Opinion · kⒶosTICa

El videojuego al que sí jugaría el ministro Jorge Fernández Díaz… o no

¿Cuántos soldados del Vietcong habrán sido abatidos por civiles manejando metralletas y granadas? ¿Cuántos pandilleros se habrán desangrado en los callejones con una sarta de navajazos en el cuerpo? Hablamos, por supuesto, de videojuegos, que desde tiempo inmemorial vienen explotando los conflictos armados de uno u otro tipo para atraer a los jugones. Da igual que sean soldados, terroristas, mafiosos, zombies o extraterrestres… si hay conflicto hay juego. Y entre antidisturbios y manifestantes, decididamente, hay conflicto. Habemus juego.

Eso debieron de pensar los chicos de Riot Area, un juego online que traslada a la pantalla de nuestro ordenador el enfrentamiento entre policías antidisturbios y manifestantes, denominados en el juego ‘guerreros sociales’. Tal y como me contaba Juanma, uno de los precursores del proyecto, «no se trata de violencia por violencia, sino que es un juego de estrategia en tiempo real». Esto quiere decir que, escojas el bando que escojas, antidisturbios o manifestantes, tendrás que preparar una estrategia. 

Si formas partes de las Fuerzas del Orden, tendrás que repartir a tus efectivos y dotarles de los recursos necesarios para no caer en una emboscada de los manifestantes… y a la inversa, si eres un guerrero social, «luchando por un cambio, la igualdad y la recuperación de los derechos desaparecidos», como reza la web del juego, y te propones rodear el Congreso, la estrategia lo será todo para llevar esa bandera republicana donde corresponde.

Los manifestantes podrán ir sumando puntos por el número de ellos que atraviesen las filas de la UIP o, por ejemplo, pegando
carteles en los diversos elementos del escenario pudiendo compartir estos éxitos en las redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin.

 

Realismo puro

Si por algo llama la atención Riot Area, además de por «tocar la fibra a culquiera» según apunta Juanma, es por su extraordinario realismo. El diseño y modelado de los personajes de ambos bandos se ha cuidado en extremo, hasta el punto de que para el equipamiento de la policía se ha contado con el asesoramiento de fuentes muy cercanas a la unidad de antidisturbios

En cuanto a los escenarios, los planes pasan porque también sean fieles a la realidad, hasta donde el Derecho lo permita. «Tenemos un amigo abogado que nos está asesorando y, por ejemplo, ya nos ha dicho que el Congreso de los Diputados es marca registrada y que cuidado con eso», indica el desarrollador. Así pues, en el caso concreto de Madrid, el escenario del enfrentamiento serán los alrededores de la Cámara Baja, jugando con similitudes para que resulte inconfundible, «pero sin dar pie a que nos puedan atacar por ahí para echarnos el juego atrás».

Presiones y represalias

Y es que la respuesta que esperan los impulsores del proyecto por parte de las autoridades no es muy positiva. «Muchos antidisturbios ya nos han advertido que a sus jefes no les va a gustar nada», explica Juanma, «pero es algo con lo que contamos». A fin de cuentas y gracias al asesoramiento que han recibido, el videojuego mostrará las prácticas habituales de la UIP en las manifestaciones, muchas de ellas aplaudidas por la delegada de Gobierno Cristina Cifuentes y, cómo no, por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. 

Desde la web de Riot Area sus creadores dejan claro que «no representamos a ningún bando. No obstante, estamos a favor de ambos, siendo conscientes de la difícil situación que nos rodea a todos. Y es por ello por lo que queremos, que nuestro proyecto, ayude a focalizar dicha tensión».

Para finales del verano es posible que ya se pueda ver una versión jugable en fase alfa, culminando así un proyecto que arrancó en el verano de 2012. El hecho de que sus impulsores, cuatro treintañeros (tras la caída de algún miembro), lo realicen en su tiempo libre, así como la falta de financiación, ha ralentizado todo el proceso. 

De hecho, el año pasado se lanzó una pequeña acción de crowdfundig pero quedó lejos de su objetivo, por lo que no descartan lanzar otra mostrando ya esta versión alfa. «Lo que queremos es difundir, es poner a disposición de manera gratuita un nuevo juego online, al principio para un sólo jugador y, si la financiación nos alcanza para el desarrollo, multijugador».