Edicto Real sobre mociones y alfabetización de esclavos emitido el 1 de mayo

En 1830, el estado de Carolina prohibía que se enseñase a leer y a escribir a los negros. Si un hombre o mujer blancos lo hacían -o lo intentaban-, serían condenados a recibir nunca menos de 20 latigazos. Si la enseñanza venía de un esclavo o esclava negros, los latigazos subían hasta 39. La gente negra leída, decía el edicto, tendía a acrecentar su insatisfacción, facilitándose que se insurreccionaran y que se rebelaran contra los que les cargaban de cadenas. Enfado incomprensible. Total, apenas les habían sacado de su tierra, les habían condenado a la esclavitud y les hacían trabajar en condiciones que robaban la dignidad humana. Los negros alfabetizados, sabía los amos, protestaban más. Así que se prohibía que se les vendiesen libros o panfletos. Las cosas del saber. Sólo se les permitía aprender símbolos. Para que fueran más eficientes. Es decir, a los negros les dejarían saber dónde estaba la tienda, el retrete o las cacerolas. Es imaginable pensar que, en el derecho a ser enseñados en el uso de símbolos, estarían autorizados a ver los partidos de fútbol.
Un Edicto del PP, del PSOE, de Ciudadanos y del PNV rezaba el primero de mayo de 2017: cualquier diputado que en aras de la visibilidad política y la alerta ciudadana votase una moción de censura contra la autoridad del corrompido Partido Popular, recibirá no menos de 20 latigazos mediáticos y hasta 39 golpes de columna de tertuliano en su espalda, amén de la visita de las autoridades fiscales del despacho fundado por el Ministro Montoro o de alguno de sus delegados en el gobierno. Todo aquel diputado o diputada que intercambie voluntades de cambio con los miembros de Podemos, será llevado en cualquier caso y mientras dura el procedimiento ante la Corte audiovisual y periodística para que paguen allí en la plaza pública su culpa. Sin contar con que la Fiscalía Anticorrupción podrá activar los resortes necesarios para que el castigo cuente con sal y vinagre en las heridas, de la misma manera que el Ministerio del Interior podrá reunir a policías voluntarios para ejercer la pena incluso cuando se extravíe el mandato judicial. Por añadidura y como tarea principal, cualquier comportamiento que dificulte las tareas laborales por parte de los esclavos, será castigada de acuerdo con el rango más severo de las penas recogidas en las leyes más irrestrictas. Queda autorizada cualquier persona para ver sin límite todos los partidos del siglo que sucedan cada semana.
Y para que así conste, lo firman en Madrid, a uno de mayo de 2017, Mariano Rajoy en nombre del gobierno, Javier Fernández en nombre de la gestora del PSOE, y Susana Díaz por el qué dirán (firma a última hora por motivos que se explicarán cuando proceda), Albert Rivera en nombre del IBEX 35, y Andoni Ortuzar, del EEB del PNV (agitando ramas y paseando cupos).