Las carga el diablo

El PP quiere una TVE mucho más facha

Igual que la gestión de Rajoy, a medida que transcurren los días, va haciendo que la de Aznar parezca menos terrible, la de Somoano en los informativos de tve está haciendo añorar ya la época de un Urdaci al que creíamos insuperable en materia de manipulación.

Quien fuera el hombre del PP en tve durante la época de Aznar nunca osó llegar tan lejos como está llegando el mosquita muerta de Julio Somoano con la ayuda de José Gilgado, su implacable y férrea mano derecha: se han fumigado hasta "Informe Semanal" llenándolo de fachas incompetentes, cargándose el prestigio del programa e intentando esconderlo en la parrilla de programación.

Ha sembrado Somoano los centros territoriales de zafios comisarios políticos cuyo burdo proceder suscita vergüenza ajena, ha trufado las tertulias de encefalogramas planos con alguna que otra coartada light para que nada sobresalga, nada exalte a nadie, nada despunte...

Practican en tve con esmero la más eficaz técnica de manipulación: dormirlo todo, aburrir hasta a las ovejas, borrar del mapa la sensación de conflicto y de existencia de problemas justo cuando más conflictos y más problemas tenemos.

Insisto. Somoano, como Rajoy, mueve los hilos con la misma técnica que su amado presi: ¿Llueve? Ya escampará. El día de su más reciente cumpleaños, allá por los comienzos del pasado otoño, mi amigo Pablo Iglesias fue invitado como tertuliano a "24 horas". Nunca más volvió. Mucho me temo que quien cometió la osadía de llamarlo, el torpe que apostó por la pluralidad, fuera ipso facto seriamente reconvenido y que desde entonces, si no ha sido laminado ya, sea carne de purga apenas cometa otro mínimo desliz.

Cada día que pasa parece más evidente que Telemadrid fue un laboratorio de pruebas donde se experimentaron todas las técnicas de manipulación que los mismos sicarios practican ahora en tve con tanto éxito para las intenciones peperas como fracaso para los índices de audiencia. Que en los próximos veinte meses esté previsto un mínimo de tres convocatorias electorales lleva a las huestes marianas más fundamentalistas a no dejar ningún cabo suelto y a atar la televisión pública estatal lo más en corto posible. ¿Criterios periodísticos? ¿eso qué es? Al enemigo, ni agua.

El único reducto donde aún se intentaba hacer un periodismo mínimamente decente era el área de Nacional de los informativos y esta semana ha saltado definitivamente por los aires. Su responsable, Cristina Ónega, ha tirado la toalla aburrida y hastiada de presiones, puentes y desautorizaciones. Cinco minutos antes de que la echaran, se ha buscado la vida y se ha marchado al gabinete de comunicación del Consejo General del Poder Judicial. Alguien que lea esto podría deducir que en el área de Nacional se le estaban tocando las narices al PP. Ni por asomos. Sencillamente era el único reducto que quedaba en el que, muy de vez en cuando, aparecía alguna información mínimamente decente, entendiendo por decente la aplicación de esos criterios profesionales tan denostados que consisten en que, al elaborar una información, intervengan para dar su opinión todas las partes implicadas en ella.

Claro que eso de "todas las partes" es un decir. Porque nunca se da la voz a las plataformas ciudadanas ni a los movimientos sociales, por ejemplo. Únicamente, y no siempre, se cuenta con los partidos políticos que tienen representación parlamentaria. Bonito tema éste para dedicarle una columna en breve. A ver si me animo y la escribo un día de estos.

El caso es que ni Somoano, ni el pp, ni los demoscópicos afines que se dedican día y noche a hacer cuentas de cara a las próximas convocatorias electorales estaban dispuestos a permitir la, a su juicio, tímida y escasa manipulación que practicaba el área de Nacional de los telediarios. Así que, para sustituir a Ónega, han echado mano de Luis Javier Alcalá, hasta ahora jefe del área de Local de los informativos de Radio Nacional en Madrid. Para que nos vayamos haciendo una idea de la que nos espera con este nota, en Rne se le llama "Franquito", que por lo visto es el apodo que más se ajusta a su manera de entender la comunicación. Más madera, que es la guerra.

Y a todo esto el psoe, ¿qué es lo que hace? ¿dónde están las denuncias de manipulación? ¿dónde las peticiones de comparecencia parlamentaria pidiendo explicaciones? ¿dónde la exigencia pública de pluralidad, aunque sea de lo que ellos entienden por pluralidad? ¿están tan dormidos que no tienen a nadie en Ferraz viendo los telediarios y tomando nota de lo que están haciendo con la televisión pública estos desalmados? ¿o es que Rubalcaba se conforma con salir él en pantalla de vez en cuando y todo lo demás se la trae al pairo?

Entre Somoano y Rajoy van a acabar con las existencias nacionales de anestesia. Han apostado por la sedación en materia informativa confiando en que, combinada con el miedo, pueda surtir efectos letales en una población hastiada y desanimada que puede que quiera creerse las mentiras que le cuentan y pensar, mientras cada día que pasa les sigue yendo peor, que las cosas van a mejorar y pronto.

Al lado de Somoano y Rajoy, Urdaci y Aznar eran unos aprendices.