí, y que continúe con el empuje y la coherencia del primer día me hace pensar que a lo mejor no todo está perdido.

Decidme, colegas de Podemos, que estoy equivocado y que me falta información. Que sois como erais, que pensáis como pensabais y que todo volverá a ser como antes. Convencedme, por favor. Decidme que no renunciáis a que os voten no ya cinco, sino seis, siete u ocho millones de ciudadanos. Que os vais a dejar de mariconadas de una puñetera vez, de poneros verdes en twiter los unos a los otros, de pedir perdón y de echar portavoces a las primeras de cambio. Decidme que el mal sueño se acaba ya y que quienes creímos y creemos en vosotros no tendremos nunca que avergonzarnos de ello. Feliz Año Nuevo.

]]>
2016-12-29 19:39:55
<![CDATA[Verdad Justicia Reparación - Los miedos, los borbones y otros cuentos de navidad]]> Luis Suárez

La Comuna expresos y expresas de la dictadura franquista

Lo ha declarado recientemente Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo PRISA, como parte de la información revelada en el libro autobiográfico cuya promoción prenavideña ha sido la causa de su reciente despliegue de locuacidad: el miedo fue el motor del consenso en la transición (Babelia, 11-12-2016).

No creo que esa revelación sorprenda a casi nadie, al menos no a quienes vivimos aquella segunda mitad de la década de los 70 en el uso de la razón. Sin embargo, sí puede sorprendernos que un hecho bastante obvio sea admitido por alguien que ha formado parte de la extensa nómina de líderes políticos y mediáticos empeñados tozudamente durante todos estos años en hacernos creer que los pactos de la transición fueron la mejor opción posible, libre y deseada por todos sus firmantes y apologetas.

Ahora resulta que más que la mejor opción, el modelo político pergeñado en la transición, el llamado ‘régimen del 78’, era en realidad la opción forzada por el miedo, es decir, una opción obligada bajo chantaje.

Pero ¿qué miedo? Pues un miedo con dos caras: Por un lado, el temor de los franquistas a ser procesados y juzgados por sus fechorías y crímenes; de otro, el miedo de las fuerzas de izquierda firmantes a una posible reacción militar.

Dos miedos, pero ninguna simetría. El miedo de los criminales franquistas, perfectamente justificado. Conscientes de sus delitos sin fin contra los derechos humanos, contra la propiedad, contra la vida; sabedores de que ‘a todo cerdo le llega su sanmartín’, o, verbigracia, que a todo criminal amparado por un régimen dictatorial le llega su momento de rendir cuentas cuando dicho régimen se desmorona. Los franquistas conjugaron sus miedos imponiendo una ley de punto final bajo la forma de amnistía, en realidad amnesia obligada. Una amnistía sin previo procesamiento ni condena no es una amnistía sino una simple renuncia a la verdad y la justicia.

En el otro lado de la mesa, el miedo de las fuerzas de izquierda firmantes (recordemos, fundamentalmente PCE y PSOE y sus organizaciones afines), sumamente sobreactuado: tanto la oligarquía económica y financiera de nuestro país como la comunidad internacional, y, sobre todo, la inmensa mayoría  de la sociedad española, hubieran aislado inmediatamente cualquier conato de resistencia violenta por parte de algún sector del ejército o fuerzas armadas. Así se demostró pocos años más tarde con el ‘Tejerazo’. La izquierda constitucional espantó sus miedos cediendo a la amenaza de un supuesto ‘ruido de sables’.

Dos renuncias, pero tampoco simetría alguna. La derecha renunció a aquello de lo que en su gran mayoría ya había decidido desembarazarse hacía tiempo, es decir, la dictadura franquista, un sistema impresentable y podrido que era ya una rémora para sus propios intereses como capitalismo expansivo necesitado de homologación internacional.

La izquierda mayoritaria, por su parte, renunció a una larga serie de objetivos siempre defendidos como parte de las bases imprescindibles del nuevo escenario democrático: depuración del aparato del estado franquista; exigencia de responsabilidades por los crímenes de la dictadura; cuestionamiento del modelo monárquico impuesto por Franco; reconocimiento de los derechos de las nacionalidades históricas; revisión de los acuerdos y privilegios de la iglesia… En definitiva, renuncia a la llamada ‘ruptura democrática’ con el franquismo, defendida hasta el día anterior por esos mismos partidos.

Ese reconocimiento del auténtico ‘motor’ de los pactos de la transición tiene como es lógico su corolario: Si el régimen del 78 fue en buena parte producto del miedo, y si ese miedo y las concesiones derivadas del mismo fueron muy desequilibrados, originando un grave déficit democrático en nuestro actual modelo político, incluyendo la total impunidad del franquismo,… ¿por qué habríamos de dar por buenas o definitivas esas renuncias 40 años más tarde? ¿O es que sigue estando vigente hoy el chantaje del ‘ruido de sables’?

Precisamente a la impunidad del franquismo parece haber querido dedicar el monarca borbón alguna de sus frases en su infumable discurso navideño, este año particularmente partidista.

“Son tiempos para profundizar en una España de brazos abiertos y manos tendidas, donde nadie agite viejos rencores o abra heridas cerradas.”

Más allá de esa vacua retórica de los brazos y las manos (que se lo cuente a los emigrantes y refugiados que se ahogan en el Mediterráneo, que se despellejan con las concertinas, o que sufren prisión ilegal y torturas en los CIEs), parece claro a quién va dirigido lo de los viejos rencores y las heridas cerradas.

No se dirige desde luego a la reconciliación en Euskadi, como reclama la mayor parte de la sociedad de ese territorio, exigiendo pasos definitivos hacia la pacificación de un gobierno enrocado precisamente en el ‘rencor’ y en mantener abiertas las heridas.

Viniendo de quien viene, ese mensaje no puede tener otro sentido que el de mantener sellado el sepulcro blanqueado del franquismo. Resulta no obstante insólito que la supuesta neutralidad del borbón se haya saltado en este caso con un pronunciamiento tan descarado como ofensivo, provocando entre otras la reacción inmediata de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que ha denunciado el discurso ante el Defensor del Pueblo, pidiéndole que recuerde al monarca su obligación de respetar los derechos humanos.

Lo que nos faltaba a estas alturas del partido a las víctimas del franquismo es que un jefe de estado sin legitimidad democrática alguna, entronizado por herencia genética a partir de un dedazo del dictador, pretenda hacerle eco al coro de los neofranquistas para quienes el pacto de impunidad de la transición resulta intocable por los siglos.

Pues bien, instruyamos tanto al borbón como a quienes le escriben los discursos con varias nociones básicas:

  • Tal como han reiterado los organismos de derechos humanos internacionales, invocando normas y convenios suscritos también por España, los crímenes contra la humanidad, como son los de violación de derechos humanos y represión política de la dictadura, ni prescriben ni son amnistiables.
  • Los crímenes franquistas no son heridas cerradas, sino abiertas y sangrantes, nunca investigados, nunca sujetos a la justicia, nunca castigados los culpables, nunca reparados sus daños.
  • La marea contra la impunidad franquista no ha hecho sino iniciar su desarrollo, es imparable y arrolladora, arrancó en Buenos Aires en 2010 y ahora avanza desde cientos de ayuntamientos y juzgados del estado español.
  • El miedo a los cuerpos armados, si puede servir como explicación de las renuncias de la transición, resulta hoy simplemente ridículo como posible espantajo contra la verdad y la justicia.
Tomando en cuenta estas sencillas ideas esperamos que en la nochebuena de 2017 nos ahorren el bochorno de otra provocación como la de este discurso.

]]>
2016-12-29 19:00:17
<![CDATA[Pensamiento crítico - Los remanentes del pujolismo: Convergència Democràtica y ahora Partit Demócrata]]> Vicenç Navarro
Autor del libro ‘L’Estat del Benestar a Catalunya’, y Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universitat Pompeu Fabra

En la investigación policial que se llevó a cabo sobre la corrupción en el principal partido de las derechas catalanas, el partido liberal Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), que ha estado gobernando Catalunya (junto con Unió Democràtica, un partido cristianodemócrata) durante la mayor parte del periodo democrático, se descubrieron, en la Fundación de este partido (Fundació CatDem), unos documentos en los cuales se clasificaban los intelectuales catalanes según su afinidad al ideario del partido, ideario que confunde los intereses particulares y empresariales que representa con los intereses de Catalunya, y que se presenta como la defensa de Catalunya frente a España. Esta lista incluía cuatro categorías: “afines”, “simpatizantes”, “dudosos”, “contrincantes y adversarios” (en realidad, según el tono del documento, “enemigos”), situándome a mí en esta última categoría. No me sorprendió estar en la lista negra de la derecha catalana. Desde que volví del exilio, hace ya muchos años, he estado vetado en todos los medios de comunicación públicos, radiofónicos, escritos y televisivos, instrumentalizados o cercanos a aquel partido (que son la gran mayoría en Catalunya). Sabía, por lo tanto, que estaba en la lista negra del establishment político-mediático de Catalunya. Si no fuera por la enorme frustración de sentirme discriminado en mi propio país, casi hubiera sido un honor estar en esta lista, en la que estábamos cinco.

Lo que sí me sorprendió, sin embargo, fue el nivel de sectarismo, desfachatez, ignorancia y manipulación que reflejaba esta clasificación, puesto que, además de incluir muchos errores, me situaban en la misma categoría de autores con los que he expresado mi profundo desacuerdo, como por ejemplo el catedrático Francesc de Carreras, tipificándome como “nacionalista español” y “anticatalán”. Y esto a pesar de que he sido uno de los autores en Catalunya y en España que ha sido más crítico con el nacionalismo españolista. Es más, mi biografía –que conocen por las razones que explicaré- muestra que mi concepción plurinacional de España es opuesta a la del nacionalismo españolista. Procedo, además, de una familia que defendió a la República española y a la nación catalana (siendo brutalmente represaliada por ello), identificándome, política e intelectualmente, con el presidente Companys (una de las figuras de la historia de Catalunya más incómodas para el pujolismo). Fui, además, junto con mis amigos Teresa Forcades y Arcadi Oliveres, fundador del movimiento Procés Constituent, habiendo siempre subrayado mi profunda oposición al Estado español (lo cual es diferente a oponerse a España), resultado de una Transición inmodélica, puesto que no considero este Estado como representante de los distintos pueblos y naciones que constituyen este país.

Mi relación con el pujolismo

Conocí el Sr. Jordi Pujol en la Facultad de Medicina. No me cayó bien desde el principio. De formación germánica, lo vi siempre muy autoritario y, lo que es más importante, estaba en el polo opuesto al mío en cuanto al significado de Catalunya. Pujol, hijo de la burguesía, tenía, en aquel momento, una visión racista de Catalunya. Definía (junto con los sectores más reaccionarios de la burguesía catalana) a los inmigrantes procedentes del sur de España como “charnegos”, como intelectualmente inferiores. Yo, por el contrario, hijo de una familia de izquierdas, represaliada por el fascismo, escogí trabajar como médico del Somorrostro, el barrio más pobre de Barcelona, donde vivían los “charnegos”. Fui, pues, y con gran honor, el médico de los charnegos.

Quiero aclarar que respeto y valoro positivamente la participación de Jordi Pujol en la lucha antifascista. Pero dicho esto, fue de las poquísimas personas de la derecha catalana que lo hizo, mientras que muchos catalanes trabajamos durante años en la resistencia, resistencia de izquierdas que, como Pujol tuvo que reconocer, fue la que hizo más para defender la identidad catalana. Las derechas catalanas participaron muy poco en la lucha contra la dictadura.

Convergència Democràtica, que ha estado gobernando Catalunya junto con Unió Democràtica durante la mayor parte del periodo democrático, ha sido, a semejanza de las derechas italianas, un partido de claro comportamiento clientelista, que compró e incluyó en sus redes de corruptela a grandes sectores de la sociedad y de la intelectualidad. Incluso hoy esto se puede ver en la composición de la casta de tertulianos en sus medios de comunicación, lo que Gramsci denominaría los intelectuales orgánicos del nacionalismo burgués, muchos de los cuales pasaron durante su juventud por el sarampión de ser de izquierdas, siendo hoy muchos de ellos los principales promotores de la visión neoliberal en Catalunya.

Este partido, claramente de derechas, se convirtió al independentismo recientemente, debido en parte a un oportunismo político, a causa del comportamiento del Estado central y su oposición al Estatuto de 2006 iniciado no por Pujol, sino por el socialista Maragall (con el cual me une una gran amistad), siéndole muy provechoso que el bipartidismo en el Estado español presentara una cara muy antipática que generó el crecimiento del independentismo. No creo que se pueda dudar que este crecimiento se debe al crecimiento del nacionalismo españolista, que ha alcanzado su máxima expresión con el gobierno del PP. El desplazamiento hacia el independentismo ha sido su salvación electoral, porque habría disminuido o incluso desaparecido (como le ha pasado a Unió Democràtica) si se hubiera limitado a defender los intereses de la burguesía catalana, tarea en la que compiten electoralmente con el PP y Ciudadanos.

Siempre hubo otro catalanismo

Como he dicho antes, durante la dictadura no fueron las derechas catalanas las que se distinguieron por su defensa de Catalunya (incluyendo su identidad), sino las izquierdas catalanas. Y así fue no sólo durante la dictadura, sino también después, durante la democracia. Pero es aquí donde el significado de Catalunya varía. Querría subrayar que no menosprecio el trabajo que el pujolismo hizo durante su largo periodo de gobierno para intentar recuperar la cultura y la simbología catalanas. Pero lo hizo dentro de un concepto clasista que contribuyó a descohesionar Catalunya, tal como se documenta en el trabajo L’Estat del Benestar a Catalunya que dirigí. La polarización de la escuela catalana por clase social fue “su gran contribución a hacer país”. Fueron las izquierdas y el gobierno tripartito, satanizado por los medios cercanos o controlados por las derechas catalanas, los que intentaron cambiar el clasismo de las políticas públicas de la Generalitat, incrementando el gasto público social para que disminuyera la descohesión social.

Y cuando surgió el 15M (y aquí en Catalunya el Procés Constituent), aparecieron movimientos que no solo querían romper con el Estado español (que es diferente a romper con España), sino también con la Generalitat de Catalunya existente, creándose el Procés Constituent, que tenía como objetivo contribuir a crear una nueva constitución para una Catalunya republicana, resultado de una participación ciudadana, construyéndola de abajo arriba. Un proceso constituyente es construir una Catalunya soberana, esto es, una Catalunya donde la población catalana sea la que decida. Soberanismo, sin embargo, no es independentismo, diferencia que interesadamente los partidos independentistas nunca aceptan, puesto que insisten en su identificación asumiendo erróneamente que la población catalana, en un proceso auténticamente democrático, escogería la independencia.

Soberanismo no es lo mismo que secesionismo 

Un elemento central de este otro catalanismo fue la identificación del tema nacional con el tema social, esto es, que la lucha por el reconocimiento de la soberanía de la nación catalana, que tenía como componente importante de este proceso el establecimiento del derecho a decidir (tal como las izquierdas catalanas y también, por cierto, las izquierdas españolas, habían defendido durante la resistencia antifascista), fuera paralela e inseparable del proceso de transformación del Estado de Catalunya, aliándose con las clases populares –de las que la clase trabajadora es el elemento central- frente a la burguesía (con cierta simplificación, el eslogan del Procés Constituent era construir la Catalunya del 99%). Fue una experiencia interesante, y personalmente muy valiosa, porque conocí a personas que se convirtieron en grandes amistades. En realidad, muchas de las personas que están hoy en la dirección de nuevos movimientos como Barcelona en Comú surgieron del Procés Constituent. Marché del Procés Constituent, sin embargo, cuando vi que el énfasis nacional absorbía la mayor parte del proyecto, cuando mi primer objetivo, aunque no el único, es la dimensión social.

No estoy de acuerdo con aquellos que dicen que para resolver el problema social hay que resolver primero el tema nacional. Creo que es un error, como está haciendo la CUP (partido por el que en el tema social siento gran aprecio y simpatía), enfatizar primordialmente el tema nacional, estableciendo, en el caso de la CUP, una alianza con la derecha catalana (responsable de los enormes recortes y reformas laborales que han hecho un enorme daño a las clases populares de Catalunya). Por este motivo veo con gran simpatía movimientos como En Comú Podem, porque, luchando por el reconocimiento del derecho a decidir, ponen esta demanda dentro de un programa social que permita la movilización social y nacional que, en mi opinión, son necesarias para conseguir la liberación de Catalunya, en alianza con otros pueblos y naciones de España, los cuales, además de sentirme emocionalmente identificado con ellos, son condición importante para conseguir la liberación social y nacional en Catalunya. Todos ellos comparten un adversario común, que es el nacionalismo españolista que nos asfixia a todos.

Pero también están asfixiando a Catalunya las derechas independentistas, que han impuesto una dictadura mediática, siendo el grupo más excluido las izquierdas (excepto, de forma muy minoritaria, la CUP). No es por casualidad que la lista secreta de la Fundació CatDem definiera el ultraderechista Sala y Martín como un gran patriota catalán, al que se le dieron 400.000 euros (más IVA) para producir un programa (de pésima calidad y rigor, y abusiva manipulación) para promover el ultraliberalismo, además de tener un espacio de televisión y otro de radio en programas insignia de los medios públicos catalanes. Y, como era predecible, yo era considerado un enemigo (destinado a no aparecer nunca). Prácticamente nadie que esté a la izquierda de lo que consideran el centroizquierda respetable aparece en estos medios.

Este sectarismo logró su máxima expresión cuando la Sra. Rigau, dirigente del partido gobernante en la Generalitat de Catalunya y muy influyente dentro del pujolismo, creyendo que podía actuar con toda impunidad, tuvo la desfachatez de quejarse a la rectora de mi universidad -la Universitat Pompeu Fabra-, la Sra. Mª Rosa Virós, de mis trabajos científicos críticos con la política social de la Generalitat, lo que la rectora, con la integridad que la caracterizaba, le dijo que no era una conversación ni una observación adecuadas para su cargo. La Sra. Virós, por cierto, fue la que me invitó a integrarme en la Universitat Pompeu Fabra. La causa de la ira de CDC era que había aparecido en Internet un vídeo que era en realidad un libro que yo había dirigido, denunciando el atraso social de Catalunya, vídeo que yo no era consciente que se hubiera hecho, y que tuvo un gran impacto en las elecciones, contribuyendo a la derrota de CiU en las elecciones de 2003.

Podemos como el enemigo

Los talibanes de la derecha independentista (que abundan en Convergència, ahora Partit Demòcrata) odian a Podemos, al que consideran como el principal enemigo, puesto que es la cara amable y fraternal de España que más teme este tipo de independentismo. Como que su objetivo es perpetuarse en el poder, son conscientes de que siempre que exista la cara antipática, hostil y asfixiante de España lo tendrán fácil para hacerlo, aunque esto sea a expensas de no conseguir nunca la independencia. Tendría que ser obvio que ellos solos, y con la clase trabajadora en contra, nunca conseguirán la independencia. Pero por extraño que parezca, esto parece que les va muy bien, puesto que el elemento clave es permanecer en el poder. Y para ello utilizan tanto la bandera catalana como el sentimiento noble y positivo de amor hacia Catalunya de amplios sectores de la sociedad catalana, defendiendo, no a Catalunya, sino su asfixiante poder institucional. Son tan obstáculo para conseguir la soberanía catalana como lo es el nacionalismo españolista, que es su mayor aliado en esta empresa, nacionalismo que, como he indicado en varias ocasiones, tiene un objetivo idéntico: también perpetuarse en el poder.

Una última nota

Aplaudo y comparto el apoyo que las izquierdas están dando a la presidenta del Parlament de Catalunya, la Sra. Carme Forcadell, y al que fue presidente de la Generalitat de Catalunya, el Sr. Artur Mas (al cual he criticado ampliamente), por la persecución judicial a la que están siendo sometidos, una protesta que tendría que movilizar a todas las fuerzas democráticas en Catalunya y en el resto de España en contra de esta represión. El oportunismo político de la derecha española (homologable a la ultraderecha en Europa) la lleva a intentar explotar el anticatalanismo, que por desgracia todavía está ampliamente extendido al centro de España, para crear un enfrentamiento que la está beneficiando electoralmente, como también está beneficiando a la derecha catalana. En este enfrentamiento, las más mínimas reglas de decencia democrática están siendo violadas, primordialmente por la derecha española, cosa que se tiene que denunciar por mera coherencia democrática. Así de claro.

]]>
2016-12-27 07:09:56
<![CDATA[La revuelta de las neuronas - ¿Cómo se arregla Podemos? Con democracia]]> sonrisapara justificar la necesidad de la existencia de Podemos ante la intransigencia de una izquierda que respondía de forma iracunda. Pero ¿por qué me salen ahora los mismos argumentos que entonces? Tras más de dos años de andadura observamos que ahora se escuchan dentro de Podemos los mismos argumentos que antes se lanzaban contra Podemos. Dicho de otro modo, los déficits de la izquierda que provocaron el nacimiento de Podemos, lejos de corregirse, buscan reforzarse.

En psicología se utiliza el término “chosen trauma” para referirse a una imagen compartida por un grupo que ha sufrido en el pasado una serie de humillaciones, y lo elevan a categoría mitológica transmitiéndolo de generación en generación. Un caso muy claro es el trauma compartido por los serbios que se remonta a hace más de 600 años y reaparece en los años 90. El “chosen trauma” es una forma de revivir en el presente los males arrastrados de épocas pasadas, que dibujan imágenes y sentimientos de dolor y vergüenza en el grupo en cuestión.

En política existen casos de “chosen traumas” cuando los tiempos presentes se piensan desde los lugares del pasado, como una especie de revival, de repetición y oportunidad para lograr lo que en su tiempo no pudo ser. En la tradición de la izquierda abundan los chosen traumas, especialmente en la relación mantenida con los años 70 y los 90. De algún modo se interpreta el ciclo abierto desde el 15M y, más tarde, por Podemos, como una manera de recuperar un tiempo arrebatado y un intento de ajustar cuentas, sus cuentas. La indignación vivida en la sociedad vendría a ser la oportunidad para vengarse de los traumas pasados.

¿Cómo evitar tropezar en la misma piedra en la que tropieza siempre la izquierda? ¿Cómo salir de las luchas intestinas en donde el “espíritu del vigilante nocturno” que denunciaba Rosa Luxemburgo es predominante? La respuesta es sencilla: con democracia y construyendo una cultura política sustancialmente distinta a la que arrastran los partidos viejos. En este sentido hay que enfocar la cuestión de manera inversa a cómo lo hacen Monereo y Monedero, que señalan la diversidad como una conspiración o una muestra de deshonestidad. La fiscalización férrea de las opiniones y la lectura autoritaria del poder son tics de otras épocas que deberían quedar como un mal recuerdo del pasado. Quienes pusimos en marcha Podemos bebemos de tradiciones políticas muy distintas a las del partido del acero y, precisamente, por eso, al igual que hizo el 15M con la izquierda, desobedecimos los manuales y las homilías de los sacerdotes.

En esta línea me gustaría recuperar la argumentación central de la carta abierta a Pablo e Iñigo que escribió el filósofo Juan Domingo Sánchez Estop. Ahí se habla de la amistad política aristotélica en donde los problemas se resuelven entre iguales y la falta de democracia se soluciona con más democracia, no con menos. El verdadero toque de atención nos lo está dando la gente exigiendo un Podemos que sea algo distinto a las clásicas recetas de la izquierda, distinto a lo de siempre. A mis amigos del barrio, cuya preocupación es ver si la ETT les renueva unos días más, les traen sin cuidado las etiquetas que nos ponemos quienes vivimos Podemos día a día, lo que les interesa de Podemos no es su orgía de narcisismo y la pose estética, la vestimenta o la dentadura; lo que les interesa es si de una u otra forma sirve para mejorarles la vida.

Los liderazgos son un punto de partida para construir democracia, pero existen para dejar de existir. Cuanto más fuerte es el tejido en una sociedad, cuanto más fuertes son sus vínculos de músculo democrático, menos necesidad existe del hiperliderazgo y de los entornos que lo rodean. Si queremos dar miedo a los que mandan lo que tenemos que conseguir es que los de abajo dejen de tener miedo al mañana. Eso no se hace con consignas, pues llevamos años comprobando que no existe una relación entre lo radical que uno se considera y la radicalidad que se logra. Repetir lo mismo de siempre solo logrará los resultados de siempre

Hoy ser generosos significa serlo con nuestra gente, entender que si “solo en el pueblo confiamos”, hay que asumir su mandato y no se pueden dar las respuestas antes de que se formulen las preguntas. Cuando decimos que hay más inteligencia en la sociedad que en las élites pero también que en los partidos, incluido Podemos, nos referimos a esto: la gente va por delante de los cargos públicos y dirigentes, votan apertura, pluralidad y diversidad y, por ahora, se les responde con lógicas caducas. Al contrario de lo que indican las tesis de la competitividad de mercado,  las ideas surgen y crecen con más facilidad en entornos cooperativos; pongamos las condiciones para que puedan desarrollarse.Dejemos de insultar a la gente, salgamos de la telenovela, esto no son Los Soprano ni el Joven Papa, emancipemos al espectador de su posición pasiva, ¿cómo? Abriendo Podemos a la participación colectiva y dejando de fiscalizar cada paso; no le tengamos miedo a la democracia. No hay otra.

]]>
2016-12-26 15:10:02
<![CDATA[Se cuecen habas - ¿De dónde viene el menú de Navidad?]]> Esther Vivas

Si algo caracteriza la Navidad son las comilonas. En las cenas de empresa, los encuentros con amigos, los banquetes familiares comemos hasta reventar. Después nuestra digestión y también la báscula nos pasan factura. Sin embargo, ante tantísima comida, muy pocas veces nos preguntamos de dónde viene aquello que comemos, cómo se ha producido y en qué condiciones. A pesar de que la Navidad se viste de amor y solidaridad, estos son precisamente los ingredientes que menos abundan en el menú de estos días.

El marisco no puede faltar en estas fiestas, en especial en Nochebuena, pero muy poco viene de nuestras costas. A pesar de la existencia de especies autóctonas como la gamba roja, la gamba blanca o el langostino de Vinarós, estas suelen salir muy caras, y la gran mayoría opta por comprar otro tipo de crustáceos como el langostino, que tiene su origen en el trópico latinoamericano o asiático. Una producción que, más allá de los kilómetros que lleva a sus espaldas y el consiguiente impacto medioambiental, se caracteriza por el uso sistemático de químicos y antibióticos para que parezcan más frescos, por la destrucción de fondos marinos y manglares y por pagar unos sueldos de miseria a sus trabajadores, como señalan desde Ecologistas en Acción. El Estado español es el tercer importador mundial de langostinos, por detrás de Estados Unidos y Japón.

Al clásico coctel de gambas navideño, ¿qué mejor que añadirle un poco de piña? O al menos es lo que se lleva en los últimos tiempos. ¿Quién no lo ha probado? Una piña que no hace sino aumentar el kilometraje de nuestro menú, ya que la mayoría de las piñas frescas vendidas en Europa son producidas en América Latina, un 75% de las cuales en Costa Rica, según un informe de Consumers International. Unas pocas multinacionales -añade la organización- monopolizan el sector e imponen unas condiciones laborales extremadamente precarias a la vez que prohíben la organización sindical.

Otro clásico es el pavo de Navidad, pero ¿de dónde procede? Según indica Mercamadrid, casi la mitad de los que se servirán estos días vienen de Marruecos. En el mes de noviembre, un 42% de los que llegaron al mercado mayorista lo hicieron desde dicho país. Si el pavo lo rellenamos con pasas y piñones, el viaje del menú desde Estados Unidos, Turquía y China está garantizado.

Los espárragos son también habituales en los aperitivos navideños, pero a veces a pesar de que en la etiqueta figure el distintivo de “esparrago de Navarra”, su origen puede ser Perú o China, como sucedió con los comercializados por Conservas de Navarra. Una estafa por la que la empresa fue condenada a pagar 30 mil euros de multa y a retirar su producto del mercado. Leer la etiqueta ya no es suficiente cuando se va a comprar al súper, a la tienda o al mercado.

La lista de productos de nuestro menú navideño podría continuar: cordero, uvas, salmón, foie gras, melón, cochinillo, bacalao, chocolate… son otros de los imprescindibles, pero su recorrido tampoco escapa a la injusticia social y ambiental. Buen provecho!

]]>
2016-12-24 10:59:56
<![CDATA[Memoria Pública - Luces y sombras de la memoria histórica y democrática andaluza]]> Jesús de Manuel Jerez

No dudo de que algo en el mundo, fuera de estos muros, sigue luchando contra la infamia, contra la mentira, contra la crueldad demencial de los enemigos de la vida.

Marcos Ana

Fernando Macarro Castillo, hijo de Marcos y Ana, de los que tomó su seudónimo literario, pasó 22 años en las cárceles de Franco, casi tantos como los que estuvo en una prisión surafricana Nelson Mandela. Marcos Ana fue condenado a muerte y si escapó al fusilamiento fue solo por ser menor de edad en la época en que sucedieron los hechos que se le imputaban.

Nelson Mandela se convirtió tras ser excarcelado en símbolo mundial de la libertad y la igualdad racial y llegó a ser presidente de su país. Marcos Ana, en cambio, no se libró de una campaña de linchamiento de una cadena de TV de la derecha extrema en 2010, que daba por ciertas las acusaciones de un tribunal de la dictadura.

La misma semana en que murió Marcos Ana, otra cadena de televisión, de mayor audiencia, estrenó una serie que banaliza y distorsiona la figura de un criminal fascista como Serrano Suñer, responsable directo del envío de miles de exiliados republicanos a los campos de exterminio nazis y que es presentado en la ficción como un galán seductor, sin mayor pecado que el de asaltar camas al margen de su matrimonio.

En otros países de nuestro entorno europeo, donde el fascismo fue derrotado en 1945, sería impensable que una televisión convirtiera en verdugo a una víctima del totalitarismo o que una telenovela tuviera por asesor histórico a un revisionista. Como sería inimaginable que se celebraran homenajes públicos a los criminales fascistas. Y sin embargo, en España es posible porque aquí los crímenes del fascismo nunca fueron juzgados y porque tras casi cuatro décadas de democracia no hemos conseguido instalar un relato que haga justicia a la dictadura y a sus víctimas.

Ni la justicia, que apartó a un juez de la carrera judicial por pretender investigar los crímenes de Franco y la corrupción de sus herederos políticos, ni la educación, donde la república y la guerra civil no se estudian o se estudian mal, ni la cultura, que aquí no ha pasado de producir películas como La Vaquilla mientras Italia nos legaba Novecento, han sido capaces de establecer una verdad histórica que distinga claramente entre quienes defendieron la legitimidad republicana y quienes se sublevaron violentamente contra ella. Entre nosotros ha prevalecido a menudo un relato de “guerra entre hermanos”, equidistante entre los demócratas y los militares que desencadenaron una contienda que causó centenares de miles de muertes y una política de extermino que se cobró la vida de más de 130.000 personas, la mayor parte de las cuales yacen enterradas aún en fosas comunes y en las cunetas de nuestras carreteras.

Sus hijas e hijos, en la mayor parte de los casos, han muerto sin que la democracia les diera la posibilidad de dar a sus familiares un entierro digno, de tener un lugar donde llevarles flores, donde recordarlos como cualquier persona recuerda a sus seres queridos. Pero quedan muchos nietos que no se resignan a que siga pasando década tras década con sus abuelos en fosas comunes.

La represión franquista se cebó especialmente con Andalucía. 47.000 de sus víctimas, más de una de cada tres, son andaluzas, lo que hace que en nuestra tierra sea aún más necesaria una ley que impulse los principios de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición que promueve el Derecho Internacional y recogen las recomendaciones de Naciones Unidas, que ha denunciado a España por sus incumplimientos en este terreno.

Andalucía necesita ya aprobar la ley de memoria histórica y democrática cuyo proyecto redactó Izquierda Unida en la legislatura anterior y que ahora se debate, de manera errónea, en opinión de las víctimas del franquismo y del movimiento memorialista, en la comisión de cultura del Parlamento de Andalucía. Una ley como ésta merecería debatirse en la comisión de justicia, ya que hablamos de crímenes de lesa humanidad, o en la de presidencia, por su carácter transversal, y los restos de las víctimas merecen ser tratados como algo más que ánforas fenicias.

Necesitamos ante todo una ley de memoria histórica que asuma el reto de exhumar a esas 47.000 víctimas e identificarlas, cruzando su ADN con el de sus familiares,  y que afronte la tarea de recoger testimonios orales y documentos que permitan construir una relación de hechos históricos probados y hasta ahora en gran medida ignorados. Sólo así será posible que nunca más se banalice a los asesinos ni se confunda a víctimas y victimarios.

Ahora bien, esos objetivos requieren un esfuerzo inversor consecuente, si de verdad nos importan los valores por los que murieron esas decenas de miles de andaluzas y andaluces, si nos tomamos en serio su memoria, su recuerdo, para que nunca más el fascismo y la muerte prevalezcan en nuestra tierra. Esfuerzo que está muy lejos de los poco más de 300.000 euros previstos en el proyecto de presupuestos de 2017 de la Junta de Andalucía para exhumaciones y pruebas de ADN. A ese ritmo, harían falta más de 230 años para concluir la tarea. Y son ya demasiados 80 años de espera, de heridas abiertas hechas de terror, silencio y miedo, de dolor heredado de generación en generación.

Los hechos nos demuestran que aún hoy sigue siendo necesario luchar “contra la infamia, contra la mentira, contra la crueldad demencial de los enemigos de la vida”. Se lo debemos a Marcos, a Federico y tantas víctimas anónimas que nos esperan desde hace demasiado tiempo en las cunetas.

]]>
2016-12-13 14:40:08
<![CDATA[Ciudad Popular - ¿Sin futuro ni esperanza? No tanto…]]> ¿Cómo puede ser que aumenten las desigualdades en perjuicio de amplias mayorías de las clases medias y populares y unas minorías acumulen privilegios y riquezas y a pesar de lo cual los ultraconservadores ganan elecciones o esperan ganarlas, si no ahora quizás muy pronto. Es suficiente citar  Estados Unidos, Reino Unido, Francia, España, Holanda y  países de Europa central (Austria, Hungría, Polonia, etc). Incluso en Alemania, la hegemonía conservadora gobierna pero crece la extrema derecha y las izquierdas bajan. En Italia, la izquierda se ha hecho neoliberal con Renzi (una versión meridional de Blair) y los movimientos derechistas se reactivan: la Lega (muy similar al lepenismo francés), una parte importante de las 5 Stelle y su líder Beppe Grillo se identifican con Trump y la alcaldesa de Roma es de perfil berlusconiano. Pero veamos primero algunos casos que indican, como en las monedas, que hay cara y cruz. Como ocurre en Estados Unidos, Francia y España.

Trump ha ganado pero Hillary es un caso de fenómeno antipopular. Quizás el panorama político no es tan negro como parece. Probablemente Sanders, una izquierda socialdemócrata, hubiera ganado según las encuestas. Hillary aparece como antipática, elitista y militarista, vinculada al mundo de los multimillonarios y a la oligarquía política de Washington, sospechosa de corrupción. Cuando no hay esperanza y no se percibe un futuro mejor los sectores populares se refugian en el pasado, en la identidad y en el conservacionismo. El problema no está en la sociedad sino en su representación política.

En Francia se temía una posible victoria de Marine Le Pen, la extrema derecha y ultranacionalista. La alternativa que aparece ahora ganadora es Fillon, un conservador tradicional, clasista y que solo ha evolucionado para identificarse con el neoliberalismo más dogmático. Le Monde le define como “derecha thatcheriana”. ¿La sociedad francesa se identifica solamente con estos dos perfiles? La cultura republicana está arraigada en el tejido social pero los valores de “liberté, égalité et fraternité” han sido de facto arrinconados por la presidencia catastrófica de Hollande y el resto de las izquierdas están fragmentadas y de bajo perfil. Sin embargo un bloque que reuniera a todas las izquierdas, socialistas incluidos, como el “programa común” que lideró Mitterrand, podría ser una alternativa real. ¿Falta liderazgo? Podría haberlo, por ejemplo Montebourg,  socialista marginal, jacobino, productivista pero consciente de la sostenibilidad, y profundamente republicano.  Estilo Borrell y más simpático que Martine Aubry.

Caminar en la España política es como prostituta en rastrojos, es repetir un gobierno PP con Rajoy y su tropa de funcionarios de los aparatos centralistas, apegados a las normas y los procedimientos pervertidos de tres décadas de burocracia conservadora y desconocedora de las realidades concretas y diversas, políticas, sociales y culturales. Como dijo Cortázar “nada se ha perdido si asumimos que todo se ha perdido”. Los socialistas por miedo unos y por apego a sus canonjías otros perdieron una gran oportunidad hace un año, en las elecciones de diciembre. Un Gobierno progresista, con el PSOE y Unidos Podemos con apoyos de las minorías nacionalistas podría haber dado una respuesta positiva a los nuevos retos de nuestra época y reformar lo que se ha deformado especialmente en los últimos 20 años: las desigualdades, la sostenibilidad, la austeridad para las mayorías sociales, la reforma laboral, la legislación mordaza, etc. Y se podría hacer  lo que no se hizo en la transición, superar los lastres del franquismo. Se precisa la segunda transición, o más exacto: democratizar la  democracia naciente y limitada. Como la judicatura, el control público del sistema financiero, la recuperación de la memoria histórica, el reconocimiento específico de las naciones del Estado español, un sistema electoral justo, la participación efectiva y no limitada a las elecciones.

Estamos en una época de cambio, de crisis y de oportunidades. La historia puede acelerarse. En los  años 30 después de la crisis del 1929, los altos niveles de desocupación, la irrupción del fascismo y el  nazismo, la violencia entre las clases sociales pero también entre los sindicatos y los partidos de izquierda, los comunistas llamaban a los socialistas “socialfascistas”. Sin embargo en esta década emergieron el New Deal en Estados Unidos,  las políticas productivas (keynesianas) y no de austeridad, el inicio del Welfare State en Reino Unido y la participación de los laboristas en el gobierno, los frentes populares en alianzas que unían a socialistas y comunistas (en Francia y España). En un mundo que en parte ya era globalizado los problemas podían ser similares, las respuestas fueron dispares y contradictorias. También es cierto que este período culminó con la guerra. Ahora la guerra ya la tenemos pero se practica principalmente fuera de América  y de Europa por parte de Occidente. No se trata de evitar la guerra sino acabarla y promover formas más pacíficas y productivas que fabricar y consumir armas.

 

]]>
2016-12-03 19:29:57
<![CDATA[El blog de XNet - Hoy he pagado en negro]]> HOY HE PAGADO EN NEGRO

Sobre las medidas cosméticas de Montoro y PPSOE contra la evasión fiscal.

Hoy he pagado en negro, 40 €. Lo he hecho de mi bolsillo y lo volveré hacer porque no creo que ningún trabajador deba pagar para trabajar. Esta persona hubiese tenido que pagar más de 250 € de autónomos para cobrar 40 €.

Dejen ya de robarnos. Dejen ya de robar.

Las primeras medidas deben ser para que dejen de enriquecerse los mismos y de robarnos nuestros políticos, porque es en sus bolsillos donde acaban nuestros impuestos. Bájense los sueldos, por ejemplo, o luchen contra la evasión fiscal de las grandes fortunas.

Las segundas medidas deberían dirigirse a que no se tenga que pagar para trabajar. Que el “pago de autónomos” sea progresivo según lo que se gane. Es lo básico. Es lo lógico. No es nada del otro mundo, se hace en muchos países de Europa.

Solo entonces, si quieren, pueden aplicar la medida de limitar a 1000 € los pagos en metálico. Pero ya no hará falta, porque a diferencia de nuestros políticos profesionales, que tienen dinero en todos los paraísos fiscales y las SICAVs habidas y por haber – gracias entre otros a nuestros ministros De Guindos y Montoro -, la sociedad civil está muy dispuesta a pagar sus impuestos si estos impuestos acaban en hospitales, escuelas y mejoras para los bienes comunes.

Aquí mis sugerencias si realmente quieren acabar con la evasión fiscal.
Si lo que quieren es solo hacer aspavientos para seguir tapando el saqueo que están acometiendo, entonces sí, se entiende claramente la razón de estas medidas cosméticas.

Mensaje recibido en el Buzón de Xnet

]]>
2016-12-02 11:29:52
<![CDATA[Principia Marsupia - Algo preocupante está ocurriendo este otoño con el hielo del Polo Norte]]> Sabemos que el hielo del Ártico lleva desapareciendo desde hace, al menos, tres décadas (cuando empezamos a tener medidas por satélite).

La situación de este otoño es aún más preocupante: la superficie de hielo se encuentra ahora mismo en mínimos históricos y las temperaturas están muy por encima de lo normal.

Empecemos por el principio: ¿Cuánto hielo hemos perdido en las últimas décadas?

En el siguiente vídeo podéis ver cómo ha ido evolucionando el volumen de hielo en septiembre de cada año desde 1979 hasta 2016.

Los gráficos del vídeo corresponden al volumen del hielo.

También conocemos cómo ha ido desapareciendo la extensión de hielo en el Ártico. En el siguiente gráfico tenéis la superficie de hielo en el Ártico cada mes de octubre desde 1979 hasta 2016.
Fuente: http://nsidc.org/arcticseaicenews/

Fuente: http://nsidc.org/arcticseaicenews/

¿Hay alguna otra forma de “visualizar” esta pérdida de hielo?

A la izquierda, la extensión de hielo en septiembre de 1984.

A la derecha, la extensión de hielo en septiembre de 2016.
Fuente: http://www.climatecentral.org/news/arctic-sea-ice-slow-growth-20838

Fuente: http://www.climatecentral.org/news/arctic-sea-ice-slow-growth-20838

El hielo del Ártico crece y decrece según las estaciones, ¿verdad?

Sí. El hielo crece durante el invierno y decrece durante el verano.

En el siguiente gráfico podéis ver ese ciclo anual. La línea negra muestra la media, entre 1981 y 2010, de la superficie de hielo cada día del año.

grafico-1

Vale,¿Y cómo estamos este año?

La línea negra del gráfico era la media entre 1981 y 2010.

Vamos a añadir ahora una línea roja que corresponde a este año:

grafico-2

Fuente: http://nsidc.org/arcticseaicenews/charctic-interactive-sea-ice-graph/

En estas fechas nunca había habido tan poco hielo en el Ártico. [Pinchando en este enlace podéis comprobar cómo fueron otros años].

Bueno, vale que estamos en mínimos históricos, ¿pero no podría ser que 2016 es un año “extraño” y el año que viene volveremos a “lo normal”?

Tengo una mala noticia: la desaparición de hielo es una tendencia que se prolonga ya durante varias décadas.

Mirad el siguiente gráfico de Zachary Labe.  Ahí tenéis la media de las extensiones de hielo en los años ’80, los ’90 y los 2000.

Fuente: http://sites.uci.edu/zlabe/arctic-sea-ice-extentconcentration/

Fuente: http://sites.uci.edu/zlabe/arctic-sea-ice-extentconcentration/

[Pinchando en este otro enlace podéis ver que los 13 años con menos hielo en primavera corresponden a los 13 últimos años]

¿Y sabemos cuál es la causa de que este otoño estemos en mínimos históricos de hielo?

Varios factores físicos pueden contribuir a la pérdida de hielo, pero probablemente el más importante es que durante las últimas semanas las temperaturas en el Ártico están siendo unos 6 grados superiores a lo habitual (!)

Fuente: http://www.climatecentral.org/news/arctic-sea-ice-slow-growth-20838

Fuente: http://www.climatecentral.org/news/arctic-sea-ice-slow-growth-20838

¿Y no puede ser que haya menos hielo en el Ártico pero haya más hielo en el Antártico? No. El hielo del Antártico también está en niveles históricos mínimos para esta época del año.

Fuente: http://nsidc.org/arcticseaicenews/charctic-interactive-sea-ice-graph/

Fuente: http://nsidc.org/arcticseaicenews/charctic-interactive-sea-ice-graph/

[Nota: He escrito este post de “manera sencilla” para que se entendiese bien. Si queréis una exposición detallada con más datos y explicando los factores físicos que contribuyen al deshielo, escribiré otro post]

 

]]>
2016-11-23 22:29:46
<![CDATA[El tablero global - ¿Cómo ha sido posible la victoria de Trump?]]> Una vez más, ni los sondeos ni los expertos en demoscopia fueron capaces de prever el desastre. Porque, probablemente, sus presunciones fundamentales les llevaron a errar en cuanto a la importancia de la diversidad racial y demográfica de EEUU, así como a sobrestimar la reacción de las mujeres norteamericanas frente al descaro machista de Trump… y a subestimar la ira ciudadana contra el establishment de Washington y los políticos profesionales frente a los que ha triunfado el candidato populista republicano.

Las encuestas estadounidenses siempre se han cocinado en función de los sondeos a pie de urna de las elecciones anteriores, dando por supuesto que la distribución socio-económica y demográfica de los votantes corresponde casi exactamente con esos resultados. Suposición clave para elaborar los cálculos, ya que la elevadísima abstención en todas las citas electorales del país obliga a estimar con precisión la clase social, el origen étnico, la edad, el sexo y la formación de los que sí acuden a depositar su voto, tras efectuar los complicados trámites para registrarse y buscar algún momento para votar sin saltarse ni un minuto de su jornada laboral.

Hasta el pasado verano, esas estimaciones daban por supuesto que Obama arrolló en 2012 gracias a los votos de las minorías (hispanos, negros, etc.), mientras que la mayor parte del voto de los blancos con escasa formación y avanzada edad fue a parar a su rival Romney. Sin embargo, cálculos mucho más precisos y fundados en los datos de la Oficina del Censo, así como en los del instituto demoscópico Catalist, descubrieron que en realidad votaron muchos más blancos sin estudios mayores de 45 años de lo que se creía (unos 10 millones más) y que una gran proporción de ellos apoyó al candidato demócrata, hoy presidente saliente.

Así que Trump tenía un granero de votantes dispuestos a abrazar su mensaje xenófobo y racista mucho más grande de lo que se pensaba, estimando equivocadamente que eran muchos menos los trabajadores blancos sin estudios que acudían a las urnas. Precisamente los que se han convertido en ejército de frustrados seguidores del multimillonario, castigados por la crisis con la pérdida de casi toda esperanza de ver cumplido el sueño americano de prosperidad creciente y decepcionados con la clase política que controla los resortes del poder, contra la que ha arremetido Trump furiosamente como si él no se hubiera aprovechado más que nadie de ese régimen injusto de desigualdades desaforadas.

Los analistas tampoco fueron capaces de comprender la intensidad de la indignación de los electores con el establishment, encarnado a la perfección en Hillary Clinton, que no sólo ha formado parte de esa casta desde que era esposa del gobernador de Arkansas hace un cuarto de siglo, sino que prácticamente ha pasado por todos los estadios del político profesional: actuando como primera dama con poder de gestión gubernamental, como senadora por Nueva York representando los intereses de Wall Street y como secretaria de Estado al cargo de la diplomacia de la ya única superpotencia militar.

En esa larga carrera, Clinton se ha granjeado –con su soberbia intelectual y falta de carisma popular– mucho más odio que admiración entre las clases trabajadoras estadounidenses… incluidas, por supuesto, las mujeres. Por tanto, la esperada movilización femenina contra Trump no se ha transformado en una afluencia masiva de votantes por Hillary –como se ha descubierto con sorpresa en los sondeos a pie de urna–, porque muchas estadounidenses no le tienen ninguna simpatía… y seguramente fueron engañadas por las encuestas que daban casi por segura su victoria, con lo que optaron por ahorrarse apoyar a alguien que detestan.

En cualquier caso, al iniciarse la jornada electoral el New York Times afirmaba que Clinton tenía un 85% de probabilidades de ganar la Presidencia. Otros grandes medios llegaron a estimar sus opciones en un 90%. Pocas veces en la historia moderna de EEUU se han equivocado tanto las estimaciones demoscópicas. Igual que pocas veces el resultado de las presidenciales ha sido tan ajustado… salvo el caso de George W. Bush ganando a Al Gore gracias a sus amigos los jueces de Miami pese a que obtuvo medio millón de votos menos que su rival.

¿Cómo se explica todo esto? Pues con la misma lógica con la que se ha destruido a la clase media que siempre formó la base socio-económica de la estabilidad política estadounidense. Cuando se arrincona a la gente entre la pobreza y la explotación, mientras puede ver a su alrededor a los poquísimos que ostentan fortunas fabulosas a cambio de su miseria, se les impulsa a arrojarse en los brazos de cualquiera que les prometa cambiarlo todo. Y si antes se ha procurado que su formación política e intelectual sea la mínima posible, la receta para el desastre es explosiva.

Tras la catastrófica victoria de Trump, el mundo entero tiembla ante las inimaginables consecuencias de semejante disparate. Pronto se empezará a buscar culpables y justificaciones. Pero la raíz de este despropósito yace en las entrañas del mismo sistema que tanto tratan de convencernos que es el único posible.

Bienvenidos a la era Trump. Ellos lo han querido.

 

]]>
2016-11-09 08:29:45
<![CDATA[Diario de un altermundista - Navantia, el Rey y Arabia Saudí: armas para la guerra]]> En tan solo unos días el Rey facilitará una venta de armas a Arabia Saudí contraria a la legislación en exportaciones de material de defensa. Felipe VI encabezará una delegación gubernamental al reino saudí para conseguir la firma del contrato de compraventa de 5 corbetas Avante de Navantia a la Fuerza naval de Arabia Saudí.

Las corbetas Avante son  buques de guerra con capacidad para el aterrizaje y transporte de helicópteros de combate, cuentan con un sistema de combate integrado, cañones de diverso calibre, dirección de tiro, sistema de misiles SAM con 1 lanzador vertical de 8 celdas, sistema de misiles SSM con 2 lanzadores cuádruples, torpedos ASW con 2 lanzadores triples y elementos de guerra electrónica. Sus características hacen que estos buques de guerra tengan una utilidad evidente para los escenarios bélicos en los que está actualmente o puede estar inmerso en un futuro Arabia Saudí.

Arabia Saudí es uno de los actores principales en el conflicto armado en Yemen, que ha generado una reacción del Parlamento Europeo en su resolución 2016/2515(RSP) de 25 de febrero en la que de manera mayoritaria se denunció que la intervención Saudí en Yemen ha incluido el uso de las prohibidas bombas de racimo, constituye una amenaza a la paz y seguridad internacionales, causando cerca de 6.000 muertes, la mitad de las cuales civiles. Esta resolución hace hincapié en que la actual crisis en Yemen es resultado obviamente del conflicto preexistente y de los bombardeos de la aviación saudí, mostrando especial preocupación por el bloqueo naval que la Armada saudí ha impuesto a Yemen.

Es evidente, por tanto, que las corbetas Avante de Navantia serán utilizadas por Arabia Saudí para incidir en su estrategia bélica en el conflicto de Yemen o en cualquier otro de la región donde la monarquía saudí adopta una estrategia militar para sus objetivos de política exterior. Oriente Medio es una de las regiones con mayores cotas de armamentismo e inestabilidad, donde la paz y la seguridad se ven continuamente puestos en riesgo.

Las corbetas Avante de Navantia se incluyen en la Categoria 9: buques de combate, de material de uso militar de la UE y de España. Todos los productos que aparecen categorizados por la Ley 53/2007 sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso y por la Posición Común de la UE deben seguir un proceso de autorización o denegación en base a ocho criterios que tienen el objetivo de evitar las exportaciones de material de defensa a países en los que este pueda ser utilizado para generar situaciones de violencia o inseguridad. En el caso de la venta de estas 5 corbetas (y cualquier otro armamento) a Arabia Saudí, parece evidente al menos el incumplimiento del criterio 2) Respeto de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario, del criterio 3) Existencia de tensión o conflicto armado, y del 4) Estabilidad y seguridad regionales.

La visita ya programada del Rey indica que con toda probabilidad el Gobierno español ya ha autorizado la venta de estos buques de guerra al ejército saudí. La JIMMDDU (Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso), que es el organismo gubernamental que se encarga de la autorización o denegación de exportaciones de material de defensa, debe haberse reunido recientemente. Todo indica que sus expertos, en el momento de evaluar si en Arabia Saudí son vulnerados los derechos humanos, si existe tensión o conflicto armado o si afecta a la estabilidad de la región, hayan considerado que Arabia Saudí es el adalid de los derechos humanos y Oriente Medio un remanso de paz.
La JIMMDDU tiene un criterio que puede definirse de cualquier modo menos independiente, neutral, objetivo e imparcial. La nula credibilidad de la JIMMDDU no es nueva. Cada año España autoriza la venta de armas a un buen número de países que a ojos de cualquier entendido en paz y seguridad incumplen radicalmente la legislación sobre exportaciones de armas.

¿Por qué vende España armas a Arabia Saudí a sabiendas de que es ilegal y de que supondrá mayor violencia, inestabilidad e inseguridad en la región y en concreto en la guerra de Yemen?

Porque las decisiones de la JIMMDDU responden únicamente a criterios políticos. La ley sobre comercio de armas probablemente no estuviera ni siquiera en documentos adjuntos en la convocatoria de orden del día en la que aprobaron la venta de buques de guerra a Arabia Saudí. La decisión de la venta de armas españolas es política (nos preguntamos pues para qué sirve la JIMMDDU) y en el caso de Arabia Saudí responde a intereses geoestratégicos, energéticos, a intereses concretos de grandes empresas españolas con millonarios contratos en territorio saudí, con la una miope visión de la oposición política y social que muestra una vez más sus incoherencias cuando en Cádiz y Ferrol defienden y se manifiestan por la producción de buques de guerra y por otro lado dicen ser defensores de los derechos humanos y la paz mundial.

En definitiva, es un escándalo político de primer orden  que a día de hoy España autorice la venta de armamento a Arabia Saudí, desoyendo el debate que en Europa hay actualmente sobre la pertinencia de seguir armando al ejército saudí.

Es especialmente escandaloso que esta más que evidente ilegalidad se haga con el consentimiento y protagonismo del Rey Felipe VI, facilitador, como su padre, de contratos militares.

Es, no por esperado, menos reprobable, la irresponsable decisión del Gobierno español de continuar armando a un agresivo ejército como el saudí, responsable de la muerte de miles de civiles en la guerra de Yemen.

Es particularmente triste que todo ello se lleve a cabo con la complicidad de sindicatos y partidos de izquierda locales que no parecen ser capaces de construir una alternativa laboral a los trabajadores de Navantia que no implique la fabricación de armas.

]]>
2016-11-08 11:59:49
<![CDATA[Economía para pobres - Si no eres de orden no sales en la foto]]> El que fuera presidente de la agencia EFE, director de El Mundo y fundador de La Razón, Luis María Ansón, publicó ayer que el Centro Nacional de Inteligencia tiene informes sobre Pablo Iglesias. Lo verdaderamente significativo es que Ansón lo utilizó como amenaza: si Pablo continúa en posiciones rupturistas con el Régimen, cuestionando la transición y sus códigos, el CNI le hará la vida imposible. Si, por el contrario, agacha la cabeza, Pablo aspirará a una vida cómoda dentro del sistema político. Y donde decimos Pablo decimos todos los que son ideológicamente como Pablo, para que nos entendamos.

Pero no nos confundamos. El régimen no es un sujeto, sino un marco institucional, unas reglas de juego, que genera privilegiados y perjudicados. Y esos privilegiados operan, de múltiples formas y rara vez con principios éticos, para que nada cambie. No podemos olvidarnos de que las cloacas del Estado, los lugares donde se gestiona la información más sensible, también son espacios de batalla política. Y que los medios de comunicación privados son eso, privados; y sus propietarios, a menudo grandes empresas, están muy lejos de querer una transformación real en nuestro país. Qué decir de los millonarios que son al mismo tiempo accionistas de grandes empresas y de medios de comunicación, con fuertes nexos en partidos políticos. No es una conspiración, simplemente son negocios. Cada sujeto defiende sus intereses, y los distintos intereses particulares de los privilegiados casan en el interés general de defender el régimen del 78. Las razones para esa defensa rara vez son ideológicas. La comodidad de las subvenciones, de los contratos con el Estado, de una cultura política caciquista pero estable y predecible… hay muchas razones por las que las élites de nuestro país prefieren que el régimen siga siendo el que es. Obsérvese, han podido saquear el país regalando dinero a sus amigos y recortando en la vida de los trabajadores sin que, aparentemente, nada haya pasado. En suma, es natural que vean un riesgo en las posiciones rupturistas que mantenemos.

