Opinion · Posos de anarquía

Todos con Ruz

A pesar de que la consigna en las filas del PP parece ser ‘todos contra el juez Ruz’, la ciudadanía no debería quedarse impasible ante una posible tropelía del Gobierno. De producirse finalmente el relevo del juez en la Audiencia Nacional, es el pueblo quien debería  y dejar caer todo el peso de la soberanía popular que ostenta sobre Carlos Lesmes, presidente del CGPJ, y quienes parecen manejar cuál títere.

En mayo de 2013, el PP ya acusó al juez Pablo Ruz de prevaricación, un hecho insólito considerando que ellos siempre respetan la decisiones judiciales… ¿o no? Claro que no. A fin de cuentas,  la orquestación de los de Génova propició que se condenara antes al juez de la Gürtel (Baltasar Garzón) que al propio cabecilla de la trama o, en otra causa distinta, se dieran palmaditas en la espalda al estafador Blesa mientras a Elpidio Silva también se le inhabilitaba. Esta misma semana, de hecho, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, ha puesto en duda el auto de conclusión de Gürtel, ya saben, ese que por fin ha quitado de la circulación ministerial (que no del Congreso de los Diputados) a Ana Mato y que también acusa al PP de haberse beneficiado del dinero de Gürtel (art. 122 de Código Penal).

¿Cuáles son los argumentos de Lesmes para quitarse de en medio al juez Ruz? Ninguno. No los hay. De hecho y con la ley en la mano, el juez podría estar hasta junio del año que viene, pues su mandanto en la comisión de servicios arrancó en junio de 2013 y puede ejercerla hasta un máximo de dos años. Sin embargo, este mismo martes podríamos saber qué va a suceder con Ruz, que aunque sea apartado de la Audiciencia Nacional, estará inevitablemente hasta la Nochebuena.

No hace falta  ser muy listo para darse cuenta de la jugada del PP: Apartado el juez Ruz, sería necesario convocar concurso en enero para designar al sustituto, por lo que en el mejor de los casos, hasta probablemente marzo de 2015 no se pondría a funcionar el nuevo magistrado… que tendría que revisar toda la extensa documentación que ha elaborado hasta la fecha Ruz. Dicho de otro modo, que el PP podría pasar con tranquilidad tanto las elecciones autonómicas y municipales del mes de mayo e, incluso, las generales, que como tarde habrán de convocarse para el mes de noviembre. Jugada maestra.

¿Maestra? No del todo porque, precisamente porque no hace falta ser muy listo para darse cuenta de la jugada, el conjunto de la ciudadanía debería protestar masivamente contra esta medida, yendo mucho más allá que a sacar los colores a un Gobierno que ya ha demostrado en demasiadas ocasiones que no tiene vergüenza alguna. ¿Cuál sería realmente la jugada maestra de Lesmes y quienes manejan sus hilos? Que el juez Ruz ceda a las presiones y no pida la prórroga hasta el próximo junio de 2015. De ese modo y de cara al público, no parecería que ha sido decisión puramente partidista (ni siquiera política, porque eso, aunque muchos en el Congreso lo ignoren, no es política).

Por este motivo, hoy más que nunca, la ciudadanía ha de mostrar su apoyo incodicional a un juez que ha demostrado que lucha por mantener la división de Poderes, algo en lo que Lesmes dejó de creer hace demasiado tiempo. El pueblo ha de abrigar al juez Pablo Ruz e impedir que la Justicia en este país vuelva a tener diferenres raseros. No es sólo Gürtel, también son los papeles de Bárcenas, la financiación ilegal del PP valenciano, el caso AENA, caso Pujol-Ferrusola, Barça-Neymar… demasiadas corruptelas que no deben caer en el olvido de algún oscuro despacho de la Audiencia Nacional.

Todos con Ruz.