Palabra de artivista

Peatones detenidos el #16M en La Latina

Anoche fui testigo directo de la orgía de detenciones antidemocráticas que la policía, dirigida por el Partido Popular, ha emprendido aprovechando el aniversario del 15M y la implantación de un estado policial que recuerda a la España franquista de 1970.

Ya iban dos noches en las que el @putohelicóptero me despertaba a las 5 de la mañana como si en lugar de en esa idílica Madrid que el binomio nacional-católico Espe Aguirre-Ana Botella quiere vender en sus medios secuestrados-comprados viviese en la franja de Gaza. Solo que anoche, una vez más, acudí a twitter a ver qué estaba ocurriendo. Así descubrí la emisión en directo vía UStream de ese activista amigo que es Pablo Soto MP2P (sí, al que todas las multinacionales discográficas demandaron por atreverse a crear un software para compartir cultura). Entonces vi que la marcha de indignados que acababa de plantarse frente a la Bolsa de Madrid para protestar por la especulación que nos ha llevado a esta crisis (por más que la maquinaria propagandística del PP haya vendido que fue Zapatero y el Estado de Bienestar, despistándoseles hablar de agentes financieros como Lehman Brothers con su actual Ministro de Economía Guindos a la cabeza) iba en dirección a mi zona, estaban en Puerta Cerrada. Sin dudarlo me vestí y decidí que, a pesar de mis serias reservas sobre la manipulación del 15M y DRY, esa era mi gente y mi causa. Y que hay que echarse a la calle hasta que recuerden que está hecha para los ciudadanos, no para cuatro oligarcas elitistas.

Así empezó una delirante persecución en la que me guiaban desde twitter que me llevó primero a bajar por la calle Segovia que, sorpresa me encontré que habían cerrado al tráfico como si allí estuviese aislado un peligroso comando terrorista.

Seguí hasta la base del Viaducto de Segovia en donde me di cuenta que ya se habían ido al constatar que también habían cerrado la calle de Beatriz Galindo.

Sin dudarlo subí por la escalinata de la Cuesta de los Ciegos. Por el camino me encontraba a Indignados que parecían venir de la marcha central. Era todo bastante surrealista. Me recordaba a esa secuencia de La Dolce Vita de Fellini en la que van recorriendo el enorme castillo y se encuentran unos a otros.

Cuando llegué a las Vistillas me encontré con un despliegue policial monstruoso. Las lecheras pasaban sin parar en dirección a San Francisco el Grande. Conté más de 20. El Viaducto y la calle Bailén estaban tomados por otras tantas lecheras y policías apostados en todas partes. Empezaba a preguntarme quién iba en ese grupo de indignados, ¿el Obispo cristofascista homófobo de Alcalá de Henares?

Me informaron por twitter de que la marcha de "indignados" se dirigía a la Plaza de la Cebada por la calle Don Pedro. Delirante, estas calles están junto a mi casa, había dado un rodeo para volver a mi barrio. Por aquí y allí me encontraba a grupos de indignados que comentaban su cansancio.

Por fin llegué a la Plaza de San Andrés y vi claramente un ejército de lecheras y coches de policía con las sirenas aparcadas en el Mercado de la Cebada y el polideportivo (que Gallardón derribó y nos dejó sin piscina en sus propagandas electorales de prometer mil zonas que nunca construyó). Se puede ver en este primer video:

Unos pasos más allá, frente al Mercado de la Cebada, la cosa se puso más seria y de repente me vi rodeado de un batallón de policías con visera en formación de ataque que parecían estar tomando la ciudad. Daba bastante miedo. ¿No éramos una democracia?

A mí personalmente me recordó a esta película. Nosotros somos los simios, por supuesto y los banqueros y sus lacayos los "humanos":

http://youtu.be/TW4HjR8fSD8

Para cuando llegué al Teatro de La latina, mi estupor no tuvo límites, más de 15 lecheras y 50 policías rodeaban a un pequeñísimo e inocuo grupo de personas retenidas contra el muro de un banco Santander (ah, las ironías de la vida, las paradojas y metáforas). No les hablaban ni explicaban nada. Sólo escuché cómo les obligaban a sacar el DNI para ser identificados.

Así les tuvieron casi 20 minutos. Sin hablar. A mí me miraban de vez en cuando dudando si obligarme a unirme al grupo de detenidos, pero debieron verme "mono" o no lo bastante "perroflauta" o "pepero" o vete a saber. Me dejaban grabar ignorándome. Yo empecé a pedir ayuda a la asamblea legal de Sol pero no conseguía más que nombres de las abogadas de guardia sin saber cómo acceder a ellas (ese sistema deberían mejorarlo y dar un teléfono o el modo de convocarlas). Me pareció identificar entre los detenidos a la periodista amiga Paloma Aznar "Vampirella". Y así fue. Ahí estábamos todos esperando no se sabe qué cuando las más de 15 lecheras recibieron alguna orden y empezaron a dirigirse hacia la plaza de Tirso de Molina (donde, efectivamente, había acabado la marcha).

De repente, tras apuntar su DNI, se marcharon precipitadamente y les dejaron "libres". En ese momento apareció el cantautor Tontxu en patines, con una cámara, y preguntando si queríamos entrar en algún club nuevo que hubiesen abierto allí (señalando al banco de Santander). Decididamente la noche era surrealista. Aunque Vampi ya se había ido, decidí entrevistar a algunos de los detenidos sobre lo sucedido antes de que yo llegase:

Luego se identificaron como un colectivo de circo que pasaba por allí.

Les recordé que ya la delegada del PSOE (que manda huevos) había multado a un grupo de chicos que había detenido varias horas después de la Marcha Laica previa a las JMJ. Les pidieron los DNIs como algo rutinario y dos meses después les llegó a su casa una multa de 300 euros que la mayoría no podía pagar.

Así trata el Partido Popular a la ciudadanía. ¿Se están preparando para un estado de excepción cuando  sus disparatadas medidas de recortes y destrucción de la democracia nos lleven a un corralito?

PD: Gracias a EnlaceSol podemos saber que poco después esto ocurria en la plaza de Tirso de Molina de manos de esos policías: