Trabajar cansa

Un borrón en la historia de la CIA

"Nos lo ocultaron. Eso es algo que nunca jamás debería volver a ocurrir, porque la ley es muy clara" -Dianne Feinstein, senadora demócrata estadounidense-

                  

Estoy conmocionado. Leo y releo la noticia y no salgo de mi asombro. ¿Que la CIA planeó asesinatos selectivos? Imposible, no me lo creo. Es algo impropio de la Agencia. Y espero que el tema se aclare pronto, para no manchar el inmaculado expediente de los servicios secretos norteamericanos.

No es la primera vez que alguien intenta enlodar el buen nombre de la Agencia. Durante décadas ha sido acusada de todo tipo de horrores: asesinatos, secuestros, torturas, desaparición de personas; financiación, instrucción y armamento de grupos paramilitares; apoyo a golpistas, derrocamiento de gobernantes, organización de la terrible Operación Cóndor en América Latina, experimentos con drogas en seres humanos, desestabilización de países y, más recientemente, cárceles secretas, secuestros y torturas en el marco de la lucha contra el terrorismo. Si atendemos a esos infundios, cualquiera pensaría que la CIA no ha hecho otra cosa desde su fundación.

Pero ya digo, no me lo creo, por mucho que me enseñen incluso documentos desclasificados de la propia CIA. Seguro que son falsificaciones. Tampoco me creo lo último, lo de la licencia para matar en la guerra contra el terrorismo. Y eso que el plan ya se filtró a la prensa a finales de 2001.

Por eso entiendo la actitud de los congresistas norteamericanos, a los que no preocupa el plan en sí mismo –pues deben de considerarlo otra patraña más-, sino la posibilidad de que, de existir, no hubieran sido informados en las comisiones de Inteligencia de Congreso y Senado, siendo la CIA famosa por su histórica transparencia. Todo debe de ser mentira, pues de lo contrario sería un desagradable borrón en su historia.