Punto y seguido

Irán: sin un marco feminista, la rebelión contra el velo “físico” fracasará

Varias personas se manifiestan en Barcelona contra el régimen Iraní tras la muerte de Mahsa Amini, a 15 de octubre de 2022, en Barcelona (España). -Lorena Sopêna / Europa Press
Varias personas se manifiestan en Barcelona contra el régimen iraní tras la muerte de Mahsa Amini, a 15 de octubre de 2022, en Barcelona (España). -Lorena Sopêna / Europa Press

Ruhollah Jomeini, caudillo de la teocracia de extrema derecha anticomunista instalada en el Irán en febrero de 1979, necesitó solo dos semanas para demostrar que no sólo iba a traicionar su promesa de cumplir con la demanda de la Revolución de "justicia social" y "libertad", sino que además iba a desmantelar las conquistas de las mujeres, logradas durante siglo y medio de lucha.

¿Existe algún mecanismo que haga irreversibles los logros sociales?

La primera medida de Jomeini al llegar de Paris fue derogar la Ley de Protección de la Familia, recuperar la de la década de 1930 basada en la Sharia, y declarar la obligatoriedad del velo uniformador para eliminar las identidades particulares, y crear una sociedad a la imagen de las tribus islámicas de la península arábiga del siglo VII.

Así, la mujer iraní pasa de ser el "segundo sexo" de la era de Pahlavi al "subhumano"en la Teocracia Islámica (TI): la primera manifestación contra el jomeinismo (gemelo del franquismo) la organizan cerca de 200.000 mujeres el 8 de marzo de 1979.

43 años después, la mujer iraní, que nunca dejó de desafiar el fascismo religioso, está a punto de poner fin a su existencia. El movimiento que se ha desatado con el asesinato de Mahsa Amini, se ha convertido en una revolución laica, la primera en un país "musulmán", y además iniciada por las mujeres. La quema de los velos, la esvástica del islam político, no tiene precedentes en la historia de esta religión.

Ahora bien, una serie de factores influirán para dificultar la consecución de los objetivos de la Revolución tras la caída del régimen:

- La capacidad de EEUU en impedírselos. La aparición del expríncipe Reza Pahlavi (que pronosticamos), tras 40 años de letargo, y presentarse como "La Alternativa", abusando de la amnesia de los ciudadanos, causada por caer de mal en peor, nos lleva a tener que refrescar la memoria, también a los líderes europeos que están patrocinando al Pahlavi.

- El desconocimiento de las iraníes hacia las leyes islámico-árabes. La mayoría de las jóvenes que, desde las calles de Irán, están robando el sueño a los ayatolás, pueden volver a ser estafadas por el próximo régimen. De hecho, tanto el estatuto de familia de la monarquía de Pahlavi y como el de la teocracia jomeinista están basados en la Sharia, cosa que los monárquicos ocultan: el Sha era igual de machista, inculto y grosero con las mujeres como Jomeini. En su entrevista con Oriana Fallaci, en 1973, dijo que las mujeres eran malvadas, crueles e incapaces de realizar grandes cosas. "Ni siquiera habéis tenido un gran cocinero", soltó.

Del mismo modo que el islamismo utiliza el velo como cortina de humo para aplicar un apartheid sexual y encubrir discriminaciones más fundamentales contra la mujer, la eliminación de su obligatoriedad por el próximo régimen puede liberar a las mujeres de esta prenda-pesadilla, sin tocar la estructura del patriarcado: el castigo por el "mal velo" es de hasta dos meses de prisión, 74 latigazos (y posible violación en las comisarías), una cuantiosa multa y una humillación pública a diario. La doctora Homa Darabi se inmoló en Teherán el 21 de febrero de 1994 con los gritos de "¡Muerte a la tiranía! ¡Viva la libertad! ¡Viva Irán!", después de que la patrulla de los paramilitares de Basich, un cuerpo formado por hombres y mujeres lumpen, le advirtiera con insultos sobre su "mal velo" y cerrara su consulta. En 2013, la policía anunció que en un año había fichado a 3,6 millones mujeres por su vestimenta y arrestado a otras 180.000.

Lucha en un callejón... ¿sin salida?

