Punto y seguido

Nazanín Armanian

Yemen entre Al Qaeda, neosocialistas, China e Irán

21 ene 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Poco después del criminal atentados contra la revista Charlie Hebdo, las autoridades francesas, sin ofrecer ninguna prueba fehaciente, no solo lo vincularon a “Al Qaeda de Yemen” sino que acusaron a éste país de ser “refugio del terrorismo de Al Qaeda”, frase hecha y utilizada para referirse a Afganistán antes de que la OTAN se instalara en lo que es uno de los países más estratégicos del mundo. El mismo día del 7 de enero, en Yemen, un atentado mató a 33 personas de fe chiíta, y hoy el fantasma de una nueva ronda de matanza de civiles recorre el país, mientras este termina de hundirse en el caos.

AQ0
Ya en octubre del 2000 el supuesto Al Qaeda de Yemen se responsabilizó del ataque al destructor estadounidense “USS Cole”, perpetrado en el puerto yemení de Adén, que mató a 17 marines; luego el 29 de diciembre del 2009 se detuvo a un nigeriano, al parecer de la misma sucursal terrorista, por llevar explosivos en sus calzoncillos en un vuelo de Ámsterdam-Detroit. En aquel entonces, EEUU, además de prometer a su aliado, el presidente Ali Abdullah Saleh, aumentar la cantidad de setenta millones de dólares en la lucha antiterrorista (mientras millones de yemeníes no tenían ni pan para comer) intensificó los bombardeos sobre el país. ¿Cómo es posible que la principal potencia militar del planeta (que cuenta con el Centro de Mando Conjunto Militar de EEUU-Yemen) y sus aliados (equipados con la tecnología que les permite detectar el movimiento de la reina de las hormigas en el subsuelo) no hayan podido derrotar durante 14 años a algunos miles de hombres armados con daga y bombas de fabricación casera? ¿No será que en vez de “terroristas” ha matado a miles de los civiles inocentes? ¿A quién le interesa mantener el “Coco Al Qaeda”? ¿Por qué el terrorismo yihadista está en conexión con Afganistán, Pakistán, Arabia Saudí, Irak, Yemen y Turquía entre otros, todos aliados de EEUU, sin que la ONU actúe contra ellos?

Una guerra no muy “civil”

El país que ha llenado las celdas del Guantánamo con sus hombres, fue la primera nación árabe y musulmana que vivió entre 1967-1990 bajo un gobierno socialista, dirigido por los comunistas, nacionalistas y liberales, mostrando que las personas musulmanas, lejos de ser fanáticas, apoyaban un gobierno laico que trabajaba por su bienestar y libertad (lo mismo sucedió en Afganistán, donde el gobierno del marxista Mohammad Najibulá aguantó, con el apoyo popular, el acoso de EEUU y el de los terroristas, a los que financió hasta tres años después de la salida del ejército soviético). ¿Cuántos días aguantaría Bahréin sin la flota estadounidense allí atracada?

En 1990, las concesiones unilaterales de la República Democrática Popular de Yemen (del Sur), dominada por los liberales, a la República Árabe de Yemen, respaldada por Arabia Saudí y EEUU y su posterior disolución, fue el inicio de una crisis multidimensional del Estado que ha desgarrado al país, dejando al menos 100.000 muertos y unos 250.000 desplazados. El asalto de la derecha a las políticas sociales en el Sur (supresión de la sanidad y educación universal y gratuita, de la pensión para ancianos y discapacitados – que se han convertido en masa de mendigos- la privatización de las grandes empresas y fábricas, etc.) ha arrastrado a la mitad de la población, en su mayoría jóvenes menores de 30 años, a la pobreza, desesperación y también a la protesta. La lucha de clases liderada por arraigadas organizaciones de izquierda (que en sus manifestaciones portan

AQ 1

imágenes con la hoz y el martillo o con el Che Guevara) se mezcla con el movimiento independentista neo-socialista del Sur, y con la batalla de los huthis, (nombre del fundador del grupo, Hussein al-Huti), que representan a los 8 millones de chiitas de la escuela zaydí (nombre de Zaid, descendiente de Husein, el nieto de Mahoma). Estas fuerzas exigen el fin de su discriminación – a pesar de que los dirigentes del país han sido zaidíes- y de las continuas injerencias de las potencias mundiales y regionales en sus asuntos internos. EEUU utilizó Yemen para entrenar a los muyahedines anticomunista afganos, mientras respaldaba las políticas de islamización de Saleh, que sembraba el país con decenas de escuelas teológicas, financiadas por Arabia Saudi.

Entre Washington y Riad abortaron la gran “Primavera” yemení de 2011, reemplazando a Saleh, tras 32 años en el poder, por su vicepresidente Mansur Hadi, para mantener el sistema. La situación dio un giro radical cuando en septiembre pasado, el nuevo presidente, realizó una extraña maniobra con el fin de acabar con la influencia del destituido Saleh, exiliado en Arabia, y el Partido Islah (Reforma) de la Hermandad Musulmana. Dejó que las milicias huthis tomaran la capital y el mando de las principales instituciones; luego inició un “dialogo nacional” que incluía también al Partido Comunista y al movimiento independentista del sur Al-Hirak, en medio de una guerra entre las tribus sunnitas pro saudíes y los chiitas huthis que simpatizan con Irán. El colapso total del Estado central, y la amenaza de un golpe de Estado por los oficiales divididos en lealtades sectarias, deja el camino más que allanado para una intervención directa de la OTAN, que así ejecuta tranquilamente su agenda.

