Posos de anarquía

Ciudadanos, el coladero regenerador

Ciudadanos se nos ha presentado siempre como el partido del cambio, como el de la nueva política, como ese mesías en el Congreso que conseguiría regenerar la política. ¿Realmente ese así? Lo cierto es que no. Va camino del cambio, pero más por el hecho de que sus créditos ese van acumulando y, como se descuide, pasará de los billetes al cambio, a la calderilla... En lo que a nueva política se refiere, nada más lejos: Rivera es el rey del 'donde dije digo, digo Diego'... Y, ¿sobre la regeneración?

Este es sin duda el punto más oscuro, porque mientras nos venden que ellos han conseguido enderezar el rumbo del PP para que salga de la corrupción, mientras se nos presentan los naranjas asegurando que han hecho que el PP firme por escrito "medidas sin precedentes" contra la corrupción, ahí está José Manuel Soria, camino del Banco Mundial.

Un gol por toda la escuadra de Rivera, por no utilizar otra metáfora aún más gráfica. Ciudadanos ha conseguido regenerar tanto al PP, al mismo partido al que ha intentando mantener en La Moncloa, que el ministro que tuvo que dimitir porque tener cuentas opacas en paraísos fiscales y, aún peor, que mintió a toda la ciudadanía al respecto, ahora es apto para presidir el Banco Mundial. Un Soria, por cierto, que a pesar de sus mentiras y de haber sido él quien dejó su puesto de trabajo, desde que lo hizo está cobrando una indemnización de más de 4.600 euros al mes.

¿Cómo es posible esto? Fácil: se confirma que para dirigir este tipo de organismo internacionales, como viene sucediendo en los últimos años con el FMI, hay que ser un tipo/tipa realmente deshonesto. No son entes que alguien con un mínimo de ética pueda asumir.

Pero esta justificación no nos facilita las tragaderas a los que nunca vimos con buenos ojos la corrupción. En Ciudadanos, en cambio, les debe resultar indiferente, porque ya admitieron que se presente a las elecciones vascas Alfonso Alonso, un tipo que le costó -y ha sido condenado por ello- al Ayuntamiento de Vitoria miles y miles de euros por clara irresponsabilidad contable alquilando a precios muy superiores al mercado.

Anoche era el summum de la desfachatez ver al otro condenado por esta causa, a Javier Maroto, defender a su colega Soria en su candidatura al Banco Mundial. ¿Tan metido en su ADN tienen los populares que la zorra ha de cuidar de las gallinas? ¿Tan impunes se consideran? Con Soria, a Rivera se le ha atragantado su superpacto con el PP, tanto que igual se asfixia políticamente. Unidos Podemos ya ha pedido que Luis de Guindos dé explicaciones en el Congreso, algo que presumiblemente no sucederá porque, no lo olvidemos, estamos a las puertas de dos elecciones autonómicas y, además, el PP considera que un Gobierno en funciones no ha de ser controlado por nadie. Esa es su democracia.