Ciberdemocracia en las europeas (I): Primarias

12 May 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , , , , ,
Comentarios

Virginia Uzal
Periodista integrante de la Comunidad del Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales

Son muchos los que hablan de democracia pero pocos los que se paran a pensar de la que salud que goza dentro de los propios partidos. En los próximo cuatro post analizaremos cómo ha sido el proceso de primarias, la financiación, el programa electoral y la propaganda de los partidos en internet así como el uso que hacen de las nuevas tecnologías para democratizarse y fomentar la participación ciudadana.

Uno de los principales dilemas electorales es el candidato: el cabeza de lista, el rostro de los carteles. En Francia, Italia, Portugal, Grecia o EEUU no es raro ver que esos candidatos sean elegidos por un proceso de primarias. En el caso europeo, y más concretamente en los países del sur anteriormente mencionados, es curioso constatar que es una práctica, más o menos común (aunque podría mejorarse mucho). En España, son precisamente los nuevos partidos los que han dado una lección. Los más “curtidos” han ignorado la sed de transparencia y participación de la ciudadanía. La dedocracia ha señalado sus cabeza de lista para las elecciones europeas.

El PP, que ha esperado prácticamente hasta el último momento para designar candidato, ha ignorado la opinión y voto de sus militantes y simpatizantes. El propio candidato dijo en repetidas ocasiones “yo no sé nada”, “haré lo que diga Rajoy”. Una muestra de calidad democrática interna.

La elección de la candidata del PSOE parecía un último suspiro de su secretario general por aferrarse a la vida (política) que un intento por democratizar un partido que parece que sí tendrá primarias ¿para la próxima? Curiosamente, todo dependerá de estas elecciones.

En Izquierda Unida, Cayo Lara y Willy Meyer afirmaron que “no hay dedazos”. Sin embargo, no realizaron unas primarias abiertas (aunque en la coalición que encabezan sí podemos encontrar excepciones). El Consejo político Federal del partido, formado por  208 miembros elegidos en la X Asamblea de IU, votó por en un 77% a la lista encabezada por Willy  Meyer, frente al 23% de los apoyos obtenidos por la lista presentada por Izquierda Abierta, la formación que lidera Gaspar Llamazares y que llevaba a Tasio Oliver como número uno.

UPyD, ese partido que no sabe dónde colocarse en el Parlamento Europeo, repite candidato, Francisco Sosa Wagner. Ha obtenido el 60,27% de los apoyos de los afiliados, 1.100 votos de los 1.837 emitidos (aunque podían participar cerca de 6.000 afiliados). En estas primarias UPyD afirmó que también “podían votar los simpatizantes”. Según el partido, tan sólo participaron 39, de los que 12 han sido declarados nulos.

Vox ha contado tan sólo con el voto militante, que decidió, por un 85% de los votos a Alejo Vidal-Quadras como cabeza de lista. A estas primarias se presentaron 80 precandidatos votados por 945 militantes vía internet, lo que permitía una mayor participación desde todos los puntos del Estado dado que la forma presencial tan sólo era posible en la sede del partido en Madrid.

Equo, Podemos y Partido X son los partidos con mayor transparencia y participación en su proceso de primarias, principalmente gracias al uso y recursos de internet para el debate y la votación. En el caso de los dos principales partidos de la coalición Primavera Europea, Equo y Compromís, las primarias han sido abiertas y los ciudadanos han podido escoger, no sólo al cabeza de lista, si no a los demás nombres que la componen.

Equo puede presumir de ser el primer partido del Estad0 que ha elegido a sus candidatos electorales a través de unas primarias totalmente abiertas y accesibles para toda la ciudadanía. Y donde estuvo muy presente el voto por internet. Los ecosocialistas hicieron dos vueltas, la primera, en la que determinaron el orden de la lista a excepción del primer puesto y la segunda, que determinaba el nombre de la persona que encabezaría la candidatura, del que salió ganador Florent Marcellesi. En las votaciones participaron 2.500 personas de los 16.000 militantes y simpatizantes que podían hacerlo, aunque también estaba abierta a todos y todas las mayores de 16 años. Los ecologistas ofrecían la posibilidad de presentarse a las personas no afiliadas, que debían contar en todo caso con el aval del grupo territorial al que se encontrasen adscritos.

Podemos, uno de los partidos nacidos para estas elecciones, celebró sus primarias en abril. Las votaciones estuvieron abiertas a cualquier persona en su página web, donde todos los ciudadanos y ciudadanas podían elegir al candidato para encabezar la lista electoral y, a continuación, a todos los demás integrantes. Las posiciones se han decidido por orden de apoyos recibidos y en función de criterios paritarios de género, según explicaron desde el partido. Más de 150 personas se han presentado a este proceso, con los requisitos del aval de los Círculos de Podemos repartidos por todo el Estado y comprometerse con el decálogo de los candidatos y candidatas de la iniciativa en caso de ser elegidos. Si Equo puede presumir de ser el primer partido en elegir a sus candidatos electorales a través de unas primarias totalmente abiertas, Podemos, además de estar en los siguientes puestos, puede alardear de tener las primarias más participativas de toda Europa. Más de 33.000 votos eligieron a Pablo Iglesias como cabeza de lista, seguido de Teresa Rodríguez y el exfiscal anticorrupción Jiménez Villarejo, en el segundo y tercer puesto.

El Partido X, haciendo realidad su lema “Democracia y punto”, puede arrogarse ser el partido con las primarias más abiertas del panorama político de cara a las elecciones europeas. Además de permitir a la ciudadanía votar a los posibles candidatos a encabezar la lista, daban la posibilidad de votar a ciudadanos y ciudadanas y proponerlos como candidatos para encabezar la candidatura. A pesar de esta gran oportunidad de cambiar el sistema de elección, fueron muchos los candidatos votados por los ciudadanos que finalmente se negaron o que no se enteraron que habían sido propuestos. Además de la lista propuesta por la ciudadanía, existía una segunda con nombres apoyados por el propio partido. Finalmente, participaron en la elección más de  2.700 personas que apoyaron la candidatura de Hervé Falciani seguido de Raúl Burillo y Simona Levi. Aunque, finalmente, Burillo decidió cederle el puesto a Levi.

Estos nuevos partidos, pese a este ejemplo de transparencia, participación y democracia, según las encuestas apenas obtendrían representación, excepto Podemos con un escaño. Y con la gran incógnita de la enorme tasa de indecisos, abstencionistas y desafectos de la alternancia bipartidista.


comments powered by Disqus