Esto no es nada nuevo. En la historia del comunismo español y de IU lo conocemos muy bien. Las élites económicas han maniobrado siempre para hacer la vida imposible a quienes sostienen posiciones rupturistas. O, lo que es lo mismo, para alimentar las posiciones de orden dentro de nuestra organización. A Santiago Carrillo, que aceptó el rol de izquierda del régimen, le perdonaron todos sus pecados de juventud. Hoy hasta el PP lo reivindica como figura. Lo mismo sucedió con Nueva Izquierda, la corriente interna de IU que se oponía a Julio Anguita y que terminó casi íntegra en el PSOE. Y hace menos nos sucedió cuando intervenimos en la federación Madrid, que tenía una dirección corrupta y en la que muchos de sus líderes se turnaban en el palco con la oligarquía madrileña. Por cierto, algunos de esos expulsados ya piden públicamente el voto para el PSOE. En todos esos casos no pocos medios de comunicación construyeron relatos favorables a esa izquierda de orden. Y, naturalmente, contrarios a los representantes rupturistas. Los exiliados por el franquismo que se oponían a Carrillo eran unos radicales; Julio Anguita era un radical; la nueva dirección de IU es una radical… donde radical está connotado negativamente, como contrario al orden. Recordemos que Susana Díaz justificó la ruptura del acuerdo con IU por el «giro radical» que habríamos dado Maillo y un servidor. El régimen puede tolerar, y de hecho lo promueve, una izquierda que respete sus reglas; pero no tolera, no puede, una izquierda rupturista. Y aquí rupturista significa, permitidme la obviedad, ser consecuente con nuestras ideas; coherente con nuestros discursos y retórica. La izquierda de orden es aquella que decora sus discursos con grandilocuentes llamadas al socialismo para luego llevar a cabo prácticas ridículamente posibilistas y moderadas.

No obstante, la singularidad del momento actual se deriva de que históricamente las posiciones rupturistas en nuestro país siempre han representado un limitado espacio electoral, casi anecdótico. Sin embargo, ahora a los privilegiados les tiemblan las piernas cuando ven que el espacio político de Unidos Podemos está por encima del 20% de apoyo electoral. Por eso han actuado para evitar que tuviéramos influencia en un Gobierno, descabezando para ello incluso a un secretario general del PSOE. Es obvio, y hasta diría legítimo: van a hacer todo lo posible por fragmentarnos y por hundirnos. Cuando dispongan de información que pueda ser usada de forma tóxica, la usarán; cuando no la tengan, tratarán de hacer mella en nuestra imagen pública.

En el fondo, y esto es también relevante, estamos hablando de una expresión más de la lucha de clases. Puesto que la victoria bien de la izquierda rupturista bien de la izquierda de orden tiene implicaciones directa sobre las condiciones de vida de las clases populares y de las clases pudientes. El escenario político se presenta prometedor para la izquierda rupturista, pero no parece que vaya a ser una batalla fácil ni tampoco limpia.

]]>
2016-11-02 14:29:55
<![CDATA[Mire Usté - Mañana de Halloween]]> Las prisas por investir a Mariano cuanto antes, después de casi diez meses de piloto automático, obedecen a varias y poderosas razones. La principal, por supuesto, es el temor a que se pasen los efectos de la burundanga repartida entre los diputados socialistas y algunos recobren la voluntad justo antes de bajarse la bragas. No es el caso de Antonio Hernando, quien subió a la tribuna de oradores absolutamente inmerso en el papel que le había tocado defender en esta ocasión. Hernando es un diputado del método y por momentos, cuando habla del honor y la honradez, parece que hasta se lo creyera. Robert DeNiro trabajó durante unos meses de taxista en Nueva York recopilando el cargamento de tics necesarios para interpretar a Travis Bickle, aquel taxista enloquecido que dudaba entre salvar a una puta o matar a un candidato a presidente; Hernando, con treinta minutos en el estrado, tuvo de sobra para apearse de sí mismo, de sus más íntimas convicciones, e interpretar a la alfombra roja que Mariano necesita para salvar a España. Hacer de alfombra, claro está, es mucho más difícil que hacer de taxi. Eso sí, la actuación tuvo empaque suficiente como para escenificar el mucho asco que le daba al grupo socialista la política de Mariano, tanto que van a votar hoy no mientras que el sábado van a abstenerse. Hay 48 horas entre una votación y otra: a este período se le denomina cuarentena.

“Más vale que deje usted de ser Rajoy” le espetó Hernando al candidato. Para él era fácil de decir, como que dejó de ser Hernando de un día para otro. Mientras hablaba, el ministro del Monólogo Interior, Fernández Díaz, escuchaba muy atento el móvil. Probablemente, por el modo en que se tapaba la boca para que no le leyeran los labios, hablaba con la Virgen del Perpetuo Socorro. Es otro gesto de la nueva política ésa de que los prebostes imiten a los entrenadores de fútbol cuando imparten órdenes desde el banquillo. Hernando acentuó la semejanza futbolística al advertir que el apoyo implícito en la abstención del sábado no significaba un cheque en blanco, que se acabó el rodillo de la mayoría absoluta: en los años venideros el gobierno tendría que aprender a legislar votación a votación, partido a partido. Cholismo puro y duro. La advertencia culminó con un rosario de las diversas traiciones que el PSOE ha cometido desde los ochenta -el abandono del marxismo, la OTAN, la reconversión industrial, la puñalada sindicalista-, para que le quedara claro a Mariano con qué clase de gente se juegan los cuartos. “El tiempo nos dio la razón” dijo Hernando. Era verdad, antes sólo tenían El País.

Mariano replicó, como casi siempre, desde el mejor de los mundos posibles: el de su imaginación. Allí, en Marianolandia, el paro ha bajado, la competitividad sube, el empleo es de calidad, las familias viven felices, los perros se atan con longanizas. Gran parte de su afán consistió en apropiarse del discurso de su predecesor en el uso de la palabra y lo hizo con tanta fidelidad que por momentos, más que una réplica, parecía una fotocopia. “Coincidimos en muchas cosas” dijo, muchas más de las que cualquiera de los dos estaría dispuesto a aceptar. En efecto, como en tantos otros momentos álgidos del biparditismo, Mariano y Hernando eran el derecho y el revés de un superhéroe con identidad secreta: Batman y Bruce Wayne, Superman y Clark Kent, Hulk y Bruce Banner. “Yo no voy a hacerme socialista” aseguró Mariano, pero no sonó muy convincente, como si toda Metrópolis no supiera que por las noches el presidente se pone el disfraz de justiciero para arreglar los atropellos que su partido comete por el día.

La aparición de Pablo Iglesias en la tribuna vino precedida de una desertización entre las filas populares en la que le enseñaron el respeto que le tienen, un batiburrillo de murmullos coronado por un graznido femenino que, durante unos segundos, pensé que era una alucinación auditiva: “¡Venezuela!”. Me froté bien los ojos pero no pude distinguir de qué montón de laca había salido el sustantivo. Pablo empezó con una referencia a la Triple Alianza (PP, Ciudadanos y PSOE) que va a darle el gobierno regalado a Mariano, aunque se le escapó una más que obvia referencia histórica: el Eje, donde no hace ninguna falta que les explique quién sería Alemania, quién Italia y quién Japón (les doy una pista: cultiva bonsais). Después se fue creciendo y creciendo, pasando de Valle-Inclán al abrazo del oso, hasta derramarse en una declaración bastante intempestiva: “Hay más delincuentes potenciales en esta cámara que ahí fuera”. Lo llamaron payaso y sinvergüenza, y la algarabía en el patio fue digna de la otra Corea.

Con lo cual, Pablo le dejó a huevo la respuesta a Albert Rivera, quien le señaló que no se puede aceptar la dignidad de una cámara de representantes al mismo tiempo que se pone la cuestiona. Es la política cuántica de Unidos Podemos, que pretenden rodear el Congreso de los Diputados sentados en el mismo Congreso de los Diputados. Entre disquisiciones de física y pancartas de preescolar a Albert se le pasó el turno guardándole las espaldas al PP hasta que, de repente, se dio cuenta de que no se trataba tanto de desvestir a Pablo Iglesias como de investir a Mariano II. Al salir a la calle, todavía no me quedó muy claro por qué la sesión de investidura estaba programada para el sábado, aunque alguien me explicó que lo de dejar 48 horas entre votación y votación se trataba de una norma antigua, de los tiempos en que los diputados venían en calesa desde provincias. La verdad, yo pensaba que todo era cuestión de que Mariano no saliera presidente el lunes, no fuese a ser trending topic la noche de Halloween.

]]>
2016-10-27 15:40:11
<![CDATA[Recuperar el presente - Un problema institucional llamado comunitarismo]]>

Rubén Martínez Moreno
Miembro de La Hidra Cooperativa (www.lahidra.net) y la Fundación de los Comunes (http://www.fundaciondeloscomunes.net)

Desde hace unos años, hablar de lo común vuelve a ser un espacio de reflexión, de sugerencia, de acción. Un territorio para pensar nuestros modos de relación, producción y consumo. Una vía desde la que pensar el sostenimiento de las comunidades humanas y la vida medioambiental en su conjunto. Una perspectiva de contenidos titánicos. Por eso veo oportuno resaltar un aspecto que en el libro Los (bienes) comunes. ¿Oportunidad o espejismo? toma importancia y que suele quedar en los márgenes de estos planteamientos mastodónticos. Y no es tanto pensar lo común como deseo o como metáfora de una necesaria transformación social a escala terráquea, sino como problema institucional.

renduelesEl geógrafo marxista David Harvey ha insistido en entender el capitalismo como la historia de una continua desposesión social y en demostrar cómo este sistema predatorio no resuelve sus crisis, sino que las desplaza territorial o temporalmente. Estas tesis resumen lo que se quiere expresar cuando se habla de lo común, o por lo menos cuando se piensa como contraparte a los procesos de esquilmación social. Pero el proceso de acumulación por desposesión no toma forma de entelequia, sino que aterriza de manera concreta sobre las vidas y los territorios. El neoliberalismo ha hecho un uso intensivo de herramientas jurídicas, leyes parlamentarias, arreglos institucionales y tácticas capitalistas para cercar y extraer renta de la producción social: apertura de espacios para el capital financiero sin sistemas de control públicos; privatizaciones de bienes públicos y de recursos básicos para el sostén humano; políticas, reglamentos y medidas coercitivas para convertir en mercancía el trabajo, la tierra, el dinero, los saberes. La lista es larga y obscena. Es en ese sentido que lo común se plantea como un problema institucional, como la necesidad de producir y asumir un conjunto de derechos, normas, obligaciones y compromisos para reapropiarse de lo enajenado y garantizar las condiciones materiales de subsistencia.

A menudo se pasa de puntillas por esta cuestión fundamental cuando se ponen sobre la mesa conceptos como el común, los comunes, la comunidad o los bienes comunes. Por el contrario, se entra en discusiones cercanas al realismo mágico sobre “lo que es de todos o no es de nadie” o “lo que está más allá del Estado y el mercado”. No es el caso de este libro. Joan Subirats –Catedrático en Ciencia Política y autor de multitud de libros sobre retos políticos presentes– y César Rendueles –Doctor en Filosofía y autor de ensayos sobre la sociedad actual que han sacudido largos debates– entran en un diálogo profundo para tratar lo común como espoleta de dilemas institucionales.

Lo común se presenta como concepto que no solo produce texto o discurso, sino que ordena las prácticas existentes, que hace observables procesos que habían sido invisibilizados, como marco político articulado con la realidad empírica. Lo común abre preguntas sobre cómo resolver problemas colectivos, sobre si la totalidad de los asuntos públicos se pueden responder sobre la lógica del apoyo mutuo, sobre si en sociedades complejas y atomizadas es posible recuperar los vínculos comunitarios necesarios para producir nuevas instituciones públicas. Estos son los primeros dilemas que desglosan Rendueles y Subirats, sin esquivar las ambivalencias de una mirada que tanto puede convencer a cierto empresariado reaccionario como a comunidades implicadas en procesos emancipatorios. Esta ambivalencia, como adelanta el subtítulo del libro, es la que puede hacer ver a lo común como espejismo o como oportunidad. O dicho de otra manera: la amenaza de que una perspectiva comunitarista consensual y garrapiñada deje a un lado los conflictos materiales navega al lado de la oportunidad que abre una respuesta social decidida y mayoritaria contra la mercantilización del todo social.

Lo común se emparenta entonces con posiciones que parten de diferentes trayectorias institucionales. Por un lado, lo común emerge de la defensa de lo que colectivamente se considera un derecho; lo común se inscribe así dentro de tradiciones políticas como el anarcosindicalismo, el mutualismo o el cooperativismo. Por otro lado, lo común puede ser reducido a “lo colaborativo”, a la prestación de servicios en plataformas que no operan bajo principios de gestión democrática ni de propiedad colectiva; lo común se inscribe así dentro de tradiciones apropiacionistas y de promoción de prácticas rentistas. Hay todo un abanico de matices, hibridaciones y prácticas que hacen poco útil ordenar la realidad en este tipo de cajones, pero eso no evita pensar que es en la producción institucional, en asumir un conjunto de normas, derechos y obligaciones donde reside gran parte de las cuestiones que arroja el debate sobre lo común.

Como se resalta durante diversos momentos de la conversación, la crisis económica y política han puesto sobre la mesa cuáles son los compromisos y normas que constituyen una comunidad política. La perspectiva neoinstitucionalista de Elinor Ostrom rescató esta cuestión en su escala más micro, pero es Karl Polanyi quien aparece como uno de los perfiles clave durante las reflexiones del libro. Como señala Rendueles, Polanyi entendió la economía como “una actividad intrínsecamente institucionalizada, los procesos económicos tienen distintas posibilidades de organización social que en la mayor parte de sociedades conviven simultáneamente”. Para otro mundo posible, hacen falta otras instituciones tangibles. Y esto atraviesa cuestiones como las formas políticas de participación y representación, la capacidad de actuar en las diferentes escalas donde se organiza y desplaza la crisis, el papel de la esfera digital y la tecnopolítica, la ficción de la autonomía individual frente a la naturaleza codependiente de nuestra existencia.

Pensar en otras instituciones públicas y comunitarias pasa por “hacerlas”, en el sentido más particular y práctico –arremangarse y afrontar la complejidad de resolver problemas concretos atravesados por mil variables– pero también en el sentido más estratégico y político –no olvidar a qué valores y a qué prácticas de desmercantilización deben responder dichas instituciones–. Este reto, tan institucional como descomunal, es el que “los (bienes) comunes. ¿oportunidad o espejismo?” sitúa de forma pedagógica y mordaz.

Rendueles: “Estamos recurriendo a una retórica almibarada acerca de lo colectivo y lo común”

Extracto de la conversación entre Joan Subirats y César Rendueles

Joan Subirats: Para empezar, deberíamos explicar el propio concepto que nos reúne, ¿qué entendemos por comunes? Existe una cierta ambigüedad en cómo se está utilizando. Se acerca a lo que se denomina «concepto paraguas» o un «no concepto». ¿Por qué? Porque por un lado se habla de bienes comunes, que desde la teoría económica es un concepto bastante específico y delimitado. Por otro lado, se habla de «lo común», que es mucho más genérico. Luego se habla del procomún, a veces simplemente para expresar mejor lo que suena extraño si hablamos simplemente de «común», o para poner el énfasis en la idea de acción, de propiciar lo común… En definitiva, existe una cierta dificultad en saber si se está hablando de algo material, de una forma de propiedad, de algo que precisamente se contrapone a la propiedad o si se está hablando de una aproximación ideológica o conceptual que intenta de alguna manera situarse entre el ámbito de lo público y el ámbito de lo privado. Por tanto, esta conversación nos puede ayudar a aclararlo. Si no del todo, sí, al menos, intentando aportar una serie de elementos que puedan servir para encuadrar mejor el debate conceptual.

De entrada, una de las preguntas que podría plantearse es por qué ahora, de repente, todo el mundo habla de lo común o de los comunes. En ese sentido, sin detenernos demasiado ahora en averiguar de dónde proviene el concepto, podríamos estar de acuerdo en que en este entorno de globalización económica, con el refuerzo de la competitividad a nivel global, la percepción bastante fundamentada es que existe un proceso de mercantilización que no tiene límites. A lo que se añade la sensación de que el Estado cuenta con menos herramientas para compensar los excesos, los efectos colaterales del mercado que provocan desigualdad.

Si nos fijamos en todo ello, la búsqueda de respuestas en la promesa de «lo común» adquiere más sentido. Predomina la sensación de que hemos perdido los referentes de la segunda mitad del siglo XX en que la existencia de una economía de mercado, de una sociedad de mercado, contaba con una cierta capacidad de compensación por parte del Estado. Surge entonces la necesidad de recuperar algo que exprese lo colectivo, que nos acerque a una idea de lo público, sin que ello se confunda necesariamente con lo institucional-público. Lo común representaría entonces la necesidad de reconstruir ese espacio de vínculos, de relaciones y de elementos que conforman lo colectivo. Creo que esta es una explicación convincente de por qué estamos ahora hablando de un tema que tiene sin duda mucha historia detrás, pero que hoy reaparece con fuerza aunque sea a través de otras lecturas y significados.

César Rendueles: Es realmente impresionante el modo en que en diez años se ha difundido el vocabulario relacionado con los bienes comunes entre personas que provienen de espacios sociales y tradiciones intelectuales muy diversas. Es evidente que se ha convertido en un elemento esencial del bagaje conceptual de ecologistas, tecnólogos, feministas, economistas heterodoxos, artistas, ciberactivistas… Pero es que incluso ha pasado a formar parte del léxico cotidiano de los agentes políticos y las instituciones públicas. Incluso las empresas y los bancos lo emplean en su publicidad.

Sin duda, una de las razones de esta popularidad es la crisis del modelo neoliberal y de las esperanzas que el mundo había depositado en la globalización económica y cultural. Los procesos de neomercantilización que se iniciaron en los años setenta nos prometieron no solo prosperidad material sino, más importante aún, un cierto proceso de despolitización, de superación de los conflictos colectivos que atravesaron la modernidad capitalista durante el siglo XX. El encanto del programa neoliberal es que entiende el vínculo social como una relación estrictamente electiva y, así, es perfectamente compatible con un cosmopolitismo banal y dulcemente individualista. La crisis económica y política ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de pensar cuáles son las condiciones sociales del cambio político, cuáles son los compromisos y las normas que constituyen una comunidad política. Creo que el concepto de los comunes es la forma en que nuestra contemporaneidad se está planteando esta cuestión clásica.

El problema que veo es que el coste de esta popularidad de los comunes es un impresionismo conceptual que no tiene que ver solo con una cierta indefinición, que al fin y al cabo se podría ir refinando, sino con que se está utilizando este repertorio teórico para eludir algunos problemas graves relativos a la articulación política concreta de esta nueva preocupación por lo colectivo. Es evidente que en el planteamiento contemporáneo de los comunes subyace una clara voluntad de desprenderse de adherencias históricas de una parte de la izquierda tradicional, como la planificación estatal o la hipertrofia de la racionalidad burocrática. Pero a pesar de que me parece muy positivo, esta es una discusión compleja que plantea numerosos dilemas, y creo que a veces la idea de los comunes se utiliza para evitar estos mismos problemas. El común es un concepto amable y consensual, poco sospechoso de complicidad con la burocracia y con el mercado, y que siempre tiene resonancias cálidas: como recordaba Bauman, la gente culpa a la sociedad de sus males, pero no a la comunidad.

Este impresionismo desproblematizador tiene efectos políticos importantes, por ejemplo, en forma de afinidades monstruosas. Al calor de lo común parece como si los conflictos materiales se disolvieran y los intereses de cierto tipo de empresariado coincidieran con los programas de cierto tipo de activistas. Aprecio mucho esta nueva preocupación por lo colectivo tras una larguísima oleada de nihilismo individualista, pero creo que es crucial tener en cuenta las limitaciones que tiene esta forma concreta de preocupación por lo colectivo. Si queremos poner en marcha políticas de recolectivización realistas, que realmente se puedan llevar a la práctica, tenemos que tener en cuenta que no son políticamente neutrales, sino que van a tener que pronunciarse respecto a intereses materiales enfrentados y que necesitan de una articulación institucional, que tampoco es políticamente neutra.

J.S.: Quizás lo que está detrás de esta gran oleada en la utilización del término, de lo que tú llamas «impresionismo conceptual» que rodea al tema de lo común, es la sensación de que no existe una respuesta clara a los problemas sociales a los que nos enfrentamos, y menos si seguimos usando los instrumentos y mecanismos que antes podían sernos más o menos útiles…

La respuesta que daba el Estado a los problemas colectivos está en cuestión. Primero, porque es menos capaz de responder de manera efectiva. La dinámica de la globalización económica genera un fuerte desequilibrio entre las instituciones estatales que tienen una base territorial muy clara. El mercado global no se enfrenta a un Estado global. Y ello es aún más grave en la sociedad digital, globalmente conectada. El resultado es un gran desequilibrio que se nota especialmente en la capacidad y la efectividad impositiva, en la capacidad de ofrecer una respuesta autónoma e individualizada desde cada Estado a un problema que es estructural. Y además, predomina la sensación de que esa estructura estatal de respuesta —tú antes mencionabas la lógica burocrática— tiene una dimensión muy delegativa, de hacer en nombre de otros. Lo cual, de alguna manera, desmotiva la implicación de la gente en sus propios problemas colectivos. Lo que predomina en esa visión es la idea de que hay que confiar en que el Estado resuelva esos problemas y que no es necesaria la implicación personal.

Recuerdo la película de Ken Loach, El espíritu del 45, en la que, a partir de las entrevistas a las personas que habían protagonizado el período entre-guerras, se recordaba lo que había supuesto el triunfo del laborismo en 1945 y la puesta en marcha de un modelo de socialismo democrático que se intentó aplicar a partir de aquel momento. Las críticas que la película mostraba, anticipando el final del documental en el que se recoge el triunfo de Thatcher en 1979, aludían a que la ciudadanía que había provocado el triunfo de Attlee sobre Churchill pensó que ya tenía resuelto el problema de la pobreza y la desigualdad desde el momento en que se disponía de un Estado que representaba al conjunto de la población. Ello provocó un alejamiento de la ciudadanía hacia lo colectivo, que acabó propiciando que en el período de Thatcher la gente acabara sintiéndose solo como cliente de un Estado al que pagaban impuestos, votaban cuando tocaba y del que recibían servicios.

Hoy día, esta idea de lo común, esta llamada a recuperar lo común, incorpora también esa idea de compromiso, de implicación, de tener que arremangarte, por así decirlo, para defender lo que colectivamente se considera como un derecho. Y eso entronca con episodios de carácter histórico, como el propio de Barcelona del anarcosindicalismo, del mutualismo, de la cooperación. En definitiva, en este concepto de lo común resuenan muchos elementos que algunos aprovechan, como decías, para sus propios fines, pero que propician una dinámica de acción y no una postura de estricta delegación a los que representan al conjunto de la sociedad. Para mí este es un tema importante.

C.R.: Efectivamente, me parece que es el elemento central de las conceptualizaciones más interesantes de la política de los comunes: una recepción empática pero crítica de distintas tradiciones emancipatorias, abierta a su legado pero también consciente de sus limitaciones. Lo que me resulta más oscuro es en qué medida sus elementos propositivos constituyen una alternativa realista hoy. La idea de comunes remite a sociedades pequeñas y frías, a comunidades donde ese conjunto de obligaciones y compromisos compartidos que llamamos comunes estaban claros y eran estables y en las que existían mecanismos de supervisión reconocidos y efectivos. Me resulta raro que ese modelo sea el que vaya a sustituir con ventaja al Estado en un entorno globalizado que, como tú señalabas, está crecientemente desterritorializado.

Dicho de otra manera, para mí la clave es pensar en qué medida la idea de lo común —más allá de un uso meramente metafórico— tiene sentido en sociedades de masas, individualizadas, multiculturales, con estilos de vida diversos y donde la complejidad técnica de muchos problemas también es mucho mayor que en las sociedades tradicionales. ¿Queremos tratar la totalidad de los asuntos públicos desde la lógica del apoyo mutuo, con sus exigencias de alta implicación personal? Tal vez sí pero, entonces, ¿qué recursos políticos, materiales, legales e institucionales se requieren? Creo que son preguntas que no nos estamos planteando. Estamos recurriendo a una retórica un poco almibarada acerca de lo colectivo y lo común. Pero lo colectivo en una sociedad de masas en la que existen altos niveles de libertad individual y autonomía personal, a los que seguramente no queremos renunciar, tiene implicaciones muy distintas que en una pequeña sociedad campesina preindustrial.

En realidad, creo que lo que estamos viviendo es una reaparición de dilemas que, en el fondo, atraviesan la tradición emancipatoria desde sus orígenes. Desde el siglo XIX ha existido entre los movimientos políticos de izquierdas una inquietud en torno a un problema embarazoso e inquietante: en qué medida los proyectos políticos socialistas son compatibles con los estándares de libertad propios de una sociedad industrial compleja o más bien exigen un retorno reaccionario a un comunitarismo atávico.

]]>
2016-10-20 11:59:25
<![CDATA[Notas sobre lo que pasa - ¿Hay manera de evitar el choque de trenes?]]> Marià de Delàs

Una parte muy importante de la sociedad catalana se moviliza desde hace años para reivindicar un derecho elemental, el de autodeterminación.

No faltan gentes que, dentro y fuera del territorio catalán, ignoran o menosprecian esa evidente realidad. Otros reconocen el fenómeno, pero niegan a Catalunya su condición de nación. Afirman que el pueblo catalán no existe ni puede existir como sujeto político soberano. Es más. Algunos cuestionan incluso la existencia de algo que pueda identificarse como pueblo catalán. En estas condiciones, el diálogo entre unos y otros es difícil. No hay nada imposible, pero es difícil, porque unos afirman con rotundidad lo que otros niegan taxativamente.

Debe ser ese el motivo por el cual los partidos autodenominados ‘constitucionalistas’ hablan del “problema catalán”, pero no muestran el menor interés en buscar soluciones ni en explorar si existe algún margen de negociación entre el Gobierno central y el de la Generalitat.

La política del Gobierno ha quedado prácticamente reducida a la administración de créditos, a las actuaciones a través de la fiscalía, las querellas y la guerra sucia contra políticos catalanes secreta y torpemente ejecutada desde el ministerio de Interior.

Los gobernantes del PP dan casi cada día sobradas muestras de su voluntad de ‘resolver el problema’’ por la vía de la imposición, a cualquier precio. Las últimas decisiones resultan particularmente llamativas. La Fiscalía que ordena una querella contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, por “prevaricación y desobediencia”, pide el mismo día el archivo de la que se presentó contra el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, por la conspiración en la que participó contra sus adversarios políticos, tal como se puso de manifiesto en las conversaciones reveladas por Público.

Frente a esta actitud, buena parte de los que reclaman el reconocimiento del derecho del pueblo catalán a decidir por sí mismo sobre sus asuntos exhiben el imponente respaldo social e institucional con el que cuentan, y manifiestan, con una contundencia inusual en anteriores décadas, que su propósito es firme, que Catalunya tomará sus decisiones con independencia de lo que dispongan gobernantes e instituciones del Estado. No parecen nada dispuestos hoy en día a cambiar de plan.

Así las cosas, parece como si el Gobierno no contemplara otro escenario que el de la imposición para dar con una ‘solución definitiva’. Si hubiera que hacer caso de las declaraciones y decisiones que se conocen, el llamado choque de trenes parece garantizado. Todo indica que el PP seguirá gobernando en los próximos años y que no se moverá de su actitud del todo intransigente, con el apoyo natural del otro partido de la derecha española, Ciudadanos, y de un sector significativo del PSOE, que hoy descarta cualquier posibilidad de entendimiento con lo que tiene a su izquierda y, por supuesto, con partidos independentistas de cualquier obediencia social y política.

Soberanistas e independentistas, mientras tanto, siguen enredados en una disputa sobre la manera de hacer posible que el pueblo catalán pueda pronunciarse en las urnas sobre su futuro. Y lo hacen de una manera bastante absurda, porque se descalifican mutuamente con rotundidad, como en tantas ocasiones, como si solo se tratara de una disputa de territorios, sin tener en cuenta que los argumentos de unos y otros dejan en el aire incógnitas por resolver.

Unos, independentistas de todo color social, aprueban formalmente textos sobre la “desconexión”, la creación de estructuras de un nuevo Estado, la “sustitución de una legalidad por otra” y la celebración el año que viene de un referéndum vinculante, con efectos jurídicos, pase lo que pase, sin explicar cómo piensan hacer frente, por ejemplo, al poder coercitivo del ministerio de Hacienda sobre todos los ciudadanos, entre ellos los catalanes; O a la disciplina que puede imponer la Administración central sobre los funcionarios que trabajan en Catalunya.

Los otros, soberanistas a secas, coinciden con una parte del independentismo, el de izquierdas, en que la soberanía ha de hacer posible que el pueblo defienda sus derechos elementales, sociales y políticos, pero sostienen que el deseado referéndum de autodeterminación sólo se puede realizar previo reconocimiento internacional y tras la formalización de un acuerdo con el Estado español, sin reconocer que eso, en la práctica, dicho así, en las circunstancias actuales, equivale a renunciar a que se realice esta consulta en un plazo razonable, a no ser que planteen el tema como una pura reivindicación histórica que algún día, no se sabe cuándo, quizás, sus nietos puedan ver satisfecha.

Puigdemont se pronunció hace una semana en Madrid en favor de una solución política, de las que se tratan en los parlamentos y en las mesas de negociación, en contraposición a quienes “lo fían todo a fiscales, jueces y policías corruptos, a los que se ha encomendado el Gobierno”, pero fue el propio President de la Generalitat el que pocas horas antes había asegurado que el referéndum se celebraría en cualquier caso el año que viene, y que cuando eso ocurra “sólo quedaría invitar al Estado español a reconocer los resultados”.

A nadie se le escapa que una convocatoria a las urnas formal exige un censo, un presupuesto, una organización y un reglamento que funcione y dé garantías al mundo de que el resultado es fiable. Conseguir todo eso, con la oposición del gobierno de Madrid, no parece cosa sencilla.

Puigdemont dio a entender que su equipo tiene ases en la manga y que lo que no hará es explicarlos al adversario, para no ponerle las cosas fáciles, pero en cualquier caso la conquista de la soberanía requiere algo más que jugadas astutas. La historia demuestra que hace falta mucho más que astucia y valor.

Unos y otros, independentistas y soberanistas a secas, saben que nada de lo que proponen es posible sin forzar las cosas de alguna manera, sin conseguir triunfos serios y visibles, sin poner en aprietos al Gobierno central por la vía de los hechos. Triunfos que permitan pensar en un nuevo cambio en el mapa político español, que modifique sustancialmente las actitudes.

La reacción intransigente del Gobierno central frente a municipios que este año, como vienen haciendo desde hace tiempo, se han negado a considerar festivo el “día de la hispanidad”, la ‘invalidación’ de resoluciones del Parlament, la decisión de llevar a los tribunales a dirigentes catalanes por su actividad política, el papel asignado al Tribunal Constitucional para restringir las competencias de la Generalitat, junto a la inexistencia absoluta de propuestas para el diálogo, permiten hacerse una idea sobre la ciega disposición del Ejecutivo ante una posible colisión entre instituciones, como si los actuales gobernantes tuvieran la certeza de que su maquinaria no sufrirá desperfectos.

En política todo es mucho más ‘cutre’ de lo que se supone y lo más probable es que el Gobierno haya calculado mal los efectos de un choque de trenes, o que no haya realizado siquiera una simple estimación, pero independentistas y soberanistas a secas harían bien en abandonar discusiones estériles sobre si es transitable o no la vía de la unilateralidad o sobre si hoy es posible un acuerdo con el Estado para que Catalunya pueda ejercer su derecho a la autodeterminación. De momento, cada vez que alguien lo reclama, el Gobierno pone en marcha la máquina de golpear con el “peso de la ley”, como si fuera delictivo el planteamiento pacífico de esa reivindicación indiscutiblemente democrática.

Harían bien en intentar ponerse de acuerdo en torno a una estrategia común para hacer frente a esa realidad.

]]>
2016-10-18 10:10:08
<![CDATA[La soledad del corredor de fondo - El TTIP y la recomposición de Occidente]]> El Tratado de Inversiones y Libre Comercio (TTIP) y su hermano, el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), tienen una trascendencia geopolítica mayor que económica.

Para entender esta realidad geoestratégica, habría que remontarse al fracaso de la Ronda de Doha (Qatar) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que comenzó en noviembre del 2001, relativa a la liberalización del comercio de la agricultura, los servicios y la propiedad intelectual, la cual terminó en “colapso” tras la ruptura realizada por los países del centro occidental (fundamentalmente EEUU y la UE) ante la pérdida de control de dichos países frente al bloque de países periféricos liderados por Brasil, India y Sudáfrica y, la posterior entrada en la OMC de China (2002) y Rusia (2012). El TTIP, TPP y TISA (Acuerdo en Comercio de Servicios) nacen como una reacción del Occidente capitalista ante el ascenso de una nueva semiperiferia amenazante, que luego llamarían BRICS.

El FMI publicó en 2015 el PIB ajustado por paridad de compra (PPP). Por primera vez desde 1872 la primera posición de la lista no está ocupada por los EEUU, índice que marca el imparable declive de la UE y el incontestable ascenso de países como China. De confirmarse estas, y otras previsiones, estaríamos asistiendo a un cambio geopolitico trascendental. No esperar una respuesta de los países del centro capitalista sería sencillamente una ingenuidad.

Desde la crisis del sistema financiero en 2008, esta realidad no ha hecho más que profundizarse. Visto desde esta perspectiva el TTIP conformaría el ala “Atlántica” de un tratado mucho mayor que engloba también al TPP y al TISA, con la intención de crear desde Occidente de un poderoso instrumento geopolitico de contención de sus periferias.

Tal y como señala el experto en geoeconomía, David García, al analizar los acuerdos resaltan tres elementos. El primero está marcado por sus ausencias. Los llamados BRICS no forman parte de los países negociadores, pese a su importancia económica y demográfica. En segundo lugar, solo un estado se encuentra presente en los tres: EEUU. Y por último, un tercer aspecto resalta: todos los países forman parte de la óptica económica y política de Occidente, como México, Chile y Colombia en América Latina y Australia, Japón y Nueva Zelanda en el Área Pacífico.

De lograrse conformar, el TTIP-TPP-TISA englobaría el 75% del comercio mundial lo que impondría condiciones económicas globales que todos los países se verían forzados a cumplir, pero sobre todo, sería una poderosa herramienta de reorganización geográfica del espacio económico, con una periferia aún más dependiente y una Europa más subordinada a EEUU, el cual pasaría a liderar, ya de forma expresa, un poderoso bloque Occidental marcado por el principio rector “everyone but China“ (todos menos China).

]]>
2016-10-15 09:10:03
<![CDATA[Aquí no hay playa - Transversalidad: ¿disfraz o apuesta política?]]> Tras los falsos debates, que habría que preguntarse quién pone sobre la mesa, de las últimas semanas, parecen aflorar dos nuevas disyuntivas, dos nuevos campos semánticos para envolver las discusiones políticas en el seno de Podemos. Una versa sobre la (im)posibilidad de combinar “calle” e institución y cuáles son –para quienes pensamos que no solo son compatibles sino que ambas son necesarias- las formas de articulación y conexión entre ambas esferas. La segunda, sobre la que reflexionaré brevemente, gira en torno a la autenticidad y los disfraces.

Existe hoy un debate en Podemos sobre si lo que tenemos que hacer es “no disfrazarnos” y “decir las cosas como son”. Y cabe preguntarse entonces: ¿Quién se está disfrazando? ¿De qué se supone que nos estamos disfrazando? ¿Cómo son las cosas que no las estamos contando? Recuerdo que, durante el estallido del 15-M, la caverna mediática insistía en “desenmascararnos”, en demostrar que realmente éramos los mismos antisistema de siempre, cuatro perroflautas a los que había que quitar la careta. No querían, o no podían, entender que no se trataba de un plan maquiavélico de la izquierda (extraparlamentaria) para engañar a la gente y, en un momento dado, tras la señal adecuada, mostrar nuestra verdadera cara. ¿Tenían razón? ¿Consistió el 15M en una capa de pintura y barniz a lo que ya existía? Pese a lo que mantienen los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad, no. Afortunadamente, los procesos políticos que vivimos en nuestro país desde ese día no se pueden encerrar en una etiqueta, limitar a un grupúsculo o empaquetar en lo ya existente.

Cuando a principios de 2014 surgió Podemos, fueron muchos los intentos de categorización para una fuerza política que en pocos meses pateó el tablero político. Uno de los elementos que más desconcertaba a analistas, tertulianos y adversarios políticos era la permanente referencia a la transversalidad. En relación a este término, no olvidaré  cuando Pablo Iglesias reconocía con orgullo (¡cómo hacerlo de otro modo!) que él era de izquierdas -que se reconocía en esa tradición- pero que ni Podemos ni el país se podía conformar solo en concitar, movilizar y apelar a quienes se sienten identificados con esa etiqueta. Sin embargo, últimamente escucho algunas afirmaciones y declaraciones y pareciera todo lo contrario; como si no haber satisfecho las más altas expectativas de victoria electoral supusiera un enroque, una vuelta a posiciones esencialistas que aspiran, no ya a la conformación de una nueva mayoría social sino al intento de aglutinar únicamente a quienes se sitúan –como si las posiciones fueran fijas-  “a la izquierda del PSOE”.

Hace unos meses, escribía junto a Héctor Meleiro sobre el quinto aniversario de Juventud SIN Futuro y algunos de sus aciertos, y señalábamos que la transversalidad no es un truco, no es un disfraz que uno se pone para ocultar lo que en realidad es. Considero que hay quienes han interpretado –sin maldad- a Podemos o al 15M como la manera de hacer de izquierdas a la sociedad española, como una estratagema para ocultar lo que realmente éramos y atraer a los incautos a nuestros postulados.

Yo, sinceramente, no me he sentido con un disfraz, ni en el 15M ni en Podemos. Ni mucho menos. Creo que recorremos senderos inexplorados, con aciertos y errores, en el intento de conformar una nueva mayoría social que se construye en el anhelo de una sociedad más justa y democrática. No se trata de disfraces, sino de una apuesta política, arriesgada sin duda, de no satisfacernos con que se recomponga el tablero y se desarrolle la misma partida pero con nuevas posiciones (institucionales) conquistadas. Nos enfrentamos a algo mucho más complejo y extraordinario que refundar el enésimo partido de izquierdas o imitar al PSOE, sino que estamos ante el reto de crear una herramienta política que entienda los momentos políticos, que sea útil para las necesidades y derechos de la mayoría -con lo que ello implica para los privilegios de las élites-, que se despliegue por el territorio, que incorpore cada vez a más gente innovando en el repertorio de participación, que no se conforme con ser “el partido de los movimientos sociales”, que aspire a generar certezas y horizontes de futuro para capas más amplias de la población y que amplíe los límites de lo posible.

]]>
2016-10-13 10:40:36
<![CDATA[Tiempo roto - Tormenta perfecta en el comité federal]]> Josep Maria Antentas
profesor de sociología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)

1.Asediado desde el exterior, primero por el 15M y después por Podemos, la estocada final al PSOE viene desde el propio interior, como reacción atemorizada de una fracción de su burocracia y elite dirigente ante su decadencia, a la crisis de régimen y a todo el derrumbe del orden político anterior. El “jaque pastor” a Sánchez ha sido el golpe del miedo y de la arrogancia. El golpe de un pasado que pervive en el presente de forma putrefacta. Ha sido fruto de la crisis que atenaza al PSOE desde 2011. Y, a la vez, ha abierto una nueva fase de la misma actuando de factor precipitante de una dinámica de grave implosión. Es, pues, simultáneamente consecuencia de la crisis interna y causante de su propia agravación.

La razón de estado (gobernabilidad en nombre del poder financiero y ante la “amenaza” independentista catalana) chocó, sin que los responsables de ello lo sepan, con la razón de partido, fruto de la ceguera de unos dirigentes que, acostumbrados a asimilar y a confundir ambas, no han entendido que su partido ya no juega el rol sistémico de antes, que no se han percatado de que en la época de la austeridad permanente ambas razones colisionan entre sí, empujando inevitablemente a la socialdemocracia a un choque brutal contra su propia base social. Durante un tiempo Estado y partido fueron lo mismo para el PSOE. Pero esto ya quedó atrás, de forma que salvar a la vez al partido y al sistema político del cual fue su principal puntal no es posible.

Al igual que Rita Barberá o Miguel Blesa es posible que genuinamente no entiendan por qué se les acusa y no comprendan por qué lo que hicieron toda su vida devino ahora motivo de escándalo y reproche, Felipe González y los suyos no asumen que tampoco ya pueden obrar como antes, y que hacerlo empuja a su partido por la senda de la auto-inmolación. González y Díaz son a la estrategia política lo que Barberá o Blesa a la ética. Aunque, a decir verdad, tampoco les van a la zaga en esta materia. La razón en ambos casos es la misma: el 15M existió. Todo aquél que no lo ha asimilado y no ha sabido leer su significado deambula como un fantasma, como un ánima en pena por la política española…al menos en el carril izquierdo.

González, Díaz y toda la fracción golpista simbolizan al peor de los PSOEs posibles, tan derechista como autoritario, tan españolista como rancio, tan arrogante como fuera de época. Inconcebible algo más siniestro. Encarnan un pasado renuente a desvanecerse, que aprisiona el presente y con ello oscurece el propio futuro. Son muertos vivientes que zombifican todo lo que tocan, todo lo que muerden. Son astillas de un pasado tenebroso y putrefacto que aterroriza y contamina el presente con su legado pestilente.

Felipe González, con licencia para conspirar, representa un pasado que se resiste a ir, que nunca se fue, y que secuestra la posibilidad que el PSOE desarrolle una política para el presente que le garantice un futuro. “Un miserable prisionero de los poderosos” lo definió magistralmente el ex-editor de la New Left Review Robin Blackburn a mitad de los años noventa, en una expresión que Miguel Romero, editor fundador de Viento Sur, rescató y reformuló hace unos años como “prisionero del poder. Un prisionero del poder que devino esclavo del mismo encadenado en las entrañas de Estado y osmosificandose con él. Susana Díaz encarna simplemente a una caterva de dirigentes (en los que la razón de Estado y la de partido se mezclan con ambiciones personales) que llegaron tres décadas tarde a su tiempo, una especie de repetición atemporal y anacrónica de la generación que ganó en 1982, pero en un escenario en el que su proyecto ya no tiene bases materiales para sustentarse con éxito y carece de credibilidad narrativa y política. Nublados por sus triunfos electorales en Andalucía, olvidan que no son extrapolables en el conjunto del Estado español y evitan así cuestionarse el porqué de la decadencia histórica del PSOE.

2.El PSOE ha mostrado ser el eslabón más débil del bipartidismo. Era lógico. El 15M, a pesar de su transversalidad y de que rompiera posiciones fijas, impactó en primera instancia en el pueblo de izquierdas. Y la canalización político-electoral, no automática ni mecánica, de la gran indignación expresada en las plazas en 2011, vino a través de una opción, Podemos, que emanaba también del campo de la izquierda, a pesar que tuviera la intención, correcta, de desbordarlo y la estrategia, incorrecta, de hacerlo emitiendo mensajes confusos y un proyecto cada vez más vacío.

En las elecciones del 20D y 26J, Sánchez pudo aguantar el embate de Podemos y Unidos Podemos. Contra todo pronóstico resistió al sorpasso que hubiera condenado al PSOE a deslizarse por una senda jamás transitada y sin camino de salida. Pero, a pesar de ello, el partido salió herido de gravedad al verse empujado hacia una situación inédita en la que ya no es una opción de gobierno, pues carece de los votos necesarios para ello porque su base social se contrajo. Pero tampoco puede ser, sin embargo, un partido de oposición, porque la crisis del bipartidismo, de la cual la propia crisis del PSOE es el principal puntal, impide la tradicional alternancia turnista. Ni gobierno, ni oposición, el PSOE dejó de realizar su función habitual y se ha visto desgarrado entre dos posibilidades que, por razones opuestas, chocan con la visión qué tiene de sí mismo y con el papel desempeñado desde la Transición: primero, convertirse en un complemento del bloque derechista, hoy el más firme bastión y garante de la estabilidad sistémica en tiempos turbulentos; segundo, preservar a toda costa su independencia, a expensas de toda la inestabilidad parlamentaria que pueda generar, esperando a que la base social de Unidos Podemos parcialmente se desanime con el tiempo y poder así reafirmarse, a pesar de todo, como la principal alternativa electoral al PP. La primera opción entraña su autodestrucción a medio plazo, aprisionado entre el muro del PP y la embestida de Unidos Podemos, mientras que la segunda significaba priorizar los intereses de aparato por encima de la gobernabilidad, pero sin poder ofrecer una alternativa al PP de forma clara a corto y a medio plazo y, por tanto, actuar como un partido sin funcionalidad alguna.

El problema de fondo para el PSOE es que la única opción real para volver a ser alternativa de gobierno en lo inmediato, conformar una mayoría alternativa con Unidos Podemos y las confluencias catalana, valenciana y gallega (más los independentistas catalanes por razones de aritmética parlamentaria), es imposible, a no ser que Unidos Podemos rebajara sus exigencias a un mínimo irrisorio y autodestructivo. La contrariedad del PSOE es muy sencilla: no tiene alternativa alguna a la austeridad y no puede liderar un gobierno anti-austeridad, a pesar que parte de su  (menguante) atractivo electoral pasa por aparentar ser un partido distinto a la derecha, pues hacerlo significaría romper con su razón de ser y su función histórica desde la Transición.

Sánchez descartó la primera opción por razones evidentes. Implicaba quemarse a lo bonzo y por una causa no demasiado heroica. Su destino estaba claro: pasar a la historia como el tipo que hundió el PSOE y que facilitó otro gobierno de Rajoy, achicharrarse durante dos o tres años en el Congreso dirigiendo un grupo parlamentario de zombies abducidos por Bruselas y el PP… y ser relevado sin piedad justo antes de las próximas elecciones por otro dirigente menos chamuscado. Un porvenir lamentable, sin duda. Difícil imaginar una carrera política más oscura y un ridículo mayor.

Por ello intentaba aferrarse a la segunda opción. No caer bajo el yugo del PP y ganar tiempo y más tiempo. Su plan era claro: a) intentar una negociación pública para conformar un nuevo gobierno b) sondear, aún con pocas esperanzas, si un Podemos debilitado e internamente roto estaría dispuesto a auparle a la presidencia a cambio de casi nada c) culpar a Unidos Podemos y a Ciudadanos en caso de fracaso de las negociaciones y d) arriesgarse a ir a unas terceras elecciones con un perfil de izquierdas y unitario en las que confiaba no sólo mantener a Unidos Podemos por detrás, sino quizá ampliar un poco su ventaja. Ello le hubiera despejado el camino a medio plazo, pues un mal resultado de los de Pablo Iglesias sólo hubiera servido para incrementar la bronca interna en Podemos y convertir a su próxima Asamblea, el tan esperado Vistalegre II, en un encuentro de alto riesgo para la formación morada, que carece de una cultura del debate político real ni de gestión inclusiva de las diferencias. Francamente, no era un mal plan para un aparato acorralado, sin más proyecto que su supervivencia, y que había hecho ya lo más difícil, quizá para su propio asombro, el 26J.

No hay que confundirse. Sánchez no encarnaba ninguna ala izquierda en el partido. En otras palabras: Díaz y González representan cristalinamente a la derecha del PSOE, pero Sánchez no personifica a la izquierda, sino simplemente a una fracción del PSOE que supo leer mejor los tiempos y que no vive en un irreal mundo de fantasía. Ésta ha sido una batalla de una derecha del partido sobrepasada por la época que le ha tocado transitar, contra un aparato sin proyecto pero con ganas, tenacidad, y un cierto olfato para sobrevivir. Al menos lo suficiente para entender que es en el cuerpo a cuerpo con Unidos Podemos donde se la juega. Paradójicamente, Sánchez en el fondo sentía la misma nostalgia por el PSOE que se fue y ya no es que González y Díaz, la misma añoranza por el Régimen que hoy está en crisis. Pero ambos sectores diferían en la respuesta a dar ante su propia decadencia.

3.La crisis del PSOE es un capítulo más, y como todos con particularidades propias, de la crisis de la socialdemocracia europea. La manifestación más visible de la misma es la caída drástica de sus apoyos electorales, pero ello es la consecuencia de una crisis de identidad, de estrategia y de proyecto, en el marco de un contexto de desdemocratización, involución oligárquica y descomposición de los mecanismos tradicionales de representación política.

El golpe muestra crudamente la naturaleza de la socialdemocracia contemporánea: el PSOE no es más que un partido incrustado en, y al servicio de, el poder económico y financiero, aunque con una base electoral y en cierta medida militante, que se reivindica parcialmente de izquierdas, en un contexto donde servir a, y formar parte de, el núcleo del poder económico-financiero es incompatible con la mas mínima política favorable a los intereses del grueso de la sociedad. La colisión entre la socialdemocracia y su propia base social se torna así irremisible.

La gestión procapitalista salvaje de la crisis por parte de la socialdemocracia europea culmina así una larga trayectoria de integración en las estructuras políticas y económicas capitalistas, pero en un marco donde ya no hay bases materiales para ofrecer ni progreso material ni la ilusión del mismo, a su base social. En los años ochenta, el PSOE implementó un proyecto de modernización capitalista firmemente, concebido como un proyecto de “progreso”, verdadero fetiche histórico recurrente de los años del felipismo, cuyo objetivo y relato legitimador era abandonar el tradicional atraso del país debido al franquismo y homologarse al resto de países europeos, a través de una mezcla ideológica de democracia parlamentaria, consumismo, crecimiento económico, atlantismo y cambio cultural. Entorno a ello, el PSOE articuló su proyecto nacional y su propia idea de España, con una retórica que compaginaba desequilibradamente una defensa de la “España plural” con un fuerte nacionalismo español preeminente.

La generalización del modelo consumista, la modernización social y la consolidación de un pequeño Estado del Bienestar, en un escenario de descomposición del movimiento obrero y creciente despolitización y individualización de las relaciones sociales, dio una sólida hegemonía al PSOE por toda una década, conectando bien con las expectativas de las clases medias urbanas y sin perder el favor mayoritario de las clases trabajadoras. La era González terminó en 1996 por el efecto de la crisis económica de 1993 y el estallido de graves escándalos de corrupción, sin olvidar el impacto despolitizador de las transformaciones sociales profundas acarreadas por el propio proyecto de modernización capitalista que facilitó el corrimiento a la derecha de segmentos de las clases medias y trabajadoras. El PSOE de Zapatero regresó al poder en 2004 con una propuesta política que enfatizaba un perfil progresista tradicional en el terreno social y cultural y que en buena medida servía como coartada para camuflar su falta de diferenciación en lo económico con el PP. Pero su proyecto terminó pulverizado por la crisis económica y su aceptación de la euro-austeridad, en un segundo mandado que se apagó al grito del No nos representan. Retrospectivamente, todo el proyecto de modernización capitalista abrazado por la socialdemocracia aparece como una huida sin fin hacia adelante, a modo de una auténtica burbuja estratégica (e identitaria) en la que la socialdemocracia ligó su destino al del propio neoliberalismo, en una suerte de esquema Ponzi vacío y de alto riesgo.

4.Las consecuencias de la tangana en el PSOE y del triunfo de la fracción golpista son todavía imposibles de calcular. No hay duda de que el PSOE se ha metido un gol en propia puerta de los que valen una Champions. El diseño, ejecución y contenido del golpe contra Sánchez, de una brusquedad y tosquedad impresionantes, ha sido la mejor ejemplificación hacia fuera de lo que realmente es este partido. Los propios gerifaltes socialistas se han encargado de dejar claro cual es la naturaleza de su formación y de su política. Pocas veces una organización se auto-desenmascara de esta forma.

Los problemas experimentados el 20D y el 26J van a multiplicarse exponencialmente tras el show para destituir a Sánchez. La base electoral del PSOE, en su mínimo histórico, corre riesgo de reducirse mucho más, acrecentando sus dos grandes problemas estructurales. Primero, el envejecimiento de sus votantes y la pérdida de conexión, en beneficio sobretodo de Podemos, con el voto joven y de mediana edad. Segundo, la creciente desarticulación territorial y geográfica de sus apoyos en las urnas. Muy debilitado en Catalunya, en Euskadi y en Galicia (aunque ahí en menor medida), y sin levantar cabeza en Madrid, corre el riesgo de convertirse en un partido semi-regional, en sentido amplio, pivotando entorno a Andalucía y Extremadura, e incapaz de encarnar un proyecto creíble para el conjunto del Estado. Una situación de alto riesgo para un partido que en los años ochenta funcionó en simbiosis permanente con la propia idea hegemónica de lo que era España.

La crisis por la que se precipita el PSOE beneficia a corto plazo al PP, que finalmente podrá formar gobierno y seguirá concentrado votos en fuga desde Ciudadanos. Pero a medio término, el embarrancamiento del PSOE supone una estocada decisiva a un bipartidismo que ya desapareció en su forma clásica el 20D pero sin ser reemplazado todavía por un nuevo sistema de partidos. La implosión (más allá de la magnitud final que ésta vaya a tener) del PSOE es la implosión del sistema político y de gobernabilidad del Régimen de 1978. Y viceversa.

Con la auto-zancadilla que se ha practicado, en cierta forma el PSOE ha puesto en manos del PP su propio destino. Aunque no sea nada fácil de justificar, si Rajoy se mueve exclusivamente por la razón de partido cortoplacista podría intentar ir hacia unas terceras elecciones, de las que saldría reforzado a costa del PSOE y Ciudadanos, pero al precio de facilitar el sorpasso de Unidos Podemos, asestando un golpe certero a la alternancia turnista sistémica. Sería todo un sarcasmo que a la razón de Estado de Felipe Gonzalez y compañía, Rajoy respondiera con una estrecha razón de partido. Toda una lección para los partidarios de la ley y el orden en el bando socialista. Si, por el contrario, como es probable, prioriza la razón de Estado, optará por no ir a una nueva cita con las urnas que hundiría a sus rivales sistémicos, pero que daría alas a quien juega fuera de las normas, Unidos Podemos. En este caso se “limitará” a imponer unas condiciones draconianas a un PSOE sin capacidad de negociación alguna por su propio auto-sabotaje.

En lo que depende de sí mismo, el futuro inmediato del PSOE es muy complicado. Ir hacia nuevas elecciones en las condiciones posteriores al golpe, equivaldría a un naufragio inminente. Facilitar el gobierno a Rajoy, supondrá una inmolación política y fuerte agitación interna, y quizá alimente las expectativas de Sánchez de intentar reconquistar la dirección (una opción que, paradójicamente, sería la única que podría reflotar en cierta medida al partido). Allanar el camino de Rajoy hacia La Moncloa no implica sólo una abstención. De algún modo u otro tendrá que garantizar la gobernabilidad y facilitar la aprobación de todo el paquete de medidas, de “reformas”, que el nuevo gobierno realizará obedeciendo a Bruselas. Las políticas de euroajuste se han medio paralizado desde hace dos años: primero, en 2015 cuando era preciso dar oxigeno a Rajoy para no hundirlo antes de las elecciones y propulsar a Podemos; después, en 2016 por la interinidad en la Moncloa. Pero en 2017 habrá que recuperar el tiempo perdido. La maquinaria se pondrá en marcha a todo tren. Y el PSOE puede verse arrastrado por ella, dejando así libre el campo de la oposición a Unidos Podemos. Es ahí cuando los verdaderos efectos del golpe contra Sánchez pueden sentirse en toda regla.

