Posos de anarquía

Patriotismo basura

Díaz Ayuso, comparece en una rueda de prensa para detallar las nuevas medidas en la región ante la covid-19. /Archivo /Europa Press

Asistimos estos días cómo el patriotismo, tal y como es entendido por la derecha, es una basura. Vemos cómo en 2017 al gobierno de Mariano Rajoy no le templó la mano para aplicar por primera vez en nuestra democracia el artículo 155 porque Catalunya quería disfrutar del derecho a decidir y ahora, en cambio, la derecha PP-Cs blinda la gestión de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, pese a los miles de personas muertas que ya hay que lamentar con unas medidas laxas contra la pandemia.

¿Qué es más importante, imponer una unidad más que cuestionada con el actual modelo de Estado o garantizar el bienestar de quienes habitan el país? Yo lo tengo claro... y la derecha también. Mientras cualquier persona mínimamente democrática y con moralidad optaría por la segunda opción, la derecha sigue anclada en la primera. PP y Cs anteponen el sentimiendo patrio, su amor por una bandera, antes que el cuidado por quienes nutren su concepto de patria, que cada vez revuelve más el estómago.

La ineptitud del gobierno de la Comunidad de Madrid está teniendo efectos mucho más graves de los que tuvo el envite independentista en Catalunya. A pesar de ello, la derecha sostiene a Díaz Ayuso al frente de la región de Europa con peores datos COVID-19, enmascarando su deficiente gestión con mentiras y soberbia.

Escuchar a la presidenta madrileña asegurar que "confinar sería lo fácil" y no hacerlo, sencillamente, es una atrocidad. Miente cuando dice que Catalunya tuvo peores datos que Madrid al inicio de esta segunda ola, pues ésta supera con mucho el número de positivos por cada 100.000 habitantes, padece mayor presión hospitalaria y hace frente a una circunstancia a la que Catalunya no tuvo que atender: el colapso en los colegios.

A pesar de ello, la derecha defiende en bloque la gestión de Ayuso de puertas para fuera, poniendo en grave riesgo a toda la población madrileña. De puertas para adentro, hay más preocupación en el PP por los efectos electorales que pueda tener la ineptitud de Ayuso que los cientos de muertos que ya acumula en la segunda ola. Ciudadanos, por su parte, sostiene también a un gobierno más por querer amarrar la vicepresidencia que por convicción, pues Ignacio Aguado se sabe cómplice de la masacre que está teniendo lugar en Madrid y suplica ayuda bajo cuerda.

¿Y el Gobierno? El Gobierno de España está actuando irresponsablemente, sometiéndose al juego que ha iniciado el PP con su teoría de la "persecución ideológica" contra Ayuso. El pueblo de Madrid no quiere oír hablar más de tensiones entre las dos Administraciones, quiere soluciones, quiere que lo salven, porque está en peligro. Desde el ministerio de Sanidad hay que tomar medidas, es preciso dejar de hacer recomendaciones y abandonar el rol de mero testigo de una imprudencia que cuesta vidas. Urge intervenir con todas las herramientas legales con que cuenta nuestra democracia. Por sentido común, por decencia... hasta por esa patria hueca de bandera e himno tarareado.