Escribió el estadounidense Morgan Shuster, asesor financiero del gobierno iraní en 1907 que "las mujeres iraníes se han convertido casi de repente en las mujeres más progresistas, si no las más radicales, del mundo. No importa que esta afirmación trastorne la imagen surgida de los siglos pasados. Esta es la realidad". Se refería a las partisanas de la Revolución Constitucionalista (1905-1911), la primera en Asia que exigía un control popular sobre el poder: consiguieron introducir en la Carta Magna de 1906 la "igualdad de derechos de todos los iraníes ante la ley", aunque luego, nada cambió para ellas y las leyes basadas en la Sharia, las siguieron considerando "deficientes mentales" y necesitadas de un tutor varón. Décadas antes, en 1852, los mulás mandaron a asesinar a la poeta Tahereh Ghorataoleyn, la primera en arrancar su velo y participar en recitales de poesía (privados) de hombres.

La Revolución Bolchevique (1917), que fue para Asia como la revolución francesa para Europa, en Irán se tradujo en la aparición de numerosos grupos marxistas, también de mujeres feministas. En 1921, la República Socialista Soviética de Guilán celebra el 8 de marzo por primera vez en Irán, e integra a guerrilleras como Blur Khanom en el poder de la república.

En el resto del país, las feministas se centran en exigir la educación para las niñas, y la prohibición del velo y de la poliginia. Las dos primeras demandas se consiguen con el gobierno de Reza Pahlavi. En 1935 prohíbe el hiyab en el espacio público, como una medida anticlerical que no desislamizadora, pues mantiene la Sharia en el código civil, y mientras prohíbe la totalidad de la oposición progresista, declara gratuita y universal la educación para las niñas y niños. Pero, aquel soldado pobre e indocto convertido en rey por los británicos (que ya explotaban el petróleo iraní), estaba demasiado ocupado saqueando el país para construir escuelas, hospitales, o tomar medidas contra la pobreza extrema.

Entre 1941 y 1953, y durante la primera etapa del reinado de su hijo, el Sha, la derrota del fascismo hizo resurgir a las fuerzas progresistas. La Organización Democrática de la Mujer Iraní (ODMI) dirigida por la líder comunista Maryam Firuz se convierte en la mayor organización feminista del país. El velo se liberaliza, aunque el propio desarrollo del capitalismo necesitado de la mano de obra barata de la mujer lo aparta del espacio público. En 1945, las mujeres de la rebelde Autonomía Democrática de Azerbaiyán, dirigida por la izquierda, son las primeras iraníes que tienen derecho al voto. Un año después de la resistencia, la Autonomía, con cientos de mujeres combatientes en sus filas, es atacada por el ejército del Sha y desmantelada. Miles de azeríes son asesinados.

Tras el golpe de Estado de la CIA en 1953, el Sha prohíbe la totalidad de los partidos y organizaciones democráticas, ejecuta a cientos de sus líderes y cuadros, y encarcela a miles. Entre los pocos que consiguen exiliarse se encuentra Maryam Firuz, quien en Paris conoce a Dolores Ibárruri, la Pasionaria, de la que recibe el apodo de la Princesa Roja, por ser Firuz de la familia real de Qayar. Aun así, las presiones de EEUU a la impresentable dictadura Pahlavi obligan al Sha en 1963 a realizar una serie de reformas, entre ellas permitir a mujeres votar a pesar de que no había ni un solo partido al que elegir (igual que en la TI). Lo único positivo que hizo la Organización de la Mujer dirigida por Ashraf, la hermana del Sha, fue una fuerte campaña de planificación familiar y el reparto gratuito de anticonceptivos. La TI, al contrario, los prohibió: la población de 35 millones en 1978 ahora se acerca a los 88 millones, sin que los "nuevos nacidos" tuvieran acceso a suficiente alimento, escuelas, hospitales, trabajo, o vivienda: es esta misma generación desesperada la que ahora se ha propuesto derrocar al régimen de los octogenarios ayatolás medievales.

Más adelante, en 1968, Irán tendrá su primera mujer ministra: la doctora Farrojru Parsa (ejecutada por Jomeini en 1980), y en 1976 otra, Mahnaz Afkahmi. El despiadado rey, y sus servicios de inteligencia el SAVAK, paralelamente, eliminan a todas las voces críticas. Decenas de mujeres, principalmente, pertenecientes a Fedaines del Pueblo (marxista) y Muyahidines del pueblo (entonces, musulmanes progresistas, y ahora amigos de Vox) son arrestadas, torturadas, violadas, y medio centenar de ellas, asesinadas. Dos de ellas, Ashraf Dehghan, comunista, y Nahid Jalali, de Muyahedines, realizan en 1973, una fuga espectacular de la prisión de Evín de Teherán.

