Opinion · Las carga el diablo

La información de El País sobre Podemos. Diez consideraciones

image

“Con lo que yo he sido…”

Remedando el conocido lamento de las vedettes de revista cuando envejecen y ya no las contrata nadie, El País parece vivir tiempos similares de decadencia que se resiste con todas sus fuerzas a asumir.

“Con lo que yo he sido…”

Las ancianas reinas del music hall, que relatan sus aventuras por los bares de su barrio entre gintonic y gintonic, sobrellevan sus penalidades con mucha más dignidad de lo que lo hace últimamente el diario El País. Quieren parecerse al peor Pedrojota y les sale un pastiche, porque hasta para ser malvados hay que valer.

Han decidido convertir a Podemos en víctima propiciatoria de sus desnortadas invectivas granjeándose así el aplauso de mamporreros del TDTparty y panfletos de la derecha, que asisten encantados al espectáculo viendo cómo el antiguo periódico independiente -ahora global- les hace el trabajo sucio.

A mí como periodista me da mucha vergüenza todo esto, y como le debo una explicación a los que se han interesado por este texto tras leer el titular en el que prometía diez consideraciones, ahí voy:

1. Titular de El País este miércoles en primera, a una columna arriba: “Una fundación próxima a Podemos recibió 3,7 millones de Venezuela”

Quien ha titulado así debe saber, digo yo, que recibir dinero extranjero para una campaña electoral es delito. ¿Están insinuándolo?

2. Subtítulo de la noticia, también en primera: “El gobierno de Chávez fue cliente de CEPS durante una década”

Sólo en páginas interiores y en el cuerpo del texto (ni en titular, ni en entradilla ni en subtítulo, ni en ladillos ni en destacados) se explica que el gobierno español y la Generalitat valenciana son también clientes de la fundación Centro de Estudios políticos y Sociales (CEPS)

3. La información sobre los pagos venezolanos a CEPS, que no a Podemos, se extiende a lo largo de página y media de la sección España en la víspera de la proclamación de Felipe VI, cuestión a la que, a pesar del rendido fervor monárquico del rotativo en los últimos días, este miércoles dedica “solo” dos páginas y media.

¡Qué importancia ha adquirido de pronto una fundación de perroflautas a la que nadie conocía hace tres días y a cuyos miembros, cuando decidieron presentarse a las europeas, con una formación al margen de la fundación, nadie -y menos El País– hizo ni puto caso durante la campaña!

4. Titular en página 16: “La fundación relacionada con Podemos cobró 3,7 millones de Chávez en diez años”

Ni en el titular, ni en el subtítulo ni en la información de primera se precisaba este “pequeño” matiz: “Diez años” ¡Ay, qué despistadillos están estos muchachos últimamente! Diez años que finalizan, como se comprueba al leer el desglose de la información, en 2012. Es decir, dos años antes del nacimiento de Podemos.

5. Subtítulo de la noticia en la página 16: “Pablo Iglesias niega vínculos financieros entre CEPS y el partido que lidera”

¡Menos mal, hombre! Pelín de contraste, por fin. Por supuesto, en primera ni palabra de esto. Pero hay que equilibrar, ¿no? Pues nada, un subtítulo en la información donde los machacamos y van que se matan. Capaces son luego de quejarse y todo.

6. Un ladillo por cada año especificando la cantidad de euros facturados en cada ejercicio

Luego se detalla en el texto la actividad desarrollada, pero lo importante es destacar la pasta en negrita. El desarrollo de la información lo lee poca gente ya, pero por si acaso, de datos asépticos nada. Bien adjetivados, no vaya a pensarse alguien que están haciendo periodismo como dios manda.

Y por supuesto, nada de reiterar que esta detallada información concierne a CEPS y no a Podemos. Confunde, que algo queda.

7. Análisis comparado entre esta información y la dedicada al Banco de Santander el día anterior: El uso de la página par (24) interior y abajo, para informaciones de calado como la que el día anterior contaba que “la Audiencia Nacional investigará una venta de valores del Santander”

Los tales “Valores Santanter” eran un producto financiero por los que la entidad bancaria captó 7.000 millones de euros en 2007 y por la que ha de hacer frente a la denuncia de depositantes que se consideran estafados. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya multó en febrero con casi 17 millones de euros al Santander por dos infracciones, una muy grave y otra grave, relacionadas con el producto ‘Valores Santander’.

Todo eso a dos columnas y escondido abajo, no vaya a ser que se enfade don Emilio. Lo de la “fundación relacionada con Podemos“? A toda pastilla!

8. El documento gráfico, a tres columnas y media, que ilustra la información: Se trata de una foto de la noche electoral del 25M en la que celebran el éxito, en primer plano y de izquierda a derecha Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. Micrófonos y un cartel en el atril con el nombre bien grande y clarito: “Podemos“.

Da igual que Podemos naciera en 2014 y la información hable de datos que conciernen estrictamente a CEPS y que finalizan su recorrido en 2012. En la composición de la página 16 destaca la palabra Podemos utilizada en el titular y repetida generosamente en la foto, sobre fondo morado. En el titular, también, la palabra Chávez. Sólo en el subtitulo parecen haber encontrado espacio para nombrar a CEPS, que es la fundación a cuyas actividades se refiere toda la información. Una escandalosa lección de antiperiodismo.

9. La crónica de apoyo. Firmada por Maye Primera, se titula “Asesores constituyentes” Subtítulo: “Juristas y politólogos españoles colaboraron con el Ejecutivo bolivariano de Venezuela en distintas reformas institucionales y políticas

¿Hacen faltan comentarios a esto? Creo que no

10. Como tampoco parecen muy necesarios en los destacados de apoyo, página 17: a) “Monedero cayó temporalmente en desgracia con Hugo Chávez” b) “Los profesores han teorizado sobre una revolución democrática

Como ya dejé claro en mi columna dedicada a Podemos el pasado 22 de mayo, “no me cabe la menor duda de que me pueden defraudar, hay muchas cosas de las que dicen con las que no estoy de acuerdo y me rechinan algunos términos de los que emplean”. Tras el escaso mes transcurrido añadiría que me preocupan también algunas veleidades de autoritarismo que he detectado. Pues bien, con la autoridad moral que creo me otorga opinar sobre ellos libremente, como periodista he de insistir en el sonrojo que me produce la deriva del diario El País.

La foto que ilustra este post nos muestra a Manuel Fraga, accionista de El País desde sus inicios, en una visita al rotativo junto a Juan Luis Cebrián, Jesús Polanco y José Ortega Spottorno. Ni siquiera entonces, y a pesar del predicamento que el ministro franquista tenía en el consejo de administración del diario, era imaginable una manipulación tan burda como la perpetrada este miércoles para intentar desacreditar a Podemos.

” Con lo que yo he sido…”

Si cualquier vedette de revista venida a menos tropezara en un bar con el único de la foto que queda vivo, probablemente no le permitiría ni que le dirigiera la palabra. Ellas suelen llevar la vejez y la decadencia con mucha más dignidad, con esa dignidad que el diario El País parece empeñado en acabar de perder por completo.