Posos de anarquía

España a través del Mensaje de Navidad del Rey

Mañana Felipe VI compartirá con los españoles su primer Mensaje de Navidad. Un mensaje que ni será valiente ni honesto con una democracia cuyos pilares -la sociedad- están más firmes que nunca, pero cuya cúspide -los poderes- no hacen más que tambalear el edificio. Si fuera un discurso valiente, el rey hablaría de lo indigno de muchos de nuestros gobernantes, de la desigualdad creciente e intolerable, de la corrupción generalizada que salpica a su propia familia. Si fuera un discurso valiente -en el que no apararecerá "me llena de orgullo y satisfacción" porque doña Letizia ya se lo habrá prohibido porque "se ríen de ti"- cuestionaría su propia figura e invitaría a los españoles a darle un vuelco a la Constitución, esa que un día parecía que nos hacía libres y nos ha terminado haciendo esclavos.

Como no será nada de eso ese discurso, he preferido mirar al pasado, a todos los previos, destacando citas de cada uno de ellos en los que se tocaba de algún modo el estado económico del país. En los que no se tocaba siquiera, apunto otras frases de interés. He arrancado en el estreno de Juan Carlos I como rey, aquel 1975 en el que el monarca apuntaba que "el año que finaliza nos ha dejado un sello de tristeza, que ha tenido como centro la enfermedad y la pérdida del que fue durante tantos años nuestro Generalísimo", al tiempo que señalaba que "nada me parece bastante cuando se trata de servir a nuestro pueblo". Años después y a la luz de su patrimionio opaco, se confirmaría tal afirmación.

Comprobará el lector que, esto de la crisis, la desigualdad y el desempleo -marcados en rojo- no es que sea cíclico, sino más bien algo constante... algo habrán hecho mal los de arriba durante estas más de tres décadas de democracia, ¿no?

1975

"En la alegría de esta noche no está quizá de más dejar paso a otros sentimientos; nuestro pensamiento y nuestro corazón han de pararse en aquellas familias en cuyo hogar aún no ha sido plenamente vencido el dolor o la dificultad. [...] Se necesita que se comprenda que hay que sacrificarse en aras de la justicia. El egoísmo de algunos puede perjudicar a muchos".

 

 1976

Los tiempos que vivimos aunque prometedores, no son fáciles. El crecimiento de la población y la evolución de las costumbres -no sólo en España, sino en todo el mundo- han creado tensiones espirituales e ideológicas que sacuden con fuerza nuestra sociedad. [...] Las circunstancias económicas actuales nos plantean un desafío al que hemos de hacer frente con mente clara y con espíritu de generosidad. Hacen falta decisiones para prever y mejorar el futuro y hay que tomarlas sabiendo que requieren sacrificios de todos".

 

 1977

"La prosperidad, la libertad y la paz, no se consiguen sin estar unidos. [...] La unión de unas clases con otras en unos objetivos básicos, ajustando, sin violencia, sus intereses. La unión de los estamentos sociales entre sí y la de los ciudadanos con el Estado, a través de leyes pactadas con generosidad, sin egoísmo, en un clima de entendimiento".

 

 1978

"[España] no es un pueblo fatigado e inerme el que esta noche, al finalizar un año, especialmente comprometido, espera un mañana mejor y más ancho para todos. Al contrario, es un pueblo, somos un pueblo, animosos y altivos, acostumbrados a aceptar las altas responsabilidades de la historia".

 

 1979

"Abandonemos la obsesión del pasado próximo para atribuirle todos los males o todos los bienes. [...] Nos es imprescindible mantener la ilusión de unas metas importantes. Las importantes metas que se incluyen en el preámbulo de nuestra Constitución: Garantizar dentro de ella y de las leyes, la convivencia democrática, conforme a un orden económico y social justo".

 

 1980

"Pero consideremos la política como un medio para conseguir un fin y no como un fin en sí misma. Esforcémonos en proteger y consolidar lo esencial si no queremos exponernos a quedarnos sin base ni ocasión para ejercer lo accesorio".

 

 1981

"No nos esforcemos en cambiar un pasado que existió y que hemos de asumir con sus realidades, sus hechos, sus recuerdos y sus hombres. [...] Miremos todos hacia delante con decisión y con esperanza, con sentimientos de concordia y de unidad".