Ante el auge del movimiento de izquierda en Irán en los setenta, el Sha se pone a sembrar el país de mezquitas, manteniendo las leyes de la Sahria contra la mujer:

- Aunque eleva la edad nupcial a 18 años para ambos sexos, el régimen no persigue al clérigo que legitima el matrimonio de niñas de 10-12 años en los pueblos. Jomeini bajó esa edad a 8, legalizando la pedofilia ante el silencio de los propios iraníes y del mundo.

- El matrimonio de las "doncellas" requería el permiso de un tutor varón, aunque ella tuviera 45 años y tres títulos de doctorado, al igual que ahora.

- Las mujeres no tenían derecho a "divorciarse": debían pedir a su marido o al Tribunal de Familia ser "repudiadas". En la TI, con tres veces pronunciar las palabras "te repudio", ella irá directamente a la calle y además sin sus hijos. En caso de que sea la mujer quien quiere deshacerse de él, deberá alegar un motivo que convenza al mulá convertido en juez (y no vale el "se acabó el amor" si hubo alguna vez), y en algunos casos incluso pagar una indemnización a él. En cuanto a la custodia de los hijos, no quiere que la madre fuese la tutora de sus hijos, y aunque muera el marido, la custodia la tendrá la familia del esposo. Cuestión que ha causado el suicidio de cientos de madres, que ni pueden ver a sus hijos, aunque fuesen pequeños.

- Se mantuvo la poliginia, solo que el esposo debía presentar el consentimiento de la primera esposa: ¡Como si no conociéramos las 1001 formas de coaccionar a una esposa sin poder y humillada! El Corán permite al hombre tener cuatro esposas simultáneas e infinitas esclavas sexuales, prohibiendo la poliandría: ¡Sabe que sería pedir demasiado a sus criaturas aguantar a más de un hombre! El rechazo a esta institución matrimonial en la cultura iraní es tal que ni los propios ayatolás se han atrevido a tener más de una esposa (¡que se sepa!).

- También preserva el matrimonio temporal, considerado por los iraníes la "prostitución islámica", por el que un hombre contrata los servicios de una mujer divorciada o viuda (previamente empobrecida) para un tiempo determinado; horas o meses. El capitalismo islámico, al privar a las mujeres del derecho al trabajo, y al provocar una pobreza sin precedente, ha empujado a millones de mujeres a tener que alquilar su cuerpo.

- En cuanto a la herencia, la mujer recibía la mitad de lo que le correspondía al hombre. Ahora la TI nos dicen además que, si un hombre se casa con una mujer cuando está enfermo y muere antes de consumarse el matrimonio, la esposa no hereda de él (¡la extraña relación entre el sexo y el dinero en las religiones!), y si "se consuma" heredará la octava parte de los bienes de su difunto marido, pero el viudo en todas las situaciones imaginables se llevará la totalidad de las propiedades de su esposa. Por si han pensado que allí se acaba esta discriminación: los hijos de los hijos varones recibirán el doble que los hijos de las hijas.

- Cuando la monarquía de medio siglo es derrocada en 1978, sólo el 50% de la población es alfabetizada (mujeres, el 35%).

De segundo sexo a infrahumanas

Una mayor islamización de las leyes por la TI ha tenido un impacto catastrófico sobre la vida de las iraníes: su situación es comparable con los negros de EEUU en los años 50, un apartheid y una violencia abrumadora tanto legal como alegal.

- Despidió a millones de funcionarias y empleadas de las clases medias y humildes urbanas, por el "mal velo" para sustituirlas con las mujeres de los bazaries (burguesía comercial conservadora), convirtiéndolas en parte de base social del totalitarismo islámico, y se puso a detener y ejecutar a miles de mujeres activistas políticos, después de que en el nombre de Dios las violara, para que fueran al cielo. Firuz también fue condenada a muerte.

- Aplicó la pena de muerte a las adulteras, mujeres prostituidas, o homosexuales en un país donde ninguna relación sexual había sido delito.

- Prohibió a las mujeres el oficio de justicia, y ostentar puestos de liderazgo: ¿Verdad que Alá no envió ningún profeta de sexo femenino? En la TI nunca ha habido una mujer ministra con un título decorativo.

- Tras privarle del derecho de independencia económica, la TI convierte a las féminas en criadas del hogar además de esclavas sexuales. Los artículos 1106 a 1108 del Código Civil condicionan el pago de la manutención de la mujer (que incluye la vivienda, el vestido, la comida, etc.) al cumplimiento de los "deberes maritales" por su parte, apoyándose en el versículo 4:34 del Corán que ordena al esposo humillar e incluso golpear la esposa si no le obedece.