Los procesos políticos, y entre ellos los golpes de mano palaciegos, son incontrolables. Una vez arrancados tienen su propia dinámica impredecible y escapan al control de sus propios protagonistas. Abren grietas que pueden provocar terremotos imprevistos en el corto y el largo plazo. Ninguna burocracia controla por decreto una realidad indomable siempre a su voluntad. Quienes orquestraron la rebelión por arriba contra Sánchez lo hicieron pensando salvar a la vez la gobernabilidad del Estado y su partido. Pero el efecto logrado puede ser el contrario. Las paradojas anidan en el corazón de la actividad política. Y la de estos días puede ser mayúscula: los más firmes adversarios de Unidos Podemos dentro del PSOE pueden haber creado las condiciones para el sorpasso que éste último no supo realizar por sí solo. Lo que en otras palabras significa que, si bajo la batuta de Felipe González y Susana Díaz, el PSOE se precipita sin retorno por la senda de la autodestrucción, puede ser que González y los suyos acaben haciendo una imprevista, sorpresiva y valiosísima contribución a las fuerzas de la ruptura que tanto denostan, temen y han combatido a lo largo de toda su vida.

]]>
2016-10-05 11:50:47
<![CDATA[Asaltar los Suelos - ¿Qué puede pasar si Pedro gana el pulso?]]>

La negativa de Pedro Sánchez a dar su apoyo en forma de abstención a Rajoy ha desembocado en un auténtico aquelarre socialista. Los malos resultados en las autonómicas gallegas y vascas han servido de catalizador y el llamado sector crítico, así como las fuerzas vivas (o viejas glorias) del partido quieren sacrificar a Sánchez. La dimisión de parte de la ejecutiva no le ha tumbado, pero se vaticina una auténtica batalla que no sabemos cómo va a acabar.

Pero, ¿Qué ocurriría si Pedro Sánchez sale vivo de esta?

Dentro del PSOE hay dos posiciones enfrentadas: la abstención a Rajoy para evitar terceras elecciones frente al no a Rajoy y tratar de formar un gobierno de cambio. La crisis convierte a Sánchez en el garante de esta segunda opción y eso puede hacer que sus opciones se revaloricen cuando pase la tormenta.

Si sale vivo y de una pieza de este conflicto, lo primero que tendrá que hacer es tratar de formar un gobierno. Esta vez sin las condiciones que le impuso el comité federal. Pudiendo poner en valor que él es el candidato que ha estado dispuesto a enfrentarse a su partido antes que darle el gobierno a Rajoy. Serían unas negociaciones con un escenario muy diferente al de la anterior legislatura: Sánchez no estará obligado a pedirle a Podemos que apruebe su matrimonio con Ciudadanos y esta vez, será más creíble cuando se reivindique como el principal opositor a Rajoy.

En el caso de que estas negociaciones no llegaran a buen puerto y tuviésemos terceras elecciones, Sánchez habría monopolizado el aval del “no a Rajoy”. Y si hay algo capaz de aglutinar un voto de izquierdas es la oposición al voto de derechas. El voto útil. Este efecto podría hacer que la candidatura de Sánchez se cotice al alza en un nuevo escenario electoral, en el que además los principales actores del bipartidismo habrían conseguido polarizar las elecciones alrededor de sus figuras.

Este es el órdago de Sánchez. Ya sea por instinto de supervivencia o por vocación política, el Secretario General del PSOE puede llegar a este escenario si le sale bien la jugada. Aunque para ello necesita conseguir dos cosas: atravesar el baño de napalm en el que se ha convertido el PSOE sin salir quemado y que su partido, cuando todo esto termine, siga siendo un único partido.

De momento la cosa va al 50-50. En los próximas días (o semanas) veremos qué bando vence y si está a la altura de sanar el roto que se ha generado por el dilema de darle el gobierno a Rajoy, o no.

]]>
2016-09-29 10:30:09
<![CDATA[Espejos extraños - Los países no se demoran en las encrucijadas (1ª parte)]]> Boaventura de Sousa Santos
Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

El golpe parlamentario-judicial producido en Brasil tendrá repercusiones en la vida social y política del país difíciles de prever, a pesar de que, según la versión oficial y la de Estados Unidos, todo se ha desarrollado dentro de la normalidad democrática. Aunque también son de prever repercusiones internacionales, no solo porque Brasil es la séptima economía mundial y ha asumido en los últimos años una política internacional relativamente autónoma, tanto en el plano regional como en el mundial, a través de la participación en la construcción del bloque de los BRICS, sino también porque el modelo de desarrollo adoptado en los últimos trece años parecía indicar que son posibles alternativas parciales al neoliberalismo puro y duro, siempre que no se toque su vanguardia avanzada, el capital financiero global (es cierto que los BRICS pretendían tocarlo con el tiempo –banco de desarrollo, transacciones con divisas propias–, por lo que se volvió urgente neutralizarlos).

Para reflexionar de manera informada sobre las posibles repercusiones, es necesario determinar la naturaleza política y constitucional del régimen político posterior al golpe. Hubo golpe porque no fue aprobado el crimen de responsabilidad que la oposición le atribuye a Dilma Rousseff, el único hecho que en un régimen presidencial puede justificar la destitución. Siendo así, es fácil concluir que hubo una interrupción constitucional, pero su naturaleza es difícil de tipificar. No hubo declaración de guerra, no fue declarado el estado de sitio o estado de emergencia. Fue una interrupción anómala que resultó del hinchamiento excesivo de uno de los órganos de soberanía, el poder legislativo, con el consentimiento e incluso la cooperación activa del único órgano de soberanía que podía impedir la interrupción constitucional, el poder judicial.

Visto a la luz de los influyentes debates de los años veinte del siglo pasado, lo que ha ocurrido en Brasil ha sido el triunfo de Carl Schmitt (primacía del soberano) sobre Hans Kelsen (control judicial de la Constitución). Y lo curioso es que esta victoria estuvo asegurada por el Supremo Tribunal Federal (STF) al consentir, por acción u omisión, las anomalías constitucionales y las extravagantes interpretaciones que se han acumulado a lo largo del proceso. Hubo, por tanto, rendición de uno de los órganos de soberanía al poder soberano. Por eso, en sentido estricto, el golpe fue parlamentario-judicial y no sólo parlamentario. ¿Cuál fue en este caso el poder soberano? Ciertamente, no fue el pueblo brasileño, pues poco antes había expresado su voluntad en las urnas y elegido a la presidenta Dilma. Fue un soberano de varias cabezas constituido por la mayoría parlamentaria, los grandes medios de comunicación, el capital financiero, las élites capitalistas vinculadas a él y Estados Unidos, cuya participación por ahora está poco documentada, aunque se manifestó de diversas formas, de las cuales las más evidentes fueron, por un lado, la visita de John Kerry a Brasil y la declaración a la prensa junto a José Serra (que entonces ni siquiera era un ministro con plenos poderes, pues el proceso de destitución, si bien en marcha, todavía no había alcanzado su fase final) para destacar las buenas condiciones que se abrían para el fortalecimiento de las relaciones entre los dos países. El siguiente fragmento con algunas de las declaraciones de la reunión de John Kerry mantenida el pasado 5 de agosto con José Serra resulta sorprendentemente esclarecedor: “Me parece honesto decir que en el transcurso de los últimos años las discusiones políticas en Brasil no habían permitido el pleno florecimiento del potencial de nuestra relación” (http://www.state.gov/secretary/remarks/2016/08/260893.htm). Por otro lado, igualmente esclarecedora es la visita a Washington del senador Aloysio Nunes, el día después de la aprobación del proceso de destitución en la Cámara de Diputados, para mantener conversaciones con el número tres del Departamento de Estado y exembajador en Brasil, Thomas Shannon, la figura más influyente en la definición de la política estadounidense para el continente.

En este contexto es importante responder a tres preguntas. ¿Cuál es la naturaleza del régimen político de Brasil tras el golpe parlamentario-judicial? ¿Cuál es el significado del acto de rendición judicial? ¿Cuáles son los desafíos para las fuerzas democráticas? En este texto respondo a las dos primeras.

Naturaleza del régimen político. Es un régimen que se define más fácilmente de manera negativa que positiva. No es una dictadura como la que existió hasta 1985; tampoco es una democracia como la que existía hasta el golpe; no es una dictablanda o una democradura, designaciones en boga para caracterizar los regímenes de transición de la dictadura a la democracia. Se trata de un régimen anómalo nítidamente transicional sin dirección definida hacia la cual transitar. En los términos de la teoría de sistemas, es un sistema político altamente desequilibrado, en una situación de bifurcación: la alteración más pequeña puede provocar grandes cambios sin que su sentido sea predecible. Puede resultar en más democracia o en menos, pero en cualquier caso es de prever que ocurra con alguna turbulencia social y política. El desequilibrio resultó de la ruptura institucional forzada por el sector mayoritario de las élites económicas y políticas, que sintió amenazado su régimen de acumulación capitalista, y de la lógica social del señor/esclavo (en Brasil, la lógica de separación entre la casa grande y la senzala [1]), que legitima muchas de las jerarquías sociales de las sociedades capitalistas con fuerte componente oligárquico de raíz colonial. Fue una ruptura que no tenía como objetivo alterar el sistema político (este, de hecho, se reveló muy funcional), sino tan solo alterar un resultado electoral y restaurar el estado de cosas vigente antes de la intrusión del Partido de los Trabajadores (PT).

Las élites ahora en el gobierno harán todo lo que esté a su alcance para reparar esta ruptura lo más rápidamente posible. No pueden hacerlo a través del gobierno y con medidas que agraden a las mayorías, dado que la restauración capitalista-oligárquica exige medidas antipopulares. Además, es de prever que la destrucción de las políticas sociales e instituciones del período anterior se lleve a cabo de forma rápida y sin disfraces de reconciliación social. Es de prever otra versión de la doctrina del shock similar a la austeridad impuesta por el FMI y la UE a los países del sur de Europa o a la que está aplicando el presidente Macri en Argentina, con la salvedad de que Macri ganó las elecciones. Remendar la ruptura por vía electoral tampoco es viable porque no es seguro que ganen las elecciones. Les resta, por tanto, usar de nuevo el poder judicial, ahora para reponer cuanto antes la idea de la normalidad institucional. Esto será posible a través de algunas decisiones judiciales compensatorias que creen la idea, tal vez ilusoria, pero creíble, de que las instituciones no perdieron por completo la capacidad de limitar la arbitrariedad del poder político y la arrogancia del poder social y económico. La probabilidad de que esto ocurra depende de las fracturas que puedan surgir dentro del poder judicial, como sucedió en tiempos recientes. Y si ocurriera, ¿sería esto suficiente para reconstruir la normalidad institucional sin la cual la gobernabilidad será muy difícil? Nadie puede predecirlo. Además, el contexto del golpe parlamentario-judicial hace que este no haya podido concluir con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Debe continuar hasta que las élites tengan la certeza de que la democracia no supone ningún riesgo para ellas. Y para que el golpe continúe todavía seguirá siendo necesaria mucha intervención del poder judicial.

El sistema judicial: dos pesos, dos medidas. El papel central del sistema judicial en los equilibrios y desequilibrios del periodo posterior a 1985 debe ser analizado en detalle, ya que esto puede ayudarnos a comprender comportamientos futuros. La operación Lava Jato [2] presenta grandes ambivalencias. Si, por un lado, hizo que grandes empresarios, políticos y contratistas fueran procesados penalmente, rompiendo, de algún modo, con la sensación de impunidad; por otro, su gran base de apoyo es la involucración de personajes de la izquierda brasileña, sobre todo del PT. Es decir, el gran apoyo social y mediático que la operación Lava Jato recibe es por perseguir a la izquierda. Esto resulta evidente cuando comparamos la operación Lava Jato con la operación Satyagraha, que investigó casos de corrupción y blanqueo de capitales que involucraban, principalmente, al banquero Daniel Dantas con las privatizaciones del gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Esta última fue dirigida por el juez federal Fausto de Sanctis y por el delegado de la Policía Federal Protógenes Queiroz. La reacción por parte del SFT a esta operación fue grande y muy diferente a la actual: el delegado Protógenes Queiroz fue condenado penalmente y expulsado de la Policía Federal; el juez federal Fausto de Sanctis sufrió la persecución del entonces presidente del SFT, Gilmar Mendes, que ofició el Consejo Nacional de Justicia (del que también era presidente) para determinar la conducta del juez. Fue un gran envite de la Justicia Federal de primera instancia contra el SFT. Por su parte, el arresto del banquero Daniel Dantas, que llegó a ser esposado, fue, en el fondo, el origen real de la Súmula [3] Vinculante 11 del SFT, que establece: “Solo es lícito el uso de esposas en casos de resistencia y de riesgo fundado de fuga o peligro para la integridad física propia o ajena, por parte del preso o de terceros,  justificada la excepcionalidad por escrito, bajo pena de responsabilidad disciplinar, civil y penal del agente o de la autoridad y de la nulidad de la prisión o del acto procesal al que se refiere, sin perjuicio de la responsabilidad civil del Estado”.

Tal vez esto baste para concluir que en Brasil (y ciertamente el caso no es único) el éxito de la justicia criminal contra ricos y poderosos parece estar fuertemente relacionado con la orientación político-partidaria de los investigados. Pero hay más. La nominación del expresidente Lula como ministro llevó al juez Sérgio Moro a cometer uno de los actos más flagrantemente ilegales de la justicia brasileña contemporánea: permitir la divulgación del audio entre la presidenta Dilma y el expresidente Lula cuando ya sabía que él no era competente para el procesamiento. El ministro del STF, Teori Zavascki, escribió en su despacho: “Fue también precoz y, al menos parcialmente, equivocada la decisión que anticipó juicio de validez de las interceptaciones, obtenidas, en parte importante, sin abrigo judicial, cuando ya había determinación de interrumpir las escuchas”. Esa divulgación dio un nuevo impulso al movimiento a favor del impeachment de la presidenta Dilma. A propósito, el hecho de que la presidenta Dilma haya nominado a Lula da Silva como ministro, incluso si la motivación exclusiva fuese la alteración del foro competente para el juzgamiento, no constituye por sí sola una obstrucción de la justicia. En efecto, en la época en que era presidente, Fernando Henrique Cardoso (FHC) atribuyó el estatus de ministro al entonces Abogado General de la Unión (AGU), Gilmar Mendes, con un objetivo semejante. De hecho, a fines de la década de los noventa del siglo pasado e inicio del siglo XX, por cuenta de las privatizaciones y el aumento de la carga tributaria, varios jueces federales comenzaron a pronunciar decisiones preventivas (que interrumpen acciones en curso) y a intervenir en el programa económico neoliberal del gobierno de FHC. El ministro Gilmar Mendes era entonces Abogado General de la Unión y criticaba fuertemente la postura de los jueces federales. Hubo varias acciones de improbidad y acciones populares en contra del gobierno de FHC y del propio Mendes. Ante el peligro de que Gilmar Mendes tenga que responder a procesos en primera instancia (sobre todo acciones de improbidad administrativa), fue decretada la Medida Provisoria N° 2.049-22, de 28 de agosto de 2000, que le garantizó un fuero de privilegio y lo preservó. En su artículo 13 parágrafo único, dispuso: “Son ministros de Estado los titulares de los ministerios, el jefe de la Casa Civil, el jefe del Gabinete de Seguridad Institucional, el jefe de la Secretaría General y el jefe de la Secretaría de Comunicación de Gobierno de la Presidencia de la República, y el Abogado General de la Unión”. En ese momento no hubo ningún tipo de cuestionamiento, ninguna alegación de inconstitucionalidad o “criminalización” del presidente Henrique Cardoso por obstrucción de justicia.

La idea de que en la justicia brasileña hay dos pesos y dos medidas parece confirmada y es altamente probable que pronto surjan más pruebas en ese sentido. A título de ejemplo merecerá la pena observar la discrepancia entre el ritmo de la operación Lava Jato centrada en Curitiba y el ritmo de la misma operación centrada en Río de Janeiro –la que investiga a los empresarios ligados más a la derecha, al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al exgobernador Sergio Cabral y al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSBD).

Pese a todo, es necesario no perder de vista dos hechos importantes. Por un lado, el sistema judicial continúa teniendo un papel central en la institucionalidad democrática brasileña, sobre todo mientras prevalezca el actual sistema político. Por otro lado, como vimos, hubo fracturas al interior del sistema judicial y, dependiendo de las circunstancias, estas pueden ser una contribución importante para renovar la credibilidad de la democracia brasileña. En el momento en que el sistema judicial parece apostado en criminalizar a todo coste una personalidad de la talla nacional e internacional del expresidente Lula, talvez sea bueno recordar a los jueces que en la época de gobierno de FHC fueron objeto de vigilancia y persecución cuando intervenían con medidas preventivas contra la política económica neoliberal adoptada por el gobierno. La política económica que viene de ahí no será menos dura y llega poseída por un fuerte impulso revanchista. También la derecha tiene su “¡Nunca Más!”. La mayor incógnita es saber si las condiciones, que en el pasado construyeron la credibilidad del STF y dieron alguna verosimilitud a la idea de un sistema judicial relativamente independiente del poder político de turno, desaparecerán para siempre después de esta lamentable trama político-judicial. El letargo del Consejo Nacional de Justicia (CNJ) y del Consejo Nacional del Ministerio Público (CNMP) es verdaderamente preocupante.

Luchas institucionales y extrainstitucionales. En vista de lo que ha sido dicho, lo más probable es que el acto de ruptura institucional provocado de arriba hacia abajo (de las elites contra las clases populares), tendrá que confrontarse en el futuro con actos de ruptura institucional de abajo hacia arriba, esto es, de las clases populares contra las elites. En ese caso, el sistema político funcionará durante algún tiempo con una mezcla inestable de acciones políticas institucionales y extrainstitucionales, dividido entre luchas partidarias y decisiones del Congreso o de los tribunales, por un lado, y acción política directa, protestas en las calles o acciones ilegales contra la propiedad privada o pública, por otro. Estas últimas serán combatidas con elevados niveles de represión y su eficacia es una cuestión abierta.

Con el golpe parlamentario-judicial, el régimen político brasileño ha pasado de ser una democracia de baja intensidad (eran bien conocidos los límites del sistema político y del sistema electoral, en particular, para expresar la voluntad de las mayorías sin manipulación por parte de los medios de comunicación y del financiamiento de las campañas electorales) a una democracia de bajísima intensidad (mayor distancia entre el sistema político y los ciudadanos, mayor agresividad de los poderes fácticos, menos confianza en la intervención moderadora de los tribunales). Siendo este el régimen político, ¿cuál será la mejor estrategia por parte de las fuerzas democráticas para llevar a cabo las luchas políticas que frenen la deriva autoritaria y refuercen la democracia? De las fuerzas democráticas de derecha no es posible esperar una acción vigorosa. Las diferentes fuerzas de derecha se unen más entre sí cuando están en el gobierno de lo que lo hacen las fuerzas de izquierda. La razón es esta: cuando las fuerzas de derecha están en el gobierno, tienen el control del gobierno y el control reforzado del poder económico que siempre ejercen en las sociedades capitalistas; cuando las fuerzas de izquierda están en el gobierno, en cambio, tienen el control del gobierno, pero no tienen el control del poder económico. Las fuerzas democráticas de derecha son importantes, pero tenderán a ser relativamente pasivas en la defensa de la democracia todavía existente. Por ello, guste o no, es en las fuerzas democráticas de izquierda donde reside la defensa activa de la democracia y la lucha por su refuerzo.

Las fuerzas de izquierda en la encrucijada. Las fuerzas de izquierda de Brasil están en un dilema que se puede definir así: todo lo que tienen que hacer a medio y largo plazo para fortalecer la democracia está en contradicción con lo que tienen que hacer a corto plazo para disputar el poder. Como sabemos, este no es un dilema específico de la izquierda brasileña, pero asume aquí y ahora una intensidad muy especial. Si la política fuese una rama de la lógica, este dilema no tendría solución, pero como no lo es, todo es posible. Analizaré sus posibilidades en un próximo artículo.

 

Notas

[1] Casa-Grande e Senzala (1933), traducido al castellano como Los maestros y los esclavos, es una obra del antropólogo Gilberto Freyre que trata sobre la formación de la moderna sociedad brasileña bajo el régimen del monocultivo colonial de la caña de azúcar. La Casa Grande alude al lugar donde vivían los señores explotadores de esclavos que cultivaban el azúcar y la senzala se refiere a las habitaciones de los esclavos negros [N. de los T.].

[2] Operación que investiga una red de corrupción en torno a la petrolera estatal Petrobras. [N. de los T.].

[3] En el derecho brasileño, resumen o sumario de las decisiones judiciales que determinan la comprensión de un mismo tema. [N. de los T.].

]]>
2016-09-29 07:10:12
<![CDATA[Vientos del bosque - Detener el asedio a Doñana]]>

Doñana, el edén de biodiversidad europeo, el humedal más importante de nuestro continente, el símbolo de un mundo salvaje salvado a tiempo que considerábamos definitivamente protegido como Patrimonio de la Humanidad, está gravemente herido.


Más de mil pozos ilegales, el recorte de las aguas que alimentan a la marisma y el mal uso del recurso hídrico drenan sus arterias; más de tres mil hectáreas de cultivos también ilegales ocupan su territorio; la intensificación agrícola y el abuso de pesticidas extienden la contaminación química y orgánica; ya han comenzado las obras del proyecto que convertirá al parque en un almacén industrial de gas, un proyecto hábilmente troceado para sortear los controles legales; sigue adelante el empecinamiento en dragar el Guadalquivir, pese al rechazo de la comunidad científica, el Tribunal Supremo y las instancias europeas por su impacto ambiental y económico críticos; se ha autorizado la reapertura de la mina Aznalcollar-Los Frailes con el consiguiente riesgo de un nuevo desastre; etc.


Esta situación ha llevado a que el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco advierta que Doñana podría ser incluida en breve en la bochornosa Lista del Patrimonio Mundial en Peligro de no aplicarse las soluciones reales y efectivas por parte del Gobierno. Y la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción contra el Gobierno por no tomar medidas urgentes para corregir la desastrosa gestión del agua en el área, que puede acabar sentando al Estado en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asimismo, la organización conservacionista WWF ha iniciado una valiente y sólidamente documentada campaña internacional para advertir de estas amenazas, del peligro real de deterioro irreversible de esta joya única de la Naturaleza española y mundial de no actuar a tiempo, una campaña en la que se puede participar a nivel individual firmando AQUÍ.


Pero todo ello son solo los síntomas. Las causas son de mayor calado. Doñana está enferma de considerar la Naturaleza como algo ajeno en lugar del todo del que formamos parte, de olvidar la interdependencia con nuestro entorno, de  reducir los paisajes y los ecosistemas a meros escaparates que consumir como simples espectadores. Está enferma de creer que la gestión del patrimonio natural se puede dejar exclusivamente en manos de los gobernantes, de creer que éstos priorizarán el bien común y el cumplimiento de la legalidad por encima de intereses económicos y partidistas personales, de pensar que ya vendrán otros (particulares, ONGs) y lo solucionarán. Está enferma de luchas por exclusividades, desde las competencias, la gestión o la investigación a la representación del esfuerzo de conservación, cuando el diálogo y la colaboración podrían multiplicar los resultados favorables. Doñana está enferma, en fin, de dejar a la codicia devorar la sensatez de equilibrar aprovechamiento y conservación para que de verdad haya futuro.


También en esto Doñana es un símbolo: el de la relación de nuestra sociedad con la Naturaleza.

]]>
2016-09-27 10:29:52
<![CDATA[Fundación 1 de Mayo - Deberes]]> Montse Ros

Como soy una maestra progre, celebro que CEAPA haya abierto sin tapujos el debate de los deberes. A ver si así nos aclaramos.

Pienso que hay que tener tiempo para jugar libremente, para aburrirse, para compartir con la gente, para moverse mucho. Considero contraproducente el estrés a que sometemos a nuestro alumnado. No es bueno que lo académico, a menudo abstracto, con sus valores de clase, de etnia y de género invada todo el espacio familiar y quite valor a lo cotidiano, lo diverso, al trabajo, al cuidado, a lo concreto. Sobre todo estoy en contra de que los deberes refuercen la desigualdad de clase, cosa que, en general, hacen.

Como soy una maestra entrada en trienios, discrepo, sin acritud, respecto a su propuesta de boicot, también de su propuesta de prohibición.

A menudo he tenido presiones de familias porque no ponía suficientes deberes, y por eso la escuela no tenía nivel. Y otras que no querían deberes abiertos (entrevistas, encuestas, observación del natural…), porque no sabían decir si lo que entregaban estaba “perfecto”: les gustaban más las multiplicaciones largas. Otras no quieren ninguno.

No estoy para bandazos, que tengo las lumbares mayores. La educación quiere mucho equilibrio y mucha humildad. Lo humano es así, perfectible porque esimperfecto. Lo mejor es enemigo de lo bueno.

A falta de algo mejor, creo que algunos deberes son buenos;solo algunos y si son pocos. Pollino que me lleve y no caballo que me arrastre.

Como soy antigua, creo que las personas tenemos Derechos porque tenemos Deberes, en mayúscula. Los deberes, en minúscula, nos enseñan algo de esto y es bueno que lo hagan: responsabilidad personal, planificación y perseverancia, metas a largo plazo, resiliencia ante la dificultad o la frustración, estrategias de estudio sin apoyo.Somos sujetos de la educación propia, más cuanto más maduros. Cuidado no vayamos a tratar al alumnado, y mucho menos a sus progenitores, como consumidor de educación, que el mundo mercantilista este nos lleva a tonterías así.

El sujeto de la educación es a la vez singular y plural. La singularidad se nutre del grupo y el grupo de lo individual. La educación se hace con personas que colaboran. Malo sería que la escuela fuera estanca. Hay deberes que sirven para dar valor a lo familiar, lo vecinal, al trabajo, a los cuidados, a lo cultural, a las doscientas lenguas y culturas que conviven en nuestros barrios; a las de cada uno y de cada una.Esto es un tesoro que debe entrar en la escuela para que sea menos clasista, menos machista, menos racista y mucho más sabia y más justa.Si no lo reconocemos, lo excluimos: carne de abandono escolar. El reconocimiento funciona en los dos sentidos. Cuando tu madre encuentra interesante eso que estás aprendiendo, lo aprendes mucho mejor, ¿no? No se lo neguemos. Qué tristeza.

Algunos deberes sirven para aplicar lo aprendido en las clases al mundo no escolar. Esto da sentido, valor y proyección. Que el aprendizaje sea significativo es la única manera de que sea aprendizaje. De otro modo, las criaturitas tienen dos circuitos paralelos: en el cole las cosas caen según las leyes de Newton y en casa cae más deprisa la que más pesa.Y las paralelas solo se cruzan cuando nosrompemos la crisma en un frenazo. Pobre Newton, incomprendido.

Cuidado con Finlandia. No tienen apenas deberes pero leen en familia, leen en las bibliotecas públicas, leen en los centros comerciales, leen mucho. Hay una correlación espectacular entre el número de libros que se leen una casa y el éxito escolar de su prole. Los niños y las niñas que viven en “contextos letrados” se desenvuelven mejor en todas las escuelas del mundo mundial. El tráfico de lecturas entre la casa y el colegio es una palanca y un placer compartido: mucho más que deberes.

Y por último, no vayamos a hacernos trampas al solitario.

No vale denostar los deberes escolares para hacer otras tareas igualmente redundantes, académicas e invasivas, además de caras. Al salir del cole, no puedo hacer deberes porque hago inglés, solfeo, y deporte de alta competición… menudo negocio para el bienestar de las criaturas. Pero da estatus. ¡Ay, lo que podemos imponer a los niños y las niñas por un poco de estatus!

En el contexto de la LOMCE y las reválidas que no hemos tumbado todavía, no vale que el pijerío tenga deberes y profesor particular y la clase trabajadora no tenga ni deberes, ni ayuda, ni tenis, ni inglés en Irlanda, ni siquiera una calle segura para jugar.Me fastidia, pero los deberes a destajo, al borde de lo inhumano, han puesto a Corea, Shangai, Singapur, Honkong y Taipei en cabeza del ranquin de PISA. Por delante de Finlandia.Me gustó la expresión de William Deresiewicz, la educación de élite produce borregos excelentes. Con estatus. Eso sí.

No me gustaría entrar en la guerra de los deberes.

Se ha abierto el debate, pues debatimos y nos aclaramos. Pero acordamos y no mareamos a los chavales con desautorizaciones mutuas.

Es nuestro deber de mayores. Tenemos deberes.

 

 

]]>
2016-09-26 09:50:05
<![CDATA[Solución Salina - El tiempo en París]]>

De repente, ha vuelto el mal tiempo, que nos ha pillado a todos en manga corta. El verano llega a su fin y los franceses aprovechan las primeras nieblas para echarse a la calle, pues en julio, cuando fue aprobada la reforma laboral, hacía demasiado calor. Por lo demás, el hombre del tiempo anuncia lluvia y gases lacrimógenos, por lo que aconseja a los parisinos salir de casa con paraguas.

______________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

]]>
2016-09-15 20:10:00
<![CDATA[Repensar Europa - Regeneracionismo conservador: daños asegurados, mejoras condicionadas]]> Las cosas parecen haber vuelto a la casilla de salida pero ni en política ni en la vida las cosas ocurren varias veces sin que haya cambios significativos, incluso cuando todo parece repetirse de manera similar.

A fecha de hoy parece que las terceras elecciones son una posibilidad real y eso cuando todos los actores son conscientes de los riesgos en los que incurren. El mainstream dominante intenta imponer la idea del miedo in crescendo que puede producirse entre una parte de la ciudadanía al pensar que el escenario de cambio que ha podido significar la irrupción de nuevos partidos sólo aporta inestabilidad y bloqueo institucional. Terreno abonado para las lecturas de urgencia.

Sea cual sea la salida a esta situación merece la pena, a mi juicio, mirarse con un cierto detenimiento la propuesta de programa electoral que han presentado PP y Ciudadanos con la voluntad de convertirlo en programa de gobierno. No solo porque puede convertirse en un programa efectivo, también porque expresa la voluntad política del centro-derecha en España, sus prioridades y sus obsesiones.

Y el diagnóstico no puede ser más esclarecedor y preocupante, al tiempo: continuidad con las políticas austericidas, condicionalidad de las políticas sociales, subordinadas a los resultados macroeconómicos en cualquier caso y modificaciones superficiales en las políticas de regeneración política.

La propuesta del centro derecha afirma desde el primer párrafo su “…compromiso con la estabilidad presupuestaria y el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea”. De hecho las principales medidas del programa económico persiguen dar satisfacción a esta exigencia que funciona como un auténtico corsé en el ámbito de las políticas públicas.

Se trata de un elemento de continuismo que parece ignorar que el proyecto europeo atraviesa por una situación crítica. Las diferencias entre el norte y la periferia meridional se han hecho más pronunciadas en estos estos años; la fractura social, las diferencias entre los ricos y los pobres y la degradación de las clases medias se han instalado en Europa; las políticas de la Troika han beneficiado a las elites, las oligarquías y a la industria financiera; aumentan las tendencias centrífugas, como ha puesto de manifiesto la salida de la UE del Reino Unido y el avance de partidos de xenófobos y de extrema derecha; son evidentes las dificultades para para crear una Unión Bancaria Europea. Bien es verdad que muy a menudo los gobiernos utilizan Europa y la UE como paraguas para ocultar sus propias decisiones. Pero precisamente por eso también, llama tanto la atención la ausencia de propuestas en relación con este espacio de tanta significación política. Con este programa España renuncia, como país, a cualquier intervención crítica en el espacio europeo, desiste de cualquier voluntad de exigir, promover o siquiera intentar un cambio en la situación actual. Y esta actitud sí puede considerarse toda una declaración de principios.

En el segundo párrafo se habla de “Defender en el ámbito de la Unión Europea una solución justa, responsable y solidaria a la crisis de los refugiados…, seguir impulsando una política común de migración y asilo que responda a este reto, con un enfoque global y equilibrado que aborde todas las vertientes”. ¿Defender y seguir? ¿Esta declaración, vacía y testimonial, es la respuesta de estos partidos a la colosal crisis migratoria que enfrenta Europa, la mayor de las últimas décadas? ¿Profundizar y proseguir la política actual? Una política consistente en intentar echar el candado a las fronteras comunitarias y firmar un vergonzoso acuerdo con Turquía, que vulneran la legislación internacional en materia de derechos humanos.

Continuar la lógica del ajuste presupuestario es tan contraproducente como inútil. Ya se ha demostrado activamente que ni siquiera cumple el objetivo para el que se supone está destinado: disminuir la deuda pública, pero es que además ha producido y seguirá produciendo un dolor social insufrible y un deterioro creciente de nuestras oportunidades para una recuperación económica al servicio de las mayorías.

Aunque no es una medida cuyo impacto pueda considerarse relevante, no deja de sorprender el punto 17 en el que se propone suprimir la Agencia Estatal de Evaluación de Políticas Públicas y pasar funciones y presupuestos a un nuevo Instituto independiente para el análisis de las políticas sociales cuyo objetivo no deja lugar a dudas: “evaluar la eficacia y el coste de las políticas y programas de gasto público (…) de forma independiente, profesional y efectiva. ¿Qué significa exactamente esto? ¿Cuál es la razón que justifica que una evaluación privada puede ser mejor que una evaluación pública? Es un ejemplo más del fundamento ideológico y programático que anima las intenciones para “mejorar” lo ya hecho. Es decir, más neoliberalismo, pero más profesionalizado, eso parece.

Se nota, además, que bajo la justificación de la eficiencia y la mejora de las perfomances económicas, se está forzando la recentralización del modelo autonómico a través de figuras como: la reforma de la financiación autonómica; la reforma de la Ley de Garantía de la Unidad de Mercado con el fin de “…incorporar mecanismos de colaboración entre diferentes administraciones basados en la lealtad institucional”; o la creación de una Ley que asegure un suelo compartido de derechos asistenciales en todo el estado.

El mix de propuestas en relación con los trabajadores autónomos y la PYMES pretende ser una de las aportaciones significativas impulsadas por Ciudadanos. Su objetivo –declarado- es el de aliviar la carga administrativa y fiscal que sufren los emprendedores en España favoreciendo la inversión y la creación de empleo. Aunque los problemas de fondo para el sector de las pequeñas empresas y autónomos son de otro tipo. El caso de los autónomos se ha convertido en el cuarto trastero del modelo de relaciones laborales: falsos autónomos, externalización precarizada en casi todos los sectores industriales y una presión adicional para la bajada de salarios y el deterioro de los derechos.

Es decir, si no se cambia el modelo, si la propuesta laboral precariza el mercado laboral y todas las medidas están pensadas para “facilitar” la situación de los autónomos, el único resultado real será el incremento de la bolsa de precarios reales travestidos –por la necesidad- de autónomos y emprendedores.

Por eso mismo la economía social, es decir, todas las actividades de alto valor añadido en esferas significativas de la vida de las comunidades (educación, cuidados, producción de proximidad y ecológica), debería convertirse en un instrumento de cambio del modelo productivo. Significativamente, en el programa propuesto apenas ocupa un párrafo con el prometedor enunciado de “impulsar la economía social” y ninguna medida concreta.

Todas las medidas establecidas en lo que hace a la política social dependen de dos elementos: del cumplimiento del Pacto de Estabilidad y de una financiación acrecentada a partir de tres políticas públicas: la reforma del Impuesto de Sociedades, la lucha contra el fraude fiscal y la eliminación de duplicidades administrativas. La suma de recursos destinados a política social para el período 2017-2020 ascendería a un total de 28.500 millones de euros. Teniendo en cuenta que los recortes para el período 2012-2016 ascienden a casi 200 mil millones de euros, podemos evaluar el impacto real de estas propuestas.

Insistiríamos, nuevamente, en que además de su limitada relevancia e impacto las políticas propuestas están condicionadas al cumplimiento de los acuerdos y al hecho, nada evidente, de que los recursos puedan conseguirse, efectivamente, a través de las fuentes propuestas.

Se supone que el  Bloque III es el de mayor peso específico en relación con las aportaciones de Ciudadanos y el más comprometido para el PP, aquel que significaba un mayor impacto en términos simbólicos y un más alto grado de compromiso. El elenco de medidas se sustancian en un Pacto de Estado por la Regeneración y calidad democrática cuyas medidas están solo enunciadas: mejora de la proporcionalidad, elección directa de alcaldes o el desbloqueo de las listas electorales. Se propone incorporar a ese pacto algunas medidas que afectarían a la democracia interna y transparencia de los partidos políticos.

Ninguna de estas medidas, en realidad, implican un cambio significativo en la naturaleza de nuestro sistema político. El conjunto de las propuestas pueden contribuir a hacer más transparente la actividad pública de la política, su control social e institucional y dificultar la comisión de delitos relacionados con la corrupción. Pero, nuevamente, la ejemplaridad de la vida pública depende de una relación virtuosa ente lo público y lo privado y eso significa entrar en el agujero negro de la influencia real de la economía en la política y no hay medidas al respecto en este programa. Y la crisis de la política y la creciente desconfianza hacia la misma afecta de manera perversa a la representación y exige más radicalidad democrática y más imaginación de lo que se expresa en el programa propuesto.

Visto desde esta perspectiva el programa cumple con algunas de las expectativas imaginadas: no habrá cambio significativo en la política económica; las modificaciones en la política social serán insignificantes o muy poco relevantes y la matriz de medidas destinadas a hacer más transparente la vida política en España se quedan en la periferia de los problemas. Un programa expresión de los límites del regeneracionismo de derechas, y del hecho de que no es posible seguir considerando a Ciudadanos como parte de un eventual proyecto de cambio. Una vez el escenario de la política ha vuelto a jerarquizar –en lo sustancial- una buena parte de los debates centrales al eje izquierda-derecha volver a reivindicar el nuevo-viejo, no parece que pueda llevar muy lejos.

Cambiar la actual lógica institucional precisa de un impulso social a un programa de cambio real en España. Y ese compromiso social debe formar parte de la estrategia misma de consolidación de las fuerzas del cambio, plurales, diversas y mal amalgamadas. La ventana de oportunidades no se cierra con un eventual gobierno del PP, sino con la renuncia a consolidar una alternativa política de transformación y cambio.

]]>
2016-09-07 10:40:33
<![CDATA[Geopolítica del caos - El coltán se atraviesa en el proceso de paz de Colombia]]> En las largas conversaciones que Antonio Caballero y yo hemos mantenido en distintos momentos con los jefes de la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en La Habana, muchas veces les hemos preguntado si pensaban que todos los frentes de la insurgencia, 90 repartidos por todo el país, van a aceptar la paz y la consiguiente desmovilización que llevan varios años pactando con los delegados del Gobierno, en una mesa en la que los subversivos han conseguido sentarse de igual a igual.

La respuesta siempre fue que en las FARC hay un seguimiento disciplinado hacia un mando centralizado, que es aceptado por toda la “guerrillerada”.

Sin embargo, las primeras disidencias desde sectores que se oponen al camino de la paz han comenzado a surgir en distintos puntos del territorio colombiano.

En este momento, la mayor parte del Secretariado está en Cuba, y casi todos los frentes están a cargo de cuadros militares de segundo nivel, con dificultades para una comunicación fluida con el mando en La Habana.

Con las hostilidades suspendidas desde hace más de un año, un factor de oxidación para las unidades guerrilleras, la actividad está reducida a la autoprotección y a la recaudación de medios para la subsistencia de una nómina muy cuantiosa. Medios que se han obtenido durante medio siglo con las donaciones voluntarias, el cobro del “impuesto revolucionario” y las actividades ligadas al narcotráfico, fundamentalmente el “gramaje” o impuesto a la venta de hoja de coca y el pago por la protección y la custodia de rutas del narcotráfico, en ocasiones de acuerdo con las estructuras delincuenciales.

En los últimos tiempos, suspendidas por decisión de la jerarquía guerrillera las prácticas del secuestro y la extorsión, la actividad económica de los frentes guerrilleros, en principio para la subsistencia de las unidades de combate, ha estado centrada en la producción y tráfico de las drogas ilegales. En algunas zonas el negocio, en manos de los responsables de la financiación, ha adquirido tintes de prosperidad multimillonaria. En otras, el negocio de la minería ilegal, el coltán y el oro, ha superado en ingresos a todo lo relacionado con la droga.

Sobre todo el coltán, el llamado “oro azul” imprescindible para distintos sectores: móviles, armas, ordenadores… y que se ha empezado a extraer en las arenas negras de la Orinoquía, en las que las FARC controlan el proceso de extracción, usando mano de obra indígena. El negocio se ha desarrollado de tal forma que al parecer se ha internacionalizado la salida del coltán vía México, a través del cártel de Sinaloa, con un rendimiento que ya se mide en millones de dólares.

Y la tentación ha hecho mella en sectores, hasta ahora muy minoritarios, de la insurgencia: Frente 1 y Frente 7, unos cientos de guerrilleros que prefieren seguir montados en negocios prósperos, que subirse al tren de la paz y pasar a ser ciudadanos rasos, acogidos a las ayudas para la reinserción, con la necesidad de montar estructuras modestas de cooperación y trabajo, apoyando los ideales de las FARC desde la lucha política legal.

Desde el Frente primero se ha difundido un manifiesto en el que se afirma: “Hemos decidido no desmovilizarnos, continuaremos la lucha por la toma del poder por el pueblo y para el pueblo, independientemente de la decisión que tomen el resto de integrantes de la organización guerrillera”.

Pura palabrería, “carreta” como dicen en Colombia. Desde el Estado Mayor se les ha denunciado claramente: “Apelan a argumentaciones ideológicas y políticas a fin de ocultar la evidente influencia de intereses económicos opuestos a la terminación del conflicto”. Algunos jefes guerrilleros, en las selvas de Colombia y en Cuba, señalan claramente que los disidentes del Frente 1 “han sido captados por la mafia”, mientras que la mayoría de los aproximadamente 16.000 efectivos de las FARC, entre combatientes y milicianos, apoyan el proceso de desarme sin sometimiento, que les debe llevar a la vida civil, a la paz y la reconciliación.

He constatado en La Habana cómo los máximos dirigentes de la guerrilla –como Pablo Catatumbo, Iván Márquez, Antonio Lozada, Pastor Alape, Camila Cienfuegos…– debaten arduamente con los delegados de Gobierno de Juan Manuel Santos –De La Calle, Jaramillo, María Ángela Holguín– el final honroso y constructivo de una guerra que dura más de un siglo y que ha causado tanto sufrimiento. Los líderes guerrilleros analizan cómo va a ser su conversión en una izquierda desarmada pero igualmente revolucionaria. Por ejemplo, se interesan sobre el fenómeno de Podemos en España, como superación del clásico esquema de partidos burocratizados y alejados de los intereses reales de la gente…

Pero los estudios de todos los procesos de paz hablan de un porcentaje de miembros de los grupos armados que regresan a la ilegalidad o nunca se desmovilizan.

Y es seguro que los enemigos de la paz, encabezados por el expresidente Uribe, van a utilizar la naciente disidencia para torpedear el acuerdo, que deberá ser refrendado en un plebiscito. Son muchos los sectores que se oponen a la firma del acuerdo FARC-Gobierno, desde los más variados intereses, pero de eso hablaremos en otro artículo.

Por su parte, los dirigentes de la insurgencia, apoyados por todos los sectores civiles que apoyan el proceso, tienen que movilizarse para cerrar cuanto antes la firma de los acuerdos y hacer “pedagogía” sobre los beneficios de la paz en selvas y ciudades, para que todo quede cerrado antes de fin de año con el apoyo decidido del pueblo colombiano.

 

 

]]>
2016-07-30 18:04:57
<![CDATA[Sombreros de colores - El poder curativo del perdón]]> adopción, las tormentas de las adolescencias y la compañía del #TDAH.

pin

Me habló de un artículo de Rusell Barkley, experto mundial en este “trastorno”, sobre la necesidad de perdonar y sobre el poder terapéutico del PERDÓN. Sí, en principio me extraño el tema….pero, ¡he encontrado el artículo, lo he leído y no tiene desperdicio!!!.
Ahí van mis reflexiones y mi aprendizaje (por si a alguien le sirve…)

Hoy, después de 8 años intensos, cuando mis tres hijos están en plena adolescencia, no puedo seguir adelante (y me queda mucho camino) sin PERDONAR.

Perdonar no es renunciar, no es tirar la toalla, no es consentir…

mama y alex

Perdonar es comprender, es empatizar, es dejar a un lado tantas emociones negativas, es pensar qué serías tú en las circunstancias vitales del otro, cómo habría sido tu camino si lo hubiera recorrido con sus zapatos.

Perdonar es abandonar el rol de víctima, ese papel que nos consuela en momentos de desesperación pero que nos impide avanzar, que no nos deja estar ahí con la fortaleza que nuestros hijos necesitan.

De corazón quiero y necesito perdonar a mis hijos, porque sus errores, sus fallos…serían los míos en sus circunstancias. Porque además, su déficits de atención les hace más difícil aún esta vida en la que destrozaron su infancia y que ahora intentamos reconstruir…

Quiero y necesito perdonar a mi amor, porque ya nos advirtieron que un niño con TDAH ponía a prueba a las parejas más sólidas y nosotros tenemos tres!!!

1436623554954

Hoy quiero perdonar a todos esos profesores y profesoras que me habéis sufrido todos estos años, en tantos colegios e institutos por donde hemos pasado sin encontrar muchas respuestas… Necesito perdonar la incomprensión, la falta de herramientas para enseñar en la diversidad, los reproches por exigir nuestros derechos, los diagnósticos poco acertados, perdonar que mis hijos hayan sido tan infelices en sus colegios (no en todos, pero en la mayoría)…

Necesito perdonar a muchas personas de nuestro entorno, su desconocimiento, sus juicios de valor: “¿cómo les consientes”, “su problema es que están muy mimados”, “no tienen ningún problema, es que no quieren“, “os toman el pelo” ….

Y quiero, necesito, me va la vida en ello…perdonarme a mi misma, porque es muy difícil 3 a la vez, porque no puedo exigirles lo que me exijo a mi, porque no tiene que ser todo perfecto, porque mi familia es como es y no como yo hubiera querido que fuese. Quiero perdonarme por haber tardado 8 años en entender tantas cosas…

Gracias Andree

]]>
2016-07-26 20:58:57
<![CDATA[Universidad del Barrio - El Goodbye del Reino Unido]]> El 23 de junio pasado fue día histórico. Nadie pone en duda este punto. Por escaso porcentaje, la mayoría de los británicos votaron por marcharse de la Unión Europea. Con el 100% escrutado, un 51,9% votaron goodbye y un 48,1% to remain. No me detendré en este breve artículo a analizar cómo la opción del Breixit ha triunfado en las zonas rurales ni cómo en las zonas más avanzadas y cosmopolitas lo ha hecho la voluntad de mantener la eurociudadanía. No hablaré tampoco del divorcio entre los trabajadores cualificados y los no cualificados (lo que algunos designan, erróneamente, como el enfrentamiento entre la clase media y la obrera). Tampoco de cómo gran parte de las áreas periféricas e industriales han abandonado el internacionalismo conservándolo para las películas hollywoodienses de amenazas alienígenas y por el contrario han abrazado el nacionalismo chauvinista de la parte más retrógrada, racista e imperialista de la burguesía inglesa. Algo que ciertamente habla muy mal de la capacidad de la “izquierda realmente existente” para conectar con los trabajadores y hacer pedagogía y estupendamente de los grandes medios de derecha que, como The Sun o The Daily Mail, llevaban décadas reproduciendo su hegemonía machacando e infectando a los obreros con esos contravalores. No es momento de hablar de esos asuntos que, aunque importantes, ya están siendo señalados por algunos analistas.

En este espacio me gustaría tratar una cuestión más de fondo que, como diría Fernand Braudel, tiene que ver con la long durée (larga duración) para el conjunto de la población y las generaciones venideras. Porque está claro que las consecuencias del Breixit a corto-medio plazo serán tremendas y actualmente simple y llanamente incalculables. No sólo para los británicos sino para todos los europeos y aún más, para cualquier ciudadano del globo. Dicho sin ambages: las consecuencias del voto a favor del abandono del espacio de construcción europea serán netamente negativas para los sectores populares. En especial para la clase trabajadora, donde se encuentra la mayoría de la humanidad. Una clase omitida mediáticamente y ninguneada desde la política institucional que se halla fragmentada internacionalmente por diversas fronteras, pero conectada globalmente de facto por el mercado mundial.

No sabemos a qué tipo de acuerdos políticos llegarán las autoridades británicas y eurocomunitarias para amortiguar todos los problemas que acarreará la salida de Reino Unido de la UE (si es que al final se lleva a cabo), pero lo que es seguro es que los grandes negocios, aunque a corto-medio plazo se resentirán, indefectiblemente continuarán. Porque el marco de operaciones del capital es mundial y esto, nadie, absolutamente nadie, desde dictadores de diverso signo hasta políticos imperialistas, chovinistas o racistas, podrán evitar.

El capitalismo es un modo de producción que sólo puede ser superado en un sentido positivo por el socialismo que será (si llega a serlo) un sistema superior. Nunca podrá ser sobrepasado por relaciones económicas reaccionarias, pretéritas, menos productivas y de escala inferior de la que es capaz de desplegar el capital. No conseguiremos un mundo mejor marchando a unidades políticas y económicas más pequeñas, como en la Edad Media, cuando las ciudades amuralladas tenían su propia moneda, sistema de medidas, fronteras, ejércitos y agentes soberanos de decisión. De eso modo sólo conseguiremos una multitud de reinos de taifas que no será en nada positiva para las mayorías. Y teniendo de base una economía mundial, poner trabas políticas-nacionales sólo servirá para abaratar la fuerza de trabajo gracias a los impedimentos que con las nuevas fronteras administrativas enfrentarán los emigrantes para tener igualdad de derechos respecto a los nativos. Es decir, una situación mejor para el empresariado y peor para los trabajadores. Más ganancias y menos salarios. Un mundo más egoísta y menos solidario.

Hace tiempo, un germano que vivió y murió en la capital del Reino Unido, un tal Karl Marx, señaló que la misión histórica del capitalismo era desarrollar las fuerzas productivas de la humanidad como ningún sistema anterior lo hizo. Así se prepararía el terreno para el socialismo. Es decir, era necesario crear la riqueza antes de repartirla. Sin desarrollo capitalista no puede haber socialización de esas mejoras para el conjunto de la población bajo la propiedad colectiva y el control democrático de ésta. Y efectivamente, pese a su inmenso poder destructor, el capitalismo ha permitido avanzar la ciencia, la tecnología y unificar la fragmentada comunidad humana a niveles desconocidos hasta la fecha. Nadie puede negar este punto sin enfrentarse al ridículo o la vergüenza ajena del buen sentido común de las mayorías.

Aunque a muchos en la izquierda le cueste reconocerlo, el comercio mundial y las mestizas inversiones de capital allende las fronteras han posibilitado que pese a la lamentable persistencia de las guerras (y los imperialismos), vivamos en un mundo mucho más pacífico que en el pasado. Un ejemplo claro de ello es que desde la construcción de la UE, los habitantes de los principales países europeos han disfrutado del periodo de paz más largo de su historia. Es justo reconocer estos hechos y para comprobarlo sólo hace falta repasar los libros de historia o las hemerotecas. Hay una gran confusión con Marx que muchos autoproclamados “marxistas” no dejan de difundir y es que Marx no era un “anticapitalista” sino un “socialista”, no era “nacionalista” sino “internacionalista”, no sería “anti-UE” sino “pro-UE”. Marx y Engels hubieran criticado ferozmente muchos elementos de la Unión Europea, por supuesto, pero sin duda la hubieran apoyado por todo lo progresista que tiene como promesa de un futuro mejor para la humanidad. Nosotros, deberíamos hacer lo mismo.

Porque si la humanidad tiene por delante un futuro digno, poco a poco y a largo término, desde una perspectiva macro, observaremos su unificación mundial. Y todo ello pese a su diversidad. Pues unión no significa eliminación de las diferencias enriquecedoras u homogeneización empobrecedora. Unión debe ser empoderamiento, seguridad y la existencia de un mañana que merezca la pena ser vivido. Sin embargo, desde una perspectiva micro y a corto-medio plazo, el voto del 23 de junio por el Brexit quedará consignado en los libros de historia como un paso atrás para la humanidad. Que ese paso atrás sea para hacernos conscientes de los peligros de vivir en el pasado y tomar impulso, dependerá de nosotros.

Como socialista, marxista e internacionalista digo sí a avanzar en la construcción hacia una humanidad reunida en una polis universal que sea capaz de enfrentar los grandes desafios que plantea el capitalismo entrelazado con la persistencia regresiva de los estados nación para la raza humana: la desigualdad creciente, el cambio climático, el hambre, las guerras, los refugiados de diversa índole, etc. Por eso digo sí a la Unión Europea. Por eso me declaro con más intensidad que nunca como militante del proyecto europeo de integración política, porque pese a todo lo malo que hay que solucionar, las otras opciones son mucho peores y plantean un escenario fértil para las divisiones de la clase trabajadora y por ende, de la mayoría de la humanidad. Por no hablar del reavivamiento de las posibilidades de nuevas y temibles guerras fraticidas.

Por eso con fuerza digo sí a la Unión Europea y a otra Unión Europea, por supuesto. A una que aumente sus elementos progresivos (espacio Schengen que ahora muchos gobiernos burgueses quieren eliminar) unificación legal fiscal, laboral, judicial, sanitaria, medioambiental, etc. Sí a la UE como paso intermedio para una unidad política mundial donde todos seamos ciudadanos con plenos derechos políticos y laborales, donde no haya más refugiados ni un “vosotros” y “nosotros” que nos divida y permita que algunos puedan mirar de arriba a abajo a sus congéneres. Porque el socialismo será mundial o no será.

A muchos les parecerá utópica mi propuesta observando lo que nos rodea, pero lo ya no utópico, sino quimérico, es pensar que alguno de los grandes problemas que enfrentamos como especie y que nos afecta en nuestro día a día como individuos se vayan a solucionar sin que estemos unidos. ¿Cómo si no combatiremos el fraude fiscal, la especulación financiera o el cambio climático? ¿Cómo reduciremos la jornada laboral para que el paro no siga aumentando ante la utilización capitalista de las máquinas? Nada se solucionará presos en una pleyade de Estados donde la clase dominante nos explotará a su merced como hacen los granjeros con los animales divididos en los pastos y jaulas de su propiedad. Por eso es hora de borrar las fronteras que nos amputan como seres humanos, por eso es momento de redoblar fuerzas y construir una Unión Europea más fuerte y avanzada que sea atractiva para los habitantes de todo el mundo. Que sea ejemplo de lo que queremos construir en el futuro, que sea tan inspiradora que cualquiera,, al ser preguntado, en unos hipotéticos y futuros referéndums, tenga que votar “Sí quiero ser parte de esta comunidad superior”. No hay otro camino excepto el retorno a la barbarie. Y hemos estado allí otras veces. Pero me refiero a una barbarie mucho mayor y más agresiva de la que lúcidamente usted ya reconoce estar viviendo.

 

Jon E. Illescas es Doctor en Sociología y Comunicación y Licenciado en Bellas Artes. Es autor de “La Dictadura del Videoclip. Industria musical y sueños prefabricados” (El Viejo Topo, 2015).Blog: http://jonjuanma.blogspot.com.es/

 

]]>
2016-07-25 20:40:26
<![CDATA[Quien quiera oír, que oiga - Tres contra uno y seguimos en pie]]>

Reconocer los hechos es la única manera de afrontar correctamente nuevas tareas. El 26 de junio se ha saldado con la inesperada victoria de la Gran Coalición: El aumento de votos del PP y el sostenimiento, por la mínima, del PSOE como segunda fuerza política en votos y escaños. Ésta es la dura y fría realidad de la nueva aritmética parlamentaria resultante de las urnas.

Unidos Podemos y sus diferentes confluencias territoriales no han conseguido alzarse con la victoria en votos. Aún así y a pesar de los ataques y el cerco al que se sometió a Unidos Podemos, los resultados revelan la consolidación de un nuevo espacio político de las clases populares, autónomo de las elites y con una gran capacidad de intervención política en la sociedad. Podemos y sus confluencias se han consolidado como la herramienta electoral adecuada para el amplio proceso de empoderamiento popular de rescate de la democracia con más de 5 millones de votos y siendo la fuerza política hegemónica entre los menores de 45 años. Es decir; se confirma el fin del bipartidismo estático y se consolida un escenario de geometrías políticas dinámicas.