La importancia de Yemen

Yemen (posiblemente yumn que significa “feliz”, por ser fértil, contrapuesto a la Arabia desértica) juega hoy un papel de primer orden en el tablero internacional:

AQ 2

  • Une el Cuerno de África con el Oriente Próximo.
  • Conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén y el Mar Arábigo y el Océano Índico con el mar Mediterráneo. El fin de los gobiernos izquierdistas de Yemen del Sur y de Etiopía en 1991 hicieron que el Mar “rojo”, dejase de serlo, y los buques de guerra de la OTAN lo controlasen.
  • Es la “puerta de Oriente Próximo” para China. El 60% de las importaciones energéticas chinas deben pasar por el Golfo de Aden.
  • Controla Bab el-Mandeb (“Puerta de lamentaciones o de invitación”, según etimólogos), que es uno de los siete cuellos de botella del mundo, por donde pasan la mayor parte de las exportaciones de mercancía del Golfo Pérsico al Canal de Suez, incluidos los 3,2 millones de barriles de petróleo a diario que se dirige a los mercados de Asia, Europa y EEUU.
  • Comparte 1700 kilómetros de frontera común con Arabia Saudi, el principal exportador mundial del petróleo.
  • Para Israel es la salida al Océano Índico y según el presidente Hadi,“Si Irán controla Bab al Mandeb, no necesitará la bomba atómica

Objetivos de la OTAN

En este contexto, EEUU y sus socios persiguen los siguientes objetivos en Yemen:

  •   Hacerse con el control total del Cuerno de África. La militarización de sus aguas también explica la campaña lanzada en 2009 contra “los piratas somalíes”.
  •   Neutralizar la creciente influencia de China: en Setiembre 2013, militares de alto rango de la Republica Popular y de Yemen acordaron fortalecer sus relaciones, a la vez que negociaronn el alquiler de puertos yemenís, dentro de la estrategia llamada “Collar de perlas”, que es contar con puertos en las rutas marítimas estratégicas
  • ¿Cómo es posible que EEUU ( que cuenta con bases militares en esta región desde Osan y Okinawa, a Diego García, Yibuti, Pakistán, Afganistán, Turkmenistán, Kirguizistán, Uzbekistán, Irak, Arabia Suadi, Omán, Yemen, Qatar, Bahréin, y Kuwait) pueda tener miedo a una China sin una sola instalación militar fuera de su territorio?
  • A Washington le resultará menos costoso dominar Bab el-Mandeb, vigilar el paso de los petroleros y chantajear a China que disuadir a Arabia Saudi (por su dudosa lealtad) que es el principal proveedor de petróleo del país asiático.
  • Ganar la batalla contra Bijing por explorar y explotar el petróleo de las cuencas Masila y Shabwa de Yemen. La Total francesa también espera su parte. Los chinos reciben el 8% de producción petrolífera de Yemen, unos 20.000 barriles por día, y EEUU importa el gas licuado de este país.
  • Frustrar cualquier cambio en Yemen que pueda afectar a la estabilidad de la Arabia (con su rey en el lecho de muerte), y por ende a la economía mundial
  • Frenar el regreso de los neo socialistas al poder en Yemen y disuadir a las fuerzas progresistas de la región. ¿Bombardean los drones las posiciones de las fuerzas democráticas yemenís diciendo que pertenecen a Al Qaeda?
  • Imposibilitar, al igual que Arabia e Israel, que los huzíes ganadores de la guerra civil, compartan el control sobre Bab al-Mandeb con Irán. Pues, Riad, a pesar de haber ganado en Egipto, Libia y Siria, teme que Yemen se le escape y entre en la esfera de Qatar e Irán

La foto de la “Pietat”  yemení

La imágen de una mujer completamente tapada, de negro, pasiva, haciendo de enfermera para un hombre (hijo) herido con derecho a exhibir su cuerpo desnudo, fue la ganadora de “la mejor foto del 2011” entre 100.000 seleccionadas por Word Press Photo: una bella imagen que sin embargo consolida el cliché que hay en la mente de los occidentales de la mujer “musulmana”: ¡Es que ni una revolución democrática es capaz de cambiar a estas mujeres que aman su estatus de subgénero y se merecen ser gobernadas por los fundamentalistas misóginos!

AQ 3

En la misma línea, se concedió el premio Nobel de la Paz del 2011 a Tawakkul Karman, activista de Hermandad Musulmana, ocultando a cientos de mujeres que luchan por la igualdad y la democracia política y social para todos y todas, y que también luchan para que la religión y la fé dejen de ser instrumentalizadas y regresen al espacio privado de la vida de los creyentes. El islamismo y la islamofobia no solo se retroalimentan, sino que existen gracias a la persecución de las fuerzas (hombres y mujeres) laicas y progresistas, que promueven un sistema político que respeta también el credo personal de miles de cristianos, judíos o ateos yemeníes.

En fin, la inexistente red internacional de Al Qaeda oculta este encarnizado ataque de la élite mundial –musulmana, cristiana, judía, budista o laica-, a lo que queda de las conquistas sociales de los trabajadores en todo el mundo.

 


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus