¿Alguna vez os habéis sentido estafados?

13 May 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , ,
Comentarios

Landa Layasi
Periodista miembro de la comunidad del máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digital

“¿Alguna vez os habéis sentido estafados?” Son palabras de Jonny Rotten, lanzadas al aire en el útlimo concierto de los Sex Pistols en el Winterland Ballroom de San Francisco en el 78. Poco tiempo después, Rotten sería visto en el CBGB con una camiseta que ellos mismos vendían, en la que se leía “Yo sobreviví al Tour de los Sex Pistols”, bajo lo cual había escrito a mano con rotulador :”Pero el grupo no”.

El mismo año en que los Sex Pistols tocan su último concierto, aparecerá el Arts Space de Nueva York la No wave, y tres años más tarde el primer EP de Sonic Youth. Época en la que la agitación eufórica del punk, con sus pre y sus posts, habrán empezado a expandirse geográficamente.

“El punk era una música nueva , una nueva crítica social , pero sobre todo era un nuevo tipo de libertad de expresión. Se inauguró un momento- un largo momento , que todavía persiste , cuando de repente un sin número de voces extrañas , voces que ninguna persona razonable podría haber esperado oír en público, fueron siendo escuchado por todo el lugar : a veces gritos como monstruos, a veces como susurros del callejón. Había una negación absoluta de autocensurarse. Si un feo encorvado de veinte años de edad, podía ponerse de pie, nombrarse a sí mismo un anticristo , y hacer que te preguntes si esto estaba siendo verdad, entonces todo era posible” (Marcus, Greil 2:1992)

Decían, también por aquella época, que era mejor que Sid Vicious no tuviera el bajo enchufado, porque tocaba fatal. Ese mal sonido, esa euforia y decepción, serían algunos elementos que vendrían a conformar parte un imaginario presente y de muchos modos de hacer aún hoy, y no sólo cuando sonaba Anarchy in the Uk. Rabia y malestar, rebelión al orden de lo social, político y cultural, o provocación directa que cuestionaba unos valores de postguerra, quizá.

Son reclamos que recuerdan también, como algunos ya han contado, a los gritos dadaístas de Kurt Schwitters recitando la UrSonate el 14 de febrero de 1925. O igual que aquel público indignado que viendo la proyección Hurlements en faveur de Sade inició pequeños disturbios en la sala al ver el contenido de los pantallazos en blanco y negro de la película de Guy Debord.

Este contexto teórico, el que estudia el punk en cualquier parte del mundo, necesita tomarlo como una consideración más amplia que un fenómeno musical que aglutina a grupos y a anarquistas inconformistas:

“Los músicos eran sólo el comienzo de ello. Entre 1975 y 1978, decenas si no cientos de niños abandonados y extraviados, disidentes, intelectuales, homosexuales, matones, bichos raros suburbanos y, finalmente, los aficionados al rock adolescentes fueron atraídos a la órbita de los Sex Pistols. Fue un tiempo de movimiento rápido, cuando se podía conocer a los personajes más extraordinarios y ver los personajes más extraordinarios y ver los espectáculos más extraordinarios” (Savage, 3: 2009).

En ese sentido, el sentimiento de fracaso, desencanto, nihilismo o voluntad de oposición de un sujeto alienado son claves que el momento de la historia contemporánea actual reproduce y siente presente con un código emocional propio. Y que podemos encontrar, siguiendo las palabras de Jon Savage, en todo tipo de personalidades: en disidentes, intelectuales, gays, y en todo tipo de extraordinarios caracteres y eventos. Agitación y propaganda de carácter más o menos libertario, como un mínimo denominador en ciertas acciones ,y una revisión del trabajo del colectivo artístico Democracia, es lo que nos lleva a pensar que este colectivo ha de estar incluido en un estudio sobre el punk en la ciudad de Madrid. En este contexto se entrevista a Pablo España, miembro del colectivo basado en Madrid.

Vídeo: “Punk y Madrid. Estética y política I”, parte de la etnografía visual del proyecto Lo que hicimos fue secreto. Pablo España, Colectivo Democracia

Las acciones de Democracia junto a las de otros músicos, artistas, gestores, filósofos y críticos, forman parte de un estudio que investiga el Punk en Madrid en el proyecto Lo que hicimos fue secreto, webdoc que verá la luz a finales de verano.

Mientras, en Madrid, se puede visitar un estudio que aborda de diferente perspectiva, pero partiendo de premisas similares, sobre el punk y sus posibles relaciones con el arte contemporáneo. Con motivo del trabajo que ha realizado el Centro de Arte dos de Mayo Punk, sus Rastros en el Arte Contemporáneo, el próximo día 22 de mayo se ha programado una jornada de intensidad en la que se concentran diágolos, performances y conciertos en torno al punk. Además se inaugurará una selección de publicaciones en torno al tema en cuestión para la biblioteca del Centro, abierta hasta octubre, fecha de término de la exposición. Más info aquí

REFERENCIAS

Greil Marcus, In the fascist bathroom. Punk in pop music (1977-1992), Hardvard University Press. (1999)
Savage, Jon (2009)The England´s Dreaming Tapes. The essential companion to England´s Dreaming, the seminal history of punk. 1st University of Minnesota Press ed.