Es la economía estúpido”

Las confrontaciones electorales se diseñan sobre líneas discursivas estratégicas de confrontación política destinadas a seducir al electorado y conseguir su movilización. Es evidente que el PP, frente al tsunami de corrupción en el que se haya ahogado, decidió apostar por una línea discursiva basada en la instalación de un marco economicista: “La recuperación económica esta en marcha”.

Las ideas fuerza de un mensaje político electoral deben ser sencillas, comprensibles y anudadas a la realidad inmediata de los votantes a los que se pretende movilizar. Todo para conseguir un único objetivo concreto: El voto. Desgranemos por tanto el discurso ganador de estas elecciones:

“1. Hemos dejado de caer. 2. Antes se destruía empleo neto, ahora se crea. 3. El PP es el único partido capaz de sacar a España de la crisis. 4. La corrupción es un mal endémico de la vida política que afecta a todos los partidos en todos los países. 5. Más vale malo conocido que bueno por conocer. 6. Con las cosas de comer no se juega. 7. Un gobierno con Unidos Podemos pondría en peligro la recuperación económica y nos conduciría a la recesión”

Una serie de mensajes concretos enfocados a crear certezas en ele electorado y presentar al PP como garantía de estabilidad. La instalación del marco de la “recuperación económica”, promovido por las fuerzas conservadoras, se ha producido en el contexto de una reducción de la “disciplina austeritaria” durante 2015 que, unida a la burbuja bajista del precio del petróleo, el desplazamiento del turismo a nuestras costas (derivado de la inestabilidad en Oriente Medio) y la barra libre de crédito del BCE, han generado una leve sensación de mejoría en la población de nuestro país.

El 20D los expertos demoscópicos afirmaron que, por primera vez en mucho tiempo, se había producido la abstención de casi un millón de votantes conservadores hastiados por la nausea de la corrupción y que, todavía, no terminaban de creer que la recuperación económica no fuese un espejismo. Para movilizar a ese potencial electorado conservador absentista el PP debía recuperar su crédito como partido de gobierno y única opción conservadora viable.

Desde el primer momento tras las elecciones de 2015 el PP se ha encastillado en el Gobierno en funciones, despreciando la actividad parlamentaria al negarse a comparecer y construyendo un mensaje sencillo: “Mientras los demás hablan, nosotros gobernamos, mantenemos la estabilidad económica y creamos empleo”. La cultura política mafiosa se impuso entre diversos sectores sociales; “la corrupción es un problema pero eso no me da de comer, lo importante es que el PP crea puestos de trabajo”. Frente a los discursos ciudadanistas, se impone la realidad material de lo cotidiano, sobrevivir en un mundo adverso; “lo que plantea Unidos Podemos es muy justo pero enfadará a Alemania y eso, nos convertirá en Grecia “, entonces si que vendrán “recortes de verdad” porque “el PP evitó el rescate”.

El PP como partido orgánico de masas, no debemos olvidar nunca su millón de afiliados, se convirtió en el principal interlocutor de las élites para el control del poder político por medio de la corrupción. Pero el patrón, el PP, tomó cierta autonomía con respecto al dueño de la hacienda para hacer valer su papel, para perpetuarse en su parcela de poder. La aplicación rigurosa de los dictados austeritarios le conduciría irremediablemente a su destrucción como actor político, por eso durante 2015 rebaja la presión austericida y le da oxigeno a la economía. No por convencimiento político, sólo por supervivencia orgánica. Su propio instinto de supervivencia le ha llevado a no cumplir como debiese los dictados del IBEX35. El informe de la Comisión Europea es contundente: La rebaja en los criterios austeritarios fue premeditada y subordinada o condicionada por las diferentes citas electorales. En la sala de mandos de Génova son conscientes que sólo con discursos vacuos no se sostienen proyectos políticos con voluntad de gobierno. Los discursos que sostienen los proyectos políticos amplios son aquellos que responden a demandas concretas y consiguen convencer a las personas de que están defendiendo sus intereses materiales; discursos inscritos en lo que tiene que ver con sus vidas particulares expresados en términos generales, abstractos y movilizadores de las emociones primarias.

No hay siete millones de oligarcas, ni siete millones de corruptos. Hay siete millones de personas convencidas de que el PP es la opción política más viable para salir de la crisis y para crear empleo. Esta hipótesis es respetable, después del sufrimiento provocado por la crisis y de la aceptación del marco inducido de la “recuperación económica del país”. El problema esencial de esta narrativa es que no es cierto que se esté produciendo una recuperación económica del país. No se ha producido un cambio en el modelo productivo, al contrario, se ha frenado cualquier tentativa de transición energética; el sistema financiero español y europeo sigue enfermo, el proyecto de UE está en resquebrajándose y no se han creado mecanismos de protección de los sectores económicos estratégicos del país. La protección social es insuficiente, manteniendo importantes bolsas de exclusión social, sin derechos asistenciales, instalando la precariedad como forma de vida entre los menores de 45 años y la exclusión entre los parados de larga duración, mayores de 50. La economía sigue siendo un elemento clave en la política; La economía política sigue siendo determinante.

La fuerzas auxiliares del PP en el cerco a Unidos Podemos

La posibilidad del establecimiento de un nuevo espacio político frente al austericidio que trastocase el sistema político encendió todas las alarmas entre las fuerzas vivas del régimen. Todos los recursos debían ser empleados para parar el empuje irrefrenable de un nuevo sujeto político que amenazaba el control de las instituciones por las élites. La utilización de las cloacas del Estado, las campañas de intoxicación y desprestigio, la fabricación de pruebas falsas, etc., todo vale con tal de frenar a Podemos, más exactamente; con tal de evitar que las clases populares hiciesen de Podemos una fuerza política autónoma de las élites, con capacidad de recuperar las instituciones y la soberanía popular.

Defensa central derecho, Albert Rivera

La emergencia de Podemos puso en guardia a las élites que desconfiaban del PP como fuerza que pudiese sostenerse en el poder en solitario. La degradación económica de los últimos años, los recortes y la escandalosa corrupción política hicieron que sectores económicos privilegiados creyeran necesario el impulso de una fuerza política que sin intermediarios condicionados por sus equilibrios internos y por su propio instinto de supervivencia, defendiese sus intereses. Las palabras del presidente del Banco de Sabadell fueron premonitorias: “Hace falta un Podemos de derechas”. Necesitaban una fuerza política sin estructura, leal y que cumpliese sus dictados impulsando un discurso ciudadanista vacuo como testaferro político de los intereses del IBEX35 y de la banca. Luis Garicano desde el consejo de administración de Liberbank (abandonó el cargo en el banco en abril de 2016) fue el encargado de diseñar su plan económico. Rivera encabeza el partido del IBEX35 y sitúa a Podemos como su principal adversario político -es normal, son los representantes los intereses del capital financiero y pretenden seguir por encima de la Ley.

Algunos ejemplos recientes de las políticas defendidas por el partido del IBEX son de sobra conocidos:

-Son contrarios a situar la emergencia social como política prioritaria del Estado.

-Defienden un nuevo recorte en los derechos laborales rebajando el coste del despido

-Defensores de las grandes corporaciones, manifiestan su intención de trabajar a favor de la concentración empresarial, en definitiva, a favor de que el pez grande se coma al chico.

-Como portavoces de las entidades financieras, respaldan el sobreendeudamiento de las familias y pretenden que las familias se queden con deuda en caso de perder su casa.

-En cuanto a libertades públicas no están de acuerdo con la derogación de la Ley Mordaza y, como ejemplo significativo, se mostraron fervientes partidarios de imponer prisión preventiva a dos titiriteros por representar en carnaval una obra de mal gusto.

Por tanto, un proyecto político en las antípodas de Podemos, fabricado en el laboratorio ideológico del IBEX 35 y lanzado ex profeso contra la fuerza morada emergente.

Rivera fue protagonista del primer “catenazzo” o “el Pacto de cerrojazo”

El acuerdo Rivera-Sánchez fue concebido como un cerrojazo político a la posibilidad de un cambio a favor de la mayoría social. El ofrecimiento de un gobierno de cambio y de progreso por parte de Pablo Iglesias a Sánchez había sacado del carril de competición a Mariano Rajoy en su camino a la investidura. Era necesario salir al rescate del soldado Sánchez, acorralado por una base social y electoral que prefería sin duda un gobierno con Podemos que una Gran Coalición. El comando de asalto político del IBEX 35 entro en escena. El “Pacto del Cerrojazo entre PSOE y Ciudadabnos mantuvo los títulos y los epígrafes programáticos del PSOE pero redactados y completados con los contenidos de los “chicos de Garicano” -algo que no resultó especialmente difícil por la perfecta sintonía existente con Jordi Sevilla, “gurú económico del PSOE”. La “operación cerrojazo” tenia unos objetivos que Rivera no ocultó, aunque no se convirtieron en mainstream en los medios: “Hemos evitado que Podemos esté en el Gobierno”. Con su habitual locuacidad Rivera sentenciaba: “El acuerdo entre PSOE y Ciudadanos es perfectamente asumible por los votantes del PP”.

Su actitud no ha cambiado desde entonces. Todos los cañones de Rivera apuntaron siempre contra Pablo Iglesias. La cosa llegó de lo mezquino y lo cómico. Su campaña del 26J comenzó con su viaje electoralista e irresponsable a un país en plena crisis institucional, poniendo en peligro la neutralidad del nuestro. Llegando a su cenit en el debate del programa de Jordi Évole, que rozó el esperpento:

-“Albert eso son cuentos chinos”

-“China China comunista”

-“Muy sagaz Albert

-“Es que me la has puesto a huevo”

En estos últimos meses, Albert Rivera ha sido el defensa central derecho marrullero que ha tenido como objetivo fundamental declarado; “evitar que gobierne Podemos” y atacar a Pablo Iglesias como su activo más valioso. El resultado electoral de Ciudadanos es un precio asumible dados los beneficios políticos obtenidos por el IBEX 35 con esta operación: Ciudadanos ha sido un producto rentable para la banca.

Defensa central izquierdo, Pedro Sánchez.

Tras las elecciones del 20D la dirección de PSOE había cambiado. Nuevos dirigentes ostentaban las principales responsabilidades y a lo largo de la campaña electoral habían centrado su discurso en los recortes, los servicios públicos y la recuperación de derechos laborales. Intentando diferenciarse de Podemos en la cuestión territorial, manteniendo un discurso inmovilista en esta cuestión. Supuestamente, las diferencias fundamentales con Podemos se encontraban ahí. Tendimos la mano al PSOE, con grandes sacrificios por nuestra parte, porque, aunque no olvidamos su responsabilidad en la imposición del modelo austericida y en la quiebra constitucional que supuso la reforma de agosto de 2011, debíamos arriesgarnos y comprometernos con nuestro país. Tendimos la mano, ante la posibilidad de establecer una agenda política para afrontar la emergencia social, redistribución de renta, reorientación del aparato productivo en el marco de un proceso de transición energética y una línea de resolución democrática de la cuestión territorial. Estábamos dispuestos a poner en un segundo lugar las enormes diferencias con el PSOE para poder defender los intereses de la mayoría social conformando un gobierno de coalición, donde evidentemente, era necesario exigir ciertas garantías de cumplimiento. Una de ellas, sin duda, era estar en el Consejo de Ministros representados proporcionalmente en relación a los votos obtenidos en las urnas. El PSOE ante esta posibilidad arremete contra Podemos en general y contra Pablo Iglesias en particular. Se abre paso “el discurso de las sillas” pero el mainstream olvida que, en este debate, Pedro Sánchez no quiere que se respete la voluntad popular expresada en las urnas en forma de votos para la conformación del Gobierno, si no un gobierno “en solitario del PSOE” facilitado por los votos de Podemos y sin ningún tipo de compromiso expreso.

Pedro Sánchez nunca quiso nada con Podemos. Era imposible asumir ese chantaje y traicionar a nuestro electorado, y lo sabían. Como recordábamos antes, la oferta de gobierno conjunto realizada por Pablo Iglesias descabalgó a Mariano Rajoy de su camino a la investidura y abrió las puertas de la Moncloa a Pedro Sánchez. Fue “la sonrisa del destino” a la que Pedro Sánchez dio la espalda porque no quería ir con Podemos ni a la vuelta de la esquina. Su único objetivo era disciplinar a Podemos a los dictados de los verdaderos representantes de los intereses de las élites, Ciudadanos, y someterlo a un duro castigo que relegase el nuevo proyecto político al papel de una fuerza subalterna o muleta del PSOE.

El fracaso de la “operación cerrojazo”

La operación cerrojazo fue articulada en torno al acuerdo de Sánchez y Rivera, escenificado en la sala constitucional del Congreso como el acto fundacional de un nuevo centro político, fue en realidad un acto político en el que la nueva dirección del PSOE escenificaba su rendición de Breda ante las élites. Desde el PSOE era necesario lanzar un mensaje nítido, Pedro Sánchez con su acuerdo garantizaba que no habría cambio, que las instituciones seguirían al servicio de los privilegiados, que no subirían los salarios (la dignificación del SMI: 6 euros, políticas sociales sin dotación económica, mantenimiento del sobreendeudamiento familiar, etc.) y los acuerdos de Estado se harían con el PP. Es decir que la alianza PSOE y Cs tenía un doble objetivo: a) El primero y más importante alejar a Pablo Iglesias del gobierno y blindar los intereses de los privilegiados ante la posibilidad de la apertura por Podemos de una agenda social y la resolución democrática de la cuestión territorial. b) El segundo disputar al PP la hegemonía en la Gran Coalición pero manteniendo el acuerdo en las cuestiones centrales para el país (techo de gasto, UE, política internacional, educativa y otras). Para que la operación fuese posible era necesario que Podemos y sus confluencias fuesen sometidas a una presión lo suficientemente intensa que les obligase a facilitar un “gobierno de la gran coalición encubierta”. Al fin y al cabo, Podemos era una fuerza recién llegada y podían convertirse en los tontos útiles de la XI Legislatura. Estrategia que quedó patente en las técnicas de filibusterismo parlamentario implementadas por la gran coalición desde la constitución de las Cortes.

En cualquier caso, la labor de disciplinamiento de Podemos por parte del PSOE se ha basado en un ataque constante, sin tregua y centrado siempre en la figura de Pablo Iglesias. Podemos no podía aceptar el “Pacto del Cerrojazo” de Pedro y Albert, porque era un pacto que suponía el enterramiento de la posibilidad de una cambio político favorable a las clases populares, cerraba la posibilidad de una agenda social, de una política de reactivación económica y de una solución democrática a la cuestión territorial. Cuando al fin descubrieron que no podían secuestrar a Podemos comenzó el tiempo de Rajoy.

Rajoy gobierna porque Sánchez se rindió ante Rivera.

El PSOE, en la legislatura fallida del 20D, ante la posibilidad de una acuerdo progresista con Podemos, prefirió esconderse detrás de un acuerdo con el partido del IBEX-35. Pedro Sánchez nunca realizó ningún gesto, movimiento o manifestación de la que se pudiese deducir que fuese a gobernar con Podemos. Sólo quería sus votos, lo que no era capaz de ganar en las urnas, pretendía ganarlo mediante el filibusterismo parlamentario.

Al no ceder a su chantaje, el PSOE convirtió a Podemos su único adversario, convirtiéndose en el defensa central izquierdo del Gobierno del PP. Pedro Sánchez actuó de forma premeditada contra la posibilidad de un gobierno de cambio, poniendo los intereses de su partido por encima de los intereses del pueblo. El insulto y el desprecio permanente ha sido la forma en la que los dirigente del PSOE se han dirigido hacia Podemos. Conscientes de que el activo más valioso de Podemos es Pablo Iglesias, contra él han descargado toda su ira. No soportan la capacidad natural de conexión de Pablo con los sectores populares, la facilidad para traducir sus dolores en un discurso político y así significar la España de “los nadie” cuando pierden el miedo y se deciden a cambiar las cosas. Esos ataques contra el liderazgo de Pablo han tenido su episodio más nauseabundo cuando han querido azuzar la división interna, diciendo que con Iñigo Errejón el PSOE si se entendería: Imperdonable y ridículo.

Cerco al cambio.

Las negociaciones con el PSOE, los dimes y diretes y las ofertas de entendimiento al PSOE después del “Pacto del Cerrojazo” fueron acompañados de la desmovilización del activo popular levantado el 20D. El cambio político quedaba encerrado entre las paredes del Congreso y la gente corriente relegada a meros espectadores de un espectáculo de mal gusto. Cometimos el error de dejar que nos encerrasen en su juego de “la politiquería”, aceptamos el tablero, cuando nosotros lo que hacemos bien es patearlo. Nos encerraron en sus tiempos y procedimientos kafkianos hasta el punto de encontrarnos, el último día teniendo que surfear una propuesta realizada por Compromis realizada sin consultar a Podemos ni a ninguna confluencia.

El discurso permanente de tender la mano tiene sus límites. Cuando al que se la ofreces te golpea sin decoro es el momento de repensar el ofrecimiento. Nosotros, es cierto, que tenemos en nuestro ADN la cultura cristiana de poner la otra mejilla, pero mejillas hay sólo dos. Tocaba quizás otra enseñanza bíblica; la de la necesaria expulsión de los mercaderes del templo. Era evidente que el proyecto de cambio estaba siendo sometido a un cerco político sin precedentes en la democracia española. Podemos y sus confluencias estaban siendo sometidas a un asedio político de tres contra uno. Quizás debimos ser más claros aquellos días en nuestro mensaje y trasmitir a la mayoría social expectante que la “dirección renovada” del PSOE, con su acuerdo con Cs, se oponía al rescate de la democracia y se entregaba, con armas y bagajes, a las élites cerrando toda posibilidad de un cambio.

Vuelta a la casilla de salida.

La rendición del PSOE ante las élites supuso la vuelta a la casilla de salida. Nos encontramos en un proceso de rescate de la democracia, en el que el pueblo no puede ser un observador, y la labor del instrumento político debe ser proponer tareas útiles que empujen el proceso de empoderamiento popular que emergió el 25 de mayo de 2014. Un espacio político que, si bien no parte de la reflexión organizada de los movimientos sociales, si hace de catalizador de una reacción química que se construye desde el grito de Si Se Puede. Un grito que condensa una nueva cultura política emergente, nacida del 15M, de las Mareas y de los Stop desahucios, que cree en la posibilidad de triunfo de los de abajo y no asume la ideología de la derrota histórica. Con la traición del PSOE se cerraba la XI Legislatura y toda posibilidad de un gobierno que llevase a las instituciones el impulso de un movimiento que empuja cambios desde el empoderamiento popular.

El PSOE ante el 26J sólo ha tenido una enemigo a batir: Unidos Podemos.

El PSOE renunció desde el primer minuto a ganarle las elecciones al Partido Popular el 26J. Se ha negado a responder a la pregunta de con quien pactaría después de las elecciones y ha asumido, como discurso político de campaña, que “Rajoy gobierna porque Podemos no votó a Sánchez”. Todo ello aderezado con un relato reaccionario y demagógico contra el populismo, repitiendo los mantras de la Campaña del PP contra Podemos y extendiendo la catalanofobia por Andalucía. Un error estratégico que ha facilitado el aumento electoral de las fuerzas conservadoras.

La propuesta de Unidos Podemos en esta campaña electoral se basó, esencialmente, en proponer un gobierno de coalición al PSOE “a la valenciana”. Por responsabilidad con el país, para facilitar un futuro gobierno, no hemos respondido a los ataques. Ni si quiera en el debate de candidatos: “Pedro, el adversario es otro”.

En mi humilde opinión un acuerdo con el PSOE como principal propuesta electoral es todo menos sexy y tengo dudas de que la consigna “a la valenciana” tenga el efecto de movilizar a los abstencionistas crónicos que abandonaron el sillón el 20D para votar a Podemos, máxime cuando el PSOE no sólo no calla, sino que ladra frente a cualquier propuesta de entendimiento.

El 26J deja imágenes imborrables para el recuerdo.

El PSOE festejó el peor resultado de su historia y la derrota en los territorios históricos de Andalucía y Extremadura. Festejó ser tercera fuerza política en Madrid, Comunidad Valenciana, Baleares, y convertirse en una fuerza residual en Cataluña. La imagen dejaba claro que su único objetivo era impedir un gobierno de Unidos Podemos, aunque supusiese la entrega del país al PP y al austericidio. El objetivo del PSOE se centró en impedir un cambio para rescatar la democracia de manos de las élites y de esa forma poder seguir jugando a Canovas y Sagasta. Pero a pesar de todo: el bipartidismo ha muerto y sólo es posible maquillarlo por medio de alguna triquiñuela que permita una “gran coalición encubierta”.

El proceso empoderamiento hizo crisis el 20D pero no se ha cerrado el 26J.

Los procesos electorales nunca son lineales. Un dato para el recuerdo; en 1979 el PSOE después de fusionarse con el PSP de Tierno Galván obtuvo menos votos que en 1977.

En este tránsito histórico no debemos olvidar que el pueblo debe ser protagonista del cambio. Sus dolores, sus anhelos, sus aspiraciones, sus esperanzas y su capacidad para construir realidades diferentes, deben ser el hilo transversal con el que tejer la solidaridad social que nos permita ganar. El movimiento popular democrático que nace el 25 de mayo no ha dejado de crecer, impulsando un modelo político democrático de participación directa que ha dado como resultado la mayor movilización política de la historia de la democracia desde el 78. Ya fuimos cercados antes y a pesar de las dudas de muchos, propios y extraños, nuestro pueblo ofreció una de las demostraciones de dignidad más grandes de la historia de la democracia con la Marcha del Cambio del 31 de Enero. Centenares de miles de personas se movilizaban desde los cuatro puntos cardinales del Estado, para manifestar su deseo y su compromiso con la realización de un cambio que rescate la democracia. Es innegable que, como sujeto político, cuando confiamos en la capacidad de respuesta de nuestro pueblo avanzamos.

Prohibido olvidar.

Somos hijos e hijas del sufrimiento provocado por el saqueo sistemático que nuestro pueblo viene sufriendo de forma ininterrumpida desde el estallido de la crisis de 2008. El epicentro del terremoto político que ha sacudido éste país se puede localizar el 15 de mayo de 2011. Desde entonces todo ha cambiado.

Nacimos por un fallo en el software de Matrix. Pablo Iglesias, el troyano del pueblo, se introdujo en el debate político de la televisión cabalgando sobre la contradicción de los mass media que debían optar entre subir la audiencia o silenciarle. ¿Quién iba a pensar que ese joven profesor que enardecía los corazones del populacho, repartiendo estopa en los platos, se iba jugar el todo por el todo presentándose a unas elecciones? ¿Quién iba a pensar que iba a reunir más de 40.000 firmas en 24 horas para que se presentase a las elecciones? Pablo Iglesias ha sido la hipótesis puesta en práctica.

El 25 de mayo de 2014 se produjo la reacción química inesperada.

Hubo un error de cálculo del sistema y supimos aprovecharlo políticamente. Como suele suceder, la respuesta popular emergió de donde se suponía no había espacio. En las contradicciones de la crisis surgió un nuevo sujeto político que despertó las simpatías de amplísimas capas de la población española. Un sujeto político que se negaba a ser una fuerza subalterna y que ya después de dar la primera sorpresa electoral, manifestó de forma impertinente para los poderosos que Podemos no había nacido para ser una fuerza testimonial.

Se extendieron los Círculos como espacios de participación, de construcción política, territorial y sectorial. Se estableció la participación directa para las grandes decisiones, listas, elección de órganos, aprobación de las tesis políticas y del modelo organizativo. Se estableció la independencia económica de los bancos y la limitación salarial… se puso en marcha una “maquina de guerra electoral” que se extendió por todo el territorio, con todas las dificultades que eso supone, desafiando las viejas lógicas políticas con el espíritu de victoria. Ese es el motor de Podemos; la esperanza que se puede ver en los ojos de la gente que acude a los actos políticos más masivos desde la Transición. La ilusión contagiosa porque las cosas puedan ser diferentes y sólo depende de nosotras mismas para conseguirlo. Ya hemos ganado muchas batallas. Los Carteros del Cambio ejemplificaron una propuesta clara de remover la cabeza y los corazones y sobre todo un mensaje: “El cambio no lo hacen los dirigentes y los partidos lo hace la gente”.

El 20D fue la campaña por el cambio constitucional y las “Cinco garantías democráticas”. La campaña de la propuesta de un nuevo marco de convivencia, donde fueran respetados los derechos de todos y donde nadie se quedase fuera. Desde la épica de la remontada y del empuje popular, se consiguió un resultado histórico. Pero quizás, después del 20D pasamos de la épica, el desborde y la participación a mandar a dormir al gigante popular, a pedirle que esperase, que estábamos negociando.

Después de una legislatura fallida quisimos rendir cuentas de nuestro trabajo, algo que está bien. Lanzamos una precampaña bajo el lema “El congreso en tu plaza”. Pero quizás nos equivocamos porque en ese momento político lo que realmente necesitábamos era situar la necesidad de llevar “tu plaza al congreso”. En este caso el orden de los factores si alteraba el producto, lo necesario era situar en el centro del debate político la urgencia de rescatar la democracia y una agenda social prioritaria, asumiendo como adversarios a las tres fuerzas políticas que se habían conjurado para impedirlo.

Arriesgarse a ganar.

El 26-J deslindó los campos, el miedo ganó a la esperanza por falta de determinación y protagonismo popular. La plebe echó de menos a su mejor tribuno encendiendo sus corazones y movilizando a los abstencionistas crónicos que se quedaron dormidos viendo un debate soporífero e insoportable. La gente echaba de menos al irreverente, el Cholo del fútbol de contacto, el que electriza a su equipo y lo pone en disposición de cumplir con las enseñanzas de Dantón: “Audacia, audacia, siempre audacia”.

Quizás fuimos conservadores en exceso. La viabilidad de un nuevo proyecto histórico de los de abajo pasa por la construcción de un pueblo sin miedo. A la mayoría social no se le quita el miedo poniéndonos blanditos, simpáticos y formales, sino mostrando la determinación para cambiar las cosas. Somos hijos de un proceso de empoderamiento popular, de importantes sectores sociales de nuestro país que ya no delegan en las fuerzas políticas del régimen, si no que impulsan un nuevo espacio político-social propio para la transformación de la mayoría social en mayoría política.

El invierno se acerca y alberga horrores.

Pronto pueden volver “los hombres de negro”, “los caminantes blancos de la Troika” Nos enfrentamos a un futuro incierto, y lejos de consolidarse la supuesta recuperación económica, podemos encontrarnos a las puertas de una nueva tempestad. La Comisión Europea amenaza con dos procedimientos sancionadores, uno más conocido por exceso de déficit y otro, derivado del incumplimiento reiterado de la legislación comunitaria en los procesos de ejecución hipotecaria, realizado por el gobierno para proteger a sus banqueros amigos. Nos encontramos a la espera de la Sentencia TJUE referida a la cláusula suelo que podría dar al traste con los balances financieros sostenidos sobre el abuso ilegal de las entidades bancarias a sus clientes. Por si todo esto fuera poco se resquebraja el proyecto político de la UE tras el Brexit. El IBEX35 ha sufrido la mayor caída de su historia, un 12%, lo que supone un 3% más que la tras la caída de Lehman Brothers. Con un acumulado de perdidas en torno al 20%. Los principales bancos españoles han caído un 20% a pesar de que, algunos de ellos, no tenían aparentemente exposición de activos en la City de Londres. Se ha impuesto el corralito en importantes fondos de inversión de la City. Se está produciendo una bajada mundial de las bolsas y el petróleo ha empezado a subir. Se empiezan a oír voces autorizadas pidiendo un rescate bancario en Italia de 40.000 millones de euros. Con los ahorros familiares agotados, una nueva ofensiva austericida de recortes y privatizaciones puede agudizar de forma brutal el dolor social causado por un modelo incapaz de satisfacer las necesidades de las personas. La dureza de la situación social y económica, lejos de mejorar o cronificarse, apunta a un nuevo empeoramiento generalizado.

Debemos ser capaces de convocar a la sociedad española a enfrentarse a la llegada de nuevos “hombres de negro” que, como “caminantes blancos” amenazan la vida de la gente humilde y trabajadora, y de la sociedad entera. Todas nuestras fuerzas, todas nuestras energías deben concentrarse en ser útiles para nuestro Pueblo, en ser una herramienta útil para reforzar y amplificar su proceso de empoderamiento.

La mejor manera de decir es hacer”.

Una nueva prueba empieza ahora. Cinco millones de corazones rebeldes y cinco millones de esperanzas son un motor político descomunal y desconocido para la mayoría popular que representamos. La situación dibuja un nuevo mapa institucional para el movimiento popular democrático: La mitad de las grandes ciudades del país gobernadas por ayuntamientos del cambio, grupos parlamentarios activos y sólidos en todas Comunidades Autónomas en muchas de las cuales, somos decisivos para los gobiernos autonómicos. 71 diputados, 22 senadores: Un activo político enorme e impensable cuando estalló la crisis en 2008.

Debemos tender la mano a la mayoría social, independientemente de a quien hayan votado, estableciendo una estrategia de la fraternidad popular. Nuestro pueblo no baja las manos, se pone en pie cuando se despierta la ilusión. Porque no hay cambio gris, no hay espacio para el cambio tranquilo porque el dolor social es insoportable y la tranquilidad de los poderosos provoca la desmovilización de los de abajo. Somos una fuerza plebeya, asumámoslo con todas las consecuencias.

Va llegando la hora de poner al PSOE en su sitio. Ni están ni se les espera en el bloque histórico de progreso que se esta conformando en nuestro país. En estos momentos ejercen de fuerza auxiliar del PP. Ahora les toca a ellos demostrar si quieren cumplir otra función en el Estado que la de botones de las élites del régimen.

La táctica debe someterse a la estrategia de las cosas útiles para el Pueblo. La estrategia de la fraternidad popular debe conjugarse con la determinación de hacer frente a los poderosos y con la defensa de los Derechos Humanos, gobierne quien gobierne.

El despliegue de un Movimiento Popular Democrático tiene como objetivo principal impulsar el rescate de la democracia frente a la plutocracia. Ejerceremos nuestros derechos democráticos desde las instituciones hasta el último rincón de nuestro país de países,

Debemos confiar en nuestro Pueblo, en sus capacidades y en su sabiduría. Debemos confiar en el coraje de la gente humilde y sencilla, que hace que todos los días funcione este país a pesar de tenerlo todo en contra. Debemos confiar en el proceso de empoderamiento popular en marcha, no como un suceso ineluctable de la historia, sino como una oportunidad que hay que empujar para convertirla en una realidad Debemos confiar en un pueblo al que si se le cierra una ventana tiene la capacidad de aunar las fuerzas suficientes para abrir la puerta principal. El Pueblo ha echado a andar, andemos.

Una máxima debería presidir toda nuestra acción política: Sólo confiamos en el pueblo.

]]>
2016-07-09 09:49:29
<![CDATA[Pequeñas Revoluciones - Cuando despertamos… la realidad seguía allí]]> En estos últimos seis meses hemos vivido una constante campaña electoral, desde el 20D fallido hasta las nuevas elecciones del 26 de junio, en la que los auténticos y únicos protagonistas han sido los partidos políticos en liza, sus líderes y sus posiciones partidarias.

Se ha vivido una realidad paralela en la que los problemas de la gente se han ocultado para priorizar los problemas, intereses, estrategias de los agentes políticos que tenían en su mano gestionar la voluntad popular emitida a través de las urnas…

No voy a hablar del espectáculo que hemos vivido y del fracaso evidente que ha supuesto la necesidad de celebrar nuevas elecciones, sino de la frustración que hemos sentido muchos ciudadanos al comprobar que, seis meses después, la vida sigue igual.

Al día siguiente de las elecciones del 26 de junio, la realidad de los españoles volvió a las noticias, esa realidad existente que sorprendentemente desapareció del escenario público en los últimos meses. Nos ha avergonzado de nuevo constatar cómo denuncian las ONGS que cerca del 35% de los niños y niñas de nuestro país están en situación de riesgo de pobreza, que los salarios de los españoles han caído en un 25% en los últimos ocho años, que los recortes en sanidad han supuesto en los últimos años más de 9000 millones de euros o la indiferencia ante la situación de sufrimiento de los refugiados… Ha vuelto la realidad, esa realidad que no debería haber estado ausente en este periodo, máxime cuando en teoría se estaba discutiendo sobre el futuro de nuestro país y sus gentes.

Reconozco mi desolación y frustración ante los resultados electorales, pero también mi distancia ante unas fuerzas políticas que en los últimos meses han hecho de la política un espectáculo de no muy alta calidad. La frivolidad, la banalidad, la imagen… frente el sufrimiento de la gente.

Nunca he oído tanto en campaña electoral hablar de los intereses de la gente y nunca he sentido tan ajeno ese discurso. Ha faltado empatía, contenido, alternativa para los problemas cotidianos. Ha faltado, a mi juicio, mucha sinceridad y verdad.

No esperaba esos contenidos de las derechas porque sus políticas nos han llevado hasta aquí. No esperaba del PP otro discurso que no fuera el de todo va bien e irá mejor. Tampoco esperaba de Ciudadanos otro discurso diferente al de la regeneración democrática, en definitiva: hacer lo mismo pero con más ética. Pero, francamente, sí esperaba del PSOE -y especialmente de UNIDOS PODEMOS- otro discurso más cercano, más comprometido con los problemas de la gente, con su lenguaje, con su sufrimiento y con su angustia. También es cierto que lo primero que esperé de ellos es que las elecciones del 26 de junio no se celebraran porque se hubiera podido  configurar un gobierno de izquierdas. Siempre entendí que si se producían unas segundas elecciones, serían una segunda oportunidad para el PP. Pero esas elecciones se produjeron y cada uno repartirá culpas como considere, yo no lo haré porque ya no me importa el responsable, me importa el resultado y creo que ni el PSOE ni PODEMOS podrán sentirse orgullosos de su gestión…

La gente estaba y está sufriendo en nuestro país y yo, como muchos, esperábamos que algo cambiara y había posibilidades para conseguirlo. Es evidente que no había margen numérico para hacer “la revolución“, pero sí lo había para frenar algunas agresiones, para evitar que continuara aumentando el deterioro de los servicios públicos y mejorar, aunque fuera un poquito, la vida de las clases populares de nuestro país.

Ese desencuentro convirtió la última campaña electoral en un paseo para el PP, un PP rodeado de corrupción y autor de los mayores recortes al bienestar de los ciudadanos, una campaña centrada en la confrontación entre PSOE y UNIDOS PODEMOS sobre los responsables de que continuara siendo Rajoy presidente. Y, sobre todo, en una pelea pueril por ver quién de los dos era el gallo del corral… Mientras tanto, la campaña del miedo, los mensajes incomprensibles sobre lo que es cada uno y la ausencia de la realidad de la gente.

Al final el resultado es el que es y la ausencia de autocrítica, la norma habitual: Los responsables de lo que ha pasado en cada organización política siempre están  fuera, nunca hay errores propios y por lo tanto parece difícil que tengan capacidad para corregir lo que la gente ha castigado con su voto.

A mi juicio, lo que ha puesto de relieve el 26 de junio es que, ante la incapacidad de las fuerzas progresistas para asumir retos y responsabilidades, crece la derecha. Y que a los ciudadanos nos esperan previsiblemente 4 años muy duros con un presidente de Gobierno que  continuará realizando una política asfixiante en lo económico y social y rodeado de corrupción, no solo económica, y con un proyecto que nos empobrece y limita nuestros derechos políticos y sociales.

La pregunta ahora es cuántos ciudadanos más se quedarán en el camino, cuántos niños más tendrán que garantizar su alimentación en los comedores escolares, cuánta educación, sanidad y derechos veremos reducidos. Y, sobre todo, la pregunta es qué vamos a hacer para evitarlo.

Yo creo en la política y en su capacidad de transformación. Creo que la política la hacemos cada día en muchos lugares y creo que los partidos políticos son un instrumento para expresar la voluntad de una sociedad organizada y movilizada que pelea por sus derechos y su futuro cada día. Esa política no se expresa con las viejas fórmulas del PSOE, para el que todo se ciñe al orgullo de partido y al proyecto común, pero que no puede abandonar la mochila  de cómplice de parte de lo que ha pasado y está pasando hoy en nuestro país. Pero tampoco se expresa en un catálogo comercial o en los brindis de botellines de UNIDOS PODEMOS.

Hace falta, a mi juicio, seriedad de la propuesta y de la protesta. Hace falta articular sociedad civil, hace falta empoderar a la gente en la lucha por sus derechos y su futuro. Hace falta también huir de la banalidad, la frivolidad, la soberbia. Hay mucha izquierda alternativa política y social en nuestro país, organizada y desorganizada, antigua y nueva, con perfiles distintos que están obligados a transitar un camino común para construir con seriedad, con solvencia, con respeto, con humildad, una alternativa para este país.

Y en este camino, las fuerzas políticas de la izquierda deben asumir que la sociedad es diversa y plural y que su obligación es convertirse en instrumento eficaz para conseguir los objetivos comunes. Tienen que asumir que el centro de la acción política son las gentes y que ellos son meros instrumentos de cuya eficacia, sensatez y serenidad pueden depender en un sistema democrático los cambios necesarios.

Hay mimbres para hacerlo. Nunca en democracia el Parlamento español ha tenido más posibilidades para iniciar ese camino. A la izquierda del PSOE hay 71 diputados que no deberían frustrar las expectativas de tanta gente y que deberían intentar ser vehículo de expresión y cauce de la movilización de una sociedad que, sin duda, seguirá luchando por su futuro. Eso no se ha hecho en estos meses y es el momento de empezar a construirlo para conseguir que algo cambie en nuestro país, que la sonrisa sea el fruto del trabajo colectivo y las victorias y  fracasos de la lucha. Para conseguir que la vida no siga igual.

]]>
2016-07-05 07:21:09
<![CDATA[Lloviendo piedras - Sonrisa es nombre de mujer]]> Las elecciones del próximo 26 de junio cierran un largo ciclo electoral marcado por la crisis, las políticas de austeridad dictadas desde el poder económico europeo y, por supuesto, la respuesta social.

Para hablar del papel de las mujeres en este proceso es necesario hacerlo con mirada larga;  el derrumbe del sector de la construcción inició el camino para que las únicas políticas de estímulo público que se dieron antes de que el mismo Zapatero de la ley de igualdad abrazara el dogma de la austeridad, fueron duramente criticadas por economistas feministas que señalaron,  ya desde entonces, la amenaza que sobre los avances políticos, económicos y sociales de las mujeres suponía aquel “Plan E”. Señalaban con acierto, como hemos podido comprobar, que se estaban sentando las bases para que la crisis fuera la excusa para volver a situar a las mujeres en el campo de lo doméstico desplazándolas del mercado laboral también, del espacio público.

Desde aquel inicio hasta hoy,  se cumplió la profecía y las decisiones políticas orientadas a retrasar las condiciones de igualdad tan duramente conquistadas avanzaron como si de un juego de caída de dominó se tratase. Cayeron los cheques de ayuda para las familias de personas dependientes o las escuelas infantiles y llegó nuevamente, en lugar de inversión en servicios públicos, la consolidación de la mujer como única cuidadora en la familia, cayó en el olvido la eterna promesa de los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles, Cayeron  los departamentos gubernamentales de igualdad devolviendo sus políticas a un segundo plano de la agenda gubernamental, se aprobaron las reformas laborales que precarizan y aumentan la temporalidad en el empleo de las mujeres,  llegó el recorte sangrante en prevención y recursos de atención para las víctimas de  violencia machista y el retroceso en los derechos sexuales y reproductivos, sin  motivación económica pero que suponía el perfecto empujoncito hacia el ostracismo de tantos años de lucha.

Se dijo en las plazas del 15M y no ha sido suficientemente repetido: esta crisis ha sido una estafa en la que quienes jugaron en el casino de la especulación con la riqueza colectiva, con el dinero público y con nuestros sueños de futuro;  encontraron la excusa perfecta para recortar nuestros derechos consiguiendo así que la banca volviera a ganar. En el caso de las mujeres, es aún más sangrante porque no es parte de la agenda política ni mediática, ni se dice con claridad que además de los derechos sociales que nos han robado a todos, a nosotras nos han querido también devolver a la subalternidad política y social.

A pesar de este empeño, la reacción social y el cambio político se abre como nunca al protagonismo femenino. Y no es casual.  A quienes aún no han comprendido que lo que está sucediendo no es una batalla de partidos ni de élites, sino una disputa por la sociedad que queremos ser,  les está costando entender que el cambio,  desde su momento intuitivo que inauguró el 15M, hasta el momento actual que cristaliza en proyecto político, transita desde la impugnación de una cultura social y política de la competición y el individualismo a la construcción de un futuro de cooperación y construcción comunitaria.

La disputa es entre quienes se empeñan en mantener una arquitectura institucional que ponga freno al avance de un nuevo proyecto de sociedad más justo y solidario, y quienes apuestan por poner la maquinaria institucional al servicio de ese imprescindible y urgente cambio de cultura cívica que avanza por los barrios y pueblos de nuestro país.

Ya no es tiempo de promesas programáticas para el avance de la igualdad. Ahora es tiempo de apostar porque el conjunto de cambios políticos y económicos que vamos a encarar nunca más olviden que han de incorporar el objetivo de la igualdad real en cada paso que den,.  No  es sólo por justicia, sino porque las mujeres de este país ya no esperamos sentadas favores, nos hemos puesto en pie para ser las arquitectas de un futuro que nos incluya en todos los nuevos proyectos que configuren ese cambio que irá mucho más allá que una mera sustitución de élites.

Hay quienes piensan que las sonrisas no hacen funcionar un país, son los mismos que han dejado en la cuneta a millones de afectados por la crisis que han seguido adelante con  la sonrisa de quienes se organizaron para cubrir el enorme hueco que dejó su insensibilidad. Son los mismos que han perdido la memoria olvidando que las abuelas de nuestros campos que llegaban a las ciudades salieron adelante sonriéndose entre amigas del mismo pueblo que se ayudaban en la gran ciudad. Son aquellos que siguen empeñados en que la sonrisa y el futuro no tenga nombre de mujer.

El domingo, las mujeres de este país volveremos a sonrerir porque la alegría siempre ha sido nuestro mejor arma ante quienes nos insistían, con ceño fruncido, que las mujeres no podíamos aspirar a lo que nos corresponde  que no es más ni menos que la mitad de todo.

La sonrisa lo puede todo, también lograr que los países funcionen.

]]>
2016-06-23 07:09:30
<![CDATA[El azar y la necesidad - JORGE FERNÁNDEZ McCARTHY]]> El senador Joseph McCharty definía su trabajo como patriotismo en traje de faena. El 9 de febrero de 1950, pronunció un discurso en Wheeling enarbolando una hoja de papel en la que afirmaba tener una lista de 205 nombres , de miembros del partido comunista que trabajaban en el departamento de estado. Su patriotismo le obligaba. El estado tiene que depurarse, atacar a sus enemigos, aquellos que pretenden destruirlo. Jorge Fernández no es senador, es ministro del Interior en funciones, un cargo ideal para un patriota, un patriota como McCarthy. Hace un par de meses, en Logroño, el ministro del interior en funciones afirmaba que la bandera nacional es signo de soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y que representa los valores superiores expresados en la Carta Magna. Y Jorge Fernández Díaz, como McCarthy, defiende esos altos valores representados por la bandera con una lista, una que, a diferencia del senador republicano por Wisconsin,  no hace pública, en la que hay nombres de los enemigos reconocidos del estado, concretamente,  los independentistas de ERC y CDC,  y los radicales de izquierda representados por Podemos. Jorge Fernández Díaz, afirmaba sin ruborizarse el pasado 11 de junio que “la presunción de inocencia está reconocida en la Constitución, es una conquista democrática”, haciendo referencia al caso de De Gea y Muniain. Parece que la Selección Nacional es un elemento troncal del estado que hay que proteger, aunque sea invocando algo tan etéreo y espinoso como la presunción de inocencia.

El contenido de las grabaciones que ha revelado Público no deberían sorprender a nadie, en estos dos últimos años ya se habían acumulado pruebas suficientes de la dedicación ejemplar del ministro del Interior en funciones en su caza de brujas patriótica. Para esta  caza de brujas, Fernández Díaz  dispone de una legión de entusiastas funcionarios dispuestos a salvar su patria, que no es España, es el estado, ese estado compacto e indivisible. Dispone de funcionarios entusiastas y del apoyo de una oposición socialista que hasta ayer miraba hacia otro lado, con la esperanza de no mancharse con unas actividades  que en conciencia tal vez no apruebe, pero que en la pràctica  si entiende y justifica. Entienden, todos los que callan, que para salvar al estado de derecho, hay que abandonar el derecho y quedarse con el sacrosanto estado.  Un estado sin adjetivos.

]]>
2016-06-22 08:10:06
<![CDATA[Es la ecología, estúpidos - SOSTENIBILIDAD EN ESPAÑA 2016: Informe basado en los indicadores de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas]]> Carlos ALFONSO, Fernando PRIETO y Raúl ESTEVEZ, Observatorio de la Sostenibilidad. OS.

En la mañana del miércoles 15 de Junio el Observatorio de la Sostenibilidad (OS) presentó en el Gabinete de Historia Natural de Madrid el informe SOSTENIBILIDAD EN ESPAÑA SOS16: Informe basado en indicadores, elaborado según el esquema de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas para la Agenda 2030. El informe es diferente en organización de contenidos respecto al último publicado sobre sostenibilidad por la institución en Diciembre de 2014 (SOS14). El número de indicadores ha crecido en esta ocasión hasta 55 y su organización expositiva ha sido adaptada a la sistemática de Naciones Unidas, que dio a conocer los nuevos ODS (17) y sus Metas (169) en la Cumbre de Nueva York celebrada en Septiembre de 2015.

La Agenda 2030 será para los próximos años el estándar organizativo de los informes sobre sostenibilidad realizados por cada país, pero también va a ser la que en el futuro inspire la valoración del modelo de desarrollo en comunidades autónomas, ayuntamientos, sectores industriales e incluso en empresas. En Naciones Unidas queda todavía por terminar completamente la batería de indicadores que permitirán realizar un seguimiento homogéneo del cumplimiento de los ODS en los países firmantes.

El Observatorio de la Sostenibilidad ha distribuido sus indicadores según las diferentes metas de los ODS, aquellas que se han considerado aplicables a nuestro grado de desarrollo y para las que hay datos accesibles (muchas de las metas de los ODS se relacionan con la situación de los países en vías de desarrollo o con carencias más profundas que las nuestras). Los indicadores socioeconómicos, ambientales y sintéticos en los que se basa SOS16 constituyen una radiografía de la sostenibilidad del país, un verdadero análisis del “estado de la nación”, un acompañamiento informativo muy apropiado ante las próximas Elecciones Generales del 26 de Junio y una evaluación de las condiciones de las que parte España en 2016 de cara a lograr un futuro sostenible, es decir a su capacidad de cumplimiento de los ODS, compromiso que, junto a 192 países más, suscribió a finales de 2015.

25 de los indicadores pueden considerarse dentro del ámbito socioeconómico; 26 están relacionados con la sostenibilidad ambiental y los sectores productivos; 4 son indicadores sintéticos y de evaluación del progreso de la sociedad. De los 55 indicadores analizados tan solo dos obtienen valoración positiva (ninguno opta a una valoración claramente optimista de su situación o tendencia): se trata de los indicadores de Eficiencia energética y Abandono escolar prematuro. En 10 de ellos se observan atisbos de mejora y buena proyección futura; otros 13 ostentan tendencias negativas y estados defectuosos; 30 de ellos ilustran situaciones francamente deficientes.

En cuanto a la capacidad de España para el cumplimiento de los ODS y sus Metas, los indicadores permiten valorar una situación de partida relativamente ventajosa en 3 de ellos: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, ODS4; Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, ODS12; y Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible; ODS14. Los 14 objetivos restantes plantean metas que precisan un cambio importante en el actual paradigma de gestión.

SOS16 ofrece NUEVOS DATOS INÉDITOS sobre aspectos importantes de la sostenibilidad y de la planificación, entre los que destacan:

EL CLIMA ES EL MONSTRUO (QUE HEMOS CREADO). En el informe se incluyen los principales DATOS METEOROLÓGICOS DEL AÑO 2015, elaborados por la AEMET, donde se presenta el alarmante dato de un aumento de 0,94 grados de temperatura media en el año 2015 respecto a la media histórica y las tendencias crecientes de temperatura y aumento de irregularidad en la precipitación observadas en series temporales largas, coincidiendo con lo observado en todos los países y por el propio IPCC. Esta información es esencial para la política hidrológica, las ciudades, la planificación agroganadera y la política forestal (resiliencia de hábitats y prevención de incendios). Se adelantan también las emisiones de GEI de 2015 (las de 2014 avanzadas por el OS hace dos años acaban de ser confirmadas por el MAGRAMA), que indican un aumento del 4% respecto a las de 2014, mientras que las de casi todos los países de la UE presentan fuertes reducciones.

EL ECOSISTEMA COSTERO HA SIDO DEVORADO. Con los nuevos datos de 2011 que se presentan ahora por primera vez se observa que en los primeros 500 metros de costa se urbanizó a una tasa de 2 hectáreas por día, llegando a la colmatación de la primera franja costera en muchas zonas. Este fenómeno se ha extendido paulatinamente hacia el interior hasta los 2, 5 10 e incluso más kilómetros observándose la “litoralización” de España. En la franja de los 2 primeros km desde el mar en Barcelona, Málaga y Alicante, ya se llega a porcentajes del 45% de artificialización. Es destacable la INSOSTENIBILIDAD DE LOS RAPIDOS CAMBIOS DE OCUPACIÓN DEL SUELO en España, especialmente los relativos a artificialización en el entorno de las ciudades y en las áreas costeras. La información de orden superior publicada en el informe ha sido elaborada a partir de los datos obtenidos por el IGN en los sucesivos proyectos europeos CORINE LAND COVER de 1990, 2000, 2006 y 2012 (estos últimos son los presentados ahora). Su análisis demuestra el abrumador aumento de la superficie artificial durante el periodo final de la burbuja inmobiliaria en España, así como los fuertes cambios en la ocupación del suelo por la agricultura y los ecosistemas forestales, si bien una parte importante de dicha superficie forestal ardió en ese periodo (un total de 3,7 millones de hectáreas) . Se observa que hasta 1987 se habían trasformado en superficie artificial en España casi 700.000 hectáreas, es decir, en 24 años se han artificializado en España unas 600.000 hectáreas más, casi la misma extensión total que se urbanizó en milenios de historia. En 2011 (última imagen de satélite a partir de la cual se realizó el análisis) España había acumulado ya un 2,5% de superficie artificial respecto a su superficie total. La superficie agraria alcanzaba el 47% y había un 50% de áreas forestales de diferente tipología. Entre 2005 y 2011 la tasa media de artificialización general alcanzó las 109 hectáreas por día.

LA SALUD Y SU RELACIÓN CON LA CALIDAD DEL AIRE. El Supercomputing Center de Barcelona, mediante el proyecto Sistema CALIOPE, ofrece datos diarios del ICA (índice de calidad del aire) que han permitido al OS evaluar la población sometida a los diferentes niveles y tipos de contaminación. Una cuarta parte de la población española está sometida a ICA deficiente, malo o muy malo (a partir de la catalogación ICA “deficiente” existe afección a la salud). Durante todos los días del año para los que existen datos (341) hubo en 2015 un 100% de días en que el ICA fue deficiente para una media de 8.650.411 personas, 165 días (48%) en que la calidad del aire fue mala y afectó durante ese tiempo a 2.498.716 personas y 51 días (15%) en que el ICA fue muy malo para una media de 2.028.030 personas diariamente. La suma total de población expuesta para días de ocurrencia de dichos ICA alcanzó los 13.577.157 habitantes en 2015, un 29% de la población española. En 2014 el número medio de afectados diariamente por ICA desfavorable fue superior: 14.761.678; sin embargo, el número de días de ocurrencia de episodios con insuficiente calidad del aire se mantuvo por debajo de 2015: 317, 110 y 42 días respectivamente. Se trata, en ambos casos, de porcentajes inadmisibles y peligrosos y las diferencias interanuales vienen determinadas por las diferentes condiciones meteorológicas entre 2014 y 2015, ya que las emisiones contaminantes se mantienen prácticamente constantes. Tanto el NO2 (que afectó 6,3 millones de habitantes, durante 337 días en 2015), como el ozono (que afectó a 5,9 millones durante 179 días, especialmente en verano) se revelan como los principales contaminantes con implicaciones para la salud.

EL AGUA: RECURSO LIMITANTE, RECURSO MALTRATADO. El recurso agua ha sido maltratado durante décadas y especialmente infravalorado en su gestión respecto a la calidad. España solo depura el 84% de sus aguas residuales e incumple otras normativas de la Directiva, por lo que en la actualidad tiene abiertos 4 expedientes en el TJE (el último de 2015) que afectan a la depuración de unos 800 núcleos de población, lo cual revela el fracaso en conseguir los objetivos planteados en la normativa y la necesidad de mayores inversiones para mejorar la salud del recurso. La Fundación Nueva Cultura del Agua ha analizado la situación actual de las demarcaciones hidrográficas y ha permitido que esos datos se incorporen en SOS16. El estado de las aguas continentales en las demarcaciones hidrográficas se analiza a través de varios indicadores: el Índice de Explotación Hídrica (WEI) se sitúa por encima del 40% (estrés severo según la EEA) debido a las actividades agrarias, responsables del 70% o más de las demandas totales. En seis de las diez demarcaciones analizadas la proporción de masas de agua en Buen Estado no llega ni a la mitad, pese a que en 2015 todas las masas deberían haber alcanzado el Buen Estado o el Buen Estado Potencial.. Por otra parte, ha descendido el consumo de agua (sin contabilizar el agua agrícola) entre 2010 y 2013 en un 5,7% (cómputo agregado de hogares, sectores económicos y servicios municipales; última encuesta oficial) y el consumo medio de los hogares bajó desde los 144 l/hab y día a los 110 l/hab y día en el mismo periodo. Su carácter de bien estratégico y la penuria presupuestaria de las entidades locales han hecho crecer hasta el 57% (en 2012 era del 50%) el porcentaje de gestión privada o mixta, tendencia europea que ha producido una amplia contestación social (EPSU-led ECI Right2Water) admitida y apoyada por el Parlamento de la UE debido a su aumento de precio (entre 2010 y 2013 aumento su precio medio en un 21,2% en España) y a su consideración por la ciudadanía como bien público que ha de estar sometido a la gestión pública. Y, aunque nos situamos en el primer lugar en reutilización de efluentes de depuración (400 Hm3 en 2015 de aguas regeneradas, lejos de las previsiones del Plan, que eran de 1.200), Una parte significativa del presupuesto de los Programas de Medidas de los Planes Hidrológicos se dedican a la satisfacción de las demandas, pese a que el objetivo básico de la Directiva Marco del Agua es alcanzar y mantener el Buen Estado. Con la directiva Marceo se ha perdido hasta ahora una buena oportunidad para alcanzar un futuro sostenible con las aguas. La gestión se ha basado en el aumento de infraestructuras y la realización de grandes obras, en ocasiones innecesarias, en vez de en la gestión de la demanda.

PUNTOS NEGROS Y ELEFANTES BLANCOS. En el informe de SOS16 se ofrece una localización de lugares emblemáticos de la contaminación y ejemplo de malas prácticas ambientales (PUNTOS NEGROS), y de infraestructuras sobredimensionadas, absurdas, e iniciativas constructivas e inmobiliarias inacabadas (ELEFANTES BLANCOS). Se han difundido estos mpas interactivos en CARTODB que se pretenden actualizar periódicamente a través de aportaciones de ciudadanos y de expertos. Son un primer peldaño para llevar a cabo ampliaciones y dar difusión a la información mediante desarrollos técnicos adecuados (app, portales y visores online…).

Además de estas y otras novedades se mantienen los análisis, no menos importantes, de los aspectos “clásicos” de la sostenibilidad en los tres campos citados, si bien organizados en relación con la disposición metodológica de Naciones Unidas. Los indicadores socioeconómicos están todos ellos íntimamente relacionados y comentarlos supone un festival de cifras negativas.

