Posos de anarquía

En el día del libro, cuentos chinos y esperpentos

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha querido hoy homenajear al día del libro contando un cuento chino en el Congreso. Así se desprende de su particular relato del pasado 22-M, en el que la actuación y el despliegue policial fueron correctos y, sin embargo, le ha costado el puesto al máximo responsable de la primera Unidad de Intervención Policial (UIP) de Madrid. No sólo eso, dado que "el dispositivo fue perfectamente diseñado" y, como acostumbra a decir el condecorador de Vírgenes, Jorge Fernández-Díaz, "la actuación policial es ejemplar", a Cosidó no se la ha ocurrido sugerir otra cosa que crear un cuerpo de élite entre los antidisturbios.

¿De qué servirá esta unidad de élite si se le ordena estar quieta  cuando está rodeada? ¿Significa esta sugerencia que la actual UIP es de segunda división, que aporrea poco para el gusto de Fernández Díaz o, sencillamente, es un ingrediente más del cuento chino relatado por Cosidó? En todo caso, colegas de las prensa y ciudadanos en general, prepárense a recibir "calor negro" (como llaman los antidisturbios a los golpes con porra) a diestri y siniestro, porque, como hoy también hemos podido constatar en el Congreso, a Cosidó le importa un carajo que sus esbirros se sobrepasen, como ha quedado más que patente que hicieron durante los actos del 29-M, hechos sobre los que hoy no ha fabulado.

Cosidó no ha sido el único que ha querido homenajear al díadel libro; también lo ha hecho Carlos Valle, el juez que instruye el caso de la fuga de Esperanza Aguirre, así como la Fiscalía de Madrid, en su caso con un sainete. Ambos consideran que la lideresa sexagenaria incurrió en una falta leve nada más, lo que únicamente le puede costar 300 euros, la misma cantidad que Cristina Cifuentes impone a los manifestantes pacíficos del 15-M, por ejemplo. ¿Cuál es el recado que nos manda la Judicatura y la propia Aguirre? Fácil: Si a alguno de ustedes le detiene la policía, antes de que puedan realizarle un control de drogas o alcoholemia, se me ocurre, dénse a la fuga, tirando si es posible la moto del agente. 300 euros bien lo valen, comparado con los 1.000 euros de sanción si hubiéramos dado positivo. Bien lo sabe Aguirre.

El día avanzaba y no podíamos quedarnos sin un homenaje más: el esperpento de Miguel Blesa, poco menos que lloriqueando en el juzgado alegando que su imagen ha sido desprestigiada por su paso, en su opinión injusto, por la prisión. Qué cínico el artista, como si no nos bastara con la estafa a los preferentistas o sus correos electrónicos jactándose y mofándose de ello para considerarle uno de los tipos más indeseables del panorama actual. Blesa, que seguramente saldrá de rositas a pesar de haber sido uno de los autores intelectuales y materiales de esta estafa que mal llaman crisis, ya está en la diana de muchos, muchísimos... demasiados como para tomárselo a la ligera y hacer pucheros con un "me ha hecho sufrir mucho". Ni una décima parte de lo que apuesto que pasa por la mente de media España...

Y en medio de esta tragedia griega, uno se reconcilia, cómo no gracias a la cultura, gracias a la inmensa -a pesar de su menudez- Elena Poniatowska, que ha sacudido una bofetada de honradez al auditorio que la escuchaba en la Universidad de Alcalá de Henares... ojalá se les haya pegado algo, porque un buen puñado de ellos no tiene ni pajolera idea de qué es, comenzando por las más altas instancias.  Decía la buena de Poniatowska (discurso íntegro aquí) que "ningún acontecimiento más importante en mi vida profesional que este premio que el jurado del Cervantes otorga a una Sancho Panza femenina que no es Teresa Panza ni Dulcinea del Toboso, ni Maritornes, ni la princesa Micomicona que tanto le gustaba a Carlos Fuentes, sino una escritora que no puede hablar de molinos porque ya no los hay y en cambio lo hace de los andariegos comunes y corrientes que cargan su bolsa del mandado, su pico o su pala, duermen a la buena ventura y confían en una cronista impulsiva que retiene lo que le cuentan"...

... y añadía magistral que "el poder financiero manda no sólo en México sino en el mundo. Los que lo resisten, montados en Rocinante y seguidos por Sancho Panza son cada vez menos. Me enorgullece caminar al lado de los ilusos, los destartalados, los candorosos". Y a nosotros tenerte en nuestras filas.

Feliz día del libro.