Posibilidad de un nido

Entonces, ¿de qué sirve ser bueno?

Fotografía de julio de 2015, del rey Juan Carlos, acompañado por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los expresidentes José María Aznar, Felipe González y José Luis Rodriguez Zapatero, durante una cena privada en el restaurante Casa Lucio, de Madrid. EFE
Fotografía de julio de 2015, del rey Juan Carlos, acompañado por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los expresidentes José María Aznar, Felipe González y José Luis Rodriguez Zapatero, durante una cena privada en el restaurante Casa Lucio, de Madrid. EFE

Esta semana se ha hecho público un documento firmado por 75 personas en apoyo al rey Juan Carlos I. Al final de este artículo aparece la lista completa de los firmantes de dicho manifiesto giratorio. Sin embargo, para empezar, propongo un ejercicio básico. Uno de esos que parece una bobada y, cuando acabas, ves que no, que en realidad estás agotada, que hay un lugar en tu cuerpo que no es exactamente cuerpo y, al acabar, te duele con presión de alambre de espino.

Al grano. He eliminado los nombres de los firmantes del manifiesto y he dejado solo sus cargos, o sea las raspas de ese banco de jureles.

El ejercicio es el siguiente: A continuación, en un solo párrafo, constan todos los cargos, uno detrás de otro, nada, solo un puñado de líneas; sitúese ante ellas y léalas en voz alta. Hágame caso, pruébelo.

Ministra, Presidente del Senado, Vicepresidente del Gobierno, Vicepresidente de Gobierno, Ministra y presidenta de Madrid, Ministra, Ministro y director de RTVE, Presidente de Cantabria, Delegado de Gobierno de Cantabria, Ministro, Secretario de Estado, Ministro, Parlamentario Europeo, Ministro, Ministro, Secretario de Estado, Director General de Protección Civil, Ministra, Presidente de Navarra, Subsecretario M. Presidencia, Secretario de Estado, Ministra, Director General de Patrimonio, Delegado de Gobierno de Castilla y León, Director de la Biblioteca Nacional, Ministro, Delegado de Gobierno de Andalucía, Director General de Trabajo, Secretaria de Estado, Ministro, Presidente de Castilla y León, Fiscal General del estado, Presidenta de la Real Academia de la Historia, Secretario de estado, Ministro, Ministro , Ministra, Ministro, Ministro, Presidente del Ces de España, Presidente de Castilla y León, Subsecretario de Cultura, Ministro, Ministro, Ministra, Presidente del CES de España, Director General cooperación con los Regímenes Autonómicos, Ministro, Consejo Consultivo de Castilla y León, Presidente de la Junta de Andalucía, Presidente de Extremadura, Director General Ministerio de Agricultura, Directora de Gabinete, Secretario General Técnico Ministerio Cultura, Real Academia de la Historia, Embajador, Presidenta del Congreso, Ministro, Ministro, Ministro, Subsecretario de Cultura, Delegado de Gobierno, Ministro, Director de Gabinete de la Presidencia con Felipe González y Rodríguez, Zapatero, Ministro, Ministro, Secretario de Estado, Fiscal General del Estado, Presidente de Asturias, Embajador y Alcalde de A Coruña, Ministro, Ministro, Ministro.

Cuando nos desahuciaron, mis hijos y yo vivimos año y medio en una cabaña que una familia maravillosa tuvo a bien prestarnos a cambio de nada en una zona agreste cerca de Barcelona. Las preguntas recurrentes del mayor, entonces más bien pequeño, (después de ¿Otra vez arroz, mamá?) eran:

  1. ¿Hemos sido malos, has sido mala? A esta yo contestaba que no, que un despido en mitad de una crisis no puede generarte culpa blablablá. Ya, pero entonces, ¿de qué sirve ser bueno?, añadía.
  2. Si tú has estudiado y has ido a una Universidad y nos han dejado sin casa, ¿de qué sirve estudiar? La respuesta era mucho más difícil en este caso. Los niños no son idiotas y yo no le podía contestar, en aquellas circunstancias, que le servía para ser mejor, obtener conocimientos blablablá. Ni siquiera siendo verdad, joder. Estábamos a la intemperie.

Llevo pensando en todo esto desde que se hizo pública la lista giratoria de marras. Tal es el corte que su uña sucia abre en la carne de lo que somos. Así de brutal.

Siempre me ha interesado mucho la idea de ejemplaridad en tanto en cuanto linda con el puritanismo. De hecho, siempre me ha dado un poco de risa. Ya no. Igual que el cinismo ha desaparecido de la nómina de cosas que me parecen graciosas, la ejemplaridad ha entrado en la de las que me parecen imprescindibles, por su puesto en el caso de los cargos públicos.

¿De dónde salen los hombres y mujeres que firman en apoyo de un Jefe de Estado con cuentas en paraísos fiscales, investigado por la Fiscalía suiza, que usa testaferros para esconder su incalculable fortuna, "hermano" de los hombres que gobiernan países que se mofan de los derechos humanos, esclavizan y matan, un hombre que humilla y maltrata públicamente a su esposa, que mata animales protegidos en cacerías ejemplo de barbarie, engordado y nombrado por un dictador criminal?

Debemos entender, qué duda cabe, que quienes firman tal manifiesto apoyan todo lo anterior. Por mí, como si bailan la conga en pelotas por la Gran Vía. La cuestión no es qué hace esa gente. La cuestión, y es muy gorda esta cuestión, radica en que se trata, en todos y cada uno de los casos, de cargo públicos, de hombres y mujeres que hemos pagado con nuestros impuestos para que nos representen, gestionen la forma en la que vivimos, defiendan los (presuntos, esta vez sí) valores sobre los que hemos construido nuestra sociedad.

¿Qué los llevó hasta allí, hasta ocupar ministerios, secretarías generales, embajadas…?

Y sobre todo, ¿qué están agradeciendo al estampar su firma en ese documento putrefacto y tan cruelmente revelador?

Se trata de miembros del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del Partido Popular (PP), o sea de los dos partidos que se han ido turnando el Gobierno de España en las cuatro últimas décadas. Gentes que estaban ahí porque ciudadanas y ciudadanos habían votado a sus organizaciones y cuyo deber era representarnos. Es decir, tomar decisiones en nuestro nombre.

No se trata de la monarquía. Se trata de nosotros, de nosotras. No se trata de Juan Carlos I, se trata de un régimen. Cabe, a estas alturas, preguntarnos con toda la seriedad de la que seamos capaces en qué manos estamos, en qué manos está el futuro de quienes nos sucederán, futuro que es nuestra responsabilidad.

Después, ya si eso, volver a leer el párrafo del principio en voz alta. Y mantenerse en pie.

LA LISTA:

