Opinion · Consumidor indignado

El Gobierno expulsa al negocio Ausbanc del registro de asociaciones de consumidores

Dos años después de su extraña reinscripción, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) ha expulsado a Ausbanc del Registro Estatal de Asociaciones de Consumidores y Usuarios.

La resolución, fechada el 28 de marzo, no ha trascendido este fin de semana en el BOE ante el resultado infructuoso de sus diversos intentos de notificación en el domicilio social de Ausbanc, que ahora intenta hacer creer que su salida del registro se ha producido por su propia decisión.

El organismo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha constatado irregularidades que evidencian que Ausbanc no es una asociación de consumidores.

En realidad, se trata de un negocio financiado por la banca y diversas empresas que se presenta de forma fraudulenta para lograr subvenciones y clientes que creen formar parte de una entidad sin ánimo de lucro.

El Gobierno del PP la reinscribió en el Registro en 2012

Ausbanc ya fue expulsada por primera vez del Registro en 2005 por el desaparecido Instituto Nacional del Consumo (INC). Decisión que fue ratificada en 2010 por la Audiencia Nacional. Sin embargo, en 2012, pocos meses después de la vuelta del PP al poder, volvió a inscribirla y comenzó a otorgarle de nuevo subvenciones.

La ley establece que las asociaciones de consumidores deben carecer de fines lucrativos y tienen prohibido recibir dinero de empresas que comercializan productos o servicios a cambio de hacerles publicidad. Obviamente, tampoco pueden realizarles esta publicidad de forma gratuita, ya que han de actuar «con independencia frente a los operadores del mercado». Asimismo, no pueden participar en sociedades mercantiles que no cumplan los mismos requisitos que se les exigen a las asociaciones de consumidores.

La fórmula utilizada por Ausbanc para lograr que el Gobierno y varias comunidades autónomas la reconociesen como asociación de consumidores y continuase recibiendo subvenciones públicas fue desmembrarle su parte lucrativa. Así, en 2002 creó dos entidades supuestamente distintas, con el mismo nombre pero diferentes apellidos: Ausbanc Consumo, que se presentaba como asociación de consumidores sin ánimo de lucro, y Ausbanc Empresas, el negocio que recibe dinero de las empresas mediante la inserción de publicidad en sus publicaciones, la venta de informes y el patrocinio de eventos.

En 2007, la Audiencia Nacional expulsó a Ausbanc por fraude procesal en las causas penales abiertas a Fórum y Afinsa y abrió una pieza separada para investigar a la seudoasociación de consumidores. Y es que Ausbanc parecía más bien actuar como defensa de las filatélicas, que le habían pagado 2,45 millones a través de la asociación que controlaban antes de su desmantelamiento.

El violento pasado ultraderechista de Luis Pineda

El presidente de Ausbanc es Luis Pineda Salido, que a comienzos de los 80 lideró la organización terrorista de ultraderecha Frente de la Juventud. En 1984, Pineda y otros veintiocho exintegrantes de su banda de pistoleros fueron juzgados en la Audiencia Nacional acusados de robos, atracos a mano armada, depósito y tenencia de armas. Dos años después de ser condenado por la Audiencia, fundó Ausbanc junto a uno de sus camaradas en el Frente de la Juventud, Alfonso Solé Gil.

El Frente de la Juventud, una escisión de Fuerza Nueva, fue prácticamente desarticulado en 1982, después de que conmemorara el primer aniversario del intento fallido de golpe de Estado con un lanzamiento de cócteles molotov, lo que según publicó el diario ABC motivó el ingreso en prisión de Pineda.

 

Más información en:

– Ausbanc: qué hay tras el negocio del histórico ultraderechista Luis Pineda

– Fraude creciente, multa menguante