La tramoya

Blog de Juan Torres López

La gran empresa no sabe lo que dice o cree que los españoles somos tontos

04 Nov 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

El  Consejo Empresarial para la Competitividad que agrupa a las 18 empresas más grandes de España acaba de hacer público un informe con propuestas para crear 2,3 millones de empleos hasta 2018, que es un verdadero insulto a la inteligencia de los españoles.

1. Para combatir el paro propone combatir la economía sumergida. Una buena propuesta, pero no contempla sus dos expresiones más sangrantes: la utilización de paraísos fiscales para evadir impuestos y poder cometer todo tipo de tropelías financieras y el fraude fiscal que realizan las grandes empresas.

Si estos grandes empresarios quieren acabar con la economía sumergida deben empezar por repatriar el dinero que se han llevado a esos paraísos y ponerlo al día con Hacienda, comprometerse a no utilizarlos nunca más y acabar con sus prácticas fiscales fraudulentas y elusivas, especialmente en el impuesto de sociedades.

2. Olvidan también estos responsables de la gran empresa que los contratos informales y el fraude laboral son en gran medida el resultado de las políticas de externalización y subcontratación abusiva y de la presión constante sobre las pymes que vienen practicando en los últimos años para ahorrarse trabajo asalariado y costes laborales.

Si quieren acabar con este tipo de fraude no es necesario, como proponen, que haya más inspectores laborales, sino que la gran empresa asuma un código de comportamiento diferente y se comprometa a no seguir recurriendo a esta vía degenerada de utilización de la fuerza de trabajo.

3. La gran empresa afirma que busca reducir el paro pero propone que suba el IVA (con tal de que no suba su contribución al fisco), lo que claramente supone un aumento en los precios que debilita el consumo dirigido a la pequeña y mediana empresa y por tanto, sus ventas, lo que les va a obligar a reducir aún más sus plantillas.

4. La gran empresa propone aumentar el tamaño medio de las empresas, pero lo cierto es que en España son las grandes empresas las que más empleo han destruido en los últimos años, de modo que simplemente aumentando su tamaño no se va a conseguir que se creen más puestos de trabajo, sino quizá todo lo contrario. Las grandes empresas del IBEX 35 han destruido más de 200.000 en los últimos tres años.

5. La gran empresa se preocupa por las cuentas públicas, pero lo que propone es reducir el gasto que es lo que puede hacer que haya más empleo público y privado. Y se olvida de que es imposible que se pueda crear empleo y que un país funcione con cierta normalidad cuando las grandes holdings empresariales pagan a Hacienda (cuando lo hacen) un 3,5% de sus beneficios contables o cuando están recibiendo constantes ayudas, como los bancos, sin ningún tipo de contrapartida, o cuando han impuesto normas fiscales que les permiten deducirse los beneficios que obtienen fuera de España.

6. La gran empresa propone de nuevo flexibilizar el mercado de trabajo para crear empleo, a pesar de que la evidencia empírica reconocida incluso por organismos tan poco sospechosos como la OCDE muestra con toda claridad que la mayor flexibilidad no asegura ni mucho menos que se creen más puestos de trabajo.

7. En materia energética, la gran empresa opta por la utilización de los recursos más peligrosos para la naturaleza y las personas, los menos eficientes (fracking del gas) y los que ni mucho menos son los que pueden crear más empleos.

8. La gran empresa propone para crear empleo que sigan realizándose privatizaciones cuando es una evidencia clamorosa que las empresas privatizadas han perdido siempre empleo, además de ser menos eficientes y aumentar los precios y disminuir la calidad de los bienes o servicios que proporcionan. Solo Telefónica, una de las empresas que ahora dice a los españoles lo que hay que hacer para crear empleo perdió 162.000 puestos de trabajo en los últimos tres años.

9. Los grandes empresarios afirman, con razón, que se crearía empleo si hay más crecimiento de la actividad. Pero, por un lado, olvidan que no todo incremento de la actividad es deseable y crea empleo, sino que una parte de ella (y sobre todo la que más ha beneficiado a las grandes empresas en los últimos años, como las grandes infraestructuras) crea empleo a muy corto plazo y lo destruye a medio y largo, además de producir grandes daños al planeta. Y, por otro, hacen un planteamiento claremente contradictorio. Para que aumente la actividad deben crecer el consumo de los hogares, la inversión empresarial, el gasto público y las exportaciones netas.

Sin embargo, la gran empresa vuelve a proponer que bajen los salarios (los directos que se reciben de las empresas, los indirectos procedentes de bienes públicos y los diferidos en forma de pensiones) y suban los precios, lo que inevitablemente debilitará aún más el consumo. Si la gran empresa quisiera de verdad crear empleo lo que tendría que hacer es proponer que suban los salarios para que así aumenten las ventas de las empresas medianas y pequeñas.

Además, la gran empresa no propone nada para resolver la falta de inversión que provoca nuestro paro tan elevado y que se debe a que apenas se reinvierten sus enormes beneficios. Si la gran empresa quiere crear empleo en España simplemente debe acordar la reinversión de una buena parte de los beneficios gigantescos que viene obteniendo incluso en medio de una crisis tan grande como la que vivimos.

La gran empresa, como he dicho, propone nuevos recortes del gasto público, lo que también debilitará aún más el crecimiento. Y se centra en el fomento de las exportaciones para que aumente, pero esa es una vía muy poco efectiva a corto y medio y plazo. Primero, porque hay muy pocas empresas exportadoras, segundo porque sus exportaciones tienen un gran componente de importaciones y buena parte de lo comido se va por lo servido. Y, además, porque sin previo impulso de la innovación y la calidad (para lo que hace falta mucho más capital social y gasto público productivo) solo se podría competir bajando aún más los salarios, lo que debilita, por otro lado, el crecimiento.

Si la gran empresa quiere que se cree empleo lo que debe proponer es justamente lo contrario de lo que propone y dejar ya de predicar las medidas que justamente han hecho que en España el paro haya aumentado de forma tan extraordinaria.

10. Finalmente, los dirigentes de la gran empresa hablan, también con razón, de que es preciso que las instituciones funcionen y que se acabe con la corrupción. Pero olvidan que la corrupción que vivimos se ha producido justamente a su servicio. La prueba de ello es que son sus consejos de administración los que están poblados de los políticos que tomaron las decisiones que nos están avergonzando a todos.

Es un insulto a los españoles que sean representantes de empresas como Telefónica o el Banco Santander los que les digan lo que hay que hacer para acabar con la corrupción. El señor Alierta es un delincuente que solo se libró de ser condenado porque una Justicia igualmente corrupta dejó que su delito prescribiese. El Banco Santander ha estado dirigido por otros que han tenido que ser vergonzosamente indultados o que han tenido que utilizar constantemente su poder político para evitar que fueran procesados. Y es en esas mismas empresas que nos quieren enseñar el camino para acabar con la corrupción donde se cobijan con sueldos multimillonarios personas de comportamientos tan poco ejemplares y dañinos para la economía y el empleo como Rato, Acebes, Zaplana, Solbes y compañía.

La gran empresa es fundamental para que España salga de la situación en la que se encuentra, pero no puede seguir imponiendo a los demás la norma actual. Los beneficios no pueden ser solo las grandes empresas y las cargas para el resto de la sociedad. Hay que repartir y combatir la desigualdad y el deterioro de los sueldos y salarios que es la causa auténtica de nuestro altísimo nivel de desempleo. Y hay que reclamar que todas esas grandes empresas actúen con transparencia y responsabilidad ante la sociedad y que a su cabeza estén personas inteligentes y a prueba de toda deshonestidad.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus