Viñetas · Eneko

De cómo un verso suelto llegó a ser la reina de la charca