Cobardes de silencio cómplice

David Bollero

Tenemos lo que nos merecemos. España es un país corrupto, empobrecido porque quienes pasan por el poder nos roban compinchados con el empresariado. Entremedias, un lista de personas beneficiadas en menor cuantía o, simplemente, conocedoras de los hechos que guardan silencio. Cobardes.

No es la primera vez que escribo en este blog acerca de la corrupción, llamando la atención sobre el hecho de que para que ésta se produzca, al menos tienen que existir dos polos: por llamarlos de algún modo, corruptor/a y corrompido/a.  Sin embargo, en la mayoría de los casos, la onda expansiva de la corrupción alcanza a más personas, bien porque se es eslabón necesario de la cadena de acciones para culminar el delito o porque, de algún modo, termina beneficiando a su bolsillo.

La mayor parte de las tramas de corrupción investigadas o ya judicializadas han salido a la luz porque alguno de estos eslabones se rompe y tira de la manta. Incluso en el caso del máster de Cifuentes, han aparecido diversos eslabones -aunque la mayor parte de ellos, después de que las informaciones de eldiario.es evidenciaran su complicidad si no se desmarcaban.

También en diversas ocasiones, me he referido en este espacio a Rincón de la Victoria (Málaga), porque desde el punto de vista político, económico y social sirve para ilustrar muchos de los fenómenos que se dan en el resto de España: la imposición del nacionalcatolicismo, el fascismo latente en ciertos círculos, la explotación economía surmegida por parte de la hostelería, la crisis interna de Ciudadanos, el ladrillazo, los desencuentros de la izquierda… Y también, la cobardía.

Todas aquellas personas que me llaman o escriben (y no son pocas), denunciando supuestas corrupciones por parte de algunos políticos y empresarios, lanzando la piedra y escondiendo la mano, son cobardes. Cuando se lo recrimino, me espetan “es que yo vivo aquí”. Claro… y yo. Son tantas las personas que dicen conocer desde hace muchos años la corrupción, que sorprende que nadie haya puesto en marcha el ventilador con el fin de acabar con esta situación que ha llevado a las arcas municipales a una deuda que impide cumplir con los servicios públicos que se presuponen a un Ayuntamiento.

Pueden intentar buscar excusas o pretextos para justificar ese silencio cómplice pero, por muchas vueltas que le den, son cobardes. Incluso el miedo a las represalias por parte de políticos y empresarios -que estoy convencido que las hay- no deberían poder con la verdad, con que todas esas personas sacaran a la luz hechos conocidos que enriquecen a unos pocos y empobrecen al resto. No es el caso y, como sucede en Rincón de la Victoria, en España se replica la falta de valor, trasladando la prueba irrefutable de la cobardía y la complicidad en los resultados electorales: por más corrupción probada y condenada, miren quiénes nos gobiernan.