Otras miradas

Frente al negacionismo de la violencia contra las mujeres, política

Laura Berja

Portavoz de Igualdad en el Congreso por el Grupo Parlamentario Socialista

Tenía 25 años, dos hijos y fue asesinada presuntamente por su pareja el 25 de diciembre. La violencia de género golpea nuevamente los cimientos de nuestra democracia. Los asesinatos machistas son atentados contra las mujeres, infunden terror y trasladan un mensaje: o somos suyas, de los machistas, o de nadie.

Este año 43 varones han asesinado a sus parejas o exparejas. ¿Quiénes de ustedes se acuerdan de 5 de los asesinos de este año? Son asesinos, y poca gente recordará la identidad de alguno de ellos. La normalización social y mediática de los asesinatos de mujeres abruma y debe hacernos redoblar los esfuerzos por denunciar la violencia y proteger a las víctimas.

Hace apenas un mes, el 25 de noviembre, renovamos en sede parlamentaria el acuerdo político del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Para los y las socialistas, el cumplimiento del Pacto de Estado ha sido una obsesión parlamentaria y por ello nos felicitamos de que este acuerdo llegase a buen fin. Todas las fuerzas políticas, excepto VOX, firmaron la renovación del pacto que consiste en la ratificación de la necesidad de acuerdo en lo que tiene que ver con la protección de la seguridad y la vida de las mujeres, y también con la prevención de la violencia. Porque la violencia machista se puede prevenir.

Renovar el pacto era una necesidad inmediata puesto que la violencia no cesa, pero también urgía dar una respuesta común frente al movimiento político de ultraderecha que niega la existencia de la propia violencia de género.

Cuando se producen los asesinatos, la familia y las amistades de las víctimas quedan duramente dañadas. Sin duda, los más vulnerables son los hijos e hijas de la víctima, que en muchos casos son a la vez los hijos de la mujer asesinada y del asesino. El pleno del congreso aprobó hace unos días, a propuesta de una iniciativa del PSOE recogida de la Fundación Mujeres, mejorar la situación de orfandad de estos niños. Esta medida garantiza el acceso a pensiones y prestaciones de un mayor número de huérfanos y huérfanas, ya que permite la percepción de la pensión de orfandad cuando los familiares que adoptan a estos niños y niñas tengan rentas bajas. También contempla la posibilidad de exenciones a impuestos entre otras cuestiones relacionadas con indemnizaciones y herencias.

La violencia sexual contra mujeres y niñas es otra de las grandes asignaturas pendientes. La Ley de Garantía Integral de Libertad Sexual se encuentra en pleno trámite parlamentario en el congreso y, entendiendo con normalidad que habrá debate sobre aspectos puntales de la misma, esta Ley será una nueva herramienta para combatir de manera decidida la violencia contra las mujeres y prevenir la violencia sexual.

Para todo ello, los recursos económicos son imprescindibles. Europa nos ha felicitado por los esfuerzos que como país hemos realizado para poder recibir la financiación procedente de la UE. La propia Ursula von der Leyen confirmaba que estaba en camino el primer pago de 10.000 millones de euros de los fondos Next Generation y felicitaba a España por ello.
Con un gobierno de progreso al frente, parte de esa financiación se dirigirá a promover la igualdad entre mujeres y hombres y prevenir la violencia contra las mujeres.

Se acerca el final de un año y hacer balance es lo que toca. Siempre se puede hacer mucho más en lo relativo a la lucha contra la violencia de género, pero sí que es justo reconocer que desde el Grupo Parlamentario Socialista hemos promovido cambios que sin duda serán relevantes para avanzar en la erradicación de esta grave vulneración de los derechos humanos. Frente al negacionismo de la violencia contra las mujeres, política.