  1. Becerril, Soledad (Ministra)
  2. Laborda, Juan José (Presidente del Senado)
  3. Guerra, Alfonso (Vicepresidente del Gobierno)
  4. Martín Villa, Rodolfo (Vicepresidente de Gobierno)
  5. Aguirre, Esperanza (Ministra)
  6. Alberdi, Cristina (Ministra)
  7. Bayón, Ignacio (Ministro)
  8. Blanco, Jaime (Presidente de Cantabria)
  9. Bofill, Pedro (Delegado de Gobierno de Cantabria)
  10. Cabanillas Alonso, Pío (Ministro)
  11. Calvo-Sotelo, Victor (Secretario de Estado)
  12. Catalá, Rafael (Ministro)
  13. Cercas, Alejandro (Parlamentario Europeo)
  14. Corbacho, Celestino (Ministro)
  15. Cosculluela, Luis (Ministro)
  16. Cortés, Miguel Angel (Secretario de Estado)
  17. Cruz de Castro, Francisco (Director General de Protección Civil)
  18. de Lara, Maria Teresa
  19. de Palacio, Ana (Ministra)
  20. del Burgo, Jaime Ignacio (Presidente de Navarra)
  21. Díez Nicolás, Juan (Subsecretario M. Presidencia)
  22. Elorriaga, Gabriel (Secretario de Estado)
  23. Fernández, Matilde (Ministra)
  24. Fernández Villaverde, Alvaro (Director General de Patrimonio)
  25. Ferreiro, Domingo (Delegado de Gobierno de Castilla y León)
  26. Fusi, Juan Pablo (Director de la Biblioteca Nacional)
  27. García Vargas, Julian (Ministro)
  28. Garrido, Alfonso (Delegado de Gobierno de Andalucía)
  29. Gil-Delgado y Crespo, Alvaro (Director General de rabajo)
  30. Gomendio, Montserrat (Secretaria de Estado)
  31. Gómez Navarro, Javier (Ministro)
  32. Herrera, Juan Vicente (Presidente de Castilla y León)
  33. Hernández, Eligio (Fiscal General del estado)
  34. Iglesias, Carmen (Presidenta de la Real Academia de la Historia)
  35. Iglesias de Ussel, Julio (Secretario de estado)
  36. Lamo de Espinosa, Emilio (Ministro)
  37. Lamo de Espinosa, Jaime (Ministro)
  38. Mariscal de Gante, Margarita (Ministra)
  39. Mayor Oreja, Jaime (Ministro)
  40. Molina, Cesar Antonio (Ministro)
  41. Montalvo, Jaime (Presidente del CES de España)
  42. Nalda, Constantino (Presidente de Castilla y León)
  43. Nasarre, Eugenio (Subsecretario de culltura)
  44. Oreja, Marcelino (Ministro)
  45. Ortega y Díaz-Ambrona, Juan Antonio (Ministro)
  46. Pastor, Ana (Ministra)
  47. Peña, Marcos (Presidente del CES de España)
  48. Pérez Calvo, Alberto (Director General cooperación con los Regímenes Autonómicos)
  49. Piqué, Josep (Ministro)
  50. Quijano, Jesús (Consejo Consultivo de Castilla y León)
  51. Rodríguez de la Borbolla, José (Presidente de la Junta de Andalucía)
  52. Rodríguez Ibarra, Juan Carlos (Presidente de Extremadura)
  53. Rodríguez Molina, José Manuel (Directo General Ministerio de Agricultura)
  54. Rodríguez Salmones, Beatriz (Directora de Gabinete)
  55. Royo Villanova, Alejandro (Secretario General Técnico Ministerio Cultura)
  56. Ribot García, Luis (Real Academia de la Historia)
  57. Rupérez, Javier (Embajador)
  58. Rudi, Luisa Fernanda (Presidenta del Congreso)
  59. Saavedra, Jerónimo (Ministro)
  60. Sánchez Terán, Salvador (Ministro)
  61. Sancho Rof, Jesus (Ministro)
  62. Sainz, María Jesús
  63. Satrústegui, Miguel (Subsecretario de Cultura)
  64. Segura Clave, José (Delegado de Gobierno)
  65. Serra, Eduardo (Ministro)
  66. Serrano Martínez, José Enrique (Director de Gabinete de la Presid. con F. González y Rodriguez Zapatero)
  67. Soria, José Manuel (Ministro)
  68. Suarez Pertierra, Gustavo (Ministro)
  69. Timermans, Alfredo (Secretario de Estado)
  70. Torres Boursault, Leopoldo (Fiscal General del Estado)
  71. Trevín Lombán, Antonio (Presidente de Asturias)
  72. Vázquez, Francisco (Embajador y Alcalde de A Coruña)
  73. Wert, José Ignacio (Ministro)
  74. Westendorp, Carlos (Ministro)
  75. Zapatero, Virgilio (Ministro)