 

 1982

"Por convencimiento y necesidad, hemos de estar fundidos en nuestros proyectos de generosa convivencia en libertad, que es ya ejemplar para el mundo. En ese sentido podemos mirarnos con sano orgullo y compartir nuestro pan navideño con la satisfacción de que nos encontramos en el camino adecuado, alegres y serenos".

 

 1983

"Vivimos momentos de crisis universal. Una crisis que afecta a valores de distinto signo y que condiciona inexorablemente la vida familiar y social de los pueblos. Y por causa de esa crisis que como al resto del mundo nos atañe, estoy seguro de que a lo largo de este año hemos transmitido a veces impresiones negativas, desalientos y cansancios colectivos. Pero también energía para superar los problemas. [...] Es imprescindible apartar de nosotros esa tentación tan española del pesimismo. Resulta necesario resistir a cualquier impresión de desánimo".

 

 1984

"Los problemas acuciantes que vivo con tensa proximidad y para cuya solución estoy siempre dispuesto a aportar todas mis energías, nos han preocupado y herido en ocasiones. [...] Me duelo como Rey y como español con los que estáis esperando una oportunidad para desarrollar vuestra personal capacidad, sin encontrar un puesto de trabajo. No estaremos en condiciones de avanzar hacia la modernidad, mientras esto no ocurra. Los jóvenes se impacientan con razón. Y debemos contestarles despertando nuestra capacidad para acogerles en lo más valioso del hombre, en su dignidad de trabajador".

 

 1985

"Vivir en democracia no es un estado mágico y pleno en sí mismo, sino una capacidad instrumental y moral para conquistar día a día, en la acción solidaria, cotas cada vez más elevadas de convivencia en armonía y justicia. [...] Os pido un paso más para aproximarnos los unos a los otros: trabajadores y empresarios; gobierno e instituciones económicas, sociales y culturales; españoles de todas las clases y de todas las ideas".

 1986

"El derecho al trabajo, la cultura abierta y plural, el bienestar económico y laboral, la igualdad de oportunidades, la extensión de las atenciones sociales, la seguridad de las personas, el servicio a los ciudadanos desde los poderes públicos, son aspiraciones en las que hemos de profundizar inspirados por una voluntad de progreso y de reforma de nuestra vida nacional".

 

 1987

"España ha conseguido avanzar para convivir en libertad; va ocupando el papel que le corresponde en Europa y en el mundo; refuerza sus lazos de fraternidad con los pueblos de Iberoamérica y comienza a superar sólidamente la crisis económica. Ahora debemos prestar mayor atención a los grupos sociales que se encuentran marginados".

 1988

"En el ámbito democrático hace pocos días hemos vivido la experiencia, dentro del sistema democrático que nos rige, de un paro general que debe servirnos a todos, sin excepción, como punto de meditación para decidir nuestros comportamientos futuros y evitar cuantos problemas puedan solucionarse con el diálogo y la negociación. [...] La crítica positiva al Estado y a sus instituciones, o a las personas que están a su servicio, así como la sincera autocrítica, más que producir molestia y desasosiego, debe calar en todos para orientarnos y perfeccionarnos".

 

 1989

"Tal vez podamos construir un ejemplo para esos países y esos pueblos que pasan -como nosotros hemos pasado con éxito- por la difícil prueba de una profunda transformación política, económica y social".

 

 1990

"La previsible evolución de nuestra economía, tras cinco años de notable y continuado crecimiento, exige un permanente ejercicio de rigor y responsabilidad de toda la sociedad. [...] Resulta cada día más necesario fortalecer las esperanzas comunes y ampliar y extender la cultura y la educación a todos los ámbitos".

 

 1991

"En esta unión sobre lo esencial, dediquemos atención destacada al aspecto de la economía, tan importante para el bienestar de los pueblos. [...] Si revisamos nuestro pasado reciente, podemos comprobar cómo los principales logros provienen del diálogo, del consenso y del pacto en el que cada uno ha de renunciar a un algo limitado para conseguir un todo general".

 

 1992

"Es hora de impulso, de ahondar positivamente en nuestra democracia. [...] Seamos justos y, por lo tanto, no generalicemos sin fundamento las conductas individuales censurables; pero censuremos públicamente, juzguemos y sancionemos con arreglo a la ley las que lo sean".

