Anticapitalistas

04 Ene 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

La percepción pública que de Anticapitalistas se tenía hasta no hace mucho, guardaba una relación directa con esas extrañas alineaciones en las que convergían los filtradores no oficiales de los sectores más templados de Podemos, con algunos medios de comunicación que, a diestra o siniestra, han intentado socavar su pluralidad a costa de una de sus referencias fundacionales. Esas mismas conexiones, que antes jugaban a demoler Anticapitalistas son las que tantos disgustos están dando al propio pablo Iglesias en estos momentos.

Cuando en una parte del electorado de Podemos ya se había instalado la imagen negativa de Anticapitalistas, haciéndose especial énfasis en su supuesto dogmatismo, sectarismo y radicalidad, la cruda realidad ha arrojado un saldo bien diferente.

En primer lugar hay que subrayar que la guerra pública desatada entre sensibilidades no es más que el fruto inevitable de una cultura política sumamente cainita (muy en la línea de la grumosa y vieja política), a la que desde el principio se había opuesto Anticapitalistas, así como otros miembros destacados de Podemos a los que, sin éxito, se les intentó relegar, como fue el caso de Pablo Echenique, en Aragón, o de Teresa Rodríguez, en Andalucía, que como todo el mundo sabe es una de las dirigentes más destacadas de esa sensibilidad. Ejemplo concreto de lo anterior, de esa visión diferente de la cultura política de que hizo y hace bandera Anticapitalistas, es que, sin ir más lejos, la líder andaluza incluyó en su lista, a priori más que ganadora, a personas de otras sensibilidades que no tenían filiación alguna con Anticapitalistas. La propia Rodríguez fue sumamente explícita cuando dijo que “debemos construir un sujeto político diferente en el fondo y también en las formas. Creo en la biodiversidad política a la hora de conformar frentes amplios que busquen una alternativa plural y transformadora”.

Esta misma Teresa Rodríguez es la que, en la línea de deshacer esa construcción política más jerárquica y de familias, a la que parecía que Podemos estaba inexorablemente abocado, impulsa que su secretaría general, pase a ser una coordinación de Podemos en Andalucía, “lo que nos aleja de las familias de poder y nos acerca a una construcción mucho más coral y democrática”.

En las últimas fechas hemos podido observar como la propia madurez de Miguel Urbán, europarlamentario y cofundador de Podemos, así como figura destacada de Anticapitalistas, le hace obrar con suma responsabilidad, formando parte de ese cuerpo de “cascos azules” que intenta parar la desmedida confrontación que diferentes corrientes de Podemos están librando en las redes sociales ante una masa votante que observa atónita. Nos toca evitar más acciones irresponsables, que alimenten la idea de una crisis, cuando lo que deberíamos hacer es estar preparándonos con debates para afrontar las dos opciones que vienen: o una gran coalición o nuevas elecciones”.

En segundo lugar, cabe decir que, ante la sorpresa de muchos, Anticapitalistas está jugando un papel que nadie se esperaba. En un medio político como el de Podemos, donde la fluctuación de poder y la confrontación en el debate son de gran intensidad, Anticapitalistas es un estabilizador de triple referencia: el cambio político y social en todo el país, preservar el proyecto político que encarna Podemos y aportar ideas que posicionen la oferta política de los morados en una clave de transformación real. Manuel Garí, economista y miembro histórico de Anticapitalistas, sostiene que: “debemos abordar el debate interno desde la necesidad de más y mejor democracia, pero eso no se hace destruyendo al otro, se hace con responsabilidad. La responsabilidad de salir a la calle y a las instituciones a luchar para parar el dislate conservador de PP, PSOE y Ciudadanos”.


comments powered by Disqus