Rajoy minimiza el salario y Paco en huelga de hambre

27 Nov 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

El que fuera líder del Partido Laborista y primer ministro del Reino Unido, Harold Wilson, manifestó “el que rechaza el cambio es el arquitecto de la decadencia, la única institución humana que rechaza el progreso es el cementerio”. Parafraseándolo diría que Rajoy es un brillante arquitecto de la decadencia. Entendiendo por decadencia un proceso de desgaste y deterioro a través del cual las condiciones empeoran, Rajoy es un claro exponente. Ha permitido y favorecido que las élites económicas y financieras hayan maximizado sus beneficios a costa del empobrecimiento y la exclusión de amplios segmentos de la ciudadanía. Ha acrecentado la desigualdad y la ha instaurado como fundamento del sistema. Persiste en utilizar el engaño y la tergiversación como modus operandi de su política de vodevil.

Un acto de esta ominosa representación lo constituye la raquítica implicación del Gobierno en conseguir un salario mínimo interprofesional, smi, que garantice un nivel decente de bienestar. Desde hace años es una constante la denuncia de la Carta Social Europea sobre los incumplimientos continuos y reiterados de España. La Carta Social Europea es una especie de convenio regulador de los derechos laborales y sociales de todos los países europeos. Se trata de un organismo supranacional europeo que integra a todos los Estados Europeos que poseen regímenes democráticos. Este organismo, desde hace tiempo, ha denunciado que el salario mínimo interprofesional debería ser de unos 856 euros ya que considera pobre a un trabajador que percibe el actual. Hasta el propio Banco de España ha reconocido que el salario mínimo interprofesional debería subir hasta los 1.000 euros mensuales. Además afirma que España está a la cola de Europa en relación al salario mínimo interprofesional actual de 655,2 euros mensuales así como también lo está en relación al salario medio que es de 1.640 euros constituyendo una diferencia del 17,8% en relación a la media de la Unión Europea cuyo salario medio es de 1.995 euros. En España, el salario medio del trabajador sigue congelado mientras que el beneficio de las empresas ha crecido, entre enero y septiembre de este año, un 12,9%.

En la Sesión de Control al Gobierno en el Congreso se ha debatido sobre este incumplimiento. La hemeroteca nos recuerda que en el año 2012 el Gobierno de Rajoy congeló el salario mínimo interprofesional en 641,40 euros brutos mensuales, en el año 2013 lo subió en 0,6% quedando fijado en 645,30 euros brutos mensuales para volver a congelarlo en 2014 y en el año 2015, ante la proximidad de las elecciones, lo subió un 0,5% quedando fijado en 648,60 euros. Estos datos contrastan enormemente con el incremento experimentado, durante la legislatura de Rajoy, del precio de la luz que fue de un 7%, según desvela el Instituto Nacional de Estadística. La diferencia es brutal y delata muchas claves de este gobierno.

La contestación a la interpelación efectuada en el Congreso de los diputados confirmó que nada ha cambiado en este decadente e indecente Gobierno ya que la Ministra de Empleo, Fátima Báñez, no dudó en tergiversar los datos. La ministra aseveró que “nadie que trabaje a jornada completa cobra por debajo del salario mínimo porque sería ilegal”. Parece que la Sra. Ministra desconoce o no le interesa conocer los datos publicados por la Agencia Estatal Tributaria donde se señala que, durante el año 2015, el 34% de los asalariados percibió ingresos salariales iguales o inferiores al salario mínimo interprofesional y dentro de este colectivo 3,7 millones de personas no percibieron ni la mitad de esta cantidad. A lo mejor si conociera estos datos la ministra entendería el motivo de la ralentización de la recaudación por las cotizaciones y la consiguiente reducción de las bases reguladoras de cotización.

No contentos con esta lamentable y mediocre actuación de la ministra y ante la aprobación en el pleno del Congreso para tramitar una ley que suba de forma escalonada el salario mínimo interprofesional prepararon otra burda representación. El Partido Popular votó en contra de esta proposición de ley, la subida del salario mínimo, así que ahora ante la reacción popular escenifica un pacto con los máximos representantes de la patronal y los sindicatos para tratar, entre otros temas, la posible subida del salario mínimo interprofesional. En esta reunión se perciben las viejas formas ya que Rajoy no ha avanzado cifras y ha planteado un horizonte entre cuatro y ocho años para su revisión así como dos restricciones: preservar ante todo el cumplimiento del déficit y no liquidar las reformas realizadas en su mandato anterior. Conclusión: llueve sobre mojado, todo sigue igual y no hay cambios aunque tampoco los esperábamos conociendo al personaje….

En contraposición a estos políticos inamovibles, que no quieren cambios, se encuentra el compañero Paco Vega, activista social que estuvo 22 días en huelga de hambre para conseguir que haya una concienciación y un debate sobre la importancia de instaurar un salario social de integración para personas que se encuentren en situación de pobreza que no reciben ninguna otra prestación y que les garantice unos ingresos no sujetos a las veleidades políticas del momento. El desvanecimiento con el urgente ingreso en el Hospital Regional de Málaga obligó a la interrupción de la huelga de hambre. Pero esos días de lucha han conseguido que el debate se instaure en Sede Parlamentaria y en la calle. Su lucha y su implicación personal lo han conseguido. Como decía Eduardo Galeano “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

Puedes encontrarme en Facebook, YouTube y en Twitter: @OdalysPadronTFE


comments powered by Disqus