 

 1993

"1993 ha sido un año sin duda difícil. Después de un período de prosperidad y crecimiento, nos enfrentamos hoy con una situación de recesión y crisis. [...] De todos esos problemas, el más grave es sin duda el desempleo. Son muchos hoy los que no pueden acceder a un puesto de trabajo y los que, con honda preocupación, ven amenazado el que tienen o han perdido el que tenían. Pienso de manera especial en los jóvenes y en todos aquellos que se encuentran en una situación de desempleo prolongado".

 

 1994

"Este año que estamos finalizando no ha sido fácil. En nuestra sociedad se perciben muestras de inquietud y desánimo. Seguimos arrastrando las graves consecuencias sociales que ha generado la crisis económica. El desempleo continúa afectando a un número importante de personas, en especial a los más jóvenes y a los sectores de población más frágiles".

 

1995

"El primero de esos problemas, en el orden de preocupación e importancia, es el del paro. [...] Son particularmente inquietantes el paro de larga duración, que afecta a trabajadores que soportan además responsabilidades familiares, y el paro juvenil, que impide la inserción de las nuevas generaciones en la sociedad y el desarrollo de sus proyectos vitales y familiares".

 

1996

"El desempleo es, con toda seguridad, la causa de mayor desasosiego y reconociéndola como tal, debemos emplear todos los medios y ejercitar toda nuestra creatividad para corregir muy sensiblemente este factor negativo de nuestra vida social. [...] Persisten en España desigualdades que hay que combatir y sectores de la población que viven en condiciones de marginalidad, que se hace aún más escandalosa e inaceptable a medida que el país progresa y se desarrolla".

 

1997

La economía española ha seguido experimentando un crecimiento sostenido; los interlocutores sociales han mantenido un proceso fluido de comunicación y diálogo, y han alcanzado acuerdos positivos para la buena marcha del país. [...] La prosperidad que hemos alcanzado, y que rebasa con creces la que a lo largo de la Historia hemos llegado a disfrutar, tiene también aspectos negativos y carencias evidentes. El relajamiento de los lazos sociales y las obligaciones familiares que hasta hace bien poco se tenían como sagradas, hace que los necesitados puedan sentirse hoy más abandonados que nunca".

 

1998

"El considerable desarrollo económico y social de España en estos veinte años, que ha sido, sin duda, fruto de un trabajo colectivo, no hubiera sido posible sin un marco constitucional que articula unas instituciones democráticas sólidas. [...] España ha cumplido con éxito los objetivos económicos ampliamente compartidos que nos habíamos fijado y que han hecho posible nuestra participación en el establecimiento de la moneda única europea, el euro".

 

1999

"En el terreno económico, tenemos que seguir esforzándonos por que nuestro crecimiento evolucione de una manera equilibrada y duradera, tanto a nivel social como regional. La prosperidad de España exige que, con espíritu de solidaridad, atendamos a la reducción de las diferencias que separan a unas personas de otras y a unas regiones de otras, creando nuevas oportunidades para todos. Ese es el enfoque que confiere toda su grandeza a la actividad económica asentada en sólidos valores éticos: la búsqueda del bien común, la elevación de las condiciones de vida de todos".

 

2000

"España es hoy un país económicamente fuerte, con una dinámica de progreso que abre horizontes alentadores a capas cada vez más amplias de la población. España es hoy un país socialmente más justo, en el que la riqueza está más distribuida y en el que la protección social forma parte de sus valores reconocidos. [...] Hoy vivimos en una democracia que podemos considerar plena y madura".

 

2001

"En este año que está a punto de finalizar, España ha seguido disfrutando de un alto grado de prosperidad y estabilidad. [...] Con limitaciones, pero también con indiscutible voluntad de superarlas, hemos conseguido entre todos hacer de España una sociedad cada vez más libre, más igualitaria y justa, más equilibrada, tolerante y generosa".

 

2002

"La economía mundial ha venido atravesando dificultades que han repercutido en numerosos países con los que tenemos importantes relaciones e intereses. A España no ha dejado de afectarle esta situación. Aunque soy consciente de las incertidumbres económicas que aún llegan a muchos hogares, lo cierto es, sin embargo, que nuestra economía ha podido amortiguar los efectos de la situación internacional".

 

2003

"Este año España ha seguido creciendo. Debemos mantener ese rumbo animados por una visión solidaria del progreso económico, mejorando las condiciones de vida de todos, perfeccionando la protección social y la cobertura sanitaria, reforzando el empleo y el potencial de nuestro sistema educativo y cultural, y facilitando el acceso a la vivienda".

