Opinion · Posos de anarquía

¿Dónde estaba Pablo Iglesias?

Un líder lo es en los momentos más complicados, no en los sencillos. Un líder no manda, lo siguen. Pablo Iglesias, ni aparece en las situaciones donde se está al borde del precipio ni parece que ya lo sigan. ¿Dónde está Pablo Iglesias?

Ayer se culminó la debacle de Podemos. Era la tercera cita electoral consecutiva (con más de tres elecciones incluidas) en la que Unidas Podemos o bien Podemos e Izquierda Unida por separado, se desploman. Sí, tienen razón, también debería preguntarse por Alberto Garzón, pero el que llegó como delfín de Anguita hace tiempo que ni está ni se le espera.

Volviendo a la figura de Iglesias, el modo en que anoche se borró del mapa fue indigno, intolerable. El descalabro en toda la geografía española exigen su dimisión. En realidad, ese paso hacia atrás hace tiempo que debiera haberlo dado, pero precisamente por no ser ya líder de nada, se enroquó profundizando aún más la deriva del partido.

Quien hoy no lo vea, es que no está siendo honest@ con la realidad. Hace demasiado tiempo que Iglesias no suma, resta. No es casual que donde mejores resultados se ha obtenido, como en Cádiz, sea donde ya no hay relación con él. ¿Hasta cuando se va a aferrar al puesto? ¿Hasta cuando su militancia va a tolerar la cobardía de Iglesias, el modo en que ha dejado solos y solas a sus candidat@s, especialmente en Madrid, donde si yo hubiera sido Isabel Serra habría preguntado a mi militancia dónde está Pablo Iglesias?

A estas horas, nada se sabe del cofundador del partido. Quiero pensar que es porque está repasando una y otra vez su carta de dimisión, porque está tratando de contener sus arrebatos de prepotencia y soberbia que tanto daño han hecho al partido… y quiero pensar que Garzón, mientras, está esperando escucharlo para tomar buena nota y seguir sus pasos.

ACTUALIZACIÓN:

Tras la comparecencia de Iglesias 12 horas después y compartir parcialmente el mismo diagnóstico que había hecho Juan Carlos Monedero casi 16 horas antes, se confirman los temores: no dimitirá. Le han hecho falta tres fiascos electorales para deducir que ir por separado resta pero, ¿cómo ir juntos si incluso dentro de Podemos no existe la unidad? Por otro lado, ¿acaso en donde sí se han mantenido unidos el resultado ha sido mejor? No ha sido así y, si bien es cierto que la agonía no se debe a un único mal, algunos son fácilmente detectables, siendo el primero de ellos que el médico y el tratamiento que prescribe es erróneo.