Violencia y terror, el fracaso de Europa

Los hechos recientemente ocurridos ahora en Alemania no son nada nuevo. Por desgracia vivimos rodados de violencia. SIn embargo, Alemania es uno de los países con tasas de homicidios intencionados más baja del mundo, cada año son asesinadas unas 700 personas. En España son menos de 400, con una ratio similar a la alemana. Estados Unidos, con más de 10.000 asesinatos al año es uno de los países considerados ricos con mayor tasa de homicidios intencionados.

La cuestión aquí es si se trata de ataques con motivación política o sujeta a alguna ideología y si su objetivo era infundir sensación de terror en la sociedad con el fin de desestabilizarla. Si además se trata de motivaciones relacionadas con la Guerra contra el Terror, la importancia es mayor, no por las muertes generadas, sino por la legitimación de la doctrina de seguridad y defensa hoy en día dominante. La que asegura que hay grupos armados cuyos miembros son musulmanes, que pretenden obligar al resto de la humanidad a vivir según los preceptos del Coran entendido en su derivada más recalcitrante. Su estrategia sería, desde este punto de vita, destrozar nuestra convivencia para implantar en un supuesto futuro su ordenamiento social, político y religioso, aniquilando así la cultura europea. Bajo esta premisa, la respuesta lógicamente es atacar hasta aniquilarlos. Lo que se está haciendo.

De hecho, si el atacante (que siempre muere tras el atentado) es de origen musulmán o ha dicho en algún momento algo referido a esta religión, o entró a mirar algo algún día en una web de contenido islámico… este ataque, por muy individual, sin vinculación con ningún grupo armado o improvisado que sea, será considerado terrorismo mal llamado islamista o yihadista. O aunque se desmienta posteriormente, el mensaje ya habrá sido pasado a la opinión pública. Con lo cual quedará legitimada toda la respuesta militarizada a la inseguridad generada a raíz de los ataques del 11-S y la propia Guerra contra el Terror en Afganistán, Irak, Libia…, que como vería un ciego, no ha generado más que terror.

Pero ¿nadie se ha preguntado en gabinetes, comisiones y grupos de crisis y de lucha antiterrorista que quizá el problema seamos nosotros? ¿qué puede que estemos fallando como sociedad, como modelo de desarrollo y convivencia? ¿Nadie se da cuenta de que el actual proyecto europeo está generando una sociedad más desigual, más intolerante y más violenta?

¿No piensa nadie que lo que está ocurriendo ahora sea resultado de un aumento de la opción de recurrir a la violencia en nuestra sociedad? Resultado a su vez de la expansión de una cultura extremadamente violenta, desde los discursos oficiales las acciones de gobiernos, ejércitos y estructuras militares, hasta la promoción de la violencia con videojuegos y demás mecanismos de naturalización de la violencia, pasando por un relativamente fácil acceso a conseguir armas legal o ilegalmente.

Si nos hiciéramos estas preguntas y no nos refugiáramos en la fácil respuesta de el problema son ellos, los otros, las soluciones que buscaríamos serían otras. Los recursos que ahora se están destinando a aumentar la presencia policial e incluso militar en las calles, los estados de emergencia perpetuos, los aumentos de los presupuestos de los Ministerios de Defensa, las inversiones en nuevos armamentos o la I+D militar de seguridad, vigilancia y control fronterizo que se está potenciando en el ámbito de la UE y las medidas destinadas a convertir Europa en una fortaleza, deberían reconvertirse en inversión en servicios sociales, en educación en la diversidad y en políticas de integración no solo para quien viene o vino de fuera de la otrora Europa caucásica y cristiana, sino también para quienes siguen pensando que su país debe ser monocolor, que las personas que vienen en busca de una vida mejor, huyendo de la guerra o la miseria son enemigos, amenazas a su estilo de vida.

El problema no son ellos, somos nosotros. La violencia que atemoriza a Europa no es un problema externo sino interno. Quienes deciden matar a sus vecinos, por ser diferentes, lo hacen por una conjunción de factores entre los que tienen un papel fundamental su propio estado psicológico y grado de exclusión social, el fácil acceso a armas y la expansión de la cultura de la violencia bien sea proveniente de grupos armados que luchan en lejanas guerras pero con efectivos mecanismos de promoción y comunicación de sus fechorías; o bien sea de origen xenófobo, racista, homófobo o machista.

La violencia que asola Europa no es un problema importado de cualquier otro lugar en los que bárbaros violentos envían a convencidos secuaces a sembrar el terror en una civilización antagónica para eliminarla del mapa. El problema de Europa es que el proyecto neoliberal europeo ha fracasado. La Europa de la libertad de capitales, de la libertad de empresa y de las políticas exclusivamente neoliberales y austericidas han generado una sociedad en la que la libertad de verdad importante, la de las personas, está en entredicho. Porque es una Europa más desigual, más consumista, más individualista, que acoge con alegría a inmigrantes para que trabajen en míseras condiciones pero que no quiere que se conviertan en ciudadanos de pleno derecho. Incomoda que quien viene a trabajar (y a cotizar) quiera además desarrollarse ideológica, religiosa y culturalmente en libertad.

La razón de los ataques violentos en Europa, que interesadamente nos muestra como terrorismo de origen religioso, cuyo denominador común es el aislamiento social (individualismo), el acceso a armas (legales o ilegales) y el abrazo a la violencia como método legítimo para solventar situaciones de conflicto personal o social, no es otro que el fracaso de la Europa neoliberal que se ha alejado quizá ya demasiado de sus valores fundacionales de paz y derechos humanos, que algún momento habrá que recuperar.