El discurso de Rufián

El discurso de Gabriel Rufián durante la investidura fue incendiario. No fue una excepción, sino que es su estilo. Muy probablemente por eso y para eso está en Madrid, pues casa con la estrategia independentista. Y Rufián es listo, muy listo. Hasta ahí, ningún problema. Es más, en lo sustantivo Rufián no dijo ninguna mentira. Si prestamos atención al contenido, todo lo que dijo fue verdad; por más que se sulfurara la bancada socialista.

Ahora bien, resulta necesario subrayar la hipocresía que emerge cuando en Madrid se tiene un discurso de izquierdas y rupturista y en Cataluña se va de la mano de la burguesía catalana, incluso en materia presupuestaria, o se está dispuesto a hablar con esa misma burguesía y con la derecha española para tumbar al gobierno de Ada Colau.

E hipócrita es también que los diputados del PSOE que han hecho presidente a Rajoy se indignen con el discurso de Rufián. Porque con sus verdades Rufián pudo herir sensibilidades, emociones. Pero Rajoy, con sus políticas, hiere vidas enteras.