Ecologismo de emergencia

Crisis Climática: el negacionismo persistente de la derecha española

Juan López de Uralde

En cada campaña electoral surge algún político de la derecha reivindicando que el ecologismo no tiene ideología, y que la izquierda lo monopoliza. Pero como dijo una joven en la manifestación climática del pasado 6D, "el problema no es que la izquierda se movilice, sino que la derecha siempre está ausente: no está ni se le espera". Es normal, porque la derecha española sigue anclada, todavía hoy, en el negacionismo climático más rancio y oportunista.

En octubre de 2008 Aznar trajo a España al entonces presidente de la república checa, Vaclac Kalus para presentar su libro "Planeta Azul (no verde)". En aquella presentación el expresidente arremetió contra los ecologistas, a los que acusó de ser los "nuevos comunistas", y cuestionó la existencia misma del cambio climático. Un año antes Rajoy había sorprendido a todos con las opiniones de su primo el físico que dudaba de que se pudiera predecir el clima de los próximos años.

La derecha española no ha conseguido despegarse de un negacionismo climático en el que sigue instalada una década después, a pesar del abrumador consenso científico que certifica que la acción humana es la causante del cambio climático. De hecho, incluso ese término ha sido ya abandonado para ser sustituido por otros más duros, como emergencia o crisis climática.

La celebración en Madrid de la Conferencia de las Partes del Convenio contra el Cambio Climático (COP25) nos ha dejado nuevas perlas que muestran bien a las claras ese negacionismo, ahora animado por la posición de VOX, que también en esto es quien marca la agenda para la derecha.

Aunque tratan de esconderlo tras un "VOX no es negacionista", lo cierto es que las declaraciones de sus líderes no dejan lugar a dudas, usando términos como #cameloclimático o #milongaclimática, y seguidos en redes por los que jalean sus ocurrencias negacionistas. Pasará a los anales de las ocurrencias más patéticas el vídeo que Rocío Monasterio dedica a Julia Otero delante de un tractor, acusando a los ecologistas en general, y a Julia en particular, de ser "urbanos" (¡!), para cuestionar con ese sólido argumento el cambio climático y sus consecuencias.

El negacionismo derechista no se basa en la ciencia, ni pretende dar argumento alguno. Se trata de puro oportunismo político que busca únicamente conseguir la simpatía de personas que prefieren ignorar la grave crisis ecológica en la que estamos inmersos. Buscan con ello el voto apelando a los instintos más individualistas y ajenos a la repetida advertencia científica. No se escuchará de los dirigentes de VOX argumento científico alguno para justificar sus posturas negacionistas – saben muy bien que no lo hay –; solamente descalificaciones genéricas contra el ecologismo y contra quienes lo representan, aludiendo a los presuntos perjuicios que las medidas para mitigar el cambio climático causarán a las personas a las que dirigen sus discursos.

El PP pretende jugar a una cierta y moderada preocupación por el clima. Casado se autodefinió como "adaptacionista", un término hasta ahora desconocido con el que pretende ubicarse entre el negacionismo y el compromiso climático, como si eso fuera una posición centrista, cuando en realidad no es más que un invento absurdo. Pero el alma negacionista del PP también ha salido a pasear en esta COP25 de la mano de sus dirigentes madrileños José Luis Almeida e Isabel Díaz Ayuso. Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, terminó la Cumbre con aquello de que "algún día conoceremos que lobby hay detrás de las emergencias climáticas" (¡!). Y el alcalde de Madrid andaba también confuso soltando numerosas perlas y tratando de explicar su posición favorable a salvar Notre Dame, en vez del Amazonas, ante unos niños que le miraban estupefactos.

Es triste la realidad que aquí describo, porque no augura nada bueno para el futuro ambiental de nuestro país, pero como decía aquel escritor mexicano "la verdad es la verdad aunque no tenga remedio".