El empobrecimiento de la población es evidente y durante 2015 los indicadores socioeconómicos no mejoran significativamente respecto a los valores de 2014 o de años anteriores (algunas fuentes no son actualizadas anualmente). Pese a que el desempleo ha descendido en 678.200 personas en 2015 (436.100 hombres y 242.100 mujeres; la tasa descendió desde el 26,94% en 2013 al 20,90% en 2015) ha crecido el número de contratos precarios alcanzando en 2015 su máximo histórico, y el número de contratos temporales alcanzó los 17,07 millones (26% de tasa de temporalidad). El paro de larga duración (14% de la población activa; 3,1 millones de personas y 2,5 millones paradas durante más de un año sin prestación alguna) y el paro juvenil (47,5%) se mantienen muy altos respecto a las medias europeas.

Esta situación provoca pobreza en todas sus formas: la insolvencia alimentaria puede afectar en España a 1,9 millones de personas (no existe un estudio definitivo); el 14,76% de la población no puede hacer frente a la compra de medicamentos debido a sus bajos ingresos y al copago (en 2005 ese porcentaje era del 5,4% y a partir de 2013 se mantiene en torno al 15%); el gasto medio por hogar ha disminuido en 4.600 euros entre 2008 y 2014 (-14,7%); más de tres millones de personas se han desplazado desde la zona central a la parte baja de la distribución de la renta y la renta disponible neta ha pasado de los 17.042 euros a los 15.408 entre 2009 y 2015 (-10,6%); el AROPE alcanzó en 2014 al 29,2% del total de la población (13.657.232 personas) y ha subido 4,5 puntos desde 2009; la tasa de riesgo de pobreza ha pasado del 20,4 en 2009 al 22,1 en 2015 (7,7% de incremento). En 2014 y 2015 el paro descendió pero, paralelamente, también en 2014, 790.801 nuevas personas sobrepasaron el umbral de riesgo de pobreza y el porcentaje de trabajadores pobres se incrementó desde el 11,7% de 2013 al 14,2% en ese año.

La pobreza…, la desigualdad…. En 2014, 2.982.272 niños y niñas vivían en España en situación de riesgo de pobreza o exclusión; 2.540.763 niños y niñas viven en hogares cuyos ingresos están por debajo del umbral de pobreza; 1.307.868 niños y niñas viven en hogares en situación de pobreza severa; 791.385 niños y niñas sufren privación material severa. El 17,2% de toda la ayuda alimentaria de la UE se dirige a España. La Encuesta de Condiciones de Vida dice que un 3,4% de los hogares no puede permitirse comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días: estamos hablando de 624.308 hogares donde no se puede garantizar una alimentación adecuada. Ni tampoco una temperatura confortable (hay incluso quién no tiene la posibilidad de acceder a una vivienda): la pobreza energética en España se ha incrementado en un 22% entre 2012 y 2014 (últimos datos disponibles) situándose por encima de la media de la UE27 y de los valores de 2007, en un contexto de precios energéticos que nos sitúa como segundo y cuarto país de la UE con precios respectivos más elevados de gas natural y de electricidad domésticos. Hay que añadir la escasa proporción de vivienda protegida en España respecto a otros países de la UE (apenas un 1,1% frente al 32% de Holanda, el 23% de Austria o el 17% de Francia) y el número de años de salario medio necesarios en España para sufragar su compra (7,4 años en 2015), muy lejos de los 4 años que definirían una ratio razonable.

La falta de medios de vida se agrava con el adelgazamiento de los servicios públicos, que afectan con mayor rigor a los segmentos más desfavorecidos. Si bien se mantiene la ratio de médicos por habitante, que en 2014 sigue siendo superior a la media de la UE (370 frente a 332 médicos/100.000 habitantes), no sucede así con la ratio de enfermeros por habitante, en cuyo ranking ocupamos el 7º peor lugar (508 enfermeros/100.000 habitantes, frente a los 811 de la UE). En España se ha despedido a 9 enfermeras por cada médico en el transcurso de la crisis y se incumple flagrantemente la proporción de 30 por ciento de médicos por un 70 por ciento de enfermeras recomendada por la OCDE. En educación, durante el curso 2012/13 desaparecieron de las aulas públicas 21.899 profesores. La variación entre presupuestos para educación entre 2011 y 2016 supone un recorte del 12,64%. El gasto público en educación (como % del PIB) se ha situado en 2015 en el 4,23%, un valor similar al de 2014 (4,25%), según datos del MECD, pero la ratio es aún inferior a la de 2005. La tendencia a la baja se consolidó en 2012, año de grandes recortes presupuestarios. Esta situación se comprobó insostenible y fue objeto de enormes protestas públicas. Afortunadamente, nueve comunidades autónomas convocaron oposiciones al cuerpo de maestros en educación primaria para 2015 (ocho más que en 2014) y otras nueve lo han hecho también para docentes de secundaria. Y, otra buena noticia, la tasa de abandono escolar temprano continúa bajando respecto a 2014 (de 21,9% a 20,0% en 2015) después de mantenerse en valores superiores al 30% hasta 2009.

Desigualdad….Corrupción. Estos datos alertan sobre la desigualdad incrustada de la sociedad española: los índices de Gini y de Palma sobre ingresos se han incrementado enormemente entre 2009 y 2014: el Palma en 2014 alcanzó el valor de 1,36; el Gini de 2014 llegó a 33,99 (+6,34% de incremento de la desigualdad respecto a 2009); la ratio 80/20 creció desde 6,60 en 2009 a 6,34 en 2014 (15,9% de aumento). En consumo, los índices de Palma y de Gini indican un repunte de la desigualdad desde 2013 que se incrementó en 2014 debido al aumento del gasto de los hogares de clase media y de los más acomodados mientras que el realizado por los desfavorecidos continúa disminuyendo. Además se incluye la variable de la corrupción: este factor es valorado por la sociedad como segunda preocupación después del paro. España ha descendido varios peldaños respecto a los países del mundo según Transparencia Internacional y que los partidos tradicionales acumulan docenas de casos de corrupción en su fialas.

Y esa insostenibilidad social derivada del actual modelo socioeconómico tiene un paralelismo en todo lo que concierne a la sostenibilidad ambiental, la planificación del territorio y el mantenimiento de los bienes y servicios ecosistémicos y de la biodiversidad. Ya se han apuntado evidencias de la distorsión del ciclo hidrológico (clima, aguas continentales, atmósfera…), del alto grado de exposición a contaminantes… La sostenibilidad de los sistemas productivos está en entredicho a la vista de los resultados de los indicadores ambientales básicos: la gestión de los espacios naturales marinos y terrestres, de los cuales ya se conocen las causas subyacentes de su degradación, continúan en peligro: en 2015 solo en 6 de las 19 Metas de Aichi evaluadas encontramos una tendencia positiva y, en ocasiones, con escaso grado de cumplimiento. El MAGRAMA, competente en materia de Biodiversidad, ha sufrido un recorte muy drástico y superior a la media del resto de los ministerios. Desde 2009 el recorte ha sido prácticamente del 50%. Partidas como las dedicadas a Parques Nacionales o Protección y Mejora del Medio Natural han sufrido recortes muy severos. Y, aunque la aplicación del esfuerzo conservacionista limitado a áreas protegidas aisladas del medio natural se ha manifestado como un modelo insuficiente para proteger la biodiversidad y reaccionar ante problemas de la escala espacial del Cambio Climático, la mayoría de los parques naturales cuenta con inversiones inferiores a los 20 €/ha frente a los 26€/ha del año 2010, y se detecta una caída en el número de parques con inversiones superiores a 100 €/ha. El 84% de los Parques Naturales disponían ya de PORN según datos de 2012; solo el 73% contaban con el preceptivo PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión). Entre los Parques Nacionales estos porcentajes se reducen al 66% en PORN y al 52% en PRUG en dicho año. Por su parte, la Red NATURA 2000 cuenta en 2012 tan solo con el 15% de planes de gestión aprobados en sus espacios catalogados. En 2015 los niveles son prácticamente los mismos. Respecto a los incendios forestales, en el año 2015 ardió el doble de superficie total que en el año 2014 (de 48 mil a 103 mil ha) y 3 veces más superficie forestal arbolada que el año anterior (de 9 mil a 33 mil).

Es el momento de desarrollar estrategias que optimicen el rendimiento de nuestros hechos vitales y reduzcan los impactos negativos de nuestras necesidades. Pensemos en qué exigir a nuestros decisores y representantes cuando tomemos nuestro vehículo para introducirlo en un atasco sabiendo que los coches son los responsables del 35% del total de emisiones de CO2 equivalente en nuestro país y que aún no disponesmos de una Ley de Transporte Público en España (somos los únicos de Europa). Pensemos en las razones de haber perdido en liderazgo en energía eólica (en 2014 se instalaron tan solo 25 MW; en 2015, 2MW!) y de mantener la fotovoltáica como testimonial dentro del mix energético. Asombrémonos ante la evidencia de las 103.199, 96 has quemadas en 2015, igual que se indignan por este hecho los investigadores científicos del medio natural, de cuyo esfuerzo se nutre el OS para elaborar sus informes, pese a que la invesión en I+D+i haya descendido hasta el punto de casi impedir la continuidad de gran parte de los centros de Ciencia (los recursos destinados a ciencia han caído en España un 34,69% entre los años 2009 y 2013 según la OCDE, lo que sitúa a nuestro país como el país europeo que más ha recortado los presupuestos destinados a la investigación científica por debajo de Grecia, Portugal, Italia e Irlanda y 33 puntos porcentuales por debajo de la media de la UE, que ha aumentado sus partidas de media un 0,16%).

El último Nobel de economía, Angus Deaton, refiriéndose a España, ha señalado que la mezcla de austeridad y corrupción, puede “suponer una bomba social”. Y que la suma de “recortes y escándalos políticos constituye un coctel de alto riesgo”. En resumen, y siguiendo también a este profesor “creemos que había alternativas que seguramente habrían sido mejores para evitar el aumento de la desigualdad y para salir antes de la crisis”. SOS16 proporciona una visión integrada de la situación de la sostenibilidad en España. Este capítulo cobra importancia ya que, siguiendo a otro premio Nobel J. Stiglitz, “nuestras mediciones son importantes no sólo porque nos dicen cómo lo estamos haciendo, sino porque sirven como guías para la formulación de políticas”. Algunos resultados e índices tienen dos rombos. La realidad tiene DOS ROMBOS. Pero hay que mirarla de frente, aunque ello afecte a nuestra percepción del mundo y a nuestra felicidad (como si no fueran suficiente los valores de los índices sintéticos Better Life Index, Índice de Felicidad de NN.UU. e Índice de Percepción de la Corrupción presentados en SOS16). Para ello será necesario leer el informe.

]]>
2016-06-21 11:30:38
<![CDATA[El mercado de los votos - Defender a Zapatero es ponerse de espaldas al 15M]]> Salvador Giménez

Al presidente en funciones del Congreso, Patxi López, le parece repugnante la supuesta manipulación que ha hecho Pablo Iglesias de la figura de José Luis Rodríguez Zapatero. El señor López nos viene a decir que siente aversión, desde el punto de vista intelectual, a lo que es una reivindicación legítima, pero un tremendo error, del candidato de Unidos Podemos. Debe pensar Pablo Iglesias que con este juego palaciego parte por la mitad al electorado del PSOE y hace un guiño a un elector que ya no existe en ese viejo partido. Eso es lo que nos explica la generalidad de los medios de comunicación. Pero es todo lo contrario, Iglesias se dispara al pie como antes lo hizo el propio López.

Retrocedamos a marzo del 2009, elecciones vascas, cuando Patxi López consiguió obtener el apoyo de Antonio Basagoiti para ser investido lehendakari. En el PSOE se las prometían felices. Gobiernos autonómicos en Galicia, Andalucía, Cataluña, Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón e Islas Baleares. Gobierno de España y, por eso pacto ‘constitucionalista’, en el País Vasco. La guinda del pastel, que además se justificaba por la necesidad de enviar a la oposición a Juan José Ibarretxe y demostrar que los ‘constitucionalistas’ podían gobernar aquel territorio antes hostil. Pero nada más lejos de la realidad. Aquel día, con aquel pacto, el PSOE amplió su poder institucional pero empezó a perder una franja de electorado muy importante, los votantes nacionalistas del País Vasco, Cataluña y Galicia que, en las generales del 2008, votaron a Rodríguez Zapatero, haciendo un ejercicio de voto útil para frenar al PP. Aquel resultado de ZP no se podría explicar sin estos votos que, cuando vieron aquel pacto entre PSOE y PP, entendieron que se había acabado la broma y decidieron volver a su redil, la abstención o sus antiguos partidos nacionalistas.

No sucedió nada, porque la fuerza de aquel pacto fue tal que cualquier futura consecuencia no era atendida o simplemente se situaba en el terreno de la superstición. Y como en España hay una regla política que hasta que no sucede, la cosa no existe, el PSOE tiró hacia adelante como si nada, convencido de dominar los designios electorales como por mandato celestial. Vinieron las siguientes elecciones y ese votante nacionalista dejó de confiar su voto a ZP. Sin embargo, nadie les alertó sobre la consecuencia de aquel gesto en una parte de su electorado y esto tuvo sus consecuencias en el comportamiento electoral.

Al año siguiente, Zapatero aprobó los decretos de mayo del 2010 y provocó la desmovilización del electorado más joven del PSOE. Tras esto, vino la reforma exprés de la Constitución, artículo 135, pero antes el 15M, la primera gran reflexión de lo público en el sur endeudado de la Unión Europea, liderada por esta generación más joven. En aquellas plazas, en la puerta del Sol por ejemplo, señalaron a Zapatero como el responsable de los aeropuertos sin aviones, la España del pelotazo y la reforma laboral. Nadie, en el 15M, reivindicó la ley del matrimonio homosexual o la retirada de las tropas de Irak. Esto estaba descontado y el 15M nos dijo, a Zapatero también, que los viejos políticos no les representaban. Miles de votantes jóvenes se marcharon a la abstención. Muchos de estos votantes aún no han regresado al sistema. Por supuesto, no fueron a votar en noviembre del 2011 pero tampoco en diciembre del 2015. Y, con toda posibilidad, decidan quedarse en casa esta vez también porque Pablo Iglesias, el que se hizo hueco a base de señalar a la casta, ha dicho que confía en Rodríguez Zapatero y que es el mejor presidente de la democracia.

Este gesto ha alimentado el debate periodístico, las tertulias. Muchos lo han atribuido a un gesto sagaz de Iglesias por dividir el electorado del PSOE. Pero nada más lejos de la realidad. Sucede como con el lehedakari López, que es todo lo contrario. Iglesias, con su reivindicación de Zapatero, pelea por un electorado socialista que está muy cómodo en el PSOE y que ya se cuida sólo, porque a este partido le queda el chasis, los más mayores, los militantes, los de toda la vida. ¿Se cree Iglesias que con esta audacia se va a llevar a capazos a unos votantes que ya no existen en el viejo PSOE, porque o bien ya están en Podemos o aún están en la abstención a la espera que una mejor oportunidad? Iglesias es el socialdemócrata del siglo XXI, nadie lo pone en duda, pero por reivindicar a un socialdemócrata del siglo XX puede haber puesto en riesgo su campaña dirigida a rescatar votantes de la abstención, muy críticos desde el 2010 con ZP y el PSOE.

Aunque luego Errejón intentara matizar la jugada, Iglesias consiguió que los opinadores hablaran de su intento de dividir al PSOE, cuando era lo contrario, el antianálisis. Él mismo se ha puesto de espaldas ante un electorado exigente que muy probablemente decida continuar en la abstención, porque mientras Iglesias no demuestre lo contrario, ZP fue el de los decretos de mayo y la reforma exprés de la CE. Así que mejor que Patxi López tampoco se ponga tan estupendo porque a él también le pasó lo mismo.

]]>
2016-06-20 11:40:18
<![CDATA[Viviendo en deudocracia - Deloitte, la auditora auditada]]> Sergio Salgado, miembro de 15MpaRato, y Javier Soraluce, miembro de la PACD

Este lunes, la gran auditora Deloitte se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional como investigada (lo que antes se llamaba imputada) a decisión del juez Andreu y gracias a la estrategia procesal de 15MpaRato por su presunta complicidad y participación directa en el diseño de la estafa de la salida a bolsa de Bankia. Sea cual sea el resultado, y acabe o no Deloitte siendo acusada en el juicio oral, el día de hoy se recordará como el día en que acabó la impunidad de Deloitte.

Pero ¿qué es Deloitte?

Deloitte es no solo la auditora de Bankia, sino también de casi todas las cajas de ahorros y bancos quebrados, cuyas directivas han hundido la economía del país. Pero Deloitte es una de las Big Four; una de las cuatro grandes auditoras del planeta que crean la información en la que se basan los mercados, o más bien los que los dirigen, para justificar sus decisiones. Una información que, en caso de ser acertada, deriva en ganancias para unos pocos, y en caso de ser equivocada, en pérdidas para todos nosotros.

Y no solo eso, sino que también una de las piezas claves de LuxLeaks (la red de evasión fiscal más grande descubierta en Europa) o auditora del canon AEDE, con el que nuestro gobierno pretende acabar con Internet y llevar al país de vuelta al siglo XIX. Y también está detrás de muchos los grandes EREs aunque haya beneficios y del ERE ilegal de deTelemadrid.

Y así suma y sigue, Deloitte audita y justifica lo que haga falta. Y no es que lo hagan con precisión precisamente, como demuestra el chico de 17 años que detectó el agujero de Abengoa, mientras que a Deloitte le pasó desapercibido… Lo hacen porque el que paga manda, y si eso no es suficiente las puertas giratorias hacen el resto.

Y ¿Cómo ha conseguido el colectivo 15MpaRato sentar a tamaño gigante en el banquillo?

Deloitte ya fue condenada por su participación en la estafa de la salida a bolsa de Bankia a una multa de 12 millones de euros (cantidad irrisoria para ellos, pero histórica tratándose de una entidad intocable). La condena fue por haber auditado y dado el visto bueno a las famosas cuentas de Bankia que ella misma ayudó a inventar. Acto seguido volvió a ser contratada por la “nueva” Bankia.

La primera vez que 15MpaRato sentó a Deloitte en el banquillo fue como testigo, pero no estaba dispuesta a comerse la chapuza de Bankia ella sola… y que eso fue una oportunidad para 15MpaRato como acusación.

Durante todo el proceso 15MpaRato ha debido mantener un delicado equilibrio para que se investigue a los presuntos cómplices de la estafa de Bankia, sin alargar eternamente el juicio. Se decidió ahora (y no antes) la imputación de Deloitte, pues la instrucción del caso Bankia está ya cerca de terminar. En la PACD, así como nuestros amigos y amigas de 15MpaRato, tenemos la certeza de que Deloitte participó directamente en la estafa de Bankia incumpliendo su deber de independencia.

El factor determinante fue que el histórico informe de los peritos independientes del Banco de España daba la razón a la tesis inicial de 15MpaRato: Bankia ya estaba quebrada cuando la sacaron a bolsa y es imposible que no lo supieran. Además, dicho informe se despacha con Deloitte con frases como “el dictamen (de Deloitte) no vale nada”.

La única razón por la que Deloitte ha quedado impune hasta ahora es básicamente porque se lo hemos permitido. Ya que las instituciones encargadas de controlar y evitar este tipo de atropellos no le han querido parar los pies, hemos tenido que ser la ciudadanía la que lo haga.

Dadas las dificultades que la labor de 15MpaRato está acarreando a Deloitte en sus negocio, puede que la compañía se comporte mejor durante los próximos años, a fin de volver a acumular la credibilidad que le hemos hecho perder. O puede que decida continuar con la misma estrategia hasta acabar convirtiéndose en un chiste interno del sector financiero español. Eso ya no es asunto nuestro. Nuestro papel era conseguir romper la impunidad con la que actuaba y ésta ha terminado hoy.

]]>
2016-06-20 11:27:58
<![CDATA[El que avisa no es traidor - La desfachatez del Partido Popular en la destrucción del Mar Menor]]> De repente, toda una región, la de Murcia, se ha caído de un guindo. Parece que la desastrosa situación ambiental de uno de los entornos emblemáticos del Mediterráneo español, el Mar Menor, es cosa de anteayer, o incluso de ayer mismo. Y de hoy. Ahora todo el mundo reacciona clamando al cielo por la necesidad de salvar del hundimiento la joya de la corona ambiental y turística. En ese todo el mundo están incluidos desde el presidente regional, Pedro Antonio Sánchez, hasta la Fiscalía –que ha abierto diligencias basándose en publicaciones de prensa como si hasta ahora no se hubiera cometido delito ambiental alguno–, pasando por actores económicos o sociales que han mirado durante muchos años para otro lado mientras hacían caja esquilmando la laguna. Por esa gran gestión ambiental , Ecologistas en Acción acaba de colocarle una Bandera Negra en su informe presentado el martes pasado.

Porque, a excepción hecha de las organizaciones ambientalistas más activas –ANSE, Ecologistas en Acción, Greenpeace– y algunos reducidos grupos de ciudadanos, nadie lleva tomando en cuenta las múltiples señales de alarma que la laguna salada más grande del Mediterráneo Occidental viene emitiendo desde hace… casi cuarenta años.

Sí, casi cuarenta: el primer informe elaborado por profesores de la Universidad de Murcia en que ya advertían del peligro que los vertidos agrícolas, la eutrofización subsiguiente, la urbanización excesiva de las riberas marmenorenses –La Manga es el ejemplo más llamativo–, la desecación de salinas, crecimiento exponencial de regadíos agroindustriales en sus riberas gracias al Trasvase Tajo-Segura, la proliferación de puertos deportivos, falsas regeneraciones de playas, etcétera, etcétera, ese primer informe, decía, que advertía de todo lo anterior fue publicado en 1980.

Los gobernantes de entonces tomaron nota. El PSOE dio unos tímidos pasos proteccionistas pero sin llegar a aprobar el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) necesario para articular normativamente la protección de la laguna litoral frente al cúmulo de agresiones ambientales de que hablé algo más arriba, aunque tenga ahora seis figuras de protección ambiental.

En el año de (des)gracia de 1995 arribó al poder el Partido Popular de Ramón Luis Valcárcel, el mismo que ejerce ahora de petulante vicepresidente del Parlamento Europeo en Bruselas/Estrasburgo. Nada se ha hecho desde entonces. Nada bueno, preciso. Pues a partir de esos últimos años del siglo XX el Mar Menor vio intensificadas las agresiones ambientales, favorecidos cuando no espoleadas intensamente por los ayuntamientos ribereños – Cartagena, Los Alcázares, San Javier y San Pedro del Pinatar– y casi ribereños – Torre Pacheco –.

Esos cuatro municipios han sido gobernados prácticamente siempre desde 1995 por el Partido Popular y a ellos se debe el gravísimo deterioro ambiental de la laguna motivado por la especulación urbanística, la violación de leyes de protección –hay varios procesos abiertos en los juzgados–.

Y esas corporaciones municipales del PP que miraban para otro lado o reprimían directamente cualquier protesta ambientalista y despreciaban las críticas de ANSE y Ecologistas en Acción se han visto respaldadas durante todos estos años por la administración regional gobernada y controlada por el ahora diputado y vicepresidente en la cámara europea Ramón Luis Valcárcel. El cinismo de todos ellos ha llevado incluso a que jamás se haya aprobado la normativa ambiental necesaria para aplicar en la práctica la protección ambiental legal de la laguna: los planes de ordenación de recursos naturales.

Todo esto hace aparecer como un despreciable sarcasmo que el heredero de Valcárcel, el actual presidente Pedro Antonio Sánchez, haya visitado Bruselas esta misma semana y haya regresado tan ufano, presumiendo de que ha conseguido 45 millones de euros para solucionar los problemas ambientales del Mar Menor de aquí a 2020. Inmediatamente el coro de vocingleros “populares” se ha felicitado del logro anunciado, tan contentos no sólo de haberse conocido sino también de que ya se arregló el asunto, según dicen.

Antes de caerse del guindo, el gobierno actual del heredero Sánchez “paralizó la obligatoria aprobación del Decreto de Declaración de Zonas Especiales de Conservación y aprobación del Plan de Gestión Integral de los Espacios Protegidos del Mar Menor y de la Franja Litoral Mediterránea de la Región de Murcia”, señala el informe de EeA.

Aquel asunto sin arreglo inminente, por cierto, ha sido creado, corregido y aumentado por la inoperancia, ineficiencia, ignorancia y cinismo de los representantes de ese mismo partido que han gobernado ayuntamientos y Comunidad Autónoma desde 1995.

Quizá habría que preguntar a Pilar Barreiro, ex alcaldesa de Cartagena y ahora candidata al Senado por el PP; a Pedro José Pérez, también candidato “popular” a la Cámara Alta y ex yesaire y ex alcalde de San Pedro del Pinatar; a José Hernández, promotor inmobiliario, ex alcalde de San Javier del PP e imputado por algún delito relacionado con la corrupción urbanística; o también a Juan Escudero, ex alcalde socialista de Los Alcázares; y, por supuesto, al vicepresidente parlamentario europeo Ramón Luis Valcárcel y a su eterno consejero de Agricultura, Antonio Cerdá ––también imputado en asuntos varios–– qué hicieron para llevar la laguna salada que conocemos como Mar Menor al estado de cadáver medioambiental en el que está.

El premio gordo al cinismo y a la desfachatez se lo llevaría el ex alcalde de San Javier, bajo cuyo mandato se autorizó un campo de golf de muy dudosa legalidad y de nueve hoyos en una zona de La Manga que apenas tiene cien metros de ancho desde el Mar Menor al Mediterráneo. Ahora, cuando el cadáver líquido ya empieza a oler y bañarse en sus aguas puede ser tóxico en algunos puntos, quienes no han hecho nada durante 30 años y, además, han impedido que se hiciera algo para salvar el Mar Menor, se caen del guindo y nos cuentan que todo se solucionará… gracias al dinero de la Unión Europea.

]]>
2016-06-16 18:40:28
<![CDATA[La pizarra de Yuri - TEDx Malagueta: El pasado sigue siendo una mierda]]> Sí, sí, lo sé: soy un gualdrapas y un malqueda y me merezco lo que me digas por haber desaparecido todo este tiempo. La vida, que no siempre viene como uno quisiera. Pero resulta que el pasado sábado 28 de mayo los organizadores del primer TEDx Malagueta tuvieron la amabilidad (y la inconsciencia) de invitarme a mí a dar una charla. :-P Y encima, en base a uno de mis posts más conocidos y polémicos: El pasado era una mierda. Se ve que no soy el único que gusta de meterse en semejantes jardines. En fin, que he pensado que lo mismo te interesa verla, así que aquí la tienes, recién publicadita:

Dos erratillas que he detectado así sólo al verlo por primera vez; el directo, que me confunde: ;-)
  • 05:30: Me lío hablando de por cientos cuando en realidad son por miles, como digo inmediatamente a continuación.
  • 14:05: Evidentemente esa no la armamos en el Paleolítico, cuando aún no había agricultura, sino más bien tirando hacia el Neolítico.
Y para que te hagas una idea de lo que cambia el directo con respecto a lo que uno tiene en mente, aquí tienes la largada que pensaba soltar originalmente:

TEDxMalagueta – Yuri – El pasado era una mierda.

Seguro que muchos habréis recibido por Internet –por Internet, precisamente– algún mensaje nostálgico de este estilo:

Mirando atrás, es difícil creer que estemos vivos:

Viajábamos en coches sin cinturones de seguridad y sin airbag. Hacíamos viajes de 10 o 12 horas con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños.

Andábamos en bicicleta sin casco, hacíamos auto-stop. Más tarde en moto, sin papeles.

Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, oxidadas.

Pasábamos horas construyendo carros para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que habíamos olvidado los frenos.

Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

Compartimos botellas de refrescos o lo que se pudiera beber y nadie se contagió de nada.

Nos contagiábamos los piojos en el cole y nuestras madres lo arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente.

Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la escopeta de perdigones, antes de ser mayores de edad y sin adultos.

Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para demandar a los culpables.

Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina y unos puntos.

Nadie a quién culpar, sólo a nosotros mismos.

Etcétera, etcétera, y luego se preguntan:

¿Cómo lo conseguimos?

Bien, pues es que no todos lo conseguimos:

Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE.

Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar.)

Por supuesto, esto no sólo se debe a las prácticas de ese mensaje nostálgico. Los avances en la medicina, la higiene, la vacunación y aumento del nivel y la calidad de vida en general se llevan la parte del león de esta maravilla que hemos conseguido en mucho menos de una vida humana media… de ahora. Pero esas prácticas insensatas y el atraso general de la sociedad y la tecnología también tenían bastante que ver. Por ejemplo, con los coches. Eso de embutirnos en aquellos ataúdes contaminantes e inseguros para circular como locos por carreteras anticuadas conforme el número de coches se multiplicaba dio lugar a cifras como estas:

Muertes viarias en España, 1960 - 1989 y 1989 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

Muertes viarias en España, 1960 – 1989 y 1989 – 2014. No olvidemos que una de las principales causas de mortalidad infanto-juveniles son los accidentes de tráfico. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

…lo que incluía a un buen número de criaturas y de jóvenes. Aunque en realidad, la gráfica buena es esta otra, donde puede verse que el progreso constante en vehículos, carreteras, normas de tráfico y demás han hecho caer constantemente la mortalidad vial, tanto en números absolutos como en proporción al número de automóviles en circulación:

Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 – 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

Claro, que para morirse de joven, primero había que llegar a joven. O sea, sobrevivir a estas tasas de mortalidad infantil:

Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 - 2014.

Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 – 2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar)

…que, como podemos ver, en 1975 estaba en 18,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Esta es más o menos la cifra actual en Brasil o Vietnam. Si retrocedemos un poquito más, hasta 1950 por ejemplo:

Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

…vemos que estaba en 90,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Es decir, que casi 1 de cada 10 niños no llegaba a cumplir el año de edad. Estas son cifras que sólo se ven actualmente en el Tercer Mundo profundo; lugares como la República Centroafricana o Guinea-Bissau, peor que en Angola o el Congo.

Podríamos pensar que claro, que en 1950 España era un país que había sufrido una guerra atroz apenas una década atrás y estaba sumido en una dictadura aún aferrada a aquella estupidez de la autarquía, que nos mantuvo en la miseria y el hambre mucho más de lo que habría sido necesario. Y sí, así era, pero estos son los datos para Suiza o Canadá en el mismo periodo:

Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

 
Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

Claro, eran mucho mejores. El doble, incluso el triple de buenos. Pero en los mismos órdenes de magnitud, ¿eh? Suiza estaba peor que ahora Zimbabue. Canadá, como Tanzania o la India en el presente.

También podría pensarse que estas son cosas de países ricos. Que el Tercer Mundo está peor que nunca, y todo eso. Bien, la realidad es esta:

Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 - 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial.

Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 – 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial. Fuentes de los datos: División de población de las Naciones Unidas. (Clic para ampliar)

…porque a todas partes, poco a poco, mucho más despacio de lo que debería, van llegando la ciencia y el progreso. Pero si seguimos esta línea, conforme vamos retrocediendo hacia atrás, la cosa va empeorando. Y no sólo en asuntos de salud. Van desapareciendo los derechos humanos. Van desapareciendo las libertades. Lo que ahora llaman bullying era meterse con el patito feo y pasaba en todas partes, a lo bestia, pero sin Youtube. Los juicios van convirtiéndose en ordalías, vendettas y ajustes de cuentas entre clanes. La democracia, donde y cuando la hubo, queda restringida a una élite exclusiva. Y donde no, garrotazo y tentetieso. En vez del desempleo, que también lo había, nos encontramos con la esclavitud. Sí, la del látigo y las violaciones. La diferencia entre eso que llaman la casta y el pueblo llano se dispara, y con ello la criminalidad. La escasez se extiende tanto que el precio del pan podía dar lugar a rebeliones y baños de sangre. Va desapareciendo esto de que casi todos tengamos ropa digna con que vestirnos, un par de comidas al día, un médico y medicamentos que curan cuando nos ponemos malos.

Al retroceder en el tiempo, el mundo va pareciéndose cada vez más, primero, a los países en vías de desarrollo. Después, a los subdesarrollados, o a vivir como bajo el Estado Islámico. Luego, a los peores agujeros del Tercer Mundo. Eso era el pasado: un Tercer Mundo con esteroides. Yo desafío a cualquiera que me escuche a que me diga una sociedad del pasado, una sociedad concreta y no fantasías, donde la mayoría de la población viviese mejor que en cualquier sociedad desarrollada del presente.

¿De dónde sale esta idealización del pasado? Bueno, pues… del pasado. A los antiguos también les parecía que su tiempo era una mierda y que tuvo que haber un pasado mucho mejor. Los griegos, ya con Hesíodo y Platón, hablaban de edades de oro en un pasado mitológico que luego habían ido degenerando a la de plata, la de bronce, la de los héroes y luego la de hierro, en la que ellos vivían. Y donde sólo cabía esperar que siguiese degenerando a la edad de plomo. También la encontramos en el Krita Yuga, la edad primera y perfecta de los hindúes. O en el Jardín del Edén. Los nórdicos antiguos también tenían la suya. Y la civilización romana estaba basada en buena parte en el mos maiorum, las costumbres de nuestros mayores, que por antiguas tenían que ser necesariamente mejores aunque algunas fuesen auténticas salvajadas. No fueron los únicos: este culto a los antiguos lo encontramos… bien, desde siempre.

Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834).

Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834) en su obra The Course of Empire: The Arcadian or Pastoral State (fragmento.) Original en la New York Historical Society. (Clic para ampliar)

Los griegos, en particular, nos dieron además la Arcadia: un sueño pastoralista y bucólico, primitivista, anti-urbano –las ciudades han sido siempre el foco de toda degeneración–, estrechamente vinculado a esa Edad de Oro. Lo curioso es que Arcadia, que es una región real de Grecia, era por entonces una de las más pobres y atrasadas. Todavía hoy lo lleva mal, con unas tasas de emigración enormes a lo largo del siglo XX y ahora en el XXI también. No hay nada de particular en Arcadia. Sólo nos acordamos de ella por el nombrecito en cuestión. En cambio, parece que la corrupta y decadente Atenas nos legó una o dos cositas para la posteridad. La nostalgia por el pasado ha tenido siempre este carácter rural y anti-urbano, agrario y anti-industrial, y a menudo anti-intelectual y anti-científico. No son pocos los países donde todavía se piensa que la auténtica alma de la nación está en el agro, cuanto más lejos de las grandes ciudades mejor.

En las últimas décadas, además, este… bucolismo… ha adquirido una nueva forma: el culto de lo natural frente a lo artificial. Lo natural mola. Y la verdad es que está muy bien. Las florecitas. Los pajaritos. El aire puro. Las chicas guapas, o los chicos. Los cactus. Las serpientes venenosas. La toxina botulínica. El ébola. La viruela. O el rayo, que no se nos olvide el rayo. El rayo te llena de una energía natural ¡electrizante!

Y por supuesto, que no lleve química. Que no lleve química… No sé tú; yo estoy compuesto de carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo, azufre en moléculas tan endiabladamente complejas que echarían para atrás a un catedrático de Química, ¡pero que no lleve química! A ver, hablemos claro: si no fuese por esa química y todas esas cosas que le echan a la comida y demás, estaríamos tan jodidos como lo estábamos en el pasado. Ni seguridad alimentaria, ni agua potable para grandes masas de población, ni leches. Nos moriríamos como chinches, igual que antes.

Tampoco nos olvidemos del síndrome de Frankenstein. O sea, eso de que no hay que jugar a ser dioses. A ver, oiga, usted disculpe: llevamos jugando a ser dioses desde que aprendimos a utilizar el fuego e inventamos la agricultura. Llevamos jugando a ser dioses desde que decidimos que un prójimo nos molestaba y le arreamos un garrotazo en toda la cresta. Llevamos jugando a ser dioses desde que inventamos la medicina, o la metalurgia. En cada generación hubo gente aterrada de sus correspondientes avances. Pero es precisamente jugar a ser dioses lo que nos sacó de las cavernas y nos llevará a las estrellas.

En vez de edades de oro pasadas, lo que sí podemos vislumbrar es una flecha dorada que apunta siempre hacia el futuro. Hay épocas en la que cuesta verla. Hay otras en las que es retorcida y parece apuntar hacia atrás antes de encaminarse otra vez hacia adelante. Pero si uno estudia la historia de la humanidad en el muy largo plazo, resulta que la humanidad siempre acaba yendo a mejor. Por supuesto, hay altibajos y épocas oscuras. Incluso siniestras, en las que pareció que todo se venía abajo.

Pero si a cualquier padre o madre del 300.000 a.C., del 30.000 a.C., del 3.000 a.C., del 300 a.C., del 300 d.C., y hasta del 1.900 d.C., le hubiesen dicho que llegaría un tiempo en que podría llevar a su hijo enfermo a un hospital con médicos científicos, antibióticos, TACs, analgésicos, de todo, y que luego se lo podría llevar curado a casa para bañarlo con agua calentita que sale de un grifo a precio ridículo –sí, ridículo: la leña y el carbón costaban un ojo–, meterlo en una cama sin piojos, chinches o pulgas y darle de comer toda clase de alimentos y agua potable que no lo pone más enfermo… si hubiera podido comprenderlo, si hubiera podido vislumbrarlo, habría pensado que éste debía ser el paraíso prometido en sus profecías. Y desde luego habría firmado cualquier cosa con tal de estar aquí, no allí. Aunque no podía. No sabía firmar.

¿De dónde sale pues, decíamos, esta mitología de la arcadia feliz? Yo creo que es una combinación de varios factores. Por un lado, la simple nostalgia. Cuando yo era joven… pues eso, era joven. Por otro, desengaños, injusticias e infelicidades vitales que nos hacen soñar con mundos mejores; si nos han vendido que hubo edades doradas, es fácil querer creer en ellas. También está la necesidad de aferrarse a cosas conocidas, tradicionales, en un mundo que cambia cada vez más deprisa y a veces parece que nos quiera dejar en el arcén a patadas. El miedo, puro y simple, a lo que ese mundo pueda traer. La presencia de alguna gente que juega con todo eso para arrimar el ascua a su sardina política. Y una montaña de sesgos cognitivos, empezando por el sesgo del superviviente: si nosotros estamos aquí para decir que íbamos 7 en un 600, o jugábamos en toboganes de bordes afilados y oxidados, o hicimos cualquier cochinada sin pillar nada que nos matara, o nos dieron una pedrada en toda la crisma pero lo arreglaron con unos puntos y no nos pasó nada… bien, pues es verdad, a nosotros no nos pasó nada. Tuvimos esa suerte. A quienes sí les pasó… no están aquí para contarlo.

Es cierto que, a veces, la ciencia y el progreso pueden traer sus propios problemas. Pero, ¿sabéis? Hace ahora 5 años entrevisté para la Pizarra a Konstantin Novoselov, premio Nobel de Física 2010 por sus trabajos sobre el grafeno. Y le pregunté sobre esto. Le pregunté qué opinaba él sobre ese miedo de mucha gente a una ciencia y un progreso desmandados. Me contestó:

“No se puede detener el progreso. No se puede detener la ciencia porque es parte de nuestra naturaleza, de nuestra curiosidad. Necesitamos a la ciencia, pero tenemos que asegurarnos de estudiar su impacto adecuadamente antes de usarla. Y esto se puede hacer siempre mejorando la ciencia, haciendo mejor ciencia. Hacer menos ciencia resulta mucho más peligroso que hacer más ciencia.”

Y a otra pregunta al respecto, añadió:

“A las personas nos encantan las cosas nuevas. Siempre nos obligamos a usar cosas nuevas, a pensar en cosas nuevas. Es absolutamente inevitable. Si se deja de utilizar la ciencia, estas cosas nuevas no serán científicas, y esto es mucho más peligroso que utilizar las nuevas respuestas científicas.”

Por su parte, el muy añorado Carl Sagan dejó dicho, en El mundo y sus demonios:

“Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si somos renuentes a cuestionar la autoridad, entonces somos sólo marionetas en las manos de quienes están en el poder. Pero si los ciudadanos están educados y son capaces de formarse su propia opinión, entonces los que están en el poder trabajarán para nosotros. En todos los países, deberíamos enseñar a nuestros hijos e hijas el método científico y las razones por las que existe una Declaración de Derechos. Y con ello, una cierta dosis de honestidad, humildad y espíritu comunitario. En el mundo acosado por los demonios donde vivimos por el mero hecho de ser humanos, esto puede ser todo lo que se interponga entre nosotros y la oscuridad.”

Y tenían razón. Todos los problemas de la ciencia y del progreso se corrigen con más ciencia y con más progreso. Nunca volviendo atrás. Jamás volviendo atrás. En primer lugar, porque no hay ningún atrás al que volver: aunque algunas cosas parezcan intemporales, lo cierto es que el mundo cambia constantemente y ese pasado al que volver ya no existe ni volverá a existir… por fortuna. Y sobre todo, porque no había nada en él que nos conduzca a un mundo mejor. Esas eras doradas de la Antigüedad siguen siendo tan mitológicas como lo eran en los tiempos de Hesíodo y Platón. Son sólo miseria, tiranía, abusos, hambre, superstición, enfermedad y muerte. Y no hay un camino intermedio: toda sociedad que no avanza, retrocede. Pero retrocede a la nada. Lo que nos queda es seguir peleando para crear un mundo todavía mucho mejor. Pero ni hay ni debe haber vuelta atrás a aquella arcadia infeliz.

(Próximamente añadiré aquí las intervenciones del resto de los ponentes, conforme estén disponibles.)

]]>
2016-06-10 14:38:25
<![CDATA[Importancia Capital - Yo me resistí a Ronald Koeman]]> image

El fin de semana que me mudé a Barcelona, el Barça ganó la Champions. Gol de Pedro. Gol de Messi. Gol de Villa. Después de muchas expectativas, el botín de mi primera rafia en la ciudad fueron siete horas en un autobús de Alsa, una cobra en el Primavera y el paseo triunfal de la rúa dels Campions. Si no me até una piedra al cuello y me lancé al fondo del mar aquel domingo fue por no coger frío en la garganta. Pero el puñal de la Victoria me reservaba todavía otra punzada. Yo estaba frente a la pantalla gigante del Fórum, digiriendo los goles con cerveza y nostalgia mientras todos los demás se abrazaban y Puyol recogía la copa cuando caí en la cuenta. De todos y cuantos lugares en los que aquel Barça podría haber triturado al Manchester United, el imperio del Mal escogió Wembley para manifestarse por segunda vez.
Aquello venía de largo. Desde 1992 estoy peleado con ese estadio por culpa de un póster que mi hermano había colgado en la puerta del armario y que esgrimía siempre que quería recordarme que él había visto ganar una Champions a su equipo y yo no. Aunque pocos ahora lo sospechan, yo nací en el seno de una familia de barcelonistas conversos que bajaban el volumen a Canal 9 para oír los gritos de Manolo Oliveros -al que siempre me imaginé con la cara de Sazatornil- narrando los goles en la Ser. A veces, cuando mi hermano no estaba en casa, entraba en su habitación, me colocaba delante de la puerta e imaginaba cómo debía ser que el Real Madrid ganase una final. Allí me esperaba Ronald Koeman abriendo los brazos en la celebración como pidiéndome que venciera mi resistencia y abrazara por fin al barcelonismo. Por principios y porque Diego -el mejor jugador de clase- era merengue, nunca sucumbí a la camiseta blaugrana.

Desde entonces, para mí el madridismo ha sido mi modo de practicar la resistencia activa. Resistencia a los comentarios de mi padre, a los chascarrillos del trabajo, al bar donde se corea el gol feo que nos acaban de meter, al vecindario que lanza cohetes cuando nos eliminan y al catalán amable y bienintencionado que te dice ‘para ser del Madrid pareces normal’. No merece la pena enfadarse por eso. Sobre todo cuando, por suerte, sabemos que antes o después ese milagro llamado Real Madrid se descorchará y nos dará la opción de redimirnos a lo grande. Como hace dos años, cuando un buen puñado de madridistas expatriados nos congregamos en mi antigua casa para ver la final. Hoy todavía paso por allí de vez en cuando y escucho las quejas del mobiliario por el bramido que dimos contra el barrio cuando la cabeza de Sergio Ramos dejó a medio Madrid con con agujetas en las ganas.

Después de aquello, y aunque bautizamos a mi calle como Avenida de la Décima, me mudé. Una tarde me encontré a mí actual vecino en el ascensor con el As en la mano y le miré con la misma cara con la que debían mirarse los partisanos cuando se reconocían en una misión clandestina. De qué equipo eres, Pablo. Del Espanyol, pero me cae muy bien el Barça ¿eh? Tranquilo Pablo, que yo soy del Madrid. ¿Del Madrid? Uf, yo también. Y entonces pensé que nada de eso debería ser así. Que no importa lo hostil que sea el ambiente, nadie se debería tener que esconder. Yo soy del Madrid y vivo en Barcelona, por eso sé que el sábado no jugamos sólo contra el Atleti, también lo haremos contra el jefe, el vecino, el cuñado del whatsapp, twitter, el camarero del Polígono, la presión que te hace ocultar tu equipo y, sobre todo, contra aquel poster de Koeman que mi hermano descolgó de la puerta cuando se fue de casa pero que sigue pidiéndome que le abrace desde allá donde esté. ]]> 2016-05-27 17:39:42 <![CDATA[La tramoya - Podemos no es quien ha enloquecido en España]]> McCoy es uno de los analistas económicos más brillantes y mejor informados de España. Sus artículos en El Confidencial, se esté o no de acuerdo con todo lo que afirma, suelen ser rigurosos y siempre útiles, con claves fundamentales para entender lo que sucede en la economía española. Pero, como le suele pasar a quienes tienen servidumbres concretas con el sistema económico y financiero, cuando se pone de por medio Podemos y la posibilidad de que cambien algunas cosas importantes en España pierde la mesura y hasta la educación. Le salta el chip y no sabe sino recurrir al insulto y a la zafiedad, sin temor a mentir y a decir simplezas con tal de atacar como un lobo hambriento a Podemos. La yugular de Pablo Iglesias y sus colegas cotiza bien en el parqué de los medios que viven de los bancos y las grandes empresas y hay que ir a por ellos como sea.

Como prueba de lo que digo, McCoy acaba de escribir un artículo titulado Podemos enloquece: no a los planes privados de pensiones que está lleno de mentiras y que oculta lo que de verdad hay detrás de la cuestión que se debate.

El asunto viene porque en el programa de la coalición Unidos Podemos se propone “la eliminación de los beneficios fiscales para la previsión complementaria individual, como en el caso de los planes de pensiones privados” .

El propio McCoy dice que “No se entiende muy bien el porqué de esta medida”. Y como no la entiende ya dice que Podemos ha enloquecido.

Para justificar el insulto a unos 6 millones de personas que votan a las fuerzas políticas que hacen esa propuesta, McCoy recurre a los siguientes “argumentos” en su artículo:
  1. Si se trata de “penalizar al rico, Iglesias y Garzón yerran el tiro” porque “la contribución media del españolito de a pie se sitúa en los 1.400 euros” y “No da la impresión, por tanto, de que sean los más adinerados los que obtengan ventajas exclusivas por esta vía”.
  2. La sostenibilidad del sistema público de pensiones está “aritméticamente en duda”.
  3. Lo que se debe hacer es abrir las ventajas fiscales “a cualquier instrumento equivalente”. De este modo “sí que ayudarían a los cotizantes actuales a tener un futuro mejor, y no prometiéndoles la utopía de unas prestaciones que el paso del tiempo va a convertir en impagables”.
  4. “Carteras de acciones, de fondos de inversión con el correspondiente peaje fiscal, activos alternativos y hasta inmuebles podrían servir a tal fin, siempre que se trate de un dinero inmovilizado para que el titular pueda disfrutar de él cuando termine su vida laboral”.
  5. “Se pueden vivir tragedias personales tremendas en un futuro no muy lejano, cuando muchos descubran que donde no hay, no hay, y además no se puede sacar”.
  6. Todo lo anterior, dice McCoy, es “Palabra de patronal”.
Pues bien, al respecto de todas estas afirmaciones de McCoy cabe señalar lo siguiente:
  1. Miente McCoy cuando achaca solo a Podemos e Izquierda Unida la propuesta porque la hacen una gran cantidad de expertos, mucho de ellos en las antípodas ideológicas de esos partidos. Uno de los autores de un estudio reciente del IESE sobre los fondos privados decía: “para que el partícipe no obtenga buenas rentabilidades y sea desplumado a comisiones no es preciso otorgar incentivos fiscales a estos instrumentos”. E incluso lo ha propuesto la propia Unión Europea, quien afirmó que “La desgravación fiscal de las contribuciones a planes de pensiones tiene efectos regresivos y falsea la composición del ahorro”.
  2. Miente McCoy cuando dice que no son los adinerados los que más se benefician de esa ayuda fiscal. Esa desgravación, en contra de lo que dice, es muy regresiva porque la ayuda aumenta a medida que aumenta el salario: Ahorrar con planes de pensiones solo es rentable para quien gane más de 60.000 euros anuales, se decía en un artículo en El Economista nada sospechoso de izquierdismo.
  3. Miente McCoy cuando dice que solo apoyando a los planes de ahorro privados van a tener los cotizantes actuales un futuro mejor. Se trata de una de las grandes mentiras financieras que utilizan los partidarios de los fondos privados para defender los intereses de las entidades financieras. Si dentro de 20 o 30 o 40 años no hay ahorro para las pensiones públicas (por ejemplo, como dicen, porque las sociedades habrán envejecido y no haya suficientes cotizantes) tampoco lo podrá haber para las privadas. Eso es indefectiblemente así porque las pensiones de cada momento se pagan con el ahorro que haya en ese momento y si no hay ahorro para las públicas tampoco lo habrá para las privadas.
  4. Miente McCoy cuando dice que dinero del ahorro que la gente deposita en planes privados está “inmovilizado para que el titular pueda disfrutar de él cuando termine su vida laboral”. En realidad, está en continuo movimiento porque las gestoras de esos fondos lo utilizan para llevar a cabo inversiones. Y ese es el problema que no menciona McCoy porque esas inversiones, casi siempre puramente especulativas, son tan arriesgadísimas, muy peligrosas, de modo que continuamente provocan quiebras y que los ahorradores (sobre todo los de menor aportación) pierdan sus fondos.
  5. Miente McCoy cuando dice que las pensiones públicas son las que se van a convertir en impagables mientras que los planes de ahorro privado aseguran la pensión futura. La historia ha demostrado que los fondos privados son los que más han quebrado y que millones de personas en todo el mundo han perdido sus ahorros.
  6. Miente también McCoy porque no menciona que la única rentabilidad que proporcionan esos fondos es la que proviene de la desgravación fiscal. Como señala el informe del IESE que he mencionado arriba, la rentabilidad media de los fondos de pensiones privados en España entre 2008 y 2012 fue negativa en términos reales (descontando la inflación), y de los 257 fondos con al menos 15 años de historia, únicamente tres lograron una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 años.
  7. Miente McCoy cuando dice que “La sostenibilidad del sistema público de pensiones está aritméticamente en duda”. El sistema público de pensiones esta políticamente en duda, eso sí, pero multitud de investigadores han demostrado, aritméticamente como él dice, que puede ser perfectamente viable y que, en todo caso, si predominan las circunstancias que sus críticos aducen para ponerlo en duda entonces tampoco serán viables las pensiones privadas salvo, lógicamente, para quienes seas suficientemente rico como para ahorrar a lo largo de su vida. Y, como hemos demostrado Vicenç Navarro y yo en nuestro libro Lo que tienes que saber para que no te roben la pensión da la casualidad de que, con el paso del tiempo, se ha podido comprobar que quienes defienden aritméticamente la insostenibilidad de las pensiones públicas se han equivocado siempre, siempre, siempre en sus cálculos.
  8. McCoy oculta la verdad cuando no dice que “la mitad de los españoles no puede ahorrar más de 100 euros al mes” o que “un 44% sufre para hacer frente a los pagos y tiene dificultades para llegar a fin de mes”. Es decir, que nunca podrán generar los suficientes fondos a lo largo de su vida para financiar una pensión privada cuando ya no trabajen.
  9. McCoy solo dice la verdad cuando él mismo reconoce al final de su artículo que sus palabras son “palabra de patronal”. Efectivamente, su artículo es la palabra de la patronal de las entidades financieras que hacen el agosto a base de cobrar comisiones a los ahorradores, algo que McCoy oculta.
En fin, McCoy se ha mostrado como uno más de esos liberales que desprecian al Estado y a los impuestos pero que defiende que el Estado, es decir, la inmensa mayoría de los españoles, sufrague un negocio privado que despilfarra y que no tiene rentabilidad ni personal ni social, salvo para quien lo gestiona.

Quien ha enloquecido no es Podemos ni Izquierda Unida, ni los investigadores, ni la Unión Europea que también hacen la misma propuesta que critica McCoy. Quien enloquece son periodistas e ideólogos como él que, con tal de defender a los intereses de los más privilegiados, son capaces de tirar a la basura la realidad de los hechos para atacar a base de insultos a los compatriotas que no piensan como ellos.

]]>
2016-05-20 11:00:15
<![CDATA[Ciudadana en el Congreso - El cambio que merecemos]]> Los deseos de cambio, el cambio, fue usado recurrentemente durante toda la precampaña y campaña electoral del 20 de Diciembre.

Pero la realidad es que hoy, casi cinco meses después de aquellas elecciones, Rajoy sigue en la Moncloa. El Presidente de Gobierno en funciones parece haber encontrado su hábitat más confortable. Está encantado Rajoy con su situación, sigue presidiendo este país y, además, sin dar explicaciones de lo que hace.

Ha pasado cuatro meses con su agenda prácticamente vacía (no lo digo yo, lo dijo él, y lo hemos corroborado) observando como otros atendíamos el llamamiento del Rey e intentábamos conformar Gobierno. Los escándalos de corrupción en su partido se siguen sucediendo y también ahí observa, pero dice no saber nada.

Ni con la convocatoria electoral conseguimos que Mariano Rajoy salga de su perezosa actitud. Y sin ningún complejo, se despacha diciendo que los debates electorales no le gustan porque hay que trabajar y prepararlos.

Aunque sólo fuera por esta anécdota, merecemos un cambio de Gobierno. España no se merece ser gobernada desde la pereza y la desgana.

No insisto en los cuatro años de sufrimiento, de recortes, de desigualdad o pobreza. Ni siquiera en la corrupción estructural del PP. España merece pasar página.

El PSOE afronta esta campaña electoral desde el optimismo. Con la tranquilidad de haber trabajado como nadie para ofrecer un Gobierno distinto a nuestro país. No hemos conseguido aún el objetivo. Pero estoy segura que el trabajo no ha sido en vano. Ha servido para saber cuáles son las prioridades de cada cual.

Hablar de nuestro proyecto para el país, de cómo entendemos que han de gobernarse la vida de los españoles y españolas, será a lo que dediquemos todos nuestros esfuerzos en los próximos 50 días.

Es tanto lo que se juega España en los próximos meses que no hay espacio ni tan siquiera para el reproche de la ciudadanía (que comprendo perfectamente) por no haber logrado ya ese Gobierno de cambio. Estamos donde estamos, y ahora lo que toca es que todas y todos los que deseamos ese cambio trabajemos para conseguirlo y siendo conscientes de qué fue lo que falló para que hoy no fuera una realidad.

Nos merecemos un Gobierno con proyecto. Ni tan siquiera la política económica, el cumplimiento del déficit o las cifras del paro son positivas tras el enorme esfuerzo y los recortes sufridos. No sólo se renunció a un pilar fundamental para nuestra convivencia como es el estado del bienestar, es que esa renuncia no ha servido para garantizar la buena marcha de nuestra economía.

El partido socialista tiene un proyecto de país. El crecimiento económico justo, la cohesión social y la regeneración democrática son los índices que lo contienen.

El programa con el que nos presentamos a las elecciones no es un folleto electoral, es un programa de gobierno. El PSOE es sobre todo un partido de gobierno. Nos avala nuestra historia, y en el presente los miles de ayuntamientos y las comunidades autónomas donde estamos gobernado con solvencia, cercanía y compromiso.

El cambio que propone el PSOE, nuestro proyecto, es antagónico al del PP. Por eso es imposible la “gran coalición”.

