La ciencia es la única noticia

Bajo el volcán

VENTANA DE OTROS OJOS // MIGUEL DELIBES DE CASTRO

*Profesor de Investigación del CSIC

En el verano de 2007, recorrí en bicicleta con parientes y amigos gran parte de Islandia. Muchísimas cosas llaman la atención en la isla, desde las aves marinas a los glaciares, torrentes, géiseres y fumarolas; pero entre las experiencias más asombrosas, recuerdo el hecho de caminar entre la escoria humeante de una de las últimas erupciones volcánicas.En algunos rincones, bajo los efluvios sulfurosos, atisbos de líquenes coloreaban la lava, dando cuenta de la capacidad colonizadora de los seres vivos.

A caballo entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana, Islandia es un territorio geológicamente muy joven, donde continuamente se forma corteza terrestre. Existen en la isla nada menos que 31 sistemas volcánicos activos, con innumerables bocas y grietas por las que han manado gases, lava y cenizas alrededor de 200 veces en los últimos mil años. Estos días es noticia la doble erupción en menos de un mes bajo el glaciar de Eyjafjall, en el sur del país. Comienzan ahí los Distritos de Fuego, donde se han producido las tres erupciones más grandes desde el asentamiento vikingo, en los siglos X, XIV y XVIII, modificando profundamente el paisaje (se afirma que esta parte de Islandia ha cambiado más en un milenio que Australia en 40 millones de años).

Históricamente, las grietas bajo el Eyjafjall no han sido consideradas en sí mismas demasiado relevantes, pese a que estuvieron activas hace un par de siglos. Preocupa más, sin embargo, su cercanía al volcán Katla y otros próximos, conocidos por haber provocado enormes desastres. Si las erupciones actuales derriten la nieve que cubre el Katla y este llega a explotar, la situación puede ser grave. Meteorólogos americanos aseguran que a consecuencia de las cenizas de una erupción del Katla en el siglo XVIII, una ola de frío afectó a los Estados Unidos hasta el punto de que el río Misisipi se congeló muy cerca de Nueva Orleans.

Estos días muchos vuelos han sido cancelados y algunos aeropuertos cerrados tras la segunda erupción en el Eyjafjall. No es para tomarlo a broma.Entre 1783 y 1785, las cenizas y aerosoles del Laki y el Grímsvötn, volcanes islandeses cercanos, eliminaron la cuarta parte de la población humana de la isla y más de la mitad del ganado. Algunos historiadores piensan que los efectos catastróficos del Laki sobre el clima y el rendimiento de las cosechas en Europa, con las consiguientes hambrunas, iniciaron el malestar que desembocó en la Revolución Francesa.