Fran Gayo

Días de Dolce fare niente

DÍA 10 Y FINALE

12 Sep 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Y los días de cierre son así, uno va saliendo poco a poco de la burbuja y en medio de una película hindú de ambiente puro cannabis se encuentra pensando en el Mercadona y preguntándose en dónde puede haber dejado las llaves de casa.

Tom Ford ha llegado al Lido, tiene la cara brillante y una barba de tres días bastante fea. Le diré de otro modo: Tom Ford tiene el cutis graso, puede ser? En la rueda de prensa de su primer largometraje, “A single man”, es aclamado como si fuese un delantero con un hat trick bajo el brazo,  junto a  Colin Firth y la feérica Julianne Moore. La película es bastante cursi, correctita si queremos ser generosos, aunque resulta gracioso (y enternecedor) encontrarse a estas alturas alguien que aún no se ha curado del síndrome “In the mood for love”, los planitos al ralentí con música apassionata de violines a la Galasso no tienen perdón de dios.

Hana Makhmalbaf ha dado también su rueda de prensa tras la proyección de “Green Days”. Verla responder a las preguntas de los periodistas (con un discurso justito, reiterativo, pero maravillosamente vehemente) es ver a la próxima Indira Gandhi en un mitin.

O mejor: es ver a Chuck D repartiendo consignas.

Ultimos cartuchos. Pase de Clash, una película filipina sobre gangs en un barrio de chabolas de Manila. 60 minutos a base de larguísimos planos secuencia saltarines y una historia de hermanos tonteando con el crimen a la Rumble Fish. En el tramo final asistimos a un prodigio formal: llegado el previsible (y anhelado) estallido de violencia la pantalla vira a negro y debemos desentrañar el desenlace a partir de los diálogos jadeantes, algunos disparos, sonoras hostias…

Dos minutos de negro.
Mmmmmm… qué interesante recurso, Kiarostami lo utilizó en ABC Africa, recuerdas?
Cinco minutos de negro.
Qué secuencia llena de tensión y bravado autoral!!
Siete minutos

Ocho

Tímidamente alguien se anima a empezar la pitada y poco a poco le seguimos todos, pasamos del embelese a la indignación en diez segundos. Kaos reins otra vez, un proyector de vídeo jodido es el unico responsable de este plano ciego que nos tenía flipando..

Elipsis

Dársena del Lido, siete de la mañana, coincidimos Manu Yáñez, Sergi Sánchez  y yo. Comentamos lo inofensivo que parece el Lido a esas horas, medio amaneciendo y con las luces de los restaurantes apagadas. Es opinión generalizada que dentro del caos organizativo que parece inherente a la Mostra (independientemente de quien la dirija) este año el desastre ha sido especialmente sonoro. Por lo visto el realizador argentino  Adrián Caetano, que participaba en la Giornatte degli autori con “Francia”, su último film, decidió no presentar la película ni asistir a la proyección. El motivo: los encargados de seguridad no permitieron que su hija (a la sazón protagonista de la cinta) accediese al recinto del festival siguiendo una estricta norma que prohibe la entrada de menores en las instalaciones de la Mostra.

Aeropuerto Marco Polo, Diane Kruger espera que le sirvan un café y Jared Letto se dirije al baño, con gafas de espejo y un careto de malo que ni Shaun Ryder en los años locos de los Happy Mondays. Tiene toda la facha de mutar en un individuo bastante conflictivo desde el momento en que el sol se pone.

En fin, me da igual lo que haya hecho anoche en la fiesta de “Mr. Nobody”.

El caso es: al fin vuelvo a casa.

Y miren, me quedan algunas cosas que contar, hasta cotilleos, pero algunos son tan feos que resulta imposible pintarles algo de gracejo, y otros me los guardo para otro días.

Muchas gracias por su paciencia, salud, cuidense mucho.


comments powered by Disqus