Nuestro proyecto es un proyecto de izquierda, la izquierda pragmática que aspira a mejorar la vida de la gente, no sólo a compartir sus sueños. La que se ocupa de su educación, su salud, su protección social, de generar riqueza y cuadrar las cuentas.

Ahora bien, es un proyecto que permite que partidos con ideologías diferentes a la nuestra puedan verse identificados, unos en los aspectos económicos otros en los aspectos sociales o culturales.

Tras el 26 de junio habrá que hablar y tengo la seguridad de que, sea cual sea el resultado electoral, volverá a ser el proyecto socialista el primer documento que se ponga sobre la mesa para iniciar los acuerdo y las conversaciones.

Este también es el cambio que merece el país, el de la política del diálogo, del acuerdo, del entendimiento. El de la buena política. Ese cambio sólo puede ser liderado por quien estos cuatro meses ha dejado claro que no tiene inconveniente en hablar con todos. Quien en torno a su proyecto puede aunar más complicidades. Nos merecemos un Gobierno que dialogue y acuerde.

En España, todos y cada uno de nosotros y de nosotras individualmente somos capaces de encontrar los puntos de encuentro, los espacios de coincidencia con nuestro entorno familiar o social. Por qué vamos a negarnos a ser capaces de encontrar esas coincidencia del espacio común en el ámbito colectivo.

Nos merecemos un Gobierno presidido desde la valentía, la ilusión, el esfuerzo, el compromiso y la responsabilidad de un líder que encarne esos valores. Nos merecemos regenerar y dinamizar nuestra democracia. Pedro Sánchez ya no es un desconocido. Ha demostrado estar a la altura de las circunstancias.

Por todas estas razones, porque merecemos un cambio de gobierno, vamos a trabajar intensamente. El partido socialista se siente en la obligación de propiciar ese cambio. Ese cambio será posible si, como ha ocurrido en otros momentos de la historia de nuestro país, una inmensa mayoría se suma a nuestro proyecto.

Conozco gente que confió en otros partidos creyendo que eran el cambio. Hoy Rajoy sigue en funciones gobernando nuestra vidas. Ahora nos miran de nuevo sabiendo que somos nosotros, el PSOE, quien puede hacerlo posible. A todas estas personas les pediremos que no sólo nos miren, que nos ayuden a conseguirlo.

El cambio es posible, lo merecemos.

]]>
2016-05-05 10:50:14
<![CDATA[El Sótano del Indio - El derecho a decir disparates]]> Tras haberse sustituido el concepto “imputado” por “investigado”, no me había tocado pasar por los juzgados. La Fiscalía de Girona y el Juzgado de Instrucción nº5 de Blanes han decidido poner fin a esa situación. Ayer mismo me comunicaron que estoy citado a declarar en calidad de investigado el próximo 19 de mayo, previsiblemente por un delito de incitación al odio contra los sentimientos religiosos, por haber tuiteado en 2013: “Quemar iglesias me parece una barbaridad si no hay nadie dentro”.

A priori, semejante afirmación huele a disparate de lejos. “Este tipo está dispuesto a quemar iglesias con gente dentro” es la conclusión que ha sacado más de uno. Seguramente esa persona no se ha parado a pensar que no todo lo que uno tuitea es su opinión (o su intención). Y es normal, ya hicieron pasar al bueno de Guillermo Zapata por un psicópata antisemita por tuitear chistes de humor negro entrecomillados en un contexto muy concreto. Los propagandistas de la prensa pantufla anulan cualquier posibilidad de debate sensato cuando copian y pegan unas palabras firmadas por un nombre de usuario y un avatar sin dar más detalles. Así pues, los 65.000 tuits de mi cuenta representan mi opinión para todos ellos.

Interpretando así los tuits que uno escribe, el 20 de octubre de 2014 debí quemar vivos a mis queridos @hectorjuanatey y @miky_co, puesto que así se lo dije en Twitter a las 10:36 de la mañana. El 6 de junio de 2013 le dije a mi buen amigo @Whitesnake91 “Te voy a matar”. No lo hice. No soy un hombre de palabra.

Dejando al margen la interpretación literal que se pueda hacer de cada frase, querría reivindicar el derecho a decir disparates, porque mi línea de defensa, que adelanto de manera irresponsable en este post, será esa: aclarar que eso no es lo que pienso, ni es mi intención. Pero, ¿y si fuera mi opinión? ¿Y si realmente fuera mi parecer? ¿Merece alguien tener que dar explicaciones por lo que piensa? ¿Es eso propio de una democracia?

El próximo 19 de mayo, mi buen amigo Juan Andrés Osorio (también citado por retuitearme) y yo, vamos a declarar ante el juez con toda la honestidad del mundo que eso no es lo que pensamos. Y pienso, ¿es eso normal? En todo caso, espero que no nos juzgue Ned Flanders. Toco madera.

]]>
2016-04-21 12:00:01
<![CDATA[Puntadas sin hilo - No te lo perdonaré jamás, Pablo Iglesias. Jamás.]]> Que impidas que los españoles más necesitados perciban un ingreso mínimo vital.

Que permitas que sigan existiendo los desahucios de los pisos de españoles que no pueden pagar la hipoteca por haber perdido su trabajo.

Que la negociación colectiva vuelva a ser un hecho que proteja a los trabajadores.

Que la ley mordaza no se derogue por tu culpa.

Ni la ley Wert de educación.

Que la sanidad no sea universal y enteramente gratuita.

Y tantas otras cosas que te ofrece el PSOE para que te abstengas.

Cosas que no son la panacea definitiva, pero que mejorarían la situación de aquellos ciudadanos a quienes en tus inicios querías empoderar, ¿te acuerdas?

Que permitas que Mariano Rajoy y el Partido Popular continúen gobernando.

Que fuerces unas nuevas elecciones de resultados inciertos o similares.

Que muestres tu incapacidad política con el sufrimiento y tedio que causarías a los españoles.

Que os hayáis convertido en un partido más.

Que juegues a la ruleta rusa con cinco balas en el tambor de seis.

Que no colabores a la gobernabilidad de España.

Que dé la impresión de que tu soberbia está herida por no ser tú quien consiga estos avances.

Que hoy no te pongas el esmoquin para asistir a la sesión de investidura.

Que te repitas tanto con lo de un programa de cambio y de progreso y creas que eso solo puede ser con el tuyo. Que te creas en posesión exclusiva de la verdad.

Que creas que puedes ignorar a Europa.

Que, frívolamente, pongas en riesgo la unidad de España.

Que va a resultar que, incomprensible e inesperadamente, el PSOE es más decente y coherente que tú y tus maximalismos.

Que, aunque te repeliese, no te pongas una pinza en la nariz, y evitar la otra, para abstenerte y hacer que España se ponga en marcha.

Que cada No que pronunciéis en la votación sonará a venganza.

No te volveré a votar.

_______________________________________

Gota OTEGI: Me alegro de que Otegi haya salido de la cárcel. Y creo que debería permitírsele presentarse a lehendakari.

_____________________________________

]]>
2016-03-01 10:50:00
<![CDATA[Palabra de artivista - ¿Izquierda? ¿Qué izquierda?]]> Un perro ladraba a lo lejos. Parecía advertir de algo: “La izquierda se apaga, se va, ¿no os días cuenta?”, parecía avisar. Pero al poco su dueño le calló inmediatamente. ¡Que se van a dar cuenta, coñe.

En un principio eran todos de centro. Tan de centro, tan de centro que en realidad, como sabemos todos, son de derechas. Ahora nadie es de derechas. Es de centro. Incluso iventaron malabares lingüísticos como el “centralidad del tablero” para no asustar a los fachas de siempre.

Pero de repente ahora son todos de izquierdas. Muy de izquierdas. Y hasta nos quiere hacer creer la caverna que dos señoras de peluquería y unos estudiantes becados son “la extrema izquierda”.

Deben estar muy seguros de que hemos olvidado qué es la izquierda real, esa que lucha contra el capitalismo que se hunde y nos arrastra con él; y que todas, tontas de nosotras, nos hemos tragado que la socialdemocracia es algo más que un recambio para mantener este sistema asesino.

Pues parece ser que no, Y que Rajoy su corrupto PP seguirá saqueando mientras pueda. Que Pedro Sanchez no es más que un patético remedo del PSOE de parecer lo que nunca fue, Que C’s y Podemos no son mas que estrategia y recambio, Y que si IU se pliega a Podemos –sometiendose a la derechización de este– habrá hecho lo que el sistema lleva décadas intentado: la destrucción de la izquierda más blanda para imponer el capitalismo como única puerta.

Sí, sí, os aconsejo leer mi libro Plasma Virago para ver a dónde nos llevará esto en el futuro. Y si el sistema nos impone bazofias como las de Belén Esteban, nosotras debemos encontrar nuevos nodos de transmisión.

Como dice el ejemplar Marcos Ana: Vale la pena luchar.

Sinceramente, todo esto me parece una ridiculez que ya está más que machacada. El peligro real es adónde nos están llevando. Con la complacencia de esos pequeñoburgueses que sólo quieren volver al estado de bienestar del Zapatero y que el resto del mundo, Lampedusa, Melilla o Levos, se pudra de miseria. Yo sólo quiero mi nuevo Samsung o mi Iphone.

]]>
2016-02-28 19:40:02
<![CDATA[Marco Incomparable - Eva Carneiro contra José Mourinho]]> mourinho-carneiro-reuters

 

Primero le cayó una bronca de José Mourinho por hacer su trabajo (es decir, por atender a un jugador de su equipo sin tener demasiado en cuenta el reloj ni el marcador). El detalle le valió el apelativo de “hija de puta” por parte de su jefe. Después el entrenador la vetó en el banquillo para que fueran otros miembros del equipo médico quienes asistieran a los encuentros del Chelsea.

 

En medio de todo este enfrentamiento con alguien tan racional y de trato fácil como es el técnico portugués, la doctora gibraltareña Eva Carneiro se encontró en las páginas de The Sun con la venganza de un exnovio que aprovechaba el momento justo para subirse al carro de la popularidad.

 

Que si le gustaba el sexo más que a un tonto un lápiz, que si iba a atender a los jugadores de noche y volvía a la mañana siguiente… todo aderezado de palabras como “ninfómana” y de unas enormes ganas de revancha. Información muy relevante para juzgar la competencia profesional de la médico.

 

Según el diario inglés The Independent, si la Federación Inglesa de Fútbol (FA) considera los insultos de Mourinho a Carneiro “sexistas”, el entrenador podrá ser sancionado con cinco partidos por su comportamiento.

 

Mientras tanto, esta mujer convertida de la noche a la mañana en villana para los seguidores de Mou y en heroína para quienes no entienden las filias ni las fobias del entrenador portugués, ha decidido abandonar el equipo en el que hasta ahora trabajaba y se plantea demandar al Chelsea por no ampararla ante los ataques públicos del técnico. Un episodio lamentable para un club que no parece haber estado a la altura en una situación de posible sexismo por parte de uno de los miembros más destacados del equipo.

 

]]>
2015-09-24 08:35:26
<![CDATA[No hay derecho - Gobernar sin perder el impulso utópico *]]> Gerardo Pisarello
Jurista y primer Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona  (@G_Pisarello)

Conciudadanos y conciudadanas, representantes institucionales y sociales, vecinos y vecinas de todos y cada uno de los 73 barrios de la ciudad, ciudadana Alcaldesa:

Para el grupo municipal de Barcelona en Común, esta sesión refleja un momento histórico, extraordinario.

Miles de barceloneses y barcelonesas, sin pedir permiso a nadie y desafiando el discurso del miedo, han decidido abrir en la ciudad un nuevo ciclo político.

Este anhelo de cambio nos compromete y nos responsabiliza.

Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho alto y claro que sienten que la están perdiendo, que no quieren que Barcelona sea un simple escaparate, con desigualdades crecientes, con precariedad y al servicio de unos pocos.

Miles de vecinos y vecinas que aman la ciudad han dicho también que no quieren tener unas instituciones opacas, que no los escuchan y que demasiado a menudo convierten la función pública en un negocio privado.

Al igual que el 15 de mayo de 2011, este 24 de mayo los electores han dicho de manera muy clara que quieren más y mejor democracia. Democracia política y también democracia económica. Aquí, en las instituciones, pero también fuera de ellas: en los barrios, en las escuelas, en las empresas, en los lugares de trabajo.

Esta reivindicación, al menos en parte, no es nueva. Es una voz antigua.

Es la voz de la Barcelona libertaria y republicana. La ciudad de Joan Peiró y de Lluís Companys.

Es la voz de la Barcelona que siempre se ha rebelado contra el centralismo, contra el autoritarismo y las injusticias.

Es la voz de la Barcelona que tantas veces ha mostrado que es posible crear formas de producir, de trabajar, de vivir, basadas en la cooperación y no en la competencia descarnada de todos contra todos.

Estamos aquí con la voluntad de honrar y enriquecer este legado, que no es patrimonio de ningún partido.

Ahora que se hacen tantos cálculos y pronósticos sobre la gobernabilidad de la ciudad, quizá convenga recordar que la diversidad de concejales y concejalas que tenemos hoy aquí es el fruto de un hecho incontestable: el aumento de participación en todos los barrios de la ciudad, sobre todo en los barrios más humildes, de aquellos que habían perdido la ilusión en la política municipal.

Los ciudadanos y ciudadanas, sobre todo aquellos con más dificultades, nos han dado una oportunidad para cambiar y dignificar las instituciones y para recuperar el empuje que Barcelona siempre ha tenido.

No podemos fallarles. No tenemos derecho a frustrar su esperanza ni a pensar solo en nuestros intereses inmediatos.

Si este consistorio quiere ser un auténtico parlamento de la ciudad, hará falta mucho diálogo y predisposición a aprender los unos de los otros.

He escuchado atentamente al resto de grupos municipales. Agradezco de entrada la forma en que se han expresado y celebro la voluntad de colaborar que, unos con mayor intensidad que otros, pero todos de manera suficientemente explícita, han mostrado en su intervención.

Tenemos por delante muchos retos compartidos: el primero de todos, devolver credibilidad a la política. Y esto quiere decir renovar las instituciones de forma leal, cambiando las maneras de hacer y mostrando que la función pública no es un lugar para el enriquecimiento personal, sino una actividad de servicio a la ciudadanía conforme a criterios de bien común.

Por eso invitamos a todo el mundo, sin exclusiones, a apoyarnos, gobernando o desde la oposición, desde el acuerdo o desde la diferencia, para mandar obedeciendo: para mandar obedeciendo a una ciudadanía que exige ser partícipe real de las grandes decisiones y que exige, con razón, soluciones urgentes y equitativas a los problemas colectivos.

Muchos de estos problemas tienen, ciertamente, que ver con un tipo de capitalismo financiarizado, sin bridas, que favorece la concentración de poder en pocas manos, que amenaza la pervivencia de los pequeños y medianos emprendedores, que genera sufrimiento y desigualdades entre sectores cada vez más amplios de la población y que pone en riesgo la supervivencia misma de la vida en el planeta.

Los hombres y mujeres con que nos hemos ido encontrando a lo largo de esta campaña electoral no esperan que hagamos lo imposible o que cambiemos esta realidad de la noche a la mañana.

Pero saben fundadamente que si modificamos algunas prioridades, si conseguimos acabar con ciertos privilegios inaceptables, y sobre todo, si acometemos desde el primer momento un cambio cultural, de mentalidad, podemos avanzar en la construcción de una ciudad en la que la vida pueda ser vivida con dignidad.

La mayoría de barceloneses y barcelonesas están persuadidos de que podemos hacer las cosas mejor y quieren tener esta oportunidad.

No empezando de cero, sino aprovechando lo que muchos concejales y concejalas antes de nosotros, lo que muchos alcaldes del pasado –desde Carles Pi i Sunyer al mejor Pasqual Maragall- y sobre todo, lo que miles de vecinos y vecinas del común ya han hecho por esta ciudad.

En las elecciones del 24 de mayo, Barcelona en Común ha abierto esta posibilidad. Y lo hemos hecho a través de una mujer que encarna lo mejor que esta ciudad tiene para ofrecer.

Barcelona ya ha tenido algún alcalde de origen popular. Hilari Salvador, el último alcalde de la Barcelona republicana, por ejemplo, era hijo de un pescador de la Barceloneta. Le tocó ser alcalde de una ciudad asediada y bombardeada. Era un hombre de gran coraje y muy a menudo se lo podía ver en la calle dirigiendo las tareas de salvamento poco minutos después de un bombardeo.

Barcelona ha tenido muchas mujeres que han dado por ella lo mejor de sí mismas. Montserrat Roig, María Mercè Marçal, la ejemplar María Salvo, que está hoy aquí con nosotros, Emilia Llorca, inolvidable luchadora vecinal de la Barceloneta, y miles de mujeres, jóvenes y mayores, que batallan día a día para que la vida sea sostenible.

Hoy asistimos a un hecho histórico: investir alcaldesa a una mujer sencilla y valiente, que es nueva en la política institucional, como muchos de nosotros, pero que lleva años, como muchos de nosotros, trabajando para garantizar derechos, para conseguir una sociedad justa, democrática, sin exclusiones y sin discriminaciones.

Ada Colau, madre de un pequeño barcelonés al que querrá dejar un futuro pleno de oportunidades y esperanzas, personifica un proyecto colectivo, impulsado desde abajo por mucha gente. Un anhelo de cambio, un sueño que muchos de nosotros queremos convertir en realidad.

Antes, durante y después de la campaña, ha dicho que quería ser alcaldesa de toda la ciudad.

De una ciudad en la que no haya barrios de primera y de segunda.

De una ciudad en la que nadie se sienta solo ni se sienta extranjero.

De una ciudad no acepte resignada que haya gente sin casas y casas sin gente.

De una ciudad que respete a la gente que vive, que trabaja y que genera auténtica riqueza en ella.

De una ciudad más amable, hecha a la medida de nuestros niños, de nuestra gente mayor, es decir, hecha a la medida de todo el mundo.

De una ciudad, por fin, capital de Cataluña y dispuesta a participar activamente en la construcción de un país mejor, más limpio y más justo.

Este anhelo de cambio no es únicamente nuestro. Hoy se ha expresado también en Badalona, con Dolors Sabater; en Madrid, con la querida Manuela Carmena; en Zaragoza, con Pedro Santisteve; en Valencia, con Joan Ribó; en Coruña, con Xulio Ferrerio; en Santiago, con Martiño Noriega; en Cádiz, con José María González; y antes, en Ática, con Rena Dorou y en muchas ciudades europeas que piden un cambio similar.

Queremos hacer un gobierno honrado y más justo. Y también queremos hacer un gobierno realista y responsable, que resuelva con la máxima eficacia los problemas concretos de la gente de esta ciudad. Sin embargo, sabemos bien que para conseguir aquello que es posible y necesario, será imprescindible preservar el impulso utópico que nos ha traído hasta aquí.

Ese “sí se puede”, ese impulso, es el que nos han legado nuestros abuelos y abuelas, nuestros padres y madres, y es el que queremos dejar en manos de nuestras hijas e hijos. Porque como nos dejó dicho nuestro añorado Eduardo Galeano: “La utopía está siempre en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

Muchas gracias y ¡que vivan los vecinos y vecinas de Barcelona!

* Discurso pronunciado por Gerardo Pisarello, en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, en su toma de posesión como concejal y primer Teniente de Alcalde de la capital catalana, el 13 de junio de 2015. Traducido del catalán por la revista Sinpermiso.

]]>
2015-06-15 00:35:26
<![CDATA[De aquí a Lima - El lado oscuro de los premios gastronómicos]]> Fernando Ruiz

El mundo de la alta cocina anda estos días recuperándose de la resaca de la gala de los World’s 50 Best Restaurants,  celebrada recientemente en Londres.  Este premio que concede la revista británica Restaurant y que es conocido también con el nombre del patrocinador, San Pellegrino (agua mineral propiedad de Nestlé)  compite en el universo galáctico de la mesa y el mantel almidonado  desde 2002 con las estrellas que concede la Guía Michelin desde 1926.

Las diferencias de los criterios entre una lista y otra son grandes.  La Guía Michelin asigna “estrellas” a restaurantes que cumplen con los estándares de calidad en los siguientes puntos: calidad de los ingredientes, habilidad en prepararlos y combinar sus sabores, nivel de creatividad, consistencia de estándares culinarios, relación calidad precio. Es un premio global a la calidad de la comida. Los encargados de visitar los locales son personas que trabajan para la Guía con experiencia en el mundo de la hostelería y hacen su cometido de forma anónima. Las estrellas Michelin abarcan 23 países.

Los Word´s 50 Best  llevan a cabo un ranking de restaurantes que se califican en atención, fundamentalmente, de  la experiencia gastronómica que, en conjunto, se obtiene cuando se visita. Es decir, además de la comida, se tiene en cuenta el local, el entorno,  el servicio… Los encargados de visitar los restaurantes son más de 900 personas, externas a la organización: cocineros, restauradores, críticos, gastrónomos, etc. Están divididos por regiones geográficas y cada experto tiene que votar por un número determinado de  restaurantes. El Top 50 incluye restaurantes de todo el mundo.

A mi juicio ambos premios tienen naturalezas, criterios e, incluso, intereses geoestratégicos diferentes. Pero se complementan. De alguna manera la mayor virtud  de la lista de los Word´s 50 Best  es la de jerarquizar un poco el poder socializado de las estrellas universales que confecciona la Guía Michelin, que viene a ser, en pocas palabras,  un simple pero muy prestigioso certificado de calidad.

Siempre he creído que en el mundo de la alta cocina hay una discriminación absoluta de la mujer. Gran parte de los míticos chefs aprendieron a darle vueltas al cucharón de la mano de sus madres y abuelas.  El ama de casa que, con muy pocos recursos, hace un extraordinario esfuerzo de imaginación todos los días para dar de comer lo que más gusta a los miembros de su familia,  la que hace “las mejores croquetas del mundo”,  la de la mano rota para la cocina, la trabajadora que al llegar agotada a casa soluciona la cena en un pispás, no aparece nunca cuando se habla de reconocimientos y alta cocina.  No vale decir que hay excepciones.  Las facultades y escuelas de cocinas están llenas de mujeres. Pero pocas veces llegan a jefe de cocina y jamás suben al podio.

En el mundo de los premios hay intentos que,  por no tener verdaderamente asumido el papel de relevancia de la mujer en los fogones, roza el ridículo como es el de otorgar un premio al mejor chef hombre y otro al de la mejor chef mujer.  Los  Word´s 50 Best conceden en cada edición el Veuve Clicquot a la Mejor Chef Femenina del Mundo. Es una manera de garantizar la presencia de la mujer en los premios, pero es, desde cualquier punto de vista, discriminador porque marca la diferencia. ¿Nos gustaría un Premio Planeta para el mejor novelista hombre y para la mejor novelista mujer? ¿Alabamos un premio para la mejor pintora y otro para el mejor pintor? ¿Entenderíamos un premio Nobel de la Paz para  una mujer y otro para un hombre?. En alguno sitio leí que la magnífica cocinera Carme Ruscadella,  la única mujer del mundo que posee seis estrellas de la Guía Michelin, se negó a formar parte de las premiadas con el Veuve Clicot.

Los premios gastronómicos son exageradamente subjetivos, están sometidos a poco contrl y están basados,  en buena medida, en equilibrios territoriales, conveniencias políticas (en el sentido más  generoso del término), moda imperante, mucha teatralidad y alguna que otra triquiñuela, que determinan el escalafón, las medallas y los banderines. Ni más ni menos como en algún premio español de gran alcurnia, en el que un año descalificaron a un finalista cuando averiguaron que no acudiría a la ceremonia de premiaciones.

Es muy probable que  todo el exceso de marketing e intereses que rodea el mundo de la alta cocina sea imposible de erradicar a medio plazo. Más bien creo que vamos en sentido contrario.  El chef exitoso luciendo como galán de cine es una de las peores señales.

Otro elemento tóxico de los premios  es el fenómeno en alza de la  “hooliganización” de la gastronomía. Se parte de un principio falso y perverso que es la búsqueda premeditada de una  obligada conexión entre los premios gastronómicos con la calidad de la gastronomía en el mismo país. A partir de aquí, con criterios de forofos deportivos y  de patriotismo mal entendido, se mezcla todo en la batidora y  tenemos un mejunje que confunde tu propio país  con la posición en los rakings de los premios de cocina. Y como pongas un pero o les discutas, te masacran. Igual que con el fútbol en algunos países. Pero los premios gastronómicos no tienen nada que ver con los premios deportivos, en los que hay una competencia real y física que se puede medir por número de victorias o por tiempos cronometrados. Pero al fanático eso le da igual. ¡¡Campeones, campeones, oe, oe, oe!!.

Y  así vemos  a gente que salta enloquecida de alegría porque le han dado un premio internacional a un restaurante lujoso de su país, sin haber puesto los pies en el lugar; da igual el país que sea. Los mismos tics que el futbolero un lunes en la barra del bar. Es como ser devoto del Athletic de Bilbao y no haber acudido jamás a San Mamés, a la catedral.

]]>
2015-06-05 22:14:31
<![CDATA[La realidad y el deseo - En Izquierda Unida]]> Se acaba la campaña electoral. Los días pasan por el calendario y pasan por el corazón. Las experiencias nos cambian. Las experiencias dan conocimiento, mueven recuerdos, abren puertas, conforman un relato.

Empecé la campaña con la idea de que era necesario ayudar a Izquierda Unida en una situación difícil. Acabo ahora con el convencimiento de que Izquierda Unida ha sido imprescindible para estar con la gente en estos años duros en los que el PP le ha robado el corazón a las instituciones de Madrid. Izquierda Unida es y será necesaria para ayudar a las personas en una situación difícil.

He estado en muchos sitios. La vida cotidiana de Madrid existe más allá de la Puerta del Sol.

La vida de Madrid sucede en los colegios, los institutos y las universidades que han sufrido el daño de los que pueden convertir la educación en un negocio privado. Cuando acudí allí, me encontré con el trabajo de Izquierda Unida.

La vida sucede en los hospitales que han sufrido el ataque de los que pueden convertir la enfermedad y la salud en un negocio privado. Cuando acudí a la marea blanca, me encontré con Izquierda Unida.

La vida sucede en las viviendas públicas que fueron vendidas a los fondos buitres para que los especuladores y un hijo de la alcaldesa de Madrid hiciesen negocio con la precariedad de las personas. Cuando las familias me contaron su necesidad de luchar para impedir el desahucio, Izquierda Unida estaba allí.

La vida sucede en las puertas de las fábricas y los comercios, junto a los sindicatos que se oponen al desmantelamiento de los derechos laborales, el trabajo decente y el salario digno. Cuando acudí al lugar donde combatían los trabajadores, Izquierda Unida estaba allí.

Izquierda Unida, una organización en Madrid de más de 5000 militantes, está en el campamento de los obreros despedidos de Coca-Cola, en la protesta de los trabajadores de Telemadrid o allí donde se juzga a sindicalistas por ejercer su derecho a la huelga.

Izquierda Unida está en los foros feministas, en las movilizaciones LGTB, en las protestas ante la sucesiva privatización del agua del Canal, en la defensa de los Derechos Humanos y en la memoria histórica de los que piden verdad, justicia y reparación para las víctimas de la dictadura.

Y lo más importante es que Izquierda Unida ha estado también en las instituciones, en la Asamblea y en los ayuntamientos de Madrid, haciendo un trabajo muy serio, con estudios y presupuestos alternativos, para dar voz a las reivindicaciones de la gente.

Las disputas internas no sólo sacan a la luz pública lo peor de cada casa, sino que invisibilizan todo lo que se ha hecho bien. Izquierda Unida ha hecho bien muchas cosas. Hace justo un año las encuestas le daban el 20% de los votos de Madrid. Ahora está en una situación difícil, es cierto. Izquierda Unida ha cometido errores, sin duda. Pero la experiencia de esta campaña electoral me ha enseñado que la factura que está pagando tiene menos que ver con sus errores que con sus aciertos y con el sentido de su militancia. En un panorama electoral muy mediatizado por las televisiones y por las campañas de prestigio o desprestigio montadas por los intereses económicos, Izquierda Unida está pagando haber sido un peligro real para las élites, un lugar para la protesta y la lucha organizada.

Antonio Machado nos enseñó que la verdadera libertad no está en decir lo que pensamos, sino en poder pensar lo que decimos. Yo me pregunto: ¿quién ha pensado, quién piensa por nosotros?

Twitter se ha convertido en un resumen de todos los relatos. Desde el día que acepté encabezar por Izquierda Unida la candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, empecé a recibir insultos por comprometerme con el partido de Bankia y por ser el poeta de los corruptos. ¿De verdad Izquierda Unida es el partido de Bankia y de la corrupción? ¿De verdad tiene las mismas responsabilidades que el PP? ¿De verdad que una persona, corrupta y expulsada de IU, puede servir para negar el trabajo de tantos militantes que llevan años, décadas, participando en todas las luchas en favor de la dignidad de la gente? ¿A qué obedece el relato y la deslealtad de los vociferantes?

Detrás de la caricatura, están los proyectos políticos y los intereses personales. ¿Quién ha pensado por nosotros? ¿Quién ha jugado a abrir la crisis en el interior de la izquierda organizada justo cuando la izquierda había conseguido convertirse en un referente social para cambiar las reglas del poder?

Desde que a Julio Anguita se le ocurrió hacer una pinza con el PP para acabar con el PSOE nunca había vivido una situación tan disparatada. No sé cómo acabará esta historia, ni cuáles serán los resultados. Pero esta campaña electoral me ha enseñado que tengo razones para sentirme orgulloso de militar en Izquierda Unida. Mi compromiso con el futuro no tiene que ver con una táctica electoral o con la espuma de una ola, sino con mi oposición a este capitalismo descarnado y con una herencia recibida por la que hemos tenido que pagar un impuesto de sucesión muy alto.

El patrimonio de mi izquierda ha pagado muchos impuestos en juicios, cárceles, muertes, luchas, soledades, decepciones personales y sueños rotos. Más que en guerra contra las consecuencias de una crisis, estamos en lucha contra el modelo económico que la produce.

Sea como sea, esta campaña electoral me ha enseñado que Izquierda Unida está ahí, estará ahí, transformándose, pero leal a sus valores, dispuesta a hablar con todos los que quieran transformar la realidad y conseguir que la política mire a los ojos de la gente.

Ahora lo que necesita Madrid es expulsar al PP de sus instituciones.

]]>
2015-05-21 08:22:19
<![CDATA[El cambio en Madrid - Derechos para todos]]> “Que tiempos serán los que vivimos que hay que defender lo obvio”, se lamentaba Bertolt Brecht. Desgraciadamente, a día de hoy seguimos en la misma tesitura: se convierte en revolucionario algo tan obvio como defender los derechos humanos de los inmigrantes. Darles rostro, darles identidad, permitirles el acceso a los servicios básicos, al margen de sus cuitas administrativas, debería ser un imperativo moral de todo gobernante digno de tal nombre.
Pero no es así. El gobierno de la derecha en nuestro país, el que padecemos en Madrid desde hace 26 años, actúa justo en el sentido contrario. Les arrebata el acceso a la salud, el acceso a la educación, el acceso a servicios sociales básicos, por el simple mecanismo de hacerles invisibles. Armados con un papel, o mejor dicho, con la carencia de él, pretenden desterrar de la sociedad a los más débiles, los más necesitados. Y, si persisten en su molesta presencia, se les insulta y se les humilla, como ha hecho en esta campaña Esperanza Aguirre con las personas sin techo, a las que pretende expulsar, después de sus casas, también de las calles.
Por eso, los socialistas hemos propuesto, y llevaremos a la práctica si los ciudadanos progresistas nos dan su confianza, dotar a todas las personas en situación irregular administrativa, una identificación municipal, expedida por el Ayuntamiento, que les garantice el acceso a los servicios más elementales para un ser humano: la salud, una vivienda social, unos servicios sociales que les atiendan y protejan en su difícil situación.
Con este ‘DNI local’ la población inmigrante podrá solicitar atención sanitaria en los centros municipales de Madrid Salud, podrá acceder a la bolsa de pisos sociales que pretendemos articular a partir de las 40.000 viviendas vacías que los bancos tienen en la capital. También podrán garantizar, por medio de los servicios sociales municipales y el Fondo de Emergencia contra la pobreza energética y la malnutrición, que pensamos dotar al menos con 6 millones de euros, que tanto sus hijos como ellos mismos podrán alimentarse y protegerse del frío.
Todo es obvio. De ahí, desgraciadamente, su carácter revolucionario en los tiempos que corren. Se trata de defender los derechos humanos de este colectivo más allá de las palabras vacías, de las promesas huecas. Con hechos. Con programas. Con ideas. Con coraje político.
No es una promesa electoral. De hecho, la inmensa mayoría de los beneficiarios de esta iniciativa no pueden votar en nuestro país. Pero a los socialistas no nos mueve el cálculo electoral, el tacticismo oportunista. Nos mueven unos valores que pensamos hacer visibles en el próximo ayuntamiento de Madrid. Y a los que no renunciaremos bajo ningún concepto. No es una promesa. Es un compromiso.

]]>
2015-05-20 14:28:48
<![CDATA[Números Rojos - 25-M. El Municipalismo responde]]> Miles de ciudadanos quieren conquistar la gestión de su entorno a través de los movimientos municipalistas. Desde la irrupción de Guanyem Barcelona en junio de 2014, la mayoría de las capitales de provincia y cientos de pueblos han visto nacer iniciativas que aglutinan las sensibilidades de movimientos sociales y plataformas ciudadanas. El objetivo: devolver los municipios a sus residentes. Portavoces de algunas de estas iniciativas responden a 25 cuestiones esenciales.

*Las entrevistas se realizaron a finales de 2014, meses antes de que se conformaran las listas para las Elecciones Municipales del 25 de mayo.

Coordinación: David Losa (@deividlost). Ilustraciones: Ana Adjiman.

mumi

Responden a continuación los portavoces de Ganemos Madrid (actualmente integrado en Ahora Madrid)

1. ¿Cuáles son las bases teóricas del movimiento municipalista que ha surgido en toda España?

Nuestra base son las demandas construidas en los últimos años por la ciudadanía: más democracia, mayor transparencia, más control ciudadano de las instituciones, un reparto más justo de los recursos, fin de la corrupción, etc. Ganemos construye su acción entre los ciudadanos porque es allí donde queremos que se sitúen los mayores niveles de control sobre las instituciones públicas. Hablamos de una concepción de la democracia que no establece una frontera entre lo político y lo social, sino que plantea una relación de interdependencia entre las dos esferas. Se trata de transformar el monopolio de la representación política con nuevas prácticas que cedan el protagonismo a la ciudadanía.

2.¿Cuáles son las principales denuncias municipalistas sobre el actual Gobierno de los municipios?

Hubo un momento en el que se dotó a los ayuntamientos de muchísimas competencias y posibilidades de gestión, pero no se previó una adecuada financiación de los mismos. El resultado fue que no había dinero para desarrollar esas competencias, de modo que los ayuntamientos empezaron a desarrollar tres políticas interrelacionadas: el endeudamiento progresivo, la competencia territorial a través de la especulación urbanística y la producción de “ciudades marca” para extraer beneficios de la economía financiera. Este proceso ha producido el desastre que vivimos ahora, y la única respuesta a esta situación por parte de las élites ha sido quitar las competencias a los ayuntamientos. El mecanismo, que funciona también a otras escalas, es sencillo y perverso: despojar primero de dinero y luego de competencias a las instituciones cercanas y desde ahí despojar a la propia ciudadanía de sus derechos y sus infraestructuras públicas.

3. ¿Por qué es necesario el movimiento municipalista en este preciso momento?

Porque se abre un periodo de ruptura institucional. Dicho periodo se puso en marcha cuando se modificó la Constitución el verano de 2011 para consagrar nuestro orden constitucional al pago de la deuda privada (convertida por los alquimistas financieros en deuda pública). En ese momento se inicia desde las élites del país una transformación institucional y a continuación se abre una crisis del régimen político del 78. Ante esto la ciudadanía se organiza para componer un nuevo marco democrático. Se trata de un proyecto político muy variado y a muchas escalas: europea, estatal, de las comunidades autónomas y los municipios. Pero es desde el municipio donde podemos construir un cambio que sea tangible para la ciudadanía. Tocar nuestra ciudad, sentir que tenemos la posibilidad de hacer otra cosa con nuestras instituciones es fundamental para creer que podemos vivir otro tipo de vida.

4. ¿Quiénes ganarían y quiénes perderían con un hipotético triunfo del nuevo municipalismo?

Ganaría la ciudadanía en general, que tendría más mecanismos de participación y control y recuperaría servicios públicos esenciales y dignidad. Perdería la pequeña minoría que está precarizando nuestras vidas y haciendo negocio de ello. Ganaría la propia gestión de los servicios al desterrar intereses privados ajenos a lo público que obtienen sus beneficios de precarizar el empleo y de reducir prestaciones sociales. El proyecto del nuevo municipalismo pertenece a la gente, no a un sector X, Y o Z: los derechos son siempre para todo el mundo. Nadie te pregunta a quién votaste para subir a un autobús público o recoger la basura.

Responde a continuación Amparo Bella, de Ganemos Zaragoza (actualmente integrado en Zaragoza en Común)

5. ¿Cuáles serían las medidas más urgentes que tomarían las propuestas municipalistas si llegan a gobernar?

Ante el momento de emergencia social y económica que vivimos, las primeras medidas deberían ser: Asegurar una vivienda digna, con interposición de recursos de paralización de desahucios y facilitando viviendas sociales de rápido acceso. Asimismo, atender las necesidades básicas perentorias, con mejoras en la dotación presupuestaria y de personal. Paralelamente tendríamos que comenzar una auditoría de la deuda para determinar legitimidad o no de la misma y proponer modificaciones presupuestarias a la hora de atender otras prioridades. Por último, urge impulsar un verdadero debate colectivo sobre movilidad urbana para reordenar el transporte público y privado y hacerlo eficaz y ecológicamente sostenible.

6. ¿Qué otras medidas de más largo recorrido se podrían llevar a cabo en el periodo de una legislatura?

Será necesario hacer un plan de valoración de servicios por tareas midiendo la eficiencia de los mismos y su utilidad social y asumiendo los costes que se derivaran de las medidas de largo recorrido en el desarrollo de las medidas urgentes planteadas. La apuesta de futuro debería mirar hacia tres perspectivas: -Municipalización de servicios; -Dotación a la ciudad de energías renovables; -Inversión en empleo, en rehabilitación de viviendas y en la creación y difusión de cultura lejos de la mercantilización de las grandes superficies.

7. ¿Se pueden transformar los municipios y las ciudades sin el apoyo de los Gobiernos autonómico y central?

Somos realistas , sabemos de la interconexión de las políticas económicas y sociales, no existen paraísos, salvo los fiscales que hay que perseguir y atajar. Las posibilidades de acción desde los ayuntamientos dependen en buena medida de las competencias y partidas presupuestarias que se desglosan desde el Gobierno central y autonómico, es por ello que la complejidad de las apuestas municipalistas puede chocar contra muros difíciles de reblandecer. Si apostamos por un modelo energético basado en las energías renovables, dotando a la ciudad con placas solares, por ejemplo, la transformación económica y medioambiental, al menos en este ámbito, será patente.

munibota

Responde a continuación Joan Subirats, portavoz de Guanyem Barcelona (actualmente integrado en Barcelona en Comú).

8. ¿Cómo se puede mejorar la democracia en el ámbito local? ¿Con qué medidas concretas?

Lo que parece bastante obvio es que cada vez hay más presión ciudadana para poder intervenir y decidir en los asuntos que les atañen más directamente. Y ello resulta aún más natural en la esfera de gobierno más próxima a la ciudadanía. Hay mucho terreno a cubrir, tanto en formas de democracia directa como en transparencia y rendición de cuentas. Pueden establecerse elecciones directas de concejales de distrito, fórmulas de consulta sobre los asuntos más relevantes, procesos obligatorios y periódicos de rendición de cuentas, presupuestos participativos, etc.

9. ¿En qué medida puede depender el éxito de cada candidatura municipalista de la persona o personas que encabezan las listas?

Es evidente que las personas no son irrelevantes. Es muy importante el proceso de construcción compartida del diagnóstico, la participación en la confección del programa, en la construcción de la candidatura, y en todos esos casos la horizontalidad y la participación amplia son imprescindible. Pero al final, las personas son también significativas, ya que proceden de procesos concretos, expresan trayectorias que pueden o no ser coherentes con lo que proponen. La construcción de equipos y candidaturas que relacionen bien construcción colectiva y personas con trayectorias coherentes con ese proceso es clave

10. Aplicar un sistema en el que se consulte más las decisiones a la ciudadanía y en el que se fiscalice permanentemente a los poderes políticos, ¿no puede ralentizar la toma de decisiones?

Estamos acostumbrados a considerar que eficacia y participación ciudadana son objetivos antitéticos, pero aunque resulte contraintuitivo, cada vez más ante la complejidad de los problemas actuales en las ciudades, participación, eficacia y continuidad de las políticas a aplicar resultan elementos que necesitan complementarse.

Responde a continuación Diego Jiménez, portavoz de Marea Atlántica (A Coruña).

11.¿Qué sistemas se pueden accionar para evitar la corrupción de sus miembros una vez en el poder?

Perseguimos otra forma de hacer política, que, entre otras cosas, implica que las actuaciones públicas pasen a realizarse de manera limpia y transparente. Para lograrlo, se pueden poner en marcha mecanismos sencillos y establecer normas que dificulten la corrupción de las personas que participen en la vida pública. Proponemos evitar la profesionalización de la política, limitando las funciones de cada representante a un máximo de dos mandatos y haciendo públicos los ingresos y el patrimonio anualmente. Por otro, los cargos electos estarán obligados a someter su actuación al principio de transparencia, y a facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones, dando cuenta de sus actuaciones de manera periódica. Hay que dotarse de los mecanismos necesarios para revocar los cargos electos que incumplan esos compromisos.

12.¿Cree que un partido que gana las elecciones municipales con alguna de las nuevas formaciones ciudadanas puede ejercer la desobediencia civil?

Desobediencia civil se refiere a la practicada por personas y organizaciones sociales frente a normas y acciones emanadas de las instituciones y que se consideran injustas. En este sentido, dudo de si dicho término puede aplicarse al desempeño de un municipio con respecto a otras instituciones (en este caso, los Gobiernos autonómicos o centrales). Ahora bien, si somos capaces de aglutinar las fuerzas suficientes como para gobernar un municipio –no solo desde el punto de vista electoral, sino también en la base social–, deberíamos asumir también el compromiso de llevarlo a sus límites institucionales, con el objetivo de garantizar una vida digna para todos. Esto significará estudiar los márgenes normativos y moverse en las grietas del sistema, lo cual se viene haciendo ya, por ejemplo, en el caso de los municipios que están declarando como ilegítima una parte de su deuda.

13. ¿Con qué debería ilusionarse un votante municipalista y con qué no?

Con todo y con nada. Es cierto que las competencias municipales en el Estado español están profundamente limitadas y que, en algunos aspectos, no pasan de ser una desconcentración de funciones, pero también es verdad que los ayuntamientos pueden hacer mucho más por mejorar la vida de los y las vecinas. Me refiero a las competencias en infraestructuras, obras sociales, guarderías, cultura, etc. Además, por la coyuntura económica y política actual, y por el profundo peso simbólico que tienen las municipales en nuestra historia, pienso que estas elecciones van más allá del espacio local. Hay que enmarcarlas dentro del proceso de rebeldía democrática que está en marcha en toda Galicia y que puede terminar transformando también el país desde abajo.

14.¿Cómo diría que es el perfil de personas que integran las propuestas municipalistas?

Se trata de gente movida por el interés de cambiar la realidad desde un ámbito en el que se ven capaces, sin los objetivos espurios que parecen dirigir la vida de los partidos tradicionales, que han sido los protagonistas de la estafa que estamos padeciendo. Lo que nos mueve es la urgencia y la certeza de que estamos siendo despojados de nuestros derechos –y de nuestros bienes– por una élite que sigue concentrando poder y recursos. Es gente que ha logrado convertir su rabia y su indignación en un vector de cambio en positivo. Que confía en las personas que tiene al lado y se siente capaz de organizarse para quitar a una oligarquía que amenaza con arruinar la vida de las mayorías.

Responde a continuación Margarita Guerrero, portavoz de Ganemos Región de Murcia (actualmente integrado en Ganar la Región de Murcia)

15. Algunas voces procedentes de las nuevas organizaciones municipalistas niegan cualquier orientación en el espectro político. ¿Es deseable o no que se identifique al municipalismo con la izquierda?

En estas iniciativas se está priorizando dar el protagonismo a las necesidades de la gente y a la participación y organización de las mismas para elaborar una alternativa, más allá de estancarnos en el debate del espectro ideológico. No obstante, nuestros principios son afines con los fundamentos de la izquierda.

16.¿Qué mejoras puede esperar un ciudadano medio en su día a día si triunfa la apuesta municipalista?

Cada ayuntamiento tiene sus necesidades y unas propuestas diferentes que responden a su problemática concreta. Estas tienen en común el objetivo de devolver las instituciones a la gente, es decir, que se realice un trabajo para la ciudadanía. La inclusión y participación de los ciudadanos hará que los presupuestos estén enfocados a las prioridades de la mayoría social. El fomento de esa participación y la cercanía de las instituciones será lo primero que notará el ciudadano.

17.¿Es importante que haya una vinculación práctica entre las diferentes apuestas municipalistas?

La vinculación se da en el sentido de que compartimos la preocupación por la degradación de nuestro sistema democrático y los principios comunes antes mencionados, que consideramos como ejes para estas iniciativas que están demostrando que otra forma de hacer política es posible. Además compartimos un sentimiento de esperanza de recuperar las instituciones para la gente. Desde el punto de vista electoral sí nos parece útil el que se identifiquen todas las apuestas municipales y autonómicas como similares, tengan el nombre que tengan.

18.¿Qué cree que harán las diferentes apuestas municipalistas que triunfen para soportar el peso de la deuda municipal que tanto lastra su futuro?

El endeudamiento es uno de los principales problemas del actual sistema económico, ya que genera dependencia y subordinación de la estructura social ante los poderes económicos. Lo primero que hay que hacer es paralizar las políticas megalomaníacas que han llevado la deuda hasta el estado actual. Entendemos que una parte de este endeudamiento es ilegítimo, ya que se ha contraído a espaldas y en perjuicio de las mayorías sociales. La solución pasa por auditar las deudas contraídas y saber que hay parte de ellas que no nos corresponde pagar. Se harán unos presupuestos para satisfacer las necesidades populares en vez de las de la clase oligárquica que ha estado gobernando las instituciones.

Responde a continuación Ysabel Torralbo, portavoz de Ganemos Málaga (actualmente integrado en Málaga Ahora).

19. ¿Tiene sentido que las nuevas propuestas salten al ruedo político autonómico o nacional?

Las propuestas municipalistas son espacios de confluencia basadas en candidaturas ciudadanas, en la construcción democrática y participativa del programa electoral, y en una serie de condiciones de carácter metodológico. Es fundamental que haya primarias con listas abiertas y que los representantes estén sujetos a un código ético bajo el principio de “mandar obedeciendo”. Se pretende una federalización de aquellas plataformas que se rijan por los mismos principios para obtener mayor apoyo social, pero cualquier propuesta que supere el ámbito municipal deberá esperar a la maduración de las iniciativas municipales para que tenga sentido y se construya de abajo a arriba.

20.¿Tiene sentido formar Gobierno con una formación clásica?

Cualquier política de calado, incluidas las posibles alianzas, tendrá que ser decidida por la base social que conforma de la propia propuesta municipalista, para ello se establecerán las formas democráticas de consulta para temas estratégicos que afecten a la representación de la plataforma. Un espacio así surge para romper con un sistema que no protege los derechos de la ciudadanía. Los representantes de este bipartidismo incompetente y caduco difícilmente tendrán la aceptación y el apoyo de la base social de una iniciativa ciudadana como la que promovemos.

21.¿Una hipotética victoria electoral municipalista podría derivar en una desinversión financiera?

El capital financiero ha volcado su interés en operaciones de carácter especulativo, especialmente en sectores vinculados a la construcción que han revalorizado sus activos con oscuras recalificaciones y contratas de obras públicas. Hay que mejorar la capacidad adquisitiva de la ciudadanía, dotándola de los servicios y recursos necesarios mediante un ‘Plan de rescate ciudadano’, establecer una verdadera política de protección y apoyo a las PYMES, y abrir nuevos sectores productivos como las energías renovables.

22. ¿Qué importancia tiene el movimiento feminista dentro del municipalista?

Consideramos que los feminismos deben trabajarse de forma transversal y mediante la interseccionalidad. En principio, nos gustaría hacer hincapié en aspectos que atañen al trabajo doméstico y al trabajo sexual, así como a la precarización de las mujeres y las violencias machistas. Es hora de crear un modelo de ciudad accesible para todas y todos, en el que nos relacionemos desde la igualdad, la solidaridad, la cooperación y el buen trato. Los movimientos feministas tienen mucho que aportar: por una sociedad libre de violencia, por una economía que sitúe a las personas en el centro, por unos servicios públicos de calidad, por una gestión de recursos sostenible, por una sociedad que garantice derechos y respete libertades.

Responde a continuación María Velázquez, portavoz de Ganemos Valladolid (actualmente integrado en Sí se puede Valladolid)

23. ¿Cuál es la postura municipalista sobre la gestión del suelo municipal?

Es determinante configurar una amplia mayoría que nos permita dar respuesta a los desafíos legales planteados por la L.O. 2./2012 de estabilidad presupuestaria (articulo 135 C.E.) y a la 27/2013 que reduce las competencias municipales en materias fundamentales. En el caso del suelo, esta última permite a los municipios destinar este patrimonio público a reducir la deuda del Ayuntamiento. Dada la importancia que se da a través de estas dos leyes al pago de la deuda por encima de nuestro derecho constitucional a disponer de una vivienda digna, habría que plantear una auditoría de esa deuda para saber qué cantidad deben pagar legítimamente los ciudadanos.

24. ¿Cómo debe ser la política de impuestos dentro del municipalismo?

Estamos de acuerdo en que debe pagar más quien más tiene. Un proyecto municipalista puede abrir campos de posibilidad en lo que a priori no son sus competencias, pero eso pasa por el apoyo de mayorías amplias para equilibrar la pérdida de poder adquisitivo que sufrimos los de siempre en materia de impuestos, que graban de forma indigna al más débil y premian al más rico con amnistías fiscales.

25. ¿Contemplan expropiaciones a bienes privados? ¿Bajo qué premisas?

Un Gobierno debe velar por los intereses de los ciudadanos, y más cuando la base de su negocio, y por tanto de su beneficio, parte de la gestión de bienes comunes. Nuestra factura del gas y de luz son hoy insoportables, y el agua es un bien común que no tenemos garantizado porque los ayuntamientos han regalado su gestión a empresas de amigos con las que los propios gobernantes se han beneficiado en privado. El foco, por tanto, no se ha de poner en la medida que tome un Gobierno, sino en la práctica de algunas empresas con respecto a los bienes comunes, algo que tendrá que ser regulado a través de un nuevo proceso constituyente en el que todos decidamos cómo proteger esos bienes.

Consigue aquí tu ejemplar de Números Rojos

 

]]>
2015-05-19 08:14:20
<![CDATA[La preguntadora - Voces disidentes en el PSOE ante la campaña electoralista sobre Venezuela]]> Esta semana PP, PSOE, PNV, CIU y UPyD han aprobado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reprueban a presidente venezolano, Nicolás Maduro, por la detención de sus opositores y le exigen su liberación inmediata. Sin embargo, algunos miembros de estos partidos son capaces de reconocer el oportunismo de ésta y otras iniciativas.

Por ejemplo, Ximo Puig (candidato del PSOE a presidir la Generalitat Valenciana): “Yo creo sinceramente que no hay que poner el foco en ningún país concreto. Creo que hay que hacer una defensa de las libertades en todos los países del mundo y no se puede hacer coyunturalismo en esto. Felipe González tiene derecho y el respaldo para defender la libertad en cualquier país y me parece bien, pero yo creo que no hay que focalizar sólo en Venezuela esta cuestión”.

Más claro, agua. En el PSOE hay disidentes en el discurso antivenezolano. Que no es que no lo vean es que son conscientes de que es electoralista en estos momentos.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, que votó a favor de aquella proposición no de ley, fue aún más lejos: “Estoy seguro de que todos estos pasos, hace medio año o hace un año –porque no había elecciones– pues no se hubieran dado.”

Los partidos que no votaron a favor van más allá del oportunismo. José Luis Centella, portavoz de Izquierda Plural: “No, no es oportunismo. Son intereses superiores. Felipe González manda mucho y quien manda, manda. Y el PP: ya estuvieron algunos de sus dirigentes con el golpe de Estado contra el presidente democrático Hugo Chávez. Más de lo mismo”.

Hace unas semanas, en la presentación del libro de José Bono, pregunté a Felipe González por qué ahora, si López lleva un año preso. Después de un silencio, contestó: “Porque me lo ha pedido la familia, es una respuesta muy sencilla”.

Tratando de justificar esta contestación tan simple –para que no sea simplona– me pregunto si es que quizá ningún familiar de ningún preso político ha acudido nunca a nuestro expresidente socialista más histórico e internacional, buscando su ayuda. Si es así, con la misma sencillez, desde aquí, animo a todos los familiares de presos políticos del mundo a que acudan a este buen samaritano que responderá por todos los demócratas injustamente encarcelados.

Lo más curioso de su declaración es que la hacía a poco de retratarse muy sonriente junto a José Bono, exministro de Defensa de esta España nuestra que, gobernando los socialistas, también tuvo unas excelentes relaciones con Hugo Chávez porque entonces el precio del petróleo hacía a su Gobierno millonario y, por lo tanto, menos malvado.

No cuela, presidente. Con todos mis respetos, no cuela. Ni siquiera cuela para los suyos.

 

 

]]>
2015-04-16 17:36:21
<![CDATA[Consumidor indignado - Vuelo 4U9525: ¿tendremos transparencia esta vez?]]> El del Airbus 320-211 de Germanwings es el tercer accidente con mayor número de víctimas ocurrido en Francia, tras el ocurrido en Bois d’Ermenonville en 1974, que causó 346 muertes, y el de Mont San Pietro en 1981, con 180 fallecidos.

En estos momentos de máximo dolor, nuestra primera preocupación ha de ser solidarizarnos con las familias y amigos de las víctimas del vuelo 4U9525, a las que debemos respetar cuidándonos de no difundir imágenes e informaciones que puedan herirlas innecesariamente.

No hoy, ni mañana, pero en breve las familias deberán unirse, organizarse, constituir una plataforma o integrarse en una asociación solvente para garantizar que se conozca toda la verdad y se haga justicia. Tendrán que desconfiar de abogados que les garanticen indemnizaciones millonarias al tiempo que les pidan cobrar por adelantado un porcentaje.

Y mucho cuidado con la confianza ciega en el Gobierno. Hoy querrán hacerse la foto con ellos, les prometerán su apoyo en los próximos meses, y posiblemente lo tendrán mientras el tema ocupe un lugar destacado en los medios de comunicación, pero nadie sabe qué ocurrirá después.

Ojalá me equivoque, pero no olvidemos que las víctimas de catástrofes en España no han estado amparadas por nuestros gobernantes. Ni las del Yak-42, ni las del accidente de Spanair en Barajas, ni las del metro de Valencia, ni las del Alvia en Santiago, ni las del Madrid Arena.

Sería, siempre es, absolutamente repugnante que los políticos jugaran con la memoria de los fallecidos haciendo falsas promesas con tintes electoralistas. El Gobierno debe dar la talla. No basta con decretar tres días de luto. No basta con viajar al lugar del accidente. No basta con participar en la investigación si no hay total transparencia sobre lo ocurrido, aunque lo que se descubra sea una corresponsabilidad gubernamental fruto de errores o carencias en los protocolos de control sobre la seguridad en el transporte, tanto las referidas al estado de los aparatos como a las condiciones laborales de su personal.

Es una más de las muchas hipótesis sobre las causas del acidente, pero no sería la primera vez. Al fin y al cabo, ¿qué ha cambiado en la seguridad aérea en España desde el accidente de Spanair?