 

2004

"Los españoles piden que sigamos construyendo juntos y con la misma ilusión, una España mejor cada día. Un país socialmente más justo, que crezca en bienestar individual y colectivo, con más y mejor empleo, mayor seguridad ciudadana, y más amplias prestaciones sanitarias y sociales. [...] Al mismo tiempo, la sociedad española reclama erradicar las causas de pobreza, marginación y exclusión social, proteger y asistir a menores y discapacitados, y proporcionar a nuestros mayores la atención y amparo que merecen".

 

2005

"A todos nos duelen las cifras de ciudadanos que viven en España por debajo del umbral de la pobreza, en contraste con las que avalan nuestro sostenido crecimiento económico. Una sociedad solidaria y de progreso, como la española, debe comprometerse con todo empeño en la lucha contra la pobreza, la marginación o la exclusión social. Debe mantenerse vigilante para corregir desigualdades, extender las oportunidades de empleo, mejorar la cobertura sanitaria y la protección social, atender a discapacitados, a personas dependientes, o facilitar el acceso a la vivienda".

 

2006

"España es hoy una sociedad moderna y avanzada, de hombres y mujeres trabajadores, generosos y solidarios y que contribuyen con esfuerzo al bienestar de sus familias y del conjunto de la sociedad. Un país con un rico y variado patrimonio histórico, artístico y lingüístico, orgulloso de la fuerza de su creatividad y capaz de alcanzar grandes éxitos culturales, logros sociales o triunfos deportivos".

 

2007

"En un país con una envidiable trayectoria de crecimiento, las fluctuaciones económicas deben llevar a las distintas Administraciones a redoblar esfuerzos para atender las carencias de muchas personas. Pienso, en particular, en las que afectan a los más jóvenes y mayores, así como a los colectivos más vulnerables. [...] Asegurar y ampliar nuestro bienestar, pasa también por poner el empeño y los medios precisos para seguir elevando la calidad de nuestra educación".

 

2008

"Este año concluye asimismo marcado por los efectos de la seria crisis que estamos viviendo. Más allá de la frialdad de las cifras, me preocupan muy especialmente las numerosas personas que en nuestro país han perdido su empleo. Me preocupan sus familiares y tantos jóvenes que no encuentran trabajo. También cuantos ven amenazados o truncados sus proyectos y aspiraciones".

 

2009

"En 2009 la grave crisis económica ha llevado a que el desempleo sea la principal preocupación de las familias españolas. Afecta a varios millones de personas, angustiadas no sólo por la pérdida de ingresos, sino por la falta de horizontes en sus vidas laborales y personales".

2010

"Llegamos al final de un año difícil y complejo, marcado por una crisis económica, en España y en otros países, más larga e intensa de lo esperado. [...] Lo más doloroso es que ha golpeado a tantos hombres y mujeres que han sufrido -en su propia carne o en sus familias- la pérdida de empleos. Los parados concentran nuestras preocupaciones; son una prioridad insoslayable".

 

2011

"Llevamos varios años sumidos en una severa crisis económica y financiera cuyas causas complejas no son siempre fáciles de entender, pero cuyos efectos negativos son para todos evidentes. Para muchos, tristemente demasiado evidentes por su dureza. Es una crisis que está llamada seguramente a modificar hábitos y comportamientos económicos y sociales".

2012

"No creo exagerar si digo que vivimos uno de los momentos más difíciles de la reciente historia de España. La grave crisis económica que atravesamos desde hace unos años ha alcanzado una intensidad, una amplitud y una persistencia en el tiempo que nadie imaginaba. Los ciudadanos sufren hoy su rigor, que está poniendo en entredicho el bienestar de no pocas familias. [...] La realidad actual es compleja y no siempre fácil de entender ni de solucionar en el corto plazo. Austeridad y crecimiento deben ser compatibles. [...] A lo largo de los treinta y siete años de mi reinado hemos pasado por varias coyunturas económicas realmente complicadas que los que tenemos ya algunos años recordamos bien".

 

2013

"España continúa sufriendo los efectos de una crisis económica y financiera de una duración y magnitud desconocidas en la historia reciente de la Unión Europea, con efectos muy negativos sobre las personas, las familias y las empresas. [...] Es indiscutible que la crisis económica que sufre España ha provocado desaliento en los ciudadanos, y que la dificultad para alcanzar soluciones rápidas, así como los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública, han afectado al prestigio de la política y de las instituciones".