- Establecer que la Diyeh, indemnización por la pérdida de la vida o de una parte del cuerpo, de una mujer es la mitad de la compensación a un varón. ¿Es verdad que el valor de un testículo del hombre equivale a todo el cuerpo de la mujer?

- Impidió la entrada de mujeres en carreras de políticas, derecho y agricultura. En 2022, 36 universidades del país se negaron a admitir a mujeres en 77 carreras.

- A pesar de que la TI pretendía convertir a las iraníes en máquinas de producir decenas de millones de bebés-chiitas (complejo de ser la rama minoritaria del islam), a través de matrimonios infantiles, prohibir los anticonceptivos y el aborto, etc., ellas se plantaron: la soltería al igual que el "matrimonio blanco" es sinónimo de la libertad, el promedio de la edad de las casaderas es de 23, y el número de hijos por mujer, 1,7. "Solo en los últimos 10 días, cerca de 5.000 bebés han sido abandonados por las calles del país", reveló el sociólogo Hamadreza Mahboobfar, el 18 de mayo del 2022. Son hijos de cientos de miles de adolescentes huidas de su hogar, que caen en las redes de prostitución, o de las víctimas del matrimonio temporal.

- Convertir a la mujer en un mero objeto sexual (¡lo que critica al "Occidente"), al no darle ninguna otra salida para sobrevivir que no sea casarse. Ha forzado a las iraníes a buscar al mejor postor, gastándose un ingente dinero en el negocio de cirugía plástica.

¿Sabían que la TI es uno de los paraísos para los traficantes de bebés por el útero de alquiler de Asia? La drogadicción, prostitución, indigencia, la feminización absoluta de la pobreza, la propagación de enfermedades de transmisión sexual azota a las mujeres iraníes.

Cerca de la mitad de los 7 millones de iraníes que han huido del país por la inquisición islámica son mujeres.

¿Por qué han fracasado las iniciativas de mujeres?

Al declarar el feminismo un "atentado contra la seguridad nacional" y prohibir organizarse, las autodenominadas Activistas de los Derechos de la Mujer (ADM), han exigido a la TI, sin éxito obviamente, la igualdad para las mujeres. Sus iniciativas contra el apartheid sexual islamista ("recoger un millón de firmas", o  "por el derecho de entrar en los estadios", por ejemplo), no fructificaron por:

1. No comprender la naturaleza totalitaria además teocrática de la TI. Este no es un régimen dictatorial, como la jordana que, a pesar de ser patriarcal, admita alguna que otra acción popular (en contra del feminicidio bajo el nombre de crímenes de honor, por ejemplo). Su campaña contra lapidación, en vez de exigir la eliminación de los motivos (siempre sexuales) de la barbarie solo consiguió que la TI la sustituyera por el ahorcamiento.

2. ¿Qué clase de igualdad puede ofrecer un fascismo religioso donde los hombres tampoco gozan de los más elementales derechos humanos?

3. No admitir que los gestores de la TI no son políticos sino, al igual que los nazis, una organización criminal compuesta por la casta clerical y su guardia pretoriana, y no cederían ni un ápice ante ningún reclamo popular, todo lo contrario.

4. Despolitizar sus reivindicaciones "gremiales". No hay ninguna posibilidad de conseguir ningún derecho sin organizarse políticamente. El movimiento horizontal y policéntrico enriquece el feminismo pero no puede prescindir de una dirección coordinadora.

5. Pretender, ingenuamente, reformar la teocracia medieval. En la Constitución, el Estado está encabezado por un caudillo no elegido con la facultad de vetar las decisiones de los decorativos orgánicos "electos".

6. Quedarse atrapadas en el mantra de que "la mujer y el hombre no son iguales sino complementarios".

7. Al centrarse en el tema del velo, tanto la TI como las mujeres perdieron: una a pesar de haber invertido en cuatro décadas una ingente cantidad de dinero para imponerlo, y las otras por desgastar su energía en la lucha contra el velo físico que encubría el estatus subhumano de la mitad de la sociedad

La expulsión de la TI de la Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer, en  el diciembre pasado, no debería ser noticia. La noticia debería ser el cómo la habían dejado entrar.

Las iraníes han hecho que el islam, por primera vez, tenga un irresoluble problema: las mujeres.