]]>
2015-04-13 12:54:53
<![CDATA[Fuera de foco - Las ‘gatas’ del Roller Derby Madrid]]> Haciendo gala de su apelativo castizo, se mueven como auténticas gatas a lomos de sus patines. Son las chicas del Roller Derby Madrid. Eva, Clara, Jessica y Adela son cuatro de ellas. Luchan con mucho esfuerzo y pocas ayudas por un espectacular deporte con miles de seguidores en todo el mundo pero minoritario en nuestro país.
gatas16

Varias chicas de Roller Derby Madrid, preparadas para salir a la carrera durante uno de los ejercicios de aceleración y explosividad.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas2

Una de las gatas de Roller Derby se prepara para el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas3

Almudena, expatriada en Londres, se abraza con una de sus compañeras de Roller Derby Madrid.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva, Clara, Jessica y Adela posan ante la cámara.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
gatas6

Adela Nieto (AKA ‘Adelita Terrores’). Tiene 34 años, reside en Vallecas y es responsable de imagen de una firma de relojería.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas8

Una de las chicas se enfunda los patines antes del entrenamiento.-  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

gatas10

Clara Martínez. (AKA ‘Clara DesPites’). Tiene 32 años, reside en Arganzuela y es profesora de Teoría de la Literatura en la UNED. –  CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Jessica DeCamp (AKA ‘Madame Psychosis’). Tiene 24 años, vive en Malasaña y es empleada en una editorial de libros de arte.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
'Clara DesPistes' observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

‘Clara DesPistes’ observa atenta a sus compañeras durante un descanso.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
gatas15

Tres ‘gatas’ comparten una charla durante el entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Una de las integrantes de equipo de Roller Derby Madrid toma aire durante un breve descanso entre los ejercicios.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
gatas22

Una de las gatas de Roller Derby se ajusta los cordones de los patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

El buen rollo generalizado entre las 'gatas' da paso a la concentración durante ñps ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El buen rollo generalizado entre las ‘gatas’ da paso a la concentración durante los ejercicios de entrenamiento.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

La entrenadora explica a sus chicas un ejercicio.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
gatas25

Almudena (AKA Rude Driver) repara uno de sus patines.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 

 

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Las chicas no sólo juegan y entrenan. También preparan eventos y patrocinios, coordinan los temas de comunicación y prensa, se encargan de la seguridad, del bienestar, de las reglas o del merchandising.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

El equipo de Roller Derby Madrid juega el próximo 9 de mayo en Brest contra el BMO Roller Girls en uno de sus partidos amistosos. En sus viajes suelen hospedarse en las casas de sus rivales.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
Eva Frugoni (AKA Eva 'Evita Problemas'). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Eva Frugoni (AKA Eva ‘Evita Problemas’). Tiene 30 años y es profesora de actividades extraescolares para niños pequeños.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

Un momento durante el entrenamiento en el polideportivo Las Cruces.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

 
En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

En el Roller, un deporte muy físico, las caídas son habituales debido al contacto físico entre las jugadoras.- CHRISTIAN GONZÁLEZ

]]>
2015-04-05 23:28:18
<![CDATA[Revista Luzes - Moncho Alpuente: “A muchos periodistas nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo”]]> Nació en una calle galdosiana a mediados del siglo pasado, pero habla como un hombre propio de otra época. Es el cronista oficioso de la Villa y, durante años, dio cuenta de su intrahistoria en las páginas de El País. También practicó el humorismo y la retranca en diferentes formatos: musical, novelesco y periodístico. Nadie mejor que Moncho Alpuente (Madrid, 1949) para explicar cómo mudó la corte. Chismear con este bardo castizo es como meterse en la máquina del tiempo: un hilarante viaje por los últimos siglos que comienza y termina en la capital del reino, donde siempre camparon los corruptos y los especuladores. Cuando pensamos que todo había cambiado, este ácrata malasañero viene a decirnos que la urbe sigue igual: grave, pero estable.

 

moncho-alpuente

Texto: Henrique Mariño (@solucionsalina)

Fotografías: Paola Manfredi (@mehablaaloido)

 

Su abuelo tenía una pastelería aquí al lado.

En el número 7 de la calle del Pez, donde nací. En ese edificio vivían muchos personajes de Pulgarcito, DDT y otros tebeos de Bruguera: Ángel Siseñor, el repórter Tribulete… A los dibujantes, todos catalanes, les debía de gustar el nombre, porque en Barcelona no existe la calle del Pez. Es curioso que, habiéndome criado allí, con el tiempo terminase dedicándome al humor.

Una calle con fermento revolucionario.

Aquí empezó a intuirse por dónde iban a ir los tiros del tardofranquismo ya en los años cincuenta. Las autoridades querían hacer la Gran Vía Diagonal y tirar todo el barrio. Los vecinos y comerciantes, entre ellos mi abuelo, se opusieron de una manera bestial. Más que un acto revolucionario, fue una cuestión de supervivencia. Al final, la obra no se llevó a cabo porque había tantos monumentos nacionales en el trazado que, en vez de diagonal, tendría que haberse hecho en zig zag. Este barrio era y sigue siendo el patio trasero de la Gran Vía, con sus cabarets y prostitutas. Pero deberíamos hablar de Madrid en general, ¿no?

O de sus heroínas: al igual que los coruñeses tienen a María Pita, ustedes cuentan con su Manuela Malasaña.

Que es mentira, en fin. Como todas las buenas leyendas, se basa en un arquetipo de mujer que se dio aquí durante el 2 de mayo: las hijas y mujeres del cuartel de Monteleón. El barrio, en realidad, se llama así por el Plan Malasaña, que en la década de los setenta también contemplaba derribos para especular con los terrenos. Es la historia maldita de esta zona, cuyas primeras noticias datan de Felipe III, allá por el siglo XVII. Entonces, en la plaza de Juan Pujol había un campamento de moriscos, que ardió completamente tras la caída de un rayo. El rey lo consideró como un signo del cielo y puso una cruz para celebrarlo. Evidentemente, aquello volvió a poblarse otra vez y lo más gordo vino con Felipe IV, que sufrió un atentado en la calle San Vicente Ferrer. Como quedaba muy mal decir que había sido obra de una conspiración de nobles de la corte que querían cargárselo, hubo que echarle la culpa a los vecinos, que eran gentes de mal vivir. De hecho, el monarca era bastante golfo y por eso venía mucho a una taberna donde había bailes, el primer tugurio de la historia. El caso es que ordenó que le cortaran una mano a todos los varones mayores de once años y las espetó en palos que clavó por las calles, en señal de escarmiento. La historia del barrio empieza con estos malos augurios.

Su abuelo le daba dinero para comprar libros de Guillermo y Los Proscritos. El anarquismo le viene de aquel personaje rebelde creado por Richmal Crompton, ¿no?

En parte, sí. Fundamentalmente, de pequeño empecé a desconfiar de lo que me decían en el colegio y a pensar que la razón la tenían otros.

¿Que sacó en claro de los Escolapios?

El ateísmo [risas].

Su primer lingotazo, de monaguillo…

Pero me dieron una hostia en mitad de la misa, otro motivo para que hubiera salido así.

John Lennon fue un gran aficionado a Guillermo, aunque musicalmente The Beatles y usted siguieron caminos opuestos.

Se tiró por dónde se podía tirar [risas]. Con los instrumentos musicales que podíamos comprar, hubo que dedicarse más al folk que al rock. No por motivos estéticos sino por culpa de aquellas guitarras de palo.

La ironía, el costumbrismo y, en definitiva, el humor como arma de combate.

Entonces, la carga crítica no era perceptible por las autoridades, porque si no lo hubieran prohibido. Los tebeos te cuentan mucho más que los periódicos de la época: el padre de La Familia Cebolleta era un chupatintas desgraciado; Carpanta explica el hambre de posguerra; Don Pantuflo encerraba a Zipi y Zape en un sótano con ratas y los metía en un cepo medieval… Luego empecé a fijarme en el periodismo satírico sin saber ni que existía, aunque venía escribiendo mis textos irónicos desde que tenía diez años.

En papel higiénico…

Ése fue el formato de la primera revista de mi vida, aunque limpiarme el culo fue otro de los motivos de mi afición al periodismo. Mis tías tenían en el baño el diario ABC cortado en cachitos: te leías la mitad de la noticia y la otra te la imaginabas.

De ahí, a la revista SP, con 17 años.

Pronto me di cuenta de que estudiar en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, o en la otra, era una soplapollez. Lo importante lo iba a aprender en la redacción, donde coincidí con periodistas extraordinarios como Antonio Sánchez-Gijón o con el crítico literario Rafael Conte. Aquella revista daba trabajo a progresistas, incluso a un sindicalista de CC.OO. condenado por difusión de propaganda ilegal. Era una publicación absolutamente contradictoria dirigida por un falangista que había estado en la División Azul y que decía que José Antonio y él eran de izquierdas.

“Son neoliberales y saquean las arcas del Estado”

 

Aunque usted sostiene que todos los medios son de derechas.

Lo son las grandes empresas, porque siempre anteponen los beneficios a sus trabajadores. Por encima, se han ido derechizando. Antes, todos los periódicos eran de derechas, pero el 90% de los periodistas eran de izquierdas. Contradicción que marcó aquella prensa en la que todo se decía entre líneas y no había manera de entender nada. Carrero Blanco llegó a cargarse el diario Madrid porque un artículo sugería que De Gaulle debía dimitir, lo que fue interpretado por el vicepresidente del Gobierno como que Franco tenía que dejar el poder. Literalmente, lo voló con dinamita.

Vive a un paso de la plaza de Carlos Cambronero, cronista de la Villa hasta su muerte en 1913. A usted le negó el título Álvarez del Manzano, el alcalde de la violetera.

El mismo que quiso hacerle un monumento a la Virgen en el Retiro para compensar la mala influencia del Ángel Caído. Para más inri, aquel año tampoco eligieron a Luis Carandell.

¿Recuerda algún alcalde bueno?

En algunas cosas, Tierno Galván, porque le dio un cambiazo a Madrid. Era una ciudad absolutamente acomplejada y nos acusaban de centralistas, cuando en realidad sufríamos el centralismo. Vivir aquí no era ningún chollo, porque estabas mucho más vigilado que en Pontevedra. Cuando era joven, de un día para otro, mi amigo Ignacio empezó a llamarse Iñaki porque su abuelo era vasco. Jorge paso a ser Jordi. Ángel cambió por Anxo… Todo el mundo reivindicaba sus raíces: la gente se avergonzaba de ser de Madrid porque era la capital del franquismo. El caso más célebre, aprovechando que su familia era de Azpeitia, es el de Patxi Andión, nacido en la calle Ferraz. Llegabas a su casa, preguntabas por él y su padre gritaba: “Paaaco”.

¿Qué logró Tierno?

Devolverle el orgullo a Madrid e invertir en su electorado: la gente joven, que estaba totalmente desasistida. Lo hizo por motivos políticos, porque no había cosa que más le desagradase a Tierno que el rock and roll. De hecho, cuando inauguró la calle John Lennon, la llamó John Lennox. Era un viejo cínico, en el mejor sentido de la palabra.

¿Se merece Madrid a Ana Botella?

Evidentemente, no. Madrid se merece un Pepe Botella, el único rey bueno que hemos tenido en este país y que tuvo la vergüenza de dimitir al darse cuenta de que aquí no pintaba nada. La peor putada que te pueden hacer es que te manden de Nápoles a Madrid… Por otra parte, si nos hubiese invadido Napoleón, nos irían mejor las cosas.

Él tiró conventos y construyó plazas, de ahí que también fuese apodado Pepe Plazuelas. Gallardón, en cambio, apostó por expulsar a los indigentes de ellas: con bancos incómodos, sin árboles ni sombras…

Son las plazas duras, de hormigón y sin zonas verdes. Además, son espacios que puedes alquilar y sacarles rentabilidad. Si tuviera mucho dinero, alquilaría la Plaza de Callao, la llenaría de carteles míos, regalaría unos caramelos y tendría a 50.000 personas allí. No me conocerían de nada, pero irían porque hay fiesta en Callao y es gratis. El que paga manda.

En ese sentido, el 15-M recuperó el espacio público.

Y, concretamente, la plaza de confluencia y el mentidero de la Villa. De hecho, están autorizando nuevas terrazas para evitar que se repita otro 15-M con la excusa de que perjudicaría a los hosteleros. La Puerta del Sol ahora es un escaparate de las multinacionales.

“Madrid es una ciudad corrupta, no tiene remedio”

 

Usted defendía que una de las fortalezas del 15-M era la visibilidad. ¿Se ha diluido su fuerza una vez fuera de Sol?

Es normal, pero también ha servido de fermento a muchas cosas de las que los medios hablan poco. En la calle del Pez tenemos el Patio Maravillas, en la Corredera Baja de San Pablo hay un edificio ocupado, en los barrios hay movilizaciones interesantes… Aquí antes la gente podía hacer huelga en su empresa, pero no se movía para beneficiar a otros. En ese sentido, ha sido un movimiento de tipo solidario y asambleario, en el que teníamos muy poca experiencia. Han quedado cosas que siguen funcionado muy bien y, en un momento determinado, se puede volver a producir.

 

La basura en las calles de Madrid no desaparece aunque termine la huelga. 

Fíjate en los contenedores de ahí al lado, repletos de porquería. En el siglo XVI, Madrid era la capital más apestosa de Europa y todos los detritus se tiraban a la calle: el popular agua va. Los físicos y médicos de la época se defendían argumentando, con toda la seriedad del mundo, que el aire era tan puro y sutil que necesitaba algo de mierda en el suelo para hacer que fuese respirable.

¿Cómo se ha encastillado la derecha en el Ayuntamiento y en la Comunidad?

Gracias al envejecimiento de la población, al miedo de los mayores a los tiempos pasados y a la inercia de votar al que manda.

¿Cuál es el estado de salud de la ciudad?

Madrid está perseverantemente enferma y nunca muere. Ha sido invadida, arrasada y dada por muerta miles de veces. Ésta es una ciudad inventada. Yo creo que fue capital porque aquí se cazaba de puta madre, tanto pluma en Aranjuez como pelo en El Pardo. La costumbre de los reyes y de Franco siempre ha sido matar cosas. Una tradición cinegética.

¿Atraviesa una decadencia?

Al margen de los problemas eternos, el principal es el gobierno de la derecha. No sé por qué lo llaman neoliberalismo, pues saquean continuamente las arcas del Estado. Volviendo atrás, la Movida que acabó funcionando fue un movimiento de derechas, que se quedó con los clubes y la parte empresarial. Por una parte, había mucho niño pijo haciendo canciones. Pero, por otra, aquí triunfaron grupos como Siniestro Total o Derribos Arias, a los que les tiraban piedras en sus ciudades. Fue muy importante que sus habitantes vieran que eran la hostia para los modernos de aquí, porque eso terminó alentando las movidas en otros sitios. Y a Madrid también le vino muy bien porque empezó a mirarse un poco el ombligo, cosa que no había hecho nunca.

¿Cómo ha cambiado el centro?

Se ha vuelto al pequeño comercio, fundamentalmente hostelería, y ha llegado la gentrificación, un fenómeno lógico. Cuando quitaron la Universidad Central de San Bernardo y el Mercado de San Ildefonso, se hundió toda la infraestructura del barrio, que era lo que se pretendía. De hecho, hubo inmobiliarias que apoyaban la Movida en algunos sitios porque era una manera de desalojar a inquilinos que pagaban cien pesetas al mes por un piso en la calle de La Palma. A los especuladores les vino de puta madre que pinchasen las ruedas de los coches, que se vendiese droga o que te diesen un palo en la esquina… “Vaciamos esto, echamos a los viejos y montamos apartamentos cojonudos para jóvenes”.

“La Movida que funcionó fue de derechas”

 

Hablando del ladrillo, Javier Valenzuela definía su último libro, Un maldito enredo (Akal), como “una novela entretenida para todo aquel que no sea constructor, sicario colombiano o entusiasta de Esperanza Aguirre”.

Mi vida sería estupenda si pudiera dedicarme a escribir lo que me diera la gana. Pero es imposible, porque no se gana dinero. Con la música, menos, y con el periodismo qué te voy a contar.

La protagonista es Mila Montenegro, una peluquera de Malasaña metida a detective privado. Mucho Madrid para investigar, ¿no?

Siempre ha habido corrupción, pero ahora se sabe más. Recuerdo historias de Madrid geniales, como aquel concejal del franquismo que se anunció en unas elecciones falseadas como “El concejal que iluminó Madrid”. Era el dueño de una compañía de bombillas, lámparas e iluminación [risas].

¿Ha calculado cuántas décadas lleva en obras?

Desde que se fundó. Cuando veo el centro tomado por la publicidad, recuerdo que Madrid era una ciudad de decorados. El recorrido que realizaban los altos dignatarios extranjeros era espantoso, por lo que las casas nobles, que eran un desastre, ocultaban con telones y guirnaldas sus miserias. Además, como los madrileños tenían la obligación de alojar en sus casas a los legados, a los funcionarios reales y a todos sus criados, aquí se construyó a la malicia. De ese modo, desde el exterior las viviendas parecían pequeñas y así evitaban la regalía de aposento, o sea, ceder a la fuerza la mitad de su casa a los visitantes.

¿Ha sido la comunidad el laboratorio de la política neoliberal del PP?

Sí, pero hay que echarle en cara al PSOE que votase a favor de una ley que dio entrada a la empresa privada en la Sanidad. Es el negocio más sencillo del mundo: me hago con el poder, desprestigio a las instituciones que funcionan mejor y se las vendo a mis amigos para que saquen provecho de ellas. Una vieja estafa.

¿Ve Telemadrid?

Alguna vez, pero no hay nada que ver. Una pena, porque en un momento determinado, incluso con la derecha, fue una televisión cercana. Había programas que salían a la calle y grababan al vecino de al lado. Algo pueblerino, pero que a la gente le encanta. Eso se ha acabado.

¿Con quién le falta ajustar cuentas?

He ajustado las tres fundamentales en otros tantos libros sobre Dios Padre, Franco y la Historia de España. Mi ajuste de cuentas es permanente. Todavía me deben mucho. Haber hecho periodismo en la dictadura, con dieciocho años, es bastante duro. A muchos periodistas de la época nos tenían que haber indemnizado como víctimas del franquismo.

¿Cómo ve el futuro?

Madrid va a seguir siendo así, no tiene más remedio: una ciudad corrupta con un poder especialmente representado. La especulación urbanística, por ejemplo, no va a cambiar nunca. Y, para ello, utilizarán todo tipo de trucos. Aquí el que se ha usado mucho es el de preservar la fachada, para que parezca que no ha cambiado nada, y luego meter a dieciocho familias donde antes vivían cuatro. Con el problema que representa tener dieciocho coches, dieciocho garajes, dieciocho… Sin embargo, lo ves por fuera y piensas: ¡qué bonito, Madrid!

 

Esta entrevista se publicó en el nº 3 de la revista Luzes. Suscríbete.

]]>
2015-03-21 14:42:38
<![CDATA[O es pecado... o engorda - Un trago amargo]]> Espero que no hayais pasado por la experiencia de encontrar un rastro de hiel en la carne. Entonces entendereis la expresión de “amargo como la hiel” en toda su extensión. De todos, el amargo es el sabor más desagradable. Detectado por las papilas gustativas que están más al fondo de la lengua, tarda además demasiado en desaparecer. Ahora nuestro cerebro lo relaciona casi exclusivamente con el sabor de las medicinas pero, en origen, se considera que fue un elemento de alerta respecto de los venenos. En las almendras amargas tenemos el mejor ejemplo: contienen cianuro y tan sólo veinte podrían causar la muerte.  Por suerte su sabor es tan desagradable que no hay riesgo de confusión.

A pesar de ello, hay un licor muy apreciado por los italianos, el Amaretto, que recoge todo el amargor de este fruto en una curiosa combinación con la dulzura de los albaricoques.  Dicen que lo inventó una mujer enamorada y que es afrodisiaco. Me temo que nunca voy a tomar lo suficiente para comprobarlo a pesar de que puede ser un complemento perfecto, por ejemplo, de un helado como postre.vermut

Hay muchos alimentos de nuestra dieta diaria que tienen un fondo acre: el café, la escarola, la berenjena… Les buscamos trucos para suavizarlo y en paz. Las cosas deliberadamente amargas eran cosas de conventos y farmacia. La quinina, por ejemplo, se ha utilizado siempre contra la malaria. Magnífico argumento esgrimido durante años por los británicos para ponerse morados de gin tonic en las colonias.

Pero la más popular bebida alcohólica amarga, la más universal es, con todo merecimiento,  la cerveza, gracias a su contenido en lúpulo. El placer con el que la gente bebe una cerveza fría, sobre todo en un día de calor, es el mejor reclamo. El primer acercamiento a esta bebida provoca siempre un cierto rechazo. Primero hay que repetir para aprender a disfrutarla y luego hay que repetir para seguirla disfrutando.

Curiosamente hay una verdadera colección de bebidas amargas y casi todas se disfrutan a la hora del aperitivo. Tiene su razón de ser: son estimulantes y abren el apetito. Luego el pincho de tortilla, las aceitunas, las patatas fritas o los berberechos, acaban cerrándolo.

Casi todas tienen el vino como base y las hierbas, los frutos y las especias como signo distintivo: el Amer Picon y el Campari, se hacen con pieles de naranja y genciana y quinina y, en el caso del segundo, hasta con 68 hierbas diferentes. El Fernet Branca utiliza 27, pero incluye raíces y flores en la maceración. El Bitter utiliza 20, entre ellos, canela,  sándalo y nuez moscada, además de la naranja y la genciana. Pero sobre las fórmulas exactas de la mayor parte de estas bebidas hay tanto secreto como sobre la de la Cocacola.

Pero sin duda el rey de los aperitivos, con su toque amargo y exótico, el elemento indispensable de dos de los más clásicos cócteles, el Martini y el Manhattan, es el vermut. Una épocas más, otras menos, pero nunca ha dejado de beberse. Incluso ha dado nombre a algunas costumbres arraigadas como las “sesiones de vermút”  -los bailes mañaneros en las fiestas de algunos pueblos- o como el “quedar para el vermut” los placenteros mediodías de domingo.

No puede negarse que hay un resurgimiento del vermut y, como no podía ser menos, con todo el aire foodie, gastropijo o simplemente evolucionado que acompaña a los tiempos. Antes había vermut con un poco de soda, con aceituna, con naranja o limón, con un baño de sifón y, para los más aguerridos, con un bautismo de ginebra. O un vermut de taberna tradicional, de grifo, con gusto a granel  y a artesanía. Ahora la gente sabe que hay muchas más marcas que el Martini y el Cinzano de costumbre y que muchas de ellas son españolas, que entre los componentes hay elementos que suenan tan bien como el díctamo de Creta o la raíz de lirio, que hay cartas de vermut en función de su tiempo de maceración o de los ingredientes especiales que lo aromatizan. Podeis encontrar incluso recetas para hacerlo en casa.

La bebida que se creó –dicen- para ocultar el sabor de un mal vino ahora está de moda y eso significa más variedad y mayor esmero. Pues a disfrutarlo.

]]>
2015-02-27 11:07:18
<![CDATA[Por encima de nuestras posibilidades - 21 F: Conquistar el presente para transformar el futuro]]> Por Sara Porras y Jorge García Castaño

Son ya más de veinte años del gobierno del Partido Popular en Madrid. Veinte años de saqueo, de radiales, de grandes operaciones urbanísticas, de pérdida de derechos… veinte años de gobiernos que nunca supieron estar a la altura de las gentes de una comunidad que, lejos de resignarse, tomó las calles, tomó las plazas y los centros de trabajo y salió a defender lo público —porque defender lo público es defender aquello que nos iguala—.

Frente a este gobierno de hombres y mujeres grises que pretendieron hacer de nuestra región su cortijo, hay un pueblo valiente y solidario que ha sido ejemplo no sólo de resistencias si no sobre todo de victorias.

Desde aquel movimiento vecinal que en los años 70 y 80 se arremangaron las camisas y construyeron sus barrios dotándolos de equipamientos, viviendas sociales y servicios públicos, las gentes de Madrid no han parado de demostrar la capacidad imparable que tenemos cuando actuamos unidos. Y así, rebelándose contra la rutina y los discursos que querían hacernos creer que no hay más patria que los intereses económicos, fueron fraguándose las redes de solidaridad entre aquellas y aquellos que no tenemos más que nuestras manos y nuestros trabajos para sobrevivir.

Madrid nunca fue el escaparate olímpico en el que unos gobiernos crueles quisieron convertirnos, Madrid fue la patria grande de la dignidad. Testigo de calles llenas de alegría que en las que aprendimos a reconocernos y supimos comprender que cuando todo parece perdido sólo podemos vencer. Y así paramos el expolio de nuestra sanidad y del Canal de Isabel II. Denunciamos la tangentópolis que tiene en Bankia el epicentro de todas las corrupciones, demostrando la connivencia de una clase empresarial que encontró en esos gobiernos al cómplice necesario de su gran estafa.

Un movimiento estudiantil y una marea verde que nos recordó que la educación nos iguala a todas y que el conocimiento sólo es tal cuando es compartido. Desde el campamento de Sintel hasta el campamento Coca-cola y las trabajadoras y trabajadores de Airbus a los que no pudieron amedrentar porque estaban peleando por sus propias vidas.

Denunciamos también e hicimos efectivo el derecho a una vivienda digna donde las vecinas y vecinos tuvieron claro que frente a los fondos buitre existe la esperanza de justicia y el anhelo de saberse compañeras en mitad de la tormenta.

Porque si algo han demostrado las gentes de Madrid es la fuerte convicción de que los derechos nunca se conquistaron en los parlamentos si no en las calles y así los y las trabajadoras de Telemadrid hicieron acopio de integridad y valentía, porque un pueblo desinformado es un pueblo preso de las manipulaciones y pelearon por una televisión pública al servicio de la mayoría social.

Todo este recorrido, todas estas luchas compartidas, constituyen nuestro mejor patrimonio, un legado del que sentirse orgullosas y por el que merece la pena arriesgarse. Es el momento, por tanto, de conseguir llevar a las instituciones esta marea imparable.

Sabemos que nos enfrentamos a un bloque compacto de intereses económicos, que nos enfrentamos al gobierno de la Omertá y que el camino no será fácil. Pero sabemos que la historia la escriben los pueblos y cuando la voluntad es unitaria no hay fuerza, por muy poderosa que esta sea, que pueda pararlo.

Este sábado puede ser el inicio del camino que nos lleve a transformar toda esa indignación en una alternativa capaz de ganar y solvente para gobernar. Este sábado estamos todas convocadas a una gran asamblea ciudadana que comience a sentar las bases de esa nueva alternativa. No surgimos de la nada, surgimos de esa parte de la historia que fuimos construyendo desde cada rincón de cada barrio.

Los tiempos son llegados. Ahora, cuando todo se resquebraja, surgimos con mucha más fuerza, porque el futuro es nuestro si somos capaces de trabajar unidas, como hemos venido haciéndolo. Porque no podemos permitirnos no hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir que las instituciones se pongan a trabajar al servicio de su ciudadanía.

Este sábado, a las 12:00 de la mañana es el comienzo de un esperanza para el presente y para este trabajo estamos todas y todos convocados, porque el camino será difícil pero si vamos juntas y juntos podremos conseguirlo.

]]>
2015-02-20 11:35:24
<![CDATA[El rincón del ñángara - Andalucía en mitad del susto]]> Warren Christopher, secretario de Estado de EE.UU cuando se negociaba en Ginebra la paz en Bosnia, acusó a los europeos de la guerra:
“Es vuestra culpa, dijo, por dejar que los serbios invadieran Bosnia”
“Pero si los serbios ya vivían allí”… contestó consternado David Owen, el mediador europeo
“¿Hace mucho?” Preguntó Christopher
“Desde siempre”, respondió Owen.

A Susana Díaz cuando habla de Podemos le ocurre como a Christopher, que cree que son agresores venidos del exterior. Ósea, desde Madrid. Su última ocurrencia es acusarles de “venir a Andalucía a insultar a los andaluces”. Tratándoles cómo invasores, quiere que no se vea que los de Podemos “ya vivían allí desde siempre” y que sus filas las engrosan los indignados con las políticas de su partido que han llevado a Andalucía a una situación de susto.

Más allá del grosero intento de la presidenta de envolverse en la bandera blanquiverde y negar a los militantes andaluces de Podemos la nacionalidad, lo que se esconde es el desesperado intento del Régimen del 78 -que ha entrado en estado de pánico- de construir un bloque anti Podemos con capacidad para frenar a esta formación. Por esas cosas que ocurren en la guerra de clases, tras Podemos se están aglutinando en Andalucía las fuerzas populares que durante estos años han dado la batalla en las calles contra el saqueo del bipartidismo. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación del régimen (que son casi todos) para darse cuenta de la histeria política. Todos contra Podemos y contra Podemos vale todo. Esto es así en España entera, pero en Andalucía hay circunstancias específicas.

El electorado conservador andaluz esta desorientado y se bate en retirada. Aterrorizado por la irrupción de Podemos, torturado y aturdido, no confía en un PP desgastado por las políticas antisociales, por la corrupción, por la división y sin liderazgo. El PP andaluz no esta en condiciones de presentar batalla para frenar la ofensiva popular que se les viene encima. Esto solo puede hacerlo el PSOE que se prepara para convertirse en la barricada del Régimen. Es decir en el auténtico partido Anti Podemos.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo puede el PSOE evitar la hemorragia de votos por su izquierda? No puede. No tiene forma de evitar el castigo por su responsabilidad en la situación en la que esta Andalucía tras tres décadas y casi un lustro -¡ya les vale!- de gobiernos “socialistas”. Para no ser largo: 34% de paro general y el 62 % entre los jóvenes; tres millones y medio de personas en riesgo de pobreza (el 45,3 % de niños están en esa situación); una de cada tres personas esta afectada por problemas de vivienda;  la exclusión del empleo, del consumo, de la educación y de la salud están varios puntos por encima de la media española y la exclusión severa refleja la misma realidad…

En fin, parece el apocalipsis, pero son los datos del último informe Foessa a los que hay que añadir un clientelismo decimonónico, la rampante corrupción, los ERE, los cursos de formación, Invercaria…..

El PSOE, con este balance para presentarse en público, ya ha descontado los votos del castigo que va a perder por su izquierda y se ha preparado a conciencia para recuperarlos por su derecha. En esto ha estado Susana Díaz ocupada en los meses pasados y eso explica sus evidentes gestos destinados a tranquilizar a los bancos y a la buena sociedad andaluza. La Presidenta se ha exhibido con Emilio Botín o con su hija Ana Patricia a la vez que se oponía a la creación de una banca pública en Andalucía. Se ha reunido con el embajador usamericano o con el de Israel sólo unas horas antes de que iniciasen la guerra que este verano acabó con la vida de 2.176 palestinos (de los que 610 eran niños). Ha consentido la política de desahucios y ha recortado con pasión los gastos sociales en sanidad y educación. Ha inaugurado, con el mismo desparpajo que lo haría Pedro Morenés, ferias como la Aerospace & Defense Meeting, donde hacen sus negocios los grandes fabricantes de armas . Ha bloqueado la creación de un banco de tierras para mitigar la exclusión de los jornaleros… En definitiva, ha dado sobradas muestras de que es una persona de confianza para la oligarquía andaluza y de que es la única que tiene los poderes suficientes para intentar frenar a Podemos. Y a lo que viene detrás.
Solo la vieja luna puede contemplar al fantasma de Felipe González, (el inspirador de esta estrategia y valedor de Susana) vagar durante las noches por el palacio de San Telmo y escuchar sus carcajadas cuando piensa en los que hablan de la “gran coalición “ para frenar a las fuerzas populares después de las elecciones andaluzas. No es esa la táctica, la gran coalición ya esta hecha “in vitro” y Susana Díaz es su cabeza de lista.
“Así es -decía Marx en el 18 Brumario-, cómo la lucha de clases puede crear las condiciones que permiten que un personaje mediocre, ambicioso y grotesco llegue a representar el papel de salvador del Régimen”. Y el Régimen se prepara para la batalla de los idus de marzo poniendo en posición de combate a sus medios de comunicación privados (que han sido bendecidos con abundante dinero publico disfrazado de publicidad institucional) y a sus medios públicos abanderados por Canal Sur que, para variar, sustituirá los conceptos de verdad, igualdad y objetividad por los de infantería, caballería, artillería…
¿E Izquierda Unida?. ¡Ah, este es un asunto dramático! La Coalición sale del Gobierno con los socialistas virtualmente rota, maltratada y desmoralizada. La presidenta ha sido implacable en humillarla antes de convocar elecciones: nada de reunirse en Tinduf con los saharauis y prohibido convocar un referéndum entre sus afiliados. El bochorno se extiende entre los militantes de la formación, atónitos ante la sumisión de sus dirigentes, sus tragaderas para comerse sapos y su capacidad para colaborar en los recortes y en las políticas antisociales de la Junta. Regocijo también en el electorado conservador que ha comprobado que “esta señora” si que sabe tratar a las gentes de izquierdas.
Inhabilitada como alternativa popular real, IU concurre a las elecciones autonómicas para ser cabeza de ratón, después de que Antonio Maíllo ganase por goleada en las apresuradas primarias de verano a un tal Laureano, en un duelo similar al de un elefante contra una pulga, que el aparato hizo pasar por un proceso democrático. Cómo ocurre en Madrid, la burocracia de la formación ha tomado las medidas necesarias para que en ningún caso pueda producirse la convergencia con Podemos. Sus expectativas son las de conseguir algunos parlamentarios, lo que me trae a la memoria otra cita de Marx (perdón por citar dos veces al lobo). “El cretinismo parlamentario es una enfermedad que a los contagiados aprisiona como por encantamiento en un mundo imaginario, privándoles de todo sentido, de toda memoria, de toda comprensión del rudo mundo exterior”
Descansen en paz; aunque sus esforzadas bases se merecían mucho más.

]]>
2015-02-07 08:07:07
<![CDATA[Colectivo DeLiberación - Tiempo de trabajo y desigualdades por razón de sexo]]> Yolanda Valdeolivas y Gregorio Tudela
Catedráticos de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Facultad de Derecho. UAM(1)


El sexo dificulta la igualdad material entre mujeres y hombres, especialmente en el trabajo. Pese a la garantía de igualdad de acceso al empleo, de disfrute en términos de igualdad de las condiciones de trabajo y protección social y de eliminación de toda forma de discriminación por razón de sexo, hay diferencias injustificadas derivadas, más que de reglas jurídicas, de roles sociales que sitúan a la mujer en una peor posición de partida, por circunstancias histórico-culturales inveteradas, que requieren acción legislativa y judicial e intervención activa en el terreno de los hábitos sociales. Que queda aún mucho camino por recorrer lo evidencian las reiteradas declaraciones públicas de responsables de significativos colectivos empresariales que nos devuelven, insistentemente, a la casilla de salida y muestran lo inseguro y zigzagueante de la senda recorrida.

La igualdad exige reequilibrar la posición de la mujer en el ámbito laboral y en lo familiar, social, político y económico. En lo laboral se aplican diversas técnicas: tratamiento de las diferencias indisolublemente ligadas al sexo (protección del embarazo y lactancia), prohibición de la discriminación indirecta (efectos adversos que sobre ellas produce un puro tratamiento igualitario con los hombres), medidas de conciliación de la vida familiar y laboral (diferentes roles sociales respecto de las cargas familiares que ocupan mujeres y hombres) y, finalmente, una estrategia transversal, que valore la diferencia social y estructural entre sexos, que implemente acciones preventivas, incluidas las medidas positivas en favor de las mujeres, como hacen la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género y la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Regulaciones laborales aparentemente neutras, como la flexibilización del tiempo de trabajo para atender a cambiantes necesidades empresariales, incide sobre el empleo de la mujer, tanto para promoverlo (si atiende a intereses personales, especialmente de tipo familiar, de las trabajadoras), como para entorpecerlo (si solo cubre requerimientos empresariales de jornadas de trabajo irregulares más difícilmente conciliables para las trabajadoras por su habitual asunción de responsabilidades familiares). Y provoca una menor participación de las mujeres en el empleo o su participación en términos de segregación profesional y ocupacional, si no discriminación, cuando su incorporación al mercado de trabajo no se acompaña de una mayor participación del hombre en las tareas de atención a los hijos y la familia, normalmente cubiertas en exclusiva por las mujeres, como muestran diversas estadísticas oficiales e informes. Hablar de intereses personales a conciliar con el trabajo cuando de trabajadoras se trata remite, generalmente, a dedicarse a la familia, que las obliga a renunciar a su más plena faceta laboral o a la maternidad para satisfacer sus legítimas expectativas profesionales, avocándolas a un empleo de menor calidad o infraempleo, por sus presuntas menores dosis de adaptación a las exigencias empresariales.

La respuesta tradicional ha sido el establecimiento de regulaciones especiales (descansos, permisos, reducciones de jornadas o excedencias por maternidad) que, aun establecidas en términos de igualdad para ambos progenitores, son abrumadoramente utilizadas por las madres; o la contratación a tiempo parcial, modalidad claramente feminizada, aunque las mujeres manifiesten insatisfacción y preferencia por un trabajo a tiempo completo, por la menor calidad del empleo cubierto a tiempo parcial y en general por debajo de sus capacidades profesionales.

Urgen soluciones integrales que incorporen la perspectiva de género al debate sobre la gestión del tiempo de trabajo, igualando las oportunidades en el empleo entre mujeres y hombres. Las políticas de igualdad de sexo en la ordenación del tiempo de trabajo exigen superar el estricto marco de las medidas de protección de la maternidad y conciliadoras que, paradójicamente, lastran la consecución de una igualdad laboral real y plena, porque las fisuras de ese principio afectan, básicamente, a las discriminaciones indirectas, donde la normativa aún tiene recorrido.

Las medidas conciliatorias pueden flexibilizar el tiempo de trabajo a las necesidades de las trabajadoras sin perturbar su funcionalidad para satisfacer demandas empresariales. La progresión cuantitativa y cualitativa de estos derechos responde a la idea de que la vida familiar coloca a la mujer en una posición especial y desventajosa respecto del hombre en la relación de trabajo que debe compensarse jurídicamente. Abruman los datos sobre la asunción por la mujer de las cargas familiares, evidenciándose que, pese a su incorporación masiva al mercado de trabajo, sigue ejerciendo casi en exclusiva la función de cuidadora, renunciando, frecuentemente, a ejercer una profesión o compatibilizando vida laboral y familiar mediante enojosas adaptaciones de ambas funciones.

Los derechos de maternidad son exclusivos de las mujeres, por razones obvias. Pero no debe confundirse protección de la maternidad con otras medidas conciliatorias, pues un incremento de las últimas reconocidas solo a las mujeres o diseñadas para su mayoritario ejercicio por ellas puede provocar un indeseable efecto bumerán: o disuaden al empresario de contratar a mujeres o precarizan sus condiciones de trabajo. El reconocimiento indiscriminado e igualitario de los derechos conciliatorios de trabajo y familia, habitualmente disfrutados por trabajadoras, potencia un reparto desigual de las cargas familiares, desvaloriza el trabajo femenino y distorsiona los bienes jurídicos protegidos y las finalidades de su protección.

Tampoco es neutro sustituir el binomio vida familiar-vida laboral por vida personal-vida laboral. Hay que avanzar en la conciliación de las facetas personal (más amplia que la mera atención a la familia) y laboral de los trabajadores en clave conciliatoria, pero uno y otro concepto no son equiparables en materia de igualdad efectiva por razón de sexo. Si hombres y mujeres no muestran diferencias laboralmente relevantes en la relación entre vida personal y profesional, sí ocupan posiciones asimétricas respecto de la vida familiar, con mayor dedicación femenina a las tareas relacionadas con su atención y cuidado y mayores dificultades de congeniarlas con el trabajo. En el debate sobre la igualdad por razón de sexo solo reviste interés la conciliación del trabajo con la vida familiar, no con la vida personal.

La inevitable atribución a los progenitores en términos de igualdad de los derechos previstos para la atención de los hijos no evita que esa flexible ordenación del tiempo de trabajo sea abrumadoramente asumida por las trabajadoras y excepcionalmente por los trabajadores. Así, favorecer derechos conciliatorios sitúa a la mujer en posición de desventaja laboral, porque la flexibilidad que conlleva conciliar obligaciones laborales y familiares puede entorpecer la que reclama el empresario para satisfacer sus necesidades productivas u organizativas, provocando un resultado sexista consistente en considerar que el trabajo masculino es más adaptable en términos empresariales, por menos condicionado a necesidades extralaborales, que el trabajo femenino. Las fórmulas conciliatorias tienden a perpetuar la segregación entre mujeres y hombres y la atribución de roles sociales sexistas, profundizando en la desigualdad y desvalor del trabajo de las mujeres. Subliminalmente, una finalidad igualitarista (asegurar que las mujeres congenien con más facilidad vida profesional y familiar, evitando que las cargas familiares perjudiquen la relación laboral) termina provocando un resultado perverso (abandono o marginalidad de la actividad laboral). Hay que corresponsabilizar a los hombres haciendo avanzar la perspectiva de género, más que concediendo más derechos a las mujeres para que concilien, promoviendo la participación de aquellos en las tareas de cuidado del hogar y la familia.

No deben descartarse medidas que estimulen un tratamiento económico, profesional o social más favorable de los hombres acogidos al disfrute de derechos conciliatorios, como medida positiva para aquellos en el plano familiar, no laboral, incentivando su mayor incorporación a esas tareas y fomentando decisiones dentro de la unidad familiar capaces de corregir la habitual asunción cuasiautomática de las funciones de cuidado por parte de la mujer, a modo de reconocimiento social apto para promover un cambio de hábitos y estereotipos, dentro y fuera de las empresas.

Especial interés tienen las acciones positivas para la consecución de los objetivos de igualdad, reclamadas por la citada Ley de igualdad (medidas preferenciales temporales al servicio de la igualdad material o de oportunidades que favorecen en lo laboral la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y su mantenimiento en él), si garantizan su razonabilidad y proporcionalidad, como indican el TC y el TJUE. Porque la garantía de la igualdad no se agota en tratar igual a mujeres y hombres o en reconocer derechos idénticos; obliga a corregir las situaciones de desequilibrio estructural que hacen del género un argumento peyorativo de incidencia directa e indirecta, mediante técnicas capaces de acabar con una situación de inferioridad de la mujer en sus condiciones de empleo y trabajo. El problema del trabajo de la mujer no es mera cuestión de igualdad, sino de protección de un colectivo desfavorecido que exige neutralizar desigualdades histórica y socialmente consolidadas, acabando con una situación de rebaja de sus condiciones laborales.

Hay que potenciar regulaciones que mejoren, si disfrutadas por los hombres, las facilidades reordenadoras del tiempo de trabajo relativas a la atención de las cargas familiares. El contrato a tiempo parcial podría incentivarse en niveles profesionales de mayor cualificación y retribución, normalizando su celebración entre los hombres a través de estímulos económicos, para lograr un reequilibrio que, indirectamente, equipare condiciones laborales entre trabajadores a tiempo parcial y a tiempo completo, por el alza que en dichas condiciones suponga la contratación de varones. No existen reparos técnicos significativos para ello en el marco de las acciones positivas como instrumento de lucha contra las desigualdades, en tanto medidas de discriminación positiva del hombre en la vida familiar, capaz de igualar roles sociales, incrementando sus responsabilidades familiares hasta igualarlas a las mujeres. El objetivo es la equiparación de las exigencias flexibilizadoras de ambos sexos en relación con el tiempo de trabajo e igual consideración de hombres y mujeres dentro de las empresas.

La frecuente invisibilidad de la desigualdad de género dificulta su erradicación y, con frecuencia, normativa y actuaciones públicas y privadas o no la perciben o la mantienen como un valor socialmente admitido. Urge un estudio estadístico que, además de ofrecer datos específicos sobre la mujer para contrastarlos con los del hombre y obtener conclusiones, integre la perspectiva de género, reconociendo las diferencias de valores, roles, situaciones, condiciones, aspiraciones y necesidades de mujeres y hombres, así como su interacción en la realidad analizada, como sugiere la Ley de Igualdad. Se haría visible que la concesión igualitaria a mujeres y hombres de mayores facilidades para el cuidado de hijos acaba reafirmando la desigualdad y que no toda ampliación indiscriminada de derechos conciliatorios avanza en la igualdad. O la sexista protección social de nuestro sistema público de pensiones, al proyectar la discriminación o mera diferencia en las condiciones laborales sobre la protección social sustitutiva de los salarios de actividad, condicionada por los ingresos y contribuciones sociales.

El enfoque de género permite articular medidas positivas capaces de compensar dicha realidad adversa. Así se ha hecho al atribuir a los hombres derechos de paternidad exclusivos e intransferibles; o al considerar como cotizados ciertos períodos de inactividad ligados a la atención de cargas familiares en el contrato a tiempo parcial; o al dar por cotizado a efectos de prestaciones futuras parte del período de maternidad o paternidad o iniciado durante la percepción de la prestación por desempleo.

Las medidas positivas son el último recurso para superar situaciones de patente desigualdad de las mujeres en el trabajo, obligando a los poderes públicos pero de carácter voluntario para los privados. A falta de aplicación espontánea, debieran incentivarse vía económica, fiscal y social por los poderes públicos para los empleadores que las implanten. Y potenciar que los convenios colectivos establezcan reservas y preferencias en la contratación de mujeres, así como en materia de clasificación profesional, promoción y formación. Sin olvidar cuantas otras medidas prevean los planes de igualdad de las empresas, fórmulas llamadas a protagonizar las mayores virtualidades igualitaristas.

————————————————
(1)Suscriben el contenido del presente artículo Ana de Marcos, Andrés García, Antonio Arroyo, Antonio Rovira, Beatriz Gregoraci, Blanca Mendoza, Blanca Rodríguez Chaves, Borja Suárez, Clara Álvarez, Elena García Guitian, Esther Gómez Calle, Fernando Martínez, Isabel Arana, José Luis López, José María Blanch, José Ramón Montero, Juan Antonio Lascuraín, Magdalena Nogueira, Manuel Sánchez Reinón, María Luisa Aparicio, Marta Lorente, Mercedes Pérez Manzano, Raquel Escutia, Soledad Torrecuadrada y Visitación Álvarez, profesores de la Facultad de Derecho de la UAM

]]>
2015-01-10 08:00:57
<![CDATA[Precarios por el mundo - Errejones, doctores y precarios “no tan jóvenes”]]> Rafael Grande
Sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y Estudios Latinoamericanos por la USAL, experto en migraciones y responsable editorial de Encrucijadas
Roberto Cilleros
Sociólogo,  posgraduado en técnicas de investigación social por el CIS y estudiante del máster de Estudios Urbanos en la ETSAM (UPM)

Son muchos los artículos que en los últimos años versan sobre la precariedad y el paro juvenil, sin embargo, la mayoría de estos han venido a centrarse casi exclusivamente en un tipo de jóvenes que no pasan de los 25 años. ¿No son también alarmantes los actuales niveles de paro entre los “no tan jóvenes” que rondan la treintena?

En otro orden, existe un choque entre unas cifras que corroborarían que tener una alta cualificación -como el doctorado- asegura tener empleo y tenerlo en buenas condiciones, y unas realidades cotidianas de jóvenes cualificados que no encuentran oportunidades en el país. ¿Cómo funciona en la actualidad esa relación entre altos niveles de formación e incorporación laboral?

En último lugar, se ha producido en las últimas semanas una polémica en torno a un contrato de investigación postdoctoral de Iñigo Errejón que ha manifestado el profundo desconocimiento que hay en la sociedad sobre cómo funciona hoy la investigación universitaria, y que se ha saldado con un expediente injusto que olvida que los objetivos de los proyectos de investigación se miden por los resultados y que éstos no dependen de calentar una silla durante un horario concreto.

En resumen, la pregunta que queremos lanzar aquí es: ¿qué ocurre realmente después de defender la tesis? ¿Cuáles son las realidades de la juventud más formada?

El paro juvenil en torno a la treintena

España tiene la tasa de paro juvenil más alta de Europa (53,8%) junto con Grecia, pero como casi siempre que se habla de paro juvenil este indicador hace referencia a los menores de 25 años. Esto supone que dentro de la categoría “juvenil” desaparecen edades que sin lugar a dudas en la sociedad actual siguen siendo consideradas jóvenes. Pese a que la tasa de paro de jóvenes entre 25 y 34 años se situaba a principios de 2014 entorno al 28% -lejos de ese 53%- no se puede obviar que esa etapa del ciclo vital (en la que ya ha finalizado el período formativo) es especialmente sensible en relación a la emancipación, a lograr una mínima estabilidad laboral, a la formación familiar, etc. Hay que subrayar la gravedad de las implicaciones sociales y psicológicas de esta situación en la que casi uno de cada tres jóvenes de esa edad esté en paro (como bien reflejaba hace unos días el artículo “¡Ah! ¿Pero todavía vives con tus padres?”).

graf1-detalle

Los mitos de las expectativas laborales

Las cifras muestran que el paro es casi nulo entre las personas que tienen el título de doctor. Sin embargo, si desgranamos el conjunto de doctores por edad y nos fijamos en los más jóvenes, encontramos dos cuestiones: a) aunque entre los jóvenes el paro es más bajo entre los doctores, sí existen unas cifras de paro significativas –llegando casi a los veinte puntos en 2013-; y b) el crecimiento del desempleo sigue la misma tendencia que el resto. Es decir, tener un doctorado no supuso a partir de la crisis evitar el crecimiento del desempleo.

Además del paro, los datos de la EPA muestran un giro abrupto de las condiciones laborales: mientras que en el primer trimestre de 2007 más del 63% de los doctores de 25 a 34 años que trabajaban tenían un contrato indefinido, seis años después sólo gozan de esa condición el 39% frente a un 61% que tiene una relación laboral temporal.

graf2

En un país en el que la investigación depende en gran medida del ámbito público, la Universidad española no está pudiendo –ni está queriendo– aprovechar el potencial de la tantas veces denominada “generación más preparada”.  Y en el ámbito privado, el reemplazo de puestos de trabajo cualificado por eternos becarios, dibuja un panorama dramático.

De esta forma, nos encontramos con que la precariedad y el paro también afectan a los jóvenes doctores, y además en muchos casos el componente de clase incide negativamente en las capacidades de enfrentarse a ello. Ante esta realidad, y con la sombra siempre presente del exilio económico, tenemos en nuestro país una generación de jóvenes que rondan la treintena y se enfrentan a una sensación de fracaso, de expectativas truncadas y de sueños meritocráticos rotos.

En una Universidad con un profesorado claramente envejecido, se sigue prefiriendo en muchas ocasiones malgastar la baja tasa de reposición en sacar cátedras que perpetúan el poder de una casta universitaria, en lugar de promocionar y apostar por los jóvenes que están ayudando a subir el nivel en investigación –tan perjudicado por los recortes–. En este triste escenario, la caza de brujas contra un doctor supone un ataque general a la labor de los jóvenes científicos, que no puede medirse en horarios rígidos, como bien saben los países que ahora se aprovechan de la productividad de los emigrados españoles cualificados, cuya formación financiamos entre todos los españoles.

Por todo esto –y mucho más que no se ha mencionado aquí–, hay que luchar por un cambio estructural del modelo de investigación y universidad. Frente a los repetidos discursos de “hay que aguantar”,  de “lo importante es entrar”, de “así tengo experiencia”, de “antes o después saldrá una plaza”… desde aquí recordamos las palabras de Manolo Monereo cuando decía en 2012: “la utopía que está muriendo ahora es que tras tres o cuatro años de ajustes volveremos a la etapa anterior. Esto se ha acabado, el pasado no volverá”.  Por eso, como el pasado no volverá, tendremos que construir el futuro.

]]>
2014-12-09 08:00:23
<![CDATA[Tentativa de inventario - Cómo rodar el fracaso]]> Escudriñar lo cotidiano no siempre es fácil, sobre todo cuando no sabes muy bien por dónde te vienen dadas. Conviene acotar, darle al pause y como si de un cuadro viviente se tratara comenzar a diseccionar la realidad para saber dónde y cómo se jodió. Con todo, las posibilidades de éxito son más bien exiguas.

En Pas à Genève, primer largometraje del “colectivo artístico” lacasinegra, un grupo de jóvenes cineastas se embarca en la mesiánica e inane tarea de cartografiar un trozo de mundo. Pertrechados con cámaras y micrófonos, barren un descampado ginebrés con delicadeza quirúrgica registrando lo intrascendente, el detalle del detalle, fragmentos de un paisaje anodino que no invita a la demora.

El resultado es, irremediablemente, una aproximación. Pero una aproximación sugerente en la que la voluntad de extrañamiento en cada uno de sus planos nos presenta la realidad despojada de artificio. Una aproximación que, como tal, encarna el fracaso de un proyecto utópico de raíz, pero que, de la mano de estos improvisados taxidermistas rupestres, queda retratado con personalísima honestidad.

La frustración por la tarea inacabada se solapa con esa sensación de transitoriedad e incertidumbre generacional. Una suerte de desasosiego vital que coincide, desde el exilio, con un Madrid en pleno apogeo quincemeyero. De fondo, hay neurosis, una obsesión melancólica por el detalle, por lo infra-ordinario. De fondo, hay también la necesidad de dotar de sentido lo que nos rodea, de pre-fabricar una realidad y hacerla inteligible.

Decía Perec en Especies de espacios que “escribir es tratar de retener algo meticulosamente, de conseguir que algo sobreviva: arrancar unas migajas precisas del vacío que se excava continuamente, dejar en alguna parte un surco, un rastro, una marca o algunos signos”. Pas à Genève arranca unas pocas “migajas” a ese vacío y las hace suyas, demuestra –con honradez y sin ínfulas–, que el fracaso también es bello, y se puede rodar.

]]>
2014-12-07 12:35:10
<![CDATA[La Magia de Volar - Hub control]]>

Anterior: La magia de volar.

Cuando volamos, rara vez somos plenamente conscientes de las múltiples capas invisibles a nuestro alrededor que nos cuidan sin que nos demos ni cuenta. Desde los incontables conceptos de seguridad esencial integrados en el diseño de nuestra aeronave hasta los sofisticadísimos sistemas de control de tráfico aéreo modernos, pasando por la seguridad más física y básica, hay miles de “ángeles” humanos y tecnológicos guardando tu vuelo y el de quienes van contigo. Sólo existe una manera de viajar con más protecciones: exige años de entrenamiento, cohetes y la llamamos cosmonáutica.

Iremos viendo estas capas, pero hoy quiero hablarte de una que por su cercanía y al mismo tiempo su “invisibilidad” me resulta especialmente interesante. Es el llamado handling, que viene a traducirse como asistencia en tierra. El handling es el sistema que logra que tu avión disponga de todo lo necesario para volar y vuele habitualmente a su hora con todo lo que tiene que llevar: tus maletas, tu comida, tu combustible y tú, o yo, entre otras mil cosas más.

Ahora multiplica eso por varios millones de pasajeros al día, día y noche, todos los días del año, llueva, truene o haga calor, para todas las combinaciones de destinos imaginables, manteniendo la máxima puntualidad posible, sin perder nada –o casi nada– por el camino. Es complejísimo. Y ahí es donde entran en juego entes complejísimos como el hub control. Para ver cómo va esto, vamos a hacer una visita al sistema de handling de Iberia en la terminal T4 de Barajas,  un importante hub por donde pasan unos 35.000 pasajeros al día. Es una pasada, te lo advierto. ;)

Iberia handling, Madrid T4.

Grandes aerolíneas como Iberia tienen varios negocios distintos. El más conocido de todos es, naturalmente, los aviones. ;) Vamos, vender pasajes y llevar a cabo los vuelos. Pero, por ejemplo, también se dedican al mantenimiento de sus propias aeronaves y las de muchas otras compañías. O a esto del handling que estamos hablando, igualmente para sí mismos y como doscientas compañías más en 41 aeropuertos de España. Llevan 86 años en ello, lo que representa un know-how de ese ciertamente notable. En el caso del handling de Iberia en la terminal T4 de Madrid todo gira en torno al hub control propiamente dicho. Esta es una sala provista de medios informáticos y personal experimentado que constituye el cerebro de todo el sistema. Tiene estas pintas:
Hub control para el handling de Iberia en la terminal T4 de LEMD.
“Hub control” de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez – Madrid Barajas (LEMD). Imagen: La Pizarra de Yuri.
Bien, vamos allá. Lo primero, fíjate en la pantalla gigante del fondo. A la derecha tenemos el reloj, que es el jefe y podríamos decir que el tirano de todo medio de transporte que se precie. ;) Si la puntualidad en los transportes es y ha sido siempre importantísima y un motivo de orgullo profesional, cuando hablamos de hubs que concentran cientos de vuelos e intercambios diarios resulta simplemente esencial. Incluso pequeños retrasos en un hub importante provocan olas que se extienden por varios continentes. A la izquierda hay una lista de todos los vuelos en curso. Y al centro, podemos ver una representación en tiempo real de todos los aviones que están en proceso en ese momento:
Estado de cada avión en proceso, en tiempo real, en el hub control de Iberia en la terminal T4 del Aeropuerto Internacional Adolfo Suárez - Madrid Barajas (LEMD).
Estado de cada avión en proceso, en tiempo real. Imagen: La Pizarra de Yuri.
Los que están en gris, significa que están inactivos. Los que están en verde, que todo va como debe. Si surge cualquier incidencia, inmediatamente el símbolo del avión afectado se pone en rojo y, entonces, el área competente en el hub control se pone manos a la obra para que esa incidencia no se convierta nunca –o casi nunca– en un retraso.  Y parece que no se les da mal: en Iberia se muestran muy orgullosos de haberse situado entre las aerolíneas más puntuales del mundo y, después de haber visto cómo funciona todo, no es de extrañar. Sólo cuando un avión está totalmente completado y “en verde” puede iniciar los procedimientos de arranque y despegue.

¿Qué controla el hub control? ¡Todo! :D Todo lo que necesite el avión en tierra. Habrás observado que hay tres filas de puestos de trabajo. En la primera, se asignan los trabajos para todos los equipos móviles –jardineras, push back, escaleras…–, en la segunda se ocupan del área de facturación y embarque –se controla si hay mucha fila para facturar, si hay que reforzar  el embarque de un vuelo con un tercer agente para agilizarlo…–, y en la tercera están los coordinadores, la figura sobre la que gira gran parte de la responsabilidad de las tareas que se desarrollan alrededor de un vuelo. Cada avión tiene un coordinador de handling asociado, cuya función es asegurarse de que todo se realiza acorde a procedimiento. Por su parte, el coordinador del hub control es el responsable de que todas las operaciones en todos los aviones sean como tienen que ser. Cada uno de esos pájaros con alas de metal y composites lleva 200 o 300 vidas a lo fácil. No son esas responsabilidades pequeñas, no.

Veamos, por ejemplo, cómo funciona el tema de las maletas. En el momento en que facturas un bulto, habrás observado que al mismo se le engancha un código de barras. Este código de barras desempeña varias funciones, pero especialmente dos. La primera, es que ese código de barras es un identificador único que a todos los efectos convierte a tu bulto en único en el mundo entero. Mientras conserve el código de barras, se puede trazar, esté donde esté. La segunda función es vincularlo a ti (a tu código de identificación como pasajero, que es también único en el mundo.) Así, el sistema puede saber en todo momento de quién es ese bulto y dónde está.

Tus maletas vuelan contigo en la bodega de carga de tu mismo avión, introducidas en unos contenedores especiales para aviación que se llaman elementos unitarios de carga (ULD). Salvo en un caso que te comentaré después, está terminantemente prohibido que un bulto vuele sin pasajero asociado a bordo de la aeronave. Si un pasajero ha facturado equipaje y no se presenta al vuelo, el contenedor se descarga del avión, se sacan sus bultos y se vuelve a cargar sin ellos. Como por ejemplo, aquí:
Iberia descargando maletas de un pasajero retrasado.
Un pasajero había facturado sus maletas pero no se presentó a tiempo en la puerta de embarque para tomar este avión. Así que se descargó el contenedor (ULD) donde iban y se localizaron para sacarlas. Al final resultó que sólo llegaba tarde y finalmente pudo subir a bordo en el último momento, con lo que el contenedor volvió a cerrarse y embarcarse de nuevo. Pero si no hubiera aparecido, sus maletas tampoco habrían volado. Imagen: La Pizarra de Yuri.
Desde que facturas tu maleta hasta que llega a ese contenedor en el que viaja en el avión pasará por varios sistemas de seguridad y el SATE –Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes– del aeropuerto que la “arroja” en una nave de carga donde se encuentran los llamados hipódromos, cintas transportadoras que permiten la rápida transferencia de los bultos entre vuelos gracias a su identificador único y la ruta asociada. Y así de aeropuerto en aeropuerto. De ese modo, es posible facturar una maleta en cualquier lugar, subirte a tu avión y bajar en cualquier otro lugar para encontrártela otra vez allí, con independencia del número de escalas que hayas hecho entre medias, sin que tú tengas que preocuparte de nada.
Área de carga de Iberia en la terminal T4 de Barajas.
Los equipajes se procesan en estas naves de carga, utilizando unas cintas transportadoras llamadas “hipódromos.” En la foto de la izquierda, puedes observar cómo el trabajador del centro tiene en las manos uno de los diversos dispositivos informáticos que coordinan la operación, conectados con el “hub control” en tiempo real. Así sabe adónde tiene que ir cada bulto, identificado con un código único a lo largo de todo su recorrido. Imágenes: La Pizarra de Yuri.
¿Y qué ocurre si a pesar de todo una maleta se pierde? Pues que… no se pierde. :D En la mayoría de ocasiones sólo está descoordinada y pasa al “limbo”, esto es, un sistema de reasignación automática que intentará siempre ponerlas en el siguiente vuelo con rumbo a tu destino. Por ejemplo, en Iberia han desarrollado un sistema de gestión de equipajes que no solo es capaz de “reconciliar” tu maleta para enviarla a su destino sino que, además, es responsable del sofisticado sistema de equipajes en conexión que ofrece en la T4 a compañías como Qatar, uno de los más importantes de esos más de 200 clientes a los que atiende en 41 de nuestros aeropuertos.

Handling total.

Aunque he hecho hincapié en lo de las maletas porque es lo que más suele interesar, no quiero que te quedes con la idea de que el handling es “lo de las maletas.”  Como te decía al principio, el handling cubre toda la asistencia en tierra al avión, excepto el mantenimiento y reparaciones. Incluye cosas tan relevantes como el repostaje del combustible necesario para el vuelo u otras sin las que el pasaje lo pasaría bastante mal, como por ejemplo el catering, es decir, las bebidas y comidas, y con las cosas de comer y beber no se juega (sobre todo en vuelos muy largos.) Aquí vemos cómo las cargan, es ese vehículo de “Gategourmet” :D :
Embarcando el catering en un avión de Iberia, Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Importantísimo: embarcando el bebercio y el comercio en un avión (a la izqda.) :D Imagen: La Pizarra de Yuri.
El handling se extiende incluso al momento en que el avión ya está autorizado y listo para empezar a moverse. La última operación de la asistencia en tierra es el push-back, para sacar al avión de su plataforma de aparcamiento y empujarlo ya a la zona de maniobras, donde empezará a moverse por sus propios medios. Se hace con estos vehículos tan curiosos… y potentes, porque levantan el tren delantero y así se lo llevan (el avión de esta foto era un Airbus A330 con destino a Río, que pesan cerca de 250 toneladas):
Tractor de push-back de Iberia.
Tractor de push-back de Iberia, que ya tiene agarrado el tren delantero del avión (un Airbus A330 de más de 200 toneladas) y está listo para levantarlo y empujarlo al área de rodaje, desde donde la aeronave ya empezará a moverse por sus propios medios. Imagen: La Pizarra de Yuri.
Conductora de un tractor push-back de Iberia.
La conductora del push-back nos sonríe antes de llevar un Airbus de más de 200 toneladas al área de rodaje. :-P Imagen: La Pizarra de Yuri.
Lo que sí me gustaría transmitirte es la idea de control total, porque se parece mucho a la realidad. En el momento en que facturas tus bultos en el aeropuerto de partida y fichas en la puerta de embarque, entras en el sistema y ya no te abandonará hasta que bajes del último avión y los recojas en el aeropuerto de destino, todo ello en tiempo real, a lo largo de continentes, océanos y el mundo entero. En todo momento se sabe dónde estás tú, dónde están tus cosas, y también dónde está tu comida, tus bebidas, el combustible de tu avión, sus necesidades de servicio, etcétera.

El handling, además de útil y cómodo para el pasaje, es un importantísimo elemento de la seguridad aeronáutica que asegura que tu avión esté correctamente equipado, correctamente mantenido, correctamente repostado, con todos los bultos comprobados y vinculados a un pasajero que se encuentra a bordo o verificados por los sistemas de seguridad de carga, sabiendo dónde va a parar exactamente cada objeto y persona y listo para el pushback. Sólo entonces tu avión comenzará a rodar, momento en el que pasas a otra burbuja de seguridad con su propia colección de múltiples capas invisibles de la que hablaremos más adelante. Sin estos sistemas tan sofisticados, integrados y flexibles de servicio en tierra, tal cosa sería imposible. Hacerlo bien exige trabajadores con una extensísima experiencia y medios así de complejos y afinados durante generaciones de gentes del cielo, por mucho que curren en el suelo. El handling no sólo es importante para proporcionar un buen trato al pasaje hasta donde resulte humanamente posible, sino que es un componente esencial para la seguridad del vuelo que hace que la aviación sea esa maravilla cotidiana que es hoy, y aún más maravillosa que será.

]]>
2014-11-07 12:21:26
<![CDATA[Aceite de roca - Buscando oro negro]]> Anterior: Aceite de roca
El Prospector de N. C. Wyeth
El Prospector (1906), pintura de N. C. Wyeth (1882-1945). (Clic para ampliar)
Bien, pues ya sabemos cómo llegó el petróleo a la Tierra. Pero el problema, terminé contándote, es que acabó muy mal repartido: únicamente se encuentra en los lugares donde el simple azar dio lugar a las condiciones geológicas que permitieron no sólo su formación, sino también su almacenamiento natural. Y además, salvo por los pocos sitios en que asoma por sí mismo a la superficie, está bien enterrado bajo el suelo, lejos de nuestra vista. ¿Cómo dijimos que lo vamos a encontrar?

Aunque, antes de esto, deberíamos hacernos otra pregunta: ¿por qué habríamos de encontrarlo? Quiero decir, las civilizaciones del pasado no le vieron gran utilidad. La minería es muy antigua, y los antiguos crearon grandes minas para arrancarle toda clase de materiales valiosos a la Tierra: hierro, oro, plata, cobre, estaño, mil cosas. Sin embargo, no parece que al petróleo crudo le dieran mucho uso, ni se tomaran muchas molestias para extraerlo. A sustancias como la brea, el asfalto o el betún sí, para calafatear barcos, impermeabilizar paredes y tejados –o botas de vino– e incluso como adhesivo o cemento de torres y murallas (en Babilonia, desde hace unos seis milenios.) Y hasta para las momias; la palabra momia viene del árabe antiguo mūmiyā’, que era el betún con el que las embalsamaban al menos a partir del 1.000 aC (antes usaban resinas). Sin embargo, el petróleo crudo no les parecía muy importante; de hecho, le daban muy poca importancia. ¿Cómo fue que aprendimos a quererlo, o al menos a desearlo tanto? ¿Por qué el aceite de roca se convirtió en el oro negro?

De aceite de roca a oro negro.

Bañistas de barro en el Mar Muerto
Unas chicas toman un baño de barro en el Mar Muerto, que se considera bueno para la piel. Sí, es tan negro porque contiene gran cantidad de betún. La población local estuvo recogiéndolo y exportándolo (sobre todo, a los egipcios) desde los principios de la Historia. (Clic para ampliar)
El problema es que, como te dije en la entrada anterior, el petróleo se evapora, y además deprisita. Cuando está expuesto al aire, como por ejemplo en los yacimientos superficiales, aún más. Y lo que deja detrás es, precisamente, este betún del que ya te hablé también en la última entrada. Si los antiguos no utilizaban masivamente el petróleo crudo es porque en estado natural permanece poco tiempo líquido antes de evaporarse. Pero estos residuos bituminosos que deja detrás les gustaban tanto como a nosotros un buen barril de Brent. Los griegos clásicos llamaban al Mar Muerto el Mar del Asfalto (ἡ Θάλαττα ἀσφαλτῖτης, hē Thálatta asphaltĩtēs) porque constantemente emergen bloques de betún, y de ahí se exportaba a medio mundo antiguo bajo el nombre comercial betún de Judea. También eran muy famosas las fuentes de brea de Persia (ahora, Irán) y de los valles del Tigris y el Éufrates (hoy en día, Iraq), como por ejemplo en Ardericca. Los romanos lo sacaban de la Dacia, que hoy es Rumania –conocida por sus yacimientos petrolíferos–, bajo el nombre picula. También se encontraba en la costa Sur de la actual Turquía, en Zacinto (Islas Jónicas) o en Sicilia. Y muchos sitios más. Aún así, incluso encontraron usos para el poco petróleo líquido que hallaban. Eso sí, no muchos. Según la Enciclopedia Británica, los egipcios lo consumían como medicina, en forma de linimento y laxante (!). En algunos lugares donde abundaba pudo quemarse como aceite para lámparas, aunque deja bastante mal olor. Pero poco más, por su rareza y porque es muy inflamable –y, por tanto, peligroso–. No es la clase de sustancia que quieres dejar encendida junto a la cama de tus hijos, por mucho que fueras un antiguo. Se ha sugerido que, por ello, quizá se utilizó también en flechas incendiarias y armas por el estilo. Conjeturan que pudo ser un ingrediente del legendario fuego griego. Y poco más.
Muhammad ibn Zakariya al-Razi
El polímata, alquimista y proto-científico persa Muhammad ibn Zakariya al-Razi (aprox. 854-925CE) describió en su “Libro de los secretos” dos técnicas de destilación mediante alambiques para transformar el petróleo en queroseno. Con ello, sentó las bases para que el aceite de roca se convirtiera en oro negro. Imagen: Wikimedia Commons.
El petróleo crudo no encontró la arteria para inyectarse hacia el corazón de nuestro mundo hasta que los alquimistas persas, como Al-Razi, no se metieron a trabajar en serio con la destilación e inventaron el alambique hace unos mil cien o mil doscientos años. Al-Razi (aprox. 854 – 925 dC) describió en su Libro de los Secretos dos técnicas distintas para transformar ese aceite de roca en una cierta nafta blanca (naft abyad), a la que ahora llamamos queroseno. Sí, parecido al de los aviones o los cohetes Soyuz y Falcon, sólo que en una versión primitiva.  Mediante sucesivas destilaciones en sus alambiques, Al-Razi consiguió separar las fracciones más volátiles del petróleo crudo hasta quedarse con este queroseno, un combustible de lo más aceptable y seguro.

Y entonces sí que sí. El queroseno se convirtió en un éxito instantáneo, al menos en el mundo islámico. Se utilizaba sobre todo como aceite para lámparas o antorchas, en la producción de la seda, como medicina y en distintos tipos de hornos. En torno al cambio de milenio, ya se estaba explotando todo el bitumen y crudo líquido superficial que podían encontrar desde Bakú hasta el Golfo Pérsico. Pronto, los sultanes de Egipto promulgaban las primeras leyes para regular este nuevo recurso. Lógicamente, cuando se acababa el que había en la superficie, no hacía falta ser ningún genio para comprender que cavando un agujero igual sacabas más. Así aparecieron los pozos de petróleo en el Oriente Medio.

Curiosamente, no fueron los primeros. Al parecer, en China habían comenzado a excavarlos sobre el año 347 dC y para finales del milenio tenían incluso una especie de red de oleoductos de bambú. Los japoneses lo llamaban el agua ardiente. El polímata chino Shen Kuo (1031 – 1095) nos habla de todo esto en sus libros, y particularmente en uno donde acuña la expresión aceite de roca (石油, shíyóu), que como ya vimos en la entrada anterior no llegaría a Europa hasta la Edad Media. Pero mientras en esas regiones del Pacífico seguían utilizando el bitumen y el petróleo crudo a pelo, el alambique y esa extraña nafta blanca de los persas entraban en Europa por Al-Ándalus en torno al siglo XII, y para el XIII ambos inventos ya habían llegado hasta Rumania.
Alambique
A menudo olvidado, el alambique fue una tecnología revolucionaria para los alquimistas que mucho tiempo después se transmutarían a sí mismos en químicos. Con su aparente sencillez, el alambique permite la destilación de numerosas sustancias, desde los licores o los perfumes hasta el petróleo y sus derivados más primitivos. Imagen: © HammacherSchlemmer & Co.
No obstante, por esas fechas y durante toda la Edad Media el petróleo y sus destilados siguieron siendo un producto de segundo orden. Nada que ver con la importancia que tienen hoy en día. Las fuentes de energía primarias seguían siendo la leña y el trabajo muscular (o sea, animales con dos o cuatro patas de andar currando como bestias), con el carbón utilizado esporádicamente. Así desaparecieron no pocos bosques de Europa. A modo de lubricantes se utilizaban distintas grasas animales y vegetales, e incluso babosas. Sí, babosas. Para fertilizar los campos, pues estiércol, qué iba a ser, a menudo transportando distintas enfermedades. Por pesticidas usaban humos, cenizas y alquitrán, lo que sin duda era mucho más natural que estas cosas que le echan ahora; las constantes hambrunas ocasionadas por la pérdida de las cosechas debida a toda clase de plagas también hacían que te murieses muy naturalmente. Para los cosméticos echaban mano de ceras, aceites, tintes y polvos a cual más peligroso, como el plomo o el antimonio. Y así todo. De semejante manera siguió girando el mundo hasta que entramos en la decadente Edad Moderna y la mefistofélica Revolución Industrial. Imagínate, gente intentando librarse de todas esas maravillas tradicionales para vivir un poco mejor; qué vulgaridad y qué poco espiritual, todo artificial, contra natura y demás. El caso es que llegó una nueva generación de máquinas como nunca antes se habían visto y los venerables alquimistas se hicieron químicos, físicos y esas ordinarieces materialistas. Entre estas máquinas que comenzaron a extenderse por los países más avanzados se encontraba una totalmente revolucionaria: la máquina de vapor.
Animación de una máquina de vapor
Otro invento radical: la máquina de vapor, que hizo posible la Revolución Industrial y el mundo que conocemos. Sólo tiene un problema: necesita vapor, mucho vapor. Y para producir vapor, hace falta hervir agua, o sea energía. Además, funciona notablemente mejor con buenos lubricantes. Imagen: Wikimedia Commons.
 
Coalbrookdale de Noche (1801)
Coalbrookdale de Noche (1801), óleo de Philip James de Loutherbourg, donde se ven los Hornos de Madeley Wood. Coalbrookdale (Reino Unido) fue una de las cunas de la Revolución Industrial, debido a su carbón de buena calidad y su estupenda producción de hierro. No obstante, se comprende fácilmente que al principio esto de la Revolución Industrial no era muy ecológico ni tenía mucha sensibilidad social. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)
La máquina de vapor prometía mover el mundo pero, como buena obra mefistofélica, exigía algo a cambio: mucha energía, muy concentrada. Mucha más que la que se podría obtener talando todos los bosques de la Tierra. Durante un tiempo lo solucionaron con carbón, del que había bastante en Europa (cuna de la Revolución Industrial); fue el primer uso extensivo de combustibles fósiles. Y Mefistófeles cumplió su parte del trato: esto del maquinismo funcionaba tan bien que pronto se produjo la Segunda Revolución Industrial, mucho más sofisticada que la anterior. Llegaba la era de la técnica, con sus fábricas de producción en cadena, sus coches, sus aviones, la electrificación, los primeros electrodomésticos, el motor de combustión interna y el siglo XX en general. Hizo falta una nueva generación de sustancias artificiales para poner todo esto en marcha. Y más, mucha más energía. El carbón no estaba mal, pero era demasiado pesado, voluminoso y sucio para buena parte de todas esas aplicaciones. Entonces, el mundo giró sus ojos hacia aquella nafta blanca del viejo alquimista persa. Ya con la Primera Revolución Industrial se le habían encontrado algunos usos nuevos a los destilados del petróleo crudo, como la producción de parafina. Pero, por el momento, seguía usándose sólo para las lámparas de queroseno y cosas así. Sin embargo, los alquimistas reconvertidos en químicos decían que podían hacer muchas más cosas con él. Como por ejemplo los combustibles y lubricantes que exigía toda esta nueva maquinaria, y muy en particular los motores de combustión interna.
Yanar Dag, Azerbaiyán
En Bakú (ahora, Azerbaiyán) hay tanto petróleo y gas natural cerca de la superficie que incluso cuentan con “montañas ardientes” como el Yanar Dag (en la imagen.) Al parecer, este fuego fue iniciado accidentalmente por un pastor en los años ’50, y sigue ardiendo desde entonces, alimentado por las emanaciones de gas natural procedentes del subsuelo. Imagen: Wikimedia Commons (Clic para ampliar)
La primera refinería petrolífera de la historia ya se había abierto a mediados del siglo XIX, en la vieja Dacia de donde los romanos sacaban su picula: Ploiești, Rumania, que luego se haría muy famosa durante la Segunda Guerra Mundial. Muy poco después, en 1861, se inauguraba la primera refinería verdaderamente moderna en Bakú (que en esos momentos formaba parte de la Rusia Imperial), donde se extraía más del 90% del petróleo del mundo. Les siguieron muchas más. Con estas refinerías, además del queroseno, podían producirse otros combustibles como la gasolina, el gasoil o el fuelóleo. Y los lubricantes, absolutamente esenciales para que ese mundo nuevo se moviera sin griparse.

Pero claro, con todas esas aplicaciones, cada vez hacía falta más y más aceite de roca. Por esas mismas fechas de mediados del siglo XIX se produce la primera fiebre del petróleo, en Pennsylvania, Estados Unidos. Se sabía que había, porque los americanos nativos de la zona venían usando el que se encontraba naturalmente en la superficie desde siglos atrás. Poco después el fenómeno se repitió en Ohio, donde surgiría la Standard Oil Company de John Rockefeller. Y después, vino lo de Texas. Standard Oil se convirtió rápidamente en un monstruo gigantesco extendido por numerosos países que empleaba todos los trucos sucios del manual para eliminar a la competencia y coaccionar a los consumidores, hasta convertirse en un monopolio de facto. Tanto fue así que, en 1911, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos les obligó a dividirse en 34 empresas distintas. Cuatro de esas empresas formaron parte después de las legendarias Siete Hermanas. Así de grande fue Standard Oil, un verdadero indicador del poder del petróleo que surgía a toda velocidad.

De hecho, para entonces, ya todo el mundo andaba loco buscando más y más de ese oro negro que parecía servir para todo, o casi todo. Había nacido la Era del Petróleo. Sólo había un pequeño problema. Bueno, a decir verdad, un gran problema. Los yacimientos de toda la vida, esos que se sabía que estaban ahí desde siempre, o ya estaban ocupados o se agotaban rápidamente. Hacía falta más. Mucho más. Pero si no estaba a la vista, ¿qué podíamos hacer para encontrarlo?
Animación de un motor de combustión interna
Un motor de combustión interna en acción. Esto ya necesita algo más sofisticado que el carbón y la grasa animal para funcionar bien. Imagen: Wikimedia Commons.

El tiempo de los geólogos.

¿Pues qué íbamos a hacer? Lo mismo que con cualquier otro problema técnico gordo y endiabladamente difícil de resolver: llamar a los científicos.
Plegamientos anticlinales y trampas petrolíferas
La mayor parte de las trampas petroleras se forman en los plegamientos anticlinales con estratos superpuestos de roca porosa y roca impermeable, en lugares donde antiguamente hubo un lago o mar. Imágenes: Wikimedia Commons.
Y los científicos adecuados para resolver este problema son, naturalmente, los geólogos. Si alguien es capaz de decirte dónde puede haberse formado petróleo, y dónde se dan las condiciones del terreno para que se haya almacenado hasta formar un yacimiento, son ellos. No otra cosa estudia la Geología: la estructura y composición de la Tierra y la manera como evoluciona a lo largo del tiempo. Se deduce fácilmente que, si quieres encontrar algo oculto bajo el suelo, son las personas a las que hay que preguntar. Como el petróleo y demás hidrocarburos son tan importantes y valiosos, existe incluso toda una rama de esta ciencia dedicada a tal cuestión: la geología del petróleo. Y una especialidad tecnológica asociada: la ingeniería petrolífera. Los geofísicos, físicos, químicos y expertos en ciencias planetarias también pueden echarte una buena mano.

De entrada, mediante el estudio de las características geológicas de una región, estos equipos de científicos y técnicos te dirán si es posible que se haya acumulado petróleo o no. Si, por ejemplo, no hay estratos impermeables capaces de formar las trampas que vimos en la entrada anterior, pues es difícil que encuentres petróleo ahí abajo. Por el contrario, si tienes una zona de pliegues anticlinales donde muy antiguamente hubo un lago o un mar, y además te encuentras con estratos porosos (como los de caliza) y otros impermeables (como los de arcilla)… pues va a merecer la pena echar un vistazo. También se analizan otros factores como la posible madurez térmica de la roca almacén (o sea, hasta qué punto pueden haberse completado los procesos de diagénesis y catagénesis que también vimos en la entrada anterior) y se elaboran modelos de la cuenca sedimentaria para ver lo que pudo formarse ahí. Con todo esto, ya empiezas a tener unas cuantas pistas interesantes.

Pero claro, que haya podido formarse un yacimiento de hidrocarburos no quiere decir que lo haya hecho. Hay un montón de factores que pueden haberlo impedido, o destruido a lo largo de todos esos millones de años. E incluso aunque esté ahí, tendrás que saber dónde exactamente. No vas a ponerte a perforar pozos sin conocimiento, a ver si sale algo. Perforar pozos es caro, tanto más cuanto más profundo quieras llegar; y si los terrenos de la superficie tienen algún valor económico, ni te cuento. No es lo mismo agujerear un desierto por donde sólo pasa algún beduino de vez en cuando que intentarlo en una costa llena de urbanizaciones de lujo, por decir algo.
Pozos petrolíferos kuwaitís incendiados
Aviones de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos vuelan sobre los pozos petrolíferos kuwaitís incendiados por las fuerzas iraquíes en retirada, durante la Guerra del Golfo de 1991. Debido a su inmenso valor, la geopolítica del petróleo ha dado lugar a numerosos abusos y conflictos por todos conocidos. Imagen: Fuerza Aérea de los Estados Unidos vía Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)
Para empezar, necesitas una concesión. Es que resulta que el suelo –y el subsuelo– siempre tienen dueño, o como mínimo alguien con algo que decir al respecto: un propietario, un estado, la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos, quien sea. Dependiendo del lugar que quieras explorar, puedes necesitar uno o varios permisos de los implicados.

Y aquí es donde suelen empezar las broncas. A veces son meros trámites, pero en otras ocasiones la cosa termina como el rosario de la aurora, sobre todo cuando hay más de una autoridad que reclama la potestad sobre el suelo o subsuelo en cuestión. O cuando esa autoridad no es receptiva a tus intenciones, momento en el que puede surgir la tentación de sustituirla por otra más amistosa. O igual resulta que a la gente de la zona no le hace la menor gracia tener un yacimiento petrolífero frente a la puerta de su casa y va y se ponen subversivos. No creo que haga falta que me extienda sobre la gran cantidad de guerras, conflictos, abusos y golpes de estado que estos bailes de autoridades han ocasionado a lo largo de la historia contemporánea, por no mencionar las corruptelas. La geopolítica petrolera ha dado lugar a auténticos ríos de tinta, bits y sangre, y probablemente seguirá haciéndolo durante bastante tiempo más.

Pero bueno, vamos a dar por sentado que aquí somos todos gente de bien y hemos obtenido nuestra concesión de manera limpia y prístina. Que también se da el caso, ¿eh?, y de hecho se da a menudo; no siempre es todo horroroso en este mundo. Lo cierto es que la gran mayoría de las concesiones no provocan problemas graves y muy, muy pocas se convierten en un baño de sangre; pero claro, estas últimas son las que salen por la tele (o no, según lo que másmande el causante.) Bien, el caso es que tenemos la concesión en la mano. Pues ahora hay que explorar el sitio, a ver si realmente hay petróleo y donde. Para eso, hoy en día, contamos con abundante tecnología. Teniendo en cuenta los cuartos que nos jugamos, hay ahora mismo disponibles tecnologías muy avanzadas, incluso asombrosas, capaces de ver bajo tierra con gran precisión. Los expertos que nos van a ayudar en esta fase son los científicos e ingenieros geofísicos.
Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión.
Exploración del subsuelo marino mediante sismología de reflexión. Imagen: Agencia de Protección Ambiental, Gobierno de los EEUU. (Clic para ampliar)
De hecho, existen varios métodos y tecnologías para localizar nuestros deseados hidrocarburos, y estos geofísicos determinarán cuáles son las más adecuadas para el caso. Una de las técnicas más habituales, por no decir la clásica, es la sismología de exploración. En esencia, consiste en llenar el suelo de sensores, provocar un terremoto controlado para ver lo que miden y a partir de ahí levantar un mapa del subsuelo.

¡¿Comorrrr?! ¡¿Provocar un terremoto?! Sí, sí, pero que nadie se me asuste. silly Es un terremoto muy chiquitín, generalmente ocasionado con una pequeña cantidad de explosivos, o un vibrador del tipo de los Vibroseis, o aire comprimido, o cualquier otra fuente sísmica. Si alguna vez has pasado cerca de una cantera el día que le dan mecha a la dinamita, has vivido terremotos mucho peores. En la práctica, estos microseísmos controlados son imperceptibles en cuanto te apartas un poco. Pero bastan para generar ondas sísmicas que “rebotan” por el subsuelo hasta que son captadas por los detectores. Más técnicamente, a esto se le llama sismología de reflexión o de refracción, y sus principios son análogos al sonar de los submarinos o la ecolocación de los delfines y compañía.

Cuando estas ondas regresan a los sensores dispuestos por la zona –generalmente, geófonos y acelerómetros– se convierten en señales eléctricas que un ordenador puede leer. Y vaya si las lee, así como el tiempo transcurrido entre emisión y recepción. Incluso los modelos antiguos podían trazar razonables “cortes” del subsuelo con esta técnica. Los más modernos, cuyos registros se pueden procesar con superordenadores en caso necesario, levantan auténticos mapas tridimensionales de notable precisión. En no pocas ocasiones el yacimiento de hidrocarburos, si existe, queda delatado así. O, al menos, el tipo de estructuras que podrían contenerlo. Se parece mucho a esas ecografías tridimensionales en las que podemos ver al bebé dentro del vientre de su mamá como si le sacásemos fotos para el álbum familiar.

Interesante video educativo producido por la UNEFA de Valencia (Venezuela) sobre el proceso de exploración del petróleo.

Petrobras 10000
Un buque perforador moderno, el Petrobras 10000 del año 2009, con 61.000 toneladas de desplazamiento. Este tipo de recursos son costosísimos y sólo se ponen en marcha cuando ya existe una certeza razonable de que vamos a encontrar algo valioso… y a veces ni por esas, tú. Imagen: © Richard de marinetraffic.com (Clic para ampliar)
Sin embargo, el subsuelo puede ser muy pejiguero. A veces hace falta aún más tecnología para localizar el yacimiento, si es que existe.  Pero los geofísicos de hoy en día, como podrás suponer, disponen de un auténtico arsenal, que va desde la gravimetría y los métodos magnetotelúricos hasta la sismología pasiva, aprovechando los pequeños terremotos naturales que se dan constantemente en la Tierra. Estas técnicas, además, se perciben como menos agresivas por el público, con lo que suelen generar menos oposición (en mi opinión tampoco hay nada especialmente agresivo en la sismología activa, la de ocasionar microterremotos, pero el miedo es libre.)

Sólo cuando ya tengamos una hipótesis bien fundada de que podemos hallarnos ante un yacimiento rentable nos plantearemos perforar uno o varios pozos de exploración. Es que perforar es caro y si hay que hacerlo a gran profundidad, o bajo el mar, o en estructuras geológicas difíciles, caro y medio. La verdad es que todas estas exploraciones son costosísimas, auténticas investigaciones científicas en sí mismas. Y sus resultados, hoy por hoy, no son confiables del todo, ni mucho menos: siempre se corre el riesgo de que al final no encontremos nada o casi nada. Los detectores de petróleo como tal todavía no existen. En esos casos, imagínate la de pasta que va por el aire. Por eso la parte más cara –la perforación– se reserva para el final, cuando ya se tiene algo parecido a una certeza razonable. O cosa así.

Un pozo de exploración es un pozo petrolífero como cualquier otro, aunque lleno de sensores y equipos para reunir información adicional. Elegimos los mejores puntos que nos han indicado nuestros científicos e ingenieros. Levantamos nuestra torre de perforación, o plantamos nuestro buque perforador, o lo que sea, y nos liamos a taladrar. Y taladramos y taladramos y taladramos y… y… ¡…y va y resulta que sale petróleo, tú! Y ahora, ¿qué hacemos con él?

Siguiente: El largo viaje del petróleo

]]>
2014-09-04 13:49:22
<![CDATA[Principio de incertidumbre - ¿Pablo Iglesias o IU?]]> Pablo-lara

Hay en la izquierda posmoderna tal vocación por hallar la alquimia del minimalismo militante que al final lo va a encontrar en su estado más puro. Es esa precisa obsesión por dividir el átomo en partes iguales, irreconciliables en su semejanza, hasta hallar por fin la deidad revolucionaria: el partido de masas sin masa alguna. Ése parece ser el sueño húmedo de todo nuevo revolucionario transformador: la soledad onanista del mitin para uno mismo, tocarse el aparato de partido en melancólico monólogo interior. Así que en respuesta al titular, espero que esta vez se acaben las pajas mentales y se pongan todos a follar.

Se equivocaría gravemente Izquierda Unida si se queda fuera del movimiento aglutinador que pretende encabezar Pablo Iglesias. Demostraría una torpeza de vieja maquinaria oxidada. Al igual que sería un error imperdonable que el mediático politólogo y la gente que lo acompaña dejaran fuera a IU de cualquier iniciativa que busque una salida a la crisis por la izquierda. Es hora de olvidar las restas y forjar un nuevo ábaco que sume, hay que meter bolas en la famélica varilla que cuenta las centenas de millar de votos de la izquierda transformadora.

La situación económica y social que ha dejado la crisis, con PSOE (primero) y PP (al cubo) desmembrando el Estado del Bienestar y con la población sometida a un sufrimiento miserable, demanda establecer una estructura de poder que aglutine a los desheredados, a los intelectuales, a los críticos y a los descontentos… una casa común donde todo aquel que quiera cambiar las cosas, militando o votando, se sienta cómodo.

Y no nos confundamos, la idea no es nueva. ¿Qué es si no IU? La formación que dirige Cayo Lara nació precisamente con esa vocación: la de abrir un espacio común, de igual a igual con el PCE, para aglutinar las distintas sensibilidades de la izquierda transformadora (que debería apellidarse “pusilánime”, por su tendencia al desmayo y la sobreactuación cuando no se pone de acuerdo en una coma).

Y sin embargo, IU no da más de sí. Al menos en las proporciones necesarias en lo que a apoyo popular se refiere. Inmerecidamente, seguro. Pero es así. Con el contexto más favorable para una formación de su perfil (tras seis años de una crisis que saldrá en los libros de Historia), su mejoría en las encuestas (las mejores que ha tenido) le sigue dejando a una distancia sideral del turnismo de PSOE y PP. Y, me apuesto lo que sea, que si no se consolida ahora, en cuanto el PSOE ponga un candidato joven, simpático (y vacío de contenido), vuelve a quedarse en los huesos su apoyo electoral. La realidad es que IU, a pesar de estar en todas las luchas y ser la única voz parlamentaria con un mensaje social diferente, no acaba de enganchar con la población. Y la oportunidad puede tardar décadas en volver a presentarse: la realidad es que en circunstancias así o el cambio de tendencia se produce a golpe de ilusión irrefrenable o no se produce. La oportunidad es histórica (miren Syriza en Grecia) y no se debería desaprovechar.

Y aquí es donde entra Pablo Iglesias.

No me negarán que entre el dequeísmo militante de Cayo Lara y el estilete mordaz de Iglesias, se queda uno con este último, pese al buen trabajo que ha hecho el coordinador de IU sacando a su formación de un pozo que la tenía al borde de la desaparición.

Es Iglesias un tipo listo, sabedor de que, aunque no debería ser así, una sociedad que lee a Belén Esteban necesita élites intelectuales carismáticas para engancharla a un proyecto serio. No vale con tener un buen programa, hay que saber venderlo.

Y Pablo Iglesias sabe venderse (en el buen sentido). Si no ya me explicarán como un profesor mileurista ha conseguido más presencia mediática que todo el equipo de comunicación de IU junto (que tampoco es un ejército, por otra parte). Aparece multiplicado en la televisión, incluso cuando la tienes apagada y con el cable desenchufado de la pared. Allí está Pablo siempre con aquello de que sus ideas no son tanto de extrema izquierda como de “extrema necesidad” (que viene a ser, salvando las distancias, el “yo por mi hija mato” de la princesa del pueblo).

Y es que el hombre de la coleta y la barba sabe que el medio es el mensaje: bebe tanto de Gramsci como de la Esteban, si se me permite incidir con el dedo en el ojo. Porque aunque su bagaje intelectual es fuerte y comunica con aire de sabelotodo, luciendo en la solapa no sé cuántas matrículas de honor (su ombligo es grande, puede que también lo tenga recogido en coleta), en el fondo las ideas que presenta tienen el poder de la sencillez. Son píldoras directas para el espectador: sabe que habla para gente que intuye pero que no sabe. Así que nos brinda el resumen de un razonamiento complejo. Da munición verbal a aquellos que tienen en la punta de la lengua lo que quieren decir pero que no llegan a decirlo nunca, sometidos al mensaje dominante de los altavoces de PP y PSOE.

Pero no debería equivocarse Iglesias respecto a IU. Vamos a insistir en esta idea. El día que anunció sus intenciones electorales, dijo que no comenzaría esta aventura sin unas 50.000 firmas de apoyo del colectivo social al que se dirige, cuyo epicentro es el 15-M y las mareas ciudadanas. Pues bien: IU roza los dos millones de votos. El único músculo electoral real que existe en la izquierda alternativa lo representa IU gracias a su trabajo, su contenido programático y su trayectoria histórica. Lo demás pueden ser sólo especulaciones o una fiebre de audiencia mediática pasajera.

Por tanto, ambas partes deberían ser generosas. Las soluciones a los problemas concretos y los referentes ideológicos son los mismos, no va a haber ninguna diferencia y no hay motivo para disgregar el voto y perder poder: ambos movimientos están condenados a subirse a un proyecto común (al que debería unirse también Equo, Izquierda Anticapitalista –que parece estar metida con Iglesias- y tantos otros) . Nuevas siglas, con reparto igualitario de responsabilidades y donde nadie desaparezca como colectivo: IU no debe desaparecer nunca.

Pero, eso sí, las viejas glorias de IU (desde Cayo Lara a Ángel Pérez, pasando por Willy Meyer y otros), siendo reconocidas en su trabajo, deben dejar paso a nuevos líderes con nuevas iniciativas (o no tan nuevas) y nuevos modos de comunicar. Y ahí debe estar gente como Iglesias, el profesor Juan Carlos Monedero, el propio Alberto Garzón y alguien que sería deseable y no parece querer meterse en arena: Ada Colau.

Pues eso: muevan ficha y no se dediquen a cortar el átomo en partes iguales, aunque haya neutrones y protones que tienen que dejar ya paso a otros. Ánimo en tan quijotesca empresa.

__________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

__________________________________________________________________

]]>
2014-01-17 07:01:06
<![CDATA[Redes de Cambio - Pasar a la acción]]> En los últimos tiempos asistimos a una extensa y profusa información sobre el debate de las futuras primarias abiertas del Partido Socialista. No deja de sorprender que se sitúe el debate para futuras elecciones generales, es decir, en un horizonte temporal del 2015, teniendo en cuenta que en 2014 se producen unas elecciones al Parlamento Europeo de máxima importancia.

Este debate “de futuro”, que obvia las decisiones a tomar en este momento, tiene un efecto doblemente perverso. Se  apuesta – de nuevo- por hacer de las Europeas un ensayo de las Generales, con lectura bipartidista y se rebaja con ello la entidad esta cita. Todo ello a pesar de haber vivido rescates, condiciones e imposiciones de la troika y sabiendo que el futuro de Europa depende en gran medida de la capacidad de su ciudadanía para defender un espacio de convivencia y derechos que se están destrozando con el triunfo de las políticas de recortes y de austeridad.

En este marco el esfuerzo del sistema para salvarse a sí mismo es más que notable. Se buscan efectos de cambio pero sin cuestionar el sistema de partidos e institucional. Es decir, sin poner en entredicho el marco inalterable de la democracia representativa tal y como está concebida. Así, se abre paso a una estrategia lampedusiana de que el sistema cambie para que permanezca.

Después de más de 30 años sin mover ficha y culpabilizar en exclusiva a la ley electoral de todos los males del sistema de la democracia representativa, se empieza a tomar conciencia de una obviedad. Este país ha tenido un grave problema de falta de proporcionalidad en la Ley electoral, ciertamente, pero ha arrastrado también un profundo inmovilismo que ha impedido cualquier ejercicio real de participación y control ciudadano más allá de elegir representantes cada cuatro años, en listas cerradas y bloqueadas.

Ninguna ley impedía un ejercicio permanente de transparencia a los partidos o a las instituciones. Nada prohibía dar cuentas en tiempo real de los ingresos, gastos, créditos o financiación. Nada impedía consultar de forma permanente a lxs afiliadxs, simpatizantes, electores o ciudadanía sobre las decisiones a tomar y nada imposibilitaba haber abierto al control de la ciudadanía los procesos de deliberación tanto en múltiples causas como en la elección de los distintos cargos de representación.

Este largo y férreo ejercicio de opacidad y blindaje no se resuelve con unas primarias abiertas si a continuación se mantiene intacto el sistema de representación en monopolio hasta las siguientes elecciones.

No se trata solamente de renovar a los representantes o los llamados liderazgos en los partidos convencionales, sino de cambiar radicalmente las condiciones y el ejercicio de la representación.

El salto cualitativo y de ruptura lo ha marcado ya la ciudadanía. Deben  existir garantías no sólo para participar y controlar el ejercicio de la política y la toma de decisiones, sino para el ejercicio de la democracia directa, es decir  para poder ejercer el voto de forma directa en todas las ocasiones que sea oportuno.

Ya existen herramientas para hacerlo. La propuesta que desde Compromis EQUO  , llevamos a cabo con el #CongresoTransparente demuestra que es posible y accesible.

Y, en este contexto, por  supuesto, las primarias abiertas, no deberían ser una excepción, sino la norma que, de forma natural y sin tanta sobreactuación, determinarán la voluntad y el derecho de afiliados,  electores y/o  ciudadanía para intervenir en la elección de aquellos que ejercerán la representación en los parlamentos.

Las próximas elecciones europeas, son una prueba determinante de esta voluntad de cambio. El Partido Verde Europeo, al que pertenece EQUO ha optado por unas primarias abiertas paneuropeas https://www.greenprimary.eu para la elección de sus representantes a la presidencia de la Comisión Europea. El debate en estas primarias vincula a la ciudadanía de los distintos países a contrastar propuestas y a construir alternativas desde abajo capaces de confrontar con los gobiernos que en el Norte o en el Sur se han sometido a los dictados del mercado frente a las necesidades de las personas.

Y también decidiremos por primarias abiertas las listas de EQUO en nuestro país para el Parlamento Europeo https://unete.partidoequo.es/primarias. No hay improvisación en ello ni golpes de efecto. Se trata de aplicar dentro lo que proclamamos hacia fuera. Es decir, hacemos lo que decimos.

Las primarias abiertas a la ciudadanía son en este momento una condición imprescindible pero no suficiente. El objetivo es la superación de un sistema cerrado de democracia representativa hacia un modelo donde la transparencia y el control ciudadano, así como el ejercicio de la democracia directa, permitan recuperar la capacidad de toda la sociedad. Permitan intervenir en aquellos temas que tienen efectos sobre sus propias vidas y que garanticen  poner el interés común por encima de las presiones de los grupos de poder. Por ello hay que pasar a la acción. No hay excusas. Es el momento de hacer las cosas de otra manera. Y en EQUO lo estamos haciendo.

 

]]>
2013-11-27 12:30:44
<![CDATA[Antonio Arráez - La historia del mal estudiante que llegó a Premio Nobel]]> “Confieso paladinamente que del mal éxito de mis estudios soy el único responsable. Mi cuerpo ocupaba un lugar en las aulas, pero mi alma vagaba continuamente por los espacios imaginarios (…) en mi desdén por el estudio entró por algo el sistema de enseñanza y el régimen de premios y castigos usados por aquellos padres Escolapios (…) El suspenso parecía irremisible. Mas a fin de parar el golpe, si ello era posible, mi progenitor buscó recomendaciones para los catedráticos del Instituto de Huesca, a quienes incumbía la tarea de examinar en Jaca. Precisamente uno de ellos era don Vicente Ventura, gran amigo suyo. Este redentor mío estaba agradecido y obligado a las proezas quirúrgicas de don Justo, por haber sanado a su mujer de gravísima dolencia que exigió peligrosa intervención. Llegado el examen, propusieron los frailes, según era de prever, mi suspensión; pero los profesores de Huesca, apoyados en un criterio equitativo, y recordando que habían sido aprobados alumnos tan pigres o más que yo, aunque bastante más dóciles, lograron mi indulto. “
Corría 1861 cuando el protagonista de esta historia llegó a Jaca de la mano de su padre. Tenía diez años y era un niño travieso, díscolo, inquieto. Solo se tranquilizaba pintando. Quién sabe si en nuestros días lo hubieran calificado de hiperactivo. Su progenitor, médico de profesión, estaba harto de sus diabluras y decidió matricularlo en un colegio de los padres Escolapios que tenía fama de excelencia educativa en latín, al tiempo que lograban domar a los estudiantes más problemáticos. El padre animó al director del colegio a que fueran severos con su hijo y que le aplicaran sin contemplaciones los castigos que mereciera. El director del colegio se comprometió a hacerlo, e inmediatamente llamó al padre Jacinto. Antes de marcharse el padre también advirtió al director de que el niño no andaba bien de memoria y que le dejaran expresarse cuando le preguntaran la lección. “De concepto lo aprenderá todo; pero no le exijan ustedes las lecciones al pie de la letra”. En esto no le hicieron caso y los castigos y las humillaciones fueron continuas desde el primer día de clase.
El niño se llevó mal con el latín, la filología y la gramática y peor con los padres Escolapios. Los castigos no eran efectivos y el padre Jacinto decidió un ayuno diario que el estomago del niño terminó también por asumir. Ante el fracaso de los frailes y asustados por el estado famélico con el que el niño regresó al pueblo en verano, sus padres decidieron que el siguiente curso el niño iría a un instituto de Huesca. Como castigo, el padre decidió que compaginaría sus estudios con un trabajo de aprendiz de barbero. El siguiente curso el niño no mejoró. Su padre lo volvió a castigar colocándole de aprendiz de zapatero con un severo artesano que le hacía dormir en un desván lleno de ratas. Pasó un año entero hasta que le dio de nuevo la oportunidad de volver a los estudios. Con doce años el niño intentó cambiar de actitud y se aplicó en los estudios aun sin renunciar a sus viejas andanzas como el día en que se topó con una valla recién pintada y no pudo evitar hacer una caricatura de su profesor, con la mala suerte de que al maestro le gustaba pasear y se topó con el alumno y su obra.
Finalmente, y a pesar de sus diabluras el niño se matriculó, con dos años de retraso respecto a sus compañeros de promoción, en la Facultad de Medicina de Zaragoza y en 1906 le concedieron el premio Nobel de Medicina. Se llamaba Santiago Ramón y Cajal. Lo que nos queda.

]]>
2013-09-16 16:31:06
<![CDATA[Al sur a la izquierda - Ha sabido estar pero no ha sabido irse]]> Andalucía cambia de Defensor del Pueblo. Y lo hace con ruido, provocado por el propio titular de la institución. El cura Chamizo, tan querido por todo el mundo, deja el cargo tras ocuparlo con honorabilidad y eficacia durante 17 años; se va porque lo echan, aunque también es cierto que estaba en funciones desde hace 14 meses porque su tiempo oficial de Defensor había prescrito sin que el Parlamento de Andalucía hubiera logrado reunir los tres quintos necesarios para renovarle otro mandato. Sí ha reunido, en cambio, la unanimidad para que se marche: el PP nunca lo ha querido, y no porque a la derecha no le gusten los curas, sino porque los curas que le gustan no se parecen nada a Chamizo; Izquierda Unida lo ha mirado muchas veces con recelo, y no porque a Izquierda Unida no le gusten los rojos, sino porque los rojos que le gustan no se parecen demasiado a Chamizo; y el PSOE…, bueno, el PSOE siempre fue su primer valedor, pero lo fue en tiempos de Manuel Chaves, no en tiempos de Griñán, o no al menos con la misma calidez y el mismo énfasis que entonces.

Todo conspiraba para que Chamizo concluyera su brillante etapa de Defensor del Pueblo. Conspiraba el largo tiempo que llevaba ocupando el cargo; conspiraba la aritmética parlamentaria; conspiraba el cansancio institucional; conspiraba su independencia públicamente insobornable; conspiraban sus agrios pero merecidos reproches a los políticos; conspiraba la conveniencia de la izquierda gobernante de alcanzar algún acuerdo con la derecha en la oposición; y conspiraba la necesidad de la derecha en la oposición de demostrar que es lo bastante flexible y civilizada para pactar con toda naturalidad con el rojerío que gobierna en Andalucía.

El sustituto de Chamizo será, además, Jesús Maeztu, hasta ahora Comisionado para el Polígono Sur: gran elección por lo que toca a Andalucía, dado que Maeztu es prácticamente un Chamizo con otro nombre, y gran lección por lo que toca a España, donde el PP colocó de defensora a Soledad Becerril, militante, dirigente, diputada, senadora y alcaldesa del partido.

La única estridencia en el recambio de Chamizo han sido las feas palabras del propio defensor, quien, en unas declaraciones a la cadena SER Andalucía, ha atribuido su defenestración a “la chica que está en Presidencia”, en alusión a la número dos del Gobierno Susana Díaz, y “a algún psicópata del PP”, en alusión no se sabe exactamente a quién. Chamizo, que tan bien ha sabido estar en el cargo, no ha sabido irse de él. El cura gaditano, que tanto y con tan buenas razones ha criticado a los políticos, se ha comportado en su despedida como uno de ellos, y no precisamente como uno de los mejores. De hecho, ya se equivocó Chamizo cuando, al expirar el plazo oficial de su cargo 14 meses atrás, mandó a todo el mundo el impúdico mensaje de que no quería marcharse. La política lo puso legítimamente y la política lo quita legítimamente. Tal vez no sea bueno para la institución que Chamizo se haya marchado, pero con toda seguridad es bueno para él, aunque él mismo todavía no lo sepa. 17 años de ejercer la política casi habían hecho de él el político que nunca quiso ser. Unos pocos años más y lo habrían conseguido.

]]>
2013-05-23 11:41:27
<![CDATA[El mapa del mundo - La ultraderecha suiza ataca de nuevo]]> lugano1

De los creadores de Expulsa a la oveja negra o Las inmigrantes no son como las suizas, llega ahora Estamos en bragas. El partido ultra Unión Democrática de Centro (UDC) del cantón de Lugano ha vuelto a hacer gala de su racismo y xenofobia de cara a las próximas elecciones municipales, con una campaña en la que pretende demostrar lo bien que se vivía hace 20 años y lo mala e insegura que se ha vuelto esta región suiza por culpa de la inmigración, que además le roba los puestos de trabajo a los autóctonos.

El discurso, por lo tanto, es el mismo de siempre, sólo que al tratarse de de un cantón fronterizo con Italia (y de mayoría italoparlante) está especialmente dirigido a los emigrantes italianos, que según el partido de extrema derecha ocupa 8.000 puestos de trabajo en el sector servicios.

La UDC se hizo famosa por sus campañas agresivas en las elecciones generales de 2007, cuando en coalición con el Partido Popular suizo (SVP) consiguió el 29% de los votos. Sobre todo con su juego para echar a las ovejas negras que llegaban a Suiza en autobús y por la campaña con el mismo aspecto que después fue copiada por los partidos ultras españoles para manifestarse contra la inmigración.

cartelesudcsvpDaniel del Pino

 

]]>
2013-03-26 13:40:22
<![CDATA[Por fin es viernes - El hombre tranquilo se cabrea]]> Quizá no haya muchos que conozcan la pieza narrativa que dio origen a una de las más hermosas películas de John Ford, El hombre tranquilo, ahora editado en castellano por primera vez por la editorial Reino de Cordelia. Sin embargo, su autor, Maurice Walsh, fue un excelente escritor irlandés —tierra de grandes escritores—, muy comprometido con la causa nacional de su país. La lucha de liberación es precisamente uno de los hilos conductores de la colección de historias de las que forma parte El hombre tranquilo.

Javier Reverte ha escrito un notable prólogo para esta novela, que acaba de aparecer en las librerías españolas después de que hayamos disfrutado tanto de la película a la que dio origen. Y nuevamente se planteará la vieja cuestión: ¿qué prefiere usted, el libro o la película? Y siempre se podrá contestar con aquella conversación entre las dos cabras que se estaban comiendo la cinta de celuloide de una película. ¿Te gusta?, pregunta una. Y la otra contesta. Sí, pero estaba mejor el libro.

La versión fílmica de El hombre tranquilo obvia el entorno nacionalista del protagonista, y se centra en otro tipo de combate, el de la dignidad del acosado y humillado. Seguramente, en el contexto de todas las narraciones que conforman el libro unitario Green Rushes —traducida al español bajo el título de su historia más conocida, El hombre tranquilo—, el pasado nacionalista de Sean Thorton (John Wayne en la versión cinematográfica) es fundamental para entender el personaje.

John Ford deja ese tema de lado, y nos cuenta la historia de un boxeador (John Wayne) que se retira del ring por haber matado fortuitamente a su contrincante en el transcurso de un combate pugilístico (cosa que no está en la novela). Sean Thorton vuelve a su Irlanda natal para convertirse en un ciudadano pacífico y tranquilo. En su nueva vida se enamora de una chica pelirroja y valiente (Maureen O`Hara). Pero sufre el acoso, el desprecio y la ofensa pública del matón del lugar, que —¡oh eterno melodrama!— no es otro que el hermano de la mujer amada.

Pero a lo que íbamos. Tanto en la historia fílmica como en la escrita, se nos cuenta la historia de un hombre pacífico, es más, de un hombre cansado de la lucha por la vida, y que solo quiere que le dejen en paz. Un jubilado, vamos. Pero, ¿puede uno permanecer pasivo si todos los días se sufre un deterioro, una humillación? El gran hallazgo de Ford fue mostrar que el primer indignado por la mentira, la ofensa y la ignominia es un miembro de la familia: su mujer. Es ella la que desprecia a su propio marido y le abandona.

Ford cuenta una hermosa historia de amor, y del estallido de ira producido por el sentimiento de pérdida. La paciencia del Hombre Tranquilo se acaba no porque a él se le agote, sino causada por el desprecio del ser querido.

El autor de la novela acusó a Ford de tergiversar su relato —además, se sentía mal pagado ante el éxito mundial de la versión cinematográfica—. Y es verdad que la concepción del personaje de Sean Thorton es distinta y distante en la novela y en la película. A uno le costaría aceptar un John Wayne como radical irlandés miembro del IRA —aun del IRA pre independencia—, lo que es precisamente el personaje en la novela. Pero a veces las circunstancias políticas ponen de acuerdo lo imposible, e igual cabreo estalla en dos personajes que son el mismo, pero que no lo sabían.

Pero estas cosas solo pasan en la ficción del cine o la novela, ya se sabe.

]]>
2012-12-28 08:50:57